Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Lun Nov 14, 2016 10:34 pm

Las peleas en Hatari hasta ahora habían sido arduas y aun que no hace mucho tiempo había vivido junto a su amigo lobo en aquel ambiente desértico e inhóspito lo cierto era que los lujos y comodidades en las que había estado viviendo al resguardo de su amo lo habían malcriado un tanto y, como consecuencia el zorro a duras penas y recordaba las bases para sobrevivir en aquel lugar. Por suerte al menos traía más provisiones a cuestas que la primera vez que llego al reino de las arenas más aun así el pensamiento de volver a su hogar en Altea y tumbarse por varios días en un mullido cojín relleno con plumas de ganso mientras era mimado y alimentado por las mucamas que le cuidaban ciertamente sonaba a algo bastante tentador….. se estaba volviendo un vago, de eso no cabía duda.

Fue por eso que decidió parar a descansar en cuanto diviso a lo lejos un pequeño oasis, su olfato ya antes le había puesto sobre aviso pues en un lugar como Hatari captar el aroma húmedo del agua solo puede significar una cosa. Estaba cansado y bastante fatigado por el calor tan característico de aquellas tierras y aun que su espeso pelaje protegía su piel de los infames rayos del sol ciertamente un abrigo de pelo no parece ser el mejor accesorio para mantenerse fresco. Fue por esta razón que Artemis, aun en su forma de zorro corrió raudo hacia el oasis en cuanto pudo divisarlo, zambulléndose de lleno en las frescas aguas que le resultaban reconfortantes. Todo agotamiento parecía haberse desvanecido por completo pues el joven laguz correteaba por la orilla del agua y avanzaba dando uno que otro brinquillo ocasional, saliendo del agua con su esbelta figura revelada gracias a que su espeso pelaje le daba más volumen a su cuerpo del que realmente tenia, quedando ahora totalmente esponjado al sacudirse el agua y quedar hecho una bola de pelo en el sentido más literal de la palabra.

Logro sacar algunos peces igualmente a los cuales tuvo la ingeniosa idea de intentar cocinar gracias a una habilidad que había descubierto recientemente en él y esa era precisamente crear una especie de fuego fatuo el cual podía controlar a total voluntad. El primer pez quedo totalmente carbonizado más desperdiciar la comida en Hatari era poco más que un pecado considerando los escasos recursos que habían en el lugar así que a golpes de pecho se lo comió igualmente; el segundo pez quedo medio tostado en parte y crudo del otro lado, al final, el tercer pez asado con fuego azul quedo moderadamente bien preparado. Había que destacar igualmente que, ya fuera por mera sugestión o un hecho más verdadero que el aire que se respira, le daba la impresión de que el fuego azul le daba un sabor distinto al pez….. uno más refinado del que una llama normal jamás podría darle. Nuevamente, con altas probabilidades eso quizá era mero orgullo y vanidad por su parte.

Estaba entretenido en aquella tarea de chamuscar su almuerzo y cuanta cosa pudiera ser chamuscada en un intento por conocer mejor a su nuevo “Amiguito” de azulado color, sus capacidades y el uso que podría darle…. Piromanía a parte por supuesto ya que de alguna extraña manera le había tomado cierto gusto a ver como esa flama consumía todo lo que le ponía delante con descarada facilidad. Aun así, un ruido que se encontraba ni muy cerca ni muy lejos llamo su atención por lo que las orejas del laguz se alzaron atentas en busca de poder intensificar que era aquello, si representaba algún peligro o podía dejarlo pasar.


Última edición por Artemis el Vie Feb 03, 2017 11:21 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Miér Nov 16, 2016 5:54 pm

Sobrevoló los cielos de Hatari con una particular sonrisa de felicidad en sus labios. Realmente la situación actual no acreditaba a que se sintiese feliz, pero más allá de los malditos emergidos, muchas cosas habían pasado en Goldoa, motivo principal por el cual en sus labios se formara aquella sonrisa. Casi se podía decir que había vuelto con energía renovada y ánimos de ayudar, con una nueva y viva esperanza que palpitaba en su alma y le mantenía lejos de la oscuridad, enemiga por naturaleza. Al mismo tiempo sabía que aquellas tierras corrían peligro, sabía que todos estaban nerviosos, preocupados, pero que de alguna forma la esperanza y la confianza de lograr vencer el escuadrón enemigo seguía ahí. De la misma forma sabía que era su deber el de ayudar en lo posible y, en los últimos días patrullando los cielos, se había dado cuenta de las zonas más peligrosas y por aquellas en las que se podía avanzar con más calma.

Preocupado también estaba por la manada de laguz lobos, esperaba de todo corazón que hubieran logrado resguardarse en algún lugar, pues no veía tampoco cadáveres que le hiciesen creer que todos habían perecido. Pero las arenas del desierto eran crueles y eso lo sabía a la perfección. Aunque tampoco iba a dejar que pensar en aquello destruyese todos sus pensamientos positivos, no cuando sabía lo reconfortante que era tenerlos, lo... Casi aliviado que se sentía. A pesar de todo eran unos hechos claros, que al fin y al cabo iban a repercutir en él, aún cuando en aquél preciso instante estaba siendo positivo, después de muchos años. Tomó poco más de altitud y pasó cerca de unas grandes dunas, observando con curiosidad hacia abajo, buscando algo en concreto que siquiera él supo que. Al final siguió avanzando hacia lo que a lo lejos parecía ser una de las varias oasis que el desierto tenía por su enorme extensión. Claro, Hatari como territorio era enorme y solo podía controlar los alrededores, pues probablemente sus fuerzas no bastarían para cubrir todo el área.

Pero además de oasis había algo más, una figura que acercándose reconoció, al igual que por desgracia reconoció aquellos que estaban intentando escalar una complicada duna. Los miró con odio y fue bajando hasta posarse detrás del felpudo láguz, a pesar de que algo distante, solo por precaución, no quería que actuara de instinto y terminaran lastimados sin pretenderlo, aunque el único que probablemente acabaría mal sería él. Tocó primero el suelo arenoso con sus pies y posteriormente fue plegando lento las alas detrás de su espalda, esbozando una suave y calmada sonrisa— Arte... —Llamó, suave— Me estoy preguntando si eres un laguz testarudo o temerario —Cerró sus ojos, soltando una pequeña exhalación por la nariz, como si no fuera más que una risilla contenida— Hatari está siendo invadida por emergidos. Y hay un grupo intentando escalar una duna cercana ahora mismo. No creo que nos convenga seguir aquí, charlando —Abrió sus ojos y avanzó unos pasos hacia el frente, bastante calmado a pesar de todo.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Dom Nov 27, 2016 1:04 pm

Las orejas del laguz se mantenían alzadas y atentas, percibiendo un suave sonido que escaparía al oído común. Al principio no logro identificarlo del todo mas al irse acercando pudo notar que era, ni más ni menos que un tenue batir de alas. Una delgada pero conocida silueta aterrizó cerca de él mas no mucho y aquella voz angelical tan familiar llego gratamente a los largos y afelpados oídos del zorro haciéndole menear la cola con energía a la par que este se giraba para mirarle, dejando de lado su aparentemente entretenida labor de quemar cuanta pudiese ponerle la pata para experimentar con su nuevo poder.

- Vaya, vaya, pero que pequeño es Hatari y dichosos los ojos que te contemplan mi amigo. Aun que diría que no ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos estimado Seraphiel -

Respondió el joven laguz de blanco pelaje esbozando una amplia sonrisa en su rostro canino, aun meneando la cola enérgicamente demostrando lo contento que estaba de verle. Se puso de pie y comenzó a acercarse a él, aun con el pelaje mas esponjado que un mullido cojín de plumas recién rellenado pues al no contar con cepillos ni tratamientos para que sus finas hebras de pelo se mantuviesen en su lugar secarse toda el agua que antes traía a cuestas tenía como consecuencia el dejar en Artemis una apariencia de felpudo.

- Podrías decir que soy tercamente temerario, ambas buenas virtudes si se saben usar correctamente. Punto y aparte es un hecho que Hatari está siendo invadida y por eso heme aquí, va y resulta que he decidido sumarme a sus esfuerzos por arrojar a dicha plaga lejos de sus tierras. Razón te preguntaras?, pues porque soy un zorro muy majo, simple y llanamente. -

Aun en su forma canina Artemis gesticulaba las palabras correctamente, sentado sobre sus patas traseras y usando las delanteras para acompañar sus palabras, gesto que podría verse sumamente antinatural en un animal cuadrúpedo. Artemis no solo había sido criado por humanos si no que había sido entrenado para entretenerlos y, más para su desgracia que para su fortuna aquellos "trucos" les gustaban mucho por mas que le hubiera costado aprender a mover su cuerpo de una forma para la que no estaba ni pensado.

- Me preocupa más que estés aquí pues si viene un grupo de emergidos este no es lugar para alguien como tú. Sin ofender mi estimado Seraphiel pero no creo que esto de pelear se les dé a las garzas por… lo…. errrm…. delicado?.... de su naturaleza. Tú me entiendes. -

Artemis conocía poco sobre garzas en realidad pero si algo había aprendido era que poseía una fragilidad física y emocional que les impedía estar en entornos muy hostiles, por ello Artemis llegaba a preocuparle que su amigo alado saliese lastimado en aquel enfrentamiento.

- Por mí no te preocupes, se defenderme muy bien y he aprendido unos cuantos trucos nuevos. Además no es la primera vez que me enfrento a esas pestes así que da por hecho que estaré muy bien. -

Dicho esto se dio un golpecito en el pecho con la pata, notoriamente orgulloso y confiado de su fuerza sin saber que el numero de emergidos que se acercaba y que la garza había visto superaban su capacidad de combate en solitario…. el descubrimiento de su nueva habilidad quizá lo estaba volviendo un poco mas soberbio y confiado de lo que debería en una situación como esa.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Mar Dic 06, 2016 7:37 pm

En sus labios se formó una dulce sonrisa al ver el enorme zorro voltear hacia él. La última vez que había tenido la oportunidad de ver al chico, lo había hecho cuando poseía su forma humana, con orejas y cola, que por cierto eran altamente agradables. Pero tanto sus palabras como gestos le animaron, a pesar de que sabía que los emergidos estaban a voltear la esquina y que no había tiempo para los reencuentros— Sin duda, mi querido amigo. Que grata sorpresa volver a verte —Y no dudó, como lo hizo en aquél entonces, avanzar unos pasos, extender su mano y acariciar su felpudo pelaje con una sonrisa agradable en el rostro. Apoyó su mejilla en la alargada mejilla canina y acarició suave la otra parte. ¡Pero que encanto que era ese laguz! Quizás el hecho de creer tan firmemente en los humanos y en ser tan terco le habría tenido que mantener alejado de él, pero, había algo en el zorro... Quizás su actitud, o su felpudez, que prácticamente le dejaba sin poder mantenerse alejado como lo habría deseado y, eso no le molestaba.

Y dime algo, Artemis ¿Tu sabes como usar esa tercamente temerariedad tuya? Admito que me alegra que estés dispuesto a ayudar, lo necesitamos. Pero espero que no te dejes llevar por... —Se despegó un poco de él, observando fijamente en los ojos del laguz zorro con curiosidad, como si bastara para entender ese sentimiento que le faltaba descubrir de la voz ajena— Hum... Como sea. No sería bueno subestimarlos. Por otro lado no quisiera que salieses lastimado por subestimarlos —Y sonrió de lado, retrocediendo un paso mientras escuchaba las palabras ajenas. Como él, también el otro parecía preocupado por lo que a la garza podría sucederle, sentimiento recíproco al fin y al cabo— Lo somos, pero te aseguro que, a pesar de todo soy mucho más resistente de cuando llegué —¡La grande revelación! Claramente aún tenía serios problemas por ello, pero porque así era su raza. Pero, comparado a cuando había llegado ahí, sí era mucho más fuerte, emocionalmente y físicamente y eso ya era algo— Tampoco me subestimes, mi buen amigo. Las garzas podemos ser útiles a nuestra manera. Además, quiero asegurarme que no te dejarás llevar por el lato temerario.

Volteó hacia donde había visto por última vez a los emergidos y, por donde dentro de pocos segundos comenzó a ver también unas manos, sujetándose malamente de la arena, intentando subir hasta aquella duna más alta— Y no lo dudo... Así que, enséñame esas 'trucos nuevos', no puedo con la curiosidad... —Por otro lado, quería asegurarse que el zorro estaría bien, que no se viera en problemas y, a pesar de que él no podía hacer gran cosa, sí era consciente que sus canciones, que el Galdr, lograba ayudar de forma sorprendente a aquellos que lo escucharan— ¿Qué tal estuviste, Artemis? —Deslizó sus ojos hasta verle de reojo y sonrió amistoso— Yo... Lo encontré. Encontré a otra garza, Artemis. Así que... Debo agradecerte, si no me hubieras dicho eso en aquél entonces, nunca me habría vuelto a animar para buscar sobrevivientes. Pero valió la pena —¡Y le daba igual! ¡Daba igual que fuese solo una garza! Que solo una siguiera con vida... Estaba ahí, eso era lo que le importaba.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Dom Dic 18, 2016 7:12 pm

- De verdad lo encontraste?, no podría estar más feliz por ti mi amigo!, te lo digo muy enserio. Ya sabía yo que esos ojitos radiantes y esa bella sonrisa no eran por nada; aun así no tienes nada que agradecerme, encontrarlo fue un merito totalmente tuyo así que siéntete orgulloso y disfrútalo. -

Ese no era el lugar ni el momento para reencuentros emotivos pero Artemis genuinamente estaba feliz de ver a su nuevo y emplumado amigo junto con aquellas buenas nuevas, recibiendo de buen agrado sus caricias con meneos de cola y jadeos contentos esbozando una amplia sonrisa en su rostro canino. Normalmente no solía llevarse bien con otros laguz, menos aun con aquellos que manifestaban fuertes resentimientos a los humanos; pero de alguna manera se veía a si mismo incapaz de sentirse apartado con la garza como ocurría con otros laguz, quizá porque le recordaba muchísimo a su primera dueña o a que sentía debilidad por cuidar de criaturas que tuviesen aspecto frágil e indefenso tal como le ocurría con los niños. Al final quedaba rendido ante el rubio destilando la misma alegría que tenia al estar cerca de su querido dueño, amor canino por así decirlo.

- Si no supiera usarlos no estaría aquí hablando contigo mi estimado Sera, soy más astuto que un zorro promedio y se como jugar bien mis cartas…. aun que en realidad no tengo idea de cómo jugar al póker, tú me entiendes. -

No pudo evitar reír un poco con gracia ante los comentarios de su amigo…. pese a haber vivido una garza en el castillo de Altea no tuvo mucho tiempo para aprender de esa raza en concreto cuya información era casi nula pues los sirvientes lo mantenían alejado para evitar que se repitiera el trágico evento del pavorreal alvino muerto a manos del gigantesco zorro cuyos juegos fueron demasiado intensos para el delicado animal.

- Por supuesto que lo eres, estoy seguro que si te lo propones podrías lograr mirarlos feo hasta que se sientan mal por sus fechorías y se regresen a su casa ~ ♪-

Expreso el joven zorro en un tono ligeramente burlón con la clara intención de molestarle un poco pues ciertamente estaba seguro que, aun que su rostro dibujara un gesto molesto, solo lograría verse tan amenazante como un pequeño cachorro que ladra pretendiendo verse fiero…  No iba a mentir, de alguna manera deseaba ver eso. Los emergidos por su parte no habían perdido tiempo y ya estaban carca de llegar a la cima de aquella duna donde se encontraban por lo que Artemis avanzo unos cuantos pasos comenzando a sacudir la cola con un movimiento mucho más suave, casi como si trazara algún tipo de dibujo en el aire con ella. Cerro un momento los ojos para poder concentrarse a la par que una flama color azul se manifestaba en la punta de su cola y se movía al compas que marcaba aquella felpuda extremidad,  aumentando su tamaño y brillo con cada nuevo movimiento. El laguz de blanco pelaje aun tenia ligeros problemas para utilizar aquel poder pues hacia poco tiempo que lo había adquirido, mas su falta de pericia se compensaba bien con las horas de práctica que le había dedicado aquellos últimos días.

La flama de color azul, sin tener nada que envidarle a las bolas de fuego de los magos humanos, salió disparada hacia los emergidos cual saeta una vez que Artemis bajo su cola dando por terminado su "ritual" para invocarla, impactando de lleno contra varios enemigos y haciéndoles arder entre alaridos y gruñidos.

- Lo has visto?, ha sido impresionante, cierto?. Con una habilidad así no hay nadie que me haga frente! -

Presumió sacando el pelo orgullo ignorando que, pese a que había eliminado con éxito a un par de ellos otros más se las habían ingeniado para trepar y sin miramiento alguno se dispusieron al distraído zorro que cual cachorro orgullo aun le presumía a la garza el haber usado exitosamente su nuevo poder.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Ene 07, 2017 11:52 am

Lo hice. Aunque mejor dicho él me encontró a mi. Pero no importa, estuvo a salvo durante todo este tiempo. Impresionante —Veinte años no eran pocos ¡Y estaba a salvo! No podía más que sentirse alegre por aquél hecho y, casi como si ese mismo encuentro hubiese calmado su alma, estaba más tranquilo, más relajado, era una estupidez y lo sabía... Pero aquella soledad que siempre había estado habitando su alma se había mitigado lo suficiente. Le sonrió con dulzura y observó su mullida cola balancearse a un lado y otro. Y era extraño, malditamente extraño que quisiese tanto a aquél laguz a pesar de que sabía que estaba con los humanos, pero al momento no le prestó atención. Era, exactamente como con Sissi había sucedido, la muchacha le había caído bien y aceptaba sus deseos, quizás algo parecido sucedía con el felpudo y albino zorro que tenía al lado— Oh, no lo dudo, mi querido amigo. De hecho, ahora que lo mencionas, nunca vi un laguz zorro transformado... —¡Pero que agradable era su tacto!

Aún así estaba consciente de que no era el mejor de los momentos quedarse a charlar, no cuando los enemigos se estaban acercando con cada segundo, ingenuo de él que se lo había tomado con calma pues ahora la primera fila de emergidos se había ido reuniendo y la oscuridad característica de ellos empezó a manchar el lugar. Pero tuvo que ser sincero y las palabras ajenas le sorprendieron. Le miró tras alejarse unos pasos para dejarle libertad y parpadeó desconcertado... ¿Mirarles mal hasta que se sintiesen culpables? Parpadeó y finalmente dejo escapar una agradable carcajada de sus labios— No es mala idea siquiera. Un poder útil y oportuno. Yo me ocuparé de mirarlos mal —Se cruzó de brazos. La flameante esfera del zorro era casi hipnótica, elegante y hasta hermosa a pesar de que sus gustos no eran exactamente relacionados al fuego y ver los calcinados emergidos caer por la duna causó que dibujara una ligera mueca de disgusto— Realmente impresionante, Arte —Y su sorpresa era genuina. Aplaudió y a pesar de que siguió mirando al frente él sí vio a los emergidos acercarse al zorro.

¡Por Ashera, Artemis! Mira al frente —Avanzó, pero a pie ya que no estaba demasiado lejos aquél zorro y, apoyando su mano en la cabeza peluda del laguz avanzó unos pasos más y sí, en aquella precisa ocasión los miró mal, tal y como anteriormente Artemis le había dicho. Pero además, movió un poco sus alas, casi como si pretendiera empezar a volar. A diferencia pero, sus plumas tocaron el suelo y con él levantó arena, suficiente como para que con su ligero aleteo toda la arena acabara en ojos de los emergidos, cegándolos durante unos instantes y por ende, parar su avanzar aunque fuese durante escasos segundos. Volteó hacia su compañero y sonrió, triunfante— ¿Viste? Los miré mal y ahora pararon de avanzar —Se pavoneó, a pesar de que era claramente una continuación de la broma ajena. Pero esta vez sí, tomó vuelo y retrocedió un poco, permaneciendo a escasos metros de la espalda del enorme zorro— ¿Qué me dices? ¿Acabamos rápido con ellos y volvemos a la ciudad? Te invitaré a comer —Y ensanchó un poco más su sonrisa. ¿Cómo sería más exacto decirlo? Estaba esperanzoso, había vuelto con mucho más ánimo del que había ido.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Vie Ene 13, 2017 3:39 am

La carcajada de Seraphiel era melodiosa y agradable al oído, mas aun tomando en cuenta que el sentido auditivo del joven zorro era especialmente sensible al igual que su olfato... deseaba proteger a la garza y esas risas tan melodiosas, su sonrisa y esa mirada llena de esperanza con la que le había encontrado el día de hoy. Le levantaba el ánimo solo tenerlo cerca y al considerarlo un querido amigo suyo no permitiría que nada ni nadie se atreviese a lastimarlo. Aun así, era Artemis un laguz relativamente joven todavía, tan animado y juguetón como quizá lo sería un cachorro de su especie y eso a veces lo volvía distraído, confiado, cosa que resultaba peligrosa en un campo de batalla y en concreto ese momento en que solo buscaba la felicitación de su amigo por haber hecho un buen trabajo, hasta meneando la cola de forma enérgica y sonriéndole ampliamente con su rostro canino.

Mas acompañando la felicitación el grito de Seraphiel lo puso alerta nuevamente haciéndole mirar al frente de nuevo, aun que los enemigos ya estaban peligrosamente cerca de él. Artemis apretó los dientes ya dispuesto a recibir el impacto de sus ataques para después contra atacar mas para su sorpresa el suave toque de la delicada mano de la garza se hiso presente. Fue muy rápido para reaccionar, en un momento el rubio levanto arena con sus alas cegando al enemigo mientras incluso continuaba con la broma de antes.

- Lo vi, ese poder tuyo es bastante útil!! -

Sonrió animadamente, sin desaprovechar la pequeña ventaja que le brindo su compañero el zorro embistió contra los enemigos atacándolos con sus poderosas mandíbulas principalmente en el área del cuello. No había participado en pocas batallas por lo que sus tácticas de combate estaban ya bastante pulidas, quizá no peleaba como lo harían normalmente los de su raza pero había aprendido a usar bien esas armas mortales que poseía en el hocico, atacar a puntos vitales y aun que los emergidos fueran relativamente difíciles de matar igualmente dejaban de moverse al arrancarles el cuello de una mordida.

Su agilidad adquirida como "mascota" y animal de circo le ayudaban mucho incluso en una situación como esa pues daba brincos y giros que resultaban sumamente antinaturales para su forma canina pero elegantes al grado que casi le hacían parecer que danzaba en el campo de batalla. Aun con todas esas y aun que Artemis daba lo mejor de sí en aquel enfrentamiento los enemigos eran aun demasiados y mientras el comenzaba a cansarse los emergidos comenzaban a presionarlo mas atacándole de varios al mismo tiempo, logrando incluso asestar uno que otro golpe certero aun pese a la protección que su mullido pelaje le brindaba.

- No exagerabas cuando decías que estaban infestados de estas cosas, simplemente no se acaban!!! -

Gruño el laguz Kitsune comenzando a notar la magnitud del problema que había en Hatari y lo errado que estaba al subestimar a esas cosas.... incluso llegaba a temer por su amigo pues si había algún arquero entre los enemigos el pobre rubio probablemente no saldría bien librado.

- Si quieres puedes adelantarte para pedir la comida Sera, amigo mío. Me gustan los filetes poco hechos acompañados de un buen vino.... Yo te alcanzo más tarde!!!, sin dudas no me atrevería a faltar a un delicioso almuerzo así que vuela tranquilo de regreso a Sindhu. -

Estaba genuinamente preocupado por la garza y su seguridad, sabia de sobra que de continuar así acabaría sucumbiendo tarde o temprano pero de escapar junto al muchacho alado temía que los persiguieran de regreso a la ciudad y aquello sería igualmente malo por lo que planeaba mantener a ralla a esas pútrida plaga mientras tanto, ya pensaría después que hacer para correr pero mientras tanto retrocedió un par de brincos, comenzando a arrojar más bolas de fuego para darse un pequeño respiro.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Dom Feb 12, 2017 6:01 pm

Volvió a retroceder entonces, quedando nuevamente detrás de Artemis, aunque no demasiado lejos de él, en el suelo, observando hacia delante con ojos críticos. Tenían que deshacerse de aquella plaga y rápido si no querían que sus fuerzas se viesen debilitadas por el pasar del tiempo, pues después de todo eran dos contra un pelotón entero, uno que tenía ciertos problemas en subir aquella duna de arena, pero que al fin y al cabo eran enemigos que vencer y, de entre ambos, solo el zorro delante suyo era capaz de luchar propiamente dicho. Le miró sin disimular, en sus labios se posó una amarga mueca y suspiró en silencio. No quería que se metiese en problemas, a pesar de que tal parecía ser que todos aquellos relacionados él acababan en problemas de alguna forma, ya fuese por sobrestimar los enemigos o porque se centraban más en protegerlo a él que protegerse a si mismos.

Y Artemis, Artemis era un querido amigo que deseaba proteger, a pesar de que como Sissi estaba profundamente empeñado en desear la paz entre razas, su entendimiento mutuo, hasta el punto de dejarse usar por los humanos. Esa parte no la entendía, como probablemente Artemis tampoco lograría entender o aceptar, su deseo de libertad y, hasta cierto punto se atrevería a decir de superioridad delante de los humanos, a pesar de que, recientemente aquél odio se había disminuido considerablemente, solo por el hecho de que... La esperanza parecía haber vuelto a él, la suerte le había sonreído. Pero, volviendo a la precaria situación, las palabras del zorro que hasta el momento le habían hecho sonreír con suavidad, también causaron que sus ojos se abrieran de par en par y la neutralidad se apoderara de sus facciones. Avanzó a pie hacia su buen amigo y, sin contenerse le propinó un zape en su cabeza, uno que, debido a su poca fuerza habría podido parecer más una simple caricia.

Se cruzó de brazos, se clavó firme en el suelo y desvió la mirada hacia un lado, descontento— ¡No! Y deja de intentarlo, es inútil —Afirmó honesto, sin rodeos, miró nuevamente hacia el laguz, serio— No voy a irme y a dejarte aquí solo, delante del peligro. No cuando Hatari está siendo consumida por ellos, no ahora ni nunca. Así que desiste de tu intento. Nos iremos juntos —Aleteó, movió sus grandes alas unas cuantas veces, lo suficiente como para poder generar el aire suficiente y levantarse por encima del zorro, de sus bolas ígneas y de los emergidos— Así pues, acabemos ya de una vez con todos ellos —Cerró sus ojos, inspiró hondo unos segundos y de sus labios dejó, al principio lento, tomando más poder, que su canción, que el galdr de su clan resonase en el desierto. Era una melodía, sí, una melodía extraña y misteriosa, en un idioma antiguo que para él era natural. Una canción que pareció tomar fuerza de la naturaleza y resonar, otorgando a su amigo fuerza, pues era lo único que las garzas podían hacer en batalla.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Lun Feb 13, 2017 10:12 pm

Artemis meneo la cola alegremente en cuanto sintió la "caricia" sobre su cabeza, no era un buen momento pare recibir mimos pero siempre eran bien aceptados por el zorro. Sin embargo aquello no fue un gesto de despedida sino que, más bien, lo que salió de la boca del joven garza no fueron más que tercas palabras a oídos del laguz cuadrúpedo. Podría quizá no compartir su forma de pensar pero la realidad era que se preocupaba mucho por el rubio, en especial teniendo una idea clara de lo frágil que era aquella raza en general. Estaba a punto de debatirle aquellos argumentos para intentar convencerlo de que regresara a casa ,as el rubio ya había alzado el vuelo y los emergidos, retrasados por la escalada de las dunas, ya reanudaban su ataque hacia la única criatura viva que podían alcanzar. Sin embargo, mientras el can estaba ocupado repartiendo mordidas y llamaradas contra los enemigos, sus largas y felpudas orejas se alzaron atentas en cuanto un bellísimo sonido resonó en aquel apartado lugar. No sabía describir exactamente como se sentía en ese momento, casi como si su mente se perdiera entre las notas de aquella misteriosa canción llenándole desde las patas hasta la punta de las orejas con fuerzas renovadas y energías rebosantes.

Artemis era un laguz entrenado para entretener, su cuerpo actuaba mas por costumbre que por voluntad propia y, para antes de darse cuenta el kitsune ya estaba danzando en el campo de batalla al ritmo de la canción de su compañero. Giros y saltos elegantes acompañados de gráciles contra ataques, intercalando entre su forma humana y su forma laguz a la par que las flamas azules adornaban el improvisado espectáculo. Uno a uno los emergidos caían, incapaces de siquiera asestarle un golpe a la criatura que se movía entre sus filas casi como una silueta fantasmal, un espectáculo bello y mortal que para desgracia del laguz artista no sería apreciado. Artemis no estaba pensando, ya siquiera guiándose por el instinto sino que simplemente se dejo llevar, hechizado por el sonido y permitiendo que su cuerpo hiciera lo que se le daba mejor. Al terminar la pieza Artemis hiso una educada reverencia en su forma humana, algo que le habían grabado a fuego en la memoria a base de latigazos hacía mucho tiempo atrás.

- Ha? -

Fue en ese momento en el que el bailarín por fin recupero los cabales dándose cuenta de que la pelea había terminado y a su alrededor no había más que cuerpos inertes de lo que alguna vez fueron emergidos, el zorro se notaba ligeramente confuso al principio pero al no comprender lo que había sucedido se decidió por simplemente dejarlo de lado, alzando la mirada para encontrarse con Seraphiel y meneando la cola de forma enérgica al encontrarse con su amigo.

- No sé qué paso pero fue increíble!!!, lo has hecho tu?. Qué bien escondido te lo tenias!!!, y pensar que esa cara bonita esconde un poder como ese ~ ♪-

No podría ser de otra manera, el zorro tenia la seguridad de que por su cuenta no habría sido capaz de hacer tal proeza así que aun que no estaba seguro de cómo habían resultado las cosas así, tenía muy presente a quien debía que agradecerle. Espero a que el rubio descendiera, tomando una vez más su afelpada forma animal la cual era quizá comparable en tamaño al de un caballo. Su cola por su puesto mantenía su vaivén enérgico y no dudo en frotar su cabeza en el garzo en cuanto este se le acerco…. aquello recordaba un poco a la actitud mimosa que había tenido adoptado en Shindhu la vez en la que el rubio le había acariciado las orejas mas en aquel cuerpo cuadrúpedo ese tipo de actitudes eran menos vergonzosas.

- Mentiría si te dijera que no te he echado de menos, me alegra enormemente que no te pasara nada malo -

Sabía que los zorros eran una raza muy rara de verse por lo que se había decidido a mantener de momento su aspecto de bestia para que el rubio pudiese verlo bien y a placer… punto y aparte, prefería que entre el sol y su piel hubiese una gruesa capa de pelo en lugar de una fina tela.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Jue Feb 16, 2017 5:13 am

Tenía que admitir que jamás se habría imaginado tal cosa. Al abrir sus azulados ojos, en medio de aquella melodía, y ver el extraño espectáculo que el zorro estaba formando delante suya, por un instante casi olvidó seguir con la canción. Se debilitó unos instantes, antes de volver a resonar en el desierto, lejos de los oídos de alguien más, al igual que el inesperado danzar del laguz peludo, estaban demasiado lejos para que alguien los vea y, seguramente los emergidos no sabrían apreciarlo. ¿Se quedaría todo olvidado? Quizás solo las dunas del desierto y el ardiente sol que brillaba lo recordarían durante toda la eternidad. Al menos él, si estaba seguro que recordaría aquél día, aunque fuese por lo extraño que había sido.

Cuando pero, por fin la canción llegó a su final, también él decidió ir ascendiendo, escuchando con claridad las palabras de sorpresa del zorro, causando que riera en bajo, divertido— ¿Hum? Las garzas no podemos luchar como los demás laguz —Realmente pensaba que fuese evidente. Avanzó unos pasos, plegó las alas a su espalda y acercó sus manos al hocico del zorro, acariciando con suavidad y con una agradable sonrisa su cabeza, como a un cachorro, aunque sabía perfectamente que pasase lo que pasase, Artemis sería siempre para él un igual, eran amigos— Pero, nuestras canciones pueden fortalecer a nuestros compañeros. Esa es la habilidad de las garzas, no pretendía esconder nada —Aseguró. Al fin y al cabo, no consideraba muy especial su don. En el fondo, también sus canciones eran difíciles de entonar en situaciones muy complicadas, o al menos, eso era lo que creía.

Gracias. Comparto tu mismo sentimiento, Arte. Estoy agradecido de que estés bien y es una enorme alegría volver a verte —Su sonrisa se suavizó, a pesar de que la alegría de su voz no desapareció... ¡Ah! Ese zorro era toda una ternura— Pero —Y entonces se alejó un poco, levantando una de sus manos para dar un cómico golpe con el puño en su pecho, cubierto por la blanca tela de su túnica— Soy más fuerte de lo que aparento, Arte. No te preocupes por mi, estaré bien —Aunque... Por su parte era complicado no preocuparse por los demás, eso no significaba pero que no confiara. Volvió a avanzar, acariciando su peluda cabeza— Bueno. ¿Volvemos al ducado? Dentro de unas horas empezará a hacer demasiado calor —El desierto era traicionero en la mayoría de las veces eso era una verdad indudable— Mientras, cuéntame ¿Qué estuvistes haciendo, mi preciado amigo?
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Sáb Feb 18, 2017 4:39 am

Los mimos del rubio eran siempre bien recibidos, en especial por que últimamente las felicitaciones de ese tipo eran escasas gracias a la lejanía que tenia actualmente de su hogar y su amo. De la misma manera, cuando no estaba obligado a defenderse, Artemis era un laguz tranquilo e inusualmente amistoso gracias a la crianza que le había dado su primera dueña humana; la cual quizá no lo llego a tratar como a un hijo pero si como a una amada mascota.

- Me queda claro ahora lo fuerte que eres Sera, de hecho diría que esa habilidad tuya es magnífica. Que no daría yo por tener un don así!!!, podrías tener el mundo a tus pies si así lo desearas. -

Se imaginaba que de proponérselo Seraphiel podría ser un cantante famosísimo donde las ofertas de trabajo no le faltarían. Ya era elegante y bello en sí mismo y aquella voz tan increíble solo le agregaba mas perfección a lo que ya era perfecto. Incluso, por un momento no pudo evitar agachar un poco las orejas y mirar cabizbajo y pensativo su propio cuerpo.... El jamás podría llegar a conseguir el grado de elegancia que una garza tenia por naturaleza y dado a todo lo que tuvo que pasar para aprender lo que sabía llegaba a sentirse ligeramente frustrado.

- Ohhhh, estuve haciendo muchísimas cosas. Fui a la universidad para ayudar a un dragoncito y callarles la boca a un montón de viejos tercos que insistían en que mi raza era un mito. Les hubieras visto las caras!!!, me palparon por todos lados y me hacían las preguntas más extrañas. No pude contestar a la mayoría ya que yo fui criado en cautiverio y no tengo idea de cómo vive mi gente... o si aun vive en todo caso. Pero ya con el hecho de comprobar que soy un zorro ayudo bastante a las investigaciones. -

Por supuesto no se había fijado en lo que había dicho pues la emoción del momento lo había hecho sentirse confiado y más relajado de lo normal. Era común para el eso de admitir que fue criado en un ambiente "controlado" pues por alguna razón los humanos parecían mas tranquilos con ese dato.... casi como si el no haber vivido en estado "salvaje" lo volviera automáticamente inofensivo. Era de notarse también que en sus patas las garras que normalmente serian grandes y afiladas estaban cortas y perfectamente limadas, practica normalmente empleada en los circos para hacer a las bestias menos peligrosas.

- Me dibujaron e hicieron algunos experimentos divertidos. Por ejemplo me ponían delante varios tipos de carne y me preguntaban "cual de todos prefería", o ponía mi pata en distintos tipos de suelo para descubrir donde se sentía mejor.... fue incomodo, eso sí, mantener la boca abierta por largo rato para que examinaran mi dentadura pero en general fue muy divertido. -

Meneaba la cola enérgicamente mientras caminaba a paso alegre junto a la Garza, el clima de Hatari no le era nuevo ni ajeno pues además de haber crecido en Plegia vivió una temporada en Hatari siendo entrenado por un lobo nativo de allí para comenzar a valerse por sí mismo.

- Mi parte favorita fue la cantidad de caras que hacían todos, cada vez que hacia cualquier cosa se mostraban sorprendidos con sus "OOOOoooooh, Ya veo", "interesante" o cosas así. Los profesores de Sindhu son vejetes muy agradables, la verdad -

Y era una suerte en realidad que Artemis estuviese tan habituado al contacto físico y a los humanos en general pues mientras no lo lastimasen el permitía que le tocasen sin problemas, posando incluso cuando se le quedaban viendo fijamente.

- Hay tantas cosas que he descubierto desde que llegue a Sindhu y es tanto lo que le debo agradecer a este desierto que.... es una pena que tenga que marcharme pronto. Deben estar preocupados por mí en casa después de todo. -

La idea de marcharse le parecía un poco triste pues aquel lugar era todo lo que el deseo desde que había conseguido su libertad.... un lugar donde humanos y laguz convivían sin conflictos ni peleas, que tenia aun algunos problemas pero con soluciones mas fáciles y reales. Aun así, regresaría al continente de Akaneia con la firme determinación de lograr que la filosofía de igualdad que dominaba en ese ducado se esparciera por mas lugares comenzando por altea. Un camino arduo que estaba más que dispuesto a recorrer.

- Pero pienso visitarlos de vez en cuando.... quién sabe?, quizá y pueda investigar más acerca de mi raza y brindarles datos mas precisos, que les quede bien claro que los kitsune seguimos aquí!!!. Así que tu tampoco te rindas Sera, si encontraste a otra garza debe haber más por allí; por mi parte si me encuentro con otro que no sea el ya conocemos le diré que existes y como encontrarte. Válgame, que te lo traeré a rastras si es necesario. -

La sonrisa y el brillo en los ojos de su amigo le gustaban, le recordaban un poco a los suyos propios el día en que descubrió lo enorme que era el mundo en realidad, las posibilidades que había y por supuesto, la esperanza misma de estar vivo. El zorro mantenía un paso constante y animado, sin inmutarse demasiado por el sol pero si jadeando un poco debido a que su cuerpo canino no sudaba, más que contento por regresar al ducado acompañado y vivo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Lun Mar 06, 2017 5:27 pm

Su atención se fijó nuevamente en el zorro a su lado cuando ambos emprendieron a caminar de nuvo hacia Sindhu. Quizás le habría resultado a él, personalmente, mucho más simple volar que avanzar a pie, sentir bajo las suelas de sus zapatos como sus pasos profundizaban en la arena, teniendo que remover de tanto en tanto sus alas para mantener el equilibrio y no caer en el proceso. Por otro lado, le resultaba bastante fácil dividir su atención, pues tampoco iba a permitir que Artemis hablara solo, no cuando finalmente había tenido la oportunidad de volver a verle, porque, tal parecía ser que el destino quería seguir entrelazando sus caminos y, si algo había aprendido con el pasar de aquellos dos decenios, era que a veces había que aceptar el destino tal y como se aparecía ante ellos, a pesar de que muchas veces no era tan agradable como uno se lo podía esperar. Pero, había una verdad universal y era que, a pesar de haber encontrado al príncipe blanco de Serenes, no olvidaría la masacre que destruyó prácticamente a las garzas, ni las crueldades de los humanos que habían hecho sufrir innecesariamente a sus hermanos laguz.

¿Ah? ¿El mundo a mis pies? —Mentiría si dijese que aquello no le había sorprendido. Levantó ambas manos al frente, en negación giró a un lado y otro su cabeza— No se me ocurrió eso... —Además ¿Para qué hacerlo? ¿Para los humanos? ¿Entretenerlos a ellos? Su mentalidad quizás, mucho más conservadora, no le permitía pensarlo de tal forma. Acostumbrado a sus calmados días, la idea de dominar el mundo con sus canciones no le llamaban. Quizás era una garza asustadiza, pero sabía que no tenía forma de hacerlo y que, preferiría mucho más poder vivir en tranquilidad— Para dominar el mundo te lo dejo a ti. Seguro con tu elegancia y alegría lo lograrás antes que yo —Porque... Artemis tendría paciencia, él estaba acostumbrado con los humanos y no dudaría en comportarse como es debido con ellos, él en cambio... Bueno, Sera haría lo que quisiese, siempre y cuando eso no conllevara un daño exageradamente grande al ducado que tanto había aprendido a estimar.

Parpadeó ante la narrativa de su amigo zorro e, inclinando su cabeza hacia un lado parpadeó con sorpresa...— Yo... No me dejé tocar por ellos. Tuviste valentía al dejarte, querido amigo —Asintió cruzándose de brazos, cerró sus ojos y siguió avanzando mientras asentía con la cabeza. Pero se obligó a volver a mirar al frente antes de caer en alguna trampa desértica— Pero, de la misma forma, es bueno que sepan que no desaparecimos. Que no somos ninguna leyenda y que, a pesar de que seamos pocos, seguimos vivos... O al menos en parte... —Porque en Begnion... ¡Oh bueno! En Begnion todo era diferente— Pero... Ahora dejando de lado mi desconfianza hacia los Berocs, admito que hayan excepciones... Pero tienes que cuidarte de Begnion, cuando viajé hacia Goldoa pasé por aquella zona... La mayoría de los Beorsc allí siguen pensando que pueden atraparnos y enjaularnos... Ten cuidado con ellos, Artemis... Y recuerda, si algún día necesites mi ayuda, no dudes en pedirmela —Y su sonrisa se suavizó- Sin importar para qué... De todas formas sabes donde encontrarme.

Riendo en bajo por aquello extendió hacia atrás sus alas un poco más, brillando con suavidad ante el poderoso sol del desierto. Pero tampoco era como si prestara demasiado atención a aquél hecho, pues al fin y al cabo, aquellas alas suyas eran parte de él, toda su vida con ellas a su espalda habían hecho que, prácticamente muchas veces ni se diera cuenta de que probablemente fuese uno de los pocos seres con alas— Dijiste un dragoncito... ¿El bibliotecario Yrumir? Él fue quién me enseñó el idioma corriente hace unos años... —Y, a pesar de que se dedicasen a molestarse entre ellos, cierto era también que eran amigos, pero, con un extraño pasatiempo de todas formas— Pero... Es realmente un lástima que tengas que irte... Aunque siempre serás bienvenido en Sindhu y, me veo necesitado de agradecerte una vez más por tu ayuda al ducado... Esos emergidos son estúpidamente persistentes... Espero que en tu país, no sean tan perseverantes —A pesar de que, de alguna forma todos estaban obligados a luchar contra ellos y, no parecía haber forma de escaparse de su existencia.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Artemis el Dom Mar 12, 2017 12:07 am

- A mi tampoco se me da eso de dominar al mundo, aun que no lo creas a mi me costado bastante ser como me vez ahora y aun así no puedo rivalizar ni en broma con los tuyos. Por más que me esfuerce nunca seré tan bello ni elegante como una garza; es la triste verdad. -

Sabia admitir cuando era derrotado y así se sentía cada vez que miraba a una de esas preciosas aves de tonos claros que pareciera alguien saco de un cuento de hadas, cabello fino y sedoso, ojos grandes y brillantes y piel tan tersa como la seda. El en cambio tenía un pelaje abundante que debía cuidar con mimo usando aceites y lociones, incluso al principio debía cuidar sus movimientos para que fueran siempre elegantes y estéticos….. actualmente ya lo hacía sin siquiera notarlo pero no quitaba el hecho de que le había costado.

- Valentía?, es un punto de vista algo singular Sera. Para mí fue por demás agradable, hasta me acariciaron detrás de las orejas y todo; los humanos son buenos dando mimos y caricias. Mi lema es que todo laguz que diga que no le gustan es porque nunca le han rascado la barriga. Es adictivo!, ya te lo digo. -  

Afirmo orgulloso de si mismo sacando el pecho pues genuinamente pensaba de aquella forma. Ser acariciado, en especial en su forma animal era una de sus cosas predilectas cuanto trataba con humanos, si le agregaba además que le daban a veces golosinas o premios no llegaba a entender cómo es que a la mayoría de los laguz les parecía indignante el ser tocados…. su única explicación lógica es que nunca habían experimentado la dicha producida por un rascar de orejas o barriga.

- Ohh, descuida, a mí los humanos no me causan preocupación alguna pues dudo que alguno sea lo bastante tonto como para intentar capturarme. Tengo, por así decirlo, inmunidad dentro de la sociedad humana así que puedo andar a mis anchas en cualquier lugar sin preocuparme por ello. Eso sí, es importante obedecer sus reglas según el lugar donde este pero en general siquiera tengo que esconderme u ocultarme. -

Después de todo el brillante collar de perro que traía al cuello le hacía ver a los humanos que el ya tenía dueño y uno muy importante, los nobles en especial deberían entender lo que implicaba robarse o lastimar a la mascota de otro soberano y bastaba solo con dar pequeñas excusas como "es que estoy haciendo un encargo" para que lo dejasen continuar su camino. En cierta forma había renunciado a su libertad como laguz en pos de obtener un salvoconducto en la sociedad humana y, para lograr su objetivo, aquello era totalmente necesario.

- Yrumir, si, no puedo decir que me sorprende que le conozcas. Ese chiquillo tiene un corazón demasiado grande…. no deberían mandarlo solo a los reinos humanos y no lo digo porque este preocupado por su seguridad, que sí, pero hay ciertos lugares donde podría toparse con…. ciertas prácticas que para ellos son muy normales. Hay gente mala en todas partes Sera y estoy genuinamente preocupado de que alguien tan sensible como Yrumir tenga una carga tan pesada sobre los hombros. -

Entendía que Shindhu desease expandir sus fronteras pero ese no era el método a su parecer, si se entraba en una sociedad humana se debía de tener suficiente sangre fría como para no reaccionar de mala manera ante situaciones que podrían parecer indignantes a los ojos de los laguz; había que saber identificar a las personas correctas y hablarles en momentos oportunos, saber llegarles sin caer en prejuicios ni insultos; en resumen, saber tratar con ellos bajo sus reglas.

- Oye amigo mío, porque no te subes a mi espalda y te llevo?, se que no has de estar muy acostumbrado a caminar y a mí no me molesta llevarte. Mis patas de adaptan bastante bien a este terreno y dudo que peses lo suficiente como para causarme molestia alguna. Anda, no aceptare un no por respuesta….. además, estoy "acojinado" y todo. -

Y dicho esto el enorme zorro se agazapo sobre sí mismo para así facilitarle al otro que se subiera a su espalda. Su pelaje espeso y mullido era especialmente abundante en el área del cuello y un tanto en la espalda por lo que estaba seguro que su andar no le ocasionaría molestia alguna al rubio. Le miro meneando la cola alegremente mientras jadeaba un poco pues en aquella forma incapaz de sudar no tenía otra manera de refrescarse más que esa.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Dom Mar 12, 2017 6:21 pm

Aquello le había sorprendido, y mucho. Realmente nunca se había fijado demasiado en esos hechos, que las garzas eran así por nacimiento, él no pensó que Artemis pudiese sentir envidia por algo así y, hasta que no lo escuchó de sus propios labios, siquiera se dio cuenta de lo que era ese sentimiento. Le observó, pensativo, sin saber que responder o qué decir al respecto, hasta le daba cierta tristeza eso, pero lo supo esconder— Las garzas... Nacimos en un lugar donde solo podíamos ver a otras garzas... Así que, sin quererlo fuimos tomando ejemplo de los adultos... —Esperaba que eso fuese suficiente, porque realmente así sucedía, al menos con él ese había sido el caso y sabía que con garzas de su misma edad sucedía lo mismo— Pero a pesar de que nos consideres bellas... Yo considero que tu elegancia y fuerza son mucho más bellos que nosotros... Pero porque tú te esforzaste para llegar a conseguirlos —Ladeó suavemente a un costado su rostro. No estaba seguro de estar trasmitiendo lo que realmente deseaba, le miró con duda y desvió al frente la mirada hasta escucharle nuevamente hablar.

Con lo siguiente no estuvo muy seguro y se imaginó, curiosamente, como sería dejarse rascar la barriga por un humano. Frunció el ceño y negó rápidamente con la cabeza— No se yo... Creo que prefiero los abrazos que dejarme rascar la barriga... —Pero, algo cambiaría si se transformara en garza y entonces se dejase acariciar, quizás bajo el cuello... O en la cabeza... Y al encontrarse pensando en eso dibujó una pequeña mueca, casi imperceptible, una mueca dirigida hacia si mismo y sus extraños pensamientos... ¡Pues no se dejaría acariciar de aquella forma! Oh, no lo haría, tenía su orgullo. Se cruzó de brazos, cerró sus ojos y aún así siguió avanzando al frente, siempre al lado del enorme zorro felpudo— Hum, que oportuno —Parpadeó e inevitablemente se fijó en el collar que llevaba... Le trataban como a una mascota... Era normal... Si fueran a lastimar la mascota de algún noble... No le parecía correcta la forma de verlo, no debería de estar sucediendo tales malentendidos, sobretodo porque... Los laguz no eran ninguna mascota a los pies de los humanos— La última vez que fui a Begnion, me tiraron flechas, por eso lo digo. —Habían intentado atraparlo, seguro.

Se enojaría si te escuchara ahora mismo —Cerró sus ojos, riendo en bajo— Aunque no lo aparente... Y no, no lo hace... Nos lleva casi un siglo de diferencia —Era curioso pensarlo de esa manera— Y, efectivamente, odia más a los Beorcs... Y aún así... Presiento que la Duquesa lo haga... En parte para hacernos entender que los Beorcs no son tan malos como nosotros pensamos... Que hay bondad en ellos... Quizás haya que correr el riesgo... Aunque también me preocupe en ocasiones —Admitió, pero, Yrumir era mucho más fuerte que él, así que no tendría problemas con protegerse, a pesar de todo, la preocupación seguía ahí, inevitablemente era así. Paró de golpe y desvió la mirada hacia Artemis, dibujando una ligera duda en sus facciones ante su propuesta— Hnm... —Realmente no temía ser una molestia para su amigo laguz, sino verse débil aceptando su ayuda. Cierto era que le resultaba mucho más complicado caminar que volar, y que su peso era casi nulo, así que, no le sería un gran problema cargarlo... Pero...

Suspiró y se dejó vencer— Está bien... —Murmuró y se acercó unos pasos a él, extendiendo su mano hacia el lomo del enorme zorro, ahora agachado, más a su altura— Gracias... Pero si te resulto molesto dímelo ¿Sí? Por favor... No quisiera ser una carga... —Y a pesar de todo extendió sus claras alas a un lado y otro y se impulsó, lo suficiente como para sentarse de lado sobre su peluda espalda, altamente agradable por cierto. Se inclinó un poco hacia el frente, extendiendo sus alas también, casi como si fuesen un parasol, para protegerse a él y a Artemis de los crueles rayos de sol. Dado que sus alas eran de un color claro, tardarían un buen rato antes de sentir los estragos del calor y para entonces ya estarían en Sindhu— Que agradable... —Murmuró en bajo, ensanchando un poco su sonrisa.

No muy lejos, la primera muralla de la ciudad redonda se comenzaba a ver.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 12:32 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Artemis ha gastado un uso de su beaststone.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!

Gracias al aumento de experiencia, Artemis obtiene un nuevo skill de la rama Laguz (Kitsune):

Reciprocidad - Toda asistencia prestada a un kitsune es regresada al benefactor, dándole de regreso el mismo efecto de báculo con que le haya sanado o reparado efectos adversos, o revitalizando la misma cantidad de HP si ha dado al kitsune un item o usado un skill curativo. Este skill puede activarse con antelación para retornar automáticamente todo lo efectuado al turno siguiente (todo item, todo skill o toda curación), o después para retornar una ayuda en particular del turno anterior (1 item, 1 skill ó 1 curación).

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberacion] Llamas azules y una melodia en el desierto [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.