Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Mar Dic 06, 2016 11:10 pm

Creditos a Xan por el titulo (?):
En realidad lo que me pasó fue "solo porque puedes, no significa que debas" pero tomé libertad creativa ;DD

- ¡Mira esto, Marc! ¡Míralo! - Exclamaba, impresionada y alegre, la joven plegiana. A menudo se separaba de su gemelo, compañero en aquel viaje, para desviarse a apreciar de cerca los detalles de su interés en la fortificada capital; en ese momento, se trataba de la grandiosa entrada al castillo, resguardada entre tantas murallas y aleros que quedaba obscurecida, resaltando la anaranjada luz que surgía del interior. Como una boca al interior de una bestia o un pasaje a lo profundo de la tierra. La estética no solía ser de su interés, mas sí lo increíblemente bien defendido que estaba ese sitio, con 4 murallas contadas hasta el momento y un número mucho mayor de divisiones en cada círculo protegido. Le resultaba impresionante, asemejándose la ciudad a nada menos que un gigantesco fuerte de guerra, construído a una escala jamás igualada. No podía imaginar lo que sería el castillo en sí, epicentro de toda esa estructura. Deseosa de verlo ya, Morgan codeó a su hermano en el costado antes de apresurarse hacia adelante. - ¡Que mires, ven! ¡¿No es lo más?! -

Supuestamente, no era su primera vez en la ciudad de Windmire o el castillo Krakenburg. Años atrás había gozado de más de una visita y estadía en aquel mismo sitio, consecuencia de la cultura y religión que compartían según había oído, cual cuento sobre una persona que no era ella. Morgan no tenía el más mínimo recuerdo al respecto. Bien podría haber sido su hermano a solas quien visitara, pues desde su punto de vista, eran experiencias en las que ella no existía, borrada de escena con cada pérdida de su frágil memoria; oía mucho sobre el templo a Grima y sobre la familia real de Nohr, pero no conseguía dar sentido a nada de ello. Creía las historias y se emocionaba con Nohr en sí, pero estaba imaginando en lugar de recordando, sin importar cuando se esforzara.

No le daba mucha importancia. Si se llevaban bien, seguramente seguirían llevándose. Ella, personalmente, se consideraba amistosa y agradable, y pensaba poner de su parte para que todo marchara en orden. De hecho, acudía a Nohr con sus mejores intenciones de prestar ayuda en un par de cuestiones. Sólo esperaba poder reconocer el rostro de algún miembro de la familia real al verlos, rostros que supuestamente debían serle familiares; se suponía que reconociese la ciudad del mismo modo, mas hasta el momento cada paso había representado un paisaje totalmente nuevo a sus ojos. La última persona que se incomodaría al respecto sería ella misma, demasiado ocupada asombrándose con cada novedoso detalle como para que le importase. Lo disfrutaba y eso era lo importante.

El castillo Krakenburg no fue caso distinto. Al acercarse al umbral que daba paso al mismo, la joven de corta estatura se halló ante una imagen distinta a cualquier cosa que recordase ver jamás: decorado por una infinidad de luces anaranjadas proviniendo de sus incontables ventanas, el gigantesco agujero circular en la tierra descendía de a niveles, atravesado de pared a pared por puentes de piedra y estructuras que no comprendía cómo se mantenían sujetas. Desde donde estaba, conseguía verlo casi todo. En lugar de estar construido sobre la tierra como cualquier otro edificio, el palacio parecía tallado en la oscura roca de las profundidades, invirtiendo todo concepto normal de una edificación. Inclinándose peligrosamente por el borde en que estaba, Morgan miró con los ojos abiertos de par en par lo que yacía allí abajo. Al centro de todo, en el espacio de suelo base, veía lo que parecía ser un castillo común, probablemente el sitio al que ella y su hermano debían llegar.

- Woooow... ¿qué tal esto, Marc? Si yo lo he visto antes, te apuesto que me gustaba igual. Sí lo he visto, ¿cierto? Y fue lo más, ¿cierto? - Habló en voz alta, esperando que el otro acudiese a su lado. Consultaba con su hermano algunas cosas que su memoria ocultase, y que sintiese curiosidad por saber. Soltó un prolongado silbido de apreciación, aún sin poder quitar los ojos del castillo. Nohr tenía sus defectos, pero en lo que a edificios respectaba, aquello era lo más impresionante que recordaba en su vida; que no era gran cosa para decir, pero para ella tenía peso. Ansiaba continuar, pero no estaba segura de cómo. Tan sólo puso sus manos a cada lado de su cadera y aguardó por su hermano, quien solía ser su confiable fuente en esas cosas y otras tantas. - ¿Cómo bajamos hasta ahí? ¿Saltamos y cruzo los dedos para que nos agarre un wyvern, o cómo? -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc el Vie Dic 09, 2016 5:17 pm

Sonreír y asentir parecían ser las principales respuestas de Marc aquel día. Aunque no eran respuestas automáticas o corteses, sino total y completamente sinceras. Sentía un fuerte calor en su pecho cada vez que veía a su hermana tan contenta y tan maravillada, aun si era algo como aquello que no era su primera visita.

No podía negarlo, sentía cierta envidia por Morgan... Había experimentado su primera vez en varias cuestiones infinidad de veces, y todas ellas como la primera vez. Por momentos era como ver una serie de cuadros, uno detrás de otro, superpuestos, con las mismas sonrisas, pasos y emociones de la muchacha en sus diversas edades, alturas y formas.

Era una experiencia única y sin igual que él y solo él era dichoso de poder compartir con ella. Nadie más tenía el derecho a hacerlo... Solo quizás su "padre"... Y solo quizás.

-Es esplendido- respondió, ciertamente maravillado con aquella ciudad desde la primera vez que la visitaron. Era una fortaleza digna del eterno. La gloria de su padre, de su real padre, parecía impregnar hasta el cielo mismo en aquela región... Una verdadera fortaleza tanto física como espiritual era el castillo Krakenburg.

Si había un lugar donde se sentía a gusto fuera de Plegia, era en Nohr.

El ver a su hermana maravillada nuevamente por aquel castillo intensificó más su sonrisa, asintiendo con fuerza. -¡Si, es impresionante! Pero no es conveniente saltar... una vez probamos tirar a uno de los acólitos acompañantes y no resultó muy bien. La gente no puede vivir con sus órganos desperdigados por ahi sin estar conectados al cuerpo- comentó animado, haciendo que la pequeña comitiva religiosa que les acompañaba diera un paso hacia atrás preventivamente. Dudaba ameritara repetir el experimento pero sin lugar a dudas había sido una visión interesante. Quizás no sería malo hacer a su hermana repetir aquella primera experiencia también...

-Debemos esperar a que nos guíen debajo. El camino dentro es un tanto traicionero...- mirando a ambos lados, bajo la voz y se acercó al oido de su hermana para continuar -...Aunque yo me he aprendido ya un par. Pero tiene muchos guardias. Tienen muy buena disciplina- sonrió y se irguió, orgulloso de poder acotar datos importantes para su hermana.

Calando bien la capucha sobre su rostro, volvió a sonreír sintiendose con propósito. Su papel era ese, su destino. Ser una sombra, hacer brillar más a la chica y al eterno portador de la desesperanza... su padre Grima.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Xander el Miér Ene 04, 2017 4:13 am

Las visitas reales eran un poco extrañas en Nohr, nadie parecia querer visitar y cuando era necesario normalmente eran citados en alguna fortaleza cercanas a la fronteras donde el cielo no era tan cerrado, el piso no era tan negro y aun se podian llegar a ver rios que no fueran de lava. En el mismo corazón de Nohr donde ya no quedaba ningún hombre con vida que hubiese visto el sol en aquellos cielos y donde el volcan lindero del castillo no paraba nunca de dar un suministro lento y constante de lava haciendo fluir el rio que pasaba junto a una de las tantas ciudades que rodeaban, circulo tran circulo de murallas altas, el castillo del que solo asomaba la torre mas alta estando todo el resto bajo tierra. Era virtualmente imposible llegar al rey de Nohr con un ejercito, no solo la misma naturaleza del país era agresiva hacia los extranjeros si no también por la cantidad de murallas y soldados que tenian que atravezar hasta llegar al borde de aquel barranco donde no parecía haber forma de ingresar al castillo, solo pudiendo verlo desde el borde y una caída qu eno habia manera alguna de sobrevivir. De la alta torre se vio como una parte de lo que parecía un muro sólido se desprendia y con pesadas cadenas bajaba un puente de hierro, piedra y madera, hasta el mismo borde donde esperaba la comitiva religiosa. En la puerta que se veia del otro lado del puente se veía un reducido grupo de hombres con armaduras y armas formados en una pequeña comitiva así como dos sirvientes uniformados, solo estos y uno de los hombres avanzó por el puente hacia ellos.

Xander había quedado encargado de recibir la visita de Plegia, país que compartía religión y una relación pacífica y formal aunque no oficial, algo extraño tomando en cuenta que eran los únicos dos países leales al dragón oscuro en todo el continente, de echo de todo el mundo, tal vez se debiese a que uno era un país principalmente teocrático mientras que Nohr era principalmente militar teniendo la religión como una pieza importante pero principalmente como un apoyo y no como un eje, incluso siendo que los herederos y portador de la corona tenían sangre del dragón oscuro, o eso se decía. Sabía que recibiría a los gemelos más importantes del país, incluso más importantes que la corona del mismo si iba al caso, los herederos mismos de Grima. Si bien el rubio aún albergaba un poco sus dudas de como era posible que fuesen hijos del dragón oscuro estando este muerto y siendo concebidos en un ritual donde se involucraba tanta gente... no podía creer siquiera que estuviesen seguros de quien era realmente su padre. Pero no era su lugar tener esas dudas y mucho menos expresarlas en voz alta, fuera de eso le parecían unos niños encantadores, al menos cuando los había conocido ya hacía sus buenos puñados de años cuando eran apenas unos niñitos que de seguro ni lo recordarían.

Llegó él al final del puente junto con los dos mayordomos que al ser vistos de cerca se veían que también estaban armados, el puente no tenía seguridad alguna a sus costados y era lo suficientemente ancho como para que pasaran tres personas cómodas alineadas pero lo suficientemente estrecho como para impedir que un ejercito invadiera, la torre que conectaba el castillo tenía un puesto en la parte superior asi que incluso antes de poder llegar a la mitad del puente ya estarian siendo atacados. El rubio vestía con armadura completa y su espada descansaba a su cintura, al estar frente a la jovencita de melena y el joven de capucha se inclinó en una reverencia - Bienvenidos al castillo Krakenburg. Soy Xander, príncipe a la corona de Nohr. Deben estar agotados de su viaje, espero que no haya sido muy dificultoso llegar hasta aquí. Por favor, acompañenme. Los mayordomos se encargaran de sus escoltas y sus pertenencias. - mientras hablaba los hombres que le acompañaban se adelantaron a ellos para tomar cualquier pertenencia y guiar por otro camino a los acólitos.



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [2]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [4]
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3181


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Vie Ene 20, 2017 12:08 am

La forma de hablar de su hermano ciertamente no era igual a la suya, mas la prolongada costumbre le hacía verla como todo menos extraña, sin importar lo que dijese. Sin cuidado por lo grotesco, a lo que estaba también acostumbrada, a la estratega tan sólo le parecía genial verle tan alegre como ella se sentía. Contagiar y recibir un eco era satisfactorio. La ternura que su rostro sonriente y su asentimiento veloz le inspiraban trascendía hasta un deseo leve de tironearle las mejillas con fuerza o desordenarle el cabello con los nudillos violentamente, pero se contenía. - ¡Ajá! Uno pensaría eso. - Concordó, ladeando la cabeza al mirar a la caída. Se lo pensaba, por un instante; la curiosidad o la impaciencia que les habría llevado a realizar el experimento de aventar a alguien, así como el resultado. Sin embargo, concluía que lo que más le interesaba no sería verlo o volver a verlo, sino el episodio no recordado que indicaba que ya habían estado allí, en la capital de Nohr.

Como pocas veces, se mantuvo en silencio, por cuanto dependía de Marc para enterarse de lo que debería recordar o saber sobre el lugar. A él, por ese motivo y contados otros, podía dejarle tener la palabra por períodos extensos. Se inclinó en su dirección para prestar oído cuando parecía necesario, sin discreción alguna sobre cuchichear entre ellos, y sin falla el muchacho aportó un dato que disparó el interés de la heredera plegiana. Parpadeando, volvió el rostro hacia él para constatar en el detalle de su mirada que lo que decía era de certeza. No había motivo para escabullirse donde eran bienvenidos, pero acudían a su mente ideas de escapadas nocturnas para pasear sin guías y ver las cosas como les gustara, fuera del palacio o quizás hasta fuera de la muralla de la ciudad. Explorar nunca perdía su encanto. Antes de que terminase de alejarse, Morgan tomó la mano ajena para halarle cerca, manteniéndolo a su costado. - Para cuando queramos salir a investigar después, ¿no? Como es de esperarse de mi hermanito. - Guiñó, satisfecha con el desarrollo de todo.

Una camino comenzaba a abrirse para ellos, esclareciendo el dudoso asunto del ingreso. Morgan mantuvo la vista al frente mientras el puente bajaba, observando todo ello como la novedad que a sus ojos era; los hombres que divisaba al otro lado, una vez asentada tan pesada estructura, eran también perfectos extraños a su parecer, incluido el rubio de entrada edad que lideraba la comitiva. Era algo que, según pensaba en ese momento, debía haberle consultado a Marc de antemano; muchos allí debían de conocerles por el título que ostentaban, mas si en reciprocidad debían ellos de reconocer a algún miembro de la milicia, el clero o la familia real, la mujer lo desconocía. Quien avanzaba hacia ellos, revestido en armadura en los colores de Nohr, debía ser importante. Parte de la realeza, a juzgar por la corona negra que descansaba sobre su frente y pasaba entre su cabello. Aún así, por más que fijase la mirada en su rostro severo e intentara sacudir su memoria, Morgan no conseguía más. Supuso que, como siempre, sería otra oportunidad de dar impresiones iniciales y hacer buenas migas. Cuando el hombre se inclinó y se presentó, también lo hizo ella, sonriendo complacida ante toda demostración de respeto que se les daba.

- Morgan, estratega graduada e hija de Grima. Ya sabes, el dragón oscuro. ¡Un gusto! - Soltando la mano de su gemelo, tomó la caída de su chaqueta de estratega en ambos lados, cual vestido, alzándola un poco al doblar las rodillas en reverencia. Debía ser cortés ante un príncipe; sabía cuando comportarse y, de hecho, disfrutaba esforzarse por quedar bien. Por supuesto que, asumiendo, le hablaba como si se tratase de un primer encuentro, mas no dudaría en indagar. Alzó la mirada al hombre muchísimo más alto, continuando con confianza y soltura. - A menos que nos hayamos visto antes, pero hey, gusto igual. ¿Nos hemos visto antes? -

Como era indicado, no dudó en seguir a la pequeña comitiva, dejando su equipaje a total cargo de quienes les acompañaban. Ante la implícita pregunta, miró a su gemelo antes que al príncipe. - Y... no sé, ¿estamos cansados? ¡Yo estoy bien! - Respondió, tan animada en ese entonces como había estado en la mayor parte del viaje. La energía rara vez le escaseaba, y en ese momento tenía motivaciones de sobra. Avanzó un poco más, sin dudar en ponerse a la par. Ingresarían por fin al castillo, aunque desconocía desde qué punto de aquella torre hacia el fondo, tan lejano, el edificio debía ser llamado tal. - Quiero ver el resto de esto, de hecho. Cuatro murallas de la entrada hasta acá, ahora todo esto bajo tierra... jo, eso es estar seguro, ¿eh? -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc el Sáb Feb 18, 2017 11:19 am

-¡Por supuesto! Aunque deberíamos primero aprender bien el patron de los guardias o hacer alguna contramedida en relación a ellos... Lo dejo en tus manos- guiñó cómplicemente en respuesta, y entregó las riendas finales de la operación a la experta. Sería divertido, con suerte más fructífero que el intento anterior.

Ver aquel puente desplegarse fue tan maravilloso como en su primera visita. Aquel sonido, aquella masa que se movía como si de una fuerza de la naturaleza se tratase... Era impresionante. Seguramente poetas podrían describirlo con detalle y elocuencia si lo vieran... Pero dudaba que muchos de ellos pudieran siquiera vivir para contar dicho acontecimiento. Lo más poético que venía a su mente era compararlo con un impenetrable hormiguero abriendo sus puertas... Pero los años le habían mostrado que los nobles raramente se sentían a gusto en ser comparados con insectos.

Con esa bella sincronía militar, la comitiva de Nohr avanzó hacia ellos, con el que prontamente identifico como el principe Xander. Años ya habían pasado desde que había visto al antes muchacho, ahora hombre. Si era posible, se parecía aun más a su padre en su adultez que en su juventud.

Respondió la reverencia con la propia, una mucho más pronunciada que la de los otros dos, y, siguiendo el protocolo, añadió su presentación el debido tiempo después que su hermana -Marc, Maestro Inquisidor e hijo de Grima... Un placer volver a verle, Principe Xander. Ha pasado tiempo- Levantó levemente la cabeza y sonrió al hombre de Nohr detrás de su capucha. Tenía buenos recuerdos de aquel lugar y de la familia real... De una parte de ella al menos.

Puso en el fondo de su mente los pensamientos que se le acumulaban de como detestaba el título de presentación de su hermana. Tenía demasiadas pocas palabras. El doble mínimamente debía tener, con alguna referencia a destrucción, desolación o alguno de los adjetivos de su padre intercalado en el medio. Era algo en lo que aun estaba trabajando.... Pero luego.

La pregunta de su hermana era complicada... Y tramposa. Estaba cansado del viaje en verdad, los traslados de ese estilo le agotaban, los movimeintos eran muy molestos. Prefería la tranquilidad y paz de su despacho y el murmullo que los inquilinos del mismo constantemente hacían... Pero viendole sonreír de aquella forma, verle de desbordar tanta energía...

-Estamos perfectos- confirmó con una sonrisa, sintiendo aquel calor renovar su fatigado cuerpo y mente. Siguió a los otros dos, medio paso más atrás que su hermana dejándole el liderasgo que por derecho merecía hasta en aquellas pequeñas cosas. -Nohr no te decepcionará- le confirmó a su hermana.  Nunca le decepcionó en el pasado
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Xander el Dom Feb 19, 2017 6:00 am

Habían gran cantidad de pasadizos secretos en el castillo, posiblemente más que puertas y pasillos a la vista, muchos de ellos llevando a diferentes puntos fuera del castillo a la ciudad subterranea, alguno más extenso y mejor cuidado podría llevar más allá del territorio del castillo y la ciudad saliendo en un fuerte cercano a la frontera con Hoshido y claro, estaban los que conectaban diferentes habitaciones entre sí o que llevaban a diferentes puntos de los pasillos y las habitaciones de servicio. Los dos gemelos de Grima podrían tener horas de diversión recorriendo aquellos pasillos aunque deberían hacerlo con cuidado si no querían perderse o que fueran atacados por los guardias que tenían ordenes de eliminar a cualquiera que no fuese de la familia real que estuviese en esos lugares. Por la mente de Xander ni pasaba la posibilidad que conocieran aquellos pasillos así y menos que los fueran a recorrer así que orden de excepción no sería dada y podría conllevar a graves consecuencias tanto para un lado como para otro si no se andaban con cuidado.

Mostró una sonrisa un tanto dura debido a sus rasgos firmes pero sincera, realmente habían crecido mucho desde la última vez que les había visto y ya Morgan era toda una damita mientras que Marc parecía ya un hombre entregado a su trabajo pese a su corta estatura. Intentó recordar la edad que tendrían juzgando si aún quedaba algo de crecimiento en él, los hombres de Nohr solían ser bastante altos comparados con los de Plegia pero esperaría una presencia más imponente de alguien que se presentaba con tal título, ignoraba que lo que muchos temían de él no estaba en la primera imagen que daba, engañosa, si no en lo que resguardaba su mente - Es un placer recibirlos. - Miró el entusiasmo de ella y esperó a la respuesta de él antes de hablar - Entonces si están bien del viaje podremos pasar directamente a los asuntos que me gustaría discutir con ustedes. Les guiaré a mi oficina y en el camino podré darles un pequeño tour, eran pequeños la última vez que visitaron y el castillo es grande, no espero que recuerden cada lugar pero al menos lo básico para poder estar a gusto en su estadía. Cualquier exigencia o necesidad que tengan pueden comunicarla a cualquiera de los mayordomos o mucamas del castillo que sabrán como resolverlas o les guiarán hacia quien pueda hacerlo. - mientras hablaba ya comenzaba a caminar hacia la torre por el puente el cual no poseía barandal ni seguridad alguna, mayordomos y soldados transitaba con seguridad aunque algún que otro miembro del séquito que acompañaba a los gemelos miraba con un poco de temor la caída recordando las palabras del varón de los hermanos.

Adentrandose a los primeros pasos dentro del castillo ya se podia sentir el cambio de temperatura, ya al no estar al aire que se movía por el calor de la tierra y el volcan se podia respirar con más soltura. Las paredes negras como el exterior parecian estar talladas en grandes porciones y no puestas ladrillo por ladrillo, era roca volcánica con la que estaba contruído y grandes partes era tallado mismo de los sedimentos del volcan. La iluminación era un poco mejor dentro del castillo que fuera, afuera el cielo contrantemente encapotado daba una noche eterna que al menos en el interior del castillo era alcarada por una gran cantidad de candelabros con velas que los mayordomos constantemente mantenian prendidos. El rubio les comenzo a guiar por las escaleras descendientes en espiral hacia abajo, a lo largo de la torre habian ventanas que permitian ver como se iban metiendo bajo tierra. Las paredes del agujero done estaba el castillo se veian caminos transitados por guardias, ventanas con luces y puentes que iban uniendo todo, efectivamente como un gran hormiguero.



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [2]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [4]
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3181


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Jue Feb 23, 2017 9:24 pm

Las palabras de su hermano le confirmaban que habían visto a aquel hombre antes, así como las del mismo Xander le indicaban que había sido hacía un buen tiempo. Ambos, por seguro, habrían sido bastante distintos en ese entonces. Quizás, una diferencia no tan abismal entre uno y otro como ahora había. Con calma, sin preocuparse y mucho menos estresarse por el asunto, Morgan escuchaba y reunía cuantos datos le fueran paulatinamente dados, rellenando una pequeña parte del inmenso espacio en blanco que tenía respecto a Nohr. No obstante, la forma en que en esos momentos se le trataba le agradaba y le bastaba para la estadía; la atención preferencial, la cortesía y todos aquellos detalles la contentaban, dejándole con una alegre risa contenida tras un labio mordido. No era la princesa de Plegia, sino la del dios oscuro, pero por ratos le hacían sentirse como tal. Hacía que perdonase, inclusive, el hecho de que al parecer todos tuviesen un despacho personal excepto ella. Con una mirada emocionaa en sus ojos, se apresuró a responder apenas Xander culminó, aunque dirigía sus aceleradas palabras más bien al joven a su lado.  

- ¿Exigencias, eh? ¿Oíste como dijo? Ya me encantó. - Dijo, en un tono que intentaba ser bajo pero no lo conseguía, pues la prisa y su humor le impedían propiamente susurrar. Marc había dicho que le Nohr le agradaría, pero no había esperado que aquello llegase tan rápidamente. Podía ser un sitio extraño en el que apenas estaba aprendiendo a distinguir la tarde de la mañana, pero si era bajo esas reglas, el castillo era buen lugar para estar. - Bastante luz en mi habitación, por favor-- mía, nuestra, como sea. Es difícil leer sino. ¡Muchas gracias! ¡Será linda visita! - Acotó, satisfecha desde ya. Su voz fina, al ser la única alzándose animadamente en el área, hizo un leve eco en los enormes vacíos bajo el puente, difuminándose. Bastante emoción respecto a tan formal ocasión. Poniendo sus manos tras su espalda, la joven de corta melena negra reparó tardíamente en lo demás; la parte sobre las exigencias había llamado tanto a su atención, que había pasado por alto el resto. Un breve recorrido para aprender a cuenta nueva lo que no surgía a la memoria perdida y nebulosa de la joven, al parecer. - Ah, sí... bastante segura que no me voy a acordar de nada de eso. Si no me acordé ahora, pues ya no. Así que mejor con paseito, me gusta el lugar. -

Codeó levemente a Marc al avanzar, recordándole su rol de guardián de todo recuerdo, responsable de comentarle si había algo más que tendría que saber, o en su defecto advertir su condición en caso de que causara complicaciones. Tan normalmente convivía ella con su amensia, que en dos años de nuevos recuerdos había dejado de extrañar ya los faltantes, a excepción de aquellos casos en que los necesitaba para usos prácticos. Avanzando a paso animado, Morgan entró tras el príncipe en la torre y anduvo por donde se le guiase, acostumbrada a apenas ver a Marc por el rabillo del ojo en todo aquel tiempo, poco resaltante con su corta estatura y su capucha levantada. Las numerosas antorchas y candelabros le hacían más acogedor, en cierta forma agradable a la vista el rumbo que tomaban, descendiendo en un túnel de más y más luces pequeñas afuera; todo, lo observó volviendo la cabeza de acá para allá, sin detener su andar. No podía quejarse en absoluto de las condiciones, ni del arreglo directo a los asuntos de peso, pero aquel trayecto era disfrutable para ella y su impresionable visión, que todo tomaba por nuevo.

- Pero una cosa, primero... - Mencionó en breve, adelantándose con un breve correteo para ponerse confianzudamente a la par del príncipe de Nohr. Aunque debiese ladear bastante el cuello para mirarle en su imponente altura, no se cohibía en absoluto con esta. Con un chasquido no del todo cortés de los dedos, llamó a su hermano a su lado. - ¿Es verdad lo que se decía de Nohr y los emergidos? Porque el camino hasta aquí estuvo todo muy... tranquilo. Creo que no vimos, casi. -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc el Jue Mar 02, 2017 9:10 am

Esa actitud directa y profesional del principe Xander no había cambiado en nada tras tantos años. Le inspiraba respeto su capacidad de organización, augurándole ya que su visita a Nohr sería de provecho.

Contuvo una pequeña mueca de dolor ante el codazo de su hermana, no queriendo entrar en discusiones sobre su falta de estado físico en aquellas circunstancias. Le alegraba saber que ella recibiría el trato preferencial que merecía, asintiendo al pedido de su hermana, compartiendo el sentimiento. Seguramente pediría también luego un poco de tinta a los sirvientes cuando anduvieran solos, no queriendo molestar al príncipe con cualquier nimiedad... Y prefiriendo que sus provisiones del viaje sean ello, para el viaje.

Nunca estaba de más abaratar costos ante la generosidad de su único aliado.

-El tour sería grandioso- acotó respetuosamente, ilusionado con volver a ver la impresionante arquitectura subterranea del reino.

Las mazmorras en Plegia eran impresionantes, casi una ciudadela de pasajes, pero su carácter era de tipo funcional, religioso en parte, pero estaban hechas para cumplir su función y nada más. Pero las de Nohr... No eran como una ciudadela, eran una ciudad en si misma. Una estética más cuidada, verdaderas obras de arte que denotaban aquel caracter regio e impresionante que su mismo anfitrión demostraba en cada acción.

Estaba a otro nivel... Aunque sea por valor de costumbre, o un sentimiento de apego al "hogar", prefería sus mazmorras de piedra gris levemente iluminadas. Eran funcionales, y eso le gustaba.

Le fue indiferente la actitud extraña de parte del sequito al pasar por el puente, su atención captada casi al completo por su hermana, sus esfuerzos completamente empleados en no perder palabra de su anfitrión. Apaciblemente disfrutaba el camino y la compañía, deleitándose en aquello tan alejado de su rutina.

Como un perro entrenado, el chasquido de su hermana hizo que súbitamente se adelantara a la par de los otros dos, un poco incomodo con la igualdad de condiciones que, en realidad, no le correspondía. Aunque el tema de conversación dejaron sus complejos a un lado unos instantes, alzando su mirada hacia el príncipe a la par de la de su hermana, asintiendo a sus palabras con fuerza y sin ocultar su interés.

Tenía mucho que acotar y decir, las dudas se acumulaban en su mente y apilaban en su garganta, pero cualquier cosa añadida atrasaría la respuesta del príncipe o desviaría el tema ¿Acaso era cierto? ¿Acaso Nohr se había deshecho de los emergidos?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Xander el Jue Mar 09, 2017 4:28 pm

Pese a sus similitudes fisicas comenzaba a saltar a la vista de inmediato las diferencias de personalidad, la voz algo aguda de la joven ya hacía eco en los pasillos silenciosos, su entusiasmo parecia marcar una presencia mayor que incluso todo el resto de la comitiva. En cambio el joven encapuchado parecia una sombra cerca de ella, siempre con palabras suaves y corteses acudiendo a donde ella iba. Quedaba claro quien llevaba la batuta entre los dos gemelos y que estaba todo en orden entre ellos, cada quien en su sitio y cada quien completando las carencias del otro, o asi lo veia el principe. Observo por unos momentos al varon, mas bien a la capucha de este pues su rostro quedaba fuera de su vista por el angulo en el que estaba, era el inquisidor y seguia en su mente que era alguien muy delgado y pequeño, la ropa ancha solo lo hacia verse mas pequeño de lo que deberia ser, de cierta manera le recordaba a Leon, un hombre más adepto a la inteligencia que a los músculos, de mente afilada y cuidadosa que se dedicaba mas a observar que a actuar, alguien que no necesita estar a la cabeza y maneja mejor la situción desde la sombra de quien emite luz propia... y miró a la joven damita que de amplia sonrisa parecía más que feliz en aquel lugar, claramente ella no era guerrera, su cuerpo no era diferente en fuerza del de su hermano pero quizas fuesen las habilidades sociales lo que la destacasen, era estratega según habia dicho asi que seguramente seria en parte como su hermano pero desde un punto de vista diferente, la veia mucho mas directa y explosiva, probablemente mas inclinada a la estrategia de guerra que la politica. La vocecita de Morgan descarriló sus pensamientos y respondio de inmediato - Claro, estará bien iluminado, encargaré que pongan más candelabros en su habitación y más repuestos para las velas. -

Avanzaban por el castillo a paso tranquilo, las sinuosas escaleras iban descendiendo y asi tambien la temperatura al estar bajo tierra, el ambiente era mas claro y hasta se podia sentir un ligero viento que movia las llamas de las antorchas, orgulloso de sus actos el príncipe sonrió - Es verdad, Nohr carece de emergidos casi por completo. Las fuerzas militares del país se han encargado de liberar nuestras tierras de esta amenaza que hostigaba a nuestra gente, por estos tiempos se respira la paz en todo el país. - sabía que no duraría demasiado ya que ganada la guerra contra los emergidos volvía a la mesa la guerra que había puesto en pausa a causa de esto y no tardarian en levantar armas nuevamente y sabia que no era secreto alguno la guerra que tenían por años con su país vecino - Es bueno un respiro para todos antes de movilizarnos nuevamente, no es bueno quedarse quieto mucho tiempo y los asuntos pendientes vuelven rápido a cobrar. - adelantaron hacia una gran puerta de madera con gruesos herrajes dorados que al abrirse por los mayordomos revelo un salon de pisos lustrados con alfombras violetas y altas columnas que sostenian un techo abobedado - Estamos en el salon principal a la izquierda tienen la biblioteca y un pasillo hacia las habitaciones, de seguir derecho cruaran un puente que llevara al salon del trono, ahora cerrado ya que mi padre se encuentra en reunión con sus consejeros.- acotó rapido.



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [2]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [4]
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3181


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Vie Mar 24, 2017 1:41 pm

Más que acostumbrada a la dinámica establecida entre ella y su gemelo, a Morgan se le hacía nada menos que natural tenerlo consigo en ese modo; habiendo debido chasquear los dedos para que caminara a la par, como una presencia más silenciosa y fácil de perder. Desde donde recordaba, siempre había sido así con ella. No lo sentía como una inconveniencia, pues hablar ambos a la vez podía ser engorroso y desorganizado, especialmente cuando compartían y completaban tantas de sus ideas mutuamente. Era por ello que no sentía sus silenciosos como una seña de incomodidad ni nada similar, sino sólo un comportamiento común. Su obediencia, por supuesto, también era apreciada. Mientras andaban, pasó su mano en una rápida caricia de aprobación por lo alto de la espalda del joven, sin necesidad de apartar la vista del príncipe al que oía hablar.

Era agradable ver sus facciones cambiar, suavizándose al sonreír, pero la estratega fallaba en comprender del todo la causa de su alegría. Parpadeó un par de veces antes de volver la vista al frente, sin querer dirigirle directamente la mirada desconforme que lentamente aparecía en su rostro, apretando un tanto los labios. Se acomodó el cabello de modo que su mano convenientemente la cubriese un poco, y en ese intervalo en que su voz permaneció ausente, sopesó el desarrollo de asuntos en Nohr. Si habían estado bajo asedio, podía ver el alivio de vencer, aunque la postura que Plegia había tomado ante la misma amenaza había sido muy distinta, cumpliendo igualmente su función. - Pues eso es bueno... ¿no? Debió ser complicado. - Habló de buena gana, en el animado tono de siempre, pese a que no estaba segura de si felicitarle o comentar el asunto en el detalle que merecía. Ciertamente desconocía la experiencia de tener a los emergidos del reino en su contra, pero imaginaba que debía ser una ardua y miserable campaña. Manejar de ese modo la amenaza y de alguna forma triunfar tenía su mérito. Su atención se distrajo de ello, sin embargo, con el resto de la explicación de Xander, insinuando una nueva movilización prácticamente inmediata.

Allí había un asunto que sentía que debía estar entendiendo, pero del que no tenía mucha pista. Sonaba a inquietud política o bélica en el reino. De inmediato la plegiana giró la cabeza hacia su hermano, con una expresión curiosa en el rostro, aguardando clarificación de su parte, pues siempre era más conveniente molestarlo a él por información que a otros. No consideró necesario plantear su pregunta en voz alta, sino sólo esa mirada expectante. Hizo la pausa necesaria antes las enormes puertas dobles que pronto fueron abiertas para el grupo y al proseguir a través, bañada en una luz más absoluta, sin intervalos oscuros, se halló con agrado entre la grandeza digna de un palacio. De alguna forma, el eco de sus propios pasos al andar al centro de un sitio así le agradaba.

Inevitablemente ladeó el rostro en dirección a la biblioteca, tan interesada en ello como su padre había inculcado tanto a ella como a su gemelo. Por el umbral de la puerta enteramente abierta, permitiendo el paso de la luz y la tenue brisa, podía ver un asomo del tamaño de la habitación dentro; de inmediato la marcó en fuero interno como un punto a revisitar. - ¿Vamos por allá ahora? ¿O donde? - Cuestionó, animada. No sabía donde se ubicaría el despacho de un príncipe, pero era probable que por donde le guiaran hallara algo con qué maravillarse; igualmente, en impaciencia, tomó la manga de su hermano y jaló levemente al apegarse ella junto al hombre mayor, tomándose confianzudamente de su brazo. Le quedaba algo alto además de algo grueso para rodear con la mano, pero la hija de Grima, en un salón tan majestuoso, merecía ser guiada del brazo. Por supuesto, el príncipe Xander estaba en adecuada posición para hacerlo. Por lo demás, si cierto era que conocían a los herederos de ese castillo desde antes, se preocupaba un tanto menos de las formalidades desagradables y se enfocaba más felizmente en las que sí eran de su gusto: las que implicaran ser tratada con miramientos especiales. - ¡Por donde guíe, señor! -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc el Lun Mar 27, 2017 6:31 pm

Con su atención fija en el príncipe, con aquella esperanza de tener confirmación a los rumores Marc sintió una leve caricia en su espalda. Se erizó un instante, por la sorpresa, pero sonrió rápidamente e irguió levemente su espalda, escapándose una clara sonrisa de sus labios visible aun a pesar de su capucha.

Tuvo que dividir su atención mitad y mitad pues, como debía.

-Felicidades- acotó también, tras su hermana, ante la confirmación que cayó casi como una bomba para él. Podía sentir también el descontento de Morgan con la noticia. Saldrían más que seguramente debates luego a causa de ello, cuando estuvieran a solas.

En Plegia habían adoptado el paso de emergidos como una bendición. Ellos circulaban simplemente y ,aunque combatían, de dejarlos solo producían conflictos con miembros de su misma estirpe más distinto estandarte. Su presencia era misteriosa y extraña, y estaba aun en debate su impacto religioso, pero el por mayor de la gente les tomaba como señales del Eterno y preferían dejar aquel mensaje así de momento.

¡Sumado a que el esfuerzo de sacarlos era demasiado grande! El presupuesto se iria por las nubes t sus recursos estaban destinados a causas distintas... Lo cual en cierta forma hacía por demás loable el logro militar expresado por el príncipe. Recordaría pedir luego registros de las batallas libradas para dicha empresa. Dudaba del detalle real que podrían propocionar en orden académico si fueron hechos por generales del ejercito, pero a veces los deshechos podían brillar con un poco de esfuerzo... Él mismo lo había comprobado tras muchos experimentos tanto con deshechos vivos como normales.

El rostro de su hermana mirándole expectante le trajo de vuelta en si y le puso freno a sus divagaciones mentales, tardando dos instantes más de la cuenta en brindar la respuesta que esta esperaba y produciendo que se ruborizara por ello. Le había fallado -Hoshido, país de profanos al este. Una Altea pobre. Largo conflicto entre ellos y Nohr.- condensó la info en el formato más acorde dadas las circunstancias, y tratando de mantener una voz baja pese a que seguramente el príncipe le escucharía.

Sintió un vuelco en su pecho al ver nuevamente la figura de su hermana por aquellos pasillos y felicidad ante la pompa que recibía. Estaba en un lugar digno de ella y de su status, status que raramente era tratado con la altura que merecía en Plegia... Ya trabajaría luego en aquello de la oficina para su hermana...

-Una verdadera lastima no poder darle nuestra bendiciones al rey. Espero pueda remitirle cordiales saludos de nuestra parte cuando le vea, e informarle que su bienestar esta siempre presente en nuestras plegarias al eterno.- solicitó al príncipe con una leve reverencia, tratando de tomar como natural el tirón de su hermana que era lo único que no le permitía volver hacia atrás y dejar los otros dos al frente.

Su lugar era 3 pasos atrás... o cuatro... le era díficil ocultar su incomodidad y mantener los protocolos necesarios con la altura que correspondía. Comenzaba a sudar fuertemente bajo la capucha...
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Xander el Vie Abr 21, 2017 12:57 am

El gran salon era usado para eventos formales como el cumpleaños de alguno de los principes o alguna fiesta conmemorando algun festivo del pais pero no mucho más, en Nohr no habian muchas visitas ni se tenia una vida social activa entre los nobles, habian cosas mas importantes por las cuales preocuparse y destinar los fondos del país, tampoco era necesario tales despliegues para mostrar estatus como otros paises, la granmilicia hablaba por si sola. El joven inquisidor habló de Hoshido muy brevemente y causando un poco de gracia a su comparacion acotó casi de inmediato a la joven damita - Hoshido y Nohr ha estado en tensión desde muchas generaciones, han habido varias guerras menores enla frontera pero cuando yo era un joven que apenas podía sujetar correctamente la espada finalmente se desató la guerra mayor y se ha mantenido sin tregua ya más de dos décadas con altibajos de ambos lados, siempre avanzando y perdiendo terreno en la frontera. - la voz del principe hacia eco en la gran estancia y siendo que la charla se estaba tornando un poco más política decidió que sería bueno postergar el recorrido, ambos habian expresado que no estaban cansados y el tiempo era vital.

La chica se tomó de su brazo y en un acto reflejo lo dobló para recibirla como un caballero escoltandola ahora hacia el pasillo. A diferencia del anterior este no parecía tallado en roca si no que era como el de cualquier otro castillo, solo que sin ventanas, las paredes lisas negras y grises tenían cuadros y tapices que las decoraban asi como molduras de dragones de diversas formas, los pisos estaban alfombrados y se ahogaba un poco el paso del grupo - Consideramos que los emergidos fueron enviados por Anakos, preparó nuestras fuerzas y nos dieron la ventaja contra Hoshido. Nuestros soldados están a punto, aún con los músculos calientes y la sangre fresca en sus armas... por aquí por favor. - no caminaron mucho que llegaron a una puerta de madera que al ser empujada se abrió a un estudio bien iluminado, tenía una chimenea encendida y varios candelabros que un mayordomo de orejas negras de gato y frondosa cola terminaba de encender. Todo estaba sumamente limpio y ordenado, el escritorio despejado y los sillones con los almohadones esponjados, en las paredes habian libros y adornos y armas colgadas, un gran mapa de Nohr y Hoshido colgaba de la pared en un bastidor y pequeñas agujas estaban clavadas con etiquetas de cuero colgando teñidas de colores. Xander continuó hablando - Hoshido a la fecha sigue luchando contra los emergidos así que sus fuerzas se ven concentradas en protegerse a si mismos y no en cuidar sus fronteras. Es la oportunidad perfecta para Nohr atacar. - ese era básicamente su plan... claramente no era un estratega si no un hombre de guerra que iba de frente con la espada por delante, incluso en planeamiento.



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [2]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [4]
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3181


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Dom Mayo 14, 2017 5:46 pm

- Ohh, ya veo. - Asintiendo y respondiendo apenas brevemente Morgan confirmó que comprendía, sin necesidad de comunicar en voz alta todas las implicaciones que creía captar. En lugar de ello, su rostro mostró el estado pensativo y concentrado en que lo escuchado de su hermano y de Xander le dejaba. "Profanos", "Altea pobre"... era la forma interesante de Marc de expresarse, pero significaba con claridad que se trataba de adoradores del dragón del alba, opositores de su dios. No tan peligrosos como Altea, si no tenían aquella riqueza y poderío militar notorio, pero opositores igualmente. Una guerra ya de décadas, como la explicaba Xander, con sus constantes pequeñas victorias y derrotas le daba la impresión de ser un asunto arrastrado por generaciones, ya a pasada hora de ser resuelto. Pensó en ello con detenimiento al andar.

De cualquier modo, nada era suficiente como para separarla de la satisfacción que sentía al ser tratada con tanta relevancia. Pese a llevar sus ideas ocupadas en algo más técnico, se contentaba enormemente con el simple hecho de que un miembro de la realeza la llevase como si ella misma fuese de sangre real, una diferencia sutil pero existente en cuanto a la sangre sagrada que sí se le adjudicaba en su hogar. Llevaba en los labios una sonrisa que simplemente no se desvanecería, poniendo un cuidado bastante consciente a caminar con dignidad. Hacía nota mental, por supuesto, de continuar gozando posteriormente de la clase de trato que veía que recibiría en el castillo. El rey podía jamás dignarse a recibirla a ella y a su hermano, pero con que los demás les extendiesen cortesía no estaría mal. De momento, no tenía más que pedir, disfrutando del cambio de ambiente y el de temperatura que venía con ello, al adentrarse a la calidez del estudio y su chimenea. En efecto, un sitio más privado para platicar, considerado inicialmente que se hallaban metros bajo tierra, además de en una habitación poco accesible y con el único mayordomo presente ya retirándose. Morgan miró con silente interés los rasgos animales antes de volver su atención adelante.

El mapa que dominaba la pared le decía suficiente sobre el enfoque de intereses de Nohr. El mapa del reino propio era la usual decoración a esperarse, cuando no uno del nuevo mundo en general, pero un mapa que contuviese tan sólo al reino y su vecino en conflicto era una elección digna de notar. Por supuesto, la intención que expresaba Xander lo respaldaba. - Entonces sí están pensando en terminar la guerra que vienen arrastrando desde siempre, con los de Naga. - Morgan acotó en voz baja, interesada. Sonaba como el motivo por el que ella y Marc estaban allí. Rara vez preguntaba si su padre la enviaba, esos detalles eran mejor dejados en manos de su gemelo, pero creía que era precisamente la clase de asunto en que debían respaldar al reino afín. Además, sonaba interesante, aunque la idea no lo era tanto del modo en que era presentada entonces. Soltó el brazo ajeno para buscar sitio donde sentarse y se acomodó en uno de los amplios sillones al terminar de escucha al príncipe, sintiendo que aún quedaba mucho más que decir del asunto. - ¿Yyyy... su idea es esa? ¿Tomar los números que les hayan quedado después de pelear con los emergidos de por aquí, ir y atacar ahora? - Preguntó, dando una mirada a su hermano, destinada a trasmitirle tácitamente las dudas que eso dejaba. Además, debía cerciorarse de no haberlo dejado atrás, pues continuamente parecía hacer amago de retraerse un poco de vista. - ¿Hoshido No tiene aspecto de que se lo podrían llegar a comer los emergidos por si solos? -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc el Lun Jun 26, 2017 10:58 pm

offrol:
GOMEN!!!! desde que terminó abril he estado entre idas y venidas y mil cosas y sxasdasdas no se como pasó tanto tiempo! siento que solo pasaron 10 días, DIOS!!!! PERDON LA DEMORAAAA!!!

Marc agradeció que el príncipe continuara a su explicación acotada. No era lugar el inquisidor extranjero entrar en detalles políticos frente a uno de los implicados y, aunque era de conocimiento popular la enemistad de ambos países, no dejaba de ser algo delicado, o hasta peligroso, que alguien ajeno hablara del país enemigo en tal extensión.

El paso al pasillo más tradicional hizo que todo cobrara una imagen muy distinta: el cuidado y dedicación de la realeza de Nohr al diseño de sus interiores era sin duda loable. Eran realeza, lisa y llanamente, pero era esa pompa extra que le hacían sentir a Marc un poco fuera de lugar allí. Las paredes de roca del anterior eran más de su agrado, recordándole a los pasillos de los calabozos y de su recóndito despacho en donde pasaba gran parte de su tiempo laboral.

Bajó un poco los hombros y procuró ocupar el menor espacio posible y pasar desapercibido. La gloria y los lujos eran solo dignos de su hermana... Aunque no podía evitar sentir cierto calor en su pecho al ver ciertas molduras de dragones que le recordaban a su querido padre eterno... Había algo de hogar allí, aun si no fuera el lugar exacto para él.

...Pero el ver a su hermana disfrutando de tal manera le era suficiente paga para el esfuerzo de avanzar por un area lejos de su confort. Se aseguró de guardar en sus recuerdos aquel rostro sonriente de su gemela.

Del estudio, pese a su impresionante esplendor, captó más la atención del joven el extraño espécimen de frondosa cola que se encontraba allí. Su mente, curiosa en el ultimo tiempo con los avances y descubrimientos del mundo animal, divagó un par de momentos y comparó la forma con una crudamente dibujada en un reciente libro de viajes que había leído... Pero el trabajo iba primero al placer, se recordó, ya encontraría tiempo para eso en otra ocasión.

Automáticamente tomó su lugar parándose junto al asiento de su hermana, a la suficiente distancia atrás para no opacarla ni taparla, pero suficientemente cerca y adelante para que no debiera girar el cuello demasiado para hablarle de ser necesario. Era una distancia calculada y medida con los años, algo de lo que se sentía personalmente orgulloso.

La idea de terminar la guerra no le parecía descabellada, era de esperarse con un conflicto armado de tal extensión, pero intercambiando miradas con su hermana notó que ambos compartían la misma incertidumbre ante las tácticas planteadas por el príncipe.

-Porqué de haber dudas sobre ello...- acotó, continuando el hilo dejado por su hermana, mirandole un instante de reojo buscando su aprobación -...siempre se puede ayudar a los emergidos, como enviados de Grima que son, a que circulen hacia donde el eterno en su sabiduría y potestad sin limistes, les llama- Dejó la idea en el aire, esperando a que el príncipe comprendiera lo que sugerían.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Xander el Mar Jun 27, 2017 3:08 pm

Entro y cuando Morgan se solto de su brazo sigui caminando hasta su escritorio pero sin tomar asiento aun, al estar los tres dentro el mayordomo se retiró cerrando la puerta a su espalda para dejarlos a solas, en el estudio habia silencio y lo unico que producia ruido era el chispear del fuego y ellos mismos al hablar. Xander afirmo con la cabeza cuando Morgan cnfirmó sus palabras, efectivamente era su objetivo el terminar la guerra, aunque no estaba dispuesto a una tregua ni a una rendición, la terminaría de una vez por todas y sin posibilidades de revivirla a futuro. Tal como decía su padre de que la mejor manera de silenciar a la oposición era eliminarla y salar la tierra para que no volviese a crecer, eso pretendía hacer con Hoshido para que su descendencia no debiese preocuparse por eso y pudiese hacer crecer Nohr y su gente en paz. Miraba fijamente a la damita, la actitud fuerte que tenía y la seguridad de sus palabras, incluso cuando solo tanteaba terreno le daban seguridad a él, se recordaba a si mismo todas las maravillas que habia leido de los gemelos... Los gemelos. Repentinamente habia olvidado la presencia tan silenciosa del varon que se habia posicionado como una sombra junto a su hermana, estremecia el hecho de verlo moverse con tanto silencio al punto que no se sentia siquiera como una presencia en el lugar.

Intercalo su mirada entre uno y otro pero no capto lo que parecian querer insinuarle, no era un hombre de mente muy afilada para las sutilezas y menos cuando estas eran sobre estrategias más complicadas que solo atacar un punto. Se tomó unos instantes pero solo tomó aquellas palabras como una afirmación a lo que él había dicho, Hoshido estaba débil por los emergidos, estos eran enviados por el dragón oscuro y era momento de Nohr para tomar cartas en el asunto - No quiero dejar ninguna posibilidad de falla, Hoshido está débil ahora y distraídos con los emergidos, si no actuamos ahora hay posibilidades que Hoshido se ponga sobre sus pies y logren vencer a los emergidos. - quizás los gemelos pudiesen tener una idea mucho mejor si explayaba más sus preocupaciones - Akaneia está en un peligroso equilibrio. - dijo dirigiendose hacia la biblioteca y sacando un cartón doblado que lo extendió mostrando un mapa del nuevo mundo, con su pie empujó una mesa baja hacia el frente de donde estaba Morgan sentada con Marc a unos pasos de ella y extendiendo el mapa con ambas manos lo puso allí apoyando una rodilla en el piso para sostenerse a la altura - Altea se encuentra liberado y sus fuerzas se están centrando en conquistar Regna Ferox y ayudar a su aliado Ylisse, tenemos un pacto de paz con Altea y rutas de comercio abiertas. - sabía que Plegia y Altea no estaban en buenos términos pero siendo un gran fuerte suyo la política había visto la ventaja en aquellos tratados que su hermano había realizado - Mi hermano fue quien se contactó con el príncipe Marth y quien ha hecho los arreglos políticos actuales. Altea es un punto muy fuerte por sus riquezas tanto en oro como en recursos lo que lo hace un aliado conveniente y un enemigo peligroso, al estar con un tratado con nosotros nos aseguramos que no preste ayuda a Hoshido. -

Miró nuevamente el mapa y señaló el continente de Elibe - Tengo buenos tratos con la nobleza de Etruria y he servido a buena fe allí contra los emergidos, siendo un país religioso y estando tan cercano a Hoshido eran un punto fuerte para pedir ayuda. Etruria es simpatizante de Nohr si bien no hay una alianza oficial. Lycia es aliado formal de Altea y creo que es bueno asumir que no prestarán ayuda si Altea no lo hace. Poco a poco he cerrado las rutas de Hoshido pero no es bueno confiarse. Creo que este es el momento para hacer un movimiento. Ustedes, ambos, son estrategas graduados... en Nohr casi no contamos con personas que se dediquen directamente a la estrategia militar. Gran parte de la invitación es para solicitar sus servicio a Nohr, claro, no es caridad lo que solicitamos y así como esperamos que ustedes nos ayuden, Nohr ayudará a su causa. -



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [2]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [4]
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3181


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Morgan el Miér Jul 12, 2017 3:04 am

Marc entendía a qué se refería, pero eso no era sorpresa alguna para Morgan. Resultaba tan natural como su eterna posición a su lado, pues tenían las mismas ideas respecto a los emergidos y la guerra que se había desatado en el mundo, independientemente de los conflictos creados entre los humanos aparte de ello. La guerra de los emergidos y la de los grimleales podía ser la misma, una causa por la que era su destino cooperar. Esa era la postura que Plegia había tomado y le parecía la más inteligente, dado que antes que pelear contra emergidos, contra Hoshido y quien supiera qué más, sería más productivo que le enseñaran a Nohr a tener menos enemigos a la vez. Compartir bando con las huestes silenciosas y tener a Hoshido como enemigo en común, nada más. Eso era lo que intentaban sugerirle al príncipe, lo que asumía que este entendería tan bien como su gemelo la había entendido a ella; cuando Xander habló sobre actuar rápido y sellar la suerte de Hoshido mientras las condiciones eran propicias, la joven estratega asumió que, en efecto, había pensado igual que ellos y aceptado la idea. Asintió enérgicamente a ello, contenta y motivada por lo que podía deparar el futuro de todos. Incrementado su interés en lo que vendría, el plan que suponía que se plantearía entre los tres, se inclinó un poco hacia adelante para mirar mejor el mapa que Xander extendía.

Y siguió asintiendo con entusiasmo a medida que la situación del continente era explicada, hasta que lo dicho cesó de gustarle. Nohr tenía un tratado de paz con Altea; peor todavía, Xander lo llamaba un aliado conveniente, palabras que le sonaban como el rechinar de una bisagra oxidada en los oídos. - ¡Xander--! - La estratega de inmediato abrió la boca para protestar, incapaz de asimilar cómo un príncipe grimleal podía en circunstancia alguna llamar a Altea un aliado. Era lo suficientemente inteligente para entender el plan del que ese movimiento tomaba parte, mas no tan sabia como para haberse quedado callada hasta terminar de oírlo; sólo le silenció el hecho de no decidir precisamente cómo continuar, quedando levemente boquiabierta, con el aliento en el pecho, los ojos violeta ampliamente abiertos y demasiado erguida en su asiento, como si fuese a saltar sobre uno u otro de los presentes en cualquier instante. Que Altea no pudiese prestar auxilio a Hoshido era un muy buen punto, pero no curaba del todo su perplejidad. Terminó de oír al otro más por confusión, por desear el resto de la explicación lógica a todo eso, que por cortesía. Le quedaba claro, pues, que el rubio no había entendido a qué apuntaban ella y su gemelo. No negaría que sus preparativos eran excelentes, pero persistía aquel detalle que Morgan no podía superar. Apenas el caballero mayor culminó, la mujer de desordenado cabello negro se pasó las dos manos por el rostro.

- Ya. O sea... está genial. Los tienen encajonados por todos los frentes posibles, lo hicieron muy bien. ¡Súper! Pero... pero agh... - Ya lo había oído todo, y lo de Altea seguía siendo verdad tal y como se había dicho en principio. Intentaba pensar con claridad y no lo conseguía, no podía centrarse en lo estratégico teniendo al antiguo enemigo como una espina en su carne. Ni siquiera se explicaba cómo el mismo rey o el príncipe del reino habían decidido entablar algo así. Con un frustrado ruido que ahogó en su garganta, Morgan no pudo contenerse más de decir lo que necesitaba sacar de su pecho. - "Aliado conveniente" me dice, aliado conveniente... no, ¡que me viene algo! - Comenzó por lo bajo, alzando un poco la voz al continuar, bajando las manos de su rostro a sus rodillas para mirar a uno y al otro de los hombres presentes, pasando la vista entre ellos más de una vez, atribulada. - ¡Los elegidos de Naga, Xander! ¡Marc! ¡Mira tú si es un aliado confiable eso! Religiones opuestas: la mejor fórmula conocida para unir reinos. Revelación total para mi. ¿De dónde sacó el hermano del siglo esa idea? Bah-- ¿donde está él, eh? Díganme que no tiene un cambio de fé y un matrimonio con el príncipe de Altea ahí en sus planes... aliado conveniente, dice... ahh, padre Grima... -

Resopló, sin terminar en más que repetir esas palabras con incredulidad. Se había contenido de hacer gestos de manos, pararse o moverse para enfatizar su punto, pero su talón se movía tenuemente sobre el suelo y su rodilla rebotaba un poco en consecuencia, mostrando la inquietud con que se quedaba en su sitio. En ocasiones así, su carácter dominante no medía la forma en que se expresaba y perdía la noción de lo que era cortés y correcto y lo que no. No comprendía lo que pasaba por la mente de los dirigentes de Altea ni los de Nohr. Podía comprender, sí, el camino que restaba hacia la victoria por sobre Hoshido, pero no lograba aún enfocarse en ello. Buscando sosiego de todo, estiró la mano hacia Marc, agarrando la manga de su ropa y jalándolo hacia sí.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
862


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Marc Ayer a las 7:18 pm

La sutileza con la que presentaron al príncipe su idea... Fue quizás demasiado sutil para él, notando con rapidez como el fuerte de Xander radicaba en las tácticas militares, claramente visible en sus proezas, que en la elaboración de una estrategia en si. Sí, lo admitía y decía abiertamente pero...

No creía que fuera a un punto tan grave.

Miedo le daba desviar su mirada hacia Morgan. Podía sentir su frustración e inquietud, más cuando poco a poco las palabras el príncipe comenzaron a confirmar más y más la idea de que una gran parte de la imagen global no estaba viendo: aquella parte oscura y eterna que lo envolvía todo y estaba siempre presente.

Contuvo su corazón de dar un vuelco y sintió como sus tripas se contraían en temor a lo que venía de su gemela. Las palabras de Xander, si fueran dichas por alguien de menor casta, le llevarían directo a las mazmorras de Plegia... o peor.

Soltó bajo su aliento una breve plegaria el eterno para intentar calmarse... Y sintió la oscuridad abrazadora de su padre en respuesta instantes despues, encontrando paz en los susurros que parecían venir del rincón más recóndito y oscuro de su cuerpo.

Dejó que su hermana se descargara, que soltara todo y cuando comenzó a tironearle de la ropa lo tomó como una señal para comenzar a mediar.

-Son... noticias sorprendentes las que nos presenta sobre Altea, príncipe Xander- comenzó en tono calmado, sabiendo que cualquier palabra o entonación podrían traer implicaciones políticas y bélicas terribles si no se medía. -Comprenderá que nos sentimos... turbados ambos con esta noticia- miró de reojo a su hermana antes de continuar -Pero sé... sabemos que es sangre sagrada la que corre por las venas de la familia real de Nohr y... es en nuestro mayor interés procurar mantener la pureza de los herederos del dragón eterno. Podrá así comprender nuestras inquietudes-

Tomando una leve pausa para humedecer los labios prosiguió, manteniendo su mirada en el hombre de mayor edad y dejando que su mente y corazón se aferraran a aquella calma, aquella oscuridad, que sentía y le envolvían cada vez que se entregaba completamente a los designios de su padre.

-Comprendemos el peligro constante y cercano que representa Hoshido en Nohr, y los recursos y circunstancias que el asegurar su caida implican, pero no hay que olvidar que, con sus mensajes profanos y familia real impía, Altea y Naga siempre son y serán nuestros enemigos-
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si Puedes Hacerlo, Deberías [Privado | Marc, Xander]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.