Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] The merchants are here! [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 07, 2016 7:43 pm

Las espadas se alzaron incontables veces en el pasado para repeler a sus enemigos, ya fueran Yliensses con ansias de poder, Hoshidianos en busca de venganza, o piratas con sed se sangre y saqueo. En el pasado, Nohr llamó a sus hombres a las armas, para luchar y defender su tierra ante la invasión extranjera. En esos tiempos anteriores, los soldados del reino habían peleado hasta que la última gota de sangre había salido de sus cuerpos, regando con líquido carmesí los adustos campos de su hogar… En el pasado, Nohr sangró luchó y venció sin que importara el número de oponentes que ante si se encontraban, pues siempre había alguien dispuesto a tomar el lugar de aquel que muriera en el campo de batalla. Nohr luchó en el pasado por su libertad, y las nuevas se extendían de que, tras enfrentarse a los emergidos durante quien sabe cuánto tiempo, la sangre nohrina derramada había tenido un fin y propósito: Los monstruos habían sido repelidos, y el reino estaba en paz.

“Paz… ¿eh?” Con la espalda apoyada en un pilar de madera, el cual sostenía el segundo piso del edificio en cuya puerta se encontraba, Laslow observaba el cielo gris del reino que ahora era su hogar. Un reino que siempre prometía lluvia pero raramente llegaba, convirtiendo a sus habitantes en hombres duros y secos, pero fieros y fuertes cuando la situación lo requería. Él lo había visto de primera mano en el frente en repetidas ocasiones, cuando el mismo se enfrentó a los seres que amenazaban la paz de Nohr. Pero ahora, esos hombres que habían sobrevivido al campo de batalla, y que no habían vuelto a sus hogares en sábanas blancas, si es que había algo que devolver a sus familias, se encontraban festejando, bebiendo y bailando. No importaba si se conocían o no, si había disputas generacionales entre las familias de aquella aldea en la cima de un acantilado. Lo que importaba es que, para muchos de ellos, la guerra había finalizado, y ahora podían disfrutar de nuevo de su apacible vida de campesinos, retomando todo como lo dejaron.

¿Y qué mejor manera de celebrar el regreso a la vida normal que con la llegada de los mercaderes? Puede que no fueran tantos como antes de la guerra, y puede que ahora estuvieran más dispuestos a enviar a sus matones a por alguna lengua o mano si las cosas se ponían feas, pero su llegada seguía siendo un acontecimiento celebrado en la aldea, pues traían no solo cosas que necesitaban con urgencia, como herramientas nuevas de trabajo y comida fresca, sino que también portaban rumores y noticias sobre el resto del reino. ¿Qué ocurría en la frontera oriental con Hoshido? ¿Y en el oeste con Ylisse? ¿Había nuevas de Regna Ferox desde el norte? Todo lo que fuera información y cotilleo era bien recibido.

En cuanto a Laslow… Él no estaba allí para celebrar el final de la guerra, por supuesto, sino que había conseguido unos “días de descanso” de parte de Xander, pues su protegido se había encerrado en el castillo junto a los mayores generales de Nohr, y allí estarían varios días deliberando y estudiando la situación en la que el reino estaba, y como les influenciaba de cara a su siguiente movimiento. Algunos podrían decir que era un momento perfecto para destruir el corazón de Nohr, pero el nacido en Ylisse sabía que el príncipe estaba a salvo: La cámara de reuniones solo era conocida por él y los generales, quienes llegaban a través de un rodeo por diferentes pasadizos en los que perderse es sencillo si no conoces tu camino y destino, además de que en el lugar se habían quedado los hombres de mayor habilidad y confianza de cada general.

¿Y porque Laslow, Guardia Real de Xander, se había quedado fuera entonces? No era porque el heredero no confiara en él, sino todo lo contrario. El príncipe sabía que su protector era a él hasta la muerte, y por eso apreciaba sus servicios. Pero tenerle siempre pegado a su vera sería inútil en las situaciones en las que la seguridad estaba asegurada, por lo que darle unos días libres a su más cercano protector le había parecido una buena idea… Y como no, el anónimo bailarín pensaba invertir esos días de la mejor forma posible: Bebería, comería, y enamoraría a todas las damas posibles de aquel pueblo. -Bueno…Es hora de reconocer el terreno.- Hablando para sí mismo, Laslow finalmente se puso en marcha, adentrándose en la poblada plaza central del pueblo en busca de las mejores mujeres solteras , pues iniciar una pelea con algún pueblerino borracho que quisiera recuperar el honor de su prometida no era el mejor plan que se le ocurría al espadachín para disfrutar de su tiempo libre.
________________
Spoiler:
¡Bienvenido sea todo aquel que esté lo suficientemente cerca de Nohr como para participar en este relajado tema destinado a disfrutar del inicio del aniversario del foro!
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 07, 2016 9:48 pm

Había estado mucho tiempo fuera de Nohr, lejos de aquellos cielos oscuros y eternamente encapotados que cubrían las tierras que lo vieron nacer y que realmente no extrañaba tanto por las tierras en si sino por lo que estas albergaban. El único sentido que ahora tenía su vida el servir a quien caprichosamente le había negado el descanso de la muerte y ahora regresaba justamente de la última de sus misiones. Recorriendo literalmente medio mundo detrás del rastro del príncipe de Daein su misión se había descarrilado un poco al rozar placeres personales más que su labor como espía y guardaespaldas de Leon, pero a fin de cuentas había conseguido lo que había ido a buscar y estaba seguro que como buen perro que era sería recomenzado con alguna palabra de aliento y más sentido a su vida. Aunque viajar en incognito y enviar misivas al país oscuro no había sido tarea sencilla sobretodo para sus bolsillos, había salido con una reducida cantidad de oro que se había ido consumiendo rápidamente, en inicio ni siquiera pensaba dejar el país y había terminado dejando el continente, viajar no era barato y tampoco encontrar una cama donde pasar la noche y comida caliente para su estomago. Podría haber pedido más, Leon le hubiese enviado sin problemas pero cuanto más se comunicara más comprometería su posición y la misión otorgada y no es como si él no tuviese los recursos suficientes ni la labia necesaria para hacerse de su propio dinero y conseguir recursos.

La carreta se sacudía mientras avanzaba por el empedrado camino, ahora era seguro había oído, ya desde su llegada al puerto de Plegia había escuchado que Nohr ahora gozaba de paz y los caminos eran seguros para los mercaderes. Con el tratado de comercio que tenía Nohr con Altea le había resultado mucho más fácil y económico el ir al norte desde Plegia y en Altea conseguir algún grupo de mercaderes que viajasen a Nohr que le llevasen a cambio de protección pues cruzando Ylisse podrían llegar a tener algún problema con la plaga de los emergidos y no solo estos asechaban los caminos si no que bandidos y ladrones podían encontrar el robo del mes atacando a una caravana mercante. Así había terminado recostado sobre un montón de sandías y con su cabeza apoyada en un cajón de manzanas, su mirada perdida en el cielo descansando su nuca en su muñeca, a su lado tenía su arco y flechas y su brazo estirado mirando su mano morena donde resaltaba un anillo de oro grueso con una piedra de color tan oscuro que parecía negra pero cuando el sol lograba golpearle de algún ángulo que el arquero aún no descubría podía notar reflejos del color del arcoiris dentro, claro que ahora con el cielo oscuro de Nohr solo veía la oscuridad de la gema, un anillo propio de un príncipe y no de un simple huérfano de las calles más bajas de Nohr y es que su antiguo dueño había sido el mismo príncipe de Daein, un pequeño recuerdo que traía de su misión y que era su seguro si llegaba a necesitar dinero de manera urgente.

La carreta se detuvo en las puertas de una de las tantas ciudades amuralladas de Nohr, Niles conocía Nohr como la palma de su mano y no necesitó ni siquiera mirar por sobre el hombro del anciano y su hijo que llevaban la carreta tirada por dos caballos para saber donde estaba. Se sentó acomodando el parche sobre su ojo y se sentó en el borde de madera del vehículo mientras veía la ciudad más alegre de lo que la había visto en su vida. Mercaderes de varios lugares llegaban a exponer su mercadería, las tabernas habían sacado mesas afuera para vender piezas de carnes cocinadas a leña y cerveza por jarras, mujeres lugareñas salían con canastos ofreciendo pasteles caseros, panes de sabores a precios bajos a los viajeros que llegaban, jóvenes damas usaban sus virtudes para atraer clientes como una chica de rubio cabello y generosa delantera colgaba de su cuello una bandeja que sostenía con sus manos justo a la altura de la cintura y entre la paja se veían frescos huevos de gallina, si es que la vista no se distraía por el atrevido escote de su vestido. Cuando el anciano y su hijo se detuvieron en un lado de la calle principal se despidió con una sonrisa y aceptó la manzana que le regalaron, el viaje no había sido difícil y el único incidente fue un proscrito en la frontera entre Ylisse y Nohr que había intentado atacar pero una flecha en su hombro antes que pudiese llegar siquiera a la carreta le había disuadido de forma perfecta. Pretendía volver al castillo pero su mirada captó un rostro que no olvidaba con facilidad, alguien que veía casi a diario en el castillo de Nohr y molesto por la cercanía que esta figura tenía con la familia real había intentado varias veces indagar en su pasado sin éxito alguno. Alguien que no tenía antecedentes en ningún lado, no había encontrado registros de ingreso al país ni había encontrado nadie que lo conociera fuera de Nohr, ni siquiera en las redes más extensas de susurros en las tabernas había logrado conseguir nada de aquel hombre de sonrisa demasiado fácil para ser un Nohriano. Viendo la mirada predadora de aquel hombre, lejos de buscar una víctima para asesinar o un enemigo que vencer buscaba entre las jovencitas alguna demasiado débil para hincarle el diente. Niles no podía culparlo, él era así también aunque no dedicaba tanto tiempo de su vida en ello como parecía dedicarle el misterioso espadachín bajo el mando del príncipe heredero. Se acercó por un costado y limpiando la manzana en su manga mostrando una sonrisa torcida y de poco fiar - Laslow, espada danzante, sombra del príncipe primero a la corona de Nohr, la razón de los suspiros de hastío de las damas de la corte. Que extraño verte lejos de las botas de Xander ¿Finalmente se dio cuenta que algo huele mal en ti y te ha sacado patitas por delante? - el tono de broma de su voz apaciguaban un poco las palabras del arquero.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 08, 2016 12:38 pm

Durante los años que Laslow había pasado en Nohr, sus ojos se habían acostumbrado a ver ciudades y poblados tristes. La gente usualmente era seca y de pocas palabras para aquellos que no conocieran desde su infancia, y el brillo de las dagas estaba presente en su campo visual constantemente, por muchas capas de tela que cubrieran aquel arma que la gente usaba para defenderse de posibles ladrones, timadores y asesinos, pues  uno nunca sabía que peligro podría encontrarse en los caminos y pueblos del reino. Por ello, la celebración en la que se encontraba le maravillaba y sorprendía a partes iguales, y no solo por el increíble número de mujeres hermosas que sus ojos apreciaban a ambos lados de la calzada, sino porque aquella era la primera ocasión en la que podía respirar auténtica felicidad en las gentes de Nohr. En otros festivales y acontecimientos, había alegría en el ambiente, pero siempre acompañada de tensión y precaución, siempre atento cada uno de lo que podría suceder en cualquier instante, en que podría salir de las sombras para destruir su corto momento de paz… Sin embargo, allí solo había optimismo y felicidad. Las carretas estaban llenas de comida, el camino resonaba con el paso de botas y ruedas por partes iguales, y el aire estaba lleno de risas y suspiros. Definitivamente, a los nohrinos les había sentado bien la noticia de que su reino estaba cerca de la completa liberación de los enemigos.

-¡Eh, joven! ¡Ven y prueba nuestra bebida! ¡Juro por mi vieja madre que es la mejor que jamás probarás en estas tierras!- Aunque muchos comerciantes habían tratado de llamar su atención hasta entonces, pues su vestimenta de corte sencillo pero elegante y el que portara una espada en su costado indicaban que era un soldado con fortuna y oro, algo llamó la atención del Yliensse en aquel momento. ¿El olor a venado asado? ¿EL jolgorio de aquel puesto de bebidas improvisado? Podría ser, pero en realidad fue la belleza de la mujer de pelo rojo que le llamaba lo que le convenció de apoyar el brazo en la barra de gastada madera. -He probado muchas bebidas señora, así que esa es una apuesta difícil de cumplir.- La mujer reaccionó con una risa que escandalizaría a las damas de la corte de Nohr, pero que para aquellos que habían crecido en el campo era signo de una mujer fuerte y viva, aquella con quienes los granjeros y herreros soñaban para que fuera nodriza y compañera perfecta. -Hagamos una apuesta joven. Si no es lo mejor que has probado, accederé a cualquier favor que me pidas... Sin importar lo que sea.- Guiñando un ojo con aquella provocación, Laslow no pudo evitar reírse a mandíbula abierta, pues hacía mucho que no veía a una mujer como aquella, llena de confianza en sí misma y descaro. ¡Qué diferencia con las remilgadas damas de noble cuna, o la timidez de las criadas de palacio! -Señora, ¡acepto la apuesta! Traiga su mejor sidra y veamos si lleva razón.- Tras darse la mano en señal de aceptación, la mesera se marchó a un barril cercano, llenando una jarra de madera de líquido dorado, mientras el soldado de Nohr miraba hacia otro lado. Más concretamente, hacia la estilizada figura de una joven de pelo azul, que en ese momento rodaba un barril de vino con la ayuda de un musculoso hombre. ¿Su hermano tal vez?

-Aquí tienes joven, tu bebida...Así que bebe. Bebe y comprueba porqué me llaman Beth La Sincera.- Dándose la vuelta , el Guardia Real tomó la jarra con su mano derecha, dedicando unos segundos para respirar el olor de su bebida favorita, sintiendo en ese preciso instante que aquel líquido realmente tenía algo especial. Por ello, tras levantar la jarra en gesto de dedicación del trago a la pelirroja dama, Laslow dio un buen trago al contenido de la misma, sintiendo en el preciso instante en el que el líquido de manzana tocó su lengua que era muy diferente a todo lo bebido antes. -Beth… Si fuera otro hombre, mentiría con tal de quedarme con ese favor. Pero no tengo el valor de mentir ante esta delicia. ¡Que mueran de envidia aquellos que mandan bebida a las cortes de Nohr, pues ninguna sidra puede compararse a la tuya!- Dando un nuevo trago a la bebida, Laslow vio de reojo como Beth volvía a reír con fuerza, salvo que esta vez fue acompañada por algunos de los hombres que allí bebían, quienes claramente pensaban igual que el joven soldado, cosa que quedaba clara en la poca cantidad de líquido que había en sus jarras y el gesto de felicidad que llevaban en sus rostros. -Ahora, en cuanto a mi parte de la apuesta…- Llevando la mano a la bolsa de cuero que portaba en el interior de su camisa, a salvo de las manos rápidas de algún ladrón, el Guardia Real tomó varias monedas entre sus dedos, dejándolas sobre la madera con precaución, procurando que solamente él y Beth pudieran verlas, pues allí no solo estaba el cobre y la plata por los que pagaba por la bebida, sino también una reluciente moneda de oro, regalo que hacía a la mujer no solo por la apuesta, sino por la increíble bebida, su naturalidad y el ver crecer la felicidad de aquella gente.

Tras ahogar un grito de sorpresa, la mujer tomó las monedas con manos rápidas, corriendo a la improvisada trastienda de la falsa taberna a guardarlas por precaución, mas lanzando una mirada de agradecimiento total y profundo a Laslow antes de entrar en su hogar. Sonriendo, y sin preocuparse en cómo podía afectar aquello a su economía personal el espadachín dio un nuevo trago a su deliciosa bebida, tratando de averiguar qué la hacía tan especial… Pero una voz junto a él hizo que casi se le atragantara el trago. Aquella era la voz de alguien a quien había visto muchas veces rondar por el castillo real, siempre cerca de la sombra del príncipe Leon. Y aunque solamente le había escuchado hablar en dos o tres ocasiones, aquella voz era imposible de olvidar.

-Ni… ¡¿Niles?!- Girando su cabeza, el guardián de heredero al trono pudo ver frente a sus ojos al moreno arquero que servía al joven príncipe nohrino. -¿Dónde has estado todo este tiempo? Ya empezábamos a darte por muerto en palacio.- Recuperándose de la sorpresa, el Yliensse retomó su habitual sonrisa, apoyando la espalda en el tablón que servía de barra pero manteniendo la jarra de sidra entre las manos. -Y para tu información, el príncipe Xander no me ha despedido, desterrado ni nada de eso. Simplemente me ha dado unos días libres por mi servicio mientras él se dedica a otros asuntos.- Dando un trago a la bebida que tenía en su mano, Laslow pensó en aquel hombre, en cómo era tan diferente a él, una especie de antítesis de su propia personalidad. Una sonrisa fría, tono burlón constante, y un brillo peligroso en su único ojo. Definitivamente, había algo en Niles que no permitía al guardián de Xander  depositar su confianza en la del protector de Leon.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 20, 2016 7:42 pm

No era raro de ver en países vecinos pero si en Nohr aquella felicidad, era como si las calles se iluminasen con la alegría y buena predisposición de su gente a pesar del cielo oscuro por las cenizas. La presencia de muchos mercaderes de otros países refrescaba un poco aquellas vidas planas y temerosas de la vida diaria, los nuevos productos despertaban la sana curiosidad y la afilada labia de los vendedores de diferentes partes del continente atrapaban y sacaban a flor de piel el lado social de los secos y curtidos pobladores de Nohr. Habiendo estado viajando estas últimas semanas había extrañado la tranquilidad del aire oscuro de su país natal, extrañaba a la gente mirando de reojo y a los callejones oscuros donde podía esconderse sin que nadie le mirase con sospecha siquiera pues como él habían cinco más solo en esa cuadra, en cambio aquel lugar no parecía parte de Nohr ya y eso picaba un poco en su humor y despertaba aún más sospechas hacia el guardaespaldas real que se mostrase tan diestro en aquel ambiente. No era una sorpresa para él ya que las sospechas de que aquel hombre no era de Nohr eran casi seguras para el tuerto, desde su estilo en general, su carácter tan brillante y claro estaba, aquella forma de pelea que parecía que danzaba con el enemigo más que enfrentarlo, nada de él era de Nohr, ni siquiera su nombre.

Había comentado repetidas veces su disconformidad con aquel hombre con su propio protegido quien parecía más mirarle de costado preocupándose por la seguridad de su hermano, pero siempre al final del día el tuerto no tenía nada con que acusarlo realmente, en el campo de batalla nunca había descuidado a Xander y siempre parecía atento a todo peligro, incluso peligro que no era inmediato hacia su protegido si no que se extendía a cualquiera que pudiese ayudar sin descuidar su tarea principal. A fin de cuentas Laslow cumplía su trabajo como pocos y mejor que muchos de los que estaban allí, si se quejaba en voz alta seguro solo conseguiría ponerse más gente en contra... más, por que ya habían varios que estaban bastante disconformes e incómodos de tenerle suelto en los pasillos. Sus desconfianzas no quitaban que pudiese sonreír y verse divertido por las actitudes que mostraba el otro. Su vista afilada como el ladrón que había sido y que secretamente seguía siendo habían visto brillar oro en la mano de la tabernera que no había sido tan hábil como el guardaespaldas para cubrir el valor pero con lo rápido que se había metido dentro de la improvisada taberna, la mirada del moreno de cabello albino siguió a la chica incluso cuando le estaban hablando - Viendo mundo, aquí y allá. Deberían de saber que soy bastante difícil de matar, quizás pierda una que otra parte en el camino pero tendrás bastante de mí para rato mientras Leon me ordene regresar. -

Su codo se apoyó en la tabla y con su pie enganchó una de las patas de los altos bancos para acercarlo y sentase allí dispuesto a no dejar en paz al pobre espadachín, de debajo de su capa aflojó el cordel que sujetaba la bolsita de dinero que colgaba en su cinturón y sacó unas monedas de cobre, lo poco que le quedaba realmente a parte del brillante anillo de oro en su dedo con la oscura piedra. Golpeó contra la madera y gesticuló al joven que había quedado en la barra que le trajera una jarra también dejando el valor de la misma sobre la mesa. Una jarra no tan generosa como la del mercenario guardaespaldas fue puesta junto a la mano del arquero pero refrescaría su garganta, aún manteniendo una voz ronca y un tono ronroneante miró de pies a cabeza a su interlocutor - Se ve que el heredero al trono sigue igual de iluso que siempre si sigue teniéndote a su lado. ¿Acaso se la mamas en las noches o le bailas en el regazo cuando nadie mira? Te da vacaciones y suficiente paga para que la andes desperdiciando en esta clase de cosas, no te cansas de la buena vida. Incluso cuando estás trabajando se te ve sin nada que hacer más que revolotear detrás de las jovencitas de la corte como moscas en fruta pasada. - tan poco delicado como siempre ni siquiera se molestó en mantener una buena postura si no había nadie de la familia real cerca.Un trago largo de sidra le devolvió el alma al cuerpo, tenía sed pero aquella bebida delicada no terminaba de convencerle, sabía a cielos claros, a praderas verdes y niños riendo en las plazas, para nada lo que esperaba beber en Nohr, seguía extrañando regresar a casa y raspar su garganta con un vino tan picado que pareciera mezclado con arena.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 25, 2016 1:25 pm

Cierto era que Laslow no había tenido demasiado contacto con Niles desde que había entrado en el servicio directo del príncipe heredero, pero sí que le había visto detrás de Leon., y había escuchado cosas sobre él que se creía a medias, y en otros casos al completo: Aquel hombre de pelo blanco era un ladrón que había logrado entrar en palacio, y solo le salvó de la horca la decisión del hechicero real de ponerlo bajo su mando, y eso era algo que todo el castillo decía. Pero también estaban los rumores de que era un sádico, que mutilaba a aquellos que el príncipe deseaba ver fuera de escena por siempre antes de darles el golpe de gracia, que bebía la sangre de sus víctimas y eso le permitía envolverse en las sombras, que disfrutaba de la compañía de otros hombres en su cama en sesiones de tortura mutua… Respecto a lo último el guardián de Xander no tenía problema alguno, cada uno era libre de retozar con quien quisiera como quisiera, siempre y cuando no fuera algo cercano a la muerte, como intentar mantener relaciones con un Wyvern. Pero, todas las demás historias que escuchaba le hacían pensar que, aunque no fueran reales al cien por cien, contenían alguna realidad, y la frialdad de la mirada del arquero le decía al galán espadachín que, si aquellas historias no tenían una parte de verdad, los cronistas no prestaban atención a la realidad.

-Bueno, creo que eso es algo que es fácil de percibir.- Guiñando el ojo derecho, la referencia no demasiado sutil a la pérdida del globo ocular del moreno fue lanzada, pero sin burla alguna en la voz del espadachín, quien simplemente reconoció como real aquella afirmación del protector de Leon, dando un pequeño trago a su jarra de bebida posteriormente, tratando de apartar el amargo sabor de haber estado a punto de atragantarse segundos atrás. -¿Y qué tal está el mundo fuera de las fronteras?  Es difícil saber que es real y que es mentira en palacio, con tanto chismorreo e historia. Deberías de saber las que dicen sobre ti, son bastante interesantes.- “Seguro que tiene todas aprendidas ya de memoria… Bueno, la de Grima y la sacerdotisa de ciento un años seguro que no la ha escuchado”. Apartando los restos de sidra con el dorso de su mano, Laslow aprovechó el que era Niles quien bebía para revisar los alrededores, en busca de rostros interesantes… Más no solo femeninos en tal ocasión, pues también quería asegurarse de que nadie estaba demasiado cerca de ellos o les miraba de forma demasiado fija. Allí nadie les conocía, pero el joven de pelo cenizo no quería hablar de temas relativos a palacio tan cerca de gente a la que no había visto nunca, pues uno nunca sabía quién podría ser un emisario de otro país de viaje a Nohr por movimientos políticos, y que escuchara a dos de los ocho protectores de la familia real nohrina hablar sobre asuntos privados no era algo que le gustara demasiado.

Como si de una balanza se tratara, la jarra bajante de Niles coincidió con la de Laslow subiendo de nuevo, en busca de regresar aquel sabor a bosque de otoño a su boca… Mas las palabras del arquero convirtieron aquel trago en ceniza de incendio, y el líquido escapo de su boca en un movimiento de pura sorpresa y asombro, aterrizando por fortuna en un espacio en el que no había nadie, evitando toda clase de conflictos. -… ¿Cuánto hace que no te acuestas con una mujer? Porque esa tensión acumulada es mala para tu salud.- Limpiándose de nuevo los restos de Sidra de la comisura de los labios, más abundantes en esta ocasión que en la anterior, el nacido en Ylisse se giró para mirar fijamente a otro de los grandes misterios de la corte nohrina, como el mago oscuro conocido como Odin Dark y la guerrera de cabello como el fuego Selena, a los cuales aún no había conocido a pesar del tiempo pasado en el reino. -Honestamente, no sé si eres el más indicado para hablar de que me aleje del príncipe Xander, recién llegado a Nohr de quien sabe qué clase de viajes y habiendo dejado al príncipe Leon sin la mitad de su protección.- Un pequeño gesto de molestia apareció en el rostro del yliensse, algo que resultaba  extraño y atípico para todo aquel que le conociera, pues la faz de Laslow era una acostumbrada a la sonrisa despreocupada y galán. -Aunque bueno… Parece que tus viajes también te han dado una buena paga, ¿no?- Reclinándose hacia atrás de nuevo, y apoyando ambos codos en el tablón de madera de forma despreocupada, el espadachín clavó ambos ojos en la gema de color negro que adornaba un anillo dorado colocado en uno de los dedos del arquero, resaltando de forma desmesurada por ser algo tan elegante y valioso en una persona de aspecto despreocupado y andrajoso para algunos. Detalles como estos, sin embargo, no importaban al guardián de Xander en absoluto, pues cada uno era libre de vestirse y adornar su cuerpo como quisiera… Pero algo de tal valor, después de haber estado tanto tiempo fuera de la corte, levantaba sospechas en la mente del Guardia Real del heredero. ¿Traición? Lo dudaba. Pero algo le decía al espadachín que tras aquella piedra habría una historia que será muy interesante escuchar.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 31, 2016 10:02 pm

No era novedad que se hablaran cosas de él a sus espaldas, de hecho le agradaba y si podía alimentaba los peores rumores que hubiesen de su persona. ¿Decían que torturaba a sus víctimas? entonces se dejaba ver salir de las celdas de manera sospechosa y limpiando sus manos de sangre ¿Qué bebía la sangre de sus víctimas? alguna mancha de sangre en la comisura de sus labios haría el truco ¿Qué se mimetizaba en las sombras? usaría su facilidad para escabullirse para aparecer en los lugares menos esperados y se acercaría a la gente sin ser notado solo para saludar. Y si no encontraba algún rumor de moda, lo inventaba aunque no era que necesitase mucho, solo con ser quien era ya bastante se hablaba de él, sobretodo los guardias que veían al arquero salir de la habitación del príncipe Leon pero nunca entrar, solo en contadas ocasiones cuando Leon lo mandaba llamar de manera oficial, si no simplemente aparecía por la ventana o alguno de los pasadizos del castillo los cuales conocía como la palma de su mano. Y quienes no tenían en boca rumores escabrosos simplemente le miraban con asco y desprecio, su manera de expresarse horrorizaba a muchos nobles y hacía temer a los más adultos de dejar niños cerca de él, no le interesaba caer bien ni tampoco impresionar, por el contrario parecía disfrutar el molestar así, sobretodo a los nobles. Solo se preocupaba de que Leon estuviese cómodo cerca suyo.

Así que lo que pensara Laslow de él le daba exactamente lo mismo, él en cambio no ocultaba ni por un momento que no confiaba para nada en él y su pasado nublado, ni siquiera se molestaba en mostrar la básica de educación - El mundo tan mal como siempre, emergidos por todos lados, reinos caídos... Altea se liberó, también lo hizo Lycia en Elibe, escuché rumores sobre Tellius pero no he estado ahí así que no sabría decirte. - mencionaba países y miraba con atención la reacción del guardia real, sobretodo si mostraba especial atención en alguno, siempre intentando descubrir cualquier pequeña pista, seguía sin creer que un hombre pudiese andar por el mundo sin dejar una sola huella, le frustraba que su pasado fuese tan invisible para él. Rió bajo, cascado y ronco cuando el delicado hombre de tan cuidada imagen escupía su bebida dejando un poco de lado aquella imagen tan perfecta que daba - Que extraño preocupandote por mi salud. Descuida que si fuese por eso volví bastante sano del viaje~ aunque mujeres no fueron las que más abundaron, no me entra en gracia andar tirando niños al mundo. - ya tenía en conocimiento de que tenía una hija pero nunca la había siquiera visto, aquello le atormentaba muchas veces y no quería pensar demasiado de que hubiesen más con su sangre por allí, viviendo como él había vivido sin conocer el amor de sus padres o de vivir en una familia normal. Era algo que tampoco deseaba compartir realmente con nadie.

Con un corto sorbito de bebida negó con su cabeza y golpeó la mesa con su jarra, ofendido por lo que decía - Que no te tengan la confianza para enviarte a misiones fuera de Nohr por no saber siquiera si regresarás no me he ido por viajes de placer si no por trabajo. Odin es suficientemente competente, pese a que no lo parezca, como para cuidar a Leon y mismo Leon sabe defenderse muy bien solo, no en balde es el mejor mago de Nohr. Tsk, no todos estamos tan despreocupados por la vida como tú. - su mirada de un solo ojo pasó a su anillo y sus dedos se movieron sobre el aza de la jarra, dedos de uñas cortas y un tanto sucias, dedos con marcas y cicatrices e incluso bastante desapercibido la falta de la punta de su meñique que si se miraba de manera rápida como mucho se podría notar la falta de uña ya que sus dedos eran largos y algo delgados, ese anillo no debería estar en esa mano claramente. Sonrió a medias y pasó su mano libre sobre el anillo, probablemente la mayor cantidad de dinero que hubiese tenido en sus manos y que era puramente suyo, nada que hubiese robado en grupo o que simplemente hubiese tomado de Leon para guardarlo o cambiarlo de lugar, un anillo propio de un príncipe o un rey, y por el peso calculaba que era macizo - Un pequeño recuerdo del viaje, su anterior dueño no lo echará de menos. Y una pequeña prueba para Leon que he cumplido con mi trabajo. - no esclarecía demasiado pero dejaba un poco a la vista la naturaleza de su trabajo. Se giro un poco en el asiento para quedar más de frente hacia el espadachín mostrando una sonrisa amplia y confiada - ¿Qué ha pasado en el castillo mientras no he estado? La noticia de que finalmente Nohr carece de emergidos llegó incluso a Ilia, al pisar Altea confirmé que no era solo un rumor si no que una realidad. -
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 4:05 pm

La noticia de que algunos reinos, al igual que Nohr, comenzaban a liberarse del peso que suponía la pelea contra los emergidos originó una sensación de alivio en el interior de Laslow, a sabiendas de que aquello implicaba que, en otros lugares del mundo, la gente estaba celebrando también el final de la invasión de aquellos seres de origen misterioso. Sin embargo, la pelea aún estaba lejos de terminar, pues por cada reino que había sido liberado, otro continuaba luchando o incluso podría haber caído bajo la presión, como había pasado con el norteño territorio de Regna Ferox, si las noticias que había recibido la corte nohria eran ciertas. Aun así, las nuevas de que más territorios habían vencido a los invasores en una gran noticia, sin importar el contexto en el que fuera dada, por lo que el guerrero de pelo gris abandonó los oscuros pensamientos centrados en reinos asolados, prefiriendo centrarse en aquellos que podían permitirse centrar sus esfuerzos no en la batalla, sino en la reconstrucción.

Encogiéndose de hombros, Laslow miró a la delgada figura de piel morena que se encontraba a su lado, quien tenía siempre a su alrededor un extraño aura oscura, un envoltorio de oscuros secretos que podrían volver loco a un hombre si fueran revelados al mundo exterior. “Normal que la gente piense y rumoree sobre qué es y que puede hacer.” Relamiendo algunas gotas de bebida que habían quedado pegadas a la comisura de sus labios, el espadachín recuperó parte de la compostura perdida con el sorprendente comentario de su ecuánime en la corte, algo bastante complicado teniendo en cuenta lo que acababa de pasar. -Bueno es saber eso. Aunque sí que es cierto que te noto más tenso y agresivo que de costumbre. ¿Echando ya de menos la vida del trotamundos?- No sería sorprendente para el protector de Xander que alguien como Niles, un forajidos en el pasado, se sintiera mejor fuera de Nohr que en el reino, pues así recordaría su pasada vida y lo que sucedió. Aunque, con alguien como el arquero, el espadachín no podía estar seguro de absolutamente nada de lo que pensara sobre él… Cosa que pasó rápidamente, pues el tuerto golpeó su jarra contra la madera, provocando que algunas personas giraran la cabeza hacia el singular dúo de pelo claro que allí discutía. -No se llama despreocuparse. Se llama “Disfrutar de la vida”. Deberías probar a hacerlo alguna vez, te vendría bien.- ¿Qué tenía fama de buen tipo tranquilo? ¡Por supuesto! Pero eso no significaba que el nacido en Ylisse no supiera lanzar golpes cuando hacía falta, y en esa situación no pensaba callarse, no cuando se ponía en duda su compromiso y lealtad hacia la seguridad del heredero al trono de Nohr. -Si no me envían fuera es porque mi sitio es junto a Xander y lo sabes. Si, puede que tenga su propia habilidad con su espada, a Peri y soldados dispuestos a dar la vida por él. Pero su seguridad recae sobre mis hombros, sobre mi presencia, por lo que he de estar allí para asegurarme de su seguridad. ¿Desconfianza? Yo más bien lo veo como un gesto de que confía en mi presencia en la corte, no como una falta de seguridad en mis habilidades.- La sonrisa había desaparecido totalmente del rostro de Laslow, quien simplemente miraba con severidad al arquero, sin apartar ni un solo segundo ambas pupilas del único que conservaba aquel con quien se había tropezado por pura casualidad… O al menos, así lo esperaba.

-En fin… Al menos es un buen regalo por tus servicios... ¿Pero no crees que llamas demasiado la atención con él? Pensaba que te gustaba no destacar entre la multitud.- Dejando de lado la tensión acumulada, el espadachín suspiro con tranquilidad, relajándose mientras señalaba despreocupado al anillo que Niles portaba en su mano, donde destacaba como una hoguera en una noche sin luna.  -Y en cuanto a la corte…- Tomándose su tiempo, Laslow dio un trago más a su bebida, el cual comprobó para su desgracia que se trataba del último que la jarra podía ofrecerle sin tener que llenarla de nuevo. -Mmmm…Tampoco ha pasado demasiado en realidad. Camilla siguen tan fraternal como siempre hacia su familia, Elise se asegura de que absolutamente nadie vaya con el ceño fruncido por la fortaleza, Leon está centrado en su estudio y Xander está planeando que hacer ahora que, efectivamente, somos un reino libre.- Si el antiguo ladrón tenía alguna duda sobre ello antes de entrar a Nohr, la fiesta del poblado debería haber bastado para confirmar sus dudas. Pero, como un nunca sabe que pensaba Niles, Laslow se sintió en la necesidad de confirmárselo de primera mano. -Por lo demás… Nobles conspirando, soldados entrenando y cosas de esa clase, lo típico de la corte.- El yliensse estiró ambos brazos hacia el frente, sintiendo el agradable crujir de varios huesos al verse cambiada la posición en la que se encontraban. -El resto es rumores constantes: Que si cierto territorio ha caído, que si otro se ha liberado... No, espera, lo acabo de recordar. Llegaron extranjeros de otro reino con una misiva para el príncipe. Como se llamaba el lugar… ¿Shindhu creo? Era algo del estilo. ¿Te suena?- La duda que expresaba su rostro era legítima, pues nuca había oído hablar de tal lugar, y muchos de los mercaderes a los que había preguntado sobre ello se habían encogido de hombros, o habían respondido con un “sucios animales, eso es lo que es Shindhu”, una respuesta que no era precisamente objetiva. Por ello, tal vez el arquero tuviera información más clara e imparcial. Aunque, como ya sabía de sobra, uno nunca sabe que esperar de Niles.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 19, 2017 5:14 pm

Su jarra quedaba vacía prontamente, apuró el último trago con sed renovada y dejó esta sobe la mesa de madera, girado hacia esta apoyaba sus antebrazos allí y miraba de costado al peligris aprovechando que lo tenía del lado de su ojo bueno, bah, ojo único. Sonreía de lado, siempre parecía tener pensamientos cuestionables o estar amasando alguna maldad, aquella mirada azul y sonrisa ladina no inspiraban confianza alguna, incluso de personas cercanas, ni siquiera él entendía que había visto Leon de potencial en su persona y como podía confiar en él, no es que pensase en traicionarlo, primero se mataría antes de llegar a obrar contra él, ya tenía claro su pertenencia y su fidelidad, al punto que sería capaz de matar al propio rey de Nohr y afrontar las consecuencias si Leon se lo ordenaba o la seguridad de Leon así lo requería. Su risa ronca parecía más un rascar de uñas contra una madera rustica que una risa propiamente - ¿Agresivo? Vamos Laslow que soy todo un gatito ronroneante. ¿Me dirás que te ofendiste con mis palabras? No sería de extrañar. - enderezó su espalda y se ladeó hacia él mientras revisaba la alforja que llevaba a su costado, sacaba de ella los guantes que normalmente portaba y los acomodó sobre su pierna ocupando sus manos mientras hablaban - Nadie va por la vida sin dejar huellas y algún día daré con las tuyas. No me importa lo que le pase a Xander o quien seas mientras no te acerques a Leon, pero ya sabes que si eres siquiera una presencia dudosa cerca de mi príncipe te mataré sin dudarlo. - quien advertía no era traidor, se dijo a si mismo una vez dada su advertencia, no era la primera vez que la decía ni sería la última, nunca le fallaba encontrar oportunidad para expresarle al habilidoso espadachín su desconfianza respecto a su pasado y las consecuencias de que si alguna vez lo averiguaba y encontraba algo que no le gustase.

Movió sus dedos sobre la mesa de madera, ahora desnudos de su guante se veía con más claridad el efecto de su vida en sus manos, la yema de sus dedos estaba curtida y pequeños cayos dejaban casi sin sensibilidad la punta de estos, efecto de años y años de tensar la cuerda del arco y forzar contra la parte de atrás de las navajas y cuchillos para tallar sus propias flechas. Sus articulaciones se veían algo sobresalidas y angulosas sobre sus dedos delgados, incluso alguno que otro dedo tenía un ángulo algo anormal hacia un costado u otro y  era que más de una vez había sufrido por dislocaciones o incluso fracturas en sus manos, era un castigo común a los ladrones golpearles las manos con alguna roca, palo o hasta martillo si se les atrapaba robando y la victima tomaba justicia por mano propia y no elevaba el problema al sherif o guardia más cercano. Manchas de suciedad y cicatrices hacían que el tono de su piel no fuese parejo y sus uñas cortas con tierra debajo de estas por el largo viaje y no haber tenido siquiera un charco donde lavarse parecían no ayudar al aspecto de estas, aunque si hacían resaltar aún más el anillo, ajeno y extraño, en su mano. El peliblanco, consciente de ello no lo dejó demasiado a la vista volviendo a ponerse el guante cuando el guardaespaldas del príncipe heredero ya lo había visto - Dudo que Leon me lo permita quedar, pero si lo hace lo pasaré a oro tan pronto como pueda. No me gustan las joyas y no me sirve de nada tenerlo realmente. - habiendo presumido ya se sentía más tranquilo al respecto.

Lo que le declaraba Laslow no era novedad, todo parecía igual que cuando se había ido, y todo parecía en orden y paz si nuevamente se encontraba tiempo para reanudar las conspiraciones internas. Las noticias viajaban rápido, claro estaba, sobretodo con los temas tan en boca de todos como los reinos que caían quedando en ruinas totales, sin gobierno y con la gente muriendo de hambre mientras vecinos festejaban sus libertades y victorias, no faltaban tampoco los que ya miraban con avaricia las oportunidades que se presentaban. Esperaba haber visto algún indicio de interés del guardaespaldas en alguno de los reinos que mencionaba pero sin éxito solo suspiró - No conozco tal lugar, seguramente es de los continentes del norte que poco despiertan mi interés. Visité Durban por una buena temporada y pude enterarme de que varias islas pobladas por hombres pájaro quedaron abandonadas por la densidad de emergidos en ellas, al parecer oportunidades para expandir las islas del país. Un poco avaricioso tomando en cuenta que aún se encuentran lidiando ellos mismos contra los emergidos pero realmente asombrosa su estrategia... al parecer tienen apoyo de Daein~ - habiendo estado siguiendo al mismo príncipe de Daein y siendo su trabajo averiguar sobre este había descubierto algunos datos interesantes - También parece que Xander estuvo paseando por las sagradas tierras de Etruria, la presencia de Nohr no pasa desapercibida y las lenguas se mueven mucho más rápido en las tabernas. Muy generoso el príncipe ayudando doncellas en peligro y bajando gatitos de los árboles ¿cómo encontraste Etruria? Parece ser un país que sería de tu agrado. -
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 21, 2017 9:58 pm

Laslow no pudo evitar sentir un escalofrío al escuchar las palabras del arquero referidas a su pasado, a descubrir quién era en realidad, a conocer su origen por completo… El peliblanco no había sido tan específico ni claro, pero la amenaza de muerte servía como aclaración por si había alguna clase de duda en la mente del mercenario: A la mínima señal de duda que tuviera sobre él, Niles usaría una de sus flechas para atravesarle el cuello. -Mi lealtad y servicio es para con Xander, no Leon, así que no tengo motivo alguno para acercarme a él, puedes estar tranquilo.- Un leve movimiento de hombros buscó quitar hierro al asunto, y no devolver la amenaza fue algo lógico en la mente del cortés guerrero al verlo como era algo que no era necesario aclarar para su compañero de profesión y conversación. Pero, aun tratando de hacerlo pasar por algo trivial, el protector del príncipe heredero escuchaba en su cabeza un suave murmullo que le decía que lo mejor sería andarse con ojo con Niles en todo momento, y no bajar la guarda cuando estuviera cerca.

-Buena idea… Aunque dudo que a quien te lo regaló le gustara ver su joya convertida en monedas, o en lo que quiera que te lo hayas gastado para entonces.- El espadachín no pudo evitar fijarse en las manos del arquero cuando este se puso los guantes, llenas estas con marcas de todo tipo y tamaño, como si fueran un recordatorio constante para el antiguo bandido de lo que una vez fue y por todo lo que paso hasta llegar a donde estaba ahora… Aunque Laslow se imaginaba que Niles no le daría demasiada importancia a esa clase de cosas, y se centraría más en asuntos más presentes, como las misiones que le encargara Leon o sus propios pensamientos y objetivos… Como, por ejemplo, descubrir el pasado del hombre que falsamente se denominaba a si mismo nohrio de nacimiento. -De cualquier forma, creo que a ninguno de los dos nos mirarían demasiado bien si apareciésemos con joyas como esa por la corte.- Un ligero esbozo de sinceridad escapó de entre los labios del mercenario, quien  imaginaba que el arquero pensaba lo mismo que él en lo que se refería a ciertas costumbres y mentalidades que no eran difíciles de encontrar en la cima de la sociedad de Nohr. Miradas cuando pasaba junto a esas personas, cuchicheos a sus espaldas, rumores que surgían de la nada en los pasillos… Si él, que había aparecido con una prueba de valía entre las manos en el castillo, había pasado por aquella clase de reacción, la de Niles debía de haber sido dos o tres veces peor, teniendo en cuenta su oficio anterior a guarda real.

-Vaya por Grima…- Un suspiro de resignación y decepción salió de la garganta de Laslow, quien tenía esperanzas en haber escuchado un relato fidedigno sobre aquella extraña nación del norte, pero veía ahora como aquella idea se escapaba de entre sus dedos ante la falta de interés del arquero en lo que sucediera en los continentes norteños. -¿A lo mejor quieren aprovechar la situación para emigrar a tierras mejores y con menos emergidos? Un territorio desocupado y con pocos emergidos es más sencillo de tomar que uno hasta arriba de ellos, incluso si vives en él.- Ninguna de las personas a su alrededor parecía prestar atención a la conversación que mantenían el tuerto y el joven de pelo cenizo, pero esto no evitaba que el nacido en Ylisse tuviera una sensación de vigilancia en su espalda. ¿Era realmente buena idea hablar de temas relacionados con la política internacional sentados en el banco de una improvisada posada callejera? -No pude disfrutar demasiado del viaje la verdad. Poco tiempo y mucho que hacer… Me gustaría visitarlo de nuevo algún día.- Colinas verdes, bosques frondosos y llenos de vida, ciudades resplandecientes a la luz del sol… Imágenes como aquellas debían ser observadas una vez más, pero con más detenimiento y tranquilidad, sin las prisas que una compañía armada instauraba a cada paso que tomaba. -¿Y que hay en tu caso? ¿Alguna parte del mundo captó tu atención? ¿Algo que merezca la pena visitar?- Sin previo aviso, Laslow se levantó del rudimentario asiento en el que se encontraba y, tras tomarse un par de segundos para estirar la espalda, comenzó a caminar entre el gentío, sin mirar atrás o alrededor salvo para clavar su pupila en la figura femenina que llamara su atención entre el gentío de pueblerinos y foráneos que allí había.

¿Y que pasaba con Niles y la conversación que estaban teniendo? El espadachín sabía que el arquero iba a seguirle, y en cierto modo esa era su intención. Podría calmar un poco su temor a ser escuchados por alguien que no necesitaba saber información como la que compartían, y ya de paso alumbraría su vista y mente con algo mucho más resplandeciente y atractivo que el rostro del tuerto siervo de Leon: Las sonrisas de las doncellas que se encontraba a su paso.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 22, 2017 1:09 pm

La lealtad y lo que fuese que tuviese ese hombre no eran asuntos del arquero, muchos hombres declaraban lealtad pero hasta que no se arrastrase por la porquería en las alcantarillas y regresase con huesos rotos y aún una sonrisa en su rostro todo para obedecer una orden de su protegido, no podría siquiera considerar leal a alguien hacia otro. Palabras de lealtad eran dichas a diario, las escuchaba en los primeros minutos de un interrogatorio pero casi nadie seguía repitiéndolas cuando ya la sangre teñía el piso de las mazmorras. Laslow era así para Niles, un hombre que decía ser leal mientras hubiese pan en la mesa, sidra en su jarra y una mujer al alcance de la mano, cuando las comodidades de servir a un príncipe no estuviesen tan al alcance quizás fuese otro su cantar, y ni lo cuestionaba si las circunstancias fuesen un tanto más violentas o comprometedoras, no podía ver a un rostro lindo como ese guardaespaldas aclamando por su lealtad a Xander mientras un verdugo acercase un hierro caliente a su cara. Por eso mismo solo rió de lado cuando las palabras “lealtad y servicio” salieron de sus labios y asintió con sarcasmo - Como sea que tu digas niño bonito. - dijo suspirando y tocando por sobre el guante la joya ahora guardada haciendo un ligero recuerdo en su mente de su anterior dueño y lo que había pasado a raíz de ese anillo, la apuesta que casi le hace ganar pero que como un tonto le habían timado, no sin haber conseguido un enemigo de temer - Lo último de lo que se preocupa su anterior dueño es de su anillo perdido, creeme, me he encargado de eso. - fue claro pero a la vez no específico, no había sido un robo ligero, nada de andar metiendo dedos en los bolsillos ajenos si no algo un tanto menos fino y más evidente pero que claramente ya no era de demasiada importancia - Una joya no queda en alguien como yo, pero en cambio una bolsa de monedas si. En ti... me lo creería más si fuese un fino cinturón de piel o una funda nueva de espada, ya sabes, esas cosas que regalan las damas de las cortes a sus cortesanos. - dijo a modo de broma aunque lo decía muy enserio.

A su alrededor la alegría seguía a orden de la carta, la gente continuaba pidiendo bebidas y subiendo su cuenta de alcohol en sangre, los mercaderes llenaban sus bolsillos a la vez que sus carromatos se vaciaban, un ambiente alegre siempre era más propicio para las ventas espontáneas e impulsivas, algo un tanto raro en Nohr y a decir verdad en el mundo con el ataque de los emergidos. Se veían personas extranjeras en la caravana y alguna que otra comprando por ahí diferenciándose principalmente por el tono de su piel haciendo contraste cualquier extranjero ligeramente tostado por el sol con las pieles pálidas de los nohrianos que poco habían visto el sol en su vida, incluso el peliblanco había regresado un tanto más moreno al haber pasado tanto tiempo en tierras costeras e incluso en los campos de Altea. Siguiendo la conversación del otro solo se encogió de hombros en sincera ignorancia - A decir verdad... no tengo la menor idea. En el camino se vieron muchas personas viajando, emigrando si quieres verlo así, pero es normal en estas épocas, muchos países cayeron bajo el peso de los emergidos y no les quedan muchas opciones si no quieren morir con sus tierras. Valentia es otro nido de perdición a mi ojo pero ¿que puedo saber al respecto? Nunca he puesto pie allí más que en Chon'Sin y ni siquiera las partes bonitas del país. -

El peligris se había levantado antes de que pudiese seguir hablando pero contrario a lo que este esperaba Niles no se movió de su lugar, no tenía ánimos de andar caminando entre la gente y si se levantaba sería solo para regresar al castillo frente a su señor para presentar oralmente su informe. El espadachín se alejó un poco pero no llegó a hacerlo demasiado que la voz ronca y fuerte del arquero se alzó - ¡No importa cuanto muevas el culo, no lo tienes tan bueno para que valla tras de ti! ¡Tendrás que hacerlo mejor que eso si quieres mi atención así! ¡O quizás quitarte esos abultados pantalones para que se te vea mejor! - tal como era de esperarse sus palabras poco delicadas captaron atención, aunque fuese solo por curiosidad, hacia el gurdaespaldas real y sus posaderas.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 15, 2017 1:30 pm

La cantidad de suspiros que habían escapado de la boca del mercenario desde que Niles había aparecido había perdido un número para señalarla tiempo atrás, pero eso no evitaba que con cada gesto de burla, con cada tono de duda y por cada palabra que buscara hacer de él una broma un nuevo resoplido saliera de entre los labios de Laslow, quien veía ya como imposible tener una simple conversación con el protector de Leon. ¿Cómo iba a ser tal cosa realidad si en ningún momento le tomaba en serio y de cada cuatro frases, dos eran para meterse con el de una forma u otra? -Vamos, que para su anterior dueño era una baratija y te lo dio por pena, ¿no?- Una sonrisa irónica cruzó su rostro tras aquella frase, aun a sabiendas de que toda puya que intentara lanzar al tuerto sería respondida con más fiereza y precisión, pues donde él mismo se encontraba mejor en hacer oídos sordos de insultos y grescas, el arquero se especializaba en devolverlas aún más fuertes de lo que habían sido lanzadas. Y lo peor de todo era que, en aquella situación, el joven de Ylisse no podía ignorar y ya, porque sabía muy bien que Niles no descansaría hasta que consiguiera lo que buscaba… Fuera o que fuera eso. -Creo que más que un cinto lo que necesito es una buena capa. A lo mejor podrías ayudarme a comprar la correcta ya que a ti te gustan tanto.- Otra puya menor, pero con un pequeño sabor de victoria en los labios al dar a entender el espadachín que si tanto le gustaba aquel complemento al peliblanco era porque era perfecta para su función de espía y vigilante… Y quien sabe si había algún oficio más al que se dedicara tras las cortinas que Leon corría para que no fuera descubierto.

-Da la sensación de que el mundo se ha vuelto loco sea donde sea que uno esté.- Una simple reflexión apareció fugaz en su boca, en un nivel de voz que solamente su cuello podía escuchar con claridad, aunque alguien con un oído fino tampoco encontraría demasiadas dificultades en entender aquella frase. Aunque no había necesidad real de ello, pues era una idea que cualquiera con dos dedos de frente podía percibir con solo mirar a su alrededor. Comerciantes armados y acompañados de mercenarios, menos frecuencia en su llegada, levas obligatorias en el ejército, llegada y marcha de refugiados en busca de un reino sin guerra… La catástrofe de los emergidos afectaba a todos los continentes por igual, por lo que era una suerte que Nohr se hubiera conseguido salvar de ella a base de la sangre y el sudor de sus habitantes. -Y yo aquí pensando que tenías la respuesta a todas las preguntas que tenía sobre el mundo… Ingenuo de mí.- A pesar de estas palabras, el protector del príncipe coronado seguía sintiendo cierta curiosidad que nunca admitiría por los viajes en los que Niles se había embarcado, los cuales le habían llevado a conseguir un accesorio que no era nada acorde con su imagen. ¿Hacia dónde había caminado? ¿A quién había visitado? ¿Cómo había conseguido la joya que ahora escondía en sus bolsas? En cierta forma, y esto sí que nunca lo admitiría, sentía envidia por Niles. El espía personal de Leon estaba de viaje más días de los que estaba en Nohr, haciendo oscuros encargos solamente conocidos para el príncipe y para él mismo, mientras que Laslow permanecía en el castillo oscuro y sus inmediaciones la mayor parte del tiempo, siempre atento a las necesidades de Xander. Puede que esto se debiera a simplemente a su lealtad a su príncipe y al bienestar que le producía saber que el rubio caballero estaba a salvo y dentro de su campo visual… Pero no se negaría a realizar algún viaje que otro al extranjero.

Pero todos estos pensamientos, todas las ideas preconcebidas que tenía sobre como transcurriría el día… Todo se fue al garete cuando se percató, demasiado tarde, de que Niles no iba a seguirle como si nada. El arquero no era un perrito faldero, no era de seguir sino de desaparecer sin ser seguido… Y acababa de darle en bandeja de plata una oportunidad única para quedar en ridículo.

Y, como buen arquero que era, el peliblanco no desaprovechó aquel blanco fácil.

Primero fue silencio. Puro silencio a su alrededor por parte de todos aquellos que habían escuchado aquel comentario. Pero, a los pocos segundos, una súbita carcajada brotó de las gargantas locales de forma simultánea y escandalosa, acompañada esta de puños golpeando madera y botas aplastando arena. Laslow no sabía dónde mirar, no sabía dónde esconderse de las miradas, los dedos acusadores y las bromas que comenzaban a replicarse como la espuma por toda la zona. ¿Cómo podía haber tenido aquel desliz? ¿Cómo podía haber esperado compañerismo por parte de Niles? Le estaba bien merecido por confiado. -Ehmmm… Yo… Yooooo…- Las palabras no se formaban correctamente en su boca, no había frase alguna que pudiera esquivar el ridículo en el que se encontraba. No podía hablar, no podía mirada a nadie, y mucho menos podía quejarse del mordaz comentario, pues aquello solo afilaría la lengua del tuerto, lo que le llevaría a repetir la jugada en el castillo nohrio en busca del mismo resultado.

Por ello, al mercenario no le quedó más que una opción. Una ridícula y vergonzosa opción.

Levantando los picos de su jubón y mirando al suelo, Laslow salió a todo correr de la zona, escapando hacia la masa de pueblerinos y mercaderes que tenía a su izquierda, pasando sin desearlo frente a la relajada figura del arquero. No pudo ver su rostro y tampoco quería hacerlo, porque muy probablemente vería su gesto burlón disfrutando de la vergonzosa experiencia que estaba haciendo pasar al protector de Xander… Podía imaginar la mueca en su cabeza, pero rápidamente se multiplicaba por cien y se transformaba en rostros que lloraban de la risa por él, por las palabras que había recibido hacia su persona… Así, con el rostro rojo cual tomate, conteniendo lágrimas hijas de la vergüenza, y corriendo como si Grima le persiguiera, Laslow desapareció entre la multitud en busca de no ser descubierto nunca más.

O, al menos, hasta que el festival terminara y la gente se olvidara de aquello para regresar a sus tranquilas y pacíficas vidas en un liberado Nohr.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 29, 2017 1:11 pm

Laslow parecía volverse cada día más atrevido en sus palabras y lejos de molestar al peliblanco parecía darle ánimos de continuar molestando y escalar las cosas, otro quizás se mordería la lengua, pues a fin de cuentas ese mujeriego algo filantropo era el guardaespaldas del heredero a la corona de Nohr y tenía el poder que ello acarreaba. De querer seguro el peligris podría hacerle más daño a su vida profesional de lo que el peliblanco podría hacer con acusarle a sus superiores. Claro, el fuerte del peliblanco no era exactamente ir a acusar a los demás si no el tomar los asuntos en sus propias manos y si el protector de Xander tenía secretos era mejor que cuidase sus pasos. Sonrió y dejó unas monedas sobre la mesa antes de levantarse con una amplia sonrisa lobuna en sus labios.

No podía dar crédito a sus ojos cuando vio al protector de Xander sin palabras en su boca y titubeante huir de la escena. Su mano golpeó su rodilla y comenzó a reírse con el público de su gracia. Era un ser cruel y disfrutaba demasiado del sufrimiento ajeno para desgracia de sus compañeros de trabajo, única excepción su jefe, Leon, y hasta cierto punto Odin. El peligrís corrió frente suyo y en dirección incierta - ¡Aww vamos! ¡No huyas así, querida! ¡Le puedo dar una oportunidad a ese culo! - le gritó al verlo irse y suspiró en diversión. Fuera de vista el punto de risas el público retornaba a sus caminos y a su trabajo perdiendo poco a poco eco el jocoso sonido, mismo el arquero dejaba el comentario y emprendía camino hacia el castillo donde había tenido que ir en primer lugar.

No podía negar que Laslow hacía bien su trabajo como protector de Xander e incluso dejaba a muchos sin habla por su habilidad con la espada, no así con las damas, extrañamente a vista del peliblanco pues lo encontraba sumamente atractivo, quizás demasiado para un soldado, tenía un buen trabajo que muchos pensarían que dejaba una muy buena paga y claro, contactos y posibilidades de codearse con la alta sociedad si se salía con él pero por alguna razón siempre le veía con el brazo libre. Dudoso metió sus manos en los bolsillos y consideró el hecho que tantos intentos fallidos de conquista no fuesen más que una coartada y quizás al hombre de misterioso pasado prefiriese compañía masculina estando a solas. Sus pensamientos se volvieron demasiado privados y retomando la curvatura de sus labios se entretuvo el resto del camino pensando en el rostro sonrojado del bailarín aunque esta vez no exactamente por la vergüenza al ridículo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Eliwood el Mar Ago 15, 2017 12:31 am

Tema cerrado. 50G a cada participantes.

Ambos obtienen +1 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Laslow obtiene el primer skill de la rama Mercenary:

[Social] The merchants are here! [Libre] Anonimato Anonimato - Permite al mercenario, si así lo desea, no ser notado como enemigo, pudiendo moverse con libertad en el campo de batalla. Ni emergidos, ni otros usuarios podrán notarle como enemigo. Sólo se le comenzará a atacar cuando el mercenario ataque por primera vez en el tema.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
espada de acero [4]
.

Support :
Marth [Social] The merchants are here! [Libre] Iwzg0SR
Lyndis [Social] The merchants are here! [Libre] JEIjc1v
Nils [Social] The merchants are here! [Libre] JEIjc1v

Especialización :
[Social] The merchants are here! [Libre] Espada%202

Experiencia :
[Social] The merchants are here! [Libre] Iu4Yxy1

Gold :
327


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] The merchants are here! [Libre] Empty Re: [Social] The merchants are here! [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.