Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Dom Ene 15, 2017 6:15 pm

Tan inhóspito pero a la vez tan acogedor. El Castillo Krakenburg era el lugar donde habitaba la familia real de Nohr, cuya localización contrarrestaba el frío invernal que azotaba los demás reinos debido al calor que desprendía el magma herviente. El terreno estaba formado por roca y ceniza mientras que la vida vegetal era inexistente por sus inexpugnables alrededores. También escaseaba la luz natural y Felicia prendía las velas de la lámpara de araña que colgaba de la cocina cuando le apetecía perfeccionar sus artes culinarios en secreto. Hoy era uno de esos días. Los pasillos quedaban desiertos cuando se acercaba la hora de dormir. Aprovechando la ocasión, la fémina marchaba con gran disimulo hacia los hornos y de vez en cuando se giraba para asegurarse de que nadie la siguiera. Una vez que llegaba a su destino, cerraba la puerta haciendo el menor ruido posible, tomaba las escaleras para encender la iluminación y acto seguido, las regresaba de vuelta a la esquina para afianzar el nudo de su delantal antes de ponerse manos a la obra.

Esto ya esta y ahora, de vuelta al armario. — Dijo en voz alta para sí misma, refiriéndose a uno de los muchos que había limpiado a lo largo de la jornada laboral. Abrió el inmobiliario de madera que yacía sobre su cabeza y agarró un grueso libro de recetas titulado "Confitería y repostería" para después abrirlo por la página número 62. Nunca llegó a reanudar las clases de gramática y lectura que recibió en la Tribu del Hielo pero algo tan básico como esto, entendía a duras penas. Después de todo, empleó todo el tiempo de su vida en la ejecución de las labores domésticas. Hoy iba a probar suerte con la tarta de fresa y nata, uno de sus postres preferidos.

A ver, a ver... — Echó un ojo a la lista de ingredientes, usando uno de sus dedos índice para o saltarse ningún renglón por accidente. — Fresas, azúcar, gelatina neutra, ... — A medida que los iba diciendo, iba y venía reiteradamente de la despensa hasta la cocina; cargando los alimentos con los brazos hasta colocarlos sobre la mesa para continuar leyendo. — ... galletas, mantequilla y nata. — Para este último producto, buscó por todos rincones pensables. Incluso en lo más profundo de las estanterías de ambas habitaciones sin éxito. — Vaya, voy a tener que hacerla antes de continuar.

Dicho esto, pasó páginas hasta dar con los pasos a seguir para elaborar nata casera desde cero. Para ello, encendió la hoguera, tomó un caldero pequeño, lo suspendió en el aire sobre el fuego con la cadena y vertió leche de vaca junto a la mantequilla para que fueran mezclándose. A continuación, agarró una paleta de madera y fue removiendo continuamente la mezcla mientras tarareaba una canción. — Tú eres las grises olas del océano. ~ ♪
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Miér Ene 18, 2017 1:13 am

El nuevo mayordomo del príncipe Xander era un varón hacendoso e incansable. Originalmente un pobre refugiado de un incidente con emergidos, separado de los suyos, actualmente tenía su sitio entre la servidumbre del castillo como uno más. Si bien su deber era con el príncipe antes que nada, cuando no se le veía atendiéndolo a él, se le encontraba ocupándose en una cosa o en otra, desde la cocina hasta los arreglos de costura y confección. Aparecía en prácticamente todos lados, hacía un poco de todo y ayudaba en lo que fuera. Sin importar la situación o la hora del día, noche o madrugada. Sí, Seimei estaba haciendo un gran esfuerzo por destacar. No hacía falta decir que sabía variados oficios por su condición de esclavo perdido de sus amos, sólo había dicho ser un mayordomo de mucha práctica. Y lo demostraba en toda forma que le fuera posible. ¿Para qué? ¿Por qué el esfuerzo? Fácil: era ambicioso, muy ambicioso, y ya tenía una meta en mente. Para la cual, lucirse era fundamental. Lo que deseaba no era a Nohr, no quería meter ni una garrita en el poder del príncipe, tampoco andaba cazando riquezas pues no solía tener una sóla moneda suya. No deseaba manipular a nadie (no más de lo necesario, dicho sea), ni hacerle mal a los habitantes del castillo (a menos que alguien se lo mereciera, claro). Para alguien con la sed ambiciosa que Seimei tenía, su deseo era en realidad uno muy simple: mientras estuviera, quería ser el mayordomo principal y amo de llaves de ese castillo. ¿Por qué? Porque sí. Porque no había nada más placentero que mandar y porque estaba seguro de ser mejor en tareas domésticas, organización y administración que cualquier otra persona por allí. Tenía que ser el mayor entre la servidumbre, el más de los de abajo. En algún momento tocaría terminar su relación con el príncipe e irse de Nohr, pero mientras tanto, eso era lo que quería, la meta que se había puesto. No se rendiría ni se conformaría con menos. Mayordomo en jefe o mayordomo en jefe.

Por eso siempre estaba atento a todo lo que sucedía en el castillo, intentando enterarse, ponerse por encima, tener control. Vigilaba a los demás todo lo que podía, intentaba ser el primero en levantarse y el último en dejar las tareas, en parte también para poner buena cara ante ellos y dar la impresión de que les facilitaba el trabajo. Si algo irregular pasaba, de alguna forma u otra se terminaba enterando. Por eso, el ambicioso y bastante obsesivo laguz dio un paseo de más alrededor del piso antes de retirarse a dormir, momento en el que detectó la luz saliendo debajo de la puerta. Del bolsillo de su uniforme colgaba una pequeña cadenita, unida a un par de llaves, incluida la de la cocina que estaba seguro de haber cerrado. Claro, muchos otros miembros de la servidumbre tenían esa llave. ¿Pero para qué entrarían fuera de hora? Un poco irritado por un acto fuera de horario y su control, marchó hacia la puerta, que abrió suavemente para observar a la persona dentro. ¿Estaba cocinando? ¿A esa hora?

-
Hm... ¿Felicia? -

Se sabía la mayoría de los nombres, conocer a los demás era importante para su meta y esperaba estar en acierto. Miró a la mucama de cabello rosado junto a la olla. Su felina nariz detectaba aromas dulces, pero suaves. Se acercó un poco más, todavía con la puerta abierta, poniendo desde ya su voz más gentil y suave. Era una persona de modales, y de modales muy humanos, fuera de las orejas sobre su cabeza y la cola de suave y largo pelaje a su espalda. No podía adivinar qué cocinaba, pero esa parte no importaba. Le sonrió al hablar, pretendiendo detener lo que fuera que sucediera ahí.

-
¿Qué haces, linda? Nos levantaremos temprano para hacer el desayuno, no es necesario dejar nada preparado. Venga, deja eso y cerremos la cocina, es hora de dormir. - Estiró el brazo hacia la puerta, invitándola a salir con él. "¿Será que quería dejar algo hecho para lucirse también? Que no te luzcas más que yo..." pensó con sospecha.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Dom Ene 22, 2017 6:15 pm

Remover, remover y más remover. Aplicaba fuerza con una mano para terminar por partir la mantequilla, al mismo tiempo que iba realizando movimientos circulares con la propia paleta dentro del caldero. Según tenía entendido, la grasa de la barra ayudaría a que la leche estuviese más densa y al batirla se formara la nata que tanto le interesaba sacar. Ya a primera vista, se veía demasiada cantidad aunque luego necesitara tanto nata líquida como la clásica batida. A pesar de tantos años de servidumbre, la criada continuaba sin calcular bien las cantidades aunque siempre le quedaba la opción de guardar lo que sobre para otro día. Cuando observó que el contenido se había diluido perfectamente gracias al calor, apagó el fuego y optó por dejarla reposar un poco a que se enfriara. Mientras pensaba como se las ingeniaría para levantar tanto peso ella sola, escuchó a alguien hablándole por detrás.

¡Woah! — Exclamó con cara de sobresalto, dando un pequeño respingo y girarse rápidamente hacia el origen de la voz. Ni en sus peores días sentía el corazón que se le fuera a salir del pecho. El repentino movimiento de brazos que hizo Felicia al voltearse casi provocó la caída del caldero. Menos mal que el ruido que hizo la paleta al colisionar con el hierro atrajo su atención y estirase los brazos a estabilizarlo. Solo después pudo liberar un breve suspiro para observar acto seguido el rostro del sujeto. — E-Eres tu, Seimei. Ni te oí entrar de lo concentraba que estaba. Tampoco fue mi intención gritar de esa manera. Nunca imaginé encontrarme con alguien tan tarde. — Tartamudeó a inicios, presa de la vergüenza que recorría sus sonrojadas mejillas. Ella reconocería esas peculiares orejas gatunas incluso con las luces apagadas. Lucía tan nerviosa que la pillase in fraganti cocinando y a punto de cometer un estropicio que alternaba su visión cada poco tiempo; mirándolo a los ojos para luego admirar el suelo reiteradamente. El felino era el principal tema de conversación entre la mayoría de los sirvientes desde que llegó al castillo. Todos los comentarios que escuchó la fémina de bocas ajenas no eran precisamente positivos. Que si se trataba de un sucio laguz, un parásito, un manipulador empedernido, un usurpador de galardones y mil insultos adicionales; criados recelosos de que el mismísimo Xander fuera quien lo trajo y deseosos de recibir algún día el mismo trato de cercanía. Sin embargo la chica consideraba a Seimi como un compañero y un gran trabajador. Es mas, hoy era la primera vez que hablaban directamente el uno con el otro sin que la presión laboral los vigilara.

Ya más tranquila, escuchó al chico y negó con la cabeza antes de atreverse a responder con la sinceridad atrapada en un puño. Sería la primera persona en descubrir su secreto porque así decidió decírselo en lugar de intentar esconder el bulto. — Seguro te habrás dado cuenta que mis servicios son la vergüenza de la profesión y un insulto para todas las personas que la desempeñan. Sin importar cuan fácil es la tarea que me encomienden, la termino fastidiando y no cumplo con las expectativas del trabajo. Es por eso que siempre dedico unas cuantas horas de mi tiempo libre para practicar, y con practicar no solo me limito a reproducir recetas. También entreno llevando tazas en la bandeja sin mirar abajo mientra subo y bajo escaleras o confeccionar desarreglos sencillos con aguja e hilo. — Confesó. — Aprovechando que es el único momento del día que nadie pisa la cocina, quería aprovechar para perfeccionar mi repostería pero ya estaba teniendo demasiada suerte. — Curvó ligeramente sus labios, alzando el mentón para sonreír con dulzura al muchacho debido a la ligera diferencia de altura. En ese momento tenía las manos posadas a la altura del delantal. — Eres el primero en saberlo y me harías un favor enorme si no se lo contaras a nadie. Sería demasiado vergonzoso para mi.

Mientras aguardaba una respuesta por parte ajena, dejó un breve silencio y prosiguió hablando al poco tiempo después. Felicia era consciente de lo mañoso que era Seimi para este tipo de trabajos. Siempre acabando la jornada con resultados excelentes y proponer que la ayudase sin existir tanta confianza entre ellos, sería incómodo para ambos. A parte que tampoco iba a robarle horas de su sueño. — Prometo que devolveré todo a su sitio y limpiaré lo que ensucie en cuanto termine. Hasta entonces, te deseo dulces sueños. — Y dicho esto, esperó la siguiente acción del susodicho.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Miér Ene 25, 2017 12:31 am

Por un momento tuvo una visión de desastre frente a sus ojos, como quien ve su vida pasar en una experiencia letal. Lo que imaginó vívidamente fue el caldero volcándose, el daño que le haría a la criada, al piso de la cocina, al mismo caldero quizás, por no mencionar la suciedad... sus pupilas se contrajeron al alarmarse, quedando como dos líneas finas en sus ojos grises. No pudo quitarse la expresión sorprendida tan rápido, ni después de que el accidente fuera prevenido. Le sorprendía más aún que, tras eso, todavía Felicia (que aparentemente sí era ella) estuviese más preocupada por haber gritado y causar un pequeño revuelo. ¡Qué nervios de hierro... o qué prioridades extrañas! Él sólo suspiró con alivio ante la avergonzada muchacha. "Bueno, se disculpa hasta por sorprenderse... pero si tanto sufre por esto, ¿en qué será que la atrapé, exactamente?" Pensó. De momento se tomó las cosas con calma.

-
Tranquila, no hay problema alguno. Lamento ser tan aterrador. - Bromeó, sonriendo tranquilamente.

Claro, de entre las docenas de personas en la servidumbre del castillo no conocía demasiado a Felicia en particular, no sabía si no era una mente maestra realmente tramando algo por ahí. Miró su rostro enrojecido, sus manitos inocentemente puestas delante del cuerpo, su mirada modesta. Bueno, quizás no fuese. O quizás una mente maestra tan experta como para fingir todo eso. Ya vería. Si la conociera mejor, sabría descartar de inmediato esas ideas, pero aún no había visto mucho de ella. Si mal no recordaba, era la primera vez que intercambiaban tantas palabras. Lentamente el carácter de la joven fue desenvolviéndose frente a él, al explicarse en qué la había atrapado, y lentamente las sospechas del gato salieron de un territorio tan paranoico y pasó a aceptar que el lío ahí era algo mucho más... mundano. "¿No es competencia contra mi? Linda muchacha, linda muchacha." Decidió. Sonaba a todo lo opuesto a competencia, de hecho. Tanto, que hasta le costaba creerle. Una mucama realmente incompetente no seguiría trabajando allí dentro, o eso creía. Al oírla, lentamente bajó sus orejas contra su cabello, dando un corto suspiro.

-
Oh, pobrecilla... no hables de ese modo, no debe ser para tanto. Nunca he tenido el gusto de permanecer a tu lado mucho tiempo, el castillo es bastante grande después de todo, pero no creo que sea tan malo como dices. ¿Seguramente sólo pules tus talentos un poco más? -

Si no era competencia, era de las personas con que quería estar bien. Instintivamente le habló con dulzura, regresándole la sonrisa e intentando transmitirle una pizca de ánimos. No aceptaría tan fácilmente un nivel de unitilidad como el que describía. Aún así esta vez Seimei se movió con cuidado para evitar sobresaltarla, silencioso por naturaleza tanto por como le habían formado, y cerró la puerta para separarles del resto del castillo. Sin embargo, para cuando se aproximó a ella, con su postura perfectamente correcta y su cola muy quieta aún en un ambiente 'privado', Felicia ya le hablaba como si estuvieran despidiéndose. El gato azabache abrió los ojos en sorpresa, fingiendo enseguida una actitud algo decepcionada, bajando los hombros una pizca y frunciendo el ceño. Era expresivo, cuando accedía a serlo, y sus orejas le acompañaban.

-
¡Me has enviado a la cama, cual cachorro! ¡Qué decidida estás! - En asombro la aplaudió. Literalmente, juntó sus manos en un par de aplausos. ¿Tenía audacia la chica de cabello rosa pastel? - Tu secreto está a salvo conmigo, si es algo prefieras mantener así. Puedes confiar en mi. No lo mencionaré, pero... ¿qué he de decir por la mañana, cuando hallen mantequilla faltante? ¿Y que el saco de harina o el de azúcar pesan menos? La manteca toma tiempo de producir en Nohr, es un recurso preciado. Si se pierde, puede causar enfados. Y no quisiera que pongas en una deuda o una situación desagradable. -

Hizo una pausa, levantando la vista en gesto pensativo. Entre tanto, alzó una mano para seguir enumerando distraídamente sus dudas respecto a ese plan.

-
Por otro lado, ¿qué haces con la repostería que cocinas por la noche? Haría falta ocultarla, pero no en cualquier sitio, los postres son delicados y lo dulce atrae hormigas entre otras alimañas. También me gustaría saber si las horas de descanso perdidas no tienen algo que ver con el problema principal... aunque luces llena de ánimos, sin ojeras, realmente radiante. - Finalizó con un halago y una sonrisita.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Sáb Feb 04, 2017 11:01 pm

La contestación que dio el felino entre aplausos, sacó a Felicia de su zona de confort y era incapaz de seguir observándolo con normalidad a los ojos. Pasó pues a contemplar el suelo y su alrededor reiteradamente con el nerviosismo carcomiendo su rostro. La conversación estaba alargándose más de lo que ella tenía planeado y no encontraba el modo de cortar el hilo. En lugar de una charla, parecía un intento de interrogatorio por la parte ajena. ¿A qué venía tantas preguntas? ¿Por qué no se limitaba a respetar su intimidad y marcharse sin más? ¿Acaso se percató que no le había contado toda la verdad? Empezaba a sentirse impotente frente aquellas pupilas de media luna.

¡Oh! Pues... compré lo que necesitaba de mi propio bolsillo cuando me destinaron al mercado por unas manzanas. Cuando son ingredientes frescos, siempre acudo al permiso del encargado para que no haya confusiones y pueda volver a recogerlos al día siguiente. — La poca propina que le daban especialmente para ella, lo ahorraba como oro en paño pues era el único modo de que recibiera dinero metálico. En lugar de contar con un salario común al de cualquier vasallo, pagaban su trabajo proporcionándole una estancia en el castillo y cubriendo sus necesidades básicas. Seimei parecía bueno deduciendo entre líneas. Temía que en cualquier momento acabe percatándose de su intención. — Si te sientes más cómodo comprobando el último registro y verificar las cantidades... ¡pero que sepas que llevo demasiados años sirviendo a la familia real para que se me acuse de hurto! Mi lealtad es infinita. — Frunció el ceño, poniéndose a la defensiva antes de tiempo. Todos los criados debían apuntar la cantidad de ingredientes que sacaban y metían en el libro correspondiente para tener un mayor control del almacén y los suministros. Al tratarse de una cuantía ajena a Nohr, Felicia no tuvo que mojar la pluma en tinta.

Observó el movimiento de manos de su compañero, dudando sobre las palabras que emplearía al final del conteo. Sin embargo, terminó por dejar escapar una graciosa risa desprendiéndose de la tensión del cuerpo. ¿Cuán adorable podía ser la curiosidad de un gato? El mero hecho de contemplar su semblante detectivesco siendo acompañado por gestos de cola y orejas le producía ternura.

Este postre va dirigido a una persona muy especial. — Confesó, mientras agarraba el pequeño caldero de leche situado detrás suya y regresó a ver a Seimei sin variar la curvatura simpática de sus labios. — Sospeché que tendría un ciclo de sueño distinto a cualquier otro y me dije: "¿Qué tal sería si le doy una sorpresa y le hago una tarta para hacerle compañía hasta que se me cansaran los párpados?". Debía haberlo hecho cuando llegaste el primer día pero en aquel entonces, andaba escasa de presupuesto así que hoy iba a celebrar tu bienvenida como se merece... ¿Te parece bien? — Preguntó con un hilo de voz tímido al concluir el diálogo, levantando el recipiente de hierro entre sus manos y elevarlo hasta la altura de la boca, como si intentara esconder su vergüenza de la manera más inocente posible.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Dom Feb 12, 2017 8:16 pm

Podía olvidarse eso de estar frente a una mente maestra de las que intentaran competirle por el trabajo que tanto quería. El esclavo había conocido maldad en muchas de sus formas, muy notorias y muy discretas, intensas y leves... no había maldad en esa cara. Ni un poco. Lo que sí, temía haberse propasado y ponerla nerviosa de sobra. Además, ¿no era todo lo contrario a lo que su mentecita paranoica se había pensado? Si hasta gastaba de su propio bolsillo para comprar cosas que terminaban en el castillo mismo. Cuanta pureza. El nivel de ingenuidad quedaba a por verse, pero cuanta pureza. Ante una de esas personas raras, poco vistas, con la que quería estar bien, el gato no dudó en bajar las orejas y la cabeza entera un poco en sumisión, arrepentimiento.

-
No te acusaría de cosas tan turbias y desleales, por dios, linda. ¿Cómo osaría? Sólo preguntaba. Quizás era algo que no tenías en cuenta. Lo lamento profundamente. - Se inclinó más. - Con lo cual subestimé a quien está aquí desde antes que mi, mal de mi parte... ¿dijiste que años? ¿Años trabajando en este castillo? -

Por suerte no parecía una persona rencorosa, si tan rápido podía reír. Tardando en captar qué le había cambiado el humor, el gato adelantó las orejas por el sonidito de la risa, poniéndose derecho otra vez. Las personas puras realmente eran de lo mejor para tener alrededor. Fácil congeniar, poco riesgo, muchas ventajas... sin perder la oportunidad de ser visto con buenos ojos, Seimei pronto cayó en cuenta y aprovechó. Lucirse nunca era malo. Levantó la cola recta tras de sí, muy feliz de ser el centro de miradas o la causa de agrado, sin importar sobre qué parte o faceta de él fuera. Mejor encantar, que sólo agradar. Sonriente, prestó su atención a la muchacha de cabello rosa, feliz de seguirle los gestos y sonidos con un movimiento o un ajuste de la posición de las orejas entre cabello azabache. Pero a medida que la oía, sentía que se confundía cada vez más. La estaba entendiendo, sí... pero le confundía mucho. ¿Hacía eso para él, específicamente? ¿Cómo así?

-
¿Ah? ¿Ese es... el motivo... de esto? - "¿La gente empleada hace estas cosas? ¿Será gratis? ¿Me querrá envenenar? ¿Y si no para qué? No tiene por qué hacer fuerza para estar de mi lado bueno, soy yo el nuevo... ¿qué puede ser? ¿Será que quedo en su deuda? ¡Esto no se entiende!" Era, en resumen, el proceso de pensamiento enredado y confuso que se desarrollaba en él. Era lo más simple del mundo, ya Felicia lo había explicado lo suficiente. Una bienvenida a una persona nueva, de parte de una de las mucamas agradables que no lo repudiaban o consideraban sospechoso. Un gesto lindo. Pero no podía entenderlo así. ¿Quién se ponía a hacer algo sin ningún provecho para sacar? Encima gastando su poco dinero. Confundido y definitivamente con su paranoia ganándole las riendas, Seimei parpadeó con inocente impresión, mirando de arriba a abajo a la chica al intentar descifrarla. Él podía tener un frío trozo de carbón por corazón, pero la vocecita que bajaba cada vez más y los ojos claros convencían. Y no mentían. Se pasó la mano por el cabello, sin poder creer pero a la vez asumiendo la clase de ser que era Felicia. ¡Necesitaba sentarse! Tanteó un banquillo alto a su lado y se acercó un tercio de pasito. Era un encanto ella, seguramente dominaba corazones, pero qué rareza...

-
Disculpa, es sólo que... bueno, no debí haber entendido, haha. Yo no... recibo cosas a menudo. ¿No es una posición un poco rara para un sirviente? - La duda iba en serio. Era un esclavo todavía, no tenía que malacostumbrarse en Nohr, y nunca había oído de esos privilegios. - Pero no le diré que no a este rostro. Si buscabas mi corazón, lo tienes. - Indicó, sacudiendo la cabeza al reír.- ¿Que la señorita con experiencia me diga lo que es correcto hacer? -





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Sáb Feb 25, 2017 3:16 pm

La espera parecía eterna cuando Felicia aguardaba con tanta intriga la reacción del mamífero. Pestañeaba lo mínimo y en ningún momento despegó la vista de los ojos del laguz. La estrategia del caldero parecía que le funcionaba a las mil maravillas. El temblar de manos involuntario había desaparecido y en lo personal, se sentía más confiable y cómoda con la presencia del recién llegado. En cuanto este último se dejó caer sobre el taburete con la mano puesta en la cabeza, la fémina pensó de que le había entrado algún malestar del que debía preocuparse como una bajada de tensión o similar.

¿Acaso dije algo... extraño? — Preguntó con un tono de voz pasivo, relajando los brazos sin fuerza y esbozando cierto pesar en su rostro. Sin embargo, recobró el ánimo cuando el susodicho se adelantó al notificar el inesperado golpe emocional que tuvo sus palabras. — Oh, se trataba de eso. — Sonrió.

Que cosas tan raras decía Seimei en ocasiones ¿Una posición un poco rara para un sirviente? Aquella frase se quedó gravada en la mente de la chica. Desconocía prácticamente todo de él pero si Xander lo acogió amablemente en su regazo, de seguro habrá visto algo bello en su persona. — No tengo que dar ninguna explicación para ser amable con alguien. Vas a vivir aquí a partir de ahora ¿cierto? así que eres parte de la familia y me gustaría que nos conociéramos mejor para ser buenos amigos. Ya me entiendes... creo... o no se. Me expresé mal. — Se lió ella sola. Técnicamente acababa de brindarle una excusa a su comportamiento y había perdido el ritmo de la conversación. — El caso es que te sientas cómodo y sepas que puedes contar conmigo para cualquier incertidumbre que tengas. El tiempo se puede aprovechar de muchas formas a parte de estar trabajando todo el día. Recuerda que estamos en el mismo barco porque... está bien dicho ¿no? Ambos somos iguales y eso.

Sin sonar del todo convincente por el uso de un refrán que apenas empleaba en su vida diaria, Felicia no podía estar más equivocada en cuanto al sentido fisiológico y cultural de su enunciado. Mientras que al otro lado del continente la discriminación entre los humanos y laguz era real, la joven hacía hincapié al derecho de igualdad existente entre los dos al compartir mismo oficio y cargo social sin discrepancia entre razas. Es mas, cuanto más tiempo pasa contemplando las curiosas gesticulaciones gatunas del sujeto, más adorable le parecía por segundos.

¿Que la señorita con experiencia diga lo que es correcto hacer? Bajó la mirada a observar el recipiente de leche entre sus manos. — La idea era acabarlo pero dudo que te resulte divertido la cocina cuando lo practicamos tan a menudo para nuestros señores. Además, la ocasión pide llevar a cabo algo diferente para variar... — Hizo una pequeña pausa que aprovechó para meditar en silencio. Felicia amaba su oficio por encima de cualquier antojo material. Pasar el resto de la velada entre fogones lo disfrutaba tanto como un niño con su juguete preferido, pero el felino no sería la primera persona en pensar lo contrario a ella si se diera el caso y entonces, preferiría que éste decidiera en su lugar. — ¿Puedo preguntar qué tenías pensado hacer en lugar de conciliar el sueño? — A lo mejor podía acompañarlo para ofrecer su ayuda en el caso de necesitarla o simplemente brindarle conversación adicional. Después de todo, desconocía el motivo por el cual estaba deambulando por los pasillos.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Mar 10, 2017 10:29 pm

No podía con Felicia, era demasiada ternura y buenos sentimientos para una persona normal, costaba verla como algo real. Sentado e incrédulo estaba, sentado e incrédulo se iba a quedar. Probablemente fuera poco sano su método, o algo así. Aunque era bueno para él, ya que podría tener un buen contacto fácilmente. Seimei no iba a cuestionarla más si ella creía que ser amable sin motivo era razonable, era su tiempo y su energía después de todo, aunque siendo compañeros en oficio lo veía un poco mejor. Al menos le veía el provecho, desde su lado. Siempre había pensado que se debía temer por el bienestar y cuestionar la supervivencia de las personas tan dadas, ¡pero bueno! Quizás hasta por eso era servidumbre. La escuchó, le comprendió pero no procesó a fondo las palabras. No, no veía del todo la lógica en ser todos una familia. Pero si era lo que a ella le parecía bien, pues se lo daría. Tenía que gustarle a las personas allí, aunque en casa, con sus amos, las cosas hubieran sido siempre muy distintas.

-
Parte de la familia, ¿eh? Bueno, si tú lo dices, debo creerte y acoplarme. No habría adivinado que la gente fuese tan agradable en Nohr. Aunque, bueno, nadie lo ha sido tanto como esto, haha. - Irguió la cola de forma contenta y sin cambiar de expresión agregó. - Pero no creo que seamos iguales, querida, ¿qué cosas dices? En casi ninguna forma. Aún eres mi superior por antiguedad, además soy, pues, esto. -

"Hombre bestia, laguz, subhumano. ¿Cómo prefiere la gente de este país que lo diga? No he puesto la debida atención, debo enterarme de eso."

Apuntó a las orejas sobre su cabeza, riendo como si sólo hubiera sido una ocurrencia tratarse de iguales. Por supuesto que eso cambiaría cuando él lograra subir de rango, que era a lo que apuntaba, pero faltaba para eso. Feliz con la personita con que podía llevarse y un poco más acostumbrado a ella ahora, pudo mirarla tranquilo y hasta preparado por si ponía otro de esos gestos robacorazones. Ladeó la cabeza un poco. No tenía problema en decirle las cosas como eran.

-
La verdad, creo que sólo estaré aquí un tiempo. Pero no quita que, por supuesto, podamos ser buenos amigos entre tanto. -

Felicia había mencionado concerse mejor, lo cual ya estaba tomando su interés. Sí, conocer muy a fondo a una de esas particulares buenas personas, tan a fondo que pudiera quizás analizar las partes de su carácter y ver qué la hacía ser así. ¿Por qué no? Pero antes de que pudiera pensar en donde empezar, la muchacha bajó la vista a la caldera con que había empezado, luciendo desanimada de su tarea. Seimei se irguió un poco más, muy recto y correcto de postura en su taburete, y rápidamente negó con la cabeza. Claro que era raro para él recibir cosas, tampoco pensaba acostumbrarse y volver maleducado a sus amos, sería la ruina, pero quería que continuara. Era grandioso sentirse relevante. Se le había visto feliz empezando, recordaba que hasta cantaba antes, con agradable voz. Estando él presente, podía alivianarle el trabajo si parecía demasiado, si había algo que hacía tan natural como respirar, era trabajar.

-
No, por favor, estoy ansioso de ver el resultado. - Pidió, bajando la voz. - Si no, francamente, sólo iba a terminar de cerrar las cocinas y volver a mi habitación... a trabajar en mis proyectos, probablemente. Coser, terminar los pantalones de montar de mi señor o empezar a confeccionar mis camisas nuevas. - Se llevó una mano al mentón. ¿Qué más hacia él? Nunca tenía tiempo libre. No decidía hacer muchas cosas. - No hago muchas cosas además de trabajar... lo lamento, soy alguien bastante aburrido. En el pasado me han dicho que soy muy soso como persona. Prefiero ayudarte a ti, si me aceptaras. O mirar, si prefieres que no intervenga. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Mar Mar 21, 2017 9:43 pm

No habría adivinado que la gente fuese tan agradable en Nohr.

Estupefacta ante la fuerte aunque normalizada declaración de su compañero, Felicia se quedó congelada en el tiempo y su expresión alegre perduró de igual modo. Ni se movió ni rompió a hablar como si de un cuadro se tratara. Le incomodó ligeramente el hecho de escuchar aquel extendido prejuicio con tanta facilidad. Sin embargo, resultaba injusto cabrearse con Seimei cuando lo dijo sin malicia alguna. Fue por eso que contuvo la ira que le invadió de repente. Desvió la vista apenada a contemplar el suelo y cerró los ojos manteniendo una sonrisa menos pronunciada en el rostro. ¿Acaso nadie se puso a pensar sobre la situación geográfica del país? Si Nohr se dedicaba a la conquista de los otros territorios era a causa de la pobre cantidad de recursos naturales que disponía para subsistir por sí mismo. Nada de que su gente fuese violenta, desagradecida o asuntos semejantes.

La simpática risa del felino terminó por cautivar a la criada del todo; decantándose por pasar página y dejar de pensar en aquel deliberante malentendido. A continuación, este primero señaló sus orejas de manera respectiva. — ¿Mhm? — Muditó ingenua mientras ladeaba la cabeza hacia un lado. Incluso pestañeó un par de veces sin borrar la felicidad de sus labios cerrados. Ya se había fijado en ellas desde el momento que llegó al castillo. — A mi me parecen una monada. — No comprendía a qué se estaba refiriendo e interpretó la insinuación como si Seimei estuviera descontento con su aspecto. ¿Puede que abrumado ante la presencia de tantos humanos? Hace apenas dos años que se descubrieron los kitsunes y ahora se entera Felicia de que existen otras clases de laguz esparcidas por todo el mundo a parte de los ya conocidos lobos. — ¡Y tu cola también! — Añadió, sin ni siquiera detenerse a pensar que se podría cabrear si lo llamaba lindo como en la situación de Leon. En cualquiera de los casos, lo dicho, dicho está y redimirse cuando estaba diciendo un cumplido era de tontos. ¿Qué pensaría de ella si en algún momento le pidiera permiso para acariciarlo? Con tan solo imaginarlo, ya le estaba entrando ganas y dejó escapar una tierna aunque escueta risotada que una de sus manos llegó tarde para disimularla.

El mamífero comentó luego que iba a estar por aquí un tiempo aunque eso no quitaba el hecho de que podían ser amigos. Estaba totalmente de acuerdo con sus palabras, dedicándole a su receptor un asentir de cabeza en sustitución de las palabras para dar su respuesta. Aprovechando que le daba igual participar o no, Felicia optó rápidamente en aceptar su ayuda y aprender de él lo máximo posible.

Muy bien, no se hable más. — No hacía falta que se lo repitiera dos veces. La joven le dio la espalda al susodicho y dejó el pequeño caldero sobre la encimera de piedra donde yacía el resto de ingredientes. Esa iba a ser su zona de trabajo, lugar donde se desplazó un tanto hacia su izquierda para dejarle hueco a Seimei por el otro lado cuando se fuera a incorporar. Mientras tanto, Felicia se recogió las mangas, aseguró los lazos del delantal y su coleta, y levantó ligeramente los puños la mar de carismática. — ¡Vamos allá! — Dijo decidida volteando a ver al gato con el mismo espíritu guerrero. Tenía ambas cejas fruncidas y una pequeña sonrisa dispuesta a darlo todo.

Se puso de puntillas para alcanzar el mueble superior donde guardaba parte de la vajilla. Alcanzó un bol de acero inoxidable, vertió parte de la leche mantecada en él y se puso a mezclar manualmente el contenido con un batidor pastelero del mismo material. Estuvo batiendo reiteradamente hasta que se fue formando espuma y con ella, la nata iba cogiendo forma. En una de las pasadas aplicó fuerza de más y una pequeña salpicadura de nata ya cuajada fue a parar a la mejilla de Felicia. Se detuvo unos segundos para descansar la muñeca y continuó como si nada; sin darse cuenta del resto de nata en su rostro.  — Si te pierdes, el libro está abierto por la página de la receta.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Sáb Abr 01, 2017 8:34 pm

Bueno, claramente Felicia no era de las personas que tuvieran problemas con los laguz, o que los vieran como inferiores. Entonces se comportaría de forma acorde, no insistiría en decir nada al respecto. Pero esa era ella en particular, nada más. El gato todavía no entendía bien la visión de Nohr y la verdad era que tampoco se había dedicado bien a entenderla. Como había dado a entender, su impresión del país de Nohr... no era la mejor. En principio había parecido un sitio inhóspito, incómodo de habitar, de ambiente un poco deprimente. Con el paso del tiempo que llevaba con el príncipe Xander se había acostumbrado a muchas cosas y le había tomado el gusto a otras, como las camas de colchón en lugar de almohadas y pieles en el suelo, el ritmo de trabajo, el agua mineral más pura que cualquier agua de río. Igual, no era exactamente un fanático de Nohr, no podía ocultarlo. Que no cazaran a cada laguz que se viera por ahí, como en otros países, era una ventaja, pero la lista no era tan grande. Se quedó esperando escuchar un juicio final de la dama de cabello rosa pastel, pero como esta no tenía nada que decir sobre su existencia laguz y sólo mencionaba sus diferencias visibles, se quedó con la idea hasta ahí. Sólo feliz de ser visto de esa forma, de ser una monada. Seguramente ya haría cosas más felinas para lucirse y que se lo siguieran diciendo. De momento sólo se inclinó profundo y movió a la vista su cola larga y tupida.

-
Mil gracias. Es mi orgullo. -

Nada de mentiras ahí, era vanidoso, cuidaba mucho su pelaje y estaba orgulloso de tenerlo como lo tenía. Con el mentón en alto y una sonrisa satisfecha miró a la joven tomar su decisión respecto a qué hacer y ponerse enseguida manos a la obra. Realmente enseguida. Fue cuidadosa de alejar sus mangas y su cabello, y rápida en juntar todo. Además, su ímpetu parecía haberse multiplicado. -
Vaya. - Seimei susurró bajito, enternecido por... ¿su vocación? ¿O quizás su pasión por la cocina? Se paró y en silencio se puso al lado de ella. Qué radiante muchacha. Instintivamente, esperaba sus indicaciones. Era lo que sentía natural hacer. Por sus palabras entendió que quería que él también ayudara, por lo que antes de ir a ver el libro de cocina, se apresuró a un lado de la habitación donde había un cubo con agua fría y un par más pequeños para vertir de acá para allá. Sacó un poco para lavarse las manos, siempre excesivamente preocupado de eso, fregando demasiado y meticulosamente. Al regresar leyó la receta de tarta y sonrió, aliviado de ver que no era nada desconocido de cocina local que fuese a costarle mucho.

-
¿Así que esto es lo que preparabas, querida? - Siguió leyendo, asegurándose de que tuvieran todo. - Frutillas... teníamos en almíbar. ¿Fueron todas usadas para mermelada o quedan?... Permíteme buscar eso. -

Se agachó a buscar en los estantes a la altura del suelo, donde estaban los frascos. La fruta fresca no era lo más abundante en Nohr, pero con conservas se resolvía. Sacó un frasco y lo sostuvo sobre las palmas de sus manos, tomando el peso. Había pasado mucho tiempo pesando bolsas de monedas para saber si estaban bien hechas o si no estafaban a sus amos con el grosor y la cantidad, hoy por hoy podía medir casi tan bien como una balanza de calidad. Cuatrocientos y cincuenta gramos, si no se equivocaba... lo subió a la mesada, momento en el que vio a la muchacha ya terminando de batir pero con el rostro algo salpicado de la mezcla dulce. ¡Salpicada! Estiró el brazo ante Felicia como para separarla del arma letal contra la pulcritud que era el bowl. Casi a la vez estiró la mano hacia ella para limpiarla. No, ¿qué hacía? Tenía las manos desnudas, eso era inaceptable. Desistió y sacó de su bolsillo un pañuelo de fina tela gris, perfectamente limpio, con el cual sí se aproximó a encargarse.

-
No me prestes atención, sólo sigue, con confianza. Te habías ensuciado. - Dijo con total naturalidad al apartar muy, muy cuidadosamente algo del cabello rosa que caía cerca de la mejilla de ella. Sin llegar siquiera a rozarle el rostro en ningún momento. Con el pañuelo le limpió la mejilla sin pretender interrumpirla, sólo ir limpiando a medida que fuesen avanzando. Si ella hacía eso, él se encargaría de la masa, debía empezar. Contaba con que Felicia tuviera cierta habilidad en cocina, aunque no pensaba dejar de vigilarla de reojo, ya que las cosas no hechas a su capricho exacto muchas veces le parecían extrañas.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Lun Mayo 01, 2017 9:14 pm

Aun sabiendo que Seimei estaba capacitado para desempeñar cualquier trabajo doméstico, instintivamente se preocupaba por él y quería asegurarse de que no se perdiera en ninguno de los pasos. Abrir el libro por la receta correspondiente era un mero ritual que llevaba a cabo antes de ponerse a cocinar. Existían términos que la muchacha no identificaba sobre papel. Incluso expresiones nunca antes oídas o que escuchó de vez en cuando pero que no recordaba su significado. Que conociera los ingredientes, las cantidades y hasta las indicaciones era por pura memoria. Es por eso que cada vez que se iba al mercado, observaba un escapare con libros y se sentía más miserable todavía al recordar su estatus social. ¿Un criado que sabe leer y escribir? Menuda estupidez. Y si encima era mujer, más descabellado y apoteósico que siendo un varón. Nacer del género femenino era objeto de discriminación continuo. Lo único que la salvaba era que trabajaba para la familia real. De lo contrario, el populacho la seguiría viendo con malos ojos; intimidados por el problema que se buscarían agrediendo a una de sus empleadas.

En cualquiera de los casos, ahí estaba el felino al rescate. ¿Frutillas? ¿En qué párrafo venía eso? ¿Podía ser que había pasado ese ingrediente por alto? Rezaba mentalmente a Grima para que estuviera equivocada pero siendo honesta, confiaba mil veces en la excelencia de su compañero que su despiste innato. Aun así no iba a dejarle todo el trabajo. Puede que sea apuesto, elegante, inteligente y prácticamente perfecto en todo. Sin embargo, ella también podía optar ser así de genial si continuaba esforzándose al máximo y nunca se diera por vencida. Era cuestión de creer en sí misma y pensar la cantidad de cosas nuevas que podía hacer para sus señores.

Recién había terminado de ocuparse de la nata cuando sintió la tela acariciando su mejilla. Escuchar la voz de Seimei fue el detonante que le hizo observarlo de reojo. Cuando fue a retirar la mancha de la cara, cerró el ojo de ese mismo lado y detuvo lo que estaba haciendo durante esos segundos.

Gracias. — Dijo con amabilidad mientras apartaba el recipiente y hacía espacio para la siguiente tarea. Para ello, agarró de los cajones más altos una tabla pequeña de madera. El cuchillo lo sacó cerca de donde se guardaban los envases. También se molestó en ir Enjuagando unas cuantas fresas para cortarlas en trozos diminutos. El relleno estaba en proceso. — Para hacerlo más emocionante el que termine, podrá rebañar el bol primero. — Dicho esto, la chica tomó una pieza de fruta con el rabillo verde quitado y se lo encasquetó al mamífero directamente a la boca. — Jiji. — Se lo estaba pasando tan bien como una niña en el parque y sonreía con la misma naturalidad.

Fue cuestión de tiempo que entre cadenas de trabajo, completaran las indicaciones y la tarta estuviera lista para ser consumida. El tiempo que tardó la masa en hacerse al fuego, Felicia estuvo ayudando en la limpieza de la cocina. Empleó un paño húmedo en toda la superficie mientras apilaba los utensilios manchados. A su vez fue colocando la mesa con su respectivo mantel, platos y tenedores.

Lo ideal es que estuviera frío pero... ¿harías los honores? — Había cortado una porción y se lo ofreció al "recién llegado". Sus ojos celestes brillaban ligeramente de pura emoción. En sus adentros estaba nerviosa y tragando saliva de forma pronunciada. Como se haya equivocado durante su ejecución, aunque era lo más probable, iba a lamentarse junto a su lista entera de encargos sin cumplir satisfactoriamente.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Mayo 12, 2017 2:20 am

No entendía la buena voluntad de Felicia, no porque Felicia fuera confusa o extraña, sino porque no entendía de buenas voluntades y punto. Y entre más se intentaba imaginar motivos, más se enredaba él sólo. ¡Quería entenderla! Desde adentro hacia afuera, como el funcionamiento de una balanza novedosa. Pero bendita muchacha, sólo quería hacerle un pastel... y se veía tan entretenida con ello, también. Mientras la ayudaba, haciendo la mezcla de la masa casi sin ver, el gato se quedó mirándola de reojo. Analizando el origen de esa pureza y amabilidad. Ese adorable goce por un trabajo que no tenía que hacer ni que le ganaría puntos útiles. Todo un misterio. Bueno... supuso que, en sí, era una tarea agradable, no había motivo para no pasarla bien. Y justo cuando el gato consideró eso, empezando a relajarse y a dejar de vigilar tanto a la jovencita, fue que ella tomó una de las frutas que picaba y se la puso en la boca.

...sí, en la boca. Parpadeó pasmado, pero ya era muy tarde. Inesperado sabor a frutilla en almíbar.

"¿Esto no está prohibido?" Pensó, mirando hacia otro lado en derrota y ya haciendo un lío en su cabeza. ¿Cuando no? Pero Seimei no comía en frente de otras personas, era demasiado... especial sobre la higiene y la comida. Tampoco dormía a la vista. Tenía que ser un ser perfecto sin necesidades. ¿Y quien dijo que la servidumbre tenía permiso de tocarse entre ellos? Estaba confundiendo seriamente esclavos con criados, todo un lío. En todo caso, no le quedaba más remedio que tragar e intentar no sentirse un fracaso de servidor. Qué malo era en eso de divertirse y quedarse relajado. Se relamió el almíbar y volvió a mirar a Felicia, intentando copiar el espíritu que ella tenía para todo.

-
¿Me estás retando? Oh, vamos a ver, cielo. -

A los cinco minutos, ya se habría olvidado de fijarse si la vencía o no. Trabajar con toda la velocidad posible no era tan inusual, sólo era divertido tener excusa para hacerlo. Y no sólo eso, sino que apenas la mezcla fue volcada al molde y todas las tareas de cocina salieron de sus manos, pasó sin dudar a traer su mopa y sus trapos y ponerse con la limpieza. Bastante complacido con que su compañera no decayera en esa parte, de paso. Lo que vio algo extrañado fue que armase la mesa para algo tan simple como para sólo ellos... más todavía, que se esmerara en atenderlo a él primero. Qué cosa rara en la vida del felino, esclavo desde el nacimiento. Debía ser esa bondad misteriosa actuando otra vez. Pero tenía que comer, y la sensación culpable no iba a irse si lo hacía en frente de otra persona... enfrentado con la mirada ilusionada de la mucama, se quedó con pocas opciones. Olía bien, lucía bien, podía confiar en que fuera seguro porque había estado ahí en todo el proceso. Pero seguía siendo algo complicado más allá de explicación. No quería ofender a su superiora en antiguedad, tampoco, por lo que pensó en intentar evadir el momento unos segundos. Sonrió suavemente y tomó su plato.

-
No puedo decirte que no, preciosa. Pero antes de eso, vas a sentarte conmigo y vamos a... - Lo dejó en la mesa y llamó con la mano a Felicia más cerca. Tenía la distracción pensada. - ¡Hacer un pacto! Sí, saldremos de esta noche con un pacto, porque tus ánimos me han deslumbrado. Y el pacto será el siguiente: mi superior en cargo y antiguedad, la señorita Felicia aquí presente, carga con la tarea acorde de mantenerme guiado bajo su ala en este nuevo y complicado trabajo en el que terminé. Estaré siempre mirándola como mi ejemplo. Este es un mundo distinto y difícil y sin rostros amistosos para un pobre gato incauto, ¡necesitaré mucha de su ayuda! - Meció la cola amistosamente. - Así que le recomiendo que siga perfeccionando sus grandiosos talentos, dado que estoy en sus manos. Cosa que no haría, claro, si no creyera en que es fantástica en esto. ¿Qué dice? -

Honesta y bonita distracción.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Felicia el Dom Jun 04, 2017 10:16 pm

En sus adentros rezaba encarecidamente con que el pastel supiera delicioso. Si bien lo importante de todo aquello eran los momentos tan agradables que pasaron juntos, Felicia deseaba que su compañero tuviese un lindo recuerdo de tan fructífera amistad. Desconocía las intenciones contrarias. Ni si quiera tenía una ligera sospecha de las verdaderas impresiones que tuvo sobre él. A lo mejor la estaba tomando el pelo y ella ni se percataba del panorama. Personalmente, lo notaba menos tenso que al principio y mucho más vivaz cuando le seguía el juego. Se notaba demasiado que le costaba abrirse con los demás. ¿Acaso porque la sirvienta carecía de orejas y cola? ¿O que en algún momento lo hizo enojar? Sea como sea, se sentía a gusto con su compañía. Era difícil de explicar pero que se mostrara tan recluido, la animaba todavía más en echarle una mano y hacerle ver que podía disfrutar las pequeñas cosas de la vida.

¿Un pacto? — Cuestionó, pestañeando ingenua a lo que el felino no tardó en explicarle mientras tomaba asiento. Los vocablos tan enrevesados que empleaba Seimei le sonaban demasiado sofisticados y técnicos para su pobre entendimiento. Aun así, ella pudo captar la interpretación de los sentimientos que ella misma identificaba tras estos; como alguna frase que alcanzaba comprender, por supuesto. ¿Alegría, indignación, timidez tal vez? Quería asegurarse de escoger una respuesta adecuada a la declaración tan llamativa del mamífero. Mientras tanto, Felicia tenía la mirada puesta en los ojos del susodicho y las mejillas ruborizadas por semejantes piropos.

Tus palabras son cuanto menos... halagadoras. ¡Y-Y te lo agradezco! ¡De veras que si! pero pienso que te estás equivocando apresurándote por colocarme en tan alto pedestal. Hasta diría que me andas mintiendo. Todo esto lo dices para levantarme la moral. ¿Cierto? Para complacerme cuando poseo la peor reputación del trabajo. Es imposible que me quieras para ese propósito cuando eres, sin lugar a duda, de los mejores criados del castillo. Y no lo digo por decir. Tan solo hay que observar el aprecio que te tienen los señores y lo satisfechos que lucen mientras te felicitan. Y con razón. — Sonrió. — Tus modales son tan exquisitos como la perfección de tu servidumbre. Sublimes, impecables,... un auténtico modelo a imitar sin opción a errores. En realidad, tendría que ser yo quien estuviese pidiéndote que seas mi instructor. Más bien que eso, pienso que te vendría mejor otra clase de ayuda. — Dicho esto, levantó el brazo derecho y extendió el meñique frente a Seimei. — Si me lo permites, voy a liberarte de tu cautiverio. No será fácil. Nada lo es pero a cambio, quiero que procures ser tu mismo y le pongas el mismo empeño en todo lo que hagas. ¡Como hoy, por ejemplo! Te lo estabas pasando bien haciendo el pastel ¿Verdad? A mi me ha encantado. Es la primera vez que he notado tanta compenetración en la cocina con alguien. - aunque también puede deberse a que me asignan tareas menos peligrosas por mi seguridad, según me estuvieron contando... - E-En fin, a lo que iba diciendo. Creo que te hace falta relacionarte con los demás; encontrar tu sitio y sentirte a gusto contigo mismo. Más color y alegría en el cuerpo. ¿Me entiendes?

Ante la duda, la joven optó por resumir todo lo anterior usando tan solo dos palabras. — Seamos amigos. — Llamarlo pacto sonaba muy engorroso. Bajo esta situación, lo que mejor encajaba y con lo que daría mayor seguridad al laguz sería forjar una promesa. Es por eso que mantuvo el dedo pequeño estirado incluso al concluir el diálogo; con la esperanza de que captase el mensaje y sellaran su nuevo destino, juntos.
Afiliación :
ohr

Clase :
Thief

Cargo :
Criada (familia real)

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
189


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Dom Jun 18, 2017 9:41 pm

- No pienses eso, cariño. Tú puedes, sólo faltaba la ocasión para demostrarlo~ -

En verdad, Seimei no sabía nada sobre la criada Felicia, tenía los ojos muy atentos pero no a todos. Sólo a quienes eran competencia directa. Los de mayor edad que eran candidatos a ascender de puesto principalmente. Si se decía cualquier cosa negativa de ella, no sabía. Pero bueno, ¿no estaban ambos en el mismo barco con eso? Sólo sabía que era una señorita preciosa de corazón de oro (todas las lindas tenían alguna falla...) que acababa de cocinar exitosamente y que lo estaba halagando mucho. Y él podía quedarse allí toda la noche disfrutando de eso, francamente. Amaba oír lo buen sirviente que era, la buena impresión que causaba. Se cubrió la boca con una mano para cubrir infructuosamente un suave ronroneo que luego le afectaría la voz para hablar. Carraspeó suavecito. Lamentablemente todo lo bueno terminaba alguna vez y Felicia pasaba a otra cosa.

"Aww, no pares tan pronto, sigue diciéndome lo impecable que soy..." Pensó. Pero el gusto se cortó rápidamente.

"Si me lo permites, voy a liberarte de tu cautiverio."

Esas palabras le erizaron un poco el pelaje. "Ella... ¡ella sabe! No, espera, cálmate Seimei... no puede ser." Pensó rápidamente, pasándose ls dedos por el pelaje de la cola para que se quedara bajo. Sólo había sido un decir, ¡que susto le había dado! Pero sólo un decir, todo estaba bien entre ellos dos. Felicia estaba feliz con él, tenía que calmarse y relajarse. Admiró complacido su rostro al escucharla, amigable y adorable como al principio. Le respondió bien, dejando de lado sus miedos paranoicos.

-
Si eso es lo que parece que me falta, mantenme cerca. Te has desempeñado maravillosamente aquí conmigo, quizás es la forma en que debemos seguir~ - El ronroneo volvió. Todo estaba bien. - Mi primera amiga en todo este lugar, haha. -

Quizás se estaba acercando mucho, pero eso no le parecía mal plan. Era bueno ser querido en los lugares correctos. Además, no podía resistirse a un rostro así y un nivel de pureza que por poco y gritaba 'a ver si me corrompes' a una persona como él, que no creía en la honesta y pura bondad. Aunque no estaba seguro de cómo se respondía a eso del pulgar, no había estado culturalmente preparado para ese sitio... levantó el suyo más o menos a la misma altura. Luego, le dio un toquecito de yemas de dedo. Ambos tenñian las manos limpias, era solo un toquecito, no debía ser lío. Claro, nunca paraba de ser extraño que su piel tocara la de otra persona. Luego recogió su platito de pastel, pretendiendo sorprenderse de lo callado que estaba el castillo y lo tarde que era. Hora de su salida.

-
¡Cielos! Habría que salir de aquí y cerrar antes que algún nocturno se levante. Creo que me llevaré esto a mi habitación, te diré luego qué tal sabía. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Let's try cooking! [Priv. Seimei]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.