Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

{Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Vie Oct 21, 2016 6:04 pm

Ingenuo de él por pensar que podía seguir viajando sin tener problema alguno. Había logrado pasar de reino en reino sin casi tener que luchar, valiéndose solo de sus palabras... Pero no, su suerte había decaído, al momento le resultó hasta irónico, al fin y al cabo estaba maldito. Era un barco discreto sin embargo, uno pequeño y que no parecía tener muchas cosas de valor más que las vidas que habían en él, unos pocos humanos, algunos que otros laguz... Él, era el único mago y, al mismo tiempo, la única vida cuyo sentido carecía mucho más del resto. Si no fuera por el último susurro de aquella mujer que aún recordaba, probablemente habría puesto fin a todo ello mucho tiempo atrás... Pero con el tiempo se había vuelto terco, demasiado como para simplemente dejarse llevar por oscuros pensamientos, a pesar de ser un mago oscuro. Pero no, había decidido ser fuerte, había decidido permanecer siempre, constantemente en pie, nunca dejarse vencer, no hasta ver que en aquél mundo cuya esperanza parecía mancar, había algo que valiese la pena realmente... Algo por el cual valiese la pena luchar.

Pero al igual que las nubes escondían el sol que parecía intentar despejar el cielo, la tragedia aquél día se hizo presente. No fue más que un parpadeo, un momento bastó para notar dos barcos piratas acercarse hacia ambos lados e, incapaces ya de buscar una vía de fuga no pudieron hacer más que observar con horror como los hombres saltaban sobre el barco y con despiadadas sonrisas amenazaban a los honestos hombres que habían estado acompañándolo. Los había ya visto actuar, en varias ocasiones además. Se dedicaban a robar, saquear, destruir, matar... A llevarse con ellos aquello que más consideraban de importancia, ya fuesen mujeres o niños y Sion en aquél preciso instante supuso que sería exactamente lo que pretendían. Su derecha bajó hasta el tomo de magia que tenía guardado en el cinturón, debajo de la chaqueta oscura que llevaba encima. Lo tocó con la punta de sus dedos y en sus labios se posó una ligera mueca como si hubiese sido mordido... O en el peor de los casos quemado por él, algo, completamente inaudito, imposible.

¡Vamos chicos! Llevaos lo más bonito que encontreis — Uno de los piratas sacó una daga de su cinturón y sonrió, aparentemente estaba mandando a los otros con una clara crueldad en su ambarina mirada. Entre forcejeos los andrajosos piratas se hicieron con alguna mujer y laguz que los acompañaba mientras los hombres estaban siendo amenazados por las espadas de los corcares para no acercarse en demasía. Dudó en moverse, esperó hasta el último momento que se apiadaran y los dejaran pasar sin demasiado daño. Su ignorancia y su terror le hizo permanecer en retroguardia hasta que una sonora bofetada se escuchó y ante sus ojos una mujer cayó al suelo, golpeada por uno de ellos. Detrás de los hombres, Sion finalmente se armó de valor y sacó su tomo oscuro. Lo abrió por una página concreta y pronunció unas palabras que al instante formaron unas oscuras flamas delante suya. Irregulares, demoníacas y peligrosas.

Necesitaba fuego... ¡Necesitaba fuego!
Solo un poco bastaría... Solo para asustarlos...


Pero no pudo seguir. Algo en su mente pareció despertar y abrir unos ojos incandescentes, mucho más aterradores de cualquier cosa que hasta el momento hubiera visto. Dudó, dejó su frase incompleta y mordió su labio inferior con fuerza, entrecerrando sus ojos como si aquello bastara para callar la aterradora voz de su mente... ¡No! ¿Por qué así? ¿Por qué tan pronto? ¡Tan fácil! Extendió su otra mano al frente, hacia los piratas. Soltó un suspiro y se obligó continuar con lo que estaba diciendo... Debía hacer algo... ¡Debía! Era el único que podía acabar con todo aquello, proteger a los que allí presentes estaban, de alguna forma, por muy mínima que fuese. Un avance, pensó que bastaría, que sería suficiente y que la voz de su mente se mantuviera callada, sin decir más, sin quebrar aún más su cordura, hebra con hebra... ¡No se dejaría vencer! Silencio, vacío. Solo un momento bastó y por una fracción de segundo la oscuridad de su mente tomó el control. Se sintió frío, su corazón ralentizó peligrosamente y una suave capa de sudor frío cubrió su frente. Ante sus ojos que ya no veían su magia quebrarse sin lograr haber sido invocada, una visión tomó forma.

[...]
"Aquella maldición devastó el mundo repetidamente,
hasta que finalmente alcanzó el núcleo mismo.
Pero lo que encontró ahí no fue más que oscura desesperación,
dolor, soledad, infierno...
Y una eterna oscuridad..."

Un fuerte golpe en su espalda fue lo que finalmente lo sacó de la oscuridad de aquella visión y la cegó por el dolor que sintió en su nuca. El libro cayó de sus manos, cayendo al suelo como nada más que un objeto roto, al igual que su amo y señor. Los ojos del antiguo noble se cerraron y su cuerpo cayó al suelo como un saco de patatas. Desorientado no logró moverse al inicio de donde estaba, sintiendo como lentamente su consciencia parecía amenazarlo con desaparecer y confinarlo nuevamente a la oscuridad de los sueños y los recuerdos... ¿Qué sería de ellos entonces? ¿Qué sería de él?


Última edición por Sion el Mar Mayo 09, 2017 5:22 pm, editado 1 vez (Razón : Cambio de Campaña a Entrenamiento, hubo un pequeño error al inicio)
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Lun Oct 24, 2016 5:19 pm

Las cosas no eran como antaño,como cuando su padre reina y pasaba mas tiempo en el mar cazando piratas que en palacio gestionando el reino desde el centro del mismo. No,todo había cambiado. Hacia un año que su sucesor les había abandonado,siendo derribado en una emboscada por aquellos monstruos con piel de hombre que se empeñaban en llenar de sangre sus mares y sus tierras. Pero no por eso,no por perder a un hombre iba a dejar que esos seres se saliesen con la suya. No.

Habia implementado un nuevo sistema,uno que poco a poco iba mejorando y asentándose en su país. Algo con la esperanza de controlar la aparición de los piratas,de localizarlos mas prontamente e interceptarlos antes de que fuese tarde. Aunque siempre había opciones de fallar.Tal y como aquel día. Por mas que hubiesen sido informados y por mas que hubiesen ido a la caza de esos seres cuando avistaron ambos barcos enemigos en la lejanía los mismos ya habían abordado un tercer navío.

-El tiempo es cruel y caprichoso... y esta vez ha decidido jugarnos en contra...

Murmuro para si misma apoyada en la barandilla del barco en el que se encontraba,con la mirada rojiza fija en los barcos a los que poco a poco se acercaban. Puede que no fuese capaz de salir a la mar con tanta frecuencia como lo hacia su padre,después de todo cuando el zarpaba era ella quien se ocupaba de las cosas en palacio,mas cuando ella salia no tenia a nadie en quien relegar esos temas.Tenia a sus consejeros,había dejado a Nowell en el castillo,tenia a sus generales... pero no eran parte de la familia real... no eran reyes ni príncipes,no era lo mismo... Y aun a pesar de ello,a pesar de su apretada agenda,intentaba de tanto en tanto acompañar a los barcos de su ejercito.Patrullar con ellos los mares y ayudar a detener tanto a piratas como a aquella plaga de muertos un tanto mas reciente. Porque no estaba dispuesta a permitir que hiciesen sufrir a los suyos,o a aquellos que surcasen sus mares. Y sabia que fuera aparte de implementar nuevas leyes de tanto en tanto era su deber acudir personalmente a luchar contra esos monstruos,tanto los vivos como los muertos.

Porque era la reina de las islas. Porque era su deber ayudar a los suyos,demostrarles que estaba con ellos,que lucharía a su lado como una igual si hacia falta y que no se acobardaría ante nada. Era su obligación mantener la moral de todos alta, renovar la determinación de sus hombres,motivarlos y hacerles ver que todas sus acciones tenían sus consecuencias. Que aquello que hacían tenia sentido y no era una simple perdida de tiempo.

Giro con elegancia sobre sus propios pies,dando media vuelta.Parte de su espalda apoyada ahora contra la barandilla, los barcos a los que se encaminaban cada vez mas cerca a sus espaldas. Esta ve las telas de su atuendo no giraron junto con ella,esta vez el vestido que portaba se pegaba a su cuerpo. De color blanco cubriendo gran parte de su cuerpo,dejando como único trozo de piel a la vista su escote ligeramente pronunciado. Incluso el cuello estaba cubierto. Por debajo de las mangas del vestido,las cuales llegaban hasta su antebrazo,otras mas largas que alcanzaban sus muñecas.De un color lila claro,así como la falda bajo el vestido que se apreciaba por un par aperturas que el mismo tenia en sus laterales. Detalles ,dibujos negros bordeados en dorado cubrían las aperturas laterales,al igual que las mangas que llegaban a sus antebrazos. Los mismos dibujos con patrones simulares cubrían su pecho ,casi hasta la cintura,al igual que su cuello,añadiendo a dichas formas el color morado de las telas bajo lo blanco. Dándole así algo de color a una vestimenta en la que predominaba el color neutro. Su cabello atado ,sujeto por una flor de loto y algunos enganches de los que colgaban abalorios,la parte de su cabellos ,aquellos mechones por delante de la oreja,quedaban sueltos,como ocurría casi siempre. En su cintura colgaba su tomo,en vuelto en una tela blanca ,con los mismos dibujos negros dorados y morados que cubrían su vestido esta vez adornando las esquinas de su libro.

Llevo una mano a su tomo.Observo a sus hombres,con la seriedad y la determinación mostrándose en el rojo de sus ojos. Su voz se alzo,seria y firme ,no era un grito pero era tan elevada como para llegar a todos los hombres que se encontraban en la cubierta,todos aquellos que al ver las intenciones de su soberana de pronunciar palabra habían guardado silencio y detenido todas aquellas pequeñas acciones que causaban ciertos ruidos.

-Esta vez hemos llegado tarde y los piratas ya han abordado el barco civil. No es un problema que se solucione hundiendo su navío. Es mas os prohíbo  hundir los barcos de esas criaturas. Puede que hayan tomado prisioneros y no vamos a arriesgarnos a crear victimas inocentes cuando podemos evitarlo. Entendido?

Los hombres asintieron,algunos en silencio simplemente usando sus cabezas para mostrar su conformidad.Otros con un grito al unisono. La mujer mostró una ligera sonrisa en su rostro invadido por la seriedad.Complacida ante la reacción de los suyos.

-De acuerdo. Somos dos navíos del ejercito de las islas de Durban contra dos barcos de sucios piratas,no hay nada que puedan hacer contra nosotros.Nos acercaremos y les atacaremos desde lejos,usar vuestros tomos y las esferas ígneas. Quiero abordar el barco de los civiles y que todos los piratas que se encuentren en los extremos del barco hayan caído antes de que pisemos un pie en la cubierta,que nadie nos impida pisar ese navío.

Se acercaban poco a poco,faltaba poco para ponerse en marcha.

- Darle prioridad a evacuar y salvar a los civiles.Los quiero a todos en este barco o en nuestro barco hermano.A salvo y recibiendo asistencia medica quien lo necesite.Los luchadores cuerpo a cuerpo eliminar a los piratas de ese navío,aquellos que dispongan tomos o armas a distancia que cubran la evacuación de los civiles.Cuando liberemos ese el navío civil y nos aseguremos de que todos estén a salvo atacaremos los barcos piratas directamente. Lo demás lo dejo a vuestro criterio. Pasar las ordenes a nuestro navío hermano. Adelante.

Después de todo no iban a cometer la estupidez de mandar a un solo barco a la caza de un par de barcos de piratas,no iban a permitirlo aunque Yuuko así lo desease. Después de todo la reina viaja en uno de los barcos del ejercito,había que extremar precauciones,y mas después de que su predecesor pereciera en una operación parecida.

Sabia que las ordenes ya estarían siendo enviadas al barco que navegaba junto a ellos,y que ambos se separarían al llegar a destino,rodeado así tanto el barco de los civiles que tristemente habían quedado atrapados en medio como el de los piratas causantes del ataque.

Llevo su mano a su cintura,esta vez no solo tocando el tomo si no soltando este del trozo de tela que lo amarraba a su vestido,agarrándolo en sus manos. Sonriendo. Estaban apunto de hacer contacto con los navíos. Dio un par de pasos atrás dejando que los magos se posicionasen en la barandilla,acercándose a la misma para que cuando el barco estuviese pegado al otro poder atacar desde sus respectivos lugares sin necesidad de poner un pie en el otro navío. Un par de arqueros que los acompañaban también tomaron posición.

La mujer sonrió satisfecha a comprobar como sus hombres se movían,con rapidez ,precisión y sobretodo sin un atisbo de duda.

-Recordar. No hace falta que tengáis piedad con esas criaturas. Comenzaremos en cuanto hagamos contacto!



Ropa de Yuuko:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Mar Nov 01, 2016 5:45 pm

Su cabeza le palpitaba horriblemente y pudo jurar que por varios y largos minutos dejó de estar consciente de lo que sucedía a su alrededor. ¿Se habrían ido? ¿Le habrían matado? ¿Ya habrían logrado lo que querían? Pero, cuando sus ojos volvieron a abrirse y lograron enfocarse en lo que a su alrededor había se dio cuenta de que no: No se habían ido y, juzgando por el pitido que le daban las orejas tampoco había muerto. Se sujetó la cabeza con una de sus manos mientras dibujaba una mueca de dolor y lentamente iba incorporándose hasta quedar sentado en el suelo, al menos los piratas dándole probablemente por muerto le habían dado la espaldas. Durante instantes permaneció quieto, en silencio, bajando su mano hasta posarla sobre la superficie de madera y observar a su alrededor. ¿Cuánto llevaría inconsciente? Por la situación se atrevería a decir que no más de pocos minutos. Lo suficiente como para sentirse como si en una semana entera no hubiese pegado ojo.

"¿Puedes hacerlo?"
"¡Puedo hacerlo!"

Frunciendo el ceño se incorporó, no sin antes tomar el oscuro volumen que le clasificaba como un mago oscuro. ¿Qué mas daba en aquella ocasión perder el estribillo y caer en la oscuridad? Por experiencia sabía que en el último momento no podría soportarlo más y daría el bienvenido al sueño y con él, aquella oscura voz en su cabeza dejaría de susurrarle palabras también. Apoyó sucesivamente una mano en su rodilla y fue levantándose usando esta como un medio de apoyo. De pie trastabilló y se balanceó un poco hacia atrás antes de volver a estabilizarse, culpa de su cabeza que daba vueltas y ahí, tras observar con cierto odio, para qué mentir extraño en él, hacia el par de piratas, abrió nuevamente su libro y, pasando los dedos por sus suaves hojas susurró unas palabras de dudosa procedencia. Y a pesar de sentir como la oscuridad tomaba la iniciativa y congelaba lentamente su cuerpo, dejó que las flamas negras se materializaran delante suya y quemaran las espaldas de los corcares que no dudaron en soltar un grito y salir corriendo para tirarse al mar abierto en busca de aliviarse del dolor que seguramente estarían sintiendo.

"No puedes hacerlo"
"..."

Y habría seguido, habría acabado con todos aquellos que ahora le miraban entre desdén y miedo. Pero no pudo, la voz le desconcertó, le hizo dudar y nuevamente, por segunda vez, su hechizo desapareció, se esfumó como si el fuego jamás hubiese existido. Los piratas vieron su debilidad y gritaron al unisono para que acabaran finalmente con él. Y claro ¿Qué más hacer cuando no había forma de volver a la magia tan rápido? Lo único que al momento se le ocurrió fue retroceder hacia una de las cuerdas que habían amarradas a uno de los pilares del barco y, tras cortarla con una pequeña daga, se sujetó con fuerza a ella y corrió en dirección al final de la embarcación. Con un poco de suerte sería lo suficiente como para lograr llegar hacia la otra nave que segundos atrás no solo él había visto, sino todos los piratas también y, tampoco parecieron dispuestos a prestar atención en su momento.

Un salto le bastó para poder quedar de pie sobre el barandal del barco, en perfecto equilibrio a pesar de todo, delante de la que parecía ser una hermosa mujer de oscuros cabellos a quién sonrió. El libro que seguía sujetando en una de sus manos quedó ahí y, volviendo a dar un salto quedó dentro del otro barco, apoyando ahora su espalda baja en el barandal donde anteriormente había pisado con sus pies. Le dolía la cabeza... Le dolía tanto que pensó que iba a explotar en cualquier momento. Su antebrazo pasó a apoyarse en la parte que tenía detrás y, a pesar de que internamente estaba hecho un caos, le sonrió a la misteriosa mujer, aún varios metros lejos de ella— Creo que... Tomaré prestada su ayuda... —¿Qué más daba que no conociese a los que allí estaban presentes? ¡¿Qué más daba todo eso en aquél preciso instante?! Solo se dedicó a sonreír con calma que no poseía al momento y a intentar reponerse minimamente— Esos piratas son algo molestos... Y me temo que no queda tiempo... —Entonces se incorporó nuevamente y, a paso seguro se fue dirigiendo hacia la mujer que había al frente. ¿Sus soldados le pararían? Le daba igual.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Miér Nov 09, 2016 5:55 pm

El barco que se disponía a evacuar no era de gran tamaño,así que en principio no habría mucha gente a la que sacar del lugar y podrían darles refugio a todos en sus propias naves.Pero los piratas ya estaba allí y por mas que los magos ya estuviesen tomo en mano lanzando sus magias a distancia, sin acercarse a ellos, los bucaneros vieron llegar el peligro. Unos navíos del ejercito no eran algo fácil de ocultar. Los mas insensatos de ellos se lanzaron al ataque dejando sus botines y sus victimas a un lado,siendo derribados por los soldados a los que se enfrentaban cara a cara o por aquellos que les cubrían las espaldas a sus compañeros. Lo mas cobardes intentaban huir hacia su propio barco,sin ser conscientes de lo acorralados que ya se encontraban por el ejercito de las Islas. Pero aquellos que pensaban detenidamente durante un par de minutos... Aquellos eran los mas peligrosos.

Mas cobardes que aquellos que deseaban huir,mas estúpidos en parte que aquellos que se lanzaban en cara contra el peligro.Aquellos que tomaban a los civiles de rehenes,que con sus dagas acariciaban el cuello de los inocentes.Sin saber que con ello los soldados debían de tener mas cuidado si... pero solo aquellos a los que los bucaneros prestaban atención. Eran años lidiando con esa clase de gente, años conociéndoles. Esas acciones no hacían mas que despertar la iría de sus hombres,de hacer que con energías renovadas cumpliesen su misión. Conseguían se derrotados por ataques sorpresas ,por la espalda...Hacían la operación mas cuidadosa, la evacuación mas lenta... pero no por ello imposible...

Los evacuados poco a poco iban llenando el barco,siendo guiados y acompañados al mismo por sus hombres. Algunos piratas intentaban alcanzar el navío también,pero eran detenidos por las magos del mismo. La mujer se acerco a la barandilla,se apoyo en la misma y tomo el libro entre sus manos.Abriendo el mismo con una sonrisa maliciosa,por si era necesario. Por si alguien intentaba cometer alguna estupidez.

Una figura llamo su atención,una que se acercaba hacia su navío. Vestía como los civiles pero no iba acompañado por un soldados de los suyos,huía de los piratas. Alguien que intentaba evacuar por su cuenta? Lo mas probable.

La mujer sonrió ante las acciones del hombre que por iniciativa propia intentaba tomar las opción,a su parecer,mas acertada en esos instantes. La reina llevo la mano hacia su libro y comenzó a mover sus labios,murmurando las palabras escritas en el mismo y que ya no necesitaban ser leídas. Las letras parecían comenzar a ser absorbidas por su mano,la cual dirigió al frente cuando una esfera de oscuridad comenzó a formarse delante de la misma. El hombre ,el civil que huía,salto del barco que lo había transportado hasta el momento hasta el barco de la reina. Y en ese mismo momento la magia de la mujer fue dirigida hacia uno de los hombres que le perseguían. Siendo golpeado por la esfera, debilitado tanto por el impacto como por su magia. Callo al suelo al mismo tiempo que uno de sus hombres situados junto a Yuuko en la barandilla del barco había alcanzado con su propia magia de viento al otro pirata. Un hombre con espada en mago acabo con los dos caídos, haciendo que dejasen de luchar para siempre.

No había piedad para los piratas.No merecían perdón. Ella lo sabia.Los suyos también. Por eso sabia que podía permitirse centrar su atención en la figura cercana a ella,examinarla con sus ojos rojos mientras sus hombres le daban el tiempo necesario para ello. Civil,viajero,ligeramente herido, una victima mas de aquella incrusion de los piratas... tomo en mano,era un mago.

Sonrió divertida al saber que uno de su clase había sido salvado por ellos, que había sido victima de sus enemigos. El destino era caprichoso,impredecible... y seguramente había unido sus caminos en ese momento en ese lugar con algún propósito.

-Para eso estamos...

Alzo la mano a sus hombres para que no detuviesen los pasos que se dirigían a ella,adelantándose a sus intenciones. Dejando que el joven se acercase a ella.

-Te importaría presentarse y explicar como a comenzado todo esto?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Sáb Nov 12, 2016 5:26 pm

Un suspiro escapó de sus labios, un suspiro que no fue de alivio, ni de nerviosismo, sino que parecía más el suspiro propio de una persona que durante unos segundos hubiese olvidado como respirar pero que en su inquebrantable sonrisa nada de aquello se hizo notar. Observando de reojo como ante una señal de la mujer los soldados se iban alejando y dejandole paso, llegó a la conclusión que ella debería ser la de mayor rango de entre todos aquellos hombres, magos, maga también y sobretodo: la única mujer. A su lado ya dio media vuelta, quedando de cara al barco que seguía preso de los piratas, recibiendo una que otra mirada de odio y desdeño, probablemente por tener nuevamente el problema de tratar con él, posiblemente habrían tenido que asesinarlo cuando tuvieron la oportunidad y ahora ya era demasiado tarde. Además, a pesar de todo Sion tenía la suerte del Diablo y eso era complicado de negar.

Miró de lado a la mujer, sonriendo con sinceridad ante ella, con cierto aire puro, inocente, algo extraño de todas formas— Mi nombre es Sion —¿Sería bueno decirle la verdad? Mentir no parecía tampoco una buena opción— Sion Astal. Pero los apellidos no hacen a una persona ¿No es así? —Como si su deseo fuese zanjar al momento la historia del apellido desvió nuevamente su mirada hacia el barco atrapado, tan rápido su los cabellos sueltos de su trenza se balancearon suavemente y en sus labios, a pesar del cansancio presente, formaron una sonrisa nuevamente— Lo que sucedió no es nueva historia. Nos dirigíamos hacia el puerto de Durban cuando los piratas nos sorprendieron y atacaron... —Indirectamente estaba admitiendo su propia inutilidad cuando se hablaba de usar magia oscura. Principalmente porque sus ideas se volvían borrosas junto a su propia consciencia, después; porque temía poder lastimar a uno de los inocentes que habían de por medio.

Entrecerró lentamente sus ojos cuando vio como los piratas parecieron decidir dejar de quedar quietos en un mismo lugar. Unas palabras lejanas de aquél que parecía ser su comandante les dieron la fuerza y el valor necesario para atacar contra ellos una vez más. Los soldados lograron hacer frente a la mayor parte, pero, cuando uno de los corcares logró saltar por encima de los magos que habían al frente, Sion no pensó dos veces antes de levantar su mano al frente, al igual que abría su libro, una ligera corriente, invisible, hizo remover las hojas y sus vestidos, mientras de sus labios escapaban unas palabras susurradas. Un círculo mágico tomó forma delante suya y aquellas que parecían ser oscuras espadas tomaron forma, oscuras como el abismo, irregulares, descomunales hasta para si mismo. No, esa no era su magia usual. Fueron disparadas hacia aquellos que habían logrado sobrepasar las guardias y se infiltraron en sus carnes, sin dejar heridas visibles.

Entonces desaparecieron, desaparecieron como polvo nunca existido. Los piratas, sin heridas externas quedaron desconcertados antes de caer lentamente hacia el suelo, como si algo en ellos igualmente hubiese existido. Algunos de los hombres de aquella mujer aprovecharon el momento para acabar con sus miserables vidas y otro suspiro más, esta vez de cansancio, escapó de los labios del peli plateado— ¿Qué me dice de usted?... —No, algo no estaba bien, algo en su mente se revolvió y solo le dio tiempo a fruncir el ceño un poco— ¿No es insensato dejar que un hombre desconocido se os acerque? —Cerró el libro y dejó su brazo caer a un lado suyo, al igual que su mano extendida hacia el frente— Sobretodo porque parece ser una persona importante para ellos —No sería tan insensato en jugar con su suerte. Llevó uno de sus plateados mechones detrás de su oreja, mechón que volvió al frente e ignoró.

Y escuchó un susurro en su mente.
Y lo ignoró.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Dom Nov 13, 2016 9:00 pm

Algo de la presentación ajena llamo su atención. No fue el nombre pronunciado,ni el apellido desconocido a sus oídos. Si no la manera en la que el mismo fue pronunciado,mencionado como si no desease serlo. Un tema al que quería no darle importancia pero que con su simple mención y la manera en la que era referido estaba haciendo que la atención recayese sobre el mismo. Astal..se encargaría de recordarlo y de investigarlo después,no por necesidad si no por simple curiosidad. Después de todo Sion tenia razón en parte,los apellidos podían o no podían hacer a la persona,y aunque no tuviese interés en el apellido del tripulante temporal de su navío si que había captado su atención la manera de referirse al mismo. Su atención,su curiosidad que seria saciada una vez todo aquello acabase y volviese a palacio.

-Es un placer conoceros Sion. Por el momento y hasta que esta operación acabe podéis llamarme Yuuko.

No era prudente presentarse con su titulo cuando los oídos enemigos estaban tan cerca.Las posibilidades  de ser reconocida eran mas que altas,después de todo era una figura publica.Pero para aquellos seres que vivían en la oscuridad,escondidos como ratas,puede que aun no supiesen a quien tenían delante. Y era mejor,lo mas prudente,que no lo supieran. Para que se confiasen en que podían acabar con los soldados aun cuando no fuesen capaces de ello,para que no la hiciesen un blanco de sus ataques. Una leve medida de seguridad que ella comprendía,y sus hombres también,por eso a los escasos oídos a los que había llegado su presentación no se extrañaron ante la misma.Ante la informalidad con el que la misma soberana de las islas se había presentado.

Pero dejando de lado las presentaciones lo cierto es que la explicación ajena,por mas corta y simple que fuese,lo cierto era que fue suficiente. Porque el mago a su lado tenia razón,no era algo nuevo. Y eso era lo que mas odiaba la mujer sobre aquella situación,que no era nueva. Que sus esfuerzos aun no eran suficientes como para poder acabar. Pero no se dejaría decaer por ello,no dejaría  que la situación la derrotase,ni la llevase a un estado de frustraccion que nublase su juicio. Su esfuerzo,su determinación no caerían tan fácilmente por otro saqueo de aquellos seres que no merecían ser llamados humanos.

-Por desgracia no es nada nuevo no... pero al menos hemos llegado a tiempo.

A tiempo para salvar algunas vidas,pues no podía dar por echo que habían llegado a tiempo para salvar a todos los civiles.No,eso debería de evaluarse una vez acabase la batalla.El sonido de la misma alcanzaba sus oídos,llenando el ambiente como un sonido de fondo. La magia ante sus ojos,tan familiar, entremezclándose con los gritos propios de aquellos enemigos que caían y la mujer esperaba que nunca mas se levantasen. Pues no merecían hacerlo.

Frunció el ceño,algo decepcionada al ver como los piratas con fuerzas renovadas se lanzaban al ataque.No fue su violencia,su deseo de acabar con aquello frente a ellos, lo que le molesto,si no la estupidez mostrada por su enemigo. Eran inferiores en numero y en fuerza,solo eran capaces de atacar cuerpo a cuerpo mientras que el ejercito al que se enfrentaban tenían combatientes tanto de cercana como de media distancia. No era valentía lo que los movía,si no la estupidez mas pura. Aun así habían atacados todos juntos contra el mismo punto,haciendo que la primera linea no pudiese con todos y los escasos piratas que habían conseguido sobrepasarla pasaron por sobre los magos. La mujer suspiro, un tanto decepcionada al saber que lo que les causaba tantos problemas tenia la capacidad intelectual de una ameba,pues por mas que hubiese dejado atrás a los soldados una segunda linea de magos lo esperaba,para acabar con el.

Ella misma tomo su libro,dispuesta a acabar con el hombre de tendencias suicidas. Mas sus acciones fueron interrumpidas cuando por el rabillo del ojo observo como su ahora "invitado" sacaba su propio tomo para encargarse el del pirata. Lo dejo hacer,sin interrumpirlo, curiosa por conocer el tipo de magia que el otro seria capaz de manejar. No le sorprendió que la forma en la que su poder era conjurado fuese diferente al propio,acostumbrada como estaba desde su mas tierna infancia a estar rodeada de magos y magia el saber que cada quien tenia un modo distinto de manifestar su poder era una verdad conocida hacia tiempo. Sin embargo si le pareció curioso los giros del destino. El echo de que manejasen el mismo poder cuando la magia oscura no era tan común como los demás tipos de magia.

Sonrió complacida al ver a los hombres caer,al ver a sus soldados robandoles su ultimo aliento.

Desvió la mirada hacia Sion,antes de soltar una suave risa ante las palabras ajenas,una suave risa seguida de suaves palabras

-Precisamente porque soy importante para ellos me lo puedo permitir.Porque se que si tuvieses malas intenciones contra mi persona te detendrían de forma inmediata... Ademas,no me subestimes,ni a mi ni a mi capacidad de observación. Por los acontecimientos,por tu aspecto,por tus actos,se que no eres mas que una pobre victima envuelta en todo esto. Y aunque no lo fueras,eres un mago, nuestro poder requiere tiempo... no mucho pero el suficiente como para saber si me atacas y poder evitarlo... Hay algo mas tras mis acciones aparte de lo que tus ojos captan,así que no hay necesidad de preocuparse por mi... No soy tan imprudente como te ha podido llegar a parecer.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Miér Dic 28, 2016 7:24 pm

Habían varios aspectos en ella que, al igual que a ella le había llamado la atención su comportamiento, la misma reacción había surgido en él. La miró, con aquella típica sonrisa quizás algo demasiado seguro de si mismo, pero fácilmente interpretado a nada más que simple positivismo.  ¿Por el momento y hasta el final? Eso le daba claros indicios de que, aquella bella mujer no era solo una más de aquella tripulación. Motivo era también ese por el cual las guardias lo miraron al inicio con cierto recelo, como si se hubiese acercado a una persona a la que, inicialmente no habría tenido el permiso para hacerlo. Pero lo hecho hecho estaba y, para alguien que había estado viviendo tanto en la pobreza como la nobleza, era fácil el percatarse de que probablemente la mujer fuese la autoridad con más mando dentro del barco y quizás, de su propio territorio también.

Lo habéis hecho, habéis llegado a tiempo para impedir que algo aún peor sucediese —Y hablaba con razón. Quién sabía lo que su oscuro lado sería capaz de hacer una vez que pudiera tomar las riendas de su conciencia. Había logrado mantenerse a raya, había logrado usar su magia oscura y aún no sucumbir a la misma, pero bien sabía que no tendría eternamente fuerzas para ello. Por ese simple hecho y que aquellos magos hubiesen aparecido en el mejor de los momentos era por lo que podía estar más tranquilo, porque la sobrevivencia de aquellos ciudadanos ya no recaía completamente en él, porque, de alguna u otra forma ahora tenía 'compañeros' aunque fuesen solo por unos escasos momentos, unos contados segundos. Inspiró hondo una vez que el hechizo fue efectuado y cerró su libro con la suficiente fuerza como para que su resonar fuese escuchado.

En aquél preciso instante su mente estaba en calma, aquella oscuridad se había mantenido callada desde el preciso instante en que había decidido ignorarla y, a pesar de que en algún momento del pasado estuvo feliz por ello, ya sabía que sería solo para volver de un momento a otro, mucho más fuerte que nunca. Esperando el momento oportuno para escapar de su magia, herir su mente y quedarse con el control total. ¿Qué era? Nada más que pura energía oscura, nada más que una maldición, de algo que no debería poseer conciencia propia y quizás siquiera la tenía. Quizás fuese él, Sion Astal, su propia mente a crear una existencia en el interior de su mente. Quizás había perdido la cordura hacía mucho, mucho tiempo y él siquiera se había dado cuenta aún de ello. Quizás estuviese loco, quizás no fuese más que un sueño demasiado vivido. Solo supo que para él era real y que, debía encontrar pronto la forma para deshacerse de aquél sentimiento.

La voz de la reina por ejemplo, fue motivo más que suficiente como para dejar de lado sus propias conjeturas, apoyar una mano en su cintura y desviar su atención en la mujer mientras su tomo oscuro seguía sujeto de su mano, inerte a un lado de su cuerpo. Esbozó una sonrisa, esta vez lejos de fingida, causada por una auténtica y grata sorpresa. Así que su seguridad estaba a tal nivel en que podía afirmar aquello totalmente convencida. Tan segura estaba que, probablemente le ganaría a él mismo incluso. Ensanchó ligeramente más su sonrisa y bajó su mano, caminando en dirección a la monarca sin el menor temor, sin inmutarse en lo más mínimo— Me gusta tu actitud, Yuuko. ¿No pensaste ni un segundo en que podría tener una daga escondida entre mis ropas? Que aprovecharía un momento de nerviosismo para acercarme a ti —Y efectivamente lo estaba haciendo, solo que, nada señalaba a que planease usar algún arma en su contra.

En cambio se posó detrás de la mujer, justo a tiempo para parar a uno de los piratas que de la nada había aparecido de detrás de alguna pared, cargado con daga en mano y empapado. ¿Acaso había aprovechado de la confusión para tirarse al agua y salir por la retroguardia del barco? Tan sensato y cuidadoso había sido en que había logrado escapar de las guardias que habían y se dirigía hacia la comandante de todo con absoluto sigilo. ¿Lo habría notado? No lo dudaba, más prefirió actuar como un caballero debería de hacerlo, interponerse y sacar a la dama de los aprietos, aún cuando probablemente ella fuese mucho más poderosa que él. Le arrebató la daga y, formando una clave con su brazo, le empujó con fuerza hacia el frente, hacia los demás soldados— Pero tiene razón, no tengo motivos para intentar tal cosa. Aunque, ser algo precavida nunca está mal —Levantó una de sus manos llevando hacia atrás uno de sus plateados mechones de cabello que al rato volvió a caer al frente, más en aquella ocasión simplemente dejó pasar. Por otro lado, prefirió no volver a usar su tomo oscuro, ya demasiado cansado para ello, falto total de equilibrio interior, una frágil presa para su propio poder.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Miér Ene 11, 2017 8:36 pm

Soltó un resoplido,una mezcla entre una risa y un suspiro que intentaban escapar de sus labios al mismo tiempo.

-Sacar una daga también requiere de tiempo.Y por eso mismo también se pueden detener. Un hechizo requiere de tiempo de ser conjurado,un arma requiere de tiempo para ser sacada o desenvainada.Hay diferencia entre los tiempos,pero una muy leve.


Ademas ella nunca se ponía nerviosa. Recordaba los sentimientos de inquietud,la irritación,y el ansia. Pero no el nerviosismo,el bajar su guardia o el verse sobrepasada por algo.Guardar la calma era importante, sobretodo en esas situaciones donde tanto la vida propia como la ajena podía ser arrebatada en cualquier instante. El perder la calma hacia mermar las capacidades de uno y el peligro al que se exponían aumentaba. Por eso no podía permitírselo,por eso era un sentimiento que nunca se había permitido. Mucho menos siendo quien era, su labor no era dar ordenes y hacer uso de aquellos bajo suyo. tenia que ser ejemplo e inspiración. Si el líder estaba nervioso aquellos que lo rodeaban lo estaría.

Así que no. Sion no podría hacer uso del nerviosismo de nadie.Por ello todo aquello causaba cierta gracia a la soberana,.Un leve sentimiento de exasperación al ver como subestimaban a los suyos,aunque fuese sin intenciones.

Vio por el rabillo del ojo como alguien se le acercaba,consciente en todos los momentos de su entorno,pues parte de su educación había consistido en ser precavida con aquello que se acercase por sorpresa ante ella. Después de todo los miembros de la nobleza hicieran lo que hicieran siempre eran blancos, y ante esa situación les habían preparado.

Por ello lo vio venir,por ello sus dedos tamborileaban sobre la cubierta de su tomo,esperando que su atacante se acercase,que fuese el quien fuese tomado por sorpresa tanto por ella como por sus hombres. Pero no iba a ocurrir,pues fue su invitado quien se acerco al pirata surgido de la nada y lo detuvo a el ,a su arma a sus intenciones.

La mujer se giro encarando a ambos y le sonrió con cierta ternura y amabilidad a Sion. Extraño,le agradaba. Era una mezcla de buenos modales y caballerosidad, un intento de que sus palabras tornasen o bien en juegos mentales o en conversaciones mas profundas de lo que a simple vista parecían. Y aun así estaba atento a todo lo que le rodeaba,no solo a lo que frente a el se mostraba. Gestos,cualidades que le agradaban,que algunas de ellas la monarca las poseía en alta estima.

-Hoy en día toda precaución es poca... pero recuerda que no todos los seres se mueven sin motivos... Recuerdalo,porque me agradas...

Se giro observando los barcos frente a ella.El civil atacado,los barcos piratas, sus hombres haciéndose cargo perfectamente de la situación con las instrucciones dadas. Habia aprendido con los años un par de cosas. Los piratas eran orgullosos,y avariciosos.Por eso muchas tripulaciones se formaban por un único barco.El orgullo los llevaba a actuar solo,la avaricia a que cuantos menos tripulante mas botín. Pero era esa misma avaricia la que en ocasiones creaba alianzas o la unión de varias tripulaciones. Mas barcos,mas fuerzas,mas capacidad de robar... En este caso había dos barcos. Lo que hacia mas probables que hubiese un tercero.

-Gracias por ayudarme Sion... lo tendré en cuenta cuando esto acabe...

Volvió a centrar su atención en su navío,en el pirata que había sido atrapado por sus hombres y retenido por tres de los mismos,porque toda precaución era poca.Porque esperaban ordenes de la mujer.Y la mujer lo que mas deseaba en esos instantes era que simplemente acabasen con su vida. Rápido pues no merecía piedad,no era digno de que se perdiese el tiempo con el alargando su muerte en una lenta agonía,por mas que si mereciese el dolor. Pero no... era su deseo pero no lo mas sensato,ni lo mas inteligente cuando la única información obtenida del enemigo era la que sus ojos podían apreciar en aquella batalla.

Señalo al suelo y los soldados no tardaron en tumbar al hombre con fuerza y brusquedad. Boca abajo.Uno de los soldados se sentó en su espalda para que no se levantase,los otros dos estiraron sus brazos y piernas respectivamente .Agarraron sus muñecas y tobillos para que los mismos quedasen "anclados" al suelo.

-Espero ,mi estimado invitado ,que esto no te resulte desagradable... porque es un mal necesario...

La mujer se acerco al pirata que con el odio plasmado en su rostro y cada una de sus expresiones faciales había estado insultando a los soldados y las familias de los mimos.Soltando palabras desagradables y malsonantes,amenazando sus integridades físicas y clamando venganza,tanto como si fuese de su parte como si fuese tomada por sus compañeros piratas. La reina se acerco y con toda la fuerza que pudo clavo el tacón de aguja de sus zapatos en el dorso de la mano ajena,interrumpiendo los improperios ,haciendo que soltase el aire junto con un grito ahogado de dolor. Y la mujer sonrió mas, con inocencia.

- Vas a decirme cuanto hombres sois,cuantos barcos,y cuales son vuestras intenciones. No te preocupes... no es traicionar a tus compañeros si a todos os espera el mismo destino...

Levanto el pie de nuevo y volvió a clavarlo,solo que esta vez hizo presión sobre el cuerpo ajeno tras el pisotón. Un nuevo grito,la expresión de odio siendo suplantada por la de dolor.El labio inferior siendo mordido hasta el punto de sangrar para no dejar escapar otro sonido que dejase entre ver que la mujer había conseguido lo que pretendía. Causarle dolor.

-Quieras o no me lo vas a decir...

Afirmo la monarca segura de ello

-La única diferencia es que cuanto antes lo hagas,menos sufrirás... Esta en tus manos...
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Mar Mar 07, 2017 5:47 pm

Era una extraña sensación aquella... Su cabeza había empezado a doler paulatinamente. Al principio quizás siquiera se había dado cuenta, ya sea por el golpe que le habían propinado como por el mareo propio del hecho de usar su magia. Pero, ahora que prestaba atención, cierto era que su cabeza dolía, seguramente por ambos motivos mezclados en una explosiva combinación. Pero por el momento no era más que un dolor de cabeza, perfectamente seguía capaz de simplemente ignorarlo y fijarse más en la mujer que tenía al frente, pues era digna de su atención. Era extraña, misteriosa sin lugar a duda, sus palabras y acciones eran curiosas y, un ser curioso como Sion, casi ingenuo a su manera, no podía más que sentir curiosidad por ella, por quién era, por qué estaba haciendo allí y por si sus palabras se respaldaban en años de experiencia, o si solo pensaba de aquella forma y transformaba sus creencias en realidades así. Se preguntó si lograría descubrirlo antes de que su cabeza explotase y sonrió de lado.

A pesar de todo parpadeó ante la petición de recordar aquello... ¿"No todos los seres se mueven sin motivo"? Rió con suavidad y, apoyando una de sus manos en su propia cintura en una actuación desenfadada volvió su atención a la monarca desconocida— Eso sonó extraño. Pero usted también me agrada, es una persona totalmente interesante me atrevería a decir. Lástima que nos hayamos conocido en medio de semejante desastre y no tomando una taza de té —Él los seguía odiando, las estúpidas guerras, los incautos piratas de los mares que no hacían más que esperar el momento perfecto para atracar barcos y usar fuerza bruta para conseguir lo que deseasen, a costa del malestar de buena gente. La observó voltearse— No lo agradezca, me alegra poder ser de utilidad —Sí, a pesar de que su cabeza seguía retumbando cada vez con más fuerza.

Se atrevió a relajarse un poco, a dejar caer su brazo hacia un lado y entreabrir sus labios para que un silencioso suspiro escapase de ellos. Seguidamente avanzó unos pasos, intentando que pareciesen lo más firmes posibles y fijó su mirada en el pirata en el suelo, en la bella mujer torturándole en la forma en que muchos hombres preferirían ser torturados y, a pesar de que la escena era hasta cierto punto desgarradora, pues se imaginaba que aquello debía de doler horrores, su rostro no se inmutó, siguió calmado, una expresión que no dejaba mucho a la imaginación lo que podría estar detrás. Pues igual que estar de acuerdo podía no estarlo, o quizás siquiera en la escena estuviese prestando su atención. La verdad era que estaba prestando atención, al interrogatorio y a la vez a los piratas que aún intentaban moverse en el barco atracado.

Pero se desconectó eventualmente en algún momento— Veo que sois buena en los interrogatorios... Os dejo el placer... parece ser que tiene una cuenta en suspenso con ellos —Habló finalmente, retrocediendo unos pocos pasos, aún permaneciendo parcialmente cercano a la mujer de oscuro cabello e, intentando ignorar a los magos que parecían estar siguiendo sus órdenes y se movían a un lado y otro, se dejó caer hacia atrás, hasta caer sentado en la oscura madera del barco. Soltó un pesado suspiro y apoyó su antebrazo en su rodilla. Entrecerró sus ojos y procuró intentar relajarse, aunque solo para poder calmar un poco la tormenta de su mente, aquella persistente pero tentadora voz que retumbaba en sus nervios, como un desagradable pero tentador veneno.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Sáb Abr 08, 2017 10:24 am

La mujer no sabría decir realmente si era buena o no en los interrogatorios. Pero le gustaban en cierta manera. Siempre le había gustado hablar,mantener conversaciones e intentar sacar información de ellas ya fuese mediante preguntas directas o mediante los gestos y actos sutiles que su interlocutor le mostraba,otorgándole información sobre si mismo. Le gustaba, lo disfrutaba. No siempre era productivo, ni tampoco la información y los datos obtenidos resultaban siempre útiles. Pero disfrutaba del proceso. Mas en esos instantes no lo hacia.El emplear la violencia,métodos crueles para sonsacar información, le resultaban del todo desagradables.

Era un líder,una monarca, no podía ser cruel. Si su carácter lo era,si ella lo era, dejaría que poco a poco esa crueldad envenenase su mandato,sus ordenes.Hasta llegar a su pueblo y afectar al mismo. Pero al mismo tiempo sabia que debía luchar,porque la crueldad y la batalla podían ser conceptos independientes. Al igual que sabia que por el bien de sus islas debía de hacer cosas que odiase,que no le agradasen como individuo que era,mas que eran necesarias.

Sabia que a ese hombre,en aquellas circunstancias y con tan poco tiempo , no le sonsacaría nada con simples palabras y preguntas. Que debía presionar para ellas, causar dolor para provocarlas. Odiaba a los piratas por todo lo que habían echo y lo que harían, era un odio compartido con gran parte del país, y sabia que todo el mal que se les hiciese lo merecían. Que debían de pagar por todo el daño causado. Y aun así mientras la mujer presionaba la mano ajena con su propio pie,con el tacón de los zapatos que calzaba, no había ordenado hacerle mas daño. Lo tenia atado, lo estaba hiriendo con su calzado, pero no había ordenado que lo golpeasen.Que le cortasen la piel poco a poco,que comenzase a desangrarse para motivarlo a hablar o que la magia impactase contra el y lo marcase. Podía hacerle mucho mas daño del que estaba haciendo. Y aun así no lo hacia porque no lo disfrutaría, se alegraría con la muerte ajena mas no disfrutaría de su tortura.

Y aun así el individuo se negaba a hablar ,intercambiando insultos y amenazas con resoplidos y pequeños gritos de dolor. La mujer soltó un suspiro y elevo de nuevo el pie,para bajarlo de forma inmediata y pisar una vez mas el dorso de la mano ajena, con mas fuerza que las anteriores veces.Y concorde a ello el grito de dolor fue mucho mayor que en las anteriores ocasiones ,casi silenciando el crujido provocado por algún hueso de la mano ajena que la mujer había roto. La reina tuvo a consideración suficiente como para retirar su pie de la mano ajena y dejar que la respiración del pirata se normalizase un poco antes de dejar que su voz se escuchase.

-Como vuestras intenciones ya las conozco y como dudo que alguien como tu sepa contar o le importe cuantos hombres sois hagamoslo todo mas fácil. Solo tendrás que decirme cuantos barcos sois...a no ser que quieras que te rompa la otra mano...

Movió su pie y lo dejo sobre el dorso de la mano que aun no había maltratado,apoyándolo con suavidad sobre el mismo para hacer mas clara su advertencia. Pero no recibió mas que un insulto a la persona así que con rapidez lo volvió a mover y piso la mano rota una vez mas,dejándose escuchar esta vez otro grito de dolor junto con la respuesta deseada. Un dos. Perfecto,no tenían que preocuparse de refuerzos.

La mujer retido su mano y se alejo un par de pasos.

-Suficiente. Ya no me sirve. Sabéis que hacer. Apartarlo de mi vista.

Sus hombres respondieron levantando al pirata entre los tres y llevándoselo de la vista de la monarca. Seguramente le cortarían el cuello en alguna de las barandillas libres y lanzarían su cuerpo por la cubierta. La pena por la pìrateria era la muerte y no podían permitirse llevar presos a tantos piratas para darles una ejecución elegante, tampoco la merecerían. Ademas los navíos estaban siendo usados para evacuar los civiles atacados y no seria justo para ellos compartir espacio con aquellos que les habían atacado,ni viajarían cómodos. Una muerte rápida y su cuerpo siendo devorado por el mar que les servia de hogar era mas de lo que esos seres merecían.

La mujer apenas tuvo tiempo de hacer o decir nada mas cuando otro hombre se le acerco,un soldado con un tomo de fuego en mano,explicando que si bien la batalla en el navío civil continuaba todos los civiles habían sido ya evacuados.

-De momento que permanezcan en ese navío,que atraigan a los piratas a el mismo. Tenemos que abordar los barcos piratas para ver si han tomado civiles. Que atraigan a los piratas en el navío civil y acaben con ellos allí,con eso deberíamos reducir el numero de piratas hasta hacer que sea medianamente seguro abordar sus propios barcos. Quizás...

Si bien las ordenes eran medianamente buenas para la monarca,razonables,le faltaba aun algo de información. Datos para acabar con todo eso mas rápido,de manera mas eficiente.

-Nada. Da las ordenes,si hay algún cambio os lo notifico.

Necesitaba mas datos,pero mientra los obtenía no había tiempo que perder.Su soldado se fue ,con intenciones de dar sus ordenes con rapidez,y la reina se giro y se acerco a su inesperado invitado ,el cual se había alejado y permanecido al margen desde que la mujer había comenzado a hacerse cargo del pirata. Se había sentado en el suelo y entrecerrado sus ojos,parecía cansado

-Estas bien? Necesitas asistencia medica? De todas formas necesito que me digas algo... Sabes si algún civil fue tomado como rehén y llevado al barco de los piratas? Si han robado algo de vuestro navío y se lo han llevado al suyo? O si había algo de valor en vuestro barco?


Necesitaba información y la manera mas sencilla era preguntar a aquellos que habían sido atacados,después de todo esa información los piratas no la soltarían tan felizmente. Podía preguntar a cualquier civil de los que habían sido evacuados,pro necesitaban ser tranquilizados y curados,tratados con amabilidad y bajar su histeria no aumentar la misma con interrogatorios.Con Sion parecía mas fácil, porque había salido por su propio pie,porque había demostrado la fuerza para sobrepasar esa situación y porque en esos momentos era el mas cercano a ella y ya habían intercambiado frases y palabras,lo cual ayudaba.

Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Dom Abr 16, 2017 7:00 pm

Levantó una mano y la pasó por su cabello, ajeno a lo que estaba sucediendo poco más allá de donde él estaba, pero consciente de que, con todos aquellos soldados y con aquella mujer allí, no había de que preocuparse. Quizás algún pirata le habría podido atacar por la espalda, aprovecharse de un momento de despiste de su parte y asesinarle, pero, nuevamente confió con que no los dejarían acercar, que todo ya estaba bajo control. Sí... Su mente pero no lo estaba, la sentía, la magia oscura, cosquillear su cuerpo, apoderándose de su mente, lastimando su alma, quemándole por dentro y lo peor era que no podía controlarlo, que era más fuerte que él, que era débil, terriblemente débil, ante sus susurros, su promesa de poder.

Pero estaba bien, él podría sobrellevarlo, lo podría hacer, lo podría controlar, dominar, como al fin y al cabo lo había logrado también para llegar hasta allí, lejos de su ciudad natal, de su pasado, de su padre muerto y de sus errores. Pero también estaba asustado. Oh, sí lo estaba. Detrás de aquella sonrisa, de aquella falsa fuerza que demostraba, detrás de su calma, más atrás aún, detrás de su incertidumbre estaba el terror, el terror de no lograr dominarlo, de dejarse controlar, de perder su humanidad, de volverse un enemigo para todos sus amigos. Temor a no poder proteger, a perderlo todo. Al fin y al cabo era humano, a pesar de todo era un simple humano y con eso, todo lo perteneciente a uno lo llevaba consigo, a pesar de todo. Pero, en algún momento de su interno reprocho, la voz se calmó, al igual que la pequeña tormenta que había empezado a crecer, a formarse un peligroso tornado que acabó muriendo, por el momento.

Seguía siendo igual de aterrador, era como un mar en calma, tan calmo que incluso los peces intentarían no nadar en él, porque tanta calma era un mal presagio, porque daba mala espina. Su atención volvió al presente solo cuando el pirata, entre maldiciones era llevado por soldados hacia algún lugar desconocido, ingenuo de él se preguntó que pasaría con él, ajeno por completo de la oscura verdad y, a pesar de que estuvo dispuesto a levantarse y comprobarlo, la hermosa mujer de pálida piel y cabello oscuro se plantó ante él, hablándole. Guardó silencio unos instantes, solo observándola. Al final se levantó del suelo, con cuidado, notando como a su alrededor todo parecía estar dando vueltas por unos segundos. Llevó la mano hacia la parte trasera de su cuello y miró de nuevo a la monarca en cuanto el paisaje se dignó a estar quieto.

No estoy seguro... Fui noqueado, no sé qué sucedió durante los momentos en que estuve ausente, lo siento —Debía admitir que eso era vergonzoso y todo porque había dudado a la hora de usar su magia— Pero no parecía el caso, aún estaban buscando rehenes cuando volví a despertar —Intentó hacer memoria— Habían tomado a las mujeres y a los niños —Parecían más interesados en los dos primeros que en los hombres— Pero será fácil de saber. Durante todo el trayecto hasta aquí, habían 35 pasajeros, entre mujeres, hombres, niños y ancianos... ¿Lograron rescatarlos a todos ellos? —Apoyando una mano en su cintura, desvió hacia el mar su atención, haciendo memoria— Tampoco habían objetos demasiado valiosos como para que los robaran, así que dudo que sea el caso... —Frunció ligeramente el entrecejo y bajó su mano, retrocediendo unos pasos hasta apoyarse en el mástil, cruzándose de brazos.

Lo siento, estoy bien. Solo necesito descansar un momento —El golpe recibido anterior, junto al exceso de uso de su magia, en aquél momento le estaban causando problemas. Permaneció callado otros breves segundos antes de entreabrir sus labios, dispuesto nuevamente a hablar— Usted... ¿Quién es? Me atrevería a confirmar que no una cualquier persona... No después de haber visto todo esto... —Señaló hacia los soldados, moviéndose a un lado y otro. Su atención pasó seguidamente a la nave que había estado usando él y todos los demás inocentes que de golpe habían sido atacados, esperando que todos ellos estuviesen bien. Y, empujado por esa misma duda se movió hacia la barandilla de madera del barco, apoyando ambas manos en ella para ver hacia el frente, con atención y cierta seriedad— Dígame ¿Están todos bien? —De alguna forma, se sentía culpable por no haberlos protegido como era debido, por no haber estado allí cuando le necesitaron más.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Mar Abr 18, 2017 4:10 pm

Vio como su invitado se levantaba del suelo,con cierta dificultad en sus movimientos.Realmente con resolver sus dudas hubiese sido suficiente,no había necesidad de que el otro se molestase en ponerse en pie. Y se lo iba a notificar,mas no lo hizo cuando la voz de Sion comenzó a oírse. Con intenciones de resolver las dudas de la monarca. Disculpándose por no haber sido totalmente consciente de la situación por algunos instantes.

-No hace falta que sientas nada... Con lo que sabes es suficiente...

Y realmente no necesitaba disculparse,pues si bien la información no había sido tan precisa como a la mujer le hubiese gustado ni era la que esperaba.si que era suficiente. Sabían el numero de civiles a bordo,podrían saber si habían rescatado a todos contando a los que ya habían salvado. Y si el barco no tenia nada de valor en el podían relajarse y tomarse mas libertades, pues si el mismo se hundía o quedaba destrozado no importaría. Prefería que quedase intacto desde luego,después de todo los navíos eran un elemento sumamente importante en Durban y el dueño y el capitán del mismo se podían ver seriamente afectados por su perdida,y no solo a nivel económico. A los tripulante del mismo también les afectaría. Pero dado el caso de no poderlo mantener intacto siempre podrían arreglarlo o entregarles uno nuevo, financiado por la mujer por su demora en llegar a aquel lugar.

Se giro un momento,desviando temporalmente la atención de Sion y llamo con gestos a uno de sus hombres.Dos de ellos se acercaron dándose por aludidos por la cercanía de sus posiciones.Mejor de esa manera.

-Ordenar que se mantengan en el barco civil,que sigan con el plan tal y como estaba ,pero que no aborden los navíos piratas por el momento.  Se que acabo de dar la orden de que lo haríamos pero ahora mismos nos conviene esperar.

Esperaba que no fuese confuso para sus hombres.En las batallas era normal que el curso de la misma variase y las ordenes fueran reescritas una y otra vez,que el plan original quedase obsoleto y hubiese que improvisar. Era lo lógico,lo natural y a lo que estaban acostumbrados. Pero aun así el cambio se iba a dar a cabo en poco tiempo .Esperaba que todo estuviese bien aunque fuese de dicha manera.

-También necesito un recuento de los civiles rescatados hasta el momento. Tanto en este navío como en nuestro navío hermano. Contar a los de este barco,dar la orden de que nuestro hermano cuente a cuantos les a dado cobijo y pasarme el mensaje. Que sea esta la máxima prioridad. Quiero esa información lo antes posible.Tu ,comunica las ordenes a nuestros soldados y cuenta los civiles rescatados en este navío. Tu ,concéntrate en pasar el mensaje a nuestro navío hermano y esperar respuesta de el. Adelante!

Alzo la voz en las ultimas palabras ,al ver como iban a regalarle una reverencia antes de marchar,apurandolos para que se ahorrasen el protocolo en esos momentos y se pusieran en marcha. Dirigiéndose cada uno de ellos en una dirección,dependiendo de la orden asignada.

Saber los civiles que acababan de acoger seria fácil. Lo complicado seria mandar el mensaje al barco hermano... bueno no realmente. Tenían palomas mensajeras a bordo, siendo uno de los motivos el comunicarse con los barcos de la flota que zarpaban juntos cuando la cercanía de los mismos no era la suficiente como para comunicarse por otras vías mas rápidas. Pero requería tiempo.Preparar al animal,mandar el mensaje,que en medio de la batalla alguien se percatase de su presencia  ,obedecieran la orden y respondiesen a la misma. Si... tardaría...no demasiado pero si mas de lo que a la mujer le hubiese gustado. Pero una vez sabido si debían rescatar a algún civil de los barcos enemigos o no todo seria mas fácil. Incluso podían permitirse el hundir los barcos ajenos y acabar con los piratas restantes a mayor velocidad.

Volvió entonces a dirigirse al mago oscuro ajeno a su ejercito una vez mas. Examinándolo al mismo de arriba abajo.Solo un leve suspiro.Si realmente necesitaba descansar debería hacerlo.

-Discúlpame por dejarte desatendido por momento pero la situación lo requiere.... Y no te fuerzas. Si no puedes mantenerte en pie siéntate,si necesitas un medico pídelo. El silencio y el orgullo no te ayudaran a sentirte mejor.... Respecto a mi cargo,rango,titulo... eso es lo que te interesa verdad? Te lo diré,pero a su debido tiempo. Ahora no es el momento. Cuando todo acabe...

No era prudente revelar su identidad ante el enemigo,aunque el mismo ya pudiese ser consciente de la misma. Por precaución. Y porque había cosas mas importantes que tratar en esos instantes.Aunque la capacidad de observación y la curiosidad ajena estuvieron a punto de sacarle una sonrisa.Una que no tardo en morir incluso antes de nacer ante la duda ajena.

-De eso se trata,de que todos estén bien. Están en buenas manos,pero hasta que todo esto acabe no lo sabremos... Están todos demasiado ocupados,ya sea luchando o ayudando a tus compañeros de viaje,como para informar de su estado. Cuando la calma vuelva y la carga de trabajo allá bajado preguntare por ellos. De momento es suficiente con saber que están en manos de los sanadores. Y esperar...

Debían esperar,a una respuesta. Le dio la espalda una vez mas al hombre,sabiendo que eso no era muy cortes de su parte.Pero prefería disculparse después y mantener su vista en el barco convertido en el campo de batalla. Observar a sus hombres combatir con habilidad desde los tres navíos,algunos con el odio plasmado en su mirada y la fuerza que eso generaba en cada ataque acertado. Los piratas acudían al barco, saltando de sus lugares con intenciones de acabar con aquellos soldados que no solo habían arruinado sus planes si no también acabado con las vidas de sus camaradas.Siendo empujados por una mezcla de odia hacia los soldados de las islas de Durban, y un miedo irracional,que ante el temor de ser los siguientes les hacia saltar al ataque. Con una fuerza y desesperación dignas de admirar,pero con descuidos y aberturas por todo su ser,con las prisas que no hacían mas que perjudicarles,haciendo que la gran mayoría de ellos acabasen derrotados.

Algunos mas cautos permanecían temerosos en sus barcos,en las barandillas del mismo ,temerosos de salir de lo que consideraban terreno seguro.Mas de uno si hubiese podido hubiese dado la orden de zarpar el navío,pero estando rodeados no era una opción. En esos momentos algunos soldados provocaban a los piratas que no se atrevían a saltar y encararlos. Si habían sido lo suficientemente inteligentes como para evitar abordar el barco donde los soldados de Durban luchaban contra sus camaradas,deberían ser lo suficientemente inteligentes como para no caer en las provocaciones ajenas. Pero no,aun así algunos caían ante las palabras y gestos tan vulgares cuyo cometido era enfurecer y provocarles.

Y mientras todo aquello sucedía la mujer ya había sido informada de los civiles acogidos en su navío. Y en esos mismos momentos su atención fue captada por el soldado faltante,que casi sin aire en sus pulmones se acerco a la monarca con un trozo de papel en la mano.Terminando así la mujer de reunir la información que deseaba. 34 civiles... 35 con Sion. Estaban todos. Habian llegado tarde. Pero no lo suficiente como para que se llevasen a los civiles. Perfecto.

- Vamos a quemar los barcos de esas criaturas sin almas .Lo de siempre. Los magos de fuego que apunten a las velas y a la madera.Los de viento que eviten que el fuego se nos acerque demasiado y que aviven las llamas. Si algún pirata huye al mar quiero al resto de magos y arqueros atacándoles para acabar con ellos. Aumentar el numero de soldados en el barco civil para que acaben con los que quieran huir del fuego abordando el mismo. Que vuelvan a nuestros barcos inmediatamente después de haber acabado con todos!

Comenzó a alzar la voz cada vez mas ,para llamar la atención de los soldados que la rodeaban y las ordenes se extendiesen mas rápidos. Para que no quedase en manos de un solo hombre el comunicar las mismas.

-Cuando el fuego se extienda demasiado y sea un peligro para nuestros propios navíos nos alejaremos,queda a criterio de los capitanes el cuando movernos! Nosotros nos encargaremos de un barco y nuestro navío hermano del otro,nos repartimos el trabajo! Y no os preocupéis por el navío de los civiles! Intentaremos que salga bien parado pero no sufráis si se daña, todos los pasajeros han sido ya rescatados! Es el momento de concentrarnos en estos seres y darles el golpe de gracia. Adelante!

Un grito afirmativo sonó al unisono ,siendo exclamado por aquellos que rodeaban a la monarca y que habían dejado su labor momentáneamente para escuchar sus palabras.Antes de volver a ponerse en marcha,esta vez con ordenes nuevas y energías renovadas.

Se permitió entonces la mujer volver a girar una vez mas hacia Sion,sonriendole al mismo con cierta malicia. No estaba bien dar la victoria por sentada antes de conseguirla.El orgullo y la sobre-confianza traían graves consecuencias y lo conocía de primera mano. Pero... no era orgullo,no era dar una victoria por sentada.Era confianza en sus hombres,en sus habilidades,en su trabajo, y en sus propias ordenes.

-Supongo que ya es prudente presentarme como es debido. Mi nombre completo es Yuuko Ichihara y soy la decimotercera y actual monarca de las islas de Durban. Quedan tus dudas respondidas con ello mi querido invitado?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Sion el Miér Mayo 03, 2017 3:37 pm

Pero no abandonó la realidad. Su mente se relajó, se centró únicamente en lo que podía ver y escuchar. Hasta agradeció que en aquél momento la mujer estuviese más entretenida con lo que estaba mandando que a prestarle a él atención, no la merecía. Gracia le causó sus propios pensamientos y mientras bajaba un poco más sus hombros, relajado, cerró por un instante sus dorados ojos. Mandar a todos aquellos hombres debía ser un trabajo complicado ¿Por qué ella actuaba con tanta naturalidad? La naturalidad propia de alguien preparado durante años para ello, para elegir el mejor camino, para aceptar sus propios errores y no culpar a alguien más de ellos. Poder dirigir a las personas era una responsabilidad que no todos estaban capacitados de aguantar.

Volvió a mirar al frente. Admitiendo que había sido derrotado por ella y que, dejaría que sus hombres tomaran el control de la situación, bajo las nítidas y seguras órdenes de aquella hermosa y misteriosa mujer. Ladeó ligeramente a un costado su cabeza en cuanto volvió a prestarle atención. ¿Que no tenía que exigirse? Eso era algo fácil, la costumbre no iba a desaparecer así porque sí, de la nada, en un abrir y cerrar de ojos. Durante demasiado tiempo tuvo que luchar, que valérselas por si mismo, quizás la mujer tuviese razón, pero en ocasiones era demasiado terco como para admitirlo, en cambio cerró nuevamente sus ojos con una ligera sonrisa, despreocupada y relajada, como si nada hubiese sucedido en realidad. De todas formas ¿Qué podrían hacer los sanadores con aquél dolor de cabeza causado por su propia magia?

Agradezco su preocupación. Pero estoy bien —Pronunció, tontamente seguro de si mismo. Cuando sus dorados ojos volvieron a abrirse, fijó su atención en la monarca de ojos carmines y seguidamente al frente, allá donde frenéticos se movían las guardias de un lado a otro, aún en medio de su cometido de escuchar lo que su señora les mandaba. Internamente se preguntó si no acabarían chocando entre ellos, sería sin lugar a duda una cómica y horrible situación al mismo tiempo. Estaba exagerando, estaba siendo demasiado malo y poco prestaba atención, eso no tenía perdón. Había aceptado que ella se presentase como era debido luego, en cambio, solo había permanecido atento a lo que a su alrededor estaba sucediendo. A la lista de los pasajeros que llegó, haciéndole soltar un silencioso suspiro de alivio. Lo más importante ya había sido asegurado y aquello, le había dejado tranquilo.

Lo demás... Oh, bueno.

No podía decirse que estaba del todo de acuerdo con la última elección. ¿Quemar barcos? ¿Asesinar personas? Quizás hablaba desde la inexperiencia ¿Pero acaso no podían ser útiles todos ellos? Desconocía el motivo para empujarla hacia tal decisión, pero... Quizás él en el fondo era demasiado amable y perdonaba con facilidad... O quizás por eso mismo era que, no era para nada amable, sino todo lo contrario. De todas formas, madera quemar, muertos en aquellos mares... Todo eso sonaba demasiado desagradable para él... A ese paso... Quién sabía el tipo de cementerio submarino que era aquél, el mar bajo sus pies. Pero quizás... ¿Eso era lo más digno que les podía suceder? Morir en el mar que les había dado cobijo hasta ese momento. Como fuese, en aquél momento todo pasó a segundo plano cuando la mujer volvió a dirigirle la palabra, esta vez para presentarse... Reina de Durban... Entreabrió sus labios, casi dudando entre si demostrar su sorpresa o sonreír y, acabando por decantarse por la segunda opción sonrió de lado.

No me sorprende. Había algo en ti —Fue su simple comentario, hecho en voz baja, para que solo ella lo escuchara. Se despegó del pilar en el que estaba apoyado y realizó una ligera reverencia ante ella— Es un honor encontrarme ante Su Majestad. Sobretodo porque estaba dirigido a Durban —Quién sabe la cantidad de tiempo que habría que esperar para encontrarse formalmente con ella una vez en tierra. Ahora estaba ante suya, como si el destino estuviese jugando un rato con ellos— Su reino siempre me llamó la atención he de admitirlo y, hay ciertas cosas sobre la magia oscura... Que desearía poder descubrir... Quizás una estancia en sus tierras pueda ayudarme en eso —Y, esa era una de aquellas raras veces en las que estaba siendo totalmente sincero, sin revelar más de la cuenta, pero tampoco ocultando información preciosa. Solo quería aprender ¿Qué mejor lugar que un país de magos para eso?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Yuuko el Mar Mayo 09, 2017 4:39 pm

La mujer sonrió también, como respuesta a la sonrisa contraria. Complacida de no ver un cambio de actitud en el otro,si no de apreciar como su manera de ser parecía mantenerse fiel a pesar de haberse presentado ya la mujer.No importaba que sospechasen de que poseía cierto cargo de responsabilidad, en el momento en el que descubrían su titulo muchos eran los que se dejaban llevar por el nerviosismo,el no saber estar, que se veían sobrepasados por su presencia... y que por ello se recogían sobre si mismos,con palabras calladas y movimientos torpes, personalidades reprimidas por el miedo de las consecuencias que podría traer el ser ellos mismos. Otros por el contrario se mostraban demasiado sueltos , con la confianza suficiente como para llenar a la reina de halagos y de palabras que creían que ella quería escuchar. Intentando ganarse favores, o que su nombre fuese conocido, a través de dulces palabras cargadas de mentiras. Que alguien no cambiase su modo de ser ante su persona era refrescante, captaba el interés y el agrado de la reina mucho mas que cualquier palabra con doble intención. Y por ello no pudo evitar sonreír a medida que escuchaba las palabras de Sion. El motivo que le había llevado a ese lugar.

-Deseas descubrir cosas sobre la magia oscura... o sobre tu magia oscura?

La magia era algo muy personal,siempre lo había sido. Después de todo de todo se trataba de la manifestación del poder que uno poseía dentro de si, de sacar una parte de tu ser. Por ello a pesar de poder usar el mismo tomo la manera en la que invocar el hechizo,la forma que adoptaría el hechizo en si , podía variar totalmente dependiendo del usuario. En el caso de la magia oscuro que tanto ella como el hombre manipulaban había mas variables, fuera aparte de la personalidad y modo de ser de uno mismo. Su poder requería de un rito, de adaptar su mente y cuerpo para poder usar sus artes, y aquello en ocasiones dejaba secuelas. Era algo muy personal... y si bien la mujer había preguntado por ello no esperaba realmente una respuesta ,pues no tenia derecho a invadir la intimidad ajena de esa manera. Por ello no le dejo tiempo para responder a la pregunta que ella misma había formulado. Antes de tomar la palabra.

-No importa... espero que aunque la primera experiencia allá sido tan desagradable tu estancia en este lugar sea fructífera y encuentres lo que buscas... Puede que incluso yo pueda ofrecerte cierta ayuda, manipulamos el mismo tipo de poder... puede que tenga respuestas que buscas o que sepa quien puede dártelas. Pero eso...

El navío comenzó a moverse bajo sus pies, un movimiento que si bien no le afectaba por los años que llevaba navegando,sintiendo la mujer que aun estaba en tierra firme, precisamente por ese tiempo que llevaba sobre el mar noto que se movían.

-... tendrá que esperar...

La mujer giro la vista para ver que el fuego estaba consumiendo los barcos de los piratas, aun no por completo pero si en buena parte. No tardaría mucho mas en expandirse por completo,en convertirlo todo en cenizas y hundirse en las profundidades del mar. Pero no hacia falta que se quedase junto a los navíos para verlo, comenzaban a alejarse pues era mas seguro para ellos. Los verían hundirse si,pero desde la distancia... la lejanía... La mujer frunció el ceño al ver como por mas cuidado que hubiese podido tener el barco de los civiles también comenzaba a ser  tocado por las llamas. Si hubiese estado solo podría ser salvado,mas la cercanía con los navíos de los piratas ya en llamas,cercanía usada para abordarles, no lo permitía. Le hubiese gustado poder salvarlo, pues sentía que si perdían el barco era una victoria para los piratas,por mas que los responsables ya no estuvieran... pero era consciente de que las cosas no siempre salen como uno desea. De que debía dar las gracias por haber podido salvar a todos.

Uno de sus hombres se acerco a ella para informarle de que no había sido posible salvar el navío. La mujer lo sabia,lo veía con sus propios ojos y estuvo tentada a cortarle mas le dejo hablar. Después de todo estaba haciendo bien su trabajo y no seria bueno despreciar el mismo.

-Volvemos a casa. Intentar tratar a los heridos en el barco , empezando por los mas grabes. Si no hay tiempo o recursos mantenerlos estables hasta llegar a puerto. Les daremos alojamiento mientras se recuperen. Localizar al capitán del navío , cuando este mejor necesito hablar con el en persona. Pero eso podrá esperar a tierra...

Tendrian que compensarle por la perdida del barco...

Volvio a girarse a Sion.

-Tu... si lo deseas puedes acompañarme a palacio. Te ayudare a encontrar las respuestas allí. Si no te alojaremos con tus compañeros en el puerto hasta que todo se estabilice. La decisión es tuya...Pero no tienes que tomarla ahora... Por el momento... descansemos y volvamos a casa...
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema de Ascuas
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Eliwood el Mar Mayo 09, 2017 10:07 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Yuuko ha gastado un uso de su tomo de Ruina.
Sion ha gastado un uso de su tomo de Ruina.

Ambos obtienen +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3247


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Flashback/Entrenamiento} Un rayo de luz en la oscuridad {Priv. Yuuko}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.