Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 15, 2016 1:56 pm


En la oscuridad de la noche, sobre las áridas y escarpadas tierras de Jehanna, se movilizaba un pequeño grupo armado y preparado para defender un importante cargamento. La importancia de aquello que era trasladado, era lo suficientemente importante como para obligarles a cabalgar sin uso alguno de antorchas que facilitaran su travesía; no parecían querer ser vistos ni detectados por alguna razón. No obstante, cuando ya parecían disfrutar de la calma, los caballos relincharon y se alteraron. Su plan había sido eficiente, solamente hasta ese momento. Prepararon sus armas resguardando sus espaldas unos con otros sin desmontar de sus caballos... fue allí cuando el primero cayó.

°~°~°~° ❀ °~°~°~°

Atracado en las lejanías de un rústico poblado, se encontraba un pequeño bote desgastado que había sido utilizado por una desalineada forastera. Encajado sobre la arena había sido abandonado por simple necesidad; su único tripulante su sed necesitaba saciar. Un largo viaje había concluido, y finalmente nuevas tierras de Akaneia, esta persona podría conocer. Sin embargo había un pequeño problema que no demoraría en ser descubierto por este susodicho ser; y era que no había atracado exactamente donde creía estar, mas de igual modo no estaría demasiado lejos de su destino final.

Las huellas de la mujer con poca experiencia de navegación, se alejaban de su transporte marcando completamente su sendero por las secas y polvorosas tierras de la supuesta Akaneia. Desvariando por el cansancio y la fatiga acumulada de las noches sin poder otorgarle a su cuerpo un debido descanso, le impedirían pensar con claridad al momento de ver a la distancia un oasis que interpretaría como espejismo sin dudar. Erróneamente acabaría desviando su trayecto hacia la mitad de la nada misma, internándose en un desierto que, bajo el sol, sería la tumba de muchos.

Cansada de caminar, a causa de haber abandonado su yegua por fuerza mayor en Chon'sin, divisó sobre el suelo una serie de marcas curvas que avanzaban en dirección al Noroeste. Abrumada por la necesidad, la indiscutible lancera de Elibe las seguiría por propia voluntad. Con la esperanza de encontrar alguna pequeña aldea cuanto menos, acabaría encontrando lo que menos hubiera podido imaginar. El suelo se hallaba manchado de rojo, sangre de cuerpos que yacían ante sus ojos. Claramente no habrían muerto a causa del calor... Caballos y soldados mutilados que, para asegurarse de que estuviesen muertos, picaba con la punta de su lanza.

La viajera se encontraba en un momento donde debía sobrevivir de lo que fuera; por lo que sin importancia alguna, movió y revisó los cuerpos hasta encontrar lo que había estado buscando; agua. Sentada entre cadáveres su sed sació; y fue cuando una mano su brazo sujetó. ―¡No me asustes así!― Exclamó agitada por el susto del momento; junto a un movimiento con el cual de su débil agarre se libraba. Un hombre yacía bajo su caballo, el cual había protegido sus zonas vitales; sin embargo, el daño recibido y el peso de su propio caballo, le habría causado hemorragias por doquier, era un milagro que pudiera siquiera moverse. Moribundo Joe:―E-el... documento...― Replicó el moribundo soldado usando sus últimas fuerzas. ―Re..cupera el documento...― Continuó. La mujer sentía que su lanza debía clavar sobre su cráneo, pero si podía decir algo importante y de utilidad, podía dejarle vivir y sufrir un poco más. Se puso de pie mientras escuchaba al hombre moribundo intentar hablar, aprovechando a ver con más atención su alrededor. ―...cofg.. y...― Balbuceó entre carraspeos sangrientos. ―¡No tengo todo el día!― Le recriminó sin ninguna consideración al hombre que usaba todas las fuerzas que le quedaban por hablar; aunque este no parecía ya escuchar. ―a Carcino... llevalo... a Carcino― Concluyó abruptamente; cuando la lanza su ojo atravesó. ―Suficiente.... ¿Carcino?― Cayó y se preguntó a si misma limpiando su lanza con las ropas del cuerpo que acababa de matar a sangre fría. ¿Sería Carcino una ciudad de Altea? No se podía olvidar que aún no conocía su propia ubicación.

Continuó bebiendo el agua que había encontrado; para así acabar picando todos los cuerpos asegurándose de que, si estaban por morir, murieran de una buena vez. Buscó entre restos el susodicho documento, pero no parecía estar en sus manos después de todo; seguramente el hombre que acababa de matar insinuaba que había sido robado. De haber sabido eso, le podría haber preguntado cuantos eran los bandidos o algo más, lo que sólo le dejaba la opción de encontrar un pueblo en el cual buscar a quien le pudiera acompañar; pues no tenía caso demostrar ser la mejor si nadie iba a ser testigo de ello.

Abandonó los yacidos sin darles sepultura alguna, continuando por sobre el rastro de los caballos que parecían haber seguido hacia el este; donde tras caminar por dos horas siguiendo la pista, halló un poblado que casualmente se encontraría cercano a este, aunque no lo atravesaba directamente, no le sería difícil volver a encontrar el camino siendo casi la misma dirección. Clavando su lanza sobre el suelo, marcó una línea hasta el poblado sólo por seguridad.

Vendedores ambulantes y hombres armados por doquier era lo único que la mujer podía ver. Con mucho respeto saltó sobre un pequeño carro cargado de coles a punto de ser vendidas. ―¡Ohohohoho!― Rió desde lo alto llamando la atención. Vestía su habitual morado equipado por armaduras que habría tomado de cualquier lugar; un horrible escudo atado a su espalda y una lanza de la cual no podría sentir orgullo alguno, pero como ahora era suya, sentiría orgullo sólo por ser de su propiedad. Mientras el vendedor lamentaba e insultaba a la mujer por su atrevimiento, esta lo ignoraba mientras gritaba. ―¡¿Habrá entre ustedes alguien que se una a mí para un trabajo hasta Carcino?!― Clamó a todo pulmón sin demasiada esperanza de que alguno de los sucios y hórridos aceptase seguirle. Pero realmente no era algo que le importara, ya que aunque fuera uno le bastaba, y de no ser ninguno; el documento podría buscarse por sí solo.



off:
Acabe teniendo la mañana del sábado libre, porque mañana me harán trabajar por ser el día de la madre (y no lo sabía) Así que he aquí la misión. Acuerden entre ustedes sus turnos~
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Kagura el Dom Oct 23, 2016 9:00 am

Kagura reconoció casi al instante aquella risa altanera a pesar del bullicio. No obstante, creyó haber oído mal. Era muy difícil, si no imposible, que pudiese volver a tropezarse con la reencarnación de la diosa Naga. El mundo no era precisamente un pañuelo, y eso era algo que había aprendido después de haberse dedicado en cuerpo y alma a encontrar cualquier pista que le condujese al paradero de la misteriosa mujer soldado. Atesoraba con cariño el recuerdo de aquella estimulante noche en Pherae, en la que había podido luchar junto a la diosa mientras trataban de sobrevivir a una emboscada enemiga. Desde luego que desmayarse justo al final de la contienda había sido una metida de pata integral, ya que, al despertarse a la mañana siguiente, ¡no pudo encontrar rastro alguno de la diosa o de sus subordinados! La peor parte ocurrió una vez hubo regresado a su hogar en Hoshido. Su historia resultaba tan inverosímil a oídos del clan que no la creyeron. Y es que por mucho que le pesase, Kagura reconocía que la idea de que la diosa Naga se hubiese reencarnado en una soldado de ego desmesurado sonaba ridícula. Sin embargo y pese a todo, tenía que averiguar de dónde procedía aquella ruidosa carcajada que acababa de oír.

Que la jovial y excéntrica ninja se encontrase aquella mañana en Jehanna no era mera coincidencia. Pues a pesar de que las milicias de Hoshido se encontraban aún ocupadas intentando recuperar el control de sus territorios, la noticia de que un documento de importancia trascendental había sido sustraído con éxito de un ejército emergido no había pasado desapercibida para los informantes del clan Yato. Si el contenido de ese escrito era tan relevante como apuntaban los rumores, merecía la pena investigarlo, pues quizá pudiese proporcionar claves esenciales para repeler a los emergidos de las tierras hoshidianas. Esa era la razón por la que Kagura había partido hacia el continente de Magvel. Sus órdenes eran bien claras: tenía que interceptar la caravana correcta y recuperar el documento. Por desgracia, ya llevaba un día en Jehanna investigando el paradero de su objetivo y todavía no había encontrado nada.

La kunoichi se abrió paso a través de la muchedumbre que atestaba la plazoleta del mercado, en busca del origen de la risa. Algunos vecinos protestaban cuando Kagura los apartaba con brusquedad, otros fijaban su mirada curiosa en los llamativos ropajes de la muchacha. Como la mayoría de los presentes se habían juntado alrededor de un punto en concreto, la joven se encaminó hacia ese preciso lugar con la esperanza de que pudiese al fin atisbar a la dueña de aquella voz tan familiar. Y entonces, la vio.

La amalgama desordenada de piezas de armadura que decoraban la figura esbelta no hacían justicia a su grandeza, pero ahí estaba. Kagura era capaz de reconocer ese altivo rostro y esos aires de autosuficiencia en cualquier parte. ¡Era la mismísima reencarnación de la diosa Naga! Semejante reencuentro debía de significar algo, de eso estaba segura, así que empezó a empujar y a apartar con mucho más ímpetu a los habitantes con tal de acercarse todo lo posible a la mujer. Y cuando ésta clamó a los cuatro vientos que buscaba gente dispuesta a acompañarla en un cometido, Kagura fue la primera en alzar la voz y proponerse como voluntaria.

-¡Yo! ¡yo!- gritó con todas sus fuerzas mientras alcanzaba al fin lo que había sido el puesto de venta de coles. Sin importarle ensuciar su precioso kimono color escarlata, procedió a arrodillarse ante la soldado. Tal y como había hecho en reiteradas ocasiones la vez pasada en los bosques de Pherae -¡Me pongo a vuestro servicio, mi diosa!-
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Thief

Cargo :
Ninja

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1332


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Craig el Lun Oct 24, 2016 4:48 pm

Secuestrar era una palabra bastante fea, prefería describir la situación por la que estaban pasando como “llevar a un chico extraño a ver mundo”, pero no diría en voz alta ninguna de las dos cosas porque la primera haría ver a Craig como un capullo y la segunda como una persona con corazón. Aunque prefería que le consideraran un zoquete porque al menos de aquella forma no quedaba como un debilucho, tenía que esconder que era humano y tenía fallos como los demás. Por el momento Craig tendría que encargarse más de como expresar en alto que estaban perdidos. Que habían perdido la dirección en algún punto de su viaje y ahora el gran wyvern solo abanicaba sus alas, avanzando a una dirección incierta.

No era una opción la de perderse una vez que dejaban suelo firme para sobrevolar los cielos, ni solía ocurrir, era una mierda que ahora precisamente que llevaba a un compañero tan poco paciente como era Feldsphar ocurriera. A veces los cielos no eran claros pero aun con nubes espesas, entre jinete y montura acababan localizando el punto que sobrevolaban pero según los cálculos de Craig tendrían que haber encontrado suelo firme para aterrizar horas atrás. Era el momento de admitir que no tenía ni la más remota idea de que continente era el que le quedaba más cercano y que bajo ellos y las nubes solo se encontraba un océano extenso. - Prometeme que no me vas a pegar estando volando encima de una rata voladora, pero Felds, estamos algo perdidos. - Esta vez el chico se encontraba detrás suyo y Craig se alegraba de no tener que mirar directamente a la cara, y poder seguir a lo suyo. Intento no mostrar debilidad ni encoger de los hombros, porque siempre temía la peor conducta de su compañero.

-Aterrizaré en la zona más cercana que encontremos. Y me da igual que opines lo contrario, Stripe está cansado y no quiero acabar nadando en medio del océano. - Sentía que estaba volando en círculos y tenían que empezar a descender el vuelo para ver mejor alrededor, buscar una aldea mínimamente decente de aquel viaje que se les estaba extendiendo más de lo necesario y descansar un poco. Fue por esa razón por la que incluso si continuaron sobrevolando la zona de una manera menos apresurada y pudo notar una zona portuaria, algo dejada y decidió avanzar hasta ver la entrada de la aldea para descender el vuelo allí y bajar del lomo de su cansado compañero. No podía llevarse a Stripe, su wyvern, consigo en las zonas urbanas en las que no estaba seguro en las que pasear con un gran reptil fuera lo habitual allí, ya que había países que emplear wyverns en la milicia era algo común como había sido su caso y algunos otros que no. - Como siempre, tendrás que quedarte aquí, amigo. Estate pendiente a la señal por si te necesitamos. - El animal renegó con un rugido pero estaba acostumbrado a esa rutina.

Una vez que ayudó a Feldsphar a bajar del wyvern, le agarró de la mano dando un tirón para que le siguiese y después de unos pasos, le soltó la mano para guardarlas en los bolsillos y seguir avanzando recto hasta el bullicioso mercado. Craig acercó su rostro a la oreja del menor y le susurró el pésimo plan que seguirían. - Tenemos que descubrir donde estamos, sígueme el rollo. - Estaba seguro que el otro rechistaría así que se separó rápidamente para que no se quejase, andando delante de él. Pero si ya tenía que soportar a un niño salvaje, no pudo evitar poner cara de asco al ver una mujer siendo de lo más ruidosa con una risa de lo más peculiar en lo alto de un carro de coles. - Madre mía... - No estaba tan desesperado como para reaccionar a esa llamada, giró el rostro de forma instintiva para ver que opinaba el otro chico de donde habían acabado.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1625


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Feldsphar el Mar Oct 25, 2016 6:07 am

Al igual que la primera vez que había tenido la oportunidad de montarse encima del gran wyvern y ver como volaba; Feldsphar estaba completamente alucinado porque viajar de aquella forma parecía muy fácil, pero a la hora de la verdad no se atrevería a montar a Stripe sin que estuviera Craig cerca porque le parecía una completa locura, Stripe y él eran amigos pero eso no quitaba que el bárbaro continuase sin tener ni la más remota idea de wyverns. Y antes había tenido la manía de dejar caer su mirada al vacío, a lo que se encontraba debajo de sus pies pero recordó como la última vez fue regañado por aquella conducta, así que aunque al igual que aquella vez, ahora estaba fuera de su bosque en contra de su voluntad, intentaría comportarse de la mejor manera posible no fuera a ser que el niño cayese del wyvern por alguna tontería.

Sus brazos rodeaban con fuerza la cadera del jinete y en algunos casos, el bárbaro se cansaba y apoyaba su cabeza en la espalda del mayor. Porque con el tiempo, aunque le había parecido una gran nueva aventura el estar sobrevolando por encima de lugares que ni siquiera sabía nombrar, después de tantas horas en las que solo había agua y más agua, empezaba a aburrirse de sobremanera. La cuestión era que no esperaba que Craig admitiera que estaban perdidos, más que nada porque no esperaba que aquella fuera una de las opciones. ¡Confiaba que Craig podía hacerlo mejor que aquello! Quizás había tenido la estima muy alta sobre las capacidades del jinete, aunque simplemente no quería darle más vueltas al asunto porque no era como si el supiera hacerlo mucho mejor; no sabía ni lo que había fuera de su bosque.

Aunque las ganas de arrearle un puñetazo no eran bajas, entendió que pelearse estando a muchos metros del océano no era ni de lejos una buena idea; así que simplemente resopló y le propinó un leve cabezazo por la espalda. - Ugh..... vale, vale. Hacer lo que Craig pensar que ser mejor. Feldsphar cansado como Stripe. - No tenía las riendas y tampoco es que tuviera mucho más que hacer que asumir que no estaba en sus manos tomar ningún tipo de decisión. Incluso cuando aterrizaron en suelo firme, Feldsphar se agarró con más fuerza a la capa que Craig llevaba puesta aun no acostumbrado a los movimientos del wyvern. Incluso necesitó ayuda para bajar, sujetándose en Craig porque para él la distancia hasta el suelo era demasiado grande como para solo pegar un brinco hacía allí.

Ya había sido mentalizado de que irían a alguna ciudad o algún lugar en el que conllevara estar rodeado de personas; aquella era la única razón por la que Feldsphar se había adecentado mínimamente y no iba medio desnudo, aunque si la decisión recayese solo de él, estaba seguro que no usaría una vieja camisa de Craig, la cual no había sido capaz ni de abotonarse bien pero tampoco dejaba que el jinete le ayudase en una tarea tan básica como era la de vestirse. Craig todavía era incapaz de hacer que el bárbaro usase calzado pero al menos había conseguido que no portase unos pantalones roídos, sino que usase uno con aspecto menos cuestionable, aun sí le iban grandes y los tenía que arremangar un poco. Todavía estaba lejos de tener una apariencia que no destacase tanto entre la gente, pero poco a poco iba mejorando aun sí Feldsphar no era plenamente consciente de ello.

Feldsphar se despidió del wyvern con un gesto con la mano, no entendía porque la gente se extrañaría de verlo en una aldea pero tampoco quería preguntar para que le dieran una charla que le costase de seguir. Además tenía otras cosas que atender, porque Feldsphar odiaba que Craig siempre estuviera con un paso por delante de él; nunca le esperaba cuando andaban juntos y él se sentía demasiado nervioso entre personas desconocidas, incluso algunos actos inconscientes del rubio lo delataban como manos nerviosas o con la mirada rehuyendo a cualquier interacción. Por eso intentaba no perder de vista a su compañero porque no había nada que temía más que perderse entre la multitud del mercado y no tener el apoyo de Craig ahí, aunque cuando se acercó de nuevo para susurrarle en el oído, simplemente asintió. Cómo si el supiera como conseguir información.

Pero después de aquello no tuvo que preocuparse mucho más de que Craig se alejara lo suficiente como para no encontrarlo, porque llegaron a un punto determinado del mercado en el que ambos se pararon por el escándalo que una mujer estaba armando buscando... ¿gente para un trabajo? Otra chica pareció unirsele a ella sin pensárselo demasiado. Por la cara que ponía el jinete, tenía más ganas de alejarse de toda aquella escena que otra cosa pero... la mujer que estaba subida en el carro había dicho algo sobre “Carcino”, Feldsphar no tenía ni idea de geografía pero eso sonaba más a un nombre de algún sitio. Quizás se se unían a aquellas personas peculiares conseguían situarse. Feldsphar se acercó a Craig para agarrarle de la muñeca y extender el brazo del otro chico, para a los pocos segundos pegarle una patada en la boca del estomago. - Shhh... Ahora Feldsphar decidir. - Si le dolía algo quizás tardaba más en quejarse sobre la decisión del bárbaro, además si estaban perdidos era por su culpa.

Con un tirón en la misma muñeca que le había agarrado antes, Feldsphar avanzó un poco entre la muchedumbre para acercarse al puesto de coles y alzó la mano con decisión. - ¡Si todavía buscar gente, nosotros ayudar!
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Warrior

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Escama fosilizada
.
.

Support :
Craig
Trombe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Narrador el Vie Oct 28, 2016 1:42 pm

La escena entre los recién llegados es todo un suceso para un pueblo tan callado. Pueblo que, al parecer, se prefiere así. Varias de las personas que lo habitan, endurecidos por la vida en el desierto en un sitio tan independiente como Jehanna, se alzan en queja o comentan en voz alta su desdén por la locura de la que hablan todos esos extranjeros. Algunos de los mercenarios locales, más entretenidos por el asunto, los miran de manera un poco mejor.

Aldeano: - ¡Están bien lejos de Carcino, eh! Locas como cabras... -

Mercenario: - Y que vayan, pero suerte, con el camino clausurado y todo. -

La gente sacude la cabeza y se dispersa, en mayor parte desinteresada. A aquel sitio no llegan fácilmente las noticias, menos las de algo tan reciente. En buena voluntad los mercenarios locales les apuntan a una de las rutas fuera del pueblo, que no luce precisamente cerrada, sino que sólo parece tener una larga estaca clavada en medio del camino de tierra, con un largo trozo de tela roja atado. La señal al estilo de Jehanna de que hay emergidos por esa dirección, que han pasado muy recientemente. Las marcas, inclusive, todavía siguen frescas en el suelo.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Invitado el Vie Nov 04, 2016 1:37 pm


El árido pueblo compuesto por precarias estructuras talladas dentro de las rocas situadas en el lugar, además de unas cuantas edificaciones de madera y roca, mantenía en todo momento un bajo perfil. Calmado, silencioso y desolador. El estilo de vida era singular; poco se necesitaba allí para destacar. Pero aquel lugar estaría de suerte, pues la lancera de Elibe estaba presente. Osada y confiada, la desalineada mejor lancera de todo Lycia, destruía la paz con tan sólo hablar. El vendedor de coles que, anteriormente habría tenido problemas con un joven calvo tatuado y su grupo de amigos, estaba allí para poder vender sus coles sin que fuesen menospreciadas, acabaría viviendo nuevamente un viejo capítulo de su vida del cual no parecía poder escapar.

Fue allí, en aquel momento, en que la voz de Nagahide Niwa fue oída por alguien que tiempo atrás habría visto; mas esta vez vestía tan diferente que le costaba simplemente recordar de quien se trataría, la leñadora que a ella bien la distinguía. También había alzado la mano un muchacho extraño que no demostraba saber hablar, acompañado de un rarito que aparentaba ser un joven tímido. Omitió a las personas que simplemente se quejaban o que simplemente le resaltaban cosas que ya sabía. Carcino estaba lejos de donde se encontraban, pues estaba claro que debía de tratarse de una ciudad de Altea o donde fuera que estuviera. Realmente la encargada de reclutar, no sabía siquiera su destino, ni en donde habría caído. Segundo a segundo, la audiencia se retiraba, dejando a lo únicos interesados en seguirla.

Oportuna había sido la interrupción de aquellos que no aportaban ni un gramo de ayuda al impedir que pudiese hablar se cualquier tipo de pago; señalando además, el camino por el que hipotéticamente debían de continuar. Cobardes e inútiles que dejaban a una joven chica, un tímido y un analfabeta hacer el trabajo; pero claro, estaban junto a ella, nada malo les podría pasar, o quizá podría suceder, ya que ella necesitaría muy posiblemente carne de cañón para poder concretar el pedido y continuar con vida.

―No necesitaremos suerte ¡Ohohoho!― Respondió riendo al llevar una de sus manos con elegancia a sus labios a falta de su preciado y sumamente necesario abanico que otorgaba estilo y clases a cada una de sus frases.

Bajose allí del puesto de coles, caminando confiada hacia donde en teoría su rumbo encontraría; pero sin pestañear se detuvo al instante, para que nadie fuera por delante. ―¿Qué esperan?― Musitó y nuevamente al voltearse continuó.

No había un mal clima, pero el calor del ambiente les dificultaría su viaje en cualquier momento. No debían desesperar, ya que con junto a la gran lancera nada malo podía pasar...



off:
Perdón la demora, mucho trabajo de producción de pizzas. Continúen tranquis, que desaparezco hasta el martes posiblemente xD
(yo apenas hice como que inicia la salida, ni idea de hasta donde habría que llegar antes de que aparezca nuevamente el narrador)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Kagura el Jue Nov 17, 2016 11:16 pm

-Nosotras nos ganamos nuestra suerte…- secundó a continuación Kagura ante los mercenarios, guiñándoles un ojo mientras se incorporaba con la ayuda de su parasol violáceo. Le era imposible disimular el entusiasmo que sentía por haberse reencontrado con la diosa, por lo que no paraba de dirigirle miradas de ansiedad a la soldado de risa altanera, a la espera de que diese alguna orden. Todo aquel tema de la misión encomendada por el clan Yato podía esperar, ¡pues Naga necesitaba su ayuda nuevamente! Y cuando ésta bajó al fin del carro de venta de coles, fue la primera en empezar a seguirla.

-¡Eso, eso! ¿A qué esperáis?- les espetó con simpatía a los otros dos tipos que se habían propuesto también a asistir a la diosa en su tarea. -¡Que os vais a quedar rezagados!-

Cambiar de aires le sentaba bien a la kunoichi. A pesar de que en las últimas semanas se había vuelto taciturna e incluso algo reservada a causa de lo que estaba sucediendo en Hoshido, la mejoría que aquel viaje a Magvel había supuesto en su estado de ánimo era evidente. Kagura se acercó entonces a los dos chicos mostrando la mejor de sus sonrisas y, asumiendo que eran devotos de la diosa Naga al igual que ella, se dispuso a agarrar de la muñeca al pelinegro que tenía cara de pocos amigos con el propósito de obligarle a andar. No podía arrastrar también a su compañero, aquel joven rubio cuya descuidada apariencia le extrañaba en demasía, porque su otra mano la tenía ocupada sujetando el parasol. Aunque intuía que se dispondría a seguirles en cuanto se percatase de que la diosa era impaciente y no les iba a esperar.

-Me llamo Kagura. ¡Encantada!- exclamó alegremente la espontánea muchacha a los dos desconocidos mientras trataba de alcanzar a la soldado de ego desmesurado. No había reparado demasiado en ellos todavía, pero parecían tener una edad similar a la suya. El de cabello rubio era rarito. Hablaba y vestía de forma extraña, pero no parecía ser mala persona. Ocurría todo lo contrario con su acompañante, aquel joven de cabello oscuro que desprendía un aura completamente diferente. -¿Y cómo os llamáis vosotros?-

Tan distraída como estaba, la ninja no se fijó en el poste de advertencia clavado en mitad del camino que pretendían seguir. Y mucho menos en las huellas recientes impresas en el barro. Aunque de haberlo hecho, tampoco habría sido capaz de asociar ambas señales con la presencia de emergidos más allá del sendero.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Thief

Cargo :
Ninja

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1332


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Craig el Lun Nov 21, 2016 6:25 am

“Demasiado ruidosa” era lo que había pensado cuando había visto a esa mujer con su molesta voz encima del carro de coles y lo único que Craig quería era conseguir información de donde estaban para continuar con su viaje sin muchos problemas, y de repente, Feldsphar había decidido tomar las riendas de la situación e involucrarse con aquella mujer y una chica que había decidido seguirla también. Algo así como, lo contrario a lo que le hubiera gustado que ocurriese pero el bárbaro le conocía y le había plantado una dolorosa patada que le hizo agacharse de dolor para presionar con sus brazos en aquella zona, impidiendo que pudiera quejarse en ese preciso momento. Que cabrón, y él que se pensaba que el niño salvaje era tonto. No había marcha atrás, ahora se verían involucrados a trabajar en aquella tarea, Craig quería pensar que no sería tan malo.

Craig gruñó cuando las chicas del grupo empezaron a adelantarse dirigiéndose... él que sabía donde iban, ni siquiera sabía bien como situarse en un mapa en aquel instante. Y si no estaba a favor de ir a hacer un trabajo a Carcino o lo que fuera, todavía le molestaba más que una chica que parecía más o menos cercana a la edad de ellos, le remarcase que se estaban quedando atrás. - Eh, eh, eh. ¿Qué son esas confianzas? No me toques, bicho. - Podía andar por sí solo, no necesitaba la ayuda de ninguna niñita que le arrastrase para que siguiera el camino. Craig tiró con fuerza de su propia mano para librarse del agarre de su muñeca y después de conseguirlo, continuó andando mientras se cruzaba de brazos a altura del pecho y seguía con su natural gesto molesto en su rostro. Vaya mierda, no quería relacionarse con gente en realidad.

-Me llamo Craig, y el rubio que no se sabe vestir se llama Feldsphar. - Cuando lo dijo echó un vistazo rápido a Feldsphar y desvió la mirada, instantes después recordó que su grupo no estaba completo, al menos por la parte de los chicos. Y ya que habían salido del pueblo aquel y estaban tomando un camino que parecía que no molestaría por el gran tamaño de su compañero reptil, quizás era el momento de llamar a su wyvern antes de que se alejaran más y su señal no sirviese para nada. - Un momento, falta algo.

Paró en seco de andar y acercándose dedos en la boca, silbó de una forma que empezó como un sonido suave que elevó su tono. La primera vez que lo hizo no ocurrió nada y Craig se quedó en silencio mirando al cielo durante medio minuto, después volvió a repetir el procedimiento un par de veces. Stripe sería un gran bicho con alas, pero incluso si podía volar y habían hecho aquello bastantes veces, siempre tardaba unos minutos en localizar donde estaba el jinete y unos cuantos minutos más en llegar. No le importaba mucho si entorpecía el grupo con eso pero un jinete sin montura no servía para mucho y él era consciente. - Soy jinete wyvern. - Expuso al grupo mientras continuaba mirando al cielo y una sombra apareció, aterrizando el wyvern un poco más adelante de donde se encontraba el grupo, por lo que Craig no notó aquel cartel que se quedó atrás.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1625


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Feldsphar el Mar Nov 22, 2016 5:58 am

Cuando Feldsphar vio que el grupo empezaba a avanzar en una dirección, le siguió con sus pies desnudos... ¡Lo último que quería era quedarse atrás en un sitio desconocido! Le causaba interés la soldado de pelos verdosos porque parecía ir en cabeza, como si liderase el grupo mientras ellos tres se habían quedado atrás siguiendo lo que fuera a por venir. Y en realidad, su capacidad de imaginación sobre que les podía ocurrir al entrar en aquellos caminos era un poco limitada para Feldsphar, porque después de todo era la primera vez que salía de su país y tampoco era como si hubiera realizado grandes viajes en el pasado... porque aunque ir a la aldea que estaba al lado de su bosque para él pareciese de lo más complejo, estaba casi seguro que para las chicas y Craig, el mundo estaría establecido de una forma muy diferente a como el bárbaro la percibía con sus ojos. Pero no le importaba, trataría de ser lo más útil aun si se sentía como pez fuera del agua, solo necesitaría tiempo para acostumbrarse; a estar fuera y a tratar con más gente.

Aunque eso último quizás sería algo mucho más díficil de conseguir, porque su punto de referencia como persona era Craig... porque era el primero de su edad que conocía, pero en aquel momento le estaba gruñendo a Kagura por tirar de él a que andase. Quizás debía seguir como ejemplo a otra persona que fuera menos... que fuera menos Craig, porque Feldsphar no tenía ni idea como describirle pero no había sentido como si Kagura hubiera actuado de una manera tan chocante para que el jinete actuase de esa forma. - ¡Craaaaig! No actuar tan mal, tener que ser amigos con Kagura. - Se acercó al de pelos oscuros mientras le golpeaba la espalda, esta vez con menos malicia y por ende, con menos fuerza con intención de que al menos no exteriorizara tanto sus palabras hirientes hacía los demás. - Vestir no ser tan importante, Feldsphar saber hacer cosas más útiles como cazar y pescar. Ropa ser tontería pero no gustar que Craig usar como insulto.

Sisseó con desaprobación, tendrían que agradecerle que estuviera haciendo esfuerzos para parecerse al típico humano social, aunque lo estuviera consiguiendo más bien mal y lo único que hacían era reprochárselo. Miró a Kagura durante unos segundos mientras andaban, como si la estuviera analizando. ¿Serían de la misma edad más o menos? La chica pelirroja parecía independiente y lista, Feldsphar se sentía cómodo con el ánimo que ella tenía, no le parecía mala persona. No podía decir mucho sobre la otra chica porque... estaba muy adelante y no había hablado mucho. - Kagura, Craig ser idiota, no tomar en cuenta. - Después señalo a la otra chica que iba más adelante mientras Craig silbaba para llamar a Stripe. - ¿Y ella ser...?

A veces Feldsphar pensaba que conocía a Craig y a su montura más de lo que esperaba, pero en casos como aquellos se percataba que en realidad habían montones de cosas sobre ellos que desconocía porque no pensaba que compartir un vinculo como para poder comunicarse de aquella forma pero suponía que eso era porque muchas veces menospreciaba a su amigo. No pudo evitar esbozar una gran sonrisa en su rostro cuando vio que Stripe había conseguido seguirlos hacía allí y el niño salvaje no tardó ni unos segundos en decidir correr hacía la dirección en la que Stripe estaba aposentándose para esperarles. Antes de ver la sombra del wyvern en el cielo se había fijado en un trozo de madera que estaba plantado en el suelo pero no tenía ni la menor idea de que era eso, así que le quitó importancia pensando que quizás era algo de menor importancia y pero eso no sabía porque estaba clavado, porque tampoco es que pudiera leer la inscripción en él. - ¡Stripe! ¡Stripe!
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Warrior

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Escama fosilizada
.
.

Support :
Craig
Trombe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Narrador el Sáb Nov 26, 2016 11:40 pm

La ruta se adentra en el seco terreno de Jehanna, como un camino apenas marcado en la tierra árida. De seguirlo, las marcas de la marcha de los emergidos no estarán siempre allí. El camino lleva hacia el próximo pueblo, pero los rastros en determinado punto se desvían fuera. Seguirlos requeriría una mirada muy cercana.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Invitado el Dom Dic 04, 2016 2:46 pm


La intrépida lancera había marchado siguiendo la dirección que aquellos pobladores desconocidos habían apuntado. Desconocía por completo el lugar donde se encontraba, y hasta creía realmente que se trataba de un país perteneciente a otro continente. ¿Qué razón tendría para negar o cuestionar indicaciones que le podían facilitar el trabajo para lograr resaltar? Había resultado gratuita la información, y al no disponer de absolutamente nada más que lo que llevaba puesto; tenía suerte de haber encontrado gente que optase por seguirle sin preguntar sobre la recompensa que recibirían por su participación. Si, no recibirían nada, no tenía nada para darles, y tampoco creía que lo merecieran. Una era una leñadora que apenas había reconocido, y el otro par, sería quizá un pequeño grupo de aventureros con sus propios objetivos individuales. Nada importaba allí, si había accedido a seguirle gratuitamente, la gran lancera nada iba a cuestionar.

Desconocía todo. La geografía, la cultura, la razón por la cual el susodicho documento sería tan importante; e incluso cómo era aquel archivo. Las razones de quienes habían accedido a acompañarle, y el por qué no buscaban remuneración a cambio de su servicios. Le agradaba que la leñadora le tratase como era debido, aunque no demostrase tener mucha inteligencia, y hasta realmente aparentaba ser un joven de voz femenina; pues no tenía mucha delantera como para que pudiera creerle realmente ser una mujer, aunque al mismo tiempo, vestía como una.... era una extraña clase de bicho raro. Ignoraba totalmente al nuevo par que le acompañaba; dejándolos socializar como si de niños se tratasen. en aquel momento, una señal de advertencia se hallaba en medio del camino; ¿pero acaso sería tan importante como para que Nagahide Niwa centrara su atención en ella? ¡Claro que no! Era un cartel en el medio de la nada, nada importante podría decir.

Con el pasar de los segundos, la lancera descubrió que sus suposiciones habían sido correctas, pues a sus espaldas, el acompañante del cavernícola había llamado a la leñadora como bicho. Efectivamente se trataba de un chico vistiéndose como mujer. ¡Qué asco!

Un par de palabras del tímido cretino hicieron que la marcha de la máxima estirpe de lanceros de Elibe se detuviera. ¿Cómo que algo faltaba? ¡Ellos tres eran los que sobraban! Nagahide, quien disfrutaba de alardear, sentía la necesidad de dejarles en claro quién mandaba allí; mas cuando pretendía exponer la realidad, una inmensa sombra pasó por sobre ella. Un wyvern perteneciente al resentido del grupo había aparecido. ¡Más carnada!

―Vaya, vaya~― Voceó en respuesta al inmenso animal. ―¿Crees que necesitaras de esa iguana voladora?― Añadió con una alegre sonrisa atrevida; pues no necesitaban a nadie más que a ella misma para lograr sus objetivos. Estilo, gracia, y una inigualable habilidad con la lanza y escudo bastaba y sobraba.

Nagahide, con suma bondad, calló por escasos segundos mientras procuraba darles la espalda nuevamente. Hasta entonces, cuando retomó nuevamente sus pasos, impuso su importancia allí. ―Bicho, y los otros inútiles. ¡Menos plática y más caminata! ¡Ohohoho!― Expuso con total bondad, sinceridad y humildad. Siempre acompañando tan sutiles palabras con una bien empleaba risa altanera que demostraba cuan alto era su estatus.

Se encontraban en el medio de la nada, un árido paisaje en el cual descansar podría ser su final. El penetrante sol no era su aliado en aquel momento, una simple sombra les podría ayudar si se quisiera refrescar. Y afortunadamente había aparecido una nueva carnada alada, con la cual una tienda de campaña con sus alas se podía improvisar.

avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Kagura el Miér Dic 14, 2016 4:21 pm

El comentario de aquel tipejo con cara de pocos amigos no pasó desapercibido a oídos de la kunoichi. Una cosa era que no correspondiese a su simpatía y entusiasmo, y otra muy diferente que encima la insultase de manera gratuita. Por muy leve que fuese la injuria en realidad, Kagura estaba dispuesta a asegurarse de que aquel enano enclenque se tragase sus sucias palabras. Se volvió al instante para observar cara a cara al tal Craig, aunque lejos de lo que cabría esperar, en su rostro aparentemente alegre no existía el más mínimo atisbo del rencor que en realidad estaba carcomiéndola por dentro. Habitualmente, la joven ninja del clan Yato se mostraba inocente y entusiasta ante todo el mundo. Mas lo cierto era que existía en ella otra faceta, mucho más agresiva, que sólo dejaba salir a la superficie en contadas ocasiones. Aquella era una de esas ocasiones, y a pesar de estar manteniendo una rígida sonrisa, cualquiera podía percibir que todo atisbo de afabilidad en ella había desaparecido de golpe.

-¿Qué acabas de llamarme?- le preguntó con fingida tranquilidad. Ya no le importaba ni que la diosa Naga estuviese alejándose a cada segundo que transcurría, o que el salvaje estuviese poniéndose en realidad de su parte. Lo único que quería era volver a escuchar a Craig llamarla “bicho”. Así sería más placentero darle su merecido, y recuperar de paso la honra.

Apretó con más fuerza que nunca el mango de su parasol, cegada por una ira que estaba a punto de hacerla explotar. Feldsphar, el salvaje que no sabía vestir bien, intentaba conciliar la situación con palabras amables. ¿Que el tal Craig era idiota? No había problema. Estaba dispuesta a sacarle sus idioteces por las malas. ¡Pero el sucio cretino ni siquiera parecía darse cuenta de lo que pasaba! Inmune a su evidente hostilidad, se dedicó a pararse en seco para silbar tranquilamente.

-Contéstame.- insistió Kagura otra vez, haciendo caso omiso a la pregunta que el salvaje le acababa de hacer. ¿A qué estaba jugando el enclenque mequetrefe? Miraba al cielo, como esperando a que sucediera algo. Luego silbaba otra vez y repetía la operación anterior. Al tercer intento, una gran criatura alada y cubierta de escamas surgió de entre las nubes y acudió a su llamada. Era un wyvern. A la kunoichi le fascinaban aquellos seres, pues escaseaban en Hoshido. En otras condiciones, habría procedido a bombardear con preguntas a Craig al instante, aunque en esas en concreto estaba tan enfurecida que su reacción al verlo fue bien distinta. Al principio, quedó estupefacta ante la épica aparición, pero pronto su rostro dejó de expresar sorpresa y Kagura rompió a reír. Todo rastro de su enfado se desvaneció tan pronto como había aparecido.

-¡Ja, ja, ja…!- reía sin control. Ni ella misma comprendía muy bien las razones de sus carcajadas, pero ver a Craig acompañado de una criatura tan majestuosa como aquella, le resultaba bastante divertido. Creyó que quizá el exceso de autoconfianza que rezumaba el muchacho de lengua afilada, procedía de que fuese el jinete de un poderoso wyvern. Tampoco era como si hubiese perdonado la ofensa de éste hacia su persona, pero sería más deshonroso aún humillar a alguien tan débil como Craig, cuya única fuerza parecía proceder de su mascota.

Kagura siguió riendo un rato a la vez que trataba de secarse las lágrimas con las mangas de su kimono. A continuación, dio la espalda al inofensivo y cretino joven, y se dirigió a aquel que ignoraba cómo vestir adecuadamente.

-Tú debes de ser Feldpshar, ¿no?-
le preguntó con renovada simpatía. Sin esperar una respuesta por parte de éste, bajó el tono de voz para que no pudiese escucharle la soldado. -¿Pero cómo es que no sabes quién es ella? ¡Es la diosa Naga, por supuest...!- La kunoichi no pudo terminar la frase, que fue interrumpida por la propia Naga. Si bien sus palabras eran totalmente inocuas, Kagura se quedó sin habla al comprender que su ídolo la había llamado “bicho” también. ¿Había oído bien? Un millar de incógnitas pasaron a toda velocidad por su cabeza mientras se esforzaba por procesar lo que acababa de ocurrir. Avergonzada por haber recibido lo que ella había interpretado como una bronca por parte de la diosa, bajó la mirada y en silencio, continuó siguiendo al ecléctico grupo desde muy atrás.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Thief

Cargo :
Ninja

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1332


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Craig el Dom Dic 18, 2016 7:17 pm

A Craig no le importaba mucho todas aquellas palabras que Feldsphar soltaba sobre él, porque aquellas dos desconocidas no eran más que dos peones con los que viajaría temporalmente y que pensasen de una forma negativa le era igual. Tampoco dijo algo en su defensa sino que se limitó a resoplar de forma pesada después de que el rubio dijera aquellas cosas, en primer lugar el problema era aquella chica pelirroja que se había atrevido a meterse en su esfera personal. No debería ir tocando a desconocidos con aquella confianza natural. Continuó andando un poco más apresuradamente para separarse de la ninja, pero no lo suficientemente rápido como para alcanzar a la mujer que lideraba al grupo.

-No creo que necesite a la iguana voladora, es más al revés. Ese estúpido se ha acostumbrado a los humanos, si lo dejo solo por un periodo largo seguro que se me muere. – Craig vaciló un poco con sus palabras que solo contenían parte de verdad. Stripe no era frágil pero no le gustaba estar solo, incluso las bestias se ponían de mal humor por las cosas que no les gustaban. Alzó una ceja cuando fue llamado “inútil” por la mujer que no sabía ni su nombre, tampoco le importaba demasiado porque no era el que había accedido a estar entre aquellas personas: que socializase Feldsphar por él.

Se metió las manos en los bolsillos y giró la cabeza cuando escuchó que la molesta chica le volvía a hablar, esta vez molesta por el comentario anterior. Craig esbozó una sonrisa ladina antes de decir nada, gesto que hizo adrede para que la otra chica lo notase. - ¿Acaso estás sorda? Bueno, no hay problema en repetírtelo. Bicho. Te he llamado bi – cho. – La última vez que lo dijo marcó mucho la separación entre las dos sílabas a forma de burla, pero la respuesta de esta chica a la presencia del wyvern era totalmente distinta al leve asombro de la líder o el entusiasmo del rubio más joven del grupo. Empezó a reírse de una manera que no parecía nada normal ni natural y Craig se sentía incómodo por ello. – Menuda loca. ¿En qué lio me has metido en esta vez, Feldsie?  – Cuando Kagura continuó hablando con su compañero, aprovechó para separarse un poco más mientras silbaba para llamar la atención del wyvern quien se acercó después de unos segundos de duda.

Pero la bestia parecía como si estuviera en su mundo, sin importarle mucho las decisiones que pudiera adoptar su amo. Era un comportamiento relativamente natural porque no tenían una relación tan acorde como otros jinetes y monturas podían mantener pero Craig le notaba algo diferente a lo usual porque el wyvern andaba como si fuera buscando algo en ese terreno que hacía pocos minutos que había aterrizado en. Pero la bestia andaba de una manera en la que agachaba la cabeza, manera algo incómoda para un ser tan grandote como era Stripe y fue cuando el jinete wyvern se fijó que lo que parecía fuera de lugar eran unas marcas que aunque a primera vista podían parecer imperceptibles, estaban ahí. – Eh, Felsphar. Échale un vistazo a eso.

Y señaló el suelo. Un terreno tan seco como el que estaban pisando era muy diferente al bosque en el que habitaba el chico pero Craig seguía pensando que Feldsphar tendría más idea de que podrían ser esas marcas que los demás del grupo si no fuese porque Stripe no podía hablar.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1625


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Feldsphar el Dom Dic 25, 2016 6:32 am

El bárbaro estaba demasiado emocionado por la aparición del gran wyvern entre el pequeño grupo de viaje que habían formado; dos chicas, dos chicos y una montura entre ellos. Y aunque podía sentir que Craig creaba tensión en el ambiente por haberle contestado mal a Kagura, no podía evitar admitir que por lo poco que conocía al jinete wyvern probablemente era su manera de actuar en frente a las otras personas aun sí ellos siempre se habían reunido estando solos. Tenía bastantes dudas por la mujer que había reunido el grupo, la mujer de largo pelo verdoso que actuaba cual líder pero al mismo tiempo también era como si estuviera adoptando una actitud de como si estuviera por encima de cualquier miembro del grupo; Feldsphar normalmente se enfadaría porque alguien actuase así pero estaba demasiado fuera del ambiente en el que se encontraba cómodo y en cierta manera, estaba acostumbrado a que le mirasen por encima del hombro aunque cada vez que se prolongaban aquellas situaciones el rubio acababa siendo como una bomba de relojería sobre sus sentimientos.

Pero de momento, podría aguantar más o menos bien porque estaba con Stripe y aunque muchos lo llamarían loco por considerar a un wyvern como uno de sus mejores amigos, a Feldsphar le importaba más bien poco porque seguramente ya le considerarían un loco porque sus costumbres fueran más cercanas a las de un animal que a las de un ser humano. Ignoró las palabras de “la líder” cuando empezó a escuchar que con sorpresa, se refería al wyvern y a Craig, quizás porque sabía que su compañero una vez más, contestaría mal y él querría disculparse porque no sabía como relacionarse bien con otras personas... Desconocía si las habilidades para socializar se adquirían con el tiempo haciéndolo o si era algo innato, pero Feldsphar sentía que no había nacido con aquel don y solo quería enmendar los fallos de Craig para que todo el grupo se llevase bien entre sí.

Probablemente por esos hechos Feldsphar prefirió desconectar de lo que los otros pudieran llegar a decir mientras trataba de interactuar con el animal con silbidos y tratando de aferrarse a él, pero aunque no parecía reaccionar de la manera esperada ante las indicaciones de su jinete, tampoco parecía como si estuviera interesado en jugar con él y fue cuando se giró nuevamente cuando Kagura pareció hablar con él por una cuestión que había dejado en el aire minutos atrás. El chico no contestó con palabras, porque en su lugar se señaló a sí mismo y asintió de forma lenta con su cabeza aunque después no pudo evitar hacer una mueca extraña al escuchar aquella respuesta que no tenía ningún tipo de sentido en su mente. -¿Cómo va a ser persona un dios? A dioses rendir culto, personas no poder ir a tomar algo con dioses en carne y hueso. - Aunque dijo aquellas palabras con mucha duda, porque si alguien preguntase al chico cual era a la divinidad que se le debía rendir culto en su país: no tendría ni la menor idea. Desconocía demasiado todo lo que tuviera que ver con lo cultural pero la respuesta de Kagura le había dejado descolocado porque no la entendía. Una cosa tenía clara: la mujer parecía llamarse Naga.

Y por suerte pudo dejar de comerse la cabeza con aquellas ideas que para él eran como un rompecabezas que se había mezclado y no conseguía encajar de ninguna manera; por fin Craig dejaba de usar sus palabras para meterse con las demás y le pedía su ayuda para que le echase un vistazo a algo. ¡Su momento para sentirse útil y no parecer un salvaje sin habilidad alguna! Con grandes zancadas se puso al lado del chico que tenía una edad similar a la suya y cuando vio que señalaba al suelo para que analizase aquellas marcas en la tierra que no parecía más que unas pisadas dejadas por personas... tenía que ser un gran grupo de ellas. - Parecer que grupo de personas escoger este camino, no el que nosotros ir tomar. ¿No deber ir mejor por este? - Pero la daba la sensación que aunque analizase algunos datos de lo que podía ver en esa tierra, con manos y rodillas en el suelo para poder observar los detalles que el terreno pudiera ofrecerle para sacar conclusiones, esas ideas no saldrían del grupo de los tres chicos de edad más similar: Kagura, Craig y él mismo. Porque no era como si la supuesta “diosa Naga” se parase a escuchar mucho lo que ellos decían.

Fue por eso que se adelantó a interponerse en el camino en el que avanzaba aquella mujer y alzó un poco los brazos, no es que pensase que fuera bajito como para que no se viera su presencia pero simplemente fue un acto reflejo que no pudo impedir. - ¡Esperar! ¿Saber bien que camino estar eligiendo y donde ir? -  Señaló la ruta donde se bifurcaba el camino que su compañero le pidió de analizar, procediendo a repetir de nuevo aquella explicación solo para que todos estuvieran la certeza de que elegían el mejor camino para cumplir su misión. - Otro camino tener más pisadas. ¿Personas usar ese camino? Camino que nosotros tomar no usar tanto, pensar mejor otro. - No sabía si la mujer sabía mucho de la tierra en la que se encontraban porque quizás si estaba adoptando una decisión fundamentada pero si no era así, el chico creía que lo mejor era compartir esa información.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Warrior

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Escama fosilizada
.
.

Support :
Craig
Trombe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Narrador el Mar Dic 27, 2016 2:47 am

El equipo se haya en la separación del camino. La ruta marcada es amplia, lo suficiente como para contener un par de carretas a lo ancho, bien delimitada del resto del paisaje.

El desvío no muestra ningún camino claro, siendo sólo pisadas en la tierra marcando una ruta sin un destino fácilmente visible. Es más, se adentran en altibajos y rodean formaciones rocosas, cada vez más disimuladas y difíciles de detectar sino para quien realmente sabe buscarlas. Al menos, a los ojos del Fighter y al olfato del wyvern se pueden discernir lo suficiente como para seguirlas.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Invitado el Mar Ene 10, 2017 5:08 pm


En el mundo, la existencia de las señales ha ayudado a innumerables seres a encontrar un camino por el cual volver. Musgo creciente de la corteza de los árboles indicaba la presencia de civilización cercana; conocimiento que era básico en el entrenamiento militar. Huellas marcadas sobre el suelo para poder rastrear un objetivo; dependiendo de la dureza y firmeza de la pisada, se podría saber cuándo u rastro era reciente o viejo. El estado de la materia fecal de los animales usados como medio de transporte o medio de carga, podía también indicar un camino; por el cual el animal adiestrado o silvestre había de caminar. En las noches las estrellas apuntaban siempre hacia una misma dirección, que a cualquier desorientado podría salvar de perderse.

El grupo había continuado en todo momento un mismo camino a causa de una vaga indicación. Un tan insignificante dedo de un desconocido, había sido la principal trayectoria seguida hasta el momento. Unos mercenarios sin la capacidad suficiente para unirse en el trayecto, un grupo de hombres que de nada más que apuntar podían servir; habían sido aquellos quienes habían dictado la ruta que, el disparejo grupo había tomado. Si por allí era, por allí irían. No había nada complicado en seguir una indicación tan vacía como lo había sido esa. Con solo ver hacia donde un dedo apuntaba, el camino se abriría a sus pies

―Parecer que tú no saber hablar ¡Ohohoho!― Replicó a los avisos del reclutado salvaje y primitivo que definitivamente no parecía comprender que, cuando alguien indica a donde ir, uno simplemente sigue dicha indicación. Podía ser una emboscada de los mercenarios del pueblo; pero nada así sería capaz de detener a la gran lancera en su intento de obtener la atención de los más altos. Si se debía ir por allí, por allí irían.

Un desolado camino estrello y rocoso con apariencia de ser muy poco empleado o abandonado; o un sendero con mayor capacidad y con notoria frecuencia peatonal. El que no arriesga, no gana. ¡Y ella siempre ha de ganar!

Había aceptado la petición que simplemente podría haber ignorado. La recompensa de hacer conocer su nombre en tierras lejanas, era la mejor paga que podría imaginar, y sólo por ello lo había de aceptar. ¿Un deber de tanto valor no sería deseado por más personas además de ella? ¿Habría más gente que supiera sobre el documento que ciertamente desconocía? Y si todas las huellas indicadas por el animal de apariencia humana fueran la competencia de aquella búsqueda, ¿ella estaba en segundo lugar? ¡Jamás! ¿Ella había caído en una trampa? ¡Jamás! Aunque fuera posible... ¡jamás! Y aunque fuera engañada con frecuencia... ¡jamás! No había duda de que ella sería la primera en encontrar lo que fuera que estuviera buscando; una caja, un papel o una gallina con el nombre Documento. No importaba lo que fuera, si con ello sería elogiada y vista como la nueva heroína de Altea, haría absolutamente cualquier cosa por alcanzar ese ideal.

Declinar por seguir el camino que el mercenario tiempo atrás habría indicado, e ir por uno que aparentaba tener pisadas marcadas que podían ser del mercenario intentando distraerlas para obtener la gloria él. ¿Era fácil decidir? ¡Sí! ―Vaya, vaya~ Tienes suerte de que sea tan gentil. Si tanto quieres que vayamos por ese camino, iremos por allí― Respondió sin reproche cambiando el rumbo... ¡para que los malditos mercenarios se coman la tierra de sus botas! ¡A la gran lancera de todo Elibe nadie le tiende una trampa!


off:
Pues sí, para que pensar si Felds dice por dónde ir. Cambio de rumbo, supongo
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Kagura el Lun Ene 16, 2017 11:21 pm

Kagura, como muerta en vida, permanecía cabizbaja a varios metros detrás de la diosa Naga y compañía. Les seguía a un ritmo constante, apagada, pero no por ello del todo ausente. Al igual que el wyvern de Craig y el propio Feldsphar, ella también había reparado en las numerosas huellas que plagaban uno de los dos senderos de la bifurcación. Sin embargo, lo suyo no era el rastreo y de no ser por el comentario del joven salvaje, ni siquiera habría cuestionado la ruta que la soldado estaba siguiendo con tanta confianza. Permaneció callada, a la espera de una respuesta decisiva por parte de la líder acerca de qué camino escogerían seguir al final, y si bien sabía que la reencarnación de Naga tenía una personalidad… difícil, se sorprendió a sí misma al descubrir que consideraba injusta la burla que la diosa le dirigió al pobre Feldsphar. Por mucho que ese joven desaliñado tuviese una manera de vestirse y de comportarse algo extravagante, seguía siendo la única persona de aquel pintoresco grupo que le había dirigido unas palabras mínimamente amables.

-Perdonad, pero quizá sólo sea un dialecto raro.- interrumpió sin pensárselo demasiado. -Hay muchas maneras diferentes de hablar después de todo, ¿no?-

Aunque ese “¿no?” sonó muy inseguro, la kunoichi alzó por fin la vista con algo de osadía y se apartó un mechón de su cabello, preparada para recibir una posible reprimenda extra. Sabía que estaba cometiendo una imprudencia al hablarle en ese tono a la soldado, pero creyó que debía intentar defender al chico. En su opinión, quien de verdad se merecía todo el desprecio del mundo era el bellaco y maleducado de Craig, al que dirigió en ese instante una nueva mirada de la más absoluta de las repulsas.

Naga pareció quedarse a continuación pensando. La muchacha pelirroja dedujo que debía estar decidiendo si hacer caso al aviso de Feldpshar o no. Kagura comprendía esa indecisión. Por muy sagrada que fuese la reencarnación de la diosa, al estar atrapada en un cuerpo físico de carne y hueso, estaba muy lejos de ser perfecta. Cumplir con las expectativas de sus fieles debía de ser agotador en ese estado limitado, quizá siendo esa la razón por la que ponía tanto empeño en no dar muestras de debilidad o duda. No obstante, pese a que lo único divino que podía apreciarse en ella aquellos días era su altanera actitud, Kagura estaba ciegamente convencida de que se encontraba ante una deidad incomprendida y humanizada. Sólo por eso decidió olvidar que instantes atrás la hubiese llamado bicho, pues de todos modos, bicho no tenía por qué ser necesariamente un insulto, sino un apelativo cariñoso.

-Pero lo de Craig no fue nada cariñoso.- murmuró con leve rencor. - Que le den a Craig.-

La diosa no tardó mucho más en anunciar que, debido a su indiscutible gentileza, seguirían la ruta marcada por el salvaje. Pero entonces la inevitable duda asaltó a Kagura de manera tardía. Sabía que se dirigían a Carcino, pero no la razón. Claro que confiaba con plenitud en la soldado, pero podría ser de más ayuda si al menos les dijese qué quería hacer una vez llegasen allí.

-Eh, ¡diosa Naga!- exclamó al rato. -¿Podría decirnos de qué va este trabajo?-
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Thief

Cargo :
Ninja

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1332


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Craig el Lun Ene 23, 2017 10:38 am

No estaba muy seguro de si seguir las pisadas era una buena idea porque el otro camino aunque no tuviera signos de ser usado se veía más accesible, aunque la mujer que los guiaba ya había tomado la decisión de seguir el camino que Feldsphar había analizado. Las dudas de Craig quizás venían más delimitadas por el hecho de que no tenía claro a donde les llevaría la misión en la que el bárbaro les había apuntado sin pedir permiso alguno. Podía ser que aquel camino fuera el más indicado, podía ser que no tuvieran ni idea, en realidad Craig se había acostumbrado a viajar por aire y aquel tipo de terrenos no eran los típicos que solían recorrer pero no le quedaba más opción que seguir las indicaciones de su grupo, aunque no le dieran una buena impresión aquellas personas.

Solo miró a la soldado cuando con aquella risa extraña se reía de que Feldsphar no supiese como hablar correctamente pero no fue hasta que Kagura habló en defensa del chico, que Craig dijo algo al respecto. - ¿Cómo va a ser un dialecto eso? El habla así porque es un salvaje. Aunque nunca he entendido como saber hablar si no has vivido entre personas… - Nunca había obtenido una respuesta a aquella duda y empezaba a pensar que ni Feldsphar sabía cómo había aprendido a hablar pero no sonaba demasiado lógico.

No notó la mirada asesina de Kagura porque el jinete estaba mirando al fighter y después acabó analizando los movimientos de su wyvern quien andaba con la cabeza gacha para fijarse en las irregularidades del terreno y seguir cuidadosamente las pisadas. Le brindaba algo de la nostalgia del pasado cuando años atrás le habían dado a Stripe quien era una cría y solía tener curiosidad por los terrenos pero sin duda la habilidad que tenía para rastrear era algo innato y no algo que Craig hubiera potenciado a través de los entrenamientos a los que ambos se habían visto sometidos en Bern. Volvió a silbar para llamar la atención del wyvern, cabeceando  como pregunta sobre si había algo fuera de lo común en el suelo pero después de que el reptil se le quedase mirando durante unos instantes, siguió animado avanzando mientras observaba el suelo a su paso.

Fue un murmuro pero no estaba sordo y pudo escuchar aquel comentario. – No te equivoques, mono de feria, me da igual lo que opines de mí. No estoy aquí para caerte bien. – Y tan rápido como pronunció aquellas palabras mirando a la ninja, se giró para andar al lado de su montura pero siempre por detrás de ella, porque no era tan rápido como los largos pasos que podía dar su compañero. -Pero sí, estaría bien saber algo más de información de a dónde vamos o para qué, ya que Feldsphar no se ha molestado en absoluto de recaudar esos datos antes de decidir unirse a vosotras en esto.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1625


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Feldsphar el Vie Ene 27, 2017 6:21 pm

A Feldsphar le parecía divertido ir analizando aquel nuevo camino que se bifurcaba y que parecía llevar a un camino distinto del que, quizás iban a seguir. Era extraño porque aún si el camino daba las indicaciones por las múltiples pisadas y marcas que habían dejado levemente en el terreno, de que personas habían pasado por allí, no era lo que a primera vista pudiera pensar que era el camino más directo y con menos obstáculos; sino todo lo contrario. El bárbaro se conocía su bosque de Durban como si se tratase de su propia palma de la mano pero ahora se encontraba lejos de su hogar, en un país desconocido que no sabía ni pronunciar su nombre y la verdad es que no podía predecir donde llegarían con aquel camino: porque no veía si conectaría con alguna población o similar, no podría observar mucho más que el terreno rocoso que les rodeaba y las huellas que podían encontrarse debajo de sus pies.

Sin embargo, él no tomaba las decisiones en aquel pequeño grupo, o al menos, no se sentía más que como un mero integrante más del grupo que seguiría las órdenes de quien fuera que las dictase, sí, incluso de Craig. Así que en el momento que la tal “Diosa Naga” como la había llamado Kagura, dijo que si quería ir por ese camino, lo tomarían, fue como un respaldo que le sirvió de suficiente como para seguir andando por aquella ruta mientras seguía divertido a su amigo wyvern. Aunque llegado a un punto dejó de prestar tanta atención a las señales para volver a centrar su interés en sus compañeros de viaje, o como se suponiera que debiera llamarles.

- ¿Ah? – No sabía como responder ante las palabras de la mujer soldado, porque estaba seguro que si esas palabras hubieran salido de los labios de Craig pudieran ser considerados totalmente como un insulto, pero en el caso de la mujer lo decía acompañado de una risa... Y Feldsphar no era capaz de determinar que carácter le otorgaba aquella risa a la oración, así que simplemente lo ignoró sin decir nada. No tenía porque enfadarse si no estaba seguro de si se estaban riendo de él, ¿no? Y anduvo hasta quedar al lado del wyvern, mirándole atentamente a como reaccionaba porque el chico rubio estuviera tan cerca suyo. Aunque le llamó la atención las palabras de Kagura intentando... ¿defenderle? - ¿Qué ser... “dialecto”? ¡Y yo decir que no recordar donde aprender, dejar de preguntar, Craig! - Pateó un poco el suelo mientras bajaba sus manos, ahora, en forma de puño porque le molestaba que el jinete wyvern fuera tan insistente en el tema cada cierto tiempo. Feldsphar no tenía nada que esconder, simplemente no recordaba. - No importar no saber hablar, no ser tan importante. - Y gruñó después de decir esas palabras, girando la cabeza al grupo.

Aunque el grupo siguió hablando, el rubio ya no estaba de humor para continuar prestando atención porque le costaba mucho más esfuerzo el tener que comunicarse con palabras que otras actividades que quizás para otra persona requerirían más esfuerzo. Le gustaba el wyvern, al menos con él no tenía que gastar saliva ni más energía de lo necesario, además Craig parecía llevarse mal con Kagura y aunque era la primera vez que veía interactuar al otro chico de su edad con otras personas; no le sorprendía que las cosas hubieran acabado de aquella forma porque era consciente de que el carácter del otro dejaba bastante que desear. De hecho, Feldsphar creía que soportaba a Craig porque se podía volver agresivo y con los otros no se lo permitían a tal punto.

Lo que fuere... tampoco le importaba demasiado conocer los detalles de la misión que debían cumplir o a donde se dirigían porque su propio desconocimiento sobre como funcionaba el mundo, hacía que le costase comprender aquellas cosas hasta el punto que ni intentaba entender que sucedía a su alrededor si no tenía su tiempo para procesar los nuevos conocimientos y estaba seguro que los otros no necesitarían tanto tiempo como él para entender ese tipo de cosas.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Warrior

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Escama fosilizada
.
.

Support :
Craig
Trombe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Narrador el Dom Ene 29, 2017 5:24 pm

Siguiendo el camino, mucho más adelante empiezan a atisbarse estructuras, construcciones. Los despojos de un refugio o algo similar, ya que no parecen hogares, sino muy pocas y muy juntas construcciones de piedra. Parecen abandonadas desde hace mucho, semi enterradas en polvo y arena, y muy erosionadas por el clima.

Pero huele a seres vivos cerca. Aún si no se escucha nada, el wyvern del grupo huele criaturas.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] "Portadores de esperanza" - De mano en mano // Kagura-Craig-Feldsphar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.