Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Miér Nov 02, 2016 7:27 pm

La decadencia y destruccion de aquel lugar saltaba a la vista incluso para los hombres provenientes de un pais como Nohr donde la desolacion era el paisaje normal de las tierras negras y rios de lava, donde la gente sobrevivia con dificutad en la superficie y se veian obligados a contruír bajo tierra y hacer sus ciudades lejos del calor de los volcanes y del aire leno de cenizas que tapaban la lu del sol haciendo que Nohr viviese en una heterna oscuridad imposibilitando la siembra y crianza de animales para alimento. Incluso un pais que vivia en tales condiciones veia Ragna Ferox en ese momento y lo consideraba en la peor de las decadencias. Las casas estaban destroazdas por las llamas y el aroma a muerte inundaba las calles tanto de emergidos como de peronas que habian luchado o solo intentado huir de ellos, no se veian rastros de animales ni personas pero los emergidos estaban en cada rincon marchando y dificultando el avance del reducido ejercito que Xander habia traido consigo.

Pese a los dias lejos de sus tierras el sol seguia siendo un impedimento para los soldados que no terminaban de acostumbrarse al brillo. Dormian de dia cuando el sol comenzaba a alzarse y se levantaban cuando comenzaba a ocultarse para evitar l mayor reflejo, no solo sus ojos se veian afectados si no su piel manchas rojas que dolian se mostraban sobre las mejillas y las partes expuestas de piel palida de los soldados que habian vivido su vida en un pais lejos de los rayos solares. Habian viajado por Ylisse mientras el principe se habia asegurado que su apoyo en la liberacion estuviese cumpliendo, al mando de su mas fiel soldado y guardaespaldas todo parecia ir en excelente forma y habiendo escuchado de la caida de Ragna Ferox se habia movido hacia el norte. Alli se habia encontrado con la mascota real de Altea, Artemis que le habia comunicado los deseos de Marth por conquistar y ayudandole de un ataque de emergidos creyo conveniente comunicar que su movimiento era a favor de Altea para ganar el favor de la potencia economica que le habia estado abriendo comercio hacia ya varios meses. Seguia interesado en mantener buenos tratos con tal pais pese a las diferencias culturales aunque tambien tenia intereses personales un tanto mas turbios.

Regresando hacia la frontera con Ylisse se encontraron con la gran muralla y un poco perdidos siguieron la misma hacia el este con la esperanza de encontrar la gran puerta por la que habian entrado y regresar a Nohr para organizar un movimiento mas fuerte de conquista y liberación. Cuando el sol comenzo a salir habian acampado contra la gran muralla y siendo aun de día se despertaron por el sonido de la batalla al pareer un grupo de emergidos se dirigia hacia ellos y el centinela ya daba la alarma que levanto a todos los soldados y a prepararse para la batalal. Su escudero se apresuro a aprontar su caballo y ayudarle con la armadura, el sol reflejaba en el acero brillante y los ojos del principe se entrecerraban un poco evitando mirar demasiado alto donde el sol ya cerca del horizonte brillaba con fuerza - ¡Preparen armas! ¡Formacion defensiva hasta tener seguridad del numero y naturaleza del ataque! -
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Miér Nov 09, 2016 1:21 pm

La elección de volver a Jugdral atravesando Regna Ferox fue una de las peores, si no la peor que había tomado desde que tenía uso de razón. Lo que iba a ser un viaje rápido se tornó en un calvario para Alice, quien ya había retrasado su regreso por más de un mes. En primer lugar salió mal parada  de uno de los coliseos más importantes del país por una invasión inesperada de emergidos. Recuperarse de las heridas le llevó varias semanas. Tiempo que, desafortunadamente, habría sido suficiente para abandonar el país antes del desastre. El incidente del coliseo sólo había sido un precedente de lo que estaba por llegar. De igual forma, una gran cantidad de emergidos aparecieron en circunstancias misteriosas en las dos capitales del país. Con ambos Khanes en paradero desconocido, los resurgidos no tardaron en tomar el control de la nación, o mejor dicho, sumirla en el caos.

Alice llevaba huyendo desde entonces,  sin saber muy bien que dirección que debía tomar ya que se encontraba en el centro del país. Sin conocer el terreno, lo único que podía hacer era avanzar, esconderse... Sobrevivir. Un día llegaron noticias, rumores, la situación de Regna era excepcional, aunque  no la única. De hecho,  Altea había conseguido desacerse de la invasión, era un lugar seguro. Fueran ciertos o no, Alice no estaba en posición de dudar de ellos. La lanza se desgastaba, al igual que su armadura en cada escaramuza, al igual que la comida o el agua escaseaba. De forma análoga aumentaba la desesperación de la joven por salir de allí, no importaba el método ni el coste para salir de Regna, pero debía hacerlo. Avanzaron día y noche, hacia el sur, a la frontera con Altea. Con el espacio aéreo comprometido la única opción viable era por tierra y cada milla conllevaba su esfuerzo.

Finalmente Alice había llegado a la frontera, podía verse la inmensa muralla bloqueando el horizonte. Desafortunadamente, los emergidos sabían de la importancia del enclave, su presencia era muy fuerte en ese lugar y era imposible pasar desapercibido. Los últimos kilómetros antes de llegar a las murallas fueron de constantes combates con pequeñas patrullas. - "Solo un poco más y ya estaremos fuera." - dijo para ella misma, pero la parte más difícil llegaba ahora, atravesar la frontera custodiada por los emergidos. Alice no estaba sola en ese escenario, en la lejanía podía escucharse el sonido de las armas chocando y de los gritos de batalla. A medida que se acercaba a la muralla podía evaluar mejor la situación. El grupo que luchaba con los emergidos era grande y bien equipado, las insignias que portaban sus armaduras eran típicas del ejército. Sea cómo fuere, el enemigo común era la fuerza emergida.

La jinete de pegaso cargó contra la formación emergida por un flanco, con la fuerza con la que acostumbraba a hacerlo. Los que recibieron directamente el impacto fueron lanzados, empujando a otros otros al suelo, rompiendo parcialmente la formación del enemigo.  Pudo ver en los soldados cierto desconcierto y sospecha, y no era menos. El uniforme militar de Silesse que lleva Alice, deslustrado ahora, los habían llevado emergidos de este continente. Sin embargo, los rasgos físicos de la joven -aunque algo deprorables debido al cansancio y a la mala alimentacion- se distanciaban tajantemente de la de aquellos seres.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Vie Nov 18, 2016 6:20 pm

La lucha comenzo en el primer instante en que uno de los emergidos habia llegado al rango del primer soldado, cansados y un poco confundidos no fue suficiente para menguar las fuerzas de los entrenados hombres pero el sol estaba haciendo más daño que las espadas enemigas. El reflejo cansaba la vista y daba dolor en la parte trasera de los ojos de los soldados acostumbrads a la oscuridad de su pais natal, el reflejo de las armas les hacian perder preciados instantes en el que cerraban sus ojos y el enemigo lograba encontrar una abertura para herir a los soldados. Pelear contra el sol era una desventaja que el príncipe comenzaba a sospechar que era velada, ya habia visto a los emergidos actuar de manera inteligente y cada ataque parecian ser mas audaces.

Necesitaba mover a su ejercito para tener el sol de espaldas pero arrinconados contra la pared como estaban no lograban hacerse de espacio. Los soldados de Nohr dudaron cuando vieron a la mujer de cabello rubio pelear y abirse paso desde la retaguardia del ataque, algunos simbolos en su armadura eran similares a lo de los emergidos pero ella claramente no pertenecia a aquel grupo con clara desconfianza los soldados no la atacaron pero tampoco le permitieron el paso temiendo una trampa. Notando aquel comportamiento extraño en sus filas el principe se dirigio a aquell lugar afirmando su avance con su caballo, el animal encontro abrirse camino hasta alli y su espada encontro el cuello de un emergido que se intentaba colar en la línea defensiva. El rubio miró rapidamente de pies a cabeza a la mujer que había aparecido, claramente no era un enemigo y habia posibilidades que su armadura la hubiese tomado de algun cadaver mismo sus soldados tomaban armas de los caidos y no era extraño si veia el estado en el que estaba ese pais - Somos el escuadrón a la orden de la corona de Nohr, marchando a favor de Altea. Si tu lanza aún tiene filo y la prestas a nuestra causa encontrarás refugio con nosotros y paso seguro. - ninguno de los dos estaba en posición de rechazar ayuda pero no permitiria que alguien con el mismo uniforme que su enemigo se acercase a ellos sin siquiera intercambiar una palabra.

Los soldados protegian momentaneamente al principe y viendo que se dirigia a la joven tambien a ella permitiendoles hablar por el momento. El caballo del principe estaba inquieto por todo el sonido alrededor y durante la batallas no acostumbraba estar quieto en un solo lugar si no que arremeter contra enemigos como toda cabelleria haria, estar quieto era aumentar el riesgo a ser golpeado.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Sáb Dic 10, 2016 9:58 am

El silencio tenso se alargó varios segundos, Alice había considerado que era mejor esperar a que el que lideraba el batallón empezara la conversación. Fue un hombre, a lomos de un caballo oscuro, el que se dirigió a ella una vez se hizo paso entre sus soldados. Había observado la indumentaria de las fuerzas de Nohr más de cerca y pudo comprobar que no eran las mismas que la de los soldados del país del que trataban salir, algo que quedó confirmado cuando el caballero se presentó. No sabía nada de Nohr más allá de que se encontraba en el continente de Akaneia, sin embargo, la palabra Altea si que le resultaba -deseperadamente- familiar. Eran buenas noticias para Alice, y a la vez problemáticas, podría simplemente atravesar la muralla volando pero ahora se expondría a ser denunciada por aquellos a los que les habría negado su ayuda. Egoistamente había deseado no encontrarse con nadie que necesitara ayuda durante todo el camino, pues no estaba en sus ideales familiares ni militares el de dar la espalda a aquellos que estaban en peligro. Ese momento llegó en el tramo final, desgraciadamente, debía hacer el esfuerzo definitivo y conseguir que todos consiguieran cruzar la frontera. - Con el debido respeto, no habrá refugio ni paso seguro mientras estemos a este lado de la muralla. - Corrigió al general, para bien o para mal, pero Alice no era de esas personas que se guardaban las cosas para ella misma. No era la corrección lo que buscaba, si no mostrar que era consciente de la situación delicada en la que se encontraban y que no necesitaba eufemismos para convencerla de que colaborara con ellos. - Con que salgamos de una pieza de aquí me conformo. - Añadió, agarrando aún más fuerte la madera de su lanza, tiró de un lado de las riendas de su pegaso para orientarlo hacia el enemigo. - Mi nombre es Alice. Soy del continente de Jugdral, me disponía a volver allí atravesando este país. - No quiso alargarse más con los detalles. El por qué se encontraba en la frontera con Altea era fácilmente adivinable.

Los soldados de Nohr estaban combatiendo durante la conversación, parecían afligidos por algún elemento que escapaba al entendimiento de la jinete. Sus movimientos no eran del todo precisos, provocando que los emergidos encontraran algún punto débil del que aprovecharse. La línea enemiga había conseguido formarse de nuevo, por lo que era necesario que la caballería se encargara una vez más de romperla.  - Tsk... ¡Voy a entrar! - Era una forma de alertar a los soldados de Nohr y ordenarles indirectamente que le abrieran un hueco por el cual lanzar su carga. Azuzó a su pegaso, pasando al galope de inmediato, cubriendo la corta distancia que la separaba de los emergidos a gran velocidad.  Las pocas lanzas que se enarbolaron para empalar a la montura fueron apartadas por la de Alice o repelidas por la armadura del pegaso. El resto de armas cortas no podían hacer nada con la velocidad, los que se encontraban al frente de la formación cayeron o salieron despedidos. Los más “desafortunados” probaron el acero y fueron atravesados. Una vez la inercia desapareció, el pegaso extendió sus alas y las batió con violencia co la intención de lanzar el polvo del suelo a los ojos de los enemigos, dificutando así su capacidad de combate.

Alice siempre tomaba muchos riesgos en combate, llegando a abusar de su combate en tierra, era raro el día que salía de una contienda ilesa. Pero ese estilo barbárico conseguía causar un caos mayor en las filas enemigas, especialmente útil para darle la vuelta a las situaciones problemáticas.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Lun Dic 12, 2016 1:29 am

No le caia nada bien que una extragera que se acercaba a ellos en malas condiciones en medio de una batalla le estuviese corrigiendo, sobretodo por que consideraba que no habia mentido, la situacion era mala no lo negaria pero estaria ella mejor en un grupo que sola contra todos los emergidos de aquel lugar y si solo alzaba vuelo seguro se encontraria con los arqueros que custodiaban la parte alta de la muralla tomada por mas emegidos, no habia centimetro cuadrado de Ragna Ferox que no estuviese tomado por ellos. Pero no tenia tiempo de discutir ni tampoco de por orgullo perder un arma extra que ayudaria a sus hombres que bastante problemas ya tenian solo con el sol - Lord Xander. - se presento de inmediato cuando ella dio su nombre, no era seguro revelar su posicion como principe heredero a quien ni conocia por lo que se limito solo a decirle su nombre - Estamos regresando a Ylisse buscando una brecha en el muro, el paso principal esta resguardado por demasiados enemigos para poder cruzar. Lamentablemente no podremos acompañarla hasta la costa pero le recomiendo ir por Altea o Ylisse y tomar camino por mar, será mucho más seguro que por aqui. - intento dar su consejo de manera veloz siempre mirando la batalla.

Sus ojos se entrecerraban por el reflejo del sol y sentia el dolor tras estos cada vez que una espada hacía que reflejase mas blanco aquella luz. Los emergidos aprovechaban esto de los soldados encontrando demasiado facil huecos en sus defensas y los heridos comenzaban a aumentar. El aviso de la jinete pegaso alerto a los soldados que se apartaron aliviados un poco al poder bajar un poco la vista del sol directo y la embestida distrajo suficiente al enemigo para que los soldados de Nohr tuviesen tiempo de tomar algo de medicina racionando lo poco que les quedaba y intercambiar posiciones dejando a los mas heridos y cansados detras.

Viendo la oportunidad el paladin levanto su espada para llamar la atencion de sus hombres - ¡Sigan abriendo paso! ¡Si damos la espalda al sol tendremos mejor oportunidad! - espuelo a su caballo para ir detras de la rubia siguiendo el camino que habia abierto, usando su espada como hoz como granjero que corta el trigo hizo un movimiento en arco sobre las cabezas de los emergidos que confundidos se acercaban reduciendo su numero, detras de el sus soldados seguian rematando si quedaba alguno herido. Con su armadura pesada y con su montura tambien con armadura siguio adelante abriendose camino hacia el otro lado de la formacion enemiga.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Ene 09, 2017 4:06 pm

El plan -mas bien improvisada idea- de dificultar la visión de los emergidos había surtido el efecto deseado, ganando unos valiosos segundos que fueron aprovechados por los soldados de Norh. Alice se dio cuenta de la desventaja implícita que estaban sufriendo al ver cómo los soldados intentaban refugiar sus cansados ojos de la luz solar. Recordó sus primeros meses de instrucción de vuelo, donde las nubes y la nieve reflejaban la luz solar provocándole muchas molestias. En varias ocasiones esa fatiga ocular transcendió en dolores intensos que provocaban la indisposición que estaba viendo en ese momento en los soldados.

Sus sospechas fueron confirmadas con la orden de Lord Xander previa a su carga. Su habilidad a la hora de combatir montado era muy superior a la de la joven jinete. Las alas del pegaso impedían poder atacar por los costados, por lo que Alice dependía de su lanza para atacar ya que el alcance de la espada es insuficiente a la hora de realizar ataques frontales. No es que la lanza fuera un problema en absoluto, pero la familia Schuberg siempre habían tenido una predisposición innata a las armas de filo, predominantemente las espadas. Tal es la pasión que procesan por ellas que incluso Alice suele llevar una en su costado aún sabiendo que el peso extra que le supone portarla no iba a ser compensado, pues rara vez la usa.

Xander agrandó más la brecha con su ataque, dando el espacio que la jinete de pegaso necesitaba para poder realizar un nuevo lance. Una pequeña carrerilla y un par de batidas de alas daba como resultado un brinco corto pero potente desde el aire. Mucho más impreciso y arriesgado que antes, el acero emergido amenazaba la piel con más gravedad. La armadura, los buenos reflejos y la fortuna salvaron el peligro, mas los avisos de excesiva temeridad llegaban en forma de rasguños y golpes contundentes que la coraza no podía mitigar, una entrada más en la interminable lista de moratones que ha recibido en una pelea. Aquel riesgo conllevaba una preciada recompensa: tomar el relevo del paladín para que éste pudiera repetir el patrón y seguir rompiendo la linea enemiga.

A pesar de todo el potencial y talento desplegados las fuerzas estaban parejas. Los emergidos derribados acabarían siendo reemplazados eventualmente por sustitutos que llegaban de diversas zonas de la muralla. Sin embargo estaba habiendo avance en el regimiento de Xander, que poco a poco conseguía orientarse de tal forma que el sol no les produciera tanto castigo. Si despachaban suficientemente rápido a los emergidos que tenían cerca podrían avanzar rápido un tiempo, antes de que los demás los alcanzaran.

Alice estaba enfocada en la batalla, agotada mentalmente, hipnotizada. El esfuerzo de mantener la concentración le impedía atender a estímulos que no fueran aquellos que tuviera en su campo de visión.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Miér Ene 25, 2017 1:54 am

La batalla era fiera y los emergidos no daban tregua alguna, era como si el cansancio no les hiciera nada ni tampoco las heridas, los soldados de Nohr estaban cansados y el sol no ayudaba para nada, dolores de cabeza y ojos llorozos hacían impresisos sus ataques y varios caían poniendo nervioso al príncipe que se suponía que debía guiarlos a la victoria, no a la muerte, menos morir en tierra de nadie lejos de su hogar. La desesperación crecía y hacía presión en el rubio que se aferraba más a las riendas y a su espada entregandose a la batalla para defender a su gente y salir con vida.

Le llamaba mucho la atención la forma de pelear de la chica que se les había unido, había visto pegasos de Hoshido y los había enfrentado así como su hermana sobre su wyvern en las fronteras, siempre en el aire y no entrando a Nohr por su cielo cargado de cenizas volcánicas donde solo los wyverns parecian poder volar sin problemas. Los veía como criaturas delicadas y vulnerables que aprovechaban su ventaja en el aire para atacar a los ejercitos en tierra, siempre pensó que eran más efectivos los durs wyverns. La chica no manejaba su pegaso como los demás, era mucho más ofensiva y cargaba con una armadura digna de una jinete wyvern y parecía tener la temple y sed de batalla de una. El animal obedecía con fortaleza y diligencia como un caballo entrenado, aquella demostración cambiaba un poco la perspectiva que tenía de los pegasos, al parecer la forma de pelear que había visto antes se limitaba a Hoshido solamente y un caballero pegaso podía ser temeraria y valiente. Cuando ella se apartó dejando ya bastante maltrechos a los emergidos él volvió a embestir, espada en mano y espuelando a su caballo para apremiarle a no perder terreno. El relincho de este indicó que algún filo le había alcanzado pero manteniendose en pie golpeo con sus patas delanteras contra los escudos de los emergidos que cayeron hacia atras siendo pisados por el peso del caballo y jinete. Una lanza se clavó en un costado entre las placas de armadura pero se quebró antes de llegar a lastimar más que superficialmente pero suficiente para hacer perder algo de fuerza al príncipe en su ataque, también ya cansado por la batalla y sin poder ver bien por el maldito sol.

Tomaban igual ventaja y se abrian paso para tener el sol ahora a sus costados y no de frente, pero era aún dificl de alcanzar, debió de apartarse para quitarse la lanza que se apretaba entre las placas de la armadura - ¡Casi terminamos de abrir las defensas! ¡No se detengan a pelear, cuando haya una salida marquemos por el borde del muro hasta la brecha! - estaban arrinconados básicamente y peleaban contra el tiempo, si llegaban refuerzos perecerían allí. La sangre manchó de oscuro las telas violetas de su ropa y su capa pero continuó volviendo a alzar su espada, no podía detenerse viendo a sus soldados ser heridos y caídos también... lamentablemente la situación no les permitiría ni siquiera llevarse a los muy heridos, solo los que pudieran luchar y escapar eran los que podrían vivir y apretando su corazón tendría que dejar gente atrás. Se posicionó al lado de la jinete pegaso, un poco delante para no interponerse en las alas del animal - Una última vez, queda poco y podremos abrirnos paso. Vienen por el este, así que solo tenemos esta oportunidad para poder abrirnos paso, no tendremos tiempo de intentarlo otra vez antes de que nos alcancen. Vamos juntos. -
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Dom Feb 05, 2017 1:42 pm

Mientras ambos jinetes quebraban la formación emergida los soldados luchaban contra los que quedaban rezagados en los flancos, dando tiempo a los heridos a refugiarse dentro de la formación triangular. Los más desafortunados no podían seguir el ritmo debido a sus heridas, pero aceptaban sin titubear su destino, y aquellos que aún podían luchar entregaban su último aliento a facilitar el avance del resto. El panorama se asemejaba a un dantesco juego de ajedrez: Las fuerzas de Xander representarían un par de caballos y un puñado de peones avanzando por un tablero repleto de fichas negras, obligando a sacrificar paulatinamente sus piezas para mantenerse dentro de la partida. Alice era consciente de la situación, pero en ningún momento miró atrás, pues desmoralizarse sería la gota que habría colmado el vaso. La vanguardia no cedió un palmo de terreno pagando un precio considerable, el cuerpo y el acero se deterioraba con cada choque tanto para el pegaso como su jinete, cuyas armaduras especialmente gruesas peligraban de quebrarse en cualquier momento. Xander por su parte había seguido alentando a sus hombres mientras combatía, con el infortunio de recibir una perforación en su coraza en el proceso. Su montura también sufrió heridas, pero ninguna parecía haberla debilitado gravemente. Eventualmente, se aproximó a Alice para darle nuevas directrices. El progreso que habían hecho era bueno y, sin embargo, en vano si fallaban en el embate final. Llegaban refuerzos y no habría más que una oportunidad para romper el bloqueo, pues de ser alcanzados quedarían rodeados por el enemigo. Alice asintió en silencio.

Ya que el paladín se encontraba delante suya, esperó a que él lanzara antes para no obstaculizarle. Ella lo siguió inmediatamente, sutilmente por detrás y con más espacio lateral para no atropellar al paladín por accidente. La distancia recorrida antes de chocar contra los emergidos fue corta, pero suficiente para ganar bastante inercia. Ágilmente se alinearon los escudos enemigos y algunas lanzas por detrás, dispuestas a aguantar la embestida. Alice llegó con la formación parcialmente quebrada gracias al embate de Xander. El paladín quedó frenado, pero Alice consiguió atravesar la primera fila -ya desecha- de emergidos. - Aaaaaaaaaaaaa – Soltó un alarido y azuzó una última vez a su montura. La línea de emergidos era estrecha, de tres o cuatro filas de hombres, fácilmente quebrantable si un jinete la golpeaba con suficiente fuerza. Alice logró empujar sin problema la segunda fila, ya sin escudos, incapaces de soportar el empuje de la montura. Sin embargo el infortunio ocurrió cuando se disponía a romper la tercera línea. Uno de los emergidos que dejó atrás hizo un último intento de herir al pegaso, cuya armadura no pudo resistir más el aluvión de golpes. El acero se quebró como vidrio en su parte frontal, provocando el desprendimiento paulatino de las placas hasta dejar expuesto todo el cuerpo del animal. Los cortes de la tercera línea no fueron protegidos por la armadura, provocando heridas fatales en el pegaso. Aún así mantuvo su fuerza hasta el tramo final. El pegaso no logró encarar la cuarta línea, tropezando en el instante final y cayendo de bruces contra los emergidos.

Alice se dio cuenta cuando era demasiado tarde, su corazón se paró al notar el desequilibrio de Ícaro. Cerró los ojos por instinto. Lo siguiente que percibió fue una fuerte inercia hacia delante, la cual intentó soportar aferrándose a las riendas, pero fue imposible. Su cuerpo salió despedido una vez el pegaso chocó contra los emergidos y se estrelló contra el suelo despues de recorrer unos pies de distancia. Dio varios giros sobre su propio eje antes de frenar del todo, y una vez todo había acabado Alice volvió a abrir los ojos. Había atravesado la línea enemiga, podía ver a los soldados de Norh luchando por abrirse paso a través del hueco que ella había abierto. Justo en la frontera se encontraba su pegaso, caído, rodeado de emergidos que luchaban contra los hombres de Xander. Su pelaje blanco impoluto ahora rosado de su propia sangre, esa imagen sirvió para que Alice se recuperara del Shock de la caída. - ¡Icaro! - Gritó su nombre y sacó todas las fuerzas que le quedaban para vencer el peso de su armadura. Se incorporó, yendo a la carrera donde se encontraba su compañero herido, ignorando el peligro que venía de uno de sus costados.

Se trataba de un emergido fuertemente acorazado, posiblemente había salido despedido en el choque pero se encontraba en perfectas condiciones. Encontró a la jinete de pegaso corriendo una vez se había levantado, distraída, lo que le permitió atacarla por sorpresa. Alice recibió un golpe seco y fuerte con el escudo, siendo empujada y cayendo de espaldas. Tardó un poco en volver en sí, momento en el cual el emergido se disponía a rematarla. El general portaba un enorme martillo, a pesar de sus dimensiones, era capaz de empuñarlo con una sola mano. Alice interpuso su antebrazo izquierdo al mazazo que iba directamente a su cabeza deteniendo la trayectoria. No obstante, eso le provocó la fractura del radio, pues la coraza era incapaz de absorber la fuerza del martillo. El dolor fue tan intenso que casi le provoca un desmayo, la adrenalina se encargó de mantener a Alice consciente. El emergido pareció molesto al no acabar con ella, y una vez más se dispuso a golpear mortalmente cu cabeza. De forma desesperada, Alice consiguió desenvainar su espada y logró seccionar la mano diestra del emergido. Pero aún imposibilitando que el emergido pudiera usar su martillo, el peligro no había cesado.

El emergido ni siquiera se inmutó, su muñon derecho desprendía sangre como una cascada pero no exteriorizaba síntoma alguno de debilitamiento. Pisó la mano derecha de Alice y aplicó todo su peso en ella para obligarla a soltar la espada, un pisotón final en la articulación del codo consiguió paralizar el brazo. Luego se agachó clavando la rodilla sobre su pecho, arrebatándole la mayor parte de su capacidad de respiración. Su única mano agarró con violencia el lateral derecho de su cabeza, acomodando la palma para lo siguiente que estaba por venir. Presionó la cuenca ocular de la rubia con su pulgar, abriéndose paso por la misma hacia el interior de su cabeza. Encontró resistencia por parte de Alice, quien agarraba a duras penas el brazo del agresor, pero poco a poco avanzaba hasta el interior de su cabeza. El ojo se fue hundiendo, la sangre empezó a brotar del párpado,el emergido procedía la ejecución impasible ante los gritos de dolor que estaba emitiendo su víctima.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Dom Feb 05, 2017 11:23 pm

Era un esfuerzo conjunto, la soldado invitada en las filas de los nohrinos era una ficha mucho más importante y fuerte de lo que había prometido en un inicio, era vital para mantener a las filas enemigos temblando constantemente relevandose mutuamente con el príncipe. El constante avance, aunque lento, les permitía encontrar la esperanza y mantener alto el espíritu, primcipal fuerte en los soldados del país oscuro. A la luz del día aquellos hombres no eran más que, solo hombres, pero en sus tierras habían sabido hacer temblar a sus enemigos, entre las sombras teniendo la ventaja de ser combatientes nocturnos, casi sin necesitar luz, en la escaces de la misma y con armaduras negras la sangre no se hacía notar por el enemigo y entrenados para seguir luchando incluso heridos se habían generado hasta mitos que no eran humanos. Pero a la luz del día con la vista cansada, cuerpos heridos y demasiados enemigos delante, sin conocimiento del terreno estaban cayendo y muriendo en tierras extranjeras. Los gritos de guerra se meclaban con los chillidos de dolor y desesperación. Cada pequeña cosa caía en los hombros del príncipe, sin tiempo de pensar demasiado ya anticipaba que pasaría noches sin dormir, cuestionando sus movimientos y aquellos sacrificios, poniendo sobre la balanza las vidas perdidas con los favores políticos ganados, en donde se había equivocado y atormentando sus sueños los gritos de sus hombres en ese momento.

El relincho de dolor del pegaso le quitó de su concentración, su espada se trenaba con los enemigos, manteniendo la brecha lo más abierta posible para que la mayor cantidad de soldados pudieran pasar, incluso si era posible algún herido que pudiese caminar fuese a una posible salvación aunque la mayoría de heridos aceptaban ya su muerte y con el fiero entrenamiento de las tierras nohrinas estaban más dispuestos a dar su vida para permitirle a los otros el paso que intentar salvarse y ser solo una carga, muchos de ellos ni siquiera pensando en querer vivir si las heridas que tenían lo incapacitarían de por vida a seguir sirviendo a la corona. El rubio vio a la mujer caer hacia adelante, el pegaso caer al piso y el gritesco espectáculo del pobre animal luchando por ponerse sobre sus pies aunque sus patas quebradas no se lo permitían, él príncipe ya sabía lo que ocurría con un caballo el cual se le quebraba una pata y normalmente era dejado atrás en el campo de batalla, se aceleraba la muerte si se quería ser misericordioso, y cuando vio que los emergidos pisaban sus delicadas alas y estas cedian al peso y los filos se clavaban en el animal que aún seguía vital una punzada de dolor le contrajo el pecho. Había visto centenares de caballos morir y caer en el campo de batalla, el que montaba no había sido su primer caballo y si bien era el que más le había durado sabía que no sería el último.

No tenía tiempo para detenerse a lamentarse, los emergidos que peleaban contra el animal estaban distraídos y tenía que tomar ventaja de ese asunto. Gritando para llamar la atención de sus soldados alzó su espada y señaló con la misma la brecha, viendo, no una vicoria, pero si una salida, dejaron de pelear para avanzar, cerrando a su espalda e invirtiendo poco a poco la formación de triangulo. La salida no fue para nada sencilla, los emergidos se apresuraban a cerrarse y a no permitirles avanzar, teniendo el príncipe que volver a enfrentar al grupo que se re armaba, una última embestida y los soldados detrás de él lograron pasar al otro lado de la formación enemiga, el solor vino después, demasiado centrado en abrirse paso y cuidar a los pocos hombres que le quedaban, ya adolorido y cansado por sus otras heridas, no sintió la espada que se clavó en su pierna, solo cuando intentó utilizarla para afirmarse en su montura sintió el dolor que le hizo marearse, al mirarse pudo ver como la sangre caía desde su muslo por toda su pierna y el costado de su caballo. Logrando salir guió a los soldados hacia la brecha ya tomada por las tropas de Altea, podía ver a la distancia los estandartes de la nación simpatizante. Allí serían recibidos y seguramente tendrían suficientes refuerzos para hacer retroceder a los emergidos. Buscó a la rubia sin éxito hasta que el grito en el piso le alertó, un emergido de grandes dimensiones y pesada armadura se inclinaba contra ella y parecía estar acabando lentamente con su vida. En otra situación habría seguido, la habría dejado, se veía demasiado herida como para poder sobrevivir pero gracias a ella se habían salvado y no podría pagarle de manera tan ingrata.

Aprovechó la distracción del gran emergido y se aproximó por su espalda, a medio galope levantó su espada, punta hacia abajo, y calculando el punto crítico donde el casco se levantaba por la posición encorvada y la armadura de su espalda terminaba clavó la punta de su arma y abrió en un movimiento brusco cortando la cabeza de manera limpia del enemigo. Este cayó hacia adelante, lamentablemente sobre la joven. Uno de los soldados del príncipe se aproximó para auxiliar, tomando a la joven por debajo de los brazos y levantándola hacia el paladín la ayudó a subir al frente del caballo negro - ¡Avancen! ¡AVANCEN! ¡NO SE DETENGAN! ¡Hacia el campamento Alteano ahora! - ordenó sujetando al cuerpo frente a él con la misma mano que sujetaba las riendas y aún con su espada en la mano goteando sangre comenzó a cabalgar al mismo ritmo que avanzaban sus soldados. Dejaba atrás un gran número de muertos y seguramente decenas de heridos, aún pudiendo oír la batalla de los emergidos y los gritos de los soldados que se sacrificaban para que pudieran escapar, sobretodo él, el príncipe a la corona. Alejados un poco del peligro el príncipe bajó la mirada a la chica calculando sus heridas y preguntó con total sinceridad - ¿Desea vivir o quiere que le ayude a encontrar la muerte? -
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Miér Feb 22, 2017 2:44 pm

El pulgar del emergido empujaba el globo ocular contra el cráneo, deformándose como lo haría un huevo cocido siendo aplastado en el fondo de un cuenco. El órgano resistía a duras penas, quebrando progresivamente sus vasos sanguíneos, su estructura interna amenazaba con chafarse en cualquier momento. El dolor que sintió al ser ensartada en la Arena de Regna Ferox se quedó en nada al sentir aquel profundo calambre que atravesaba su mente la cual, incapaz de procesar el trauma, lo exteriorizaba con espasmos en brazos y piernas. El corazón latía taquicárdico por la sobredosis de adrenalina, dando un extra de fuerza a su brazo derecho frenando así el avance dantesco del emergido a través de su cuenca. El dolor y el agotamiento le producían mareos y amagos de desvanecimiento, y el resultado de un desmayo en esa situación era evidente. Afortunadamente, el martirio cesó cuando el paladín encontró a Alice forcejeando con el emergido. Su ejecución fue precisa y rápida al mismo tiempo haciendo del mortal agresor un pesado cuerpo que inmovilizaba a la lancera en el suelo. Con la ayuda de uno de los soldados de Xander se puso boca abajo y reptó para zafarse del cadáver emergido. Usando solo un brazo, pues el otro era incapaz de soportar fuerza alguna. Su cuerpo quedó rendido una vez el peligro inmediato había pasado, los mareos trascendieron en vértigos, así como el cansancio se tornó en agotamiento. El estómago de Alice se retorció dolorosamente provocandole fuertes arcadas que no pudieron ser aliviadas. Sin nada que le oprimiera el pecho y ayudado de la posicion en la que se encontraba -arrodillada, apoyando su mano derecha en el piso- el poco alimento que había ingerido, mezclado con sangre que había tragado involuntariamente, se vio forzado a salir entre tosidos.

Aunque no llegó a desmayarse, tampoco era consciente de lo que hacía o sucedía a su alrededor. Antes de que la auparan a lomos del caballo del capitán se encargaron de quitar toda armadura para no sobrecargar a la montura, tomando especial cuidado en las placas de su avambrazo izquierdo, cuya deformación había tomado el espacio que debía estar ocupado por el antebrazo. El proceso no estuvo exento de dolor, que Alice exteriorizó con gritos y balbuceos. Los hombres más frescos tomaron todo el equipo salvable de la jinete de pegaso -incluída su espada y lanza- y marcharon con premura hacia el campamento alteano dejando atrás a la malherida chica y a Xander. La espalda de la joven descansaba sobre el pecho del paladín, el cual era un reposo imprescindible si no quería caerse del caballo. El vestido azul estaba manchado de sangre dándole un tono azabache en la mayoría de su superficie. Su cuenca ocular derecha seguía rezumando, aunque con menos violencia, dibujando una catarata escarlata que descendía por el moflete y el cuello. La respiración era profunda y débil síntoma del agotamiento al que había sido sometida. Apenas fue consciente de la oscura propuesta que le ofreció Xander, acabar con su agonía de forma inmediata.

- Cr... Crees... Que alguien en mi posición lo desearía... ¿a-caso? - Murmuró con esfuerzo, buscando el aliento que articulara sus palabras entre profundas aspiraciones. - Mis heridas... duelen... demasiado.. q-quiero... que … cese... - Su ojo bueno miró al cuerpo sin vida de su pegaso, rodeado de emergidos. - Lo he visto morir... Ic... Ica... Lo he llevado a la muerte... ingratamente... nunca podré perdonármelo. - Estaba segura que ese momento llegaría tarde o temprano, pero tuvo la esperanza de que ambos compartieran el honor de la muerte ejerciendo el servicio militar. El escenario era distinto, pues Ícaro era el único que yacía, como un perro, lejos de las tierras que debían proteger y sin derecho a un entierro digno. - Y si muero ahora... podría encontrarme con ella... mi pequeña hermana... sería un a-alivio. - Una sonrisa frívola quedó esbozada en su deteriorado rostro, dando paso a un silencio que duró varios segundos. - He fallado... como ciudadana de Silesse...  como soldado, noble, hermana... como mujer y como ser humano... quedan tantas cosas por hacer, tantos... sueños... pero estoy cansada... estoy harta de sufrir... de luchar... Si debo dejar el mundo de forma tan deshonrosa... que así sea... Aunque... Es extraño... A pesar de todo... Mi cuerpo sigue... luchando... ¿no? ¿Crees que podría... enmendar mis errores?

- Lo lamento, Xander. Creo... le tocará elegir... mientras... permíteme que le use para, descansar un poco... - Alzó la vista para verle la cara, su cabeza estaba justo encima de la suya. Le miró con ambos ojos durante unos instantes antes de dormirse. Su ojo derecho estaba inundado de sangre siendo imposible diferenciar entre iris, pupila y esclerótica, pero parecía mantener la forma que debía. Quizá pudiera salvarse. Luego con una tímida sonrisa dejó reposar su cabeza sobre su armadura, cerrando sus ojos. Se preparó para entrar en un sueño, ya fuera temporal o permanente.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Jue Feb 23, 2017 2:32 am

Estaban literalmente corriendo contra el tiempo, los emergidos terminaban de dar muerte a los pocos hombres que quedaron atrás aún con vida, un grupo reducido se adelantaba ´tan rapido como podian hacia el campamento aleteano mientras el caballo del principe corría respirando con fuerza por su nariz y boca, su pelaje negro brillaba de sangre y sudor y seguía moviendose pese a los cortes y las heridas que había recibido en las embestidas, no muy graves gracias a la armadura resistente y bastante completa del animal, un grande y robusto capaz de cargar la armadura, su jinete y normalmente un jinete extra pues parecía que Xander encontraba mucho más cómodo encargarse él de llevar siempre a sus compañeros heridos a caballo que solo dejarlos en manos de otro. En esta ocación su rescatada no sabía si despertaría al otro día, la sangre que manaba de sus numerosas heridas se cunfundía con la sangre del mismo príncipe y aunque la sujetaba con firmeza podía sentir como su cuerpo se movía resvalando por el agarre ensangrentado de su mano enguantada.

No habian caballeros pegaso en Nohr, no conocía bien su apego por su montura y lo más cercano que veía era un caballo, el mismo habiendo cambiado varias veces de caballo perdiendolo incluso en batalla no veia muy practica ni prfesional aquel apego al animal como para dedicarle palabras tan profundas en lo que parecia ser un lecho de muerte. Ignoraba que la relacion de un jinete y su pegaso era profunda como la de su hermana y su wyvern. Por respeto igual escuchó sus palabras prestando atención a ver si la respuesta a su pregunta estaba en estas y repentinamente las encontró - Si quieres morir con honor este no es tu lugar, no es tu tierra, no es tu corona la que estás defendiendo. - apretó más el medio abrazo con la que le tenía agarrada y su mano se cerró contra su hombro consciente de como apretarla para no lastimarla con la armadura que tenía varias puntas afiladas en algunos puntos, sin embargo las garras en sus guantes si se clavaron un poco en su ropa apenas pinchando la piel sin lastimarla - Debes mantener la conciencia. Escucha. Estamos llegando al campamento de Altea, ni yo ni mis hombres somos bienvenidos en el país de Naga y necesito que le entregues un mensaje al príncipe de Altea en mi nombre. ¿Puedes llevarle tal mensaje? - intentaba darle un proposito inmediato, algo en que ocupar su mente y qe siguiese adelante sin dejase caer en la inconciencia. Realmente tenía mucho que decirle al príncipe y podría esperar pero era una buena oportunidad y con ese mensaje ella podría ser mejor acogida por las tropas de Altea.

Golpeo con el talon de su pierna sana el costado de su caballo para esquivar a un emergido que se había adelantado a caballo para detenerle, iba casi a la par de el y con su lanza intentaba alcanzarle, sus soldados intentaron detenerlo pero si bajaban el paso serian alcanzados por los emergidos a pie por lo que siguieron adelante vigilando de cerca que el principe estuviese esquivando aquello. Continuó hablando fuerte como si sus heridas no fueran importantes ni tampoco su cansancio - Debes informarle al principe Marth que Nohr a avanzado en Regna Ferox en su nombre, que las espadas Nohrinas estuvieron a su causa y que es una muestra de buena fe de parte de la corona de Nohr. Necesito que le hagas llegar este mensaje. - El miedo fue grupal cuando una flecha proveniente del campamento de Altea llegó hacia el emergido bajandolo con envidiable precición del caballo, sin embargo las mismas flechas que le salvaban también atacaron a uno de los soldados de Nohr. Por un instante temió que fuesen derechamente rechazados, una segunda rafaga de flechas pasaron sobre sus cabezas en un arco y cayeron detrás de ellos contra los emergidos deteniendo su avance al verse enfrentados a un campamento bien armado. Grupos de caballería salian de entre el campamento para encontrarse con ellos aunque con armas en mano.

Xander continuo adelante con seguridad manteniendo siempre a la joven contra su pecho firmemente aferrada para que no cayera y dandole suaves sacudidas para que mantuviese la conciencia. Cuando uno de los caballos se le acercó bajó un poco la marcha - ¡Solicitamos asilo! ¡Soy Xander, príncipe de Nohr y mis hombres solo estamos regresando a nuestra tierra después de prestar ayuda en Ylisse! - los caballeros del Altea le abrieron paso bajando sus armas viendo las heridas de los que se acercaban y brindando asilo como el príncipe esperaba. Él se marcharía pronto con sus hombres, tan pronto como sus heridas se lo permitieran, pero la joven debía quedarse, estaba en mucho peor estado que cualquiera de ellos.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Mar 06, 2017 7:12 pm

El sueño iba pesando en la mente de la jinete, transmitiendo una fuerza equivalente a sus párpados, la escasa concentración y el movimiento del caballo aumentaban los cabeceos de Alice. Poco a poco se iba rindiendo a la narcosis y en el momento en que su conciencia se desconectara de la realidad no era seguro que pudiera volver, no en el corto plazo. Xander era consciente de eso y, habiendo tomado la decisión de darle una oportunidad a la débil chica, ahora tenía que darle un objetivo en el que concentrarse. Que Xander la abrazara con más fuerza logró sacarla de su hipnosis momentáneamente. - ¿Un mensaje? - Inquirió entre susurros, mientras se esforzaba por escuchar el resto de la frase. No recordaría los detalles pero sí que memorizó un elemento importante: El destinatario. Ni siquiera sabía quién era, tan sólo que era príncipe. Cuando el caballo de Xander aceleró el paso, el hueso quebrado de la joven -ahora en dos fragmentos- se movía dentro del brazo de forma antinatural, produciendo un insoportable dolor. Lo exteriorizó con quejidos que debían haber sido gritos, mas su voz estaba tomada por la falta de aliento. Ajena al peligro que corrían, con los ojos cerrados, para hacer frente al traumatismo de su brazo izquierdo. Mientras tanto Xander trataba de transmitirle la segunda parte del mensaje. Como reza el dicho, la letra con sangre entra, el dolor le permitió concentrarse mejor en aquella ocasión y almacenó información más duradera. El sonido de las flechas silbando pasaron desapercibidas, pues ella seguía concentrándose en las palabras de Xander y en el intenso dolor que padecía.

Una tercera voz entró en juego, el general Alteano encargado del campamento. - ¡Guardias! ¡Todo el mundo al frente! ¡Rechacen el ataque! - Ordenó a pleno pulmón, alertando al resto del campamento. La severidad en su tono de voz era evidente, propio de un destacamento que aún tenía que lidiar con los contraataques emergidos, pues tomaron la brecha hace poco. Aún tenían que asegurar la frontera de un país doblegado. - ¡Atiendan a los heridos! - Alzó sus brazos hacia la mujer custodiada por Xander. - Entregue a la chica, príncipe. Y no se sobreesfuerce. Si no puede bajar haré que alguien le ayude. - Añadió con la misma seriedad, aunque correcto, para que la dejara bajo su cuidado. Alice estaba cansada pero consciente, sus jadeos se relajaron una vez el peligro y el doloroso trote cesaron. Xander acomodó su cuerpo para que el otro hombre la cogiera en volandas, podía ver al jinete de frente desde esa perspectiva. - Por Naga, qué te han hecho... ¡La joven primero! - Ordenó una vez se percató de lo delicado de sus heridas.

Alice detuvo al general antes de que se pusiera en marcha – Espera, un momento por favor. - Antes de separarse quería que el príncipe supiera que estaba al tanto de su encargo. Probablemente sólo fuera una premisa para mantenerla despierta y que su fe porque ella sobreviviera no fuera completa, pero ese acto logró su objetivo inicial. Dentro de su complicado estado Alice había mostrado signos de mejoría, su respiración era calmada pues ya no le faltaba el aliento. - Xander, le haré llegar tu mensaje. - Comentó con la voz débil. - Déjalo en mis manos. Pero... Quiero que te despidas antes de irte del campamento. - La petición fue extraña, pero no se planteó el motivo de aquello. - Gracias... Aunque no entiendo por qué, aún no... Sólo espero que mi vida merezca más la pena que la cualquiera de los otros que dejaste atrás. Tus hombres. - Añadió tajante, con desesperanza y franqueza a partes iguales. Sobrevivir a ese día para darle un mensaje al príncipe Marth no era sobrevivir si no substistir. Cuando eso acabara, cuando cumpliera su objetivo, no habría nada a la alcance de la jinete de pegaso.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
445


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Xander el Vie Mar 10, 2017 6:14 pm

Fue un gran alivio escuchar la voz aceptando su presencia en el campamento, por un momento habia pensado que serian rechazados pero la fama de gente humanitaria de Altea parecía ser cierta, incluso con hombres de otra religión. Fue como un trago de agua en el desierto, una esperanza de que todo estaria bien... y con él venian los pocos hombres que le habian quedado en la empresa que consideraba fallida. Entregó con cuidado a la chica y agradeció con la cabeza la ayuda del hombre - Lamento la situación y atraer al enemigo pero no teníamos opción, estabamos arrinconados. - explicó rapidamente sintiendose herido en el orgullo como guerrero tambien el encontrarse en esa situacion. Bajó con cuidado del caballo ayudado por uno de sus soldados, uno que solo tenia una herida leve en su brazo y fuera de eso se encontraba en bastante buenas condiciones y prestó hombro al príncipe para que se apoyase sin forzar su pierna. La sangre volvió a moverse y fluír por el muslo hasta el piso formando un pequeño charco que crecería poco a poco, jaló de la correa que usaba para asegurar la funda de su espada y la cruzó por su muslo ajustandola, ni siquiera la ató si no que la mantuvo allí tirante con su mano ya que los sanadores acudían rápido.

Estaban por llevarse a la chica cuando esta los detuvo, el príncipe de rubia cabellera se acercó un poco a ella acompañado del soldado que le servía de apoyo, se apoyo en su pierna sana para apoyar la mano en el hombro sano de la joven indicando que estaba allí por si ella no lo veía, tenía un ojo que no sabia si podría recuperar la vista y parecia que en cualquier momento perderia el conocimiento, no le extrañaria que no pudiese enfocar o incluso perdiese de a momentos la visión debido al trauma. Era comprensible la petición - No dejaré el campamento sin despedirme de tí, probablemente deje estas tierras mañana en la noche cuando haya descansado y mi pierna se haya mejorado suficiente como para poder mantenerme sobre mi caballo. Pero debes estar viva para que pueda despedirme y para entregar el mensaje ¿Comprendes? - no estaba de mas volver a recordarle la mision que le habia dado para mantener su mente ocupada y luchando, sabia que un soldado que perdia la voluntad ya era un soldado muerto aun si su herida no era grave, ella necesitaba toda la voluntad y dirección que pudiese tener para salir adelante. Quedo en silencio un momento por sus hombres caidos, en el largo viaje habia sido cercano de cada uno de ellos, no era un grupo numeroso por lo que cazar juntos, entrenar juntos, viajar juntos y pelear juntos había hecho un lazo más estrecho que solo ser mas personas del pelotón que manejaba, sin embargo asumia aquella carga - Si no hubieses llegado ninguno hubiese sobrevivido y mis hombres saben que al dar sus armas a Nohr están dando su vida tambien... solo espero que no sean en vano y hayamos hecho una diferencia en alguien. - y tambien politicamente lo esperaba. El favor de Altea era importante siendo un reino rico que apoyaba a Nohr con su comercio, esta muestra de buena fe tendría que valer siquiera el visto bueno y limar un poco las asperezas que la religión causaba.

Apartó el cabello ensangrentado de la joven con su mano y volvió a apoyarse en el soldado que esperaba a su lado, la verdad es que ella no se veía bien y habia visto hombres menos heridos no pasar la noche, pero confiaba que Altea tendria buenos sanadores, al menos sabia que los paises de Naga abundaban estos - Ahora descansa, te lo haz ganado. No me iré sin decir adios, puedes estar segura. - le sonrió pese a que le era dificil hacerlo en esos momentos. Tendria un largo camino que recorrer de regreso a sus tierras y estando herido y con tan pocos hombres era dificil poder ver aquel viaje con alegría pero extrañaba su hogar y poder volver a ver a sus hermanos. Había rozado la muerte y ahora pensaba en las personas más importantes en su vida, necesitaba un abrazo de sus hermanas y aunque sea una sonrisa de su hermano para sanar el alma.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
41


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 1:03 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Xander ha gastado un uso de su espada de bronce.
Alice ha gastado un uso de su lanza de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] From the ashes a fire shall we woken. [Privado. Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.