Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Lun Oct 17, 2016 1:28 am

Demasiado largo se le hacía el retorno; más aún, contradictoriamente, a cada avance hacia Daein. La prisa le carcomía. Entre más se acercaba la realidad de verse a sí mismo no en el trono de su patria, sino el espacio junto a este del que ni siquiera se había sentido merecedor la mayoría del tiempo, con más impaciencia veía cada siguiente milla de viaje. El momento en que más resolución debía tener y con más cautela debía andar, el momento de todo ese viaje en que realmente debía de planear la ruta y cómo cruzarla, terminaba por ser aquel en que más se descuidaba. Las Islas de Durban y su regente, compañía y amparo en las partes más complicadas, no podían resguardarlo de todo, sino sólo con transporte marítimo hasta el puerto más cercano a su meta. Las preciadas amistades conseguidas en su travesía acudían a su mente, mas no podía pedirle a ninguno de ellos que le escoltara en tan personal recorrido. Inclusive Nohr, el peligro que por tanto tiempo había pisado sus talones, quedaba olvidado.

Al desembarcar en un lejano y fantasmal puerto de Crimea, la siguiente mejor opción considerando que el de Daein había sido diezmado frente a sus ojos al partir, la única persona que viajaba con Pelleas era el consejero que se le había unido en Plegia. Aquel hombre viajaba resguardado al interior del pequeño carruaje que debían compartir, mientras el príncipe, de alguna forma, había terminado siendo quien se sentaba en el banquillo delantero, sujetando las riendas del caballo. Demasiada consideración de su parte hacia un acompañante, o muy buena capacidad de persuasión de parte de este último. Cual fuese la causa, el resultado era un mago oscuro aliviado de que el caballo fuese manso y fácil de controlar, pues nunca había aprendido mucho sobre ellos. No obstante, mantenía los ojos atentos y ansiosos al frente, y en cada llanura apresuraba un poco al animal.

Crimea había caído. Noticias de ello habían llegado a Pelleas antes de aquella campaña en particular, aunque en nada había cambiado sobre su ruta; la más veloz y la única razonable a sus ojos. El paisaje que surgía ante él podía ser deprimente como mucho, mas los despojos quemados de granjas, las ciudades derrumbadas y los restos de batallas esparcidos ominosamente en los caminos no le generaban grandes impresiones. Un deje de sorpresa, quizás, ante la nula empatía que algo así le generaba. El reino vecino siempre había sido un enemigo del suyo, verlo caer siempre había estado entre las aspiraciones de su padre y rey, y como príncipe y nacionalista empedernido, en las de Pelleas también. Se sorprendía de tener la entereza de verlo así, una vez que se concretaba en una realidad.

Tan sólo la muralla de la ciudadela central aparecía relativamente intacta a la vista, así como los techos y torres que conseguían sobresalir contra el cielo despejado. Un poco incrédulo al respecto, Pelleas aminoró inconscientemente el paso al cruzar la perfieria del lugar, con la cabeza alzada hacia las alturas. Su curiosidad natural le planteaba la cuestión de cómo aquello se había mantenido así, a la vez que la apatía hacia Crimea y la prisa de ir a casa le convencían de que no valía la pena indagar en ello. El castillo era lo primero que anticiparía ver caer, pues con una capital y un castillo en pie un reino podía todavía sostener su nombre y prolongar su lucha; tan fácil, entonces, como sentar a otro en el trono de Crimea y reclamarlo, si tales eran las condiciones en que había caído. Un pensamiento demasiado valiente para él. - ¿Será que Judal me ha comentado algo similar...? - Se cuestionó en voz alta, contemplativo. Algo le había comentado el consejero sobre la pérdida y la situación de la familia real de Crimea.
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Jue Oct 27, 2016 9:50 pm

Su llegada a Etruria habia sido bastante movida y no habia parado de pelear en casi ningun momento desde el primer dia hasta la llegada de su mayordomo. Sorprendido con la rapidez en que el intercambio de cartas se habia dado y con lo rapido que su gato habia llegado desde Nohr hasta Etruria se vio obligado a abandonar con urgencia ese pais. Habia confiado demasiado en su suerte y en que el hombre príncipe de Daein le concediese una audiencia pero no había ocurrido, su mayordomo había aguardado paciente la respuesta del principe en el castillo de Nohr y al recibir la noticia se había puesto en marcha tan rápido como alma que lleva el diablo a Etruria. Xander leyo la carta y ese mismo dia embarco hacia Durban y enseguida hacia Crimea siguiendo los pasos del mago oscuro con la esperanza de interceptarlo antes de llegar a su higar en Daein. Si Pelleas pisaba Daein no podría solucionar el problema y él mismo no entraría a Daein a sabiendas que muy probablemente no podría salir de allí, como príncipe a la corona de Nohr y estando Daein y Nohr en una situación tensa su presencia valía demasiado como preso político como para facilitarsela a un rey loco.

Arribando a un puerto de Crimea pudo ver la decadencia en persona. El puerto estaba apagado con su gente trabajando en silencio y pesadamente, si bien el cielo estaba claro y despejado, demasiado para el príncipe Nohrino que entrecerraba sus ojos con molestia acostumbrado a la constante oscuridad de Nohr, la gente no parecia alegre en lo mas minimo. Al bajar a su caballo del barco y las dos grandes cajas que eran su equipaje nadie les ofrecio ayuda o siquiera pidio trabajo por algunas monedas para cargar el equipaje como en todos los puertos conseguia, asi que se aparto un poco del medio llevando de a una sus cajas y abriendola con el filo de su espada usandola como palanca saco la armadura de su caballo asi como las riendas, silla y todo lo que ocupaba esa caja, hizo lo mismo con la otra donde tenia su propia armadura y las alforajas del caballo las cuales lleno con sus pertenencias. Su armadura negra y dorada destellaba bajo el sol y llamaba la atención de la gente, al comenzar a avanzar con su mayordomo por las calles sucias podian ver personas consumidas por el hambre y la desesperacion que rogando por monedas o comida se metían en su camino pero implacable el caballo seguía recto pese a ello. Los emergidos tenian aquel lugar acosado y ya sin gobierno ni soldados aquellas personas solo podian esconderse tras paredes rotas y esperar a que la amenaza pasara.

Una vez fuera del puerto y adentrandose en la ciudad principal el hombre de rubia cabellera se sintio mas tranquilo - Los informes de la caída de Crimea no relataban tanta decadenia y tanta desolación. Esperaba encontrarme un campo de batalla contra los emergidos no algo así. - comento pasendo por una plaza donde se veian un pequeño grupo de tres emergidos caminar entre las casas como si fuesen los soldados del reino y no los enemigos que mataban todo lo que se pusieran en su camino, ni siquiera estaban agresivos como ganadores que tenian asegurado ni notaron a los dos que iban pasando. Por si las dudas Xander llevaba su mano sobre la espada - No conozco este lugar y no veo a nadie a quien preguntarle. ¿Tienes idea hacia donde ir? .... ¿o como leer el sol? - en un pais sin sol, lunas o estrellas a la vista nunca se había sabido guiar por estos para ubicarse.
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Seimei el Vie Oct 28, 2016 2:22 am

Tenía una buena y una mala noticia en su vida. La buena era que ya no tenía que estar en el oscuro Nohr, gracias a que el príncipe de Daein no había aceptado la linda oferta de Nohr para reunirse, así que estaban de cacería por decirlo de cierto modo. O de persecución, de un hombre difícil de localizar. La mala era que Crimea igual era un sitio de porquería. El barco no había estado tan mal pero, con todo, Seimei no estaba viviendo cómodamente y por supuesto que eso no le gustaba. Se suponía que estando junto a Xander iba a estar cómodo. Ya no estaba seguro de que fuera a ser así, lo cual le hacía apreciar todo lo demás un poco menos. Sobraba decir que no iba de buen humor por ese nuevo lugar. Aún así, se lo guardaba todo para descargarse el día en que se separara de Xander. Atendió como siempre las necesidades del rubio en el viaje, preparó su comida (inclusive en el barco, sí, con lo limitado que era todo), llevó su itinerario... lo único que no hizo fue cargar sus cajas, no estaba hecho para eso. Pero incluso le puso la armadura, un trabajo que nunca había realizado, debido a que sus verdaderos amos no eran guerreros. ¿Su premio? Subirse en la parte de atrás del caballo y no tener que pisar esas calles o toparse con esa sucia gente.

-
No sé qué es peor, príncipe Xander. Pienso que no ser atacado es bueno. Pero esto es... un asco. Ofende a mi nariz y a mis ojos. Qué bueno que no tenemos nada que ver con este lugar. -

Si eran atacados Xander iba a defender. Eso lo tenía asumido. ¿Y quien lo defendía de esa gente y sus manos sucias? Se erizaba un poco cada vez que se le acercaban. Recogió sus piernas todo lo que pudo sobre el caballo, sentado atrás como si estuviera en un taburete corto, con la cola colgando por un lado. Además, a espaldas de Xander podía darle a esa gente todas las miradas de rechazo y asco que quisiera, no le importaba la impresión que ellos tuvieran de su persona, nunca iba a terminar al servicio de alguien pobre. Desde su espalda le habló al hombre de armadura negra.

-
Pues en la ciudad creo que no está. No lo he encontrado. - En su voz se percibió que sonreía. - ¿Es buen momento para mencionar que sé cómo luce el príncipe Pelleas? Lo tengo de muy buena fuente, prometo que si nos lo cruzamos se lo digo enseguida... -

Su sonrisa era afilada, con los colmillos a la vista. Estaba tan confiado porque ya conocía al otro príncipe, lo había visto con sus propios ojos. Detalles de los que Xander no tenía que estar totalmente informado, pero que harían a Seimei quedar bien cuando hacía falta, como mayordomo extremadamente útil y perfecto. Pensó en cómo resolver de forma inmediata el pequeño problemita que tenían, y tras unos momentos de pausa habló.

-
Quizás no esté donde haya tantos de estos... emergidos. O quizás esta ciudad no esté en su ruta. Lamento decirle que no leo el sol, pero si podemos localizar el Norte, o cualquier camino que lleve en vía Norte... seguramente lo encontraremos. Yo se lo encontraré. Por ahí, por ahí, Xander. -

Le dio un toquecito a la armadura negra con una uña suya, que casi no parecía una garra. Le apuntó a una de las salidas de la ciudad. Sobre el portón había un gravado de la rosa de los vientos en piedra, con la N que representaba el Norte en relieve, cuando las demás letras no lo estaban.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Mar Nov 01, 2016 7:52 pm

El estado de la capital de Crimea se le hacía imposible de ignorar, demasiado consciente, ahora que recordaba los detalles, de lo que todo eso significaba. Uno de los más grandes enemigos de su Daein natal había caído, y lejos de yacer en irreparable ruina, tan sólo estaba a una toma de castillo de ser reconquistado. Las explicaciones y comentarios de Judal al respecto terminaban de cobrar sentido. Podía ser que la perdida y dispersa familia real de Crimea planease hacer exactamente eso: amasar una fuerza militar suficiente como para regresar a la capital para retomarla. De no ser el caso, era lo que cualquier potencia con tropas de sobra podía hacer. Además de las muchas noticias y resultados que Pelleas llevaba consigo a Daein, aquello podía convertirse en un reporte que agradase particularmente a su padre, si no le resultaba de directa utilidad. Dubitativo pero tentado por la posibilidad, Pelleas terminó de detener el carruaje al exterior de la muralla, dando un corto vistazo a través de la ventilla para cerciorarse de que su acompañante aún descansara en el interior.

Silenciosamente ató las riendas del caballo al banquillo que había estado ocupando y bajó del pequeño vehículo. El silencio en las llanuras y caminos de tierra le inquietaba, tornándolo renuente a hacer él mismo cualquier ruido. Cuidó, por tanto, mantener quedo el sonido de sus pasos al andar, arrastrado un poco los pies en su camino hacia el gran arco de una de las entradas de la ciudad. No se adentraría mucho, sino sólo lo suficiente para dar un vistazo y constatar el estado real de las cosas; lo que necesitase para darle un reporte más adecuado a su rey. Suponía que eso sería todo. Aún así, la cautela le había exigido mantener consigo el más poderoso tomo de magia con que contase, sujeto en la zurda que mantenía fuera de vista al interior de su capa.

Mirando con leve nerviosismo a su alrededor, el alto pero cabizbajo mago alcanzó el umbral del gran portón abierto. Apretó los dedos sobre la dura tapa del libro al avanzar algunos pasos más, cayendo sobre él la sombra del arco principal, dejada atrás al adentrarse en la ancha calle de piedra por donde alguna vez transitasen caravanas enteras y marchasen los caballeros del reino. Ni ciudadanos ni cabelleros perduraban a la vista allí, sino tantos emergidos como otrora fuese toda la población, llenando las calles de Melior en su sepulcral silencio, afortunadamente menguado por el sonido de sus armaduras y monturas al andar. Su patrulla era implacable, numerosa y bien armada. Fuera de su camino, contra los hogares y callejas, se perdían los escasos y amedrentados sobrevivientes de la nación, pocos de ellos atreviéndose a moverse cerca de los emergidos. Y entre ellos, con el altivo andar de un caballo oscuro, un único hombre de Nohr; uno que Pelleas jamás había visto antes, mas inconfundible con su armadura negra y dorada, destellante en el sol.

Se tragó la mala palabra en la punta de su lengua. En Durban había lidiado ya con un súbdito del príncipe Leon hallándolo, y desde las mismas islas había rechazado la oferta de reunión de otro de los herederos de Nohr. No podía imaginar si aquella vez se trataría de un asesino, otro espía o un embajador pacífico, mas no le cabía duda que eran asuntos de Nohr para con él, pisándole los talones nuevamente. Pelleas se giró de inmediato, y a paso apresurado, mas sin atreverse a romper en carrera, comenzó a encaminarse de regreso hacia su carruaje. Esquivó a uno que otro emergido y desamparado crimeo en su camino, debiendo de apartar aprisa a los silenciosos soldados que no le diesen espacio a moverse, sirviéndose por una vez de su porte. La urgencia le tornaba más brusco de lo que normalmente se atrevería a ser. Y sin embargo, el camino se salida se hacía mucho más difícil que el de ingreso, permitiéndole costosamente aproximarse al final del camino y la salida de la capital.
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Mar Nov 01, 2016 10:47 pm

Era un alivio que su mayordomo supiese como lucía aquel hombre, tenía una descripción bastante detallada pero no podía saber realmente si esa descripción sería reconocible para sus ojos. Igualmente viendo el lugar sabría que un noble resaltaría mucho en el paraje sobretodo un principe, incluso si se trataba de camuflar con ropas comunes alguien de cabello de ese color vibrante y mirada melancolica podria ser reconocido y siempre podria abordar a cualquiera que se viese asi pero que su mayordomo lo pudiese reconocer era mucho mejor - Eso es de mucha utilidad. Manten los ojos abiertos no solo a él si no a alguna caravana o carroza o cualquier medio de transporte donde se pueda ocultar tambien... tenemos que alcanzarle antes que llegue a la frontera con Daein lo antes posible. - estaba en una carrera contra el tiempo que no parecia por la calma con la que iba su caballo pasando de largo de cualquiera que se acercase a pedir dinero o comida siendo ignorado tanto por el caballo como por el jinete.

Miro a la puerta que señalaba el gato y espuelo su caballo para ir a un poco mas rapido hacia alli esquivando con facilidad a un soldado emergido que intento ponerse en su camino cuando vio al caballo moverse mas rapido y hacia la salida. Aparentemente cuidaban la ciudad y no permitian que nadie saliera pues enseguida dos emergidos corrieron hacia ellos pero no teniendo tiempo para detenerse a pelear donde llegarian mas refuerzos enemigos - Sujetese Seimei. - solo sacudio las riendas y pechando con el caballo al emergido que se ponia en su camino paso por debajo del gran arco hacia el exterior de la ciudad. Y no se detuvo hasta estar a varios metros de la puerta donde detuvo su caballo para girarlo un poco y ver si le seguian pero los emergidos no fueron tras el solo volvieron a su formacion en la puerta reforzando un poco la seguridad alli al llegar un par mas de soldados. Intercambio miradas con los mudos invasores y suspiro - Creo que no les interesa matarnos... habia gente en la ciudad y los emergidos no los atacaban. Eso es interesante. Entonces cuando toman un pais dejan de destruirlo ¿crees que sea esa la razón? Le escribire a mi hermano al respecto. - se habia acostumbrado mucho a pensar en voz alta junto a Seimei.

Siguio su camino con la esperanza de ver a alguien en el lugar para preguntar y noto el carro con caballos, seguramente un viajero podria saber hacia donde estaria Daein pero no veia a nadie manejando y las riendas atadas al asiento, quizas el chofer habia bajado por un momento y regresaria pues de otro modo no dejaria tan descuidado el carro. Esos carros eran para llevar pasajeros asi que si no estaba el chofer quizas hubiese alguien dentro - Un carro. Ire a ver si hay alguien a quien preguntarle y si no hay seguro regresara pronto el dueño. -
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Seimei el Miér Nov 02, 2016 3:21 am

- A sus órdenes. Veamos. -

Estaba muy complacido consigo mismo ahora. Se alimentaba del reconocimiento, era uno de los simples pero grandes placeres de su vida. De allí su agrado por mostrar lo bueno, habilidoso y útil que podía ser. Listo para cumplir sus pequeñas tareas de ese viaje, cuando el rubio se lo indicó, el felino de pelaje azabache se sujetó a la pesada montura que tenía puesto el caballo. No necesitaba preguntar por qué, Xander era el guerrero, no él. Él sólo obedecía, y por suerte tenía muy buen equilibrio para una situación como esa. Todo el golpeteo y los empujes hicieron que su asiento se moviera bastante y con rapidez, pero el gato se sujetó, recogiendo las piernas un poco más arriba para que ningún ataque oportunista fuera a alcanzarlo. Así, presenció desde su acomodado lugar la maniobra que el caballero hacía, reconociendo nuevamente que estaba del lado de alguien fuerte... y por supuesto, desde ahí también pudo ver con claridad que pasaban junto a un hombre de aspecto bastante nervioso, cuya cabeza de cabello ondulado podía reconocerse rápidamente. ¿Era él? Xander, el caballo y él siguieron mucho más allá, por lo que lo perdió de vista al cabo de un par de momentos. Aún así, se quedó mirando en aquella dirección, esperando que apareciera.

-
Por supuesto... - Le respondió por lo bajo a Xander. ¿Qué iba a saber él de ataques de emergidos? Mejor darle la razón y no opinar donde era ignorante. Pero cuando le indicó el carruaje, Seimei se vio en la obligación de detenerlo, estando bastante seguro de que lo que buscaban no estaba allí, sino dejado atrás. - Príncipe Xander... creo que acabamos de pasar al príncipe, haha. No se aleje, le mostraré. O venga, si gusta, creo que ya sé por donde es. -

Si era así, tenía que apresurarse. Allí donde estaba cambió a su forma animal, y el gran gato negro sentado tras la montura fue cuidadoso de no sacar las garras, al darse el impulso necesario saltando fuera del caballo. Por suerte, era verdad que los emergidos no estaban atacándolos ni siguiéndolos, por lo que pudo correr en amplios pasos de sus cuatro patas en la dirección en que acababa de ver al príncipe de Daein. Debía alcanzarlo él primero, era de suma importancia que lo hiciera. ¿Por qué? Porque así como él había visto a Pelleas de Daein antes, Pelleas lo había visto a él, con el amo que había estado sirviendo justo antes. Se reconocerían mutuamente sin dudas, pero quería controlar la forma en que eso sucediera, hacerlo de forma segura para que no lo perjudicase a él. Además... le causaría cierto placer aparecer sólo para advertirle lo que iba a pasar, ser el primero ahí y verlo todo. Al fin dio con el mago oscuro, apareciendo frente a él en su forma animal, mas enseguida se transformó de regreso. Alisó su uniforme y se pasó una mano por el cabello para acomodarlo.

-
Cuanto tiempo sin verle, su Majestad... -

Sonrió tranquilamente, como si nada. Había sido realmente un largo tiempo, desde que se hallaba sirviendo en persona miembros de la familia que lo había criado y lo poseía. Si entendía bien, uno había sido buen amigo con ese mago. Pero no había tiempo para hablar de eso. Tenía que ser breve, antes de que Xander los alcanzara.

-
Hay un hombre que lo ha estado buscando. Y lo ha encontrado finalmente. Ese hombre estará aquí en unos instantes, le recomiendo que lo reciba y lo escuche con mucho cuidado. Claro, es sólo la sugerencia de un subhumano como yo.  - Sí, decirlo había sido tan placentero como pensó. Se llevó el dedo índice frente a los labios, indicando que no se hablara más por el momento. Escuchaba al caballo llegar.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Miér Nov 09, 2016 7:24 pm

Los cascos del caballo negro le siguieron, cada vez más audibles, hasta que el animal estuvo prácticamente a su lado, sobresaliendo entre los soldados rasos y ofreciendo una vista aún más clara del hombre que lo montaba. Un varón mayor de facciones muy distintas a las del miembro de la familia real que había conocido, mas del mismo tono de cabello rubio pálido; asumía que el mismo nohriano que le había escrito la última carta, buscando reunirse con él. La carta que había respondido con una negativa. Si de eso se trataba ahora, no estaba seguro de si se vería en un problema menor o mayor. No obstante, mientras su aliento quedaba atrapado en su garganta y con confusión llegaba a divisar la silueta sentada detrás, el caballo le rebasó y prosiguió más lejos aún, atravesando la salida de Melior. El instante en que el tiempo parecía haberse congelado pasó. A salvo por lo pronto, Pelleas aminoró el paso, quedándose ya agitado bajo la sombra del gran arco y decidiendo qué hacer a continuación.

El jinete se dirigía hacia su carruaje. De revisar no le hallaría a él dentro, mas sí a su consejero, a quien la familia real de Nohr conocía inclusive más que a Pelleas. El mago oscuro se mordió el interior de la mejilla en ansiedad; la lógica y el ápice de honor que intentaba tener le indicaban que debía intervenir, que no correspondería que otro se viese envuelto en el asunto, mas el viejo y familiar temor detenía sus pasos. Apretó el libro de magia en su mano, aún oculto dentro de la capa. Otrora tan propenso a sentirse en compañía con un tomo de magia negra presente, descubría que la sensación le inundaba con mucha más facilidad contando con un libro poderoso; la misma presencia que desde hacía siete años le reconfortaba, mas canalizada con mayor claridad. Se convenció de percibirla, dándose a sí mismo ánimos y fuerzas, y dio un paso adelante.

Cruzó la gran puerta. Y del otro lado, sin darle tiempo a avanzar hacia su carruaje, apareció ante él un animal que desafortunadamente conocía; ninguno sino un laguz ostentaba tal tamaño para una raza tan simple. Se tensó de inmediato, preparado para defenderse. No obstante, al tomar aquel gato negro la forma de un joven adulto de cabellera del mismo color, pudo verlo como un rostro que, en efecto, reconocía de tiempos anteriores. Uno de los pocos laguz con que Pelleas había podido compartir espacios sin hostilidad, aunque aquel siempre había sido tan sólo una muda presencia bajo el comando de un dueño, otro mago de su doctrina con el que gozaba de buena relación. Ni siquiera sabía su nombre, si tenía uno. Pero sabía donde pertenecía. Sus palabras, por ende, le inspiraron una mezcla de desconfianza y preocupación. - ¿...qué? ¿Por qué? ¿Le sucedió algo a tu dueño? - Cuestionó. Asumiría sin dudar que la bestia, que antes pareciese un poco más aceptable que el resto, había abandonado a traicion al mago de Jehanna. No discernía en aquella forma de comunicar las cosas si se trataba de una advertencia bien intencionada o una amenaza, mas si era cierto que estaba con el hombre de Nohr, más aún repudiaría al subhumano. Frunció el ceño y ladeó el rostro, apartando la vista de él. - Si ya no estás de su lado... no hables conmigo. -

Retrocedió un paso lejos del animal con que se negaba a relacionarse, prefiriendo enfocar su vista en el jinete. Sin duda, a aquellas alturas debía de haberle visto; huir no tendría sentido ya, pues fácilmente se le daría alcance. No quedaba más opción sino afrontarlo. Pelleas se enderezó de su postura usualmente algo cabizbaja al esforzarse por ver en mayor detalle a la persona sobre la montura. En efecto, parecía mucho mayor, y portaba sobre su frente una especie de condecoración negra que, según Pelleas muy vagamente sabía, debía representar rango en alguna forma. - ¿El primer príncipe de Nohr? - Preguntó en voz alta, en cierta forma resignado al encuentro que había estado intentando evadir.
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Dom Nov 13, 2016 10:26 pm

El caballo siguio su camino un trecho mas antes de notar que faltaba el gato a sus espaldas, a travez de la gruesa tela de la capa del caballo y la cota de maya que lo protegia no sintio nada ni se aletero cuando el gato salto de su lomo. El principe fue quien tiro de las riendas para detener al caballo y mirar  sobre su hombro hacia donde se dirigia el gran gato negro tan elegante y sigiloso como era famosa su raza y no avanzo hasta que pudo ver al hombre a donde se dirigia. Este hombre destacaba del resto con su capa blanca y sus ropas por debajo del mismo color brillante de su cabello y los bordados dorados le distinguian como alguien totalmente ajeno a ese entorno de pobresa de los pocos sobrevivientes y emergidos. Se notaba que estaba frente a alguien de su mismo nivel social. Giro en su caballo y se acerco tranquilo, no creia que el principe de Daein se fuera a escapar si el estaba a caballo y venia acompañado de un gato que cualquiera de los dos podria darle alcanze enseguida y tampoco encontraba razon para que escapase ya que por lo poco que se habian hablado en la carta no encontraba una actitud negativa solo precavida muy similar a la que el mismo tendría.

Al estar suficientemente cerca escucho al príncipe pero no llego a escuchar el pequeño dialogo anterior donde seguramente su mayordomo le hubiese presentado era lo correcto a su protocolo. Desde la altura del caballo saludo con una inclinacion de la parte superior de su cuerpo - Así es, príncipe a la corona, Xander de Nohr. Asumo que me encuentro frente al principe a la corona de Daein, Pelleas. Lamento conocerle en tales circunstancias y en un lugar como este pero es de suma importancia que hable con usted sobre el asunto entre su padre y mi hermano menor. Este mal entendido ha escalado demasiado y al punto que se ha visto en la necesidad de abandonar nuestras tierras sin completar sus estudios. Por favor, ¿puede concederme unos momentos para poder hablar del tema? Estoy seguro que podremos llegar a buenos términos, usted es una persona razonable e inteligente y me gusta pensar que yo también lo soy. Lamentablemente estamos en unas tierras donde es difícil encontrar un lugar tranquilo pero apartarnos del camino puede ser un buen primer paso para no estar a la simple vista de los emergidos. - intento sonar lo más razonable y consiso posible y que la urgencia no alterase su tono pero realmente necesitaba captar la atencion de ese hombre antes de llegar a la frontera con Daein.
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Seimei el Lun Nov 14, 2016 12:19 am

No deseaba estar en malos términos con ninguno de esos hombres, en realidad. Sabía que sería algo un poco complicado y que de momento no estaba saliendo como quería, pero ambos le convenían a su propia manera. Tenía que hacer el intento. De allí que quisiera advertirle a Pelleas lo que vendría, no se trataba sólo del placer de ser quien se lo dijera, sino que esperaba parecer favorable... lástima que, al parecer, eso no funcionaba como quería.

-
Estoy aquí para ayudar. - Murmuró, aunque ya estaba bastante seguro de que era caso perdido.

Bueno, sus fichas estaban jugadas así. No iba a cambiar de estrategia, decidido a seguir siendo agradable. Se hizo a un lado para permitirle a Xander acercarse con su caballo, caminando para posicionarse cerca, en el rol de fiel mayordomo que tenía con él. Pensaba guardar silencio de allí en más, a través de la conversación entre los dos nobles. Sin importar como se diera esa plática, su educación le indicaba muy fuertemente que en presencia de la persona que servía y cualquier invitado o contacto de ellos, un esclavo debía mantener la boca cerrada a menos que se le dijera lo contrario. No era la forma en que Xander lo identificaba, aunque Pelleas probablemente sí. Más importantemente, era la forma en que Seimei se identificaba a sí mismo y el código de conducta que jamás conseguiría quebrantar, gravado en él como la base misma de su persona. No se libraría de ello ni aunque lo intentase.

Por tanto, sólo se regresó a su lugar tras la montura del príncipe de Nohr, sentándose allí de costado con suma calma. Era sigiloso por naturaleza y acostumbrado al silencio, como también entrenado para la quietud. Se hacía un elemento casi de trasfondo en esa clase de situaciones, como un objeto extra en una habitación. Desde allí, aunque no lo mostrase, escuchó con gran interés la forma en que Xander se dirigió al otro. Era una conversación importante para el futuro de Nohr y quizás para el de Seimei también, por supuesto que quería escuchar cada pequeña cosita y detalle.

"Nada mal. Esto es más diplomático de lo que esperaba. Hagamos lo posible para que no se arruine..."

Lamentablemente, no estaba seguro de ser de mucha ayuda. Quizás hasta hiciera mal su presencia, como lo que uno de ellos llamaba "subhumano", palabra que él aceptaba sin queja cuando le convenía. Pero lo intentaría. Todavía jugando la parte de estar de ambos lados a la vez, buscó la mirada del mago y asintió con la cabeza, rogándole con un gesto cauteloso y las orejas bastante agachadas que hiciera lo que se le pedía.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Narrador el Mar Nov 15, 2016 12:41 am

La actividad de los emergidos, constante y estable al interior de las puertas de la ciudad, comienza a tomar un deliberado silencio. Cierta formación parece tomar lugar, y los soldados se detienen en sus puestos de vigía, a la espera de algo.

Las puertas quedan abiertas de par en par. Un par de filas de caballeros emergidos, montados en fuerte caballos de guerra de mirada tan distante como la suya, se posicionan justo afuera, como para vigilar el ingreso de algo.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2007


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Sáb Nov 26, 2016 9:21 pm

Tenía más dudas que certezas en aquel momento, respecto a los hombres que lo habían encontrado. Se sentía en tan dispar y confuso terreno con el laguz que reconocía como con el heredero de Nohr; ni a salvo en su presencia, ni confiado respecto a cuales fueran las intenciones de esa persecución e interceptación. No podía tranquilizarse sin más, ni encomendarse a creer en el apoyo que el gato ofrecía, aunque estuviese en necesidad de ello. Le restaba tan sólo aguardar a que el desenlace viniese a él. Si las cosas daban un giro hacia lo peor, tendría que saber reaccionar. Había llegado muy lejos y muy cerca de su hogar como para permitirse perder el rumbo. Se defendería de ambos si era lo que debía suceder, hasta lo tomaría con satisfacción en el caso del subhumano, al que menos dudaría en atacar. Cuando el caballero llegó hasta él, Pelleas permaneció erguido en su sitio, tan sólo alzando la vista al jinete con una disposición entre resignada y dispuesta a cualquier cosa que resultara necesario hacer.

El hombre mayor le saludó con cordialidad y habló en los mismos modos, y aunque su petición era esencialmente la de su carta, Pelleas notó clara diferencia en sus palabras. El motivo de su partida era reconocido en mayor claridad, los hechos eran nombrados sin omisión y la apelación era honesta. Ambos sabían lo que había ocurrido y cómo, sin duda, mas la intención final del hombre de Nohr no parecía haber cambiado. Pelleas dudó, tensando los dedos sobre la tapa del tomo mágico. - Yo... - Comenzó apenas a murmurar, por instinto desviando la mirada del rostro ajeno hacia el de su acompañante de cabello oscuro, que con sumiso lenguaje corporal le miraba directamente a él. No parecía más que una racional petición, y aún así, su decisión no llegaba con facilidad.

El movimiento de soldados a su lado tomó inmediatamente su atención, más preocupado de los emergidos que del caballero y el laguz. Varios de los hombres de mirada vacía, armados, habían comenzado a avanzar prácticamente junto a él, andando en una fila de marcha. No obstante y como muchas veces antes, parecían ignorar su presencia. Puesto ya en alerta por lo que estuviese sucediendo, Pelleas volvió la vista hacia el príncipe Xander, reconsiderando sus palabras. Hablar no necesariamente implicaría llegar a un acuerdo, y teniéndole allí, frente a él, se sentía mucho más presionado que ante el simple recibimiento de una carta. Asintió con lentitud. - E... Está bien. -

Caminando con cierta tranquilidad entre los hombres que no consideraba vivos siquiera, fruto de demasiada experiencia ya entre ellos, el alto joven de Daein caminó entre las filas que marchaban, a modo de no entorpecer directamente el camino de las criaturas hasta salir de la puerta de la ciudad y del camino que iniciaba allí. En su silencio sopesó lo que debía de hacer y lo que debería decirle al otro hombre, presente su objetivo de llegar a su patria sin contratiempo. Respiró hondo y se mantuvo recto. Había decidido ya que tomaría el sitio que le correspondía a Daein, que los meses de travesía eran suficiente y regresaría a casa con lo aprendido; digno o no de su título y del buen visto de su padre, no podía seguir alejado en esas épocas, su nuevo poder y la convicción de lo decidido deberían bastar. Se dedicaría a la restauración de su reino y lo mantendría a salvo. Sus pasos le llevaron fuera del gran portón de ingreso, guiando el camino en dirección al carruaje que había dejado a un lado, parapetado contra la muralla.  Antes de acercarse demasiado se detuvo entre un paso y otro, y decidido ya a salvaguardar sus propias intenciones, se giró para aguardar allí a que el noble de Akaneia le alcanzara.

- Príncipe Xander... debe saber que realmente disfruté mi tiempo en la catedral de Nohr, el conocimiento de sus sacerdotes y la forma en que ejercían su religión ha sido impresionante para mi. Habría deseado experimentarlo por más tiempo. Pero espero entienda que, de generarse cualquier conflicto entre mi patria y la suya, no había forma en que pudiese permanecer allí, como no podría regresar ahora. - Dijo. Algo había cambiado en él desde sus días en Nohr, y aquellas decisiones tomadas le permitían hablar sin titubeos respecto a aquel asunto, tan directamente relacionado con su posición. Se expresaba con claridad al fin, a voz firma y manejando con mayor soltura sus propias ideas, como otrora sólo habría podido hacer por escrito. - Valoro lo aprendido en Nohr y planeo perpetuarlo enseñando a otros, en un futuro. Mi iglesia es la suya, a usted debo la claridad que he alcanzado entre yo mismo y mi doctrina. Mi reino será otro santuario para magos como yo, si logro mi cometido. Pero a una posible intención contra mi Daein, sólo puedo responder de este modo... aunque no desee que las cosas sean así, mi deber es este. Debo estar allí para proteger mi patria. Es lo que creo, y lo más importante para mi. - Declaró, tragándose todo inconsciente impulso de disculparse.
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Lun Nov 28, 2016 7:00 pm

Esperaba con ansias ver la reaccion del hombre de Daein y temia otra negativa pero al menos de manera presencial podia ejercer otra clase de presión aunque fuese solo por el hecho de encontrarse en ese lugar. En persona tambien se podian hablar otros temas y de manera mucho más extensa y directa que por carta que siempre corre el riesgo de que se pierda en el camino y caiga en manos equivocadas, oralmente era mucho mas comodo todo.

Su caballo se tensó y sus orejas se agacharon relinchando por la presencia de emergidos tan cerca y el príncipe rubio miro con desconfianza a los soldados que marchaban sin prestarles atención, demasiado extraño pero ya habia comenzado a notar aquello en su estadía en Etruria. Comenzaba a ver un patrón extraño de que en algunos lugares les atacaban solo por verles y en otros solo les ignoraban. El príncipe de Daein se mostraba con demasiada calma en cambio él estaba un poco nervioso de estar tan cerca de esos enemigos, al ver que se meterian entre sus filas volvio la mirada a Seimei y le ofreció su mano para que volviese a subir a las ancas del caballo donde estaria mas seguro que caminando a su lado y donde podria protegerle si los emergidos decidian ponerse hostiles. Siguió a Pelleas hasta el costado del camino, esperando a que pasaran los emergidos y avanzando entre los espacios cuidando de no interrumpirles con su caballo tenso y las riendas cortas para que siguiese recto y calmado pero sus orejas seguian gachas. No tardó mucho en darle alcance y volver a quedar a su lado, esta vez cuando llegó bajó del caballo dejando que el gato sujetase las riendas de este. Xander era un hombre alto de un metro noventa que con su buen porte no bajaba ni un centimetro, aunque sobre su caballo parecía mucho más alto y ancho prefería ponerse a la altura del otro a la hora de hablar encontraria mas predisposicion en un hombre que no se siente disminuido que en uno que si.

Se sintió un poco decepcionado de escuchar que no cambiaria su camino pero al menos no estaba en una actitud hostil, solo movio su cabeza en una afirmativa comprendiendo, nadie mejor que el comprendia aquel sentimiento de lealtad a la corona y a su pais - Comprendo que no pueda regresar y no es mi petición pese a que si mis deseos, su presencia ha sido muy provechosa para la iglesia y no me cabe duda que tanto usted como los sacerdotes hubiesen podido sacar mucho más provecho de la visita. Comprendo que dada las situación deba regresar a su hogar, en mi caso hubiese actuado de igual manera pero quiero darle mi palabra de que Nohr no tiene ninguna intención hostil contra Daein. Su país y el mio guardan más similitudes que diferencias, he leido sobre su impresionante fuerza militar raiz de una politica firme y con lo que me dice veo que también es un país muy dado a los hombres que manejan lo arcano. Tengo entendido por mi hermano que son muy pocos los países en este mundo que respaldan estos estudios y me parece que es mejor que estemos en buenas entre nosotros que como enemigos. - intentaría apelar a lo que saltaba a la vista que era la pasión de aquel hombre - Nohr es afortunado de estar en el mismo continente con Plegia, epicentro del poder directo de Grima, y sé que solo hay otro pais con una escuela de magia oscura formal, no tenía idea que en Tellius hubiese siervos del dragón oscuro. Somos temidos y rechazados en muchos lados y si nos comenzamos a dar las espaldas entre nosotros terminaremos hundiendonos solos. Creame cuando le digo que Nohr no tomará ninguna acción hostil hacia Daein y pongo a disposición de su voluntad lo que crea necesario para que crea en mi palabra. Por favor, no permita que el error de mi hermano menor arruine una posible buena relación y apoyo. -
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Seimei el Sáb Dic 10, 2016 12:51 am

¡Estaban pudiendo hablar! ¡Qué bien! Honestamente, Seimei no había estado seguro de que todo fuera a funcionar. Todavía no funcionaba por completo, técnicamente, pero es que ni siquiera había estado seguro de que fueran a lograr ese nivel de éxito. El príncipe Pelleas comenzó a alejarse, no para huir sino para hablar en un sitio donde nada les estorbara. Ellos tendrían que seguirlo. Primero, se fijó en que la mano que le era extendida tuviera guantes o algo que separara un poco el contacto, en el exterior le era difícil mantenerse perfectamente limpio y le ponía un poco paranoico con el tema. Al confirmarlo, le sonrió de la más dulce forma que pudo a su señor, aceptó la ayuda y subió. Iba a estar sentado y cómodo mientras todo transcurría, sí, eso no estaría nada mal. Dejó al caballero conducir. Cuando Xander se bajó, Seimei quedó curioso, pero en silencio se adaptó a cada cambio y tomó su lugar en la montura. Se pasó sin problemas al asiento, tomando las riendas, y miró en silencio la escena.

Estaba más que acostumbrado a situaciones así y a no opinar, por lo cual su silencio no era una molestia o una restricción. Toda la ayuda que habría podido dar, ya se la había dado a Xander, opinando en privado y recomendando donde se le pedía. Así que sólo escuchaba. La verdad era que le habría gustado saber más de la verdad tras el supuesto ataque o misión de espionaje enviada a Daein, le habría divertido, pero la solución que se le daba al asunto ahora también era interesante. Por supuesto que Pelleas no iba a volver a Nohr, pero al menos era obvio que no estaba en contra. Y Xander estaba apelando a todos los mejores puntos posibles para que estuviera más bien a favor. Lo felicitó mentalmente. No había parecido tan buen diplomático. Seimei sabía mucho sobre el país de Daein, pero le parecía que el asunto iba bien encaminado. ¿Lo convencería de que podían ser amigos en lugar de enemigos?

Hizo al caballo retroceder un poco para darles a los importantes señores su espacio. Pero no tanto como para que él no pudiera escuchar, seguía muy curioso y tenía intención de ayudar un poco si era necesario y podía. Sólo cumplía su parte de mayordomo perfecto. Como tal, desvió un poco en la dirección de la entrada de la ciudad, con las orejas muy erguidas mientras vigilaba lo que esas desagradables criaturas estuvieran haciendo, como si velara por la seguridad de los señores. No era un guardaespaldas, no serviría de mucho, pero podía vigilar y avisar en cualquier caso. Apoyó la cola cuidadosamente tras la montura y se quedó vigilando, pacientemente dejando que el asunto se desenvolviera.

"Aunque algo me dice que no irá nada mal esta vez..." Pensó, tranquilo.





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Narrador el Miér Dic 14, 2016 12:38 am

Desde fuera de la capital de Crimea, un grupo pequeño pero imponente de emergidos cabalgantes se aproxima. No se dirige hacia el grupo de dos humanos y un laguz, sino hacia las puertas abiertas de la ciudad.

Quien guía es un emergido de pesada armadura, sobre un caballo igualmente acorazado, dotado de un gran estandarte de Crimea sobre sus ancas. Lo flanquean algunos caballeros emergidos, igualmente condecorados. Ante su presencia, los emergidos que aguardaban su llegada abren su formación respetuosamente y esperan. Aquel gran acorazado parece representar algo de suma importancia entre ellos.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2007


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Miér Dic 21, 2016 10:07 pm

Su atención ya no yacía en las puertas de Melior ni en los emergidos, tan ajenos que se volvían simples elementos de trasfondo para él. Suficiente había lidiado con ellos en sus viajes como para tener cierta costumbre a sus patrones de acción, cesando de temer a su mera presencia; si no les habían atacado apenas al verles, no les atacarían ya. Lo que hacían, también, pasaba desapercibido a los ojos de Pelleas, pues el caballero frente a él era más importante. En él se enfocaba, cauteloso del hecho de que descendiese de su caballo. Aunque sus intenciones se mostraran una y otra vez pacíficas, no podía evitar su propia tensión al esperar a ver qué haría, o que diría respecto a su desición. Frente a frente, se sorprendió de ver ante sí a un hombre de su altura, mas de mucho mayor porte, una ocurrencia inusual fuera de Daein. No obstante, se mantuvo en su sitio y persistió imperturbado.

El calmo asentimiento de Xander sugirió que su actitud no cambiaría tan prontamente, aliviando al mago oscuro. De alguna forma y pese a su imponente aspecto, en persona su tono parecía inclusive más cordial y abierto que en su carta. Parecía estar siéndole tan honesto como Pelleas acababa de ser, mas de entre todo lo dicho, el aparente hecho de que Nohr no tuviese intención alguna hacia Daein era el más difícil de aceptar, después de lo acontecido los últimos meses. El príncipe suspiró, apesadumbrado. Como varias veces antes, consideró la posibilidad de que sus preocupaciones fuesen injustificadas y cualquier ataque a su persona en el último tiempo no hubiese sido vinculado a Nohr. No tenía pruebas contundentes de ello, después de todo. La acusación de espionaje era otro asunto enteramente, aunque el príncipe Leon le había dado justificación en su momento. Las cosas podían haber escalado fuera de proporción. Aún así, habría sido una seguidilla demasiado conveniente de coincidencias y malentendidos, si sólo eso fueran. No podía resolverlo sólo sobre la palabra del príncipe Xander, por honesto que pareciese; era un voto de confianza demasiado arriesgado a dar, tanto que rayaría en irresponsable.

- Sí... es verdad que Nohr tiene una organización y ejecución de gobierno muy similar a la de Daein. Pero la verdad es que su iglesia no es la de mi reino, ni es propio de Daein especializar a sus hombres en la magia. De mi doctrina, la que comparto con el príncipe Leon, soy el único practicante que conozco allí. Eso es algo que pretendía cambiar, tras instruirme, y hacer de mi país uno más que respalde los estudios... - Admitió. Hablaba en tiempo pasado respecto a ello, aunque lo cierto era que no había desistido de tal intención aún. Mucho que hacer le aguardaba cuando pisara su patria nuevamente, mas entre sus prioridades personales estaba hallar la forma de llevar aquello a cabo. Sonrió un poco al poder mencionar el asunto al otro hombre, manteniendo la expresión en su rostro al continuar. - Contribuir de regreso a los sacerdotes de Nohr es lo que he deseado en primera instancia, para agradecerles de alguna forma, aunque fue como mago y no como príncipe que he tratado con ellos. Sin embargo... justamente como príncipe, no sé cómo podría saber la verdad... o subsanar esto... - Su voz fue apagándose allí, al no poder darle una conclusión verdadera.

Bajó la vista, apartándola del rostro ajeno. Olvidar todo lo ocurrido y aceptar la reconciliación de parte del primer príncipe sería una decisión irresponsable, Pelleas intentaba mantener aquello en mente, mas de igual forma persistían resonando las palabras ajenas. Tan sólo de verle en persona, Pelleas sabía que aquel hombre no era un practicante de magia oscura. Sin embargo, era claro que comprendía mucho respecto a la misma, consciente de su relación con la iglesia, su peso en la cultura del reino y los problemas que en todos esos aspectos atravesaba. La relación de un reino ocultista con los demás siempre era condicionada por las opiniones externas sobre aquellas artes. Pelleas comprendía eso, como mago; aquel hombre, seguramente, lo comprendía desde el punto de vista de un príncipe preocupado por su patria, sus relaciones exteriores y su futuro. Simpatizaba con él, en ese sentido. Dio una mirada a su alrededor, sólo cerciorándose de que el gato de cuestionable procedencia y dudosas lealtades no siguiera justo junto al nohriano, y tras ello Pelleas volvió a alzar la vista y hablarle. - Pero usted ha venido hasta aquí sólo por este asunto... ¿es de importancia? Las relaciones de su reino, el progreso de su iglesia... ¿son importantes para usted, aún cuando involucran a un reino tan lejano y a no más que un sólo mago oscuro? - Dijo. Quizás su baja confianza actuaba allí nuevamente, mas se le dificultaba comprender lo que todo aquello podía significar para el otro hombre, si le movía hasta aquel continente y aquellas tierras en decadencia. Sin embargo, deseaba comprenderlo. En el príncipe Xander veía entrega a su cargo y su reino; quería oír las respuestas de él, inalteradas.
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Mar Ene 03, 2017 5:12 am

Había notado que la mayoría de hombres fuera de Nohr eran más bajos que él así que se sorprendió un poco al ver al príncipe alcanzarle en altura aunque no en constitucion, tambien estaba la diferencia que el tenía una armadura de pesadas placas negras que agregaban anchura a su cuerpo mientras que el mago tenía solo sus túnicas y capas que a su parecer no protegían nada. En Nohr hasta su hermano menor tenia armadura y eso que tambien era mago oscuro, no lo veia para nada apto para un campo de batalla, mucho menos para cruzar aquel país cubierto de emergidos.

En las palabras del principe encontro esperanza casi de inmediato. Daein era parecido militarmente a Nohr, eso lo confirmaba de la boca del mismo principe y al decir también que no era la doctrina de la magia oscura algo de costumbre, de hecho siendo el unico en el país, encontraba un punto más donde atacar la pasión de aquel hombre - Con más razón creo que sería sabio el no perpetuar una riña que pueda llegar a arruinar el apoyo que Nohr puede dar a sus intenciones de perpetuar su doctrina oscura. Una buena relación entre los países sería vital, más  si usted desea llevar a cabo el fundar un templo, un colegio o cualquier institución para inculcar a más personas las enseñanzas del dragón oscuro, Nohr podría autorizar la salida de sacerdotes y magos a su institución. Tengo entendido por el poco tiempo que estuvo que sus estudios son bastos y así como usted ha sacado provecho de nuestros templos también nuestros sacerdotes han aprendido de usted. - no estaba tan informado como se mostraba pero su seguridad al hablar despejaba toda duda, muchos años de experiencia en mesas de discusión y enfrentando esta clase de situaciones le hacían diestro en ello, también el ser tan llanamente seguro de sus capacidades le daba ese toque extra de seguridad que aparentemente al otro principe le faltaba por sus pequeños tartamudeos y pausas - No le negaré que su papel como príncipe es importante y tambien lo son sus desiciones y sus acciones, por algo me dirijo a usted. Nuevamente, me disculpo en nombre de mi hermano menor por los inconvenientes que ha causado, aún está aprendiendo a lidiar con su propio titulo y el poder de su voz. Como príncipe a la corona deberá de saber que mi palabra tiene más peso, así como la suya, así que espero que entienda que lo que hablo no lo hablo en vano. - sabía que si él podía solucionar aquel tema en ese lugar no habría más peligro por parte de Nohr, sobretodo porque el asunto quedaria alli y no iria mas lejos, ni siquiera el rey llegaría a enterarse de todo el embrollo de las condenadas cartas.

Siguió la mirada del principe cuando la aparto de si y vio al gato sobre su caballo, el animal tenia las orejas hacia atras pero no se mostraba malo con el jinete desconocido solo receloso - Es importante. Somos un reino militar pero muy apegado a la iglesia, usted es un invitado de importancia en la misma, tanto en su calidad como príncipe de Daein como siendo un sabio. Me especializé en el uso de la espada pero se me fue inculcada la magia oscura de joven, todos los principes de Nohr fuimos inculcados por más que no la practiquemos debido a nuestra afinidad por tener sangre del dragón oscuro en nuestras venas y así como se nos inculca se nos muestra la importancia de la religión en el país y el poderío del dragón oscuro asi como su voluntad. Así usted sea uno, unico incluso en este continente, es un escogido por el dragón oscuro y en su posición como sabio debería saber que es de importancia para nosotros las buenas relaciones tanto con usted como para con su país. - había leído sobre Daein y sobre el hombre que gobernaba así que arriesgó, en un tono un poco más bajo y confidente inclinó su cabeza hacia el principe - En algún momento en el futuro será usted que tenga una corona sobre su cabeza y un hombre que porta un libro entre sus manos es mucho más sabio que uno que porta un hacha... o una espada. - dijo apoyando su mano en el mango de su propia espada. Tenía fundamentos para ello, consideraba a su hermano menor más inteligente y culto que él, sobretodo más resuelto y veía algunas de esas cualidades en los hombres que se inclinaban a las letras por sobre el acero.
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Seimei el Miér Ene 04, 2017 1:42 am

Estaba siguiendo cada palabra de la conversación, pese a que se aseguraba de que sus orejas siguieran puestas hacia adelante. Había pensado que las cosas serían más fáciles así, en persona, pero no había sabido que Xander podía ser así de diplomático, lo cual era una grata sorpresa, en alguien que sólo parecía un guerrero. De buenos sentimientos y todo, pero un guerrero al final. ¿Qué pasaría ahora? Y si establecían alguna clase de lazo para sus reinos, ¿qué pasaría? Nada iba a afectarlo a él y a su comodidad directamente, pero quería estar enterado. Lamentablemente, ciertos sucesos que pedían su atención se lo estaban impidiendo, y quedó a medias en la parte de más interés. Algo estaba sucediendo en la puerta de la ciudad, algo que debía vigilar. Alguien llegaba, siendo recibido como si se tratase de un invitado de honor. ¿Acaso no había sólo emergidos en ese sitio? Seimei no sabía mucho de ellos, pero inclusive a él le parecía extraño y sospechoso un comportamiento tan... civilizado, por así llamarlo. No sabía si se trataba de una buena o mala señal. Desde donde estaba, no podía ver con seguridad si esa importante persona era también un emergido o al contrario, de alguna forma una persona normal, pero era algo que consideraba importante saber. Sin duda, todo eso era extraño. Pero no quería interrumpir la conversación de los importantes señores para hacérselo notar, cuando se trataba de algo tan delicado e importante. Aunque tampoco quisiera perdérsela, sabía que no le quedaba mucha opción.

Miró a Xander, y sin decirle una sola palabra para no interrumpirlo, inclinó la cabeza. Luego movió las riendas para girar al caballo, alejándose. Ese era todo el aviso que daba.

Su entrenamiento en equitación no estaba muy oxidado, gracias a los muchos mandados y viajes que había tenido que hacer por el príncipe de Nohr en el último tiempo. Sin problemas guió al gran corsel oscuro más cerca de las raras criaturas, cauteloso en todo momento, por si fueran a interesarse en él o decidir que no les gustaba un espía. Rodeando un poco la zona, pudo ver el ingreso de aquel acorazado hombre a través de las puertas de la ciudad, y saber que se trataba también de un emergido. Tenía esos ojos rojos y brillantes que tanto destacaban. ¿Por qué lo recibían así los demás monstruos? Le recordaba un poco al recibimiento de un miembro de la familia real en su castillo. Decidió que eso probablemente debería ser avisado, y regresó al galope hacia donde estaban los demás. Mejor darse prisa por si las dudas, y mejor no perderse completamente la charla, en lo posible.

"Malditos monstruos, por hacer que me pierda las partes más importantes..." Pensó, suspirando un poco. Rápidamente bajó del caballo, posicionándose junto a Xander y esperando a por una pequeña pausa, algún momento en que no interrumpiese a nadie en su habla, para acercarse a hablarle en voz cordial y suave.

-
Disculpe, príncipe. - Otra vez inclinó un poco la cabeza, como excusándose. - Hay actividad extraña en la ciudad. Esas criaturas están recibiendo a otro de ellos, pero lo hacen como si se tratara de realeza... y hay muchos más armados ahora. ¿Quizás sea peligroso seguir aquí? -





un premio portado con honor:
Afiliación :
jehna

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
374


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Narrador el Vie Ene 13, 2017 12:24 am

Los emergidos no prestan atención al laguz que se acerca. No parecen tener intención de buscar combate, sólo de seguir con su ocasión.

El gran caballero acorazado ingresa a la ciudad amurallada, con sus caballeros detrás y el resto de los emergidos cerrando formación también. Comienzan a enfilar por la calle principal, dirigiéndose con sus banderas y estandartes hacia el castillo real de Crimea.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2007


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Pelleas el Vie Ene 20, 2017 4:07 pm

Le resultaba imposible ignorar sus propios intereses, que aunque intentase tampoco conseguiría disimular del todo. Era un mago, consagrado sabio oscuro por la orden plegiana ya, movido por su doctrina tanto como lo era por su amor a su reino; un mejor sabio que príncipe, en el fondo, pero intentando estar a la altura de su deber. Tan sólo se aseguraba no tener sus propios deseos demasiado en mente en esos momentos, no entorpecer su juicio respecto a lo mejor para Daein con ellos. Y sin embargo, una cosa comenzaba a mezclarse con la otra, a medida que Xander planteaba no lo que podía significar el conflicto y separación entre sus reinos, sino lo que podría significar una relación amena. Su intención de difundir las artes ocultas en Daein podía progresar mucho más con el respaldo de Nohr. No podía sino verlo como algo provechoso, una fuente de mayor fuerza militar para su reino, y mejor uso a las escasas ordenes de magia cuyos estudiantes no accedían a un nivel avanzado. Daein podía tener un nuevo y digno tipo de soldados, si surgía aquella nueva vertiente y si demostrase proveer. En su pensativo silencio, Pelleas no ocultó el hecho de que consideraba todo lo dicho. Su vista no dejó la de Xander, aunque por el rabillo notó que el sospechoso laguz se retiraba y le dejaba a solas; era un hombre de porte, mas jamás sería tan dura su mirada como la del rey Ashnard, ni tan amplia su sombra como para incomodar al joven de cabello violáceo. Verse a solas con él le sentaba mejor. Por lo demás, desde el inicio veía con claridad su intención y creía comprenderla.

Si un príncipe tenía la potestad de ocasionar una guerra, suponía que también era capaz de llevar a cabo una política nueva en el reino, en caso de que llegasen a un acuerdo. La idea era extraña, vista desde sus ojos, como hijo de un rey que difícilmente permitía siquiera su presencia en asuntos de importancia. Aún así, podía creer en ello. Entre todo, se sorprendió sólo de oír que aquel príncipe, claramente un caballero, había sido educado respecto a las artes oscuras también. Por supuesto, la relación de la familia real con el dios antiguo llamó también su atención, causando una reacción más animada de su usual; una sonrisa más amplia, menos contenida, y una mirada más curiosa que tímida. - ¿Usted mismo aprendió magia? ¿Puede utilizarla? ¿Sigue utilizándola? Jamás le vi en el templo. - Dijo enseguida, interesado y sin motivo para no aparentarlo. Si realmente se hallaba ante un hombre con la sangre de Grima, como fuese eso posible, ansiaría ver sus capacidades con la magia. Por aquel mismo motivo, le quedaba claro que no podía ocultar de él aquellos asuntos; no sería correcto ni deseaba ya hacerlo. - Estoy de acuerdo en la importancia de esto, por favor créame... soy consciente de que nuestra magia es distinta a todas las demás. Nos une en una forma tangible, nos confiere una verdadera relación, así lo deseemos o no. Es algo que me ha confortardo y alentado. Desearía que pudiéramos proseguir como dice, su reino y el mío... pero... - Había un "pero", pese a que su mente estaba abierta al asunto y la razón le indicaba que era una forma mejor de proceder. - Mi padre... no haría oídos sordos a una propuesta que mejoraría nuestras fuerzas militares, pero tratándose de Nohr y dado lo sucedido... no creo que me permitiría comenzar a mencionarlo siquiera. Es un hombre que cree en lo que ve, antes de lo que le sea dicho o prometido. El precedente con su hermano sigue estando allí. -

Deseaba tomar la ruta que el hombre de armadura negra planteaba. Era lo que él quería, al menos, mas persistía la palabra de su padre como la última, y en ese aspecto no podía hacer más; ni cerrar un acuerdo, ni hacerle promesa alguna. Pelleas bajó la cabeza un tanto, súbitamente menos conforme con aquellos hechos de lo que había estado en la mayor parte de la travesía hasta allí. Tornándose silecioso por algunos momentos, vio al laguz regresar y acercarse a su aparente nuevo amo. Pese a que el felino no hablaba en susurros ni directamente al oído del nohriano, el mago oscuro distinguió tan sólo la segunda mitad de lo que decía. - ¿Los emergidos? - Preguntó enseguida, alzando la voz un poco. Ante bestias, sin importar su raza, la aversión tendía a hcerle más fácil ser asertivo. Y sin embargo, de ser cierto aquel aviso, era algo que querría ver con sus propios ojos, por lo que se adelantó hacia donde se le permitía una vista despejada hacia la ciudad, dejando a sus espaldas al príncipe y el esclavo. Ya no veía el frente de la procesión, mas era una escena suficientemente clara.

- Jamás vi que actuaran de esa forma. No comprendo. - Musitó, frunciendo el ceño en cierta preocupación. Los emergidos jamás habían mostrado niveles de jerarquía ante sus ojos, mas allí lo veía suceder. No llegaba siquiera a imaginar lo que implicaba. - Quiero decir... he estado estudiándolos mucho tiempo, y esto jamás sucedió... ¿son las fuerzas de ocupación de Crimea? - La pregunta fue más un pensamiento a voz alta que una cuestión que esperase que cualquiera de los otros dos hombres respondiese. Volviendo la vista hacia ellos, tuvo el breve instinto de ordenarle al esclavo volver a revisar más cercanamente, mas el amo que acompañaba ene se momento no era el mismo de antes y desconocía si tenía el mismo trato. De todos modos, el asunto era de demasiada importancia como para no involucrarse él mismo. Bajando la vista, se inclinó rápidamente, ya despidiéndose para acudir a indagar en la ciudadela. - Discúlpeme, príncipe Xander. Necesito ausentarme un momento. -
Afiliación :
daein

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [7]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari

Especialización :

Experiencia :

Gold :
197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Xander el Mar Ene 24, 2017 2:50 am

Miró de reojo como el gato se alejaba con su caballo, no era que no confiara si incluso le avisaba con una sutil inclinación de cabeza, pero si le ponia nerviso lo que pudiese estar ocurriendo entre los emergidos y si había un ataque tendría que estar preparado. Puso su mano derecha sobre el mango de su espada que se encontraba a su izquierda, solo la apoyó como si descansara allí para no poner nervioso al príncipe pero estando listo para desenvainar en caso que los emergidos mostrasen de alguna manera agresivos. Miró solo un momento al gato y volvio a prestar total atención al sabio y su entusiasmo por lo que decía, el amor que sentia por el conocimiento resaltaba mucho y mostrandose trasparente en las cosas que le emocionaban dando algo de ternura en el hombre mayor.

Sonrió afablemente - Aprendí magia hace muchos años, cuando era apenas un niño, sé manejar tomos pero no soy bueno en ello, la oscuridad no parece querer obedecerme tanto como a mi hermano o será que no tengo la personalidad o disciplina para eso... decidí especializarme en la espada encontrando que era mucho más destacable como guerrero que como mago y poder servir mejor a mi país así. Casi no acudo al templo más que para los oficios especiales, lamentablemente carezco de tiempo para entrenar en algo que no uso y seguramente después de más de dos décadas de no tocar tomo alguno creo que sería un desastre si intento retomar done quedé... debería empezar de cero. Pero recuerdo todos los principios y todo lo estudiado, y aún siento el ardor recorrer mis venas cuando estoy demasiado cerca de alguna fuente de energía oscura. - había mostrado tener predispocición a la magia cuando era niño al poder utilizar libros de magia sin necesidad de haber tenido una iniciación, apelando los sacerdotes de inmediato que era por tener sangre del dragón oscuro en sus venas, él a veces se mostraba un poco escéptico a su propia sangre pero nunca lo habia expresado en voz alta y pensaba que aquello debia tener otra explicacion, incluso sospechando que su padre le hubiese sometido a alguna clase de iniciacion cuando era pequeño solo para preservar aquella creencia, o vaya a saber uno que. Había aprendido a controlar la magia y para la corta edad que tenía ya le decian que sería un gran mago, pero el esfuerzo que le llevaba y los dolores en su cuerpo que la misma magia le provocaba por ser tan pequeño le hicieron hacerse inclinarse cada vez más a sus entrenamientos fisicos optando finalmente por la espada. Al ver a Leon, años mas tarde, manejando con tanta naturalidad aquel elemento oscuro afirmó el pensamiento que él no era un erudito en la magia como habian dicho si no que su hermano lo era, él era bueno en cosas más simples, como un largo trozo de metal afilado.

Habia un pero... cuando escuchaba un "pero" ya sabia que todo lo que había dicho perderia valor de inmediato - Su padre suena muy similar al mio y lo comprendo. No le pido que considere estos puntos para un futuro inmediato, pero como dije, no siempre estara su padre y tiene que pensar en eso tambien, si me permite decirle. Si Nohr y Daein tienen un trato hostil será dificil llegar a un acuerdo más a futuro, pero si logra calmar o simplemente dejar pasar el incidente manteniendo neutralidad entre ambas naciones, en algún momento esta reunión podrá repetirse en el salón de alguno de los dos castillos y la responsabilidad de nuestras naciones sobre nuestros hombros. - eso era suficiente para él. Al gato volvía y aparentemente con noticias, se inclinó un poco hacia el para escuchar y de inmediato miró ya cerrando su mano sobre el mango de la espada - Gracias Seimei. Si se han comportado así... en Ragna Ferox. Hace unas semanas estuve allí, también tomado por los emergidos y fuimos atacados por un grupo organizado, liderado por un emergido en una montura, parecía ostentar algún cargo como general o capitán por su armadura y la de su caballo. - subió a su caballo y le extendió la mano para ayudar nuevamente al gato a subir a sus ancas y avanzó - Príncipe Pelleas, es peligroso que vaya solo, si es como presencié en Ragna Ferox, están organizados y deberíamos aproximarnos como si se tratase de un ejercito de vivos. -
Afiliación :
ohr

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de acero [1]
VULNERARY [2]
Elixir [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3518


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alzar el Estandarte [Privado; Xander, Seimei]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.