Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Lun Oct 17, 2016 4:09 am

Recién despertaba luego de la gran batalla contra los emergidos que había tenido anteriormente, no sabía bien en qué lugar estaba, por lo menos ya se sentía mejor, los dolores habían desaparecido, había sido curado por un clérigo cosa que no le agradaba demasiado, se sentó en la camilla donde se encontraba durmiendo, estaba en una carpa blanca, al parecer había otros heridos por la guerra allí, por lo menos los que habían quedado, le costaba admitir que la magia quizás no era algo tan malo, después de todo se podía usar también para curar a las personas, puede que las personas sean las malas y no la magia en sí.

Finalmente decidido a agradecer a alguien, solo para no  parecer descortés se paró y buscó algún clérigo que pudiera estar cerca, instantes después al haberse parado una mujer vestida con una túnica y un bastón entró a la carpa donde se encontraba, Kmone se quedó paralizado por un segundo, ella se acercó hasta él y dijo: -Me alegra que estés mejor, a decir verdad estabas muy mal cuando te trajeron hasta aquí, incluso con mi bastón no pude curarte del todo, por lo que es impresionante que puedas caminar ya.- El joven se sintió extraño, la persona que tenía frente a sus ojos no solo lo había curado, sino que también era hermosa -Gra... Gracias por curarme... Me retiraré...- Le fue muy difícil a Kmone poder decir estas palabras pero finalmente lo hizo, antes de marcharse levantó su mano derecha y abrió levemente su boca, haciendo parecer que quería preguntar algo, sin embargo negó con la cabeza y esquivando a la muchacha camino hacia la "puerta" de la carpa, antes de salir la mujer lo detuvo -Dime que sucede, hay algo más en lo que lo pueda ayudar.- El joven ladrón quedó hecho una piedra unos segundos, luego suspiró y dijo sin dejarle de dar la espalda: -¿Sabes quién me trajo hasta aquí? Creo que puede ayudarme a encontrar las respuestas que necesito.- La chica un poco extrañada, quedó dubitativa un rato y luego dijo: -Cla...ro fue... Argus, un hombre grande pelirrojo.- Eso fue todo lo que necesitaba, la descripción encajaba con la del hombre con el que lucho contra los emergidos, se dio vuelta hizo una reverencia hacia la mujer antes de retirarse de la tienda -Gracias.-

Al salir se topó con la sorpresa de que estaba en un campamento militar, probablemente era el de los soldados que habían luchado previamente, preguntó a muchos sin embargo ninguno sabía nada sobre el paradero de aquel hombre, justo cuando estaba por perder las esperanzas un soldado se le acercó -Escucha, te vi en la batalla como defendiste a Argus, no lo conozco, sin embargo fue increíble lo que has hecho te lo reconozco, escuché que está en la capital.- Kmone agradeció a aquel soldado cuando empezó a caminar hacia el frente se dio cuenta de que no conocía Altea, por lo que se volteo y tocó el hombro del soldado para llamar su atención -Disculpa, por donde queda la capital.- El soldado un poco extrañado apuntó un camino hacia el oeste de donde estaban, nuevamente el ladrón agradeció y se dispuso a caminar hacia allí.

Luego de cinco horas caminando y un pequeño viaje en barco finalmente llego a la capital y automáticamente se dirigió hacia la primera posada que encontró, se acercó al posadero y preguntó por Argus, luego lo describió -Lo lamento joven, no puedo dar información sobre los inquilinos, por lo que no puedo decirte si está o no aquí.- Kmone un poco molesto siguió insistiendo -Por favor, necesito hablar con él cuando antes.- El posadero y el ladrón continuaron discutiendo por unos minutos, la discusión no tenía fin y era repetitiva hasta que Kmone sacó cinco piezas de oro y las puso sobre la mesa, entonces las acercó al posadero -Si es que está aquí, por favor, dígale que me gustaría hablar con él, soy Kmone, el chico con el que peleó contra los emergidos días antes.- Al ver el oro el posadero lo tomó y dijo: -Quizás haya alguien parecido aquí, le dejaré tu mensaje, tu solo espera.- Al terminar de hablar se paró y subió unas escaleras.  El joven de pelo blanco esperaba no haberse equivocado, ya que no tenía muchas más monedas en su bolsillo.


Última edición por Kmone el Dom Nov 06, 2016 7:01 pm, editado 1 vez (Razón : Corrección)
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 01, 2016 9:55 am

Aclaratoria:
Hay un pequeño error en la ambientación de este tema. Es pequeño y no afecta casi nada a la escena, sin embargo pensé que sería correcto mencionarlo con intención constructiva para que el otro usuario lo supiera por si a futuro realizaba más roles en este sitio en particular:

Las ciudades islotes son islas pequeñas que tienen una ciudad cada una; la más grande de ellas (tan grande como puede ser un islote en el mejor de los casos) es la capital. No existe propiamente una ciudad llamada "Islote", sino que nos encontramos en una pequeña ciudad. Como dije, es algo que no afecta en casi nada, simplemente nos imaginamos que a Kmone en lugar de decirle "está en Islote" le dijeron que está e cualquier otro nombre y ya.

....Las distintas campañas militares realizadas simultaneamente en esa pequeña isla habían sido un completo éxito, consiguiendo así que ésta viese considerablemente reducido el número de emergidos que habitaban allí. Gracias a esto varios habitantes de Altea habían sido capaces de reestablecerse en el lugar. Algunos trabajaban en reparar los distintos hogares y establecimientos que fueron dañados por los combates y los enemigos, mientras que otros ya comenzaban a levantar algunos negocios, en particular esos que resultaban indispesable como eran precisamente las tabernas, posadas y centros de atención médica, entre otros. La població civil seguía siendo inferior a la militar en ese momento, pues altea no había coseguido todavía la paz y por lo tanto seguía haciendo falta la presencia de mercenarios y soldados para evitar que aquel islote volviese a caer en manos enemigas.

....El mercenario pagó hospedaje en una posada situada en el centro de la ciudad que correspondía a la pequeña isla, junto con otros tantos guerreros. A pesar de que apenas había sido reabierta, de que no se encontraba en perfectas condiciones y que era constante el ruido de los obreros reparando por aquí y por allá, seguía siendo mejor que dormir en el suelo o protegerse del frío con una simple tienda de campaña. Además, por unas cuantas monedas de oro el posadero ofrecía las tres comidas básicas y un poco de licor barato.

....En ese momento se encontraba en su habitación, sentado con un plato ya vacío de caldo sobre su regazo y terminando de consumir la jarra de cerveza que acompañó su alimento. Mientras realizaba los últimos tragos pudo escuchar la puerta siendo golpeada un par de veces. -
¡Aquí estoy! ¿Pasó algo? - El llamado a la puerta no parecía urgente, por lo cual no se apuró demasiado en levantarse y dejar sobre la mesa tanto el plato como la jarra. Luego se dirigió hacia el umbral y lo abrió hasta ver al posadero ahí. Le recibió con una sonrisa y escuchó con atención cómo le avisaba que alguien insistía fervientemente en verlo allá abajo.

....- ¿Que me buscan? Pues habrá que ver quién es. Gracias por avisar. - Le dio una amistosa palmada en la espalda al encargado del lugar, totalmente ignorante de cuánto se había negado antes en contarle o que solo lo había hecho tras recibir una paga. Sin hacer esperar más a quien le buscaba, el mercenario bajó por las viejas escaleras, escuchándose el crujir de la madera con cada pesado paso.

....Al cabo de unos pocos segundos se encontraba en el piso inferior, buscando con la mirada al misterioso visitante hasta ver de quién se trataba: el chico con el que había peleado horas atrás. Una escandalosa risotada escapó de su boca, resonando en el lugar. -
¡Vaya, si eres tú! No me esperaba verte de nuevo. Me han dicho que me buscabas con bastante urgencia, ¿ocurrió algo? Espero no sea para decirme que eres algún hijo perdido mío, mira que el cabello te delata. - Bromeó con soltura mientras se cruzaba de brazos, esperando, curioso, a que el otro hablara y se explicara.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Dom Nov 06, 2016 7:59 pm

Esperó unos cinco o quizás diez minutos hasta que el posadero volvió con Argus, cuando vio a Kmone una risa extraña salió de su boca lo que provocó que el ladrón se preguntara si había hecho lo correcto al haber ido a buscarlo, luego de escuchar lo que había dicho el pelirrojo solo aumentó aún más su duda -¡No! Yo no... no soy su hijo, lo vine a buscar por otras... razones.- Dijo mientras pensaba por dónde empezar, no sabía si empezar por su falta de metas o lo le había dicho en el campo de batalla.

Kmone suspiró y empezó a hablar -No pienso que lo que hice fue salvar personas, simplemente descargaba mi rabia al ver magos yo... Cómo decirlo... Pierdo la cabeza.- Empezaba a contestar lo que Argus había dicho en el campo de batalla, no era algo que le asentara bien pero le tenía que hacer frente así podría seguir creciendo, tenía que aceptar que a pesar de todo actuaba como un niño siendo imprudente y siempre haciendo lo que le plazca.

-Quiero disculparme... Por haber puesto en peligro a los demás, no fue algo que me haya puesto a pensar la verdad, por otro lado se que no preocuparía a nadie desde hace muchos años que no pienso en eso. Esa es la razón de que actúe tan imprudentemente.- Dijo con la mirada baja, respiró hondo y se preparó para mirar al hombre, ya que si quería ayuda debería mostrar decisión primero, levanto la mirada y miró fijamente a los ojos de Argus -Es cierto que actúo como un niño y que probablemente... Necesito algo de disciplina militar para poder seguir adelante y... Me gustaría... ¡NO! No me gustaría sino que quiero que me ayudes, no solo a luchar sin poner la vida de otros en peligro sin que también quiero proteger a otros, no sé qué hacer de mi vida en este momento pero de seguro que saber proteger a otros me ayudará y usted creo que es la persona indicada para ayudarme.- A esta altura solo esperaba que el pelirrojo le hubiera entendido, lo que quería decir es que necesitaba ayuda porque no tenía objetivos o algún camino que seguir, quería aprender todas las cosas que quizás su padre le debía haber enseñado o en su caso su hermano, todas esas cosas que no había aprendido por no tener a alguien con él aunque no estaba seguro de que lo comprendiera ya que hasta él se perdió con lo que decía.

-Em creo que sería mejor hablar sentados, no sé si le molestaría sentarnos en una mesa Argus, por cierto no le agradecí por venir a verme, muchas gracias.- Luego de decir lo último hizo una reverencia en señal de respeto, miro al posadero y preguntó si no tendrían alguna mesa libre, el posadero asintió y señaló una mesa cerca de una ventana, Kmone pidió que le trajeran algo para tomar a él y Argus luego empezó a caminar hacia la mesa esperando que el pelirrojo lo siguiera y aceptara hablar con él.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 04, 2016 10:19 pm

....El hombre escuchó las palabras del muchacho en silencio, permitiéndole expresarse con total libertad y asintiendo esporádicamente con la cabeza. Su semblante en ese instante se mostraba inescrutable, siendo difícil discernir qué ocurría en su mente en ese momento, o cómo se estaba tomando lo que su interlocutor le decía. Y el silencio acabó perdurando incluso más allá de la explicación, pues mientras el posadero comenzaba a conducirlos hacia una mesa libre él sencillamente se mostraba pensativo.

....Tan pronto ambos tomaron asiento junto a la mesa y el otro hombre se disponía a marcharse para buscar lo que se le pidió, el pelirrojo le hizo un gesto con la mano. -
Yo pago. Tráenos una buena botella de vino y dos jarras. También tráenos un poco de pan y de miel, que no he comido nada todavía. - Acto seguido realizó un ademán para indicarle al varón que se podía marchar. En ese momento su atención regresó hacia el joven ladrón que tenía delante.

....Apoyó los dos codos sobre la mesa, juntó las manos hasta entrelazar los dedos y dejó que su mentón descanse encima de los pulgares, con los labios apegados al resto de los dedos. -
En pocas palabras, lo que me quieres decir es que no tienes ni la más remota idea de lo que quieres con tu vida. Hasta este momento dejabas que la corriente te llevase y ya. - No era el primer caso de ese estilo que veía y posiblemente tampoco sería el último. Sin embargo eso no hacía que la situación fuese mucho más fácil.

....El silencio volvió a reinar en la mesa durante unos segundos más hasta que se pudo escuchar un suspiro procedente del mercenario. -
Es muy poco lo que puedo hacer por ti, a decir verdad. Nadie puede decirnos cuál es nuestra meta en la vida o qué rumbo tomar. Son cosas que sencillamente tenemos que descubrir por nosotros mismos. Si alguien más nos señala un sendero en la vida, no es realmente el nuestro. En tus manos está el reflexionar qué quieres para ti, qué te es importante, cómo quieres ser recordado. En eso yo no puedo ayudarte. - Negó con la cabeza para dar énfasis a sus palabras, y al escuchar los pasos del posadero al acercarse apartó los brazos de la mesa y le dio espacio para ubicar la botella opaca, las jarras de madera y el tazón con pan fresco y algo de miel para untar.

....El héroe tomó la botella con su mano izquierda y se encargó de llenar ambas jarras, sin preocuparse en indagar si el otro chico estaba acostumbrado al licor o no. Al terminar, tomó con la diestra la jarra que le correspondía y se llevó ésta a los labios para dar un largo sorbo, mismo que fue acompañado por un nuevo suspiro, aunque éste de alivio al saciar su sed. -
Sin embargo, a pesar de que yo no puedo ser quien te ayude a descubrir el norte de tu vida, sí puedo echarte una mano en lo que respecta a cómo alcanzar esa meta. Enseñarte más o menos cómo pelear, intentar ayudarte a calmar esa impulsividad tan peligrosa que tienes. Por desgracia no será algo que pueda hacer de manera muy frecuente, pues desde que inició mi contrato con Altea mi tiempo ha estado algo... ¿Cómo decirlo? Recortado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Lun Dic 05, 2016 2:33 am

Ambos tomaron asiento, el pelirrojo le hizo seña al hombre para pedir vino, pan y miel luego dijo que él pagaría, Kmone permaneció en silencio sin mover un solo músculo ¿tomaría vino? Debía hacerlo, no podía desmerecer el ofrecimiento de Argus, mucha gente solía tomar bebidas alcohólicas eso no quería decir que fueran malas personas después de todo, mientras no las tomaran en exceso no habría problemas además el hombre que estaba en frente de él había pedido eso y no era una mala persona ¿verdad? No, hasta parecía alguien muy bien disciplinado, fuerte y por sobre todo no era en nada parecido a su padre ya era tiempo de que el ladrón creciera dejando su pasado atrás, no podía vivir desconfiando de los demás por cosas estúpidas como por ejemplo que beban alcohol o el simple hecho de que sean magos, debería empezar a juzgar a las personas por sus acciones o quizás no juzgarlas directamente cada quien es libre, pero bueno, debería ir paso a paso.

Más allá de la confusión que tenía se encontraba tranquilo, después de todo ese hombre de gran contextura física le había salvado. Se exaltó al escuchar lo que decía Argus -no es así, durante once años de mi vida si no me equivoco estuve persiguiendo a un asesino para buscar venganza... Hace no mucho tiempo logré conseguirla pero todos mis motivos para seguir adelante se esfumaron en el mismo momento que pude vengar a mi hermana.- Lo que estaba diciendo podría parecer algo estúpido, hasta se podría decir que tuvo suerte de no tener oportunidad de vengarse antes que solo era un niño o tenía el cuerpo de un niño.

El silencio invadió la mesa hasta que el pelirrojo lo interrumpió, lo que decía era pura verdad lo cual hizo dudar a Kmone por unos momento el por qué estaba allí, qué era lo que buscaba realmente, puede que el encuentro que tuvo con los emergidos antes si fue por dejarse llevar pero había ido a buscar a quién lo había salvado por una razón, no lograba comprenderlo del todo, quizás después de mucho pero mucho tiempo el ladrón que alguna vez fue un niño feliz de Jehanna volvía a tener un modelo a seguir.

El hombre que los había atendido anteriormente volvió con lo que Argus había pedido, para Kmone finalmente había llegado la hora de hacer un paso hacia el frente y dejar algunos de sus rencores en el pasado, el pelirrojo sirvió la bebida a ambos, el peli-blanco miró la jarra de madera reacio mientras juntaba fuerzas para tomarla. -Eso... Eso suena muy bien, me serviría ser más fuerte y sobre todo el no ser tan impulsivo. Seguiré buscando mi camino... El día que me vengué ¡oh! Perdón no lo he explicado cuando era niño mi hermana Lara y yo quedamos huérfanos, no mucho tiempo después de eso fuimos a una ciudad portuaria o quizás era un pueblo... No lo recuerdo muy bien en ese momento todo era grande para nosotros.- Hizo una pequeña pausa, se bajó la máscara que le cubría la parte inferior de la cara para que, al tomar la jarra con su mano izquierda y llevarla hacia su boca pudiera darle un sorbo al contenido, instantáneamente después de tragar lo que tenía en las manos rápidamente dando un golpe a la mesa, bajó la cabeza y empezó a toser una y otra vez por casi treinta segundos, luego volvió elevó la mirada para seguir hablando -lo lamento, es la primera vez que tomo algo así. En fin, continuaré con lo que decía; en esa zona portuaria la única manera de alimentarnos era robar cosa que generalmente no me traía problemas que no fueran alguna que otra caída o un golpe pero... Un día robe una pieza de pan a la persona equivocada, esa persona me siguió y cuando me encontró en lugar de hacerme daño tomó a Lara de la cabeza... Apretó y apretó, le aplastó la cabeza en frente mío, la asesinó en frente mío.- Lágrimas empezaron a salir de los ojos del ladrón que, aunque quisiera seguir hablando le era imposible por lo que quedó en silencio un tiempo.

Volvió a tomar la jarra con su mano izquierda y le dio otro sorbo pero esta vez sin que le afectara, no entendía por qué la gente tomaba eso porque su sabor no era nada agradable, él prefería mil veces el agua pero bueno en ese momento no tenía agua en la mesa y había bebido muy poco como para que sintiera el efecto del alcohol.

Finalmente pudo volver a hablar pero manteniendo la cabeza baja -el día que el asesino de Lara murió fue por un ataque de emergidos básicamente, el hombre huía de mi pero esos demonios se me adelantaron. Escuché a una niña llorar con una voz muy parecida a la de Lara, no pude evitar correr hacia ella para ayudarla y al verla me encontré con que era demasiado parecida, gracias a un sujeto llamado Artemis que asumo que tendrás alguna idea de quién es pudimos salvarla. Esa niña está ahora en el orfanato de Ciudad Islote, deseo adoptarle y mostrarle una vida en la que no odie u pueda ser feliz.- Rió -Es una idea estúpida porque todavía no soy capaz de mostrarle ese camino a nadie pero quizás es un indicio de mi nueva meta, no será fácil alcanzarla y tendré que superar muchos inconvenientes, por eso necesito ser más fuerte, si eso... Eso es lo que me impulsa ahora.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 27, 2016 8:21 am

....El muchacho parecía tener bastante guardado dentro y estaba más que claro que necesitaba poder liberar todo eso, desahogarse, y en especial aceptar algunas cosas. No aceptárselas a él, un desconocido a quien penas vio en una ocasión, sino aceptárselas a sí mismo. Por ese motivo el corpulento guerrero permaneció en el más absoluto silencio mientras escuchaba lo que le contaba su interlocutor. Su mirada apenas se desviaba por momentos muy breves para poder observar la jarra de madera en cuanto la sujetaba para dar un sorbo, o el pan y la miel cuando se servía algún pedazo acompañado la dulce sustancia. Su única participación en la conversación consistía en un asentimiento de cabeza para indicarle que le estaba siguiendo.

....En ocasiones podía apreciarse algún gesto en su rostro: una mueca en los labios, un levantamiento de ceja, o una mirada que parecía indicar algo. No obstante, no dijo nada al respecto hasta que el muchacho parecía haberlo soltado todo. -
No has tenido una vida nada fácil, ¿eh? - Suspiró profundamente en una suerte de lamento hacia las penurias que había tenido que afrontar el ladrón. - Las circunstancias nunca te fueron muy favorables, y con todo lo que has tenido que pasar es natural que el odio y la sed de venganza hubiesen echado raíces en ti. Vengarse no resuelve nada, y dedicar la vida a ésta es solo una terrible pérdida de tiempo. Después de todo, ¿qué se gana llevándola a cabo? Solo combatir la violencia con violencia, crear un círculo vicioso. Pero es normal que un chico como tú, tan joven, no lo hubiese visto así. - Se llevó la jarra propia hasta los labios y bebió por varios segundos hasta encargarse de que ésta quedase completamente vacía, tras lo cual la bajó de regreso a la mesa.

....Permaneció unos momentos en silencio, mirando al chico a los ojos con un gesto pensativo y meditabundo, e incluso su mano desocupada se elevó hasta su barba para acariciarse ésta. -
Te voy a ser sincero. Lo que hiciste por esa niña es algo admirable, y hasta podría ser una oportunidad que te ha dado la vida para dejar atrás todo ese odio que te ha quemado por dentro. Es bueno tener alguien por quien vivir, alguien que te motive a seguir adelante, una persona por quien quieras ser mejor. - Y en esas palabras podía apreciarse en su voz cierto tinte melancólico, triste. Él, después de todo, carecía de alguien así en su vida desde hacía muchísimo tiempo. Lo más cercano que tenía a eso, quien hasta ese momento le servía de motivación, era su familia, en particular su hermano. - Pero si quieres enseñarle a esa pequeña a vivir bien la vida, a no perderse e ir por el mal camino, y en especial si quieres que no esté sola... deberías dejar tu arma. No es un oficio adecuado para ti, no te lo recomiendo.

....Se sirvió un poco más de vino en la jarra y luego tomó una hogaza de pan para partirla con ambas manos en múltiples pedazos y a cada uno untarle una buena cantidad de miel. Le acercó varias porciones al chico para invitarle a comer, especialmente porque consideraba que no hacía muy bien ingerir alcohol sin tener algo en el estómago. - El que está dispuesto a matar también debe estar dispuesto a morir. Cada combate, cada lucha, es una apuesta con la muerte. Hasta el mejor guerrero puede perder, sea porque su oponente lo ha superado o porque el azar o la fortuna así lo han querido. - Y en ese momento su voz adoptó un tono serio, hasta podría decirse que lúgubre. Pretendía dejarle bastante claro al muchacho la gran carga que existía detrás de blandir un arma. - Y matar a otra persona no es cosa de juegos. Que alguien sea tu enemigo no significa que sea malo. ¡Demonios! Ni siquiera sabemos si los Emergidos lo son. No conocemos sus motivaciones, sus razones, no nos podemos comunicar con ellos. ¿Y si son personas obligadas a cometer esas atrocidades por coacción o algún macabro hechizo? ¿Y si le estás arrebatando la vida a una persona que está luchando contra su voluntad? Sea por los motivos que sea, sea para proteger o por dinero, acabar con la vida de alguien es asesinato. Y en ese sentido yo no soy mejor que un criminal, ni tampoco los soldados de la ciudad.

....La larga explicación resecó su garganta así que hizo una pausa para volver a beber del licor, pausa que además, supuso, le serviría al chico para digerir lo que le estaba diciendo o para comer un poco del pan que le brindó. Luego de un tiempo prudencial dejó que su voz volviese a dejarse escuchar. - Salvaste a esa niña y por ahora eres todo lo que ella tiene. Si gustas aprender a pelear simplemente para protegerte a las personas que quieres, incluida ella, está bien. Pero el mejor consejo que te puedo dar es que solo uses tu arma cuando sea completamente necesario. ¿Qué será de ella si el día de mañana mueres queriendo ser el héroe en alguna invasión o en una lucha? ¿Qué te garantiza que en tu ausencia alguien no abusará de su situación? Son tiempos oscuros, muchacho. Ladrones, asesinos, esclavistas; los emergidos no son el único peligro. Creo que lo mejor que te puedo recomendar es que te busques un buen empleo, uno tranquilo y digno. Trabaja en alguna tienda, ayuda en el campo, algo con lo que puedas garantizar la seguridad de ambos. Déjale el combate a los individuos como yo, quienes no tenemos mucho por lo que vivir, por lo cual da igual si llegamos a morir.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Miér Dic 28, 2016 7:50 pm

El ladrón mantenía la jarra en su mano pensando en si seguir tomando o no, de la misma manera que el pelirrojo lo escuchó atentamente ahora era su turno de escuchar. Parecía estar dándole excusas a Kmone para ser como era o por lo menos eso parecía hasta que habló de la venganza, luego de escuchar el joven de cabello blanco miró hacia el techo unos segundos para pensar "once años de mi vida ¿desperdiciados? Puede ser ¿gané algo? No. ¿Qué he hecho estos once años entonces?" No pudo evitar soltar una pequeña risa que no la prolongó por respeto a quien estaba en frente.

Kmone sonreía, bajó la vista del techo para mirar a Argus ambos se miraban fijamente a los ojos, a diferencia del peli-blanco el hombre robusto parecía estar pensando cuando el ladrón simplemente estaba riéndose de lo inútil que había sido durante su vida y todo el tiempo que había perdido. El pelirrojo volvió a hablar solo para impresionar al joven de cabellos blancos, más allá de lo que estaba diciendo que era muy cierto, el hombre hablaba de una manera extraña que reflejaba que tenía sentimientos aunque difícil de entenderlos porque no estaba acostumbrado a ver ese tipo de actuación, cosa que no esperaba de alguien tan feroz en la batalla, Kmone estaba a punto de disculparse por traer aparentemente malos recuerdos por lo que entreabrió la boca pero antes de que saliera una sola palabra Argus continuó hablando. -No es tan simple- Respondió el alvino, decir que abandonaría su daga era fácil pero hacerlo ya no tanto.

El ladrón bajó la mirada con la duda de si debería darle la razón al pelirrojo o explicarle por qué no debía darle la razón, se sorprendió al notar que le ofrecían pan con miel para comer entonces levantó la mirada y agarró uno con su mano derecha, empezó a comerlo de a poco seguido de algunos tragos del contenido de la jarra. Era la primera vez que escuchaba " El que está dispuesto a matar también debe estar dispuesto a morir." Esas palabras provocaron que se erice la piel del alvino, el miedo lo invadió y solo podía pensar en lo imprudente que había sido hasta el momento, quizás había estado dispuesto a morir pero no de forma voluntaria simplemente la vida era demasiado dura pero no tenía la valentía de quitársela él mismo.

Las palabras de Argus estaban quedando grabadas en la mente de Kmone por el gran impacto que estaban teniendo sobre él, jamás se había puesto a pensar en nada de eso, solo hacía de las suyas sin esperar alguna consecuencia realmente grave, las personas que había matado ¿a cuantas familias dejo sin alguien que les trajera el pan? Cuántas mujeres e hijos esperaron a su esposo en casa y no volvió porque él les quitó la vida simplemente porque se pusieron en frente de su objetivo y los magos, ellos ¿realmente no todos eran malos? Era demasiado para digerir pero de una cosa estaba seguro pero no recordaba bien por qué había llegado a la conclusión de que los emergidos no son humanos.

Tomó la jarra y la llevó hasta sus labios con la intención de beber sin embargo, al darse cuenta de que estaba vacía la dejó en la mesa, en su lugar tomó otro pan con miel y lo comió. Argus volvió a hablar esta vez sus palabras empezaban a doler, dolían más por el hecho de ser ciertas por lo menos la mayoría solo se había equivocado en un pequeño detalle pero fue culpa del alvino por no explicarse bien. -Si yo fuera todo lo que la niña tiene entonces haría lo que recomiendas sin pensarlo... Pero.- Hizo una pequeña pausa para servirse licor y beber algunos sorbos -Solo salvé a la niña de que la maten, pero quién realmente la llevó hasta la puerta de salida fue el laguz con el que pelee ¿cómo se llamaba? Había dicho que era algo real... Artemis creo que era su nombre, me esforcé en abrirles el camino luego, en la puerta de salida él se encargó del emergido más poderoso que había y yo la llevé hasta encontrarme con un guardia que la terminó llevando al refugio. Esa niña ni siquiera debe recordarme, aun así quiero darle una buena vida.- Su voz cada vez era más baja le pesaba mucho hablar de aquello, tomó lo que quedaba en la jarra dejándola vacía -En cuanto a conseguir un trabajo... Por la mañana del día en que luchamos contra los emergidos trabajaba para un hombre, una mujer... La historia es algo larga así que pasaré directamente a lo importante... Prometí salvar a uno de los soldados que estaba luchando pero fracasé, fue uno de los que cayó con el primer ataque del mago emergido... Es como si no pudiera escapar de la batalla.- Emergidos, eso era lo había recordado, el alvino se paró de golpe y golpeó la mesa con sus manos -¡Argus! No tiene que preocuparse por matar emergidos, huelen a muerto, son muertos estoy seguro de ello.-

Kmone volvió a sentarse luego de un suspiro, se había calmado un poco -La-lamento la forma en que actué. Por favor enséñeme a pelear siempre que le sea posible, prometo hacer mi mejor esfuerzo para usarla solo en defensa y controlar mis impulsos de odio que de seguro no se irán pronto pero... Lucharé contra ellos.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 29, 2016 9:05 pm

....El semblante del héroe permaneció impertérrito a pesar de las risas que inesperadamente habían surgido de los labios del muchacho. No hizo comentario al respecto, ni tampoco mostró gesto alguno de enfado. Su mirada perdida y la manera en que había visto el techo dejaba claro cómo seguramente había estado absorto en sus propios pensamientos y que alguno de estos le había hecho reír, si bien podía no ser necesariamente de alegría o gracia. Y precisamente al encontrarse tan atento de su interlocutor es que se percató de cuando la jarra del otro se vacío, de modo que en cuestión de segundos ya se encontraba vertiendo más licor en ésta hasta llenarla prácticamente hasta rebosar. - Te va a parecer extraño escuchar esto por parte de un guerrero, más aun de un mercenario: indistintamente de si eres o no lo único que tiene esa niña en esta vida, si lo que tú deseas es darle una buena vida el luchar y el matar no son el medio adecuado. Cada combate es una apuesta, puedes salir vivo o puedes salir muerto. Y si mueres, no podrás velar más por ella, no podrás continuar mejorando su vida. - Tras llenar la jarra del chico la botella quedó casi vacía, quedándole tan solo unos cuatro o cinco sorbos. Por ese motivo el pelirrojo prefirió llevarse ésta directamente hasta la boca para dar unos cuantos tragos.

....Al dejar el frasco completamente vacío señaló con el pico al ladrón. Podía notarse en su rostro que el alcohol no le había hecho demasiado efecto aun, y no era de extrañar por lo corpulento que era y lo acostumbrado que estaba a beber. -
Podrás pensar que "luchando contra los emergidos forjas un mejor futuro para ella, una mejor vida". Y sí, es verdad. Es difícil garantizarle una buena vida a alguien cuando cada día se corre el riesgo de que ese ejército tumbe a patadas tu puerta. Pero déjale esas luchas a quienes no tenemos nada mejor que hacer con nuestras vidas, y a quienes estamos tan viejos que ya no sabemos hacer algo distinto. Tú aun estás joven.

....Con un ademán de la zurda el mercenario captó la atención del posadero, indicándole que trajera otra botella más. No sabía si el chico que tenía delante deseaba continuar bebiendo o si soportaría unas cuantas jarras adicionales, pero sí que sabía que él, por lo menos, podía llevarse al estómago un par de botellas más antes de dormir como un ángel cuando le tocara acostarse. Luego, con esa misma mano, tomó un pedazo de pan, sintiendo lo tibia que se encontraba la masa al ser recién horneados, y se llevó éste a la boca para comérselo de un gran bocado.

....Se tomó varios segundos para reflexionar muy bien lo que el muchacho le pedía, estando un poco inseguro de cuál debería ser la respuesta más adecuada. Pero cuando finalmente tomó una decisión realizó un asentimiento con la cabeza. -
Está bien. Puedo entrenarte un poco, pero será únicamente bajo ciertas condiciones que no pretendo negociar. O lo tomas o lo dejas. - Cerró el puño izquierdo y llevó éste al frente, a la vista del joven. Lentamente levantó el dedo índice, en señal de "uno". - Vas a conseguirte un empleo decente. Me da igual cuándo lo hagas o cuál sea. Me es indiferente si es ayudando en una tienda o limpiando el estiércol de los caballos. Solo empezaré a entrenarte cuando empieces a trabajar. Como te dije, te voy a entrenar para que te sepas proteger y proteger a quienes aprecias, no para que conviertas la lucha en tu estilo de vida. No mandaré a un muchacho a su muerte. - Pronunció con voz firme, severa y bastante seria. Seguidamente fue su dedo medio el que se levantó en compañía del índice, indicando un "dos". - Si alguna vez me entero que le das un mal uso a lo que te enseñaré, el entrenamiento se dará por terminado. No voy a entrenar a una persona para que actúe de manera deshonesta o injusta; eso incluye desahogar tu ira con alguien usando lo que te enseñe. - Sin detenerse demasiado en ese punto, levantó el dedo anular en conjunto con los dos antes mencionados. - No voy a adaptar el entrenamiento a ti. Tú te vas a adaptar al entrenamiento. No quiero escuchar quejas, ni lamentos, ni súplicas. Vas a ser entrenado por alguien que tuvo que pasar por el arduo régimen de Daein. Si bien no seré tan inclemente, tampoco seré delicado contigo. Y si te digo que hagas algún ejercicio o práctica lo harás. Sin peros. - Finalmente levantó el dedo meñique, en señal de "cuatro", y hecho eso abrió toda la mano y dio una palmada en la mesa. - Y por último, te vas a comprometer a que no matarás a nadie, incluido un Emergido, a menos que sea estrictamente necesario. Da igual si están vivos o si son muertos vivientes, si pelean por decisión propia o por manipulación. Son personas. E incluso si son simplemente cadáveres siendo movidos como títeres, no es muy digno mancillar el cuerpo de alguien que está siendo usado contra su voluntad. Entonces, ¿aceptarás?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Sáb Dic 31, 2016 12:43 am

El hombre seguía hablando de lo probable que era morir en el campo de batalla, eso hizo pensar a Kmone que quizás de todos aquellos hombres que sí cayeron contra los emergidos el pelirrojo era el que más miedo tenía, quizás esa era también la razón por la que era el más fuerte y el que más batallas probablemente vivió, el miedo mantiene alertas a los hombres y también los impulsa a mejorar o por lo menos es un insentivo para hacerse más fuerte aunque no necesariamente el único. El ladrón lo miraba con mucha atención cada palabra que decía el contrario le hacía preguntarse por qué peleó todas esas veces además, ahora tenía un motivo por el cuál no morir, era esa niña muy parecída a su hermana menor.

Argus señaló con el pico de la botella a Kmone, quien no entendió que quería decir con el gesto que había hecho, bajó la vista por unos segundos para mirar su jarra que estaba llena, no entendía por qué la había llenado si ni siquiera le estaba gustando lo que tomaba tampoco sabía por qué bebía sin embargo volvió a agarrar la jarra y tomar un par de sorbos antes de dejarla en la mesa nuevamente, había seguido con su mirada la jarra, el pelirrojo volvió a hablar y Kmone levantó la mirada rápidamente provocando un fuerte dolor de cabeza que duró unos pocos segundos, durante esos segundos tuvo la mirada perdida aunque luego miró al hombre corpulento con atención nuevamente.

-Tienes razón, si sigo así algún día terminaré como mi hermano... Cuando los magos entraron a casa el no estuvo preparado para vencerlos... Cuando los emergidos entren a mi casa quiero estar listo para acabarlos.- Dijo bajo lo más serio que podía, el ladrón estaba actuando un poco extraño aunque no era nada importante solo estaba siendo un poco más extrovertido de lo normal pero nada que alguien que no lo conozca pueda notar, eso se reduce a nadie lo puede notar.

Kmone luego de hablar bajó la cabeza y cerró los ojos, se había quedado pensando en si el pelirrojo lo entrenaría o no aunque ya no tenía demasiadas esperanzas después de todo era notorio que prácticamente le recomendaba dejar la lucha a un lado, eso implica hacer toda su vida a un lado y empezar de nuevo, algo nada fácil para un ladrón que a duras penas sabía leer y su escritura era pésima, cosas que si quería un trabajo altamente gerárquico necesitaba de otra manera conseguiría solo un empleo que le sirviera para subsistir.

Al escuchar que lo entrenaría abrió grandes los ojos y la boca, luego miró a Argus para escuchar cuáles eran las condiciones, la primera condición era muy dura, el albino cerró su boca y tragó saliva algo temeroso de escuchar las siguientes condiciones.

La segunda condición era más comprensible en ese momento Kmone soltó un suspiró de alivio.

A la tercera condición no la veía como un obstáculo, nunca en su vida había tenido fácil algo, tampoco lo habían tratado bien por lo que no tenía ningún problema con soportar golpes, cansacio, falta de comida, falta de sueño ya que básicamente era lo que describía su vida.

Después de la primera condición las otras dos no habían sido la gran cosa sin embargo, la tercera era una que el ladrón simplemente no podía cumplir por lo menos no en ese momento, para hacerlo primero debía librarse de todo el odio que tenía en su interior pero lo más impresionante era poder oír hablar a quizás el guerrero más feróz que haya visto hasta el momento, en esa posada, en esa mesa estaba la diferencia de un asesino y un guerrero.

El alvino tragó algo de saliva antes de responder con mucho miedo de la forma en la que respondería el contrario -Con las tres primeras no tengo problemas... Pe-Pero... a la últitma yo... Yo...- La voz de Kmone empezaba a quebrarse como si estuviera por llorar -No puedo... Primero debo librarme del odio que me hace actuar de manera estúpida.- Apretó los dientes para evitar llorar pero no pudo evitarlo, las lágrimas de frustración empezaron a brotar de los ojos del ladrón -Pero puedo superarlo... Puedo... Yendo al lugar que estuve esquivando toda mi vida, incluso cuando pasé cerca de allí no miré atrás... Mi... Mi casa... El odio solo puede terminar en el mismo lugar donde empezó.- Se paró de golpe moviendo la mesa y provocando que su jarra se cayera, no dejó que tocara el piso porque con un rápido manoteo pudo tomarla sin que se derrame demasiado líquido -Dijo que el entrenamiento empezaría cuando cumpla las condiciones ¿verdad?- Puso la jarra en la mesa nuevamente, se secó las lágrimas y habló con un tono serio -Si no le molesta puedo cumplir con esos requisitos en seis meses quizás menos pero depende de cómo me trate la vida cuando vaya hasta Jehanna, no pienso adoptar a la niña hasta ser capaz de defenderla, hasta entonces está más segura en el orfanato de aquí.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 4:00 am

....Pudo notar con facilidad cómo sus propias palabras afectaban profundamente al ladrón, ¡quizá todos los que estaban en la posada podrían darse cuenta de tan solo verle la cara al chico! O por lo menos eso pensó en aquel instante el mercenario. Pero ni siquiera la necesidad que parecía tener ese muchacho por tener quien le guiara era suficiente para hacer que el grandulón diera su brazo a torcer. Sus condiciones parecían firmes, inquebrantables y, tal como él mismo dijo, imposibles de negociar.

....Las lágrimas que humedecían el rostro de su interlocutor no produjeron ni en su semblante ni en su mirada asomo alguno de piedad, lástima o misericordia. Y es que eso no era lo que aquel joven necesitaba. Estaba seguro de una cosa: ya bastante lástima se había estado teniendo él mismo durante esos largos años de vida, y suficientemente misericordioso había sido consigo al permitirse evadir los problemas y descarrilar su vida de la manera que lo había hecho. Ya había sido suficiente de ser flexibles, cuidadosos, considerados. Lo que él necesitaba en ese momento era disciplina y mano dura.

....Tan pronto escuchó lo que tuvo que decirle, él simplemente asintió con la cabeza. -
Dos meses, seis meses, diez años. Puede tomarte todo el tiempo que quieras. Mientras todavía quede aliento en este cuerpo estaré dispuesto a cumplir la oferta que te he dado, pero solo cuando estés preparado para cumplir todas las condiciones. Absolutamente todas. Sin "pero", sin "quizá". No pretendo entrenar a un asesino o un matón, solo a alguien que desea cuidar a sus seres queridos. Tampoco voy a entrenar a un niño para que dedique su vida a pelear, lanzándolo a los brazos de la muerte a corta edad. - Con su mano zurda tomó la jarra propia de madera y se llevó ésta hasta la boca, apresurando en largos y prolongados tragos la bebida, lo cual ocasionaba que parte del licor cayese por la comisura de sus labios y empapase su barba rojiza. Con un golpe súbito, seco, dejó caer el recipiente de vuelta sobre la mesa, tras lo cual condujo la mano ahora hacia la última porción de pan con miel. - Solo te puedo garantizar una cosa. Hasta que no te deshagas de ese odio que te quema por dentro no estás preparado para sostener un arma. Tus manos ni siquiera se merecen empuñar una porque por mucho que tengas buenas intenciones, siempre que lo hagas serás un peligro para los que te rodean. Así que yo, siendo tú, me encargaría de pasar esa página pronto si no quisiera que alguien más muriese por mi culpa.

....Empujó todo el pedazo de pan a su boca para comérsela en amplios bocados y tragarla en cuestión de segundos. Luego buscó en la pequeña bolsa de cuero que colgaba de su cintura hasta sacar unas pocas monedas que dejó sobre la mesa. Más que suficiente para pagar la botella adicional que había pedido, y que todavía se con algo de contenido. Por esa misma razón, y sin pensárselo dos veces, sostuvo ésta por el cuello y la levantó. Ya se encargaría de dejarla vacía en su habitación. - Cuando estés listo búscame. No creo que sea difícil, siempre y cuando lo hagas en el lugar adecuado. Solo espero que la próxima vez que nos volvamos a ver seas capaz de mantener la cabeza en alto, sostenerme la mirada y decirme que estás listo. No podrás ser capaz de cuidar la vida de otros hasta el momento en que tengas los testículos y las agallas de tomar las riendas de tu propia vida primero. ¿Está claro?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Kmone el Dom Ene 01, 2017 8:57 pm

Las palabras del pelirrojo seguían sin ser suaves para Kmone pero esto solo provocaba que esté cada vez más y más decidido a ser entrenado por ese hombre, empezaba a comprender que no bastaba con proteger a sus seres queridos sino que también debía protegerse a si mismo para poder proteger a los demás. Asintió cuando Argus terminó de hablar bebió un poco más, el ladrón imitó el gesto y también bebió pero solo un trago no estaba teniendo en cuenta el efecto del alcohol que ya había afectado pero sin que el inexperto joven se percatara.

El pelirrojo acababa de dejar oro en la mesa por lo que podía entenderse que se marchaba o lo haría pronto, cuando tomó la botella del cuello era seguro que se iría, Kmone deseaba decirle algo al respecto de cuando vendría pero no encontraba las palabras adecuadas. El hombre robusto logró hablar antes que el alvino. -Quedó claro.- Respondió Kmone fuerte y con voz firme para variar, antes de que el pelirrojo se alejara más se paró y giró para mirarlo, se sentía algo mareado por lo que tuvo que hacer equilibrio agarrándose de la silla en la que había estado sentado -Hay una cosa que debe saber sobre mi... Yo jamás me rindo, lo veré en seis meses como ya he dicho... Con todas las condiciones cumplidas.- Esas fueron las últimas palabras que le dedicó Kmone a quien en un futuro no muy lejano sería su maestro, eso era una seguridad para él ya que estaba decidido a cumplir las condiciones que le había puesto en frente.

Kmone salió algo mareado pero no tenía problemas mayores simplemente asumía que caminaba así por ser la primera vez que bebía alcohol, no había terminado la jarra que se había servido de modo que su estado podría haber sido mucho peor. Al salir del lugar sintió un fuerte dolor de cabeza que no duró demasiado tiempo, pensaba en visitar el orfanato en donde habría acabado la niña pero su estado no era de lo mejor como para ir a ese tipo de lugar, entonces decidió simplemente caminar hasta el puerto, caminó cerca de las paredes porque tenía miedo que el mareo provocara que se cayera -¿Qué es esto?- Murmuró, jamás se había sentido así por lo que no sabía que era lo que estaba provocando él todavía no se había percatado de la cantidad de bebida que consumió, que si bien no era mucho, para alguien que no está acostumbrado y que además bebió rápido en una ocasión tendría un efecto bastante fuerte.

Tardó bastante en llegar hasta el puerto, allí buscó un barco que tuviera rumbo a Jehanna, tuvo la suerte de que un barco que estaba a punto de zarpar lo pudo llevar aunque al precio de todas las monedas que tenía encima, de todos modos no eran un problema grande para el ladrón en ese momento porque lo que quería era ir a su camarote y acostarse. El barco que cuando estuviera cerca de su destino sería tumbado por una gran tormenta provocando que el ladrón luego de luchar por su vida acabara en Renais.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
178


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 10, 2017 8:35 pm

....El pelirrojo asintió con la cabeza tan pronto el muchacho le aseguró que regresaría, limitándose a obsequiarle una sonrisa a medio labio como señal de aceptación. No le cabía duda que aquel chico era alguien tenaz y lo suficientemente decidido como para cumplir con las condiciones que él le impuso, sin importar el tiempo que le tomase. Y sabía bien que cumplir con ellas le ayudaría en su crecimiento personal.

....Cuando vio al menor marcharse él se dio la media vuelta para encaminarse de regreso a su habitación. Con un gesto de su mano desocupada le dejó en claro al posadero que sobre la mesa había quedado el dinero restante de lo que habían comido, y mostrándole la botella que tenía en su otra mano indicó que se llevaría ésta a su cuarto. Seguramente esos tragos de licor que quedaban por ser tomados bastarían para para agarrar algo de sueño y poder dormir lo que quedaba de la noche.


....- Me pregunto qué va a ser del mundo cuando todo esto acabe. Niños que han perdido a sus padres, a sus madres, a sus hermanos. Chicos teniendo que jugar a ser príncipes, guerreros, ladrones, asesinos. Los viejos nos moriremos, los jóvenes quedarán a cargo y ahí todo se irá a la mierda. - Comentó para sí mismo con un tono que oscilaba entre la resignación y la frustración, mientras entraba a su cuarto y cerraba la puerta detrás de sí.

....Se sentó sobre el colchón y seguidamente se despojó de sus gruesas botas. Acto seguido recogió su espada, la cual había dejado junto con su armadura, y ubicó ésta a un lado de su cama. De esa forma si alguna emergencia llegaba a surgir o alguien intentaba irrumpir en la habitación con oscuras intenciones él podría defenderse con facilidad.

....Con todos los preparativos listos se acomodó sobre el colchón y vació lo que quedaba de vino en su boca, consumiéndolo en un largo trago antes de dejar la botella en el piso y acostarse, cubrirse con la manta y cerrar los ojos. El alcohol permitió que sus idas fuesen un poco más difusas y que no pudiese distraerse pensando demasiado en la reciente charla con el chico. Y de esa forma dejó que poco a poco el sueño fuese apoderándose de él.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Eliwood el Lun Ene 23, 2017 4:10 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Al ser el único personaje en su primera clase, Kmone obtiene +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un camino [Priv. Argus Social]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.