Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Lun Oct 31, 2016 8:54 pm

Nada de extraño tenía el ver pasar a un caballo con su jinete por los caminos de Begnion. En la llana amplitud de las praderas, o era caminar durante varias horas a la ciudad más cercana, o conseguirse algún tipo de transporte a un buen precio. O volar, si era posible... El caso era que, incluso yendo encima de un caballo, uno podía llegar a cansarse con el trayecto, y todavía más teniendo el tobillo esguinzado y no pudiendo ir más rápido que a velocidad tortuga. Lo único que quería hacer él entonces era echarse a dormir encima del lomo de su yegua, y esperar a que sola llegara a algún médico. Ojalá. Tal vez lo mejor sería detenerse y echar un vistazo a su pie, ahora que no veía a nadie en los alrededores.

-Sí, creo que me han perdido de vista... -murmuró Makalov para sí mismo.- Bueno, ya sabes lo que dicen. Si tu no puedes verlos, ellos tampoco pueden verte a ti. Estaré a salvo por algunas horas, seguro, al menos eso creo... -se le veía un rostro desanimado, y con bastante justificación se encontraba así. Llevaba escapándose un largo rato de tres sujetos que lo habían amenazado con cortarle las dos manos si no cedía el caballo, a lo que el pelirosa respondió corriendo. En medio de su carrera había tropezado con un escalón, y muy fuerte, pero aún así se las arregló para encontrar a su yegua y salir de la ciudad en dirección a quién-sabe-dónde. Su excepcional huída no le  había dado tiempo de tratarse su dolor, por lo que tenía la sensación de que había empeorado.

Entre montones de quejidos, Makalov logró apoyarse en la hierba con el pie izquierdo -que era el que estaba sano- y sentarse, así dándole un respiro a Nuez, su cansado animal. El mercenario, mordiéndose la lengua, se desató la bota y miró su pie. Ay, por la diosa, ¡Estaba igual de rojo que la sangre! Se le había hinchado muchísimo, tanto que daba miedo verlo. ¿Valdría una poción para su herida? Le habían costado un ojo de la cara, y no quería arriesgarse a gastar una sin saber hasta que punto podían ayudarlo. Reconsiderando su situación, el pelirosa se quedó viendo su esguince, pensando en qué podía hacer. Confiaba que a partir de entonces nadie más lo estuviera siguiendo, su única opción entonces sería continuar a caballo, y esperar a que alguien lo viera y tuviera piedad de su existencia.

-Ah, serpentinas... -dijo, dejando salir un largo suspiro.- ¿Por qué me pasan estas cosas a mí? ¡Esta vez ni siquiera fue por deberle nada a nadie! -vio a Nuez, que había empezado a pastar la hierba delante suyo.- Claro, tú come delante mío. Agh, si todas las personas pudieran comer pasto, nadie se moriría de hambre.

El sol se encontraba justo encima de su cabeza, para mejorar su situación. La única sombra en toda la planicie que no era la suya, era creada por su yegua. A Makalov se le ocurrió que lo mejor era descansar a su lado, pero se había alejado bastante de él, por lo que o era arrastrarse hacia ella o resignarse a que el calor menguara. Viéndose asado como una codorniz al calor del fuego, el mercenario optó por lo primero, haciendo piruetas excepcionales para no tener que cargarse sobre el pie derecho. Tuvo que andar a cuatro patas (excepto, claro, por su pie derecho) hasta que pudo llegar a Nuez. Sin embargo, al momento de tomarle las riendas, el animal se movió. Makalov se desequilibró y cayó de cara al suelo. Lo único que alcanzó a decir antes de soltar un grito, fue un "¡NOOOOOOO!" muy sonoro, que seguro hubiera podido ser escuchado hasta por la gente sorda.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Vie Nov 11, 2016 7:43 pm

Habían dos formas de gritar: la primera era la más agradable, aquella que, a pesar de ser un grito, sonaba bien; como una petición de auxilio, o un grito de jubilo. La segunda, era aquel grito soltado por los toscos que mejor siquiera no abrían boca, aquellos que, por el simple hecho de gritar hacían remover el suelo y empalidecer a los mortales. Pero ese... ¡Ese era un grito capaz de despertar a los muertos! Y, no hacía parte de su calificación de gritos. Aquél era un lamento del infierno, destinado a despertar a los sordos. Y fue precisamente aquél grito descomunal que le hizo parar de su vuelo, levantar sus manos hacia sus oídos y dibujar una mueca de puro desconcierto... ¿Pero qué era eso? ¡Se supone que tenía prisa! Había dejado a alguien esperando por él y no era el tipo de ser que incumplía a la palabra dada. Cinco minutos eran cinco; ni seis ni siete ¡Diez ya ni se hablaba! Pero había llegado antes de lo esperado e ignorar aquella horrible disonancia no parecía ser una opción.

Cuando dejó de escucharse, bajó sus manos y fijó hacia un lado su mirada; hacia la calle solitaria y deslumbrada por el astro rey, a varios metros más lejos de donde él se encontraba. Pero, a pesar de que no podía jactarse de poseer una espléndida vista, pues más bien rozaba lo normal, en una garza claro, había logrado vislumbrar una silueta de llamativos cabellos rosas... ¿Qué era eso? ¿Un arbusto rosa? ¡Imposible! Pero el caballo lo vio, claro que sí ¿Cómo no ver un animal? Por simple curiosidad acabó desviando su vuelo, esta vez hacia aquél caballo que, cuanto más se acercaba con más claridad se daba cuenta que realmente era una hermosa yegua. Además, el curioso arbusto rosa, era, como en su principio había supuesto, realmente una persona tirada en el suelo, probablemente también culpable de aquél grito estridente que le había dejado casi sordo. Pero lo ignoró. Era prácticamente imposible pedirle que prestara atención a los seres en los que desconfiaba y, si bien en su momento estaba dispuesto a ayudar, seguía estando en Begnion, y los Beorcs de Begnion habían sido los culpables de todo.

Con un suave tarareo, una canción cualquiera carente de palabras, sobrevoló el humano y el animal, bajando ante la yegua con una suave sonrisa y posando amable sus manos sobre su cuello en una pequeña caricia. El animal, levantando su cabeza miró con expresivos ojos la garza y dejó de moverse, como si quisiese recibir más de sus caricias. Entonces, casi empujado por una descomunal curiosidad se inclinó un poco para ver al pelirosa en el suelo— No parece ser tu día de suerte —Y ahí estaba: hablando con un humano ¡Con un humano! ¿Qué pasaba con él?— Deberías sacar tu rostro del suelo, no está muy limpio... O... —Se lo pensó unos segundos, desviando nuevamente su atención hacia la yegua que estaba acariciando— Permanecer ahí, tú decides —Plegó hacia atrás sus alas, pegándolas cómodamente a su espalda y le sonrió con cariño a la yegua. ¿Quizás debería de ayudarlo? Se lo pensaría y de hecho, volvió a mirarlo de reojo, fingiendo no prestarle demasiada atención al chico.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Lun Nov 28, 2016 8:21 am

En un signo de derrota, Makalov se había quedado de cara al suelo pensando en su suerte. En cualquier momento volvería a montar y se marcharía de ahí, era la conclusión a la que había llegado. Y así permaneció más o menos un minuto, cuando oyó algo inusual, sin duda era alguien que se acercaba, ¿pero cómo se había acercado? Levantó la cabeza con precaución, pensando en que podía tratarse de sus perseguidores. Sin embargo, su visión chocó con un individuo extraño, que definitivamente no era un bárbaro, pero mucho menos un campesino cualquiera. Desde ahí no notaba nada más que sus ropajes blancos y su larga cabellera, por lo que sacó la conclusión apresurada de que se trataba de un noble, y que tal vez, solo tal vez, venía ayudarlo. Pero por supuesto, sus esperanzas se vieron de inmediato derrumbadas cuando el misterioso sujeto hizo claro su desinterés hacia él, poniéndose a jugar con su yegua como si nunca hubiera visto una... ¡y además era lo suficientemente descarado para hablarle así! Makalov, viendo esto, hizo un esfuerzo por apoyarse sobre sus rodillas, para así sostenerse de la montura del caballo y poder levantarse por completo. Una vez a su altura miró al extraño como si se tratara de su peor enemigo, y entonces habló con notoria angustia en su tono:

-¡Quita de ahí! ¡Aléjate! -le gritó, sosteniéndose apenas del lomo de Nuez, la cual seguía bastante tranquila a pesar de que alzara la voz.- ¿Crees que es muy gracioso, no? ¡Para ustedes cualquier desgracia es un chiste! ¡Ah...AUU! -miró hacia su pie, e hizo una mueca de dolor.- ...ugh... lo que me faltaba... tener que tratar con un niño rico.

Apretó los dientes, y miró hacia arriba. El pelirosa intentó subirse de nuevo sobre el animal, usando su pierna buena para impulsarse hacia la silla. Una vez sentado arriba, Makalov suspiró profundamente, intentando calmar sus ánimos. No se atrevió a volver la mirada hacia el sujeto que estaba cerca, prefería pensar que no estaba allí. Pero incluso sufriendo tan grande pesar, y todavía estando bajo el sol ardiente, el jinete no avanzó. Soltó las riendas del caballo y se echó hacia delante, descansando su torso sobre encima del cuello del animal. Debía admitir que hacía aquello muy a menudo cuando se sentía cansado, confiando en que la yegua siguiera avanzando hacia delante sin necesidad de que la guiaran. Había pensado en irse lo antes posible de allí por las "visitas" que había recibido, pero recordó que todavía no tenía ni mapa ni direcciones. Cerró los párpados, decepcionado, y cuando los volvió a abrir ojeó una vez más al misterioso hombre. De verdad parecía salido de un monasterio de Begnion, como así les llamaban a los hogares más lujosos que más cerca estaban de la apóstol, donde vivían las personas más aisladas de la realidad.

-Apuesto a que ni siquiera sabes dónde puede haber un pueblo cerca. -Murmuró Makalov con desdén.- Hmph, tenía que encontrar a alguien que se burlara de mi, por supuesto...

Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Jue Dic 29, 2016 6:27 pm

Torció sus labios en un gesto de disgusto ante el trato recibido del humano y fijó su azulada mirada en él. ¿Qué se quitara de ahí? ¿Qué se alejara? ¿Quién pensaba que era para hablarle de aquella forma? Le miró con recelo y acabó encogiéndose de hombros, suspirando solo para calmar sus ánimos. No valía la pena amargarse solo por tales nimiedades y aún así sabía que su comportamiento no sería nada grato para su Duquesa... Oh, Santa Ashera ¿Estaría enfadada y se dedicaría a regañarle por sus acciones? ¡Ni quería imaginarse que pasaría con él si llegase a enterarse! Pero aún así, no podía esperar que su interacción con un ser humano fuese cosa tan simple, sobretodo porque ¡él se consideraba inocente! Volvió a mirar hacia el susodicho al escucharle quejarse y maldecir su suerte— No me estaba burlando —Pronunció, al menos para él eso era algo indiscutible se viese como se viese— Ni soy un niño rico —Quizás su estatus fuese algo privilegiado, pero, no se consideraba a si mismo rico, sobretodo porque no era el tipo de seres materialistas, a pesar de que sí algo extravagante en ocasiones.

Dio un paso hacia atrás, alejándose así un poco de la yegua mientras pasaba a cruzarse de brazos, aún con la mirada fija en aquél extraño chico que tenía al frente, esta vez encima de aquel pacífico animal y aparentemente quejándose por su tobillo. Pero, él no era ningún tipo de sanador, ni conocía el principio básico de todo ello a pesar de sí hubiese leído algo al respecto. Pero, aún así señaló hacia uno de sus pies y, tras entreabrir sus labios habló— Un poco más al frente hay un pequeño lago, quizás el agua fría pueda quitarte la molestia —Informó, aún con un tono calmado, casi neutral. Ayudaba solo porque así era su naturaleza y, en el fondo, aunque quizás en algún momento pasase la idea de ignorarle y seguir adelante, en el fondo le parecía mal dejarlo solo, después de todo parecía estar en problemas. Dio otro paso hacia atrás, solo para poder ver mejor al susodicho. Pero estaba en Begnion y eso no cambiaba mucho las cosas, sino solo empeorarlas. Le había empezado a tener cierto recelo a las personas que podía topárselas allí, ya fuese por una u otra razón.

Pero, ante su indirecta pregunta parpadeó, removió un poco sus alas buscando más comodidad y finalmente se atrevió a responderle— No me subestimes, me estaba dirigiendo hacia uno de los pueblos mas cercanos, no es más que una aldea, pero te podría servir¡Tenía alas, por Ashera! Sabía por experiencia que levantándose mucho en el cielo sería capaz de encontrar un pueblo sin problema y daba la coincidencia que se estuviese dirigiendo hacia una aldea y que, por pura curiosidad se encontraba en aquél momento allí. Pero, tal parecía ser que aquél hombre seguiría a su aire, sin prestar atención a sus palabras, cosa que, no permitiría con tanta facilidad. Dibujó una mueca de desagrado en sus labios y le miró fijamente, algo molesto— Ya te dije que no me estaba burlando. ¿Por qué los Beorcs debéis ser tan tercos? —¡Era algo que jamás entendería! Ambas razas parecían destinadas a jamás entenderse, excepto algunas pocas excepciones, pero la gran mayoría era así, o eso tendía a pensar, sobretodo de la gente que se encontrase en Begnion.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Miér Ene 18, 2017 9:21 pm

Pues el extraño se empeñaba en responderle, y lo curioso era que aguantaba muy bien todo el parloteo que Makalov le había dado mientras estaba adolorido y de mal humor, cuando no tenía que hacerlo, vamos, ¡ni siquiera tendría que haberse acercado! Aquello dio una idea repentina al pelirosa quien, quizás un poco más calmado (aunque aún apretando los dientes por lo descuidado que había sido con su tobillo al subir la yegua), se había puesto a maquinar un plan para salir provechoso de aquella situación.

Y mientras pensaba e ideaba sus planes, Makalov comenzó a observar con más cuidado al individuo tan elegante delante suyo. Hasta ahora no se había fijado... ¿Pero qué era eso que estaba en su espalda? ¿Era una de esas capas nuevas de las que tanto hablaban? Le pareció demasiado extraño, pero no indagó más allá. Aún así, le causaba mucha curiosidad.

- ¿Beorc? Nunca antes he oído eso en mi vida... -dijo, apretando el entrecejo, apenas haciendo caso de las otras cosas que el sujeto había dicho. A pesar de que no fuera un campesino en toda regla, Makalov no podía evitar comportarse como uno cuando escuchaba palabras así de raras. Se pasó la mano por la frente, quitándose el sudor, y continuó hablando.- Bueno, no importa, ¿dijiste algo de un pueblo? ¡Anda, llévame allí! -esto último lo dijo con un tono totalmente distinto al que había estado usando todo este tiempo, casi como si en ese mismo instante hubiera decidido que él y el extraño debían llevarse bien. Pero no le había dicho ni siquiera su nombre, por lo que se notaba que el jinete era cauteloso y todavía guardaba un poco de rencor.

Se fijo bien en lo que el otro le pudiera decir. Incluso si se negaba lo seguiría, pero eso podría traerle problemas, porque podría pensar de él como un acosador o algo parecido (y definitivamente no quería empeorar más su día).

-Ya... sé lo que estás pensando. "¿Por qué iría de guiar a este plebeyo a cualquier parte, cuando estoy tan ocupado?". -dijo, apoyando una mano en el pecho como queriendo imitar a una persona rica, aunque le salía pésimo.- bueno, si me ayudas, te devuelvo el favor. Debe haber algo que pueda hacer por ti... ¿Qué me dices?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Dom Feb 12, 2017 6:30 pm

¡Vaya que no entendía a aquél humano! Está bien, era cierto, Seraphiel no podía enorgullecerse de haber conocido y tratado con muchos humanos, claramente más usual era que estuviese entre laguz, ya fuese porque seguía afirmando odiar a la otra raza o porque, simplemente le era más fácil tratar con ellos. Pero, aquél extraño chico era una historia a parte. Algo en él no acababa de convencerlo, eso porque su raza solía ser propensa a percibir los sentimientos de los demás y, si bien no sentía amenaza provenir del extraño caballero, si parecía como si... Estuviese intentando engañarlo, o algo parecido. Cosa que, de ser cierta enfadaría mucho a la garza, pero, al momento prefirió simplemente dejar de lado y continuar con lo que había empezado.

Parpadeó ¿Qué que era Beorc?— Así se les llama a los humanos de Tellius... —Ladeó a un costado su cabeza. ¿Era posible que aquél chico siquiera supiese que tenía delante un Laguz? Y si bien le dio vueltas al asunto, ante su petición permaneció unos breves segundos pensativo, como si estuviese intentando llegar a una simple conclusión: ¿Valdría la pena ayudarlo o no? Pero la respuesta era bastante obvia, a fin y al cabo no era capaz de negar ante la petición de ayuda— Está... —Pero no acabó, el de rosado cabello siguió hablando de una forma que no le fue muy clara y causó que se cruzara de brazos, descontento— ¿Plebeyo? —Repitió, sin estar realmente seguro de lo que aquella palabra pudiese significar. Plebeyo... Plebeyo... Había olvidado su equivalente, maldito idioma moderno, exageradamente complicado.

Iba a responder que estaba bien... Te acompañaré al pueblo y a cambio, me ayudarás a llegar hasta Hatari —Y, entonces sonrió, inocente. Retrocedió unos pasos, removiendo un poco sus alas a sus espaldas con la única intención de encontrar una postura más cómoda— Por cierto, mi nombre es Seraphiel —Siempre era oportuno conocer el nombre de alguien ¿O no? Volvió a avanzar, acerco una mano a la yegua y sonrió para si mismo— ¿Ella como se llama? —Y miró al otro, pues si bien podía 'halar' con los seres vivos, cierto era también que no recibiría una respuesta como tal, no en palabras. Sonrió con dulzura al caballo, totalmente diferente a como había estado tratando a su 'amo' hasta el momento. Pero era lógico, Seraphiel seguía queriendo más a los seres animales por encima de los humanos y eso, probablemente todo laguz lo habría entendido, nadie se habría atrevido a recriminarle por ello.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Mar Feb 21, 2017 6:14 pm

Bueno, Makalov sabía que ignoraba muchas cosas, pero que les tuvieran un nombre distinto a los humanos era nuevo. A lo mejor era cosa de una nación independiente o algo así, como todos esos países que no conocía. Beorc no sonaba tan mal, aunque en realidad no le sonaba a nada, parecía una palabra sacada del aire. Otra vez se le ocurrió que estaban jugando con su inteligencia, por lo que miró indeciso al sujeto rubio, mas no dijo nada al respecto. Ya descubriría si "Beorc" era algo que existía.

-¿Me vas a acompañar? ¡Qué bien, entonces…! -se quedó mudo un segundo. Estuvo a punto de presentarse como debía y decirle por fin su nombre, pero lo que escuchó lo había dejado en blanco.- ¿H-has dicho… Hatari? -vio en su cabeza las interminables dunas del desierto, el sol, la sed.- ¿ESE Hatari? Pero, pero, pero Seraphiel, amigo…

Makalov se pasó una mano por el cabello y pensó bien lo que iba a decir, porque si se quejaba demasiado iba a perder su última oportunidad de entablar una amistad con esa persona. Entonces miró al extraño fijamente, se quedó otra vez viendo la espalda ajena, y sacudió la cabeza por lo que se había imaginado. “No, no pueden ser alas… ¿Qué haría uno de ellos aquí?”, se preguntó, encontrando más dudas que respuestas a sus inquietudes. Era algo irrelevante, se dijo, seguramente solo había visto cosas, el dolor del pie le distorsionaba la mente. Volvió al tema del desierto, el cual francamente había hecho un nudo en sus pensamientos.

-Yo… yo no puedo ir a Hatari. Dicen que quien va allí solo se vuelve comida de lobos, ¡si es que uno todavía sigue vivo cuando lo encuentran! ¿Por qué alguien iría allí? -le preguntó con una mueca desastrosa. Vio cómo entonces el otro se acercaba a su yegua y la acariciaba otra vez. Entonces Makalov no se molestó, no le cabían las emociones para hacerlo. La verdad es que le agradaría que le pusieran atención a su caballo, si ese no hubiera sido el mismo día en que intentaron robárselo. - …Se llama Nuez. Es una yegua del corral de mis padres. Te podría contar toda la vida de ella, si eso te interesa, pero luego, ¿sí? Es que de verdad no acabo de entender por qué, de todos los lugares, quieres ir a Hatari. ¡Allí no hay nada! ¡Auugh!

De nuevo le ardía el tobillo como los mil infiernos, por lo que se mordió el labio en un intento de ahogar sus quejas, y debatió sus opciones. Tenía que aceptar, ¿no había otra opción, verdad? Ya sabía muy bien lo que le iba a pasar si no iba a un pueblo a tratar sus heridas.

-...Bien, bien, supongo que un viaje a Hatari de vez en cuando no le hace mal a nadie. -habló con mucha prisa, casi enredándose con sus propias palabras..- supongo que como vamos a viajar, tendremos que conocernos mejor. Soy Makalov, ...es un placer. - le sonrió, aunque sus cejas demostraran todo lo contrario a la alegría. Que por favor lo guiara de una vez, que ya no aguantaba el dolor de su pie.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Mar 04, 2017 9:55 am

Miró al humano con curiosidad. Bueno, almenas compartían de alguna forma cosas con los Laguz, pues al fin y al cabo tanto tratar con humanos como con laguz era una verdadera sorpresa en ciertas ocasiones. Quizás los odiase, era cierto, habían destruido su bosque, habían destruido su raza. Pero, de alguna forma lo había dejado pasar, a pesar de que inevitablemente los humanos de Begnion en particular despertaban su desconfianza. Después de todo era solo lógica común, si ellos pensaban que era culpa de las garzas la muerte de su querida apóstol, no quería saber que serían capaces de hacerle a una garza, una que había sobrevivido a aquella tragedia sin precedentes y, a pesar de que no los había olvidado, de que probablemente no le habían olvidado, se había convencido a si mismo que habían cosas mejores que hacer que cargar con aquél odio en él, innecesario, solo dañino para su frágil especie. Tenía que volver a Hatari, tenía que hablar con Sissi, quería volver a ver a Yrumir y a Rhett, quería también contarle a su duquesa la agradable sorpresa que había recibido en Goldoa.

Pero las quejas de su inesperado compañero le sacaron de todas sus cavilaciones. Desvió la mirada a él, entrecerrando sus ojos por culpa de un rayo de luz que daba en ellos y ladeó la cabeza solo con intención de salir del destello. Sus alas se plegaron más hacia atrás y retrocedió un paso para poder verle con más claridad– No hay otro Hatari  –Afirmó con seguridad. Sonrió de lado y dejó escapar un ligero resoplido parecido a una suave risa– ¡Oh! Si eso te preocupa tanto no hay problemas. Viví durante dos siglos en Hatari, se cómo pasar por el desierto sin morir en el intento y, los lobos no nos harán nada sin motivo  –De hecho, ojalá se topara con ellos, no habían lobos, no había reina, rezaba a los cielos que Sissi tuviese información nueva al respecto, pero tenía su lado dubitativo también. Volvió a avanzar, aunque solo para acercarse a la yegua y susurrarle algunas palabras en un melodioso idioma– ¿Hum? Oh, es que necesito volver a Sindhu… ¿Escuchaste hablar de ese ducado?  –Y cuando hubo acabado con el hermoso animal volvió la mirada al curioso muchacho de rosados cabellos.

Le dejó seguir y solo entonces decidió seguir también. Volvió a dejar de acariciar la yegua y antes de volver a moverse, decidió acabar con lo que tenía pensado decir– Nuez… Que nombre más particular… Quizás pero, si se lo hubieras preguntado, habría deseado otro. Y, como ya había dicho, tengo que volver al ducado de Sindhu, quién se encuentra en Hatari. Los lobos son amigos, así que, no habrá problemas al respecto y aunque seas un beorc, serás bien recibido. ¡Ahora! Te acompañaré a la ciudad cercana y te ocuparás de tu tobillo  –Extendió sus alas a un lado y otro de su cuerpo, batiendo suavemente de ellas, generando un poco de aire antes de levantarse en el cielo, volando por encima de yegua y jinete para sentarse sobre la montura, detrás de Makalov– Nuez me dio permiso, de todas formas, soy lento caminando… Ella ya sabe dónde ir, solo deja que te guíe  –Volvió a guardar sus alas, plegarlas contra su espalda para no ser una molestia y se apoyó suavemente de la silla de montar– Tampoco te preocupes por el peso, mi raza no pesa casi  –De hecho, sus huesos eran huecos, frágiles y lo que más pesaba en ellos eran sus alas, motivo también por el cual no le era fácil andar. Y entonces, simplemente calló, dejando que la hermosa yegua avanzase con calma.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Mar Mar 07, 2017 6:16 pm

Se veía muriéndose de calor en Hatari, sin poder calmarse por mucho que Seraphiel le afirmara y reafirmara que los lobos no iban a comérselo cuando pusiera un pie allí. Lo de vivir dos siglos se lo tomó como una exageración por supuesto, y cuando volvió a ver las alas del otro extenderse en el aire, miró hacia un lado y se golpeó un par de veces la cabeza con los nudillos con tal de volver en sí. Mientras debatía su sanidad, Makalov se sorprendía de la extraña conversación entre extraño y yegua, ya ni siquiera creyendo que se estaban burlando de él, porque si su animal de verdad tuviera la capacidad de hablar, seguramente sí diría todas esas cosas.

- Bueno, yo no quería llamarme Makalov, pero no todos nos podemos llamar "general Zelgius" o "emperatriz Sanaki"... -murmuró de mala gana. No había sido él quien le había puesto así, sino su hermana, aunque en realidad nunca le había molestado.- ¿A Sindhu dices? -¿No era ese el ducado del que tanto había escuchado hablar últimamente? No había viajero que no mencionara su existencia, aunque nunca hubieran puesto pie allí.

Seraphiel entonces anunció que estaban listos para marchar a ese pueblo, por lo que emprendió vuelo y se subió a.... ¿Vuelo? ¿Vo... lar?

-¡¡Santísima Ashera, pero si eres una garza!! -chilló Makalov apenas pudo hablar, pues se había quedado congelado viendo como el otro se elevaba en el aire. Miró detrás de su asiento a Seraphiel, a quien finalmente podía entender esos rasgos tan particulares y finos. -¡Yo creía que estaban todas muertas! ¡No puede ser!

Se llevó ambas manos al cabello y se quedó viéndolo un largo rato, hasta que se dio cuenta que se estaba deslizando hacia un lado de la silla e iba a caerse. Se agarró justo a tiempo e intentó regular su respiración, pues el shock había sido tan grande que no podía pensar con claridad y los nervios lo consumían. A todos los niños de Begnion se les contaba que algún vez existió gente con alas que podían volverse aves, que eran muy bellos y frágiles, pero había pasado mucho tiempo desde que se había visto al último de ellos. Y siempre que uno pasaba por las fronteras, podían verse los restos quemados de Serenes, donde se suponía que habían habitado. Todo esto significaba que el jinete había hecho un hallazgo increíble, y sinceramente no sabía que hacer con esa clase de información. Por ahora lo más inteligente era dejar que lo guiara al pueblo para tratar sus heridas, por lo que lentamente y sin ni siquiera  mirar las riendas, el pelirosa hizo cabalgar a Nuez hacia delante y donde fuera que le indicara Seraphiel, porque ya empezaba a creer que podía comunicarse con los animales.

-¿C-cómo es que dejas que yo te vea? -le preguntó Makalov a tientas.- Tú no puedes defenderte de mí... -estaba realmente confundido. Quizás en realidad no eran tan frágiles como él creía, y en su forma animal tenía la suficiente fuerza como para arrancarle los ojos.- ¿Es que no tienes miedo de las personas?

En la distancia poco a poco fue dibujándose la imagen de un pueblo, al que se supone que estaban viajando. Makalov se detuvo en la entrada y dijo que prefería entrar a solas. Le preocupaba que reconocieran a su acompañante por su rareza, y además todavía estaba lidiando con la sorpresa de haber encontrado a uno de esa especie. Entró con Nuez y buscó algún templo a Ashera en que fueran tan benevolentes como para sanar su herida sin cobrarle nada a cambio, y por suerte halló uno antes de que se hiciera muy tarde. El dolor por fin se había desvanecido; nunca entendería la magia de los bastones, pero siempre le parecerían maravillosos. Apenas estuvo su pie sanado se apresuró hacia afuera para reencontrarse con Seraphiel; quería creer que seguía allí y que no se había vuelto loco.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Jue Mar 09, 2017 5:21 pm

Emperatriz Sanaki suena bien. Te llamaré así entonces —Bromeó, arqueando una ceja con diversión. Vale... Ese tipo era extraño, iba a admitirlo. Y, de la misma forma tenía que admitir que no sentía maldad real provenir de él, hasta podría decir que para él no era un ser peligroso, no alguien que le podría causar problemas, que le podría rechazar por lo que era: un laguz y no un humano como él— Sí, Sindhu. Me sigue sorprendiendo que en pocos años se hiciese tan conocido el ducado —Admitió, quizás más para si mismo que por su particular compañero de rosado cabello. Pero, si pensó que podría seguir sin muchas más sorpresas, acabó escuchando el sorprendido afirmar de Makalov, aquél grito y el nombre de Ashera ser pronunciado por sus labios. Sonrió.

Ciertamente la reacción ajena le había causado gracia. Rió en bajo y dejó que la sorpresa en las facciones del hombre se prolungasen cuanto quisiese, de hecho, seguro habría extendido una mano para recordarle que estaba a caballo si no se hubiese incorporado a tiempo. Él por su parte permaneció calmado, sentado detrás del otro con estúpida calma teniendo en cuenta donde estaba y lo que podría suponer que una garza fuese vista deambulando por Begnion— Bonita reacción —Comentó— Pensé que ya te habías dado cuenta de ello. No es fácil esconder unas alas... Pero dime ¿Qué pensaste que era? —Ensanchó su sonrisa con diversión y apoyó ambas manos sobre su regazo en cuanto Nuez comenzó a avanzar hacia donde le había indicado que encontrarían la ciudad más cercana.

Pero sí. Soy una garza. Una auténtica —Y de cierta forma, se sentía orgulloso de ello, quizás mucho más de cuando vivía en Serenes, cuando las garzas eran muchas más, cuando casi desconocía la vida que se escondía fuera de aquellos árboles. Pero, sus siguientes palabras causaron que dibujara una mueca de desacuerdo— Oh, pero bueno. A pesar de que seamos débiles no estamos desprotegidos. No noto ninguna intención cruel por tu parte. Así que solo decidí ayudarte. Igual no está lejos la ciudad al camino que debería seguir —Pronunció sin más, cruzándose de brazos. Avanzar a caballo era mucho más lento que hacerlo volando, casi extraño, pero aceptable de todos modos.

¿Miedo? ¿Por qué debería de teneros miedo? —Le miró fijamente. La ciudad ya empezaba a ser visible y eso le permitió extender nuevamente sus alas y levantarse, revoloteando a un poco más arriba del jinete— Desconfío de la gran mayoría de los beorcs, no tengo miedo —Y eso estaba claro. Lastimaría su orgullo decir que les tenía miedo... Porque no era así, pero tampoco les podía perdonar. Por último, no pudo más que estar de acuerdo con el chico y, mientras a él le observaba avanzar, se sentó sobre una de las ramas de los espesos árboles que estaban a la entrada de la ciudad, cuidando de situarse de tal forma para que no fuese visto, ni él, ni sus claras alas y simplemente espertó, observando a los diferentes beorc llegar y adentrarse en la ciudad.

También había una alta posibilidad de que le hubiese dejado ahí... Después de todo ¿Por qué debería de aceptar acompañarle cuando las garzas habían sido, según lo que sabía, las traidoras de Begnion? Pero, tenía relativamente tiempo aún, así que, consideró que permanecer un rato ahí sería bueno para descansar un rato y tal pareció que la suerte le quiso sonreír en algún momento. La presencia de Nuez y de Makalov le hicieron levantar la cabeza y entre las hojas verdes y la oscuridad que empezaba a asentarse en la tierra los logró ver acercar. Sonrió en sus adentros y se movió, apoyó una mano sobre otra rama y con extrema facilidad bajó, usando sus alas para moverse— Me sorprende. Pensé que habrías cambiado de idea... ¿Ya está bien tu tobillo? —Y, posó ambos pies en el suelo, plegando las alas detrás de su cuerpo. Levantó su cabeza y lo observó con calma.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Vie Mar 24, 2017 3:52 pm

Se encontraba pensativo, y eso muy rara vez le sucedía. No es que nunca hubiera visto a un sub-humano antes, es más, había estado (casi) en Gallia, y había entendido, más o menos, que ellos no eran un peligro para quienes tampoco querían hacerles daño. Ese no era el problema, la cuestión que complicaba su mente era la rareza y las características de aquella garza, la cual admitía no tenerle miedo a los humanos. De verdad sabía muy poco sobre ellos, y estaba empezando a asustarlo la manera en que predecía las cosas, o que admitiera que podía hablar con los animales. Saber que además quería llevarlo al desierto le causaba una infinidad de dudas, como el qué iba a hacer allí, y las personas que supuestamente conocía. ¿Iba acaso a encontrarse con toda una nueva demografía en Sindhu? Parecía que estaba por entrsr a un mundo desconocido del que nunca había sabido antes. Al menos eso había alcanzado a pensar antes de volver a encontrarse en las afueras con Seraphiel, quien lo esperaba paciente. Por lo que dijo cuando él llegó, Makalov creyó que quizás se había tardado demasiado buscando la iglesia para que lo sanaran.

- Ey, no creo que irme hubiera sido la mejor idea. -respondió, rascándose la nuca.- seguro mi yegua me hubiera arrastrado de vuelta donde tu estabas. Parece que ya son amigos.

Miró hacia atrás para ver al animal. Nuez permanecía allí de pie, agitando la cola de manera despreocupada, como si ni siquiera se enterara de que se referían a ella. De verdad no parecía que estuviera pensando o diciendo en lengua equina algo interesante.

- Ah, ¡es un alivio! -dijo después, sonriendo. Ahora estaba mucho más calmado y de buen humor, recordando que por fin podía caminar. Hasta daba la impresión de que se había olvidado completamente de todas las molestias que le había hecho pasar Seraphiel.- Me haría bien un descanso, así que si me disculpaaas... -así sin más se sentó junto al árbol, y apoyó la espalda contra él dando un largo y cansado suspiro.

Se mantuvo así un rato, cerrando los ojos y tarareando una melodía, mientras sentía sus músculos relajándose. Quería que dejara de quemar tanto el sol, y para eso hubiera podido quedarse allí horas, si no estuviera en ese momento con alguien más. El jinete se tomaba todo a su ritmo, no tenía ninguna prisa y poco le preocupaba que pasaran los segundos a su costa. ¿Pero tendría prisa la garza en volver a su viaje? Makalov podía suponer que volar cansaba tanto como cualquier cosa, y por eso se estaba tomando ese tiempo con él (o al menos así se justificaba). Luego de apreciar un buen rato el paisaje y la calma, el pelirosa abrió los ojos, chocando con la luz más allá de la sombra de los árboles, y miró a su curioso acompañante.

-Entonces supongo que tienes prisa para ir a Hatari... Mira, Sera, ven. Siéntate aquí conmigo, ¿sí? -lo invitó, dandole palmaditas al suelo.- Emh... ya sabes que al principio te veía como uno de esos nobles que quieren tener aventuras, paseándose en las praderas, esperando que les pase algo interesante. Y ya no pienso así, claro, ... ¿Pero de verdad quieres que vaya al desierto contigo? -lo miró un tanto desanimado.- Creo que ya me dijiste que tienes a mucha gente allí que te conoce, pero no se me ocurre por qué querrías ir conmigo. No creo que yo sea la persona más agradable del mundo, además de que no puedo volar, y tendría que prepararme y llevar muchísima agua, además de que Nuez apenas avanza cuando pega el sol muy fuerte...

Lo que quería entonces era que Seraphiel le diera una muy buena excusa para convencerlo de la travesía. La verdad es que hace bastante que deseaba hacer un cambio, un viaje ligero sin dinero que malgastar, para así aclararse los pensamientos. Hace tiempo que no viajaba fuera de Begnion, y no sabía si relajarse o estresarse todavía más por eso. Las cosas se le habían hecho muy difíciles últimamente, y necesitaba de motivos para hacer de todo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Mar 25, 2017 7:27 pm

Se inclinó hacia un lado, observando a Nuez y levantando una mano para saludar al animal de aquella simple y amistosa forma. Como si hubiese escuchado una callada respuesta por su parte sonrió y volvió a centrar su atención en el peculiar humano de rosados cabellos. ¿Cómo se podía tener cabellos rosados de todas formas? Los humanos eran criaturas extrañas, de eso nunca cambiaría idea— Solo hay que entenderla —Fue su simple respuesta, como si aquella se tratase de una verdad universal. Dio un paso hacia un lado, cruzándose de brazos con cierto desacuerdo en cuanto Makalow se sentó, directamente a los pies del enorme árbol. ¿Descansar? ¿No lo había ya hecho? ¡Pero oh, bueno! Quizás descansar un poco no le haría del todo mal, sino todo lo contrario. Pero permaneció de pie, con sus alas de plumas ligeramente doradas en las bases como una capa auténtica detrás de su espalda, escuchando al chico y llegando a la conclusión que no había forma y que, siempre su raza era más agradable de escuchar, llamémoslo orgullo de garza.

Pero no se quejó, caminó hacia el otro y tras agacharse y clavar sus rodillas en el suelo, terminó sentándose en sus propios talones, extendiendo un poco sus alas a un lado y otro solo porque de forma contraria iba a resultarle una molestia. Se acomodó y miró el paisaje que se extendía delante de sus ojos, eso hasta escuchar al otro hablar, dirigiendo ahora a él su atención, intentando descubrir alguna de sus emociones, ya fuese por su tono de voz, o por la expresión de su rostro, por ello le miró fijamente, sin signo de temor alguno a pesar de todo— Ah, si tanta molestia te debe resultar eso, con que vengas conmigo hasta los confines de Begnion es suficiente —Levantando una mano la balanceó a un lado y otro, quitando importancia al asunto— ¿Por qué? —Bajó su mano, pensativo— Simple, sería un problema si alguien descubre que soy una garza... No... Somos bienvenidos en Begnion —No estaba diciendo ninguna mentira al fin y al cabo. A pesar de poder percibir los sentimientos provenir de los demás, también era cierto que no tenía forma de protegerse correctamente ni mucho menos.

Pero ¿No te causa curiosidad? Ver como sería otra ciudad... Tomarte unas pequeñas vacaciones... Cambiar de aire... —Curvó los labios, dibujando un pequeño puchero antes de incorporarse usando sus alas como una especie de empuje, planeó unos pocos centímetros del suelo antes de descender— A veces es bueno un cambio... O al menos para la mayoría de razas lo es, ya sean beorcs o laguz... —Volteó hacia el enorme árbol, extendió sus alas y nuevamente voló unos metros tras batir de ellas, hasta llegar cerca de una de las ramas y sentarse, ahora más cómodamente al tener sus alas por donde descender libremente. Apoyó ambas manos en la madera y bajó su mirada hacia el humano, entre curioso y algo receloso al mismo tiempo, pero, por el momento nada malvado realmente sentía provenir del chico. Era extraño, eso si, pero solo eso por el momento.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Makalov el Lun Mar 27, 2017 10:46 am

Makalov suspiró, dejando salir una larga bocanada de aire.  Cada vez que tenía que tomar una decisión, le pasaba lo mismo: quería dormir hasta cansarse y olvidarse de ello. ¡Lo que daría por un día entero de descanso! Pero con esa vida no se podía, no siendo un pobre desdichado como lo era él.

- Me estás espantando. -murmuró, porque parecía que la garza había adivinado perfectamente la razón por la que quizás sí viajaría a Hatari.

Se distraía muy fácilmente con ver elevarse a Seraphiel por los aires. Parecía tan alto como él, pero debía de ser muy ligero para levantarse con sus alas. Ahora se sentía como un gusano de tierra viendo a una mariposa, o algo así, el caso es que sentía cierta envidia. Se le ocurrió que los humanos no solo le temían a ellos por ser diferentes o peligrosos, sino que también los odiaban por no poder ser como ellos. ¿No se supone que vivían más incluso?

- ¿Así que a mí me dices Beorc y a ti te dices laguz? Vale, creo que ya entiendo la idea... -a lo mejor empezaba a llamarlos así antes que sub-humanos, para ver si respondían a ese nombre. Makalov se acomodó para estar más sentado que echado, y continuó hablando.- Tienes razón. Me he aburrido hasta la muerte de ir de pueblo en pueblo, donde todos quieren matarme por una razón u otra... -prefería no dar detalles.- Dicen que en Sindhu hay paz y tranquilidad por doquier, o al menos eso he escuchado. Y la verdad es que suena muy atractivo, no te puedo mentir.

Con su mano derecha acarició su barbilla, como meditando profundamente, y luego miró hacia arriba, a quien le estaba hablando.

- Si te acompaño, tendré que conseguirme qué comer para el viaje. ¿Qué cosas comes tú? ¿Te parece bien un montón de carne seca, o un montón de queso? -se sonrió ante la idea de tener tanta comida, incluso cuando ningún vegetal estaba en su dieta. Gastar todo su dinero en provisiones sonaba muy, muy atrayente. A lo mejor hasta podía hacer pasar una botellita entre esas cosas, para motivarse mientras se hacía camino por las dunas.

Pero espera, ¿Ya había decidido que iba a viajar con él? Bien parecía que sí, por mucho que lo estresara pensar respecto al calor y a los lobos, parecía estar lo suficientemente convencido de emprender el viaje. A Nuez seguro no le importaba hacer el trayecto, si ya había andado por tantas partes distintas que parecía una yegua todoterreno. No había problema por parte de ninguno de los dos.

- Si vamos a ir hoy, adelántame. Deja que compre de todo, y si quieres un encargo en especial, dímelo. Quiero estar limpio, así que no me importa excederme un poquito. -le sonrió abiertamente, sacando a relucir su dentadura.

Entonces se incorporó lentamente y con pereza, y como si fuera un acto reflejo, se subió a lomos de su montura para dirigirse una vez más al pueblo de antes. No tenía ninguna taberna, por lo que Makalov podía descansar tranquilo y confiar en que no iba a traicionarse a sí mismo y, de paso, abandonar a la garza cuando ya había elegido acompañarla. Se dio la media vuelta y agitó la mano, diciéndole a Seraphiel que ya volvería en un rato. Tenía en su bolsillo unas cuantas monedas, y sinceramente no sabía si le bastaría para comprar comida por una semana, lo que suponía que duraría su viaje a caballo. Y el agua, ¿qué haría para conseguir agua? Pues iría a un pozo y llenaría todas sus alforjas hasta que tuviera suficiente. Makalov se preguntaba entonces cómo es que Seraphiel planeaba viajar allí sin llevar ningún sustento consigo. Otra vez suspiró, entre arrepintiéndose y no queriendo hacerlo. Se supone que el desierto de Hatari estaba al noreste, por lo que se dirigiría allí una vez terminar
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
319


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 1:11 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Al ser el único personaje en su primera clase, sólo Makalov obtiene +1 EXP, y ambos obtienen +1 Bonus EXP!

Gracias al aumento de experiencia, Makalov obtiene el primer skill de la rama Knight:

Salvador - Permite al caballero aprovechar su rápida movilización sobre caballo, además del espacio extra sobre este, para retirar a otra unidad del campo de batalla. Una vez que esté con el caballero, al protegido no se le podrán dirigir ataques ni atención enemiga, pasando a ser indetectable, a la vez que se le considerará oculto en caso de tener un límite de espacio o necesitar ingresar a un sitio.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2935


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Será un ángel! O eso creo... [Priv. Seraphiel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.