Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Libre] Siempre se deja algo atrás

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Invitado el Jue Dic 29, 2016 1:08 pm

El día era algo más caluroso de lo normal, quedando reflejado en los continuos y a veces estresantes resoplidos de Marlon, el comerciante más ancho que alto que había permitido a Daryun acompañarlos en su camino hacia Lycia. Marlon, de abundante mostacho negro y escaso cabello, regía una caravana de una veintena de mercaderes dedicada a la venta de productos naturales (pieles, principalmente) por gran parte de Elibe.

Daryun dio con ellos al tercer día de huida de los territorios Kutolah, pidiendo permiso para poder acompañarlos a cambio de protección. Marlon, al ver su intimidante aspecto, no dudó en aceptar, ya fuera por la seguridad que le ofrecía o por el miedo a las posibles represalias si se negaba. Fuera como fuese, Daryun, tapando su rostro con la capucha de la capa, montaba a Volk a la diestra del carro principal, con Marlon en las riendas.

-¡Fiiiiiiiu! ¡Esta caló es insoportable!- masculló Marlon mientras refregaba el grasiento brazo por su frente.  -Y lo peor es que aún falta pa'llegá a las montañas...- las quejas se sucedían a la par que las miradas entre el resto de mercaderes. -Y tú tapao con esa capucha...
-Prefiero guarecer mi rostro de posibles miradas curiosas.- Daryun había tomado esa precaución ante los más que posibles jinetes Kutolah que estuvieran en su búsqueda.
-¡Eso mismo hago yo con mi suegra! ¡Jajajaja!- su risa, como no podía ser de otro modo, era bastante repelente. -Y dime, "Dayún"- consiguió decir tras secarse las lágrimas. -¿Pa'qué vas a Lycia?
-Estoy interesado en los contrastes arquitectónicos entre los diferentes marquesados de la región.- daba igual la excusa que se inventase para evitar tratar el tema sobre la huida de su tribu nómada, Marlon vivía en una realidad muy diferente a la de cualquiera.
-¿Arqui-qué...?

La tarde comenzó a caer, el sol languidecía tímidamente dando paso a la luna y obligando a encender antorchas por los diferentes carros. La caravana buscó cobijo próxima a los riscos que delimitaban el camino. Formaron un semicírculo con los carros, dejando a un lado el ganado y al otro las tiendas. Aquella noche, Daryun se ofreció voluntario para realizar la primera guardia de vigilancia.

Se apostó tras la barrera de carros, sentado en la fría hierba, con la lanza de cobre sobre sus piernas y un pequeño candil justo a su lado. Su caballo Volk dormía de pie justo detrás de él. En la oscuridad de la noche, iluminado únicamente con el candil, Daryun observaba el pequeño mapa, que sostenía con su diestra, donde había trazado una ruta hacia la lejana región de Kilvas, allá donde tenía pensado empezar a redimirse de sus pecados.

Pasaron un par de horas cuando un ruido extraño, difícil de identificar, se escuchó en la lejanía. Daryun se puso rápidamente de pie, apagando el candil y sujetando el arma con las dos manos, mirando a la oscuridad reinante en el horizonte. La tensión provocaba que sujetara fuertemente su lanza, y entonces...

-¡Vaya pesadilla más chunga he tenío, "Dayún"!- Marlon apareció justo a su lado con su propio candil. Cuando vio a Daryun, su orondo rostro mostraba confusión: -Chiquillo que haces tan a oscuras, que te vas a quedá dormío.
-¡Cállate!- le espetó a la par que le apagaba el candil y le ponía la mano sobre su boca.

Acto seguido, el sonido volvió a sonar, más fuerte.
-Algo se acerca.- Daryun frunció el entrecejo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Lun Ene 09, 2017 11:28 pm

Khigu salía de viaje para cazar nuevas pieles, de nuevo. Se dirigía hacia el suroeste, donde la geografía de Sacae iría siendo más montañosa, señal de que habrían mejores bosques y con ello animales con excelentes pelajes. Iba sola, como siempre. No le gustaba ir acompañada con el grupo de caza de su tribu. Y de todas formas, ellos usualmente tampoco la querían cerca, decían que les traía mala suerte. Pero en realidad, sólo era porque ella era bastante competitiva y acababa cazando más que los demás.

Habían sido unos días bastante ajetreados, demasiado calor para ser otoño en las planicies. Aunque a ella el tiempo no le afectaba en su forma de vestir las ropas tradicionales de su tribu, si acaso los días más fríos de invierno se colocaba una piel de oso por encima. Aunque en Sacae el tiempo casi siempre era estable, en comparación a otros lugares donde ella había estado.
Se había encontrado además un par de emergidos idiotas que siempre rondaban los largos caminos vacíos que atravesban el país. No habían sido mucho problema para ella, portadores debiluchos de lanzas que nunca podrían en contra de una mujer tan bruta con el hacha como Khigu.

Durante todo el día, ella siguió su camino, sin detenerse a menos que encontrara posibles amenazas. Sin embargo, y para tristeza de alguien al que le encantaba luchar como ella, esta vez no se dio el caso. La noche pronto caería, y ella no alcanzaba aún los bosques. Acampar en medio del camino no era ningún problema, pero sí comenzaba a tener algo de hambre. Gruñó al darse cuenta que se había olvidado agarrar alguna liebre para el camino. El hambre la ponía de mal humor, pero tenía que seguir hasta que encontrara algo de comida.

Más avanzada la oscuridad de la noche, Khigu dislumbró a lo lejos varias luces de fuego. Ver varias antorchas significaba que allí habría gente, más ella no sabía si se trataban de bandidos. Igual, el hambre le hizo caminar en modo automático hacia aquellas luces. Al acercarse cada vez más, Khigu prefirió andar sin hacer ruido. No tenía miedo de enfrentarse a nada, estaba preparada para ello, pero más valía primero comprobar el aspecto físico de aquel grupo. Aunque esas carretas parecían ser de mercancía, seguía sin estar segura de si eran bandidos o incluso emergidos con algo más de cerebro. En ese momento, a ella le había parecido escuchar algo, pero lo ignoró pensando que provenía de aquel mismo campamento.

Al rato, gateando por el piso escondiéndose entre algunos bajos arbustos, vio que la única luz que había quedado encendida, se había apagado de golpe. Oyó unos murmullos y se escondió detrás de una de las carretas. Para mala suerte de Khigu, su estómago rugió. Sin embargo, tampoco se escuchó, ya que justo había vuelto a escuchar un ruido. Un extraño gemido que conocía muy bien, y que no parecía provenir del campamento.

Al mirar hacia atrás, apenas en la oscuridad logró encontrar el par de orbes rojizas brillantes del emergido que andaba haciendo esos ruidos, correteando hacia donde había escuchado el murmullo. Además, allí había un caballo, tenía que salvarlo. Khigu no pudo evitar levantarse rápidamente y correr hacia el emergido.

- ¡¡GGGGGRRRRRRRAHH!! -exclamó, abalanzándose sobre el monstruo antes de que atacase a los dos hombres, provocando que se cayera al piso. Ella aprovechó en ese momento para atestar un gran hachazo contra el emergido, sin pensárselo dos veces, acabando con él.

OFF:
Permisito~ ;3
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Invitado el Jue Ene 12, 2017 1:26 pm

Pese a la oscuridad envolvente, Daryun consiguió ver a la chica que frente a él y a Marlon, y con la fiereza de un animal, se abalanzó contra el Emergido hundiendo su hacha y provocándole, irremediablemente, una rápida muerte. Daryun orientó sin vacilar su lanza hacia la mujer.

Sorprendentemente, Marlon fue raudo al encender nuevamente el candil pese a que su cuerpo, incluido el bigote, no dejaba de temblar. Gracias a la luz que los iluminaba, Daryun pudo observar con más detalle la joven que frente a ellos se presentaba.
Daryun valoraba el coraje y decisión que había tenido la chica para, aún estando sola, acabar con el Emergido sin saber a quién estaba ayudando. Para él, al igual que ella había demostrado, eso no importaba. Un humano iba a estar siempre por delante de un Emergido, sin importar el color de su bandera, su raza o su idioma.

-Usas una técnica poco ortodoxa, mas no por ello menos eficaz.- dijo Daryun, muy sereno y algo serio, sin dejar de apuntarla con su lanza. Tras una breve pausa, Daryun colocó su arma en posición vertical. -Mmmm... Creo que nuestra invitada se ha ganado una porción de tu mejor carne asada.- dijo finalmente, esbozando una leve sonrisa.
-¡De la mejó!- apuntilló Marlon, ya con el susto en el cuerpo más controlado.

Sin embargo, el banquete tendría que esperar, pues el rugido soltado por la mujer en su ataque, fue como un llamado a los Emergidos que, vagando como zombis, se hallaban por la zona. Ojos brillantes de un tono rojizo pálido se vislumbraban en el horizonte. Daryun calculó que habría una docena de ellos y, sin perder tiempo, saltó sobre Volk, montándolo.

-Marlon, ni hagáis ruido ni salgáis de las tiendas. Vienen más.- Daryun tenía intención de hacerles frente a campo abierto, sin darles tiempo a que se acercasen al campamento, donde sería mucho más difícil defender que ninguno sobrepasase la barrera de carros. 
-Este trabajo no'tá bien pagao...

El jinete Kutolah se echó la capucha hacia atrás para ponerse el casco de combate y posteriormente sujetar la lanza con su diestra y las riendas con su siniestra. Sobre Volk y con su armadura negra iluminada tenuemente con la luz del candil, le profería una pose intimidante.
-Es hora de arrancar unas cuantas malas hierbas. ¿Vienes?- le dijo a la chica con el convencimiento de que no hacía ni falta la pregunta.

Daryun agitó en un movimiento rápido y seco las riendas, provocando que Volk arrancase en galopada casi instantáneamente. Daryun se inclinó hacia delante para fundirse en un solo ser con su caballo, que con la potencia de sus cuartos traseros iba adquiriendo una velocidad espectacular. A campo abierto, el caballero negro era una centella donde el silencio quedaba adornado por el síncrono sonido de los cascos del animal.

Cuando estuvo lo suficientemente cerca de un grupo de ellos, con un leve toque de su pie izquierdo, Volk giró rápidamente hacia esa dirección y Daryun sacó su torso hacia el lado contrario, equilibrando las fuerzas para que el giro fuera lo más cerrado posible sin perder velocidad. En ese movimiento de su cuerpo, Daryun extendió su lanza, rajando las gargantas de sus oponentes que no fueron capaces de reaccionar ante la endiablada velocidad del movimiento conjunto entre Volk y Daryun.

Enarbolaba con pulso y precisión su lanza a ambos costados del animal, clavando sin piedad su punta de bronce en aquellos que osaban acercarse lo suficiente. El renombre de Daryun entre los jinetes de la tribu Kutolah estaba, cuanto menos, merecido.

Mientras tanto, en el campamento, Marlon intentaba calmar a los mercaderes para que ninguno saliera de sus tiendas.
-Tranquiiiiilos, el ruido ha sido de... un gato, ¡sí sí! Un gato.- dijo finalmente, inventándoselo sobre la marcha.
-¿Pero los gatos no maúllan?- se escuchó desde una de las tiendas.
-Ya'tá el listo que le tiene que decí al animá lo que tiene o no que hacé.- dijo, molesto, pues para Marlon la tapadera del gato era sublime.
-Pero...
-¡A dormí!- sentenció.

Los mercaderes y comerciantes no insistieron y dejaron correr el asunto sin saber que, cerca de ellos, se luchaba por sus vidas.

OFF:
Permiso más que concedido. ¡Gracias por unirte!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Jue Ene 12, 2017 4:58 pm

Después de despegar el hacha arrancándolo del cuerpo del emergido que comenzaba a convertirse en polvo, se levantó, desviando la vista hacia la luz del candil que uno de los hombres acababa de encender. Viendo la lanza del otro hombre -más valiente que su compañero- apuntando hacia ella, enseguida volvió a ponerse en posición defensiva, agarrando el hacha con las dos manos y apuntando hacia él también.
Fue más bien, un acto reflejo, los miró más detenidamente, para comprobar que aquellos dos no eran más que humanos y no emergidos. No dijo nada, esperando a comprobar si la iban a atacar, estando preparada para devolver la intención. Estaba contra un grupo grande, y ella no era ninguna bandida, no veía necesario atacar primero.

El hombre de la lanza fue el primero en mencionar sus palabras. Khigu frunció levemente su ceño, ¿qué quería decir con poco ortodoxa? ¿Acaso se estaba riendo de ella?
Pero antes de reclamarle nada, ni si quiera gruñir, vio que el hombre apartó la lanza, y ella levantó la mirada. Le estaban ofreciendo comida. Lo que acababa de escuchar. ¡¡Comida!! Su estómago rugió sonoramente y empezó a babear de tan solo pensar en la mencionada carne asada. Tragó saliva para no perder la compostura. - ¡¿De verdad?! -exclamó, casi desesperada por probar por fin un bocado en todo el día, relajando sus brazos y apartando el hacha.

Ese estado de felicidad, sin embargo, no duró mucho. Notó como el hombre de la lanza había visto algo en los alrededores, montándose rápidamente sobre el precioso caballo negro. Khigu de dio la vuelta para darse cuenta de lo mismo. Tal y como se lo había temido, aquél emergido no había venido solo. Eran varios pares de ojos rojos, apretó su hacha y volvió a ponerse en posición. Iba a ser complicado acabar con todos ellos a la vez, y no se le daba muy bien el tema de preparar estrategias. Por lo que su mente realizó un simple y sencillo plan: ir a atacar a los que se movieran más rápido, a los que llegaban antes.

Mientras el jinete se preparaba para el ataque, el hombre más regordete retrocedía hacia el campamento. Al parecer eran un grupo de mercaderes. No era de su costumbre proteger a nadie, no era de su incumbencia. Tan sólo pensaba que debía acabar cuanto más monstruos mejor. Desde que el lancero le había preguntado, ella salió corriendo hacia los emergidos, sin responder. - Hmpf. - No necesitaba la invitación de nadie para acabar con aquellos seres.

Obviamente, el hombre había llegado antes que ella, al andar montado en el caballo. A ella nunca le había parecido bien el hecho de que los humanos montaran a esos seres tan divinos, y menos llevarlos a mitad de un campo de batalla, donde podrían resultar heridos. Muchos de los caballos que cuidaba su tribu eran antiguos caballos de guerreros, por lo que estaban llenos de cicatrices. Así que si algo procuraría defender en aquél momento, sería al pobre animal, conociera al hombre o no. Aunque se viera como un potente y fuerte caballo, no podía evitarlo.

Al llegar, sin embrago, pudo ver como luchaban en sintonía, que eran ágiles. Eso no la detuvo en sus movimientos amplios y bruscos, balanceando sin un ritmo fijo su hacha, partiendo en dos a cada emergido que osaba a acercársele. Temeraria, poco le importaba que algunos de ellos lograran realizarle cortes en varios lugares del cuerpo. Las duras fibras de sus músculos lograban amortiguar el dolor. Atestando golpes con un lado de su hacha, y con el lado afilado rebanaba todo lo que tocaba. Cualquier movimiento que hiciera tumbaba a sus enemigos, agitaba los dos brazos juntos como si el cuerpo de los emergidos fuera el gran bombo que ella quería hacer sonar.

Tenía suerte de que aquel grupo de emergidos eran usuarios de dagas, y algunos lanceros con picas cortas. Eran armas contra las que ella tenía ventaja. Cuando acabó con el pequeño grupo que estaba más cerca de ella, miró de reojo hacia su compañero, para comprobar el estado del animal sobretodo. No le importaba que ella tuviera heridas que comenzaban a sangrar. Aún quedaban algunos emergidos y no planeaba rendirse.

Por mucha fatiga que estuviera dándole.

No, debía concentrarse. Ya había pasado por eso un millón de veces. Se había vuelto más fuerte los últimos días. No dejaría que un emergido arquero que andaba oculto consiguiera disparar su flecha hacia allí.

Espera un momento, ¿cómo?

Intentó calcular el recorrido que haría aquella flecha si la disparaba, e iría hacia el caballo. Con lo que le costaba pensar, el primer movimiento de Khigu fue correr hacia donde estaba el jinete de negro, más que correr hacia el arquero. - Cuid... ¡agh! -Fue entonces que el flechazo impactó contra el costado de la cintura de ella, en lugar de una de las patas traseras del animal. En ese momento, ella soltó un quejido de dolor a través de sus apretados dientes.

Entre el dolor de aquella flecha clavada, los cortes que ya tenía, y el hambre; Khigu no se resistió a caerse de rodillas al suelo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Miér Ago 08, 2018 6:13 pm

Tal como le era costumbre, el chiquillo se trasladaba a través de toda Elibe pidiendo trabajo a las caravanas mercantes; ellos le daban comida, refugio transporte a cambio de tocar aquellas hermosas melodías que interpretaba con su flauta. El chiquillo era encantador tanto en aspecto como en personalidad por lo que los mercaderes de la caravana no escatimaban en mimos y "premios" para el joven bardo en forma de golosinas y postres que tuviesen por allí. El jovencito solía acompañar sus interpretaciones musicales con alegres danzas y cuando hacia su trabajo se armaba una verdadera fiesta en el campamento.

Esa noche sin embargo era distinta, en esta ocasión no le habían pedido tocar sino mas bien a todos se les pidió que fuesen pronto a la cama… no lo parecía pero el joven bardo tenia mas años a sus espaldas que todos los presentes juntos por lo que era más perspicaz de lo que alguien podría esperarse de un niño con aparentes 12 años de edad. El encargado insistía en que se trataba de un gato, mentira que no resultaba muy buena pero que la mayoría aceptaron… Nils, en cambio intuyo que estaban bajo ataque si bien de bandidos podrían ser también emergidos, en todo caso el mercenario que contrataron podría necesitar un pequeño empujón de su parte que en caso de no ser necesario tampoco sobraba.

Con pasos sigilosos el chiquillo salió de la tienda donde estaba y agudizo el oído…. la batalla no estaba muy lejos por lo que no tardo en encaminarse hacia allá, viendo que el mercenario estaba acompañado de una mujer de cabello blanco y el momento en que se interpuso entre la flecha y el caballo azabache…. fue en ese momento en el que sabía de sobra que debía intervenir para ganarles un poco de tiempo.

Spoiler:

El chiquillo saco entonces su instrumento del estuche y hábilmente lo poso sobre sus labios, comenzado a acercarse al cambo de batalla con pasos agiles, comenzando a entonar una enérgica melodía de batalla, seleccionando como objetivo a la mujer de cabello blanco quien parecía necesitarlo más que el jinete. Desde las primeras notas entonadas con aquel instrumento una fuerza extraña sacudió a la mujer con cuerno llenándola de una gran cantidad de energía, haciendo su cuerpo mucho más ligero y rápido, casi como si hubiese recibido una descarga de adrenalina más potente de lo normal…. de momento, mientras la música sonara no sentiría cansancio permitiéndole pelear más libremente.

El emergido del arco intento acallar al joven bardo lanzando una flecha mas, pero esta no le paso ni cerca, de hecho los emergidos comenzaron a moverse extraño conforme el niño tocaba y danzaba, esquivando con descarada facilidad los pocos ataques que intentaban darle, casi como si aquella misma melodía afectase de forma contraria a los emergidos, volviéndoles mas torpes en batalla. El jovencito entonces le dedico una mirada a la joven albina con sus ojos grandes y brillantes de un color carmín tan intenso como los de ella, comenzando a retrocede para darles a entender que era todo el tiempo que podría haberles brindado pues de intentar atacarlo más emergidos le seria más complicado esquivarlos.

Skill utilizada:

DisonanciaBard
Habilidad que se activa automáticamente cuando un bardo emplea su música para apoyar a un aliado, causando que a los oídos de sus enemigos la melodía suene dolorosamente aguda, afectando su audición y su equilibrio. Durante el turno, todos los enemigos verán afectada sus capacidad de acertar un ataque.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Jue Ago 09, 2018 12:24 am

En la tierra, pero segura de que el caballo estuviera a salvo, cuyo jinete se logró apartar al notar este acto. Ella se arrancó la flecha de su piel de un tirón y la miró, aún a oscuras, pudo notar como su punta no era de un hierro cualquiera, era un metal más ligero pero duro y mejor afilado. ¡Los emergidos no dejaban de sorprenderle! Miró con rabia hacia el lugar donde había estado el arquero para ver que se había escondido de nuevo, seguramente para recargar su arco con otra flecha de su carcaj.
Respiró con fuerza, al hacerlo sangró de la herida, pero eso le hizo poder ignorar el dolor un rato más, y se levantó sin perder mucho más tiempo.

Y, justo a la vez, a la par que una melodía entraba por sus oidos, se sintió vigorizada, de hecho no le habia costado nada volver en sí. Y entonces, más motivada que nunca a seguir peleando. Ya que, ¿para qué se había hecho fuerte si no?
Sin dar ningún momento a buscarle una explicación de aquella pronta energía, levantó su arma. La llevó a la derecha, y luego a la izquierda, como si danzara al ritmo. ¡Una y otra vez!

A cada sacudida, cortaba el cuerpo de los emergidos, resultando así que otros dos cayeran al piso de golpe. - Wow... - ya ni siquiera sentía el hambre, y aunque seguía sangrando, ¿cómo era posible que se sintiera así? Era como... Si nunca hubiera tenido aquel problema de anemia en su cuerpo, como si tuviera más estamina de lo normal; si aquello era posible, teniendo en cuenta la ya de por sí dureza de la mujer.

Miró entonces en dirección donde provenía aquel sonifo. Divisó a lo que por tamaño parecia ser un niño. ¿Estaba loco? ¿Se habría escapado de alguna caravana a hacer su pipí?...
Pero entonces se dio cuenta de que él era el que hacía resonar aquella melodía tan extraña pero poderosa por alguna razón.

El resto de emergidos no tardó en ir a por él también, pero ninguno de los ataques conseguía atestarle. Aunque era de noche, podía ver que no solo se trataba de aquel pequeño bailecito que hacía mientras tocaba su instrumento, si no que el movimiento del resto eran como demasiado... Inútiles. Y es mas, se dio cuenta que el par que habia vencido ni se habían molestado en atacar de vuelta.

Se abrió paso entre aquellos golpeandolos sin una pizca de duda, acabando con ellos uno tras otro.
Sí; mientras mejor escuchara la canción, mejor se sentía, e incluso vio que los ultimos emergidos, los más cercanos a él, se atacaron entre ellos. Pero fue cuando casi llegando al chiquillo, que él se retiraba de nuevo del centro de la batalla.
¡Y aquello estaba completamente bien! Pero, y aún bajo la sola luz de la luna, fue que Khigu se quedó más confundida que por el hecho de la melodía energizante... y aquello habia sido por su mirada.
Porque, por un momento fue como verse reflejada en las aguas cristalinas, pues como al contrario que los emergidos, el color carmesí de aquellos ojos... Eran tales como los de ella misma.

- ¿Huh? -¿Había sido su imaginación? ¿La mala iluminación de en medio de las montañas? ¿Quizá el calor? ¿O el hambre y cansancio previos a aquella breve... motivación?
Agitó la cabeza y volvió a girarse; el panorama que parecía quedar sólo era aquel arquero, que habia salido de su escondrijo al fin.

El problema del niño misterioso y... la desaparición del lancero y su caballo, ya lo resolvería mas tarde. Ahora era momento de ir corriendo a por el enemigo, hacha en mano.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Jue Ago 09, 2018 1:29 am

La luna iluminaba lo suyo, mas no lo suficiente como para que el joven bardo notase la gravedad de esa herida que tenia la muchacha, era verdad que su música ayudaba como un disparo de adrenalina para ayudar al objetivo a pelear mas fieramente mas no sanaba heridas por mucho que estas dejasen de doler. Aun así el jovencito necesito guardar la compostura al ver como la mujer peleaba tan fieramente como un animal salvaje destrozando  los emergidos uno tras otro. El bardo tomo una posición segura sin dejar de tocar… el también comenzaba a cansarse pues la energía que brindaba su música no aparecía de la nada, más bien el joven músico proyectaba su propia energía al objetivo por lo que este peleaba como si se tratase de dos personas.

El ultimo en pie era el arquero quien no se había escondido de nuevo por el aturdimiento y la molestia que le provocaba la música del chiquillo, el cual espero a que cayese hasta el último de los emergidos para poder dejar de tocar pues, al detenerse la música todo el cansancio, el dolor y malestares volverían a la chica de golpe. Una vez se aseguro que dejaron de atacarles, por fin dejo de tocar, recargándose en sus propias rodillas y respirando agitado.

- Se… *gasp* señorita, se encuentra bien? -

Comento el joven con una voz ligera y clara que correspondía a su aspecto infantil que no superaba las 12 primaveras aun que en realidad fuese mucho más viejo.

- No pude ver con claridad lo que ocurrió, pero recibió un golpe con una flecha, no? Sé un poco sobre tratar heridas, si me permite revisar. -

Era quizá difícil creer que un niño podría tratar heridas serias pero… igualmente un niño normal no habría sido capaz de ninguna forma de poder entrar así a un campo de batalla y salir indemne. El joven se acerco a la chica buscando en algunos de sus bolsillos por si encontraba algún tipo de vendaje o medicina que pudiese ayudar. Se acerco a la mujer lentamente con una sonrisa y al hacerlo la luna lo ilumino lo suficiente como para mostrar nuevamente esos llamativos ojos color carmín que resaltaban con una exótica tonalidad de cabello verde brillante y una piel tan blanca como los copos de nieve.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Jue Ago 09, 2018 10:29 am

El emergido arquero trató de defenderse soltando otros dos proyectiles hacia ella, pero que fallaron estrepitosamente, para luego correr y tratar de hacer tiempo mientras volvía a recargar. Pero ella era una depredadora; jamás se le escapaba una presa. Así que con una temible insistencia logró alcanzarle del brazo emergido, tirando de él hacia ella para luego con el impulso aprovechar y tirarle al piso de frente con una patada, atrapándolo bajo su pierna. - ¡Grrrrrrrrrah! -exclamó al bajar con fuerza su hacha entre ambas manos, y rebanó su cuello tal y como lo hubiera hecho un verdugo.

Y entonces, al acabar con él, lo sintió todo de nuevo; el niño había dejado de tocar así que la fatiga y el dolor volvieron a ella. Volvió a caer de rodillas, aunque quizás esta vez el cadáver del enemigo era el sustituto del suelo.

- ¡No soy una señorita! Y claro que estoy bien... -replicó, en pos de sentirse orgullosa; obviamente aún seguía de mal humor y no porque la hubiera de alguna manera "ayudado" (cosa que ella igual no admitiría) no cambiaba el hecho de que ella se viese dubitativa en gritarle. Niño o no, no dejaría de ser alguien que podría estar burlándose de ella. Tan sólo era... Extraño, todo aquello, desde los efectos de su canción hasta el hecho de que hubiera sido tan valiente como para meterse en medio de la batalla a echarle una mano. Suerte que no había parecido ser tan indefenso como uno podría esperar de tal delgado chico que solamente portaba una flauta entre sus manos.  ¿Qué hacía allí?

- Ugh... -se llevó la mano a la herida y negó con la cabeza, no le gustaba depender de otros- No. -masculló entre dientes. Aunque el pequeño no pareció hacerle caso y se acercó a ella. ¿Pero por qué en primer lugar se preocuparía? Seguramente sería debido a que no podría ver bien su desagradable apariencia en la oscuridad.

- Oye, ¡¡escucha!! -tratando de apartarse- ¡Puedo yo so... -mas enmudeció cuando lo vio de nuevo, ese color en sus iris. Alzó una ceja. Su pelo... Tampoco era algo que hubiera visto mucho, ¿quizás era por la iluminación? - Tú... -¿Quién era? Era la primera persona que tenía la misma exacta tonalidad de ojos que ella, algo que hasta ahora había creído que era una maldición. ¿Acaso él...?

Preguntar si estaba solo o derivados, cuando era algo obvio de ver, era estúpido. Así que su cabeza buscó más bien otro tipo de razones por las que él se encontraba ahí. - ¿Por qué lo has hecho? -Ni siquiera iba a preguntarle si no había sido peligroso para él, era un hecho. Y aunque lo fuera más para alguien de su edad, ella no era la mejor persona para cuestionar aquello, siendo alguien que tenía que haber entrenado por sí misma desde los 6 años. Aunque sí que era cierto que no se veía como un niño guerrero, no podía juzgar por su apariencia.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Jue Ago 09, 2018 1:26 pm

La mujer era una bestia, eso estaba fuera de toda duda y se mentiría el chiquillo así mismo que no se estremeció al verla perseguir al emergido de aquella manera. Llevaba tantos años viajando por Elibe que había pasado por Sacae varias veces conociendo en el proceso a varias tribus nómadas; sin duda habría procurado alejarse de los nativos especialmente violentos y de allí que no lograse identificar de donde era la mujer. Aun así el chiquillo se acerco con cierta confianza ya que se consideraba un experto en aplacar hasta la bestia más salvaje…. quizá no era un buen guerrero pero en el arte de atrapar las miradas y ganarse el corazón de la gente estaba seguro que pocos podrían igualarlo.

- Lo siento, caí en la costumbre de llamar "señorita" a las mujeres que no conozco porque lo más normal y correcto de hacer. Olvidaba que aquí en Sacae todos son guerreros independientemente de su género. -

Comento el chico sentándose frente a ella sin deshacer aquella sonrisa en su rostro que lo hacía ver como un niño igual a 1000 otros con la excepción de su llamativa y extraña coloración de cabello, piel y ojos. Parte de su trabajo como bardo era ver a través de las emociones de la gente, adivinar como se sentían y con ello tocar una melodía acorde para ellos por lo que, en esa conversación no tardo en hacer un pequeño perfil de con quien hablaba… parecía problemático pero no podía dejarla así.

- Inicialmente vine a apoyar al mercenario que los mercantes de la caravana donde estoy contrataron pero al llegar aquí vi que tú eras mas fuerte así que decidí utilizar mi magia en ti. No es que la necesitaras, ya lo hacías muy bien por tu cuenta pero entre mas durase la batalla más ventaja tendrían los enemigos. Ellos no se cansan, sabes? -

Comento el chiquillo sacando de su bolsillo unas cuantas plantas comenzando a machacarlas con unas piedritas que encontró allí para hacer una pasta que detuviese el sangrado ya que, si la joven no pudo ni mantenerse de pie después de haber dejado de tocar algo malo había allí. Técnicamente no mentía respecto a sus razones mas acomodo sus palabras para ajustar su historia a la de un orgulloso guerrero que posiblemente se sintiese ofendido por recibir ayuda por lo que un poco de halagos nunca estaba de mas en esas situaciones.

- Además preferiste recibir una flecha que permitir que hiriesen al caballo de ese mercenario, no? Para mí esa era razón suficiente para apoyarte desde el principio así que… en nombre de don caballo me gustaría darte las gracias -

Comento el chiquillo tomando entre sus dedos un poco de pasta de hiervas y alzando con su otra mano unas cuantas vendas que traía consigo esperando a que ella le diese permiso de continuar pues no deseaba recibir un golpe de hacha como represalia.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Vie Ago 10, 2018 12:21 am

¿Lo "normal y correcto"? ¿Qué era acaso, el hijo perdido de un noble, hablando así? Ella no entendía de qué cosas eran las correctas y que no, ni nada al respecto de los modales sociales. Pero sí que sabía una cosa. - Pues bueno, aparte de eso, yo no soy lo más normal del mundo que digamos. -contestó, esta vez con una sonrisa traviesa. No se iba a enfadar con el chico, seguro simplemente no sabría eso, no tenía pinta de ser alguien que juzgaba a las personas por su aspecto, o que no le hubieran "enseñado" aún. Y era raro, de hecho; que milagrosamente no le hubieran arruinado aquel comportamiento... la mayoría de personas siempre sería así.

- O-ooh... -Khigu sorprendida se rascó la barbilla. Ciertamente no se esperó una respuesta así de alguien al que acababa de conocer y menos cuando no había luchado. ¡El niño era muy sabio! ¡Por supuesto que ella era más fuerte que aquel hombre! - ¡¡Pues claro que lo soy!! -alzó con una sonrisa orgullosa uno de sus brazos y lo flexionó delante de él, para que después sus heridas le recordaban en qué situación se encontraba, descartando la idea de añadir un "Yo tampoco me canso" a sus palabras.

Su ego y la curiosidad por las palabras del chiquillo hicieron que no le diera hueco en su cabeza a volver a mencionar a aquel caballero. - Espera, ¿has dicho magia? -alzó una ceja. Mala señal. ¿Era un mago? ¡No se le daba bien tratar con ellos! Eran gente complicada y más irritantes de lo normal...
Aunque eso explicara la sensación de antes, no había visto usar ninguna clase de libro al chico. Sólo su flauta.

Observó las hierbas que usaba el pequeño, no es que no se fiase de él, pero... Bueno, nunca se sabía. De igual forma, no parecían ser ninguna que desconociera, así que no hizo ningún comentario. Total, no se le daba muy bien el tema de la sanación.

Es más, quedó perpleja ante las últimas palabras de este. Mirada abierta, pero seria, mantuvo el silencio durante un par de segundos. - Mhh... Lele... eh... Or'o... *  -masculló por lo bajo y en un idioma inentendible, apartando la mirada. Estaba avergonzada, no se le daba bien ser halagada de aquella manera, y menos cuando le agradecían algo que tuviera que ver con las sagradas criaturas.
( "Mhh... Sí... eh... Nada..." )

De esta forma, se colocó frente a él, poniéndose recta de espalda, y cruzando los brazos mientras miraba hacia un lado; de esta manera quedaba a la vista la herida en su costado, de manera que no le fuera complicado de vendar.- Vamos. Hazlo antes de que me arrepiente.

Hablando del tema, lo recordó. El hermoso caballo de color tan negro como los cabellos de su tribu. Dejaría que el flautista-mago-curandero tratara sus heridas y nada más terminara, se pondría a seguirles el rastro a ese par de desaparecidos. ¿Dónde habrían ido?

Bueno, realmente sólo importaba el equino, el humano le daba igual, sinceramente.


Última edición por Khigu el Vie Ago 10, 2018 10:36 am, editado 1 vez
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Vie Ago 10, 2018 1:09 am

Aquella mujer era por demás interesante, ella no decía mucho pero sus movimientos y expresiones faciales sí que lo hacían. Una mujer aguerrida y llena de energía demás de ser una fiera guerrera, hacia cuantos años que no trataba con alguien así? No es que lo evitase activamente pero ciertamente en Sacae un bardo se moría de hambre fácilmente pues su oficio demandaba el obtener dinero de las propinas de sus clientes, comida o alojamiento y en esos lugares poco y nada había de ello.

- Es un tipo de magia, si, pero poco y nada tiene que ver con leer libros complicados y aburridos. Mi magia es mucho más libre y divertida, tiene que ver más con sentimientos y energías, es más personal que el solo leer conjuros. -

Explico el chiquillo orgulloso pues amaba lo que hacía, una magia capaz de hacer felices a las personas, una que ayudaba a los guerreros en el campo de batalla aligerando sus cuerpos y corazones, un arte verdadero. El chiquillo entonces, con el permiso de la mujer poso la pasta de hiervas en la herida; esta se sentía fría al tacto sin haber otra razón mas que el cuerpo del niño estaba realmente frio, helado en comparación al clima templado que había en ese momento.

- Ese idioma nunca lo había escuchado y eso que he estado muchos lados, suena genial! -

Sonrió el chiquillo mientras ponía los vendajes en su sitio. Había antes dicho que sabia poco de ello pero la verdad es que lo hacía mejor que la mayoría de los altitos, poniendo los vendajes firmes pero no apretados. El niño termino dando un suspiro orgulloso y posando sus manos en la cintura, admirando su trabajo.

- Creo que ha quedado bien!, Soy Nils por cierto es un placer -

Comento el jovencito poniéndose de pie y sacudiendo cuidadosamente sus ropas de satén brillante y llamativo, después de todo era su trabajo atrapar las miradas de todos y así recibir más paga por lo que vestía ropas coloridas que resaltaban sus rasgos naturales ya de por si vistosos.

- Me preocupa un poco el señor Daryun… me pregunto si habrá regresado ya al campamento, aun que lo dudo mucho pues habría sido muy mezquino de su parte dejar a un pobre bardo a merced de los emergidos en un campo de batalla -

Comento inflando un poco las mejillas en un gesto infantil y cruzándose de brazos…. Sin embargo había otro problema del cual encargarse. El niño era más observador y perspicaz de lo que parecía por lo que intuía que una guerrera tan fiera y orgullosa no se habría dejado caer así al piso si no estuviese exhausta pues si mal no recordaba ese tipo de personas tenían tendencia a hacerles ver a otros lo "invencibles" que eran

- Cuando fue la última vez que comiste algo? -

Fue la primera pregunta que se le cruzo por la cabeza pues la herida de flecha no era tan grave y si bien la pérdida de sangre quizá ayudo a que el cuerpo de la chica colapsara dudaba que fuese la única razón… no, ese tipo de gente colapsaba antes por hambre que por heridas de batalla. Saco entonces de su bolso de viaje una pequeño pañuelo lleno de bolitas blancas hechas de harina, entregándoselas.

- Son bollitos rellenos de crema, el azúcar ayuda a recuperar rápidamente las energías. Podemos regresar al campamento y ver si ya regreso el señor Daryun o podría ir a buscarlo aun que soy solo un bardo, es decir eso de rastrar no se me da nada bien y tampoco podría defenderme si me atacan por sorpresa. -

Comento cruzándose de brazos ligeramente acomplejado, golpeando un poco el suelo con la punta de una de sus botas preguntándose que hacer a continuación.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Vie Ago 10, 2018 12:45 pm

¿Sentimientos y energías? ¿No era leer nada? Hasta ahora había relacionado la magia con tipos estudiosos, excéntricos... de aquellos que los civilizados llamaban "intelectuales". Pero aquello sonaba peligroso, como si pudiera controlar a una persona en contra de su voluntad. Mas hasta ahora no había tenido ningún problema de ese calibre con él, tenía que reconocer que aquel impulso sí que le había... ayudado... A derrotar a los emergidos cuando por el estado de su cuerpo no hubiera podido hacerlo en un tiempo tan corto.

Su cuerpo pegó un pequeño espasmo al sentir el tacto sobre su herida, ya que no esperaba que aquella pasta estuviera tan fría. ¿Sería un efecto al haber molido las hierbas o su cuerpo estaba demasiado caliente por la reciente batalla?

- Oh... -¿le había escuchado?- Es el lenguaje de mis ancestros. -respondió, y era normal que no lo hubiese escuchado, y no precisamente por joven. Era algo que solo los poseedores de cuernos podían aprender y que incluso así sólo utilizaban en los rituales. Mas ella a veces lo hablaba para esconder sus sentimientos de los demás sin tener que morderse la lengua.- Mmmh... No era importante, sólo palabras sueltas... una frase dicha. No tiene significado.

Entonces miró las pequeñas manos del niño mientras le terminaba de vendar, y luego nuevamente sus ojos. ¡Quería preguntarle!- Khigu. Es mi nombre. -asintió, siendo una forma de agradecer su gesto.

- ¿Daryun? -¿Quién era ese? Hasta que cayó en la cuenta de que seguramente sería el nombre de aquel lancero. - Ahh. Quién sabe, seguramente. -Se encogió de hombros. Tampoco podría comentar nada acerca de "dejar a un pobre bardo" pues ella misma hubiera hecho lo mismo, no acostumbraba a trabajar en equipo y era alguien que pensaba de manera que todos tuvieran que ser independientes por sí mismos. Pero al ver la reacción del pequeño, algo en su interior le impidió rechistarle por aquello. Que, de todas formas, él había salido ileso de la batalla y no precisamente porque ella hubiera hecho algo por protegerle de alguna manera.

En el momento que Nils mencionó aquello, su estómago rugió tan fuerte como vacío estaba. ¡Cierto! El otro tipo, el regordete, le había prometido carne. - Desde en la mañana... ¡Pero me entretuve peleando tanto que se me pasó el día! -excusó, limpiándose las babas con uno de sus brazos, de tanto pensar en comida. Tragó saliva al ver la buena pinta que tenía aquella cosa. - ¿D... de verdad puedo? -aceptó sin miramientos aquellos bollitos de crema, llevándose uno inmediatamente a la boca, devorándolo como si se hubiese pasado días sin comer... aunque por suerte sólo eran horas. Pero su cuerpo era uno que necesitaba nutrirse a cada momento.

- ...! -de pronto, escuchó otro ruido sospechoso. Se quitó el segundo bollo a medio comer de la boca e irguió la cabeza. - Un momento, aguarda. -se levantó ahora que se sentía algo mejor y volvió a agarrar su hacha, mirando al suelo en busca de huellas y usando su nariz, que aún siendo una humana sin nada del otro mundo, su sentido del olfato se había acostumbrado al olor de los caballos después de prácticamente toda su vida viviendo en armonía con ellos en la tribu, además de su instinto de cazadora. - Creo que ya sé dónde están. -comentó, y esperó sólo un par de segundos mirando atrás aunque sin decir nada.

Si quería acompañarla era libre, pero más le valía que no la pusiera en ningún problema. Si no, le mandaría a que regresara al campamento, pues quedarse allí en medio de la nada le sería igual de peligroso.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Vie Ago 10, 2018 5:43 pm

Resultaba interesante escuchar un idioma que no conocía, a lo largo del tiempo había visto a muchas personas teniendo el privilegio de ver como de a poco las lenguas iban cambiando, el idioma evolucionaba y el mundo crecía aun que el permaneciese exactamente igual . También escucho el nombre de la mujer admirando como devoraba incluso uno de los bollitos que le había ofrecido.

- Khigu… es un nombre bonito aun que algo extraño, tiene algún significado? -

Ahora el niño de ojos carmines sentía curiosidad por aquella chica y si bien el color de sus ojos eran iguales a los suyos al chiquillo no le parecía tan extraño; después de todo su hermana y su madre los tenían de ese color y si bien no era común tampoco le parecía nada relevante.

- Así que llevas desde la mañana sin probar bocado? -

Pregunto el chiquillo asombrado no porque lo considerase mucho tiempo sino todo lo contrario… El por su parte podía pasar hasta una semana sin probar bocado antes de sentir los estragos del hambre y la desnutrición; bueno, siendo justos él no era humano así que no podía medirla con la misma vara. El niño guardo silencio en cuanto la joven se puso alerta, diciendo que ya sabía dónde estaba el mercenario.

- De verdad? -

Intento agudizar el pido pero no podía escuchar nada, no era para menos, podría ser un dragón pero estaba tan acostumbrado a su cuerpo humano que costumbres como olfatear o rastrear habían quedado para el muy en el olvido. Sin pensarlo el chiquillo comenzó a seguirla dando zancadas con una agilidad no propia de un niño de 12 años. Nils era naturalmente ágil y veloz en su forma humana, había tenido que serlo para sobrevivir a aquellos que constantemente le perseguían. Fue entonces que, siguiendo a la guerrera de Sacae que el niño contemplo una escena sobrecogedora; El mercenario que habían contratado los mercaderes estaba en el piso ahogándose prácticamente en un charco de su propia sangre y a unos cuantos emergidos mas rodeándole, uno incluso con claras intenciones de sujetar las riendas del corcel quien relinchaba e intentaba resistirse lazándose sobre sus patas traseras.

- Daryun?... -

El niño se quedo quieto unos momentos contemplando aquello sin poder asimilarlo de buenas a primeras pues pese a todos sus años la muerte de rostro conocidos seguían afectándole tanto como la primera vez y, mal que bien, había convivido con ese mercenario suficiente tiempo, había reído con él, comido con él. El chiquillo siguió en Shock unos momentos hasta que fue forzado por un emergido que lo atacaba a espabilarse y esquivarlo… era fácil ver al bardo de noche, una de las desventajas de traer ropas tan llamativas y coloridas.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Sáb Ago 11, 2018 10:56 pm

Por un momento la mirada de Khigu entristeció, al recordar como hacía años alguien le había dicho lo mismo. Que era "bonito" y preguntando por su significado.

- Cuerno blanco. -contestó finalmente. Era claramente un nombre burla a su aspecto, en su tribu. Pero ella había crecido en base a sus defectos, por lo que no le molestaba para nada, al contrario, le encantaba dejar claro cual era su nombre cada vez que se presentaba. Khigu. Porque eso es lo que era ella, al fin y al cabo.

Aunque por fuera parecieran sonidos normales de la noche, ella conseguía distinguir unos rítmicos pisotones suaves contra el piso, eran una de las señales de cuando un caballo se sentía estresado  eso junto al extraño ruido anterior que la había alertado, pues había parecido un golpe. Buscó siguiendo el rastro y no tardaron demasiado en dar con ellos, justo cuando el caballo comenzó a relinchar aún más violentamente.
Nils llegó a la escena tras suya, había decidido finalmente seguirla pero no sabía si eso había sido una buena idea, pues la escena tal vez era demasiado para alguien como él. Pero más que eso, parecía que no había notado a un emergido escondido que fue s atacar al joven, un gran fallo para la cazadora

Se encontraba en una entrecruzada situación. ¿Salvaba al caballo o a Nils? Sabía que si le seguía le iba a traer problemas, a ella no le gustaba tener que encargarse de los demás. Y si no liberaba al caballo jamás se lo perdonaría.

Pero...

El niño la había curado, le había ofrecido aquel ánimo mágico. Tenía algo en común con él. Y mucho más que eso, no la había tratado mal, no la había despreciado en ningún momento.

Inspiró con fuerza, las fibras de sus músculos se estiraron y acumuló ese calor, esa fuerza dentro de sí. Odiaba esas situaciones. Pero más odiaba a los emergidos.

- rrrrrh..... grrrrRRRRRAAAAAAAAAAAAAHHHHH!!! -soltó un potente grito de rabia, el cual se hubiera escuchado hasta donde algo más lejos se encontraban las caravanas.

El grupo de emergidos se quedaron quietos, incluido el que iba a atacar al joven, miraron consternados a la salvaje, pero sin poder moverse. Parecían realmente intimidados. Y ella sonrió, había conseguido su propósito. Hizo girar entonces su hacha al viento y primero fue a clavar su filo en el que amenazaba la salud de Nils, quien por estar en frente suya probablemente se salpicaría de sangre enemiga. Mas esto no significaba nada para ella, acabaría de una vez por todas con esos molestos seres.

Mientras tanto, el caballo por su parte logró quedar tranquilo de nuevo, al notar el olor de la mujer khirin. Además de que estos animales sabían calmarse al ver que había alguien que sabía tomar el control de la situación. Y aprovechó para darse la vuelta tras empujar el cuerpo del emergido que quería atraparlo.

Khigu, viendo esto, ni pudo evitar fijar su mirada en los ultimos objetivos, tres de los cuatro emergidos vivos, que eran los que habían rodeado el cadaver del hombre, Daryun. Ya no se podía hacer nada por él, mas la albina era incapaz de sentir lástima por él. Era obvio; no le había dado tiempo a conocerlo, pero más que eso lo podría considerar incluso un mal guerrero, ¡por dejarse vencer! Y aún peor, un mal caballero, no le podía perdonar el hecho de haber abandonado a su compañero, un ser tan sagrado, en mitad de la batalla.
Ella misma se encargaría de enseñarle una nueva vida de libertad y armonía entre el resto de caballos de su tribu.

Pero primero, tendría que acabar con sus enemigos, quienes no tardarían mucho más en atacar, seguramente.

- ¡Nils, toca la flauta! Te enseñaré mi haka... -sonrió, apretando el barrote de su arma. Había usado aquella palabra específica de su lenguaje, una que le gustaba mucho, pues tenía doble significado.
( "Baile/Pelea"  )



Skill utilizada:
"Grito de Guerra
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Sáb Ago 11, 2018 11:47 pm

Nils hiso amago de intentar esquivar al emergido pero había reaccionado demasiado tarde y, aterrado, contemplo como aquel emergido estaba a punto de darle un golpe posiblemente mortal. Sin embargo el emergido se detuvo en seco ante un rugido atronador que estremeció incluso al joven bardo y, en un abrir y cerrar de ojos aquel emergido era destrozado por el hacha de la mujer guerrera salpicando al bardo con la sangre negra del enemigo mientras el chiquillo contemplaba la escena aun sin poder creérselo. Entonces Khigu lo regreso a la realidad pidiéndole que volvéis a tocar su flauta usando una palabra que no entendía.

Era verdad, estaba allí para ayudarla y no para ser un peso muerto por lo que retomo la compostura a una velocidad poco típica de un niño, siquiera de un adulto y, con un gesto de decisión en su mirada carmesí se llevo el instrumento a los labios. No había entendido la palabra sobre que deseaba mostrarle pero la intención estaba clara por lo que una melodía de batalla no sería suficiente como la primera vez, debía de usar una melodía que conectara con ella para que su poder funcionase mejor. Debía, en esa fracción de segundo, el crear una melodía que entonara con ella, una guerrera implacable como el fuego, una melodía de batalla encendida que armonizara con su estilo de pelea; el niño lleno sus pulmones de aire y comenzó entonces a tocar melodías llenas de fuerza y energía, Nils reflejaba en aquellas notas la furia que lo había invadido después del shock por su compañero caído… ya habría tiempo para llorar, para arrepentirse, pero de momento era tiempo para pelear y teñir la tierra con sangre.

Spoiler:

La melodía que entono en esta ocasión el joven bardo fue una diferente pues si bien el objetivo de la primera melodía era el aumentar la velocidad de combate de la chica esta nueva tenía un objetivo muy diferente en esta ocasión…. Esta melodía tenía el objetivo de aumentar el ya de por si enorme poder destructivo de la chica, haciendo que cada golpe suyo liberase todo su potencial, una fuerza de choque imparable. Nils concentro toda su energía para trasmitírsela de lleno a Khigu por lo cual en esta ocasión los enemigos no quedarían aturdidos, aun así dudaba que ella necesitase tal asistencia.

"QUE NO QUEDE NI UNO!"

Esas palabras resonaron como un eco imperceptible dentro de su música y la danza del bardo, en un punto de la pelea comenzó a igualarse a los movimientos de la guerrera estando ambos en perfecta sincronía. Por supuesto este poder agotaba sus fuerzas mucho más rápido que la melodía anterior por lo que no la podría mantener mucho tiempo… mas no importaba, no era necesario, el bardo estaba seguro de que ella no tardaría en  acabar con todos los enemigos rápidamente con la nueva fuerza que le estaba prestando.

Skill usada:

Sonido FortificanteBard
Un timbre especial, de un tono grave pero corfontante que usualmente ningún instrumento o voz puede producir. Con este, el bardo no otorga a su blanco un turno extra o la capacidad de realizar más acciones, pero sí fortalece sus ataques, causando que por un turno el blanco pueda manejar su arma como si la dominase en una forma superior y más fuerte. (En modo mapa, los ataques infligirán daño y tendrán las posibilidades de acierto correspondientes a 1 nivel de armas por encima.)
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Khigu el Dom Ago 12, 2018 5:20 pm

Estiró su cuello, haciéndolo tronar con sus ojos fijados en sus objetivos. Entonces desde que empezó a escuchar la potente melodía, una sensación diferente recorrió la sangre de su cuerpo. No era como antes, ahora sentía como si su hacha no pesara nada, ¡se sentía con ganas de levantar el mismo suelo si hacía falta para acabar con todos ellos sobre la faz de la tierra!

Dando pasos al ritmo de la canción, pasándose el hacha de una mano a otra como si hiciera malabares, sólo con el propósito de confundir al enemigo y atacarle cuanto menos se lo esperase, girando su cuerpo sobre su propio eje y realizando un corte hacia atrás al primero de ellos. ¡Cómo había necesitado desfogar aquella pasión que ardía en su interior! Siguió sacudiendo el cuerpo del segundo emergido a base de puñetazos para luego empujarlo hacia abajo a la par que levantaba su rodilla, atrapándolo y golpeándolo como si las extensiones de su cuerpo fueran tenazas, agitándolo hacia un lado y hacia el otro, para finalmente estamparlo contra una roca. Eso era, primero llenaba de golpes combinados a los emergidos para luego rematarlos con el filo de su hierro.

Y hasta que llegó al último con vida, el cual intentó escapar dando pasos hacia atrás mientras soltaba sonidos guturales inentendibles, jadeando del miedo. Pero ella, con su hacha agarrada entre sus dientes, tomó la mano del emergido y lo echó hacia ella, pegándolo a su cuerpo, para hacerlo girar y echarlo al piso, poniéndose ella encima, impidiendo cualquier movimiento de este, y soltó su arma, la cual rápidamente atrapó al caer con su mano. El filo apenas rozaba la piel de la nuca de su presa, la mantuvo ahí unos segundos, y cuando Nils tocó lo que parecía la nota final la clavó con fuerza hasta chocar contra el piso, rebanando la cabeza de su enemigo como si se tratara de mantequilla.

Ella misma se quedó unos momentos asombrada por lo que acababa de hacer, para finalmente dar un resoplido y mirar al chiquillo. - ¡¡Eso se ha sentido tremendo!! En serio, ¿cómo lo haces? -se levantó, emocionada- ¡Parecía como si mis ataques le daban forma a la canción! ¡¡De verdad me sentí mucho más fuerte de lo normal!!

- Eres valiente, ¡eso me gusta! -exclamó cuando se acercó a él, para revolverle el cabello con una mano, de forma quizás algo bruta pero con intenciones cariñosas.

- Ya no siento a más emergidos por la zona, pero mejor será que vuelvas con los comerciantes y les digas que sigan su camino. Nunca es buena idea quedarse en medio de estos caminos de Sacae cuando es de noche. -comentó, ahora con un tono de voz más serio. Generalmente le daría igual si hacían caso de sus consejos. Pero ella era una nómada, conocía su tierra. Y también porque quizás, ahora no quería que le pasase nada al chico, le había caído bien.

Miró por un segundo al hombre caído, y se dirigió entonces al caballo, alzando su brazo de una manera nada brusca. Demostraba la calma que uno no se podría imaginar de una mujer jamás. Para nada más sentir la respiración del equino, el cual no huyó; y posar su mano suavemente sobre su morro y acariciándole el cuello con la otra. - Tranquilo... Ya está bien. Eres un chico fuerte. -murmuró. El semental sabía perfectamente en su instinto, ella olía como estos animales. Por eso, dejó pacíficamente que ella le quitara todo lo que llevaba encima y no creía necesario; el asiento, las riendas, todo. Dio dos golpecitos suaves en el lomo y empezó a caminar, con éste siguiéndola por su propia decisión.

- ¿Vamos, Nils? Te acompaño. Creo que te mereces un descanso, pequeño.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Warrior

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de acero [5]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2628


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Nils el Lun Ago 13, 2018 4:16 am

Una vez termino la batalla el chiquillo de cabello verde se dejo caer al piso quedando sentado sobre su trasero y respirando agitado con la boca abierta como si le faltase aire, de hecho, de no ser porque su cuerpo se mantenía siempre a una baja temperatura en ese momento estaría sudando a cantaros. La fuerza que había sentido la guerrera no había salido de la nada pues la melodía únicamente había sido el medio para poder brindarle sus propias fuerzas a la guerrera de Sacae. Gruesas lagrimas se formaron en sus ojos pero se las limpio rápidamente con el brazo en cuanto se acerco la mujer de piel morena. Al tacto el pelo del niño se sentía anormalmente frio como el resto de su cuerpo equivalente a pasar los dedos por pasto escarchado los primeros días de invierno… normalmente Nils no se habría dejado tocar pero estaba agotado física y emocionalmente. Se levanto con las piernas temblorosas cual cervatillo recién nacido contemplando como Khigu se acercaba al corcel, calmándolo casi de inmediato.

- Se ve que le agradas… Ahora que lo pienso un poco tu nombre me recuerda a los pegasos alfa, esos que tienen un cuerno que es tan blanco como el color de la nieve y como tu cabello. Solía verlos correr y volar salvajes cerca de Ilia cuando era más pequeño… me pregunto si aun surcan libres los cielos nevados. -

Comento intentando esbozar una sonrisa pero teniendo en mente lo que debía hacer a continuación no se sentía con muchos ánimos de sonreír aun que sobrellevaba la situación demasiado bien para un niño de 12 años. Así como la mujer guerrera comenzó a quitarle la montura y las riendas al caballo el niño se acerco al cadáver comenzando a quitarle la armadura, hurgando un poco en sus cosas para ver si encontraba alguna nota, alguna carta sin entregar o alguna dirección a la cual iría a dar la mala nueva pues sabia mejor que nadie lo doloroso que era no saber qué había ocurrido con un ser amado que, de un día para otro simplemente desaparece de la faz de la tierra.

- Vamos Daryun… no te voy a dejar aquí para que los buitres se den un festín contigo… -

Comento el joven cerrando los ojos del cadáver y echándoselo a la espalda para intentar llevárselo de regreso al campamento, sentía que de alguna manera le había fallado y por lo menos le debía eso; llevar el cuerpo con los mercaderes y que estos se encargasen de darle una digna sepultura. Esta era una de esas tantas situaciones donde había tenido que elegir… estaba seguro que, de acompañar al lancero y asistirlo muy probablemente sería la chica quien, herida y debilitada hubiese sucumbido ante tal cantidad de emergidos, no había una respuesta correcta, la balanza se hubiese inclinado hacia un lado o hacia otro de todas maneras. El niño, aun si había despojado al soldado de su armadura parecía tener muchos problemas para llevar a cuestas el cuerpo del soldado temblando sus delgadas piernas por el peso extra que apenas y podía sostener.

- L-lo siento Khigu… voy a tardar un poco…. Uff…. No puedo dejarlo aquí abandonado, no sería correcto. De todas maneras Daryun igualmente servirá para que atiendan a la advertencia de que sigan movilizándose ya que no habrá nadie que nos proteja y ciertamente si solo voy y les doy el aviso no van a querer escucharme… Ufff… Como abras notado no tengo edad suficiente como para que los adultos me tomen muy enserio… -

Era su pan de cada día, por un lado podía aprovecharse de su forma infantil e inofensiva para que los humanos bajasen la guardia, para tener su favor e incluso para disuadirlos de hacerle daño o dejarle solo… sin embargo la otra cara de la moneda se manifestaba en la poca credibilidad o seriedad que tenía un niño ante los ojos de los mayores. Y así, el joven bardo se encamino de regreso al campamento para darles la advertencia y que empezaran a movilizarse, manteniendo en su semblante siempre la seriedad y la madurez que la situación ameritaba. Le habría gustado conocer a la mujer guerrera de Sacae bajo circunstancias más amigables, quizá, en algún futuro no muy lejano intentaría ir de visita a Sacae con la esperanza de verla de nuevo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Siempre se deja algo atrás

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.