Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Nov 07, 2016 5:58 am

Después de la ardua batalla en el bosque Forlon le fue permitido al zorro descansar un poco en aquel enorme castillo, la razón?, simple y llanamente necesitaba asearse adecuadamente para no regresar al Reino de altea con manchones de sangre por todo el pelaje. Punto y aparte Artemis no podía dejarlo de lado aun que intentara disimularlo pues mal que le pesara procuraba ser muy cuidadoso con su aspecto y, por qué no?, sanamente vanidoso. El lugar era enorme y les fue dicho a los sirviente que el laguz no era peligroso, por supuesto que le dispusieran de un baño caliente y una comida decente que le ayudaría a reponer fuerzas para regresar junto a su amo en el castillo de Altea. Al principio los que le contemplaron se sentían intimidados por los salpicones de sangre que tenía en el hocico, las patas y los costados de su cuerpo pero el zorro, acostumbrado a ser amigable con los humanos les hiso perder un poco el miedo con meneos de cola y soniditos adorables.... no podía evitarse que aun así lo tratasen con algo de reserva.

Aquel liquido rojo ya estaba algo seco y lograron limpiárselo de forma satisfactoria por lo que sus ropajes finos no se verían comprometidos al transformarse, aun así debían ser adecuadamente lavados y alistados para entregar a la mascota real de regreso en las mejores condiciones posibles. El zorro agradeció con un inclina miento de cabeza ya en su forma humana y pidió privacidad para despojarse de sus prendas y disfrutar en solitario de su baño caliente, no era que no confiara en los sirvientes que habitaban el lugar, normalmente no tendría reparos en dejar que le bañaran aun estando en su forma animal.... mas la batalla había sido agotadora y mantener su forma animal era un asunto complicado. Si, esta vez se limitaría a disfrutar del baño en su forma humana y por esa precisa razón no quería que nadie estuviese cerca. Había una razón por la cual no permitía que nadie viese su cuerpo desnudo, en especial su actual dueño.... al menos no sin que su espeso y esponjado pelaje lo cubriese. No podía permitir que vieran aquella marca en su espalda baja grabada con metal ardiendo en su piel como un recordatorio permanente de aquellos infernales días en Plegia y sus enfermizos métodos de "adiestramiento"
Spoiler:

Lo admitía, odiaba todas y cada una de las cicatrices que había en su piel; testigos silenciosos de horridas torturas y cruentos entrenamientos que en su tiempo estuvieron a poco de arrebatarle la cordura como había sucedido con muchos otros que había sufrido la desdicha de caer en Plegia en calidad de esclavos.... por supuesto y tomando en cuenta las cosas que llego a ver en el lugar donde lo tuvieron preso gran parte de su infancia se sentía hasta afortunado. Su cuerpo, en especial de la cintura para abajo estaba lleno de pequeñas marcas cicatrizadas de quemaduras, en especial en el área de los muslos pues sus adiestradores pretendieron ser discretos tomando en cuenta que su primera dueña no toleraría bajo ningún concepto que su adorado juguete regresase "roto" de ninguna manera.... razón por la cual aquellos sádicos debieron ponerse "creativos" con sus castigos en caso de que el zorro, quien en aquella época era apenas un cachorro, desobedeciera o siquiera fracasara en obedecer. Aun con esto, todas aquellas marcas de fierros calientes que le eran enterrados en la piel como castigo habían dejado pequeñas pero numerosas marcas fáciles de apreciar para quien tuviera buen ojo o supiera donde buscar aun que las verdaderas cicatrices, las más profundas y dolorosas eran principalmente las mentales y emocionales.

Salió de la gran tina de baño unos momentos en busca de algunas sales o aceites de baño que pudiese usar en su pelaje para mantenerlo en buen estado.... estaba convencido de que quizá no tendrían mucha variedad debido a la esterilidad de aquellas tierras. Rebusco un poco por los cajones que había en el lugar mientras tarareaba cualquier cosa para sí mismo y su larga cola plateada se sacudía al ritmo de esa melodía improvisada.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Sáb Nov 12, 2016 9:01 pm

Desde el principio, Seimei había dejado en claro que no era la clase de laguz que peleaba. Lo cual no era exactamente verdad. No era un completo inútil en el asunto, si realmente tenía que hacerlo podía lastimar a alguien, contando con que pensara en una buena forma de que sucediera. Era sólo que no le apetecía arriesgarse. Desde el primer día en Nohr, había jugado el papel de alguien indefenso. Gracias a eso, podía hospedarse como mayordomo mientras buscaba a la caravana de la que se había separado, sin tener la preocupación de ser enviado a batallar. El mayordomo personal del príncipe de Nohr. Por supuesto, cuando el príncipe y el ejército se iban a sus asuntos, como esa vez, Seimei no los seguía, sino que se quedaba tranquilamente atrás en el castillo o el fuerte de turno, dedicándose a sus tareas. Cosas perfectamente seguras que a él le resultaban lo más fácil en el mundo. Cuando los valientes volvían, tenían un espacio limpio, camas tendidas (y más camas armadas, si los números no alcanzaban), comida casi lista, todo dispuesto para la atención a los heridos, ropa remendada o hasta cosida a nuevo... mucho de eso gracias al gato negro. Pero su parte favorita era mandonear a los demás, mientras podía. Tenía que tener cuidado y sonar muy amable y jovial, pero podía dirigir a los demás servidores y mucamas en todo el proceso, y le encantaba.

-
Vayan a cambiar el aceite de las lámparas, traigan velas. ¡Pobres hombres, los harían cenar a oscuras! Yo dejo la cocina un momento. No muevan las tapas de las ollas por al menos una hora, nada de tocar la comida, tiene exactamente la cantidad de sal que necesita y sabré si alguien le ha agregado... nadie quiere irse a un calabozo por eso, haha. - Broma. No tenía poder de enviar a nadie a ninguna parte, sólo lo decía en tono bromista. Pero cómo le gustaría. - Debo ir con el príncipe. -

El príncipe había mandado a preparar un baño. Naturalmente, sería mejor que Seimei se encargara de todo, además era bueno verlo después de sus importantes batallas. Sin embargo, cuando alcanzó la habitación correcta esta ya se hallaba cerrada y ocupada. Una sirvienta parecía acabar de salir, llevándose ropa sucia que Seimei no recordaba ver puesta en el príncipe. Un poco descolocado (e irritado, porque ¿quién se había adelantado y entrometido en sus cosas?), fue en busca de algunas toallas, que portó colgadas al brazo cuando entró finalmente al cuarto de baño. La persona para quien habían pedido ese baño claramente no era el príncipe. El agua estaba quieta y nadie ocupaba la tina, pero un caminito de pasos mojados y goteo guiaba hacia cierto zorro que hurgaba en los muebles. Seimei lo conocía, era alguien con quien podría decir que se llevaba de maravilla y horriblemente, y ambas serían verdad. Pero ¿cómo había llegado hasta ahí? ¿Y por qué?

Más importantemente, estaba viéndolo en una forma inusual. Tenía un tatuaje interesante. No lo conocía, pero le sonaba de alguna parte, y estaba intentando recordar de donde. También tenía marcas interesantes, no las veía muy bien desde donde estaba, pero acercándose con el sigilo de todo felino y ladeándose un poco hacia el costado las veía un poco. Considerando con mucho cuidado el asunto del tatuaje, Seimei decidió quedarse con las toallas entre brazos en lugar de entregarlas, mientras tomaba asiento en el banquillo para uso justamente de un sirviente, puesto junto a la tina. Se quedó allí, mirando al zorro y preguntándose qué creía que buscaba en el gabinete de cremas y jabones. Había cosas delicadas ahí. Y caras. Y por sobre todo, que no eran suyas.

-
Ar... te... mis... ♪ -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Nov 14, 2016 2:30 am

Artemis no era por así decirlo un laguz que utilizara mucho sus instintos o se dejara guiar por ellos muy a menudo, de hecho en general se consideraba una criatura mas orientada a los placeres y comodidades que ofrecía la sociedad humana, por ello aun que era imposible erradicar algunas cosas como su gusto por corretear cosas más pequeñas que él o menear la cola la mayor parte del tiempo se mantenía en un estado relajado... por lo menos cuando estaba en un lugar seguro como aquel.

La empapada cola del Kitsune se movía con menos entusiasmo de lo habitual gracias al peso de su abundante pelaje que gracias al baño se encontraba mojado, haciendo ver aquella extremidad delgada y fina en total contraste a su esponjado aspecto característico. No era que pretendiera robar tampoco, si había tantos aceites en el cuarto de baño eran para ser utilizados y, en ese momento al menos estaba en aquel enorme castillo de aspecto elegante (aun que un poco tétrico) en calidad de invitado; tampoco planeaba quedarse mucho, solo un pequeño baño, un merecido descanso para reponer las fuerzas y finalmente regresaría al reino de Altea al lado de su adorado amo peli azul.

- KOOOOUUUUN!!!!!! -

En cuanto una voz sonó de improviso atrás de el Artemis no pudo evitar soltar un chillido que podría pasar, quizá, como un aullido muy extraño.... uno que revelaba sin lugar a dudas que era un zorro hecho y derecho. El laguz de pelo plateado contaba con un muy sensible sentido auditivo, tanto así que aquella era la primera vez en su vida que alguien lograba ser tan sigiloso como para tomarlo desprevenido y pegarle un susto de muerte al punto que las pequeñas botellitas de aceites y lociones de baño que traía en las manos se le resbalaron.

El nerviosismo que había invadido al pobre zorro fue tal que no logro reaccionar a tiempo y entre el manoteo que dio en un burdo intento fallido por sujetar las botellitas que soltó termino por empujar un poco el estante provocando que varias botellitas más que había sacado del gabinete acabaran en el piso rompiéndose en una pequeña sinfonía de los minúsculos trozos de vidrio impactar contra el piso. Artemis se quedo viendo aquello con una expresión blanca que envidiaría hasta el mejor jugador de póker sintiendo un escalofrió correrle por la espina dorsal al alzar la mirada y ver un rostro familiar que disfrutaba de la escenita involuntariamente montada.

- Seimei?.... -

El pobre Artemis estaba más blanco que un fantasma, en especial por que hasta hace un momento había estado de espaldas a él.... estaba seguro que el maldito tatuaje Plegiano no había pasado desapercibido. Eran sentimientos encontrados, por un lado se alegraba de ver al gato y por otro deseaba que se lo tragara la tierra, mas aun que ahora estando frente a el debía cubrirse la entrepierna con sus manos pues estaba totalmente desnudo.

- Que gusto saludarte.... aun que.... no me esperaba verte en un lugar como este. Tu también te enlistaste en las campañas de Nohr contra los emergidos?.... -

Pregunto aun cubriéndose con las manos mientras su ahora delgada y mojada cola daba lo mejor de su intentando ocultar el escandaloso tatuaje que tenía en su espalda baja.

- Esto.... como ya dije.... es un enorme placer saludarte Seimei, un verdadero deleite a mi parecer pero.... errrmmm.... po-podrias pasarme una toalla?. Es.... algo complicado mantener el decoro cuando mis intimidades están siendo comprometidas de esta manera si bien me entiendes. -

Sonreía de forma notoriamente forzada y estaba encogido sobre sí mismo, con sus mejillas totalmente coloradas y sus mojadas orejas echadas hacia atrás con nerviosismo. Su cabellera plateada normalmente de aspecto sedoso y delicado estaba en ese momento pegado en su rostro y cuerpo, aun escurriendo algo de agua.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Nov 18, 2016 11:50 pm

Asustar a Artemis era de lo más divertido, no lo podía negar. Era un simple placer que hacía su día más brillante y más bello. Un poco de poder sobra otra persona casi siempre le causaba a Seimei ese efecto, pero con Artemis tenía cierto regusto especial, probablemente porque la última vez que lo había visto le había hecho pasar un estrés que resentía mucho, sin olvidarse en absoluto, como buen felino quisquilloso que era. El problema era que el zorro no le permitía disfrutar plenamente de ese placer. Al sobresaltarse había dejado caer lo que tenía entre manos. Y así, negada su diversión, Seimei sólo pudo pensar en la mancha que en dos segundos habría en el suelo, por no mencionar el vidrio roto y el contenido de esa botella perdido para siempre. Después de esa, otras más. Preciadas cremas, jabones y aceites perdidos. Le quitaba gracia a la escena... aunque no del todo. Ver a Artemis nervioso seguía siendo bueno.

-
Sí, soy yo. Tal parece que has tenido un momento de torpeza... - Se paró. Le hablaba y en todo momento le hablaría con una sonrisa y un tono suave y amable. - Si fueras uno de mis tareas, mis laguz, estarías caminando sobre el vidrio como castigo, antes de limpiar. Pero no eres de mis amos, ¡qué suerte! Podemos estar tranquilos. ¿Qué tal si limpio ese desastre por ti? -

Rió de buena gana. Era agradable ver a Artemis, en realidad. Pese a todo. Era una persona de su interés y no le molestaba seguir viéndolo. ¿Entonces por qué decirle algo así? Pues por verlo nervioso. Además, era verdad. Y la pregunta, por supuesto, sólo era retórica, ya se estaba alejando a otra esquina del cuarto de baño para buscar otro balde de agua, algunos trapos y una escobilla de fregar. Sin embargo, no llegó a girarse o quitarle los ojos de encima a Artemis, pues no quería perderse un segundo del espectáculo que hacía ahora, tapándose abochornado.

-
Yo no sería capaz de defenderme contra esas cosas. Sólo estoy trabajando aquí un poco. - Levantó un poco las toallas colgadas en su brazo. - ¿Dices que quieres una de estas? Pero la mojarías, cuando claramente todavía no has terminado. Me parece que no. -

Era placentero negarle cosas. Especialmente cuando estaba en una situación así. Lucía realmente indefenso así, empapado, avergonzado y cubriéndose con las manos, aunque era poco lo que conseguía tapar. Después de todo, ya había visto todo el resto. Y lo que ahora tapaba, pues lo había visto hacía unos segundos también. Tomaba nota mental de esa clase de detalles, un buen físico significaba un buen precio de mercado, Artemis era intocable en ese aspecto pero el laguz gato no podía evitar calcular. Tenía más masa muscular y mejor definida que él, eso era versátil. Rodó los ojos y soltó un suspiro por tanta reacción, aunque por dentro gozaba cada segundo del zorro sonrojado y en posición menos digna.

-
Intimidades. Artemis, Artemis... no sabes qué he hecho, pero sabes qué soy. ¿Crees que ver una intimidad más en esta vida me va a llamar la atención? Enseña en paz, haz de cuenta que no estoy aquí. Nada que esconder. -

No le estaba mintiendo. Su interés en el cuerpo desnudo de otra persona rondaba lo nulo, después de todo lo que había visto y frente a quienes se había tenido que mostrar él. Hasta se le hacía extraño que Artemis todavía tuviera verguenza. Quizás no había tenido que ser esa clase de esclavo en su tiempo como tal. Le hizo un gesto despreocupado con la mano y se puso a buscar los implementos de limpieza, por supuesto que llevando consigo las toallas.





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Dom Nov 27, 2016 8:20 am

Artemis no pudo evitar poner mala cara ante el primer comentario del felino pues aun que este estaba sonriente y parecía que solo "bromeaba" no era un asunto que el kitsune pudiese tomarse totalmente a bien pues de primera mano ya había sido víctima de castigos crueles y excesivos desde muy joven.

- Por suerte elegí servir a un amo con estándares menos…. severos para sus castigos. -

Artemis lanzo un pequeño suspiro pues estando mojado y desnudo sentía que todo su porte y su glamur había saltado por la ventana más alta del castillo para toparse con alguna muerte segura y rápida. Aun así, en parte se sentía aliviado de que aquel que lo había tomado desprevenido y en una situación tan indecorosa fuera precisamente el felino pues sentía que era quien más podría comprenderle bajo esas situaciones.

- Y es verdad que no he terminado pero las toallas están hechas para mojarse, es su propósito en esta vida!!. Como negarle a una toalla el derecho a mojarse cuando uno sale momentáneamente de la ducha?. Es una dicha de toalla, un honor y virtud que solo una toalla conoce. -

Estaba exagerando?, probablemente pero era costumbre del zorro sacar un lado cómico incluso a las situaciones más adversas… debía aprenderlo o acabaría volviéndose totalmente loco por el estrés que le habían ocasionado en el pasado toda esa sarta de barbaridades a las que lo habían sometido. Todo, definitivamente todo era más llevadero con una sonrisa. Así, cuidando de no pisar los vidrios rotos Artemis se limito a regresar a la gran tina de baño donde el agua aun estaba agradablemente caliente, soltando un nuevo suspiro para relajarse nuevamente en el agua.

- Y…. con trabajar aquí te refieres a que ahora sirves a la realeza de Nohr?, te compraron o algo?.... No sé yo los demás príncipes y princesas que según escuche no eran pocos pero al menos el primer príncipe, su alteza Xander parece un líder muy decente. Espero sinceramente que él no sea quien ponga el castigo de los vidrios o me llevare un buen disgusto. -

Echo las orejas para atrás en un gesto de ligera molestia mientras se hundía en el agua hasta que solo su nariz, sus ojos y grandes orejas peludas sobresalían del ligeramente opaco manto de agua.

- Pues yo fui enviado a Nohr como un refuerzo de Altea para su campaña de liberación así que estoy molido. En las veces que toque el suelo se me metió algo de lodo acido entre las almohadillas de las patas y ahora mis pies me arden un poco, el terrible olor pantanoso y toxico del bosque me han dejado con unos mareos brutales y mi pelaje se lleno con la sangre pútrida de los emergidos. Necesitaba un baño y un descanso con premura…. vale que no debo ser quisquilloso en tierras extranjeras pero el entorno de Nohr es tan hostil que de verdad logro ponerme al límite…. mis respetos para su alteza Xander y sus soldados que soportan esto a diario. -

Era admirable, sin duda. Más aun que lograran hacer de una tierra tan infértil y contaminada un reino entero. Aun así, secretamente y para sus adentros se preguntaba si aquello tenía que ver con que adorasen al dragón caído en lugar de a Naga pues según recordaba las tierras de Plegia no eran precisamente campos fértiles llenos de flores.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Lun Nov 28, 2016 12:39 am

Al parecer, no era bueno usar los castigos como broma o sacarlos como tema de plática con Artemis. Bueno, tenía sentido. Él parecía provenir de un trasfondo mucho más arduo que el de Seimei, donde los castigos existían, pero no estaban fuera de razón ni habían dejado recuerdos traumáticos en él... tan sólo muy bien inculcados sus deberes y pautas de comportamiento. Pero le daba mucha curiosidad, debía admitir. Quería hurgar en lo que había visto y en la crianza de ese laguz, en especial en las partes que ardiera sólo pensar, que regresaran a flor de piel la intensidad de viejos dolores. ¿Cómo podía resultar un especimen tan bueno de una crianza tan extrema? Le interesaba mucho. Pero esperaría a la mejor oportunidad de sacarlo a superficie. De momento lo miró con muy atentos ojos felinos, divertido por cómo hablaba. ¿Eran nervios o sólo era así?

-
Cuando salgas, Artemis, cuando salgas. Continúa con calma. - Rió un poco.

Dejó las toallas bastante fuera de alcance, apoyadas sobre uno de los muebles de la habitación. Entonces tomó la pala, la escobilla, se colgó al brazo un par de trapos limpios y un pequeño balde de agua tibia, llevándolos a limpiar el desastre de aceites y cremas en el suelo. Artemis ya estaba en la bañera y fuera del camino, por lo que no sería estorbo. En cierto nivel le gustaba verlo cómodo ahí, mejor que se quedara. No le miró demasiado en ese momento, pues le urgía limpiar antes de que las sustancias se secaran. Apoyó el balde en el suelo y con cuidado se agachó a comenzar, sin tocar el desastre ni con la suela de los zapatos. Sólo se dobló las mangas hacia arriba ordenadamente y empezó a retirar a la pala los trozos de vidrio, para luego limpiar en paz el suelo, fregando y lavando. Escuchó a Artemis con las manos ocupadas en su tarea, muy paciente con lo que hacía.

-
¿Comprarme? Haha... no, es sólo un arreglo temporal. No te preocupes, el príncipe Xander no es mi amo. De hecho, concuerdo en que es la viva imagen de la caballerosidad y dedicación. - "Afortunadamente para mi." Agregó mentalmente. No quería entrar en mucho detalle. - Puede decirse que me está yendo bien. -

El motivo por el que prefería ser escueto era que el príncipe Xander desconocía la verdad sobre Seimei. Lo que era, que Artemis había sabido desde el principio gracias a sus envidiables habilidades. Y era mejor que eso siguiera siendo así. El gato dejó el suelo húmedo pero limpio, y dejó de lado la pala con los restos de las botellitas mientras dejaba al zorro hablar. Al ver en ella por segunda vez las etiquetas que indicaban lo que había sido cada difunta loción, una idea comenzó a surgir en su mente, causando que el felino esbozara de a poco una complacida sonrisa.

"¿Y qué tal si...? Qué tal si, sólo como medida de seguridad, y porque te aprecio tanto, dificulto tu partida..."

Oh sí, tendría que continuar maquinando eso. Se distrajo un poco con los horrores de los que le hablaba el zorro, acercándose a la bañera y a él con una mirada sorprendida y hasta un poco de simpatía en sus suaves facciones. Lodo ácido, pantano, peleas, todo un espanto. Se sentó en el banquillo junto a la bañera, mirándolo hundido ahí. No se veía herido, sus heridas eran viejas, pero le parecía algo aterrador igualmente. Se inclinó un poco, apoyando sus antebrazos en el borde para mirarlo con las orejas algo agachadas. Para él, nada de eso tenía sentido. Artemis era de una especie rara y era alguien adorable, que vivía como Seimei, no había motivo para mandarlo a sufrir.

-
Nohr no es un sitio para criaturas como nosotros... ¡y pobrecillo tú! ¡Te han tratado como a un soldado! ¡Qué espanto! ¿Por qué, cariño? -

Podía imaginarse un poco su situación. No sentía por él, pero podía entender. Queriendo darle una ayuda a su modo, estiró la mano para tomar una botella de líquido que sí correspondía a la loción que se usaba a la hora del baño, la destapó y vertió un poco justo sobre la cabeza del zorro, sonriéndole. El aroma era sutil pero una nariz laguz lo captaría, era agradable a sus sentidos.

-
¿Tuviste una pelea con tu amo? ¿Ya no te quiere a su lado? Sólo dime y te hallaré lugar. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Nov 28, 2016 4:34 pm

Artemis seguía totalmente relajado en la tina mientras escuchaba las palabras de su felino interlocutor, le había hecho antes un poco de ilusión el que Seimei dejara eso de andar en barcos esclavistas haciendo a saber qué y que ahora se dedicara a servir de algún tipo de mayordomo, mas para su desgracia el chico de cabellera azabache le golpeo con la dura realidad afirmando que solo era temporal.

- Creo que Nohr no es para ningún tipo de criaturas en general… no pude detectar un solo animal en el bosque y eso ya es bastante alarmante. No quiero imaginar qué tipo de criaturas a parte de los emergidos podrían ser capaces de sobrevivir aquí -

Aquello lo tenía genuinamente preocupado pues pese a que podía vivir por su cuenta en estado "silvestre" no se imaginaba sobreviviendo más de un día en el temible bosque de Forlon. El lodo que se le había metido entre las patas le había dejado irritadas las plantas de los pies y las palmas de las manos, mas el agradable calor del agua aromatizada le traían un alivio a sus ardores muy bien recibido.

- Si mi amo estuviese molesto conmigo me habría amarrado al patio trasero del castillo sin mencionar que quitarme el postre de la cena suele ser recurrente; como vez no es el caso. -

Las orejas de Artemis se echaron hacia atrás de forma sumisa en cuanto el felino comenzó a rociar una loción de aroma suave pero sumamente agradable para su agudo sentido olfativo. El zorro a diferencia de la mayoría de los esclavos estaba acostumbrado a ser atendido y acicalado por lo que eran pocas las tareas domesticas que sabía hacer por su cuenta…. por no decir ninguna.

- Pero últimamente está muy ocupado así que pensé que si lo ayudaba a quitarse de los hombros un par de tareas pendientes tendría nuevamente tiempo para jugar conmigo…. mandar refuerzos a Nohr era una de esas tareas pendientes. -

Al decir aquello jugueteaba un poco con uno de sus largos mechones de pelo que gracias a la humedad y a la luz de los candelabros del baño parecía como si estuviese hecho de plata fundida, ciertamente Artemis era más bello y majestuoso estando limpio pero incluso estando mojado y desnudo su porte elegante se mantenía intacto.

- Y es que no lo conoces Seimei… me he hecho adicto a los mimos de ese muchacho. Quiero que me de unas palmaditas en la cabeza y me diga "buen trabajo!" como cuando le traía la pelota… quiero que me apapache y me acaricie como cuando nos conocimos…. ya siquiera tiene tiempo de rascarme la barriga, la barriga Seimei!!!! -

El zorro volteo a ver al gato con ojos grandes y cristalinos de cachorro abandonado, sufriendo cual doncella enamorada que no recibe suficientes atenciones. No podía evitarse pues los canes ya por instinto tienden a apegarse mucho a sus dueños y Artemis no era la excepción a esta regla…. sumado a esto él en particular solía sentirse solo con descarada facilidad y cual "síndrome del perro abandonado" a veces hacia locuras solo por obtener algo de atención.

- Así que me dije a mi mismo; "Mi mismo, se el fuego y no el insecto" y se me ocurrió que si pasaba una temporada fuera a lo mejor me extraña. Ya lo veo…. voy corriendo hacia las puertas del castillo y él me está esperando con los brazos abiertos diciendo algo como "Arty!, te extrañe mucho!" y yo le responderé "Amoooooo, al fin estoy de regresooooo". Cenaremos juntos en el gran comedor del castillo, recibirá el informe de que he hecho un trabajo impecable y me dará golosinas extra…. si, si…. ya lo veo venir. -

Artemis se perdía en aquella fantasía muy al estilo novela romántica en la que incluso podía ver pétalos de rosa caer de fondo mientras sonaba música dramática para acompañar la escena, mientras tanto el zorro tenía en la cara una amplia sonrisa llena de felicidad que no se la quitaba nadie mientras que su larga cola se meneaba inquieta y a como podía debajo del agua, salpicando un poco fuera de la tina.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Dic 09, 2016 3:15 am

Miró las manos de Artemis. Las plantas de los pies no se las veía, el agua estaba clara pero en su posición no mostraba tanto la parte inferior. Aún así, veía las palmas de sus manos un poco irritadas por el lodo ácido que había estado pisando como zorro. Todo le parecía cada vez más espantoso, Seimei era el primero en reconocer que Nohr era un pésimo lugar para vivir, aunque no quisiera decirlo en voz alta ante otras personas, para que su opinión no alcanzara los oídos del príncipe. Ese era un ejemplo demasiado bueno. Se quedó apoyado al borde de la bañera, mirando con lástima el daño hecho mientras escuchaba cómo Artemis había terminado allí y haciendo esa clase de cosas. Y resultaba ser algo tan simple y plano como impresionar a su amo con sus hazañas alocadas... por una especie de fijación con volver a jugar y ser mimado... sí que era una mascota.

-
¿No haces trabajo de verdad para tu amo? Permíteme decirte que jugar no es una ocupación digna de una persona entrenada... - Su tono fue un poco tajante, no lo pudo evitar. - Bueno, peleas sus batallas al parecer. Aunque sin su explícito permiso. Todo suena tan descuidado, no sé qué decirte. El único trabajo serio, de hecho un trabajo horroroso, y justo se te ocurre hacerlo en secreto... -

Pequeñas ventanas a su verdadero pensamiento y su verdadero ser se abrían cuando estaba con Artemis, otro esclavo al que no tenía que impresionar, ni siquiera manipular ya que no era criado por él ni sería vendido por él. No habían motivos para actuar tanto, así que terminaba diciendo lo que pensaba. Le parecía simple y hasta sin sentido lo que Artemis hacía. Por mucho que quisiera a sus amos, arriesgar su vida y ser lastimado no valía la pena por nada ni nadie. El zorro podía decirle infinitamente lo que sentía, pero eso no haría al gato entender. No creía en esa clase de vínculos.

-
Por supuesto que es bueno que quieras a tu amo, es lo natural... lo conveniente de hacer, al menos. Hace todo más agradable. -

Eso era todo lo que podía decir. Era natural convencerse de tener ciertos sentimientos, en especial esclavos que estarían en poder de una cierta persona todas sus vidas. En una situación así, lo mejor era dedicar su ser entero, casi como hacía Seimei con sus amos verdaderos. Pero al final de todo, siempre habían cosas que no haría. La persona que más amaba en el mundo no era nadie más que él mismo. Entendía lo conveniente y entendía que era sano tener un apego hacia un amo, pero no más, aunque lo intentara comprender. Un sentimiento forzado no llegaba lejos, después de todo. Se quedó viendo con suma curiosidad la ilusión en el rostro del kitsune al hablar, y como para despertarlo virtió otro poco de loción sobre su cabello. Le gustaba verlo limpio, regresado a su belleza usual. Recogió un poco de espuma ya formada, y la dejó sobre la nariz ajena, sonriéndole pacientemente.

-
Quizás si te tomaras las cosas más en serio y mostraras tu esfuerzo te ganarías esa clase de recompensa, ¿no lo crees? Lucir tu utilidad, pero ser discreto al hacerlo, y reaccionar humilde cuando te halaguen... todo es parte del comportamiento adecuado. Te aseguro que si lo hicieras, tendrías su atención en nada de tiempo. Eres precioso, ¿cómo no hacer que se te adore? - Rió con su voz suave y su descarado narcisismo. Al final, sólo sabía relacionarse de esa forma. - Pero bueno, me alegra que al menos no hayas sido desechado en este lugar. Aunque tus hábitos y tus comportamientos sean muy extraños. -

Sobre lo cual, quizás era tiempo de preguntar. Dar la estocada de gracia. Lo tenía bastante arrinconado, y ya estaba relajado y hablando... suponía que no iba a saltar fuera de la bañera o intentar nada extraño. Sí, era buen momento. El gato bajó la vista sin reparos a las cicatrices y marcas en el zorro, blancas y fáciles de perder de vista. Sonrió un poco más amplio, con toda la simpatía posible.

-
Con tus amos anteriores no era así en absoluto, ¿no? Ciertas cosas saltan a la vista... -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Vie Dic 09, 2016 4:36 am

El zorro se mantenía relajado, disfrutando del baño sin mostrar ningún tipo de rechazo al ser acicalado aun que si parecía mas que notoria su incomodidad de que su cuerpo humano quedase expuesto a la vista de otros. Por otro lado admitía que las palabras de su felino interlocutor no le molestaban si no que, de hecho, le hacían algo de gracia... ciertamente jugar y ser consentido no era algo que pudiese considerarse muy digno pero era ese el trato que su amo había decidido darle por lo que el simplemente lo aceptaba y de paso se daba el lujo de disfrutarlo.

- Hago más trabajos para mi amo de los crees estimado Seimei y te aseguro que para mí es un verdadero placer el servirlo. Pelear es una de ellas aun que normalmente se muestre reacio a dejarme participar en ese tipo de actividades. Soy buen compañero de cacería para los eventos de los nobles y se entretener a los humanos en las fiestas de alta alcurnia, soy todo lo que mi amo me pide que sea en el momento que quiera y por el tiempo que le plazca.... en este momento el quiere que sea su perro y actuó exactamente como tal, eso incluye claro traerle las pantuflas en las mañanas mientras meneo la cola, ir por las pelotas o las varas que arroje y ladrarle a toda ardilla ocasional que se cruce por el jardín. Soy su compañero a cuatro a patas, soy su guardián, soy su bufón, un poeta, soy un caballero, soy un sirviente, soy un guerrero, soy una almohada, soy quien escucha en silencio o un compañero de charla, soy un refinado bebedor de té o un alocado juerguista, un amigo, un detector de drogas, un asesino a sangre fría o una bestia de guerra, un arma o cualquier otra cosa que se le pueda ocurrir. -

Se limito a decirle encogiéndose de hombros como quien no quiere la cosa, sin darle mucha importancia a ello. Hasta el día en el que fue liberado y comenzó su vida como zorro errante nunca se había molestado en ser nadie, en ser nada, se limitaba a adaptarse a los cambiantes gustos de su caprichosa dueña adolescente y nunca se quejo por ello. Podría decir que hasta esa época apenas comenzaba a desarrollar una personalidad con gustos propios ahora que su dueño actual le daba la libertad para hacerlo pero siquiera el propio Artemis sabia que tan "real" era su yo actual.

- Supongo que intentare tomar tu consejo, quizá regresando al castillo me esponje un poco más el pelaje ~♪. Aun así, te aseguro que ya me tomo las cosas bastante enserio, mucho muy enserio ~♫. -

Las orejas del laguz de pelo blanco se alzaron contentas mientras hablaba dedicándole una pequeña sonrisa al felino cuando este le puso algo de espuma en la nariz, sin poder evitar estornudar un poco momentos después debido al cosquilleo. Sin embargo, su actitud cambio casi completamente en cuanto escucho el último comentario del gato pues sus largas orejas se agazaparon hacia atrás mientras que Artemis se recargaba totalmente en el respaldo de la tina, soltando un pequeño suspiro.

- Digamos que nunca tuve mucha suerte con mis amos; pase por varias manos hasta llegar al que tengo actualmente. Fueron tiempos.... complicados. No es una historia que quiera contar y con toda seguridad no es una que tú quieras escuchar... Soy quien soy ahora, lo que fui o lo que pude ser poco importa. -

No era un tema agradable para el laguz de ojos azules, eran viejas heridas que aun dolían al recordarse, tiempos muy obscuros y tortuosos matizados con unos pocos rayos de luz y felicidad.... dulces y amargos, buenos y malos, recuerdos que permanecían frescos en la mente del zorro aun con el pasar de los años y de los cuales normalmente prefería no mencionar... porque era algo quizá muy personal o porque simplemente a veces era muy doloroso de recordar.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Lun Dic 12, 2016 12:15 am

"El pensamiento de un esclavo dedicado", pensaba Seimei mientras oía a Artemis hablar. Extrañamente, le complacía mucho. Su cola se irguió y permaneció quieta, y en su rostro apareció una sonrisa suave, acompañando a una mirada gentil. Le gustaban los esclavos bien portados. Y le gustaba tener eso en común con Artemis, una mentalidad metida por completo en su rol, aunque él nunca hubiese dicho ser un esclavo actualmente. El gato creía que era algo inescapable. Una vez entrenado, no creía que uno pudiera cambiar. Así como Artemis lo miraba y leía cosas en él, Seimei podía escucharlo y creía entender algo que yacía al fondo de su ser.

-
¿No es eso adorable? Ambos sabemos cómo se llama esa labor, y no es mascota, después de todo... - Eso era lo que decía ser, ¿no? No era lo más exacto. - ¡Lo haces tan bien! Ojalá fueras de mis pequeños. Estaría muy orgulloso de ti. -

Rió con el estornudo del zorro, un ruido pequeño pero animalesco a su parecer. Tenía comportamiento extraño y a veces frustrante, pero cuando no estaba metiéndose con él por diversión ni nada parecido, realmente no le desagradaba su presencia. Mirarlo era divertido. Al ver que no seguía con su baño él mismo, se ocupó en acercarse el balde más grande de agua y una jarra más pequeña, que llenaba para vertir sobre la cabeza del zorro, quitándole así la espuma del cabello. En ese momento, era indudable que estaba limpio y por ende no debería molestarle tocarlo, pero seguía actuando como siempre, por instinto y costumbre. Con paciencia y cuidado continuó repetitivamente, en cierta forma contento con ayudar en regresar a su querido y odiado zorro a su estado normal.

-
Mucho muy en serio... ¿quién soy para cuestionarlo? - Rió un poco. Si lo decía así no sonaba tan serio.

Pero entonces pareció tocar la cuerda correcta para entrar en algo que sí era de suma seriedad. Algo que le interesaba mucho. El otro laguz se reclinó en la tina y Seimei cesó de vertirle agua encima, quedándose con la jarra en mano y muy curioso respecto a lo que diría a continuación. Sí, esperaba que pusiera algunos impedimentos para hablar del asunto, pero nada que no pudiera resolverse, sacar a la luz con un poco más de convencimiento. Fingió inocencia y entendimiento, asintiendo un par de veces.

-
Prefiero el producto final, sí. La criatura en bruto nunca es ni siquiera la sombra del producto refinado, rompería mi corazón verte de otra forma... así que es verdad, sería mejor no mencionar al Artemis antes de esto. -

"Pero..." Agregó mentalmente. El asunto no terminaba ahí. Dicho lo dicho, tomó la palabra otra vez en la voz suave y sumisa de casi siempre, apoyando un codo al borde de la bañera y vigilando a Artemis. No quería dejarlo escapar de eso. Su sonrisa se agrandó, su mirada se mostró clara y atenta.

-
No pido que cuentes toda la historia. Pero es que me interesa muchísimo el método, verás. Donde me criaron, jamás necesitaron arruinarme físicamente para que aprendiera lecciones. Al contrario, era importante no dejar marcas. Sería menos perfecto. - Otra vez el narcisismo, expresado con toda normalidad. - Sólo me interesa ese método de crianza. ¿Donde dijiste que fue? ¿Quienes te hicieron ser? ¿Por qué te pondrían marcas como la que tienes detrás, si querían que fueras agradable a la vista? - Insistió, y no paró ahí. - Cuéntame, por favor. De las heridas en tus piernas, la marca... ansío saber qué propósito cumplieron. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Dic 12, 2016 1:14 am

El zorro de ojos celestes no pudo evitar sentirse ligeramente incomodo ante el primer comentario del felino.... era verdad que por más que lo había intentado no podía ir contra el código de conducta que le habían inculcado pero desde su perspectiva no era nada para sentirse orgulloso ni satisfecho; lo sobrellevaba por que no le quedaba de otra y si había decidido ponerse al servicio de su amo actual fue, al menos al comienzo, como una manera de asegurar su bienestar pues Artemis sabia mejor que nadie que alguien como él en malas manos no podría ser más que un nuevo y aterrador infierno. Aun así decidió simplemente pasar aquel comentario por alto disfrutando de lo agradable que resultaba el baño sin tener que hacer algo tan complicado, según el, como limpiarle el pelo sin enmarañarlo cosa que sabía hacer pero le resultaba sumamente molesta.

- Es información delicada esa que me pides, un secreto que no puedo decirte por más agradable que sea tu método de acicalamiento ~ ♪ -

Le sonrió ampliamente con ese gesto juguetón suyo... era imposible que no notara el interés que tenía el felino en las marcas que habían quedado en su cuerpo. Ladeo ligeramente la cabeza al lado contrario de donde estaba el felino en un gesto de hacerse el difícil, mirándolo ocasionalmente de re-ojo y esbozando una sonrisa de medio lado.

- Pero si estas tan ansioso por saber algo, supongo que seria descortés quedarme callado. Veras querido Seimei, vengo de una manada de Kitsune que habitaban lo más profundo del bosque de Hoshido junto a unos bellos arboles de olivo, era el hijo pequeño del líder de la manada pero en una de nuestras muchas excursiones termine pedido. Me capturaron unos cazadores furtivos y me llevaron a unas tierras lejanas y desconocidas donde intentaban obligarme a relevar la ubicación de mi manada, pero me quede callado y por ello fui torturado cruelmente. Pero entonces fui rescatado por una manada de lobos que me criaron como uno de los suyos y viví feliz por siempre jamás ~ ♫ -

Al final de su historia era más que obvio que todo había sido mentira y el zorro lo sabía por lo que se mantenía atento a las reacciones del gato con mirada burlona, aun en esa situación Artemis disfrutaba metiéndose con él y con esa curiosidad de gato que poseía su compañero y era tan fácil de detectar. Era un zorro después de todo, astuto y bromista por naturaleza.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Lun Dic 12, 2016 2:48 am

"No... no te atrevas. ¿Vas a ponerte así otra vez? ¿Me harás lidiar con esto otra vez, Artemis?"

Ese tonito cantarín en la voz... Seimei lo reconocía con exasperación y una enorme tensión en su paciencia. Sabía lo que venía, cuando el zorro ponía ese tono y le hablaba de esa forma amable pero esquiva. Le daban ganas de sacudirlo y exigirle que ni siquiera lo pensara, pero no, no podía perder su semblante ante una provocación así. Empleó todas sus fuerzas en mantener su mente en frío, aunque una expresión hastiada y desconforme aparecía inevitablemente en su rostro. Si lo pensaba, sabía que tenía al zorro arrinconado en ese lugar y que tenía la ventaja. "Esa actitud tuya... apuesto a que sólo estás evadiéndome porque te he puesto en una posición incómoda. No me harás rendirme, querido detestado" concluyó, mirándolo ladear el rostro y jugar al difícil.

Escuchó su historia de principio a fin, curioso por oír qué excusas pondría adelante para no tener que recurrir a la escabrosa verdad. Y así era. El tono despreocupado de su voz y la facilidad con que contaba las cosas dejaban claro que no era más que un invento, o a lo sumo una verdad muy simplificada, con partes retiradas o agregadas a conveniencia. No le permitiría hacer eso. Al contrario, ahora buscaría la verdad de las cosas con más ganas aún, más deseos de tomarlo serio y grave. Ahora, indagaría en los recuerdos dolorosos con saña, los sacaría a rastras con las garras abiertas si debía. Se esforzó por borrar todo gesto desconforme de su rostro y le regresó la sonrisa como si nada.

-
¿Oh, sí? - Comenzó por actuar como si le creyera. - Qué poco te torturaron, y de qué forma tan cuidadosa y específica. Asumiendo que las cicatrices por aquí sean de eso... - Bajó la vista al cuerpo desnudo del zorro, por sus piernas, sin disimular en absoluto. Sus cicatrices se veían, si prestaba atención podía imaginarse el origen. - Te torturaron con fuego para que hablaras de los kitsunes, ¿no es así? Varillas finas, quizás, para dejar marcas tan pequeñas. Varillas de metal al rojo vivo. ¿Fueron azotes, o las sujetaban allí mientras te preguntaban por la información que querían? ¿De a una, o varias a la vez? Es que son tantas. -

Estaba siendo descriptivo y específico a propósito, por supuesto. Realmente sólo había querido saber de los métodos de crianza y entrenamiento, por utilidad práctica, pero si Artemis se ponía así... pues iba a buscar sus malos recuerdos a propósito. En todo momento se mostró inocentemente curioso, sólo mirando de sus piernas a su rostro y poniendo una sutil sonrisa en sus labios. Iba a verse digno, lo más bello posible mientras se esforzaba por revivir el dolor y el terror en el otro laguz. Su mano se acercó a la superficie del agua, rozándola cerca de las piernas llenas de cicatrices, pero sin hundirle ni tocar.

-
Los amos que te tuvieron antes de los actuales... debió ser después de la manada de lobos, supongo. - Siguió. - De eso debe ser la marca en tu espalda. Nadie grava una marca como método de tortura. Las marcas se portan por un motivo, son personales, se crean para señalar pertenencia. Así que creo que debe ser de tus amos anteriores. ¿Justo después de los lobos, o hubo más? -

Se acercó un poco más al borde de la bañera, fingiendo profundo interés en la continuación. En realidad, más que nada, quería asegurarse de que no escapara de la bañera repentinamente. Volvió a sonreírle, asomando la punta de sus colmillos.

- Sigamos con la historia, por favor. Cuéntame de quién es esa marca. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Dic 12, 2016 4:55 am

Artemis se estaba divirtiendo pues aun que intentaba disimularlo los sagaces ojos del zorro notaban esos ligeros matices cambiantes en el felino, molestia, inconformidad y algo de fastidio. El joven zorro era casi como esos cachorros que les muerden las orejas a sus mayores con el puro afán de molestarlos encontrando en la irritación contraria una gracia que solo ellos entendían. Fue entonces que la amplia sonrisa del zorro se borro por completo pues Seimei, si saber del todo si aquello era de forma intencional o no había clavado sus garras en una vieja herida, desgarrándole el ánimo de forma tan abrupta que el zorro no pudo hacer más que mirar al felino con sus ojos azules totalmente abiertos mas sin mirarlo realmente.... tal como si su mente hubiese viajado a un lugar del pasado en el que sentía los fierros calientes clavarse en su piel, alimentados por las descripciones del laguz con cabello azabache y volviendo el rostro del canino mas pálido que el lomo de un armiño.

- Que.... cosas más desagradables dices. -

Hablo por fin agazapando las orejas hacia atrás con un mal humor mucho más notorio que el de antes cuando al fin fue capaz de regresar a la realidad. Se había puesto totalmente serio, aquello le había quitado totalmente las ganas de continuar con su juego pero en general no guardaba mayores resentimientos para con el felino... no había sido él quien lo torturo al fin y al cabo.

- Lamentablemente para ti, tengo un código de conducta que me impide revelar información que pueda usarse para perjudicar a mi amo más adelante. Lo entiendes, verdad?. Incluso tu que vives en tu lecho de rosas debes tener uno que otro dato del que no se te permite hablar. -

Aquello ultimo sí que lo dijo con un tono ligeramente despectivo, quizá por que simplemente lo había puesto de malas o por que le irritaba especialmente que le hablaran del origen de sus cicatrices de aquella forma tan ligera.... más aun alguien quien parecía que su dolor más grande habría sido quizá romperse una uña.

- No tengo garantías de que no vayas a revelar esa información a personas inadecuadas y aun que bien ya puedes adivinar lo que han hecho conmigo por las marcas que quedaron en mi cuerpo lamento decirte que no pedo decirte más del asunto.... luego tendría que silenciarte. -

No podía salir de la tina por la forma que Seimei se había posicionado pero sí que podía medio sumergirse en el agua cual niño encaprichado hasta que esta le cubría hasta poco menos de la nariz.

- Lo único que puedo decir.... es que más que un castigo los que me hicieron eso se estaban divirtiendo. Tenían que ser discretos y por eso me pinchaban la parte baja del cuerpo, si lo notas no tengo marcas en el torso, los brazos o el rostro. -

Fue lo último que dijo antes de volver a refugiarse debajo de la fina capa de agua cristalina que llenaba la amplia tina. Sus orejas seguían agazapadas hacia atrás y su mirada estaba más afilada que un chuchillo, por el malestar que esos recuerdos le traían consigo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Dic 16, 2016 11:34 pm

¡Mucho mejor! Esa reacción era la que quería. Al parecer, había atacado correctamente. La palidez y la expresión vacía en la mirada del zorro, en su rostro todavía húmedo, le hacían sonreír más aún. Sentía una suave vibración surgir en su garganta, conteniéndose de que se transformara en un ronroneo. No era que quisiera lastimar a Artemis porque sí, no tenía ningún disfrute en especial que sacar de su dolor en este momento, pero le había irritado que le ocultara lo que quería saber... así que había sentido la necesidad de regresarlo al carril. ¿Funcionaba? Miró su rostro, tan expresivo. Una emoción honesta como esa le quedaba mejor. Seimei quedó satisfecho de momento, volviendo a darle espacio y sentarse derecho en su banquillo, con las manos relajadamente puestas en sus piernas. Se le veía plácido, pero él casi siempre lucía así.

-
Vivir en un lecho de rosas o una cama de púas es cuestión de actitud, querido. Si respetas y amas la mano que castiga, el castigo deja de ser terrible. No hago de mi dedicación un sufrimiento, así que no me es pesado y todo luce como un lecho de rosas para mi. Fácil. Puede decirse que soy muy feliz de este modo. ¿Quizás soy alguien demasiado conformista? - Explicó tranquilamente.

"
Dejar que piensen menos de uno es mejor. Que vean lo fácil." pensó. No tenía orgullo que defender, así que eso no le molestaba. Además, siempre podría sorprender después, lo cual no dejaba de ser algo bueno. Esperó que Artemis continuara y revelara la parte más interesante, pero seguía rehusándose, pese a todo. Seimei rió un poco, sin saber si le había echado una amenaza velada o sólo ponía drama al asunto.Más que nada, le parecía que el zorro sólo estaba intentando escapar de todo eso, cortando de cierta forma el tema y hundiéndose en el agua, como si enfatizara que esa conversación se había terminado. El gato no se lo permitiría con facilidad. No obstante, las últimas palabras que le dejó le sirvieron para entender bastante... y decepcionarle respecto a lo que acababa de comprender. Pasó la vista nuevamente para comprobar la falta absoluta de cicatrices en el torso o los brazos del zorro y suspiró, apoyando su codo al borde de la bañera y su mentón sobre su mano. Sus orejas cesaron de estar en una posición atenta, regresando a una relajada.

-
Ya veo. Pues qué poco coherente. No lo hicieron educándote, ni castigándote por algo mal hecho... sólo divirtiéndose... es una insensatez total. - Juzgó severamente. Esa clase de ideas no le servían de nada. Ladeó la cabeza y miró al zorro a través del agua. - Oh, pero has de saber que sigues siendo impecable, descuida. Gracias por confiarme todo eso, qué honrado me siento. - "Aunque te presionara para que me lo confíes. Bueno, es igual."

Lo dejó ser, le había ayudado suficiente y no era como si fuera a lavarlo personalmente. Ya no tení algo en especial que perseguir, pero no se iba de su asiento, dado que todavía quedaba sin explicación cierta cosa. Y Seimei era curioso y entrometido, ahora quería terminar de saber. Como pensando en voz alta mencionó lo que faltaba. -
Entonces, supongo que tu forma de ser y desempeñarte no la aprendiste de tan malos maestros. Lástima, habría jurado que era un método de educación interesante por descubrir... pero supongo que no. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Mar Dic 20, 2016 7:08 pm

Artemis seguía mirándole con notorio mal humor, pensando para sus adentros si el felino sería capaz de mantener esas palabras si fuese un esclavo Plegiano, es fácil después de todo encariñarse con un amo severo que te trata bien pero cuando el terror la tortura son factores diarios y constantes el aprecio por la mano que sujeta el látigo era simplemente imposible.

- En mi caso era más probable que cedieses a la locura y a una violenta sed de sangre antes de amar a la persona a cargo. Como ya dije no puedo revelarte los nombre ni lugares concretos pero sí que puedo decirte que el proyecto fue un total fracaso. Yo tuve la suerte de ser desechado antes de perder la cordura pero lo que me hicieron en aquella época aun me provoca pesadillas. Si prometes cepillarme después del baño podría compartir toda la información que soy capaz de revelarte sin comenzar a escupir sangre. -

Salió de su refugio acuático temporal aprovechando que el gato le había dado espacio, siendo el ahora quienes recargaba en el borde de la bañera con las orejas agazapadas a los lados, claro vindicatorio de que el tema era algo que realmente afectaba al zorro.

- Sabes cómo se despelleja a un laguz, Seimei?. Primero le dan a beber una droga que los obliga a transformarse y mantener su forma animal, están consientes todo el tiempo pero quedan paralizados y sin posibilidades de moverse. Después se toma un cuchillo enorme y comienzan a cortar la piel desde las patas, por supuesto el cuchillo debe estar caliente para evitar que el pelaje se manche de sangre…. Es apreciable en todo momento la mirada de agonía en los ojos del laguz que está en la mesa pero debido a la droga es incapaz de llorar o gritar…. solo puede quedarse quieto mientras siente como van arrancándole la piel poco a poco; si el desgraciado tiene suerte muere a mitad del proceso, si no, puede pasar varias horas agonizando en una pila de desechos junto con aquellos que estuvieron antes de él y si es lo bastante desafortunado sobrevive hasta que pasa el efecto de la droga solo para chillar y retorcerse un rato antes de que le llegue la dulce liberación de la muerte. -

Cuanto Artemis hablaba su mirada era fría y penetrante, sin remordimiento, sin miedo, con una indiferencia aterradora. Esta vez no se molestaba en buscar reacciones en el felino, no estaba jugando en ese momento y la actitud que adoptaba en ese momento contrastaba totalmente a su carácter alegre y despreocupado.

- Todos los días yo y los que fueron mis "hermanos" en ese entonces contemplábamos esa escena desde que éramos muy cachorros, el silencio reinaba en esa habitación solo interrumpido por el sonido de ese infame cuchillo que cortaba la piel y el musculo con descarada facilidad…. ninguno de nosotros lloraba o gritaba pues el ultimo de nuestros hermanos que hiso un escándalo pidiendo ayuda fue despellejado frente a nosotros para ponerlo de ejemplo. -

Ante ese recuerdo Artemis hiso una pequeña pausa, cerrando los ojos y poniendo una mano en su boca como si quisiera vomitar…. si, aquel recuerdo había llegado nítido a su memoria con el cual le fue imposible permanecer tranquilo.

- Una vez nos dejaron claro lo que les pasaba a los "rebeldes" comenzaron a entrenarnos con algo que decidieron llamar "método del dolor condicionado" con el cual cada vez que no obedecíamos ya fuera porque no queríamos o no podíamos se nos causaban intensos dolores usando magia negra, los conjuros que utilizaban nos revolvían por dentro como si nos hubiesen metido un molinete de cuchillos en las entrañas; con el tiempo el dolor se presentaba de forma automática con solo pensar en desobedecer. -

Artemis estaba mas pálido que un fantasma y se notaba que las fuerzas lo habían abandonado casi totalmente, era doloroso no solo recordarlo si no que tenia presente que ese castigo se activaría aun ahora si intentaba realizar cualquier cosa que vi9olara su código de conducta, lanzo un pequeño suspiro, recostando su cabeza en los brazos que aun se encontraban apoyados en el borde de la bañera.

- Varios de mis hermanos, los primeros sujetos de pruebas se volvieron locos, un par de ellos se quitaron la vida destrozándose el cráneo a golpes contra un muro, otros lograron romper sus cadenas a mordida e intentaron matarnos en un intento de salvarnos, otros se revelaron directamente contra nuestros entrenadores y ya lo adivinaras…. se volvieron bonitos tapetes. Uno a uno era un intento fallido, nos obligaban a consumir todo tipo de drogas y venenos para volvernos resistentes a ellos y aprender a identificarlos, nos obligaban a matar a los que habían quedado tan dañados que ya no resultaban útiles, nos dejaban sin comer por semanas y nos mantenían encerrados en cuartos aislados, silenciosos y obscuros para que aprendiéramos a concentrarnos…. yo no soy tan fuerte como lo fueron mis hermanos y me quebré totalmente, no sentía hambre, sueño, cansancio, lo único que podía sentir era ese dolor incesante en mis entrañas como si "algo" se retorciera en mi interior. Pensé que iba a morir…. deseaba morir mas para bien o para mal no fue el caso. Resulta que un noble quería un regalo exótico para su mujer y termino por elegirme a mí por ser el "más tranquilo". Mi señora fue quien cuido de mi cuerpo maltrecho, sano mis heridas y se quedo conmigo hasta que mi fiebre desapareció, cepillo mi pelaje que en ese tiempo era débil y escaso y me permitía dormir en su regazo…. fue ella quien me dio mi nombre y me enseño que ser amado es un privilegio -

Finalizo por fin recargándose totalmente en la tina, esta vez de espaldas con gesto agotado, sus hombros estaban tensos al igual que sus agazapadas y largas orejas. El sufrimiento no se disimulaba en su rostro, hablar de su señora siempre era difícil pues nunca fue capaz de agradecerle todas sus bondades, de hacer algo por ella.

- Por si te lo preguntas, las marcas en la parte baja de mu cuerpo me las hicieron pseudo entrenadores que solo buscaban sacarle cantidades exorbitantes de oro a mi señorita, quien paso a ser mi dueña después de que mi señora falleciera en el parto. Mi única función era entretenerla por lo que, a base de fierros calientes, latigazos y semanas sin alimento me enseñaron a bailar, leer, escribir, recitar poesía, representar obras de teatro, contar cuentos, desenvolverme en las fiestas de alta alcurnia y la lista sigue y sigue…. por qué?, porque mi señorita estaba obsesionada con los príncipes y quería el suyo propio pero su nivel de nobleza no era el suficiente para ser la prometida de ninguno. El resultado?, la nena jugaba a los príncipes y princesas con su mascota. Todos los días, todo el tiempo. -

La muerte de aquella joven fue en realidad agridulce… por una parte fue liberado de las cadenas que lo marcaban como un esclavo pero por otra, de una extraña manera había llegado a amar a esa caprichosa chiquilla que vivía en su mundo de ilusiones, egoísta, escandalosa y muy molesta, pero que ir otro lado le permitía dormir junto a ella en su cama, cepillaba su pelaje y lo llenaba de mimos cuando hacia un buen trabajo.

- Espero que eso sea suficiente para que dejes de molestarme con ese asunto, no tengo nada más que decirte al respecto. Ahora si me lo permites creo que por hoy me he ganado, por segunda vez, mi baño caliente con aceites relajantes. Como ya dije el pasado está en el pasado y actualmente soy muy feliz al servicio de mi amo actual, con eso me basta y e importa. -

Finalizo el laguz de blanca cabellera mientras tomaba la esponja y continuaba el mismo con la tarea de asearse el cuerpo a conciencia pues quería estar totalmente seguro que aquel desagradable aroma a pantano no quedaría impregnado en su cuerpo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Sáb Dic 31, 2016 7:28 pm

Después de todo lo dicho y sucedido, no pensaba que Artemis fuera a querer abrirse ni un poco más respecto a sus asuntos personales. Seimei había estado listo para dejarlo así, probablemente irse también para darle una pizca de privacidad y retomar trabajo, pero a fin de cuentas no fue el caso. Le pedía un pequeño soborno, el cual era encargarse de cepillarlo después, pero nada más que eso. Poca cosa, algo que sabía hacer. El gato alzó ambas cejas con bastante curiosidad y asintió, no le acomodaba tener ciertas cercanías o tocar a otros seres, pero eso estaría perfectamente bien, sería fácil.

"Quizás demasiado simple. ¿No será que, después de todo, te hace falta descargarte?"

-
Claro. Con gusto lo haré, querido. - Le dijo, asintiendo con la cabeza.

Independientemente de si Artemis necesitaba hablar al respecto, si se había hartado de sus preguntas y solo hablaría para que le dejase en paz, o cual fuera realmente su motivo, hablaría y Seimei le oiría hasta el último detalle. Se quedó donde estaba, con una expresión pacífica que no mostraba mucho, a modo de no detener ni distraer al zorro. Sólo oía, y era bueno escuchando cuando debía serlo. Artemis, por otro lado, parecía tan miserable como jamás antes al hablar de los horrores que había conocido... interesantes horrores de los que el esclavo tomó nota mental. Despellejamientos por pieles para vender. Castigos con magia oscura que no dejaban cicatrices, y claro, no dañaban el material. Él y su amo habían comercido en pieles, aunque nunca las habían extraído ellos mismos. Así que así se veían las cosas desde ese lado. Notó al pobre algo pálido. Probablemente una caricia de ánimo o algo de eso le serviría, sin embargo no eran cosas que Seimei hiciera... en su lugar, buscó a ambos lados el agua más caliente, que ahora ya tendría que estar tibia. Recogió un poco en un cuenco pequeño y se lo virtió en la espalda descubierta cuando el zorro se apoyó en el borde de la bañera.

-
Pésimos hombres. Deplorables... esa crueldad no tiene sentido. -

No mentía ni actuaba, realmente le parecía sin sentido. Y tonto. ¿No podían cuidar mejor la mercancía para vender? Eran totalmente contraproducentes e irresponsables. Un negocio mal realizado, por culpa de los gustos sádicos de sus ejecutores. Quedaba bastante indignado con eso. Aún así, escuchó el resto del relato del zorro, la parte en que había ido a las manos de amos reales. Al menos ahí sí le habían enseñado cosas. Lo cual, de alguna forma, le indignaba más, porque podían haberle enseñado desde el principio... pero bueno. Al menos sabía que el lugar de donde había salido Artemis no era competencia para sus amos. Terminada la historia, le echó el resto del agua tibia para que se enjuagara, sonriendo con calma.

-
¿Molestarte? Oh, no me di cuenta que te molestaba de ese modo. Qué descuido. Estaba tan interesado en la historia, que simplemente no lo noté. - Sí, se haría el desentendido con eso. Inclinó la cabeza educadamente. - ¡Me disculpo, mi pobre Artemis! -

Actuaba cortés, decía las cosas correctas... hasta había hecho lo suyo para reconfortarlo. Pero era notorio que no sentía profundamente por el otro laguz. Sus expresiones eran todas muy leves, ni siquiera al oír sobre despellejamientos había tenido una reacción fuerte. Era así, era lo más que podía ofrecer. Le miró asearse, y le sonrió un poco más al extenderle una esponja más limpia para que se enjuagara. Enseguida se puso de pie, yendo a por las toallas que antes le había negado. Ahora sí se las traía, dejándolas sobre el banquito donde él había estado sentado hacía un instante. Tomó un paso de distancia.

-
Me complace saber que eres tan... único en tu clase. Me ha gustado saber cómo te hicieron ser, aunque no fuera lo que esperaba. - Adelantó la cola contra su propio muslo, bajando la vista con un suspiro algo contento. - Es un gusto mío... en fin, por favor, sírvete terminar a gusto. ¿Deseas que te deje a solas? ¿Mientras te encargas de eso? - Preguntó. Ser servicial era parte de su carácter, así como de su trabajo en el castillo. Serlo también con Artemis, el invitado, no le era raro en absoluto, pese a que ambos eran sirvientes.





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Lun Ene 02, 2017 3:22 am

- Tiene sentido para ellos, como ya dije era un método experimental el que usaron con mis hermanos y conmigo.... en un mundo de esclavos la crueldad desmedida no es algo extraño ni indiferente, estamos a merced de los caprichos de nuestro amo sea cuales estos fuesen. Seguro que siquiera tu estas desprovisto de malos tragos -

Artemis se relajo un poco cuando le vertieron el agua caliente, lanzando un pequeño suspiro. La falta de reacciones contrarias le preocupaba en cierta medida pero era un detalle que decidió pasar por alto.

- Ohhhh, parece que mi triste historia no te ha conmovido en lo mas mínimo. Non, non mon ami que te hace falta algo de empatía ~ ♪.... Aun que al menos me consuela que te entretuviese un poco. -

Y a estas, Artemis ya estaba dibujando una amplia y animada sonrisa en su rostro mientras se encogía de hombros aun que su piel siguiese mas pálida que un fantasma, era su forma de sobrellevar el sufrimiento, restarle importancia y burlarse hasta de las situaciones más adversas. Había aprendido a no tomarse enserio las cosas que le hacían daño o por lo menos aparentar que así era, más que nada para conversarse a sí mismo de que no era tan malo aun que en la realidad si lo fuese.

- Te retiras después de haber hurgado en mi obscuro pasado, no sé qué decir.... siento mi zorruno corazón destrozado Seimei. No seas tan frio conmigo y cuéntame tu también alguna historia. Somos lo que somos después de todo y lo que se habla en la ducha se queda en la ducha.... Además no creo que me quede ya nada por tallar o eso espero. -

Tomo una de las toallas que al fin le habían acercado, levantándose nuevamente de la bañera de piedra mientras escurría un poco del agua que había quedado impregnada en el pelaje de su cola, exprimiéndola suavemente con las manos  para finalmente agitarla un poco teniendo cuidado de no mojar al felino aun que era probable que algunas gotas le salpicaran.

- Mhhhhhhh, si tuviera que adivinar diría que al igual que yo naciste en cautiverio. Lo intuyo por que ningún laguz, por cachorro que sea, alcanza ese grado de "obediencia" como tú o yo si nació en libertad. Porque no me hablas un poco de ti?, me intriga saber si el "lecho de rosas" donde creciste tenia espinas o no. -

Se cubrió la cintura con una de las toallas y comenzó a secarse con otra, cuidando de no enredar mucho su larga cabellera plateada al quitarle el agua sobrante.... ya estaba muy desacostumbrado a atenderse a si mismo debido a los mimos excesivos que recibía en el palacio de Altea y, de alguna manera el zorro a veces sentía necesarias este tipo de excursiones para mantener su humildad donde correspondía y recordar habilidades tan básicas como lo era darse una ducha o secarse.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Dom Ene 08, 2017 6:26 am

Era bueno que Artemis volviera a su humor de siempre. Después de todo, había sido interesante hurgar mientras duraba, pero no tenía interés alguno en verle mal más tiempo que ese, tenía cierta consideración hacia el zorro. Por otro lado, el mismo Seimei estaba demasiado estable y neutral, pese a efectivamente tener algo de cercanía con el otro laguz... ¿debía de haber llorado? Si lo hubiese pensado, lo habría podido hacer. Pero era prácticamente imposible que esas cosas vinieran naturalmente. ¿Había sido demasiado frío? - Ahh, no digas eso, cielo... - Dijo en un leve tono de queja, bajando las orejas. Excusa no tenía, ni nada más que agregar.

Tendría que mimar un poco mejor al invitado para compensar. Y si él quería que se quedara, de momento eso haría. Rió a la pintoresca forma que tenía para expresarse.

-
Haha, por favor, has de ser un rompecorazones mucho más grande que yo. No es mi intención ser frío, te lo prometo, sólo pensé que querrías privacidad. Claro, también hay algo que pensaba buscar para ti... -

Alzó el dedo índice para indicar que esperase sólo un poco. Mientras Artemis se levantaba del agua, Seimei se puso a buscar entre los objetos que había traído consigo, efectos personales que no había pensado que sacaría, hasta hallar un cepillo fino de herdas fuertes. Ideal para pelo animal. No era su favorito, así que no tenía problemas en utilizarlo para agasajar a un invitado. En aquel momento el gato recibió un par de gotas de agua que sintió sobre su mano, y mirando con reproche al otro laguz se levantó. Le perdonaría un descuido, no muchos, pero uno sí.

-
Lo siento, querido. Estás en lo correcto, yo también nací en cautiverio. Pero el mío ha sido un lecho de rosas hermoso, fragante, cómodo y agradable. - Ladeó la cabeza un poco. ¿Curiosidad sobre él? Se sentía halagado, aunque era extraño. Sonrió gentilmente al hablar. - Ya que el lugar donde fui criado no se enfoca en torturarnos, sino en hacernos sirvientes capaces, dispuestos e intruidos. Para eso nacemos. Se nos mantiene sanos, y por supuesto, se no cuida para ser hermosos también, si el cliente gusta de tener alguien agradable de mirar. Se quitan actitudes y personalidades innecesarias y se enseña a aceptar. No diría que no he tenido que ser disciplinado en el camino, castigado, rebajado o puesto a hacer cosas fuera de mi agrado... pero tampoco podría decir que me desagrada. Uno no llega a ser el mejor sin arduo trabajo. -

Tras decir eso, levantó el cepillo para enseñárselo al zorro con una amplia sonrisa. Si ya estaba fuera, era hora del cepillado prometido. Se acercó para tomar su asiento de regreso. No tenía historias que contar, exactamente, en cierto nivel entendía que su vida no había estado bien por definición, pero estaba tan internalizada que no podía verla de otra forma. La esclavitud no estaba en las cadenas en sí, sino en la mente del esclavo. Lo único que llevaba como atadura era el delgado collar negro, bien oculto dentro de la ropa, pero no dependía de eso para saber su lugar.

-
Yo tuve la suerte de nacer perfecto en mi estirpe - O sea, perfecto en su raza, con el pelaje negro sin un sólo reflejo gris o marrón, buena salud, sin esas marcas tribales de los salvajes... todo lo necesario. - Así que el camino fue claro. Siempre he sido el ejemplar adecuado para pasar a mis amos y no ser vendido fuera, pero también me he esforzado mucho por ser apto para ello... ¡y retirar posible competencia! No tengo recuerdos angustiantes o historias tristes, pero las de quienes estuvieron en mi camino sí lo son. - Se acercó y dio una palmadita al borde de la bañera para que Artemis se sentara allí. - Sucede que las personas demasiado acomodadas nos ponemos caprichosas, luego nos enfadamos si nos intentan quitar algo. Lamento no poder ofrecer nada más interesante. -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Artemis el Vie Ene 13, 2017 5:01 am

Ahora era Artemis quien alzaba sus orejas de forma atenta para escuchar la voz contraria, intrigado por saber más sobre el otro pues pese a su interesante primer encuentro en realidad eran las pocas cosas que conocía del felino.

- Ya veo.... así que no en todos lados usan torturas para instruir a los esclavos. -

Imaginaba que, en lugar de obligarlos sería mucho mejor que los mismos laguz decidieran por su cuenta en aprender habilidades útiles en la sociedad humana. Imaginaba que con un trato digno muchos laguz estarían felices de tener empleos y bastaría en realidad tres buenas comidas al día para mantenerlos contentos y serviciales.... el mismo funcionaba casi de aquella manera actualmente.

- Pues si que tienes razón, a primera vista tu vida no parece tan aterradora ni triste como la de muchos otros en tu situación. Aun así quisiera "adivinar" un poco, si no te molesta, de lo duro que debe ser para ti esa situación. -

Comento el joven zorro sentándose en el lugar que Seimei le había indicado, haciendo al igual que siempre una pequeña pausa antes de continuar con lo que deseaba decir. Su cola se meneaba alegremente aun que Artemis se veía tranquilo pues hacia ya muchos días que nadie lo cepillaba por lo que la sola idea lo ponía contento.

- Ser tan perfecto quiero decir..... debe ser realmente agotador ser el mejor todo el tiempo. Solo mírate eres deslumbrante, correcto al hablar, postura impecable, pelaje fino y brillante, servicial; eres todo lo que se podría esperar de un esclavo y mas todavía. Pero al final un esclavo no es más que un objeto, una pertenencia, una que se desgasta con el paso del tiempo. Que le queda a un esclavo entonces Seimei?, después de años y años de servicio a donde van a parar los esclavos que ya no sirven?, como te agradecerían después de dedicarte a ellos en cuerpo y alma toda tu vida?, seguro no con una jubilación tranquila y bien merecida, cierto?. -

Estaba siendo cruel, lo sabía. Usaba casi el mismo método que el felino cuando hablo sobre sus cicatrices.... Artemis, aun que en la actualidad ya no tenía preocupaciones respecto a su futuro, entendía perfectamente a los esclavos; no solo a los que eran como Seimei si no de igual manera a los que eran maltratados y utilizados para labores pesadas. Aquello era un miedo que el mismo sintió en su tiempo y le obligaba a trasnochar algunas veces....

- El corazón de un esclavo siempre llora de alguna o de otra forma o por lo menos eso pienso. Ya sea por el rigor del látigo o los años nunca habrá un final feliz, los que son como nosotros siempre tienen algo a lo que temer o que lamentar. Por supuesto, solo estoy adivinando y no ha de ser tu caso en lo absoluto, no?. -

Le sonrió girando un poco la cabeza, su cola se había dejado de menear desde hace rato. La falta de emociones y reacciones del felino lo preocupaban en gran medida y estando solos y en confianza deseaba ver si con ello el felino reaccionaria o se mantendría impasible.... ya antes había visto atisbos de molestia o inconformidad en el por lo que le interesaba saber si podía sacudirle un poco para que se mostrara tal como era sin barreras de por medio. Quizá estaba siendo egoísta de su parte pues en Seimei veía, más que a otro laguz, alguien a quien comprendía y podía comprenderlo, siendo similares pero a la vez muy distintos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Seimei el Dom Ene 15, 2017 1:40 am

¿A qué quería llegar Artemis? Antes, le había dicho en qué consistía su raro poder de adivinación. Por suerte, aunque podía saber cosas muy inconvenientes, no tenía acceso a todo. Así que, ¿qué era lo que quería desenterrar ahora? No había nada importante que sacarle al gato sobre su situación. Era el cuento más simple del mundo, o al menos así lo consideraba. Quizás sólo le tomaba desprevenido, dado que era inusual que alguien le hiciera al esclavo preguntas personales. La servidumbre, como los muebles, no ameritaban más que una mirada pasajera. Pedirles conversación era raro, más todavía ponerse a preguntar sobre sus vidas o sus opiniones. Claro... sólo alguien que había estado en una posición parecida podía tener los ojos abiertos a esas personas. Aún así, el gato no comprendía el rumbo de sus preguntas. Al menos, por fortuna, tocaban más halagos a su perfecta persona. Se dejó llevar por un momento, intentando seguir el pensamiento del zorro y responder al escenario que planteaba. No era agradable, tocaba la necesidad de control del gato, pero en su mente casi todo estaba decidido.

-
Seré perfecto hasta el fin de mis días, claro. Y cuando mi tiempo sirviendo termine... probablemente tendría una muerte muy simple, como toda cosa que gasta su utilidad, aunque eso sería decepcionante. - Entendía cómo era el asunto, pero no lo aceptaba tan tranquilamente. Quería más. ¿Comenzaba a tener ambición o sólo se le subía el deseo a la cabeza? - Para ese entonces, espero haber vivido una vida cómoda y haberme divertido a mi modo bastante. Pero, más que nada, preferiría asegurarme un buen trato, probablemente con los hijos o nietos de mis amos de ahora. Querré un final cómodo. Tengo mis formas. Me enfadaría mucho si mis favoritos me diesen la espalda... -

Respiró hondo. Una mirada de molestia se presentó en sus ojos al imaginarlo. ¡Qué traición sería! Pero traicionar a un sirviente cercano nunca era buena idea, no cuando dicho sirviente era vengativo y rencoroso. Más valía que lo amaran hasta el último momento. Seimei podía parecer una persona placentera y dulce, pero no estaba muy cerca de serlo, en el fondo. Todo lo quería para él. No era totalmente frío, pero la mayoría de emociones que realmente surgían de él no eran bellas ni nobles. Negó con la cabeza, sacándose los pensamientos desagradables de encima. De reojo puso la mirada con sospecha en Artemis, mientras que sus manos se acercaban a su cola pesada por el agua. Definitivamente estaba limpia. Con sumo cuidado la tocó, tomó sobre su mano ese contacto con un ser ajeno a él, para comenzar a cepillarla pacientemente. La piel limpia se sentía fantástica en su mano. Sin embargo dejó la mirada puesta en el zorro, mostrando un leve gesto caprichoso.

-
No me hagas mostrar una faceta desagradable, por favor, no quiero dar una mala impresión. En el fondo soy feliz, lo siento. Me disculpo por mi conformidad, por mi falta de decencia. Pero lo que soy, me sienta bien. - Un objeto, un mueble, una herramienta. Pero perfecto. Bajó la vista a lo que hacían sus manos. - Me temo que mi corazón no sufre por nada de esto. Nuevamente, lamento ser tan... ¿bajo? Haha. -

Podía sonreír otra vez. No le agradaría hablar de forma tan honesta frente a cualquiera, decir que se enfadaría o mostrar sus intenciones era algo que no podía tratarse descuidadamente, pero de alguna forma se sentía bien admitirlo todo frente al otro. Sólo esperaba que realmente pudiese entenderlo, si tenían sus puntos similares. Acarició su cola hasta el final, pasando los dedos entre el pelaje para probar la falta de nudos, pero sosteniéndola desde abajo otra vez continuó cepillando. Un poco de sobra no haría mal. Y era agradable hacerlo. No era muy a menudo que el felino ponía sus manos sobre otra criatura. Le sonrió al laguz, el tiempo así sería muy corto pero resultaba irónicamente interesante mientras duraba.

-
Lo mejor sería disfrutar de estar en la posición del invitado mientras la tienes. Debe ser divertido variar, ¿no? -





un premio portado con honor:
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Cadenas invisibles [Priv. Seimei]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.