Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Jue Oct 27, 2016 3:25 am

Altea parecía llena de sitios bonitos, luminosos y llenos de vida. Pequeños rincones pintorescos desde donde podía ver los puertos mucho más abajo y escuchar el llamado de las aves marinas. Todo eso entre los edificios con columnas elegantes y portales amplios. Suzuki disfrutaba mucho de la belleza del sitio, le traía recuerdos de casa. Buenos recuerdos de tiempos mejores donde no había emergidos pululando por ahí como termitas destruyendo todo.

En Begnion la clase noble encontraba la forma de mantener algunos lujos, pero nada como había sido en las magníficas mansiones, con sus reuniones impresionantes, el despilfarro, su patio de juegos. Nada como había en Altea. Nada como lo que el príncipe Marth ofrecía tan generosamente.

Y cuando un hombre como Suzuki se encontraba con una mina de oro como lo era el príncipe, era de entender que no iba a desperdiciar la oportunidad. Así tuviera que ser amable hasta con la mascota laguz de su alteza. Que resultó ser un descubrimiento interesante. Pero laguz a fin de cuentas. Con eso en mente había apartado todas las otras distracciones temporales que pudieran obstaculizarle, no necesitaba pensar en nada más que en el baile, en mantener interesado al príncipe y en aprender un poco algo de música nueva.

No necesitaba problemas que le distrajeran.

Disfrutaba de la visión del puerto y por su cabeza pasaban muchas cosas, lo que no pasaba era cierto dancer pelinegro. En lo absoluto.

Y tal vez fue por ello que se sorprendió aún más al verlo. Y luego de la última vez, era de esperarse que Suzuki intentara hacer un escape poco sigiloso y bastante evidente al darse media vuelta de inmediato y comenzar a caminar. Caminaba muy deprisa. Como si los dragones infernales estuvieran pisándole los talones. Que bien podía comparar a Judal con un dragón codicioso, vicioso y celoso; aun más que él; por no decir que posesivo. Se estremeció. Luego del encuentro en la viña no tenía mucha paciencia para lidiar con los celos desmedidos del jovencito o sus insultos tratando de llamar su atención. Ya no era un crio ni un adolescente, y mas importante aun, tampoco era su amante, así que su paciencia hacia él se veía muy disminuida. Especialmente porque era, como ya había dicho, MUY vicioso.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Sáb Oct 29, 2016 6:31 pm

El trabajo en Altea le iba de mil maravillas, estaba en la comodidad que él decía merecer y con una paga que cubría sus altos gustos e incluso le permitía guardar algo de dinero para continuar su viaje. Había iniciado toda su aventura para ir tras Suzu pero después de su encuentro había encontrado un nuevo motor, debía ser más poderoso, y más fuerte, y por sobretodo más rico. Afilar sus habilidades en la política y en la economía le vendría bien para el plan que cuidadosamente estaba tramando, sus atributos físicos le ayudaban a llamar la atención y distraer suficiente como para darle pequeños impulsos en su trabajo. Estaba cómodo en la mansión de un miembro de la corte real y como consejero se había empapado con los nobles locales y vecinos así como descubierto como funcionaban dos países donde sus familias reales eran la misma pero a su vez autónomas.

Entre todas sus tareas había sido encargado de realizar una importación de telas desde Magvel, finas telas de brillantes colores y finos acabados que confeccionarían los trajes de las damas y señores de la familia que servía, la dama había visto as telas de un mercader y quería ser la estrella de la próxima fiesta vistiendo trajes con tan exótica tela y diseños. Así que Judal se encontraba camino al puerto, allí encontraría al mercader en cuestión y debería acordar un trato para que trajese más telas y los tiempos en que llegarían así como el pago. Como siempre vestía de manera extravagante, muy ajena a la moda de Altea, predominando el color negro mostraba su vientre desnudo y definido, un brillo rojo en si centro al tener un rubí pulido en su ombligo a modo decorativo a juego con los brazaletes y collar que siempre llevaba, sus pantalones sueltos se movían a cada paso apresurado y un largo pañuelo rojo cubría sus hombros, entre sus manos llevaba un libro y una carbonilla para tomar anotaciones de lo acordado, a parte llevaba indicaciones precisas de los diseños de las telas que tenía que encargar. Su mente no se había podido liberar del recuerdo de lo ocurrido en el baile de la viña, día a día repetía las palabras dichas por Suzuki y la manera que había respondido, incluso pensando posibles otras respuestas que le hubiese podido dar, muchas veces pensando tanto que terminaba chillando en su habitación y rompiendo cosas para librar sus frustraciones en pequeños ataques de histeria, por suerte la mansión era suficientemente grande para que solo algún que otro sirviente le escuchase pero no sus contratantes. En ese momento justo pensaba en como ya tenía su plan marcado para ser más rico y poderoso que Suzuki, incluso mascullaba en voz baja encaprichado con el dancer pelivioleta, tan metido en sus pensamientos que había pasado delante de él y ni siquiera lo había notado hasta que pudo ver como alguien se volteaba dejando a la vista el largo cabello violeta.

Se giró sobre sus talones y su mirada carmín se clavó en la nuca del bailarín, el enojo le subió por las mejillas y sin siquiera pensar un segundo en lo que estaba haciendo, siendo totalmente guiado por su enojo, levantó su brazo con el pesado libro en su mano y lo lanzó hacia el dancer. El libro se abrió en el aire pero igual el pesado lomo impactó contra la cabeza de su victima - ¡SUZU! ¡No te atrevas a volver a darme la espalda, perro mal nacido! - ya se encaminaba hacia el pobre bailarín, sin haber tenido suficiente tiempo para calmarse correría tras él si era necesario, pero no lo dejaría escapar esta vez.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Dom Oct 30, 2016 12:45 am

Su cabello ondeaba a su espalda como una bandera. No pensaba detenerse, eso era evidente. Y más que sabía que no podía confundir a Judal con otra persona, o a otra persona con Judal. Ese dancer era MUY distintivo. Se estremeció de pies a cabeza y aceleró. No era un cobarde, era… estratégia. Y tenía una alta estima por su salud, emocional tanto como la física.

Y su salud física se veía atacada repentinamente. Por algo pesado y duro golpeando su cabeza desde atrás. El impacto le mandó de rodillas y el filo del libro había golpeado lo suficiente para abrir una pequeña herida en su nuca. La cosa era que una herida en el cuero cabelludo podía verse muy dramática. La cabeza por alguna extraña razón sangraba en abundancia ante la más pequeña cortadura. Y Suzuki no fue la excepción. Pronto había una mancha roja en su cabello y goteando por su cuello. Presionó la zona dolorida, sintiendo el frescor en su cuero cabelludo pero sin captar aún que realmente sangraba.

- ¡¿CUAL ES TU PROBLEMA?! - miró con enormes y asustados ojos dorados a Judal. - Tú… tú ¡Intentas matarme! - señaló acusadoramente al otro dancer. Miró el libro pesado a sus pies y le dió una patada. - No te basta con intentar matar a mis interes amorosos ¡No! eso no es suficiente para el gran Judal, tienes que intentar asesinarme a mí también- estampó su pie contra el suelo y  le fulminó con la mirada. - Y no conforme con eso, ¡eres grosero! - señaló al dancer, con tan mala suerte que era la mano con la que había estado cubriendo su herida y vio la sangre que manchaba sus dedos. Suzuki era dramático y odiaba la sangre. La propia especialmente.

- Oh diosa… me voy a desmayar - Bien, corrijamos eso, Suzuki era MUY dramático .

- Realmente intentas asesinarme - volvió a mirarlo con incredulidad. - Ni intentes negarlo… esto… ¿Qué otra cosa podría ser? - y llevó una mano a su cintura, la que no estaba cubierta de sangre, descansandola contra su daga. Solo por si acaso.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Lun Nov 21, 2016 1:50 pm

Su objetivo había caído y por ende no seguiría huyendo así que Judal se detuvo a los pocos metros apretando sus manos y separando un poco sus pies aún con la expresión de enojo y despecho en su rostro, su larga trenza ondulaba a su espalda alzó su mentón mostrándose tan alto e imponente como podía. Suzuki le había puesto en ridículo y no había podido olvidar aquello ni por un momento desde su encuentro, sintiéndose atormentado por aquel recuerdo, ahora que tenía al bailarín frente suyo, se sentía en derecho de descargar su ira. Sonrió con placer aunque su mirada seguía siendo de enojo, le había derribado de su pedestal aunque los chillidos enseguida captaron la atención de algunas personas que pasaban, no eran comunes las peleas en las calles de Altea y menos entre dos personas de aspecto noble.

El pelinegro se adelantó un par de pasos más - ¡Te lo mereces! - gritó y puso su pie delante para detener el libro que se deslizo por el piso por la patada del pelivioleta, hasta parecía que le regresaba su arma aunque dejando en el camino un reguero de hojas que no estaban encuadernadas y eran más que nada apuntes, de momento no podían ser menos irrelevantes para el pelinegro - ¡Tú me dejaste por perras que no saben complacerte y huiste de Begnion! ¡Encima te crees en derecho de intentar ponerme en ridículo en el baile e irte como si nada! - estaba tan enojado que su voz se volvía un par de tonos más agudos y se hacía un poco inentendible a medida que avanzaba en sus acusaciones - ¡Debería asesinarte! - chilló finalmente aunque no mostró ninguna intención de cumplir aquella amenaza. La sangre en la mano del bailarín llamó la atención de Judal que sonrió abiertamente - ¡JA! ¡Toma tu! ¡Por meterte conmigo! - dijo con socarronería y avanzó hacia él más con intenciones de hablar ahora que de atacarlo pero al ver la mano ensangrentada dirigirse a la daga en su cinturón se detuvo. ¿Acaso pensaba atacarlo a él? ¿Con un cuchillo? Había lanzado un libro y había gritado pero llevar todo el asunto a armas reales era escalar varios niveles.

No se quedaría atrás, si Suzu tomaba una daga entonces él también y su mano se apoyó en su cadera con uno de sus dedos metiéndose entre el pantalón y su piel empujando hacia afuera el mango dorado de la daga que tenía oculta, siempre estaba armado y no solo llevaba su daga normal si no que tres arrojadizas de menor tamaño en la base de su espalda en la zona más plana de esta donde el movimiento no le molestase - No seas ridículo, no voy a matarte pero debería tajearte el rostro para evitar que sigas corriendo de falda en falda... si, debería hacer eso. No tendrías más opción que venir a mí. - un ligero deje de insensatez se vio reflejado en sus ojos carmines cuando aquellas palabras hicieron despertar esa idea en su mente y la manera que tomó su daga y comenzó a avanzar hacia el bailarín dejaba en claro que pretendía cumplir con lo dicho, su mirada fija en el rostro de su amado y sus dedos abrazando el mango de su arma.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Vie Nov 25, 2016 7:38 pm

Gritó incrédulo y apartó su cabello de su rostro, el golpe le había hecho un caos, podía sentirlo bajo sus dedos. Y la sangre, tanta sangre ¡diosa!

- ¿Me lo merezco? ¡¿Me lo merezco?! - Sus palabras salieron un poco entrecortadas. Su expresión cambió de incredulidad a enojo con rapidez, sin poder creer lo que el descarado dancer le decía con tal desfachatez. ¡El atrevimiento! luego de atacarlo por la espalda intentaba excusarse de aquel modo, colocando en él la culpa, como si sus acciones hubieran sido tan despreciables como para justificar un ataque físico de tal magnitud. El pelinegro no estaba bien de la cabeza. Estaba perturbado, lo sabía. ¿Y que si intentó escapar de él otra vez? aquello hacía obvio que su reacción había sido la más prudente, alejarse y no provocar al demente, eso era lo que se debía hacer. Pero a esas alturas estaba demasiado molesto para escuchar su propia lógica.

- ¡¿Qué sabes tú de complacerme?! - porque ninguna defensa era tan buena como un ataque directo y a la yugular. Judal estaba muy equivocado si pensaba que podría llegar ahí, a su refugio, y atacarle como si nada y esperar encima de eso que tomara sus reproches como si los mereciera. Apretó sus manos en puños y se irguió con orgullo, mirando al otro con desprecio. Su daga no olvidada, pero al alcance de su mano por si la necesitaba.

Considerando lo loco que estaba el pelinegro no se hacía de falsas esperanzas de salir de ahí sin tener que defenderse de otro ataque físico.  - ¡Eres un demente! como.. como una perra rabiosa- sus propias palabras no hacían nada para disminuir las posibilidades de un ataque.

- ¡Maldición! no se que demonios vi en tí, eres un - volvió a gritar al ver que sacaba su daga y amenazaba con desfigurarle. ¡A él! ahí en plena vía pública. Ignoró la amenaza de asesinato. Más preocupado por la amenaza de mutilación. Con un movimiento fluido tenía en sus manos su fiel par de dagas, el bronce brillando bajo el sol. Atrás quedaron sus ideas de buscarle una salida a aquello, Judal se lo ponía difícil y él mismo no iba a ponérselo fácil al actuar como un simple blanco.

- Te falta mucho mundo para poder tocarme con eso, no eres capaz siquiera de seguirme el ritmo en la cama, menos en la pista de baile o con las armas - respondió con desprecio a sus amenazas. Judal podía ser un antiguo amante, pero aquel encuentro no sería algo bonito.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Sáb Nov 26, 2016 8:08 pm

¡Claro que se lo merecía! El desgraciado se había ido de su lado aunque al menos le excusaba que se hubiese follado a medio Begnion por dinero y estatus y no por una tontería así como amor, eso le dejaba en claro que el corazón de Suzuki aún le pertenecía, solo necesitaba sacudir un poco de oro delante de su nariz para despertarle como quien pone alcohol en la nariz de un desmayado. Pero estaba a pasos de hacerlo suyo por siempre, él lo aceptaría y sería hermoso, nadie más lo miraría por la horrenda cicatriz en su rostro pero él y solo él acariciarían esa imperfección a sabiendas que sería la muestra de su amor y Suzu finalmente entendería que su lugar era con él y nadie más. Él podía darle todo lo que necesitaba y más. Pobre del pelivioleta que aún no lo había descubierto y Judal se lo haría ver. - ¡No soy un demente! ¡Tu te llevas solito a esto! Podría ser diferente si lo quisieras. - se abalanzaba contra él pero no con el arma por delante si con su mano para poder tomarle de la ropa, por más que hablase mucho no era capaz de matar a aquel hombre que más que amor era una obsesión velada lo que tenía.

Las palabras del bailarín solo hacían hervir la sangre del pelinegro evocando con demasiada claridad los recuerdos de ellos juntos, desde su punto era obvio quenunca se había sentido como no poder seguir el ritmo aunque si muchas veces solo se dejaba hacer en sus brazos, mucho menos en sus bailes, quizás si le podía admitir que cuando él era un estudiante el pelivioleta le dejaba atrás por gran mayoría pero cuando comenzaron a ser pareja de baile se había sentido a la par. Una punzada amarga se clavó en su pecho al recordar esos sentimientos de insuficiencia, de que la gente le aplaudiese más a Suzu que a él y que captase más la mirada del público, era consciente que Suzu atraía miradas por su habilidad mientras que él las atraía por mostrar más piel. No era malo en lo que hacía pero el pelivioleta era mejor. Aquella amargura solo enardeció su fuego interno.

Sus pies se movieron ligero con sus músculos teniendo la memoria de la repetición de sus prácticas como bailarín más que corriendo dando ligeros saltos para llegar con mayor equilibrio. Pareció una pequeña danza su encuentro, la suela de cuero hizo suficiente fricción sobre el piso de roca para desviar sus pasos cuando se acercó al cuerpo del pelivioleta y su mano se cerró atrapando la ropa ajena, Judal giró para mantenerse enfrentado a él por más que el impulso de la corta carrera le llevó a dar un salto corto hacia atrás siguiendo la línea de su avance jalando de la ropa en el acto. Su mirada no se despegaba de la dorada ajena manteniendo aún la mano con la daga a la vista pero baja, lejos de lastimar al otro - No soy el mismo chiquillo que dejaste, Suzu y haré que regreses a mi arrastrándote sobre tus rodillas aunque tenga que cortarte los pies. Irte de mi lado fue el peor error que has podido cometer. - sentenció con la voz baja mientras tomaba valor para levantar su mano armada aún sin decidir como haría lo que se proponía.

No había demasiada gente pero la poca que había seguía su camino, al estar cerca de la costa eran más que nada marineros y taberneros que acostumbraban ver enfrentamientos y si bien estos estaban terminantemente prohibidos en Altea no habían guardias ni soldados cerca y los que podían llegar a llamar a algunos no querían meterse tanto en el asunto. Un muchacho joven se había quedado observando desde prudente distancia haciendo un descanso de su trabajo pero regresó a este cuando desde el muelle, a un nivel por debajo de la calle, le gritó su jefe que moviese su trasero.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Sáb Nov 26, 2016 8:43 pm

- ¿Diferente? ¿Diferente en qué? ¿no poder ver a nadie más porque te entran ataques de celos? me alejé por tu bien - Mentira, por su propia salud física, pero Suzuki siempre justificaría cada uno de sus actos. Coquetear con todos había sido necesario, era su trabajo verse bonito y alentar a todo con quien se topara. El dinero le ayudaba a mejorar. Las joyas le hacían verse mejor y por tanto incrementar sus ganancias. Y así podría seguir todo el día. Así que los celos de Judal siempre fueron vistos de su parte como solo eso, celos, infantiles además. El pelinegro se movía en los mismos ámbitos que él, debía saber cómo eran las cosas en realidad bajo tanto glamour, gasas y sedas. Que le quisiera atar a él era romántico en un principio, pero luego se volvió enfermizo, muy peligroso. Y Suzuki Uzume no era de los que se tumban de espaldas a dejar que otros tengan su camino con él, ni literal y no metafóricamente hablando. Retrocedió al verlo avanzar, interponiendo sus propias manos armadas, no creyendo lo intrépido y suicida del movimiento de Judal al tomarle por la ropa y no atacarle directamente al rostro. Suicida era responderle también en vez de actuar de inmediato, debería abofetearle y tumbarle al suelo, huir mientras podía, pero lo absurdo de la situación le superaba.

- ¡No soy una maldita mascota que puedas atar con una correa o mutilar a tu antojo! - reclamóincrédulo. No podía creer las palabras que salían de esa boca. No lo pensó más. Judal estaba enfermo y no le dejaría salirse con la suya. Le gustaban mucho los lujos de aquel lugar para darlos por vencidos tan fácil, en especial con tales amenazas en puerta. El príncipe le protegería de Judal, solo tendría que huir de ahí al castillo, o atraer la atención de los guardias para que detuvieran todo aquello. Pero primero se aseguraría de que Judal no cumpliera su amenaza.

Tensó la mandíbula y golpeó la daga del pelinegro con las suyas, en cruz subió los brazos hasta obligar al otro dancer a soltar su ropa o terminar con una mano menos. Cortar la ropa también hubiera sido una opción, pero aquella era regalo del príncipe. Y los regalos se cuidaban. Más que insensibles, malcriados y obsesivos antiguos amantes. Usó movimientos de baile incluso al pelear, una patada alta para empujar a su ex-amante, un giro más estrecho de lo normal pero debía economizar sus movimientos y no darle un buen blanco.

- No te confíes demasiado solo porque no me has visto luchar antes- había estado entre los soldados en su juventud. Sabía luchar. No era algo que hubiera enseñado a Judal, así que el pelinegro solo estaría al tanto de su pasado no de sus movimientos. El baile por otra parte era muy conocido, los pasos tan familiares. Se tensó y se decidió a usar sus dagas para defenderse, tarde o temprano la lucha atraerá más miradas y con suerte el alboroto también haría llamado a los guardias de otras zonas. Alguien tendría que intervenir. Y el pelivioleta tenía confianza total en sus habilidades para mantenerse intacto frente a Judal. Su rostro al menos, unos cortes en sus antebrazos no serían tan problemáticos, aunque sus pulseras y grilletes cubrían gran parte de su piel.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Dom Nov 27, 2016 1:42 am

- ¡¿Por mi bien?! ¡¿Y que demonios sabes tu de mi bien?! ¿Crees que no te conozco? ¡Sé que te fuiste por tus intereses, no por mi! - Sabía lo hedonista y egocéntrico que podía ser el bailarín y no le creía ni un poquito que pasase por tantas molestias y cambios de vida por alguien que no sea él mismo. El descaro del pelivioleta le hizo apretar los dientes y bajó su mano hacia el rostro ajeno apuntando a su mejilla pero el bronce chocó contra la hoja de la daga ajena dejandole sorprendido por el movimiento que no había visto, se había centrado demasiado en mirar el rostro ajeno y no se había fijado cuando la mano armada se había movido para interceptarlo. Se aferró más de las telas y le jaló para quitar del camino la parte descubierta y el filo golpeó contra su muñeca, la tela del pañuelo rojo que caía por su hombro hasta su brazo se rasgó y la daga se deslizó por su muñeca protegida por las anchas muñequeras de oro que por su superficie que simulaba ser un montón de pulseras juntas formaba una canaleta perfecta para que el filo se trancase allí y se deslizara fuera sin llegar a tocar la piel aunque siendo el oro un metal blando quedó una ligera marca en la superficie. La mirada de Judal fue a su brazalete y sumano sacudió al bailarín o al menos lo intentó ya que su constitución era mucho más anha y fuerte que la suya - ¡MIRA LO QUE HAS HECHO! - eran un regalo de su madre desde que era un niño y recién cuando tuvo un poco más de edad y comenzó a bailar en público era que había comenzado a utilizarlos así como su collar que cubría casi todo su cuello.

Soltó al pelivioleta cuando este giró ya que su mano no pudo sujetar más la ropa y dio un par de pasos hacia atrás para dar un poco de distancia entre ambos si volvía a intentar cortárle la mano como había mostrado que iba a hacer... una cosa era el hacerle un tajo en su rostro, otra era cortarle la maldita mano. Judal ya tenía clara la posición de Suzuki con la pelea y eso enseriaba las cosas. Había dejado Begnion como alguien que nunca había estado en un campo de batalla, ni siquiera había estado en una pelea, cargaba dagas y sabía como usarlas por que le habían enseñado para defensa personal pero hasta que no había emprendido su aventura nunca se había visto en la necesidad, pero el mundo fuera de las mansiones era cruel y despiadado y no perdonaba a un pequeño dancer indefenso. En su camino había descubierto que de indefenso tenía poco y había saboreado el poder de alguien con un arma y con la capacidad de quitar vidas, había peleado junto a un dragón, a mercenarios y soldados, incluso había estado en la arena de Ragna Ferox antes que el país cayera en desgracia. Se había vuelto letal con sus dagas y demasiado confiado. No creía que Suzuki hubiese pasado por todo lo que él había pasado y desconocía su pasado así que aquel movimiento lo tomó más como suerte que como realmente habilidad.

Dedos ágiles movieron su daga en su mano de tener el filo hacia adelante de tenerlo hacia abajo pudiendo tener un agarre más firme y la hoja del cuchillo más controlada para no dar ataques accidentales donde no quería - No te creas muy habilidoso que la fortuna no dura mucho, te lo he dicho, no soy el mismo chiquillo que podías sorprender con esa clase de trucos. - buscó una oportunidad en acercarse y volvió a mirar su rostro y su cabello, desordenado y manchado de sangre el rojo oscuro parecía casi negro en combinación con el cabello violeta... ¡Eso era! Podía simplemente cortar su cabello y podría dañarlo de manera no permanente y que igual quedase solo para él... sería una lástima ya que adoraba meter sus dedos entre sus largos cabellos y sentirlos caer y acariciarle sus brazos y pecho cuando lo tenía encima, pero era algo que estaba dispuesto a perder por tener a su Suzuki de regreso. Esta vez al acerarse no fue de frente si no que lo rodeó un par de pasos antes de lanzarse contra él, esperaba que no girase de forma tan cerrada como lo había hecho antes pero si lo suficiente como para que su cabello se moviese y pudiese atraparlo en su mano.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Dom Nov 27, 2016 11:54 pm

Hizo un mohín al sentir su acero chocar con el oro de las muñequeras, había esperado cortar más arriba pero Judal ni le soltaba ni le dejaba obligarlo a dejarle ir. Espacio, necesitaba espacio. Al menos la patada le dió un respiro y algo de distancia de esa daga y el demente que la manejaba.

- ¡Se más de tu bien que tú mismo! señor vamos a intentar matar a alguien por despecho, ¡Oh! Cierto, disculpa ¡Vamos a mutilar a alguien por despecho! ¡muy bien hubieras quedado parado! Como si te importara el motivo por el cual me quedo o me voy ¡Para tí soy un maldito objeto que poseer! - sonrió al escucharlo explotar por una pulsera dañada. Que satisfactorio se sentía.

- Te lo mereces¡! Y yo ataco en defensa propia ¡Has sido tú el loco que vino a mi con una daga hablando de desfigurarme la cara!- le vería en una mazmorra por eso, le diría al príncipe, le pondría ojos de triste y delicado dancer que tuvo la mala fortuna de encontrarse con semejante bestia salvaje en su país. ¿Y quién sabe? tal vez incluso le mandaran azotar por tratar de lastimar a un invitado y protegido del príncipe. Marth no parecía del tipo que usa o permite ese tipo de cosas, pero si jugaba bien sus cartas podría ver a Judal lloriqueando por recibir su merecido por una buena vez.

Sacudió su cabeza. No, no debía dejar que el otro dancer le contagiara su sed de sangre y venganza. Tales cosas estaban por debajo suyo, eran asuntos de plebeyos, no debería estar luchando en primer lugar. Si tan solo Judal no le dejara otra alternativa.

Encima de todo le insultaba. Como si él fuera un dancer inexperto. Como si fuera menos. Gruñó y se lanzó con todo. Su pie derecho no solo tocando el suelo, no, estampándose con la fuerza de su salto, giró con ambas dagas firmes en sus manos, una apuntando hacia arriba, la exterior hacia abajo para desviar un ataque. Si tenía que lastimar a Judal para detenerlo lo haría. Apuntaría a los hombros, nada letal pero muy doloroso si lograba atravesar las defensas del dancer. Su cabello en efecto era una saeta a sus espaldas, pero siempre había sido asi. Aterrizó y cayó de cuclillas, el primer ataque una finta, golpeó a las pantorrillas casi a la altura de las rodillas.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Sáb Dic 03, 2016 12:32 pm

Tomó un respiro algo profundo antes de afirmar de nuevo sus pies para un nuevo ataque, su mirada se mantuvo atenta ahora en las manos ajenas, en las dagas que tan fluidamente manejaba como si fueran extensiones de sus propios brazos. Adelantó un pie y afirmó su posición, ya vió que tenía que andarse con cuidado con Suzuki pues combinaba demasiado bien sus dotes como bailarín con el manejo de su arma mucho más allá de solo un juego de pies ligero o ser un tanto más ágil. - ¿Defensa propia? Haz sido tu que ha tomado armas primero ¡no me quedaré mirando como si nada si sacas tu daga! - volvió a mirar el zurco que había dejado en su pulsera y emitió un pequeño gruñido aunque por la profundidad de aquella marca podía ver que no había sido un ataque de advertencia si no que uno enserio y con toda la intención de haberle lastimado. Un dolor en su pecho se hizo presente cayendo en cuenta que mientras su mano dudaba la mano de su ex amante sujetaba con demasiada seguridad esa daga - ¡Enserio me ibas a lastimar! ¡¡ME IBAS A LASTIMAR DE VERDAD!! ¡Víbora! ¡Desalmado! ¡Pecho frío! - Si Suzuki no se contenía él tampoco lo haría.

No era consciente de las consecuencias de sus acciones, sabía que Suzuki estaba bajo la estima del príncipe de aquel lugar o así lo había dicho en la fiesta pasada pero eso no venía a su mente en ese momento. Debería haberlo pensado mejor, en ese lugar el pelivioleta tenía la ventaja sobre él y estaba comprometiendo su trabajo y su estadía en ese país, e incluso su libertad si el bailarín mayor sabía jugar bien sus cartas, cosa que Judal tenía sabido que así era. Pero no pensaba, solo se dejaba llevar por sus sentimientos y en ese momento se acentuaban con demasiada fiebre al ver las intenciones de lastimarle de Suzuki. Sintió que sus ojos ardían pero pestañó un par de veces antes de hablar - ¡Eres más que un maldito objeto! ¡Eres un idiota por no darte cuenta de mis sentimientos! ¡Solo jugaste conmigo como lo hiciste con todos los demás! ¡Éramos los mejores y tu mandaste todo al demonio! ¡Y ahora ni siquiera te importa nada! ¡Eres un idiota! - el salto que dio el otro le hizo llevar con cuidado al dancer dudando de sus movimientos. Con la intención de tomar el cabello ajeno quedó con su mano extendida pero los mechones suaves rozaron sus dedos y no se aferró ya que debió de retroceder con un paso elegante hacia atrás sintiendo el filo de la daga pasar por su hombro y parte de su pecho rasgando su ropa y el ardor le indicó que el filo había llegado a acariciar su piel aunque no de manera profunda, de haberse aferrado a él seguro habría quedado al alcance.

Suzuki había caído frente a él y en una posición inferior en altura, la cercanía le vino de maravillas para apoyar su mano en el hombro ajeno y como había hecho en muchas veces saltó apoyando su peso en el hombro del pelivioleta, el golpe de la patada llegó a darle en el tobillo pero encontrando enseguida nuevamente su equilibrio termino de dar la vuelta quedando espalda con espalda con su compañero. Se giró con la daga por delante para abrir la espalda del pelivioleta en un tajo en diagonal pero nuevamente su brazo dudó y el movimiento no fue tan fuerte ni rápido como había pretendido.

Ambos parecían estar bailando más que peleando con movimientos vistosos y ropas llamativas, incluso la presencia de armas era algo que podía ser visto en espectáculos y un corte o dos podían ser interpretados como malos cálculos. La gente que se detenía a ver consideraba aquello un espectáculo callejero o una práctica incluso por lo que la alerta de los guardias nunca llegó, las palabras duras gritadas podían ser parte de un acto. En una ciudad pacifica como Altea donde no se veían casi peleas callejeras y las pocas que habían se silenciaban de inmediato por los soldados y con una fuerte presencia de las artes parecía dejar a la mente de la gente más predispuesta a pensar en que era un espectáculo si veían a dos hombres así de producidos y elegantes peleando con tan floridas maniobras.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Mar Dic 20, 2016 2:54 am

Por supuesto que Judal se ofendería por verlo defenderse. Claro que el dancer de cabello negro le llamaría sin corazón, desalmado y otras cosas hirientes. Había estado tras su cuello desde que terminaron de mala manera y la manera tan despectiva en que le despidió en el baile no había mejorado las cosas. Pero aun así…

- ¡No se como tienes la desfachatez de acusarme! ¡Me atacaste primero!Eso de ahí fue un ataque físico! y uno muy cruel, estoy sangrando- y nada lo sacaría de ahí, Judal le había golpeado con extrema violencia usando algo común, pudo descalabrarlo con facilidad, tenía un brazo fuerte y una puntería cruel. Suzuki no era tan idiota como para permitirle acercarse lo suficiente para que tuviera la oportunidad de matarlo o dejarlo mutilado. Al menos a diferencia de Judal, él trató de evitar en conflicto en primer lugar. - Y para colmo me atacaste con esa monstruosidad corriente - señaló al libro con firmeza dos veces, recalcando como si fuera necesario, que aquel objeto indigno se había usado como arma en su contra. - ¿Qué clase de persona enferma usa eso como arma?- oh cierto, Judal.

- ¿No me importa nada? ¡Me importo yo! y mi salud, mi salud mental para empezar- aquello era una locura. Atacar a Judal no había estado en sus planes, pero el otro dancer no mostraba signos de retroceder en sus demandas. Tendría que hacerlo de la manera difícil. Iba a golpearlo si tenía que hacerlo. Usó sus dagas para obligarlo a mantener la distancia entre ellos. Una buena defensa consistía en gran parte en desequilibrar al adversario, lo había visto retroceder para evitar el filo de su acero.

Sonrió engreído aun cuando el más joven había evitado la mayor parte de su ataque. Ese giro a sus espaldas les colocaba a ambos en mala posición. Acostumbrado a bailar con Judal, era difícil para ambos sorprender al otro. Los movimientos eran predecibles hasta cierto punto, conocía el cuerpo de Judal, como se movía cuando cambiaba de peso entre sus pies, podía imaginarlo tensándose y dando la vuelta con rapidez para atacar por la espalda.  El sonido era tan familiar, parte de una danza. Lo que no esperaba era de nuevo que dudara, le dio la oportunidad perfecta y el tiempo suficiente para saltar fuera del camino y usar sus propias armas para chocar los filos y evitar el ataque en su mayoría. Su cabello seguía siendo una saeta tentador de sujetar a sus espaldas, las trenzas púrpura burlándose del dancer pelinegro.

Nuevamente la ropa era la que se llevaba la mayoría de los daños, y eso irritaba bastante a Suzuki. No porque fuera sanguinario. Materialista en cambio. Y sus ropas eran en mayoría las que obtenía del príncipe. Además, se sentía menospreciado y subestimado. Judal iba y le atacaba solo porque quería atención. Cayó en cuenta entonces que todas las amenazas habían sido solo tonterías vacías para lograr que le mirara. Así de infantil podía ser Judal cuando se lo proponía.

- ¿Oh? ¿Pese a tus amenazas ahora temes dañar esta piel bonita? eres tan débil como siempre- reprochó alzando la barbilla en su dirección. Sentía vergüenza de Judal. Aquello no era un enfrentamiento, era un jugueteo tonto que el pelinegro forzaba para que le prestara atención solo a él.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Jue Dic 22, 2016 3:57 am

- ¡Es solo un libro! ¡Y tal parece que es la única forma que toques uno! - reprochó cuando el dancer señaló de manera acusadora al libro con las páginas abiertas y ya sus apuntes llevados por el viento, incluso aún estaba en el piso su carboncilla rota y claramente ya no llegaría a la reunión que tenía pactada pero poco le importaba en ese momento, de hecho ni siquiera lo pensó en ese instante ni al siguiente, lo último que pasaba por su mente era sus tareas laborales dejándose llevar por la pasión del momento. Cuando lanzó el libro no había tenido realmente intención de herirlo, solo había sido un acto de impulso pero se había alegrado en su momento, ahora le parecía increíble que aquella cabezota dura hubiese sangrado por el impacto de un tomo que ni siquiera era de los más grandes que manipulaba, un libro de cuentas debía ser del doble - ¡Tu sacaste un arma antes! ¡Eso es solo un libro, inculto! ¡No trates de culparme cuando tu eres el único que se ha mostrado como una perra desalmada y pendenciera! - aún tenía el vivo recuerdo de todo lo que había ocurrido en el baile y como le había provocado justo después de haber ignorado todos sus avances.

El chasquido de las dos hojas de metal chocando entre si despabiló al pelinegro que aún dudaba, cada vez que la daga ajena le tocaba o se acercaba con violencia le recordaba que su adversario tenía la mano firme y que si aquel filo llegaba a tocarlo le haría una herida profunda y si no tenía cuidado, letal. Le enojaba y dolía que su adversario actuase así siendo este Suzuki, su ex amante, esperaba que al menos un poco de los sentimientos que habían compartido quedasen en el frío y duro corazón ajeno, tan frío y duro como las joyas de oro que tanto le gustaba coleccionar. Tenía que encontrar la manera de llevar aquella pelea lejos de las hojas afiladas si quería estar más seguro y el cabello que se movía a espaldas del dancer era ideal, si lograba sujetarle de allí podría guiarle como quien maneja las riendas de un caballo y con un poco de suerte reducirlo lo suficiente como para desarmarle.

Dio un paso hacia atrás y abrió sus ojos amplios cuando la acusación se hizo tan presente e insultante. ¿Acaso no entendía sus sentimientos? Nunca los había entendido, demasiado egoísta hasta lo admitía que cuidaba su propio cuello antes que cualquier cosa y siempre mirándose a si mismo volvía a fallar en ver que por más que fuese obsesión, los sentimientos que había tenido por él aún seguían quemando en el pecho del pelinegro y eran esos mismos que le hacían temblar la mano cada vez que la daga se alzaba - ¡No soy débil! ¡Eres un desconsiderado, egoísta, hedonista, vividor! ¡No podrías darte cuenta de nada que no estuviese grabado en oro! ¡Mis amenazas no están vacías y te arrepentirás de tus palabras! - quemado ahora por la ira su mano se apretó más contra el mango de su daga y la alzó esta vez con firmeza, dando un ataque en diagonal sobre el pecho de su ex amante. Una parte muy pequeña de él le gustaba aquello, la adrenalina y la cercanía, incluso a travez del aire salado de la costa podía comenzar a sentir los tintes del aroma personal del pelivioleta que tanto extrañaba. Su mano izquierda, libre, se adelantó junto con su cuerpo para, inmediatamente después del ataque, aferrarse del cabello tentador de su oponente.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Vie Feb 17, 2017 3:36 am

- Un libro, un arma, papa patata, ¡Tú me atacaste primero! Y ya te conozco, estás loco, eres un demente… que digo demente ¡Ahh! eres… un ¡desgraciado! ¡dos pies izquierdos!-  Erizado como un gato, el dancer lanzaba acusaciones al otro dancer con rencor, sin detenerse, a diestra y siniestra. No solo Judal era capaz de dar golpes bajos.

La frustración por toda aquella situación se podía notar en sus rasgos y en su postura. Incluso sus movimientos de baile, aunque elegantes y fluidos estaban llenos de punzantes ataques, agresión y filo de acero. La habilidad de Judal le había impedido ser lastimado, y tal vez si Suzu hubiera tenido la oportunidad le hubiera lastimado de gravedad por puro rencor. El pelivioleta era muy agresivo cuando le sacaban de quicio y Judal tenía rato jugando con su paciencia.

El ataque frontal le hizo retroceder de inmediato con sus dagas alzadas a modo de defensa, con tal suerte que el cabello largo ondeó como bandera hacia el frente, directo a las manos del otro bailarín. Lo que le detuvo en seco no fue el ataque de la daga, interrumpido por las propias, si no el tirón de cabello que sacó su cuerpo de balance. Su mirada dorada siguió las hebras lilas hasta donde el agarre de Judal le mantenía sujeto. Le hizo hervir la sangre y retroceder interponiendo su antebrazo para aplacar un poco el tirón directo a su pobre cuero cabelludo.

- ¿Yo soy una perra y un vividor? ¡no soy yo quien anda mostrando carnes a todo mundo para compensar poco talento! - y respondía a los golpes bajos con más golpes bajos. Suzuki y Judal podían estar con lo mismo todo el día, lanzándose directas e indirectas, dando golpes leves y algunos graves. Danzando alrededor del otro. El bailarín sintió la tremenda tentación de agarrar igualmente al pelinegro de los cabellos y golpearlo contra el suelo a ver si así aprendía su lugar. Era frustrante, enervante. Quería patearlo, golpearlo, zarandear ese cabeza hueca hasta que viera la razón. Que era la suya, por supuesto.

- ¡Suéltame! ¡Desgraciado! corriente, plebeyo común - Y se lanzó olvidando dagas, a manotazos, patadas, certeros puntapies y sus propios tirones de ropa, joyas y cabello.  Suzuki era una fierecilla, o un avispero. Y Judal había ido a alborotar al ya furibundo dancer. Sus dedos se hundieron también en la trenza negra. Dos podían jugar ese juego. Dió un tirón firme.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Sáb Abr 15, 2017 2:30 am

Aún no podía decir que estaba desacatado o fuera de control, mantenía tanto control sobre si como la situación se lo permitía y por sobretodo mantenía control de sus dagas que no querían dañar al pelivioleta pese a que este parecía que cada movimiento que hacía era con clara intención de lastimarlo a él. Confiaba que si algo le pasaba habrían consecuencias legales, trabajaba para un noble de Altea y se había hecho de un poco de estatus allí y se había hecho de querer con su jefe, tenía testigos y por sobretodo ignoraba que el bailarín de ojos dorados tenía un mecenas más importante que podría dejarlo inmune de cualquier conflicto si quisiera. Pero no era la idea ser herido para después hacer al otro enfrentar consecuencias, sobretodo si había armas de por medio que podrían quitarle la vida con facilidad, prefería arreglar todo de una manera más civilizada pero cada palabra que decía el otro parecía tirar sal a la yaga y despertar la peor parte del pelinegro.

Sus dedos se aferraron al cabello y con el tirón varios de estos quedaron en su mano, hebras violetas que se habían enredado entre sus dedos y en sus anillos - ¡Celos de que puedo mostrar carnes atrayendo miradas tanto de hombres como de mujeres! ¡Si tu muestras carnes pierdes a tu público masculino en el primer giro! - acusó aunque saltaba a la vista que él se tenía que esforzar el doble si quería llegar al nivel del pelivioleta y aún así en cuanto a talento y números de baile, el mayor tenía mucho más que mostrar y alardear que él. Un talento que Judal envidiaba y admiraba al mismo tiempo. Al ser jalado su cabello emitió un chillido poco masculino y soltando su daga estiró su mano para apresar la muñeca ajena, sus dedos se apretaron en esta sintiendo lo fuerte que era en comparación con las suyas que si no estuviesen envueltas en oro se podría haber visto lo huesudas, pálidas y delgadas. Su cuerpo perdió equilibrio y su pie resbaló sobre el piso de piedra cayendo de rodillas contra el piso viéndose obligado a bajar su cabeza. El enfrentamiento ya no se veía para nada como una pelea ensayada y bella si no que como una simple pelea callejera entre prostitutas tirándose el cabello y alzando sus uñas... cosa que no tardó en hacer el pelinegro.

Sus manos se crisparon y la que sostenía la muñeca ajena manteniéndola cerca de su cabeza para que no jalase de su cabello y lo arrancase se afirmó aún más mientras ladeando su rostro estiró su mano libre para arañar hacia el rostro ajeno, no llegando por la posición pero llegando a dejar marcas rojizas en su cuello bajando por su clavícula donde podía llegar a verse entre sus ropas - ¡Te atreves a llamarme plebeyo cuando tu peleas como una furcia de la calle! ¡Tu eres quien me dejaste! ¡Quien huyó y me dejó solo! ¡¿No te das cuenta que todo lo que hice fue por nosotros?! - soltaba aquellos gritos desesperados y acusadores, le dolía decirlo pero no soportaba más la idea de estar lejos de él y sentir su rechazo.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Miér Abr 26, 2017 11:52 pm

La pelea realmente había degenerado en algo callejero, corriente y vulgar. Algo en lo que antiguamente Suzuki no se hubiera visto envuelto ni muerto. Menos en un lugar tan cercano a su mecenas. El príncipe podría enterarse de su comportamiento poco respetable, podría ser despedido, degradado, simplemente vilipendiado y arrojado a la calle por los caprichos de Judal y su incapacidad de dejarlo ir. Suzu estaba furioso por ello. Judal nunca se daba por vencido, era incorregible, frustrante. Tan frustrante que le hacía preguntarse ¿Por qué? ¿Qué le llevó a la locura de involucrarse con el pelinegro en primer lugar? aquello era culpa suya por darle alas para empezar. Si le hubiera dejado estrellarse solo, si hubiera mantenido sus distancias desde un inicio. Pero no, se había embobado con lo exótico del niño, con su personalidad vibrante aunque venenosa. Las cosas más bonitas eran las más peligrosas.

Y Judal tenía muchos peligros. Su lengua afilada era uno que compartían.  Tiró y apretó el cabello en sus manos, satisfecho cuando finalmente las rodillas de Judal tocaron suelo. Oh si, ahí es donde debes estar siempre pequeña perra venenosa . Era tan satisfactorio, ahora si tan solo pudiera hacerlo llorar un poco, se sentiría bien pagado por sus pobres cabellos arrancados y maltratados.

- Al menos yo no soy confundido con una mujer. Quien busca mis favores no lo hace con alguna perversión extraña y no puede negar lo que soy, totalmente masculino, con ropa o sin ella. No como el señorito hombros estrechos y cuerpo afeminado- Se estremeció cuando los dedos se clavaron con saña en su carne. Sus muñecas eran fuertes, sus tobillos también, no era ningún doncel delicado sin músculos que no pudiera hacer sus bailes de fuerza sin un esguince de tobillo. Pero aun dolía, su piel sí que era delicada y las maracs rojas en su cuello también tardarían en sanar.

- ¿Yo? ¿Yo actuando como una furcia? ¡Eres un cínico! un mocoso cínico ¡No hubiera tocado tu pelo si no hubieras tomado venganza con el mio! eres como una víbora imposible de sujetar o detener, te hizo falta conocer la vara como un crio porque no has salido de tu etapa insufrible - estaba harto, frustrado y herido (físicamente herido). Así que no se contuvo cuando las ansias de callarle la boca de unas buenas bofetadas le llegó. Su palma chocó contra la mejilla del pelinegro dos veces, y el chasquito resultante fue tan satisfactorio que era casi un orgasmo.

Al fin, oh diosa he querido hacer esto desde el principio .

- Eres una calamidad, no te callas, no razonas, no… eres un desastre - Y le había forzado a hacer un espectáculo en la calle. - Mocoso. No voy a continuar con esto aquí - Le obligó a ponerse de pie tirando de sus cabellos y del mismo modo, cual si fueran bridas le obligó a seguir su paso rápido a tirones. Si quería portarse como una perra despechada, bien, le trataría como a una.  Si quería actuar como una gata salvaje, pues le daría otra bofetada para que aprendiera su lugar. Debía haber algún lugar por ahí que les diera algo de privacidad para solucionar aquel sinsentido.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Miér Mayo 03, 2017 2:52 am

Sus uñas se hundieron en la piel más dorada por el sol del pelivioleta, sus manos blancas, carentes de sol absoluto en sus tareas más que nada bajo techo, dejaron algunas marcas que no tardarían en irse en algunas semanas sin siquiera dejar cicatriz pero que de momento se veían como caminos rojizos punteados de sangre por la piel raspada. Cuanto más jalaban de su cabello más fuerte se aferraba y más se resistía pero la fuerza de su ex amante era muy superior a su contextura delgada, cosa que detestaba en aquel momento pero que bien había sabido querer en otros. Le dolían las palabras que le decía, su rechazo era lo que más le dolía y pasando el arrebato de odio y resentimiento quedaba solo aquel sentimiento de amor enfermizo, egoísta y tóxico que siempre había tenido por su contraparte en baile, sentía sus ojos arder y su garganta cerrarse pero se esforzó por no mostrarse así puesto que su orgullo seguía siendo fuerte en esos contextos. Pese a todo aún tenía palabras que decir - ¡No te hubiese agarrado el pelo si no me hubieses atacado con un maldito cuchillo! ¡Tu siempre escalas todo a ni...MGH!! - había logrado alza su cabeza cuando la tensión en su cabello se soltó un poco pero solo para recibir una bofetada que le inclinó el rostro. Su mano perdió fuerza y sus dedos se deslizaron por la muñeca ajena soltándolo, aún conservando mechones violetas entre sus dedos de la otra mano.

El ardor en su mejilla era demasiado real, su mirada quedó fija en el piso a un lado y abiertos de par en par sus ojos sintió como una lagrima finalmente se desbordaba por su mejilla y su mente intentaba procesar lo que había ocurrido. Las palabras que le siguieron fueron como ecos lejanos y volvió a sentir la ira quemar su pecho, crecer y resurgir con odio por como le estaba tratando... ¡A EL! que tanto había hecho por la relación y mantenerla viva, pero tan poco hacía Suzuki por ellos. Incapaz de creer que no lo deseara y convencido de que solo estaba cegado por su nuevo mecenas o por sed de oro, el pelinegro estaba seguro que aquellas demostraciones de rechazos constantes no eran solo un mecanismo de auto defensa contra su debilidad que obviamente era él, Judal. Levantó su mirada, afilada y penetrante para mirar el rostro de su amado, su delineado negro se había corrido en una de sus mejillas dejando un camino delgado, gris, sobre esta donde había arrastrado el pigmento la lágrima. No dijo palabra pero su mirada podía hablar por si sola, sobretodo frente a alguien que lo conocía tan bien. Casi no duró en aquella posición que tuvo que apoyar sus manos en el piso para levantarse siendo arrastrado por el otro fuera del ojo público donde ya varios se habían detenido a mirar y cuchicheos se comenzaban a correr, en medio de la plaza quedaba su libro de apuntes y la carbonilla quebrada... pero no le importaba eso ni la reunión, probablemente perdiese su trabajo por esto pero la sola presencia de Suzuki nublaba cualquier razón en el bailarín pelinegro. Avanzó con él intentando no tropezar pero manteniendo su cabeza un poco gacha al intentar evitar tirones y daño a su preciado cabello pero dando miradas de soslayo tan frías y afiladas como una estalactita de hielo.

Altea tenía una plaza y puerto ricos en negocios, no solo en mercados puestos para vender curiosidades, joyas, ropas y productos de importación a los visitantes más adinerados si no también servicios para los visitantes de otros países, las tabernas, cantinas y establecimientos donde se pudiese alquilar una habitación habían a montones, también callejones y lugares apartados que normalmente eran utilizados para depósitos de los establecimientos, montañas de cajas y barriles atados con cadenas que impedían que fuesen robados formaban a veces pequeños huecos y estrechos pasadizos donde en la noche se podían encontrar damas vendiendo sus cuerpos con sus respectivos compradores, pero en el día no eran más que rincones oscuros.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Suzuki Uzume el Lun Mayo 29, 2017 2:34 am

Que satisfactorio era callarlo. Finalmente. No más lloriqueos, acusaciones ridículas o amenazas. No más intentos de hacerle volver, ni de averiguar cosas de él, cómo, dónde y con quien se quedaba. Todo era perfecto. Si tan solo el silencio pudiera durar más tiempo. Suzuki sabía bien que era cuestión de un momento o dos que Judal se sacudiera la impresión y comenzara a probar aguas. Otra vez.

Pero eso no significaba que el silencio del momento fuera menos dulce. Al contrario. Era silencio bien ganado. Su pobre mano dolía por el golpe. Podía ser un dancer de apariencia fuerte, pero su piel seguía siendo delicada y suave. No estaba acostumbrado a usar su cuerpo como arma, más como un medio para inspirar a otros. Para lo demás tenía sus dagas y otras armas arrojadizas. Pero bien valía sacrificar algo de dolor por callar un rato ese bocazas.

- Así, silencioso ante tus superiores es como deberías estar- murmuró más para sí (un muy mal hábito, sólo los plebeyos sin educación murmuran). - No hubiera tenido que llegar a esta situación si fueras más prudente - lo peor era que Judal se creía que tenía la razón, aun cuando había lanzado el equivalente a un enorme berrinche en una zona pública. ¡Y le había amenazado! Resistió el impulso de zarandear al dancer, pero no de apretar más su agarre contra esos cabellos negros. Era un desgraciado exigente, ese dancer era su quebradero de cabeza desde que le conoció. Tan obsesionado, tan invasivo. Lo peor era que él mismo había alentado ese comportamiento. ¿Cómo lo corregía ahora?

- No, no quiero no verte, menos oírte en este momento, sigue en silencio si sabes lo que es bueno para tí - era humillante llevar a Judal de los cabellos por las calles. Se detuvo un momento frustrado. Seguramente en ninguno de los hostales harían muchas preguntas. ¿Pero qué haría? ¿Atar en alguna habitación a Judal y huir mientras podía? ¿Ir a un callejón y golpear su cabeza contra un muro hasta dejarlo inconsciente y escapar? eso era tan violento que le retorcía el estómago. No tenía las agallas para hacer algo así.

Una cosa eran las cosas al calor del momento, usar una daga para mantener distancias. Pero aquello ya sonaba más a abuso.

- Solo… se bueno - pasó su agarre de su cabello a su cuello, sólo en lo que entraban a la taberna menos sucia en apariencia pero ruidosa y pedía una habitación. No quería que acabaran a gritos y se enterara todo mundo, mejor un sitio ruidoso pero lleno de borrachos demasiado idos y felices para notarlos mucho.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [2]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Judal el Mar Jun 13, 2017 2:12 am

Con Judal todo era así y Suzu ya lo debía saber, era una pelea constante, una pulseada en la que el pelinegro siempre empujaba un poco más y trataba de ganar terreno, incluso cuando era llevado nuevamente a su rincón no pasaba mucho antes que intentase nuevamente volver a dominar. Y así lo hizo, en el camino intentó retomar su posición, de enderezarse y de jalar de su cabello para que lo soltase pero la firme mano del pelivioleta parecía recordar aún como tratarle e inmutable se mantenía en su lugar manteniendo su posición doblegada, reforzada por las palabras que recordaban al otro suposición de poder sobre el menor. Sin atreverse a hablar directamente también masculló entre dientes, murmurando solo para él aunque quien le sostenía podía llegar a escucharle - Tu eres el imprudente... - pero la voz tan baja se perdió al darse cuenta que no tenía aún la fuerza para anteponerse, a desafiarlo, la situación había quedado bajo control y alguien había salido vencedor... y no era él.

Caminó en silencio, vencido mirando el piso fijamente, ignorando por completo las miradas que pudiesen llamar aunque ya sin espectáculo todos volvían a sus tareas diarias. Las palabras que salían de la boca del otro parecían recordarle constantemente su lugar y como golpes psicológicos e contraía su pecho con la nostalgia de como habían sido sus últimos momentos como pareja juntos. Tragó saliva y siguió sin atreverse a hablar, incluso cuando le tomó por la nuca para ingresar al establecimiento, temía que si hablaba lo perdería, si lo desafiaba Suzu lo soltaría y con una media vuelta se iría, prefería tenerlo a su lado, incluso en esa posición y diciendo aquellas cosas hirientes.

El tabernero no hizo preguntas, no le correspondía y el dinero estaba sobre la mesa, solo indicó como llegar a la habitación y tomando las monedas siguió en lo suyo. Judal, aún con el pecho contraído se mantuvo bajo los dedos del bailarín pelivioleta ya sin preocuparse de pensar más allá de lo inmediato, de la cercanía que estaban y en el tacto de los dedos en su nuca.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Arco de acero [4]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [3]
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2983


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Eliwood el Miér Jun 14, 2017 1:46 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Judal ha gastado un uso de sus dagas de bronce.
Suzuki ha gastado un uso de sus dagas de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Judal obtiene un nuevo skill de la rama Dancer:

Encanto - Permite a la unidad congraciarse para con el otro, sea enemigo, aliado o neutral, de modo que desistan de atacarle o dejen de prestarle atención y le cedan espacio si el artista así lo prefiere. Por supuesto, si se trata de un enemigo, esto sólo significa que atacará a una persona distinta.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No estoy huyendo, es retirada estratégica [priv. Judal]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.