Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Narrador el Lun Jul 03, 2017 7:31 pm

Las curaciones y el apoyo dado son eficaces y la mayoría de supervivientes enfrentando a los emergidos están en óptimo estado, numerosos contra sólo 2 emergidos restantes en la zona. Con el impulso dado por su compañero, el aliento que exhala la manakete es abundante e intenso. La armadura del acorazado enemigo sirve más para entorpecer cualquier intento de evasión que para defenderlo, matándolo dentro de las placas de metal. El cuerpo cae pesadamente casi sin moverse del sitio.

A su vez, la daga lanzada por el bailarín también alcanza su blanco, encontrando el punto justo entreas las uniones de placas de armadura para incrustarse y dañarlo.



El último de los emergidos todavía intenta dañar a uno de los caballeros de Jehanna, consiguiendo clavar su hacha con fuerza contra un brazo del mismo, haciéndolo crujir sonoramente, pero el caballero ve lo que se avecina y se sostiene en su lugar. Su compañero jehan se aproxima, atacando al general, y al dar él el golpe de gracia con su mano sana, clavando la lanza de lleno contra el rostro y a través de la cabeza del enemigo, dan muerte a ese último.



No hay más emergidos en la zona.

Viendo a su alrededor los caballeros confirman que el combate ha finalizado. Uno de ellos, bajando de su montura, se acerca al clérigo para pedirle una última curación antes de partir. - Disculpe. Me haría un gran favor, la medicina no nos sale tan cara pero... ahora mismo lo que nos queda va a estar valiendo mucho. - Explica, gesticulando a su alrededor, a todos los carromatos rotos y los bienes arruinados. Al menos, todos los sobrevivientes de la situación parecen ser justo los jehanes y jugdralitas, con la gran mayoría de cuerpos muertos siendo sólo de gente de Begnion, notorio por la ropa que visten. - Se ve que no venían por nosotros. Era todo Begnion. Pero tuvimos que pagar todos igual... de este desastre no nos vamos a poder llevar ni cargar nada, pero si ustedes encuentran por aquí algo que les sirva, quédenselo. Nosotros nos vamos ya, antes de que la suerte nos trate peor. - Dice. Su compañero se despide también del grupo con un simplón gesto de la mano y un guiño al bailarín que tan atento fue con ellos.

MODO MAPA FINALIZADO

[El tema aún puede ser utilizado para terminar de rolear, abrir cofres, repartir items, etc. La misión se considera ya lograda.
FÉ DE ERRATAS: en el desarrollo de la misión hubo un error en el nivel enemigo. Una misión de este nivel debía tener sólo enemigos nivel bronce, sin embargo hubo 2 nivel acero por confusión de Narrador respecto al nuevo sistema de Modo Mapa y misiones. Por ende, la misión cerrara como el nivel que fue, con el aumento de recompensas que corresponde.]
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2255


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Judal el Sáb Ago 05, 2017 1:31 pm

Indignado de la respuesta que había tenido del lagarto sobredesarrollado se cruzó de brazos enojado  y se acercó a paso más tranquilo hacia Suzu, no había enemigos cerca ahora que el caballero se había encargado del espadachín así que consideraba ya libre de responsabilidad. Desde la proximidad con su interés pudo observar como el gran lagarto se precipitaba contra los enemigos sin darles oportunidad. Con la respiración agitada, su ropa arruinada no solo por lo rotosa que había quedado si no por las manchas de sangre metió con cuidado su mano delgada en el interior de la mano del bailarín de mayor contextura buscando entrelazar sus dedos con los ajenos - ¿Puedes creerlo? Esa serpiente alada gritarme de esa forma cuando encima me rebajo a bailarle a un sub-humano. Es increíble, después se quejan que no son tratos como personas, claramente no lo son, ni siquiera el mínimo de educación. - dijo con resentimiento apoyándose más contra el pelivioleta - ¡Y me dice que es mi culpa! ¡¡Nadie la invitó a venir y ella con su tonta caja  se puso a seguirnos!! ¡Mi culpa... Pff! ¡Ingrata! - casi que escupía sus palabras con el veneno que soltaba. Sonrió de todas maneras y terminó por apoyar su mejilla en el hombro ajeno, aún caliente por el movimiento - Me alegra tanto que estés bien y sano... Extrañaba ver tu baile que lo disfruté incluso en el campo de batalla. - terminó por abrazar el fornido brazo del varón quedándose allí por el momento.

Con el último emergido caído fue un alivio el final, casi sin festejo por la cantidad de caídos, se mantuvo en el brazo ajeno incluso cuando el caballero le guiñó el ojo y regresó el saludo con una sonrisa coqueta. Atento a lo que habían dicho miró el entorno y vio el carromato caído no muy lejos, lamentablemente su dueño había perecido y su cuerpo descansaba no muy lejos. Tanteó en el costado de su pantalón y sacó una llave que había comprado hacía mucho tiempo en un bazar, no le había salido demasiado dinero y le habían dicho que abría cualquier clase de cerradura. Era buen momento para probarlo. Jaló un poco del brazo ajeno para mostrarle la llave - Suzy~ dejemos al clérigo y su novia reptil para ir por algo interesante. Quiero probar esto y puede que haya un cambio de ropa que me quede mejor para no estar como un pordiosero. Eran mercaderes de Begnion, seguro tienen algo que me pueda servir. - y sin esperar mucha respuesta ya le jaló para ir hacia el cofre.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vunerary [1]
Dagas de bronce [2]
Llave de cofre [1]
.
.
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Suzuki Uzume el Mar Ago 08, 2017 4:12 pm

Se había estremecido ante los gritos draconianos, demasiado fuertes para sus delicados oídos. No debería reírse de las amenazas a su compañero, pero vaya que era ridículo todo aquel asunto. Habían empezado y terminado con mal pie. ¿Debería defender a Judal? lo consideraría si el dancer no se hiciera enemigos cada que abriera la boca. Bastante tenía con los emergidos y aquello había sido un pésimo comienzo de su regreso a casa. ¿Dónde estaba su vida tranquila?

Tal vez tolerar la indiferencia de su alteza hubiera sido más conveniente que volver a este nido de problemas.

Por fortuna podían darse un respiro una vez que el último enemigo cayó. ¡Finalmente!. Suzu sacudió un poco sus ropas pero se concentró en observar sus alrededores y mantener también un ojo sobre Judal, no fuera que algún emergido perdido anduviera dando vueltas por ahí o uno de esos caídos se levantaran de nuevo y tratara de atacarles; esos sujetos no parecían sentir ningún dolor y no solían hacerse los muertos, pero quién podía saberlo al final. Mejor ser precavidos. Si Judal se lastimaba seriamente estaría escuchando al respecto durante días y días. Revisó su daga y frunció el ceño ante la muesca desagradable en el filo. Ahí iba otro buen par que quedaría rebajado a cortador de fruta glorificado, vaya pérdida de una buena inversión. Y era una lástima, pero le ocurría bastante a menudo, sus dagas eran bastante suaves y no les iba bien en enfrentamientos con armaduras y esas cosas tan desagradables.

Miró a Judal acercarse y guardó el arma, le podría quitar el mango y usarlo para otro par. Lo dejó descargarse, como siempre, simplemente escuchando sus palabras y asintiendo en los momentos adecuados pero sin incitar a más violencia. Y en especial sin mostrarse celoso por su coqueteo con el caballero, eso solo provocaría a Judal a burlarse de él.

- ¿Seguro que no estás huyendo de los prometidos azotes? - acarició con el pulgar los dedos atrapados en su palma. El dancer más joven estaba muy posesivo, con todo el tacto y las caricias. Sin duda era culpa suya, la última separación había sido confusa, por ponerlo de alguna manera. Por esa y otras razones Suzu se comportaba muy complaciente, dejando que Judal mandara e hiciera lo que deseara, con solo una pequeña burla o dos, nada malintencionado.

- Busquemos ropa para tí entonces, sabes bien que te verías apuesto aun con ropa de soldado - suspiró dramáticamente sin dejar de caminar. Miró el baúl con escepticismo y le dió un empujón con el pie. La cosa no se movía pero podía ser cualquier cosa. - Pero si la diosa nos castiga por estar de carroñeros no dejaré que lo olvides -
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarín

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [3]
Vulnerary [3]
Tónico de resistencia [1]
Kunais de bronce [3]
Kunais de acero [4]
.

Support :
Judal

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1539


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Sissi el Lun Ago 14, 2017 7:06 pm

Sissi hinchó el gran pecho dorado con satisfacción al ver como el emergido caía abrasado por sus llamas. El baile del joven beorc había reforzado su ataque, y su hálito blanco había tenido el efecto deseado. Con las consecutivas acciones ofensivas de todo el grupo, ambas criaturas perecieron y cayeron muertas al suelo, junto con el resto de sus compañeros. El poder del báculo del clérigo había sanado sus heridas en gran medida, y se sentía revitalizada y con más fuerzas, aunque eso no quería decir que sus ánimos estuvieran igual de reforzados. Estaba agotada en el aspecto mental, y deseaba descansar y terminar de curar los daños que le hubieran infringido. Por suerte, ya no había enemigos en los alrededores, por lo que sus preocupaciones se veían rebajadas, aunque no dispersas del todo: al fin y al cabo, se había hecho pública su identidad como laguz, y eso era un problema ahí en Begnion. Hubiera esperado no tener que revelar ese secreto hasta llegar a Hatari, pero las circunstancias habían sido tales que había tenido que actuar. Había protegido, en la medida de lo posible, lo que quedaba de las caravanas, a los jinetes de Jehanna, y a sus extraños compañeros, aún a riesgo de su propia vida.

¿Quién le decía que no intentarían matarla ahora que ella había hecho su trabajo? Se preguntaba Sissi con cierta aprehensión. Nunca antes en todos sus 800 años hubiera pensado algo tan horrible de alguien, pero su decepción al conocer los países vecinos, Begnion y Daein, le había cambiado su punto de vista sobre los beorcs de allí. Ella solo quería regresar a su hogar con su gente, que dependían en gran medida de su fortaleza y liderazgo como Duquesa. Debía llegar a casa sana y salva, esa era su obligación y su misión. Hubiera sido más sencillo abandonar a esos mercaderes, y los niños huérfanos de un país hostil hacia los de su raza, lo sabía muy bien. Pero Sissi no contestaría al odio con más odio. No estaba en su naturaleza, ni en su personalidad, y por eso ayudaba a los demás incluso si se ponía en riesgo. Ingenuamente creía que, si demostraba por medio de los actos el modo correcto a comportarse con los otros, fueran de la raza que fueran, podrían aprender. Sin embargo, el bailarín la había sacado de sus casillas hasta el punto de llegar a amenazarle. No esperaba que se convirtieran en mejores amigos, pero un poco de agradecimiento sería bienvenido.

En cambio, ambos habían continuado con la misma disputa y diferentes puntos de vista desde el principio, y Sissi no creía que eso fuera a cambiar. Miró hacia atrás y posó la mirada tornasolada en ambos bailarines, como juzgando cuales iban a ser sus acciones. Los caballeros de Jehanna se habían marchado de la escena, sin aparente interés en los cadáveres o en socorrer a los supervivientes, pero ambos beorc no se marchaban aún. La duquesa los siguió con los ojos, atenta a si hacían algún movimiento en su dirección que incitara a una acción ofensiva. Era obvio para ella que tenía las de vencer si se enzarzaban en un conflicto, pero los beorc de Tellius, según su experiencia, no eran los más inteligentes. A su mente vino el recuerdo de Hasim, el hijo del duque de Seliora que le había dicho que iba a construir un muro entre Begnion y Hatari, y Judal, aquel encargado de responder la correspondencia del Príncipe de Daein que la había amenazado con clavar las cabezas de la gente de Hatari en picas si se atrevían a cruzar la frontera. Sin duda, su trato con la gente autóctona de los países humanos del continente no había sido la mejor. Y por eso mismo les temía y prefería el menor contacto con ellos, a ser posible.

Por suerte, no parecían tener mucho más interés en el monje y en ella, pues no tardaron en alejarse del campo de batalla. Los quejidos del bailarín más joven eran audibles incluso desde donde la manakete se encontraba. Gruñó por lo bajo, quizás había llegado la hora de darle esos merecidos azotes, pero la pregunta del clérigo llamó su atención lejos de las dos figuras que se retiraban. Bajó la cabeza y dirigió sus finas pupilas negras hacia Hanzo. Los soldados parecían haber mencionado que seguía herido, cosa que Sissi pudo comprobar de inmediato para su sorpresa. En su interior, se sintió inmensamente agradecida porque hubiera querido sanar sus cortes antes de las propias. Incluso en medio del caos y la confusión, había personas buenas y confiables. Aún quedaba esperanza. Comprobando que Suzuki y Judal estaban ya lejos, y que su identidad no se vería comprometida, Sissi habló: Soy Sissi, Duquesa de Sindhu, y protectora de Hatari. Es un placer conocerle, Honorable Sacerdote. – se presentó, su voz cavernosa mucho más plácida que cuando se había dirigido a Judal, aunque no por ello dejaba de ser imponente. No temía a Hanzo, por lo que reveló su identidad sin problema sin creer que los otros pudieran escucharle a esa distancia. Podrían ser sirvientes o conocidos de aquellos que la habían amenazado con anterioridad y no deseaba más conflictos de los que ya había tenido.

- No se encuentra bien.
– comentó con ojo crítico al ver la raja en su pecho y la sangre. – Le agradezco que me haya sanado, pero ahora es su turno. No aceptaré una negación. Cúrese. – siguió diciendo. Sus heridas habían sanado en gran medida, aunque aún tenía daños superficiales por los que brotaba sangre. – Déjeme descansar un momento y me recuperaré. No se preocupe. Suficiente ha hecho ayudando al grupo de desagradecidos beorcs. Cuando me levante quiero verle sin ese corte tan feo. – y dicho esto, se cubrió con las enormes alas semi-transparentes y de una mezcla entre tonos dorados y rosados, como pétalos de flores brillantes y resistentes. Se quedó en el sitio, enroscada sobre sí misma en silencio, y cerró los orbes almendrados con la confianza de que los bailarines se habían ido y ya no quedaban enemigos en las cercanías. Solo necesitaba reponer fuerzas unos momentos y después estaría bien. La acción hizo que, al poco tiempo, sus heridas comenzaran a cerrarse de forma lenta pero segura.

Skill:
Sissi usa Descanso Profundo AKA Vulnerary-chan para recuperarse del daño que le quede.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Kija
Sera
Yrumir

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Hanzo el Miér Ago 16, 2017 9:40 pm

Todo había acabado. Ya no corrían peligro, no quedaban muchas heridas graves, sólo la suya propia y el reciente hachazo en el brazo del caballero de Jehanna. Pero igualmente decidió aceptar por el cansancio, sabía que aunque les pidiera dinero a ellos tampoco le quedaban mucho. Así que asintiendo con la cabeza se acercó a él, curándole una vez más con su bastón.

Sólo gente de Begnion... Pero Hanzo no pudo quedarse más tiempo dándole vueltas a ese motivo que desconocía, pues en cuanto terminó, su cuerpo se desplomó de rodillas contra el piso. Había sido una situación dura, sin lugar a dudas.

Ni tiempo tuvo a siquiera ruborizarse ligeramente por aquella palabra... "novia", porque de todas formas... ¿Acaso pensaban robar ahora? Es decir, por mucho que los caballeros hubieran dicho que podían quedarse con los restos, aquello era de cuestionable razonamiento. Mas los dejó irse, no tenía las energías y estaba sangrando demasiado, aquella puñalada había sido en un lugar crucial y si no se la trataba pronto sería peor.

Pero antes... miró a la dragona, ella aún poseía algunas heridas.

- ¿Du... duquesa? -exclamó sorprendido, no sólo por el hecho de que no fuera procedente de Akaneia, como se esperaba, según lo que contaban los libros de religión, sino por aquel título suyo tan importante.

- Disculpe... el placer es mío, Duquesa Sissi. -hizo una reverencia al estilo hoshidiano, pues no creía que en aquella forma pudiera ofrecerle bien la mano, las cuales ambas estaban llenas de sangre de todas formas- Mi nombre es Hanzo. Vengo de Ylisse, Akaneia... -dijo presentándose, con la voz entrecortada por el dolor de su tórax.

- Ah... esto. No se preocupe, usted aún... -pero ella le interrumpió.

¿Beorcs? Así es como se había referido al pelinegro antes. Quizá era una palabra del lugar del que ella provenía, ahora que tenía sentido ya que no se había esperado que los manaketes existiesen más allá de su propio continente. Suspiró y sacó su vulnerary, no sin antes quedarse unos momentos fascinado admirando la belleza de aquel ser tan sagrado como era ella, descansando. En cuanto se tomó el ungüento, comprobó con la mirada por la zona vigilando a ver si alguien más había resultado dañado gravemente. Si por el contrario solamente portaban de las superficiales, Hanzo volvería a su porte: no haría más trabajo extra de forma gratis. Además, su prioridad seguía siendo otra, la de regresar a la iglesia con los niños huérfanos del lugar.

Pero antes, para ello debía volver a por sus pertenencias las cuales seguían en la carreta abandonada, que estaba cerca del cofre donde habían ido los bailarines así que aprovechó que la manakete descansaba para acercarse un momento, sabiendo que estaría a salvo. Una vez allí, recogió su bolsa y algunos restos de las provisiones de aquellas cajas que ya estaban destrozadas. Entonces, miró al par de hombres.

- ¿Joven Suzu? ¿Joven Juu...dal? -mencionó recordando el nombre posiblemente completo que había mencionado su compañero- Quería agradeceros vuestra ayuda, buen trabajo. -comentó, pues pensó que no estaba de más sincerarse con ellos. Al fin y al cabo, era gracias a que todos habían colaborado, que habían salido victoriosos. Aunque era cierto que había muerto gente, no pudieron hacer nada más, todo el mundo había dado lo mejor de sí.

Spoiler:
Hanzo se toma un vulnerary.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Priest

Cargo :
Monje

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Báculo de Heal [2]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Gaius

Especialización :

Experiencia :

Gold :
385


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Un grupo bastante disfuncional [Privado Judal, Suzu, Sissi y Hanzo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.