Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Ene 17, 2017 9:50 pm

El tiempo avanzaba y si bien la monarca había deseado disponer de mas información sobre la amenaza que asolaba su tierra sabia que en el estado actual del mundo nunca estaría satisfecha con aquella que pudiese obtener. Que el tiempo jugaba en contra y que si se limitaba a esperar a los futuros acontecimientos puede que fuese tarde para reaccionar,que aquel tiempo de espera supusiese un coste demasiado elevado.

No es como si estuviese de brazos cruzados,nada mas lejos de la realidad.Su trabajo nunca cesaba, un proceso inagotable que había comenzado años atrás cuando aun era una adolescente y el titulo que ostentaba era el de princesa y no el de reina. Se había encargado entonces de todo el papeleo y burocracia,de la mayoría de gestiones que se llevaban a cabo desde palacio mientras su señor padre partía a defender al reino con sus propias manos. Dando caza el mismo con ayuda de los suyos a aquellos piratas,bandidos del mar aparentemente inacabables que se dedicaban a sangrar su reino y a usar sus tierras como escondite, fines egoístas cargados de robos y muerte.Algo que no iban a permitir. Que no se podían permitir para la supervivencia del reino.

Pero no habían podido hacer gran cosa ,y la amenaza seguía cuando los emergidos comenzaron a expandirse por el mundo. Seres desconocidos y carentes de voz y de reacciones humanas variadas cuyo único propósito parecía ser el propagar la muerte allá por donde caminasen. Algo desconocido,brutal y peligroso que se propagaba con facilidad. Algo de lo que no sabían,de lo que apenas eran conscientes cuando el monarca falleció a manos de los piratas en uno de sus ataques, heredando su hija su reino. Y los enemigo de este.

Yuuko llevaba casi dos años teniendo que lidiar con los irse y venires de su reino,las obligaciones propias de cada país, los pequeños imprevistos de los que nadie era libres. Y la amenaza de los piratas sobre sus aguas,las de los emergidos sobre su tierra. Era mucho que tener en cuenta, pero no era lo único... porque los emergidos no eran un problema únicamente de Durban si que afectaban a todos los países. Y a medida que cambiaba la situación en dichos países también lo hacia la situación de esos seres y de los movimientos de los mismos.

Hacia tiempo,no demasiado pero si el suficiente,que había escuchado sobre la caída de Kilvas y Phoenics a manos de los emergidos. Dos países al norte de Durban que formaban frontera con el mismo, dos islas cercanas a la suya... demasiado cercanas... Y si bien en primera instancia la caída de un par de reinos con los que no tenia relación alguna no debía de afectarle,menos teniendo en cuenta que ya tenia sus propios problemas.Si que lo hacia. Por la cercanía de los tres países,porque los tres compartían el echo de ser islas.... Si dos habían caído las probabilidades de que ellos también cayeran eran elevadas. Y el dejar que el tiempo pasara,el esperar a que el enemigo actuase... Ya había esperado bastante ,y a cada momento que esperaba el riesgo que ello suponía aumentaba mas.

Por eso se decidido, y en cuanto tuvo un hueco en su solicitada agenda decidió acercarse ella misma a las costas del país vecino para comprobar la situación en vivo. Para verlo todo con sus propios ojos,para saber que decisión tomar, y tal vez solo tal vez, eliminar a algunos de esos seres. Decido concentrarse primero en uno de los dos países caídos,pues ambos serian desear abarcar demasiado. Se decidió por Kilvas,el mas cercano

Ya había dejado instrucciones para su ausencia. Breve pues Kilvas no estaba lejos de la isla donde se ubicaba el palacio lo cual lo hacían aun mas peligroso. Llegarían el mismo día y puede que para esa misma noche y al día siguiente al alba ya estuviese de vuelta,mas aun así había preparativos que hacer. Habia ordenado que los tres barcos que zarparían con ella y la tripulación y soldados a borde estuviesen listos para su llegada al puerto.Lo único que quedaba era abandonar el palacio. La mayoría de sus hombres ya habían acudido a la costa de la isla para colaborar en los preparativos, no eran muchos los guardias personales que acompañaban a la mujer que recorría los pasillos del palacio con intenciones de acompañarla en su viaje y escoltarla hasta el puerto. Un par de pasillos mas y estaría cerca de la entrada de palacio,lista para abandonar el mismo.

Avanzaba por el lugar con pasos lentos y elegantes, las telas de las ropas que portaba casi rozando el suelo,ocultando sus pies y los zapatos blancos de tacón de aguja que los cubrían. Ese día llevaba un quimono,de anchas mangas y cuyo color base era el blanco. Estaba cubierto de flores de un tono azulado,de distintos tamaños y formas similares. Esparcidos por toda su vestimenta. Un cinturón  amarillo con franjas de un tono mas oscuro iba desde debajo de su pecho hasta su cintura,ancho y acabado en un lazo a su espalda. Su cabello sujeto en un moño con las flores en las que se había basado el estampado de las telas. Sujeto pero suelto al mismo tiempo. De su cintura colgaba su tomo de magia ,cubierto con la misma tela con el que el quimono se había fabricado. Simple y cómodo,apropiado al no saberse que se encontrara,mas su porte y sus pasos seguían dando cierto aire de elegancia y majestuosidad a pesar de lo poco ostentosas que eran sus prendas en dicha ocasión.

Una figura al fondo del pasillo que recorría le llamo su atención. No era ni uno de los soldados, ni sirvientes ni algún otro empleado que ya se había cruzado con anterioridad en el pasillo no... Era una figura nueva, desconocida. Sabia que la había visto en alguna pare, y aunque no lo hubiera visto sabia quienes andaban en palacio, no había muchas opciones sobre la identidad del joven hombre de negros cabellos blancos y altura inferior a la propia.

Se detuvo frente a el,deteniendo también los pasos de aquellos que le seguían. Le sonrió. Podía permitirse el estar en la compañía ajena unos instantes.

-Usted es el consejero del príncipe de Daein? O me equivoco? Si me equivoco le pido mil disculpas... pero también debería pedirle que me informase del motivo de su presencia en palacio...




Ropa de Yuuko:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Sáb Ene 21, 2017 1:51 am

Pelleas tendía a ser una persona muy racional y centrada pero a veces tenía ideas locas que él, como su consejero, tenía que considerar como si fueran brillantes y acertadas. Normalmente eran cosas pequeñas, caprichos se podían decir, que podía guiarle para persuadirle de hacer otra cosa o modificar suficiente para poder darle el gusto sin desequilibrar sus viajes y por sobretodo sus finanzas, desde que había comenzado a hacerse cargo de las finanzas personales del príncipe había notado cuanto dinero derrochaba y le ponía en pánico ver las veces que se habían quedado rozando la pobreza solo para recibir en el momento justo más fondos desde Daein, ahora que él controlaba los bolsillos del príncipe se podían permitir mejores gustos y gastando menos, bueno, no menos pero si sabiamente. Ahora tenía algo en su mente desde hacía tiempo... un nuevo capricho creía.

Hacía casi un mes habían hablado tendidamente sobre las ventajas de la alianza que podrían generar entre Daein y Durban y poco después Pelleas le llegó una noche con la loca idea de darle Kilvas... ¡Darle un maldito país a otro país! ¡Ellos! Era príncipe de Daein y Daein era la potencia militar más grande de Tellius y seguramente una de las más grandes del mundo, pero Pelleas no contaba ni con un solo soldado de allí, su padre parecía más receloso de sus tropas que del dinero que le soltaba y sin eso el consejero no tenía ni la menor idea como hacer aquello. Él era consejero político, era tesorero y administrador, sabía mucho de historia, finanzas y gobierno pero no sabía nada de guerra, sabía empuñar una daga y había participado en varias peleas contra los emergidos, pero eso distaba mucho de ser un estratega de guerra que fuese capaz de tomar un país... ¡y sin un ejercito! Pelleas había soñado demasiado y se había mostrado firme, como pocas veces lo hacía, sobre aquella idea. Y ahora allí se encontraba, caminando por los pasillos mascullando para sí mismo. Había escuchado de los movimientos militares activos que tomaba Durban contra Kilvas para liberar sus tierras de emergidos y se había estado quemando los sesos para encontrar eso provechoso y poder unir los deseos de Pelleas con los movimientos militares de Durban. Lo único que había podido ayudar en aquello era el ofrecer fondos económicos para destinar a la toma de Kilvas, habían ahorrado bastante aún recibiendo fondos de Daein y controlando los gastos derrochadores de Pelleas, suficiente como para contratar un pequeño ejército.

Su largo cabello sujeto en una trenza que llegaba a sus pantorrillas y abrazado tanto en la nuca como en la punta por una pieza de oro que hacía juego con el grueso collar que cubría su cuello casi por completo y los brazaletes que cubrían sus muñecas hasta sus antebrazos, alguien que cargaba tanto oro claramente no era solo un sirviente, guardián o siquiera solo un acompañante. Sus ropas tampoco dejaban de lado la extravagancia, desde que había pisado Durban se había vestido para la ocasión aprovechando el respeto hacia los magos torciendo un poco la primera impresión que podía dar. Llevaba una larga capa negra con el interior violeta, esta en particular tenía un bordado dorado abajo pero pese a ser de Plegia no mostraba los característicos ojos bordados, detalle solo reservado para magos iniciados, sin embargo debajo de esta vestía un traje bastante plegiano, un pantalón ancho de terciopelo que sus contrastes opacos y brillantes característicos de la pesada tela daban una movilidad extra al andar del consejero, tenía una pieza negra de ropa que cubría su pecho y hombros, pero solo eso y por encima una pieza de ropa semitrasparente dejaba ver su vientre delgado y definido así como sus brazos delgados. Los tonos de violeta de su capa eran iguales a los que tenía sobre sus ojos perfilando su mirada carmesí. No portaba libro alguno pero tenía la pieza a la cintura que le permitía cargar uno de ser necesario. Para el ojo no tan entrenado podría pasar por un mago oscuro, aunque pequeños detalles no lo identificaban como tal así que tampoco podía llegar a ser acusado que mentía, siendo consejero de un mago oscuro tenía excusa hasta de tener para cargar libros a su cintura alegando que cargaba los de su príncipe.

Cuando escuchó la voz se giró sobre sus talones, su mirada afilada miró de pies a cabeza a la mujer reconociéndola enseguida, la había visto varias veces en las reuniones que había tenido su príncipe con ella y en audiencias donde él solo había sido espectador, como siempre, una presencia secundaria cuando los nobles hablaban, pero siempre cerca de Pelleas. Se inclinó mostrando respetos con una reverencia - Reina Yuuko, lamento importunarla. Efectivamente, soy Judal de Daein, ejerzo como consejero del príncipe Pelleas. - se levantó notando que la mujer era considerablemente alta. Judal no era un hombre bajo pero últimamente se sentía como un enano, con más de un metro setenta era de estatura normal, incluso un poco alta en Begnion pero parecía toparse con todos los gigantes el mundo, incluso hasta con un mercenario que rozaba los dos metros si no es que los pasaba. Se paró derecho y seguro, con el porte que la danza le había dado en años de practicarla - Si me encuentro en algún área del castillo privada, lo lamento, no he encontrado guardias que detuvieran mi camino y no creí estar haciendo mal alguno, solo el caminar ayuda a mi mente a pensar mejor y no fijé rumbo alguno. - desde aquel pasillo podía ver por las amplias ventanas el puerto y los barcos terminando de embarcar y subir las últimas cajas de provisiones, no solo comida si no armas y medicinas - Asumo que se dirigía al puerto, he escuchado en el almuerzo que se comentaba que hoy zarpan en su expedición a Kilvas. - quizás si pudiese sacar algo más de información pudiese encontrar la chispa que encendiese la idea que resuelva todos sus problemas.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Sáb Ene 28, 2017 10:09 pm

La mujer deseaba conocer el nombre del hombre por boca del propio,habiendo escuchado tan poco de el no sabia si el nombre que había llegado a sus oídos era el verdadero o no. Y pudiendo comprobarlo el persona era mejor que fuese de dicha manera. Por eso sonrió complacida ante la presentación ajena,en parte por confirmar el nombre del consejero,en parte por saber que el mismo ejercía con la suficiente eficacia su trabajo como para ser capaz de reconocerla, y en parte porque las palabras elegidas le causaban cierta diversión.

-Que yo recuerde he sido yo quien se acaba de acercar a usted y a consultado su identidad. En todo caso soy yo quien le habría importunado a usted y no al contrario no lo cree?

Amplio aun mas su sonrisa al ver como el otro se incorporaba de la reverencia,tan perfecta y elegantemente ejecutada,que acababa de brindarle.

-No os preocupéis. Pues si los guaridas no os han detenido ,como bien habéis dicho, significa que os esta permitido permanecer en este lugar. El motivo por el que os e llamado no es porque obraseis mal,si no porque es la primera vez que me encuentro con vos de forma directa y quería saber si eras la persona adecuada o alguien que debería presentarse ante mi y justificar su presencia en este lugar...

Era curioso como en ocasiones por mantener el protocolo,los modales necesarios , de forma perfecta se hacían preguntas o se pronunciaban oraciones cuya respuesta era mas que obvia. Aunque dependiendo de la persona dichas palabras podían tener un significado oculto y no se limitaba únicamente a mantener una conducta adecuada a la situación. Podría ser que se esperase una aceptación por parte del otro,o que de manera sutil deseas ampliar la información que uno ya disponía. En el caso del consejero no conocía ni los motivos de su actuar ni los pensamientos ajenos, pues no lo conocía. Intercambiar un par de frases no eran suficientes ni para juzgar a alguien ni para hacerse una idea de su ser. La mujer si bien le gustaba analizar a la gente , y era algo en lo que tenia cierta habilidad según le había demostrado su propia experiencia,prefería no hacer juicios precipitados. Pues una vez que una idea,un concepto, se instauraba en la mente era difícil poder cambiar o eliminar el mismo. Por mas que se desease o por mas que se supiese que era erróneo. Era fascinante como alguien podía ser incapaz de cambiar algo que sabia con seguridad que estaba mal, pero no era momento de pensar en ello. Si no en admirar ,de momento seria admiración, lo bien informado que se encontraba el hombre de cabellera negra frente a el.

-Así es... partiremos tan pronto como abandonemos el castillo y lleguemos a puerto. Decirme Judal... si caminar os ayuda a pensar y no tenéis rumbo fijo... deseáis acompañarnos hasta el puerto?

Después de todo si iban a aliarse con Daein el conocer a la mano derecha del responsable de tal alianza era algo esencial para la mujer. Algo que sabia desde hacia tiempo que necesitaba a hacer  y que como muchas otras cosas el atrasarlo no le beneficiaria.Siendo así ,que mejor momento para comenzar a interactuar con el hombre que ese?

Después de todo en el mundo no existen las coincidencias,solo lo inevitable. Y ese encuentro al parecer tan simultaneo,tan casual, no era mas que una de las tantas otras obras del destino. Tal y como su encuentro con su príncipe.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Vie Mar 31, 2017 2:58 am

El no era un noble de nacimiento, su sangre era de pueblos de Jehanna que nunca habían visto una pieza de oro en su vida y al ser adoptado lo habían hecho una pareja de mercaderes que si bien estaban posicionados cómodamente en Begnion y habían logrado amasar una importante fortuna como para ubicarlos entre la nobleza local, Había sido adoptado de infante por lo que ignoraba su condición, había crecido entre algodones y modestos lujos que habían crecido con el paso del tiempo, así que pese a no tener un apellido renombrado o de una familia de generaciones había encontrado su lugar en la nobleza de Begnion y con ella había ganado todo lo que venía, desde etiqueta, educación hasta los gustos refinados por las telas caras y las joyas vistosas. Dirigirse a una reina era casi como el ABC de su educación, solo tenía que tener en mente lo básico, ser educado y siempre culparse a él de cualquier cosa que pudiese pasar, en este caso en el estar en el camino de su majestad aún cuando era claramente ella que se había acercado a él. Saber mostrar falsa humildad y no dudar en bajar la cabeza frente a figuras más grandes en poder político eran lo que más le había ayudado a escalar hasta donde estaba en ese momento y de milagro permanecía con vida ya que esa habilidad no la mostraba con gente más fuerte físicamente donde él se alzaba como si sus brazos fueran tres veces más gruesos y su daga cinco veces más larga. No era el caso de ella, ella era una presencia de poder político así que correspondía lo primero, bajar la cabeza y mostrarse humilde. Al levantarse bajo su permiso sonrió de forma afilada como acostumbraba - Para nada lo creo así, es su castillo y soy el invitado. - dijo dándole aún el beneficio de ser él quien estaba en falta.

Puso sus manos a su espalda y la capa cayó sobre sus hombros cubriendo gran parte de su cuerpo delgado y definido, manteniendo porte recto escuchaba a la dama con atención solo desviándola cuando mencionó los barcos fuera. Él estaba bien informado, siempre procuraba estarlo y pasaba gran parte de su tiempo estudiando todo lo pertinente, nombres de la nobleza local, sus trabajos y funciones así como sus hobbies y gustos, en este caso averiguar los movimientos militares públicos, tampoco se metería a investigar cosas de carácter secreto de estado que podrían ponerle a él o a su príncipe en una situación comprometedora y conflictiva con el país que buscaba alianza. Aquellos datos habían sido comentados en el almuerzo y con algunas preguntas sutiles a su príncipe y a algunas personas había averiguado los horarios y pequeños detalles sin importancia pero útiles. Que ella le invitase a acompañarla era perfecto, justo lo que necesitaba - Será todo un honor, su alteza. - se apartó un paso de su camino y con un gesto con su mano le dejó el pasillo libre para que ella diese el primer paso, de inmediato se pondría a su par caminando de manera elegante ondeando su largo cabello atado a su espalda y apenas haciendo un limpio y claro sonido al andar con sus botas cortas con un pequeño taquito - Imagino que estará emocionada, ver ambiciones tomar forma y ser alcanzables es satifactorio, sobretodo si estas ambiciones son para el crecimiento de su país y su pueblo. - intentó recordar lo que había estudiado de Kilvas, un país de laguz cuervo, muchas montañas, un puerto con comercio con humanos... BINGO - Tengo entendido que la adquisición de Kilvas podría ser un beneficio muy grande para su economía y su comercio exterior. No es de extrañar que el príncipe Pelleas tenga deseos de ayudaros con ello, a fin de cuentas es de mutuo interés que usted y Durban prosperen. - no decía nada comprometedor pero si eran audaces sus palabras así como seguras.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Abr 11, 2017 9:28 pm

Los modales,el protocolo,eran necesarios.Era una manera sencilla y pacifica de marcar los limites,de demostrar quien tenia poder y quien debía obedecer. En un mundo donde la igualdad absoluta era imposible,y donde siempre debía de haber un líder y sus subordinados,gente dispuesta a mandar y gente que deseaba que se les dieran ordenes e instrucciones, eran vitales. Te identificaba,separaba a cada uno en el lugar correspondiente y mantenía el equilibrio social.El orden. Sin embargo,si bien era algo necesario,muchos de los modales o de las maneras a actuar no eran mas que por el propio ego del líder,no servían de nada ni tenían un propósito en ese equilibrio que la reina veía. Habia ciertas actitudes, gestos, de la etiqueta que a la mujer personalmente le molestaban. Entre ellos el echo de que a los reyes,a los nobles en general,se les diera la razón por el simple echo de serlo. Que no se les acusase nunca de mal o error alguno cuando eran humanos,cuando estaba en su naturaleza el equivocarse.

Y por ello no le agradaba que el consejero ajeno se considerase culpable de haberla importunado,cuando nunca lo había echo.Pero no mostró su descontento,pues en parte era de esperar si el otro había sido educado de aquella manera.No era su error. Por otra parte era un detalle sin importancia,una tontería que si demostraba que le afectaba de cierta manera eso no haría mas que incomodar a su interlocutor.Cuando no deseaba que toda la conversación,todo el ambiente, cambiasen por dicha tontería sin importancia.

Así que no menciono nada mas sobre ello y se limito a sonreír al ver que su petición era aceptada,al ver como el otro le indicaba con gestos que podía seguir la marcha que había sido detenida con su encuentro,que el la seguiría. Caminando a su lado y no tardando en ofrecerle conversación. Cosa que agrado a la mujer,pues su intención era conocer a la persona a su lado,y si bien aquello podía hacerse aun en el silencio era mucho mas rápido y efectivo hacerlo mediante el intercambio de palabras.

Aunque las palabras ajenas le fueron sospechosamente familiares.No por el contenido de las mismas,si no por la manera en la que eran pronunciadas.Seguras,dentro de lo que estaba permitido decir sin correr riesgos ni exponerse a uno mismo, pero buscado respuestas en ella. Buscando obtener la información deseada. Llevaba toda su vida en aquel lugar,en la posición mas alta en la sociedad,con la responsabilidad de un país sobre si misma... y también con el poder de liderar el mismo. Aquello implicaba estar en el punto de mira,haberse criado con las atenciones tanto deseadas como indeseadas sobre su persona. Gente intentando acercarse por interés,intentando sacar partido de ella tanto con acciones como con palabras.Aprovechando la ausencia de su padre, su juventud,para tal propósito. Cuanto la habían subestimado... su capacidad de análisis y de observación,su diligencia,su inteligencia y determinación... El engañarla con palabras nunca era una opción,ni siquiera cuando el engaño no era como tal.

-Así que vamos a jugar a este juego...

Murmuro para si misma. Porque después de todo eso era. Un juego.Donde se deseaba conseguir información con fines egoístas, para los intereses propios. Donde se esperaba obtener algo,robarlo,sin que el dueño de dichas palabras fuese consciente de lo que había dejado escapar ni las consecuencias de ello. Eso era lo que Judal deseaba,que la mujer admitiese que deseaba aumentar la fuerza de su país,que deseaba enriquecerse haciéndose uso de la desgracia ajena. Pero estaba tan equivocado... Nunca había estado en mente de la mujer el hacer que su país prosperase,no de esa manera. Porque si lo hacia lo condenaría.

-A diferencia de Daein,temo decirle que mi país no puede prosperar. No cuando los emergidos y los piratas lo atacan,una amenaza de la que Daein no dispone y otra de la que ya han tenido la fuerza suficiente como para librase de ella. Pero en nuestro caso... Que sentido tiene aumentar nuestra economía,nuestra riqueza, cuando nuestra gente es atacada,cuando al masacran y se les roba todo? No están a salvo en la tierra,no estarán a salvo en el mar... no mientras dos amenazas persistan. Y siendo consciente de ello un monarca emocionado por añadir un poco de tierras y oro a su bolsillo no seria mas que un mal líder,un ser patético que no cumple con su deber que es el cuidar a los suyos.

Desvió su mirada a un lado,clavando sus ojos rojos en su ahora acompañante a medida que atravesaban los pasillos,acercándose poco a poco a la entrada a palacio. Deseando ver,observar de primera mano,las reacciones ajenas.

-Mi deseo no es adquirir Kilvas. Mi deseo es que los emergidos que han tomado dicho país no acaben en la isla equivocada. No se desvíen a nuestras tierras.Si para ello debo luchar contra los emergidos de ambos países y adquirir una nueva isla para lograr tal propósito bienvenido sea. Es el fin,las consecuencias obtenidas tras una serie de decisiones,de las decisiones mas practicas y acertadas. En ocasiones lo que obtenemos no es lo que buscábamos ni lo que deseábamos,pero es lo que logramos mientras recorremos el camino que nos lleva hasta nuestra meta.  
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Lun Mayo 01, 2017 5:16 pm

Sus inicios en este mundo había sido entre la nobleza de Begnion, poca había más estirada y pomposa, personas ahogadas en vicios que disfrutaban más de lo debido de su posición que una palabra amable y una actitud servicial traían más oro y posición que mostrar cualquier cosa que fuese en contra de su comodidad y su posición así fuese una sugerencia o solo marcar un error. La reina era la punta de esa pirámide en ese lugar y estaba más que claro que era a quien debía caer bien, sobretodo si estaba en parte representando a la nobleza de otro lugar, la presión sobre los hombros del bailarín y consejero en cuanto a cómo actuar y como presentarse era grande pero él sabía llevarla con elegancia y nunca dudando. Sin embargo las palabras de la fémina le alertaron, el término "juego" había sido empleado y por más que había sido mencionado como comentario sin parte de la conversación, un murmullo en aquel silencioso lugar, si era algo a tener cuidado ya que la reina parecía tener más luces encendidas en su mente que el príncipe al cual servía. La mirada carmín del joven pelinegro dejó a la mujer y observó por las ventanas mientras caminaban, alguien que fuese consciente de esa manera de su posición y de las ventajas que tenía estar cerca de ella podían tomar a mal su mirada afilada de naturaleza y si bien había sido ella que se había acercado a él y no alrevez ya se notaba que la paranoia venía como acompañante en la mesa en todo momento.

Escuchó con atención lo que ella decía, manteniendo un manto de tranquilidad en su rostro y no mostrando más expresión que la que sus finas cejas y afilados ojos delineados daban de forma natural. Sin embargo cuanto más hablaba la monarca más se sorprendía el consejero de la carencia de lógica de su planeamiento y de lo absurdo que eran aquellas acciones. La reina le expresaba, en palabras largas y rebuscadas, lo que simplemente era que su país no contaba con los recursos para defenderse a si mismo y veía mal en tomar los recursos necesarios para proteger a su gente de un país de sub humanos que de todas maneras ya estaba en ruinas. Su explicación incluso le hacía creer que todo aquello era solo algo que la reina se decía a si misma para calmar su consciencia respecto a conquistar un territorio teniendo aquello como una consecuencia colateral de una causa noble y no como un acto estratégico de por sí. A opinión del consejero no podía más que ver eso como un eslabón sumamente débil en la cadena que sujetaba aquel país y por aquella mentalidad de nobleza y bondad una puerta para tirar de los hilos correctos y poder fácilmente impulsar a aquella dama a donde él quisiera. Sin embargo no era eso lo que debía de hacer, no era eso la misión que su príncipe le había encomendado y la cual debía de seguir si quería el favor de este y un puesto favorecido en la corte de Daein... lo que no restaba a la posibilidad de caer en buena en la corte de otro lugar.

Asentía con su cabeza y en apariencia pensativa fingía considerar todo lo que la monarca decía esperando a que terminase antes de expresar con un tono bajo y algo íntimo su opinión, opinión depurada y recortada, pasada por un montón de filtros para que saliese de una forma que consideraba que la fémina la escucharía con agrado - Es muy noble de su parte y se deja ver en sus palabras la preocupación que tiene por su pueblo y sus tierras, claramente no podrían estar en mejores manos. - dio la razón de primera, sin detener y avanzar pero si sus palabras cuando pasaron junto a un guardia, por costumbre apartó parte de su capa para mostrar el permiso que portaba en su cadera aunque en presencia de la reina no era necesario, ningún guardia interrumpiría a alguien que estuviese caminando a la par de la monarca. Solo cuando avanzaron unos pasos más volvió a hablar - Como sabe parte de mi trabajo es prestar consejo y un punto diferente de vista siempre que fuese posible. Estoy seguro que debe contar con varios consejeros usted y no dudo ni un momento de la capacidad de los hombres de los que ha decidido rodearse pero quizás quiera ver el punto de vista de alguien de otro lugar. Daein es una tierra bélica, su monarquía practica de cierta manera la meritocrácia y pese a no ser un territorio muy amplio ni muy rico se ha sabido mantener en pie y prevalecer incluso frente a las adversidades más violentas, frente a los emergidos y frente a constantes presiones políticas de Begnion. - planteaba aquellas palabras como quien prepara la tierra donde va a plantar, darle un panorama más amplio de la situación, de hacerle ver que su punto de vista era valioso por lo diferente que podía ser de los que le podrían dar las personas que tenían a su alrededor - A mi parecer, usted está viendo como una consecuencia de un accionar algo que podría ser el rompeolas que abriría paso a la prosperidad y liberación de su pueblo y tierras. Kilvas es una tierra con mucha riqueza mineral y puertos con rutas mercantes ya establecidas, ahora rotas por la caída de su endeble gobiernos... cosa que se veía venir, no se puede confiar nada organizativo a un grupo de sub humanos. Pero si usted toma riendas de todo eso estoy seguro que podrá reabrir ese comercio y explotar la minería de ese país, la riqueza que pueda tomar de allí puede serle de mucha utilidad para sus tierras, mejorar sus tropas y combatir de manera más efectiva piratas y emergidos. - resaltaba las ventajas que obviamente ella no estaba viendo en la conquista de un país, más uno donde sus anteriores dueños no habían sacado su mayor provecho.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Mayo 28, 2017 5:49 pm

Alzo una ceja, mostrando así lo raro, lo extraño que le resultaba la palabra elegida por el hombre para definirla. La palabra pronunciada en consecuencia de los motivos que la reina había expresado que le hacían actuar de la manera en la que lo estaba haciendo para con el país vecino.

-Noble? No es nada noble...

En ocasiones su punto de vista no coincidía con el ajeno, o las palabras que otros usaban para definir algo distaban mucho de las que ella misma usaría. Ese era uno de esos casos.No era capaz de entender porque el otro veía nobleza en algo que para ella ni siquiera se acercaba a la definición de dicha palabra.

-Seria noble si mis motivos fuesen simple y únicamente el ayudar al vecino. Seria noble si mi objetivo fuese salvarlos de forma desinteresada... Pero no es así. Creo que ya e expresado que el motivo que me lleva a involucrarme con mi país vecino es que la ruina que a llegado al mismo no se extendía al mio. Porque es mi deber , mi trabajo, el cuidar y defender a los míos... No soy tan egoísta ni tengo el corazón tan frió como para que la caída entera de un país no me afecte e ignore el problema... Pero en mi posición hay que tomar acciones y decisiones basadas en el bien común y no en los sentimientos personales... así que tampoco me puede permitir ser tan generosa o bondadosa como para involucrarme en un problema ajeno cuando ni siquiera e resuelto los de mi propio reino. Me temo que si con su caída no pusiesen en peligro mi propio reino ni siquiera me molestaría en mirar en dicha dirección...

Guardo silencio cuando las palabras ajenas volvieron a llegar a sus oídos. Escuchando con atención todo lo que el consejero decía a medida que avanzaban a paso lento por los pasillos de palacio. Reteniendo en si toda la información que le proporcionaban, información entregada por voluntad propia, datos revelados de manera inconsciente. Palabras formuladas no solo con los modales y formalismos correspondientes, si no con un rumbo... con un objetivo... Intentando inculcarle una idea o llevarla a un terreno que fuese cómodo para el hombre de cabellos negros.Donde pudiese desenvolverse de manera adecuada y controlar la situación sin atisbo de que lo hiciera...

Las palabras eran poderosas . peligrosas incluso si estaban en las manos adecuadas. Mucha gente solía subestimar la palabrería, dándole mas importancia a los echos y las acciones que a la manera correcta de expresarse.Pero al perecer su interlocutor en esos momentos no solo conocía la importancia y beneficios de las palabras, si no que de momento estaba mostrando un gran dominio de ellas. Y aquello hizo sonreír a la mujer, divertida y complacida, pues era inusual encontrar a alguien que compartiese su concepto sobre las palabras.

Pero estas siempre acababan y una respuesta era necesaria.

-Tu trabajo es mostrar un camino nuevo. Las personas somos bastante cerradas en ese sentido, una vez que una idea o una decisión se a introducido en nuestra mente es difícil sacarla de la misma o hacernos cambiar de opinión.. eso también se podría aplicar a lo que un consejero creer que es la decisión correcta... Pero un consejero no decido. Un consejero debe mostrar un camino nuevo , una alternativa a lo ya planteado. Y cuando todos esos caminos se han abierto es cuando la persona a la que se le a aconsejado decidirá el camino a tomar. En ocasiones sera el del consejero... otras ocasiones no se le hará cambiar de idea...  Daein es una tierra muy distinta a la nuestra, partiendo de la geografía del lugar hasta la cultura, sociedad... incluso la situación con respecto a los emergidos es distinta... Por ello una alianza entre ambos reinos puede llegar a ser beneficiosa, porque son esas diferencias las que nos harán complementarnos mutuamente. Y es por ello mismo que tus consejos, como consejero de Daein, pueden ser sumamente útiles por el nuevo punto de vista que se aplica... O totalmente inservibles, pues estas acostumbrado a aconsejar a Daein. Y lo que allí sirve no servirá aquí...

Ignoraría el termino subhumano y lo que las palabras ajenas implicaban con respecto a ellos. No compartía esa opinión, pues en el estado actual del mundo cualquier país podía caer en cualquier momento. Por mas que intentase que aquello no ocurriese. Pero Daein pertenecía a Tellius, mismo continente de donde provenían y vivían los laguz. Sus conocimientos sobre dicho lugar eran escasos,pero sabia suficiente del mundo como para saber que la convivencia entre seres tan distintos no era nada fácil y que era mas sencillo llegar a un conflicto que a la paz. Intentar corregir al otro o hacerle ver que su concepto sobre los laguz era erróneo sera inútil , y egoísta pues ella misma intentaría imponer su propia opinión en otros... Por ello era mejor no decir nada.

- Seria mentira, muy hipócrita, el no admitir que si logramos liberar Kilvas y con ello conquistarlo las riquezas del reino aumentarían. Tenemos experiencia en la minería, con minas cercanas a Kilvas de echo, y un país basado en el mar siempre agradece el tener mas puertos... Pero no voy a basar mis acciones en unos beneficios que puede que nunca consiga. La conquista de un país añade responsabilidades al reino al tener mas terreno y gente que gobernar. Y añade mas tierras y recursos. Hay equilibrio en el mundo, todo se compensa de una manera u otra... Si vamos a la batalla buscando riquezas y no el bienestar del pueblo eso se notara en la lucha. Mis hombres están mas motivados y concienciados en defender a sus amigos y familias que en aumentar las arcas del reino.. Y si ya doy por echo que lograre mi objeto y cuento con esos recursos que aun no tengo y expresas que tan bien le vendrían a mis tierras y a mis tropas .... si doy por echo que tengo algo que aun no tengo si al final no logro mi propósito le haré mas daño a mi pueblo que el que esos piratas podrían hacerle con un centenar de saqueos.... No pienso fallar, ni ir a la batalla derrotada... Pero cuando se tienen bajo tu cargo a tantas miles de personas toda precaución es poca.

Lograron entre frase y frase alcanzar la entrada a palacio, donde un grupo de guardias mayor a cualquiera de los que se habían cruzado por los pasillos se encontraba. Le hicieron una ligera reverencia a la monarca y abrieron las puertas de palacio ante el leve y elegante gesto que la mujer les hizo con la mano para que llevasen a cabo tal acción.

Atravesando las puertas que llevaban a la entrada de palacio se abría  un pequeño jardín que comunicaba con el resto de zonas verdes del lugar, y un camino que llevaban a la apertura entre las montañas que servían de refugio natural y que actuaban como entrada a palacio. Y allí cerca de la entrada se encontraban ya preparados los caballos que tanto ella como sus acompañantes iban a usar para acercarse a puerto. Un medio de transporte mucho mas rápido que un carruaje o un palanquín que les permitiría llevar antes a su destino y aprovechar mas la luz del día. Cuanto antes partieran mejor.

-La conclusión a nuestra conversación seria que ambos tenemos razón... pero solo en parte... Después de todo el mundo no es tan fácil como una simple acción y consecuencia. No todo se limita a ayudar, ni una conquista tiene porque proporcionar solo beneficios... Pero por mas interesante que sea este intercambio de palabras dejemoslo de lado por unos instantes... Supongo que sabrás montar cierto? A no ser que prefieras algún otro método de transporte para acudir al puerto puedo pedir una montura para ti y esperar por ella... Un par de minutos no son significantes

Después de todo, era mas una misión de reconocimiento que una que requiriese cierta urgencia.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Jue Jun 15, 2017 12:07 am

Le resultaba curioso realmente lo que esa reina decía ¿acaso consideraba a los subhumanos como seres de suficiente importancia para ser salvados? Sentía ridículo que estuviese poniendo en un mismo nivel la gente de su pueblo con la población de Kilvas, no debería estar ni en consideración pero allí estaba ella hablando como si así lo fuese. Esta vez no fue tan cortés y no esperó a escuchar por completo antes de colar su opinión y defender su punto - Majestad, estamos hablando de sub humanos, animales, bestias que no han hecho nada más que agredir al hombre. Quizás no lo sepa, pero en Begnion se les ha sido considerado y tenían un bosque donde vivir bajo la protección de la ciudad y fueron esas bestias mal agradecidas que atacaron a traición matando al apóstol. Los gatos de Gallia están constantemente atacando las fronteras con Daein y los lobos de Hatari atacan a  cualquier explorador. Que puedan hablar no le confunda con que son seres pensantes e inteligentes, tiene la suerte que no comparte fronteras por tierra si no que el agua genera una barrera natural entre las tribus aladas y ustedes... pero es solo cuestión de tiempo. ¿O me dirá que nunca han sido atacado sus barcos por cuervos? - llevó su mano al pecho con un gesto solemne señalándose a si mismo - He trabajado para muchos nobles y algunos de ellos tenían barcos comerciales que han sido atacados por cuervos, les han robado y hasta les han matado a la tripulación dejando solo al capitán para que regrese a puerto con una advertencia. No son más que bestias territoriales que sirven mejor muertos. - no siempre había sido tan extremista pero su tiempo con Pelleas había afectado y viendo como este reaccionaba a los laguz así como las historias que le contaba le habían hecho ver con mayor negatividad a aquella raza. Incluso a riesgo de arruinar algo de la relación entre ellos no pudo mantenerse callado ante tal necedad a sus ojos.

No solo eso si no que la gobernante le decía directamente a su rostro como hacer su trabajo y lo que este era, como si él no lo supiera más allá de lo que ella decía era una de las tantas variaciones que podría tener de país a país. Él hacía más que solo dar opciones, de mostrar alternativas, él entregaba el trabajo hecho y se había acostumbrado con Pelleas que su palabra era la ley y hasta la fecha el príncipe no podía emitir queja alguna ya que solo lo había llevado a un camino mejor y más seguro. Se tenía suficiente confianza para saber que sus palabras eran las correctas y no decía palabra extra ni revelaba nada que no quisiera revelar, podría ser considerado necio por su postura pero él lo veía más grave en ella debido a su posición. Apretó sus dientes cuando ella dijo derechamente que su consejo era inútil por venir de otro país, independientemente de lo hubiese dicho antes eran esas palabras las que se gravaron en la mente del consejero, sus pasos se volvieron un tanto más fuertes pero perfectamente se le podía atribuir al haber cambiado de escenario pasando por las puertas del castillo hacia donde ya se veían los caballos que los esperaban. Acotó casi enseguida esta vez ignorando la presencia de los guardias - Lamento haberle hecho perder el tiempo, consideraba de usted una gobernante menos apresurada en juzgar, así como estoy trabajando para el príncipe Pelleas de Daein he trabajado en Begnion, Nohr, Ylisse y un corto tiempo en Altea, tanto en familias reales como en nobles de la corte sirviendo como consejero y administrador en el peor de los casos. Mi consejo no es corto en visión limitándose en Daein, mas me gustaría destacarle que considere con algo más de cuidado mis palabras que las riquezas y recursos aplican a cualquier país, pero si desea declinar de ellos estoy seguro que mi señor podrá hacer buen uso de ellos para su causa. - se detuvo junto a los caballos y miró las monturas fugazmente - Reina, rey, príncipe o simple señor terrateniense, si la necedad le ciega y no puede considerar consejos de gente de mayor experiencia estará condenado a ahogarse en sus errores, y arrastrar a estos a todos los que tenga por debajo. Usted misma ha aludido a su propia terquedad la cual no es mi deber despejar, quizás hice mal al pensar que apreciaría mi consejo. Tiene razón en que le soy completamente inútil, usted como gobernante actúa de la misma manera que habla considerando a todos igualmente capacitados para entender, es algo básico para un gobernante ver la diferencia. - incluso en el estado molesto en que se encontraba cuidaba las palabras que decía dejando aquel sabor agridulce en el aire, sonriendo con agudeza venenosa mientras se dirigía al joven de cuadra que se encontraba allí - Iré a caballo, sé montar y no podría retrasarlos pidiendo nada especial. Por favor, no haga a la reina esperar ni gastar su voz en palabras que ya están dichas. - el joven pese a todo miró a la reina esperando su aprobación para ir por un caballo extra.

El pelinegro se mantuvo de pie a una distancia prudente y respetuosa, nunca habiendo pasado en su andar a la reina y deteniéndose un paso por detrás. Sabía que había posibilidades que ella lo despidiese ahora por lo que había dicho y no sería un problema para él aunque prefería estar tan cerca como pudiese de la misión para informarse de manera correcta para Pelleas. Se había rendido un tanto por las palabras de la gobernante, ella había planteado muy firme su opinión al respecto mostrándose como alguien que no mentiría a su gente, alguien que ponía al mismo nivel a los laguz que a un humano, alguien demasiado idealista para ir acorde a la forma de funcionar de él y su príncipe. Eran palabras que no se guardaría cuando estuviese a solas con Pelleas.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Lun Jun 26, 2017 5:32 pm

No le molesto que sus palabras fuesen interrumpidas, que el joven caminando a su lado expresase de una manera tan contundente no solo su opinión, si no el echo de que la monarca estuviese equivocada. O al menos según el juicio y la opinión contraria, que quedaban cada vez mas claras a cada palabra que pronunciaba, la reina estaba equivocada en su opinión y su punto de vista. Y lo intentaba dejar claro, no de malas maneras pues en ningún momento la había faltado al respeto a la monarca o a su pueblo, o había proferido alguna mala palabra para algo mas que no fuese referirse a los cuervos. Mas aun así tampoco era la manera correcta de hacerlo, no interrumpiendo, no cuando hasta el momento había tenido tanto cuidado en su trato con ello, cuando había calculado cada acción al milímetro... Una lastima.

Pero no , la mujer no se enfado, ni se molesto, si no que su rostro reflejo calma mientras su mente procesaba todo lo dicho. Después de todo Judal tenia razón en al menos una cosa. A diferencia de los países de Tellius la frontera que ellos compartían con los no humanos se componía de mar. Debido a el problema creciente de los piratas su padre había roto toda conexión con el resto de países del mundo,quedando Durban comunicado con el resto de tierras únicamente gracias a relaciones comerciales. Pero ya antes de que su padre tomase el trono las relaciones con países extranjeros eran escasas o nulas,por la piratería también. Pues tenían sus manos lo suficientemente ocupadas con esa plaga como para poder molestarse en hacer algo de diplomacia. Y si bien la intención de la actual reina era cambiar aquello,abrirse al mundo, demostrando aquello al aceptar unirse a Daein, la situación actual no le había permitido contactar con sus vecinos. No antes de la caída, y no después.

Por lo tanto no podía decir que conociese a los cuervos y los halcones en persona, si conocía a algunos miembros de dicha raza personalmente pero no al país como tal. No a Kilvas y Phoenics como comunidad. En ese aspecto los países de Tellius habían tenido mucho mas trato con los países laguz, conocían mas de ellos que ella. Era mas cercanos, había mas convivencia. Y junto con la convivencia venían los altercados, los problemas. Intento retener cada palabra del pelinegro, tenerla en cuenta, mas no tomarla como totalmente cierta. Con los años había aprendido que para conocer la verdad sobre una historia necesitaba o bien reconstruir la historia desde cero teniendo la versión de ambas partes, o un espectador realmente objetivo. En ese caso ni tenia a un representante de la raza ajena para escuchar su historia, ni su interlocutor era objetivo por las emociones que sus palabras dejaban entrever. Aunque no podía culparlo por ello,después de todo el ser objetivo era una tarea complicada, casi imposible tratándose de un tema en el que uno mismo estaba involucrado.

Lo único que sabia con certeza era que Judal no le estaría mintiendo, pero tampoco le estaba contando la verdad como tal. Y que , ante la actitud ajena y su edad no merecía la pena molestarse en hacerle ver eso, pues no podría ver aquello que no quiere ver. Aquello que el tomaba como verdad absoluta. Yuuko solo sabia que sus barcos nunca habían sido atacados por cuervos, que los mismos no habían echo nada para merecer su odio ni su inadversion, mas tampoco su apoyo y simpatía. Era una relación neutral,inexistente hasta el momento. Pero no por ello estaba bien el dejar extinguirse a toda una raza, menos aun cuando esa extinción podría implicar un riesgo para los suyos. Si todos los cuervos caían ellos serian los siguientes objetivos de esos seres una ves se quedasen sin victimas. Pues Phoenics también había caído, lo que ya era un blanco no podía volver a serlo.

No quiso opinar en el tema, y cuando iba a hacer el único aporte sobre que nunca habían sido atacados nuevas palabras salieron de los labios ajenos. La mujer, tristemente, estaba acostumbrada a ser malinterpretada. O a que todas sus palabras no llegasen. Después de todo en ciertas ocasiones tenia una manera muy rebuscada de expresarse, diciendo algo sin decirlo realmente. Dando un rodeo en lugar de presentar el camino directamente. Mas no esperaba que alguien que parecía conocer tan bien el donde la palabra y los beneficios de esta pudiese malinterpretarla también. Tal vez fuese por su juventud, aquella que te da fuerzas, energías, y también una testarudez que uno mismo no era capaz de ver. O simplemente el otro sabia manejar las palabras, pronunciarlas, pero no era bueno escuchándolas. o importaba el motivo, estaba claro que todo lo dicho por la monarca o no había sido escuchado por el o había sido malinterpretado.

-En ningún momento he dicho que me estés haciendo perder el tiempo... tampoco te he juzgado. O tus consejos me son sumamente útiles, o no me sirven para nada. He expresado las dos opciones que hay, pero no he dicho cual es tu caso. Estoy considerando tus palabras, escuchándote con atención, así que me gustaría que a cambio no malinterpretes las mías. Tampoco he rechazado en ningún momento las riquezas que planteas, solo he dicho que no son mi prioridad. Que estén en un segundo plano no significa que las rechace o me olvide de ellas, ni que se las vaya a ceder a alguien mas.

Por la actitud ajena, el corregir algo mas no seria escuchado. La reina sentía una mezcla de sentimientos,entra la decepción por el súbito comportamiento ajeno y la diversión ante ello. La acusaba a ella de no ver mas allá,de no dejarse ayudar cuando el se estaba comportando como un niño que tiene un berrinche al no conseguir lo que quiere. De manera mas sutil, mas digan y elegante. Mas o lo ojos de la monarca no era mas que una pataleta porque la mujer no le había pedido consejo directamente, ni había dicho que escucharía y obedecería cada palabra y consejo ajeno. Pero solo era su opinión, una mostrada en el primer encuentro y que podía variar. Pero que estaba segura de que era lo suficientemente acertada como para saber que nada de lo que dijera seria aceptado por su invitado. Si eso era así, para que iba a molestarse? Para que arriesgarse en entrar en un debate que solo los resentiría a ambos? No merecía la pena arruinar una buena relación, un unión que esperaba que durase décadas si no lo era para siempre, porque dos seres no eran capaces de ponerse de acuerdo con cuatro palabras pronunciadas en una conversación que había comenzado como una trivial.

Un niño, infantil, caprichoso y cabezota... nada fuera de este mundo,cualidades muy extendidas con su edad y su estatus social. Aunque también parecía tomarse su trabajo muy enserio, por lo que había odio y visto trabajaba duro por su príncipe. No iba a negarle aquello. El resto de virtudes... habría que descubrirlas.

La mujer se percato entonces de lo que no se había percatado hasta el momento al estar sumida en sus pensamientos y sus palabras. Los guardias intercambiaban palabras entre la mujer y el invitado, fijándose mas en el de manera un tanto recelosa, algunos con  molestia mal disimulada por las palabras escuchadas. Judal por otra parte esperaba una respuesta, no a lo que habían estado conversando hasta el momento si no al echo de que le había comunicado que con una montura seria suficiente para el para trasladarse al puerto.

Le sonrió con calma a sus hombres e hizo un despreocupado gesto con una de sus manos para que no se preocupase, para que le restasen importancia y no lo tuviesen en cuenta, tal y como lo estaba haciendo ella.

-En ese caso buscar una montura para nuestro invitado y escoltarlo hasta el puerto. Yo iré encaminándome para ver como van los preparativos de la flota. No os preocupéis , la diferencia de tiempo debería ser de un par de minutos nada mas....

Vio por el rabillo del ojo como uno de sus hombres llamaba a uno de los mozos de cuadra para pedirle una montura para Judal. Por otra parte el corcel de la reina ya se encontraba listo junto a la puerta que daba entrada a los terrenos del palacio. Junto al mismo, unos cuantos pasos por detrás, las monturas de aquellos que cabalgarían junto a ella hasta el puerto. Uno de sus hombres le ofreció una mano para ayudarla a montar, y a pesar de no necesitarla la acepto. Era capaz de subir por si misma, mas con las vestimentas que solía portar no era tarea fácil. Por ello era una de las pocas cosas en las que aceptaba cierta ayuda.

Una vez acomodada espero a que su guardia montase también,quedando varios de los hombres atrás para escoltar a Judal en breves instantes. Cuando todos estuvieron listo la mujer espoleo a su caballo y partieron, a buen ritmo sin llegar al galope, montaña abajo. Pues a pesar de ser conocedores del terreno el ir demasiado deprisa por el sendero de la montaña podía llegar a ser peligroso, un terreno mas resbaladizo que de costumbre, una roca en mitad del camino... cualquier cosa podría ser un pequeño obstáculo falta para la montura y el jinete.

Aun así llegaron rápidos al puerto, donde el capitán de uno de los navíos se acerco a la mujer nada mas entrar la misma en su campo de vision. Quedando frente a ella cuando su montura se detuvo, ofreciéndole la mano para ayudarla a bajar al mismo tiempo que le informaba del estado de los navíos. De que los preparativos ya habían sido completado  y que todos estaban listos para partir en cuento diese la orden.

-Buen trabajo. Partiremos en breves, en cuanto el resto de mi guardia y uno de mis invitados alcancen este lugar.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Mar Oct 31, 2017 7:28 pm

Ya marcaba en su mente como era la monarca y acostumbrado a tratar con ese tipo de nobles solo dedicó una sonrisa afilada, no tan bien actuada, y asintió una única vez con su cabeza mientras montaba. No le debía nada y no era aliada formal de Daein aún, él hablaba y daba su consejo cuando se le escuchaba y tomaba en cuenta, no gastaría saliva en palabras que podrían o no ser tomadas. La monarca parecía tener ya una idea fija en lo que haría con Kilvas y en su posición como auxiliadora y no como conquistadora, con sub-humanos más encima. Comenzaba a sospechar que la pasión de su señor por aquel país era más impulsado por un escote que por verdadera mente política. Dedicó el camino hacia el puerto para pensar en lo que estaba haciendo y en lo que tendría que hacer a continuación, acompañar a un viaje hacia Kilvas podría ser sumamente productivo, tendría verdadera razón para que sus palabras fuesen de peso frente a Pelleas si tenía que argumentarle, no simplemente un encuentro casual en un pasillo. A parte si se mostraba cooperativo menos razones tendría para no creerle dispuesto a considerar sus deseos de entregar tanto a aquella mujer. Recapituló lo hablado e hizo una pequeña lista de lo que había aprendido de aquella mujer y decidió que no llegaría a nada intentando hablar de forma razonable.

Al llegar entregó el caballo en el puerto y subió al barco con decisión haciendo una inclinación de cabeza hacia el capitán a modo de saludo. Contaba con sus dagas por cualquier inconveniente y el viaje no sería largo en todo caso, en aquel archipiélago donde hasta a los cartógrafos se les volvía confuso que isla pertenecía a donde los viajes eran bastante cortos. Se acomodó el cabello sobre uno de sus hombros y ajustó el agarre de su capa en su pecho para que no tirase de su cuello cuando el viento del mar azotase con más fuerza - Espero que no le moleste si le acompaño, tendré una visión mejor de la situación de Kilvas desde mis propios ojos y podré llevarle un informe más exacto al príncipe Pelleas. - no expresaba que quisiera realmente participar de aquella excursión ya que la realidad es que no quería. No era un luchador apto y si bien ya tenía suficiente experiencia en el campo de batalla como para defenderse y dar muerte si era necesario, no quería poner en riesgo su propia vida, ya había ido en una pequeña montaña rusa donde se había sentido en la cima, invencible, capaz de hacerle la par a un mercenario experimentado hasta que se tuvo que ver solo en el campo de batalla y había tenido que detener con su propio cuerpo la espada de un enemigo para salvar a la única persona en el mundo por la cual arriesgaría su vida. Era un ser mortal y había temido por su vida, no quería repetirlo.

El movimiento del barco fue notorio en un principio mientras se apartaban del puerto pero una vez que emprendieron ruta derecha ya se estabilizó y el pelinegro pudo finalmente acomodar su estomago y respirar el aire salado del mar, horrible para él, consideraba que secaba su piel y dejaba su cabello opaco pero tenía los aceites y ungüentos necesarios en el castillo para cuando regresase. Se mantuvo alejado de la monarca permitiéndole intimidad con sus guardias o con quien desease hablar, él en cambio pasó la mayor parte en silencio cerca del capitán observando el horizonte, le hizo varias preguntas sobre las actividades marinas cerca a Kilvas y sobre los altos picos que se veían en el horizonte. No se esforzó en mantener conversación siquiera limitándose solo a la información que se le brindaba. El grito del vigía les hizo alertarse, frente a ellos en una de las islas menores se veían en los cielos un grupo pequeño de grandes aves negras que peleaban con un jinete wyvern en el aire mientras desde la costa de una pequeña isla, subidos sobre una saliente, un grupo de arqueros intentaba bajarlos. El agua estaba calma y se podía ver la mancha roja extenderse cada vez más donde flotaban dos cuerpos de hombres alados y un gran wyvern que moribundo se aferraba con sus garras al borde de la isla jadeando y gruñendo a un cuervo que bajaba constantemente contra este arañando contra la herida piel escamosa.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Nov 19, 2017 6:22 pm

La mujer subió al barco,encontrándose frente a frente con el capitán del mismo quien la recibió con una reverencia. El hombre le informo una vez mas y de forma breve de que los preparativos estaban listos , y de cual seria la formación y la ruta a tomar por los barcos que formasen parte de la expedición. El resto de sus hombres, junto con su invitado, comenzó a embarcar casi al mismo tiempo en el que la pequeña charla entre el capitán del navío y la monarca finalizaba.

Ante las palabras del consejero de Daein lo recordó. La invitación de acompañarla hasta el puerto,en ningún momento habían hablado de que le acompañase a Kilvas por mas que la mujer ya lo diese por echo.

-No es molestia alguna,de echo lo esperaba... Sera un honor para mi que quieras acompañarnos aun cuando no es tu obligación... Te lo agradezco... Aunque si me disculpáis hay algunas cosas que debo tratar con mis hombres durante el viaje,por lo cual no podre haceros compañía durante el mismo.Si necesitáis cualquier cosa durante el viaje no dudéis en pedírselo a cualquiera de mis hombres. Si me disculpáis...

Para cuando se separo del acompañante de Pelleas todos habían embarcado ya y el navío se había puesto en movimiento. Abandonando el puerto y liderando la expedición,marcando el camino a seguir para los navíos que partieron tras ellos. El mar estaba en calma y tenían el viento a favor ,por lo cual un viaje corto de por si lo seria aun mas en dichas circunstancias.

La idea era hacer un reconocimiento por las costas del país vecino. Sin una idea en concreto o un rumbo fijo. Acercarse,examinar, y si se encontraban a simple vista con emergidos acabar con los mismos. Si ese no era el caso desembarcarían en una de las islas e investigarían los alrededores de la zona de desembarque,mas en busca de emergidos que de cuervos. Si encontraban cuervos por el camino y deseaban ser evacuados lo harían,tal y como había ocurrido con anterioridad. Pero la prioridad siempre había sido el eliminar a la amenaza tan cercana a su propia isla,antes de que dichos engendros decidieran viajar de una isla a otra. Limpiar el país vecino como medida de prevención para el propio.

Habia que decidir entonces las acciones a tomar dependiendo del caso. Si se encontraban emergidos en la costa decidir si desembarcar o no para luchar contra los mismos.Si encontraban la tierra vacía decidir donde detenerse y bajar de los barcos y cuanto alejarse de los mismos para reconocer el lugar. También de ser así como organizarían  los grupos. Dejar las opciones preparadas,aunque fuese de forma general.

No quedaba mucho para alcanzar su destino,tampoco quedaba mucho para finalizar la conversación llevada a cabo en el camarote de la monarca cuando un soldado entro al lugar.Sin aliento y sin esperar a que respondiesen al toque que había dado en la puerta para que le diesen paso a la instancia. Aviso de que el vigía había divisado algo, no solo una de las islas menores a las que se acercaban.Si no el avistamiento tanto de cuervos como de emergidos.

No tardaron mucho en ponerse en pie y dirigirse a la cubierta,donde la mujer no tardo en divisar las figuras aladas del cielo. Tanto la de los laguz como la del wyvern ,que teniendo en cuenta las circunstancias del país suponía que pertenecía a los emergidos.

El rostro de la mujer no mostró la sorpresa que sentía. La idea de hacer pequeñas incursiones en Kilvas había sido medianamente reciente, y la reina no había participado en muchas de ellas. Quizás era por eso que era la primera vez que presenciaba la lucha de los cuervos contra los emergidos. Hasta el momento solo se había encontrado con un cuervo,el cual en lugar de luchar intentaba huir de esos seres. Y hasta donde ella tenia entendido apenas quedaban laguz de ese tipo en la isla,siendo la mayoría masacrados por los emergidos. Los pocos que quedaban se escondían de ellos. Por ello no esperaba verlos ,mucho menos luchando con semejante inferioridad numérica y de manera tan desesperada.

Si era sincera,su plan era reducir poco a poco el numero de emergidos en la isla. Luchar contra ellos. Y la presencia de los cuervos en ese lugar,en esos momentos,no era mas que una molestia. Un blanco fácil que podría interponerse entre sus ataques y los del enemigo. Unos seres que fácilmente podrían acabar en el fuego cruzado, o volverse contra ellos por ser extranjeros en su territorio.

Pero no habían ido hasta allí para darse media vuelta como si no pasase nada después de encontrarse de frete con el enemigo.

Salio un momento de sus pensamientos al ser llamada por unos generales a su lado.Su simple titulo dicho con suavidad... una manera indirecta de esperar sus ordenes ,pues esa situación no la habían contemplado.

-Ignorar a los cuervos. Nuestra prioridad es acabar con los emergidos. Nos acercaremos poco a poco en la isla, la rodearemos parcialmente.

La isla era pequeña,pero con la cantidad de navíos que habían ido no lo suficiente como para rodearla por completo.

-Quiero a todos los arqueros , a los magos con afinidad de rayo y a la mitad de magos de viento apuntando a los wyverns. Olvidaros de todo lo demás,derribar y acabar con esos seres en cuanto entren en vuestro rango de ataque. Los demás apuntar a los arqueros. Intentaremos acercarnos lo suficiente como para poder atacarles con nuestra magia sin necesidad de desembarcar,aprovecharemos que están distraídos luchando contra los laguz para acercarnos lo máximo posible. Así que no llaméis la atención antes de tiempo. Todos los soldados de segunda categoría que se preparen para desembarcar.No creo que desde el barco estemos a la distancia suficiente como para poder acabar con ellos,tampoco sabemos si los enemigos son solo ellos hoy cuentan con refuerzos,así que la prioridad es alcanzar la isla y desembarca.No os confiéis ni cuando el enemigo haya caído. Adelante!


La voz sonó clara y alta,mas elevada de lo usual para que todos a su alrededor lo escuchasen pero sin llegar al grito. Sabían que una vez dicha la orden la misma seria transmitida tanto al resto de soldados como al resto de navíos. Los magos comenzaron a acercarse a las barandillas del barco,de la misma manera los arqueros. Los soldados que portaban armas de metal,de corto alcance,los que eran una minoría en el ejercito. Tomaron sus armas y comenzaron a moverse por el barco,para ayudarle a ponerle el rumbo adecuado,para ayudar a desembarcar buscando las herramientas necesarias para ello.

Y mientras la cubierta se llenaba de movimientos frenéticos y de gente tomando posición la reina se acerco a su invitado. Después de todo el mismo había decidido acudir con ellos,pero no había dicho cual seria su posición si alguna vez entraban en combate. La mujer se posiciono a un lado,mientras tomaba su propio tomo,que colgaba de su cadera ,entre sus manos. Soltando el lazo que hacia que colgase de ese lugar y sujetándolo,aun cerrado

-No me habéis dicho,si deseáis ser un mero observador o queréis entrar en combate. Sea cual sea la postura que deseéis tomar no importa,ambas me parecen correctas en vuestra situación, pero me gustaría saberlo... No deseo que el acompañante del príncipe corra ningún riesgo o sea dañado,pero tampoco conozco vuestras habilidades a la hora de luchar como para poder aconsejar sobre que opción es la mas adecuada para vos...
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Dom Ene 28, 2018 9:47 pm

- Como no podría ser de otra manera, su alteza. Atienda sus asuntos y no le molestaré. - ya se había rendido con intentar razonar con ella, su opinión estaba formada y cada cincelada que daba solo revelaba más lo que temía. Obediente como sabía ser con la realeza, sobretodo la terca, bajó su cabeza y le permitió continuar tomando él su camino hacia la embarcación y solo disfrutar del corto viaje. Ella era reina y tenía poder sobre la tierra que pisaba, pero no era su señora, su señor era otro y allí era donde estaba su fidelidad y consejo.

Normalmente no disfrutaba de los viajes en barco, su forma poco masculina de vestir y bastante reveladora era un llamador para los marineros aburridos y de manos inquietas que pasaban mucho tiempo lejos de puerto, pero en aquel barco él poseía poder, si algo malo le pasaba repercutiría directamente en la reina, pues sabía que su señor no se quedaría de brazos cruzados. Era un hombre muy pasivo en muchos aspectos pero con el correcto impulso podía lograr que ese hombre moviese montañas. Sus antebrazos se apoyaban en el borde de la gran embarcación y miraba el horizonte moteado de pequeñas islas, prontamente llegó a divisar como una fina linea divisoria entre cielo y mar, la isla más grande. Mirar hacia algo quieto le ayudaba a manejar el mareo que podía producirle el navegar, en un principio había pasado muy mal sus viajes en barco pero al comenzar a viajar asiduamente comenzaba a controlar mejor sus nauseas, sobretodo al aprender aquellos pequeños trucos que le ayudaban.

Se encontraba sentado sobre una gran bolsa de polvora, dura y de agradable aroma para él, trenzando su cabello cuando vio pasar apresuradamente a un soldado. Ató apresuradamente su cabello a medio camino y saltó sobre las tablas yendo en dirección opuesta, al ver a los hombres preparándose y escuchar sus ordenes no dudó en lo que ocurría: encontraron lo que estaban buscando, emergidos. Elmovimiento en el barco se volvió evidente, la totalidad de hombres en este comenzó a tomar posiciones con sus armas en mano, demasiado organizados... algún general debía estar en cubierta y él aún no lo había visto.

Al avanzar, ya habiendo divisado a los enemigos en el aire, totalidad de enemigos a sus ojos, emergidos y laguz por igual, fue que vió finalmente a la persona que daba las ordenes, para su sorpresa, la misma reina. Era extraño, de donde él venía, ver mujeres al poder, y más aún en poder militar. Tenía conocimiento que en Daein habían altos cargos militares ocupados por mujeres, pero no los había visto en Begnion, Altea ni Nohr cuando estuvo en dichas tierras, al menos no activamente marchando a la par de sus tropas. Se acercó en silencio, observante, y solo habló cuando se le dirigió la palabra - Mi aporte en el campo de batalla puede ser muy grande o muy humilde, dependiendo de que habilidad desee utilizar: soy muy hábil con las dagas, tengo buena puntería y me se defender muy bien, pero como sabrá no es un arma que pueda hacerle mucho frente a grandes enemigos como nos enfrentamos, en cambio, si me pone junto a sus mejores hombres puedo hacer que rindan el doble, disponga de mi a su gusto. - nuevamente se mostró servicial y humilde, aunque con su mirada y mentón en alto, observando a las figuras aladas que se aproximaban en combate al barco.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Miér Feb 21, 2018 5:53 pm

La reina no sabría valorar si la respuesta del consejero le era de utilidad. Si la misma era clara o ambigua y difusa.Si le daba información o apenas le aportaba nada... Porque por una parte especifico su arma,sus habilidades con la misma y el echo de que sabia defenderse con las dagas, cosa que a oídos de la reina significaba que no las portaba por portar ,por hacer bulto. Si no que tenían cierto uso... Pero por otra parte disponía de otra habilidad, una que no conocía,que no había sido descrita... solo los efectos de la misma. Informando sin informar... Despertando así la curiosidad de la reina...

La mujer no pudo evitar sonreír ante ello. Ante la curiosidad que el otro había conseguido despertar en ella....

Los wyverns y cuervos estaban demasiado lejos de su alcance. Quedaban descartados. Si realmente iba a involucrase en la batalla tendría que ser en tierra firme, algo que alguien no acostumbrado a la mar lo agradecería. Aunque no sabia si Judal seria el caso,pues no lo había preguntado.

-Al final la decisión recae sobre mi... No se si es por otorgarme el privilegio de elegir, o porque confiáis en vuestras habilidades decida lo que decida... Me gustaría pensar que es la ultima opción, es mas interesante,mas beneficiosa dada la situación... No os preocupéis, no tenéis que responderme....

Murmuro junto al consejero, permitiéndose expresar sus pensamientos en voz alta, pues eran unas palabras que no tenia problema en compartir con Judal.

Mas era mejor no distraerse y tomar una decisión. Alzo la mano ligeramente ,la palma extendía. El general alternando la vista entre su reina y el paisaje frente a el. Los cuervos y los emergidos luchando en el cielo, las flechas volando desde la isla cuya costa estaban a punto de tocar. Las anchas tablas de madera que servirían de puente para un desembarco rápido apoyadas sobre las barandillas de los navíos,con una gran parte de su superficie fuera.

Por mas buena puntería que tuviera Judal no creía prudente que se enfrentase a tanto arquero,era su daga contra docenas de flechas en el mismo instante.Estaba seguro de que nada le sucedería, pues no iría solo si no con sus soldados,y si les confiaba su propia vida también les confiaba la de su invitado. Mas aun así no era una opción que le agradase mucho. Sin embargo la idea de que sacase partido a sus hombres,que rindieran el doble... Mucho mas practica,mas beneficios... Y sobretodo,deseaba ver como lo lograba.

-Me gustaría ver como lográis sacar el doble de rendimiento de mis hombres. No me malinterpretéis, no dudo de vuestra palabra,al contrario... La manera en que lo hagáis y los resultado... todo ello parece ser un espectáculo digno de verse.

Con la mano libre señalo sutilmente al general que aun permanecía a la espera,confundiendo ligeramente al hombre con dicho gesto.

-Acompañar a mi general entonces. Es uno de mis hombres mas fuertes, estoy segura de que juntos conseguiréis grandes resultados, y de que no permitirá que nada malo os ocurra. Si necesitáis cualquier cosa pedírselo a el... Según como avance la batalla puede que me una a vosotros....

La mujer permanecía con la mayor parte de su atención centrada en la isla.... La isla a la cual se habían acercado lo suficiente como para poder desembarcar.Cuando descendió de golpe la mano que hasta el momento había mantenido en alto los gritos se dejaron escuchar ,las voces de los general y capitanes ordenando que todo comenzara. Los puentes de manera fueron desplegados,uniendo las embarcaciones con la tierra. La mía y las flechas disparadas,unidas a las de los emergidos que hasta ese momento ,centrados en su propia batalla,no se habían percatado de ellos. Pero en esos momentos,por el ruido,por las acciones,por el movimiento,era imposible no saber que el ejercito de Durban había llegado.

Los emergidos, los cuervos,los soldados de las islas...todos eran conscientes de todo,todos estaban listo para luchar... una  batalla a tres bandas que acababa de comenzar.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Judal el Sáb Abr 14, 2018 11:02 pm

Estar en el mar era algo que no disfrutaba en lo más mínimo, demasiadas malas experiencias que habían marcado en sus primeros viajes que le hacía mirar mal a todo hombre de mar y no estar en mejor humor sobre un barco. Sin embargo sabía que podría ganar muchos puntos con su señor si se prestaba con la reina y se mostraba servicial y útil... y de paso recaudaba algo de información sobre las intenciones de la pelinegra en las tierras que Daein le ayudaría a obtener.

Tomó su posición y su papel de inmediato, observó al confundido general que no parecía muy conforme de ser emparejado con un hombre de dudosa apariencia, sin embargo el pelinegro se acercó con confianza tras dar una inclinación de cabeza hacia la monarca y estiró sus brazos uno por detrás de su cabeza y enseguida el otro mostrando la flexibilidad de su cuerpo y precalentando para la batalla. Miró a la distancia las flechas que surcaban el aire con fiereza impactando con violencia contra los hombres bestia que caían al agua sin oportunidad de supervivencia. El barco se sacudió al tensar las cadenas del ancla y las tablas cayeron con un estruendo contra la costa - Dirige a tu escuadrón, yo me encargo de que se motiven. - le dijo al general, su habilidad con la danza podía alcanzar a más de un hombre y pensaba lucirse frente a la reina, más si era una habilidad desconocida en sus tierras. Podía esperarlo de un puerto lleno de piratas y bastante aislado del mundo.

Adelantó un pie y ladeó su cadera, la cintura pareció quebrarse al echar hacia atrás su cuerpo y levantó una de sus piernas derechas al aire. La tela de su túnica se deslizó por sobre su cuerpo y el traje ajustado de mago arcano apegado a su cuerpo dibujó su figura androgina con las telas scuras cubriendo convenientemente sus partes masculinas. Quien no lo conocía y solo lo veía de lejos podía confundirlo con una dama de pocas carnes, más por su largo cabello que acompañaba sus movimientos. No necesitaba música para iniciar, el ritmo de la batalla era suficiente para dar una vigorosa voltereta, golpear con sus manos el piso para despegar su cuerpo del mismo y caer con sus dos pies, continuando el movimiento con un giro, sosteniendo su capa la utilizó como accesorio  a su baile trazando una media luna en su movimiento. Al bajar su cuerpo y dejarlo por unos momentos quieto sintió la energía que emanaba de las tropas, habían hecho una pequeña pausa de su tarea para observar el pequeño e improvisado espectáculo y ahora sentían la adrenalina golpearles, sus voces se hicieron oír en un grito bajo en principio pero que subió con confianza y alzando sus armas corrieron hacia el objetivo más motivados de lo que su general los había visto en su vida.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
31


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Mayo 13, 2018 5:42 pm

La reina conocía su papel a la perfección, siempre lo había echo. Observando a su padre,sus palabras y sus acciones,las situaciones en las que se veía envuelto. Estudiando la historia de su casa,de su país,las monarquías y países vecinos. Sabia que debía gobernar las islas, y eso significaba gobernarlo todo. Un cambio de situación no iba a cambiar eso, no cuando aun se encontraba dentro de sus propias tierras. No había diferencia entre el salón del trono y el campo de batalla,su deber era reinar sobre ambos. Y por ello en esos momentos tenia que luchar,pero mas importante que todo ello, debía comandar a los suyos. Ordenarles. Y entonces,con su deber cumplido, si la situación se lo permitía o le obligaba a ello ,entonces lucharía. Como cualquier otro soldado. Pero no ahora.

El tener que controlar y mandar sobretodo hacia que la atención de la mujer tuviese que estar enfocada en la batalla,en toda ella. Permitiéndose en contadas ocasiones desviar la misma a una zona en concreto,cuando cierto escuadrón estaba en peligro o una parte de la formación caía se permitía enfocarse en ella. Aunque siempre intentaba ,aunque fuese en menor medida,estar atenta a sus alrededores.

Era duro y en muchas ocasiones la cantidad de eventos,la rapidez de los mismo, impedían que lo que su ojos captasen no fuese capaz de ser procesado por su mente por completo. Pero años de practica,de observación, hacían que fuese capaz de captarlo todo de forma eficiente. O al menos eso creía ella.

Intentaba que ese día no fuese diferente,pero había una pequeña diferencia. La curiosidad. Responsable de grandes descubrimientos y de grandes caídas. Los ojos de la reina,atentos y enfocados a la batalla frente a ella.A los hombros que ya habían descendido de los navíos,a aquellos que con algo mas de retraso terminaban de preparar el desembarco en esos instantes, los que ya habían alcanzado a los arqueros y los hacían caer,tanto por el filo de sus armas como por la fuerza de sus magias. Los arqueros enemigos girándose confusos,algunos cambiando con rapidez el objeto de las flechas,aprovechando las cuerdas tensadas y los proyectiles preparados para atacar a aquellos que acababan de lanzarse contra ellos. La confusión en los cuervos, sus dudas y incertidumbres,sus los cuerpos de algunos apenas manteniéndose en el aire mientras sus plumas caían al agua. Como algunos de ellos eran alcanzados por los emergidos,como unos pocos aprovechaban la confusión para huir... o intentarlo...

Los ojos de la reina captaban todo aquello. Y al mismo tiempo se desviaban, mas de lo que a la monarca le hubiese gustado, al lugar donde su invitado se encontraban. Siendo llamados por la curiosidad,por el querer saber que era lo que el otro haría con sus hombres.

Pudo observar entre vistazos a sus hombres quietos,su atención no en la batalla si no en la figura ajena. Los movimientos de Judal captados no en su totalidad,pero lo suficiente como para que la reina entendieses sus acciones. Lo suficiente como para poder apreciar flexibilidad y fuerza del cuerpo ajeno, la naturalidad con la que realizaba los movimientos,como controlaba su cuerpo a la perfección creando música sin instrumentos,con tan solo sus propios movimientos.

La reina sonrió,al entenderlo. No era magia, aunque algunos podrían considerarlo como tal, ni una técnica secreta o desconocida. Era algo mas simple y mas complejo . La danza,la música,el arte...los sentimientos que lo inspiran y que se transmiten con ello. Era la motivación, convertida en fuerza y adrenalina, provocada por la figura del consejero del príncipe Pelleas. Curioso hombre el que el noble tenia a su lado, fascinante de una manera positiva.

Yuuko observo como aquellos que habían apreciado el baile de Judal se lanzaban a la carga,con mas fuerza y energía de o usual. Como masacraban sin piedad al enemigo concentrado frente a el, con tal fuerza que los emergidos se tenían ninguna posibilidad contra ellos, no tenia fuerza para defenderse ni tiempo para retirarse. Algunos cuervos aprovechando la distracción se lanzaron al ataque,unos atacaban a los emergidos,matándose entre ellos. Otros mas confusos se lanzaron hacia los humanos, no tardando en caer al introducirse en la batalla que se libraba entre el ejercito de las islas y esos seres de muerte.

La reina observo como la batalla comenzaba a descompensarse,habiendo su general y sus tropas roto la formación del enemigo y masacrando una buena porción del mismo. Mucho de los emergidos intentaron entonces moverse, alejarse del enemigo contra el que luchaban para ir allí donde los soldados atacaban con mas fiereza, con la intención de ayudar a los suyos.Unirse ,replegarse y seguir dando batalla. Como si fuese a permitirlo.

La reina dio las ordenes, confiaría en los suyos y en Judal, ordeno que sus tropas dejasen esa posición a ellos y se repartiesen mejor, se juntasen mas y no dejasen que los emergidos acudiesen en la ayuda de los de su especie. Que no se juntase,que no tuviesen opción de retirarse ni de planear nada.

Sus ordenes no tardaron en ser transmitidas y aplicadas. Fruto de la experiencia ya adquirida,tanto por ella como por sus hombres.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [5]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4957


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Encuentros y conocimientos necesarios [Judal-Yuuko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.