Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Mulitia el Sáb Ene 21, 2017 12:56 pm

Después de que Aran hubiera tenido que ir al puerto para recoger a su otro compañero, aquel mago que en múltiples ocasiones le había ayudado llamado Erk, la joven chica había decidido visitar la iglesia donde había aprendido gran parte de sus conocimientos como sacerdotisa, no estaba lejos por lo que era buena idea y seguramente llegaría de vuelta al pueblo antes de que Aran y Erk volvieran. En aquellas iglesias,la joven había recibido a su yegua y había aprendido a utilizar los tomos, incluso había recibido uno de manos del príncipe de Nohr que le había ayudado contra una horda de emergidos. Pero lo que había visto desde las iglesias no le gustaba nada, había visto como otra horda se dirigía camino de aquel pequeño pueblo.

Tuvo que cabalgar rápido desde aquel lugar hasta el pueblo, buscando sendas que fueran diferentes a las que sabía que estaban utilizando los emergidos para ir hacia el pequeño pueblo. Su yegua de pelaje castaño y decorada con unos mantos llenos de purpurina. No tardó demasiado en llegar al pequeño pueblo a orillas de un gran lago cristalino y limpio donde los pescadores trabajaban. Era un pueblo muy pequeño, las casas eran bajas y no es que tuvieran mucha protección,apenas había una taberna y varias casas de madera, pero aquel lugar...no podía dejar que acabaran con aquel pequeño lugar.

La mujer volvió al pueblo, colocándose en el centro de este, según sus cálculos...tenían tiempo para refugiarse todos y crear algún tipo de defensa para que no llegarán a destrozar ni si quiera el pequeño pueblo que tanto les había costado crear. -Escuchadme! Vengo desde la iglesia y se acerca una horda de emergidos hasta aquí! Debemos proteger este pueblo, tenemos que refugiarnos! La chica gritaba con una voz firme y serena, los aldeanos empezaron a preocuparse,¿Que podrían hacer si ni si quiera había guardias allí? La gente empezaba a ponerse nerviosa y la joven tenía que empezar a calmarlos. -Por el camino que van...tendrán o bien atravesar el lago con la balsa o bien bordear todo el lago para llegar...debéis crear una barricada por esa zona para que les sea mas difícil pasar hasta el pueblo...yo...yo intentaré derrotarlos en el lago. No se sentía demasiado segura de que podría con toda aquella horda ella sola, estaba asustada aunque no quería demostrarlo, hacía muy poco tiempo que había empezado a usar magia para luchar, hacía muy poco que tenía aquel nuevo tomo de magia y no quería que Purpurina sufriera ningún daño.

Los pobres aldeanos se empezaron a poner en marcha, creando una barricada para que no pudieran pasar hasta el pueblo con facilidad si llegaban por allí, algunos ya estaban refugiándose en el bosque alejados del pueblo y del lago.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
.

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1646


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 21, 2017 4:14 pm

Los habitantes del pueblo no podrían jamás sobrevivir por cuenta propio al asalto de un escuadrón de cualquiera de los ejércitos repartidos por el mundo, una organización poco formal, quizá un grupo de bandidos o mercenarios podían con facilidad crear un infierno en ese sitio que poco puede ofrecer. Ellos, sin embargo cuentan con cierta ventaja respecto a otros asentamientos, los bosques aledaños sirven para ocultar secretos e inocentes, el lago no permite grandes aglomeraciones de personas, y lo cierto es que no es un lugar precisamente estratégico aunque si es un sitio que se encuentra de paso; una iglesia cercana, la susodicha frondosidad e incluso las propias casa bajas, ese conjunto contradictorio de elementos lleva a la inseguridad ¿es un sitio realmente seguro? El presente escenario demuestra que tanta sencillez puede resultar perjudicial, mas sus pobladores comprendieron que tarde o temprano, a sabiendas de que ejércitos extraños alzas banderas ultrajadas, debían defender todo lo que allí había, nadie tenía que improvisar nada, solamente seguir una suerte de protocolo que “casualmente” coincide con las órdenes de la sacerdotisa.
Con piedras especialmente guardadas, leños y estacas rudimentarias los buenos hombres del asentamiento hicieron lo imposible para crear defensas que impidan el paso de la caballería y que resulten obstáculos para la infantería; desde montículos donde se insertan las estacas –dejando expuesto el extremo puntiagudo- hasta grandes leños que debajo, entre las piedras, poseen hileras de esas primigenias “lanzas”, como autómatas trabajaron, como esclavos se dejaron guiar por las misericordiosa mujer que tomó el mando de aquella población, los pobres resultaron tan fieles que no duraron ni un segundo en refugiarse en los bosques lejanos, tan oscuros que ninguna clase de monstruo de ojos rojos se atrevería a explorar, a esos, quienes se aproximan desde lo lejos, solo les interesa reclamar ese lugar en nombre de un país inocente.

Ellos, el mal de este mundo, quienes carecen de todo tipo de identidad, los nuevos enemigos de los habitantes del mundo. Se pueden contar diez de estos, protegidos por armaduras plateadas, portadores de estandartes de reinos lejanos. Diseños que pueden llegar a recordar a la infantería principal de algún país de Tellius; la gran mayoría porta espadas largas, solo dos de esos diez ocupan lanzas y otros dos se han decantado por utilizar un acero de menor longitud, una versión más pequeña de las mencionadas herramientas de doble filo. Todos viajeros eternos ¿Cuántos días habrán estado caminado como para que pueda sentirse un hedor que refleja la suciedad de sus cuerpos? Un grupo errante, comandados por una entidad particularmente grande, de más de dos metros de altura, con una armadura mucho más personalizada, de terminaciones pronunciadas y un yelmo boca de rana, lo suficientemente deformado como para intimidar a los adversarios. Aquel líder entre todos ellos se encontraba montado en una bestia de asqueroso pelaje, protegida por una armadura oscura, algo corroída; se trataba de la sombra de un caballero montado en su funesto corcel. A diferencia de los emergidos protegidos por barbutas que permiten ver sus demacrados rostros, aquel condenado porta lo que parecía ser una maza de guerra, con la diferencia de que su cabeza es en realidad una campana; si, aquel mismo instrumento que resguardan los templos, alzada como presagio del advenimiento de una paz que ninguna persona cuerda desea experimentar.

Sola, aquella representante de la iglesia juró proteger con valentía un lugar olvidado por los dioses; quizá su visión le falló por completo, tal vez creyó que eran soldados perdidos que podía destruir con su magia; en parte estaba en lo cierto, ninguno de ellos podría sobrevivir a una descarga eléctrica o a las abrasadoras llamas proyectadas por las escrituras de un tomo mágico ¿Pero qué ocurriría si todos atacan a la vez? Los caídos son escudo de los triunfadores; para los portadores de los ojos rojos no existe la piedad, incluso si fuese una niña o una santa, ellos destrozarían su cuerpo en pedazos, arrasarían todo lo que esté a su paso. Cuando se asomen podrá experimentar el miedo verdadero, puesto que no había absolutamente nadie que la contenga, sus amigos estaban destinados a encontrar su cadáver, todo para comprender desde su decadente paraíso que su sacrificio fue en vano.

Mientras el viento sopla con frialdad las banderas profanadas flamean al ritmo frenético de la desesperación, muy a los lejos los ojos de los malditos se encienden, infernal bermellón que devora el alma de los valientes; aunque no es la única mirada presente allí, hay una más, tan distante y desalmada como la de aquellos monstruos sin razón de ser, y si, están observando aquellos luceros exánimes las espaldas de la hermosa mártir, el desprecio se refleja en el rostro marcado de aquel que en ningún momento se molestó en ayudar, y que desde las sombras parecía adoptar un papel intrascendente.
Aquel hombre de generosa estatura estaba viajando por la profanada Etruria, su único objetivo era encontrarse con grupos pequeños como esos, siendo prioridad los sobrevivientes de combates encarnizados, debilitados por heridas infestadas. Antaño hubiese podido destruir por completo a una horda como aquella, pero en la actualidad solo puede luchar contra dos soldados a la vez, y con cierta cautela de no utilizar movimientos ostentosos, innecesarios. El campo de batalla era su mundo, la experiencia, por más heridas que impidan su movimiento, le dan una falsa garantía de supervivencia; su agilidad y reflejos se justifican con años de servicio y con una marca que lo vuelve detestable a los ojos de los vivos, su sangre bastarda lo bendijo con longevidad y con unas cualidades físicas que le permiten empuñar armas deformadas y extremadamente pesadas como la que lleva a sus espaldas, con sus manos podría destrozar el cráneo de un emergido, de una persona, de aquella joven castaña destinada a experimentar el terror de campo de batalla; para él era una bendición contar con eso, y con el hecho de que ellos aparecieran, aunque no pretende intervenir, no hasta que el enemigo se encuentre frente a ella.

Los errantes rodearían el lago, tomarían el único donde no hay árboles que entorpezcan la marcha, aparentemente ninguno pretende utilizar una embarcación o algo similar para llegar al objetivo, como terreno bélico era pretencioso, aunque suficiente, ni siquiera podía definirse como escaramuza.
En esos minutos eternos, aquel hombre escondido entre sus prendas largas, quemadas y negras analizó el escenario, aquellas criaturas de mirada carmesí podían comportarse de muchas maneras, si eran lo suficientemente estúpidas entonces la pelea se tornaría aburrida, en cambio, si gozaban de la suficiente inteligencia les sería imposible a ambos ganar…O quizás resultaría muy difícil. El mercenario pudo observar lo que muchos en ella eran incapaces de ver y aquello en parte le aterraba. Tenía sus razones para aborrecer a los usuarios de la magia, y ella era evidente que tenía una peligrosa afinidad con esta, el no proteger su vida y apostar por el conflicto es una decisión tomada por eso; aunque la aborrezca por formar parte de una organización religiosa, aunque la considere una estúpida por intentar proteger algo la necesitaba para asesinar, el marcado tenía la intención de arrastrarla por aquel camino de sangre oscura que dejará, la haría su cómplice, la rebajaría a ser lo que él es…Aunque no sería de extrañar que ella, vestida y tratada como santa, sea más retorcida que aquel que planificó la llegada de los emergidos.

Cerca, lo suficiente como para irrumpir la impura batalla, su respiración comienza agitarse lentamente, sus ojos decaídos emiten un horrendo brillo bermellón, el caudal de todos sus conductos aumenta, como lo hace también su temperatura. Aun no es fuerte la vida en él, pero puede sentir como una macabra sonrisa se dibuja contra su voluntad, exponiendo su dentadura naturalmente corroída, cada exhalación se transforma en un denso vaho que exterioriza su sed de sangre…No está muy lejos de unirse a esa campaña de malditos usurpadores de emblemas, solo la moribunda humanidad le impide no ser idéntico, quizá luego de asesinar mil de ellos pierda por completo el juicio e ignore finalmente el insoportable dolor que incluso en su quieta espera puede sentir; indecorosa razón de su inquietud.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Mulitia el Mar Ene 24, 2017 1:09 pm

Tenía miedo, claro que tenía miedo, probablemente era su primera batalla en solitario contra un grupo de emergidos, antes de todo aquello solo había luchado contra emergidos siempre acompañada de alguien que pudiera protegerla y a los que ella pudiera apoyar, pero en aquella situación no había nadie, nadie que pudiera ayudarla. No iba a dejar que los aldeanos se quedarán en el pueblo a luchar y como no había guardias y tampoco parecía que hubiera ningún guardia ni mercenario por allí, al menos la joven no llegaba a ver a nadie que intentará ayudar, si es que hubiera alguno habría escapado con los aldeanos o simplemente prefería no salir.

La joven observaba como los emergidos comenzaban a acercarse cada vez mas, no eran simples emergidos normales como a los que se había enfrentado en otras ocasiones con compañeros, sino que parecían mucho mas fuertes, mucho mas experimentados...¿Que hacía que aquellos seres atacaran un lugar tan insignificante como aquel pueblo del que nadie oía hablar? Quizás simplemente era un lugar de paso y buscaban atacar algún asentamiento mucho mas importante. Los había visto desde el ataque a las iglesias de Santa Elimine, aquella pequeña horda, pero una cosa era verlos desde lejos y otra cosa muy distinta es verlos tan cerca, donde se podía diferenciar que aquellos no eran unos emergidos cualquiera, o al menos eso creía la joven.

Ya se estaba acercando el momento, los primeros emergidos se estaban acercando hasta las primeras hileras de ''lanzas'' que habían creado los aldeanos para su protección. Los emergidos no parecían tan tontos como para caer en la trampa, quizás alguno se heria, pero claramente sabían que debían destrozar aquellos obstáculos, pero gracias a eso tenían que retroceder un poco para no acabar ensartados. La chica aprovecho entonces al ver que uno de aquellos emergidos estaba intentando romper las lanzas para acariciar la portada de aquel tomo de color amarillento y este empezó a abrirse,mientras sus paginas se pasaban solas. Un sello mágico apareció bajo la joven y su yegua y entonces una bola de electricidad de tamaño considerable salio disparada rápidamente contra aquel emergido que intentaba apartar aquel obstáculo antes de que sus congéneres se acercarán también. Pronto empezaría lo peor, Mulitia estaba muy nerviosa y se notaba un poco pero aun así acariciaba a su yegua. -No te preocupes Purpurina, saldremos de esta.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
.

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1646


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 25, 2017 3:12 am

El hedor de la carne quemada por culpa del ostentoso metal, los gritos incomprensibles de un alma en pena que se retuerce detiene por completo el asalto, los hombres de mirada carmesí detienen la locura, el instinto llama al orden.
El más poderoso de todos ellos alza en silencio la gigantesca campana que ha de ser su compañera en la batalla, sus brazos toman con firmeza el astil, y con solo levantar esta hacia los cielos el badajo comienza a bailar; el sonido de un coro ausente de ángeles retumba en el corazón de todos los mortales: hombres ocultos en el follaje, animales atados a la guerra, inhumanos y por supuesto, santos.

El hombre que se esconde tras escena reconoce el llamado de la muerte, sabe que desde ese punto las cosas empeorarían y que aquella mujer, por más magia extraña que posea, no era capaz de frenar a los nueve emergidos restantes. Su ceño se frunce, su rostro de por si deformado hace perfecto juego con el brillo bermellón de sus ojos, algo muy similar al temor se manifiesta dentro de su vacuo corazón, sus pies por si solos se mueve en dirección del humilde pueblo, precisamente hacia donde se encuentra la consagrada, debe de ir a su rescate, debe advertir a aquella bondadosa alma, evitar que muriera al comienzo de la batalla; le era de utilidad, si quería darse el gusto de matar entonces tendría que asegurarse de que ella viva; la esencia de proteger algo es destruir todo lo que hay alrededor, y de momento lo único que él ha protegido es su miserable e insulsa vida.

La abominación mayor encabezó y se centró en medio de una fila partida en dos partes desiguales: a sus lados se encontraban las dos peligrosas lanzas, la peor amenaza para la yegua. Detrás se encontraba el resto de la infantería, preparada para utilizar como escudo a aquellos que forman parte de la vanguardia; era la estrategia más problemática de todas, pueden caer las lanzas pero detrás hay seis guerreros y una monstruosidad ansiosa de derramar sangre, conquistar en nombre de una nación cuya bandera fue profanada.

Llegar hasta la sacerdotisa requiere de un gran esfuerzo físico, correr mientras el corazón es azotado por las interminables campanadas de la desesperación; la opresión de las cenizas desaparece, su temperatura corporal aumenta a un ritmo suficiente como para alejarlo de la cordura, resiste por el simple hecho de que su prioridad enceguece a la locura; especialmente cuando a lo lejos puede escucharse el relinchar de la bestia azabache y con esta un rugido metálico que incita a todos los emergidos a arremeter hacia aquel sector específico de la barricada, donde el primer cadáver se halla eternamente dormitando, con sus ojos inyectados en sangre apuntando hacia los cielos.
Las pezuñas acorazadas de la montura del comandante aplastar el cráneo de su camarada vencido, sangre impura ensucia parte de la armadura del animal, rastros de carne tierna se mezclan con el polvo que levantan los pasos de esa funesta carga. El más poderoso de todos imita la postura de los lanceros, aquellas tres unidades estaban preparadas para empalar cualquier cosa que se les pusiera en el camino, mientras tanto el cuadrúpedo se encargaría de romper con facilidad las estacas de la barrera improvisada, dejando en claro que el equino era especial, infalible en comparación a otras criaturas que han marchado por las praderas de los infiernos. El resto de la infantería empuñaría sus espadas a dos manos, preparados para dibujar exquisitos cortes en cualquiera que resistiera lo que parecía inevitable.

Unos momentos antes de que el impacto ocurrir fue que Hyrion finalmente hizo su aparición. Sus pies se arrastraron por el terreno, tuvo que frenar de golpe antes de encarar la espalda de la que parecía ser su sacra compañera; enfurecido, con una mirada no muy diferente a los de un emergido se dirigiría a ella, tenía que asegurarse que obedeciera, que abuse de la única falencia que posee la táctica enemiga; si lo escucha, si tan solo su miedo desaparece en ese importante instante de lucidez entonces tendría la mujer la oportunidad de inclinar la balanza a favor de las personas que intenta proteger, fallar sin embargo puede implicar perder la vida.

¡Utiliza tu magia contra el líder, rápido! ؅—gritó con todas sus fuerzas, su voz casi se quebró y el cansancio de aquella obligada carrera se expuso en aquel intento de llamar su atención.

La negra capa que cubre todo su cuerpo danzó al ritmo de la desesperación, Hyrion adoptó una posición un tanto más salvaje de lo que podría ser considerado normal, no estaba erguidos, era como si fuese capaz de avanzar él solo contra aquella nefasta horda. La zurda se posición sobre la empuñadura malgastada que cuelga sobre su espalda, una funda hecha de piel de animales muertos cubre el deformado cuerpo de la indigna espada del guerrero encapuchado. Desvainar implica arruinar por completo el patético trabajo que él hizo para ocultar la hoja de su arma, también cubierta por gruesas telas sucias por el material que se desprende de la misma, a modo de irritantes cenizas.

La visión del hombre que se encuentra más alejado de las barreras –y por tanto detrás de la sacerdotisa, a uno seguros metros de distancia- era clara y esperaba que su “camarada” pudiese comprender esta: si la montura del comandante cae, debido al exagerado tamaño tanto del animal como de su dueño podría asegurarse de romper por completo la formación, aplastar con mucha suerte a una de las lanzas y provocar un caos irremediable en la infantería, siendo esta su oportunidad de adentrarse en la indecorosa lid, su salvajismo, su velocidad y su fuerza serían suficientes para acabar con algunos espadachines, aunque claro, eso apenas podría ser posible si ocurre aquello que silenciosamente él predijo. En caso de fallar no había más opción que escapar, lo demás era imperturbable incertidumbre.


avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Mulitia el Vie Ene 27, 2017 12:28 pm

El que parecí ser el líder de aquel grupo de emergidos hizo acto de presencia acercándose junto a los demás emergidos, el primero que había llegado y que la chica había abatido gracias a la magia probablemente era el único explorador que aquel grupo de emergidos tenía y como explorador siempre tenía que ir algo mas adelantado al grupo y intentar encontrar caminos y atajos por donde el grupo pudiera pasar con mayor facilidad. La joven no podía evitar empezar a sudar, respirando agitada mientras observaba fijamente a aquel emergido y su gran bestia portentosa. Nunca antes había visto unos emergidos tan diferentes a lo que se había estado encontrando hasta ahora, mucho mas fuertes y al parecer sabían de estrategia, aunque esto ya lo había visto en otras partes.

Aquellos seres podían no parecer demasiado inteligentes, pero o bien imitaban a los ejércitos contra los que habían combatido o quizás si que tenían al menos una inteligencia táctica, al menos algunos de ellos. La joven debía calmarse, sabía que sola no podría hacer demasiado y si se veía en demasiado peligro no podría hacer mucho mas, se dirigiría hacia bosque junto con los aldeanos y los guiaría hasta un lugar mucho mas seguro que aquella pequeña aldea en la cual los emergidos ya empezaban a amenazar.

Escucho entonces la voz de alguien, su yegua se asusto un poco al notar un movimiento de un extraño cerca por lo que pataleo un poco y se movió brusca, la chica la calmó entonces extrañándose, ¿Quien era y que hacía allí? No podía ser un emergido...aunque por un momento eso le había parecido y de hecho hasta ella misma se había asustado pero le había hablado y los emergidos no hacían eso. No tenía tiempo de ponerse a pensar en todo aquello, por lo que volvió a acariciar su tomo suavemente, este se abrió por si solo creando un brillante circulo mágico a su alrededor y entonces señalo con su mano hacia el líder lanzando una rápida bola de trueno hacia el líder obedeciendo al misterioso hombre que había hecho acto de presencia,¿Porque no había llegado antes? No lo había visto antes en el pueblo pero por sus pintas sería fácilmente irreconocible. -Espero que sepas lo que haces...si queremos salvar este lugar y nuestras vidas, será mejor que no fallemos.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
.

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1646


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 28, 2017 12:59 pm

¿Habrá sido por la enorme presión del momento? El mercenario no tenía esperanza de que aquel miembro de uno de los tantos grupos religiosos que hay en el mundo obedeciera a su ocurrente indicación. Su mirada se entrecerró al momento que se acercaba lentamente hacia ella, para aquel entonces el círculo mágico estaba bajo las pezuñas de su montura, sus ojos se apartaron ante el brillo que este complejo dibujo desprendió aunque si se dio el lujo de observar como los resultados de sus acciones influenciaban en el curso de la injusta batalla; Mulitia podía sentirse orgullosa de lo que hizo.

La gigantesca montura estuvo a punto de pasar por encima de las barricadas, en esta caso puede ser obra de una grandiosa casualidad, pero el orbe eléctrico proyectado por la sacerdotisa impactó en la bestia justo cuando parte de su distintiva coraza estaba a punto de rozar con la punta de la susodicha barrera. La magia era tan poderosa, su usuaria parecía tener tanta afinidad, que el animal no solo se detuvo, sino que perdió por completo movilidad terminando así por arrojar a su dueño al suelo; específicamente su cabeza contra las estacas de madera y el resto de su gigantesco cuerpo sobre el lancero que se hallaba del lado derecho del líder, el equino aplastó al emergido pero no solo eso, sino que ellos –la muchacha en realidad- tuvo la suficiente dicha como para hacer que una de estas lanzas atravesara del ojo del cuadrúpedo, la longitud era suficiente como para darle una muerte tortuosa al caballo; las muertes rápidas son para aquellos cuyas almas no se encuentran condenadas, quizá para ella podría ser mucho ver como esa entidad mueve sus patas desesperadas y relincha en búsqueda de su piedad, principalmente porque aquella chica montaba una Yegua, parecía haber un lazo entre ambas.

Una postal de las diarias batallas que ambos deberían de presenciar desde el momento que sus caminos se cruzaron, tanto como aliados como siendo enemigos, cada uno rigiendo sobre sus propios mundos, la oscuridad y la hostilidad envuelven absolutamente toda realidad, la guerra es manifestación de los deseos de una consciencia que va más allá del entendimiento humano, y aun así están todos obligados a afrontarlo, el eterno conflicto es lo que el hombre refugiado en negro busca, y ella con clara inocencia musitó lo que cualquier cuerdo diría.

La marcha de los condenados se detuvo abrupta, el líder había caído aunque aún no estaba muerto ¿Cuánto de electricidad habrá recorrido su cuerpo? Muy lentamente este reincorpora su compostura, todo con ayuda de su peculiar y gigantesca arma.
Vencer a ese emergido no era algo que pudiera hacer individualmente, al menos aquel hombre jamás podría terminar de matar a aquel aterrador guerrero. Su espada jamás podría romper su armadura, tiene la ventaja con su gran arma, y por supuesto, es claro que posee la suficiente fuerza como para blandir esta con la misma velocidad que él empuña la propia; escapar no era una idea muy alocada, ese momento era idea sabiendo que la infantería se quedó atrás y que el comandante tardaría algunos segundos más en recomponerse.

Iba a proponerlo, el mercenario estuvo a punto de hablar, no obstante sus ojos carmesí se abrieron como platos y su semblante una vez más se mostró rabioso, estaba reaccionando a un peligro eminente que parecía tener como objetivo a la majestuosa yegua que la sacerdotisa monta. La ironía de tener que destruir para proteger a alguien más le enferma, mas su instinto finalmente coordina con su inteligencia, avanza hacia el peligro, se adelanta a la posición ajena y desenfunda en media carrera la deformada espada que se sostiene de su espalda; una masa de hierro repleta de escoria, tal y como las rocas cercanas a un volcán rabioso, demasiado pesada como para ser manipulada por un humano ordinario.
Con la zurda toma irresponsablemente la empuñadura, su paso se detiene en el momento preciso donde un agudo alarido emerge del caos formado en el horizonte; se trataba del último lancero de la horda, cargaba a gran velocidad contra ambos, anteponiendo su arma, apuntando al cuello del equino a pesar de que Hyrion estaba entre ambos. Hay muchas formas de responder a esa embestida ordinaria, usar la espada desviar la punta del arma, aprovechar el notorio ancho de la deformada hoja, hacer de esa un escudo o simplemente jugar sabiamente con los pies. El mercenario no puede darse el gusto de recibir daño alguno, tampoco posee una armadura como para cargar con descuido; la opción faltante era la mejor, y es que ese es su estilo para luchar contra esa clase de enemigos, el metal es la obvia clave que los vuelve vulnerables, si, incluso siendo las armaduras una protección.

El talón del pie izquierdo, en esos momentos atrasado respecto a su extremidad hermana, se encuentra apenas levantado del suelo, el pie derecho apunta en dirección de su siguiente paso. Fragmentos reducidos de tiempo necesita esperar, sentir como su corazón palpita al enfrentarse a la punta acerada que amenaza con penetrar en su alma. Hyrion suspira despacio, cuando el mundo lo cree empalado este da un notorio paso al costado, hacia el lado izquierdo de su enemigo, desapareciendo repentinamente de su visión, logrando que este se detuviera y que solo sea un extremo de su capa negra la que se vea atravesada por el metal cruento de su arma.
Las piernas del mercenario se flexionan, finalmente ambas manos son las que empuñan la pesada arma que se alza por encima de su cabeza, el emergido ruge pero el grito colérico del marcado deja en ridículo su barbarie; el rastro de una vida guiada por un resentimiento excesivo, una necesidad de descargar todo su odio contra otro ser vivo ¿Cuál era la diferencia real entre él y un emergido? La sacerdotisa se percató de todo al verlo, un alma tan marchita debería morir también en aquella batalla.
La espada cayó con una imperfecta rectitud contra la cabeza del emergido con una energía simplemente inhumana; el yelmo solo empeoraba las cosas, el metal en conjunto de su cráneo acabaron aplastados por el grueso y deforme filo de la espada que el marcado lleva consigo. Asqueroso es ver como la cabeza de una criatura con forma humana es aplastada, como sus órganos exponen su repugnante forma: dientes, ojos y una innecesaria cantidad de fluidos terminan de alguna manera manchando las prendas el guerrero.

La mano izquierda de él tiembla emocionada, al exhalar un denso vaho escapa de entre sus labios, su respiración parece concentrada, degustando placentero como la débil ascua que representa su vida se aviva hambrienta, reclamando más a aquel miserable sujeto que jamás debió nacer. Solo siete emergidos quedan en pie, estos aún no cruzan las defensas, había allí una gran oportunidad para pensar, labrar una estrategia que permita lidiar con siente soldados capaces de luchar al mismo nivel que cualquier humano adiestrado para la guerra.

A mí no me motivan esas cosas, “hermana”—musitó algo inestable mientras observaba el cadáver del emergido caer, sus extremidades se mueven, un olor fétido no tarda en aparecer —. Pero obedeceré tus órdenes, vamos, habla antes de que el calor se apodere de mi cuerpo — advirtió enojado, alzando su voz prepotente, tal y como si estuviese amenazando a la jovencita.

Hyrion corrompió la compostura de un noble guerrero, sus piernas se flexionaron, su espada acabó reposando sobre su hombro izquierdo y su brazo derecho, el cual se encuentra vendado para cubrir su infame marca, colgaba en simetría con su columna vertebral. El hombre estaba impaciente, necesitaba seguir asesinando a aquellos enemigos que ambos tienen en común; ella siendo perceptiva podrá notar que él no está allí para ayudar a su noble causar, sus deseos renacen y son movidos por aquel acto cruel, no era realmente muy diferente a lo que harían aquellos cadáveres de ojos rojos que deambulan por los continentes.

Un asesino, así es como se les llama a las personas de su tipo. Envueltos en vergüenza y cenizas, la suciedad de sus prendas simboliza su deshonrada condición. Pero está allí, ahora es el aliado de ella, un alma santa que solo busca proteger a su pueblo ¿será pecaminoso hacer de él una espada cuyo único propósito es ejecutar todo lo que hay delante? A los ojos del hombre ella también es una homicida, es más, había provocado muchos más desastres de lo que él hubiese podido lograr con su vil espada; no es extraño que esté vendiendo sus servicios a la sacerdotisa, ese es el tipo de trato que transforman una lid en un verdadero infierno.

Los emergidos están a punto de reaccionar a todo aquel mal recibido. Las cosas quedan a manos de la castaña; Hyrion ha dejado de lado una gran parte de su raciocinio, es difícil que pueda planificar algo que no exceda sus actuales limitaciones.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Mulitia el Mar Ene 31, 2017 1:14 pm

Trago saliva al ver como el animal empezaba a sufrir por todo aquello, con su ataque había logrado que el líder cayera al suelo y que además su montura terminará muriendo, al menos había conseguir arrebatarle la ventaja de ir montado a costa de tener que ver como el animal moría de una forma tan desagradable, la pobre chico no pudo evitar cerrar con fuerza sus ojos escuchando aquellos desagradables sonidos de dolor que emitía el caballo al no morir de forma directa y rápida. Su yegua igualmente parecía algo asustada al escuchar el sufrimiento del animal. Era algo que le afectaba bastante, hacía muy poco que había recibido de nuevo a su montura, pero realmente la conocía de hacía mucho tiempo, cuando la curo aun siendo una potrilla.

No podía quedarse con los ojos cerrados e inmóvil después de haber visto el poderío de aquel pequeño grupo de emergidos. Al abrir los ojos se sorprendió al ver como el primer lancero se acercaba hacia ellos, levanto un poco las riendas para hacer retroceder un poco a su yegua pero por suerte aquel joven había logrado llegar a tiempo para defender a la joven y su yegua, su estilo de lucha no lo había visto antes en su vida, pero sin duda era efectivo. No sabía exactamente que era lo que olía mal, pero le había venido a la nariz un hedor fuerte, por lo que tuvo que taparse un momento la nariz para después fijarse en un segundo emergido que se acercaba, esta vez la chica reacciono con su magia, no iba a dejar que se acercará tanto hasta ellos por lo que disparo una rápida bola eléctrica contra aquel ser que al recibir el impacto cayo al suelo de espalda, sus asquerosos músculos se movían involuntariamente por culpa de los chispazos que estaba recibiendo el interior de su cuerpo.

Después de aquello volvió la mirada hacia el joven, ¿La había llamado hermana? no comprendía exactamente porque la había llamado así, era un titulo que muy pocas veces había escuchado, solo entre miembros del clero ,¿Se estaba burlando de ella? Aquel hombre tampoco es que le diera muy buena espina, de hecho le hablaba de una forma despreciable, como si no quisiera que la joven estuviera allí con el. No podía quejarse abiertamente, lo necesitaba en aquel momento, así como el la necesitaba. -Sea lo que sea que te motiva a luchar...lo necesitamos ahora... La joven se quedo observando el lugar y asintió levemente. -Crees...crees que podremos empujarlos hasta el agua del lago? Podría electrocutar el lago con ellos dentro, a ti se te ocurre algo?...antes que nada, lo mejor será movernos de aquí!

La chica hizo que la yegua se moviera alejándose un poco de aquella zona, si se quedaban estáticos en el mismo lugar terminarían rodeandoles y aquello no era bueno por lo que prefirió moverse un poco.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
.

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1646


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Fuerza y Inteligencia conectadas[Priv. Hyrion Newsted]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.