Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Sáb Oct 15, 2016 7:40 pm

Luego de volver de Tellius, cuando volvió a pisar su preciado continente, en el que había vuelto para cumplir lo que previamente le había prometido a Mulitia y después de haber visitado un gran número de bibliotecas, las cuales le parecieron increíbles, no solo por su gran variedad de libros que contenían más saberes en distintas formas de los que había imaginado jamás, cada vez que había conocido una biblioteca era como entrar a un nuevo mundo, sobre todo porque rara vez encontraba los mismos libros, es decir, si hay un libro en una biblioteca es muy difícil que otra copia del mismo se encuentre en otra, mientras esperaba el día para atacar al castillo primero pensó en volver al gremio, sin embargo recordó que había una biblioteca en las islas de Durban, lugar en el que jamás había estado y le gustaría conocer, había escuchado que allí se podía aprender sobre magia oscura, un tema que jamás había profundizado, no solo porque su fuerte es la magia de Anima, sino también porque en los lugares donde había estado no encontró mucho material sobre el tema, incluso en la biblioteca de Sindhu, que sin duda hasta el momento era la más bella que vio jamás había una sección de magia oscura, sin embargo no era muy grande y por el poco tiempo que se quedó allí no pudo siquiera mirarla.

Una vez decidido comenzó a caminar hacia Durban, había desembarcado en Etruiria, afortunadamente tomó su decisión antes de salir del puerto, por lo que con unas monedas compró unas provisiones, ya que el viaje en barco hasta las islas no sería muy largo, quizás un día o dos, luego se dirigió al puerto nuevamente preguntó uno por uno si algún barco zarparía hacia las islas de Durban, resultó que él mismo capitán que lo trajo hasta allí en ese momento se iría hacia el país vecino, era un hombre musculosos con poco pelo y barba blanca, portaba dos hachas, una en cada lado de la cintura -Jajaja, no te preocupes niño, no te cobraré, me agradaste mucho durante el viaje, eres callado.- Al escuchar al capitán del barco hablar Erk asintió y dijo: -Se lo agradezco mucho capitán.- El capitán le hizo seña con su mano derecha para que subiese al barco, el joven mago subió a bordo, aparentemente era él último en subir, sin contar al capitán claro, ya que todos los que iban hacia Durban habían abordado antes, se fue hacia el mismo camarote en el que había venido, al llegar se sentó en la cama. Luego de sentarse al levantar la mirada se encontró con Mulitia -Oh Lady Mulitia, disculpe la pregunta pero... ¿Por qué se dirije a Durban?- Dijo extrañado, puede que haya sido una pregunta un poco tonta, ya que sabía que ella buscaba gente que le ayudara con su misión, escuchó atentamente la respuesta de la dama y dijo: -Le pediré disculpas durante nuestro trayecto, pero no disfruto mucho de viajar en barco, aunque las últimas semanas estuve más tiempo sobre el agua que sobre el que estuve en tirra, aún no me acostumbro, por lo que leo para que el viaje se me haga ameno, espero que comprenda.-

Luego de pasar dos días finalmente llegaron al puerto de las islas de Durban, Erk cansado por el viaje se bajó rápidamente del barco luego de decir: -Disculpe Lady Mulitia, pero deseo pisar tierra lo antes posible.- Al bajar se encontraba el capitán -Disculpe Capitán ¿Sabe cómo llego a la biblioteca de aquí?- Preguntó, al escucharlo el hombre rio -No es tan fácil llegar hasta allí niño, debes pedir permiso para que te dejen entrar, la verdad no conozco muy bien a quién, pero debe ser alguien con poder eso sin duda.- Estaba cansado por el viaje, por ello no dio mucha importancia a las palabras del marinero, primero deseaba comer algo, estaba muy hambriento luego buscaría alguna manera de llegar a la biblioteca, probablemente se tendría que esforzar,  pero conocer una nueva biblioteca llena de conocimiento nuevo lo valía, Erk asintió, luego volteó para ver si veía a Mulitia en algún lugar, al verla levantó su mano y saltó para llamarle la atención, luego apuntó un lugar de comida cerca del puerto, al cuál se dirijió y se sentó en una mesa, pidió un pescado asado, despues de todo estaban en una zona portuaria por lo que era probable que se les diera bien cocinar pescado, o por lo menos eso pensaba.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Dom Oct 16, 2016 9:42 am

Durban era el reino vecino de Etruria,y que tuviera los mismos problemas que Etruria no era bueno,ya que los emergidos atacaban tanto Etruria como Durban,Mulitia decidió ir a ver como se encontraba el país vecino ,había oído hablar de la reina de aquellas islas,quizás le ayudará en su misión de liberar Etruria de aquellos desalmados emergidos después de ayudarla a ella con sus emergidos,además,siempre había sentido curiosidad por como eran las islas de Durban,sabía que la magia fluía por el lugar,los mas altos cargos eran magos y personas con dotes mágicas,por lo que le llamaba la atención la sociedad del lugar. Para conseguir los favores de la reina seguramente debía mostrar sus respetos y ponerse a su servicio,aunque fuera en aquella travesía,debía ser leal a Durban por lo que una vez llego a su barco,uno de aquellos que iban hacía Durban se presentó. -Mi nombre es Mulitia Fenn,heredera de la casa Fenn de Etruria,me gustaría apoyar a las islas de Durban,protegerlas y liberarlas mientras me encuentre en ellas,Etruria apoyará a Durban... Aquel mago que estaba a cargo del barco se quedo un tiempo callado observando a la chica,quizás examinando sus ropajes y sus modales. -Parece que decís la verdad,no conozco todas las casas de Etruria,pero necesitamos toda la ayuda posible,solo tienes que jurar que seras leal a la reina Yuuko durante toda tu estadía en las islas. La joven asintió y levanto su rostro para observar al mago con una sonrisa leve pero a la vez muy cálida. -Juro que seré leal a la reina Yuuko de las islas de Durban,no haré nada que pueda resultar molesto para su país. Aceptaron llevarla entonces hasta los puertos de Durban,la travesía no fue muy larga y la joven ya estaba acostumbrada a viajar en barco,había ido a muchos lugares antes,lugares mucho mas lejanos en barco,aquel solo se diferenciaba por las tormentas y lluvias que hubo en algunos días antes de llegar a tierra. Lo cierto es que la llegada de Erk no le sorprendió,habían pasado mucho tiempo junto,lo que si le provoco fue una gran felicidad de que estaba bien,hacía ya un tiempo que no se veían ni se juntaban. -Erk,me alegra mucho que estés bien,quiero ayudar a Durban,necesitamos la ayuda de Durban si queremos ayudar a nuestro propio país con los emergidos,es por eso que quiero pedir una audiencia con la reina,se que no va a ser fácil,pero quizás mi apellido me ayude...hacía tiempo que no lo usaba. Suspiró un poco mientras miraba por el ojo de buey el mar,al escucharlo se encogió de hombros riendo con levedad. -Estoy acostumbrada a verte leer,no te preocupes por mi. Yo llevo ya bastantes viajes marítimos,ya me he acostumbrado al mar,quien lo diría. Una vez llegaron a tierra,la joven bajo tras el joven mago,observando lo feliz que parecía de haber llegado a tierra por fin,la joven al llegar a tierra se quedó mirando al mago al que le había dicho su nombre completo y al que le había dado el mensaje y se acercó de nuevo. -Perdonad...pero si podéis decirle a vuestra reina que me encantaría tener una audiencia con ella,para mi sería... El mago la interrumpió -Lo intentaré pero no os prometo nada,ahora tengo cosas que hacer. Parecía muy ocupado y una vez dijo aquello se alejo de la chica que fue directa a Erk y se sentó frente a el suspirando,la verdad es que nunca le había hecho mucha gracia comer pescado,pero allí era lo que abundaba por lo que no se quejó de aquello,todo parecía tranquilo,hasta que en el puerto empezó a atracar un barco,con la bandera de Kilvas. ¿Para que necesitaban los laguz cuervo un barco si podían volar? Había escuchado que Kilvas había caído en manos de los emergidos...¿Serían refugiados?. Eso hubieran querido todos,pero lo que empezó a bajar del barco no parecían ni refugiados ni cuervos,eran emergidos,una buena patrulla ademas ,sobre todo llevaban hachas y dagas,por lo que parecían ladrones y piratas.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 16, 2016 11:04 am

Durban. Un país que puede ser el mayor de los paraísos para los estudiantes de la magia, sin ninguna exageración. Al menos, así podría ser considerado para Pent. Una biblioteca que, según los rumores que había oído, estaba llena de documentos sobre todos los tipos de magia y también documentos sobre la historia (y, por ende, la cultura) del país. Todo eso era una maravilla para él, sin ninguna exageración.

Imagino, queridos lectores, que es podéis imaginar cuán grande fue su decepción cuando descubrió que el acceso a la isla estaba tan limitado. Pent no era un niño pequeño. Sabía mantenerse tranquilo y aparentar que nada malo sucedía, incluso si por dentro se estaba muriendo de la envidia que sentía hacia la reina del país por tener tal cantidad de documentación a su disponibilidad. No la había llegado a conocer, pero solo podía imaginarse cosas buenas de ella si la biblioteca era tan maravillosa como su imaginación le hacía pensar.

Fue por ello que, cuando escuchó allí que estaban organizando movimientos para liberar el país de los emergidos, Pent se unió de cabeza. Su lógica era muy simple: bien podría usar su título de nobleza para intentar congraciarse con ella y su biblioteca, pero si podía evitar eso, mejor. Y eso sin mencionar los asuntos de la ruptura descubierta en su propio país, Etruria. Si luchaba en nombre de la reina de Durban, existía una ligera posibilidad de que se le otorgase acceso a la biblioteca del país y entonces tener un santuario más al que acudir.

Se le fue otorgado un emblema de latón cuando decidió presentarse. Lo malo de ello es que tuvo que dar su nombre, aunque con su optimismo intenta obviar el detalle de que podría ser descubierto. Lo siguiente era esperar a recibir instrucciones del ejército, probablemente un mago, considerando quién parecía estar al mando del grupo en el que se alistó.

A lo lejos, por suerte, vio una cara conocida. Pent jamás podría olvidar aquel pelo morado que estaba ahí, dándole la espalda

¡Erk!―llamó la atención al mago―. ¡Dichosos los ojos! ¿Cuánto tiempo hace que no nos veíamos? ¿Cómo has estado todo este tiempo? ―preguntó, intentando no actuar demasiado protector con él. Qué le iba a hacer. Para él, Erk no era solo un discípulo, sino también su tercer hijo. Poco después se percató de la presencia de una dama que estaba a su lado. ¿Estaría Erk escoltándola?―. ¿Es una amiga tuya, Erk? ―se dirigió a ella―. Es un placer conoceros, señora. Mi nombre es Pent. Espero que mi discípulo no os haya metido en muchos problemas ―sabía que Erk no era de ese tipo, pero sintió que debía decirlo, por simple protocolo―. ¿Podría tener el honor de conocer vuestro nombre?

Le resultaba muy familiar. Estaba convencido de haberla visto antes, aunque no estaba seguro ni de dónde ni de cuándo. Desgraciadamente, no tuvo mucho tiempo para preguntar. Un barco con la bandera de Kilvas se acercaba a donde estaban. Pent no sabía mucho sobre ese país, pero le extrañaba mucho que usasen barcos. Hasta donde él conocía, los lugareños de Kilvas eran laguz y podían volar. ¿Por qué usar barcos?

Sus peores sospechas fueron confirmadas cuando vio que no se trataban de laguz heridos, sino de un grupo de emergidos.

Hablemos después. Ahora tenemos unos emergidos que expulsar de estas tierras. Señora ―dijo, refiriéndose a la dama a la que antes se presentó―, mi discípulo y yo nos encargaremos de vuestra protección. Erk, no sé si ya has combatido antes con emergidos o no, pero te lo recordaré de igual forma: no te confíes bajo ningún concepto.

Pent abrió su tomo verde y empezó a recitar algunas palabras que fueron provocando que una pequeña masa invisible se juntase en él. Como consecuencia de dicha masa, las páginas del libro se movían, como si el mismo viento las estuviese desplazando. Una vez terminó el conjuro, aquella masa tomó un color verdoso y una forma de cuchilla que fue dirigido frente a un emergido que portaba un hacha. El corte no fue lo suficientemente poderoso, pero el impacto le hizo retroceder.

Son un poco resistentes… ―se quejó el hombre, quien usaba un tomo al que todavía no se había habituado del todo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Dom Oct 16, 2016 5:28 pm

Observó atentamente a la dama, parecía que algo le estaba molestando -¿Ocurre algo Lady Mulitia? La noto algo... Disconforme.- Dijo manteniendo la mirada fija en el rostro de ella, por más que intentaba entender que le sucedía no lo lograba, sería quizás el olor o estaba cansada por el viaje, Erk estaba a punto de preguntar nuevamente cuando escuchó una voz que lo dejó paralizado, no sabía cómo reaccionar, no podía mirarlo a los ojos, después de lo que había hecho, los había abandonado anteriormente y no era lo suficientemente digno como para volver a dirigirle la palabra, aún le faltaba aprender mucho y hacerse más fuerte.

Al darse cuenta de que su maestro aún se preocupaba por el sus ojos se llenaron de lágrimas "¿Por qué? ¿Por qué? No entiendo, después de que actué como un niño caprichoso y ni siquiera puedo mostrarle resultados, soy una deshonra." Pensaba mientras juntaba fuerzas para darse vuelta, pues sería una gran falta de respeto, debía mirarlo y decirle algo, tenía que hacerse cargo de lo que hizo años atrás, pero las cálidas palabras de Pent, que reflejaban un cierto grado de preocupación hacia el joven mago no le facilitaban las cosas, él no entendía por qué aún no lo había reprendido o por qué no estaba enfadado con él.

Cuando finalmente se animó a darse la vuelta vio un barco con la bandera de Kilvas, del que bajaron emergidos, rápidamente Erk se secó las lágrimas con su capa y se paró junto a su maestro -Hola maestro, me disculpo por mi falta de respeto al no haberlo saludado... Si ya combatí contra ellos en un momento.- Dijo el joven mago mirando serio a los invasores que bajaban del navío -Atacaron la comarca oculta, no los perdonare.- Dijo para sí mismo en voz muy baja, pero que quizás podría ser escuchada por los que estaban cerca de él, por la forma en que miraba a los emergidos podía notarse el odio que les tenía, para empeorar las cosas había otro navío detrás del primero que se acercaba, probablemente llegaría en el próximo minuto, juzgando la velocidad a la que se movía, afortunadamente había soldados de Durban por lo que no sería imposible luchar contra los enemigos.

Erk abrió su tomo, levantó el brazo derecho hacia arriba, sobre él se empezó a generar una bola de fuego, bajo el brazo rápidamente hacia abajo, en ese instante la bola de fuego fue dirigida hacia el emergido que había sido golpeado primero por Lord Pent provocando que este caiga, luego dio un paso hacia adelante con su pie derecho llevando rápidamente su brazo derecho hacia arriba, esta segunda vez cuando estaba a mitad de recorrido, salió una bola de fuego de la punta de la mano extendida del joven mago, que impactó con un emergido que poseía una daga, el cual cayó fácilmente, finalmente avanzo una vez más girando sobre el pie que tenía adelante, mientras estaba girando se armó una bola de fuego que era del tamaño de la primera y la segunda juntas, al terminar el giro y pisar con el segundo pie bajo el brazo dirigiendo el ataque a un emergido que era muy similar al primero, haciendo que este quede fuera de la batalla.

Al concretar el último ataque Erk se encontraba agitado, le costaba respirar un poco -Lo siento maestro, aún sigo usando más magia de la necesaria, no comprendo cómo administrar mis recursos y sortilegios, pero mi cuerpo puede aguantar mucho más que antes.- Luego de decir esto respiró hondo y se puso en posición de batalla, si algún enemigo los alcanzaba estarían en problemas, afortunadamente los soldados se pusieron frente a ellos para luchar contra los emergidos, no parecían estar teniendo mucho éxito, ya que los emergidos los superaban en número, pero por lo menos servirían como escudo, para que él y su mentor pudieran acabar con la mayor cantidad de enemigos posible.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Dom Oct 16, 2016 7:58 pm

-Eh? Ah...es que el pescado no es que sea una de mis comidas favoritas,pero no te preocupes,no me gusta quejarme y menos cuando hay gente que no puede ni comer un poco de este pescado,no debería estar quejándome... Suspiró un poco negando con la cabeza,riendo con levedad y rascándose la nuca con suavidad,había visto personas que hubieran dado lo que fuera por un buen pescado asado,por eso no le gustaba quejarse,pero aunque no le gustará quejarse...seguía sin gustarle demasiado el pescado,cuestión de gustos. Aquel improvisado almuerzo no podía tener mas sorpresas...un noble de Etruria hizo acto de presencia,el que además era maestro de Erk,la escenita de Erk era de lo mas curiosa ,había montado un drama en cuanto llegó y por eso la chica se mantuvo callada un momento parpadeando,igualmente estaba nerviosa,sabía que el conocía a su familia y que la había visto a ella misma...¿Debía contestarle? Si apoyaba a sus padres seguramente la atacaría y si era maestro de Erk seguramente fuera alguien bastante poderoso,la chica intento calmarse y asintió con levedad,con la educación que le habían enseñado se levanto de la silla con sumo cuidado y realizó una reverencia cortés,digna de la nobleza etruriana y levanto la cabeza para observar al hombre con cuidado y serenidad. -Me llamo Mulitia Fenn,conocéis a mi familia...somos nobles de Etruria,recuerdo que una vez fuisteis a mi hogar hace tiempo,yo aun era muy joven...es probable que sepa de mis actos,pero si le interesan después de esta batalla puedo explicaros el porque de mi huida... No era buena idea ponerse a explicar todo lo que había estado haciendo ni su historia en aquel momento,tenían cosas mejores que hacer y así era,los dos magos empezaron a atacar a los emergidos que no dejaban de salir del barco,la joven saco entonces su báculo colocándose tras los dos magos,al ver a Erk esforzarse tanto con el uso de su magia pegó su bastón a la espalda del joven mago,este empezó a brillar con un tono azulado reconfortante. Los soldados de Durban eran de gran ayuda,incluso aquel marinero que era capitán del barco estaba luchando,por lo que debía tener un permiso de armas,el mago que estaba al mando del grupo de soldados lanzaba rayos hacia los emergidos dando ordenes a los soldados,que aunque eran menores en números luchaban con gran valentía. La joven decidió acercarse a los soldados que eran heridos para sanarlos en batalla,eran pocos pero con la ayuda de sus curas aguantarían mas en batalla. -Erk,si usas demasiada magia terminarás debilitandote,pero lo estas haciendo realmente bien,no te expongas,quédate atrás conmigo
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 17, 2016 9:49 am

No lo iba a negar: Pent estaba aliviado al descubrir que su discípulo estaba a salvo, incluso si Erk no se dignaba al principio a verlo. El mayor no quiso darle muchas vueltas. Sabía mejor que nadie que el joven tenía una obsesión increíble por los libros y que era tan curioso como el maestro. ¿Cómo podría decirle que no fuese a adquirir experiencia y conocimiento cuando él mismo se moría por hacerlo? Sin embargo, sí que le alegró volverlo a ver y asegurarse de que estaba perfectamente. No dudaba de las capacidades del más joven, pero no por ello podía deshacerse de su preocupación. Después de todo, él era responsable del joven mago.

Luego, tras introducirse a la dama que lo acompañaba, pudo recordar la familia de la que provenía ella. Como bien dijo Mulitia, Pent conocía ya a los Fenn. Cuando supo de su título noble hizo él también una leve inclinación en respuesta. Había sido descubierto. Era una pena, pero qué se le podía hacer. Él mismo era consciente de que eran pocos los viajes en los que su estatus en la sociedad se mantenía oculto. Para empeorar más las cosas, los emergidos no habían decidido ser lo suficientemente educados que uno podría esperarse cuando dos desconocidos se conocen y cuando un maestro tiene su tierno reencuentro con su discípulo.

Hizo un poco de memoria, recordando las visitas, si bien muy pocas (obviamente, leer era una actividad mucho más interesante que visitar a nobles, al menos para Pent), que realizó al señor de Fenn mientras recolectaba información sobre la noble queestaba con ellos. Lo primero en lo que pensó fue en que no parecía tener muy buena fama (por no decir que tenía una pésima fama) entre sus súbditos cuando decidió mezclarse entre la población. Los habitantes mostraron un gran rechazo al mago cuando intentó llevarse lo mejor posible con ellos, aunque seguramente influyese el pequeñito y diminuto detalle de que fuese descubierto por un soldado poco después de iniciar su expedición cultural. La incomprensión de Pent de aquel entones solo se podía comparar con la desconfianza que sintió hacia el padre de la mujer presente e internamente hizo lo imposible para no relacionarlos.Incluso hoy día recuerda el desprecio con el que las miradas le perforaban.

Como deséeis, lady Mulitia. Sin embargo, sabed que no sois la única con cierta afición a la desapareción ―bromeó. ¿Quién mejor para hablar de desapariciones sin aviso que él mismo? Ya estaban tan acostumbrados en la corte que resultaba hasta normal. Tristemente normal, todo sea dicho. Además, considerando que Erk se había ido sin decir palabra, eso haría ya tres. Una pequeña sonrisa se formó en los labios de Pent cuando se percató de la coincidencia. "La triada fantasmal", podrían ser llamados, si uno fuese un poco poético.

El combate empezó y entre el estudiante y el maestro lograron derribar a un emergido. Erk rápidamente se disculpó por cierta incapacidad que estaba seguro su maestro de que tendría. “Los malos hábitos no se pierden tan fácilmente…”

Y no solo eso. Veo también que eres capaz de concentrar más poder que antes ―elogió al alumno―. Pero recuerda que aunque sean enemigos no debes tratarles con rencor. Un mago debe ser capaz de controlar tan bien sus emociones como sus poderes. En lugar de en atacar, piensa en qué debes proteger.

Para asegurarse de que su discípulo estaba bien, decidió dedicarle un mirada, momento en el que se dio cuenta de que la dama no era una simple necesitada de protección. Podía usar el poder de los bastones. Tener a alguien capaz de recuperar a los soldados era una gran ventaja.

Probablemente podamos hacer esto sin problema…

O eso era lo que creía hasta que se escucharon dos sonidos. El primero de ellos, seco, como si algo hubiese caído al suelo. El segundo fue el gemido del mago quien, tras un vistazo, descubrió que tenía un corte en el antebrazo. ¿El medio? La daga que se encontraba a sus pies, manchada con la sangre del hechiero. ¿El culpable? El emergido que más al frente se encontraba.

Pent tomó el libro con la mano izquierda y empezó a conjurar para contraatacar el daño mientras aquel emergido se acercó para aprovechar que había herido al mago y terminar el trabajo. El resultado fue muy divertido: por alguna extraña razón, el emergido había decidido saltar justo cuando Pent había conjurado el hechizo de viento, probablemente para intentar esquivar la pequeña ráfaga. Como consecuencia, el impacto que en situaciones normales (es decir, si hubiese estado de pie) le habría hecho retroceder únicamente además de infringir daños, lo que hizo fue alejarlo más hasta el punto de que sus pies ya no se encontraban sobre ninguna edificación La gravedad hizo el resto y fue el agua quien decidió abrazar al emergido que poco a poco fue cediendo ante la insistencia del mismo.

Con un pequeño jadeo por haber usado demasiada cantidad de energía en un único hechizo, decidió acercarse a donde estaban los otros soldados. No iba a permitir que otros emergidos superasen la defensa. Lo que sí que no hizo porque ni él mismo lo trató como algo demasiado serio (porque podía usar su mano izquierda) fue pedir sanación a la noble que estaba con ellos en ese momento.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Mar Oct 18, 2016 12:48 pm

Luego de los tres ataques que había realizado anteriormente, se sentía cansado, no más de lo normal después de hacer magia, afortunadamente unos segundos después de que terminara de realizar los hechizos consecutivos, sintió un alivio en su cuerpo, lentamente sus energías volvían a él -Gracias Mulitia, tienes razón tengo que administrarme mejor, es algo que ya se... Solo que... Tengo esa mala costumbre, procuraré no avanzar mucho.- Instantáneamente después de ser curado escuchó las palabras de su maestro, extrañamente no era lo que frecuentaba a decirle, Erk estaba esperando escuchar algo como "¡Erk! cuántas veces te he dicho" o algo por el estilo, sin embargo esta vez fue otro tipo de recomendación, sin mencionar que no fue con la intención de reprenderlo -Entiendo, intentaré calmarme, procuraré salvar a estas personas antes que vengar la comarca oculta... O bueno las ruinas de ella.-

Ahora el mago se sentía un poco más calmado, intentaba concentrarse en proteger para que sus ataques no salgan como un estallido de Ira, al ver a Pent ser atacado por un emergido que portaba una daga, se volteó y vio que un enemigo similar al que había atacado a su maestro estaba por golpear a la sacerdotiza, por lo que la empujo hacia la izquierda, con la fuerza necesaria para que se moviera pero sin que llegase a caer, luego extendió su mano derecha, dijo una palabra que provocó que las páginas de su tomo empezaran a cambiar rápidamente, hasta que en un momento se detuvieron, las letras de las páginas en las que se había detenido brillaron, de la mano extendida del mago se creó una bola de fuego, con la particularidad de que esta era diferente a las anteriores, no parecía tan poderosa pero Erk no mostraba rastros de cansancio luego de lanzar esta última, la cual fue suficiente para empujar al emergido, quién chocó contra unas cajas que se le derrumbaron encima, una vez aplastado dejó de moverse, por lo que parecía estar fuera de combate.

-¡Mulitia ayuda a Lord Pent y los demas soldados, estoy a la distancia necesaria para no ser lastimado, cubriré la retaguardia!- Dijo preparado para cualquier enemigo que se acercase, de alguna manera estaban logrando entrar por detrás, primero llegaron cinco emergidos, cuatro eran usuarios de daga, por lo que no fue ninguna dificultad para Erk acabar con ellos, el quinto era un arquero que fácilmente a la distancia logró impactar con una flecha el brazo izquierdo del joven mago, haciendo que deje caer su tomo, Erk lo más rápido que pudo con su mano derecha agarró su libro, lo arrojó hacia arriba, dio un giro de 360 grados en el lugar, levantó su mano derecha, lo que provocó que cuando la mano estaba extendida en la misma línea que el libro en él se empezó a formar una bola de fuego, que fue lanzada cuando bajo su mano, luego atrapó el libro al caer. La bola de fuego al impactar al arquero enemigo automáticamente lo convirtió en cenizas.

Erk se sentía cansado, no solo por el flechazo que recibió sino también por el ataque de gran magnitud que había hecho, se volteó para observar como estaban los demás, aparentemente les iba bien, aún no había ningún soldado caído, había algunos heridos pero no era problema ya que había quien los cure, el segundo barco finalmente arribó, en este no había muchos emergidos, quizás unos diez u once, el joven mago estaba por caminar para apoyar a los que estaban al frente, pero un sonido lo detuvo, en la tierra empezó a escuchar pasos pesados, volvió a darle la espalda a los que luchaban en el frente y vio  un gran emergido con una armadura pesada que se acercaba lentamente, dio dos pasos para atrás -¡No podré solo con él!- Gritó antes de prepararse para conjurar el ataque más fuerte de su vida quizás, eso sería solo si no aparecía alguien que le ayudase.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Mar Oct 18, 2016 5:41 pm

Era extraño que hubieran logrado evadir la fuerte defensa marítima de las fuerzas de Durban,se sabía que su mayor fuerte eran los ataques en pleno mar,pero algo había ocurrido para que se les hubiera escapado un barco de emergidos,la joven no comprendía como todo aquello podía haber ocurrido,y entonces fue cuando vio como aquellos barcos de los emergidos empezaban a explotar,entre llamas y restos de barcos,al parecer los emergidos habían distraído a la mayor parte de las fuerzas del puerto con un ataque marítimo mas alejado del puerto,dejando vía libre a un pequeño barco que se les había escapado a los soldados de Durban,seguramente aquella ineptitud de los soldados sería castigada,los otros barcos que tambien se acercaban al puerto empezaron a explotar por el fuego magico de aquellos barcos de Durban,algo impresionante,la joven cleriga no había visto nunca algo así,pero estar tan distraida con lo que ocurría en el mar no era algo bueno en la pelea que estaban teniendo,de hecho salio de su ensimismamiento al recibir un golpe con un pequeño trozo de madera en la cabeza que la despertó y la activo,por suerte para ellos,el segundo barco no tuvo tiempo para que todos los emergidos salieran del barco,pudiendo salir solo algunos,que además resultaron heridos con las explosiones cercanas por lo que estaban algo mas debilitados.
La joven se dio cuenta de que el mago,el maestro de Erk,había resultado herido por lo que uso su báculo para sanar aquella herida del antebrazo,para hacerlo pegó su báculo a la herida y se concentro,usando su magia para que pudiera curar la herida,al hacerlo un brillo azulado empezó a sanar la herida el cual salía del extremo del báculo. -Deberíais tener cuidado,mi señor...no me gustaría que Erk perdiera a su maestro y aun menos cuando lo veo tan...contento de que hayáis venido. La verdad es que desde que había vuelto a verlo,al llegar su maestro algo en el joven mago había cambiado y eso era bueno. Después de aquella cura,la chica decidió seguir con mas curas,los soldados la necesitaban,por suerte estaban tan bien adiestrados que no dejaban que estos pudieran salir hasta el pueblo y dañar a algún civil. Una vez terminó de curar a aquellos soldados,la chica suspiró pesadamente,era cansado usar tanta magia,pero no podía desfallecer allí por culpa de aquella tontería,lo importante era proteger al pueblo de las islas de Durban y si ella no ayudaba con las curas,muchos de ellos ya habrían caído. Algo la sorprendió y hizo que gritará,un enorme emergido con armadura apareció cerca de Erk,había sido herido por una flecha y aquello lo debilitaría,por muy arriesgado que fuera,Mulitia salio corriendo hacia el chico colocándose tras el con su báculo para intentar curar la herida de la flecha,aunque claramente no podría cerrarla si no quitaba la flecha,tampoco podría hacerlo en aquella ocasión,pues el dolor provocaría que el chico se desconcentrara del ataque,después se la sacaría en cuanto pudiera. -Si podemos con esto...podremos con mucho mas,estoy segura de que podremos...
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 19, 2016 7:30 am

Tardó un tiempo en darse cuenta de que Mulitia se había acercado a él. Por suerte, la curación de la herida no fue tan lenta como su tiempo de reacción, que se dio cuando ella ya le había hablado y se percató de que el brazo ya no le dolía.

Siento las molestias… No consideré mi herida como grave y la ignoré. Tendré más cuidado

Él, concretamente, no se había percatado del cambio en Erk que la otra noble había indicado. Para Pent, Erk seguía siendo su pequeño discípulo y su tercer hijo, incluso si no tenían sangre. Por eso le pilló por sorpresa aquello. ¿Desde hace cuánto tiempo se conocían los dos? Por lo menos era lo suficiente como para percatarse de eso. Y, ¿cómo había estado actuando Erk hasta entonces como para notar ella la diferencia? Sea lo que fuese, lo importante no era eso, sino otra cosa que captó completamente la atención de nuestro mago.

Durante unos segundos, Pent se quedó completamente maravillado por la tecnología mágica de Durban. Aquella esferas de magia que iban dirigidas a los barcos de emergidos y reducían sus números eran completamente cautivadoras. ¿Cómo no se había percatado de ellas antes? ¿Cómo las harán? ¿Qué tipo de tecnología usarán? ¿Tendrán algo similar pero orientado a otros campos? ¿Y si se hiciera algo similar a eso pero con el poder de los bastones para sanar? ¡Eso revolucionaría el campo de la sanación! Por no hablar del inmenso descubrimiento que sería para Etruria conseguir el conocimiento necesario para fabricar esas obras.

Pero pronto tuvo que volver al combate. Un grupito más pequeño de emergidos estaba presente y hubo uno en especial que llamó la atención de Pent incluso antes de que su discípulo lo notase. Él ya había empezado a conjurar su hechizo y, a propósito, usó mucho más poder del que en situación normal debería haber usado. En lugar de crear un único proyectil, creó tres con distintas formas: dos dagas y una maza. La última golpeó al emergido protegido para desequilibrarlo y las dagas de viento aprovecharon ese momento para incrustarse en los huecos de la armadura. El emergido cayó en el sitio y Pent, por desgracia, perdió el aliento y el equilibrió durante unos segundos, mareado por tal carga mental.

Los demás soldados que protegían a los pueblerinos hicieron el resto de su trabajo. Los únicos que quedaban eran los emergidos que venían de lejos. Había más que tiempo suficiente como para ser esta vez ellos quienes llevasen allí la batalla. Se incorporó y se acercó a su discípulo.

¿Estás bien, Erk? ―preguntó, claramente preocupado―. Lady Mulitia, por favor, tratadle… Tenemos tiempo para descansar un poco y llevar hasta el mar la batalla. Y no dudo que lo hagamos, considerando que ya están organizando los preparativos quienes están en mejores condiciones. Los ayudaré.

Y, aunque al principio le dijeron que no hacía falta, Pent insistió en cargar con lo que pudiera. Desgraciadamente, no tenía mucha fuerza, así que se dedicó a ayudar a otros a llevarlas. Por suerte, no había mucho: casi habían terminado los preparativos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Lun Oct 24, 2016 5:42 pm

Erk intentaba desatar todo su poder sobre aquel emergido tan grande, sin embargo estaba paralizado, el dolor y el miedo eran dos cosas que no le estaban permitiendo moverse, Mulitia al ver que estaba herido se acercó a curarlo, aunque no por completo, debido a que la flecha aún seguía incrustada allí -Gracias Lady Mulitia, pero por favor tenga cuidado.- Dijo preocupado por el gran enemigo que se acercaba lentamente.

El enemigo acorazado se acercaba cada vez más, sin que Erk se moviera para detenerlo, afortunadamente su maestro reaccionó ágilmente, y con un potente ataque lo acabó -Estoy bien maestro, gracias a Lady Mulitia.- Respondió, sin embargo luego se sintió un poco perdido, no entendía lo que se refería a llevar la batalla al mar -¿Llevar la batalla al mar?- Pero no podía esperar la respuesta de Pent para moverse, puso su tomo bajo su brazo y se sacó la flecha que tenía incrustada mientras apretaba los dientes para no gritar del dolor -Por favor Lady Mulitia, creo que la herida sanará en este momento, disculpe tantas molestias.-

Ni bien su herida fue sanada en su totalidad por la sacerdotiza, Erk, viendo que no parecían venir más emergidos desde la retaguardia se fue a batallar al frente, los soldados de Durban aguantaban valientemente, Erk empezó a atacar a los emergidos que estaban al borde a punto de caerse, para que con un ataque que no requiera de demasiado esfuerzo, una pequeña bola de fuego que fuera enviada con la intención de empujar simplemente, provocara que cinco emergidos a los que le tiró una bola de fuego a cada uno, cayeran al mar y aparentemente quedaran fuera de combate.

Ya quedaba un número muy pequeños de emergidos, el joven mago estaba cansado por la batalla, al ver que los que quedaban no serían problema para los soldados, cerró su libro y se acercó a Pent. -Maestro ¿Cómo se encuentra? Parece agotado, creo que será mejor dejarle lo que queda a los soldados.- Dijo mientras miraba al último emergido caer, en ese momento se dio cuenta de que faltaba una persona, buscó con la mirada asustado, no lograba encontrar a Lady Mulitia, al verla suspiro de alivio -Menos mal que está bien.- Murmuró.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Miér Oct 26, 2016 1:33 pm

Por suerte para ellos,los soldados de Durban pudieron acabar con bastantes de aquellos emergidos,quedando un grupo pequeño que había quedado rezagado en el puerto,eran de aquellos últimos que habían salido. Ya no parecían quedar barcos con banderas de Kilvas,sin duda a pesar de aquella torpeza,dejando llegar hasta puerto un barco que claramente era sospechoso,habían actuado rápidamente acabando con los demás barcos en una batalla naval muy épica. Los restos ardientes de la flota de Kilvas se podía ver incluso desde el puerto. Durban tenía una de las mejores potencias navales del mundo,la joven no sabía exactamente si tenía algún competidor ya que la chica desconocía completamente las demás fuerzas navales de otros países. Había quedado impresionada con aquello.

El emergido cayo al suelo,golpeado por aquel ataque mágico,al caer se pudo escuchar perfectamente el sonido metálico de la gran armadura acorazada de aquel general emergido. Suspiró mas aliviada,aunque se sorprendió al ver como el joven de cabellos morados se quitaba la flecha el mismo,sin gritar ni nada. Los viajes habían cambiado al propio Erk,ahora parecía menos un niño y algo mas adulto...eso es lo que tiene la guerra,que vuelve a los niños mas adultos de lo que deberían. No tardó en ponerse a curar la herida del joven mago . -No os preocupéis,he tenido que curar ya muchas veces,y unas cuantas de ellas a Erk,estará bien en un periquete. Asintió entonces colocando de nuevo el báculo en la herida,con la flecha ya quitada por lo que fue mas fácil para ella curar la herida. El báculo empezó a desprender un aura azulada con un brillo muy reconfortante,que curaba aquella herida en poco tiempo. Separó el báculo una vez curado y observo al otro noble,el cual tenía mucho mas estatus en Etruria que ella,aun mas ahora que ella ni si quiera pudiera tratarsele como una noble en plena potestad de su titulo. -Lord Pent...me gustaría hablar con vos cuando podamos estar tranquilos,si no es molestia.

El hecho de que conociera a sus padres aun le preocupaba un poco...si bien no parecía muy puesto en la política y mucho menos en los problemas internos de cada casa,podrían haber llegado a sus oídos rumores sobre ella,sobre como se había escapado de casa de sus padres...¿Podía confiar en el? Primero tendría que contarle el porque de su huida. Aunque no quería arriesgarse demasiado,necesitaba una autoridad mayor,alguien que secundará y apoyara su demanda cuando tuviera las pruebas pertinentes con las que acusaría a sus padres de los delitos que habían cometido y que aun seguían cometiendo. El ultimo emergido del puerto cayo al suelo,había sido una batalla frenética para todos.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 27, 2016 11:01 am

Un suspiro de alivio salió de sus labios cuando vio que la herida de Erk se iba sanando. Ver a su discípulo herido le había preocupado demasiado, pero saber que se podría recuperar lo había aliviado del mismo modo.

Gracias… Gracias… ―suspiró. Ya hablaría con Erk para que tuviera más cuidado. Pero lo importante era que él estaba bien. Poco después, se dirigió a su discípulo―. Mira a lo lejos, Erk. Hay más barcos allí. Si se nos requiere, deberemos ir allí ―informó.

Poco después de haber ido a ayudar, Mulitia se acercó al noble de mayor rango y le avisó que quería hablar de algo con él. Extrañado, acabó escuchando lo que no pudo evitar relacionar con lo primero que le dijo. Todavía recordaba su comentario de su “huida”. ¿Estaría relacionado con eso? Lo cierto es que Pent no sabía cómo reaccionar al principio. Los tema de familias ajenas no eran precisamente uno de sus favoritos, pero si ella quería decirlo, ¿quién era él para impedírselo?

¿Esto tiene algo que ver con lo primero que me habéis dicho? ¿Con vuestra huida? De ser así, seré todo oídos para vos una vez todo acabe. Aunque agradecería que os relajaseis un poco. Sea lo que sea lo que haya sucedido entre vuestro padre y vos es un asunto en el que no debo inmiscuirme ―debía dejar eso claro. Sería diferente si lo que dijese implicase a más que solo su familia, pero eso es algo que el mago desconocía.

Después de ayudar un poco y dejar ese asunto aclarado, Erk se le acercó. Parecía ser que él no era el único que había logrado percatarse del estado de los demás. Sonrió, viendo cómo había madurado su alumno en todo el tiempo que había estado sin verlo.

Has tenido muy buenas influencias, Erk ―dijo―. Más tarde, me gustaría que me hablaras de los lugares en los que has estado. Ha pasado mucho tiempo… Tenemos mucho de qué hablar.

Sonrió a su joven discípulo y, como un pequeño gesto cariñoso, le puso la mano en la cabeza y la acarició, orgulloso de hasta dónde había llegado. Fue en ese momento en que se dio cuenta también de que Erk había crecido desde la última vez que lo vio. Una pequeña risa salió de sus labios.

¡Un día de estos vas a ser más alto que yo! ―dijo―. Y no hace falta que te preocupes. Hacer ese hechizo me cansó más, pero después de ver cómo has ido madurando, tengo mucha más energía.

Era una pequeña mentira, pero en el viaje en barco se recuperaría seguro para viajar. La cuestión era hacer que Erk no se sintiera culpable, especialmente sabiendo cómo es él, que tiende a querer cumplir unas expectativas que ni el mismo Pent sabía exactamente cuáles eran. Lo único que él quería de su discípulo era que viviera como le gustara y que fuese fiel a sus creencias.

Una voz se escuchó desde el barco, diciendo que ya iban a zarpar para combatir a los emergidos en alta mar.

Lady Mulitia, espero seguir contando con vuestro invaluable apoyo ―después de ella, se dirigió al más joven―. En cuanto a ti, Erk… No te diré que te protegeré. Ya eres lo suficientemente poderoso para no tener que estar cubriéndote todo el tiempo. Protejámonos juntos, ¿de acuerdo?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Sáb Oct 29, 2016 5:30 pm

Erk observó los barcos a los que su maestro se refería, lo volvió a mirar y asintió, por más que las fuerzas de Durban sean una gran potencia marítima, no había que olvidar quién era su enemigo, puede que no tengan una capacidad muy elevada de luchar en el mar, sin embargo hay una cualidad que ellos poseen y los combatientes beorc no, la capacidad de aguantar largas batallas, las personas se cansan, pero los emergidos no.

Mulitia se le acercó a Pent para decirle algo "No creo que sea bueno meter a otros nobles en esto" pensó el joven mago, pero era algo que hablaría con la sacerdotiza luego, lo único que esperaba en ese momento era que Pent no se interpusiera en ello y, de ser posible, no participe, si el plan salía mal podría dañar su nombre, eso es lo último que el mago esperaba. Cuando Mulitia y el noble parecían haber terminado de hablar, Erk se les acercó -S-Si, se podría decir que he tenido buenas influencias supongo.- Dijo respondiendo a lo que dijo su maestro, Pent parecía feliz de haberlo encontrado, sin embargo Erk no lograba entender por qué ¿Por qué estaba alegre y no enojado? Después de lo que hizo, después de haber huido sin decir una sola palabra, Pent deseaba que le hablara de los lugares en los que había estado, el joven mago no sabía que decir en ese momento, en lo único que pensaba era en lo débil que aún era, no había podido demostrarle nada a su maestro, todo el tiempo que estuvo afuera no hizo que su poder aumente, era casi el mismo que cuando se había marchado, lo único que cambió era que ahora tenía un poco más de resistencia, pero solo eso "Solo sonríes para no mostrar tu decepción" pensaba hasta el momento.

Cuando el noble empezó a acariciar su cabeza Erk estuvo a punto de llorar, pero se aguantó, por lo menos en ese momento, su confusión se hacía cada vez más grande, Pent seguía actuando como si fuera su ¿padre? Si eso, el noble estaba actuando de una manera paternal, incluso al decir que después de la energía que tuvo que gastar para derrotar al emergido acorazado fue mucha, pero después de ver como él había madurado tenía mucha energía "Qué mentira más grande, la energía no se gana con ver a alguien que no ves hace mucho, debería saberlo" pensó y solo hizo que se enoje más con sí mismo, hasta que recordó parte de la conversación que tuvo con Seraphiel mientras estuvo en Sindhu, "Debería intentar mantenerse a usted y a las personas que quiere proteger en vida lo más posible" había dicho la garza, en ese momento había pensado que no tenía derecho de decir que quería a Lord Pent, ya que se había marchado de su hogar en ese entonces.

Se había equivocado, el hecho de que este enojado por haberle hecho gastar una cantidad innecesaria de magia a su maestro, significaba que lo quería "supongo... que después de todo quiero a Lord Pent, Lady Louise, mi madre." Luego de pensar esto último, más allá de estar enojado por su notoria debilidad, Erk levanto la mirada para ver al noble a los ojos y dibujo una hermosa sonrisa, estaba aliviado, se había sacado un gran peso de encima.

Un hombre estaba haciendo el llamado para que subieran al barco, ahora lucharían en el agua, eso bastó para borrar la sonrisa de Erk, ya estaba cansado de estar sobre un barco, preferiría andar por tierra, pero era para luchar contra los emergidos, por lo que valía la pena, el joven mago estaba por empezar a caminar hacia el barco hasta que escuchó a su maestro, era suficiente, no podría aguantarlo más, necesitaba saber, cuál era la razón por la que Pent aún confiaba en Erk, entendía que lo hubiera hecho antes, los emergidos habían atacado por sorpresa, sin embargo ahora no era nada extraño, se estaban yendo a la batalla por voluntad propia -¿Por qué? ¿Por qué? No lo entiendo- Dijo Erk antes de ponerse a llorar -¿POR QUÉ SIGUES CONFIANDO EN MÍ? Puedo cuidarte las espaldas pero... Acaso... ACASO ¿NO TEMES QUE HUYA DE LA BATALLA O ME DESAPAREZCA CUANDO MÁS ME NECESITES? ¿POR QUÉ NO TEMES QUE HAGA LO MISMO QUE HICE HACE TIEMPO? Irme sin decir una sola palabra.- Dijo gritando, todos los soldados quedaron mirando hacia el joven uno de ellos se les acercó -¿Aún desean acompañarnos?- Dijo el soldado, Erk se secó las lágrimas y asintió.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Mar Nov 01, 2016 12:48 pm

Los barcos de Durban hacían lo que podían,pero cuando intentaban disparar,los emergidos alejaban sus barcos,parecían seguir intentando una y otra vez entrar en Durban por mar. Muchos de los barcos enemigos ya estaban conectados con los barcos de Durban,pegándose y asaltándolos,se podía escuchar desde lejos el ruido de las batallas aun cuando estaban ya lejos  del puerto,en pleno mar abierto.

No sabía muy bien como interpretar las palabras del mago,¿Querría ayudarla o no? No iba a pedirle que fuera directamente al castillo a ayudarlos,pero para conseguir la justicia que ansiaba,necesitaba algunas autoridades mayores,y Pent de Reglay era uno de los duques mas influyentes de toda Etruria,su casa era una de las mas importantes del lugar,por lo que si conseguían aquellos informes donde se podía ver perfectamente la corrupción y las injusticias que sus padres estaban provocando podrían dejárselo a Pent para que este actuará. -Entonces será mejor que sobrevivamos a esta batalla,para que podamos hablar tranquilamente de ello. Pero ahora tenemos cosas mejores en las que centrarnos,no podemos dejar que esos emergidos campen por Durban como si fueran sus tierras. No podemos dejar que ataquen Durban puesto que si Durban cae,los emergidos atacarán Etruria con mas fuerza.

Los soldados de Durban no paraban de moverse de un lado a otro por el puerto,siempre guiados por uno o dos magos que parecían ser sus capitanes,estaban comenzando a llenar los barcos,preparados para enviar mas naves a la batalla que se podía ver a lo lejos. Parecían muy bien entrenados y educados,ya que no rompían las filas y trataban con respeto a todo el mundo,aun mas a aquellos magos. Al escuchar de nuevo la voz de Pent asintió con levedad y sonrió con dulzura y serenidad caminando hacia el barco tranquilamente. -Estoy aquí para ayudar. Así que contad con mi báculo. No habrá emergido que pase por encima nuestra,vamos a derrotar a esos malditos y a restaurar la paz en el mundo. Tras pronunciar aquellas palabras se metió en el barco con aquel mago que les había dejado pasar dentro para luchar contra los emergidos que amenazaban sus costas.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 07, 2016 4:01 pm

Pent intentaba actuar lo más tranquilo que podía. Estaba convencido de que algo estaba sucediendo en la casa Fenn. No era más que una intuición suya, pero una intuición al fin y al cabo. Y viendo que las intuiciones del mago siempre han dado en el blanco, no tenía ningún motivo para dudar esta vez de su sexto sentido. A pesar de ello, actuó como si aquello no fuese nada del otro mundo.

Sin embargo, esa actitud relajada no funcionó tan bien como le habría gustado con Erk quien, al final, había explotado, probablemente por el sentimiento de culpabilidad tras haberse ido sin avisar, dedujo el mayor. No iba a dejarlo pasar así como así. Erk necesitaba también una explicación de los actos del maestro que por ahora no le había regañado siquiera. Esperó a que subieran al barco junto con Mulitia y se llevó a Erk un poco más lejos. Esta vez no hizo falta que Pent se pusiera al nivel del alumno, a diferencia de antes.

Te seré sincero, Erk: nos preocupaste a todos cuando te fuiste sin avisar. Sin embargo… ¿quién soy yo para decir adónde puedes o no puedes ir? Te lo dije: “un mago ha de hacer algo más que estudiar todo el día en su habitación”. Es cierto que tu método no fue el más adecuado, no negaré eso y me alegra que te sientas culpable por eso. Eso me ahorra la necesidad de hacerte ver tu error. Sin embargo… preguntaste por qué seguía confiando en ti ―se quedó en silencio―. No soy partidario de responder una pregunta con otra, Erk, pero… Para mí eres como un hijo. ¿Qué clase de padre sería si no confiase en mi hijo? Cometerás errores. Muchos: eres joven, después de todo. Tendrás dificultades, te pelearás con aquel que considerabas tu mejor amigo… pero a pesar de todo tendrás un lugar al que regresar cuando lo necesites: conmigo, Louise, Clarine, Klein y tu madre. Siento haberte hecho sentir presionado…

Se quedó un poco pensando en cómo hacerle llegar lo que pensaba. Ni siquiera Clarine le había dado dificultades en ese sentido, principalmente porque sus personalidades eran muy diferentes. Sin embargo, no pudo evitar verse a sí mismo reflejado en el joven cuando le escuchó. Concretamente, estuvo pensando cómo conoció a su maestro y cómo prácticamente le obligó a enseñarle lo que sabía a base de fuerza de voluntad e insistencia.

Erk, cuando todo esto acabe, me gustaría contarte una historia sobre mí. Creo que cuando lo hagas verás que lo tuyo no fue tan arriesgado como lo mío, pero muy parecido. Quiero que aprendas que yo cometí y sigo cometiendo errores. Creo que eso podrá más o menos logrará calmar tus dudas. Pero para ello deberemos terminar lo que empezamos, ¿de acuerdo?

Le dio un abrazo con la fuerza que su propia constitución le permitía. Pent no sabía exactamente qué hacer en estos casos, así que simplemente se guio por sus instintos y se dejó llevar por ellos. Luego, cuando le soltó, volvió hacia donde estaba Mulitia, un poco nervioso y avergonzado por haberla tenido esperando ahí.

Siento lo de antes, Lady Mulitia ―fue lo primero que dijo―. Necesitaba hablar con Erk. No podía dejarlo así… Espero haber logrado calmarle un poco…

Para cuando había vuelto con la sacerdotisa, el barco ya había zarpado y a lo lejos se veían barcos con la bandera de Kilvas, como antes habían atacado. En breve iba a haber un impacto y la batalla tendría lugar una vez más.

Intentaré no ser un estorbo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Lun Nov 07, 2016 6:50 pm

Erk subió al barco con la cabeza baja, necesitaba respuestas de parte de Pent porque algo debía haber sentido cuando se escapó, simplemente él sabía que no podía salir impune despues de lo que hizo por lo menos necesitaba un castigo o por lo menos una reprimenda definitivamente no volvería a hacer algo así, sin embargo, necesitaba que alguien le dijera algo y con alguien haciendo referencia a Lord Pent o Lady louise. No entendía cómo podrían perdonarlo así de la nada, para él el mundo no funciona así a los nobles se les tiene respeto y a los demás también y ninguna falta de respeto debe ser perdonada por lo menos no sin que haya un arrepentimiento de por medio pero ¿Eso implicaba que Erk estaba perdonado porque se había arrepentido? Eso no era del todo cierto, la parte cierta es que no volvería a irse sin avisar eso seguro pero no se arrepentía de haberse ido porque el viaje le había enseñado muchas cosas y se había hecho más fuerte.

Pent poco después de que subieran al barco lo llevó a un lugar apartado, Erk no opuso resistencia aunque en el estado en que se encontraba, no se habría opuesto a nada simplemente hubiera dicho sí sin pensar en lo que le dijera que haga.

El noble empezó a hablarle cada palabra que decía llegaba al corazón de Erk, a medida que Pent hablaba el joven empezaba a sentir un dolor en su pecho y sus ojos empezaban a lagrimear, se mordió el labio inferior en la parte izquierda para evitar llorar aunque no fue de mucha ayuda, Pent hizo un pequeño silencio antes de responder por qué seguía confiando en Erk en ese momento el discípulo pensó lo peor estaba esperando que una respuesta como "no confío en ti" aunque, no tendría sentido alguno ya que anteriormente le dijo que se protegerían el uno al otro pero en ese momento no estaba en las condiciones de sacar conclusiones solo esperaba lo peor.

Cuando Pent volvió a hablar Erk no pudo aguantar más el llanto "Dijo padre... Dijo que soy como su hijo... No entiendo" Pensaba mientras salían lágrimas de sus ojos y apretaba fuertemente los dientes para no gritar, deseaba sacarse todo lo que tenía dentro todo el enojo y culpa acumulados.

El noble abrazó al joven mago con fuerza, este se quedó estático si bien quería devolver el abrazo, no podía hacerlo su cuerpo no se movía solo pudo decir: -(Snif Snif) Lo lamento, lo lamento mucho (Snif) de acuerdo.... Espero con ansias escuchar la historia (Snif) Pant... ¡PENT!-

Pent volvió con lady Mulitia mientras que Erk se secaba sus lágrimas y limpiaba su nariz con un pañuelo que llevaba en un bolsillo, luego sonrió y se acercó hacia el resto del grupo, en ese momento no sentía absolutamente nada estaba "vacío" no tenía culpa o bronca dentro suyo no sentía odio, quizás un poco de cariño pero no que se manifestase en ese momento él ni siquiera se percató de que estaba sonriendo. Al llegar con el mago y la sacerdotisa hizo una pequeña reverencia hacia Lady Mulitia -Lady Mulitia me disculpo por mi comportamiento reciente, también me disculpo por tener la osadía de pedirle un favor en este momento.- Miró al horizonte y vio que se acercaba otro barco enemigo, en ese momento terminó su petición -Manténganse al margen y cuide de Lord pent por este momento por favor, Iré al frente yo les prometo... Les prometo que los protegeré cueste lo que cueste.- Dicho esto Erk empezó a caminar hacia el borde del barco donde podía ver el barco enemigo acercarse, abrió su libro y empezó a recitar un hechizo que, las personas capaces de ver magia en su forma más primitiva, es decir, sin que sea una bola de fuego o un rayo o lo que fuera verían el aura de Erk y lo poderoso que sería el ataque, también notarían que el color cambió paso de ser un aura purpura que inspiraba un poco de depresión otro poco de culpa y miedo a ser un aura celeste que inspiraba paz, tranquilidad y seguridad, este cambió probablemente no sería permanente debido a la personalidad de Erk pero en ese momento era más poderoso de lo que jamás había sido su deseo de proteger era mayor al que tenían los emergidos de destruir.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Miér Nov 09, 2016 2:12 pm

Aquella reconciliadora charla había provocado una amplia sonrisa en los labios de la joven...realmente aquel duque era un buen padre y para Erk,era como si lo fuera. No podía mas que imaginarse...¿Y si sus padres hubieran sido la mitad de gentiles y amables que era Pent? Probablemente las cosas hubieran cambiado mucho,no hubiera tenido que escapar de su hogar...ni tampoco tendría que llevarlos ante las autoridades por sus crueldades y injusticias. Todo hubiera sido mucho mas bonito y mas fácil,pero no,la vida de Mulitia no era fácil. En su interior,cada noche sentía el dolor de tener que enfrentarse a sus propios padres en algún momento,por muy malas personas que fueran...eran sus padres,no quería que recibieran ningún daño,solo que pagarán por lo que habían hecho,que vieran que lo que estaban haciendo estaba mal y solo provocaba tristeza y caos.

El barco no paraba de moverse,sin duda querían ir lo mas rápido posible para llegar hasta el lugar donde se estaba produciendo la batalla naval por lo que no era de extrañar que el barco diera algunos movimientos bruscos,pero controlados,aquellos hombres y mujeres eran expertos y profesionales en la navegación así que realmente la joven en ese sentido se sentía mas segura...no tanto por la lucha. Nunca había luchado en el mar,no sabía bien en que se diferenciaba,pero de lo que estaba segura es que sería una lucha mas irregular,ya que tendría que tener cuidado de no caer al agua por un descuido.

Los dos chicos habían vuelto ya de aquella sentimental charla,Erk mostraba en sus ojos el brillo y la humedad de haber llorado,era normal...según lo que había escuchado era para emocionarse. -No tenéis que disculparos,todo lo que sea bueno para Erk,es bueno para mi. Es un gran amigo mio y todo lo que le pase,me influye a mi indirectamente,por eso me alegra de que hayáis podido hablar de tema. Asintió con tranquilidad y sonrió,después escucho las palabras de Erk y suspiró un poco. Aquella petición no le gustaba mucho...no quería perder a Erk,era su amigo y de las pocas personas que la creían,pero debía honrar a su palabra. -Erk...prometo que cuidaré de Pent,pero no te arriesgues innecesariamente,aquí estamos todos para luchar y para protegernos mutuamente. Si resultas herido,no dudare en acercarme a ayudarte. Si te sirve así la promesa,la cumpliré. No voy a dejar que sufras ni mueras,así que por favor,solo te pido que no te arriesgues y que seas precavido...se que sabes cuidarte de ti mismo. Asintió y esbozo una sonrisa dulce y tranquila colocando su mano delicadamente sobre su hombro asintiendo. Ya estaban llegando al origen de la batalla así que se preparó,agarró fuertemente su báculo y se mantuvo atenta,observando la batalla cercana y escuchando los gritos. Se coloco junto a Pent y lo miró un momento asintiendo,ya mas seria y serena. -Luchemos una vez mas...
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 16, 2016 4:31 pm

Una escena un tanto reconfortante para tanto maestro como pupilo se presentó ante todos los espectadores. Pent, en el fondo, no era muy partidario de hablar de ese tipo de cosas en público, pero como la situación lo ameritaba, no le dio mucha importancia. De hecho, se podría decir que incluso si intentaba ocultar un poco cómo se sentía a ojos de los demás, una pequeña sonrisa se reflejaba en sus labios, delatando sus emociones en el momento. Además, esa sonrisa fue aún más delatadora cuando mulitia demostró una gran empatía y paciencia con el tema. No pudo evitar dejar escapar una risa nerviosa.

Yo también tengo parte de culpa por no haber sido lo suficientemente claro, todo sea dicho… ―respondió al pequeño comentario de Mulitia―. Me alegro que os hayáis podido conocer. He de confesaros que me preocupaba un poco las amistades que hiciera, pero si son como vos, entonces no hay nada de lo que preocuparme. Desde el fondo de mi corazón, gracias por haber estado con él, Lady Mulitia.

Luego Erk volvió y los barcos empezaron a moverse. El alumno quiso tomar las riendas de la batalla, probablemente porque ahora mismo estaba en un buen estado de ánimo y, como consecuencia sería capaz de poder hacer más cosas de las que normalmente haría.

¡Ey! ¿Desde cuándo me toca a mí ser el protegido? ―bromeó―. Es cierto que no soy uno de los mejores magos de Elibe, pero estoy seguro de que aún puedo aportar mi granito de arena ―rió―. Protejámonos unos a otros, ¿de acuerdo? ―una vez Erk se fue se dirigió a Mulitia, habiéndola notado un poco tensa―. Si es demasiado duro para vos, podéis manteros atrás tratando a los heridos que rescaten. No quiero forzaros a hacer nada que no deseéis.

Ese pequeño detalle podría ser malinterpretado en el sentido de que podría ser tomado como “estorbas. Fuera”. Sin embargo, lo que Pent quiso transmitir fue preocupación por su bienestar al mismo tiempo que le daba a ella cierta utilidad fuera de la batalla. De hecho, en cierto sentido se podría decir que le asustaba que su alumno se hubiese adaptado ya a los campos de batalla. “¿Cuántas veces habrá ya combatido?”, se preguntó, antes de ver la nueva versión de su magia. “Un buen control, sí señor. Creo que hasta lord Athos lo elogiaría si lo hubiese visto”. Aunque era incapaz de dar una explicación lógica al color de la llama, el hecho de que había un gran balance era innegable. Probablemente muchos no sabrían a qué se refería. Pero Pent, que había enseñado las bases de la magia misma al joven, sabía cómo su alumno hacía magia y era perfectamente consciente de los cambios en la misma, fuesen estos visibles o no.

Avanzó un poco hasta colocarse al lado de su alumno y con pequeñas ráfagas de viento empezó a abrir un camino a medida que empujaba a emergidos por la borda para que las demás tropas pasaran a rescatar a los que estuviesen combatiendo o asistirles en caso de ser necesario. Por suerte, en este caso, no parecía haber sorpresas a la vista. Si las cosas seguían así, entonces probablemente terminarían la batalla relativamente rápido.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Erk el Lun Nov 21, 2016 9:11 pm

Sabiendo que Mulitia cuidaría de su maestro podía concentrarse totalmente en la batalla, liberó la bola de fuego que había hecho lanzándola directamente a un emergido del barco que estaba en frente que al ser golpeado fue empujado hacia atrás chocando con otro y provocando la caída de ambos, esa no había sido la intención del mago fue más un golpe de suerte el haber acabado con dos de un solo tiro.

Vio cómo su maestro se paró junto a él -No se sobre esfuerce por favor Lord Pent.- Dijo sonriendo con un tono de voz muy cálido esperando que el otro mago retrocediera, cuanto antes acabe la batalla mejor sería entonces viendo  que los últimos enemigos que quedaban eran los que estaban sobre el mar Erk, haría un último esfuerzo aprovechando la gran cantidad de magia que poseía en ese momento e intentaría acabar con todos los que pudiera lo más rápido posible.

Viendo que Pent estaba haciendo que los emergidos que estaban situados cerca del borde caigan Erk, decidió ayudar a los que estaban peleando en el centro del barco lanzándoles bolas de fuego para debilitarlos aunque algunos no aguantaban el impacto y quedaban fuera de batalla al mismo instante que recibían el ataque del mago.

Poco tiempo después ya casi no quedaban emergidos, los pocos que quedaban estaban en agua intentando subir nuevamente al barco por los costados pero recibían goles de los magos que evitaban que subieran, cuando por fin acabó todo el ambiente se llenó de calma y silencio ningún soldado de Durban festejaba la victoria si es que se le podría llamar así "victoria", toda batalla dejaba una gran destrucción atrás. -Por fin terminó todo... Lord Pent, Lady Mulitia espero que ambos estén bien.- Dijo mientras miraba a todo su alrededor para tantear los daños colaterales de la batalla, el mago que estaba a cargo del navío se acercó para agradecerles por la ayuda que habían brindado y si él podía hacer algo para agradecerles que se lo hagan saber. -¿Cómo puedo llegar hasta la biblioteca de Durban?- Preguntó Erk pero al escuchar la respuesta se llevó una gran desilusión, al parecer escapaba de las manos del mago dejarlo entrar porque el joven de cabello violeta no era un simple extrangero más, sin embargo quizás podría hablar con algunos que estuvieran arriba de él para discutir el ingreso de Erk. Luego de escuchar al mago el joven simplemente agradeció y observó a sus compañeros y dijo: -Bien... ¿Ahora qué hacemos?- En realidad era más una pregunta para sí mismo ¿qué haría si no lograba entrar a la biblioteca? Su viaje hasta Durban habría sido prácticamente en vano de no haberse reencontrado con su preciado maestro.


Última edición por Erk el Sáb Nov 26, 2016 8:42 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [6]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
211


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Mulitia el Miér Nov 23, 2016 6:19 pm

-He decidido que voy a ayudaros y luchar,Lord Pent...y me alegro de que Erk haya recibido una educación tan bien formada de parte de un maestro tan competente y espero que juntos logremos que Erk sea una mejor persona y un gran mago a la vez! Asintió levemente con una amplia sonrisa mientras su mirada se fijaba en el chico de cabello morado. La brisa marina movía el cabello y el gorro de aquella chica. Ya estaban en plena batalla de nuevo,no era su primera vez,pero si que era la primera vez en luchar en alta mar. Decidió no acercarse a los bordes,manteniéndose siempre en el centro del barco. Las tácticas de batalla de los soldados de Durban era muy superior,parecían maniobrar realmente bien en alta mar,estaban en su salsa. La chica no parecía poder moverse con tanta soltura como aquellos magos y soldados de Durban,pero aun así no quería ser un estorbo para nadie. No podía curar a distancia,pero si que podía buscar a los heridos mas cercanos y acercarse con cuidado para curarlos.

La batalla no duro demasiado,en realidad el trabajo que ambos magos de Etruria habían hecho en aquel barco había sido magnifico. Los soldados de Durban habían conseguido derrotar ya a todas las fuerzas de emergidos que provenían de Kilvas. No parecían celebrar la victoria,nadie parecía ni si quiera un poco contento. Normalmente siempre que había estado en una batalla los soldados festejaban después de cada lucha o al menos se alegraban de seguir con vida y haber ganado. Aquello servía para que las tropas se motivaran,pero por lo que parecía aquellos hombres y mujeres no parecían necesitar ninguna clase de motivación.

Al escuchar las palabras de Erk sonrió con suavidad y asintió -Si,me encuentro bien,un poco mareada por no estar acostumbrada a luchar en el mar...pero bueno seguro que cuando lleguemos a tierra firme se me pasa. Aunque hubiera viajado por mar alguna que otra vez...en aquellos viajes no había tenido que estar curando y caminando por la borda,en aquellos viajes solía quedarse en su camarote y salir lo mínimo posible. Después de ver la negativa de aquel mago,la joven suspiro con suavidad y se quedo pensativa...si no podía entrar de una forma común y normal...deberían pedirlo oficialmente,quizás si Lord Pent pedía oficialmente entrar en la biblioteca y pusiera a Erk como acompañante podrían entrar ambos.-Y...Porque no...y si Lord Pent pide oficialmente entrar en la biblioteca contigo como acompañante? Puede que así si que puedas llegar a entrar...
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]
Tomo de Rayo [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1402


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un reecuentro inesperado [Priv. Erk-Mulitia-Pent]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.