Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Vie Sep 30, 2016 7:38 pm

El primer contacto con Akaneia fue Ragna Ferox, antes que hacer cualquier cosa necesitaría oro, la gente en el norte del país no parecía cargar mucho oro con ella, no rendía robarle a las personas, tendría que robar mucho, además no parecían indefensos por lo que probablemente tendría problemas para robarle a quien sea. Mientras caminaba por el lugar podía notar lo agresivo que eran los vendedores, no había una persona que no posea algún tipo de arma, lo que más se veía por el lugar eran hachas, para la tranquilidad de Kmone no parecía haber ningún mago allí, todo habitante parecía ejercitar arduamente su cuerpo, cosa que era de agrado para el joven ladrón.

Al acercarse a la salida del poblado se encontraba una taberna "Pasaré rápido ignorándola" pensó, ya que no tenía ganas de pelear en ese momento, desafortunadamente al pasar frente al lugar salió un hombre nada sobrio, que le gritó a Kmone -¡HEY TU EL DE PELO BLANCO PELEA!- Evidentemente no tenía idea de lo que hacía, el ladrón se volteó para mirar al hombre era grande y tenía un hacha en sus manos, un peligro total siendo que no estaba en sus cabales, apenas podía mantenerse en pie, al ver a este hombre recordó a su padre, esto provocó que Kmone se llene de ira, corrió hacia el hombre, al estar a un brazo de distancia se agachó y saltando hacia arriba le dio un golpe ascendente en la mandíbula, al recibir el golpe el hombre cayó inconsciente, probablemente si hubiera estado sobrio la pelea no hubiera sido nada fácil, pero ese no era el caso. El ladrón esperaba que la gente lo empiece a atacar, por ser un extranjero, sin embargo, aplaudieron su destreza, efectivamente era un lugar extraño para él pero no le dio importancia y se dispuso a caminar, antes de que pudiera dar el segundo paso un hombre delgado con una espada en la cintura se le acercó y dijo: -Pareces fuerte, tengo un trabajo para ti, la paga será muy buena...Ahora dime, ¿alguna vez cazaste un wyvern?- Kmone negó con la cabeza, estaba extrañado pero parecía un trabajo interesante, el trabajo consistía en robar el wyvern de un jinete que en este momento está entrenando en el ascenso del wyvern, allí había una cascada en la que se solía entrenar, el ladrón primero rechazó el trabajo, ya que podría vencer al jinete, pero transportar un wyvern vivo no era cosa fácil, luego el hombre añadió -No lo harás solo, mandaré ayuda, despues de todo necesito al wyvern vivo.- En ese momento asintió y empezó a caminar hacia el Ascenso del Wyvern que estaba medio día al sur de allí.

El camino hacia la cascada era boscoso ¿realmente hacían medio día para llegar hasta allí? Para Kmone el camino se hizo largo, estaba acostumbrado a andar por caminos, no era común adentrarse en el bosque donde tenía que estar alerta todo el tiempo y mirando por donde pisaba. Finalmente luego de casi un día se veía a lo lejos una cascada y un ¿dragón? No de seguro era un wyvern, pero estaba sin jinete, daba la apariencia de haber alguien debajo de la cascada por la forma en la que el agua fluía en ese momento, en la "entrada" del lugar había dos piedras grandes, que los cubrían completamente, en una de ellas había una soga y una nota debajo de la soga, el joven ladrón se acercó hacia ella, tomó la soga y leyó la nota -Es-Esp-¿Espera?- Miró hacia los costados, no notó nada, luego miró a la cascada y al cielo, ya era de noche pero no entendía el significado de la nota -¿Qué espere qué cosa?- Nuevamente tanteó el lugar pero no encontró nada, juntó la soga y la sujetó a su cinturón, luego se sentó contra la piedra dando la espalda a la cascada -Supongo que debo esperar a que llegue el apoyo.- Dijo, luego de esperar unos minutos empezó a escuchar unos pasos provenientes del sur de su posición, se puso de pie y miró hacia la dirección del ruido, ya que no sabía exactamente qué o quién podría aparecer.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 11, 2016 4:17 pm

La noche había tocado el cielo, haciendo que de a poco el ruido de la ciudad cesara, dando pasó a los sonidos de los animales nocturnos. El albino caminaba a paso lento masticando un pedazo de carne, que estallaba con cada mordida, rompiéndose el cartílago que esta recubría, haciendo que salga un poco más de sangre, desbordándose un poco de los blancos labios del muchacho.
Era curioso, estaba hace unas horas sentado bajo un árbol, escribiendo en un pequeño diario que tenía para documentar sus vivencias, y de repente un hombre había aparecido intentado robarle sus pertenencias. Se arrojó sobre el atacándolo como animal hambriento, recuperando sus cosas,  arrancándole la oreja de paso; antes de darse cuenta ya tenía la oreja entre sus dientes y la estaba masticando insistente.
Su atacante chillo como cerdo en el matadero y huyo con miedo, temiendo que el albino  devorara por completo su carne.
Y como si todo hubiera sido planeado (que seguramente lo era), unos momentos después conoció a un hombre, que andaba de paso, le propuso un interesante y divertido trabajo. Recibió las instrucciones, anotándolas al pie de la letra, y salió en el encuentro de los otros integrantes,  del plan.
Siguió el camino que le habían indicado, viendo a la distancia a una persona que andaba curiociando por ahí, siendo malditamente sospechoso. Lo observo con sus ojos claros, como si se tratara de un pequeño animal, agachándose un poco para escupir un poco de sangre. Patea una piedra al incorporarse, viendo como la otra persona se pone alerta y curioso tira otra más cerca de él. Al ver como reacciona, sonríe interesado lanzando cosas en la dirección contraria de la que lo estaba acosando, apoyando con cuidado sus livianos pies en el pasto hasta que cuando estuvo a 15 metros dejo de hacerlo para que no lo notara.  Sacando despacio su espada y una vez tras el ya con la espada desenvainada la pone en vertical frente al para evitar que el contrario lo partiera en 2 cuando lo asuste.

-¡HOLA! – Dice alto – Soy Dio… tu eres la persona con la que robare… , te estas moviendo muy raro desde hoy… Así que dije es alguien que se ve como si fuera a robar algo.-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Miér Nov 02, 2016 5:55 am

Nada más pisó la tierra del norte del continente de Akaneia, de nuevo vio la diferencia, de nuevo, de las culturas ante las zonas por las que el pelinegro ya había pasado. Era increíble y a la vez intrigante como de un lugar a otro podían cambiar tanto las cosas, y ya no sólo el aspecto del lugar, si no la actitud de las gentes. ¡Eran cambios drásticos!

Y eso mismo pudo descubrirlo mientras caminaba por la ciudad. Esa gente... parecían cargar con la violencia en sus venas, incluso los propios vendedores que en otros lugares eran alegres y vivarachos en busca de clientes allí no lo eran. Un escalofrío recorrió la espalda de Kael ante la presión que sentía por las miradas de la gente. No era miedo, no lo sentía. Era... expectación. Realmente se esperaba que en cualquier momento fueran a atacarle.

Por eso, intentando en la mayor medida evitar problemas y altercados, fue que se dirigió hacia las afueras de la ciudad. Y será mentira decir que se encontraba más cómodo en terreno habitado que en pleno bosque. Muchos de los años que había pasado ya fuera de su 'hogar' habían sido, tras unos encontronazos que le hicieron rehuir, en plena naturaleza. Eso también podía explicar su poco tacto a la hora de tratar con las personas...pero eso es un tema aparte.

Una vez fuera de la ciudad, y procurando apartarse del camino, comenzó a investigar la zona boscosa con agilidad adquirida por la pura experiencia. Pero, otro de los motivos para intentar apartarse del camino fue que sentía ojos clavados en su nuca. La sensación de estar siendo seguido era molesta, mucho. ¡Pero mucho! Y de poder, iba a hacer lo posible para o quitársela de encima o realmente perder de vista a quien le estuviera persiguiendo. Y al parecer, la segunda opción fue la correcta: Le estaban siguiendo. Pero, no lo tuvo a ciencia cierta hasta que su, por irónico que parezca, fiel compañero de viaje que era ese cuervo comenzó a graznar a modo de aviso y con un par de aleteos alzó el vuelo desde su hombro. En ese momento fue cuando Kael se giró rápidamente, alarmado, y estuvo a escasos centímetros de que le rebanaran el cuello si no fuera porque se apartó hacia atrás. La tira que sostenía su capa se rasgó bajo el filo de la espada y cayó con peso al suelo.- ¡Wah...! -y aunque tropezó con una raíz cercana, logró recuperar el equilibrio a tiempo de, por inercia a la autodefensa, propinarle una patada en pleno estómago al atacante al que ni había visto aún la cara.

El hombre soltó un jadeo por el impacto y cayó al suelo en un ataque de tos mientras el pelinegro ya había llevado por costumbre su mano a la empuñadura de la espada, preparado para seguir con aquello de hacer falta y con un brillo decidido en sus orbes por ello, pero lejos de hacerlo, el que tomó en ese momento la iniciativa fue su mascota que se abalanzó en un caos de plumas y garras hacia la cara de aquel hombre que, entre que seguía tosiendo y que ahora tenía que defenderse de un 'pájaro loco', salió huyendo entre gritos y maldiciones. Y así fue como Kael se quedó, con la respiración agitada por la adrenalina que recorría sus venas y con sus dedos aún aferrando con fuerza la empuñadura de la espada que llevaba en su cinto.

- Tienes buenos reflejos, chico -se escuchó de golpe cerca de allí, y al girar el rostro con una amenazante mirada, el pelinegro vio la figura de un hombre acercarse tras saltar un tronco partido.- No me mires de esa forma, yo no pretendo atacarte, si no todo lo contrario. ¿Te interesa un trabajo?-

Y de esa forma fue como, tras una breve pero fructífera charla, Kael acabó metido en ese trabajo de capturar un wyvern y con las indicaciones que recibió pues, el dinero realmente no venía mal como para negarse a cumplirlas, y un largo trayecto hasta que comenzó a escucharse el murmullo de la cascada, fue como escuchó la exclamación de una voz. Parpadeó mientras retiraba una rama que le estorbaba y de un saltito bajó al suelo. ¿Sería esa la zona donde estaba aguardándole sus compañeros de tarea?

Y otra cosa no, pero Kael en la noche pasaba perfectamente desapercibido, y su compañero plumado, más aún. Por eso, en silencio, se fue acercando a la zona donde había percibido la voz y tras salir a la parte más rocosa donde se podía ver ya la cascada, quedó sorprendido por la extraña escena.- Esto... ¿hola? -inquirió más que saludar, dudoso de si se habría confundido o no mientras observaba a los dos albinos con lo que le permitía la poca luz que pudiera haber, siendo él probablemente el menos visible de todos. Y al fondo, el graznido de un cuervo resonó por el lugar... bueno, de su cuervo, realmente.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Miér Nov 09, 2016 8:02 pm

El sonido se había esfumado por unos momentos parecía demasiado extraño, es exactamente lo que él haría si quisiera matar a una persona o por lo menos sorprenderla llevó su mano izquierda hasta la empuñadura de su daga esperando ser atacado, de repente fue sorprendido desde su espalda rápidamente dio un giro, desenvainó su daga y la puso frente a él ya que no era necesario atacar por el momento, la persona que lo sorprendió no parecía ser hostil por ahora.

Escuchó lo que decía el espadachín o ¿espadachina? Se sentía algo nervioso sin embargo estaba molesto por la forma en la que se había presentado entonces no le costó mucho decir unas palabras -No es la mejor manera de hacer amigos ¿sabes? Emmm ¿chica?- Dijo como respuesta esperando que se enojara y dijera que era un chico para tener tranquilidad, en ese instante se escuchó el graznido de un cuervo y otro espadachín o ¿espadachina? Entro a escena definitivamente ese no era su día, ninguno de los dos parecían muy grandes es más, la impresión que tuvo Kmone fue que él era el mayor y probablemente debería comandar la misión -Emmm escucha tú el de las... som-bras... ¿Ta-también viene a ayudar?-.

Lo primero sería cambiar a una posición más amigable en la que pudieran hablar sin embargo no pareciera que tuviera la intención de guardar su espada, Kmone golpeó la espada con su daga hacia un costado y luego pateó la mano del adversario haciendo que esta cayera detrás suyo. [Skill: Desarmar usada]

-Bu... Bueno creo que ahora podemos hablar.- Dijo mientras guardaba su daga y prestaba atención a todo movimiento que hiciera el contrincante para buscar su espada -ejem... Creo que si ponemos en peligro a la persona debajo de la cascada que probablemente es el jinete el wyvern intentará salvarlo y... Si logramos sujetarlo con la soga y llevamos bajo la cascada caerá y podremos domarlo, aunque una vez domado el wyvern el problema será el jinete o quizás antes... Necesitaremos tirar los tres para traer al wyvern... Creo que el trabajo es complicado.- Dijo mientras buscaba alguna solución.

Miró la cuerda, la tomó e hizo un nudo dejando un agujero del tamaño de la cabeza del wyvern o un poco más alto para que cuando tirara para agarrarlo se ajuste -Creo que tendremos solo una oportunidad de capturar el wyvern, a no ser que tengan alguna idea mejor o un arco... Pero debemos llevarlo vivo.- Miro a los otros dos esperando sus opiniones.

Skill: Desarmar:
Desarmar Thief
Una técnica hábil con la cual el ladrón puede, a través de un leve truco de manos, retirar el arma de la mano de otro, sea este un enemigo, NPC u otro personaje jugador. Al hacer que el arma de este caiga al suelo, cuenta con un momento extra o una ventaja.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 09, 2016 11:29 pm

Se inclinó un poco hacia un costado y escupió lo que venía masticando, algo asqueado, por el mal sabor que ya estaba empezando a pegársele, se relamió unos segundos los labios para que su boca no quedara llena de sangre y sonrió a el contrario levemente, quedando aun así con unas manchas rojas.

- Lo siento, es la primera vez que me presento, fuera de lo muy formal- aprieta los labios nervioso – Casi siempre soy yo a quien asustan - lo analiza unos segundos con la mirada, riendo para sí… su vestimenta lo hacía demasiado sospechoso, especialmente la mascara... más que el mismo. Entrecerró los ojos mirándole fijo por el comentario, sintiendo raro, que alguien más que los marineros del puerto de CHON´SIN, lo confundiera con una chica.
Decidió hacer una pequeña broma, e hizo un pequeño gesto delicado, pasándose unas hebras blancas detrás de la oreja. Sabía que su voz era bastante femenina, así que por que no divertirse un poco.

- Ah tú también!- dice señalando a el muchacho de pelo negro, le había parecido verlo, caminando entre los muros descoloridos de la ciudad como una sombra… pero como fue unos momentos no estaba del todo seguro de si la imagen era acertada, pero su memoria visual era muy buena, como para fallar tan vilmente.

Sonrió de costado a el otro albino, al ser desarmado en un momento a otro,  había estado un  sosteniendo la espada en modo de defensa, y se le había olvidado bajar la guardia. Aun así era algo bueno el hecho de poder ver lo que el contrario podía hacer, ya con esa demostración sabía que distancia mantenerle.

Se agacho en el lugar reflexionando unos segundos

- No veo manera de poner a el jinete en peligro, sin que este o el Wyvern se den cuenta mucho antes, seguramente podría olernos… como yo lo veo, sería más efectivo intentar dormir a la bestia y distraer al jinete–
Piensa jalándose un poco el mechón largo de pelo, mientras que con la mano libre se desengancha la cadena que tenía por cinturón- Seguramente al ver a su dueño en peligro se alterara más, y su jinete al oírlo también… así que la mejor opción es separarlos. – se desplaza un poco tomando su espada, para guardarla en el estuche, así no olvidarla, mientras sigue hablando.
-Deberíamos cerrarle primero la boca antes de transportarle… Si su dueño lo monta, ya habremos perdido… creo en el divide y vencerás - Le entrega al contrario la cadena, que era algo gruesa.

– Seguramente la cuerda la partirá, de un mordisco,  o con fuerza, esto le costara más-
Esa cadena se la había regalado un marinero, para que tuviera lo más importante a su cintura, por las manos largas que habían en las grandes ciudades.

- Kuro ¿Qué opinas tú?- Dice refiriéndose a el dueño del ave, poniéndole un pequeño apodo para el rato- Es la hora de la lluvia de ideas… o seguro tu amigo también las tenga… él puede ver las cosas desde más alto-
Ladeo un poco la cabeza mirando pasando los ojos claros en los oscuros del contrario, mirándole de reojo  y luego los deslizo a su cuervo, que parecía ser más expresivo que su compañero. Volvió la mirada al dueño y lo recorrió, como anteriormente había hecho con el albino,  noto la espada, luego la venda que apeas se asomaba. Puede que estuviera lastimado, luego al verlo moverse vería que tal era el grado de esto.

No era por nada en especial que analizaba a los demás, simplemente era una costumbre, al igual que los demás seguro hacían lo mismo con el… aunque era muy transparente, hasta cuando estaba callado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Jue Dic 08, 2016 1:20 pm

Sin duda la escena era... decir peculiar era quedarse corto. Ninguno se conocía entre ellos y, por lo visto, el albino de cabello más corto y revuelto parecía algo tenso, aunque el pelinegro no estaba seguro de que fuera por la presencia de ellos o más bien por la presentación a mano armada que había tenido por parte del espadachín, ya que su aspecto y arma no daba lugar a duda respecto a lo que podía ser.

Y viendo lo más claro posible aquel desarme que el chico con la daga realizó, tampoco tuvo menor duda de lo que podía ser capaz aquel chico, lo cual causó que entrecerrara su mirada con fijeza en busca de un rápido análisis. Lo bueno a su favor teniendo en cuenta que su 'presa' sería un wyvern... era que los tres parecían tener una gran evasión y agilidad como para poder permitirse ser alguno el cebo y el resto quien se encargaran de atraparlo.

Al menos, esa fue la idea principal de Kael, mas un leve parpadeo de desconcierto apareció cuando escuchó el apodo dirigido a su persona. Kuro?- Sí, me indicaron venir hasta aquí para ayudar... -pronunció lo suficiente alto como para hacerse oír, y, su voz no era para nada similar a la de una mujer, si no quizás demasiado grave, por lo que, aunque tenía sus dudas también respecto al aspecto del otro espadachín, él no era alguien que, tras oírle hablar, pudiera dar confusión a su género. Y, avanzando hacia ambas figuras y, así, abandonando las sombras que le ocultaban, también pudo verlos más de cerca, sonriendo levemente en un intento de romper con la posible tensión que pudiera haber.- En cuanto a las ideas... Creo que es acertado buscar separarlos aunque, en algún momento, alguno de nosotros deberá ser el cebo que llame su atención. Porque la otra opción... -y tras girar su rostro, pudo escuchar el suave aleteo amortiguado de su compañero plumado que, en ese momento, pasó a posarse en su hombro izquierdo, lo que causó que el pelinegro alzara su mano vendada para acariciar el emplumado pecho del cuervo.- Es que él sea el encargado de distraer al jinete y alejarlo. No me gustaría que sufriera ningún daño, pero él podría distraer al jinete... de esa manera, los tres podríamos estar dispuestos a atrapar al wyvern. No es seguro, pero puede ser una posibilidad -y, fijando su mirada primero en el rostro de uno de los albinos y después en el del otro, esperó a ver qué les parecía la idea. Porque, ese trabajo pintaba se viera como se viera, arriesgado.- Si no, podría ser al revés aunque... veo difícil que un wyvern pueda sentirse mosqueado por un pequeño cuervo. Pero... podría ser factible hacerle caer en una trampa -y miró a su alrededor unos instantes, sin ser capaz de vislumbrar nada nítido pero recordando el paisaje.- Las zonas rocosas pueden ofrecer partes donde poder poner la soga y la cadena... Tal vez... si ponemos la soga a modo de trampa y logramos atrapar una de las patas del wyvern, con un tirón seco pueda desestabilizarse. Y en el momento justo, se atraparía con la cadena para evitar que alzara el vuelo aprovechando el factor sorpresa... Pero, es solo una idea -y con esas últimas palabras, sonrió levemente mientras se pasaba su mano derecha, aquella libre de las vendas, por su nuca, rascándola un poco en un quizás inquieto gesto. Fuera como fuera, la cosa estaba complicada.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Sáb Dic 17, 2016 3:31 am

Kmone estaba aún algo nervioso pero era trabajo y tenía que aceptar como eran las cosas, poco a poco mientras los escuchaba se calmaba, el que tenía el cuervo en el hombro parecía un hombre por la voz que tenía sin embargo aún le incomodaba la presencia de la espadachina que lo atacó primero, su voz era bastante femenina y por su cuerpo no se podría saber fácilmente si era hombre o mujer cosa que en el momento al ladrón, le parecía más mujer que hombre.

Se dispuso a escucharlos atentamente, primero habló la persona albina quien le entregó una cadena la cual duraría más al momento de luchar contra el wyvern porque era verdad que la cuerda se cortaría fácilmente con un mordisco, por otro lado tenían la desventaja de que si la bestia los olía e identificaba como hostiles para con su amo estarían perdidos, su plan era quizás mejor que el de Kmone pero aún había un problema bastante grande, cómo harían para cerrarle la boca al wyvern o atraparlo por más trampas y bien pensado este el plan que usarían sería muy difícil ejecutarlo, el ladrón se llevó la mano a la cabeza y empezó a revolverse el pelo.

Luego empezó a hablar el espadachín, después de las ideas había algo que no podía negarse, eso era el hecho de que necesitaban un cebo, por más que le aterrara la idea al ladrón debía ser él ya que juzgando el físico de los otros dos el era el más rápido además que ellos por portar espadas podrían hacer más daño en la batalla por lo que sería un desperdicio mandarlos como carnada. Era buena la idea de no solo tener una carnada para el jinete sino también para el wyvern aunque eso significara arriesgar al cuervo, de todos modos no era algo que debería importarle a Kmone después de todo no tenía ninguna relación con el cuervo o con el chico -Lo del cuervo es buena idea, a partir de allí con el wyvern distraído puedo distraer al jinete pero no por mucho tiempo, en el momento que se acerque hasta mi estaré perdido... Solo... Solo podré esquivar esperando que no me golpee y genere una herida grave, analizando un poco todo puedo proponer que el cuervo distraiga al wyvern para yo poder distraer al jinete mientras uno de ustedes dos me respalda para dejar al jinete fuera de combate, el otro tendría la tarea de domar al wyvern y aguantar hasta que los dos que atacamos al jinete lo podamos ayudar, puedo moverme sin ser escuchado o visto pero el olor es algo que me delataría por eso necesito al wyvern distraído.- Llevó hacia adelante la soga y a cadena hacia delante esperando que la agarre el que se crea capaz de cumplir con la tarea. -Quien piense que tenga más fuerza tome la soga, el otro me gustaría que me respaldase... Todo esto claro si están de acuerdo con lo que dije, estoy abierto a ideas que nos eviten perder la vida, o si no... Algo mejor... Uno de ustedes debe generarle una herida al wyvern cuando venga hacia su amo así será más fácil, aunque la piel de la bestia debe ser dura creo que es un riesgo que debemos tomar, yo lo haría pero con mi daga no lo veo posible.- Dejó de lado el hecho de preparar una trampa simplemente porque el terreno tendría que prestarse exactamente para poder hacerla y no esperaba tener el tiempo para prepararla, a medida que se iban aportando ideas los planes se hacían más elaborados, ahora solo quedaba esperar que los otros dos eligieran seguir con el plan del ladrón o seguir planificando, cosa que sería aún más complejo probablemente.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Mar Mar 07, 2017 9:11 pm

Claro, aquello ya ni por querer hacer un buen trabajo, era más por el puro hecho de no perder la vida o algún miembro en el proceso. Debían de asegurarse que hubiera un buen plan para salir ilesos de aquel arriesgado trabajo. Por eso, cuando el ladrón comenzó a comentar qué era lo que le parecía al respecto, se cruzó de brazos con un ligero suspiro de resignación. Sin duda... alguien debía de distraerlos, separar al jinete de su wyvern y viceversa. Por eso...

- Bien. Yo iré en ese caso con el wyvern... Es arriesgado, pero ya que se encargará Gladr de distraer a la bestia, es mejor que ande yo también cerca, y...-Pero cuando iba a seguir argumentando el porqué de su decisión, también fue cuando se dio cuenta que, un ruido sordo sonaba. Lento, y pesado. Como un latido... Pum... Pum pum... Pum... ¿Qué diablos era eso? Parpadeó un par de veces, callando abruptamente cuando ese latir pareció acercarse más y... También fue cuando decidió inspeccionar a su alrededor.

Nada. Nada excepto que... Y al alzar la mirada al cielo, en dirección a aquella cascada, fue donde vio la enorme figura del wyvern, aleteando con fuerza en buscar de ganar más altura y libertad de movimientos con ellos. Y la fiera mirada de aquel monstruo escamoso pudo captarla el branded a pesar de la distancia, haciendo que un frío estremecimiento cruzara su espalda. Ay no...- Oh, maldita sea... -murmuró en bajo con una sonrisa nerviosa, inquieta, casi incrédula. ¿Cómo podía ser que tuvieran tan mala suerte de que esa bestia se hubiera despertado y alzara el vuelo? Pero claro, la idea de alzar la voz no, aún albergaba la esperanza de no haber sido detectados por la vista u olfato del wyvern.

- Tenemos que escon... ¿Ah? -Y si ya creía que iban a acabar allí todos los problemas de aquel grupo de, cada vez más, kamikazes visto lo visto, se sorprendió al comprobar que sí, podía empeorar aún: ¿Y ahora dónde se había metido aquella figura blanca que se suponía que era su compañero de trabajo? ¡Ni que le hubiera leído el pensamiento! Sí que había salido pitando. Pero... Eso solo hizo que aumentar más ese pensamiento primitivo de salir pitando de allí ya. Desaparecer del foco de atención del wyvern. De moverse ya mismo. Y eso comenzó a hacer, pero a pasos lentos, retrocediendo.- Tenemos que escondernos... Si no nos detecta, aún podemos tener el efecto sorpresa a nuestro favor...-Musitó y, esperó fervientemente que hubiera sido capaz de escucharle aquel chico que quedaba. Y también que, el loco de su ser plumado que tenía en su hombro no le diera por preparar alguna como salir también huyendo y dejar el indicativo de cuervo por el de gallina.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Jue Mar 23, 2017 3:12 pm

Kmone ladeó la cabeza al escuchar a Kael, era la primera vez que escuchaba la palabra "galdr" o ¿era una expresión? Y ¿cómo calmaría a la bestia? Quizás simplemente eran una tecnica que se usaba con animales en otros lugares, después de todo de alguna manera debía hacer que el cuervo le hiciera caso pero, ¿qué era el "galdr" de calmar a la bestia? -¿Galdr?- Murmuró Kmone.

El ladrón empezó a escuchar un ruido extraño, de pronto ese ruido se detuvo y al ver que Kael levantaba la cabeza también lo hizo, luego de ver al wyvern aletear soltó un pequeño bufido y empezó a preguntarse ¿por qué esa persona quería un wyvern? Pero no importaba mucho realmente, la suma que le habían ofrecido era generosa sin embargo debía admitir que el trabajo se les estaba por hacer difícil, muy difícil.

-Mierda... Espero que tu gald... Galdr ¿no? Sea efectivo y no terminemos siendo comida de dragón.- Kmone dio un paso hacia el costado empezando a meterse entre las plantas. -Me acercaré al jinete, intentaré no ser detectado y... De alguna manera lo apresaré. Si termina llamando al wyvern... Mejor que hagas tu magia para calmarlo ¿entendido? ¡AH! Si tu Galdr resulta ser magia de verdad... Te voy a atacar y matar... Bueno... Eso...- Lo había dicho con tranquilidad, como su fuera algo normal aunque sería la primera vez que veía un mago con espada y, si bien el ladrón podría intentar asesinarlo lo respetaba porque se había tomado el trabajo de fortalecer su cuerpo.

Kmone en pocos segundos se metió entre las plantas y dejó de hacer ruido, de esa manera se acercaba lentamente hacia uno de los costados del jinete. Definitivamente había elegido un trabajo difícil, el frio no se lo ponía fácil, tenía que contenerse de temblar y tiritar, el cuerpo de Kmone estaba helado. Sería fácil estar en un lugar cálido acostado en una cama, o bueno, quizás la cama era demasiado, pero de todos modos con estar en un lugar cálido era suficiente. Lo único que impulsaba al ladrón en ese momento era sus ansias de venganza.

Finalmente llegó a una distancia no corta pero si en línea recta, escondido entre el terreno boscoso y observando al jinete, lo esperaba paciente como un gato que observa a su presa esperando el momento indicado para atacar.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Miér Abr 19, 2017 5:55 pm

-¿Eh? -¿Qué era lo que acababa de decirle aquel chico? ¿Cómo que ser efectivo? ¿El qué? ¡Él estaba todo el tiempo hablando de aquel compañero plumado que tenía consigo! Gladr era el nombre que le había puesto a aquel oscuro cuervo, y sí, era con quien pretendía distraer a aquel gigantesco ser escamoso que los sobrevolaba en aquellos momentos. Claro... si el cuervo se dignaba a hacerle caso y se atrevía a acercarse a la bestia.

Aun así se obligó a cubrir su boca con sus manos cuando se percató de que había soltado esa exclamación en voz alta, maldiciendo para sus adentros la situación entera. Ay... ¿cómo había acabado así? - ...Espera... no, no...- Pero no tuvo tiempo de llamar la atención de aquel albino, ya que pudo apreciar como desaparecía entre el follaje de aquella zona. Perfecto, ahora encima tenía el riesgo de que un wyvern le arrancara la cabeza de un mordisco y encima era amenazado de muerte por el que se suponía que era su apoyo en aquel trabajo. Perfecto, oye, el mejor panorama posible y por haber. Y con una sonrisa inquieta por no saber cómo reaccionar ante aquello, ya que el caer en el pánico no era una opción, fue que siguió retrocediendo.

Pero la suerte no mejoraba si no que iba en picado a la desgracia, pues aquel pobre animal plumado debió de percibir la inquietud de su amo y, con un graznido alzó el vuelo con un jaleo considerable. Y el pobre espadachín no pudo más que frotarse suavemente su frente con una de sus manos, sintiendo como un inquieto tic acudía a su ceja ante aquello. Ya está, ese era su fin, ser destrozado por un wyvern.

Pero, aquel monstruoso coloso pareció prestar atención al cuervo que se alejaba rápidamente de aquel panorama y, Kael pudo observar cómo dirigía también su vuelo hacia la pequeña figura oscura del cuervo. Parpadeó varias veces, sin estar seguro de que eso fuera o no malo. Y eso, también pareció alarmar al jinete que comenzó a llamar a su montura sin parecer recibir una respuesta con aquello. Y entonces, la locura se le ocurrió al espadachín de oscuras prendas. Comenzó a correr en dirección al jinete y se detuvo a unos metros lejos de él. Y entonces...- ¡Ayuda! Ese pájaro... ¡llevaba una importante carta con él! ¡Por favor! ¿Tú eres el jinete de ese wyvern?-Y mirando fijamente al hombre con verdadera preocupación que sentía, ya que... para Kael, perder a Gladr era similar a perder a un familiar. Había sido el único que había estado con él en su encierro... y una vez libre, su único compañero...- Por favor... necesito alcanzar a ese pájaro...-

Ingenuamente pensaba que, si distraía al jinete y lograba hacer que le creyera... podría atraer al wyvern, no sería una amenaza y... aunque fuera, lograrían salir de allí vivos, ya fuera con o sin el wyvern. Su prioridad en ese momento era más la supervivencia que el acabar aquel trabajo.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Miér Mayo 10, 2017 3:25 pm

Kmone miraba extrañado al espadachín intentando comprender por qué no cantaba el galdr que iba a calmar al wyvern ¿o al jinete? A decir verdad era algo demasiado complicado, esperaba poder entenderlo una vez que el joven cantara pero no fue el caso. ¿Por qué no usaba sus poderes para calmar toda la situación? Solo estaba logrando que el jinete llamara a su wyvern algo alarmado y, siendo de Ragna Ferox no dudaba de que podría haberlos fijado como enemigos.

Ya cansado de esperar, el albino empezó a correr a gran velocidad hacia el jinete quién ya tenía en su mano su hacha, parecía listo para luchar aunque era difícil reconocer contra quién. Kmone sacó una de sus dagas la tomó del filo con tres dedos (índice, pulgar y corazón), luego llevó su brazo hacia atrás y lanzó la daga directamente hacia el arma ajena al mismo tiempo que preparaba otra con su mano libre y la lanzaba hacia el jinete seguida de la primera. La primera daga impactó en la empuñadura del gran hacha que poseía el hombre haciendo que esta cayera al suelo junto a él, la segunda se clavó en su brazo derecho aunque sin hacer mucho daño ya que los músculos del enemigo fueron suficientes para frenarla.

-¿Qué haces? Canta de una maldita vez o acaso ¿nos quieres poner en peligro?- Kmone miró hacia el wyvern que ahora estaba volando directamente hacia ellos, sin darle demasiada importancia al pájaro, tomó otra daga pero el miedo ya lo había invadido, ¿qué haría un simple humano contra un escamoso wyvern? Nada, era imposible perforar las escamas con una daga y un poco de fuerza, el albino flexionó las piernas preparándose para saltar hacia un lado. -¡Maldito espadachín! ¡Canta de una puta vez!- Dijo con desesperación mientras saltaba hacia el costado y al caer hacia un roll en el suelo para volver a pararse con facilidad.

Ya no tenía tiempo de esperar a que su compañero cante, evidentemente no pensaba hacerlo, era lo que tenían todos los magos en común disfrutaban de ver sufrir a otro. La bestia tenía los ojos posados en Kmone una vez más dispuesto a atacar, el ladrón empezó a meterse en el bosque aunque era prácticamente inútil porque todavía era demasiado ancho como para esconderse, de no ser porque el jinete llamó a su compañero, probablemente la cabeza del albino ya estaría dentro de las fauces del wyvern. Kmone se acercó al espadachín una vez más y dijo: -Cuando terminemos este trabajo espero no volver a verte jamás maldito mago.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Lun Jun 26, 2017 6:51 am

Una cosa estaba asegurada: había sorprendido al jinete. De alguna forma, su plan había surtido efecto, la sorpresa se la había llevado. Pero no pudo alegrarse mucho de su 'hazaña' ya que, aquel que era su 'compañero laboral' no parecía por la labor de mantenerse calmado. Aunque tampoco lo culpaba... tenían unas fauces cada vez más cercanas dispuestas a destrozarlos como palitos bajo las fuertes patas de una bestia. Y por esa misma amenaza a su vida era por lo que el branded había reaccionado así, haciendo esa locura de acercarse al jinete con esa estúpida farsa.

Pero ese chico.. ¿qué diablos seguía diciendo? ¡¿Qué hablaba de cantar?! ¿Le seguía creyendo un mago? En un visto y no visto, el jinete fue desarmado y herido por las precisas dagas del asesino, mas no fue suficiente para aquello. Y ya no solo el albino parecía haber perdido su calma chillándole, el espadachín también la perdió ante la inminente amenaza del wyvern. -¿Cómo diablos piensas que querría ponerme en peligro? ¡Eres tú quien ha sacado todo de contexto! -Exclamó exasperado el branded, desenvainando su espada al ver moverse al jinete. - ¡Yo no sé cantar nada, idiota! ¡Gladr es el nombre del cuervo! -

El jinete tenía que estar pensando que qué clase de retrasados mentales le estaban atacando con esa conversación. Fijo que pensaría eso. Pero Kael no iba a perder ya más el tiempo. La cuestión ya era sobrevivir, el trabajo daba lo mismo:salió corriendo también al interior del bosque, acongojado ante la idea de la enorme bestia que los perseguía y que, gracias a la llamada del jinete ya no tenían peligrando sus cabezas. Y ante las palabras del albino, entrecerró su mirada con palpable molestia, señalándole:- A mi no me culpes de tus errores, yo nunca dije que fuera a usar magia. Si tú solito te sugestionas, no es cosa mía -

- Y ahora... ¡Corre! -Y salió corriendo, a la mierda el trabajo y el dinero y todo. Vivir era mejor, sí. ¡Vivir era lo mejor!
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Miér Jul 12, 2017 2:17 pm

Kmone terminó de perder la compostura cuando escuchó al espadachín hablar. ¿Qué clase de idiota le ponía a un animal de la misma forma que un tipo de magia? El ladrón lo tomó del cuello ignorando por un momento al jinete y su wyvern. -¿En serio? ¿Ahora me lo venís a decir?- Apretó los dientes y abrió la boca para volver a hablar cuando vio a lo lejos unos ojos rojos que se acercaban a gran velocidad, volteó para mirar hacia el jinete de wyvern que se estaba montando en su compañero. -Mierda... Emergidos... Justo ahora...- Empezó a mirar hacia todos lados buscando el mejor lugar para huir pero no importaba a donde mirase, había emergidos por todos lados excepto por donde estaba el wyvern volando, la única vía de escape libre aparente era la cascada.

Kmone soltó al espadachín empujándolo un poco y empezó a correr hacia donde antes estaba el jinete. -¡Ven! Si aparecen más emergidos necesitaré tu ayuda.- De la nada cuando Kmone estaba llegando a la cascada una lluvia de flechas fue lanzada hacia el jinete aunque no parecía haberle impactado, todas las flechas terminaron en el suelo muy cerca de la posición de Kmone quién, luego de la primera flecha que cayó frente a él dio un paso para atrás.

Una vez las flechas dejaron de caer, el ladrón continuó corriendo hacia adelante. Pudo llegar debajo de la cascada antes de la siguiente tanda de flechazos pero, del otro lado había una delgada línea de emergidos que les estaban cortando el paso. -Que demonios...- Sacó dos dagas de su cintura tomando una con cada mano. -He luchado contra emergidos pero jamás vi una concentración tan grande...- Kmone dio un paso atrás y se volteó para saber si el espadachín lo había seguido o había huido hacia otro lado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Dom Ago 27, 2017 9:47 am

Y obviamente, las circunstancias no ayudaban a que el marcado contuviera la compostura en ese momento, al ser agarrado de aquella brusca manera. Soltó una pequeña exclamación de sorpresa y absoluto desagrado por las posteriores palabras de aquel tipo. Encima... se atrevía a... - Pero si has sido tú el zopenco que no ha querido escucharme... - Le espetó con desdén mientras sentía como su mandíbula se tensaba ante la ofuscación que estaba sintiendo. ¡Pero sería mentecato aquel tipo...! Mas no tardó en parpadear al percibir algo que antes no estaba allí, y ya no era el peligro del wyvern ni el de su jinete, si no algo más peligroso dadas sus acciones. Eso eran... - Ah... lo que faltaba... - Se quejó, exasperado mientras se intentaba zafar del agarre, aunque pronto fue soltado y empujado, para desagrado pero comprensión del asunto.

Tenía razón, no sería bueno en ese caso separarse por puros motivos de supervivencia... Ninguno de los dos sobreviviría solos contra aquella horda de enemigos grises. Por eso es que le siguió, comprendiendo rápido la astuta huida por parte de aquel albino al dirigirse directamente hacia la cascada. Pero, abruptamente junto al otro necesitó detenerse cuando el silbido agudo de las flechas bañó el ambiente solo roto por el sonido del agua al caer de la cascada. Retrocedió un par de pasos en cuanto la primera flecha llegó a clavarse en el suelo. - Oye, no debe... - Fue a sugerir no seguir por esa zona, por el simple hecho de que, si tantas flechas estaban siendo lanzadas, significaba que la multitud de emergidos no era nada pequeña y, por ende, podría toparse más aunque cruzaran por debajo de la cascada. Pero al verle avanzar, acabó por resoplar, airado, y seguirle. Ya que... aunque fuera hacia otro lado, realmente nada le aseguraba que pudiera librarse... Y bueno, la idea de dejarlo tirado allí también le resultaba algo rastrera, a pesar de cómo se estaba comportando.

Se detuvo al ver que, sus suposiciones eran verdaderas y, con un ligero suspiro de resignación aferró con más insistencia el mango de su espada, preparado para la batalla a pesar de la estrechez del sitio. - Sin duda... ¿qué será lo que los habrá atraído hasta aquí de esa forma? - Inquirió en bajo. Pero al ver como dos de aquellos soldados grises avanzaban sin temor al camino creado bajo la cascada, se alarmó. - Mierda... ya vienen - Musitó, exasperado, pero sin tardar demasiado en reaccionar y defenderse del ataque de uno de los soldados que portaba una hacha. Se apartó lo que le permitió el estrecho pasaje y sin que la fuerza del agua de la cascada lograba tirarle, aprovechó eso para darle una buena patada al emergido que, en contacto con la brutal fuerza del agua, cayó a la misma.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Miér Sep 06, 2017 10:09 pm

A Kmone le parecía increíble la capacidad que tenía aquel espadachín de gastar saliva en una situación como aquella, tranquilamente ese podría ser el fin de sus vidas, ni siquiera un ejército ganaría fácilmente una batalla como aquella, cuando los emergidos finalmente se acercaron a donde estaban Kael y Kmone se vio la cantidad, eran muchos y ellos dos eran demasiado pocos.

El ladrón miró hacia todos lados buscando una salida, la única posible era tirarse al agua pero debían sacarse varios emergidos de encima para hacerlo y era probable que los persiguieran. Kmone continuó buscando una solución, fueron unos segundos eternos, todo parecía perdido excepto por una minúscula posibilidad de vivir, los emergidos de ambos lados que rodeaban al espadachín y al ladrón tenían una peculiaridad, unos portaban la bandera de Ragna Ferox y otros la de un país que todavía Kmone no había conocido, esos emergidos no estaban ahí para atacarlos a ellos, estaban ahí para luchar entre sí y claro gracias a la magnífica idea del albino estaban literalmente en el medio de la confrontación, Kmone esquivó algunos ataques de los emergidos que al final terminaron peleándose entre ellos en lugar de continuar atacando a Kmone. -Escucha Galdr.- Si era el nombre del cuervo pero no importa, si podía molestar por lo menos un poco a Kael lo haría. -Los emergidos están para luchar entre ellos, estamos en medio de la pelea, si nos tiramos al agua probablemente vivamos, eso claro si es que no caemos contra unas rocas y nuestra vida se acaba ahí.- Kmone suspiró. -Como sea… Creo que es la única opción que tenemos y no hay tiempo para pensar mucho más.-

Kmone empezó a correr hacia donde caía el agua, chocó algunos emergidos empujándolos hacia los costados para abrirse paso para llegar al borde y saltar, una flecha le rozó el brazo pero no le hizo una herida importante, todavía estaba el tema de la caída, por la cascada el agua caía con fuerza, si había rocas o algo debajo tendría una muerte segura.

El primer contacto que tuvo con el agua Kmone fue a través de sus brazos, el golpe provocó algo de picor en su piel pero afortunadamente no había chocado contra nada sólido. El albino nadó hacia el frente para poder salir del lugar donde podría llegar a caer el espadachín, luego de nadar unos metros salió a la superficie y tosió varias veces. Al levantar la mirada que estaba en el suelo vio emergidos marchando hacia la zona de donde había escapado recientemente, efectivamente los emergidos estaban luchando entre sí, si bien su trabajo había sido arruinado debía admitir que era una suerte seguir con vida.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kael el Jue Sep 07, 2017 8:40 am

Sin duda... no tardó demasiado en percatarse de que algo no funcionaba bien con todo aquello. Ya desde la perspectiva de que, NADA de eso iba bien, claro. Pero aparte de ese matiz a tener muy presente... Es que aquellos soldados de apariencia grisácea, no parecían en sí interesados en los dos 'compañeros de trabajo', si no que... ¿los veían como un obstáculo? ¿Cuál era realmente la intención de aquellos emergidos respecto a su situación?

Eso le olía a cuerno quemado... No era normal. Esquivó el nuevo embiste de un soldado y, desvió su espada a un lado al defenderse con su propia arma, apartándose a un lado lo que le permitió el espacio. Y, haciendo clara referencia a lo que estaba pensando el marcado en ese momento, pudo ver como aquel emergido no sólo le ignoraba, si no que se lanzaba a luchar contra los otros emergidos que estaban al otro lado de aquel pasaje. Parpadeó, desconcertado por ser repentinamente ignorado y comprender la verdad en todo aquello, confirmada poco después con la teoría que expuso el albino. Pero...

Eh eh eh, un momento. ¿Tirarse de cabeza a la cascada? Casi por inercia fue que miró hacia la fuerte caída de agua y, tragó saliva ante la perspectiva de tener que dejar su cuerpo a merced de tal furia de la naturaleza y, pretender salir indemne de todo aquello. Y dejando de lado que le acababa de llamar como su cuervo; que a todo esto... ¿dónde andaba ese piltrafa?; y que, como era debido, acudió un ligero tic por la referencia y recordar que parte de la movida había empezado por culpa de ese nombre, no tardó en concluir que debían largarse de allí. Tenía razón, no se la negaría: tiempo para pensar no tenían mucho.

Un silbante sonido pasó cerca de su cuerpo, y a punto estuvo de darle en el hombro el filo de la espada de uno de aquellos emergidos, pero solo logró traspasar las oscuras prendas que cubrían su brazo y, con un sonoro crujido de la tela al ser desgarrada, el espadachín se quitó de allí y comenzó también a correr, intentando esquivar en la medida de lo posible a todos aquellos soldados que parecían trastabillar por culpa de los empujones del albino y, lograr llegar al borde de la piedra que marcaba ya el inicio de la cascada. Y nada más percibió con su mirada que el cuerpo del albino colisionó contra el agua, fue cuando se apresuró también a lanzarse. "...Por todo lo que pueda estar ahí arriba... ¡Que no me coma ninguna piedra en el camino...!"

Sus ojos se cerraron, no queriendo ver ni de lejos la caída una vez sus pies ya no tocaron tierra y con el ruido de la batalla de fondo llegando a sus oídos, enturbiándose al instante en el que el agua golpeó su cuerpo y lo llevó irremediablemente hacia abajo, a lo más profundo del agua. Jadeó, sintió como por el impacto contra el agua el aire se escapaba de sus pulmones y como su pie reaccionaba al golpe causando una leve urticaria. Pero aferrando con fuerza su espada para no perderla en el acuoso medio, salió a la superficie tosiendo y sin ser capaz de ver mucho al momento por culpa de los oscuros cabellos de su flequillo.

¡Estaba vivo! ¡No se había llevado ningún golpe! ¡Milagro! Echó para atrás como pudo su empapado cabello con su mano libre mientras intentaba a duras penas mantenerse a flote en la inestable agua y con el peso extra de sus ropas y de la espada, y como el otro, alzó su mirada hacia aquel pasaje donde ahora los emergidos estaban en plena batalla entre ellos. - V...vaya... Acertaste... - Logró decir, aun algo desorientado por aquella caída y respirando agitadamente en busca de recuperar el aliento. Sin duda... El mayor logro de todo aquello, era que habían logrado salir con vida. Y por eso, con clara intención de no seguir más allí, volteó su rostro para buscar la orilla más cercana a la que dirigirse y, nadando como podía, lograr salir del agua, enfundando su arma con un resignado suspiro y escurriendo sus ropas para intentar eliminar la mayor cantidad de agua posible.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Desempleado

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Daga de bronce [1]
Tomo de Fuego [2]
Katana de bronce [2]
Báculo de Mend [4]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
906


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Kmone el Vie Sep 15, 2017 5:21 pm

Kmone todavía no salía del agua, estaba agitado, recuperando fuerzas para pararse una vez más y correr obviamente, miró al espadachín todavía vivo con desprecio y dijo: -Solo lo diré una vez... Espero no volver a verte nunca... Nunca... Nunca.- Teniendo en cuenta todo el tiempo que, de hablar demasiado alto lo terminarían atacando los emergidos. -No se hacia donde huirás pero... No te atrevas a seguirme o ir en la misma dirección que yo porque no saldrás bien parado...- Ya no sabía si pensar que era un mago o no, pero algo era seguro, por su culpa habían perdido su objetivo, si tan solo se hubiera comunidado de forma adecuada habrían planeado otra cosa, una menos peligrosa desde luego.

Tardó en recuperarse, una vez que tuvo fuerzas para seguir buscando al repugnante hombre que asesinó a su hermana, solo quedaba esperar a que los emergidos empezaran a marchar un poco más lejos de ellos, no fue el caso, pero de repente empezaron a correr todos hacia el centro de la cascada, eso era suficiente para que no se dieran cuenta donde estaba, el albino se levantó y empezó a correr, sus piernas dolían, cada vez que respiraba era como si el pecho le quemaba y tenía agua en la nariz lo cual era muy molesto.

No pudo correr por demasiado tiempo, pero por lo menos había quedado lejos de los emergidos y del espadachín, en ese momento Kmone se apoyó contra un árbol para recuperar un poco más de fuerzas y continuar huyendo, había emergidos por todos lados, jamás había visto algo parecido, Kmone había tenido la mala suerte de estar en Ragna Ferox justo en el momento que el país cayó, todo era un caos y salir de ahí no sería muy difícil. Luego de meditarlo un poco decidió que sería mejor descansar un rato más, debía poder luchar en caso de emergencias, entonces buscó un árbol alto, lo trepó y se dispuso a descansar en ese lugar el tiempo que fuera necesario.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 20, 2017 11:58 pm

Tema cerrado. Ya que el tema califica como Entrenamiento, da 80G a cada participante.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias a este aumento de experiencia, Kmone obtiene el skill final de la rama Assassin:

Letalidad - Técnica consistente en atacar de forma directa al punto débil del enemigo, ya sea el pecho, el cuello o similar, en un devastador ataque que en NPCs (oséase, enemigos u otros) es letal pero en usuarios (personajes con nombre y ficha) deja un daño muy grave que necesitará ser curado de inmediato. El personaje quedará en 1 HP y si no se cura al 100% en el mismo turno, desfallecerá o morirá. Sólo puede usarse una vez por tema.

¡Felicitaciones!

Se procede a su tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3823


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Narrador el Miér Sep 20, 2017 11:58 pm

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2703


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sueño al alcance de la mano [Priv. Kmone-Dio-Kael]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.