Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Jue Oct 06, 2016 10:54 am

Hacia tiempo que no se llegaba a la capital de Miletos que compartía el nombre con la propia península,era una zona llena de actividad,era el centro de la actividad comercial en Jugdral y incluso internacionalmente,allí iban a parar  todos los comerciantes del país,del continente y algunos comerciantes de otros continentes que buscaban vender y comprar productos que de forma normal no podrían conseguir,ni los comerciantes locales ni los extranjeros. Miletos era una de las zonas mas seguras de Thracia,su posición estratégica natural era uno de los fuertes para que los ataques de los emergidos no fueran muy recientes y si los había eran fácilmente repelidos por las fuerzas del Escudo de Miletos. Había oído algunas historias que decían haber visto ojos rojos y brillantes en la oscuridad de los caminos de la capital ,era la única sospecha que habían recibido que les pareciera un ataque o una emboscada de los emergidos por eso decidió destacar una partida para proteger los caminos,unos dos o tres hombres para vigilar la zona por si algo pasaba. El chico por su parte decidió dar un pequeño paseo por las abarrotadas calles de Miletos,los puestos comerciales invadían cada calle de la ciudad,los gritos de los vendedores no dejaba escuchar bien a lo que la gente dijera,lo cierto era que aquel lugar era un cúmulo de vida y energía,una ciudad enérgica y llena de oportunidades para quien supiera aprovecharlas,le gustaba ver los puestos nuevos y también a los vendedores ambulantes que solían vender cosas extraordinarias de otras partes del mundo,aquello si que le llamaba la atención,le encantaba tener objetos raros y extraños de tierras lejanas que el joven no había pisado aun,se decidió a comprar una pequeña estatuilla de piedra blanca que parecía representar a una diosa,era la diosa Ashera de Tellius le había comentado el hombre que traía suerte a quien la tuviera. Contento con la adquisición que había conseguido se decidió a volver a la puerta principal de la ciudad para proseguir con su trabajo de vigilancia además así podía curiosear que nuevos vendedores venían a la ciudad con sus extraordinarias mercancías o que compradores vinieran a comprar con sus curiosos ropajes tan distintos a los que en Jugdral se solía llevar,todo aquello provocaba que el chico siempre llevará una sonrisa en el rostro bastante amplia. Duró poco,un soldado empezó a gritar entonces corriendo hacia la puerta,habían visto a los emergidos,aun no estaban atacando y parecían esperar a alguien en especial al que atacar en el largo camino,parecía que se escondían cerca del bosque que estaba cercano a los puertos que dejaban a la gente en el camino a Miletos. -No hay tiempo que perder chicos,hay que proteger la zona y a todos! Vamos a por ellos con todo! Levantó la mano volviendo a sonreír para motivar a sus hombres y empezaron el camino hacia aquella zona que podía estar en peligro en pocos minutos.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2016 9:37 pm

Al despertarse Hina salió de su hogar, aún sin ponerse su uniforme, para correr unos minutos y empezar bien el día. Antes de empezar a correr hizo unos estiramientos, para así prepararse para correr, empezó a correr desde la puerta de su pequeña casa en el segundo círculo de tierra, su recorrido consta básicamente de recorrer todo alrededor del segundo círculo.
Cuando llevaba un cuarto del recorrido, a unos chicos que caminaban por allí se le cayeron una gran cantidad de libros, Hina se acercó y los ayudo a levantarlos –Deben tener más cuidado, estos libros son valiosos ¿Entendido?- Los muchachos agradecieron y asintieron ante lo que les había dicho Hina, los observó alejarse por unos instantes “Que descuidados que son… en fin… debo seguir con lo mío.” Continuó corriendo por casi veinte minutos más, cuando un soldado laguz se le acercó y dijo: -Señorita Hina, al parecer Seraphiel partirá fuera del continente, usted y Akio lo escoltarán.- Miró al soldado detenidamente, era repentino –Bien, me enlistaré e iré hacia la puerta este con Kokoa, gracias por avisarme.- Dijo con una voz que reflejaba su calidez y lo bien que se sentía luego de decir esto continuó corriendo siete minutos más y finalmente volvió a su hogar, se dirigió a la cocina, tomo un pequeño trozo de pastel que le quedaba del día anterior, con tres naranjas que había quedado de las que compró al inicio de la semana preparó un jugo exprimiéndolas , una vez que tenía el jugo hecho empezó a comer el pastel y beber el jugo, ambos deleitaban el paladar de Hina con sus sabores por lo que al acabar sonrió satisfecha, se dirigió a su habitación, abrió su ropero, se cambió lo que tenía puesto ya que estaba algo transpirado, luego se puso su armadura, ya estaba lista solo debía ir a buscar a su caballo al establo.
Una vez en el establo acarició suavemente a su yegua como si fuera una manera de saludarla, la llevó hacia fuera del lugar, la ensilló, colocó unas alforjas a los costados, donde llevarían lo que fuera necesario, se montó –Vamos chica, una nueva aventura nos espera.- Luego de decirle esto a Kokoa se dirigió hacia la puerta este. Al llegar se encontró con que había sido la primera, hecho raro pero no le daba mucha importancia, apuntó a uno de los soldados que custodiaba la puerta –Disculpa el de la armadura, por favor ve a buscar a Akio, dile que no  es de buena educación hacer esperar a una dama.- Dijo con una sonrisa, luego miró a un laguz que estaba junto al hombre –Y usted podría por favor buscar a Seraphiel, realmente te lo agradecería.- Siguió hablando con una sonrisa en el rostro, ambos asintieron y de inmediato fueron a realizar la tarea que se les había encomendado, a Hina se le hacía fácil hablar con ellos, ya que era muy rara la vez que era agresiva y siempre procuraba ser amable con los demás, pocas cosas le molestaba y rara vez se presentaban en Sindhu.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 14, 2016 10:27 pm

Akio se había levantado como normalmente solía hacer, temprano y sin gesto alguno en su cara. Pese a que acostumbraba a levantarse muy temprano, cualquiera que viera al chico hacerlo diría que madrugar no le hacía bien. Estiró su cuerpo mientras de casi un salto se levantaba de la cama. Con un té preparado por él mismo, el rubio se dispuso a sentarse a leer, aún era bastante temprano y no era su turno en la guardia, además a este le encantaban los libros. Un pequeño rato pasó cuando Akio se vio molesto, algo le decía que hoy sería un día un poco distinto, alguna sorpresa le depararía, o eso le decía su intuición la cual no solía fallar.


Tomó su último sorbo al té y se incorporó del pequeño sillón donde él siempre leía para vestirse, poniéndose ya de por si, su armadura aunque como era normal en él, no entera. Su pelo despeinado era puesto en orden nuevamente con algunos movimientos de sus manos y un delicioso aroma a coco se echaba. Preparado para salir a pasear por Sinhdhu, cogió su gran amigo de mortal hoja, su hacha y sin más que hacer, salió. Hacía un buen día, como casi siempre en el ducado, los niños desde muy temprano correteaban por las calles y los mercaderes comenzaban a vender sus mercancías, escuchándose constantemente sus voces alertando de lo que poseían para que los clientes fueran y compraran.  La gente de Sundhu realmente hacía que el ducado fuese acogedor, pocos problemas se presentaban y además eran prácticamente solucionados al instante y sin necesidad de usar la fuerza para ello.


Caminando por el mercado, todos le saludaban. Él, inclinaba su cabeza tras cada saludo para así devolver dicho saludo hasta que un soldado laguz le paró y le mencionó que debía de viajar con Seraphiel a otro continente y Hina les acompañaría en su misión como guardaespaldas. - Bien, estaré preparado en un momento. Gracias por el aviso. - Fue lo que dijo. Lo primero que hizo nada más despedir al soldado que traía el mensaje, retrocedió unos pasos y seguidamente volvió a su hogar, pues era necesaria su armadura completa y además, su compañero Ixion vendría con él. Llegó pronto y no tardó apenas en ponerse el torso de su armadura, en cambio, si fue más complicado que Ixion le hiciera caso. - Vamos Ixion, no tenemos tiempo para tonterías. - Decía mientras intentaba que el caballo le hiciera caso y se moviera para poder ensillarle. - Cada día es más difícil que cumplas con lo que debes, tu arrogancia, si es que los caballos la tienen... Está acabando con aquél pequeño corcel que un día conocí. - Le dijo mientras sonreía, pues ya había logrado montarlo.


Con su caballo, Akio tranquilo iba hacia su destino. -¡Achís! A-Alguien parece estar hablando de mí Ixion.- le aclaraba a su caballo, pues el estornudo había sido tan fuerte que hasta se había alertado. Otro soldado, se acercó a Akio y rápido le comentó que Hina le buscaba, a lo que él respondió con un simple : - En ese caso, guíame hasta ella si puedes hacerme el favor.-


Al cabo de unos minutos llegó ante Hina. - Buenos días Hina, es todo un placer verte desde tan temprano. A ti también, Kokoa. Al parecer solo faltaba la persona a nuestro cuidado, Seraphiel. Akio se preguntaba cual sería la razón del viaje esta vez de Seraphiel, aunque el rubio era curioso, jamás preguntaba... Pero mil y un dudas le asaltaban continuamente cuando se encontraba en esta clase de situaciones, las ansias del chico por saber mas eran siempre controladas, a veces preguntar o hablar demasiado era algo molesto y por ello, siempre elegía las mejores palabras para los selectos momentos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Oct 15, 2016 4:48 pm

¿Por qué? ¿Por qué siempre tenía que moverse con un séquito detrás? Aunque estos fuesen solo dos hombres, aunque fuese solo uno... La mañana en que se enteró que Hina y Akio lo acompañaría había sido un momento de descontento para la garza, quizás el motivo principal por el que se presentó cinco minutos tarde, algo realmente extraño en él, aunque ahora que se pensase bien en ello... Tampoco era tan fuera de lo normal que se tomara su tiempo. Tenían tiempo de sobra ¿no? Ellos no tenían vidas tan cortas como los humanos ¿Para qué tomarse prisas? Además, cinco minutos no eran nada en realidad. Cuando ya logró ver con claridad el barco que usarían para llegar hasta Jugdral, en especial la ciudad de Tracia, dejó que sus pies tocaran antes la madera del barco, plegando segundos más tarde sus alas en un ligero movimiento detrás de su espalda. Volteó, apoyándose parcialmente en la barra de madera que impedía a los pasajeros caer del barco y observó a los dos guardianes y a los caballos con una mirada pensativa— Hina, Akio. Buenos días... A ustedes también, Kokoa, Ixion —A los caballos sonrió y cuando se inclinó hacia atrás se dispuso continuar, algo más aburrido quizás— Viajaremos a Jugdral, Tracia... ¿El motivo? Hay ciertas cosas que debo comprar... Habría preferido que no les molestara también y hacerles acompañarme... Pero ya ven... —Entonces se alejó hacia la parte opuesta del navío, dejando que los otros dos y sus respectivas monturas subieran a bordo también.

Cuando el barco zarpó, volvió a sentir aquél pequeño desagrado que hacía tiempo atrás había tenido oportunidad de presenciar. Claro... Era alta mar, y a pesar de que ya debería de haberse acostumbrado al movimiento del barco y de sus posibles turbulencias, algo en él no podía cambiar: su mentalidad. Imaginarse un terreno lleno de agua, la inmensidad a un lado y otro, ser incapaz de guiarse por el cielo y cansarse... No... Definitivamente no era una agradable idea esa... Pero así era su esencia: capaz de sentirse mal por sus solos pensamientos y fue por eso que, la mayor parte del tiempo estuvo sentado sobre una caja de cargo, apoyado contra la pared que daba al interior del barco... Habría podido entrar, descansar ahí... Pero sin duda alguna prefería estar fuera, sentir el sol contra su piel, la suavidad del viento, el cantar de las gaviotas y el susurrar del mar. De alguna forma lo calmaba... Pero fue inevitable que en cuanto la costa fue visible se levantara, después de largas horas de continuo sedentarismo y se apresurara a la proa de la embarcación. Miró hacia atrás, en dirección a Hina y a Aiko y tomó aire— Yo... Me adelantaré —Pronunció, ni dio tiempo a que le respondieran y extendió sus alas, batió unas cuantas veces con fuerza y se levantó en el aire, en dirección a tierra firme. ¡Ya se había cansado! Seriamente, del mar... Casi se estaba planteando el no volver por unos meses... Quedarse ahí y simplemente vagar sin nada preciso que hacer...

Pero no paró solo en el puerto, no cuando su intención era despistar un poco a los guardianes que tardarían unos minutos más en llegar, se dirigió hacia la ciudad, sobrevolandola. Al principio pensó que era extraño que las últimas personas se estuviesen alejando deprisa hacia sus casas, al segundo después cuando levantó su mirada y vio la oscura mancha de los emergidos moverse no muy lejos de ahí su sorpresa pasó a preocupación. ¿Atacarían ahí? ¿A la ciudad? ¿Arrasarían con todo? Paró en cierto momento, sin bajar aún a tierra y observó con horror como los rojos ojos de los emergidos parecieron reaccionar y fijarse en todos los presentes. No muy lejos, logró vislumbrar a un humano de cabello castaño claro y armadura demasiado molesta para poder moverse con libertad. En cualquier otra situación no habría intentado colaborar con beorcs, pero, tampoco deseaba que arrasaran con aquella inocente ciudad. Se desplazó hasta él, bajó un poco al lado suyo y soltó un suspiro... Era probable que no los vieran desde su posición— Hay que actuar rápido... Presiento que pronto los... Emergidos...Comenzarán a moverse —Sus ojos celestes se fijaron en el humano y con seriedad añadió— Escondidos a las afueras del bosque hay otra unidad, comenzó a avanzar hace unos pocos segundos... Intentarán tomarlos por sorpresa —¿Como diantres podían tener tan buenas tácticas aquellos seres que parecían no ser más que meras muñecas?.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
.

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
4909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Dom Oct 16, 2016 12:35 pm

Empezó por colocar a varios soldados en el puerto y en los caminos,aquello fue crucial pues pudieron parar a varios emergidos que salían,no parecían ser la fuerza principal,eran merodeadores y eso se veía en las armas que llevaban y en lo poco organizados que estaban,probablemente la fuerza principal se escondía en alguna parte,no era posible saber desde que flanco los atacarían pero lo que si podía hacer aquel chico era intentar salvar a la mayor cantidad de personas posibles,protegiéndolos el mismo y con sus soldados. Un emergido salio de los arbustos directo hacia el joven con armadura,usando una espada dio un tajo hacia el chico que por acto reflejo coloco delante suya su escudo,pero no solo hizo aquello,golpeo con el escudo la espada y después al emergido tirándolo al suelo y una vez estuvo en el suelo clavo su lanza en el cuello de aquella cruel forma de vida,el chico suspiro entonces negando,no podían ser aquellos seres solamente...no atacaban de esa forma y si lo hacían era para adentrarse en las ciudades,no para atacar en campo abierto. -Proteged a los civiles,llevadlos hasta la ciudad y que estén a salvo! No quiero muertes innecesarias! No quiero ninguna muerte! Algunos soldados hicieron caso al que parecía ser su jefe,aquel chico de castaños cabellos,empezaron a acompañar a los mercaderes y civiles que eran los que mas protección necesitaban,los demás estaban protegiendo los caminos y el puerto,en poco tiempo,el joven había conseguido un perímetro de contención. Algo lo sorprendió,algo le hizo girarse,parecía un ser sagrado...aquello no podía ser de este mundo,su belleza y su pureza eran algo extraordinario,y tenía alas,unas alas amarillentas que nunca había visto y que le parecían doradas con el brillo del sol,su rostro mostraba una expresión de alucine total,estaba alucinando cuanto menos,pero cuando empezó a hablar parpadeo observando al chico alado. -Ah si...yo...espera... Carraspeo entonces intentando mostrar seriedad,aunque con aquella cara de alegría no es que le fuera muy fácil y asintió varias veces,al suspirar recordó que estaban en peligro así que se centro en aquello y no en lo maravillado que estaba por ver algo tan distinto y nuevo. -Muchas gracias por tu ayuda,no hay tiempo que perder entonces,¿Vienes tu solo? Debemos sorprender a esos emergidos antes de que ataquen. Por cierto! Mi nombre es Vallum,siento mucha curiosidad por saber quien eres,me pareces uno de los seres mas espectaculares que he visto en mi vida! Me alegra mucho de que me hayas ayudado tanto! Y ahora... Empezó a caminar hacia el puerto entonces varios jinetes se acercaron al chico. -Necesito que ataquéis por sorpresa a un grupo de emergidos que esta apunto de atacar aquí,están a las afueras del bosque,perdone... se dirigió al laguz garza sonriendo con dulzura. -¿Le importaría guiar a mis jinetes? Si tienes a alguien que te proteja puede ir con vos y mis jinetes y atacar desde atrás a las fuerzas de las afueras,yo me quedaré aquí y los detendré con varios de mis soldados.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 16, 2016 8:54 pm

Al ver llegar a Akio junto a su compañero de batalla sonrió -Lo mismo digo, verte.- Hizo una pequeña pausa y agregó: -Que bueno que viajemos juntos, solo espero que no le pase nada a Sindhu en nuestra ausencia.- Luego soltó una pequeña risa. Luego llegó Seraphiel, quien no parecía estar tan a gusto con ellos, de hecho aún pareciera molestarle el hecho de que Hina sea un branded, pero no le daba importancia, continuaba sonriendo -No te preocupes, no es molestia, además... Será divertido conocer otro continente, hasta el momento no salí de Tellius jamás.- Dijo intentando cambiar el ánimo del garza aunque sin éxito.

Al subir al barco Hina se sentía a gusto, era un sentimiento nuevo para ella, por lo que estaba muy emocionada, a diferencia de Kokoa, sin embargo la yegua se adaptó rápidamente, ya que el sentimiento de alegría de su jinete fue compartido con ella luego de no mucho tiempo -Vaya... será que está molesto por el viaje o por la compañía.- Hina repetidas veces había intentado caerle bien a Seraphiel, por más que últimamente estaba haciendo avances no le resultaba fácil, quizás sería por la forma agresiva que tiene de hablar en algunos momentos, pero de todos modos no se rendiría.

El viaje había sido muy ameno, por la personalidad de Hina se llevó bien con los marineroos a los pocos días de estar en el mar, reía con ellos los ayudaba, a las noches se juntaban y bebian, también contaban anécdotas pasadas por lo que se reían del pasado generalmente, otras veces la caballera terminaba consolando a alguno de los marineros que contaba una historia trágica. Luego de unos días de viaje sobre el mar finalmente estaban llegando al continente de Jugdral, Seraphiel quien claramente parecía cansado de andar en el agua se les adelanto y voló en dirección a tierra firme, no falta mucho para que el barco tocara tierra, por ello Hina fue a buscar a Kokoa, la alistó y salió ya lista para bajar del barco.

Cuando empezó a bajar vio a mucha gente alborotada, sobre todo un grupo de soldados que intentaban evacuar gente y otro grupo de jinetes que parecía dirigirse hacia el bosque, Hina cabalgó lo más rápido que pudo para preguntar hacia donde iban y cuál era el problema, uno de los hombres le explico que eran emergidos y que un ser con alas les había avisado donde estaban, la jinete se preocupó por Seraphiel, sin embargo conociéndolo se pondría a salvo, cosa que la dejo tranquila, al obtener esta información cabalgó aún más rápido para ponerse al frente de todos, luego de dar una vuelta por el bosque finalmente se toparon con la espalda del ejército enemigo, en ese momento no dudó en empuñar su espada y cortar al primer emergido con el que se topó, el grupo que estaba atacando por la retaguardia llamó la atención gran parte de los emergidos que atacarían por "sorpresa", sin embargo aún había un grupo que seguía avanzando hacia la ciudad.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 17, 2016 7:22 pm

Después de haber llegado a donde Hina se situaba, entablaron una pequeña conversación antes de que el propio Seraphiel llegara a ellos. - Si, es todo un regalo ser acompañado por tu presencia en este viaje. Dudo que algo pueda pasarle a Sindhu, la fuerza de nuestro ducado es inquebrantable. - Dijo muy seguro. Seguidamente llegó Seraphiel, quien tenía la misma cara de descontento que siempre cuando lo ponían bajo el cuidado de alguien. Pese a que sea un laguz garza, no siempre puede estar seguro solo y es una pieza fundamental para Sindhu, sin embargo parecía no estar contento .nunca con ser protegido aunque se tratara de los mejores guardaespaldas que el ducado tenía, el capitán de la guardia real Akio, y su mano derecha, Hina.


Akio se limitó a asentir frente a Seraphiel, las palabras no le salían y prefería no molestar más de lo necesario y hacer lo mejor posible su trabajo. Viajarían a Thracia en Jugdral, Seraphiel tenía algo que hacer allí. - Seraphiel, eres alguien de importancia en Sindhu, solo quiero recordarle que le apreciamos mucho y que es solo por ello por lo que le ponemos bajo nuestra protección ¿Verdad Hina? - Sonrío mientras decía esto ya dirigiéndose al barco. Lo que quiso decir Akio ahí, era que bajo la pesadez de ser acompañado por guardias, se encontraba el amor de los habitantes de Sindhu hacia él.


Para Akio, viajar en el barco era todo un placer, él y su pequeño libro no se despegaron el uno del otro, todos conocían la afición del rubio por la lectura así que tuvo muy pocas molestias en sus tiempos libres en la alta mar. Pasaron pocos días hasta que llegaron a Jugdral, donde preparó a Ixion y bajó del gran barco. Seraphiel se adelantó por los cielos, con lo cual Akio cabalgo hacia donde se dirigía el garza, o por lo menos lo que pudo ver de hacia que dirección iba. Un poco mas tarde, cabalgando junto a Hina, se enteró del por que los jinetes que se habían encontrado iban a toda prisa y la gente andaba alborotada. - Bien, yo iré hacia atrás... Así me aseguraré de que Seraphiel se encuentre a salvo, si no necesitan mi ayuda allí, volveré lo más rápido posible. -  Y así comenzó a cabalgar a toda velocidad hacia donde estaría Seraphiel, allí vería si su hacha también podría ser de ayuda... Pequeños gestos podían hacer que Sindhu se viera como un ducado con mucho honor, así que sin duda, si podría ayudar, lo haría. Llegó a su destino, allí se encontraba Seraphiel junto a un chico de admirable armadura. - Menos mal que le encuentro Seraphiel, sería todo un problema si se metiera en un lío con lo que se formará fuera. -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Seraphiel el Jue Oct 20, 2016 5:47 pm

Realmente no era de por si la presencia de esos dos lo que le molestaba, sino más bien el ser, directamente tratado como un ser débil e incapaz de protegerse de otra forma, teniendo que contar constantemente sobre los demás para ello. Era cierto, no había logrado a tomarle gusto al mar a pesar de haber estado en Durban, pero, al menos podía ir con la seguridad de que no volvería a enfermar tan fácilmente y que, su anímico estado no era más que culpa de sus pensamientos, así de particulares y débiles eran las garzas, motivo por el cual tampoco deseaba que le dieran escolta... ¡Que iba a pasear por Thracia! No a meterse en problemas... Serios... Pero prefirió dejar de lado todo aquello y pasar el resto de viaje en calma, o al menos, esa había sido su intención. Cuando ya estuvieron en la ciudad pero y vio todo el desastre que se estaba formando comenzó a pensar, seriamente, que quizás haber venido con dos poderosos guerreros no había sido tan mal al fin y al cabo... Pero, al mismo tiempo se sintió algo molesto por eso mismo, como si el destino se hubiese encaprichado en demostrarle que ¡Maldita sea! ¡Estaba engañado!

Cuando finalmente escuchó la voz del humano a quién había informado de lo que había visto, parpadeó con cierta sorpresa ante la sinceridad de sus palabras... Ese chico... Ese chico era bien particular, algo bueno las garzas debían de tener, en este caso, la capacidad de notar lo que había realmente en los corazones de la gente y, ese chico castaño en particular, era mucho más... ¿Inocente? ¿Ingenuo?... ¿Cuál era la palabra correcta? Lo que sí supo decir era que su corazón era mucho más claro que el de muchos hombres y eso, en sus ojos logró verlo. Tardó unos segundos en darse cuenta de que estaba diciendo, culpa suya por centrarse en otras cosas y entonces, inclinándose un poco hacia delante, donde estaba el chico, entreabrir sus labios para dejar escapar unas suaves palabras— Es un gusto, Vallum... Mi nombre es Seraphiel, agradezco tu comentario —Volvió a levantarse un poco en el cielo con una suave sonrisa. Su lógica era simple a pesar de todo: aquellos que merecían ser tratados de forma cortés, aunque fuesen humanos, entonces lo haría, a su clara manera— No vine solo, un hombre y una mujer me acompañaron, solo me adelanté... —Miró por encima del hombro, de hecho, ya lograba ver a Akio llegar a caballo— Así que no hay problema... Veré la situación desde el cielo e informaré a tus jinetes...

Otro aleteo bastó para hacerle permanecer en el cielo. Observó a su alrededor con cuidado y, cuando finalmente escuchó la voz de Akio llamar su nombre sonrió de lado— Akio, te estaba esperando. Supongo que Hana tomó la retroguardia ¿Cierto?... —Sí... No era tan mala la idea del humano... De hecho, se viera como se viera había la posibilidad de que les llevaran la delantera a los emergidos a ese paso. Se levantó más en el aire, bajando la mirada a ambos— Iré con Hana y, como propuso el caballero, me llevaré unos jinetes y los guiaré... Akio ¿Podrías quedarte aquí con Vallum y aniquilar a los... Emergidos? —Dudó unos segundos al pronunciar el nombre de aquellos seres por si se hubiese equivocado. Tras sonreír calmadamente a los otros dos observó hacia los jinetes, esperando una orden por parte del que parecía ser su general— Yo estaré bien, no me meteré en problemas —Afirmó con seguridad, lo dijo más que nada para Akio, después de todo, era su deber el protegerlo y ahora la garza se le antojaba moverse siguiendo las estrategias del humano, cosa curiosa, que duda cabía.

Cuando finalmente se aseguró que el grupo de jinetes le seguirían, se levantó aún más en el cielo, solo para poder ver con más claridad el camino que recorrer para no ser vistos. Entrecerrando los ojos logró ver a Hina y el lugar perfecto por el cual pasar sin ser vistos. Entonces bajó, voló más cerca del suelo y los guió entre los árboles del bosque en dirección cierta. Después de todo su raza tenía particular afinidad a la naturaleza y ese bosque tampoco haría su excepción, pues a pesar de no conocerlo, sí sabía que, de cierta forma le 'enseñaría' el camino correcto y no haría si que el sendero fuese más complicado de lo normal. Ejemplo fue que tras unos pocos minutos ya habían salido al otro lado del bosque y, entonces comenzó a volar en dirección a Hina, dejando que los jinetes siguieran con sus órdenes— ¡Hina! Hay que empujarlos hacia el otro lado del bosque... Akio, un general beorc y sus jinetes les tenderán una trampa —Habló una vez por encima de la branded, realmente sin bajar demasiado la mirada a ella, sino siguiendo con la mirada a los emergidos que se movían aparentemente divididos por el terreno, intentando ignorar al mismo tiempo los cuerpos tirados al suelo de aquellos oscuros seres del abismo.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
.

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
4909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Jue Oct 20, 2016 7:17 pm

Le sorprendía aquel laguz alado,la verdad es que nunca había conocido a nadie de aquellas características pero le impresionaba mucho,no sabían muy bien de donde provenían pero les estaban ayudando sin haberles dado nada a cambio,aquella clase de ayuda no se encontraba así como así y el propio chico ya estaba pensando en recompensarlos aunque fuera con una cesta de frutas y verduras y el mayor agradecimiento posible. Esperaba que aquella estrategia que había podido pensar en un momento con aquel joven alado diera resultado,a pesar de haber sido pensado en un momento y de ser una estrategia un poco sencilla. -Es un placer conocerte! Encantado,Seraphiel!

Pronto llegaron los demás,aquellos que el chico garza había dicho que le acompañaban,los dos llevaban mucha prisa y fueron directos cabalgando en sus caballos por lo que el chico se sorprendió un poco parpadeando cuando pasaron de largo,pero Seraphiel pareció darles ordenes,al menos al hombre,ya que la chica no parecía que nadie pudiera domarla,iba muy decidida hacia delante y quedo bastante cómico volvió a mirar a sus propios jinetes para darles las ordenes correspondientes y una vez vio al hombre a caballo realizó un saludo militar muy cómico,levantando el brazo y colocando la mano en su frente estirada mientras sonreía con bastante amplitud. -Muchas gracias por ayudarnos! Vuestra colaboración va a ser crucial,espero que nos lo pasemos todos bien y podamos derrotar a esos malditos emergidos de una vez! Una vez volvió a colocar su mano bien se dio cuenta de que ni se había presentado al chico rubio por lo que asintió un poco rascándose la cabeza. -Por cierto...me llamo Vallum,Escudo de Miletos! Es un placer El entusiasmo del chico y la energía que tenía era muy visible,tanto en sus gestos como en la voz del mismo,por alguna razón parecía estar muy feliz,la razón obviamente era que había conocido a unas personas,que además parecían extranjeros y que iban a ayudarle sin haberlo pedido si quiera,les iba a encantar ver como luchaban.

Volvió la mirada hacia los soldados que se iban a quedar allí con el para hacer de muralla con los emergidos que fueran llegando. -Nosotros debemos quedarnos aquí,no podemos dejar que se hagan con el puerto,seremos una presa y ellos serán como el agua! No vamos a dejar que pase ni uno. algunos de aquellos emergidos que no iban en grupo seguían saliendo,eran emergidos poco formados quizás y muy irregulares,eran fácilmente abatidos por los soldados de Miletos. El chico observó entonces a su alrededor y vio como un cuchillo era disparado directo hacia el,por lo que coloco el escudo por delante,viendo como el agresor,un emergido estaba corriendo hacia el con un nuevo cuchillo en las manos,con su escudo por delante empezó a correr también y lo empujo con el escudo fuerte hacia delante y cuando iba a caer al suelo,aparto el escudo y clavo la lanza en el cuerpo maldito del emergido.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 31, 2016 10:18 am

Hina blandía su espada valientemente, cada espadazo que ejecutaba era un golpe mortal para el emergido que lo recibía, afortunadamente no parecía que fuera a caer ningún soldado aún, se encontraban en una posición ventajosa contra el enemigo, la jinete estaba en duda de si debería o no dar alguna orden al ejército que luchaba junto a ella, no parecía haber ningún hombre de alto rango allí sin embargo eso no querría decir que la escucharían después de todo, era un caballero de otro país -¡Sigamos avanzando, evitemos que lleguen a la ciudad... No será nada fácil pero... Nuestro deber es proteger a los demás.!- Dijo finalmente mientras aumentaba la velocidad con la que avanzaba, cada vez que blandía su arma caían dos emergidos, y si no hacían por ese golpe lo hacían por los de los que venían detrás de Hina.

Escuchó a Seraphiel decir que del otro lado del bosque había una guarnición del ejército que estaría para tenderles una trampa a los emergidos, la jinete suspiro de alivio al saber que a quién custodiaban estaba a salvo y que había otra línea de defensa antes de llegar a la ciudad, sin embargo la cantidad de emergidos que habían seguido avanzando inicialmente era muy grande, quizás les traería problemas afortunadamente, viendo que antes su anterior "orden" los soldados habían reaccionado satisfactoriamente decidió dar una nueva -¡Tendremos que aumentar el paso, hay soldados tendiendo una trampa para los emergidos del otro lado del bosque, sin embargo si no nos damos prisa tendrán problemas!- Nuevamente el ejército aumento el ritmo, haciendo que cada vez más y más emergidos caigan, algunos ni siquiera llegaban a caer por las armas sino que directamente era aplastados por caballos y los demás soldados que le pasaban por encima.

De esta manera al cabo de dos minutos llegaron a ver a los emergidos que aún se dirigían a la ciudad, por lo que aumentaron más el ritmo, los soldados ya estaban cansado, Hina y su compañera también lo estaban, pero sería ese último esfuerzo lo próximos cinco o seis minutos decidirían el destino de aquel pueblo.

Ya se podía ver al ejército que estaba esperando del otro lado del bosque Hina, al ver a Akio sonrió junto a él había un general "ese debe ser Vallum supongo" pensaba mientras avanzaba, otra vez estaba frente a una porción del ejército emergido, pero esta vez con una ventaja muy notoria, los habían encerrado el campo de batalla era un enorme sándwich de emergidos listos para ser devorados.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 01, 2016 9:05 pm

Lo haría sin duda, si Seraphiel se mantenía a salvo, su misión sería ayudar con su hacha a la unidad que ahora pertenecía. - Vuestro rostro parece transmitir estar seguro, general de Miletos. Aún así... ¿Será capaz de seguirme el ritmo en el campo de batalla? - Le dijo sonriendo, añadiendo sutilmente que estaba de acuerdo y que por tanto, les ayudaría. Mantener la linea de defensa era lo que Sindhu mejor sabía hacer sin duda alguna, su ejército estaba planteado para fines totalmente defensivos en opinión de Akio, con lo cual la misión era la misma que en su hogar pero con un ambiente diferente.


Poco pudieron hablar, pues pronto llegó la hora de establecer contacto con los emergidos. Ya eran visibles para nuestros hombres y estos parecían andar con prisa, lo cual significaba que Hina y los demás tenían algo que ver en que hubieran aumentado el ritmo. Tanto era así, que pronto se escucharon también el retumbar de los caballos llegando. - ¿Con que un flanqueo? Supongo que ahora nos toca avanzar y recibirlos ¿Verdad? - Decía mientras se estiraba de brazos, portando su hacha de dos manos. La estrategia era sencilla, pero muy eficaz si el ejército enemigo llegaba a caer en ella, era una trampa terrible para aquellos que se encontraran entre los dos grupos... ¿Hacia donde avanzar? ¿Como dividir nuestras fuerzas? Eran algunas de las preguntas que el que se viera caído en dicha estrategia se debía de realizar. - Espero que esto no dure mucho... Cuanto menos bajas sufran estos chicos, mejor. - Se dijo para si mismo.


Ya estaban a punto de colisionar contra ellos, pronto el resplandeciente sonido del rebotar de las armas y lo desgarradores gritos de aquellos que caían, serían escuchados por el caballero dorado una vez mas. Él odiaba las guerras, pero hay una cosa que la hace inevitable y es que como él mismo pensaba : - "Intenta huir de una guerra y perderás todo cuanto quieres..." - Además,  Akio no lo hacía solo por querer eliminar a dichos seres sin corazón, también habían mas razones como por ejemplo dar a entender la actitud amistosa de Sindhu frente a otros lugares. Realmente los aliados eran necesarios y quien sabe si algún día un amigo que conocieras  ayudando a sus tropas, te ayudaría en otro momento. Había que dejar marcado que también eran buenos "Vecinos" aunque estuvieran en distintos continentes. Akio armado de valor y sed de victoria, comenzaba a sentir la adredalina de entrar pronto en batalla esperando la orden del joven Vallum. En ese momento, él decidió ser un soldado más a su disposición con lo cual sin su orden, no movía ni un dedo, pues el sabría mas que cualquier extranjero como cuidar su hogar y como defenderlo de forma mas efectiva y con menos cantidad de bajas en su fuerza militar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Seraphiel el Vie Nov 04, 2016 4:33 pm

Si tuviera que explicar la situación bajo su forma de verla: una densa y oscura neblina se estaba apoderando del ambiente ante cada muerte enemiga, ante cada cuerpo caído al suelo, ante cada grito, ante cada chocar de armas. Quizás no fuese realmente así, quizás ante ojos ajenos no fuese más que lo normal en una guerra. Pero él era una garza, un ser que queriendo o no era más sensible a ese tipo de cosas. A pesar de que intentó no fijar su mirada en lo que estaba sucediendo abajo, inevitablemente se vio envuelto en la inminente guerra a pequeña escala que se estaba llevando a cabo, hasta el punto en que, en algún momento olvidó cual era su misión. Fue una flecha pasar peligrosamente a su lado que le hizo volver a la realidad. Paró su errático volar y bajó su mirada hacia los arqueros posicionados en algún lugar intermedio, a las afueras del bosque. Chasqueó silenciosamente su lengua y decidió ir con más calma. Bajó hasta ocultarse entre las copas de los árboles. Apoyó una mano sobre una de las ramas altas y observó desde su escondite como los arqueros, quietos a diferencia de los soldados, parecían estar buscándole y finalmente dejaron de apuntar al cielo. Soltó un suspiro y fue bajando hasta tocar tierra con sus pies, plegando sus alas a sus espaldas por costumbre.

Oh, Hina... Hay arqueros... Tengan cuidado, por favor —Un nuevo aleteo le bastó para llegar hasta donde la mujer cabalgaba y apoyar una mano sobre las ajenas, aquellas que estaban sujetando las riendas. Dudaba que su voz, al menos no tan baja al momento, pudiera hacerse oír por todos. Así que prefirió decírselo a la mujer y que ella se ocupara de transmitir la información entre su gente. Con un nuevo, contenido, suspiro se levantó por encima de todos y voló por un lado, cuidando de no llamar la atención de algún enemigo que pudiese, con sus armas, llegar hasta él. Cuando logró pasar todo el campo que quedó entre el grupo de Hina y el de los otros dos, se levantó por encima de ellos, bajando su mirada hacia Akio y Vallum, quienes, aparentemente en la misma situación estaban junto a sus jinetes— ... ¡Akio, Vallum! Se están acercando, Hina y los demás jinetes. Los emergidos... ¡Hay arqueros! —Pronunció, dejando que esta vez, su voz sobrepasara por encima del jaleo principal, competiendo con las armas al chocar o los caballos al avanzar. Dejó que sonara alta y fuerte, con un misterioso echo que se expandió por los alrededores, como si fuese a cantar sin hacerlo.

Pero quizás debería... Quizás la única forma que tenía para ayudar era cantar para ellos. Quizás... Pero no, ante la complicidad de la situación, ante la descomunal cantidad de emergidos que estaban apareciendo, lo único que logró hacer para mitigar un poco su malestar general fue, tras llevar una mano hacia su pecho donde sujetó las blancas prendas que llevaba encima y observar con desdén a los emergidos, cambiar de forma. Su cuerpo, el de un joven varón de largos cabellos dorados y ojos celestes, terminó por tomar su forma animal, una que hacía mucho, quizás demasiados años no volvía a tomar. Su cuerpo, tras iluminarse unos vagos momentos fue cambiando hasta transformarse en una garza, en un pájaro igual de hermoso y de suave plumaje amarillo, entonces, lento pero seguro volvió a moverse por los aires, esta vez hacia las murallas de la ciudad, lugar donde suavemente se posó, cuidadoso de que ningún arquero estuviese cerca.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
.

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
4909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Sáb Nov 05, 2016 1:16 pm

-Claro que podré! No lo dudes,voy a darlo todo por mis compañeros! Manteniendo aquella sonrisa,agarro con fuerza su lanza y su escudo y suspiro un poco mirando hacia el chico asintiendo,no lo conocía mucho pero parecía un hombre bastante fuerte y aguerrido a la par de portar un talante inigualable. El choque era inevitable,ya estaban llegando todos aquellos emergidos que eran espoleados por los valientes jinetes que parecían acabar con muchas de aquellas no-vidas mientras llevaban a los restantes a la trampa que había preparado aquel joven de castaños cabellos.

Antes de poder chocar,el joven vio al laguz alado acercarse y gritarles aquello,avisándoles de lo de los arqueros...aquello podía ser un peligro a tener en cuenta,sería mejor tener cuidado con aquello. -Seraphiel muchas gracias! Ahora que lo sabemos podremos defendernos mejor! Sin duda aquella información era muy útil para el grupo,que empezaron a estar mas atentos y agarraban mejor sus escudos,preparándose por su alguna flecha salía disparada hacia ellos mismos. De nuevo se sorprendió aun mas al ver como se transformaba el laguz,no había visto antes nada tan bonito y curioso,era espectacular!. Volvió la mirada hacia el rubio y sonrió con amplitud de nuevo. -Luchemos por la vida,vamos a sobrevivir y a disfrutar de ella,juro que os compensaré y ayudaré en todo lo que necesitéis,amados visitantes de tierras lejanas,estaré en deuda con vosotros siempre...

Volvió la mirada hacia el frente viendo como ya estaban los emergidos bastante cerca y entonces el joven general levanto su lanza,dando la señal para que se abalanzaran contra aquel grupo de emergidos que recibió por sorpresa el choque de las fuerzas de a pie de Miletos,chocando armas contra armas. El propio chico avanzó en la batalla,pudiendo defenderse de una flecha con su escudo con el cual empujo a un emergido que estaba a su lado enviándolo directo al hacha de aquel chico rubio que iba a caballo,avisandolo antes. Toma ya! Dale! Parecía compenetrarse bastante bien con el jinete en poco tiempo en batalla y es que no quería perder a ninguno de aquellos visitantes,quería conocerlos bien,por eso ayudaba a que estos pudieran derrotar a los emergidos. Otro emergido apareció por el otro lado del general que clavo su lanza rápidamente en el cuello de este antes de que pudiera llegar a el con su espada.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 07, 2016 11:44 am

El flanqueo de ejecutaba correctamente y gracias a la información aportada por el honorable laguz, podían estar más preparados. No faltaba nada para que el impacto entre ambos ejércitos sucediera. —Será todo un placer luchar a vuestro lado— Recalcó Akio mirando por el rabillo del ojo a Vallum.


Ya estaban aquí, era el momento de avanzar. El poderoso sonido del correr de los emergidos y el galopar de los jinetes aliados era intimidante para muchos, pero Akio no era un principiante en esto de la guerra, no era ni la primera ni seguramente su última. Pronto Vallum dio la señal y con esta Akio acompañó a las fuerzas de Miletos hacia la victoria, llegaba a los primeros emergidos y este respondía con tanta ferocidad como su propio caballo, quien aplastaba a aquel que se interpusiese con sus poderosas patas. —¡Aplastadlos! Arremeted con toda vuestra sed de sangre por aquello que queremos proteger— Gritó terriblemente influenciado por el frenesí que la batalla le hacía sentir. Sin esperarlo, el joven general de Miletos empujó un pobre emergido hacia Akio, haciendo que este lo rematara sin problema alguno quitándole al condenado ser literalmente su cabeza del cuerpo con un fuerte movimiento horizontal con su hacha.


Ixion estaba también luchando de forma espectacular, el veterano compañero del caballero de la armadura dorada hoy ejecutaba a muchos emergidos de manera totalmente perfecta. Ojalá fuera así siempre, pues no siempre Ixion hacía el mismo caso a su jinete. Akio, no dudó en abrirse camino siempre teniendo en cuenta la posición de Vallum, él era alguien importante en Miletos, así que también era su deber protegerle de cualquier peligro. De pronto, una flecha fue rápidamente hasta Akio y muy a duras penas la pudo bloquear, poniendo su mano izquierda totalmente cubierta por su armadura, justo delante de su cara, que era el lugar a donde esta se dirigía. —Morirás a mis manos, dichoso arquero.— Dijo molesto por el golpe, que había hecho que casi se deslizara por la silla de su caballo y que por ende, cayera al suelo. Ya casi Akio era capaz de ver fácilmente a la caballería y junto a ellos, a Hina, la mano derecha del capitán de la guardia de Sindhu. Luchar al lado de dicha campeona era un seguro, ella pese a ser alocada en sus formas, es tan feroz como el mismísimo Akio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Seraphiel el Miér Nov 09, 2016 4:32 pm

Y tuvo que desviar la mirada. Ingenuo de él había permanecido observando la lucha, había visto como la cabeza de un emergido salía volando y algo en su interior pareció empezar a quebrarse ¡Oh no! había olvidado lo miserablemente débil que era ante la oscuridad en el ambiente y Akio había empezado a llenarse de sed de sangre, sus ganas de vencer y destruir a los emergidos eran demasiado poderosas ya y, lentamente se vio incapaz de soportarlo ya. Estuvo tentado a gritarle que se calmara, pero a nada serviría. Volvió a extender sus alas y se cambió nuevamente de lugar. Planeó hasta que se colocó detrás de todo el grupo, en una zona algo más libre de cuerpos de emergidos tirados al suelo y ahí, envolviéndose nuevamente en un suave resplandor tomó su forma humana, a parte claro de las claras alas detrás de su espalda. Dudó durante unos segundos, afligido por la horrorosa situación. ¡Pero se había prometido no ser un estorbo! Y a pesar de todo, lo único que podía hacer en aquellos instantes era dar fuerzas. ¿Pero a quién? No a Akio, a pesar de poder sonar caprichoso, estaba resentido por su oscuridad actual. Entonces...

Inspiró, llenando sus pulmones de oxígeno y, cuando sus labios volvieron a abrirse lo que de ellos salieron fue una misteriosa canción, en un idioma casi olvidado, seguramente ajenas a oídos humanos, pero efectiva. Al principio fue suave, un mero tarareo, después, cuando subió de tono fue que la verdad se comenzó a detectar, la magia en el ambiente, la extraña resonancia que tenía en los objetos, en la naturaleza, como si antaño hubieran quedado todos de acuerdo que resonarían a la canción de las garzas, como si respondieran a su canción en echo, uno hermoso y misterioso. ¿A quién diría la magia del Galdr? Rechazando en automático a Akio, todo se centró en Vallum ¿Que estuviese ayudando a un humano? ¿Que no le conociese aún lo suficiente? Su alma al momento le resultó mucho más calmada y dispuesta a escuchar aquellas antiguas palabras que la guardia de Hatari y la testarudez de la garza le impedía permanecer atrás, resguardado y alejado de la batalla, a pesar de que lentamente la situación le debilitara.

Entonces, ante las últimas líneas del Galdr entreabrió sus ojos, fijando su atención al frente, hacia donde se estaba realizando aquella desalmada batalla. ¿Cuál era el sentido de todo aquello? ¿Con qué intención se mataban entre ellos? Para alguien acostumbrado a la paz del bosque, todo aquello careció de sentido. Pero se centró en las últimas palabras, en las últimas notas, en las resonancias finales. No podía permitirse el equivocarse, no podía dejar que todo cayera al final. No ahora.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
.

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
4909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Jue Nov 10, 2016 11:12 am

El chico se sorprendió al ver la energía que tenía aquel hombre y como se dejaba llevar por su propio odio hacia los emergidos,puede que aquello le sirviera para ser aun mas bravo y feroz,pero si se descontrolaba mucho,quizás podría ser un problema para el mismo,puesto que no podría pensar bien en como actuar con cabeza. Su manera de luchar era formidable,era rápido y letal,completamente distinto a el,que era lento y prefería mantener un lugar desde donde poder moverse sin tener que movilizarse demasiado. Pero al menos sus palabras funcionaban para que las tropas se motivarán. -No vamos a dejar que pasen! Seremos un muro! Somos el Escudo de Miletos! Aquellos hombres estaban sintiendo la motivación en sus carnes,luchaban con mas fiereza,pero también se protegían mejor,como había dicho su general,eran la única defensa de Miletos,no podían arriesgarse mucho.

Varios arqueros empezaron a disparar mas flechas hacia Akio,sabían que uno de ellos había logrado desequilibrarlo y si con ello podían conseguir matarlo,lo harían. El joven se percató de que los arqueros se habían fijado en el rubio,seguramente intentarán matar primero a su bestia,para que las tropas emergidas de a pie pudieran acabar con el fácilmente tirado en el suelo. Pudo llegar a tiempo antes de que las flechas impactaran en Akio,coloco su escudo delante dejando que se clavaran en el gran escudo metálico,mientras miraba un momento al otro chico sonriendo. -Menuda forma de luchar que tenéis! No había visto a nadie que diera con tanta fuerza a un emergido. Rió divertido un momento y noto que los emergidos de a pie se acercaban por lo que apartó un momento su escudo rápidamente y clavo su lanza en el pecho de uno de aquellos emergidos,atravesándolo y clavándose en un segundo emergido que estaba detrás. Apartó la lanza y suspiro un poco cansado,el haber tenido que ir hasta Akio para protegerlo le había hecho tener que moverse con rapidez con una armadura tan pesada como la suya.

Se extraño al notar un extraño y misterioso poder en su interior,realmente se iba a mantener ahí defendiendo,mientras descansaba un poco pero de repente sus energías habían vuelto,sentía de nuevo mucha motivación y ganas de seguir peleando. No sabía exactamente de donde provenía,pero era una canción preciosa y llena de sentimiento...entonces comprendió,giró un momento su cabeza y vio a la garza,la cual estaba cantando,sonrió entonces ampliamente y asintió -Así que...eso es lo que hacen las garzas! Genial! Volvía a tener la energía de siempre y aprovecho para empezar a correr hacia delante,con el escudo delante y la lanza en ristre. A su paso había dejado varios emergidos muertos,pero se dirigía directo hacia los arqueros,que no paraban de intentar parar al chico con sus flechas,sin éxito alguno. Al llegar justo enfrente de los arqueros apartó su escudo y realizó un corte horizontal con su lanza derrotando a los arqueros con aquel tajo de su lanza. -Se acabo! ya no daréis mas problemas!
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 10, 2016 12:28 pm

No podrían aguantar mucho más, eso Akio lo sabía. Los emergidos estaban a punto de ser derrotados y así conseguirían la victoria en tierras de aquellos quienes parecían ser nobles y a la par humildes. La fuerza de Miletos era considerable en estos momentos, la moral de los soldados era excepcionalmente alta y todos y cada uno de ellos ponía su granito de arena para asegurar que la acometida fuera llevada con éxito. Más flechas llegaban, Akio fue retrocediendo solo un poco para evitar las tropas de a pie mientras se defendía de alguna que otra flecha cubriendo con su propio brazo su rostro, que es el único sitio donde no había armadura de por medio en estos momentos, aún así cabía la posibilidad de que lo derribaran si las flechas iban dirigidas nuevamente hacia su caballo... Y así fue, pero por suerte, Vallum llegó anteponiendo su escudo a las flechas, protegiendo a Ixion. —Tendrás poca estatura, pero gozas de mayor valentía que cualquier gigante, gracias general ¡Sigamos con la cacería!.— Le dijo al general de Miletos, quien le había hecho las cosas mucho más fáciles en ese momento.


Los efectos del garza eran notables nuevamente en Vallum, a Akio no le extrañaba para nada que los efectos no fuesen los mismos para él, pues conocía al laguz y sabía la razón, la forma de luchar del capitán de la guardia era muy violenta y a menudo tendía a tornar su dorada armadura a un tono rojo carmesí. Miró a Vallum, este parecía impresionado con el poder del canto del garza, pues el mismo lo buscó con sus ojos y seguidamente soltó una frase enérgica. Vallum aprovechó el hálito de vida que Seraphiel le había otorgado, un poder que le había devuelto sus energías y con el aprovechó para correr hacia los arqueros y seguidamente liquidarlos. Akio no se quedó atrás, volvió a la carga avanzando casi hasta llegar a la propia caballería que terminaba el sandwich, corte tras corte, desmembramiento  tras desmembramiento, la sonrisa y los ojos furiosos del caballero además de su amplia estatura lo hacían un hombre temible... Pero pocos sabían el por que... El por qué Akio disfrutaba con esa batalla, por que Akio era capaz de llegar a parecer una bestia sin corazón hecha únicamente con el objetivo de quitar vidas.


Esto era porque realmente, el capitán en cada enfrentamiento emergido trata de redimirse de aquella batalla que tantas muertes a soldados de Sindhu provocaron. Muchos de sus compañeros dieron su vida, por no decir la gran mayoría, seres queridos y respetables también habían muerto y con el tiempo, un gran trauma aquella horrible guerra generó en él, creando un insaciable odio hacia las desalmadas criaturas que una vez le arrebataron todo lo que tenía y que además, quería. Por supuesto, Akio no permitiría que eso volviera a pasarle a nadie mientras él siguiera en pie... Había tomado como decisión, ser la persona que llevara todo el peso de mancharse las manos continuamente por aquellos que la guerra aún no había afectado mentalmente tanto como a él, pues a pesar de su agradable presencia fuera de batalla, dentro de esta se podía apreciar un gran cambio de actitud y puede que hasta de personalidad. En definitiva, cuanto más emergidos matara, menos hombres y mujeres humildes tendrían que sufrir por muertes de seres queridos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Seraphiel el Jue Nov 10, 2016 6:07 pm

Sus labios se sellaron y la misma canción dejó de escucharse a tiempo de ver como al frente los arqueros caían bajo la lanza del General de Miletos. Sonrió de lado y batió con fuerza sus alas para poder levantarse por encima de todas las demás unidades a pie, a pesar de que ya empezaba a sentir sus alas más pesadas de lo usual, pero no era más que una advertencia, que pronto debería de alejarse del lugar si quería permanecer bien. Pero al menos los arqueros habían sido quitados de en medio, los únicos que realmente le resultaban un problema junto a aquellos que manejaran las lanzas, a pesar de que con flechas se le resultaba mucho más complicado de esquivar que las lanzas. También estaba en juego el hecho que se sentía más capaz de esquivar lanzas que flechas, a pesar de que nada de todo aquello le estuviese haciendo realmente mucha gracia. Aún así se atrevió a sobrevolar aquellos que aún estaban luchando a un lado y otro, aniquilando de la misma forma, rápida y certera, a los emergidos quedados.

Desde su altura logró ver como aquellos emergidos aún capaces de luchar y que se encontraban lejos, parecían haber perdido la esperanza de poder vencer a las tropas humanas. Tomando cualquier vía de escape que lograban encontrar, comenzaron a alejarse a toda prisa, unos lográndolo, otros simplemente cayendo en el intento. Pero su intención no fue la de fijar su atención en los emergidos, no en el baño de sangre que se estaba formando, no en las armaduras y las armas de los guerreros que protegían la ciudad y en la tierra manchada de carmín. ¡La naturaleza! ¡Oh cuánto sufriría ella por el derrame de sangre! Cuanto más se acercó al lugar, donde Akio y Vallum luchaban contra los últimos emergidos, más sentía el peso que todo aquello le suponía. Pero ignorándolo, como buena garza terca que era, acabó por sobrevolar a los dos hombres, permaneciendo a una prudente distancia de ellos para no acabar herido. Solo iba a confirmar que iban bien, que se estaban alejando, después seguiría el ejemplo de los inmundos emergidos y retrocedería también.

¡Sigan así! Están empezando a retroceder, están abandonando el campo de batalla… Muchos otros están perdiendo la vida por manos del otro grupo de jinetes… Parece que queda poco... —Pronunció, con voz aún más baja de lo que pretendía, pero suficiente para que los otros dos le escucharan, a pesar de mantenerse alejado de Akio más de la cuenta. Pero simplemente no podía, le recorría un desagradable escalofrío y su vista se nublaba, como si amenazara por cortar toda relación que tuviese con el mundo exterior. Y fue precisamente en uno de aquellos momentos de debilidad que probablemente bajó demasiado, lo suficiente como para que uno de los emergidos cercanos lograra atraparlo por uno de sus tobillos y tirarlo hacia abajo con violencia. Desorientado y sobretodo, carente de fuerzas por causas naturales, acabó abandonando el suelo para caer de espaldas contra el duro suelo manchado de sangre.

Por unos instantes el aire salió brusco de sus pulmones y no logró más que soltar un ligero quejido mientras intentaba recuperarse del golpe. Siquiera fue del todo consciente de que el emergido de grisáceo rostro se había levantado y sujetando su espada en alto parecía querer bajo cualquier circunstancia acabar con la vida de la garza. Sera en cambio no pudo más que sentirse terriblemente asqueado por la situación, el nauseabundo olor a sangre y muerte, mezclado con el metal de las armaduras de los soldados y sobretodo, el extraño sentimiento que de oscuridad que poseían los soldados oscuros no hacían más que desorientar sus sentidos... ¡Y maldita sea esos gritos! ¡A nada servían! Solo estaban siendo terriblemente ruidosos todos y se aguantó las ganas de reprocharles por ello... Claro... Estaban en guerra... ¡Estaban en guerra!
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
.

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
4909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Vallum el Vie Nov 11, 2016 1:16 pm

Normalmente no le gustaba que le comentarán que era pequeño...pero aquel chico lo dijo para que se animará,por lo que sonrió levemente. Cuando le comentaban que era pequeño,solía ser para ridiculizarlo,porque encima que era el general y protector de Miletos era alguien no muy alto y joven por lo que había recibido muchas burlas sobre aquello pero como siempre el chico intentaba anteponer su actitud positiva,aunque en aquellos casos siempre se iba a lo mas negativo,solo en esas situaciones en las que lo ridiculizaban por su estatura. -Debemos tener cuidado,no voy a dejar que ninguno de vosotros muráis en Miletos,no quiero que lo ultimo que veáis sea mi hogar. Rió levemente y de nuevo volvió a la pelea,ya apenas quedaban emergidos y los que quedaban se batían en retirada,aunque muchos de ellos perecían ante la gran fuerza del ejercito de Miletos y el gran apoyo de los extranjeros.

El joven había derrotado a algunos emergidos mas que aun intentaban escapar pero lo que no se imaginaba es que el garza se fuera a acercar tan pronto,cosa que le había extrañado,se había mantenido siempre aunque apoyando,en lugares lejanos a los focos de lucha y parecían afectarle ya que se le notaba al hablar,fue algo de lo que el joven de castaños cabellos se había dado cuenta de aquello. -Seraphiel a sido estupendo! tienes unos poderes muy especiales! No sabía que podías hacer eso. Y es que la garza había conseguido hacer algo que en su vida había visto el joven. Por eso sonreía con amplitud. Después miro a Akio con una sonrisa serena. -Estáis invitados a una buena cena y una habitación digna. Os lo habéis ganado sin duda.

Su alegría duro muy poco,un emergido decidió intentar atacar al garza,el cual no parecía poder ni si quiera defenderse,ahora comprendía el porque se había mantenido siempre tan alejado de los focos de lucha,no podía defenderse,no sabía o no era capaz de hacer daño a nadie. No podía dejar que le hicieran ningún tipo de daño así que giro su mirada hacia Akio y asintió con convicción. El chico no tardó en acercarse hasta aquellos dos y golpeo con el escudo al emergido por un lado,haciendo que este cayera al suelo por el lado. El chico agarro a la garza un momento y lo aparto del emergido. -Akio! Ahora,acaba con el! El chico coloco delicadamente en el suelo mientras lo observaba fijamente. -No te preocupes,todo va a salir bien,ya estas a salvo... No sabía si iba a volver en si o seguiría en aquel estado en el que estaba,pero esperaba que así fuera,pues no quería que ninguno de ellos muriera allí.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1581


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 13, 2016 2:58 pm

No quedaban muchos, poco a poco perecían ante la fuerza de Miletos y la ayuda de Sindhu. Una sorpresa fue la que Akio de llevó, cuando Seraphiel bajó y un emergido lo atrapó, golpeándolo violentamente contra el suelo. Nuevamente por suerte, Vallum apartó las sucias manos del emergido con su escudo de la garza. Akio fue rápidamente hacia donde la garza se situaba, aunque justo cuando llegó, se bajó del caballo y con la orden de Vallum en su cabeza, acabó con la vida del emergido clavando su hacha en el torso de este, prolongando un poco su dolor para seguidamente sacar su hacha y volver a clavarla dando esta vez un tajo mortal al emergido, acabando con su vida.


Corrió de nuevo a donde Seraphiel estaba, deslizándose sin perder tiempo hasta donde él se hallaba, quedando de rodillas junto a Vallum. —¡Seraphiel!— Pronunció con preocupación. —No puedo permitirme perderle en estos momentos, así que mas le vale recuperarse lo mas antes posible, terco laguz.— Le dijo amigable pero con mucha preocupación aún en su rostro. Miró a Vallum, quien había salvado a Seraphiel del emergido pero no dijo ni una palabra. La simple mirada, fue suficiente para hacerle entender al general de Miletos, su gran agradecimiento. Otro de los últimos emergidos se acercaba, los pasos se podían escuchar y Akio rápidamente levantó su cuerpo y cargó contra él, usando una de sus poderosas piernas para derribarlo al suelo y colocarse justo encima de él. El emergido, uno de los únicos que quedaban con valentía, había quedado desarmado aunque no hubiera tenido tiempo de mucho, pues la hoja del hacha de Akio se dejo resbalar rápida por su cuello, provocando la muerte inmediata.


La confrontación ya no era más con un rastro de cuerpos con lanzas clavadas y una tierra de color rojizo en su mayoría. Pero sucedía algo... El chico de pelo dorado, era inundado por sus propias lágrimas, sin gesto alguno en su rostro, este era bastante arrogante por no permitir a sus verdaderos sentimientos salir. Allí, al lado del emergido que hacía unos minutos había matado, estaba de rodillas, llorando como un crío que se quería ver fuerte ante el castigo que le había impuesto su padre, sin gestos ni voces... ¿Por qué brotaban lágrimas ahora de sus ojos? Era confuso, solo lo más profundo del corazón del chico, era capaz de responder aquella pregunta. El deseo de acabar con las guerras, el deseo de exterminar a cada uno de los emergidos, el deseo de que nadie sufriera tanta pérdidas como él las sufrió... Eso, sin duda le quedaba grande. La impotencia sumada a sus tristes recuerdos de batallas pasadas pasaban factura en la mente del capitán. Hoy aquel hombre que era exigente consigo mismo, lloraba tras la terrible visión que dejaba el campo de batalla en el que se situaba, lloraba por no sentirse lleno aún, su extremo odio hacia los emergidos no le dejaba descansar en cada una de las guerras.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Unos viajeros que portan libertad [Priv.Hina,Akio y Seraphiel][Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.