Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Lun Ene 09, 2017 11:32 pm

Aquella era otra noche fría, menos fría de lo usual, ya que en aquellas tierras no había conocido el calor aún. Pero tampoco era como si planeara irme pronto, aquello me bastaba. Me bastaba andar escondida en aquel pueblo helado, alejada de todos, si con ello lograba la tranquilidad.
Aquella era una noche hermosa, sin embargo. Las estrellas se veían claramente, no estaba el cielo nublado.

Recogí mi cuaderno, mi pluma, y preparé una bolsa con algunas mudas y comida. Me apetecía pasar la noche afuera, en la naturaleza blanca de los alrededores. Era obvio que me gustaba más el fuego y las temperaturas altas, pero una vez cada cuanto... no hacía daño. Salí de aquella cabaña en la que me escondía para dirigirme a los bosques.
Estaba segura de que me relajaría bastante y capaz sacaba alguna historia de aquello.

No quería transformarme para evitar llamar la atención de los pegasos, así que fui andando. Una vez dentro de aquel espeso bosque, en lo profundo, no hacía tanto frío. Tal vez sí que se notaba un clima más húmedo, pero estaba bien. Allí, me acomodé sentada a las raíces de un gran arbol y empecé a escribir un cuento. Mirar aquel cielo estrellado me había llenado de inspiración. Allí estaba segura, sólo habían animales, no habrían humanos...
Miré hacia el claro de la izquierda, había un lago precioso allí, cristalino, que reflejaba la luz de las estrellas en aquella oscuridad amena.

Me levanté y empecé a quitarme todas las capas de ropa que traía encima; la capa, el grueso abrigo, el cobertor, el vestido... menos una, me dejé la fina bata blanca que era la única que quedaba antes de mi piel. Lo había hecho porque aunque fuera una tela ligera, había descubierto que soportaba mejor lo frío del agua con ella puesta.
Me adentré al lago, poco a poco, y empecé a nadar en la parte más profunda, que no lo era tanto. Me posicioné acostada quedando a flote, para cerrar momentaneamente mis ojos.

Pero mientras escuchaba los diferentes y relajantes sonidos de aquél bosque, oí un leve ruido extraño que me hizo abrir los ojos y reincorporar mi posición vertical. En silencio, moviendo los brazos para flotar, miré hacia los lados, temerosa. No era posible que allí hubiera alguien, ¿verdad? ...


OFF:
espero que no te venga mal el lugar!!
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Jue Ene 12, 2017 5:42 am

Las lejanas tierras de Ilia, un lugar aun inexplorado del que no había documentado nada y cuyas historias que se hablaban entre personas no eran pocas. Las tierras donde se podían encontrar pegasos salvajes, ni más ni menos!, no podía ocultar su emoción al pensar en ello pues si bien ya había visto pegasos domesticados en algunos reinos jamás los había podido contemplar en su entorno natural lo cual le hacía preguntarse qué tan diferentes serian, si sus hábitos, carácter y alimentación serian de alguna manera distintas; igualmente le ilusionaba dibujar alguno para su futuro libro pero dada la ya famosa timidez de esos animales lo veía como algo complicado.

- Quizá si me pongo un vestido... -

Esa idea disparatada le cruzo por la cabeza solo un momento pues también era bien sabido que aquellas nobles criaturas solo se le acercan a las jovencitas, eso le hacía preguntarse si podrían ser engañados por un disfraz o si esa atracción hacia las chicas se debía a otra cosa.... no podía evitar teorizar y llenar su cabeza con preguntas cada vez más numerosas mientras se acercaba a paso tranquilo a aquellas heladas tierras.

- Hum.... este no parece un sitio donde sea seguro acampar al aire libre -

Comento para sí mismo mientras alzaba la mirada viendo las estrellas que brillaban a lo lejos. La temperatura en ese lugar era bastante baja y aun que el joven mestizo venía bien abrigado sabia de sobra que dormir a la intemperie en un lugar era casi como un suicidio, incluso para él. Sin embargo, al no conocer el lugar no tenía idea de donde podía haber un pueblo o refugio cerca por lo que con altas probabilidades tendría que caminar toda la noche.

El sonido de los pasos del joven hibrido eran amortiguados por la nieve que cubría el piso del bosque y sus características prendas blancas al igual que su pálida piel y su cabello actuaban como un ingenioso camuflaje que lo hacían algo difícil de ver. Quizá habría sido buena idea informarse un poco antes de ir a ese lugar aun que la información en otros lugares sobre Ilia era más bien escasa.

- Se que no puedo resfriarme pero acabare congelado si no tomo algo caliente pronto -

Era imposible no haberse dado cuenta, con el tiempo y las batallas se había fortalecido y un aura extraña parecía protegerlo de enfermedades y cosas similares, la fatiga tampoco solía ser un problema desde entonces pero de todas maneras su cuerpo necesitaba descansar como todo ser vivo. Cayo en cuenta que quizá, lo más prudente seria recolectar madera, buscar algún lugar seguro para prender una fogata y beber un té caliente para mitigar el fio para poder continuar con su viaje.

- Acelera mas tus pasos le dijo el pez a la caracola, la sardina viene tan rápido que me dio un empujón ~ ♫. Las tortugas y las langostas avanzan ansiosas por que en el arrecife hay una fiesta. Te gustaría bailar?, dime si quieres o no bailar conmigo ~ ♪ -

Canturreaba Kija para distraerse un poco mientras buscaba distraídamente ramas que pudiesen servirle de leña. Aquella canción se la había enseñado su madre cuando era aun bastante pequeño por lo que sus notas eran bastante alegres pero suaves, a todas luces una canción para niños. Al final y entre tanto andar diviso entre la espesura de ese bosque congelado lo que podría ser un lago, esas eran buenas noticias pues para hervir te se requiere igualmente algo de agua, esperaba que esta no se hubiese convertido en hielo ya pues eso complicaría las cosas considerablemente.

- Acelera mas tus pasos le dijo el pez a la caracola... ~ ♪ -

Siguió canturreando contento mientras se acercaba mas a aquel lago del cual solo había podido contemplar una parte. Su aura al igual que siempre era reconfortante, gentil y cálida por lo que los animales a su alrededor difícilmente se asustaban por su presencia, mas aun tomando en cuenta sus pasos suaves intentando no lastimar el entorno a su alrededor al avanzar, era mitad manakete después de todo y el respeto que sentía por el mundo que lo rodeaba era algo que se le daba por naturaleza.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Jue Ene 12, 2017 3:06 pm

¿Sería un animal? ¿Un oso? ¿Un pegaso, tal vez?

Y allí lo vi, o más bien, miré hacia donde escuchaba la cantarina voz. Era una canción alegre, tenía que reconocerlo, pero de tan sólo pensar que había un extraño cerca, me puse nerviosa. Mi primer reflejo fue agarrar una pequeña rama flotante y poner mi cara tras de ella... algo inútil, no iba a servir. Aproveché antes de que se acercara más y me viera, para peinarme el pelo mojado hacia adelante, ocultando las marcas de mi cara, y nadé hacia la zona donde hacía ya pie para ocupar mis manos en taparme las orejas.

Salí del agua fría corriendo hacia el árbol donde había dejado mis cosas y me puse la capa por encima con prisas. Esperando que no me hubiera visto u oído, me quedé agachada allí mismo, mientras pensaba algo. Era inusual encontrarse con alguien por estos bosques... ¿acaso estaría por la misma razón que yo? Su presencia no parecía amenazadora, sin embargo su olor... era bastante raro. Vi a aquella persona acercarse al lago, ahora había pasado de ser una silueta a algo más objetivo, su apariencia parecía estar en sinfonía con la nieve del lugar: ropajes blancos, cabello blanco. ¿Pertenecería a alguna aldea oculta de las nieves?

La timidez de mirar y el frío tampoco me dejaba verlo con más claridad, en aquél momento sólo quería que se fuera pronto y que no me viera. Aunque eso último iba a ser complicando estando también cerca, con mi cuerpo empezando a temblar, la corriente helada se notaba más estando mojada. Ojalá estuviera sola en ese momento, para transformarme solamente para encender algo de fuego. ¡Había pasado menos frío dentro del agua!

Algo se formaba dentro de mí, queriendo salir, como si se hubiera metido sin permiso. Pero ahora quien no quería que saliese de mí era yo, cerrando los ojos y colocándome una parte de la capa delante de la nariz. Pero ahí venía. La nariz se me abría y se me cerraba, dando espasmos.

- Ah... ¡¡Achis!! -estornudé irremediablemente.

Y sin poder haber pensado algo, algo que funcionase, algo que espantara del lugar a aquél ser desconocido. Me había detectado, en ese momento sólo quería que la tierra me tragase. Me tapé aún más con la capa, cobijándome en mí misma, tan sólo dejando mis párpados apretados a la vista, con el claro miedo a flor de piel. ¿Y ahora qué?
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Jue Ene 19, 2017 5:01 am

Se acerco al lago a paso tranquilo, tarareando la misma melodía, nunca tenia prisas y admirar el paisaje para el siempre era grato, escuchar hasta los mas mínimos sonidos de la naturaleza, los aromas y esa blancura que parecía cubrir hasta donde la vista alcanzaba. Ilia era, sin duda, un lugar hermoso.

- Me pregunto si en este lugar habrá tiempos menos fríos o si tendrá frutos frescos que resistan las temperaturas tan bajas, tu sabes? -

Aquello se lo había preguntado a una pequeña ave que se poso en su hombro cuando el joven hibrido se inclino en el lago para recoger algo del agua cristalina y fresca que este ofrecía, agradeció internamente a Naga de que el agua no estuviese congelada. Fue entonces que un pequeño y espontaneo ruido llamo si atención, haciendo al mismo tiempo que la pequeña avecilla en su hombro saliera volando hacia quien sabe dónde.... sabia de sobra que los animales no estornudaban así que podría ser....

- Una persona?, menos mal!!!, me temía que tendría que andar sin robo toda la noche. -

Apreciaba aquellos pequeños golpes de buena suerte, si había una persona aquí quería decir que un pueblo no debía estar muy lejos o por lo menos un lugar donde poder refugiarse del frio. Avanzo raudo con una amplia sonrisa en el rostro... la cual se fue aminorando en el momento en que vio a lo que parecía ser una pobre chica, temblando y notoriamente asustada.

- Señorita?, le pido una disculpa por asustarla. Sé que fui muy efusivo pero mis intenciones no van mas allá de pedir algunas indicaciones... lo que sucede es que estoy perdido. -

No era extraño para el que las personas se asustaran por su aspecto, aquella zarpa bien que mal intimidaba bastante y más aun con aquellas largas garras que ocupaban el lugar de las uñas. Si, las primeras impresiones no solían ser muy buenas pero nunca estaba de mas intentar una pequeña charla.... o eso pensaba hasta que noto como unas gotas de agua escurrían por debajo de la capucha, probablemente el cabello mojado de la joven.

- Por Naga!!!, esta usted bien?!!. Cielos, debe estarse congelando!!... l-amento no haberlo notado antes. Necesita que traiga ayuda?. -

Sin pensárselo mucho Kija se quito la capa blanca que le serbia de momento como abrigo para ponerlo sobre la joven y hacerle el frio más soportable, miro para todos lados por si había alguien más en las cercanías mas no era el caso. Imaginaba que la pobre debió caer al lago y el frio que hacia probablemente le impidió ir más lejos, estaba preocupado sin duda.

- Si no se puede mover puedo cargarla de regreso al pueblo... Solo no se duerma y estará muy bien, se pondrá mejor con un té caliente y unos minutos junto a una cálida chimenea -

No era muy fuerte en su forma humana pero el transformarse seguramente asustaría aun mas a la pobre joven además de acabar desatando el pánico en el pueblo también.... los Manaketes en el continente de Akaneia eran considerados símbolos de buena fortuna o como presagios divinos, mas aquello no era necesariamente igual en otras partes del mundo y lo sabía, debía ser lo más discreto posible en tierras extranjeras.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Mar Ene 31, 2017 9:16 pm

Seguía apretando los párpados, sabía que el intento iba a ser fútil; pensar que sólo porque yo no viese nada, significaría que los demás no me verían a mí... No.
Aquella misteriosa persona se había acercado demasiado rápido hacia a mí. Tan directo que no sabía que es lo que iba a hacerme, así que intenté agachar mi cabeza entre mis rodillas.
Pero al tenerlo tan cerca mi olfato pudo notar mejor su esencia, y más cuando inspiré con la nariz para sonarme hacia dentro.

Ese olor sin duda era inusual, parecido al de algunos marcados que me había encontrado cuando era una esclava en Tellius. Pero este era algo... bastante, diferente a todos los demás. No lograba especificar qué era exactamente, pero era... agradable y extraño. Olía mucho más a laguz, o un ser parecido.
Al escuchar su disculpa, subí la cabeza, abriendo los ojos poco a poco. Primero uno para comprobar, y después el otro, dejándolos sólo ligeramente entrecerrados.

¿Perdido? Entonces, ¿no era de por aquí? Eso explicaba que estuviese allí en medio de la nada, si aquella "tribu de las nieves" no existía, claro.
... Podría escribir un cuento sobre eso, ciertamente.

Aún en silencio, me fijé mejor en su aspecto. Uno de sus brazos era... ¡estaba lleno de escamas! ¿¿Un mestizo de dragón blanco??
No... era otra cosa. ¿Qué raza era? ¿Y por qué su mano era así?
Nunca había visto a alguien con alguna clase de deformidad en el cuerpo tal como esa. Que en sí, no era deforme... pero la figura de esa garra no era como la de un dragón, las escamas también brillaban de diferente manera. O al menos, no eran como las mías cuando me transformaba.

Estaba perdida en esos pensamientos cuando el joven me volvió a dirigir la palabra, notando que estaba pasando frío.
¿"Naga"? ¿Qué era eso?
Justo cuando le iba a responder que no hacía falta que llamara a nadie, ya que no quería que me viesen muchos más personas, me sorprendió colocándome su capa por encima de mi espalda y cabeza.

- !!! - Tuve un reflejo de querer hacerme para atrás pero no parecía que me fuese a hacer daño, así que me quedé quieta.

¿Que haría? Estaba muy confundida ante este acto. - ..nggh.... -intenté hablar- No... -solté en una voz casi inaudible.

Además, aún estaba semi desnuda debajo de mi capa... tenía vergüenza de que supiera que estaba así porque me estaba dando un baño. Una persona normal no se baña en un lago en medio de un bosque congelado, se va a los baños públicos del pueblo normalmente... Pero yo no podía hacer eso, claramente. Como tampoco podía decírselo. Así que bajé la mirada.

¿¡Cargarme de regreso!? Quería irme a casa, pero no así...

- ...e-est-t-toy... bien. -musité; evitando el contacto directo con sus ojos, mirando hacia un lado mientras seguía tiritando, con las mejillas y la punta de la nariz rojizas del frío.

Pero... un té caliente, una cálida chimenea... Sobretodo la parte de la chimenea, mi cabaña actual no tenía de eso. Adoraba el fuego, adoraba el calor.

Y estornudé de nuevo.

- Ha-hay un pueblo... -comencé, con mi voz normal, no pude resistirme a esas palabras- a una hora de aquí... al noreste... -fui bajando cada vez más el tono. No me creía lo que estaba diciendo. Pero no podía ser mala persona... ¿o sí?

Llevé las manos por dentro hacia mis orejas, donde agarré especialmente la capa para que no se me cayera y se vieran. Sea lo que fuera él, todavía me incomodaba que notase lo que era yo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Sáb Feb 04, 2017 12:04 am

El estado en que se encontraba la pobre joven no era muy bueno, temblaba notoriamente y aquel notorio color rojo en su rostro le indicaba que no tardaría en congelarse… Escucho que el pueblo estaba a una hora de distancia pero a como estaban las cosas dudaba que aquella muchacha pudiera soportar el viaje de regreso.

- Lo mejor será buscar algún refugio por aquí cerca, ya recolecte algo de leña así que podre prender una fogata. No está nevando así que algo podrá hacerse -

Levaba a cuestas un bolso de viaje considerablemente grande donde guardaba su tetera y utensilios de cocina así como un par de cambios de ropa y una manta para dormir a la intemperie. Sin perder mucho tiempo comenzó a apartar la nieve que había cerca para comenzar a acomodar la madera que había logrado recolectar, sacando por ultimo un par de piedras pedernal para hacer chispas cada vez que las chocaba entre ellas.

- Deme solo un momento, estoy seguro que con la fogata y te caliente se podrá sentir mucho mejor. Tengo una gran variedad conmigo así que escoja la infusión de su preferencia. Ah…. tengo igualmente unos cambios de ropa y una manta en mi alforraja, siéntase libre de utilizarlas mientras termino de preparar la fogata. -

Y es que no podía simplemente abandonarla a su suerte, no cuando la ayuda estaba a una hora de camino y el frio de ese lugar tan inclemente. De esta manera el muchacho de cabello blanco se concentro en encender la fogata quedando de espaldas a la jovencita y su bolso de viaje abierto junto a ella, confiando plenamente en que no tomaría más que el cambio de ropa y la manta.

- Ohhhh, pero que descortés he sido al no presentarme. Puede llamarme Hakuryuu, naci en Hoshido que se encuentra en el continente de Akaneia aun que actualmente viajo por todo el mundo. Escuche que en este bosque viven pegases en estado salvaje y quise venir a verlo con mis propios ojos…. con algo de suerte podre recolectar algunos datos para mi nuevo libro. Y es que estos bellos animales son tan tímidos que poco y nada se sabe sabré ellos, es intrigante y quisiera que el mundo entero los conociera tal cual son al natural -

Era su actividad favorita después de todo pues su sangre de maniquete lo hacía sentirse muy en sintonía con la vida que habitaba el mundo, podía admirarla por oras o días con envidiable atención y paciencia que solo un manakete podría tener. La pequeña hoguera comenzó a tomar algo de fuerza y su fuego ya era suficiente para trasmitir un poco de calor, Kija por su parte comenzó a verter el agua que recién recolecto en la tetera para comenzar a hervirla y así preparar algo de té.

- Acérquese al fuego señorita, solo tomara unos cuantos minutos en lo que el agua hierve para poder preparar el té. Tiene hambre por cierto?, desea que le prepare algo? -

Le miro para dedicarle una amable sonrisa, pensando para sus adentros que igualmente un estofado de verduras sería bueno para la joven que lo acompañaba en ese momento. Guardo silencio unos momentos para escuchar su respuesta.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Lun Feb 06, 2017 9:49 pm

Un refugio cerca... Cabía la posibilidad de que hubiera alguna cueva por los alrededores, pero era algo que dudaba. Entrecerré los ojos por el frió. Nada de esto hubiera pasado si el joven hubiera seguido su camino, podría haberme quedado en el lago o incluso podría haberme vestido sin problemas.
Incluso... podría escupir fuego en un santiamén para encender aquella fogata sin necesidad de aquellas piedras que estaba chocando para provocarlo.
¿Por qué se esforzaba en hacer aquello? No me conocía, no sabía lo que era, así que... ¿qué iba a recibir a cambio?

Permanecí en silencio mirando al chico. Un té caliente... sonaba bien.

¡Si pudiera cambiarme y ponerme la ropa ya lo hubiera hecho! ...Pero preferí usar la ropa que él me ofrecía en su bolso, sólo por si acaso.
Aunque... ¿y si se daba la vuelta y me hacía algo mientras estuviera desnuda? No tendría más remedio que transformarme si se daba el caso, como tenía que haberlo hecho muchas otras veces. El problema era... ¿a dónde huiría luego? Ya le había dicho dónde estaba el pueblo.

Agarré fuerzas para levantarme y sin dejar de mirar hacia el joven que estaba de espaldas, pues quería vigilarlo, desplomé las dos capas al suelo. Quedándome sólo con la empapada bata blanca pegada a mi cuerpo, haciendo que sintiera aún más el aire congelado dentro de mí. Pero tenía que quitármelo si no quería ponerme peor, aunque eso implicara pasar más frío. Por eso me agaché para hacerlo, y lo cierto es que también me estaba muriendo de la vergüenza al estar así a dos pasos de él. Rápidamente tomé sin mirar las ropas de su bolso y me vestí con ellas sin dudarlo. Pude comprobar que eran iguales que las que vestía él, así que me quedaban grandes. ¿Sería alguna clase de recambio de uniforme? Al terminar, me volví a colocar mi abrigo, cubriéndome la cabeza con la capucha por encima; y guardé la ligera prenda mojada en mi bolsa, para evitar que la viera y supiera que había estado en ropas interiores.

Ahora estaba muchísimo mejor, aún así tenía la piel húmeda y sentía frío así que me puse la dicha manta también por encima. Mientras más capas, mejor. Dejé apartada a un lado la capa que me había ofrecido para que se la volviera a poner él y se la alcancé tímidamente con el brazo, tocando su hombro.

¿Hakuryuu? ¿De qué me sonaba ese nombre? Lo había visto en alguna parte. Y decía que venía de Akaneia... Un continente del que no tenía mucho más conocimiento salvo el hecho de que había sido uno de los que se habían descubierto junto con Elibe, pocos años antes de mi huida.
Pero lo siguiente que dijo me llamó aún más la atención. Así que era un escritor... ¡Oh! ¡Eso era! Me había parecido ver algún libro suyo en las bibliotecas... pero no recordaba haber leído alguno. Es decir, aunque lo hubiera hecho, era altamente probable que me hubiera olvidado debido a mi condición.

Espera. ¿Pegasos? ¿Qué iba a hacer con ellos? ¿Quería tan sólo verlos?

- ¿Só-sólo quieres escribir sobre ellos? ¿no... v-vas a hacer nada más? -pregunté desconfiada. Aunque sabía que los pegasos no se acercaban a los hombres, tenía que asegurarme una vez más que él no presentaba ninguna amenaza. - Ellos viven... en otro lado, en el valle nevado... -pausé- Es raro encontrarlos por aquí, tal vez uno o dos sobrevolando los ci-cielos. Pero p-para ellos esto está muy cerca aún de los beorcs... -solté, sin darme cuenta en el momento de la palabra que había utilizado, pues mi intención era la de incluirme hablando en general.

Yo misma pensaba que eran unos bellos animales, pero incluso si veía uno en persona, temía acercarme. Tendía a relacionar el que Elibe era un continente conocido por ser matadragones y que en Ilia se rumoreaba que era donde provenían los pegasos, así que ambas cosas... Me imponía un poco de respeto, fuera cierto o no.

Sin dudarlo ni un segundo, me acerqué al fuego desde que vi a Hakuryuu lograr encenderlo. Quizás hasta demasiado, pues había llevado mis manos casi adentro de la llama. Tenía que ser cuidadosa con lo que hacía, no porque me pudiera quemar, ya que un fuego como ese no hacía daño a mi piel; si no porque no era algo común que cualquiera haría. Intenté disimular como pude recogiendo las manos un tanto, mientras él se encargaba de preparar la tetera que llevaba consigo.

Al sentir el calor me pregunté una vez más: De verdad, ¿qué hacía allí, en un país tan frío?
Pero era el lugar al que había huido, casi sin mirar. Y al ser precisamente tan frío, era perfecto para pasar desapercibida entre la gente que se abrigaba y no salía mucho.
Solté un poco de aliento mientras mis manos se calentaban reconfortantemente.

Espera. También... ¿me iba a ofrecer comida? Es decir, no el hecho de dármela, sino que me estaba... preguntando si me apetecía algo en concreto. Sólo mis "padres" se habían tomado esa molestia. Normalmente los esclavistas y otros amos que había tenido, me daban cualquier cosa, los que ellos querían que comiera, normalmente las sobras, sin posibilidad de rechistar. - ... - Miré a los ojos celestes del joven por un par de segundos, apartando luego la mirada por la incomodidad del contacto directo.

- C-c-cualquier cosa... está bien... -dije en un hilo de voz, pensando que un té rojo quizás estaría bien. Le miré de reojo, y ahí estaba él sonriendo.

¿Acaso no le daba miedo quedarse con una extraña que era sospechoso que estuviera en medio de un bosque helado? ¿Por qué no sospechaba que pudiera ser una trampa? ¿Por qué hacía esto?
Cualquier otro podría comérselo vivo.

- No deberías de confiar en extraños t-tan a la ligera. -comenté en voz baja- Pero... gracias. -musité.

Me aparté un poco la capucha para mostrar un mi cara y parte de mi cabello, pero aún con las orejas ocultas. - June... -decidí presentarme- es mi nombre.

¿Estaría haciendo bien?


Última edición por June el Vie Feb 10, 2017 4:42 pm, editado 1 vez (Razón : corrección de un par de fallos ortográficos, porque soy una tiquismiquis XD no cambié nada ;3)
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Mar Feb 07, 2017 11:36 pm

Kija estaba ocupado con las tareas que estaba desempeñando mas prestaba bastante atención  a lo que la chica le decía, extrañándole un poco el que ella pareciera querer asegurarse que sus intenciones para con los pegasos fueran solo las de escribir sobre ellos.

- Pues…. de ser posible y si se quedan quietos quisiera poder dibujarlos para ilustrar los datos que logre conseguir de ellos. Que otra cosa se puede hacer con un Pegaso? -

Ciertamente no había muchas cosas que el pudiese hacerles a esos bellos animales armado únicamente con plumas y una cantidad ridícula de hojas de papel en blanco, mantas, ropa de viaje y algunas provisiones, quizá un par de ollas pequeñas y una tetera junto con dos tazas para él te estilo orientales. Aun así, lo que le saco una sonrisa fue aquella palabra especifica que ella había utilizado para referirse a los humanos pues era una que había escuchado mucho en sus viajes a Tellius, más concretamente de boca de otros aguces.

- Entiendo…. como soy nuevo en estas tierras aun me cuesta algo orientarme…. así que el valle nevado?, tendré que pedir indicaciones en cuanto llegue al pueblo… quizá y con algo de suerte incluso pueda comprar un mapa -

Reflexiono mas para sí mismo mientras el agua de la tetera se calentaba, notando igualmente como la joven acercaba peligrosamente sus manos al fuego…. no le cabían muchas dudas entonces de con quién trataba pues solo había un tipo de laguz que podía pasar casi totalmente por humano, siendo su cabello rojo brillante y su aparente cercanía con el fuego las ultimas piezas de su rompecabezas…. aun así no menciono nada pues la chica aun no lo hacía por lo que respetaba aquello hasta cierto punto.

- Ahahaha, me dicen eso más seguido de lo que cree y no negare que me he llevado un par de tragos amargos por eso pero…. no es injusto molestarse con todas las flores solo porque una te pincha el dedo?. En este mundo hay personas de todo tipo y nadie esta exento de sufrir desgracias, en especial en tiempos aciagos como estos. Así que no sería mejor que todos nos ayudásemos mutuamente?, vivimos en el mismo mundo, respiramos el mismo aire y admiramos las mismas estrellas después de todo. -

Se dirigió hacia su bolso de viaje en busca de las verduras que guardaba como provisiones siendo el ambiente frio del lugar ideal para conservarlas frescas más tiempo, regreso junto a la fogata sentándose a una distancia respetuosa de ella mientras que con una de las garras de su zarpa blanca comenzaba a pelar un par de patatas y cortar rábanos.

- June es un bonito nombre, es un placer conocerla aun que sea bajo estas circunstancias. Le apetece un estofado de verduras?, no traigo mucho conmigo pues el viaje ha sido más largo de lo previsto pero ya que estamos cerca del pueblo seguro que podre reabastecerme allí. Tengo algo de carne seca por si se le ofrece también -

Le sonreía amablemente mientras centraba aquellos expresivos ojos azules en la tarea de seguir pelando y cortando las verduras que podría en el estofado. No negaría que los momentos tranquilos como aquel le agradaban en demasía y más después de haber participado en tantas batallas que lo habían agotado física y espiritualmente, mas aun el tener compañía para variar a la hora de comer era un privilegio que le agracia a Naga.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Vie Feb 10, 2017 7:28 pm

¿Que qué otra cosa se podía hacer con ellos? Pues traficar... capturarlos y venderlos contra su voluntad... Pero me mantuve en silencio, pues el chico no parecía tener la más remota idea de que eso era algo que también pasaba con los animales salvajes, no sólo con los Laguz.

- S-sí, seguro... -asentí en bajo, respecto a que había dicho de comprar un mapa. Era una inteligente decisión, todo allí parecía verse igual, todo blanco... Estuve a punto de comentar que yo también era "nueva en estas tierras", pero supuse que eso sonaría aún más sospechoso.

Sus palabras se repetían en mi interior una y otra vez. "En este mundo hay personas de todo tipo"... Pero, desgraciadamente, yo no había tenido la oportunidad de comprobar que esto fuera correcto. Ni tampoco tenía ganas, no quería. Pero en serio... ¿"flores"? Eso era demasiado bonito como para referirse a la mayoría de humanos que había conocido. Pues en mi caso, la excepción había sido la pareja que me había adoptado... No me fiaba de ninguna más.
Aún así quedé en silencio tras lo que había dicho. Tal vez él tuviera razón, o tal vez no. Pero eso seguía sin quitar lo que había vivido años atrás.

... Espera, ¿se había dado cuenta? No, no era posible... sólo le había mencionado sobre el hecho de confiar en extraños. Sin embargo, sus palabras me habían hecho pensar sobre aquella otra cosa. Sí, estaba segura de que sólo era una casualidad. Que aquellas palabras también podían adaptarse a mis razones de no confiar en humanos.

- Supongo... -murmuré inaudiblemente aprovechando que él se había girado a sacar algunas cosas de su bolso; algunas verduras que al regresar se puso a pelarlas con sus propias garras.

Había decidido decirle mi nombre, pues después de todo, no parecía mala persona. No era un humano, a pesar de aquel ligero olor. Pero tampoco parecía un branded... ¿Qué era? Seguía pareciendo extraño y nuevo a mi conocimiento.

Estuve a nada de soltar orgullosa que mi nombre "me lo habían puesto mis padres", pero tonta de mí... Eso sonaba tan obvio, tan normal... sin el verdadero contexto.
No sabía ni siquiera si mis padres de verdad, mis padres de sangre, mis padres dragones; me habían llegado a poner un nombre, no sabía si existían aún incluso... No recordaba absolutamente nada.
Y tampoco es como si quisiera recordar los otros apodos terribles que me habían "dado" al ser una esclava.

Asentí a la invitación de aquel estofado de verduras. - U-un poco estaría bien, g-gracias... -respondí, realmente no quería que se quedara sin provisiones, ya que traía pocas. Y además que me empezaba a sentir algo mal por andar ocultándole cosas... pero era por mi bien. - ¿C-carne seca? -mi estómago sonó levemente al repetir aquello... ¿los humanos comerían eso? Me detuve un momento a pensarlo antes de responder nada. Si decía que sí sin saber, mis intentos por hacerme pasar por una beorc normal y corriente, alguien que no merecía la pena conocer, se habrían ido al garete. Realmente no me ilusionaba mucho socializar debido a que precisamente el paso del tiempo hacía notar mi condición como raza laguz para aquellos que me conociesen. Y eso atraería problemas.

... Aunque él seguramente ya lo supiera a esas alturas.

- N-no, no importa... -rechacé tímida, en caso de duda. Suspirando en silencio mientras seguía viendo como quitaba la cascara a aquellas patatas. ¿Sería rudo preguntarle sobre su brazo? Todo el rato hasta ahora no parecía haberla querido ocultar en absoluto. Pero eso no significaba que quisiera hablar de eso...

Tenía que reconocer que Hakuryuu había sido muy amable, y la sensación reconfortante proveniente de la calidez de aquella fogata conseguía relajarme.

- Y... ¿no te da miedo ir por ahí... a-así? -pregunté finalmente, mirando tímidamente su garra. Pero me alarmé enseguida.

- ¡P-p-pe-perdón...! -agité la cabeza en forma de negación, y aparté la mirada, con la cara roja de vergüenza- N-no es de mi incu-cumbencia... ¡L-l-lo s-si-ssi-siento! -agaché la cabeza entre mis hombros, esperando que omitiera lo que le había dicho- O-olvida la p-pregunta... lo siento... -musité.

Pero, ugh... quería saber qué era. Y por qué me encontraba irremediablemente tranquila ante él. Todo era muy confuso.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Sáb Feb 11, 2017 4:20 am

Kija estaba ocupándose de la tarea de pelar y cortar las verduras gracias a sus largas y afiladas garras que su brazo de dragón poseía.... no era lo bastante fuerte como para pelear en su forma humana pero por lo menos le era útil para tareas cotidianas como esas. Lo sorprendente era el cuidado y delicadeza con las que Kija podía maniobrar aquella extremidad desproporcionalmente más grande que su brazo humano, era algo que la mayoría de las personas no comprendía pero el joven manakete, quien había nacido y crecido de esa manera, lo veía como algo de lo mas cotidiano y natural.

La joven pelirroja no hablaba mucho pero su rostro era por así decirlo un tanto expresivo, sacándole una pequeña sonrisa que el estomago ajeno gruñera mientras que la pobre joven rechazaba la carne. Kija, ante eso tomo uno de los trozos de carne seca que pondría en el estofado, cortando un trozo con su zarpa y metiéndoselo a la boca para mostrarle que la comida no tenía nada extraño.

- Descuide, está bien, la comida no tiene nada de malo, se lo aseguro -

Le dedico una animada sonrisa mientras le extendía el trozo de carne seca para que pudiese entretener un poco su apetito. Poco después Kija continuo con lo suyo, el agua de la pequeña cacerola calentándose a fuego de fogata herviría pronto así que debía apresurarse en terminar de cortar las verduras que aun quedaban... las cuales no eran muchas en realidad. Sin embargo y ante la última pregunta de la joven, Kija se detuvo un momento para mirarla con cierta sorpresa.

- Ahhhh, eso.... pues no, en realidad no. Como decirlo?, mis padres se amaban mucho y yo soy el resultado de esa unión. Esta brazo de dragón es algo que porto con orgullo, como hijo de un manakete y de una mujer humana me prometí a mi mismo que los honraría a ambos. Esconderme o tener miedo de lo que soy seria una falta de respeto para aquellos que me dieron la vida porque ellos me amaban por lo que soy y yo los amaba por lo que eran. -

Quizá era mera terquedad pero desde que había decidido abandonar su pacifico hogar en Hoshido mantenía esa férrea determinación.... avergonzarse de su parte humana sería negar todo el amor que su madre le dio todos y cada uno de los años que duro su efímera vida, lo mismo sucedía con su brazo de dragón.

- Además, herede de mi padre el poder de nuestros ancestros así que dejémoslo en que, de darse el caso en que alguien atente contra mi vida, mi zarpa seria el menor de sus problemas -

Rio alegremente ante aquello, tratando el tema como si no fuera la gran cosa y, en realidad, para él no lo era. La olla comenzó a hervir por lo que el joven albino comenzó a depositar las verduras en la olla, agregando algunas especias que guardaba en botellitas de madera y vidrio para darle un poco mas de sabor. El delicioso aroma de la comida comenzó a inundar el lugar pues no era un secreto que el manakete era un excelente cocinero. Al final cubrió la olla con su respectiva tapa y procedió finalmente a servir te de hiervas relajantes en las dos tazas, poniendo algunos cuadritos de azúcar al alcance de la pelirroja.

- Admito que hasta hace no mucho yo también tenía miedo.... he visto cosas que habría preferido no ver y otras tantas que era incapaz de comprender sin ayuda. Buscaba desesperadamente alejarme de todos por miedo a lastimarlos o que me lastimasen. -

Hiso una pausa para beber un sorbo de té, el liquido caliente era bien recibido por su cuerpo mientras que aquella calidez recorría todo su cuerpo. Soltó un pequeño a la par que una pequeña nube blanca se manifestaba mostrando lo frio que era en ambiente.

- Pero fueron todas las amistades que forje en el camino quienes me ayudaron en esos momentos tan complicados. A todos los conocí de la misma forma que a usted en este momento.... de forma fortuita. Por eso, visto lo visto me pongo a pensar seriamente de que, si hubiese tenido miedo de acercarme a ellos, si me hubiese alejado en ese momento no tendría los recuerdos tan bellos que tengo de ellos, me habría perdido de experiencias tan maravillosas y cotidianas, tan simples como beber té y comer estofado en un bosque nevado en compañía de alguien más. -

Siguió bebiendo de su te pues deseaba terminarlo antes de que el liquido se enfriase. El burbujeo de la olla con estofado dentro burbujeaba rítmicamente haciendo un sonido agradable. Los ojos azules del manakete mestizo entonces se centraron en los de la chica, regalándole una pequeña sonrisa en cuanto ambas miradas se toparan.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Dom Feb 12, 2017 5:50 pm

Había visto como Hakuryuu había partido un trocito de aquella carne para llevársela a la boca. Oh... él sí la comía, por supuesto, pero claro, él no parecía tener intenciones de ocultar lo que era.

- ¡N-no quise decir eso...! -exclamé, no quería que pensara que la estaba rechazando por creer que estuviera en mal estado, envenenada, o algo así... De hecho, se veía con una pinta tan deliciosa que seguramente se me había notado en la cara, pues a continuación me había ofrecido otro pequeño trozo para que lo probara mientras, el cual acepté avergonzada y me lo llevé a la boca.

Para mi sorpresa, él había respondido tranquilamente a mi pregunta, apremiando mi curiosidad. Levanté ligeramente la cabeza para escucharle.

"¿D-d-dragón? ¿Manakete?" repetí en mi cabeza. No recordaba haber escuchado sobre ellos. Y era hijo de una humana, por eso olía así... Sin embargo, no era un branded, ¿cómo podría eso suceder? ¿Acaso los manaketes no perdían la pureza de su sangre al nacer de beorcs? No nacían marcados... o eso parecía. ¿Estaría bien visto en Akaneia que los laguzes se relacionaran con los beorcs de esa forma?
Es decir... Que los beorcs pudieran amar a los laguz era algo que por suerte sí que había conseguido "entender" gracias a la pareja que me habían querido como si fuera su hija... Pero aún así era... extraño.

Tenía la costumbre de pensar que los branded eran resultados de violaciones entre laguz-humano, de un modo u otro. Nunca supe como reaccionar a ellos. Sabía que no tenian la culpa de haber nacido así, sabía que también se esclavizaban, pero su olor a humanos era algo que me desagradaba ligeramente. Porque me hacía pensar en aquellos crueles seres.

- E-entiendo... disculpa. - Ciertamente, tanto como ellos me habían querido a mí por el resto de su corta vida, yo había aprendido a quererlos a ellos. Los primeros y únicos beorcs a los que les tuve aprecio.

Yo sí me escondía... No por miedo a lo que era, si no miedo a que me capturaran de nuevo. Tampoco sentía un real apego por aquellos padres que me habrían dado la vida, pues no les conocía.
Y aquella no era la única ni la mayor diferencia: él no tenía miedo, él era valiente. Hakuryuu estaba prácticamente diciendo que podría atacar sin miramientos a cualquiera que osase ponerle en peligro. Yo... no podía. Sólo me había podido transformar para evitar que abusasen sexualmente de mí. Pero jamás me atreví a atacarles, había crecido de aquella manera, miedosa. Pensando en que si lo hacía, ellos podían matarme, pues me superaban siempre en númera.
Claro que, aquellos tiempos era en Begnion, lugar en el que había sido o seguía siendo común...

- Nunca había visto un manakete... l-la verdad.

Spoiler:

Al ofrecerme azúcar para el té no pude evitar preguntarme si realmente podía tomarlo. No era precisamente un producto común o barato, o al menos no que recordara. Era un lujo que sólo había llegado a probar con mis padres. Así que tímidamente acepté un cubito, echándoselo a mi taza.

Levanté la mirada mientras diluía el azúcar cuando siguió hablando, pues llamó mi atención. ¿Así que él también había tenido miedo hasta hace poco? Alejarse por miedo... eso... Eso era exactamente lo que me ocurría. ¿Quizás fuese menos diferente a mí de lo que creía? Me quedé unos segundos mirándolo con los ojos bien abiertos mientras sostenía mi taza caliente con las dos manos, cerca de mi cara para notar el calor de éste. - ... - "Ayuda"... ¿tal vez eso era lo que necesitaba? Pero aún había algo que me echaba para atrás, algo que no había mencionado directamente.

- Ya-ya veo... Amistades... -asentí- ¿con be- eh... humanos? -corregí esta vez.

- Qui-quiero decir... uhm... - Ya hacía tiempo que había revelado sin querer mi condición, probablemente. Y él seguramente no era tan estúpido como para no haberse dado cuenta. Precisamente por mi torpeza al decir las cosas era que prefería no socializar con los demás... porque iban a notar que no era como ellos.
Me quedé en silencio después de eso, sin saber que añadir o decir al respecto, así que bebí unos largos tragos de mi taza para calmarme, mientras escuchaba el hervor de la cacerola. Un sonido tranquilizante.

- ......... .... Muchas gracias...  Hakuryuu..... - Confesaba que me había sentido halagada por su comentario, sintiendo hasta una leve calidez sobre mis mejillas, a pesar de estar en aquel páramo frío. Pudiera ser que aquella bebida caliente y estar junto al fuego, empezaba a hacer efecto dentro de mí.

Él... estaba confiando en mí al contarme todo aquello. ¿No era cierto?

Dejé un momento la taza sobre el suelo y llevé mis manos a la capucha. Dudé, bastante. Pero tras unos segundos, me la bajé, apenada, haciendo ver el resto de mi cabello y sintiendo el soplo del aire frío sobre mis orejas. Supuse que... ya me sentía a salvo, gracias a sus palabras.
Tras hacerlo, volteé para mirarlo y me encontré con sus ojos claros mirando directamente a los míos, a lo cual reaccioné pestañeando un par de veces y apartando rápidamente la mirada de nuevo. Bajé la cabeza avergonzada agarrando la taza y tomé otro sorbo más. En esta ocasión, me había costado tragar el líquido.

...

- Me-me cuesta confiar aún en los beorcs... - Y por ende, todo lo que compartiese su misma sangre.

Pero algo me hacía sentir en sintonía con él. ¿Era porque, al fin y al cabo, era un dragón? Aunque fuera otro tipo que desconocía, pero era como... algo natural. Como las plantas y los animales, como la vida misma.

- T-tal vez lo hayas escuchado ya pero...  Elibe es un continente matadragones... da miedo. -miré de reojo su brazo- Por eso preguntaba si te sentías seguro mostrando tu... garra. -pausé- No sé mucho sobre ello, si sea un rumor o no, p-pero es lo que cuentan los lugareños.

- No tengo hogar. S-sólo... escondites. - El único sitio al que había podido llamar así, lo había quemado yo misma con mi propio aliento, para protegerlo. Y tampoco es que pudiera regresar allí. - A-aún así... Siento que aquí estoy mucho más segura... que de donde vengo. -dije en voz baja.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Mar Feb 14, 2017 11:34 pm

El aroma a comida inundaba el ambiente, todo en calma con los sonidos de la naturaleza interrumpiendo el silencio. El mestizo escuchaba con atención, sin interrumpir, todo lo que la muchacha tenia por decir. Se sirvió otra taza de té y agrego azúcar igualmente…. imagino que un poco de miel le daría un mejor sabor pero en aquel clima conseguirla sería más bien imposible.

- Tiene sentido, los manaketes suelen ser algo…. tímidos?. Muchos de ellos prefieren recluirse en lo profundo de ambientes naturales alejados de los conflictos y se disponen a dormir, a veces por cientos de años, en especial si están heridos. Son criaturas poco activas y es difícil que se muestren ante otros…. por eso no sorprende que nadie haya visto, o ya siquiera escuchado de ellos en mucho, mucho tiempo. -

Respondió con la misma calma que parecía caracterizarlo, el mismo se había encontrado rezagado bajo la protección del templo que lo vio nacer por 300 años, mas ahora que conocía el mundo y tenía tantas personas a las que apreciaba, regresar al cortante silencio de ese lugar le parecía algo triste, sin sentirse capaz de soportar una vez más ese grado de soledad. Quizá fuera su sangre humana la que lo hacía resentir aquello más que un maniquete normal.

- No es mi caso, el mayor tiempo que he permanecido dormido ha sido un par de meses a lo mucho. En ese entonces tuve una discusión algo acalorada con unos amigos y uno de ellos me tiro relámpago que me dejo en letargo ese tiempo. Después se disculpo, por supuesto…. Digamos que la situación fue más bien complicada. -

Hablaba de aquello con una ligereza impresionante, como quien relata lo que había desayunado ese día o las cosas que compro en el mercado para preparar la comida. Como siempre sonreía alegremente incluso si el hecho de que casi lo mataran aquella vez había sido una experiencia traumática que logro dejarle un par de cicatrices.

- Y… pues sí, hay humanos a los que me enorgullece considerar mis amigos pero igualmente tengo buenas amistades laguz. Veamos…. conozco a una garza, a un dragón blanco joven pero muy enérgico…. al joven Kurthnaga que es un dragón negro…. También conocí a otra manakete que considero casi como una hermana. En fin, nunca sabes donde puedes encontrar a un nuevo amigo o aliado así que, dejando atrás el dolor que a veces suponen las decepciones procuro tener el corazón y la mente abiertas para seguir adelante, aprender cada vez un poco más. -
Spoiler:

No negaba que si hubiese pasado por momentos angustiantes y difíciles, que hubiese cosas que no fuera capaz de perdonar. Aun así, el mundo era un lugar enorme y las buenas memorias que creo en su viaje serian valiosos recuerdos que atesoraba con cariño, pues sabía que aun en la mayor de las felicidades siempre habría algo de tristeza en ello. La miro quitarse la capucha y sonrió, sin mostrarse en absoluto sorprendido pues hacia un buen rato que había descubierto su identidad, siendo su convivencia con otros dragones lo que le facilito aquella tarea.

- Si, yo también escuche esa historia de Elibe…. pero igualmente toda mi infancia crecí con historias que relataban lo aterradores que eran los dragones rojos, que eran criaturas violentas con una sed de sangre insaciable. Y aquí me tiene, teniendo una agradable charla con una joven encantadora al calor de una fogata a punto de comer un rico estofado. -

Recalcaba aquello no por que pretendiera nada mas allá de ayudarla, si no porque genuinamente aquella muchacha de bellos y expresivos ojos violáceos le parecía adorable, totalmente contrastante a las historias que desde niño había escuchado sobre los dragones terrenales a los que sus dos padres le advertían hasta el cansancio que eran enemigos de los manaketes por alguna u otra razón.

- No se puede creer todo lo que se escucha señorita June, es bueno escuchar consejos pero tampoco es malo aprender por cuenta propia, cuestionarse de vez en cuando e intentar descubrir la verdad detrás de todas las historias. Ahhhh…. el estofado parece listo, un momento. -

Kija volvió a buscar en su bolso de viaje por los tazones de madera que guardaba allí…. normalmente llevaba un par tanto de cubiertos como de tazones pues siempre contemplaba la posibilidad de compartir su alimento con alguien más. Usando su zarpa retiro la tapa de la olla siendo aquellas escamas blancas y tornasoladas las que protegían su piel del calor del metal caliéntela después con un cucharon sirvió dos porciones de estofado, comenzando por el de la joven.

- Aquí tiene, espero sea de su agrado -
Spoiler:

El sabor de la comida era simplemente delicioso pues aun con recursos tan limitados como verduras, carne seca y especias Kija se las arreglaba para que tuviese un sabor bastante agradable. Era un platillo sencillo, cálido como la comida casera que cocina una madre cariñosa…. y es que de esa forma su madre humana le había enseñado a preparar sus alimentos. Era un recuerdo permanente de ella, sintiendo en cada comida que aun estaba junto a él, cuidando sus pasos como lo había hecho en vida.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Vie Feb 17, 2017 8:27 pm

Entonces los manaketes y los pegasos tenían mucho que ver entre sí. Ambos tímidos, y difícil que se muestren ante otros por estar alejados. Sonreí levemente ante este hecho.

- Ya veo...

Seguí escuchándole con atención, siempre era cuanto más curioso oír hablar de razas nuevas que desconocía. Era una pena que no pudiera apuntar nada de eso y probablemente se me olvidaría con el tiempo. ¿Tal vez debería pedirle? ¿O sería muy raro?

- ¿Re-relámpago? -exclamé sorprendida y a la vez, apenada de saber que le había pasado tal situación. No sonaba a algo agradable cuando se tenía amigos.

- Debes de haber experimentado muchas cosas, entonces... -comenté con admiración y algo de envidia.
Poder ser libre por el mundo, poder dormir largos letargos sin preocupación... Cuando yo apenas estaba empezando, prácticamente.

Al oírle hablar sobre la gente que había conocido, casi me atraganté al escuchar cierta cosa que me había llamado la atención. Todo era admirable, pero especialmente una mención.

- ¡W-Wow...! -le miré con los ojos bien abiertos, sorprendida. - ¿¡U-un dragón... n-negro!? - Eso significaba que ese tal joven Kurthnaga era de la realeza de Goldoa, ¡qué honor poder encontrarse y tener amistad con alguien así! ¿Qué clase de persona era Hakuryuu?

- Ti-tienes muchos amigos... -y encima, dos dragones y otra manakete. ¿No era eso inusual? Tantos dragones raros... ¡Menuda suerte!

¿Los dragones rojos... aterradores y violentos? Aunque recordaba haber leído algunos libros sobre el reino dragón, no recordaba que se contara sobre ellos esas cosas. Aunque... Quería que... algún día, yo pudiese llegar a dar esa impresión. Y jamás sentirme intimidada por nada ni por nadie.
Por otra parte, escuchar eso me hizo darme cuenta de algo... me hizo sentir como si fuera una decepción para los de mi raza. Tan débil, tan cobarde.
Aún así, el halago de Hakuryuu me hizo sonreír con timidez.

- Descubrir la verdad... -recalqué- S-sí, lo intentaré.

Tal vez fuera la ahora agradable compañía, el delicioso olor del estofado, el calor del fuego y la relajante sensación que había dejado el té; pero era un hecho que Hakuryuu había conseguido hacerme sentir mínimamente bien. Y hacía mucho tiempo que no me sentía así desde que había llegado a Ilia.
Por supuesto, el hecho de que no fuera completamente humano ayudaba bastante, lo quiera o no.

- G-gracias. -recibí el tazón, con las mejillas algo sonrojadas debido a la constante sonrisa amable del joven- El estofado tiene muy buen olor. -comenté, mi estómago no dejaba de sonar así que no tardé en probarlo, llevándome una cucharada a la boca.

- ...!!! -aquella sensación sí que no me la esperaba, hacía bastantes años que no tomaba algo que me pusiera tan contenta como aquello. ¡Era como un premio! ¡Una delicia! ¿Cómo podía algo tan simple saber tan bien? - ¡¡S-sabe muy rico!! -exclamé al instante, sintiendo que tenía que saber mi opinión, y seguí comiendo de aquel cuenco, agradecida, perdiendo la timidez por esa ocasión, como si hubieran pasado días desde la última vez que había probado bocado.

Estaba tan feliz de poder comer algo así que un par de lágrimas recorrieron mis mejillas.

Al terminar, le alcancé el tazón completamente vacío. - Mu...mu... ¡muchas g-gracias! -seguidamente aparté la mirada para secarme la cara con un trozo de la capa, completamente avergonzada.

- Este... Po... por cierto. -comencé dudosa- ¿Podrías contarme más... d-de esas... historias? -le miré- P-por favor, Hakuryuu...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Miér Feb 22, 2017 4:59 am

La joven parecía sorprendida con las cosas que le relataba y poco a poco su postura se fue relajando, lo cual a ojos del mestizo era algo bastante bueno. Estaba seguro que, en concreto la pobre debía necesitar de un pequeño momento de calma como aquel tal como a el mismo le sentó bastante bien pasar una tarde con la garza en los momentos donde se sentía más vulnerable y asustado. Un corazón herido requería reposo y tiempo para asimilar las cosas buenas y las cosas malas así como la soledad se curaba con algo de compañía, por fortuita que fuera.

- Pues.... he viajado por muchos lados, la verdad. Desde que comenzó este asunto de la plaga de emergidos he tomado la determinación de buscar que es lo que la esta ocasionando y ya que estoy en eso también encontrar a mi padre que seguro estará dormido en algún lado. -

No se explicaba porque su padre no había vuelto al templo pero podía darse una idea. Con altas probabilidades se había acomodado en alguna cueva o recoveco y se había quedado dormido sin preocuparse del tiempo que pasaba.... Pensar en ello a veces lo irritaba pero a su vez también pasaba por su mente que quizá había resultado herido y descansaba para recuperarse. Kija volvió a sonreír en cuanto la joven comenzó a comer del estofado, contento de que le hubiese justado, aun así por respeto volteo la mirada cuando las lagrimas comenzaron a emanar de su rostro pues en muchas ocasiones las personas no suelen sentirse cómodas con que las vean llorar.

- Historias?.... hum.... veamos. -

Puso un gesto pensativo en su rostro intentando recordar a detalle algunas experiencias que pudiese relatarle pues muchas de sus memorias aun seguían siendo un desastre. Aun así creía poder relatarle algo decente aun que tenía tantas anécdotas que en realidad no se decidía por ninguna en particular.

- Yo nací en el reino de Hoshido, en el continente de Akaneia. Es un lugar rebosante de naturaleza y muy prospero donde la gente es sencilla pero muy amable. Mi hogar es un viejo templo que se encuentra en la parte más alta de una montaña, oculto por un bosque de arboles de cerezo; la brisa fresca mece las ramas de los árboles y en primavera los pétalos caen como si fueran copos de nieve color rosa pálido. En el patio trasero hay un jardín de hortalizas donde cosechábamos las verduras que consumíamos a diario pero si caminabas un poco más lejos podías toparte con un inmenso campo de flores decoradas de todos colores. Había un pequeño lago en las cercanías con el agua más dulce que haya probado y cuyas aguas son tan cristalinas que es fácil admirar a los peces multicolores que nadan dentro. En ese lugar, si cierras los ojos manteniéndote en silencio puede escucharse el murmullo de la montaña, el palpitar del bosque y el aura de tranquilidad que puede sentirse a lo largo y ancho del templo te hacen entender por qué le llaman "tierras sagradas" -

Kija miro hacia el cielo ligeramente nostálgico.... como deseaba regresar una vez más a la tranquilidad de su templo, una añoranza que se había acrecentado por el cautiverio que vivió hace relativamente poco tiempo.... pero su viaje estaba aun lejos de terminar y los días de paz se mantenían aun distantes.

- Hace mucho, mucho tiempo los peregrinos subían al templo para ofrecer ofrendas y plegarias pues se corría el rumor que en ese lugar se podía escuchar la voz del "dragón sagrado" o mas comúnmente el "dios de la montaña". Recuerdo como, en algunas ocasiones, mi padre se transformaba asomando la cabeza detrás del pequeño santuario de las ofrendas respondiendo a veces a sus plegarias.... El aura de un manakete poderoso tiene la capacidad de sanar ciertas aflicciones físicas y emocionales así como disipar las maldiciones hechas con magia negra, cosa que los peregrinos consideraban un milagro. Igualmente mi madre era una clérigo muy versada en las artes sanadoras por lo que igualmente prestaba sus servicios en caso de necesitarse. -

Era muy pequeño en esa época, apenas un niño de brazos pero era ya lo bastante lucido como para recordar. También como su madre atendía a los cansados viajeros preparándoles cálidos estofados como ese que en ese momento le ofreció a la chica de cabello rojo.

- Con la construcción de otros templos de mas fácil acceso a la falda de la montaña los peregrinos comenzaron a dejar de subir la montaña y poco a poco el "Dragón sagrado" se fue convirtiendo en una leyenda.... el templo fue quedando vacio hasta que solo quedamos mis padres y yo. -

No era un final necesariamente triste, había pasado una época maravillosa y tranquila al lado de sus padres con alguno que otro traspié en el trayecto. Hiso una pequeña pausa para servir mas estofado de verduras en el cuenco, ofreciéndole nuevamente a la chica pues por la forma en la que había comido la porción anterior adivinaba que la pobre había pasado una buena temporada sin comer nada.

- Tome señorita June, yo no tengo demasiada hambre así que siéntase en la libertad de comer cuanto desee, yo estoy bien con el de de momento. -

Y dicho eso se sirvió otra taza de té, comenzando a beber tranquilamente. Las pausas eran importantes para el muchacho de blanca cabellera, daban tiempo a reflexionar y entender lo que se estaba comunicando y tampoco deseaba acabar aburriendo a la chica con relatos demasiado largos.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Miér Mar 22, 2017 8:45 pm

OFF:
perdón por tardar!!! lo tenía escrito, pero guardé el archivo porque no tuve internet en el momento... y luego me olvidé completamente de que no lo había posteado ^^UUU


Escuchaba con atención como Hakuryuu relataba todo aquello. Era realmente admirable cómo había viajado tanto, y su valentía al enfrentarse con los emergidos de una forma tan directa. Cuando mencionó a su padre... entristecí al recordar a los míos. Sin embargo, esperaba que él me contase acerca de los temerosos dragones rojos, al parecer había malinterpretado su petición. Pero no le interrumpí en absoluto, pues aquello me resultaba bastante interesante también.

Cerré los ojos para imaginarme todo aquel escenario, sin duda el reino de Hoshido sería muy hermoso, tal y como lo describía. Quizás algún día lograse viajar hasta allí, ¡podría inspirarme para contar mil historias! Pero no me atrevía a hacerlo aún... Un momento, ¿qué acababa de contar? Allí, en Hoshido... ¿se respetaban a los laguz? ¿¡Hasta tal punto de tratarlos de deidades!? Abrí fuertemente los ojos al escuchar eso. Era fascinante cómo los Manaketes parecían ser tan místicos, parecían sacados de un cuento. ¡Ahora deseaba saber más de Hoshido!

Pero antes de que pudiera preguntarle por más, su historia terminó con un final un poco amargo. Realmente aquello me entristeció un tanto, el que la gente hubiera dejado de visitar su hogar después de haber sido prácticamente una costumbre.

- Oh... Eso es una pena... -comenté- Pero al menos no estabais solos, o-os teníais a vosotros. -sonreí. La verdad es que todo aquello me hizo darme cuenta de las vidas tan diferentes que habíamos tenido.

El había nacido, crecido y vivido en un país pacífico, acompañado de sus padres, y durante mucho tiempo incluso la gente les adoraba. No parecía haber ninguna clase de esclavitud y todos sus residentes se escuchaban como unas personas realmente cercanas y vivarachas.
Me preguntaba cómo podría haber sido mi vida si hubiera nacido o al menos vivido gran parte de mi vida allí; con ser la mitad de feliz que cualquiera de ellos me hubiera conformado.
Pero nada que pudiese haber hecho. Incluso hoy en día agradecía las usuales veces en las que mi amnesia me hacía olvidar de la gran parte de cosas horribles por las que había pasado. Pero lo hecho, hecho está; y aquello era todo un pasado ahora. Como había dicho Hakuryuu, no tenía que alejarme de lo que viniese de ahora en adelante, disfrutar de los pequeños detalles. Todos respirábamos bajo el mismo cielo y yo hacía ya unos cuantos pocos años que era libre.

- ¿P-puedo? -respondí ante su invitación- ¿De verdad? -No era que tuviese tanta hambre tampoco, y además, era su comida... Pero estaba TAN deliciosa, que no pude evitar aprovecharlo. - De acuerdo... ¡G-gracias! -dije aceptando el cuenco. Era tan feliz en aquel momento, que aquello me hizo recordar los momentos en casa de mis padres. No todos los días podía comer dos platos de un alimento así.

- Hoshido su-suena tan maravillosa. Ojalá pudiera visitarla algún día... -O al menos leer un poco más sobre aquél país, pensé. Si mi memoria no me fallaba, me parecía haber visto algún libro dedicado al continente de Akaneia.

- Yo... vivo en una cabaña abandonada no muy lejos de aquí. -expliqué mientras seguí comiendo aquel estofado. Después, hice una pausa para mirarlo. - Eh... um... esto... Disculpa por no haber c-confiado en tí antes, Hakuryuu... -dije en voz baja. Tenía que hacerlo, él había sido muy amable conmigo hasta ahora y no parecía ser ninguna amenaza. - Yo... me estaba dando un b-b-baño... antes. -bajé la mirada, con las mejillas encendidas. Era una explicación vergonzosa, pero era una razón al fin y al cabo. - Como... no puedo ir a los baños públicos... E-es decir, me da miedo que... uh... ya sabes. -hice gestos con las manos para señalarme las orejas y las marcas en mi cara. - Pues a veces vengo aquí...

- Ya-ya sé. T-te acompañaré al pueblo después. -comenté, después de un silencio por mi parte. Eso era lo mínimo que podía hacer por él ahora, para devolver su amabilidad. Al fin y al cabo, yo conocía el camino de vuelta.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Lun Abr 03, 2017 4:38 am

Ella tenia razón, pese a que las personas dejaron de acudir a su templo los días acompañado de sus padres eran recuerdos muy preciados por él, días cálidos y llenos de luz que añoraba muchísimo pues su vida en la actualidad había sido bastante dura. Un ser acostumbrado a una vida sencilla y pacifica que termino involucrado en sangrientas batallas, alguien que solo conocía la amabilidad y la calidez vivió en primera mano lo cruel y aterrador que podía ser el mundo en realidad. Aun así, sonrió ampliamente al ver a la joven aceptar su segunda ronda de alimento, entendía que la pobre debió tener frio al caer en el lago y aquello no solo la ayudaría a llenarse el estomago si no a calentarse un poco.

- Te lo recomiendo ampliamente, si vas de visita algún día seria un placer mostrarte el reino. -

Se imaginaba que sería una buena experiencia para ella y la compañía siempre era bien recibida pues aun que amaba su hogar actualmente se encontraba totalmente vacío, lo único que podía contemplar al regresar era el hermoso paisaje y los ecos distantes de tiempos más simples, más felices. Era bellísimo pero sumamente silencioso y solitario.

- Descuide, es normal tomar precauciones cuando se trata de extraños así que la entiendo. Yo.... mi nombre en realidad es Kija; no suelo usarlo muy a menudo por qué es lo único que mis padres me han dado y que podre conservar a lo largo de toda mi vida. Es muy preciado para mí y difícilmente mantengo la calma cuando alguien lo utiliza como burla u ofensa así que no suelo revelárselo a los desconocidos. -

Admitió.... su calidad de hibrido le atrajo muchas peripecias una vez que abandono su templo pues aun que los adoradores de Naga llegaban hasta a venerarlo muchos otros le lastimaban, insultaban por su brazo "deforme".... de hecho incluso el sobrenombre Hakuryuu también fue pensado como un tipo de borla y por eso lo utilizaba, pues le era indiferente que usaran como insulto un nombre que fue creado con ese fin.

- Usted se... estaba.... Oh, por Naga! -

Las mejillas del joven se colorearon de un tono carmín bastante notorio a lo que el joven se inclino frente a ella hasta que su cara quedase hundida en la nieve. Aquello era una forma típica de disculparse en su tierra natal cuando se cometía una falta grave y siendo sincero consigo mismo el interrumpir el baño de una joven era lo mas descortés y ofensivo que podría hacer hecho según sus estándares.

- Cuanto lo lamento!, no tengo palabras suficientes para disculparme, he hecho algo terrible. Espero que pueda perdonarme, encontrare la forma de enmendarlo sin falta! -

Su voz tranquila y pacífica se había transformado en una súplica avergonzada pues el no haber entendido la situación no era excusa para haber sacado a una dama en túnica de su baño. Su corazón latió a prisa y su rostro se encontraba mas rojo que una manzana madura cosa que resaltaba aun mas en su piel tan pálida y blanca como la nieve.

- E-esto.... s-si desea que le de privacidad para que pueda terminar lo entiendo. Oh por Naga, he deshonrado a mis padres y a mis ancestros. -

Aquel tipo de pensamientos era igualmente algo muy típico de Hoshido que, quizá, los extranjeros a veces consideraban exagerados; para bien o para mal Kija estaba criado bajo esas enseñanzas.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Vie Abr 21, 2017 10:32 pm

Oh, claro. Él también había ocultado algo, su nombre. Entonces, no lo culparía. Parecía tenerle mucho aprecio al nombre que le habían dado sus padres, como yo apreciaba el nombre que me habían dado mis padres adoptivos. ¿Quizás debería inventarme un seudónimo yo también para evitar que manchasen mi nombre?

- Ah. Es normal, tranquilo. P-procuraré no usarlo delante de otra gente. -respondí, respetando su desición.

Pero en cuanto terminé de explicarle mi situación, lo vi inclinarse ante mí, escondiendo su cabeza en la nieve, disculpándose. ¿Qué reacción era aquella?

- ¡Oh! N-no importa. ¡¡No te pre-preocupes!! -exclamé igual de alarmada, con mis mejillas completamente rojas, pues eso sólo conseguía que me avergonzara más aún de habérselo confesado. Me tapé toda la cara con mis manos, para evitar ser confundida por alguna clase de tomate.

El siguió lamentándose, casi de una forma exagerada. Aunque esa parte de él era igual a mí. Aparté algunos dedos para mirarle a través de ellos, él seguía cabizbajo. A pesar de ello, nuestros rostros teñían de rojo el paisaje completamente blanco de aquel lugar.

- Haku-.... ¿Kija? -corregí- ¿... por qué dices que has deshonrado a tu familia? N-no has hecho... nada terrible.

Pensé que ojalá el acto de interrumpir mi baño fuera lo más grave que me hubieran hecho nunca. Pero no era así, por desgracia. - Créeme.

Aparté las manos de mi cara y me agaché ligeramente hacia él, posando las manos en la nieve frente a su cabeza, cerca. Tras unos segundos mirándole, y a pesar de que lo que había pensado anteriormente me entristeciera, solté una pequeña y tímida risita.

Pese a no ser ninguna burla, no pude evitar continuarla, pues jamás había encontrado a alguien reaccionar de aquella manera. Pero no quería que lo malentendiera y me detuve, apartándome bruscamente. - P-p-perdón, no quería... N-no me... ¡no me estoy riendo de tí! -aclaré un poco nerviosa, poniendo una de mis manos con la palma hacia él, tapándome la boca con la muñeca cubierta por completo por la manga de sus ropas, las cuales me quedaban grandes. - E... es sólo que... eres demasiado amable, y-y puro... -aparté la mirada- Tanto q-que aún me pregunto de dónde has salido... -musité inaudible.

Más bien, ¿dónde se había metido en toda su vida y por qué no lo había conocido antes? Ojalá muchas personas fueran como él.

- G-gracias...

Ya no tenía frío. Existía una calidez dentro de mí, que ya no sabía si había sido el fuego, la comida, o él.

- Oh, cierto... -murmuré para mi misma mientras me giraba, colocando el cuenco ya vacío sobre la tierra. - D-disculpa un momento. -Me arrastré hacia un lado, donde tenía mi bolso. Necesitaba apuntar algo rápido, no quería que se me olvidase jamás. Agarré la pequeña libreta, que se había humedecido un poco por una esquina debido a que había metido el camisón mojado que había querido esconder a las prisas allí. Por suerte, no había echado a perder nada.

Tomé la pluma que tenía enganchada a ella y antes de escribir miré al manakete rápidamente, ocultando lo que iba a escribir por vergüenza. "Kija es buena persona." entre otros apuntes cortos por encima.

Cerré la libreta y la volví a guardar, me giré hacia él y sonreí tímidamente.

- ... Gracias, ya me encuentro mejor. K-Kija.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Miér Mayo 03, 2017 12:33 pm

Estaba tan avergonzado que su rostro entero parecía una manzana madura, aun así, la suave risa contraria y sus palabras le hicieron levantar la vista encontrando que ella también estaba sonrojada, haciendo que el alvino dibujase una pequeña y discreta sonrisa en su rostro sin poder evitarlo aun que igualmente se encontraba sumamente avergonzado.

- De donde yo vengo ver a una mujer en la ducha sin su permiso es una falta muy grave…. no solo deshonras a la familia de la joven pues se supone que ese tipo de cosas solo debe contemplarlas su esposo si no igualmente deshonras a tu familia por cometer la bajeza de faltarle al respeto a una doncella y eso en si mismo ya es un acto deshonroso.-

Ciertamente para él quien fue educado por un par de padres bondadosos y correctos el haber visto a una mujer, aun que fuese solo en "ropa interior" era algo imperdonable y más aun siendo el estilo de vida Hoshidiano fuertemente ligado al honor y al respeto.

- Puro?.... oh… no, en absoluto…. en realidad disto mucho de serlo. En esta vida nadie está desprovisto de sufrir desgracias y en algunas ocasiones he hecho cosas de las cuales me arrepiento…. Pero una vez mi madre me dijo que "todos cometemos errores, lo verdaderamente importante son los caminos que decidimos seguir". -

Sus mejillas aun estaban teñidas de un suave color carmín, estando ya por fin un poco más tranquilo pero sin dejar todavía el tema de lado. Entendía que una chica normalmente estaría escandalizada por un asunto como ese pero June lo tomaba de forma tan ligera y tranquila que llego a preocuparlo un tanto pues si alguien tomaba una ofensa con normalidad debía de ser porque se lo habían hecho más de una vez.

- Es…. un alivio que se encuentre mejor señorita June…. esto…. si desea que me retire para usted pueda continuar con lo que estaba haciendo entenderé perfectamente. Por mi parte le aseguro que no volveré a interrumpirla. -

Y es que no sabía cómo sobrellevar una situación como esa pues nunca le había sucedido algo como aquello….. no es que conociese demasiadas mujeres tampoco.

- Um…. ahora que lo pienso…. nunca he visto a un dragón rojo transformado…. -


Pensó en voz alta, por alguna razón sus pensamientos sobre deshonrar doncellas a la hora del baño se habían transformado en aquella incógnita…. como era en verdad un dragón de fuego?, eran tan aterradores como los describían los libros?, siendo no solo un hombre si no un dragón deseoso de aprender cosas nuevas aquella incógnita lo torturaba, mas poco después regreso de golpe a la realidad al pensar que estaba siendo impertinente.

- Ahhhhhh!!!, lo siento!!!, no quise decir eso, por favor olvídelo… ya le he causado de por si suficientes problemas y seria egoísta y ruin de mi parte pedirle algo como eso!!. No debí siquiera pensarlo, lo siento. -

Sus mejillas volvieron a ponerse totalmente rojas y agacho la mirada soltando un suspiro…. imaginaba que si regresaba a Goldoa de visita podría ver algún dragón rojo por lo que no había necesidad de incordiar mas a la joven pelirroja.

- De todas maneras, con las indicaciones que me ha dado creo que pedo llegar al pueblo por mi cuenta…. usted intenta no llamar mucho la atención cierto?, si la ven conmigo es seguro que le causare más problemas…. usted entiende, esta zarpa es algo difícil de ocultar. -

Sonrió ligeramente resignado mientras se ponía de pie, comenzando a recoger y a guardar sus cosas con intenciones de marcharse.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por June el Vie Mayo 05, 2017 9:02 pm

Seguía sin entender por qué para él era tan grave aquello. Es decir, era su cultura... pero él no me había llegado a ver desnuda, ¿cierto? Cuando él se había acercado a mí, en ese momento yo ya estaba fuera del agua, debajo de mi capa. Como mucho me había visto la cabeza mojada, ¿eso contaba? O acaso... ¿¡acaso había girado la mirada cuando me estaba poniendo sus ropas!? ... No, no había sido así. Yo misma le había observado, y él se había mantenido de espaldas todo el tiempo.
Mientras escuchaba sus palabras, muchos pensamientos se perdieron en mi mente.

Conocer todas aquellas cosas sobre las costumbres de su país no dejaban de hacerme preguntar en mi cabeza, cómo habría sido mi vida sin ninguna clase de esclavitud, habiendo nacido allí. Bueno... no era como si recordara dónde había nacido exactamente, pero... Definitivamente aquella vida sería muy distinta. Me preguntaba si mis padres adoptivos se habrían considerado deshonrados al saber que muchos de los amos que tuve me habían obligado a permanecer desnuda a sus ojos. A día de hoy aún pensaba que era un alivio que consiguiera echarlos hacia atrás cuando intentaban hacerme algo más, transformándome a mi forma dragón.

Cuando me di cuenta, mientras él hablaba, yo andaba con las manos inconscientemente rozándome varias partes de mi cuello, en especial mi cuello, recordando casi por instinto todo el dolor que había recibido en aquellas ocasiones.
A pesar de todo, me preguntaba qué males podría haber hecho él como para comportarse de aquella forma, contando que se arrepentía de algunas cosas, era tan extraño...

- N-no, está bien. No necesito más baños por hoy... -aclaré, con una risita- Ya d-dije que no importaba... -aparté la mirada, ruborizada- Al contrario, disculpas a tí por haber... p-provocado que... d-deshonrraras a tu... -musité en voz baja, mas no pude continuar por el comentario que había soltado, y volteando mi cabeza para verlo sorprendida y confundida.

¿Ah no? Pero él ya había conocido a dos dragones terrenales... ¡incluso uno de ellos era un dragón negro! ¿O podría ser que los dragones rojos tenían diferente forma? De todas formas, ¿a qué se estaba refiriendo? ¿no será que...?

Me quedé un rato en silencio mirándolo con curiosidad mientras se disculpaba. "Pedirme algo como eso"... pues sí que había entendido aquello, al final. Antes de responder siquiera, él siguió hablando, resignado.

- Oh... -bajé la cabeza, eso era cierto. Kija era bastante considerado conmigo, pues aquello realmente llamaría la atención hacia mí, no podía evitarlo. Pero él me había cuidado... su mano de por sí no me molestaba, y pedirle que la escondiera igual sería una falta de respeto. Tenía que hacer algo para devolverle el favor... ¿pero el qué? - B-bueno... está bien. Pero p-puedo acompañarte al menos hasta donde está mi cabaña. Como ya dije, está en las afueras pero desde allí podrás ver el pueblo perfectamente. -expliqué.

- ... Si no te incomoda, claro. -añadí, pues podría ser que él era quien no quería que lo acompañase por alguna razón.

Bajé la cabeza mientras él seguía recogiendo sus cosas. Yo intentaba ayudarle pero no sabía si eso le iba a entorpecer más, así que me quedé quieta, mirándome las mangas de su ropa. Cierto, ¿qué haría con ellas? No podría devolvérselas con la misma, primero tenía que secar la mía y limpiar las suyas. Seguí pensando en cómo agradecerle lo de hoy.

- ... P-por cierto... -comencé con una dudosa voz- Yo tampoco he visto a ningún otro, a ningún dragón. -pausé- Pero seguro que te decepcionaría mi forma... -murmuré casi en silencio.

- Y mucho menos, tampoco he visto a un manakete, por supuesto. -sonreí tímidamente.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1532


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Kija el Dom Mayo 14, 2017 6:17 pm

Kija no pudo evitar dedicarle a la joven una amplia sonrisa ante sus comentarios, aun con aquel ligero rubor tiñendo sus mejillas. La joven no solo era sumamente amable y considerada si no que mostraba cierta fragilidad que no sabía cómo describir, una que llegaba a preocuparle a ratos como la vio acariciándose el cuello como algo le doliera, como aquellas cicatrices que aun sanadas en el cuerpo aun dolían.

- Esta bien señorita June, usted no ha hecho nada malo. Ya me disculpare adecuadamente con mis ancestros más tarde -

Le dijo en un tono animado para que la joven no se preocupase más de la cuenta por el asunto pues aun que el aun se sentía mal por la situación no deseaba que ella sintiera como su hubiese hecho algo malo. Mientras recogía sus cosas escucho todo lo que la joven tenía para decirle, sin interrumpirla en ningún momento.

- Por supuesto, sería muy agradable si pudiese acompañarla hasta su cabaña. La compañía siempre es agradable y mientras no le cause ningún tipo de problema estaré más que contento de recibir su guía. -

Por supuesto que deseaba pasar más tiempo con ella pero tampoco pretendía que los aldeanos la mirasen mal por acompañar a un extraño como él y que a la vista saltaba que no era humano. Las mejillas de Kija volvieron a teñirse ligeramente de rojo en cuanto el tema de las formas verdaderas salió a flote, sintiendo una ligera emoción por ello pues tal como había dicho nunca había visto a un dragón rojo y si tomaba como base que los dragones blancos y negros, así como su propia raza eran sumamente distintos la verdad es que la curiosidad lo carcomía por dentro.

- Para nada!!, seguro que su forma debe ser tan magnífica como lo es usted misma…. es decir, la forma real de un laguz nunca es decepcionante, cada raza e individuo tiene su propio encanto -

Quería dejar aquello en claro, que no había nada de qué avergonzarse de lo que ellos eran pues sabía por experiencia que tener miedo, repudio o rechazo por la forma verdadera normalmente era imán de problemas y desgracias, punto y aparte de verdad pensaba de aquella manera pues hasta ahora todos los laguz que le habían mostrado sus formas animales nunca le habían decepcionado y cada forma a su manera le parecía bella.

- A diferencia de los dragones terrenales los manaketes somos más afines a la naturaleza y esta se manifiesta en nuestras formas laguz así que difícilmente mera un manakete igual a otro. S-si usted así lo desea no me molestaría el mostrarle la mía…. e-es decir…. solo s-si usted desea verla, claro -

Por alguna razón el sugerir aquello le dio un poco de vergüenza pues esperaba igualmente no decepcionar a la chica así como tampoco estaba seguro de si ofrecimiento era grosero o descortés, menos aun si le causaría algún tipo de problema pues no estaba seguro de que tan lejos estaban del pueblo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [1]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
40


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Bajando la guardia [priv. Kija]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.