Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 25, 2016 9:51 pm

....En las últimas campañas militares que había realizado al servicio del príncipe Marth, el mercenario se había encargado, junto con sus muchos otros compañeros, de despejar uno de los puertos principales en la isla de mayor tamaño que había tenido que ser abandonada ante las fuerzas de los emergidos. Habiendo tenido éxito en esa primera meta, el siguiente paso consistió en despejar las rutas que conectaban con dicho puerto y establecer puntos de vigilancia para evitar que el enemigo recuperara ese sector.

....En ambas cosas las fuerzas de Altea habían tenido éxito, pero se trataba simplemente de un comienzo. Si se deseaba recuperar esa isla hacía falta mucho más que simplemente asegurar un puerto por el que traer nuevas tropas y vigilancia para mantener bajo control el mismo. Los estrategas habían decidido que las siguientes maniobras debían consistir en atacar los puntos que se encontraban más poblados por el enemigo, aprovechándose de que ahora tenían bajo su control las principales rutas y que tenían un mayor conocimiento del terreno.

....Esa noche el ejército había sido dividido en tres: un tercio se dirigiría hacia el sur, en donde existía un gran campamento cerca de la costa, otro iría al norte, en donde se conocía la existencia de un buen grueso del ejército enemigo cerca de un bosque, y por último al oeste, porción en la que se encontraba el pelirrojo, y que no cumpliría con una doble función: barrer toda presencia de emergidos de la zona y recobrar un cuartel militar que estaba en manos de los invasores.

....La iluminación en ese instante era escasa. La luna se encontraba en lo más alto del cielo, indicando cuan tarde era, pero percibirla era prácticamente imposible a causa del denso manto de nubes grisáceas que anunciaban una tormenta en las próximas horas. La oscuridad predominaba en ese lugar, cosa que era bien aprovechada por los soldados de Altea que avanzaban cautelosa y sigilosamente entre los árboles y el follaje hasta encontrarse a solo unos pocos metros del cuartel.

....El silencio era absoluto, o por lo menos lo fue hasta el momento en que la señal que indicaba el inicio del ataque se dio: una ráfaga de flechas cubiertas de fuego que fueron lanzadas con precisión hacia aquellos emergidos que se encontraban a plena vista. Muchas de las saetas dieron en el blanco, no solo lastimando a sus víctimas sino también prendiéndole fuego a todo lo inflamable que tuviesen encima.

....Y entonces los gritos inundaron el ambiente. Los soldados, ya listos para el combate, se lanzaron hacia las tropas enemigas con sus armas en alto y con el coraje ardiendo en sus corazones.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Dom Sep 25, 2016 11:04 pm

Hace casi un mes que Kmone había llegado al continente de Akaneia, no le apetecía para nada volver a viajar en barco nuevamente, prácticamente el último año de su vida se la pasó arriba de un barco, no era algo que le moleste, sin embargo prefería permanecer un tiempo con los pies sobre la tierra, quizás viaja un poco por Altea ya que se encontraba allí, no sabía a donde ir, por lo tanto solo siguió derecho hacia donde miraba, por el sol podía apreciarse que se dirigía hacia el oeste. Tenía unas monedas por ello no necesitaba robar por el momento, caminó unos días y llegó a un pequeño pueblo, la gente le fue amigable, el joven ladrón se sentía extraño frente a ese comportamiento humano, al cual no estaba nada acostumbrado, solo por unos pocos, no estaba seguro de si era simplemente el pueblo o los habitantes de Altea eran así simplemente.

Se quedó unos días en el pueblo, era bastante acogedor, tranquilo, unos días atrás ayudó a un anciano a llevar unos minerales a la forja, allí descubrió que ese anciano era el dueño del lugar, le ofreció a Kmone trabajar allí. Por unos días trabajo en el lugar, le pagaban dos monedas de oro al día y podía dormir en el local, era más de lo que le habían ofrecido en años,  se sintió felíz por un momento, un sentimiento cercano al que sintió en su tiempo en Phreae, un día llegó una mujer llorando, bueno, no era una mujer mayor, probablemente  tenía la misma edad que el ladrón, el ladrón estaba cerca del anciano y escuchó a la mujer decir que temía por su marido, temía que muera luchando contra los emergidos, eso le recordó a Kmone que el mundo no era un lugar seguro, no podía quedarse allí cuando sería más útil en otro lugar, ya sea acabando con los magos del mundo o con los emergidos, el era capaz su deber era intentarlo, intentar ayudar en lo que fuera posible, por más que no le agraden existen personas amables como el anciano para el que trabajaba, esas eran personas por las que valía la pena luchar.

-Para donde se fueron.- Dijo Kmone esperando para correr y luchar también contra los emergidos -Para el oeste.- Dijo la mujer intentando calmarse pero sin lograrlo -Intentaré que vuelta con vida.- Luego de decir estas palabras el ladrón salió precipitadamente del local y empezó a correr hacia el oeste, hubiera sido útil saber hace cuanto partieron o que tan lejos estarían, pero ya no lo había hecho, por el hecho que no había venido antes asumiría que no fue hace mucho, y también lo esperaba.

Luego de unas horas parecía estar llegando al lugar, la visión no era muy clara la luna apenas se lograba ver debido a las nuves, las cuales parecían indicar que llovería tarde o temprano, a lo lejos empezó a ver un grupo de hombres "Supongo que estará entre ellos" pensó el ladrón, probablemente hubiera sido conveniente preguntarle como era su esposo, pero en fin, intentaría evitar las muertes humanas, vio a uno de sus lados un grupo de emergidos, instantáneamente empezaron a llover flechas prendidas fuego que impactaban a los emergidos y quemaban a algunos, Kmone tuvo que empezar a esquivar flechas debido a que estaba en el rango de fuego, debía acercarse al grupo de humanos para combatir codo con codo y que no lo confundan con un emergido en la batalla, por ello el ladrón empezó a correr en dirección a aquel grupo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 25, 2016 11:41 pm

....El factor sorpresa jugó a favor de los soldados y mercenarios de Altea durante los primeros minutos del combate. El enemigo, si bien estaba en guardia, no tenía una formación preparada para defenderse, motivo por el cual la estampida de guerreros humanos no demoró en llevarse por delante a más de uno de los enemigos. Cuerpos cayeron sin vida al suelo, y la sangre bañó la tierra en el campo de batalla. En la línea frontal se encontraba el pelirrojo, destacando por su inmensa estatura y por su corpulenta constitución. Cada mandoble con su espada era lo suficientemente fuerte y feroz como para que aquel que lo bloqueara terminara retrocediendo siquiera un paso, y si su hoja llegaba a alcanzar el cuerpo de algún rival no tenía problema en ocasionar una herida letal.

....Pero la balanza no se mantuvo inclinada a favor de los representantes de Altea por mucho tiempo. En medio de aquel océano de personas luchando entre sí, espada contra espada, una brutal descarga eléctrica cayó, como si la propia naturaleza iracunda estuviese decidiendo jugar en favor de uno de los dos bandos. Pero poco tenía que ver la naturaleza con aquel fenómeno, y más los hechiceros de ojos rojizos, quienes se encontraban a una distancia prudente de donde el combate ocurría, resguardados por algunos espadachines mientras leían el contenido de sus tomos mágicos para preparar más hechizos.

....Los truenos se volvieron algo constante de repente, en una macabra danza que en más de una ocasión golpeó o calcinó a algún humano. El ejército enviado a tomar aquel cuartel también contaba con algunos magos, pero estos apenas se encontraban preparando sus hechizos en medio del caos y la confusión.

....El enorme varón sabía que aquellos enemigos serían un auténtico peligro en la misión que se estaba llevando a cabo, por lo cual comenzó a avanzar hacia ellos de manera imparable, sin dejar que siquiera un enemigo detuviese su andar o lo ralentizase. Los espadachines al ver su inminente cercanía se adelantaron, enseñando amenazantemente sus espadas para impedir que el hombre terminase su recorrido hacia los hechiceros.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Lun Sep 26, 2016 12:26 am

Estaba en el campo de batalla, en medio de una disputa de dos grandes ejércitos, o bueno, por lo que pudo ver los emergidos eran mucho más numerosos que los humanos, pero había una cosa que los diferenciaba unos de otros, la diferencia era notoria ya que los humanos tenían voluntad y fuerzas para seguir viviendo, a diferencia de demonios que solo destruyen a los seres vivos. Era inevitable ver  a personas caer, no importaba que un hombre ganara frente a un emergido cuando lo atacaban de a varios y no parecía reducirse la cantidad por más que cayeran muchos todo el tiempo, eso reducía toda la disputa a una guerra de tiempo, si los emergidos duraban ganarían por el cansancio de los hombres, cosa que a ellos no les afectaba en absoluto el no parar de combatir y los humanos ganarían si lograban diezmar a los emergidos aún teniendo fuerzas para acabar con los pocos que queden.

Kmone finalmente estaba cerca de aquellos que luchaban contra los demonios de ojos rojos, desenvainó su daga con la zurda y atacó instantáneamente a un emergido que estaba luchando contra un soldado, este estaba rodeado, el ladrón luego de clavar su daga en la cabeza del enemigo y hacer que este caiga ayudó a acabar con los otros tres que estaban cerca, esquivando sus hachazos y realizando pequeños cortes en los brazos para molestarlos mientras el que estaba junto al ladrón les daba el golpe de gracia clavando su lanza en el pecho de los emergidos. Se sintió bien de poder ayudar a alguien que podría ser el esposo de la mujer a la que prometió ayudar, de repente una  flecha se acercó a Kmone por su espalda, afortunadamente se percató de ella rápidamente, y realizó un salto hacia la derecha, pero al esquivar el proyectil que probablemente hubiera impactado en la cabeza del joven ladrón provocó que la flecha se clavara en la garganta del soldado, quería gritar de rabia, pero  debía mantener la calma, no podía distraer a los demas, tenía que luchar mejor que nunca, corrió hacia el emergido que había disparado la flecha antes de que pueda cargar otra y con un movimiento que fue desde la cintura hacia arriba clavo su daga en la garganta del emergido, pero por el largo del arma llegó fácilmente a la cabeza y le provocó una muerte instantanea.

Sintió un rayo que provino de la nada, Kmone hacía todo lo posible por no perder la calma, quería correr directamente hacia el emergido que había hecho eso, gritar mientras corría, pero solo llamaría la atención de sus enemigos, por ello empezó a respirar profundo y lento, hasta tal punto que no se podía escuchar su corazón o su respiración, sus pasos eran tan suaves que parecía cualquiera pensaría que volaba, obviamente si volara haría ruido al agitar su alas y este no era el caso, el ladrón no hacía ni el más mínimo ruido, cosa que no era muy difícil ya que había mucho ruido por la batalla que se había desatado, el ruido de las espadas chocar, la gente gritar, las armaduras moverse.

Kmone empezó a correr hacia donde estaba el mago sin hacer ruido, vio que un hombre grande y pelirrojo tenía las mismas intenciones, sin embargo los espadachines que parecían estar cubriendo a los mago se le tiraron encima, el joven ladrón sonrió, era la oportunidad perfecta el emergido estaba mirando a otro objetivo, y por el hecho de que Kmone no hacía ruido no lo podría notar, aprovechó esto para tomarlo por sorpresa y luego de unas puñaladas en la espalda el emergido cayó, esto llamó la atención de los que estaban junto a él, eran cuatro más usuarios de la magia, quien sabe cuántos más podría haber, el siguiente no fue un problema ya que estaba en el rango de Kmone, con una patada desequilibró al segundo haciendo que caiga, se tiró encima de él y con un corte de derecha a izquierda decapitó al mago, pues su daga era un poco más larga que el cuello de una persona o un emergido en este caso. Pero tuvo problemas con los otros dos, para entonces se habían alejado un poco, uno intentó pegarle con una bola de fuego la cuál logró esquivar con un salto hacia atrás, antes de lograr caer un gran viento cortante lo azotó provocando que caiga -Malditos magos.- Dijo quejándose, al pararse estaba decidido, quería acabar primero con el que lo había golpeado, sin embargo otros emergidos ya habían advertido la presencia del ladrón y se le estaban acercando con sus espadas, hachas y lanzas, tendría que buscar una forma de acabar con alguno de ellos antes de ir en busca del usuario de la magia.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2016 11:16 am

....Cerca de tres espadachines se habían situado entre sus objetivos y él, interponiéndose en el trayecto e impidiendo que avanzara siquiera un paso más. El pelirrojo, como una bestia desesperada que arroja dentelladas al aire, no hizo más que agitar su espada, ejecutando un corte detrás de otro para que sus contrincantes se hicieran para atrás o desistieran de detenerle. Pero los emergidos, seguros de lo que debían hacer, bloqueaban cada golpe sin el menor titubeo, y en cada ocasión que podían ejecutaban un contraataque feroz. Mientras uno detenía la espada del mercenario con la propia, los otros dos se lanzaban hacia él, uno por cada flanco, para herirle o directamente darle muerte.

....Tan pronto uno de los enemigos se situó a su derecha el enorme hombre alzó su brazo diestro, dándole un brutal codazo en el rostro. Aquel golpe, que dio de lleno, no fue en lo absoluto letal, pero vaya que había servido para aturdir al pobre incauto y hacerlo retroceder trastabillando. El segundo, situado a su izquierda, no perdió tiempo y buscó clavar la espada en el torso masculino con una estocada que iba dirigida al costado. Sin embargo el pelirrojo reaccionó a tiempo dando un corto giro y golpeando la espada del rival con la propia para desviarla; tal maniobra fue acompañada, luego, de una patada al pecho que no solo hizo retroceder al enemigo, sino también caer sentado. Y antes de que pudiera volver a ponerse en pie le decapitó con un corte limpio dirigido al cuello.

....Todavía le quedaban dos espadachines por eliminar, pero fue en ese momento cuando se percató de un varón, ágil y hábil, que había logrado escabullirse por entre las tropas enemigas para ir directamente hacia los hechiceros. Con atención observó cómo había logrado deshacerse de uno de los magos, y luego cómo se las arreglaba para despachar también a un segundo. Por desgracia antes de poder completar su trabajo le habían sabido detener.


....- ¡Vamos, chico! ¡Basta de holgazanear, termina lo que comenzaste! - Exclamó el pelirrojo en un rugido mientras se alejaba de los dos espadachines para correr hacia el pequeño grupo que se aproximaba hacia el ladrón. Embistió a uno de ellos, uno que portaba un hacha, hasta caer junto con él al suelo. Le dedicó una sucesión de golpes en el rostro con la empuñadura de la espada antes de ponerse en pie para encarar a los demás, quienes habían detenido su avance para centrar ahora su atención en él. No le había resultado difícil convertirse en el centro de atención al mostrarse como la mayor amenaza entre el ladrón y él; pero era, al fin y al cabo, una distracción.

....Una lanza se acercó a él con la intención de atravesarle el pecho, pero la gruesa mano masculina la atrapó por el asta, y empleando toda su fuerza giró el cuerpo para obligar al lancero a moverse con él, chocando con unos cuantos de sus compañeros en el acto y finalmente colisionando contra uno de los magos, que terminó cayendo al suelo con su tomo mágico y demás.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Lun Sep 26, 2016 12:47 pm

El hombre que peleaba contra los espadachines que protegían a los magos de alguna manera se las arregló para sacárselos de encima, era realmente fuerte, se notaba fácilmente la diferencia entre él y los demás soldados, podría ser tranquilamente el líder allí. El pelirrojo embistió a uno de los emergidos que estaban por atacar al ladrón y posteriormente se convirtió en el centro de atención haciendo que aquellos de ojos rojos cambiaran su objetivo, Kmone entendió lo que estaba tratando de decir, "mata a los magos" o por lo menos eso es lo que deseaba, quizás simplemente lo estaba salvando para que siga luchando pero no era la forma en la que el ladrón pensaría en ningún momento.

Al ver caer a uno de los magos el joven ladrón empezó a correr hacia él aprovechando que esté tumbado, se le tiró encima y lo apuñalo tres veces en el pecho, nuevamente sintió como un viento cortante se acercaba hacia Kmone, por ello saltó hacia un costado antes de ser golpeado, y sin dejar lanzar otro hechizo al emergido corrió hacia él, con la mano derecha tomo la mano que sostenía el tomo dejándola inmovilizada momentáneamente, el enemigo se resistió pero el ladrón empezó a clavar su daga una y otra vez en el pecho del emergido hasta que este dejo de luchar y cayó fuera de combate.

Luego de acabar con los magos cercanos sabía que era lo que los esperaba, ya había visto previamente otros ataques de emergidos en los que había usuarios de la magia presentes, sin embargo nunca algo a gran escala como la de ese momento, sabía que probablemente los esperaba un hombre que pueda usar magia tan bien como usa la espada, que este montado en un caballo y sea un enemigo duro de matar, sin embargo con tantos enemigos necesitaría ayuda para llegar hasta él, miró al pelirrojo y vio que se le acercaba por la espalda un emergido portando un hacha. Kmone corrió hacia él y clavó su daga en la espalda de este, sin embargo este era más grande que los otros y lo único que logró fue llamar su atención, cosa que ya era de ayuda para el otro hombre, no lo haría caer fácil, solo podía esquivar los hachazos, cada vez que tenía oportunidad ejecutaba algunos cortes en el torso de aquel bárbaro contra el que luchaba, estos golpes casi no hacían daño, tardó casi dos minutos en imponerse sobre el emergido, fue un enfrentamiento largo, afortunadamente los otros estaban prestando atención al hombre que ahora estaba a espaldas del ladrón.

-Tenemos que avanzar, si derrotamos a su líder dejaran de venir y solo nos quedaran los que ya estén presentes, si puedes hacer que los soldados empiecen a avanzar tambien sería de ayuda.- Dijo Kmone agitado, mientras buscaba a su próximo objetivo, procurando que esta vez sea alguien que le cueste menos trabajo que el anterior.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2016 7:11 pm

....Fue un alivio el comprobar que el muchacho, cuyo nombre seguía sin conocer, había entendido bastante bien a lo que él se refería, y tan pronto dejó de ser el centro de atención de los emergidos había reanudado su asedio hacia los magos. En ese momento él regresó su atención hacia los soldados que uno a uno continuaban lanzándose contra él, sin el menor signo de temor o de fatiga en sus rostros.

....Pudo ver de soslayo cómo un inesperado ataque se aproximaba hacia él, ejecutado con una espada corta. El brazo izquierdo del pelirrojo se alzó hasta bloquear de manera efectiva la hoja con el brazal metálico que cubría su antebrazo. Movió con fuerza la extremidad para empujar la espada de su rival, y sin darle tiempo a recuperar la postura o atacar por segunda vez, ejecutó una estocada certera contra el vientre del hombre, área que se encontraba desprotegida. Su víctima trató de reunir fuerzas para continuar peleando, pero éstas se le escapaban de la misma forma en que lo hacía su sangre por la herida.

....Desenterró la espada sin el menor arrepentimiento y dejó que el cuerpo sin vida se desplomase a sus pies. Pero como si de las cabezas de la hidra se tratase, tras haber muerto uno de aquellos rivales dos más se aproximaban: el lancero de antes junto con un compañero que empleaba la misma clase de arma. Los dos simultáneamente se abalanzaron sobre él y extendieron al frente sus lanzas para herirle con sus letales puntas. El pelirrojo retrocedió, trastabillando al tropezar con el más reciente cadáver, pero logró recuperar el equilibrio en un último instante.

....Cuando apenas estaba volviendo a afirmar los pies en el suelo uno de aquellas criaturas deslizó el asta de su arma a la altura de los tobillos, con fuerza, barriendo ese sector y golpeando en lo más bajo de sus extremidades al mercenario. Éste terminó cayendo al suelo, y quedando a merced de sus atacantes.


....- Sí que son tenaces, ¿eh? - Masculló mientras recuperaba el aliento. Pero los dos emergidos no parecían tener intención de dejarle descansar. Uno de ellos aprovechó que se encontraba en el suelo para realizar una nueva estocada contra su abdomen, pero semejante ataque fue repelido rápidamente con un mandoble de su espada. Cuando el otro trató de imitarle, él rodó por el piso sin importarle sin en el proceso se manchaba de tierra y de sangre, hasta alcanzar una distancia prudente y levantarse.

....Pero tan concentrado estaba con aquellos dos que no vio cómo un colosal luchador se le acercaba por detrás, con un hacha en manos y oscuras intenciones hacia su persona. Solo se percató de su presencia cuando escuchó un gruñido y un forcejeo, volteando a ver cómo el ladrón se las había arreglado para distraer al grandulón. -
¡Ey, muchas gracias, muchacho! - Exclamó de manera apresurada mientras regresaba su atención al frente. Los lanceros continuaban en pie, y ya estaba cansándose de ellos.

....Cuando una de las lanzas volvió a aproximársele, la tomó por el asta tal y como había hecho antes. Mientras la mano izquierda sostenía el arma del enemigo, la derecha levantó la espada y la dejó caer una y otra vez contra la misma, quebrándola tras unos pocos golpes. Rápidamente dejó caer al piso la mitad que él sostenía, aprovechando que su enemigo ahora estaba prácticamente desarmado para acercársele aún más y realizar un corte limpio a su cuello. No le decapitó, pero sí que produjo una herida lo suficientemente profunda como para que la sangre comenzase a emanar a borbotones.

....El enemigo que se encontraba en pie no parecía entristecido en lo más mínimo por la caída de su compañero, mientras se lanzaba a pelear con la misma naturalidad que lo hizo antes. -
Es muy fácil decirlo, chico. Pero vaya que es complicado lograrlo. Su líder, sea quien sea, no estará muy expuesto. Los emergidos no son tontos. Ha de estar muy bien vigilado y resguardado por otros. - Le explicó como pudo al ladrón, mientras evadía una y otra vez alguna estocada que iba dirigida a su pecho, su abdomen, o directamente su cabeza.

....Cansado ya de jugar al gato y al ratón con el lancero, le arrojó la espada. Ésta poco daño le hizo al mismo, por no decir que ninguno, pero lo distrajo lo suficiente como para permitirle al mercenario acercarse hasta quedar a unos pocos pasos, y propinar un potente puñetazo en el rostro del enemigo con su amplia mano. Aquel golpe fue seguido de otro, y otro, y otro más. De manera incansable le propinaba una paliza en la cara, el área más expuesta, al emergido, hasta que éste, mareado y con algo de sangre en su nariz y boca, cayó al suelo. En ese instante el pelirrojo se hincó para recoger su espada, y enterró ésta sin titubeos en el corazón de su enemigo. -
¿Tú qué haces aquí? No pareces de las fuerzas de Altea.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Lun Sep 26, 2016 8:29 pm

Lo que decía el pelirrojo era verdad, pero no les quedaba mucho tiempo, cuanto más podrían luchar treinta o cuarenta minutos y estaba siendo positivo, ya que se enfrentaban a unos monstruos que no se cansaban, sin embargo si encontraban la posición del líder tendrían oportunidad, de seguro ese hombre lo ayudaría si lo ubicaban. -Tienes razón, puedo intentar avanzar y avistar a quien este al mando ¿Me ayudarás si lo encuentro?- Dijo Kmone esperando una respuesta positiva, se les acercaban emergidos, todavía tenían unos quince o veinte segundos antes de que empiecen a batallar contra ellos. Luego de ver al pelirrojo acabar con un emergido, este realizó una pregunta, el joven ladrón se sintió extrañado por la pregunta, era la primera vez que se lo preguntaban, quizás se notaba que no era de por allí, pero notarlo durante la batalla, las personas de Altea eran un tanto extrañas -No, soy de reino en otro continente ¿Cómo lo notaste?- Dijo Kmone prestando atención a la respuesta de aquel hombre.

El ladrón en ese momento estaba esperando a más emergidos para luchar contra ellos, dándole la espalda al ejercito de Altea que también luchaba, instantáneamente una luz emergió a lo lejos, parecía iniciar desde donde estaba mirando pero un poco más a la izquierda, esto que empezó como una luz se transformó en un gran rayo que barrió con todo a su paso, desde emergidos hasta soldados, Kmone se giró para mirar hacia atrás, donde solo logró ver cenizas, en ese momento tuvo una sensación, una que no era nada placentera "Fracasé" Pensó, volvió a mirar al frente -Fue él, está allí... No se moverá porque puede comandar todo desde ese lugar, cúbreme la espalda.- Luego de decir esto el joven ladrón sin dudarlo más empezó a correr en sobre el rastro de cenizas, no logró avanzar mucho ya que en el frente se le pusieron algunos emergidos para obstaculizar el paso, probablemente atrás suyo también los habría, solo le quedaba esperar que aquel hombre grande y pelirrojo estuviera cubriéndolo.

Finalmente se topó con los emergidos, estaban frente a frente, dos espadachines un arquero y a los costados no prestaba mucha atención, no tenía tiempo para ello, si lo encerraban estaba muerto, ambos usuarios de la espada atacaron a la vez, esquivo al de la derecha y desvió al de la izquierda con su daga, golpeando la espada fuertemente hacia arriba, haciendo que este se balancee hacia atrás levemente, no caería pero era la oportunidad perfecta para hacerlo caer, Kmone lo pateó en las piernas mientras con la diestra le pegaba un puñetazo en la cara, con esto provocó que este caiga pasó por encima de él para dirigirse al arquero que estaba a espalda de los espadachines, el cuál le acertó un flechazo en el hombro izquierdo del ladrón, esto era muy doloroso sin embargo no era momento para quejarse, estaba en el campo de batalla, se acercó al arquero y le clavó su daga en la garganta provocando que salga mucha sangre, la muerte del emergido estaba muy próxima.

Volvió a mirar al frente, nuevamente veía la luz, por un reflejo saltó hacia un costado, el rayo no tocó a Kmone, pero si saltaba un segundo tarde habría perdido la mitad de su cuerpo probablemente, no pudo equilibrarse al apoyar los pies luego del salto, lo que provocó que caiga, alzó la vista para ver al que tiró ese ataque, sin preocupación alguna por sus compañeros, esperaba ver a alguien montado en un caballo, pero en cambio vio a un mago, vestido con una túnica que cubría todo su cuerpo, poseía también una capucha que tapaba su cabeza también, los ojos del ladrón se llenaron de odio, estaba a punto de perder la cordura, si lo hacía atacaría directamente al mago sin dar importancia quienes se pongan en frente suyo, pues los ignoraría y recibiría todos sus ataques.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2016 9:34 pm

....- ¿Cómo? ¡Pero si es sencillo! - Soltó una sonora carcajada mientras desenterraba la espada que permanecía clavada en el pecho del enemigo caído. Un corte al aire fue suficiente para hacer que el exceso de sangre sobre la hoja salpicase hacia un costado. - No vistes con el uniforme de los soldados de Altea, y tampoco pareces uno de los mercenarios contratados por el príncipe. Tu cara me sonaría, llevo semanas peleando hombro con hombro con sus fuerzas. - Caminó hasta el muchacho para quedar cerca de él, y escuchó con atención lo que tenía que decirle. Todavía parecía seguro en querer buscar al líder del ejército enemigo; la idea era sensata, pero seguía pareciéndole bastante imprudente ejecutar el plan únicamente ellos dos.

....No pudo hacer nada más que suspirar y asentir con la cabeza. -
Está bien, muchacho. Si localizas al líder puedo intentar echarte una mano, pero sé prudente, la temeridad no lleva a nada bueno. - Era algo irónico que lo dijera él, quien en más de una ocasión tomaba riesgos en pleno campo de batalla. Sin embargo se consideraba lo suficientemente curtido en el campo de batalla como para saber improvisar si algo salía mal, o tener una idea de cómo reaccionar ante cualquier eventualidad. El joven que tenía en frente, en cambio, parecía menos experimentado en la batalla.

....La charla se vio abruptamente interrumpida por un haz de luz que calcinó a todos cuantos se encontraban a su paso, indistintamente de si eran humanos o emergidos. El único rastro que quedó de aquellos desafortunados fue un montón de polvo y cenizas, mismo que eventualmente era arrastrado por el viento. El mercenario había tenido la suerte de encontrarse a algunos metros de la zona afectada, pero sabía que en cualquier momento esa misma suerte podía agotársele.

....Quiso advertir al chico de que debían tener cuidado o buscar refuerzos, pero cuando posó su mirada en él lo vio ya lanzándose de manera frenética hacia el corazón de las fuerzas enemigas, específicamente en dirección a quien podía ser el líder de las tropas rivales. Con su mano desocupada se dio una fuerte palmada en el rostro y emitió un gruñido de frustración. -
Estos jóvenes de hoy en día, mierda. Piensan que se pueden llevar al mundo por delante. - Masculló aquellas palabras con un poco de malhumor, y tan rápido como pudo se lanzó a correr en la misma dirección que él.

....Apenas se encontraba alcanzándolo cuando los emergidos habían logrado rodearlo. Sabía, tal como el ladrón, que si conseguían rodearlo por completo era su fin. No estaba bien armado, ni tampoco contaba con alguna armadura que le protegiese adecuadamente de los ataques. Y así, devolviéndole el favor que le hizo antes al cuidarle del hombre con el hacha, el pelirrojo se acercó por la espalda a uno de los espadachines y le rodeó el cuello con uno de sus brazos, apresándoselo con un agarre férreo y asfixiándole violentamente, mientras su otra mano hundía la espada por la espalda del emergido hasta asomarla por delante.

....La batalla pudo haber continuado, pero algo le detuvo: pudo ver con claridad cómo el presunto líder movía sus labios, seguramente realizando un cántico, mientras leía una de las tantas páginas de su tomo. Algunos ademanes con su mano libre empezaron a generar unos brillos delante de él, anunciando la realización de un nuevo ataque que tan solo dejaría destrucción a su paso. Habiendo descubierto lo que estaba por venir, el mercenario dejó caer el cadáver de su enemigo y se arrojó hacia un costado, quitándose del alcance del rayo con bastante tiempo.

....Mientras el chico apenas se incorporaba de su reciente evasión, el pelirrojo ya había reducido considerablemente la distancia entre el hechicero y él. Un corpulento emergido trató de interceptarlo, situándose unos metros por delante de su líder, pero el héroe, imparable como una fuerza de la naturaleza, continuó avanzando hasta embestir con brutalidad a su rival. El emergido logró golpear con su espada la armadura del mercenario, pero la hoja se desvió hacia un costado y solo entonces alcanzó a hundirse en el metal y herir la piel. Sin embargo eso fue lo único que pudo hacer antes de haber sido empujado hacia un costado.

....La embestida del pelirrojo continuó hasta alcanzar, por fin, al mago, sobre quien se lanzó con todo su peso para hacerlo caer al suelo junto con él, ocasionando que tanto su propia espada como el tomo mágico cayesen al suelo en un violento forcejeo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Lun Sep 26, 2016 10:22 pm

Recién lograba pararse, vio al pelirrojo acercarse hacia el líder enemigo, eso le dio tranquilidad a Kmone, estaba a punto de explotar, probablemente aquel valiente hombre que luego del ataque del mago se dirigió directo hacia él, no solo tendría la oportunidad de salvar a muchos, sino que también salvo al ladrón se ser consumido por su propio odio, el hombre avanzó hasta el punto de tumbar al mago.

Se había generado una oportunidad de vencer, no podía quedarse allí parado, tendría que cubrir al pelirrojo hasta que logre derrotar a ese mago, no le gustaba no ser él quien le quite la vida, pero en ese momento era más importante la batalla antes que el objetivo, el emergido líder caería, ya no era una amenaza, corrió para ayudar al hombre, lo protegería hasta que matara al emergido, el ladrón empezó a correr hacia el corazón del ataque de los emergidos, al llegar allí uno se estaba levantando del suelo con la intención de atacar al pelirrojo, afortunadamente Kmone llego a tiempo para llamar su atención haciéndole un pequeño corte en la espalda, el emergido se dio vuelta ejecutando un corte lateral, del cual el ladrón se defendió poniendo su daga en frente suyo, sin embargo esto provoco que pierda levemente el equilibrio, afortunadamente no lo suficiente como para caer, aprovechando su agilidad superior, Kmone cortó unos dedos de la mano con la que el emergido agarraba la espada, haciendo que la suelte, una vez desarmado intentó golpear con su otra mano, pero no fue algo difícil de esquivar, al tirar el puñetazo le dio una oportunidad al ladrón, este le clavó su daga en la parte inferior de la boca, lo que le provocó una muerte instantánea al enemigo.

Con el emergido abatido, tendría que preocuparse por los costados ahora, a la derecha nada, a la izquierda un emergido con lanza acercándose pero no muy cerca, y un arquero que estaba a punto de disparar una flecha dirigida al pelirrojo, Kmone corrió para cubrirlo, por ello recibió un flechazo en la pierna por encima de la rodilla -Acaba ya con esto, te cubro.- Dijo Kmone, le dolía apoyar la pierna, definitivamente no era su día, se le dificultaba correr, solo se quedó mirando al arquero con su daga en alto, esperando que la siguiente flecha que disparara pudiera verla a tiempo evitarla, mientras que sus oídos estaban prestando atención al lancero que se le acercaba por el noroeste de su posición.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2016 11:20 pm

....Los hechiceros no solían destacar en sus atributos físicos, siendo algo débiles y vulnerables. A causa de eso los combates cuerpo a cuerpo eran un gran punto débil en esa clase de rivales, razón por la cual el mercenario debía poder liquidar al presunto líder con gran facilidad. Pero aquel emergido sabía compensar muy bien la falta de músculo con exceso de astucia y de malicia. Sintiéndose presa del pelirrojo, no dudó en llevar una mano hacia el suelo para recoger un puñado de tierra y lanzársela a los ojos al enorme individuo. Éste no pudo evitar perder la visión por unos segundos y gruñir como un animal herido.

....Mientras todavía se encontraba frotándose los ojos, el hechicero comenzó a golpear una y otra vez el costado herido del mercenario, e incluso si sus puñetazos no eran particularmente fuertes sí que conseguían hacer que la armadura, hundida en esa zona, se frotase varias veces contra la herida para ocasionar que el punzante dolor se hiciese presente en todo momento. Eso solo conseguía empeorar el humor del héroe, el cual ya se encontraba, de hecho, al borde de la rabia.

....Cuando finalmente sus ojos dejaron de arder los abrió, enrojecidos, y contempló al hechicero desesperado. -
¡QUIETO... DE UNA... MALDITA... VEZ! - Cada vez que hacía una pausa dejaba que su pesado puño cayese contra el rostro de su enemigo, sin tener la menor clemencia o lástima hacia él. El hombre trataba de bloquear con sus brazos los puñetazos, pero el mercenario empleaba su otra mano para apartárselos del camino.

....Cuando ya el rostro ajeno se encontraba bastante ensangrentado empleó ambas manos en sujetarle la cabeza para levantársela y dejarla caer contra el piso repetidas veces, esperando que la solidez del suelo hiciese su trabajo lastimando el craneo del rival. No estaba siendo en lo absoluto delicado, y tampoco le importaba serlo con una persona que había convertido en cenizas a docenas de guerreros, muchos de los cuales eran de su propio bando.

....Finalmente un charco de sangre comenzó a formarse bajo la cabeza del mago, y éste, poco a poco, fue dejando de respirar. Su cuerpo ya no ofrecía más resistencia y sus brazos caían a los costados por pura gravedad. El pelirrojo tomó un pequeño respiro, aunque muy poco le duró el alivio al notar que su compañero, ese misterioso ladrón, acababa de salir lastimado por una flecha.


....- ¡Cuidado, chico! - Se levantó como pudo, y tan pronto lo hizo se volvió a lanzar, aunque en esta ocasión hacia el chico para derribarlo al suelo y dejar que la siguiente flecha les pasase por encima a los dos. Era un contratiempo grave que ambos hubiesen terminado tendidos sobre el suelo, vulnerables, de no ser porque justamente en ese instante un pequeño grupo del ejército de Altea había logrado llegar hasta esa zona, abatiendo al arquero mientras preparaba una nueva flecha, y repeliendo a un par de emergidos que se habían acercado para liquidar al dúo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Mar Sep 27, 2016 11:59 am

Veía como el emergido preparaba la flecha, estaba listo para desviarla, sin embargo temía equivocarse ya que su error le provocaría una herida letal, pero en el momento exacto en el que el arquero disparó la flecha, el pelirrojo se le tiró encima, haciendo que ambos caigan al suelo, al caer la flecha en el hombro izquierdo se partió en dos, una gran parte de la flecha quedó en el suelo cerca de él, lo que quedaba de la flecha se enterró casi completamente en el hombro, dejando una pequeña parte afuera del cuerpo del ladrón, provocando mucho dolor, por esto Kmone se soltó un quejido. Con la flecha que se había clavado arriba de la rodilla, sucedió algo muy parecido, con la diferencia de que al quebrarse no se hundió demasiado, debido a que al caer movió la pierna afectada hacia un costado para evitar salir más lastimado, por supuesto hizo lo que pudo, el dolor en la pierna no era tan grande como el que tenía en el hombro izquierdo, y tener a un hombre que era dos o tres veces más pesado que el arriba suyo no era de ayuda -Gracias por salvarme, por favor sal de encima que siento mucho dolor.- Dijo casi sin aliento, el joven ladrón ya se encontraba fuera de combate, esperaba no ser una carga para aquel hombre que seguro llamaría la atención de los emergidos restantes.

A Kmone le impresionaba que sigan vivos a esas alturas, los custodios del mago ya deberían haber llegado, por ello se impresionó al escuchar al ejército de Altea avanzar en el campo de batalla, esa era la razón por la que aún seguían vivos, eso significaba que habían ganado la batalla. El joven ladrón sonrió y empezó a reír con pesadez, ya que le era difícil respirar en ese momento, apenas podía mover su cuerpo -Creo que necesitaré algo de ayuda.- Dijo, esperando que hubiera alguien que lo pudiera ayudar en ese momento, llevó su mano derecha un poco temblorosa hacia atrás, la metió en una bolsa que tenía sujeta al cinturón y sacó un Vulneary, lo acercó a su boca con dificultad, lo destapó con los dientes y lo bebió "Con esto bastará por ahora" pensó mientras haciendo un gran esfuerzo se sentaba lentamente y veía como el ejercito de Altea acababa la batalla, habían ganado gracias a aquel hombre pelirrojo que lo siguió a la boca del lobo arriesgando su vida, ya era hora de que Kmone de alguna manera aprendiese a controlarse y dejar de ser tan impulsivo en la batalla.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 27, 2016 12:48 pm

....Tan concentrado estuvo en evitar que esa última flecha diese en el cuerpo del ladrón que no prestó la más mínima atención a las condiciones en las que se encontraba éste. No fue sino hasta el momento en el que estaba encima de él, y con el pobre muchacho pidiéndole que se le saliera de encima, que se percató de lo lastimado que estaba. Al instante asintió con la cabeza y se puso en pie, observando las heridas en el hombro y la pierna. Negó con la cabeza y se agachó junto al chico en lo que éste sacaba la poción. - Has hecho un buen trabajo, pero pudiste haberlo hecho todavía mejor. Ser temerario no es sinónimo de valiente. A veces es sinónimo, más bien, de estúpido. - Dio un corto suspiro después de ese pequeño reproche y con la mano izquierda le hizo un gesto al chico para que no bebiera la pócima todavía. - Espera, por el color asumo que es un Vulnerary. Eso cerrará un poco tus heridas, pero con una flecha metida no podrá cerrar nada. Primero debes sacarlas. Apenas sientas que las arranco, bebe.

....No le dio al ladrón tiempo siquiera para protestar. Con la mano izquierda le sujetó la flecha en el hombro mientras con la derecha le mantuvo el torso quieto. Súbitamente y con un repentino tirón, arrancó la porción de flecha que estaba dentro de su cuerpo. Luego realizó la misma acción con el proyectil que estaba incrustado en la pierna. Arrojó los restos de ambas saetas hacia un costado y volteó a verlo. - Ahora, bebe, rápido. - Le exhortó a ingerir el líquido mientras él se volvía a poner en pie. Seguidamente caminó hacia su espada para recogerla, limpiarla en la túnica del mago asesinado, y luego envainarla en su respectiva funda.

....Tuvo tiempo de ver a su alrededor, cuerpos tirados por doquier, tanto de emergidos como de humanos. Había sido una victoria, pero se preguntaba hasta qué punto había sido una que valiera la pena, ¿acaso no hubo demasiadas bajas por parte del bando de Altea? Aquello le dejó un amargo sabor de boca, aunque trató de ignorarlo mientras volvía a caminar hacia el ladrón.

....Pasó un brazo por debajo de él y lo levantó sin demasiada dificultad, para después echárselo al hombro como si no fuese más que un costal de papas. -
No te muevas mucho. Te llevaré con algún clérigo del ejército a ver si te pueden arreglar un poco mejor. Pero a la próxima intenta no meterte en una batalla de esa forma, o te terminarán matando.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Kmone el Mar Sep 27, 2016 2:04 pm

Poco a poco todo empezaba a calmarse, cada vez quedaban menos emergidos, hasta el punto que quedaban más soldados de Altea, eso reducía el número de emergidos restantes a unos diez o quince -Respecto a lo que dijiste antes... Eso lo se... Pero no me controlo cuando veo algún mago, me lleno de ira y solo pienso en matarlo... Gracias por cierto me salvaste... dos veces.- Kmone levantó su daga, estaba llena de sangre, logró notar que tenía una pequeña grieta, esto entristeció al ladrón, después de todo era la daga que le había dado su hermano hace mucho tiempo -¿Me estas diciendo que crecí Lucio? ¿Ya no necesito de tu protección?- Murmuró, luego de estas palabras dejó caer unas lágrimas sobre el arma, el cual limpió sobre su pantalón, en la parte de la pierna sana, luego metió la daga en su vaina.

El pelirrojo ayudó a Kmone a levantarse, este no opuso resistencia, se apoyó en él para poder ponerse de pie, luego se soltó -Creo que puedo caminar solo.- Dijo, vaya equivocación, antes de poder dar el primer paso escuchó decir al hombre junto a él que lo llevaría a que lo cure uno de los clérigos de Altea, esto alteró mucho al ladrón de tal forma que empezó a gritar -¡¿QUE NO ME META EN LA BATALLA DE ESA MANERA? ACASO... ¿SÁBES CUANTAS MUERTES EVITO MI ESTUPIDEZ? ADEMÁS... UN CLÉRIGO, SON LA MISMA MIERDA QUE LOS MAGOS, ME IRÉ, NO TENDRÉ PROBLEMAS!- Luego de haber gritado de esa manera intentó dar un paso, pero perdió el equilibrio y cayó, el dolor en su pierna y brazo eran muy grandes, por supuesto nada comparado con el dolor que sentía por haber roto la daga que le dio su hermano o agrietado, de todos modos sabía que no le quedaba mucho tiempo de uso -El clérigo intentará matarme antes que salvarme, esa clase de persona asesinó a mi familia... Por qué debería dejar que me ayuden, prefiero morir aquí.- Al decir eso demostró lo que más estaba dañado, no era su cuerpo, o el pesar de no tener más a su hermano en la batalla, sino su orgullo, sabía bien que si no ayudaba un clérigo probablemente no volvería a estar como antes, sin embargo dejar que lo ayude no era una opción aceptable, Kmone tirado donde estaba empezó a llorar y golpear el piso con su mano derecha, el clima parecía empeorar, luego poco tiempo llorando no aguantó más el dolor y el cansancio por lo que se quedó dormido, al mismo tiempo que empezó una leve llovizna que parecía que empeoraría.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 27, 2016 5:56 pm

....Cuando el muchacho insistió en caminar por sí solo le soltó. Viendo las condiciones en las que se encontraba el ladrón sabía muy bien que no podría llegar muy lejos, y que eventualmente tendría que pedir ayuda. Pero cuando el chico comenzó a gritar, aparentemente en medio de un arranque de ira, el rostro del pelirrojo se mostró un poco más severo y su entrecejo se frunció. No era la primera vez que lidiaba con personas así, en su época en el ejército de Daein había tenido que tratar con soldados jóvenes que con su temeridad se ponían en riesgo a sí mismos y a sus compañeros, o muchachos que se creían capaces de devorar al mundo. Pero sin importar cuánta experiencia tuviera con gente así, seguía creando cierta molestia en él.

....- ¿¡Eso crees, mocoso!? ¿¡Piensas que solo porque te salió bien toda esta imprudencia hiciste bien y salvaste a montones de personas!? Tuviste suerte, muchacho, SUERTE, y eso no es algo que aplaudir. - Elevó su voz lo suficiente como para que no solo el ladrón le escuchase, sino también unos cuantos que se encontraban cerca. Lentamente comenzó a caminar hacia él hasta ubicársele a un lado, contemplándole desde arriba mientras éste golpeaba el suelo. - ¡Una batalla no es un juego de niños, no es simplemente algo a lo que entras y rezas para que salga bien! ¡Y si no tienes cuidado te pondrás en peligro tú, pondrás en peligro a quienes te rodean, y preocuparás a quienes te aprecian!

....Y si discurso hubiera continuado, tenía todavía mucho que reprocharle al joven, como aquella discriminación aparentemente irracional que tenía hacia hechiceros y clérigos por igual. Quien le conociera lo suficiente llegaría a saber que el mercenario no era un gran partidario de esa clase de comportamientos. Sin embargo, cuando abrió la boca para volver a hablar, notó que el chico se encontraba ya tendido en el suelo, callado, y dormido a causa de la fatiga. El hombre negó con la cabeza y rodó los ojos. - Otra cosa que odio de estas épocas oscuras es que no permiten que los niños sean niños y los adultos sean adultos. Como este chico, un crío queriendo jugar a ser mayor. - Bufó tras esas palabras y se hincó para recoger al chico entre sus brazos, levantándolo con cuidado antes de comenzar a caminar en dirección a donde estaban reuniendo a los heridos para poder ser tratados.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 2:40 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Argus ha gastado un uso de su espada de bronce.
Kmone ha gastado un uso de sus dagas de bronce.
Kmone ha gastado un vulnerary.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP, con +1 EXP adicional a Argus por efecto del skill Paragón. Gracias al aumento de experiencia, Kmone obtiene el primer skill de la rama Thief:

Desarmar - Una técnica hábil con la cual el ladrón puede, a través de un leve truco de manos, retirar el arma de la mano de otro, sea este un enemigo, NPC u otro personaje jugador. Al hacer que el arma de este caiga al suelo, cuenta con un momento extra o una ventaja.

La barra de experiencia de Argus ha sido maximizada.

Argus puede ahora ascender de la clase Hero a la clase Vanguard o Lord.

> Ascender a la clase Vanguard.
> Ascender a la clase Lord (control sobre cierto terreno, bajo la aprobación de un reino específico, se requerirá para este paso).
> No ascender, conservar la clase actual.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3823


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 07, 2016 9:33 pm

> No ascender, conservar la clase actual.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre y acero [Campaña/Privado] [Kmone]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.