Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Lun Dic 05, 2016 4:10 pm

Este rol se da dos años atrás, el mismo año que los emergidos empezaron a aparecer en el mundo.

Kmone estaba en su búsqueda de venganza, esta vez por Ilia sabiendo únicamente que ese hombre estaba en el país, pasaba hambre como de costumbre los trabajos que solía hacer eran mal pagos y los que pagaban bien eran muy arriesgados aunque, generalmente encontraba la manera de salirse con la suya pero en Ilia había un pequeño problema, al parecer había una gran biblioteca que atraía a muchos magos, la mayoría parecía inofensivo pero no era algo que le importase en ese momento al ladrón se encontró con varios de ellos en los caminos de Ilia cosa que no hubiera sido problema si los asesinaba a todos pero, cuando las cosas se hacen impulsadas por odio racial prácticamente porque era hacia todos los magos por el simple hecho de ser mago.

En fin, había asesinado a casi todos los que había visto con tomo por los caminos la mayoría eran magos y los otros bueno, su pecado había sido portar un librito de magia, el problema fue cuando uno de los magos tuvo tiempo de defenderse por un descuido de Kmone al no ser lo suficientemente sigiloso, ambos terminaron heridos le ladrón pudo sacarle un libro que estaba decorado con bordes dorados, era un libro gordo de seguro valía mucho.

No pasó mucho tiempo hasta que encontrara guardias que lo buscaban de seguro ese mago que se le escapo había hablado, no podría vender ese libro en Ilia porque lo atraparían y como se estaba quedando sin comida en un país donde el frio reina no le quedó más opción que irse de allí hacia algún país vecino donde pudiera comercializar el libro para sacar algo de dinero y quizás luego volvería a Ilia a continuar su búsqueda, eso solo le dejaba con una opción posible marcharse hacia Etruria.

Luego de caminar casi dos días con una cantidad de alimento mínima pasó la frontera de Ilia hacia Etruria sin embargo, aún en Etruria cerca de la frontera seguían buscándolo eso le hizo pensar en el valor que debía tener el libro que había robado, el cuál en ningún momento se detuvo a hojear ya que su nivel de lectura y escritura era muy bajo. Esto empezaba a ser un problema porque solo le podría vender el libro a alguien culto y de gran poder adquisitivo, básicamente a un noble o algo parecido y no solo tenía el problema de que tendría que encontrar a un noble corrupto sino que probablemente también estaba buscado en Etruria y  el noble podría intentar atraparlo.

Escuchó una conversación en una ciudad portuaria cerca de la frontera con Ilia, al parecer un barco vendría de Begnion a una ciudad un poco al norte, era un suceso muy afortunado a decir verdad, Kmone sabía lo difícil y caro que era viajar en barco por lo que de seguro habría alguien con oro a quien podría venderle su libro, la suerte del ladrón estaba cambiando, no dudó en emprender camino hacia esa ciudad más al norte.

Al llegar ya estaba agotado, no tardó en dirigirse al puerto y recostarse en una pared mirando hacia el mar, por la forma en la que actuaban las personas aparentemente el barco llegaría pronto, solo quedaba esperar y encontrar a su víctima o comprador.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Miér Dic 07, 2016 1:24 am

Salir del lugar de origen es para oídos de cualquier campesino una novedad, pero más bien una tragedia. Nadie en su sano juicio querría abandonar el lugar en donde ha nacido, pensarían algunos, y solo motivos de fuerza mayor podrían ser causa de algo similar. Eso, claro, para quienes viven de lo que se les ha dado... pero dado el caso de que alguien no tenga nada, no importa ni un comino dónde esté parado. No había nada en toda Begnion que le impidiera a Makalov tomar su primer barco fuera del continente, en lo que podía describirse como un "ataque de rebeldía". Tenía apenas dieciocho años, el cabello corto como nadie se lo volvería a ver en mucho tiempo, y unas enormes esperanzas de encontrar la buena fortuna en el extranjero, específicamente en la tierra de Elibe, de la cual no había escuchado nada bueno en partícular, pero que había sido obligado a elegir porque no habían otros barcos disponibles.

El viaje se lo había pasado charlando con los demás tripulantes, que eran todos comerciantes y que traían también sus animales en el viaje. Todos parecían estar en una muy buena situación económica, al contrario del pelirosa  quien se había metido dentro con la excusa de trabajar para pagarse el viaje, cosa que no había hecho en la semana que duró la travesía. Suponía que se lo cobrarían en el momento en que tuviera que bajar del barco, para lo cual faltaba poco pues ya se veía el puerto en la distancia. Lo que hizo fue bajarse muy rápido, tironeando a Nuez para que se diera prisa y pudieran pasar desapercibidos. Una vez con los pies en la tierra, el jinete aspiró hondo el aire de aquel lugar, ¡Un nuevo continente, no cabía duda! Hasta allí no lo podría seguir su hermana aunque quisiera, por lo que tenía pase libre para hacer lo que se le antojara.

Se puso a revisar los locales y casas que estaban en frente de la calle, momento en que encontró miradas con un desconocido. Makalov inmediatamente apartó la vista, aunque después de aparentar que caminaba por ahí y no hacía nada, se percató de que el misterioso sujeto seguía mirando hacia esa dirección. Detrás del pelirosa se encontraba el barco del que había bajado, que seguramente era lo que ese otro estaba observando.

-Qué peliagudo... -dijo Makalov, a nadie en concreto.- A lo mejor es un bandido o algo así.

El pelirosa no sabía qué tan acertadas eran sus suposiciones, pero se mantenía cauteloso. En ese entonces lo que menos quería era perder las monedas que había reunido para emprender el viaje, y que planeaba probar a la suerte para ver si conseguía alguna ganancia. Era un poco egoísta de su parte, quizás, pero no había otra forma de devolver el préstamo que invirtiéndolo de alguna manera, y esa era entonces su única opción.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Jue Dic 08, 2016 4:29 pm

El hambre no lo dejaba pensar bien, ya hacía casi tres días que no comía absolutamente nada porque el estar huyendo en el bosque no le daba tiempo de buscar alguna fruta comestible, el cansancio también le jugaba en contra hasta el punto que pensaba en aceptar la primera oferta que se le hiciese por el libro.

Por fin llegaba un barco con la bandera de Begnion, primero observaría a todos los que bajaran para elegir bien al cliente así podría ahorrarse hablar con demasiadas personas y obtener una buena paga, solo bajaban mercaderes que si bien podrían tener oro no pagarían demasiado además había un hombre de cabello color extraño, Kmone lo miro de reojo -Y ese que mira.- Murmuró, todos los que bajaban eran mercaderes o algunos que quizás buscaban otro aire pero ningún noble los cuales se podrían apreciar fácilmente por las pintas extravagantes que probablemente tendrían, también por su porte altanero mostrando su "superioridad" hacia los demás.

-Todo esto por robar un estúpido libro de un estúpido mago, perdí el rastro de mi presa y estoy a punto de desmayarme... TSK.- Murmuraba molesto con el ceño fruncido, los ojos se le cerraban y las piernas empezaban a temblarle por la falta de comida, era la primera vez que pasaba sin comer tantos días haciendo mucho esfuerzo, tiempo atrás había estado hasta dos días sin comer pero moviéndose lo mínimo y necesario por una herida que tenía, de todos modos no era algo que disfrutase para nada afortunadamente no le pasaba muy seguido.

El último en bajar del navío era un mercader pero a diferencia de los demás este era muy gordo, el joven de cabellos blancos vio a una persona a la que le podría vender el libro quizás a buen precio, el ladrón se acercó hasta el hombre y dijo -Parece ser un hombre de negocios, hace unos días recibí como pago este libro en lugar de una gran cantidad de oro ¿cuánto pagaría?- Dijo mientras sacaba el libro, Kmone no era bueno para hacer negocios quizás la forma en la que había conseguido el libro era poco creíble por lo que el mercader primero lo miró con desconfianza, sin embargo cuando vio el libro se maravilló, dijo que no haría más preguntas pero no podía entregarle todo su oro al joven de cabello blanco, entonces como parte de pago le entregó una espada con una vaina dorada, tenía algunos detalles en la punta con joyas preciosas y por donde se ingresaba la espada había una serpiente que estaba hecha de lo que pareciera ser esmeralda, de todas las piedras que adornaban la vaina era la única que el ladrón reconoció, el mango también estaba adornado pero más sutilmente. Kmone aceptó el pago sin intentar negociar o algo, había obtenido una buena cantidad de dinero además una espada que no le serviría por el momento pero luego podría venderla.

Por el momento lo importante sería comprar comida por lo que el ladrón le dio la espalda al mar para empezar a adentrarse en la ciudad, con la intención de parar en el primer puesto de comida que encontrase.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Lun Dic 12, 2016 5:55 pm

Sin una pista clara hacia dónde ir, el jinete prefirió quedarse en los muelles hasta decidirlo. Sacó su alforja, que contenía tan solo licor aguado, y bebió un poco. Se dio cuenta entonces de que el sujeto que tantas malas vibras le daba se había movido, por lo que instintivamente lo buscó con la vista, hasta encontarlo hablando con un tripulante de su mismo barco. Allí Makalov lo vio todo; el libro, la espada y el oro que cambiaban de mano en mano. Casi se atragantó y comenzó a toser, ¿pero cómo diablos se ponían a hacer tan grande intercambio en un puerto? El pelirosa siguió mirando incrédulo, hasta que el sujeto que ahora tenía la espada se desvaneció entre las calles.

Se llevó los dedos a la boca mientras su mente digería lo que acababa de ver. Nunca antes había sido testigo de cosa parecida, y no sabía cómo proceder al respecto. Tenía una idea en la cabeza, pero no podía sino negarla constantemente. En su posición cualquier otra persona se hubiera sorprendido y ya, o si hubiera sido un ladrón, hubiera ido directo a degollar cuellos para obtener ese botín, porque oh sí... sin duda ese tesoros gritaban su nombre. Pero no era algo que fuera a hacer él, claro estaba. Por eso tenía otro plan en mente.

- E-es ...¡ahora o nunca! -murmuró, subiéndose a lomos de su yegua.

El mercader estaba fuera del asunto porque entonces solo se había quedado con el libro, así que el único allí que valía la pena seguir era al sujeto escalofriante. Yendo a caballo seguro lograba alcanzarlo antes de que gastara la más ínfima moneda de oro, lo que definitivamente no debía suceder. Echó a galopar a Nuez por donde lo había visto irse, hasta encontrarlo caminando entre los demás ciudadanos. Entonces desaceleró y lo siguió lentamente, silbando para intentar pasar desapercibido. Llegó al lado del peliblanco, y desde la altura del caballo intentó hablarle.

- O-o... ¡Oye, hombre, te ves muy escuálido! ...¡deja que te ofrezca algo de comer! -sin esperar respuesta Makalov sacó de su alforja un queso cubierto con un pañuelo, y estirándose hacia abajo se lo ofreció al desconocido. Ahí iba su almuerzo...- Me caes bien, ¿por qué no me dices tu nombre? Yo soy Makalov, y vengo de Begnion. -le sonrió.

Confiaba en la luz del día y en los testigos presentes para no ser la víctima de un asesinato. El jinete sabía que entonces estaba jugando con fuego, pero hubiera sido peor para él quedarse quieto y no hacer nada al respecto allá en el puerto.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Mar Dic 20, 2016 9:35 pm

Se le acercó un hombre montado en un caballo no era nada bueno para Kmone, el hambre no lo había dejado pensar anteriormente e hizo el negocio a la vista de todos, sería presa fácil para alguien que quisiera el botín ya que en ese momento se encontraba sin fuerza alguna debía comer algo lo antes posible. Escuchó al hombre que se le había acercado muy atentamente, era el que al bajar del barco había mirado mal al ladrón, que le ofrezca algo de comer era muy extraño quizás las personas de Begnion eran de buen corazón lógicamente también estaba la posibilidad de que quisiera envenenarlo con la comida.

Al ver la comida no pudo pensar en la segunda opción que era más desconfiada y sin dudar tomó el queso cubierto con el pañuelo, al retirar el pañuelo empezó a comerlo como si se estuviera muriendo de hambre, cosa que no estaba en un futuro muy lejano. -Gracias por la comida, la gente no suele ser tan amable conmigo y la única razón por la que te daré mi nombre es en forma de agradecimiento soy Kmone...- Habló con la boca llena dándole mordiscos al pedazo de queso después de que tragaba, no tardó mucho en terminarse el queso y al terminarlo soltó un suspiro de alivio.

Todavía el cuerpo del ladrón se sentía algo débil pero ya no sentía como si fuera a desfallecer de un momento a otro, le devolvió el pañuelo a su dueño y dijo: -Bien qué puedo hacer por ti, algún tour, indicarte dónde queda alguna posada en la ciudad. Solo dilo.- En ese momento era malo escondiendo sus sentimientos, sentía desconfianza hacia el peli-rosa sabía que si necesitaba algo no sería nada parecido a algún paseo por el lugar ni nada por el estilo, había sido muy descuidado en el intercambio y lo estaba sufriendo en ese momento, cualquier paso en falso que hiciera el jinete sería un intento de Kmone por poner su daga en el cuello de este, aunque debía ser cuidadoso todavía no estaba en condiciones de huir de guardias, estaba metido en un gran aprieto.

Todo sería más fácil si el joven de cabello blanco fuera directamente al grano, eso implicaría hablar de lo que recibió de su intercambio lo cual resultaría perjudicial si el que tenía en frente realmente no los había visto, respiró hondo, frunció el ceño y miró a Makalov a los ojos -Dejémonos de tonterías Makalo, creo que ambos sabemos que vienes por lo que recibí al cambiar el libro, te interesa la espada ¿no? Bien... ¿Qué ofreces? Espero que sea algo bueno.- Ya no había vuelta atrás, lo único que le intrigaba en el momento era si había dicho bien el nombre del jinete, no le había prestado mucha atención porque en ese momento solo pensaba en la comida.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Mar Ene 03, 2017 6:05 pm

Bueno, parecía que habían empezado con buen pie. Aunque se había quedado sin nada que comer, había logrado lo que se había propuesto. Entendió más o menos el nombre que el extraño le había dicho mientras se atragantaba con la comida, el cual seguro sería fácil de recordar. Sin embargo, lograba presentir que todavía estaban muy lejos de ser amigos, para Makalov era fácil saberlo porque conocía aquellos ojos. Tendría que poner todo su empeño en ello...

- No, no, yo sé manejarme en una ciudad, no me es problema... -empezó a decir, aunque interrumpido por Kmone.

Este último había girado el rumbo de la conversación, para qué decir que ya había adivinado lo que planeaba el pelirosa. Makalov abandonó su sonrisa un momento, con cierta decepción, aunque sus esperanzas no estaban perdidas pues todavía tenía la posibilidad de armar un trato que lo beneficiara.

- Ya, no tienes que llamarme por mi nombre si lo vas a decir mal. Pero es lo de menos... ¡Eres inteligente de verdad, me has pillado! Aunque, tú sabes, hubiera preferido que fuéramos amigos antes de hablar tan serio... -admitió de mala gana, llevándose una mano por detrás de la nuca. Makalov dejó de avanzar con la yegua para que hablaran con calma, apoyándo el torso en el cuello de la misma como acostumbraba a hacer.- en fin... mira, yo no quiero tu espada, te la puedes quedar y revenderla, o lo que sea que se te ocurra hacer con ella. Peeeeero... sé que tienes monedas, ¡y se me ocurrió que podíamos jugar con ellas! Mira, te enseño.

Apuntó hacia un callejón donde no había gente, y anduvo hasta ese lugar esperando que el chico lo siguiera. Una vez allí se bajó del caballo de un salto, y una vez con los pies en la tierra sacó por debajo de la montura de Nuez una bolsa que tintineaba de llena. Allí traía el préstamo que le habían dado, que resultaba ser mucho, y se lo mostró a Kmone.

- ¿Tú has apostado alguna vez? Ya te digo que, si me ganas en una apuesta, podrías llevarte todo mi oro, ¡y más! ¡Haría lo que quieras! pero eso te puede pasar a ti también, ja ja... -rió por lo bajo, olvidándose de que entonces no había propuesto ningún juego en concreto. No tenía ni dados ni tarjetas, sus opciones eran limitadas. Aunque claro, primero debía saber si Kmone aceptaba o no.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Jue Ene 05, 2017 12:12 am

Kmone no era inteligente, de eso estaba seguro lo que pasaba era simple, estaba acostumbrado a tratar con gente que solo busca beneficio propio eso y el caballero le parecía un personaje bastante ridículo, cualquiera con dos dedos de frente podría descubrir que era un interesado.

El hombre que había venido de Begnion siguió hablando pero Kmone simplemente no lo entendió, por su parte si hubiera sido una daga se la quedaba de seguro, pero el hombre quería el oro, era despreciable tanto que al escucharlo el ladrón entreabrió la boca y levantó un poco la parte izquierda de su labio superior expresando lo asqueado que se encontraba.

Para empeorar las cosas el pelirosa invitó al joven ladrón a acercarse a un callejón donde no había nadie -Primero me dices inteligente y luego me tomas por estúpido.- Murmuró algo molesto, siguió desde lejos al hombre pero no llegó a entrar al callejón, prefirió escucharlo desde afuera ya que para Kmone era bastante obvio que quería robarle aunque no podría terminaría recibiendo algunos golpes cosa que si podía evitar mejor. -Es una oferta tentadora debo admitirlo, pero creo que lo que yo tengo es bastante más de lo que tú tienes... Qué tal si... Me llevo también a tu vaca.- Jamás había apostado y no le atraía la idea pero "apostar" contra ese sujeto implicaba una ganancia, no era apostar porque no había riesgo prácticamente había ganado de eso estaba seguro, también sabía que era un caballo pero deseaba irritar a Makalov tanto como pudiese.

-Entonces... Makalo ¿qué apostaremos? Debes tener en cuenta que aun así estoy siendo muy generoso, estoy seguro de que no has visto la cantidad de oro que llevo encima, yo lo he contado, te puedo asegurar que tu bolsita y tu vaca no lo valen... Pero como me divierte la idea hagámoslo total ¿qué podría salir mal?- De seguro si quería irritarlo lo había logrado, el ladrón sonreía de una forma picaresca y con su vista observaba al jinete fijo, ya tenía una nueva presa y lo pensaba exprimir hasta la última gota como la escoria avara que era. Dio unos pasos acercándose al peli-rosa -No quiero estar demasiado tiempo por aquí, tengo cosas que hacer así que si yo estuviera en tu lugar me daría prisa.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Vie Ene 13, 2017 8:00 pm

Cada respuesta de Kmone la recibía con una sonrisa de puro nerviosismo. Era cierto que él tenía más oro, lo había visto, y por eso mismo la oportunidad que estaba teniendo de ganarle en una apuesta le hacía palpitar el corazón con locura. Si echaba a perder esto como todas sus demás apuestas, no se lo perdonaría nunca, porque entonces tendría que volver a Tellius una vez más (para escaparse por supuesto, de quien parecía un asesino).

-Yo... -Nuez no valía mucho para compensar el resto del oro, además si no la tenía nunca más podría conseguirse otra montura.- ¡D-de acuerdo, ella va también! -si con eso tenía la apuesta asegurada, no habían dudas.

Más que irritarlo, el sujeto había conseguido colmarlo de miedo. Estaba a punto de jugar con alguien que lo odiaba más de lo que hubiera querido, y que estaba en mucha ventaja. Makalov seguía sonriendo, su único escudo, mientras contaba exactamente cuántas monedas tenía, por si se le había perdido alguna. Además estaba intentando idear un juego, uno que pudieran hacer allí mismo y que fuera rápido, porque la prisa que le ponía Kmone estaba surtiendo efecto. No debía decepcionarse a sí mismo... ¡se supone que siempre tenía un plan! Observó hacia todos lados, incluso al cielo, como implorándole a Ashera que estavez, tan solo esta vez, pusiera todo a su favor. Terminó de contar las monedas, y entonces, justo en ese mismo instante, ideó algo que podía sacarlo del apuro.

-¡Vale, ya sé qué podemos hacer! -exclamó. Tomó una de las monedas en su mano, la puso en su pulgar e intentó hacerla girar, aunque se le cayó. La recogió una vez más, como si no hubiera pasado nada, y señaló la pared del fondo del callejon, hecha de ladrillos de piedra. Un ladrillo en particular sobresalía de la pared.- ¿Ves eso? ¿Está muy alto, no? Imagina pegarle con una moneda desde aquí, ¡Sería un lío! -había entonces un brillo en sus ojos.- Pues nos turnamos para intentar golpear el ladrillo que sobresale con las monedas, ¿te parece?

Agarró bien la moneda y estiró su brazo hacia atrás para lanzarla, lo que hizo con mucha fuerza. La moneda salió volando por los aires, y alcanzó a chocar contra el muro, aunque mucho más abajo del ladrillo dicho, y rebotó muy poco. Así se suponía que no debía hacerlo, pero se entendía la idea, o al menos eso esperaba.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Lun Ene 30, 2017 8:45 pm

Miraba fijo y expectante al hombre que tenía en frente, tenía la sensación de que Makalov se terminaría negando cosa que sería poco conveniente para Kmone siendo que un caballo le vendría muy bien. Pero no, para fortuna del ladrón la ambición del peli rosa iba más allá de la comprensión del alvino hasta el punto de estar dispuesto a apostar a su compañera, su sonrisa en lugar de hacerse más grande por haber aumentado el premio se borró, ¿qué le impulsaba a esas personas a apostarlo todo? ¿Tan grande es el poder del oro? Si bien es cierto que el oro tiene un gran poder pero es un poder sucio, más sucio que el que tuvo Kmone cuando asesino magos, con la diferencia de que era permanente.

Kmone cuyos labios describían una línea arqueó la ceja y murmuro apenas abriendo la boca: -No puede ser.- A partir de ese momento observó a Makalov con los ojos entreabiertos y el ceño fruncido, estaba prestando mucha atención a sus palabras e intentando reprimir el impulso de atacarlo y dejarlo casi completamente desnudo, porque si bien era cierto que gracias a su agilidad podría matarlo en un abrir y cerrar de ojos, todavía estaba algo débil y, un pequeño error podría dejarlo en una desventaja muy grande, además no tenía suficientes razones para matarlo tampoco, lo máximo que le haría serían algunos golpes y robarle, eso sería todavía más difícil.

Siguió escuchando a Makalov mientras explicaba el "juego", el rostro de Kmone no había cambiado de como estaba hace unos instantes cuando el peli rosa acepto apostar su caballo. El alvino se acercó hasta el hombre y una vez que estuvieron frente a frente sonrió -No, no lo veo tan difícil.- Dijo con una sonrisa, le quitó una moneda a Makalov con un rápido juego de manos y la arrojó, actuando como si usara toda la fuerza que le permitiera ese cuerpo, la moneda apenas llegó a los pies de la pared al fondo del callejón. -¡Ooooooh! Ya veeeeeeo si es muuuuuuy difícil.- Dijo exagerando cada palabra. -Eso fue solo de práctica, de la misma forma que has hecho tu... Ya no quiero tus cosas... Se me ocurre algo más, ¿cómo decirlo? Interesante.- Hizo una pequeña pausa y miró directo a los ojos del peli rosa -Tu quieres mi oro Makalov... Y yo quiero la cabeza de la persona que asesinó a mi hermana.- Su tono de voz se había convertido en uno sombrío, serio. Sus ojos parecían tranquilos pero si se los miraba fijamente se podría descubrir un gran odio en ellos, no hacia el hombre de cabello rosado, sino a la persona de quien quería la cabeza y su boca dibujaba una delgada línea.

-Si gano estarás a mi servicio. Si pierdo te daré el oro y la espada ¿sabes qué? Te daré mi preciada daga también, no es preciada solo porque no dispongo de oro para comprarme otra, sino que es la daga que me dio mi hermano cuando yo era pequeño... Antes de que fuera asesinado.- Dio unos pasos para atrás para evitar sofocar a Makalov, no le servía de nada que dijera que si porque estaba intimidado, si bien estaba usando la ambición del hombre para convencerlo debería ser consciente de ello, debería decir que si él. -Y... Te aclararé una cosa... No estoy proponiendo otra alternativa, estoy cambiando la apuesta. Eres codicioso te saldrá un precio, por supuesto si terminas siendo... Mío, también te pagaré ¿lo tomas o lo dejas?-

Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Miér Feb 08, 2017 9:08 pm

Algo en cómo había lanzado la moneda lo ponía nervioso, como si el chico estuviera planeando algo. Lo miró cautelosamente, como quien mira a un perro extraño que se cruza en el camino y tiene pintas de morder. Y claro, lo sorprendió con algo que no había visto venir. ¿No quería sus cosas? Por un momento tuvo la intención de alegrarse, pero era obvio que ese peliblanco tenía otros planes para él, y mucho más macabros. A medida que Kmone describía el nuevo valor de la apuesta, el rostro de Makalov fue deformándose lentamente, primero abriendo en gran medida los ojos, después estrujando el ceño, y finalmente abriendo la boca en signo de sorpresa, porque simplemente no se podía creer lo que acababa de poner en la mesa.

- ¿¡Quieres que mate a alguien!? ¡Pero si yo no soy sicario! -exclamó tan fuerte que las personas que pasaban por delante del callejón se quedaron viendo.

Estaba pidiendo mucho de él, que hasta ahora no había atravesado nunca a nadie con una espada, y si había llegado a derramar sangre, era la suya. Con ese dinero no le costaría nada comprarse a una persona competente, que pudiera vengarse, o lo que fuera que quisiera hacer. Pero... pero no servía de nada quejarse, o argumentar, porque Makalov seguía queriendo ese oro para pagar su préstamo, y poder ser libre mientras viajaba por el mundo. Era cruel. Era realmente cruel, simplemente lo estaba torturando por ofrecerle una apuesta. Debería haberlo visto venir, por supuesto quería ahuyentarlo de su vista, para no tener que lidiar con sus desagradables propuestas.

- Hombre... yo no quiero tu daga. Si gano solo dame un poquito de tu dinero, y me iré, y no te vuelvo a molestar. Acepto tus condiciones, supongo... Terminemos con esto, ¿sí? -dijo en un tono fastidiado, casi infantil. Se fue a recoger la moneda que Kmone había tirado antes, y volvió al lugar de donde debían lanzarla.- Allá... allá voy...

Esta vez, igual como le habían enseñado en su entrenamiento a usar armas, utilizo todo el movimiento de su cuerpo para lanzar la moneda. Se notaba que debajo de esa armadura Makalov no era ningún debilucho, aunque pocas veces ponía a buena disposición la fuerza que tenía, como era la ocasión entonces. Fue así que la moneda salió disparada a la justa altura a la que estaba la piedra, solo que golpeó otra que estaba muy a la derecha. Lo que le faltaba sin duda era una buena puntería. Makalov miró la moneda caer con el alma destrozada, pero no se retractó.

- Uff, eso ha estado cerca. ¡No lo puedes superar! -exclamó, mientras pequeñas gotitas de sudor recorrían su rostro.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Kmone el Vie Feb 10, 2017 12:45 pm

Kmone podía sentir los nervios del peli-rosa, aunque no había que ser ningún experto para poder hacerlo, el rostro de Makalov lo mostraba, gritaba que estaba nervioso y probablemente asustado, Kmone lo había logrado, se desharía de él muy pronto ya sea por ganar la apuesta o porque diera un paso para atrás.

Al escuchar al caballero el ladrón rompió a reír. -Y yo no soy un asesino, soy un niño... Pero...- Había hablado con una sonrisa que se borró y su tono se tornó sombrío. -Pero la vida nos pone las cosas difíciles, la vida nos hace cambiar... La vida nos hace fuertes o débiles.- En ese momento estaba observando a qué punto iría la codicia de Makalov, si decía que no era un sicario pero aceptaba la apuesta implicaba que haría cualquier cosa por oro, mataría a quien sea necesario o quizás robaría, eso era mucho peor que un sicario y de alguna manera Kmone sentía cómo poseía poder, un poder que no le gustaba nada, el poder del oro. Sentía frustración al ver todo lo que el oro puede mover y cómo gente deshonesta como se podría decir que era él en ese momento, utilizaba ese poder para hacer lo que se le plazca, si así lo deseaba el ladrón hubiera podido masacrar un pequeño asentamiento parecido a su hogar en el pasado. Desgraciadamente la frustración que sentía en ese momento no era nada comparada con el odio hacia quién asesinó a su hermana, la persona que lo dejó definitivamente solo en el mundo.

Makalov no tardó demasiado en responder, su respuesta llenó de rabia a Kmone que se mordió el labio intentando suprimirla, poco tiempo después cuando el peli-rosa lanzó la moneda, el corazón del ladrón empezó a latir rápido, tenía miedo de perder, necesitaba ganar, necesitaba que alguien fuera a Ilia en su lugar. Luego de unos segundos que le fueron eternos la moneda golpeó la teja equivocada y Kmone suspiró.

-¿No lo puedo superar?- El ladrón se llenó de duda y sacó una moneda de su bolsa de oro, llevó el brazo hacia atrás y fijó la teja con sus ojos, no tenía mala puntería, una que otra vez había lanzado su daga para cazar un conejo o algún animal. Llevó su brazo para atrás, tomó aire por la nariz y se mantuvo sin respirar, apuntó y finalmente arrojó la moneda con fuerza, luego de haberlo hecho soltó el aire. La moneda impactó contra la teja indicada y el ladrón suspiró de alivio, se giró para mirar al caballero y dijo: -Bien... Makalov... Yo no puedo entrar a Ilia, tu objetivo está allí por ahora, yo por mi parte lo buscaré también.- Le sacó unas gemas a la vaina de la espada y apartó unas monedas de la bolsa de oro. -Te recomiendo que lo busques porque si me entero de que no lo haces te buscaré a ti también, ya he recorrido medio mundo buscando a ese hombre y no pienso detenerme. Hablaba con un tono serio, como si estuviera hablando de un trabajo, le entregó la espada con la vaina y algunas monedas al peli-rosa. -Esto es una pequeña parte de lo que le pediría un sicario a un niño como yo, lo demás lo necesito para poder continuar mi búsqueda... Si no quieres matarlo solo tráelo hasta mi, de seguro estaremos buscando en lugares parecidos o cercanos. El hombre es musculoso, posee una cicatriz en el ojo derecho, es una cicatriz tremenda, la notaras, es un bandido y probablemente use hacha.- Estaba siendo demasiado bueno con Makalov pero, si lo hacía de otra manera probablemente el peli-rosa terminaría huyendo y no le sería útil, tenía que abstenerse de insultarlo aunque eso lo estuviera matando por dentro.


Última edición por Kmone el Sáb Feb 18, 2017 4:26 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
126


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Sáb Feb 18, 2017 1:30 pm

El pelirosa lo vio todo en cámara lenta. Cómo el chico con pintas terroríficas estiraba su brazo y mandaba a volar esa pequeña moneda por los aires, ni un solo detalle se le escapó. Esto porque miraba con los ojos muy abiertos, manteniendo su pose de confidencia como una estatua. “No le dará, no le puede dar. ¡No es posible, está muy alto…!”, esas palabras pasaron por su mente como dos ráfagas de viento, justo antes de que la moneda golpeara algo. Claro que lo que fuera que dijera Makalov siempre terminaba siendo una mentira, porque el muchacho le comprobó que su puntería era infalible, dándole de lleno a la dichosa piedra del dichoso muro que se suponía nadie tenía que alcanzar. El jinete lo vio, sí, y al verlo se derrumbó sobre sus propias rodillas como un peso muerto, sin decir ni una sola palabra.

-Uh… uh… -murmuró, incapaz de articular.

Lo que le dijo Kmone después pasó de él como los deberes. Lo que sea que le estuviera diciendo o especificando no lo grabó en su mente, quizás porque no quería y era un mal perdedor más que cualquier otra cosa. ¿Pero cómo no se podía ser un mal perdedor? Si no hubiera sido porque estaba aterrorizado y porque estaban a punto de caérsele las lágrimas, se hubiera echado a correr en ese mismo instante. Pero aguantó, y recibió con sorpresa la vaina y la espada que le estaban cediendo, ignorando por el momento las monedas, que se le habían caído al suelo por no sostenerlas bien.

-La…la… la espada… L-la espada… -se agachó todavía más, intentando evitar que le viera la cara.

No aguantó de esa manera, y arrodillado todavía en el suelo se echó a la tierra, cubriendo la espada con su cuerpo, y se ahogó en un llanto silencioso. Nuez, la yegua, se acercó a él y se puso a olorosarlo, pero Makalov no le correspondió. Permaneció allí un largo rato, más de una hora, maldiciéndose a sí mismo por su estúpida lengua, cara, voz e ideas. No fue hasta que sintió que lo habían dejado solo que se levantó, limpiándose el rostro a medida que lo hacía para que nadie lo mirara extraño. Por suerte era tan ignorado como cualquier borracho o vagabundo que también se hubiera roto a llorar, por lo que de inmediato se sintió más tranquilo.
Miró entonces a su animal, y se sostuvo de su silla para ponerse de pie. Se pasó una última vez la mano por la cara, y se dirigió a la cabeza de la yegua como si se tratara de otra persona.

-¿Y… por qué estoy llorando? -preguntó sin esperar respuesta.- si el niño ese me ha dado una espada carísima, y monedas… ¿quién dice que tengo que hacer lo que me ha mandado? ¡No puede obligarme!

Nuez levantó las orejas.

-¡Yo… yo entrené con un montón de otros soldados! ¡Y puedo viajar rápido por cualquier parte! ¡No le tengo miedo! -intentó sonreír.- ¡Así es! Hoy nos devolvemos en el primer barco que veamos. Seguro ese chico ni siquiera sabe dónde queda Tellius. ¡Es un idiota!

Gritó eso último, e inmediatamente tomó las riendas de la yegua y se dirigió al puerto, mezclándose con los demás transeúntes.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
972


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Eliwood el Lun Feb 20, 2017 12:25 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Al ser el único personaje en su primera clase, sólo Makalov obtiene +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback] Denme oro que tengo hambre [Priv. Makalov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.