Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Mensaje por Eliwood el Vie Ago 11, 2017 7:04 am

No perdía detalle de lo receptivo y sensible que parecía el cuerpo entre sus manos. Los besos cálidos que daba a su cuello, gentilmente acariciando con su lengua la piel, se traducían sin falta en una tensión breve o un arqueo en la espalda del joven; así mismo los roces mínimos, como el accidental cosquilleo de su aliento adelantándose antes que sus labios, producía un efecto similar. Marth respondía en demasía a todo, delatando lo enaltecidos que debían hallarse sus sentidos, la piel erizada y el cuerpo en espera de cualquier gesto más. Todo parecía estremecerlo. Eran esas muestras de inexperiencia las que más culpa traían a la mente del hombre mayor, a la vez que un más fuerte impulso de sólo consentirlo con sensaciones agradables hasta que el príncipe indicara que era suficiente. Sin dilación, su voz le dijo lo contrario en un pequeño gemido. Oír de ese modo la voz del alteano le sorprendió tanto como le hizo preguntarse qué había para sorprenderse, qué más habría tenido que anticipar; por supuesto que sucedería, con la forma en que el príncipe respondía a sus manos y sus besos. Los estremecimientos no insinuaban nada menos. Repentinamente, Eliwood entendía mucho mejor el superficial aliento tan cerca de sus oídos.

Lo único verdaderamente inesperado sobre ello era que Marth no comenzara a apartarse; mucho más aún, que sus piernas se abrieran un poco para el pulgar del marqués, que acariciaba ociosamente el lado interior de una. La señal que daba no podía ser más clara. Su piel olía mucho más a perfume que a perspiración aún, pero el inicio de la excitación se había hecho notorio y aquel gesto decía continúa. Eliwood se cuestionaba si comprendía a qué le invitaba, o si estaba pensando realmente en si deseaba proseguir así. Lo que oía y lo que sentía bajo sus manos, apegado a su cuerpo, alimentaba también un repentino pero fulminante escalofrío que había descendido a su intimidad, arrancando de sus labios una exhalación más pesada, mas tragó saliva y se contuvo. Pese a que el antojo no había resurgido en lo que parecían varios años, podía amedrentarlo. Y ni siquiera tuvo tiempo de llegar a preocuparse por lo que sucedería, pues entonces la mano del más joven se posó sobre la suya. Eliwood se detuvo de inmediato, aunque lento en separar un par de milímetros su boca de la piel del cuello ajeno. En ese agarre quieto pero dubitativo reconocía la señal de que debía detenerse, de que su pareja ya no se hallaba tan segura como necesitaría que estuviera para hacer cualquier cosa.

Depositó un último y más lento beso en el cuello que le era expuesto, mientras escuchaba las palabras del príncipe, mas sabía ya que allí retrocedería. La disculpa que en principio el marqués no comprendió fue aclarada en breve por las demás palabras y, con eso, le respondió. - Ah. Entiendo, pequeño. - Murmuró, nuevamente cuidadoso de no sobresaltarle, manteniendo una voz baja. La sutileza del modo de expresarse de Marth no dejaba de ser admirable. Su mano se retiró de a poco del muslo ajeno, retrocediendo a la rodilla. - No le dejaré. En lo que ahora mismo respecta, si me disculpa... creo que debo darle algo de espacio, ¿no? - Rió con suavidad al culparse sólo a sí mismo de la invasividad, apartando su rostro del cuello del príncipe para retroceder un poco, darle lugar para respirar sin agitación. Comprendía lo que Marth pedía, pero no era una decisión bien tomada en esas condiciones. Debía dejarle recobrar control de su cuerpo, dar tiempo para que la excitación recediera, mientras todavía era sólo un inicio. - Será lo mejor, Marth... pero estaré con usted. Pasaremos el día y la noche aquí, y por la madrugada podremos volver a Pherae. Le mantendré conmigo, saldremos juntos, procederemos con la jornada... sólo debe respirar un poco y sus hombres podrán verle tan impecable como siempre. Y... -

Esperaba que aquellas palabras le retornaran al menor el sentido de donde estaban y lo que debían hacer. Cuanto menos, no permitir a aquello escalar más. Y no era que Eliwood deseara prevenir que ocurriera, el príncipe regente había demostrado suficientemente que estaría bien, pero no sería así. El consentimiento de Marth no debía venir de una mente nublada y nerviosa. De allí que, tras alzar su rostro al ajeno, casi apoyando su mejilla, agregara con lentitud. - En este lugar, mi dormitorio está aquí, en el tercer piso. Junto a esta habitación, de hecho. El suyo se encontrará en el otro extremo del pasillo. - Explicó. Su propio aliento casi volvía a la normalidad ya. Su vista gacha no buscaba a la de Marth, aunque dejaba en su mejilla un cuidadoso beso más. Él mismo podía ser sutil en su habla y en la insinuación, mas en ese preciso instante, prefería ser claro con el menor, aún si utilizara suaves términos para ello. Esa era su respuesta a la adorable petición realizada. Sonrió un poco. - Sabe donde estaré y siempre será bienvenido, príncipe... pero prefiero que sea así. Decírselo, y que tenga su tiempo para pensarlo. -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3817


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Mensaje por Marth el Jue Sep 14, 2017 6:39 pm

Tragó saliva pesadamente como si esa acción fuese necesaria para poder recuperar su compostura, el marqués se separaba con lentitud y le daba el espacio que necesitaba para componerse y poder cerrar sus piernas a una postura más digna. Sus manos lentamente abandonaron sus posiciones en el cuerpo ajeno y se posaron sobre sus muslos, aún con el vestigio de un cosquilleo de los labios del pelirrojo en su cuello. Le sorprendía que el mayor estuviese tan compuesto, teniendo control sobre sí y mostrando una experiencia que llevaba a ser el dominante y quien daba control a la situación. Ahora que tenía la mente más despejada realmente dudaba que él hubiese podido haber mantenido cualquier clase de control y se avergonzaba mucho el admitirlo, siquiera pensanrlo. Pero nuevamente estaba el marqués al rescate distrayendo su mente y moldeando la escena a su gusto y conveniencia llevando al peliazul a un estado de calma tan fácil como le había llevado en primer lugar a aquel estado tan alterado.

Sentía el calor en sus mejillas aún cuando el marqués se apartó, cerró sus piernas bajando un poco su mirada para no quedar en evidencia de que observaba los labios ajenos, miró sus rodillas y sus manos enguantadas. Sentía la inquietud en su cuerpo, la necesidad de tomar al otro y pedir más pero ahora podía pensar todo con mayor claridad y controlando su respiración podía ver que no era un comportamiento ni propio ni digno de alguien de su estatus. Igual escuchó con atención lo que el pelirrojo le decía, comprendía perfectamente que le estaba insinuando si bien el acto en si le era desconocido, la invitación a las habitaciones privadas de uno en la noche podía significar dos cosas, o se necesitaba intimidad para reprender a alguien o mostraba tintes más privados y pérvidos... en este caso por el camino de acciones era obvio que se trataba de la segunda opción. Aunque su mente ahora más despejada recordaba un poco mejor la discusión que habían tenido antes sobre Bern y entró en el la posibilidad de que quizás si fuese hablar un poco mejor del tema. Asintió con la cabeza sin creerse capaz aún de hablar sin que su voz se notase diferente.

Tras unos instantes de silencio se tensó nuevamente cuando el marqués se acercó y depositó un suave beso en su mejilla, la respuesta despejaba cualquier duda que habría tenido al respecto de la invitación. Una sonrisa muy sutil asomó en sus labios, apenas alzando su comisura y mostrando un gesto recatado hizo una ligera inclinación antes e mirarle al rostro - Se le agradece infinitamente su amabilidad. Lo tomaré muy en cuenta. No le interrumpiré más. - sutilmente apoyó sus manos en sus muslos y sin bajar la mirada para evitar evidencia sintió la tensión en sus pantalones nuevamente relajada y normal, quizás un poco de incomodidad pero ya nada en mucha evidencia. Se levantó acomodando su ropa con elegancia y cuidado ajustando nuevamente los botones y tirando de donde se pudo haber arrugado para mostrar nuevamente su presentación impecable. Incluso sacó de su bolsillo un pañuelo del cual limpió un poco su cuello y rozó sus mejillas para refrescar con la tela suave su tacto y perder el cosquilleo y quizás cualquier desigualdad en el fino polvo con el que se perfumaba. - Junto a esta habitación. - repitió para darle a entender que le había escuchado y considerado - Le agradezco su amabilidad y hospitalidad... y su comprensión. Si me disculpa... - musitó antes de darle la espalda y salir del estudio. Cuando el abrió la puerta de inmediato los guardias se enderezaron y uno de ellos se apartó de la puerta para guiarle, su propio caballero se le aproximó para seguir su camino hacia la habitación del menor. Pediría estar a solas e insistiría que no necesitaba escolta, no pisaría el exterior si tenía riesgo de ser visto ingresando en los aposentos del marqués. Confiaba en sus caballeros y en su discreción pero también habían sirvientes, soldados y quien sabe que más que pudiese esparcir rumores sobre su persona. De hecho... no sería mala idea tener a uno de sus caballeros como confidente y que le ayudase a mantener todo despejado y seguro. Ya tendría un tiempo para pensarlo.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 21, 2017 4:36 am

Tema cerrado. 70G a cada participante.

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3817


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 21, 2017 4:36 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Impasse de Bern [Privado | Marth]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.