Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Dom Nov 06, 2016 2:18 pm

Volver de a pasar por las mismas fronteras que había pisado tiempo atrás cuando había decidido emprender su viaje a Begnion con tal de cambiar el rumbo de su vida, no dejaba de ser de lo más desolador, simplemente por el hecho de que era el mismo viaje del que realmente; no sacó nada de nada. Quizás si que había sido un gran paso porque había hecho un viaje en el que no suponía ser un polizón o tener que usar sus habilidades de ladrón para sobrevivir; porque por mucho que sonase estúpido, Sothe no estaba del todo orgulloso de ser un ladrón. ¿Pero que más remedio le había quedado que aprender a hurtar, abrir cofres y forzar cerraduras? Nadie le había dado nada en su vida; nada. Había crecido como un pobre más en las calles de Nevassa, la capital de Daein y a pesar de que años atrás había sido un niño escuálido con ninguna posibilidad de sobrevivir en un mundo tan duro, pero nadie le tendió una mano, todos pasaron de largo. Hasta que una persona le tendió una mano y le salvó, la única persona a la que Sothe se abrió con sus sentimientos más honestos, la misma persona que decidiría dejarle atrás por algún motivo desconocido.

Y por más que buscaba alguna razón por la que continuar adelante, dejar su pasado y hacer algo novedoso en su vida; Sothe suponía que estaba encasillado en su vida. Tampoco es que le importase lo que la gente pensase sobre él o si daba pena o incluso algo peor, era como una sombra en Nevassa pero después de todo lo que había hecho y todos los años que llevaba en el lugar, desgraciadamente tenía que admitir que era una sombra con reputación aparente. Quizás la tarea de querer que las diferencias entre nobles y pobres en una nación donde el reparto económico era más bien como un gran abismo entre clases, no podía hacer nada más que empezar a resignarse y ver que probablemente, era una tarea que le quedaba demasiado grande para una sola persona. ¿Quizás era por eso que el ladrón había decidido apartarse de la ciudad durante algunos días y recordar el camino a la frontera que una vez hizo con un sabio a su lado? Tenía que admitir que probablemente no tenía una respuesta clara al lio que tenía en sus pensamientos y no le importaba, porque no necesitaba una.

Aunque le sorprendía que todavía no se hubiera topado con ninguna clase de amenaza, ni emergidos ni soldados... Por aquellos parajes Sothe solo había podido vislumbrar algunos mercaderes usando aquel bosque para atajar y desplazar sus mercancías, pero nada por lo que el ladrón tuviera que estar alerta. Prefería que fuera así, aunque él sería ágil suficiente como para buscar algún escondrijo e intentar huir de los peligros... porque huir de una amenaza no era de estúpidos, sino de prudentes. De momento no estaba de humor para darse media vuelta y volver a la capital, así que aprovecharía para aclarar su mente mientras paseaba alejado del núcleo de sus pensamientos.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 09, 2016 2:55 pm

Luego de su educativo viaje a Goldoa deseaba visitar Daein para aprender sobre un  poco sobre su cultura y quizás visitar alguna biblioteca allí, después de todo estaba dando una vuelta al mundo visitando sus bibliotecas prácticamente después quizás bajaría hacia Begnion pero era algo que no había decidido todavía.

Erk pensó en ir primero a Begnion y luego a Daein, sin embargo era conveniente primero pasar por el norte y después bajaría y le sería más fácil tomar un barco nuevamente hacia Elibe. Desde el lugar en donde se encontraba en la frontera de Begnion y Goldoa tardaría un tiempo en llegar hasta Daein quizás una semana o dos. Lo primero que fue ir a la ciudad en la que había desembarcado cuando vino de elibe, era una ciudad costera que estaba a un día y medio de la frontera con el país laguz una vez allí buscó una caravana que se dirigiera hacia Daein y luego allí buscaría la forma de dirigirse hacia la capital.

No logró encontrar ninguna caravana, sin embargo un mercader le ofreció llevarlo hasta cerca de la frontera con Daein por algunas monedas de oro Erk aceptó sin problemas, aprovecharía el tiempo para leer cosa que últimamente no había tenido mucho tiempo y también para descansar aprovechando que no caminaría. Al cabo de cinco días finalmente llegó a un pueblo cerca de las fronteras con Begnion, lo primero que pensó fue en buscar otro comerciante pero no tenía las monedas suficientes como para pagar otro viaje, por lo que compró algunas provisiones y le preguntó el camino a la persona que lo había traído, quien le indico que se dirigiera al norte por el bosque llegaría en un día o podía ir por el camino pero tardaría cerca de tres días.

Erk no tenía problema alguno con caminar en el bosque entonces, eligió ese camino había algunos mercaderes que usaban el bosque en lugar del camino hecho que le extrañó al joven mago, ellos iban más lento que él por la mercancía que llevaban por lo que los dejó atrás rápidamente, Erk supuso que si viajaban por el bosque los emergidos no debían ser problema para Begnion o Daein no sabía exactamente si había ya pasado la frontera o no.

Ya había pasado poco más de un día y las provisiones que había comprado en la ciudad empezaban a escasear, dudaba de si estaba perdido o no aunque cada tanto seguía viendo mercaderes solo le quedaba esperar que los mercaderes no estén perdidos, el bosque en el que se encontraba era diferente a los bosques de Etruria quizás porque era más tranquilo descartando el ruido de los mercaderes.

En un momento toda esa tranquilidad fue interrumpida por unos gritos de algunos comerciantes que corrían hacia adelante, Erk se volteó para mirar ¿emergidos? Pero ¿Qué hacían aquí? No tenía tiempo para pensar el "por qué" los emergidos estaban allí debía actuar, no tardó en abrir su tomo y estirar su mano pero antes de lanzar un hechizo se percató de que podría hacerle daño al bosque "Debería usar también hechizos de viento o de trueno, bueno solo queda correr" Pensó antes de darse la vuelta y empezar a correr en dirección contraria a los emergidos, corría mirando el suelo para evitar tropezarse con cualquier obstáculo pero esto evitaría que notara si había alguien en frente suyo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Sáb Nov 12, 2016 5:27 am

Y aunque la finalidad a la hora de emprender aquel viaje fuera de su ciudad pero no lejos de su país había sido el de disipar algunas ideas que le estaban molestando en su cabeza, Sothe no imaginaba que allí en el bosque fronterizo con Begnion todavía tendría más problemas con lo que tratar que vendrían de improvisto. Pero la vida siempre era así; dando golpes de suerte y alguna de desgracia, dando la opción a las personas de encajar aquellos de la manera más acorde a su personalidad y a las opciones que la vida le brindaba.

El ladrón simplemente estaba sumido en sus pensamientos hasta que de repente algo le obligó a reaccionar: gritos de lo que probablemente serían civiles ante una situación que probablemente no podrían controlar porque últimamente andar por los caminos interurbanos era peligro, no solamente porque como siempre, muchos bandidos solían tener constancia de los caminos que usaban los comerciantes para viajar y transportar sus mercancías; aprovechando para asaltarles y hacerse con un buen botín, sino que también había aparecido otra amenaza que parecía incluso más importante que la de bandidos o malechores, que eran los emergidos... Que Sothe había podido ver en que era una amenaza que aparecía en bastantes países y no solamente el suyo, pero que sin embargo no tenía ni la menor idea de donde venían, porque parecían atacarlo todo sin ningún criterio de distinción ni nada que incumbiese a su procedimiento, realmente.

Lo más normal, hubiera sido que al escuchar aquellos gritos hubiera huido en cuando había tenido la opción porque algo internacional era que cuando alguien gritaba, normalmente no era una buena señal. Pero Sothe no era así, su corazón le impulsaba a comprobar que la situación estuviera bien y si no lo estaba y no habían guardias por las cercanías; entonces no dudaría en ser él quien prestase una mano para ayudar en la situación. En el caso de que apareciesen guardias se uniría a huir también, porque probablemente no existían personas que odiaba más que aquellos fieles sirvientes del país. Espera, no, sí que los había: nobles, pero no había opción de que fuera el problema allí.

Sus dudas fueron solventadas cuando lo primero que se encontró de cara eran unos cuantos mercaderes, los cuales los podían distinguir por los grandes sacos que arrastraban y que parecían pesar porque incluso algunos tenían que ser transportados entre dos personas, y corrían en dirección opuesta a la del ladrón; escapando de lo que fuera que les alterase de aquella forma. Pero según continuaba corriendo, después  de aquel grupo de mercaderes se encontró a una sola persona que no parecía ser un civil porque portaba un tomo de magia. ¿Sería parte del grupo de bandidos o bien de una formación de emergidos por aparecer?

Sin darle la opción de declarar si era enemigo o aliado, el ladrón usó un camino más largo para dirigirse a él y poderle poner la zancadilla; haciéndole caer, aprovechando que el otro estaba aturdido y en el suelo para inmovilizarlo quedando encima de él. Y aunque el plan inicial de Sothe en su mente había sido la de amenazar al mago acercándole la daga a su cuello; no tuvo suficiente control y acabó provocandole un corte en el lateral de la cara, que sangraría pero tampoco sería lo suficiente peligroso como para que fuera a más, a pesar de que ya le había causado herida, de todas formas le situó la daga en el cuello, quedándose en silencio a ver como el chico reaccionaba. Por su apariencia no dejaba de ser un chaval, pero la voz de la experiencia le decía que no tenía que ser más duro o menos atendiendo la edad de la gente, porque había de todo en el mundo.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 15, 2016 8:11 pm

Seguía adelante con miedo de que algún emergido lo alcanzara porque no podría evitar usar la magia y atacarlo, si lograba administrar bien la cantidad de magia que emitía no habría mayores complicaciones sin embargo si se pasaba podría provocar un incendio, no estaba tranquilo por lo que si se disponía a atacar la bola de fuego sería demasiado débil o demasiado fuerte, ninguna de las dos opciones lo beneficiaba.

Erk sin darse cuenta estaba cometiendo un grave error no podía andar huyendo en el bosque solo asegurándose de no tropezarse sino que también debía prestar atención a su alrededor, nada aseguraba que algún emergido lo atacaba del costado después de todo que estuvieran avanzando hacia allí no implicaba que solo avanzaran desde atrás o que no habría algún bandido cerca que se aprovecharía de la situación. De repente el joven mago vio un pie interponerse en su camino y no pudo evitar caer en ese momento pensó que perdería su vida "es el fin" pensaba mientras caía, al caer se golpeó su frente contra la raíz de un árbol quedando mirando para abajo y un poco atontado no tuvo tiempo para levantarse antes de que otro se ponga encima de él, no pensaba que los emergidos tuvieran tal capacidad para actuar sino que atacarían sin piedad pero primero inmovilizarlo le parecía extraño.

Lagrimas empezaron a brotar de los ojos del mago esperaba con ansias la muerte pero a la vez le temía sin embargo, no había nada que pudiera hacer lo habían derrotado él era muy consciente de que en la batalla perdería si dejaba que su enemigo se acercara, su única oportunidad de ganar era a la distancia -Lo lamento Lady Mulitia, Cloeh, Seraphiel, Charls... Todos y... Gracias... Lord Pent... No soy un aprendiz digno.- Decía en voz baja mientras que su vista se volvía borrosa por las lágrimas que parecían nunca terminarse y un corte lateral en su mejilla derecha.

Tardón unos segundos en darse cuenta de que aún seguía vivo y era algo que no terminaba de comprender por qué el emergido no lo había asesinado, cuando se dio cuenta tenía una un objeto de metal en su cuello probablemente el mismo con el que lo hirieron anteriormente debía ser una daga, la persona que había sometido a Erk no decía ni una sola palabra. No tardó mucho tiempo en llegar a la conclusión de que quién lo había tumbado no era un emergido, quizás un bandido aunque el hecho de que no sea uno de los demonios con ojos rojos y el que no lo haya matado aún le daban algo de tranquilidad al joven mago pero, no quiere decir que esté tranquilo en sí después de todo los emergidos aún estaban en camino.

Erk todavía conmocionado por haber pisado las puertas de la muerte una vez más dijo: -Si quieres te lo daré todo... Solo... No me mates por favor.- Dijo con mucha dificultad haciendo algunas pausas para tragar saliva intentando que no se le note que estaba llorando, no deseaba que le roben todo lo que tenía y sabía que decir para intentar convencerlo a aquel bandido que tenía encima para que no le despoje de sus bienes pero, debía mostrarse seguro con lo que decía por lo que respiró hondo -Si no me robas puedo ayudarte a luchar contra los emergidos si nos alcanzan en esta posición estamos perdiendo mucho tiempo.- Aunque hizo todo el esfuerzo para reflejar seguridad en sus palabras su cuerpo tembloroso por el miedo no le ayudaba demasiado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Miér Nov 16, 2016 7:26 am

Sí, debería haber comprobado a quien atacaba y haberse cerciorado si era un enemigo o un simple civil y no habersele tirado a la yugular cuando vio que un tomo de magia, pensando que probablemente sería un enemigo. ¿Pero quien podía pensar de forma clara en un momento como aquello? Sothe era bastante calmado, sí, era uno de sus rasgos más característicos pero por contrapartida no tenía realmente tanta experiencia en combate; era un vulgar ladrón, no se le esperaba que tuviera las mismas capacidades que un tipo perteneciente a un ejercito. Por eso no se le hacía difícil diferenciar a la gente que pisaba las calles de Nevassa, era como su territorio y aunque no pudiera poner nombre a todos los rostros que veía, si que Sothe podía distinguir con un simple vistazo si se trataba de un local o por si lo contrario, era un forastero o alguien que no solía pisar las calles de la capital de Daein. Pero no tenía aquella perspicacia para distinguir a las personas fuera de la ciudad, saber si eran civiles, bandidos o emergidos si no se fijaba demasiado en ello: y en aquel momento había cometido un grave error.

A quien le había cortado la cara no se trataba de un emergido, ahora que tenía más tiempo para fijarse podía destacar que aquel chico no tenía ni ojos rojos ni parecía tener aquella personalidad ida propia de los emergidos... Además parecía bastante desesperado por haberse encontrado en aquella infortunada situación, aunque Sothe podía pensar que probablemente estaría nervioso si le hubiera ocurrido a él años atrás. Probablemente no lloraría, porque aunque el chico tratase que no se notase demasiado, era imposible ignorar que de sus ojos brotaban lagrimas sin parar y que estaba bastante atemorizado por tener una daga contra su cuello. Escuchó como murmuraba un montón de nombres  y Sothe no podía evitar sentirse de lo más solitario, pensando rápidamente que en su mente solo habría un nombre que podría pronunciar y lamentaría no haber podido pasar más tiempo con él, por eso tenía que asegurarse que saliese de aquella situación impune.

Sin más dilación, apartó la daga del cuello del menor pero siguiendo inmovilizando al chico, porque si lo había asustado de aquella forma, cabía la posibilidad de que tomase algún tipo de medida estúpida contra él y Sothe quería evitar los problemas si podía evitarlo. - ¿Qué? No quiero tu cosas, niño. Pensaba que eras un emergido, perdona por eso. Quizás te quedara cicatriz pero no morirás por ello, así que no te preocupes en demasía. - No se le daban bien las palabras y aunque hubiera querido ser más amable, simplemente no sabía como hacerlo. En el pasado de aquellas cosas se encargaba Micaiah y el ladrón de pelos verdes nunca se había preocupado por aprender modales para no ir asustando a la gente, además de que soliesen malinterpretandole continuamente por parecer un bandido; pero las opiniones ajenas no era como si realmente le importasen a Sothe. Él era quien era, y quien quisiera ya se preocuparía por conocer como era, si no querían conocerle y las personas se creaban sus propias ideas, eso ya no era ni su problema ni de su incumbencia.

Se levantó poco a poco para darle al chico espacio, pero sin soltar su arma y estando a la defensiva por cualquier cosa que pudiera ocurrir. - Así que... son emergidos, por lo que la gente huía... Y no, vete. Eres un crío, no tienes porque verte inmiscuido en una pelea, calmate y escapa. Puedo encargarme un poco de la situación. - Porque probablemente eso era lo que estaba haciendo el chico, escapar, después de todo estaba corriendo en la misma dirección que los mercaderes así que más adelante se debían encontrar los emergidos en sí. No quería inmiscuir a un niño en una pelea solo porque tuviera miedo de que Sothe fuera a robarle; él solo robaba a los ricos y a los mercaderes orgullosos que se le notaba que no iban a tener una gran pérdida por no tener un poco de fruta o pan, no solía aprovecharse de los vulnerables, porque a ellos era a quienes Sothe tenía que defender. Así que el ladrón solo se cruzó de brazos esperando una respuesta, hasta que no viera como el niño de pelos violetas respondiera, no correría en la dirección opuesta. Aunque también tenía bastante claro que era un simple ladrón y el solo no podría contener la situación por mucho tiempo, pero sería mejor que nada. - No quiero que pelees porque tengas miedo de que vaya a robarte o matarte porque no voy a hacerlo, van a matarte si bajas tanto la guardia. Vete.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 18, 2016 2:51 pm

Habían apartado la daga de su cuello entonces empezó a sentir tranquilidad pero no movió ni un solo músculo, estaba en gran desventaja contra el que lo había sometido y cualquier movimiento podría verse amenazador. Escucho atentamente lo que decía el otro chico ¿quién lo confundiría con un emergido? Los emergidos son negros y desprenden un aura de muerte mientras que Erk estaba vestido de una manera bastante más "colorida" que un emergido ¿siquiera se había fijado en él antes de atacarlo? Una simple disculpa no borraría el momento en el que pensó que moriría, el joven de cabello morado sentía enojo por la situación en la que estaba pero hacía su máximo esfuerzo para no demostrarlo entonces, antes de decir algo que ofensivo prefirió mantenerse callado.

Finalmente el que había sometido a Erk anteriormente se levantó poco a poco, el mago antes de levantarse también esperó unos segundos en los que respiró hondo y exhaló lentamente esto lo repitió unas cuatro veces para tranquilizarse un poco cosa que le resultó bastante bien. Ya un poco más tranquilo se paró con ayuda de su pierna derecha que usó como apoyo -Puede que sea un crío pero te aseguro que puedo acabar con más emergidos que tu.- Dijo con un tono altanero que reflejaba lo molesto que se encontraba en ese momento, no sabía a ciencia cierta si realmente podría eliminar a más emergidos que el otro chico al que todavía no había volteado a ver y sería difícil saber sin siquiera haberlo visto luchar fuera de lo que le había hecho al mago. -Escaparé no necesito que me lo digas.- Agregó mientras se secaba las lágrimas y limpiaba su cara.

Erk volteó para observar al vándalo que no parecía ser alguien que pudiera contra la gran horda de emergidos que se acercaba debía advertirle pero, para eso primero debía dejar a un lado tanto su orgullo como su enojo además, era poco probable que el peliverde aceptara pelear a su lado después de la patética escena que había mostrado antes.

-Si peleo no será por miedo a que me robes.- Estaba por advertirle al contrario que no tendría oportunidad pero lo que vio a espaldas del chico de cabello verde lo detuvo, ya no tendría tiempo para correr estaban demasiado cerca Erk abrió los ojos grandes y mantuvo su boca abierta intentando decir algunas palabras hasta que finalmente luego de casi diez segundos lo logró -Ya no hay tiempo para correr están aquí.- Dijo mientras abría su tomo y se preparaba para una batalla en la que tenían todas las de perder sin la opción de seguir corriendo por lo menos en el caso de él, quizás el otro chico era más ágil y podría escapar. En ese momento sentía muy parecido a la sensación de muerte de antes pero esta vez con la oportunidad de pelear por su vida, debería aguantar algún tiempo hasta que uno de los comerciantes avisara a los guardias del problema en el bosque.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Miér Nov 23, 2016 8:57 am

Tenía que empezar a asentar la cabeza y a centrarse... ¡Acababa de atacar a un niño! Sothe se aferraba a la idea de que un fallo lo tenía cualquiera, pero si en aquel momento no estuviera viajando solo sino con sus compañeros como en el pasado se hubiera comido una gran reprimenda por ese fallo, pero los tiempos habían cambiado y volvía a ser el ladrón solitario que se suponía que debía ser. Siempre había visto todo el lado negativo, pero quizás ahora podía sentir menos remordimientos por no tener compañeros de batalla y tener que cargar con sus propios fallos, pero aún lo contradictorio que sonaba; era un ladrón honrado y no le gustaba involucrar a niños o enfermos en peleas o problemas. No podía hacer nada por la herida que le había causado en la cara a aquel chico pero todavía podía pararle de que no acabase más grave por la aparición de emergidos; todavía estaba a tiempo de huir con el resto de comerciantes y buscar un sitio donde refugiarse si no podía llegar a la aldea más cercana a tiempo.

Aunque se quedó perplejo de que el chico al levantarse, adoptara una postura de creerse superior como guerrero... Que no es que le importara demasiado, por no decir que no le importaba en absoluto pero creer ciegamente en las propias habilidades era algo que Sothe pensaba que era de lo más estúpido porque se podía girar en contra de sí mismo, pero no era algo en lo que debiera meterse: él no era un ejemplo a seguir precisamente. - Sí, lo que digas, pero no te metas en problemas. Son emergidos, te matarán si pueden, no van a esperar a comprobar que no eres la presa que buscan. - El chico sonaba molesto y tenía suficientes motivos para ello, mientras que Sothe continuaba con aquella voz impasible como si nada le afectase. Pero si no conseguía mantenerse calmado en todo momento, no le quedaba nada que pudiera realizar a su alcance.

Llorar como aquel chico que empezaba a calmarse secándose sus lágrimas no haría que la situación del ladrón mejorase, ese era uno de los motivos por los que había una muralla entre los sentimientos de Sothe y el exterior, porque de lo contrario no sería más que mostrarse más débil a los demás. - Ya te he dicho que no voy a robarte, aunque puedes creer lo que te dé la real gana. - Pero ya no había tiempo para pelearse entre ellos sobre si el chico debía quedarse o huir, porque se podían oír los pasos de los emergidos acercándose a su posición y en una situación así, si simplemente huían en contradirección les seguirían hasta el refugio que eligieran y se verían obligados a pelear igualmente. El chico abrió el tomo que portaba, así que era su momento para actuar también; ya había sacado una daga antes y con la mano libre, agarró otra más. - Ve con cuidado, esto es real.

Se adelantó un poco de la posición en la que se encontraba en joven mago para intentar bloquear lo que pudiera a los emergidos que fueran apareciendo para que el chico pudiera acabar de rematarlos con su magia. Pero solo podía escuchar pasos de que algo iba a ocurrir inminentemente, hasta que de entre la arboleda apareció un solo espadachín y Sothe no pudo evitar echar un vistazo rápido a su alrededor por la extraña situación de que solo hubiera aparecido un enemigo de golpe. ¿Acaso estarían haciendo un reconocimiento del terreno o algo similar? Debía de parar de darle vueltas al asunto, por lo que simplemente se acercó corriendo mientras agachaba su cabeza y con una patada a las manos del emergido consiguió desarmarle, lo que les daría unos cuantos segundos de margen. Quizás Sothe no iba protegido correctamente y tenía muchos puntos flacos pero las piernas y brazos sí que los tenía correctamente protegidos para su mejor movilidad. El ladrón retrocedió unos pasos de manera ágil, hasta observar como se comportaría el enemigo.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 28, 2016 6:01 pm

Al peliverde parecía no importarle lo que Erk había dicho, sabía que no le iba a robar sino ya lo habría hecho era molesto que el ladrón hable de esa manera desagradable, aunque si los lugares fueran al revés el mago actuaría de una manera bastante parecida a la del mago con la diferencia de que pediría perdón repetidas veces, pero sociabilizar no era algo que se le dé bien en ese tipo de momentos.

-Claro que sé que esto es real ¿por quién me tomas? No conozco las políticas de Daein pero espero que alguien esté viniendo a ayudarnos sino será nuestro fin.- El ladrón empezó a avanzar, Erk lo seguía desde atrás cubriéndole las espaldas el ambiente era muy extraño se podían escuchar a los enemigos cerca pero no había ninguno a la vista, de repente el ladrón fue atacado por un espadachín al que afortunadamente pudo desarmar, en ese momento el mago pensó en atacar al espadachín desarmado pero vio ojos rojos que miraban al ladrón desde arriba de un árbol -¡Cuidado!- Gritó mientras lanzaba una bola de fuego hacia los ojos que había visto, afortunadamente ninguna flecha llegó a salir del arco que poseía el emergido al que Erk atacó y tiró del árbol.

-Es extraño que hayamos visto tan pocos, mi maestro decía que este tipo de unidades podían ser de reconocimiento yo pensaba que los emergidos no tenían la capacidad de hacer ese tipo de estrategias, todas las veces me equivoqué llegó el momento de que acepte a los emergidos como "inteligentes".- Volteó para mirar al espadachín, estiró su mano y recitó un hechizo que lanzó hacia el emergido desarmado.

No había sido suficiente para derrotarlo pero con debilitarlo por el momento era suficiente, si la batalla se hacía larga debería cuidar la cantidad de magia que usaba por ataque. Se escuchaban pasos pero esta vez más cerca, los pasos rompieron la tranquilidad que Erk había encontrado después de lo que paso anteriormente, empezó a temblar nuevamente, lentamente giro su cabeza hacia su derecha, dio un paso hacia atrás al ver incontables ojos rojos acercarse.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Sáb Dic 10, 2016 1:53 pm

No le importaba lo más mínimo que el chico se enfadase, es decir, de la misma forma cuando Sothe era un crío también le molestaba que lo etiquetaran como tal porque no se sentía como si tuviera que ser protegido por ser vulnerable, porque si nadie se había preocupado por él antes y se había tenido que proteger por sí mismo, para Sothe no tenía sentido que lo hicieran después. Pero el tiempo pasó y ahora no podía evitar proteger a los demás, aún si parecía que en realidad los estuviera apartando a un lado, pidiéndolo de una mala forma; pero era un ladrón, no había aprendido modales y nunca los aprendería. En cuanto a la política de Daein a la que se había referido… no estaba muy seguro si enviarían soldados a solucionar la situación en la frontera, más sobre si la problemática estaba afectando a unos meros comerciantes y no era un conflicto entre ambos países, así que no podía ser positivo sobre ello. Aunque habían aldeas cercanas, con suerte podrían buscar ayuda de personas que pudieran pelear y que no necesariamente perteneciesen a la milicia.

- Deja de pensar sobre la posible ayuda que puede venir en el futuro, vives en un mundo que tienes que pelear para sobrevivir. Por eso tienes que ser más realista, no eres nadie importante que los superiores crean que tengas que ser salvado. – Ser tan crítico no era algo por lo que se sintiese mal, porque no dejaba de ser el criterio que le había formado el vivir en una sociedad tan dispar como la daenita y total, probablemente no se volvería a cruzar con ese mago. A pesar de sus argumentaciones, Sothe continuaba peleando contra los emergidos, portando una daga en cada puño y tratando de defenderse más que de atacar, porque al no poder pelear durante tanto tiempo como un guerrero experimentado; prefería reservar su energía para atacar con golpes certeros. Y cuando escuchó el grito del mago, lo único que pudo hacer fue retroceder hacía detrás con una voltereta, impulsando su peso hacía detrás y apoyando las manos en el suelo para coger impulso necesario para apartarse más rápidamente. No sabía sobre que tenía que tener cuidado, pero el ladrón era lo suficientemente racional como para no evitar una señal de advertencia; y fue correcto actuar de aquel modo, porque si el árbol le hubiera golpeado, seguro que se habría quedado allí en el acto.

Era cierto lo que el joven decía, Sothe estaba acostumbrado a que hubiera una gran cantidad de emergidos, incluso los necesarios como para realizar una emboscada. ¿Podrían estar de reconocimiento realmente? – No sé si estos tipos son inteligentes o no, pero siempre siguen una estrategia. No bajes la guardia, se oyen más pasos y no sabemos si esta vez van a ser más que la última. – El peli verde aprovechó para avanzar unos pasos hasta donde había quedado el emergido que el chico había atacado con su magia y no había acabado de derrotar para pisarle con fuerza sobre la cabeza, era una manera de matar de lo más dolorosa pero tener compasión con seres que arrasaban con todo no era su prioridad y volvió a la posición a donde estaba, expectante de lo que iba a ocurrir a continuación. Esta vez no eran emergidos que iban apareciendo uno a uno, sino que eran un grupo y cuando se acercaron más, Sothe pudo contar… 4, no 5 emergidos. – Oye, ¿los puedes separar o despistar con tu magia? Será más fácil atacarles si no se cubren las espaldas unos a otros, tenemos que volverlos a atacar uno a uno para ganar más tiempo por si vienen refuerzos.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 18, 2016 11:49 pm

Era cierto que vivía en un mundo en que había que pelear para sobrevivir, sobre todo en las condiciones actuales sin embargo era algo molesta la idea de que no vendrían soldados a ayudar cuando lo que el joven de cabello morado esperaba que venga era grande, muy grande, esa batalla le recordaba a una que había tenido hace un par de años pero la diferencia era que tenían un ejército y su maestro había estado para guiarlo, había empezado de la misma manera: emergidos enviados casi aleatoriamente, solo unos pocos para luego avanzar el ejército principal. Sin embargo había algo extraño en ese momento, la vez que luchó contra los emergidos con su maestro en Etruria tenía sentido que manden tropas de reconocimiento para asegurarse a cuántos hombres se enfrentarían luego, pero ahora no tendría sentido a no ser que una batalla a mucha mayor escala es esté dando allí cerca y los emergidos estén explorando el mapa, eso era lo más sensato.

El joven vándalo tenía muy buenos reflejos lo cuál sería de mucha utilidad ya que si Erk usaba magia excesivamente se sentiría cansado -Estoy de acuerdo. Debo advertirte, si mis suposiciones son correctas y son simplemente exploradores un ejército se avecina, un ejército que ganó una batalla de otro modo no veo el motivo por el que enviarían tropas solas, lo que quiero decir es... No somos los únicos peleando contra emergidos en este momento, pero son simples conjeturas rápidas que puedo sacar.- Decía mientras se preparaba para atacar a los enemigos que se estaban acercando poco a poco.

Vio al chico de cabello verde avanzar para acabar con el emergido que había sido tumbado del árbol anteriormente, diez metros aproximadamente los separaba, era una posición bastante ventajosa para el mago aunque probablemente no tanto para el ladrón entonces, Erk debía procurar cuidar la espalda del chico para que este evitara que los emergidos se le acerquen demasiado, finalmente habían llegado cinco enemigos más -Puedo hacerlo y también acabar con uno sin embargo necesitaré que me des algo de tiempo antes de poder volver a atacar, si me fuerzo demasiado desfalleceré sin necesidad de que los emergidos me hagan algo.- Respondió.

-A un lado.- Dijo el joven mago antes de mandar tres bolas de fuego que golpearon justo en el medio entre cada emergido, aunque el ataque no les hizo daño alguno el fuego los obligó a separarse unos cinco o seis metros excepto a los dos últimos de la izquierda quienes aún estaban demasiado cerca entre sí, en ese momento Erk empezó a recitar unas palabras, las hojas de su libro empezaron a cambiar de página rápidamente hasta llegar a una que tenía unas escrituras inentendibles debido al idioma en el que estaban escritas, finalmente Erk estiró su mano en dirección a su objetivo, el último emergido de la fila izquierda, de ella salió una bola de fuego aún más poderosa que las otras las cuales se habían apagado al poco tiempo, cuando el ataque impactó al enemigo esté se prendió en llamas y fue empujado varios metros hacia atrás provocando el inicio de un incendio, el emergido estaba fuera de combate pero el incendio en el bosque sería un enemigo mucho mayor que un ejército de emergidos.

Por un momento le prestó atención a lo que había provocado e hizo una pequeña mueca de disgusto -Tsk... Era lo que me temía.- Pero no tenía tiempo para prestarle atención siendo que había aún cuatro emergidos en combate, afortunadamente el fuego duró solo unos segundos y no llegó a quemar más que una pequeña parte del gran árbol contra que había chocado el objetivo de la bola de fuego.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Lun Ene 30, 2017 1:25 pm

En su cabeza no paraba de aparecer la idea de que él no era un guerrero y que se estaba metiendo en un buen lio por permanecer en aquel lugar y pelear con lo que fuera a venir. Sothe no era un blandengue, no era débil por el mero hecho de ser un ladrón... porque dentro de lo que era su clase, se había esforzado mucho para poder dominar varias técnicas, es decir, que no fuera simplemente hábil con la daga, sino también saber abrir y forzar tanto cerraduras como puertas. Intentaba no ser un mediocre en el camino que había escogido en la vida, aunque ladrón no era la mejor opción de sí mismo que pudiera ser como persona, porque ser un gran guerrero no era algo que estuviera a su alcance años atrás. No era un ladrón débil, era simplemente que comparado con otras clases de guerrero; una daga no se podía comparar en ofensiva, y tenía aquella idea demasiado en su cabeza cuando se encontraba en ambiente de batalla.

Había peleado anteriormente contra emergidos, pero al mismo tiempo también tenía que admitir que en cada una de aquellas ocasiones, normalmente había podido pelear o bien con un grupo en el cual sus debilidades se veían más equilibradas con las habilidades en común, o bien pudo luchar codo con codo con alguien con mucha más resistencia que la suya. ¿Pero un mago? Sabía bien las capacidades de los magos, después de todo había compartido casi toda su vida al lado de una y eso significaba que podía asegurar que tendría que estar en la vanguardia en todo momento. - Hmmm... tus conjeturas tienen algo de lógica y personalmente, preferiría que no fuéramos los únicos peleando aquí mientras los civiles huyen. - Lo cierto era que, enviar tropas de reconocimiento en un punto tan conflictivo como era la frontera entre dos países no tenía mucho sentido y era más factible que simplemente vinieran de otro punto. Si aquello podía llegar a ser real, les beneficiaba bastante.

Sothe no era precisamente bueno dando órdenes y pensando en tácticas de combate, así que aquella petición al chico era más bien una arriesgada propuesta en una situación en la que no veía como viable otras opciones. El ladrón sonrió casi imperceptiblemente cuando el mago pareció estar de acuerdo con el plan, aún sí le había marcado algunas limitaciones que tendría que tener en cuenta. - Tu preocúpate por su parte de no desfallecer ni actuar temerariamente, que yo me aseguraré de que no se acerquen enemigos a tu posición. - Si el chico le cubría las espaldas a Sothe de los enemigos que estuvieran un poco más alejados y trazando un plan para atacar, creía posible que pudiera detener a los que se encontraban más cerca de ellos. O al menos, tenía que creer que así fuera.

Ante aquellas palabras, Sothe se apartó hacía un lado de un salto, impresionado después por el fuego proveniente de aquel joven chico, aunque no causó la muerte a los enemigos, estos se encontraban en una mala posición para que el ladrón se abalanzase a terminar con ellos, así que simplemente les persiguió con la mirada. Es por eso que le impresionó un segundo ataque de magia, porque instantes antes el mago le había advertido que no podía presionarse y usar las artes mágicas continuamente o tendría repercusión en su estado. No le importo demasiado el estado del árbol en llamas, porque no le afectaba directamente a Sothe si se quemaba el bosque o no, por lo que decidió centrarse mejor en que no le quitasen la vida en aquel momento. Así que arremetió contra el primer emergido que decidió correr en dirección al mago, aprovechando que ya había conjurado el hechizo pero Sothe se interpuso en su camino con la daga en su puño y no tardando en apuñalar directamente en la yugular para que no pudiera blandir el filo de su espada como contraataque.

Solo tres emergidos a la vista. Podían con la situación; lo tenían controlado. Aunque cuando quiso pensar que las cosas estaban más calmadas y tiró el cuerpo inerte del emergido al que había atacado, vió como otro espadachín procedía a actuar de la misma forma que su compañero. - ¡Cuidado! - Pero esta vez estaba más despistado que la anterior y le costó unos segundos actuar, acercándose por la espalda del emergido para reducirlo; pero sin que pudiera acabar de realizar aquella técnica correctamente, porque trató de empujar a Sothe para apartarlo pero el ladrón le agarró y acabaron ambos cayendo sobre el suelo. Desgraciadamente, el ladrón fue el primero en caer y con el empujón se acercó peligrosamente a la zona que el mago antes había proyectado su magia; quemándose durante unos instantes los brazos hasta que pudo rodar alejándose de la zona. El emergido afectado por las brasas que se estaban extinguiendo, procedió de la misma manera, mientras ambos trataban de ponerse en pie, pero Sothe consiguió ser más rápido y hacer que el otro perdiese el equilibrio para abalanzarse sobre él y dar el golpe final. Quería tocarse los brazos porque le dolían de forma intensa pero aún si aliviaba de alguna forma el dolor, la quemadura permanecería en el lugar y seguiría provocando el mismo efecto, así que debía centrarse en terminar en el lugar y buscar algo de refugio.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 01, 2017 9:30 pm

Erk estaba agotado después de lanzar los últimos dos ataques consecutivos, le costaba respirar y mantenía la vista fija en el emergido que tenía en frente, sin duda había otros días en los que uso mucha más magia pero, con la diferencia de que estaba descansado, debido al continuo viaje no había logrado descansar bien y eso le estaba jugando en contra. El emergido portaba una espada y se acercaba rápidamente hacia él, no tenía escapatoria, si corría terminaría alcanzándolo y si le lanzaba un hechizo sería demasiado débil por no tener tiempo para conjurar, el mago observaba al espadachín con el ceño fruncido esperando que la respuesta a sus problemas apareciera en alguna manera y así fue, o, por lo menos fue algo muy parecido cuando el joven de cabello verde acabó con el emergido -Gra... Gracias.- Murmuró Erk.

Sin que el mago pudiera notarlo otro emergido atacó, afortunadamente el ladrón no tardó en encargarse de él aunque a un gran precio, cuando cayó terminó quemándose aunque eso no parecía haberle afectado puesto que se levantó y terminó con el emergido fácilmente.

Erk no disponía de tiempo para lamentarse por no haber controlado su poder anteriormente, no podía lamentarse por haber prendido fuego un árbol, eso ya lo haría luego y probablemente se castigaría por ello pero primero debía actuar, ya estaba listo para volver a conjurar y con un poco de esfuerzo acabaría con los últimos dos emergidos entonces, dio unos pasos hacia adelante, levantó su brazo derecho y luego de murmurar algunas palabras una bola de fuego empezó a generarse, no era demasiado grande pero si poderosa. Miró a uno de los emergidos restantes fijamente, sin ninguna expresión en el rostro, luego bajó rápidamente el brazo chasqueando los dedos cuando iba a mitad de camino y la bola fue dirigida directa al emergido dejándolo fuera de combate.

Sin cambiar la posición en la que había terminado, Erk fijó la vista en el último emergido y luego de murmurar unas palabras empezó a generarse otra bola de fuego muy parecida a la anterior, pocos segundos después cuando el emergido se estaba acercando hacia él, levantó el brazo diagonalmente y el ataque se lanzó acabando con el último enemigo. Una vez que parecía que por el momento no habría más enemigos se acercó al ladrón. El mago se encontraba agitado y en su rostro se notaba el cansancio -Vayámonos de aquí... Lamento... Digo... Perdón... Te has quemado por mi culpa.- Dijo mientras le tendía una mano al peli-verde, en ese momento una gota de sangre cayó en el brazo de Erk, casi como un reflejo se limpió la sangre que brotaba de su mejilla acercando su cara con su hombro, de todos modos la capa era roja y no se notaría. -Vamos.-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Sothe el Sáb Feb 04, 2017 8:14 am

Después de asestar el golpe final a aquel emergido, cuando Sothe ya se había quemado los brazos por el fuego que todavía no se había extinguido en el bosque, decidió dejar descansar sus brazos y sus manos un poco, dejando sus dagas en la funda que llevaba por fuera del pantalón. El ladrón era capaz de entrar en combate en cualquier momento, porque después de todo en lo que más destacaba era precisamente en agilidad y rapidez, pero por el momento, aunque no lo admitiría en voz alta, el dolor constante por las quemaduras le distraía bastante de fijarse en la realidad. Era la primera vez que se quemaba directamente con fuego y no podía evitar pensar que le quedarían señales en sus brazos después de la pelea, quizás no era el momento adecuado como para pensar en ello pero es que no le hacía demasiada ilusión.

Aunque lo importante de todo aquello, es que el joven mago le cubrió las espaldas mientras el estaba peleando... de una manera bastante arriesgada en el suelo contra ese emergido, tenía que añadir. Mediante el uso de su tomo de magia pudo eliminar a los tres emergidos que todavía quedaban en la área, y sinceramente, se alegraba que hubiera actuado de aquel modo sin pedirlo porque Sothe empezaba a sentirse demasiado agobiado por la situación y solo le apetecía salir de allí y volver a Nevassa. Porque aunque era del lugar en el que necesitaba salir porque era el lugar que hacía que no pudiera avanzar más como persona y crecer más, al mismo tiempo no dejaba de ser su hogar. No pudo escuchar como el chico le daba las gracias y realmente, las únicas palabras que Sothe llegó a entender fueron las que le dijo una vez se acercó a él cuando la batalla terminó.

Podía leer el cansancio en el rostro ajeno, de igual forma que también le había afectado el ritmo de la batalla a él mismo. - Es hora de volver sí. - Se miró los brazos después de que el chico se disculpase, la verdad es que él le había causado una herida en el rostro así que quizás esas quemaduras podían ser el pago por su negligencia, aunque tampoco es que Sothe creyese demasiado en el destino o cosas por aquel estilo. - No es nada, cosas de la batalla. Cualquiera preferiría tener el cuerpo lleno de cicatrices antes de perder la vida. – Le hizo un gesto con la cabeza para indicar que debían irse antes de que se pudiera complicar más la cosa y después Sothe anduvo en la misma dirección. - Por cierto, mi nombre es Sothe. ¿Cómo que te llamas, mago? Voy a volver a la capital de Daein, podemos ir juntos si también te diriges allí.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Under
Vallum

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3068


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 06, 2017 12:42 pm

Erk escuchó atentamente a Sothe, después de todo es lo menos que podía hacer, estaba esperando una reprimenda de parte del peli-verde sin embargo no fue así. El joven de cabello morado se quedó en silencio por unos instantes, sin comprender por qué el ladrón lo se había enojado con él, el mago asintió con la cabeza ante la propuesta y empezó a caminar.

Erk empezó a caminar en silencio rumbo a Nevassa, intentaba encontrar las palabras adecuadas para disculparse pero no las encontraba, en ese momento recordaba lo que le había dicho Sissi sobre ayudar, intentaba recordar cómo se llamaba una planta para tratar la quemazón que era propia de Daein pero solo recordaba su ilustración en un libro. -Soy Erk... Mucho gusto Sothe.- Dijo después de un largo tiempo con la vista baja, fue su culpa, no fue cauteloso y por eso había incendiado el árbol, que esperaba que se apague y no comience un incendio en el bosque aunque se darían cuenta si pasaba eso. -Disculpa... Fui descuidado... No me controlé adecuadamente y por eso saliste herido, prometo esforzarme para que no vuelva a suceder.- Dijo en voz baja.

Continuó caminando, el viaje se le haría largo, bastante largo. Todo el tiempo pensaba en cómo se llamaba la planta pero le era imposible recordar, cada tanto miraba de reojo las quemaduras del joven solo para hacerse notar su error y lo mucho que todavía debía aprender y mejorar.

Luego de un largo rato se dio por vencido y se limitó a darle las indicaciones a Sothe. -Sothe... Hay una planta de Daein... No recuerdo su nombre, tiene propiedades curativas que sirven para quemaduras entre otras cosas... En la capital ve a comprarla, es como una palma pequeña pero con solo dos dedos, por fuera es rugosa pero al abrirla desprende una savia que sirve como... Sirve para curar quemaduras y heridas... Eso te ayudara... Lo lamento mucho en serio.-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 19, 2017 9:40 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Sothe ha gastado un uso de sus dagas de bronce, las cuales se rompen.
Erk ha gastado un uso de su tomo de Fuego, el cual se ha terminado de gastar.

Ambos obtienen +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Nadie puede huir de lo que le ha de venir [Priv. Erk]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.