Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Lun Nov 14, 2016 12:15 am

La liberación de Altea era una realidad que traía alegría para muchos pero algunas tragedias para otros, inesperadamente la costosa libertad del pueblo alteano había costado caro para sus vecinos del norte ya que toda la plaga emergida se movilizó hacia las fronteras. Sorprendidos de que no fuese simplemente exterminada todos los países que habían logrado librarse de aquel yugo horrendo comenzaron a poner manos a la obra con el asunto.

En el castillo de Altea reinaba un caos único y secreto, si bien comenzaron con pequeños roces internos y preguntas que en un momento no tuvieron respuesta y ahora se hacían obvias que el príncipe, en todo este asunto, solo había estado ganando tiempo mientras la guerra había durado y ahora comenzaban a arrinconarlo. La muerte del rey de Altea durante la guerra contra los emergidos había salido a la luz cuando la paz se extendió por todo el territorio y de manera inmediata fue dada la noticia de la ceremonia del príncipe a ser príncipe regente pero sin poder tomar la corona sin haber consumado nupcias, muchos miembros de la corte habían expresado sutilmente que no creían apto al menor para el cargo si ni siquiera tenía una prometida. Un peso de dimensiones bíblicas se extendía sobre los hombros del príncipe pues corría en riesgo de no solo perder su puesto si no Altea como país. Las costumbres eran claras, siendo tan importante la sangre de su legado siendo los portadores de la marca del exaltado y los escogidos por Naga, no podía ascender a ser rey si no tenía una prometida o una esposa que garantizara que el rey daría descendencia, estando tan numerosa la familia de su reino hermano, Ylisse, corría el riesgo que si alguno de los príncipes de dicho país consiguiese prometida o prometido antes que él reclamase el trono. Lo máximo que podía hacer de momento era tomar el puesto de regente de manera oficial, tomar juramentos de sus caballeros y nobles a su persona y apellido y seguir adelante con seguridad manteniendo todo el asunto lo más secreto posible y solo mostrar al mundo y a su propia gente la seguridad y felicidad que siempre reflejó Altea dejando los problemas a puertas cerradas dentro del castillo. Y claro, comenzar a mostrar que él tenía la fortaleza y seguridad para llevar a Altea a la gloria incluso en tiempos de paz brindando ayuda a sus vecinos.

El primero en la lista era Ylisse por su compromiso como reino hermano, así que una vez que se encargó de enviar un grupo de soldados y establecer un acuerdo con el otro reino libre del continente, Nohr, se pudo centrar en lo que realmente le despertaba más su atención: Ragna Ferox. Ragna Ferox había sabido ser una gran potencia guerrera, una basta extensión de tierra con una sociedad basada en la fuerza bruta y el salvajismo a ojos de Marth pero con quienes nunca había tenido problema alguno manteniendo siempre la seguridad y los buenos tratos desde el borde de la muralla. Sin embargo ahora ese gran imperio guerrero había caído, sentía la culpa de ello. Los emergidos se habían movilizado hacia allí y gente estaba muriendo por su culpa, aún cargado por la culpa de la prpia gente de Altea que había dado la espalda al inicio de la crisis de los emergidos y que había visto como sin su ayuda habían caído en hambre y desesperación hasta que uniendo fuerzas con un grupo de mercenarios había logrado recuperar aquellas tierras, había aprendido que la mejor manera de proteger no era dar libertad si no de acoger a todos bajo su ala. Altea era un país rico en oro, fuerte militarmente y abundante en cultivos y con importaciones de metales desde Nohr se hacía cada vez más fuerte y próspero. Se podía permitir tomar bajo su ala a la gente desesperada de Ragna Ferox y volver a poner orden en sus tierras.

No perdió tiempo en organizar un grupo de exploración, por tierra sería mucho más fácil enfrentar a los emergidos que por mar, así que cuando regresaron con turbias noticias que no había ningún lugar sin vigilancia de los emergidos supo que debían de abrirse paso a como diera lugar. Cercana a la puerta principal había una gran brecha por donde en su momento habían entrado y ahora levantaban unas improvisadas murallas de madera y las vigilaban día y noche, con todo era mucho más seguro apostar a ese punto débil que ir hacia las grandes puertas donde las torretas estarían repletas de arqueros y las puertas de gruesa madera cerradas serían mucho más difíciles de abrir que tirar abajo una muralla de madera. Conversado con sus estrategas y armado de un escuadrón de caballeros montados el príncipe se dirigió al norte, se movilizarían rápido para comenzar con un ataque directo que sería reforzado por soldados a pie que vendrían detrás de ellos como refuerzos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Sáb Dic 31, 2016 7:48 pm

Eugeo no habría podido imaginarse lo que el destino le había amparado cuando firmó aquél contrato, el cual lo ligaba a la corona de Altea de forma indirecta durante la campaña que el país libró para expulsar a los emergidos de su territorio. Su aparición destacó entre los mercenarios reclutados, sea como fuere, acabando por engrosar las filas de la guardia personal del príncipe en la batalla por retomar la seguridad de una de las islas del país. Él, al igual que tantos otros, se enfrentaron cara a cara con la muerte con el fin de alejarla de ciudadanos inocentes. La victoria supuso un coste alto para todos aquellos que la protagonizaron y los más desafortunados lo pagaron con su propia vida, pero finalmente la isla fue limpiada de la presencia emergida. Noticias similares habían llegado del resto de regiones de Altea, de todas ellas, el reino había conseguido expulsar a los emergidos.

La paz se había impuesto en el reino pero no para aquellos que lo gestionaban. Más concretamente el príncipe, actual regente después de la nefasta noticia sobre su padre. Eugeo no lo sabía de primera mano pero el ir y venir de personalidades al castillo anunciaba una actividad más allá de la lúdica en sus salones. Ahora caballero de Altea, los aposentos del joven Schuberg se situaban muy próximos al castillo. Parte de la información se filtraba de forma inevitable en los barracones que custodiaban la capital, aunque sus soldados eran responsables y aquellos rumores no llegaban a extenderse. Eugeo permanecía ajeno a la mayoría de los chismes, pero no podía evitar sentir curiosidad sobre aquellos que involucraban militarmente al país. Con sus fronteras aseguradas, Altea ahora debía decidir si intervenir en el destino de las naciones vecinas. Su interés nacía de la disposición que tenía por ayudar a liberar territorios, el mismo motivo que le había llevado hasta la situación en la que estaba ahora. La noticia llegó de forma oficial a los pocos días y Eugeo fue destinado al noreste, en la frontera de Altea con el vasto territorio de Regna Ferox. Los preparativos y efectivos se ajustaban a los de una invasión militar, pero era a los emergidos a los que se les iba a arrebatar el territorio.

La muralla de Regna era capaz de quitarle el aliento a todo aquel que la veía por primera vez, y así fue con el caballero de Silesse. La estructura fortificada era imponente, ahora ocupada por unos emergidos que no necesitaban descanso ni comida, tomar enclave tan importante no podía conseguirse desgastando a su guarnición mediante un bloqueo. Sólo había una opción: Tomar la frontera mediante el asalto. Esa empresa parecía irrealizable viendo el reto que suponía siquiera escalar las murallas. Era imposible de no ser por una enorme brecha en la muralla enmendado de forma improvisada a través de una empalizada de madera. Incluso la cadena más sólida cedía si se quebraba una argolla y las fuerzas de altea se encargarían de poner a prueba su solidez. Una vanguardia montada iniciaría el asalto y una escuadra a pie los reforzaría, entre los que se incluía Eugeo, sin embargo…

- Ey, Schuberg. - Un soldado montado de la vanguardia se había acercado hasta la división a pie para supervisar y coordinar los planes que habían trazado los generales y estrategas, pero no era lo único a lo que había venido. Traía dos caballos, uno de su uso y otro para ofrecérselo a una segunda persona. - Espero que no se os olvidara cómo se monta, pues acompañaréis a la línea delantera. - Eugeo se sorprendió por aquella directriz, mas no necesitaba una explicación para acatar la orden. Su habilidad a lomos de un equino estaba algo oxidada, pero el paseo que separaba ambos destacamentos fue suficiente para recuperar su soltura con las riendas. En la vanguardia, un considerable número de caballeros –con sus monturas y no solo con el título- se preparaban antes del inminente ataque. Al frente de todos ellos, liderándolos, un grupo de los mejores generales del ejército junto con el capitán general, el príncipe regente Marth.

El aspecto de Eugeo respecto a los demás jinetes era difícil de diferenciar ya que su armadura gruesa era más típica de caballería que de infantería. Los colores seguían siendo los mismos de siempre, un hegemónico color plateado adornado con formas rosales y detalles azulados, descansando en su cintura la funda de su familiar espada a juego con la presentación de su coraza.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Lun Ene 23, 2017 3:04 am

Cuando el grupo se terminó de organizar el encabezaría aquel escuadrón sería el mismo príncipe regente, en calidad de capitán fue el último en subir a lomos de su caballo, auxiliado hasta el último momento por un escudero que preparaba su caballo y enganchaba su capa a los hombros de su armadura el príncipe se mostró ante el grupo portando su armadura azul con bordes dorados, solo hombreras, pechera y protectores en sus piernas, por debajo de las piezas de metal llevaba un traje largo con pronunciados cortes hasta su cintura dejando las tiras de tela caer a sus lados, ideales para montar y cubrir de la vista los protectores metálicos de sus piernas, la capa azul de interior rojo caía a su espalda en una amplia caída y sujeta a su pecho por una gema roja. Esta vez no hubo discurso para inspirar, esperaba que la misión de por si fuese suficiente y siendo todas tropas mismas de Altea ya tenía la lealtad de estas de dar lo mejor de sí. La empresa era peligrosa pero era solo el inicio de una más larga, solo observó a los hombres preparados, muchos ya sobre lomos de sus caballos, brillantes armaduras, afiladas armas alineadas en una formación que dividía a todos el grupo en tres, los laterales, por caballeros consagrados en título y maestría, caballos con estandartes de Altea colgados de sus ancas y armaduras brillantes con el escudo real labrado en sus pechos, eran la caballería real, cada grupo debía contar con cerca de 50 caballeros, cada uno encabezados por un guardia personal del príncipe. Al centro era el grupo más variado, había caballeros así como hombres que normalmente luchaban a pie pero ahora montaban sobre lomos de un caballo, se encontraban los guardaespaldas personales del príncipe y su guardia privada, arqueros, caballeros y eruditos de la espada. El príncipe se montó a su corcel y giró en este para enfrentar a los tres grupos - El grupo de impacto será liderado por mí. - anunció dirigiéndose al grupo del centro - Iremos a la cabeza, los arqueros desmontarán a 300 metros y avanzaran 100 metros más preparando sus arcos y flechas incendiarias para atacar la valla de madera. El resto continuará conmigo hacia el frente, estimamos que ya estarán esperando los emergidos. Los grupos laterales a caballo realizarán la primera barrida, sin detenerse atacaran a los emergidos que estén al pie de la muralla debilitando sus fuerzas para cuando lleguemos. Nuestro objetivo es llegar a la valla y derribarla, limpiar la zona de enemigos y tomar la brecha. ¡Todos a sus monturas! ¡Nuestra prioridad es regresar con vida a casa así que cuiden su espalda y la de sus compañeros! ¡Marchando! - levantó su espada y comenzó el avance.

No se encontraban lejos, de hecho desde donde se habían reunido llegaban a ver  la zona de la brecha y claro, la gran muralla que se extendía desde donde alcanzaba la vista por una coordenada hasta la opuesta así cruzando todo el continente de costa a costa. Muy por detrás se podía llegar a ver por el amplio valle de Altea, la movilización del grupo a pie que sería de refuerzo, a paso seguro y lento traían tirado por caballos robustos y pesados una catapulta pequeña. Cuando los muros estuviesen debilitados por el fuego y las fuerzas de los emergidos doblegadas por la caballería imposibilitándolos de realizar refuerzos al muro o apagar las llamas, las rocas terminarían de bajar la madera y re abrir la brecha para que pudiesen terminar el trabajo. Marth no había escatimado en fuerzas para aquel ataque, tenía solo esa oportunidad y no podía fallar, si tardaban más el enemigo tendría tiempo de reforzar la brecha y si fallaban el enemigo priorizaría el reconstruir y probablemente atacar de regreso. Tenía solo esta oportunidad para vencer.

En su avance apremió el andar de su caballo y guiando para que continuasen según lo indicado se incorporó al grupo quedando en las primeras filas, encontró con la mirada a uno de sus más preciados caballeros, un diamante en medio de tanto carbón le gustaba pensar al recordar que había llegado con un montón de mercenarios que suponían ser solo contratos pasajeros. Había mostrado, no solo durante la liberación, si no en su servicio en el castillo, ser destacado en todo lo que hacía evidenciando de manera inmediata su sangre y crianza noble, desde sus modales hasta la técnica con su espada. Aún lamentaba no poder verle con armadura propia del reino de Altea pero confiaba que pronto podría conseguir que aquel hombre diera su lealtad a su nombre y se convirtiera a todas letras en un caballero de Altea de por vida. Si bien en varias ocasiones había insinuado aquella idea no había obtenido respuesta directa, esperaba que cuando demostrase su valía como líder y prosperidad como país Eugeo pudiese ver a Altea como su hogar permanente.

Los arqueros se rezagaron del grupo indicando que ya habían llegado a la marca, más entrenados sus ojos para las distancias fueron eficientes en detenerse y comenzar a desmontar. Quienes aún tenían enfundadas sus armas las sacaron y el príncipe se aproximó al rubio - Espero que pueda luchar a mi lado a nueva cuenta. - si bien sus palabras no eran una orden, la forma que lo entonaba dejaba en claro que no era una pregunta. Los emergidos ya se veían frente a ellos y preparando sus armas fueron arrasados por la primera barrida de la caballería. El caos no tardó en llegar en las filas enemigas, muchos cayeron empujados por los caballos, el sonido del metal erizaba la piel pero no tanto como los gritos de los caballos que eran alcanzados por las espadas y lanzas de los emergidos que llegaban a encontrar aberturas en las armaduras de los animales. Desarmada la formación enemiga y con varios caídos y confundidos por el ataque de costado fueron enseguida azotados por el ataque de frente.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Jue Feb 09, 2017 7:58 pm

Aunque no era la primera vez que formaba parte de la vanguardia, encabezar el grupo que intentaba quebrar semejante fortificación había conseguido hacer peligrar los cimientos del temple del caballero. De media, tres cuartas partes de las bajas sufridas por el atacante en un asedio se producían antes de  poder atravesar la muralla, por lo que ésta era el factor decisivo a la hora de barajar posibilidades. La otra variable importante era el número de hombres invertidos en la empresa, haciendo que una gran superioridad numérica redujera la tasa de muertos respecto al total. Todo aquello combinado con factores menores, estrategia y azar generaba el resultado de la batalla. La capacidad estratégica de Eugeo era escasa ya que solo aprendió conceptos teóricos superficialmente, pero su instinto era capaz de tasar el peligro que estaba a punto de correr. Estaba inquieto, tenso, mas no asustado,  y esperaba con diligencia las directrices que no se hicieron esperar mucho por parte de Marth. Filtró las órdenes que dio el príncipe atendiendo al plan general y memorizando aquellas partes que le incumbían como miembro de la franja frontal.

Marth ordenó el avance de las tropas, iniciando la cuenta atrás que iniciaría el enfrentamiento de ambos ejércitos. Eugeo calculaba mentalmente el lapso de tiempo, treinta, quizá cincuenta segundos antes de que se produjeran los primeros intercambios de proyectiles. El caballero entró en un proceso de aislamiento para reforzar su concentración, el sonido de los cascos de los caballos se atenuaba al igual que la visión periférica de sus aliados. Todos sus sentidos se concentraban al frente, donde la guarnición de la muralla ya estaba preparada para lidiar con el ataque. Podía sentir como se le helaba la sangre, petrificando su habitual actitud apacible dando paso a una más beligerante. Esa agresividad se exteriorizaba a través de una mirada violenta y asesina, el ceño fruncido y los dientes apretados -aunque no se vieran los dientes con la boca cerrada podía notarse la tensión de la mandíbula-. La predisposición al asesinato no estaba en su naturaleza, mas la situación requería de aquél extremismo. Los emergidos tenían una resistencia sobrehumana y una mentalidad equiparable a la de las bestias, por lo que toda actitud barbárica no era suficiente.

Eugeo percibió un reflejo azul y dorado en su frontera visual mientras avanzaban, reflejos a los que estaba acostumbrado, pues el mismísimo príncipe era el portador de tan distintivos colores. No fueron infrecuentes sus encuentros entre los pasillos del castillos cuyas charlas, aunque breves, resultaban enriquecedoras para ambos. Eugeo conoció más la cultura y costumbres de Altea gracias al príncipe, quien veía la oportunidad de ofrecerle un enrolamiento definitivo cuando se sacaba el tema. De forma sutil lo propuso, en varias ocasiones,  pero Eugeo no supo ver más allá de sus palabras. Consideraba Altea su hogar actual, y así se lo hizo saber al príncipe, pero su lado más ingenuo ignoraba que lo que Marth quería era que sustituyera su nacionalidad y se bautizarse con nacionalidad Alteana. Eugeo rebajó su serio rostro cuando cruzó miradas con el príncipe. - Por supuesto. - Afirmó esbozando una sonrisa que fue costosa pero sincera.

El ápice de amigabilidad que mostró a Marth desapareció cuando los primeros jinetes desmontaron, momento en el cual volvió a mirar al frente. Los jinetes lanzaron la galopada una vez se atisbaron los primeros virotes en el cielo, recorriendo los cien metros que el regente había calculado con gran premura. La caballería situada en los flancos se adelantó tal y como estaba planeado, desequilibrando la formación y haciendo más cómoda la entrada de la caballería en vanguardia. Eugeo se limitó a evitar las lanzas que se enarbolaban por encima de los escudos, su montura ejecutaba sin titubear las únicas instrucciones con las que había sido adiestrado. Unos pequeños ajustes de rumbo con las riendas, posicionamiento del cuerpo, un poco de atino y... El voluminoso cuerpo del equino había arrollado sin miramientos la formación emergida.

Eugeo acompañó el ataque del animal con un movimiento de siega de su espada, alcanzando a varios objetivos en la carrera, sin determinante atino pero causando daños considerables a aquellos que fueron alcanzados. La formación emergida se había quebrantado pero los alteanos estaban en una situación comprometida, con los caballos parados la caballería perdía mucho potencial. Aquellos que estaban más apartados se retiraban unos metros para seguir cargando, sin embargo, la caballería situada en el centro había llegado a un punto muerto. La mayoría se agruparon en torno al príncipe -Eugeo incluido- e intentaban aprovechar el poco espacio que tenían trazando un perímetro circular que recorrían, ayudando a que las lanzas y espadas emergidas fueran menos precisas. Marth, Eugeo y los guardaespaldas más experimentados se situaron dentro de la formación, dando tiempo para que el príncipe evaluara la situación y trazara una nueva estrategia. Si algún emergido lograba pasar la barrera sus guardaespaldas se encargarían de que no llegara hasta su realeza.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Mar Feb 28, 2017 3:04 am

El príncipe era perfectamente consciente de la desventaja que corrían, siempre atacar un fuerte era estar en una desventaja estratégica, ya atacar una muralla como la de Regna Ferox era una locura y justamente por eso era que el príncipe se había apresurado tanto en tomar cartas en el asunto, si tenían una oportunidad esta era ahora, si llegaban a fallar ya no tendrían manera de pasar y debían abandonar la empresa que se había propuesto. Si este grupo no llegaba a tomar la brecha en esta oportunidad debían hacer retirada y olvidarse de aquello, y si perdía aquella oportunidad y volvía derrotado tendría que enfrentarse a gran parte de la corte real que dudarían de su calidad de líder militar y político. Tenía más en juego de lo que dejaba ver en aquella misión. Ya marchando hacia la muralla no había vuelta atrás y pese a que sentía un sano miedo por aquel enfrentamiento se mantenía firme y de pecho en alto, confiaba en sus hombres, confiaba en sus estrategas y en sus propios estudios, era joven y no tenía mucha experiencia en batalla, para eso tenía a sus caballeros más cercanos, más hábiles y experientes que él con las armas pero él tenía una joven vida de estudios y clases con tutores que le daban confianza en poder guiarlos, y claro, creía ciegamente en su sangre y ser el descendiente del primer hombre escogido por el dragón sagrado para salvarlos a todos y que fundó Altea.

Con la espada en la mano había visto delante suyo como los grupos laterales se habían adelantado y pasado frente a ellos, los emergidos habían caído heridos por las espadas y lanzas primeras, ellos llegaban justo para rematar a los caídos y mantener despejada la base de la valla de madera, estando así de cerca no le parecía tan impenetrable ni imposible la empresa, apenas tenía unos tres metros de alto y parecía ser solo de troncos cortados en tablas toscamente, claramente un trabajo provisorio para comenzar con la construcción de la muralla real, de hecho ya se veían rocas cortadas de formas algo cuadradas para ser apiladas y cementadas. Los arqueros apuntaban y sobre sus cabezas pasaron una ráfaga de flechas incendiarias, con puntas afiladas y cuellos envueltos en telas embreadas mantenían las llamas vivas lo suficiente como para que al clavarse en la madera comenzase a tomar esta poco a poco el fuego que debilitaría las ataduras de cuerdas superiores y la misma madera para permitirles pasar. Los emergidos del otro lado de la muralla comenzaban a movilizarse y ya se podían escuchar. El príncipe alzó su espada señalando una desigualdad en la valla donde se veía que era claramente una puerta - Despejen todo lo que puedan este lado, si la puerta se llega a abrir hacer lo posible por sujetarla abierta. ¡Concentrad las flechas contra la puerta! - la última orden fue dada y repetida por los caballeros hasta que alcanzó las filas más atrás de los arqueros.

Todo parecía salir bien hasta que una flecha pasó casi que rozando la cabeza del príncipe y se clavó en el trasero del caballo haciendo que relinchara de dolor y pateara hacia atrás hiriendo a un soldado alteano que cubría la retaguardia, el príncipe retomó enseguida el control del caballo y fue uno de sus caballeros que se acercó arrancando la flecha del animal para evitar que se siguiese lastimando con el movimiento, un ángulo demasiado vertical les reveló de donde venía y al alzar la cabeza pudieron ver sobre la valla de madera que los emergidos se asomaban con arcos y apuntaban hacia ellos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Jue Mar 09, 2017 1:56 pm

La carga de la caballería no encontró una resistencia lo suficientemente sólida, eliminando la guarnición emergida que se había apostado en el exterior de la empalizada. A los pocos minutos habían sido reducidos a unas pocas docenas desorganizadas, que poco a poco fueron cazadas por los caballeros alteanos. Mientras tanto, los tiradores mantenían sus flechas lejos de los aliados apuntando en todo momento a la parte superior de la muralla. Aquellos disparos que “fallaban” atravesaban la fortificación que, con un poco de fortuna, llegarían a herir a los emergidos que esperaban al otro lado. Podría decirse que la primera fase del asalto había salido según lo planeado, la ejecución había sido rápida y eficaz. Marth coordinó el siguiente movimiento con celeridad, localizando el punto de acceso y ordenando que se despejara la zona. Tanto de emergidos como de aliados, pues sería el objetivo de los proyectiles incendiarios de los arqueros. Si en algún momento el portón llegara a abrirse la vanguardia irrumpiría en el interior sin dejar que los emergidos salieran, por lo que debían estar atentos si eso llegaba a producirse.

Los caballos no podían hacer gran cosa una vez alcanzaron la muralla, debían esperaban a que el portón cediese y ese fue el momento en el que empezaron a verse expuestos. Emergidos enemigos se apostaron en la parte superior de la empalizada con arcos y jabalinas, arrojando el acero de manera indiscriminada contra los asaltantes. Uno de esos proyectiles pasó cerca de Eugeo, a punto estuvo de alcanzar al príncipe, en su defecto hirió su montura. El caballo se desbocó debido al dolor e hirió accidentalmente a un caballero que tenía detrás en una de sus cabriolas. La caballería con lanzas arrojadizas respondieron la agresión, mientras los arqueros seguían hostigando a los emergidos desde la retaguardia. Aquellos caballeros que no poseían medios para defenderse o contraatacar solo podían limitarse a ver como se desarrollaba la escena. Una escena que se complicó poco después.

Era imposible verlo desde la base, pero en lo alto de la inmensa muralla de piedra empezaron a vislumbrarse elementos luminosos. Usuarios de largo alcance como los magos y arcos largos se estaban organizando arriba y pronto empezaron a descargar una tormenta elemental sobre la infantería Alteana, que aún estaba llegando a la muralla. Bolas de fuego iban dirigidas a los pelotones más grandes para aprovechar el radio de la explosión mientras que los rayos y las flechas apuntaban a los arqueros con gran precisión. La altura les otorgaba un alcance muy ventajoso, pues era imposible responder los ataques desde tierra. Y la buena visibilidad haría que descubrieran la catapulta tarde o temprano. Si la destruían el ejército de Marth solo podría depender del fuego para debilitar la empalizada, inclinando la balanza peligrosamente en su contra.

Por otra parte, Eugeo había permanecido muy cerca del príncipe, viendo como lanzas y flechas llovían desde ambas direcciones, algunas de ellas pasando muy de cerca. Era consciente de la herida que había sufrido el caballo de Marth y eso le preocupaba, pues nunca era seguro montar un animal afligido y asustado. Temía que en algún momento llegara a desbocarse de nuevo, incluso llegara a tirar a Marth dejándolo expuesto a los proyectiles enemigos. Hasta que la puerta cediera por las flechas o la catapulta y los caballeros expulsaran a los arqueros de la empalizada no podían hacer nada. El joven de cabello dorado instruyó a su montura con las riendas, guiándolo a una distancia aun más corta del regente. Quería mantenerse lo más cerca posible para cubrirlo de las flechas o asistirle de forma inmediata en caso de que fuera necesario. - Si no dispone otra cosa, me uniré a la infantería cuando nos alcancen. Soy mejor luchador con los pies en la tierra. Debería usar un caballo sano, puede tomar el mío ahora mismo. - Informó al príncipe, tenso debido a las flechas que volaban.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Jue Mar 23, 2017 1:21 am

Los arqueros alteanos concentraron sus flechas a los emergidos que se asomaban en la muralla, tensaban su arcos y fijando en su línea de visión a los pequeños cuerpos que se asomaban por sobre la muralla lanzaban sus flechas silvantes derribando a varios que caían con sus cuerpos tomando fuego de las flechas incendiarias que eran utilizadas. El fuego que había sido lanzado con las flechas comenzaba a lamer la madera donde habían quedado clavadas subiendo hacia la cima tomando la madera seca y debilitando las ataduras de cuerda que sujetaban la estructura aún sin llegar a romperla pero poco a poco debilitando la misma.

Los emergidos veían que pronto la estructura cedería sin importar si se apresuraban a hacer mantenimiento de la misma así que centraron sus esfuerzos en aprovechar lo más posible la posición aventajada que tenían desde arriba para seguir atacando optando poco a poco una actitud más agresiva que defensiva. Parte de la arquería alteana se acercaba varios metros para centrarse no tanto en la puerta si no que en bajar a los emergidos del borde que amenazaban la seguridad de los soldados y caballería que se encontraban debajo. Marth se limita a mantener a su grupo centrado en aquel lugar y que no se desperdigase, las flechas eran respondidas con jabalinas desde abajo y los caballeros se mantenían en movimiento para evitar ser blanco fácil para los emergidos. Al acercarse el mercenario de brillante armadura y rubia cabellera,¡ Marth se encontraba sacando ya de su cintura una botellita marrón con la etiqueta colgando que decía "Vulnerary", un medicamento muy común, negó al ofrecimiento del rubio mientras tiraba el espeso líquido sobre la herida del caballo que dejaba de sangrar casi de inmediato - Es un caballo entrenado, le agradezco pero estaré más seguro sobre él. - se negaba a abandonar o descuidar el caballo que se le había obsequiado el marqués de Pherae, un caballo entrenado para la guerra, tan delgado y elegante como lo era fuerte y tenaz, recobrándose de inmediato mostrando ser solo una sorpresa por el dolor, el animal parecía volver a sus cabales de manera impecable con su cabeza blanca erguida y sus elegantes patas alzadas. - Si usted se siente mejor a pie, no seré quien le impida que así sea como pelee. Por favor manténgase cerca de la puerta, pronto cederá y deberemos abrirnos paso. - apenas terminaba de hablar que un grito desde detrás anunciaba lo esperado.

La catapulta estaba lista, cargada con una piedra de considerable tamaño ya estaba cargada y las cuerdas tensas, varios soldados vigilaban la estructura y magos de viento desviaban cualquier flecha que intentase llegar al arma de asedio. El príncipe alzó la espada y dio la orden y las cuerdas fueron cortadas de bajar de un hacha, la roca voló y la caballería permaneció expectante a la distancia segura donde habían quedado esperando. La roca golpeó inclemente contra la estructura haciéndola temblar por completo incluso haciendo caer a algunos emergidos tanto hacia el lado de Regna Ferox como hacia el territorio Alteano, algunas partes de la muralla se astillaron y los guerreros al pie de la muralla se apartaron cuando la piedra rodó quebrada en dos - ¡¡RECARGUEN!! - ordenó el príncipe y la catapulta era nuevamente cargada. Los emergidos caídos del lado alteano se alzaban contra los soldados como si la caía no les hubiese dejado rastro alguno de dolor aunque más de uno tenía claramente alguna extremidad desencajada.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Vie Mar 24, 2017 5:49 pm

Poco a poco la situación de la empalizada se fue estabilizando con la ayuda de los proyectiles alteanos, orientados hacia la parte superior para alcanzar a los que atacaban desde esa posición. El fuego seguía consumiendo la madera de la muralla, haciendo que su estructura perdiera rigidez, mas tardaría un tiempo considerable en caer de aquella forma. Afortunadamente Marth había tenido aquello en cuenta y puso a disposición de la campaña la ayuda de una catapulta. Ésta alcanzó su posición de tiro, protegida de los proyectiles emergidos con la ayuda de los magos que la custodiaban. Un movimiento inteligente por parte del príncipe, que dispensó la contingencia necesaria en caso de que centraran los ataques en el arma de asedio. Una vez la balista se detuvo, los artilleros cargaron la máquina con diligencia, calculando la tensión con la que debían retraer el brazo lanzador. En pocos segundos ejecutarían el primer disparo que, si bien no era difícil de acertar  en una estructura tan amplia, era indispensable que impactara con la mayor precisión posible para tirar abajo el bloqueo cuanto antes.

Eugeo aguardaba próximo a la entrada, junto a Marth, menos tenso ya que la lluvia de proyectiles se había reducido en la zona más cercana al portón. Intercambiando las palabras necesarias para coordinarse, el príncipe aprovechó para aliviar la herida de su montura. - Comprendo. - Asintió al comprender que su caballo no era común, ya sea por características físicas o por el cariño que le tenía. - No debe agradecerme nada, Marth. - Añadió, queriendo decir que tanto el caballo del rubio como -posiblemente- el de resto de jinetes eran de su propiedad y él por supuesto tendría prioridad en caso de que necesitara uno. No entró en detalles pues la batalla no permitía comentarios banales o distracciones. - No es impedimento, príncipe. Pero creo que ya he realizado mi función con éste caballo. Hay otros jinetes que perdieron su montura y seguro que le dan mejor uso que yo. - Explicó sin perder de vista los peligros que venían de la muralla. - Al otro lado de la puerta habrá poco margen de maniobra, me desenvolveré mejor si no voy montado. Desde la infantería me encargaré de protegeros de las lanzas que se alcen en el tapón. - Las fuerzas a pie estaban alcanzando el portón manteniendo una distancia prudencial para evitar ser alcanzados por la catapulta.

A la orden de Marth la catapulta ejecutó su primer disparo. El proyectil golpeó y desestabilizó la base de la empalizada, la cual se sacudió al no estar preparada para este tipo de ataques. Metralla de madera y roca emergió en el lugar del impacto, dejando la zona afectada claramente debilitada con la madera astillada y doblada. Una segunda piedra en un lugar próximo amenazaba con romper finalmente el bloqueo. Eugeo avisó a uno de los generales para entregar su caballo a algún jinete que lo necesitara y aguardaba junto a un pequeño grupo de infantería justo delante del príncipe. Cuando la puerta cediera, éstos atacarían primero para hacer hueco en la zona más inmediata del otro lado, permitiendo así que la caballería arrollara una linea menos sólida de emergidos. Algunas flechas seguían cayendo a un lado y otro de la muralla, pero los emergidos habían decidido abandonar la estructura de madera muy castigada por las llamas.

Como anunciaba la situación la segunda piedra no se estrelló en la empalizada, pues la atravesó, haciendo caer gran parte de la madera al suelo. No solo la puerta, varios metros de empalizada estaban en el suelo al ceder la cuerda que mantenía los rudimentarios troncos unidos. Con un inmenso rugido todas las fuerzas se lanzaron a conquistar el otro lado. Primero la infantería soportados por los ataques de magos y arqueros, y finalmente por la caballería pesada. La madera del suelo seguía incandescente, haciendo el atravesarla un momento delicado pues podía haber tropiezos o quemaduras en el proceso. Eugeo, por su parte, se lanzó en la primera linea de ataque esquivando con agilidad las llamas y manteniendo la carrera a la par de sus compañeros. Varias lanzas se enarbolaban en su contra, pero confiaba en dios y sobre todo en su armadura. Su espada se encargaría de desviar las alabardas a la parte más sólida de su coraza y ésta haría el resto. Una vez esquivó las “estacas” emergidas, junto con aquellos compañeros que sobrevivieron durante la carga, empezaron a hacer que la linea emergida retrocediera, merman a todo aquel que intentaba no ceder su posición con la ayuda de su propio acero.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Lun Mar 27, 2017 12:40 am

La caballerosidad de Eugeo era siempre encantadora a ojos del príncipe, tan correcto y servicial que le costaba pensar que viniese de otro lugar que no fuese Altea, un tanto egoísta y un tanto más orgulloso de más de su país y de los hombres que allí nacían. Por otro lado mejoraba mucho su imagen de Silesse. Agradecía de corazón que le ofreciese su propio caballo pero se sentía más seguro en el lomo del animal que Eliwood le había entregado, un tesoro para él tanto como la espada de plata que la tenía como representación de la unión y alianza de ambos líderes - Es bueno que reconozca sus limitantes y sus puntos fuertes, sobretodo en el campo de batalla. Confío en usted. - dijo con total sinceridad. Había demostrado en varias ocasiones su valor como un miembro del ejercito y como caballero y Marth consideraba que no era más que la sangre noble del rubio mostrándose y hacerle resaltar sobre los demás. Pero no tenía tiempo para pensar mucho en ello, la batalla seguía desarrollándose a su alrededor y no tendría tiempo para distraerse.
 
Los heridos se movilizaban al fondo donde los clérigos mantenían siempre sus bastones brillando sanando a cualquier herida que se les pusiera por delante, las jabalinas volaban y bajaban enemigos uno a uno, el aroma a sangre y madera quemada llegaba a todos y sumado a la adrenalina hacía que fuese fácil perderse en los instintos más básicos de los hombres que se entrenaban en la batalla desde jóvenes. El cielo se mantenía despejado pese al humo oscuro que comenzaba a salir y finalmente cuando la segunda roca derribó la puerta y parte de la valla el polvo subió como una gran nube, el aroma a tierra y polvo se sumó a todo aquello y algunos debieron de cubrirse el rostro para no toser. Por unos momentos la batalla parecía haberse pausado de ambas partes, los emergidos habían caído desde sus posiciones y lentamente se levantaban, el polvo apenas dejaba ver y el fuego tomaba con mayor facilidad todo en el piso, incluso cuerpos ahora. Aquel momento terminó cuando el polvo se despejó apenas un poco y el grito de guerra de los soldados en la primera línea se hizo audible comenzando a embestir contra el enemigo pasando sobre las llamas, los caballos saltando y pasando a toda velocidad derribando a cuanto emergido comenzaba a avanzar para intentar detener el avance del ejercito Alteano pero ya era demasiado tarde, con la pared caída y la puerta destruida ya no había nada que los pudiese detener. Desde atrás los arqueros y magos comenzaron a avanzar matando  cualquier emergido que pasase vivo el frente del ejercito que tenia como prioridad avanzar hasta el campamento enemigo.
 

Del otro lado de la muralla los esperaban más emergidos, formados para recibirlos se veía que habían abandonado las puertas cuando vieron que no tenían salvación y apostaban todo a detenerles ya dentro del campamento pero con la fuerza que la caballería ingresó y con la que los soldados a pie abrían las lanzas enemigas prontamente su formación comenzaba a flaquear. El príncipe se mantuvo en el límite de la puerta guiando desde su posición a los refuerzos que llegaban desde el fondo enviando cada grupo a donde eran necesitados más.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Lun Mar 27, 2017 2:25 pm

En el instante en el que el caballero de altea enfrentó se cara a cara e igualdad de condiciones con los emergidos -esta vez sin la montura involucrada-, su mente se sumergió en el fragor de la batalla. El universo de Eugeo se vio reducido a unos pocos metros cuadrados, donde los protagonistas eran él, los emergidos del frente y los compañeros situados en ambos costados del espadachín. Con la mente en blanco, la mayoría de sus acciones se ejecutaban por puro instinto y memoria muscular, evadiendo ataques con amagos o bloqueos, aprovechando cualquier ventaja para hender la carne emergida y asistiendo a aquellos soldados de Altea que se veían en apuros, pero no siempre llegaba a tiempo. No tenía margen para pensar, tampoco analizar la violenta escena de la batalla. Los segundos pasaban volando, como si de un recuerdo se tratase, protegiendo su consciencia de todo estímulo negativo que impregnaba el campo de batalla. No había hueco para el miedo, el cansancio o el dolor, ni tampoco para los gritos lejanos de los aliados. El cuerpo de Eugeo se movía como si estuviera programado, convirtiéndolo en ese instante en una máquina de matar mientras su espíritu se protegía dentro de una burbuja. Si bien no podría llamarse sed de sangre -ya que discernía entre aliados de enemigos- sí que mostraba una agresividad implacable durante el combate.

La carga inicial de la infantería consiguió desestabilizar la formación emergida ayudando en gran medida que la posterior carga de la caballería atravesara con mayor facilidad la línea enemiga. De aquella forma la ordenada escaramuza trascendió en un combate más caótico, pues emergidos y Alteanos acabaron mezclándose en un tumulto homogéneo. Habiendo perdido el punto de referencia de sus aliados, Eugeo se centró únicamente en combatir a los emergidos. Aún estando rodeado por ellos, los emergidos también se encontraban en esa situación, haciendo que cada uno se centrara en combatir lo que tenía más cerca. Una serie de duelos individuales en los que había que imponerse por fuerza, técnica y la suficiente suerte de no ser el objetivo más cercano de varios enemigos a la vez. La balanza se decantaba del lado alteano por lo que Eugeo no tuvo que preocuparse de aquello último, es más, aprovechaba la distracción de combates ajenos para abordar a los emergidos desde una posición mortalmente ventajosa.

La situación se prolongó hasta que solo uno de los bandos quedó en pie después de decenas de minutos, una cantidad de tiempo distorsionada para Eugeo, el cual no podría calcular con precisión. En todo ese lapso no paró de batallar, llevándose por delante un numero indeterminado de oponentes, no podían contarse con una mano pero sí con dos. El caballero estuvo perdido en la zona más profunda de la linea emergida, la cual se mantuvo hasta los instantes finales de la contienda. El porte sereno y brillante de Eugeo había desaparecido al final de la batalla, con la armadura enturbiada y desgastada. Un cuadro sangriento había sido pintado con la ayuda de su plateada espada, ahora bañada en un manto carmesí oscuro. Su rostro y cabellos también estaban perturbados con ese dantesco color, dando un aspecto general preocupante. No obstante, toda esa sangre había sido derramada por sus enemigos, no había ninguna herida en el cuerpo del rubio. Pasó graves apuros con los lanceros y arqueros emergidos, pero su coraza prevaleció ante sus puntiagudos filos. Los demás ataques fueron evadidos o bloqueados con la espada con facilidad, la práctica diaria de la esgrima le había aportado unos reflejos envidiables y sobre todo determinantes. En conjunto de habilidad y equipo, Eugeo estuvo igualado si no por encima por encima de todos sus enemigos, ganando cada lance y resultando indemne en el proceso.

Sólo bajó la espada cuando no había emergido al que atacar. Se mantuvo firme, con la mirada perdida al horizonte que ofrecía Regna ferox, la expresión de furia dio pasó a un semblante desgastado por el cansancio físico y anímico. A medida que la adrenalina bajaba empezaba a sentir la fatiga de su cuerpo, el jadeo de su respiración y otros estímulos que había dejado de lado como el oído o el olfato. El campo apestaba a muerte, a ceniza y a hierro. De igual modo ocurría con el chasquido del fuego, los lamentos de dolor y filos atravesando los cuerpos moribundos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Marth el Jue Mar 30, 2017 2:05 am

La batalla se desarrollaba frente a sus ojos y aún con la espada afuera y sin una gota de sangre que la manchara el príncipe seguía guiando a las tropas que se sumaban a la batalla manteniéndose siempre en una posición donde pudiese ser visto y él pudiese ver el campo de batalla. Muy cerca de él se mantenían algunos de sus caballeros más cercanos que protegían y cubrían al príncipe de los emergidos que detectaban aquella figura de poder e intentaban ir directamente a él mostrando una inteligencia que no había visto en el campo de batalla con anterioridad. Fue solo cuando todos los refuerzos habían llegado y cada hombre sabía que hacer que fue que el príncipe se sumó a la batalla cuidadosamente flanqueado por sus más cercanos y de más alto rango.

El humo se despejaba poco a poco mientras las llamas consumían y se expandían por toda la estructura de madera que no había caído, el sonido del metal golpeando, cuerpos cayendo y gritos de dolor y coraje así como el caos de la batalla con olor a sangre, humo y metal fue lo que recibió al príncipe de Altea a la batalla. Su caballo golpeaba el piso con sus cascos mientras avanzaba, cortos saltos le hacían esquivar los cuerpos caídos y pisaba a los enemigos que intentaban apartarse, su espada encontró el primer enemigo y no fueron muchos más los que cayeron bajo su filo que la situación ya parecía estar en total control. Verdaderamente su presencia en la batalla era un formalismo para los soldados que no comprendían la verdadera función del príncipe en el campo de batalla, muchos solo juzgaban si lo veían pelear o no y la presteza con la espada que tuviese, su estilo pulido y ayuda sutil de sus caballeros siempre le dejaban a la vista como un excelente guerrero y manteniendo todo en control satisfaciendo a los solados de mente más simple aunque la verdadera función de él allí era de guía y estratega primordialmente y de casi igual importancia de motivación para las tropas. El peliazul era muy consciente de ello y apreciaba a sus hombres con la mayor de las sinceridades, sabía que cada espada, lanza y flecha eran valiosas así como los hombres que las blandían y por eso se esforzaba por trazar estrategias militares donde regresase con mayor cantidad de hombres a sus casas aunque era imposible no tener bajas. Los cuerpos alteanos manchaban el piso pero eran mucho más los cuerpos emergidos los que tapaban algunas zonas al punto que no se veía la tierra bajo ellos. El príncipe se vio en medio de aquella batalla y ahora si con su espada manchada de sangre así como el blanco de su montura, los bordados y terciopelos arruinados por la batalla y su armadura un poco opaca por el polvo y las salpicaduras. Pese a todo no era ni parecida su porte al de Eugeo, el mercenario que se había vuelto un fiel soldado entre sus tropas que la cobertura de sangre enemiga sobre su armadura y espada era una muestra fiel de todo lo que había hecho esas horas por Altea.

Por un momento pareció haber un silencio antinatural cuando el último emergido cayó, cuando los soldados bajaron sus armas y los clérigos se acercaron con sus bastones para realzar a los heridos, un caballo corrió directo hacia el príncipe, un hombre de amplia túnica y avanzada edad le sonrió - El campamento enemigo ha sido tomado con éxito. - informó el estratega y Marth con una sonrisa levantó su espada hacia sus hombres, soldados ya habían subido a las torretas y a la muralla y desde lo alto de esta dejaron caer los largos estandartes azules a la vez que la bandera enemiga era bajada y subida la alteana - ¡La brecha ha sido tomada! ¡Tenemos la primera de muchas victorias! - los soldados y caballeros festejaron, cansados pero aún con la adrenalina recorriendo su cuerpo. Solo quedaba descansar y esperar a que llegasen las provisiones para asentar el campamento en aquel lugar, y claro estaba, la limpieza de cuerpos, pero no en ese momento, por ahora solo quedaba festejar y recobrar fuerzas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eugeo el Jue Mar 30, 2017 7:11 pm

El objetivo de Eugeo siempre había orbitado en torno al bienestar ajeno sin importar el precio que debiera pagar. Era una filosofía heredada de su familia, la cual, cada miembro debía cumplirla a través de los medios y destrezas que estuvieran a su alcance. Los que poseían dones políticos -en el pasado- utilizaban su influencia para preservar el equilibrio de poder en el país, los comerciantes promovían un intercambio justo que mejorara el flujo de mercancías, ampliando así la demanda de productos. Una vía ya conocida era la de los hermanos de la nueva generación, guerreros, enfrentando al enemigo con un estilo agresivo y frenético. Desgastando rápidamente su energía física, conseguían un potencial de combate superior, permitiéndoles eliminar fácilmente a los emergidos y acaparar la atención de los enemigos cercanos. De esa forma, no solo conseguían desequilibrar la linea, también desviaban las amenazas de los aliados más próximos. Suplían el riesgo adicional adicional con unas pesadas armaduras haciendo que sus cuerpos se cansaran en exceso, sobre todo si la contienda llegaba a alargarse.

Eugeo ya estaba pagando el precio por el desgaste que había obligado a ejercer a su cuerpo, los brazos pesaban y las piernas temblorosas apenas se mantenían erguidas. Además, un sentimiento tortuoso reverberaba en su conciencia cada vez que se dejaba llevar por la brutalidad, haciendo que su espíritu tampoco estuviera exento de dolor. No era arrepentimiento lo que le atormentaba, estaba dispuesto a abandonar una parte de si mismo si con ello auxiliaba el bienestar de otras personas. Mas la falta de sentido, el misterio que envolvía todo lo relacionado con la plaga que asolaba el mundo le sobrecogía. Esos seres parecían sacados de una pesadilla, un mal sueño que ya había sumido en el caos a varios países, como el que estaban tratando de reflotar. Dementes que sembraban el miedo allá a donde iban, cosechando vidas de inocentes sin motivo. Alucinaciones que se habían manifestado en este mundo y que perturbaba a todo ser vivo, pero, ¿Y si fueran los emergidos los que estuvieran encerrados en aquella realidad en contra de su voluntad? Al fin y al cabo, excepto por sus insensibles cuerpos, parecían organizados y tenían una identidad política sólida. Hasta el punto que libraban sus propias guerras, parecían humanos.

Los gritos de entusiasmo sacaron al caballero de Altea de su ensimismamiento. Haber tomado un punto de entrada a la frontera haría posible la llegada de refuerzos para proseguir la campaña y también permitiría dar refugio a aquellos que habían quedado atrapados dentro del aquél país. Potencialmente habían salvado muchas vidas, en teoría, la llegada de un futuro esperanzador estaba más cerca. Eugeo se agarraría a esa creencia, evitando caer en el abismo de la incertidumbre, sirviendo con la misma determinación al príncipe de Altea. Un regente que no se conformó con mantener solo sus fronteras seguras, trabajando incansablemente en la peligrosa empresa de Regna ferox sin importar las consecuencias que amenazaban si salía derrotado. Su preparación y anticipación en la batalla había decantado la victoria a su favor, cimentando una de las tantas otras losas que lo convertirían en el pilar de la liberación del mundo. Un caballero de la integridad, una manifestación del juramento de que define a la familia Schuberg.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
354


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 1:55 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Eugeo ha gastado un uso de su espada de bronce.
Marth ha gastado un uso de su espada de bronce.
Marth ha gastado un vulnerary.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!

Gracias al aumento de experiencia, Eugeo obtiene un nuevo skill de la rama Mercenary:

Paragón - Aumenta en +1 la experiencia que el mercenario, poseedor de la más ardua y larga ruta, gana por cada tema de tipo campaña, entrenamiento o misión.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Brecha en la frontera [Eugeo - Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.