Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Sáb Oct 29, 2016 10:39 pm

Nada, jamás, iba a compararse o asemejarse al horror de cierta noche un par de décadas atrás, en la que Reyson había intentado huir de un bosque en llamas sólo para caer inconsciente en el lindero, presa al agobiante peso de tanta muerte a su alrededor. Nunca sentiría desesperación y agonía como esa. Pero escapar de Kilvas en las condiciones en que había escapado, dejando atrás una completa y avasalladora invasión de emergidos, no sólo derrotando sino masacrando a cuanto cuervo se les cruzaba... le recordaba fuertemente a Serenes. En lugar de ensangrentadas plumas blancas, el viento cargaba lustrosas plumas negras esta vez, con el mismo trasfondo de pasos humanos. Un paralelismo terrible, un recuerdo que no había creído que tuviese que revivir en el resto de sus días.

Exactamente lo que se había esforzado por que no volviese a suceder, había sucedido. Justo frente a sus ojos. Y él, igual que antes, sin el poder para evitarlo. Un ciclo del que creía haber salido volviendo a atrapar a Reyson. Más laguz cazados por arcos, antorchas y armas humanas.

Kilvas había caído de forma definitiva. En el momento en que Reyson había conseguido llegar a vuelo a las islas vecinas de Phoenicis, cansado y desesperado, no se había encontrado con un paisaje muy distinto: halcones resguardándose a duras penas en sus nidos en las alturas, pero eliminados en el aire por ballestas pesadas al instante en que intentaban salir. La pequeña costa rocosa se llenaba de barcos humanos, y los graznidos de dolor de las aves colmaban el cielo, así como sus plumas marrones, blancas y amarillentas cayendo por doquier, flotando sobre la superficie del mar por kilómetros a la redonda. Ni siquiera había podido acercarse. El dolor que resonaba en él le erizaba la piel, le causaba nauseas tan fuertes que apenas podía seguir volando, pero se había forzado a seguir sin mirar atrás. Auque sus plumas pesaran y su cuerpo todavía fuese demasiado frágil como para un vuelo tan largo, algo en él le empujaba a continuar, aferrándose a su propia vida, aunque fuera por desdeñar a los humanos que al parecer pretendían extinguir a las aves. No sería su víctima, no les daría el gusto. Había apretado los dientes, soportado el ardor en el nacimiento de sus alas en su espalda y continuado hasta la costa de Goldoa.

Se sentía más miserable que furioso, pese a sus mejores intentos de canalizarlo todo en ira. Y exhausto de aquella historia repetida. Apenas podía volar ya, de a ratos el agotamiento vencía y la garza caía en picada, precipitándose hacia las aguas, hasta encontrar fuerza para agitar las alas con desesperación y volver a tomar un poco de altura. Por más que lo deseara, no tenía la resistencia de un halcón o la agilidad de un cuervo. Pero debía llegar a Goldoa, debía ver si estaban a salvo aún. Apenas se habían declarado libres, de hecho, Reyson había estado en Kilvas tan sólo para hablar de la buena noticia; debía saber que seguían así.

La costa se veía pacífica y bastante vacía. Reyson no estaba seguro de si sentirse aliviado, o desconfiar hasta llegar a la ciudad de Goldoa, pero la elección ya no estaba en sus manos. Volvió a caer de los cielos, demasiado agotado y con las alas incapaces de batirse con amplitud. Sus aleteos se hicieron cortos y prácticamente inútiles mientras caía, hasta dar contra el suelo cerca de donde las olas golpeaban contra las rocas del paso estrecho, levantando una pequeña lluvia de espuma de mar y gotas de agua. Caído de rodillas, sintió sus alas quedar decaídas contra su espalda, doblándose por instinto. No podría volar más. Entonces... ¿caminar? Estaba demasiado cansado como para eso siquiera. Al menos, había llegado a tierra firme y segura. Hizo lo único que vino a su mente: cambió a su forma original, alzó la cabeza y emitió un sonoro pero muy fino ruido, como el llamado de un ave en las primeras luces de la mañana. Si había alguien cerca, tenía más posibilidades de que le escuchara así que con su voz.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Nov 02, 2016 9:39 am

Ya llevaba unas semanas que el príncipe llevaba “refugiándose” en Goldoa, en realidad él prefería pensar que simplemente quería pasar más tiempo en su patria, junto a su gente y su padre, pero lo cierto era que había dos motivos que le empujaban a no querer reanudar sus viajes a lo largo de Tellius; en primer lugar, la cantidad de emergidos atacando su país había disminuido drásticamente y su principal motivo para viajar era ver como las cosas funcionaban fuera de la nación de los dragones porque tenía ideas diferentes en cuanto se trataba de la política que su padre estaba aplicando... pero ahora que las cosas estaban yendo a mejor, no creía más que Dhegisnea fuera un rey que tenía ideas equivocadas para le época actual. Si la tranquilidad de Goldoa se había restablecido, él no tenía nada que oponerse y además, volvía a sentirse cómodo estando en su hogar. Pero seguramente la segunda idea era la más importante a no querer salir era que había agarrado cierto miedo a los beorcs. Sí, antes solo había tenido ideas preconcebidas sobre lo que la gente le había contado y había tenido la oportunidad de conocer agradables beorcs como el pelirrojo salvador, pero también había tenido la desagradable mala suerte de toparse con esclavistas.

Y Kurthnaga era joven, demasiado joven para la media de edad de dragones de su patria. Antes de emprender sus viajes no podía decir que hubiera experimentado ninguna situación en la que particularmente hubiera estado expuesto a ningún peligro, porque era el menor de los príncipes e incluso después de que sus hermanos se fueran del país sin volver a dar noticia, incluso su padre le había aplicado más medidas de seguridad; había sido completamente sobre-protegido de cualquier peligro. Sabía que la esclavitud contra los laguz había existido, era joven pero no era estúpido, de la misma manera que aunque hubieren dicho que esta había sido abolido, probablemente no fuera más que una mera patraña por parte de las altas figuras de los países beorc para tratar de que no hubieran tantos problemas de convivencia: pero como todas las medidas políticas, no siempre eran cumplidas por las gentes que podían ver que podían encontrar un beneficio rompiendo las normas. Pero como siempre había acostumbrado a hacer, sus miedos siempre se los reservaba para sí mismo porque Kurthnaga no quería preocupar a la gente de su alrededor aunque sí quería hablar con Gareth sobre unas cuestiones; y simplemente no se sentía a gusto para debatirlo en palacio, así que le había pedido a su guardaespaldas de acercarse un momento al estrecho de los náufragos, ya que era el lugar preferido del príncipe para meditar.

-Creo que vas a enfadarte por lo que quiero decir, me refiero, nunca lo expresas pero sé que no te va a gustar. Trata de no... enfadarte mucho, ¿Por favor? - Si era cierto que en el pasado Gareth le había jurado lealtad, Kurthnaga intentaba no sobrepasar su paciencia porque ya había tenido que salir de Goldoa por la voluntad del príncipe y en algunos casos los viajes habían sido más largos de lo que hubiera preferido. No sabía si encajaría bien el hecho de que quería quedarse allí y no tener más ambiciones, después de haberle forzado a salir, además solo el hecho de pensar que si necesitaba realizar algo fuera probablemente la primera idea que se le pasaba por la cabeza era la de enviar a su guardaespaldas en su lugar... le parecía sobreabusar de su autoridad. Estuvo unos segundos dudando sobre como expresar todas sus preocupaciones con palabras actuales y de hecho, tardó tanto que en el momento en el que quería decir algo, fue interrumpido por un sonido que no acababa de distinguir. - ¿Q-qué ha sido eso? - Miró hacía la dirección en la que le había dado la impresión que había escuchado aquel sonido y después anduvo hasta quedar detrás de Gareth. - Debemos ir a comprobar que es, pero... ¿podrías ir tu primero?
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Miér Nov 09, 2016 7:52 pm

Tiempos ajetreados que se desplazaban para volver a encajar en la normalidad del pasado que recordaba siglos atrás era como Gareth describiría todo lo que había pasado en pocos años. No estaba en posición de emitir queja alguna, de negar a realizar alguna orden incluso si eran contradictorias entre lo que dictaba el rey de lo que dictaba el príncipe: ya había comprometido su lealtad y no era de hombres el quitar su palabra llegado el mal momento. Gareth era un dragón de costumbres, como la mayoría de dragones de cierta edad en Goldoa. Su lealtad por la patria era innegable y de la misma forma anhelaba estar en su país cada vez que salía de la muralla, porque nunca en años atrás se había planteado que a más de medio milenio de edad, tendría que viajar tanto pero para que el príncipe Kurthnaga estuviera a salvo, no le importaba seguirle por los países humanos si hacia falta.

No se sentía intimidado porque el príncipe tuviera algo que comentar que no podía decir en palacio y que encima, parecía bastante cohibido por comentar. Intimidado no era la palabra, porque Gareth difícilmente se sentía intimidado: tenía que ser una situación muy extrema. Pero el dragón rojo siempre intentaba actuar de una forma en la que no asustase al príncipe, intentando crear un ambiente agradable para él, porque su tarea de guardaespaldas no consistía solamente en ser un escudo escamoso cuando el príncipe estuviera en una pelea o de exploración, también era un fiel apoyo moral. Además se sentía unido a él no solo por su cargo, habían sido bastantes décadas y Gareth consideraba a la familia real como parte de su familia, por la cual daría incluso su vida. Agachó un poco la cabeza, acompañando su mano al pecho. - No voy a enfadarme, su alteza. Incluso si no me guste lo que tenga que decir, ¿Cree que sería capaz de enfadarme y alzarle la voz? No se preocupe. - Tenía nervios de acero pero acabaría alterándose si presumía ideas propias de lo que podía ser lo que tenía por decir y se preocupaba inútilmente.

Volteó el rostro en cuanto escuchó aquel ruido indeterminado y como acto reflejo levantó su brazo por delante del príncipe, como si quisiera protegerlo aunque no se viera nada cercano aparentemente pero el guardaespaldas estaba seguro de que aquel ruido había provenido de la costa. - No hay problema pero no se separe de mí. - No hubiera sido necesario ni esa pregunta porque Gareth no iba a dejar que Kurthnaga se adelantara él solo, así que no dio largos pasos a fin de que pudiera ser fácilmente seguido y poder reaccionar a tiempo si se trataba de un peligro. Pero a medida que se acercaban al lugar podía ver a la silueta de quien había provocado ese ruido hasta ver la forma transformada de un laguz alado pero de unos colores demasiado claros... - ¿Príncipe Reyson? - Sus pasos cortos se volvieron en largas zancadas para acercarse a cerciorarse que ocurría porque aquella situación de alejaba demasiado de estar en lo normal en la manera de proceder del príncipe blanco. - ¿Está herido?
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Sáb Nov 26, 2016 6:41 pm

Goldoa no era el reino más poblado de la Alianza, pero sí el más extenso en territorio. El que alguno de los dragones se hallara en las cercanías dependía puramente de suerte, al igual que ser escuchado y atraer hacia sí ayuda. Sabía que las posibilidades eran escasas. Aún así, tras intentarlo, la garza aguardó en expectativo silencio, mirando a su alrededor. El eco de su voz desapareció para dejar lugar a la quietud de la costa y el ruido de las olas golpeando contra las rocas. Y cuando asumía ya que no había tenido éxito esa vez, preparándose para más intentos, vio aparecer de los altibajos del terreno a un hombre vestido en rojo, un dragón fácil de reconocer para él, que se dirigía a su encuentro.

Fue tan profundo su suspiro de alivio y tanta la tensión que soltó, que no se molestó siquiera en seguir manteniendo su transformación en ese entonces, regresando a la forma que le era menos agotadora. Desde su perspectiva, la corpulenta figura de Gareth cubría la del príncipe Kurthnaga, mas sólo con su presencia era suficiente para hacerle sentir inmensamente mejor. Que Gareth estuviese allí y que luciera perfectamente a salvo significaba que la ciudad de Goldoa debía seguir en paz. Aliviado, Reyson intentó ponerse de pie para recibirlo, ayudándose con las manos para apoyar primero las rodillas en el suelo, luego intentando apoyar un pie para alzarse. Había polvo y tierra en el bajo de su ropa ahora, pero no era importante.

- No, no estoy herido. Gracias... - Respondió a la preocupación del guardaespaldas. Efectivamente, no había una sola herida sobre él, ni siquiera había caído en su ropa mancha alguna de sangre de los horrendos escenarios que había atravesado. Estaba sano y salvo, tan sólo extremadamente agotado ya, tanto que sus alas seguían decaídas, dibujando tras su espalda un arco extraño y mucho menos agraciado de lo usual. Al pararse con torpeza, sin poder emplear sus alas para hacerse equilibrio como acostumbraba, terminó por trastabillar un poco y sujetarse del dragón para mantenerse. - Mis disculpas. - Dijo, aunque no estaba en condiciones de soltarse ni tenía ánimos de intentarlo. Tenía momentos difíciles por delante, le bastaba con eso. - Regresé. -

Estaba regresando mucho antes de lo anticipado, claro. Desde donde estaba, miró con curiosidad alrededor del dragón rojo, y no tardó en hallar el príncipe de Goldoa con él. Le percibía algo agitado, lo cual era digno de su atención, mas el estado normal en que estaban ambos le indicaba que seguramente no había motivo especial por el que estuvieran fuera de la ciudad, a lo sumo un paseo rutinario o un chequeo de la zona. ¿Cómo les diría lo que acababa de ver? Rompería su paz, pero era algo necesario. Sin embargo, no hallaba la forma correcta de empezar. Bajó la vista un poco, y a sabiendas de que tarde o temprano preguntarían, prefirió al menos comenzar él.

- Príncipe Kurthnaga. Me alegra verle a salvo. - No pudo evitar decirlo de ese modo. Era una verdad que había necesitado confirmación y que le aliviaba. Tomó un profundo respiro e intentó continuar, armándose de valentía. - Y me alegra que ambos estén aquí. Tenemos que hablar... ahora mismo. Es... - No halló palabras para dar las aciagas noticias, tan similares a repetir la historia de Serenes. Necesitaba tiempo. Intentó juntar sus alas contra su espalda, débilmente, y optó por comenzar por el estado de Goldoa. Además, necesitaría saber si podían parar allí, donde estaban, sin regresarse a la ciudad. - ¿Sigue siendo este un lugar seguro? -
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Nov 29, 2016 4:23 pm

Había continuado avanzando siempre detrás de Gareth, porque aunque quizás Kurthnaga se había hecho más fuerte pero aquella era solo una cuestión física porque en su mente se sentía más vulnerable que nunca y no podía evitar mantener como principal posibilidad, la peor entre las opciones que se barajaban en su mente. Pero esta vez no se trataba de una presencia peligrosa para ambos dragones, porque cuando su guardaespaldas empezó a avanzar más rápido con sus pasos mientras gritaba el nombre de a quien pertenecía aquella voz que habían escuchado anteriormente cuando el príncipe se había asustado, el príncipe negro solo tardó unos escasos segundos para confirmar que era cierto que era el príncipe Reyson quien se encontraba cerca del acantilado. De la misma forma, Kurthnaga continuó corriendo en la misma dirección que el dragón rojo lo hacía, siempre por unos pasos detrás de él, porque aunque no hubiera ningún peligro evidente allí no podía evitar sentirse mucho mejor si sentía que estaba dentro de la esfera de protección del mayor.

Y era contradictorio, porque no quería ser tratado de niño y ahí estaba, oculto porque la realidad de viajar fuera de su país le había convertido en un paranoico que veía problemáticas incluso cuando no las había. El dragón negro estaba seguro que para alguien que le conocía de algún tiempo como era el príncipe Reyson podría ver que ya no mantenía aquella calma característica de los dragones, sino que a Kurthnaga se le notaba agobiado y alterado por alguna razón pero no podía hacer nada para evitar que se viera de aquella forma. Además, también percibía algo similar del garza, quien aunque no estuviera herido, había algo malo en él; así que con suerte, seguramente Kurthnaga no sería el centro de atención.

Asintió con la cabeza con motivo de añadir ese gesto como presentación además de las palabras empleadas. - Hace tiempo desde la última vez que nos vimos. Etruria, ¿cierto? - Después de aquel encuentro con los emergidos que fue más exhaustivo de lo esperado, así que los dragones simplemente tomaron rumbo a su hogar y allí se separaron del equipo laguz que habían formado temporalmente en aquella batalla. A Kurthnaga le hubiera gustado decir lo mismo que había dicho Reyson, alegrarse de que el otro también se encontraba bien y aunque había conseguido llegar hasta Goldoa, no era un hecho con fundamento necesario como para que el príncipe negro pudiera llegar a decir que las cosas iban correctamente. - Sí, claro, hablemos. ¿Qué ocurre? - Aunque siempre odiaba aquellas palabras porque tener la necesidad de hablar era un indicativo de que había un asunto que resolver, y aunque precisamente hablar de cosas en el estrecho no era el mejor lugar, era evidente que había algún asunto que le rondaba por la cabeza de Reyson.

Parpadeó sorprendido por la pregunta directa, pero al mismo escasa; lo cual daba lugar a un montón de dudas por su parte también. Kurthnaga consideraba que las cosas en Goldoa iban bien, pero una pregunta así era porque se tenía que atender a la suposición de que en algunas zonas la situación hubiera cambiado drásticamente a lo que estaban acostumbrados a vivir. Kurthnaga se llevó una mano a la boca, mordisqueándose las uñas, nervioso. - Goldoa es territorio seguro, sobretodo después de volver de Etruria... Apenas hay emergidos rondando por los alrededores últimamente, solo parece haber peligro en las cuevas Kauku pero ese ha sido una zona peligrosa siempre. Como estuvimos fuera por esa temporada no sé si se dio algún presupuesto para que Goldoa prosperara, tampoco he hablado con Padre sobre este tema así que intuyo que no. - Porque ellos no hablaban de ese tipo de temas que pudieran conllevar a una problemática, y a decir verdad, por la falta de tiempo del monarca tampoco es que pasaran demasiado tiempo en familia como para poder exponer alguna preocupación. Kurthnaga pensaba que estaba mejor así. -¿Ha ocurrido algo por lo que tengamos que prestar especial atención? Me temo que hemos estado demasiado aislados de los hechos que han ocurrido en el exterior.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Jue Dic 29, 2016 8:07 am

Aunque Gareth había acudido a ese lugar porque al príncipe Kurthnaga se le notaba distante desde las últimas semanas en la que habían podido observar que las cosas en Goldoa habían cambiado mientras ellos habían permanecido fuera, de viaje, intuía que con la presencia de una tercera nueva presencia en el lugar haría que el príncipe negro probablemente no quisiera compartir las ideas que en un inicio había decidido si compartir con el guardaespaldas. Sabía que con o sin esa información sería capaz de realizar sus funciones como guardia como era debido, porque aunque pudieran ser un obstáculo para sus tareas no hacía que fueran imposibles realizar el trabajo de Gareth. Sí que le preocupaba que el príncipe no estuviera bien porque aunque su tarea es que el príncipe Kurthnaga estuviera seguro, también quería que estuviera sin remordimientos de consciencia pero iba más allá de lo que podía hacer Gareth mismo.

Ahora también tenía que preocuparse porque la nueva presencia del príncipe Reyson parecía acontecer la llegada de no muy buenas noticias porque aunque él dijera que no estaba herido, era evidente para cualquier mirada no demasiada aguda de que el garza no se encontraba en sus mejores momentos. De apariencia magullada, cansado, quizás era cierto que no estaba herido pero algo había ocurrido para que al haber viajado desde el punto donde partiese ahora tuviera aquel aspecto. No siempre una batalla o una pelea eran lo que provocaban rasgos de no estar bien, siempre era la opción más lógica para un guerrero y la primera en aparecer en la mente, pero no significaba nada.

Gareth sujetó al príncipe blanco cuando se tambaleó, porque aunque aquel también se sujetó en él cuando perdió el equilibrio, le daba la percepción de que estaba débil y temía que por algo así terminase en el suelo. - No tiene porqué disculparse. - Cabeceó un poco, como si quisiera hacer una reverencia pero no llegando al punto total de la formalidad. No porque no creyese que ambos laguz mereciesen respeto pero el hecho de haber peleado codo con codo hacía que el ambiente entre ellos fuera de cercanía.

Una vez que notó que Reyson era capaz de volver a mantener el equilibrio con los movimientos que hacía con sus alas, el guardaespaldas se cruzó de brazos para escuchar a ambos príncipes hablar. Él personalmente no era alguien muy hablador y la mayoría de ocasiones prefería hacer la función de orejas, además el hecho de que Kurthnaga tuviera mucha más fluidez con las palabras hacía que analizase todo lo que decía para en caso de que se olvidara de algún detalle, añadirlo. Pero como era de esperar, él era bueno sintetizando la situación en la que su país se encontraba aun sin tener ninguna noticia del exterior como para poder comparar si era algo normal o no. Cuando este terminó de hablar, el dragón rojo bajó la cabeza para después asentir que todo era correcto: no había nada que él tuviese que decir.

-No creo que sea el momento adecuado para volver, teniendo en cuenta el tema de conversación. - Giró su mirada a sus espaldas, para centrarse unos segundos en Kurthnaga y luego su mirada pasó a Reyson. Hablar de emergidos y la situación exterior nunca había sido el tema predilecto en el Palacio Real, bien lo sabía porque él había ignorado aquellas cuestiones durante bastante tiempo antes de que Kurthnaga le llamase la atención sobre ello. - ¿Pero quizás buscar un lugar donde poder estar sentados en lugar de estar aquí al lado de un acantilado? - Solo dejó la idea al aire porque no actúo de ninguna manera después de decirlo, estaba acostumbrado a acatar ordenes y por lo tanto esperaría la opinión de los otros.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Mar Ene 17, 2017 5:01 pm

Tenía una relación más cercana con aquellos dos dragones, que con cualquier otro en Goldoa, incluido el rey con quien gozaba de cierto trato cordial. Los turbulentos sucesos de la época, los cambios en el mundo y la necesidad de reaccionar le habían vuelto más cercano al pequeño heredero que al monarca actual, pues era con él con quien podía estar más de acuerdo. Por otro lado, su guardaespaldas era uno que también había debido acompañar a la garza en ciertas instancias, mostrando por su propia parte ser afín a la forma en que Reyson creía que se solucionaban las cosas. Ambos eran dignos de su confianza, según los extraños últimos meses le habían demostrado. Ambos habían llegado a ser de importancia personal, también. Tanto como para ameritar la necesidad de hablar con ellos de lo que había dejado atrás, así como aliviarse en gran medida de que ellos, al menos, estuvieran a salvo de la horrenda sucesión de tragedias.

De todos modos, si lo pensaba apenas un instante, resultaban ser los únicos con quienes verdadermente podría discutir el asunto y siquiera pensar en hacer algo al respecto. Una reunión de líderes de la Alianza sería imposible con todo lo que acababa de suceder, ¿y quién más podría hacer algo? ¿Reyson, a solas? De ninguna forma. Con los reyes separados, ausentes o sin siquiera dar por confirmada su supervivencia, quedaban escasas opciones. Y de entre las pocas personas que quizás tuviesen los medios o la capacidad, Kurthnaga y Gareth eran los únicos a quienes Reyson podía recurrir.

Pero al menos estaban ellos. Al menos, contaba con que serían tres para lidiar con la catástrofe. Suponía que gran parte de esa seguridad se la debía, efectivamente, a cierto largo y complejo incidente en Elibe poco tiempo atrás. Al oír su mención, Reyson respiró con más calma, recordando la última vez que les había visto. Habían habido tantas buenas noticias, tantos motivos de alegría. Asintió lentamente. - Así es, desde Etruria. Pero me enteré de que Goldoa estaba declarada a salvo casi enseguida. Me llenó de orgullo, en su momento. - Dijo. El logro dejaba un agridulce sabor de boca ahora, mas no dejaba de ser digno de reconocimiento. Bajó la vista un tanto, con el gesto tenso y el ceño un poco fruncido al pensar en el resto de la historia. - Estaba en Kilvas para hablar de ello, también de lo que vimos en Etruria. Quería ser quien llevara los detalles al rey cuervo, al igual que pensaba llevarlos a Phoenicis después, pero... -

Pausó, reteniendo las palabras por más tiempo del que debería, aún a sabiendas de que debía ser a ellos a quienes lo dijese. Desvió la vista a Gareth al oírle decir que deberían continuar su conversación privadamente, tal como estaban. ¿Había comprendido que traía malas noticias, o tenían ellos también asuntos difíciles? Le era difícil leer las expresiones en aquel laguz, tanto como percibir emociones particulares en alguien tan estable; contrario a Kurthnaga, cuya ansiedad le era contagiada cuando se tornaba demasiado intensa. Suspiró y se decidió a soltarlo, los dragones debían de saber la gravedad de la situación.

- Kilvas y Phoenicis han caído. Ambos. Eso... es de lo que creo que deberíamos hablar. - Dijo al fin, luchando contra sí mismo para mantener un tono de voz estable, ininterrumpido por el nudo que todavía tenía en la garganta. Juntó sus manos, sujetando con una a la otra para evitar que temblasen. - Sinceramente espero que no hayan tenido otro asunto entre manos. En este momento, las cosas están... no están bien en absoluto. Hay mucho que resolver. -

Sí, tendrían que conseguir un sitio calmo y dedicar su tiempo a todo ello, en eso estaba de acuerdo. Era lo único que podría hacer para tranquilizarse. Pero al menos sabía que Goldoa seguía estando a salvo, y parecía que continuaría así a través de la catástrofe que azotaba a los reinos laguz del Sur. Más que el pequeño respiro de alivio que ese hecho traía, Reyson había visto en el reporte de Kurthnaga una señal de algo más; un progreso que estaba seguro de no haber visto en él antes. Alzó la vista a Gareth nuevamente, hablándole sin cuidado alguno de bajar su volumen, pues no pretendía que el comentario pasara desapercibido. - El príncipe parece mucho más consciente del estado de Goldoa y su situación de lo que era antes, ¿no es así? - Mencionó. Enseguida posó una pálida mano en el brazo del dragón rojo, nuevamente apoyando su escaso peso. De ninguna forma pediría que le cargara ni nada similar, sólo era algo de ayuda lo que necesitaba, e incluso en eso pretendía ser discreto. Detestaba sus propias flaquezas, pero más aún exhibirlas. Sólo se apoyó un poco, pues de otro modo no creía poder volver a caminar tan pronto, y masculló con desgana. - Si no es mucho pedir... -

Spoiler:
¡Disculpen la demora! ;w;
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Ene 29, 2017 1:13 pm

Su vida había sufrido tantos cambios drásticos en los últimos meses que Kurthnaga no estaba seguro de si estaba preparado para afrontar una posible conversa con la que probablemente se encontraría muchos puntos conflictivos. En el momento que el dragón decidió que era el momento para emprender un viaje fuera de Goldoa, le había parecido una gran idea; de lo contrario, no hubiera dado un paso adelante para realizar algo que le podría dar innumerables problemas. Le había parecido que le abriría muchas puertas y que conocería la realidad desde un punto de vista mucho más subjetivo que meras páginas repletas de tinta y oraciones pudieran hacer... Y Kurthnaga estaba seguro que emprender aquel viaje le haría un dragón completamente diferente a sus ciudadanos, que rompería con aquella mentalidad homogénea y la verdad no había sido más diferente a lo que había opinado. Dejó una Goldoa atacada por emergidos y volvió a su hogar para encontrarse con una Goldoa más tranquila que la que dejó atrás.

Siempre había opinado que su padre tenía políticas que aplicadas a cuando se fundó el país de los dragones eran las más adecuadas, pero que quizás, no se ajustaban totalmente a la situación en la que ahora se estaban enfrentando; una nueva amenaza desconocida a nivel mundial. Y por eso, le costaba admitir que después de todos los cambios que había efectuado en su vida, ahora estaba de acuerdo e incluso entendía mínimamente la posición que su padre, el Rey, defendía. No debía asustarle el mundo que le rodeaba pero no podía evitar sentirse de aquella forma y a lo único que Kurthnaga quería alcanzar en su vida, era a continuar en la tranquilidad de Goldoa. Era consciente de que no debía de ser así, de que habían muchas cosas por las que luchar y con la presencia del príncipe Reyson que lo había perdido todo a manos de los beorc era más consciente todavía, pero no tenía las fuerzas suficientes como para emprender su propia pelea con la cabeza tan confusa como la tenía.

Tuvo que respirar hondo y soltar el aire lentamente por la nariz para tratar de organizar las ideas en su mente para atender más la conversación. - ¿Phoenicis... y Kilvas han caído? No hemos tenido noticias de Gallia últimamente, lo que me hace pensar que están en la misma situación, pero, ¿por qué? - Por el mismo motivo que no entendía porque se habían retirado los emergidos de Goldoa, no podía llegar a entender porque otros países se habían visto más afectado por ello. Más teniendo en cuenta de que su país no gozaba de una milicia, solo de un cuerpo de guardias reales pero tampoco a ese cuerpo se le había dado la orden de que intentaran extinguir el núcleo del problema... y Kurthnaga tenía que presuponer que otros países laguz sí habían adoptado medidas al respecto. - ¿Cuál es la situación allí? Me refiero, han caído pero... el nivel de las consecuencias...ya sabe... - Le temblaba la voz cuando tenía que hablar sobre aquellos temas, porque lógicamente no eran temas agradables para nadie, pero para alguien que no había sufrido demasiados obstáculos que sobrepasar en su vida, era difícil afrontar de golpe aquellas circunstancias.

Una de sus manos buscó a la otra a la altura de sus muslos, mientras los dedos se le entrelazaban de manera nerviosa sin que el príncipe pudiera ponerle remedio. No estaba ligeramente más nervioso de lo normal; estaba histérico y le costaba demasiado no mostrar aquellos tics que lo demostraban, así que había dejado de luchar para ocultar lo evidente. - Aunque las cosas no estén bien... Creo que no estoy en situación de poder ayudar a resolver nada. Lo lamento. - Después de que el príncipe blanco le hubiese ayudado a su manera, le dolía bastante dar la espalda en lugar de darle la mano y ayudarle. ¿Pero que iba a hacer? No estaba en condiciones para salir otra vez y ver toda aquella desgracia fuera de su país, probablemente sería más una carga que una ayuda: no quería provocar problemas a nadie y estaba demasiado asustado de morir.

Se quedó unos segundos en silencio al dirigir su mirada a su guardaespaldas, hasta que asintió levemente con la cabeza al adoptar una decisión. - Considero de la misma forma que no es el momento para regresar a palacio, sin embargo... Necesito regresar. Gareth, ¿Podrías...? - No terminó la pregunta porque simplemente hizo una mirada rápida a Reyson para luego volver a fijar su mirada a su guardaespaldas, preguntando sin palabras si él podía cargar al garza. Era egoísta pedir que volvieran a palacio porque necesitaba un lugar cómodo en el que permanecer como era su hogar, pero conocía que Gareth no se opondría y Reyson se veía lo suficientemente magullado como para necesitar descansar un poco. Así que después de unos segundos, su cuerpo empezó a irradiar la característica luz que los laguz emitían cuando cambiaban a su forma genuina. No llegó a transcurrir ni un minuto cuando el tamaño de Kurthnaga había crecido considerablemente y ahora tenía su cuerpo cubierto de escamas y fuertes alas que ayudarían a volver mucho más rápido. Empezó a alzar el vuelo pero sin alejarse demasiado para observar la reacción del dragón rojo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Jue Feb 16, 2017 4:20 pm

Podía escucharse egoísta pero a Gareth no le importaba lo que pudiera suceder en otros países, la política no le interesaba y conocía demasiado poco de historia como para poder llegar a entender muchas de las cosas de las que se hablaban. Gareth no dejaba de haber nacido como un plebeyo aunque ahora fuera una figura de autoridad y su educación había sido más bien escasa. Pensaba como un dragón más, sin avergonzarle su pensamiento homogéneo ya que no era él quien tenía que adoptar la última decisión. Tampoco era tan cerrado como la mayoría de dragones porque era capaz de aprobar el punto de vista del príncipe Kurthnaga, pero no de entenderlo. Lo mismo le sucedía con el príncipe Reyson, era capaz de escuchar sus palabras pero no tenía tanta empatía como para sentir aquellas cosas.

Se limitó a escuchar la conversación entre los príncipes porque personalmente, no pensaba que tuviera nada importante que añadir. La decisión de ayudar o no ayudar no recaería directamente sobre él y su opinión solía ser opuesta a la del príncipe negro, no importaba si el guardaespaldas no creía que debían ayudar a la Alianza, lo que realmente haría era lo que ordenase el otro dragón. Sí que era capaz de sentir que los laguz no debían caer a mano de aquellos ejércitos emergidos porque eran compañeros de raza, sin embargo, Goldoa era su prioridad y aunque la situación por lo que decían pareciese ser mucho mejor en el país de los dragones que en otros países, no significaba que Gareth pudiera perder de vista sus ideales. Había ayudado en Gallia en el pasado, pero solo porque estaba de paso. No hubiera ido allí directamente para ayudar.

Negó con la cabeza antes de decir nada. La pálida cara de Reyson indicaba que aunque el dijera que no estaba herido, había algo malo en él. Tampoco era mucha molestia cargar con él porque recordaba que en el pasado ya lo había hecho y no era un peso importante. – No es mucho pedir. – Tampoco cuestionó porque el príncipe Kurthnaga expresó que tuviera una necesidad de volver, se le notaba angustiado pero era traspasar su confianza el preguntar o exigir una contestación. Solo tenía que estar a su lado y procurar que la situación no empeorase demasiado. – No hay problema, volvamos entonces. Agárrese, príncipe Reyson. – Gareth se agachó un poco para poder agarrar al príncipe garza en brazos con más facilidad y algo sorprendido porque Kurthnaga fuera el primero en transformarse en su forma dragón, el guardaespaldas hizo lo mismo y su cuerpo se metamorfoseó hasta adoptar la apariencia de dragón rojo. Reyson parecía pequeño en comparación y Gareth cruzó sus brazos antes de alzar el vuelo.

Vio como el príncipe Kurthnaga miraba hacia atrás, pensando que sería porque le esperaba así que una vez preparado, se puso a volar a su lado en dirección a palacio. Ver dragones sobrevolar el país no era lo más habitual del mundo pero tampoco era algo que hiciera alertar a los ciudadanos, incluso el palacio real estaba preparado con una parte trasera descubierta con un jardín para poder acceder sin mucha complicación así que Gareth prefirió aterrizar en aquel lugar porque tampoco implicaba desviar mucho rumbo. Primero posó a Reyson en suelo firme para después volver a adoptar su forma genuina. – Espero que no se haya mareado demasiado. – Después miro al otro príncipe y cabeceó una vez como pregunta muda a si todo estaba bien.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Sáb Feb 18, 2017 12:23 pm

No había pensado en ello todavía, pero intentándolo, la verdad era que no sabía el por qué. Parecía una pregunta irrelevante. Lo más horrible ya había sucedido y saber por qué había tenido que ser Phoenicis y Kilvas no llamaba su atención, no en su estado mental actual. Lo hecho, hecho estaba. Sólo suspiró, negando lento con la cabeza; no tenía la más ínfima idea, tan sólo sabía que había ocurrido de súbito, pero de forma organizada y certera. La liberación de Goldoa parecía un hecho simultáneo por casualidad, en lugar de la causa y consecuencia que tendría que ver. La angustia arrugó su entrecejo al negar con la cabeza, respondiendo a lo que sí podía. - La mayoría han muerto. El resto... no lo sé. Muy pocos llegarán al próximo amanecer. Las criaturas rodearon las islas, están acribillándolos en el aire apenas intentan salir... es una masacare, Kurthnaga... otra masacre. - La garganta se le hacía nudo, le obligaba a parar, cerrar los ojos. Tenía las pestañas mojadas con lágrimas, pero no soltaba. El príncipe blanco ya no lloraba sus pérdidas. - No había sentido tanta muerte en años... -

Más que llorar, lo necesario era hacer algo. Entendía que las noticias agitaran a Kurthnaga, resultándole impresionante no percibir algo que siquiera se acercara de parte de Gareth, que como todo lo sobrellevaba estable. Sin embargo, apenas eran ellos 3, necesitaría poder contar con ambos para comenzar, y aún así serían poco. Fue por ello que al escuchar una respuesta negativa sintió su corazón helarse y su sangre hervir con un sentimiento que no estaba acostumbrado a dirigir al príncipe dragón. Entendía que estuviese agitado, nervioso o asustado, pero eso había sonado dolorosamente a indiferencia. - ¿Perdón? - La palabra salió en sorpresa, dicha en un tono tenso. Era difícil no insistir de inmediato, tenía más ganas de gritarle su respuesta que de decírsela tranquilamente, pero de momento lo soportó. Tenían que irse. Él estaba débil, Kurthnaga quería regresar y quizás después de eso sí aceptase hablar más razonablemente de las cosas.

Antes de que se diera cuenta, estaba siendo levantado del suelo. Aunque no era lo que había pedido en absoluto, suspiró pesadamente, sin más remedio que aceptarlo. Le iría mejor así. Cruzándose de brazos, poco conforme, se dejó tomar por el otro dragón, reclinándose entre sus brazos mientras este se transformaba. Dobló las rodillas y prácticamente se recostó. Era un espacio amplio en el cual acomodarse, en el que su peso no debía parecer más que el de un pichón. Habiendo tenido esa experiencia antes, Reyson recordó sujetarse el cabello y quedarse bien resguardado tras el grueso y algo frío brazo de escamas rojas, donde no habría forma de caer. Era una distancia que se habría hecho demasiado larga para sus alas cansadas, al final debía aliviarse de tener esa facilidad. Igualmente, apenas tocaron suelo se enderezó para ser bajado al mismo, enderezando su ropa y parándose recto otra vez. - No estoy en tan mal estado como para que volar me haga mal, descuida. - Le dijo, bajando la voz al intentar no sonar brusco. Sonreír no podía, al menos suavizar su tono sí.

Entonces se giró hacia Kurthnaga, caminando a paso decidido hasta él. Sin siquiera pensarlo, había asumido que estaban en el palacio de Goldoa para hablar en un sitio más cómodo y tranquilo, pudiendo extenderse todo lo necesario. Dar el asunto por terminado no cruzaba su mente ni de asomo, mucho menos retirarse a descansar cuando todo seguía sin conclusión. Así, se plantó junto al joven dragón negro con una mirada férrea y decidida en sus ojos verde claro, aún con sentimientos algo conflictivos por lo que había dicho antes.

- Y bien... ¿donde iremos? Esto podría tomarnos un largo tiempo. - Intentó tener un tono de voz calmo en aquellas palabras también, aunque dejaba en claro que no retrocedería pronto en sus intenciones. Si Kurthnaga realmente pensaba decir, dos veces, que no había ayuda que prestar a sus hermanos laguz, tendría que hacerlo mirando a la garza a los ojos, atreverse a darle una negativa de frente al ave que estaba más que listo para insistir. - Mi habitación como invitado es suficientemente separada del centro del palacio. Sugiero que vengan conmigo. - Los dos, por supuesto. Había bastante espacio en aquella habitación en lo más alto, aislada de la presencia de los demás, pues el resto de habitaciones que usualmente se ocupaban estaban principalmente en la planta baja del edificio.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Mar 21, 2017 1:12 pm

No sabía si estaba preparado para escuchar palabras de sufrimiento y masacres porque Kurthnaga todavía estaba peleando contra sus propios demonios en la cabeza. Quizás sus preocupaciones y sus miedos no eran tan graves como las noticias que podía traer el príncipe Reyson consigo, pero para un dragón que nunca había visto lo que se acontecía fuera de su país y que tenía unas ideas muy blandas en comparación al mundo real; había sido un gran shock con el que el príncipe dragón a día de hoy todavía estaba tratando de asimilar en su mente pero la primera consecuencia de ello, es que el miedo al mundo exterior por lo peligroso que podía ser para ellos, los laguz, hacía que aceptase en gran manera las medidas adoptadas por su padre. Era egoísta pensar de aquella forma y sabía que tanto Reyson como Gareth se llegarían a enfadar por su posición; pero no sentía que fuera directamente con ellos. Cada vez estaba más confundido de que era lo que los emergidos buscaban; solo había beorc en sus filas pero algunos países beorc también se veían afectados por ellos... ¿Porqué? Cada vez que las cosas parecían encajar menos en su mente, le daban menos razones para verse involucrado en ello.

Pero para él, lo importante en aquel momento era regresar, con la idea en mente de que en palacio quizás podría llegar a estar un poco más tranquilo. Por lo que esperó el tiempo necesario para que Gareth pudiera elevar el vuelo mientras cargaba a Reyson y volver a su lado, aunque el hecho de que volasen uno al lado del otro no era más que un efecto visual porque Kurthnaga siempre iba un poco más atrás porque no le gustaba demasiado liderar; todavía no se sentía cómodo con esa posición aunque era algo que se le había atribuido y que no podía rechazar, solo esperaba que con el tiempo lo pudiese solucionar.

Una vez que llegaron a la parte trasera del palacio y pudo posar sus garras sobre suelo firme, hizo igual que su compañero dragón y volvió a su forma más pequeña. Kurthnaga nunca se sentía cómodo cuando adoptaba su forma draconiana, porque nunca hasta hacía relativamente poco tiempo se había sentido en la necesidad de emplear esa forma; sin embargo, desde que había vuelto a su país que no se encontraba en calma por todo lo que había visto y aunque trataba de calmarse en ese momento para no preocupar a los demás, no lo conseguía. Cuando Reyson se plantó delante de él con aquella mirada tan directa no pudo evitar desviar la mirada hacía el suelo, era evidente que le estaba rehuyendo y en realidad se sentía avergonzado por aquel acto... pero no se sentía a la altura de poder ser de utilidad en ningún aspecto, se sentía demasiado débil.

Se mantuvo en silencio porque lo demás también lo estaban y tampoco tenía nada que mencionar; ¿Expresar su miedo? ¿Reafirmar su negativa? Tarde o temprano tendría que expresar la motivación que tenía en mente por haber tomado aquella postura frente al tema, pero esperaría un poco hasta estar solos para poder expresar aquellas ideas que sabía que no serían bien aceptadas por los demás. - Ah.. Sí, si. - Iba a continuar hablando pero el hecho de que él mismo sentía que su voz no era monótona sino que alterada, le obligó a tomarse unos segundos. - Vayamos allí, entonces. - Asintió con la cabeza, quizás si estuviera más tranquilo hubiera aportado algún lugar como idea que también pudiera ser oportuno pero en ese momento tenía la cabeza demasiado colapsada debido a la ansiedad y también era buena opción ir allí, si Reyson lo permitía.

En el momento que empezaron a ir en aquella dirección, Kurthnaga alzó el rostro para tratar de buscar la mirada de Gareth pero un sonido le distrajo de ello; normalmente por aquella parte de palacio no solían pasear demasiados dragones durante el día allí, solo si alguno se había dejado algo en sus aposentos o necesitaban de la asistencia de alguno de ellos, como parecía ser el caso. Un guardia real se acercó al grupo, no necesitó introducirse porque el príncipe podía reconocer aquel rostro aunque no era bueno recordando nombres; estaba buscando a Gareth y le pidió su permiso para que pudiera reunirse con los demás guardias. Era cierto que en aquel momento a Kurthnaga no le hacía especial ilusión que su guardaespaldas tuviera que retirarse pero no podía interponerse en sus obligaciones tampoco porque tampoco era un crío que necesitase a Gareth a todas horas; así que simplemente, dio su permiso para que ambos guardias fueran a atender sus funciones.

Y una vez que el otro dragón partió, se sintió más tenso. Kurthnaga admiraba a Reyson porque a pesar de ser un garza tenía convicciones muy fuertes y unos ideales que parecía que no fueran a doblegarse fácilmente, el dragón querría ser así, pero lo cierto era que se sentía más bien todo lo opuesto. -No sé como expresar esto sin que parezca una recriminación, así que simplemente lo pediré de la mejor manera que mi mente pueda pensar en este momento. ¿Podría... mirarme de una forma en la que me sienta menos intimidado? Habrá tiempo para hablar pero si me pongo nervioso, no pienso correctamente...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Sáb Abr 08, 2017 2:59 pm

La falta de apoyo inmediato de parte del príncipe le tenía alerta, cuanto menos. Casi a la defensiva ya. ¿Por qué sería tan veloz en dar una negativa? No lo comprendía y de allí la férrea actitud de la garza, con que no hacía nada menos que arrinconarlo, sintiendo que era lo que necesitaba hacer para obtener una respuesta. Se alivió cuando el joven dragón accedió a hablar, aún si fuera una respuesta insegura, que percibía como prácticamente forzada; al menos hablarían y podría escarbar más en el asunto. Los últimos años le habían enseñado a ser terco y persistente, creía en su capacidad de hacerle cambiar de posición. No obstante, seguía en él cierto sentimiento de molestia y resentimiento por la primera reacción, ardiendo en su pecho. Lo contenía, no deseaba estallar frente al príncipe Kurthnaga si aún podía corregir las cosas.

Se dispuso a partir entonces, mirando por sobre el hombro lo que ocurría entre la guardia del castillo. Aunque habría querido interceder, habría tenido que hablar precipitadamente de un asunto delicado, y no sabía aún qué actitud tomaría el palacio al respecto. No estaba en posición de retirar a un dragón de su trabajo por un mero deseo suyo de apartarse a hablar. Debió resignarse, soltando el aire que había tomado para hablar y asintiendo en aprobación. - Será a solas, entonces. - Murmuró, refiriéndose a él mismo y a Kurthnaga. Después de todo, el príncipe era el primero con quien debía de tratar el asunto y llegar a una conclusión; su guardaespaldas así como cualquier servidor suyo probablemente le siguieran luego, si conseguía que Kurthnaga se decidiese. Regresó la mirada al pequeño real, más fijamente ahora que la delicada conversación quedaría tan sólo entre ellos. No tomó más que un par de segundos para que Kurthnaga hablara, y lo que dijo tomó completamente desprevenido al príncipe garza.

¿Lo intimidaba? Parpadeó un par de veces. En cierto modo sí le era deseable tener ese efecto. Ser, parecer menos frágil era algo que había ansiado desde el primer instante en que los humanos le habían apartado de su hogar, ser capaz de imponerse por sí mismo. Pero aquello le correspondía a sus enemigos, no a alguien como Kurthnaga, por quien albergaba considerable cariño y no deseaba más que proteger. Una presencia fuerte, de por sí, era contraria a una garza, pero eso... intimidar en lugar de reconfortar a un ser querido se alejaba demasiado, al punto de poner el peso de la culpa inmediatamente sobre los hombros de Reyson. Turbado por ello, sintió una tenue punzada de dolor en su pecho. De inmediato, aunque lentamente, apartó la vista hacia el suelo a su lado. - ...lo siento. No es propio de una garza causarte esto, ¿no es así? - Murmuró, accediendo de inmediato a la petición. Jamás deseaba ver nervioso al otro laguz, pese a todo. Intentando corregir lo hecho, posó la mano momentáneamente sobre el cabello del príncipe, sin siquiera desordenarlo en una suave caricia. Enseguida, aún con la vista en los suelos del jardín en lugar de sobre él, estiró su mano para tomar la ajena y llevarlo de ese modo. Respetuoso para con el otro, ya que le reconocía como alguien de mayor autoridad, fue cuidadoso y se excusó en voz alta enseguida. - Si me permites, príncipe Kurthnaga, así será mejor. -

De ese modo, sujetó la mano del joven dragón y sin apresurarle demasiado se encaminó al interior. Sólo sostenía su mano por sobre la propia, apenas sujetando, sin apretar. A paso calmo ascendió los escalones correspondientes hasta la habitación que ocupaba como invitado, situado en la planta más alta asomando por sobre la muralla, donde podía sentir el viento e inclusive salir a vuelo desde su ventana, mucho más cómodo que estar confinado al nivel del suelo. Allí arriba, la falta de laguz alrededor dejaba un agradable silencio, interrumpido siempre por el tenue silbido del viento. Al ingresar, Reyson soltó al otro, cerró la puerta de madera tras de sí y puso el pasador de metal en su lugar. Enseguida, volviéndose a Kurthnaga, intentó mirarle en una forma más gentil, suavizando la expresión en su rostro. - Quisiera oír qué piensas, Kurthnaga. - Dijo. Lo abordaría con más cuidado de lo planeado, sería mejor, y oír el motivo de su inquietud resultaría buen inicio. Neutro, al menos.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Abr 17, 2017 5:57 am

Por su propia manera de ser, Kurthnaga era muy honesto y sincero en sus palabras, así que si simplemente había algo que no quería llegar a compartir con los demás; serían cosas que se guardaría para sí. Como probablemente cualquier persona en el mundo, alguna que otra vez había mentido en sus palabras y aunque aquello se produjo cuando era pequeño y eran detalles sin importancia, se percató que era muy mal mentiroso además de que la culpa le acompañaba después de no hacer lo correcto. La verdad era que si lo pensaba, Kurthnaga solía ser bastante transparente con sus emociones, lo cual podía llegar incluso a ser un problema cuando quería esconder que algo iba mal porque él era como un libro abierto. Suponía que llevar aquel peso consigo era el precio que tenía que pagar por la responsabilidad de ser un dragón negro, pero se sentía demasiado agobiado por ello, sobresaturado con su vida. Hasta aquel punto, no había compartido con nadie de Goldoa su actual miedo por los beorcs, ¿tan difícil sería hacerlo con Reyson?

Que Gareth no estuviera presente en ese momento, el príncipe negro no sabía si cualificarlo como positivo o negativo. Él era un guardia real, no un consejero y Kurthnaga acababa teniendo la sensación de que hiciera lo que hiciera o aunque su pensamiento cambiase, todas aquellas cosas serían acatadas como si fueran una orden. Pero Reyson era diferente, aun sí tenían una edad similar, tenía la sensación de que el príncipe garza había tenido que vivir muchas experiencias durante aquellas décadas y sin embargo, el dragón era como si apenas hubiese salido de su cascarón para percatarse como funcionaba el mundo real. -No debes disculparte por ello. No es propio de un dragón ser… así. – Y por “así” se refería más bien a frágil aunque le dolía mencionar la palabra exacta en alto. Los dragones eran vistos como criaturas fuertes y él no era más que lo contrario a aquellos rumores. Claro que en parte su decisión a no pelear estaba fundamentada en los principios morales de su comunidad, pero también había una parte en la que su decisión estaba formada porque él era, simplemente, un cobarde. Sus pensamientos de culpa normalmente estaban acompañados de preguntas sobre sí sus hermanos también pasaron por periodos así, donde nada parecía lo correcto; usualmente acababa dejando de pensar en aquellas ideas porque no solo no tenían respuesta, sino que era posible que simplemente aquello era consecuencia de sus defectos.

Se sintió algo reconfortado cuando le acarició el pelo, incluso cerrando los ojos unos segundos para tratar de librarse de parte de su ansiedad y no hizo ningún ademán de soltar la mano ajena, sino todo lo contrario, apretó un poco con su mano y siguió el camino que le marcó Reyson, asintiendo con la cabeza cuando le preguntó por su permiso. Después de andar en silencio hasta la habitación que había sido preparada para el príncipe garza, al entrar hizo una pequeña reverencia. – Con permiso. – Después miró rápidamente a su alrededor, para decidir sentarse en el borde de la ventana para estar más cómodo. Si tenían que hablar de aquellos temas seguramente se pondría más angustiado y si estaba de pie, se notarían sus reacciones mucho más. – Creo que… todo se entenderá mucho mejor si empiezo desde el principio.

Era consciente de que su cambio de pensamiento podía parecer muy radical desde que había partido de Goldoa por primera vez hasta el momento en el que se encontraba actualmente. Podría llamarlo madurez, o algo así, aunque en su caso parecía más bien que hubiera retrocedido más que avanzado. – Cuando dejamos Etruria, Gareth y yo volvimos al continente. Sin embargo, él volvió directo a Goldoa, yo continué viajando. Había viajado sin compañía anteriormente, así que pensaba que todo estaría bien pero… en Begnion, ugh… - Le costaba encontrar las palabras exactas para describir sus vivencias y se encontró dirigiendo su mirada hacía sus manos, que entrelazaban sus dedos de forma nerviosa. – Nunca había tenido que hablar con un beorc a favor de la esclavitud y la caza de laguz fue… repugnante. Pero en mi personalidad la reacción inmediata es asustarme, no enfadarme o pelear.  Así que volví a Goldoa buscando mi hogar, básicamente. – Un lugar donde no siempre había estado cómodo, pero ahora era consideraba su fortaleza mental. – Goldoa seguía igual, es decir… No igual. Pero la ciudad seguía el mismo ritmo de vida, así como en palacio y cualquier lugar del país. El único detalle era que no habían emergidos fuera de la muralla con la misma frecuencia que cuando dejé el país. Y me sentí algo estúpido por haber querido contradecir a Padre en sus decisiones, me siento un poco más cercano al pensamiento dragón si tengo que admitirlo.

Era un hecho que él siempre había parecido estar nadando a contracorriente en toda y cada una de las decisiones relevantes a la política de su país y si tenía que plasmarlo en sus palabras; nunca había entendido verdaderamente a su padre. Nunca le pediría explicaciones, claro estaba, porque tal acto podía considerarse traición y aunque sus ideas pasadas no hubieran concordado con las de Goldoa plenamente, su lealtad a su patria era incondicional. – A día de hoy, considero que haber salido al exterior fue un error. Anhelo mi tranquilidad interna de hace tiempo atrás. En resumen eso es lo que pienso. Es una posición egoísta, soy consciente, pero si Goldoa está bien y va en la dirección correcta, ya no pienso interponerme más. Este es mi hogar.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Sáb Mayo 13, 2017 12:39 pm

Kurthnaga podía disculparlo, siendo tan cortés como siempre con él, pero no borraba el daño hecho y Reyson lo mantenía en mente, ahora decidido a ser una presencia más confortante. Más adecuada a los estándares de su raza. Sus enemigos podían temerle, eventualmente aprenderían a hacerlo, pero ese muchacho era cercano a su corazón y deseaba darle algo distinto. Después de todo, quizás fuera el responsable de que la ira no carcomiese el interior de la garza o el resentimiento le llevase al punto de enfermedad. Debía mantenerse en equilibrio con él.

Aunque su objetivo no había cambiado, ni su punto de vista. Le permitió moverse a gusto al interior de la habitación, espaciosa y mayoritariamente vacía; la garza había llegado a Goldoa sin una sóla pertenencia personal consigo, eso no había cambiado demasiado. Un par de cofres de mimbre trenzado, un tocador, un gran jarrón del cual servirse agua fresca, su cama de gran semblanza a un nido y un par de plantas eran más de lo que necesitaba. La ventana era tanto amplia como alta, creando una fácil salida de la habitación para una criatura aérea. Siguió al príncipe negro hasta allí, permaneciendo de pie a su lado, con la vista en el pacífico paisaje de las planicies de Goldoa. En ese momento, más que nunca, se apreciaba su solemne silencio y agradable tranquilidad.

- Comprendo. Puedes decir todo lo que desees decir. - Asintió, por lo demás guardando silencio mientras el otro se explicaba, relatando lo transcurrido ante sus ojos el último tiempo. Si bien Reyson había estado en varias instancias a su lado, viéndolo en cada ocasión posible y siempre confirmando su bienestar con los guardias del palacio, él también había estado lejos del reino de dragones y había perdido de vista a su heredero por largos períodos. Su ceño se frunció, mostrando su tensión, al escuchar que había tenido un encuentro con un beorc de la peor calaña. Su garganta se cerró un poco. Por fortuna, aquel relato no terminaba con Kurthnaga sufriendo daño o un intento de captura, sino regresando a casa a salvo. Ante una pausa, creyendo que el dragón había terminado, Reyson murmuró con calma. - ¿Temes al exterior de esta frontera, ahora? Lo cierto es que las decisiones tomadas por su Majestad han conseguido proteger Goldoa en esta crisis... -

Kurthnaga finalizó, mientras Reyson se esforzaba por mirarle sólo de reojo. Fue entonces que el príncipe blanco comprendió el pensamiento sobre el que estaba asentada su decisión, y aunque esta vez supo contenerse, su indignación no tardó en regresar. Dejó pasar unos instantes, respiró un par de veces, puso la mirada tercamente en el horizonte montañoso. Aún así, no hubo calidez alguna en su tono de voz. - ¿Y eso es todo? Habrás llegado a la conclusión de que, con eso, te despides de todos nosotros, ¿no? - No alzó la voz, mas había un tono dolido allí. Todo el asunto se leía para él como una declaración de separarse, de ser abandonados por los dragones. Respiró hondo y se contuvo. - Tibarn, Naesala y todos los demás halcones y cuervos. El rey Caineghis, sus herederos y toda Gallia. De mi también te estarías despidiendo. Porque si haces esto, no volverás a ver a ninguno de nosotros. Estaremos allí afuera defendiendo nuestras tierras, mientras ustedes permanecen indiferentes, y la Alianza Laguz terminará. -

No pudo permanecer quieto. Separándose de la ventana, deambuló por la habitación en idas y vueltas repetitivas, intentando no hacer las manos puños. Si esa era la actitud de Kurthnaga, ya podía imaginarse la del rey de Goldoa. Ya podía ver que no recibirían ayuda. Creaba un nudo en su garganta, pero estaba decidido a no estallar con el otro príncipe y no lo hizo, controlando su volumen, pese a la gravedad de sus palabras. - Ya somos pocos los supervivientes. No puedo siquiera decirte si las razas aves continuarán existiendo. Estamos muriendo ¿y simplemente nos dejarían morir? ¿Incluso tú? -
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Jun 19, 2017 7:53 am

Con el tiempo, Kurthnaga había descubierto que en la mayor parte de las ocasiones lo mejor que podía hacer era acatar las normas impuestas y nunca dar su opinión al respecto, normalmente porque, su punto de vista había sido muy contrario con el de cualquier dragón de Goldoa. Ahora sin embargo, su situación personal estaba empezando a cambiar y eso también hacia que sus pensamientos fueran más cercanos a los de los dragones pero sin terminar de tener aquel punto de vista tan conflictivo con el resto de laguz; desgraciadamente, el pensamiento de Kurthnaga se había alejado al mismo tiempo sobre las opiniones en que versaba la Alianza Laguz así que volvía a defender posturas intermedias que probablemente, no tendrían acogida por nadie que las escuchase. Ese era el motivo principal por el que se sentía incomodo hablando de aquellos temas con Reyson, podía haber cierta confianza pero no quitaba que fuera un tema delicado, un tema que incluso todavía no había comentado con su guardaespaldas por temor a su respuesta.

-Sinceramente... sí. Antes no había visto por mi propia cuenta que se encontraba fuera de fronteras, no podía hacer más que meras suposiciones basadas en las opiniones de los demás y lo mucho que había leído en tomos Goldonianos. Como es obvio, sí que había algo de temor en tratar de ver un mundo que era desconocido para mí pero, la curiosidad en ese momento; ganó. Pero ahora ya no es así, he visto la situación y mi opinión es mía. La he creado yo con mis vivencias y no puedo evitar tener miedo de lo que he visto y he vivido. - Una de las razones por las que Kurthnaga nunca se había verdaderamente posicionado en defender alguna idea muy contundente era por el simple hecho que, haber vivido algunas décadas no le hacía sabio por ello; hacía cuestión de meses no había salido de su país, tampoco había tenido las oportunidades de hablar con individuo que no fueran ni dragones ni laguz de la realeza... Él había sido consciente de que se había criado con el fin de que Goldoa le inculcase una manera de actuar y de pensar, pero Kurthnaga no había seguido totalmente ese patrón pero tampoco había sido, un opuesto a ese modelo.

-¿Y qué quieres que haga alguien como yo al respeto? - Había empezado a perder el control sobre el tono de voz que estaba empleando y se notaba que su humor de la misma manera era inestable. Tenía sus demonios atormentandole y no tenía ánimos como para ser fuerte, soportar palabras ajenas y no podía evitar sentir el pecho oprimido, así como ganas de llorar pero de momento era capaz de contener las lágrimas. - ¿Me está pidiendo que elija si realmente estoy seguro de querer pertenecer al pensamiento antiguo de Goldoa o si debo pelear por la Alianza? N-no puede decirlo en serio. - Nunca había tenido que tomar decisiones de gran envergadura, en parte, porque no había sido criado como un príncipe heredero así que su destino en principio no conllevaba esas responsabilidades. Además, su mente había cambiado de perspectiva muy rápidamente, tiempo atrás  habría coincidido con facilidad con las ideas que la Alianza aportase y no las que Goldoa defendía, pero todo cambiaba y ya no era así.

-Si tiene que ser un adiós, supongo que lo será. - Su mano derecha fue a buscar acariciar su brazo izquierdo como si tratase de calmar sus sentimientos que como su voz demostraba, sentía gran culpa por todos los pensamientos que había terminado alcanzando. - Y no se confunda: esta es mi propia decisión. Como Kurthnaga y yo no soy quien adopta las decisiones en mis tierras. Esto es solo consecuencia de nuestro pensamiento homogéneo como dragones pero si la Alianza no funciona no es mi culpa directa, así que no me culpe de ello. - Porque así se sentía: como un traidor. No era una sensación extraña y alejada, cuando había llevado la contraria en las ideas que su padre adoptaba, ya se había sentido así inicialmente, ahora solo había cambiado el hecho que se sentía un traidor con la Alianza y uno más en su patria.

Pero las emociones que había estado esforzándose tanto por contener, simplemente se desbordaron cuando el tema de la muerte apareció en la conversación. La muerte, su probablemente, gran temor. Kurthnaga se mordió el labio superior mientras lágrimas bajaban por sus mejillas, trataba de controlar su respiración en un intento inútil que terminó con el príncipe llorando como si fuera un niño y se secaba las lágrimas con las mangas de su traje. Intentó expresar algunas palabras pero en aquellos momentos solo se le escapaban balbuceos ininteligibles y no fue hasta que transcurrieron unos minutos que pudo decir algo con un mínimo de coherencia. - ¡No puedo cambiar nada de esta situación, moriremos todos igual! Llámame egoísta pero si tengo que morir quiero hacerlo en mi hogar, con mi gente. No soy un guerrero y no comparto la idea de que lo honorable es morir en el campo de batalla ni que mi cuerpo termine... no lo sé, lo que sea. ¡Estoy harto! - Alzó un poco más el tono de voz cuando exclamó aquella última idea pero no tenía mucho control sobre ni lo que estaba diciendo ni de la forma en qué lo estaba diciendo. Probablemente se avergonzaría de todo aquello después. - No soporto esta situación, acabaré cometiendo algo fuera de lugar, es normal que no se confíe en mí, después de todo. ¿Porqué nadie me comenta lo que realmente está pasando? ¿Que ha sido de mis hermanos? Esta crisis va a poder conmigo...

Había terminado desviando totalmente en algo que probablemente no tenía nada que ver, porque no dejaban de ser, sus propios temores. Quizás la guerra tendría algo que ver, quizás solo le estaba dando demasiadas vueltas a un tema sobre el que tenía cero información. Pero si algo de lo que había dicho era cierto, sería que toda aquella situación le estaba agotando de verdad. – No quiero discutir así que... esta conversación ha terminado. – Estaba lo suficiente incomodo por todo aquello como para abandonar la habitación sin dejar tiempo a contestar a Reyson pero continuaba teniendo problemas conteniendo la ansiedad que le oprimía el pecho en ese momento, así como no podía pasear por pasillos de palacio con una cara llorosa o habrían muchos problemas. Por lo que, decidió quedarse allí mientras se frotaba el rostro y hacía un intento de que al menos, no luciese tan horrible aunque se sintiese horrible por dentro.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Mar Jul 25, 2017 1:45 pm

Suponía que algún día iba a tener que suceder. Algún día Kurthnaga habría tenido que encontrarse con la misma realidad que Reyson había lidiado incontables veces; los gritos de los humanos, los intentos de captura, su completa falta de respeto, su crueldad, su arrogancia y violencia. No habría podido protegerlo de ello aunque lo intentara, pues era la realidad. Sin embargo, dolía que hubiera sido tan tempranamente y de ese modo. La garza suspiró con pesadez, aún con el entrecejo tensamente fruncido. - No puedo decir que estés equivocado. El mundo humano no es para nosotros, desde hace ya mucho tiempo, con o sin los monstruos que han traído últimamente. El mundo que creó la diosa, de forma justa y para todos sus seres, los humanos han decidido quedárselo y arruinarlo. Ya no es lugar seguro para un laguz. - Coincidió sin la menor resistencia. Era el último que podría negar tal cosa. No obstante, no demoró en volver a alzar la vista con decisión, pues esas ideas por tanto tiempo presentes en su mente le habían llevado, de una forma u otra, a hallar con más claridad su camino. - Por eso es que la Alianza Laguz es tan importante. Cuanto menos dentro de la Alianza podemos coexistir en paz. Es una parte de mundo que defender, una parte que podemos mantener como la diosa quiso que fuera... o así se suponía. -

Pero no sería fácil convencer a Kurthnaga de lo mismo, podía sentirlo cada vez con más claridad y le erizaba tenuemente la piel, así como las más cortas y livianas de sus plumas. Sus emociones se arremolinaban violentamete, emanando de él con tanta fuerza que invadían con facilidad a la garza. Aquel muchacho cortés y callado estallaba con lentitud, desde adentro hacia afuera. Todo el aire en la habitación se sentía cargado de su dolor, su confusión, su inseguridad y su descontento, inmensas y pesadas. Algo perdido ante ello, tan súbito y tan intenso, Reyson fue incapaz de mirar a través y tan sólo respondió prematuramente a sus palabras, provocado por ellas. La inestabilidad era contagiosa, después de todo.

- ¡Por supuesto que estoy hablando en serio! ¿Alguna vez no he dicho exactamente lo que tengo intención de decir? ¡Por una vez, hazme el favor de hacer lo mismo! - Dijo, apretando las manos en puños e imponiéndose él también con firmeza, enderezándose altivo ante el muchacho. Su mirada se había tornado dura otra vez. La necesidad de un sí o un no claro, una declaración de que al príncipe le importase o no la vida de sus hermanos, le había dominado por un momento. Tras este, sintiendo el nudo en su garganta intensificarse y sabiendo que era sólo la inestable energía del dragón negro la que lo sofocaba, Reyson apretó los párpados cerrados y se llevó las manos a las sienes, tanteándolas antes de bajar los brazos. Respiró hondo y ahuyentó de sí esa confusión. Una garza debía ser el equilibrio personificado. Él, más que nunca, debía ser una fuente de sosiego para quienes lo necesitaban. Bajando el tono de su voz a uno mucho más pacífico, conciliador, se retractó. - Lo siento. No debí alzar la voz, príncipe Kurthnaga... -

Tenía que mantenerse en calma, sin importar lo que el príncipe dijera. Era claro que no se hallaba bien, sumido en la clase de crisis que ponía a prueba el alma de cualquier ser, como también era perceptible que la decisión que él mismo decía tomar no le traía la tranquilidad. Era por ello, por saber que no era lo que francamente deseaba, que la garza no cedía a reaccionar con dolor. Alzó la mano para posarla en su hombro, pretendiendo demostrarle con ello que se mantendría más tranquilo, mas antes de que sus dedos llegaran a rozarlo el menor rompió su límite. Como el quiebre de ramas secas o el desborde de un río demasiado turbulento para su cauce, la inestabilidad alcanzó su punto más desesperante y el dragón rompió en llanto. De inmediato, dejando atrás toda distancia o enfado, Reyson se aproximó consternado y atento. Su expresión perdió toda tenacidad. Esperó a oírlo, a intentar entender por qué surgía el recuerdo de sus hermanos justo en ese momento, pero no pudo contenerse ni soportar más la inhóspita visión ante sus ojos. Antes de dejarlo terminar del todo, ya le rodeaba con sus brazos cuidadosamente, acercándolo hacia sí. Arqueadas hacia arriba, sus alas se inclinaban hacia lo que guardaba entre brazos, tapándolo con su sombra.

- No, Kurthnaga, yo no he terminado. - Fue firme en decir eso, antes que cualquier otra cosa. Los sentimientos protectores hacia el pequeño dragón le ayudaban a mantener su corazón liviano, sano y sin colmarse de resentimientos, eso debía agradecérselo, pero todavía tenía mucho que refutar y no iba a dejarlo así. Habló bajo al tenerlo así de cerca. - Ya sé lo que tu padre piensa y mi conversación con él será otra. Te estoy pidiendo que me respondas como tú mismo, como mi amigo, nada más. Creo que aún puedo hacer algo por mantener a la Alianza con vida y me iré de este palacio para hacerlo. Si no es así, si nada funciona... preferiré caer luchando y extinguirme junto a los demás, que quedarme aquí siendo el superviviente que nada hizo, otra vez, perdiendo todo lo que amé del mundo. Ese es el destino que deseo y es lo que haré. Todo lo que quiero saber de ti es si puedo o no contar con tu ayuda, si irás o te quedas. - Dijo. Entonces se separó un tanto, sólo lo suficiente para poder mirar al rostro al dragón. Quería verlo a los ojos al hablar con seriedad, quería que el otro también se atreviera a hacerlo, directo y sin apartar la mirada.

- ¿Por qué nadie te dice lo que sucede? Eso acabas de preguntar, ¿no? ¿Por qué crees que es? Mírate. Todos los secretos del mundo y todos los posibles desenlaces están ahí afuera, y tú quieres cubrirte los ojos, quedarte aquí a solas y esperar a que el mundo laguz termine de morir. No te engañes a ti mismo, joven príncipe, eso es lo que pasará si esto sigue como está, si abandonamos el resto de la Alianza para que se vuelva parte del mundo humano. Cuando sólo Goldoa quede, tan pocos dragones contra todo el resto del mundo, ya no vas a tener opciones como tienes ahora. Eso es lo que sucede cuando nos dividimos. - Suspiró. Había dicho suficiente. Había sacado de su sistema todo lo que necesitaba decir, de la forma menos exaltada posible, y sólo le quedaba dejarle al otro decidir qué pensaba. Mantuvo sus ojos en los ajenos. Pese a sus delicados rasgos, tenía el hábito de mirar de esa forma que se notaba como excesivamente fija. - Tú puedes hacer lo que tú quieras, pero es hora de dejar de preguntar qué dijo tu padre o qué está pensando hacer. No soporto verte llorar, créeme, pero yo también lo hice hace dos décadas, hasta que decidí dejar de llorar y empezar a hacer algo al respecto. Si pensabas alguna vez dejar de ser víctima de los humanos y de esta situación, tú, por ti mismo, ahora sería el momento, porque las oportunidades se acaban. -
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Vie Ago 04, 2017 3:39 pm

No sabía bien qué decir o cómo reaccionar al escuchar a Reyson decir que el mundo humano no era un lugar adecuado para ellos porque al mismo tiempo se sentía como si fuera algo que su padre hubiera querido transmitirle; quizás no directamente con un discurso o palabras, ya que probablemente su yo pasado no habría llegado a entender por no haber vivido en ese mundo ni haber podido presenciar con sus propios ojos situaciones no cómodas para los laguz pero sin duda, la política de Goldoa que tanto había cuestionado en el pasado era la misma que buscaba ese fin. El príncipe dragón nunca había creído que esa política era necesaria para su protección porque había creado en su mente una falsa fantasía donde el mundo era mucho más benevolente de lo que realmente era: pero no se había tenido que enfrentar a sus propias expectativas hasta muchas décadas después de haber adoptado esa postura. - Entiendo su punto sobre la Alianza pero... - Tragó saliva, las palabras no surgían naturalmente como solían hacerlo.

Últimamente era muy difícil que sus ideas se ordenaran de una forma clara en su mente, poner sobre la mesa toda las opciones que tenía a continuación o simplemente ser capaz de formar una nueva idea en la que quería creer; debido a que probablemente la gran mayoría de ideas que había adoptado en el pasado, ya no tenían ningún tipo de cabida en el nuevo tablero que formaba el mundo que se había abierto ante sí. La única idea más o menos clara que tenía que continuaría considerándose a sí mismo como un pacifista, aunque tampoco iba a ser un estúpido al respecto; si sus amigos, familia o país estaba en peligro: pelearía, pero aquello no significaba que cada vez que se veía expuesto a una batalla real sentía ganas de vomitar por el olor a sangre y la tensión que se podía sentir en el ambiente.

Se mordió el labio cuando Reyson adoptó una actitud más fuerte y tenaz, en parte era consciente de que las palabras y el pensamiento de Kurthnaga iban a tener un impacto de aquel calibre en un laguz que había vivido situaciones terribles cuando él estaba simplemente, siendo un cobarde. Pero tampoco quería mentir, ni decir nada que no sintiese: él no era un héroe y tampoco había sido criado como para ser un gran guerrero así que no veía la necesidad de fingir una postura adecuada frente a los demás cuando probablemente se derrumbaría poco a poco por miedo. Kurthnaga simplemente apartó algo la mirada, sin moverse ni un paso pero tampoco reaccionando por medio de palabras cuando Reyson se alteró ni cuando se disculpó por el mismo motivo: ya que el dragón estaba totalmente convencido que el otro estaba en su derecho de sentir todas aquellas cosas. Sin embargo, no tardó demasiado en venirse a bajo psicologicamente y llorar.

Ser abrazado solo se sintió bien durante unos pocos segundos pero aquella sensación de sentirse reconfortado pronto volvió a disiparse rápidamente por su necesidad de encerrarse en una habitación vacía. Cuando el príncipe garza se separó y continuó exponiendo su punto de vista, Kurthnaga se sintió como si tuviera que prestar atención en aquel momento; no tanto como si fuera su obligación sino más bien, como si fuera lo más adecuado. Aunque esta vez no optó por desviar la mirada como lo había hecho la mayor parte de las veces anteriores, no se notaba decisión en su tono de voz, lo cual era un poco lógico con solo echar un rápido vistazo al rostro lloroso del joven dragón y su nariz rojiza por ese hecho. - Honestamente... Quiero ayudar. Salir de mi país me ha ayudado a ser más cercano con el punto de vista de mi gente aunque sigue existiendo ese punto de... desconexión entre mis ideales y los ideales de mi padre. Yo no soy él. Tampoco se espera de mí que sea quien no soy. Pero sin embargo... Estoy aterrado por lo que he visto, por como me han tratado los humanos, por como han tratado a nuestra raza como meros pedazos de carne. Si salgo de aquí, voy a temer por mi vida en cada segundo de la travesía y eso, no va a ser de utilidad alguna.

Suspiró. Era consciente de que no estaban viviendo momentos adecuados como para ir pidiendo un retiro espiritual por el simple hecho de haber visto cosas ahí fuera que eran difíciles de procesar para un corazón puro y unos ideales que nunca antes habían sido rotos. - Ah... Hm... Siempre he sentido que hemos estado divididos, eso es lo que nos enseñan con la supremacía de la raza dragón. Pero el punto sobre todo esto no es ese sino que es... Yo no soy valiente, ni de utilidad: sobretodo ahora más que nunca. Siento que cualquier decisión por la que finalmente quiera defender, será una mala carta a escoger. Lo lamento, yo no puedo defender la idea de que vale la pena morir por un ideal, no en este momento de mi vida al menos. - Kurthnaga se abrazó a sí mismo después de como si un escalofrío le recorriera el cuerpo. - Realmente le digo de corazón que me gustaría apoyarle pero... Ha mencionado que debe partir para realizar lo que sea para unir a la Alianza. He estado mucho tiempo alejado de Goldoa, aunque al mismo tiempo nada simbólico comparado con el tiempo que he permanecido aquí... Sin embargo, necesito un tiempo en mi hogar antes de proceder a nada más. Es egoísta y estúpido para los tiempos que corren pero... Así es como lo vivo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Reyson el Dom Ago 27, 2017 6:25 pm

Era difícil ver los ojos enrojecidos y cristalinos del joven dragón, además de los rastros húmedos de las lágrimas, y no reaccionar en absoluto, pero era necesario para la garza permanecer impávida por unos momentos más. Esa era otra prueba de voluntad de las muchas que repentinamente sobrevenían. Ese momento, esa conversación y las decisiones que representaba eran demasiado importantes. Aguardó pacientemente sus palabras, portando en el rostro un gesto simplemente neutral, con la mirada atenta a él. Cuando finalmente la voz juvenil comenzó a hablar en extensión, Reyson le escuchó sin interrupción, sin apresurarse a dar juicio o una reacción temprana. De hecho, tras los primeros segundos cerró lentamente sus párpados para mantenerse calmo, asintiendo para mostrar que aún le oía.

- Ya veo... - Murmuró y entonces, tontamente, volvió a abrazarlo. El gesto fue dado aprisa, pero esta vez no soltó al joven príncipe dragón, dejándole contra su pecho. No había mucha fuerza en los brazos de la garza, menos con el cansancio que le pesaba encima, pero ponía todo de sí. Esuchar que Kurthnaga quería ayudar, que deseaba apoyar lo que haría era algo que había necesitado fuertemente, aún sin saberlo. Las respuestas cerradas y distantes de antes habían generado en su pecho una rígida angustia que sólo en ese entonces cedía un poco. Después de todo, había una posibilidad de que no se viese totalmente a solas con la descomunal tarea que tenía por delante. No era más que una posibilidad remota, dependiendo de la perdida valentía de Kurthnaga, pero era mejor que nada.

Reyson soltó un largo suspiro, apoyando por un momento su mentón sobre la cabeza del menor, ya que era a la altura en que le quedaba. Tomó largos segundos de silencio para asimilar las palabras que había oído. Kurthnaga había sido honesto y no había más presión que Reyson pudiera o debiera ejercer sobre él. En lugar de ello, intentó con todas sus fuerzas que el contacto de sus manos y el resguardo de sus alas a su alrededor dieran al muchacho el sosiego que la presencia de una garza se suponía que debía dar. Débil, perdida con los años de dificultad y resentimiento ahogado, la magia que caracterizaba a su raza emanó un poco de Reyson. Sin intención de prolongar esa agotadora discusión, el príncipe blanco tan sólo respondió con mayor tranquilidad lo último que deseaba que supiera. - En esto, eres importante. Para mi y para todos. Lo que podrías hacer por la situación, nadie más podría hacerlo en tu lugar, si decides que no eres capaz... y yo no puedo obligarte, ni puedo convertirte en alguien más valiente, por más que desee que mi coraje sea el tuyo. - Dijo, expresando así que no presentaría más inistencia. Verdaderamente deseaba darle la seguridad que necesitaba a su amigo, su protegido, así como cederle la valentía que había llegado a reunir dentro de sí, pero no había nada que pudiese hacer, que no hubiese hecho ya. El resto, quedaba en manos del dragón.

- Tu vida es larga. Tu tiempo es tuyo. Yo partiré en cuanto pueda a Gallia y si la diosa así lo dispone... volveré a verte cuando las cosas cambien. - Dijo a modo de anunciar el termino de esa conversación y de su presencia allí, finalmente soltándolo para separarse, dando algunos lentos pasos hacia la puerta. Sus alas quedaban un poco decaídas a su espalda, mostrando el cansancio de la larga distancia que había tenido que volar para llegar a Goldoa. Todavía las sentía pesadas. Se giró para mirarlo una vez más e inclinar la cabeza un poco en despedida. - Disculpa mi imprudencia por todo esto, príncipe Kurthnaga. Ahora... me retiraré a descansar. Tengo que reponerme y preparar mucho para partir. -
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Ex-Príncipe de Serenes

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Elixir [2]
.
.

Support :
Kurth
Kija

Especialización :
None.

Experiencia :

Gold :
1854


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Jue Ago 31, 2017 7:39 am

Agradeció que Reyson no le cortase mientras estaba hablando, sino que simplemente le dejase exponer su visión aun sí él no lo veía de esa forma o si en realidad si quería decir algo al respecto. Estaba seguro que si en ese momento hubiera cortado su sincero discurso, no habría sido capaz de reanudarlo de ninguna forma. Había sido difícil exponer todas aquellas palabras poniendo su verdadero ser en ellas, porque el dragón era perfectamente consciente de que era algo que Reyson no quería oír. Estaba seguro que quería oír apoyo, apoyo de una manera más directa y no un simple discurso de que estaba demasiado asustado como para adoptar un paso firme hacía delante para luchar por su destino. Pero odiaba la mentira, al mismo tiempo que también odiaba su indecisión y no estaba preparado para adoptar un camino que no pudiere sostener. No era el momento indicado pero Kurthnaga estaba agotado y había visto una realidad que le había dolido.

Al ser abrazado, no pudo evitar abrazar de la misma forma al garza aunque con todas aquellas palabras que había dicho no se sintiera merecedor de un abrazo, la realidad era que lo necesitaba. Su verdadera intención no era la de quedarse eternamente en Goldoa y no ser capaz de ver jamás a los laguz que había conocido durante su vida y que sí habían decidido tomar una posición activa en aquella batalla, pero de igual modo no era capaz de poner una fecha al tiempo que el consideraba que necesitaba quedarse en su hogar para sanar las heridas recientes. Sentía como que había pasado a llevar mucho peso en sus espaldas y eso le había acabado afectando mucho mentalmente, era cierto que nunca había sido especialmente valiente y que no había desarrollado aptitudes para la batalla pero, verse empujado a tener que reaccionar de golpe había sido algo que poco a poco había ido quebrando la poca autoestima que le quedaba.

Cerró los ojos cuando sintió la cabeza de Reyson sobre la suya e intentó dejar su mente en blanco, dejar de pensar en cosas que solo hacían más que infundirle miedos futuros e inciertos. No quería pensar más sobre la conversación o sobre la situación que estaba viviendo la Alianza porque entonces, terminaría pensando y pensando sobre el tema. Contra más pensaba, más pequeño se sentía frente a aquella nueva amenaza que simbolizaban los emergidos y todavía tenía más pánico de volver a tomar una posición de envergadura sin poder afrontar las consecuencias de ello. Por eso aprovechó aquel momento para calmarse entre los brazos del príncipe blanco y centrar su mente en simplemente ser capaz de controlar su propia respiración. - Agradezco que aunque no le guste mi respuesta, sea capaz de respetar como para no presionar más en el tema. No me gusta llevar la contraria, en particular a usted, pero mi instinto me dice que debo retroceder aquí. - Y en esta ocasión, estaba demasiado asustado como para dejar su instinto a un lado otra vez.

- … Tenga cuidado en Gallia. - Comentó en voz baja, con un tono tímido como si no se hubiera acabado de convencer del todo para pronunciar cada una de esas palabras. En el fondo, sabía que esas palabras eran estúpidas, ¿Acaso alguien podía controlar el destino? Pero su preocupación residía dentro de su corazón, aún si no había puesto voluntad alguna para cambiar el rumbo del mismo destino que le preocupaba. Hizo una leve reverencia antes de dejar la sala y de despedirse. - Descanse y si hay cualquier cosa que pueda realizar desde aquí... no dude en comentármelo. Cuídese, rezaré para que nuestros caminos vuelvan a cruzarse de nuevo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 06, 2017 1:30 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Historias de los sobrevivientes [Privado - Gareth, Kurthnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.