Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Vie Sep 16, 2016 2:20 am

Regresaron de la batalla en la arboleda victoriosos, sin perder hombres, con un refugiado y un emergido para interrogar, una lanza, un hacha así como varias piezas de metal y cuero para ser re utilizadas, un grupo de escuderos y hombres capaces regresaron a la escena para carnear a los wyverns y traer su piel que serviría, por las gruesas escamas, para hacer armaduras livianas y piezas de marroquineria. El almuerzo se había servido casi enseguida a su regreso usando las partes mas blandas de los wyverns enemigos asadas y dejando las mas duras para hacer estofado para la noche, nada se desperdiciaba. Los heridos habían sido atendidos, en especial el principe por lo que solo el cansancio del esfuerzo de esa mañana era lo que quedaba en su cuerpo cuando emprendieron todos camino a la fortaleza como estaba planeado acompañados del reciente recluta improvisado.

El grupo de hombres y mujeres atravesaron las grandes puertas del fuerte, murallas gruesas y altas formando un cuadrado con altas torretas en cada esquina y en el centro alzandose aún mas altas que estas una fortaleza negra. Tanto en las torretas como en la parte superior de la fortaleza se veian asomadas las ballestas y grandes orbes violetas canalizadoras de magia oscura, cercanos al límite con Hoshido aquel había sido un puesto de defensa muy utilizado en guerras pasadas, ahora solo habitado por una pareja de ancianos que mantenían el lugar limpio y a punto para visitas como la que el príncipe hacía en ese momento con sus hombres. Ni bien entrando había una plaza con espacio para que los soldados entrenaran, se podía ver una jaula grande con gallinas y un corral con unas pocas cabras, mas alla las caballerizas y alrededor de la fortaleza varias casa pequeñas que alguna vez alvergaron gran cantidad de soldados. Queriendo su privacidad el principe se dirigió a la fortaleza solo seguido por sus dos guardaespaldas y el refugiado que serviría de mayordomo en el lugar, el resto de soldados se repartieron en las casas.

Era pasado el mediodía cuando habian llegado y el cielo comenzaba a oscurecerse, no había mucha diferencia entre el día y la noche más que reflejos de sol entre las nubes negras de ollín y ceniza volcánica. El rubio principe se dirigió directo a la habitacion que ocuparía y se quitó la armadura dejandola a los pies de la cama, demasiado cansado como para comodarla de inmediato, tenía que escribir un informe al castillo cuanto antes por lo que sin perder tiempo se encerró en el estudio que no era más que una habitación contigua a su dormitorio. A la luz de las velas estuvo más de una hora redactando las cartas correspondientes dejando que el mayordomo se familiarizase con el lugar, casi no le había dirigido palabra más que vagas indicaciones de donde estaban los cuartos de servicio y donde podría tomar un baño, comer y descansar, allí mismo podría encontrar ropas nuevas para cambiarse las dañadas, aunque siendo las habitaciones de servicio no había más que vestidos de mucama y trajes de mayordomo, siendo ropa bastante formal en su mayoría negra con algunos detalles en blanco con bordados de la casa real de Nohr.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Vie Sep 16, 2016 3:44 am

Podía decirse que le estaba yendo bien. Del altercado con los monstruos que lo habían separado de su caravana, había salido conseguiendo apegarse a un hombre noble, príncipe del reino además, que no sólo era lo suficientemente influyente como para conseguirle ayuda en sus problemas, sino que también era bastante correcto y atento al respecto. Si se quedaba a su lado un poco más, por supuesto que sirviéndole como sabía en el interín, lograría volver a su hogar fácil y rápido. Y en el tiempo que le tomara, de paso, estaría cómodo. Justo como le gustaba estar. Para empezar... ya estaba alimentado, limpio y con las heridas sanas, gracias a uno de esos sanadores con báculos mágicos. Ya estaba instalado en el fuerte negro en el que permanecería mientras estuviese con Xander, el cual por cierto lucía como un sitio más que seguro, y gozaba de ponerse ropa nueva y limpia. Podía decirse que estaba satisfecho. Se miró a sí mismo al espejo, acomodándose la camisa oscura, cuyos botones superiores dejaba abiertos para atarse el lazo negro a su propio cuello, en lugar de alrededor del cuello de la prenda. Como esclavo, era el modo en que había aprendido a vestir. Siempre decorando su cuello con collares o lazos. Se puso el chaleco negro con un bordado dorado sobre el pecho, asumía que el emblema de Nohr. Lo abotonó y enderezó.

-
Un poco estrecho, pero apropiado. Me agrada. - Sonrió. Era nuevo para él, pero lucía decente.

De ese modo, enteramente vestido en negro a excepción del singular emblema dorado, el gato procedió a los deberes que él mismo se imponía. Recorrió el fuerte, familiarizándose con las cocinas, los cuartos de servicio, los recursos con los que contaban y donde se encontraba todo, mientras oía que el príncipe se había metido ya al estudio a trabajar. Bien, le daba tiempo de empezar mejor. Había dicho que era un mayordomo y asistente, y que quería ayudar a Xander. El mismo príncipe también lo había dicho: le serviría tener a un mayordomo consigo. En ningún momento se había hablado de que Seimei se encargase del fuerte o se pusiera al servicio de las tropas, pero sí era de asumirse que estaría haciendo bastante por Xander, a partir de ese momento. Se metió con discreción al dormitorio que precedía al estudio y acomodó la cama (otra novedad... en el desierto no se utilizaban de ese modo), el equipaje, acercó algunos cambios de ropa, lámparas y utilidades y, una vez terminado allí, siguió al estudio donde el rubio se encontraba.

Trabajando, todavía. Muy concentrado con ese gesto tan serio suyo. No le sorprendía que el hombre fuese tan rígido. Nohr era un sitio lúgubre por donde se le viese, gris y hostil. No saldrían de allí las personas más alegres y espontáneas. Pero su deber yacía con el pobre caballeroso príncipe esclavizado sobre su trabajo militar y administrativo, así que algo tendría que hacer por él. Tenía que asistir y, por sobre todo, tenía que impresionar y contentar al heredero a la corona. Su delicada naturaleza no quitaba que fuese un esclavo y que conociese muy bien el trabajo continuo. Sólo lo miró con las orejas bien erguidas, dio una contenta sonrisa, hizo una reverencia y se puso a recoger las piezas de armadura y armamento, acomodándolas en sus brazos equilibradamente.

-
Llevo su armadura a pavonar, tiene algo de daño. ¿Cuando la necesitará de regreso? - Preguntó naturalmente, directo al trabajo.

Observó de forma pasajera el escritorio y al rubio trabajando en este. Parecía que tenía trabajo para un buen rato más. Entonces, necesitaría algo de atención extra. El gato se retiró con la armadura sin decir una palabra más, sin preguntar, y a los pocos minutos volvió con una bandeja sobre la mano abierta, en la cual descansaba una jarra de té rojo ya preparado, la correspondiente taza, el azucarero y la cucharilla. Todavía en silencio dispuso de todo en un costado del escritorio, vertiendo el té en la taza tan cerca del rubio que no parecía seguro, pero alzando la tetera una buena distancia demostró que podía embocar el líquido donde correspondía sin fallos. Quizás levantar la vista un poco le haría bien al hombre, al menos a su espalda. O sólo beber el té.







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Vie Sep 16, 2016 4:18 am

Llevaba equipaje liviano, cambios de ropa y un grueso libro de paginas en blanco que el iba llenando a medida que avanzaba en sus viajes por el pais, un registro mas que un diario pues la mayoria de lo que escribia eran datos sobre los emergidos y los pueblos que atacaban, la cantidad de bajas que tenian sus filas, cuantos emergidos habian matado, cuantos escapaban, heridos, daños materiales, incluso descripciones de las banderas, armaduras de los enemigos. Se dedicaba primero a escribir allí explayandose todo lo que necesitase para despues poder hacer un resumen mas claro en el informe que enviaría al castillo. Demasiado enfrascado en su trabajo como para escuchar la puerta abrirse y el gato entrar.

En la semi oscuridad junto a la vela solo se escuchaba el sonido de la punta metalica de la pluma rascando contra el papel mientras escribia en una letra elegante y clara un poco extraña de ver en un caballero tan dado al campo de batalla, algunos dibujos de circulitos y crucecitas con flechas para marcar posiciones como anexos en los margenes del papel completaban su documento. Levanto la vista cuando escucho la voz del gato, tardo unos momentos en reconocerlo con el uniforme de mayordomo de Nohr - Em. No creo necesitarla hasta que nos retiremos de la fortaleza en unos tres días pero cuanto antes este lista mejor. - en tono bajo grave no necesitaba alzar demasiado la voz en al silencioso ambiente, regresando su mirada a las paginas que llenaba sin querer perder la idea. Enfrascado habló sin apartar la atencion - Veo que te haz acomodado bas... - fue a mirar al gato pero ya no estaba en la habitacion, tan silencioso que su presencia ni siquiera se sentia, ni cuando estaba ni cuando no estaba, solto aire y cargo tinta pasando la pagina para continuar. El aroma a te llego un instante antes de que escuchase la puerta cerrarse detras del nuevo gato de servicio, lo miró sin levantar su cabeza, solo moviendo sus ojos y sin siquiera dejar de escribir, terminaría aquella oracion primero, bajando la mirada de nuevo al papel.

Recibió el te y al momento que pensaba apartarse para dejarle espacio para que sirviese el gato hizo despliegue de sus habilidades, sonrio en agradecimiento - Muchas gracias, no era necesario que tomases tantas atenciones aunque me alegra que lo haga, ya comenzaba a tener algo de sed. - tomando la cucharita se puso el azucar y removio sin hacer ruido y bebió un trago, primero con cuidado pero el te estaba a la temperatura justa, caliente pero sin quemar. Solto un quejido cuando apoyó su espalda hacia atras en la silla y dio una mirada mas global a su escritorio, un poco desordenado entre los papeles, la vela y sus repuestos, la cera para sellar, metido en su trabajo habia comenzado a sacar cosas de los cajones buscando y no las habia vuelto a guardar - Te has acomodado bien y hasta has encontrado ropa de tu talla. ¿Crees que puedas encargarte de la cena? Sería pequeña, solo para los que nos hospedamos en la fortaleza, mis dos guardaespaldas, tu y yo. - le habia dicho que sabia hacer todo lo de un siriviente y eso debia incluir cocina pero no queria asumir.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Vie Sep 16, 2016 4:25 pm

En esa clase de ambientes oscuros, el gato de pelaje negro que siempre decidía vestir en el mismo color era fácil de perder de vista, además de empeorarlo con lo silencioso que era al moverse. Ligero, siempre allí cuando tenía que estar, pero siempre retirándose antes de llegar a ser un estorbo. Se mantenía en movimiento y no perdía tiempo. Terminaba siendo una presencia muy fácil de ignorar, al punto en que podía contar o no contar como compañía. No causó una significativa interrupción al silencio en que trabajaba Xander con su ir y venir, aunque él mismo consideró el ambiente dentro del estudio demasiado lúgubre para su gusto. El príncipe no había parado de trabajar al verlo, le dirigía la mirada y no se mostraba reacio a hablarle, pero no había parado. ¿Era sano para él llevar ese ritmo? ¿Estar en un aire tan deprimente? No le sentaba. Por compadecerse del hombre, por diversión o por curiosidad, decidió que lo cambiaría. En su regreso, encontró su mirada y le sonrió de regreso con suma calma.

-
Mañana a mediodía tendrá su armadura de regreso. - Avisó. Se sentía más cómodo en una posición en que, cargando los mandatos y respondiendo por las necesidades del príncipe Xander, pudiera agarrar autoridad sobre los demás que trabajaban bajo él, diciendo qué hacer y para cuando.

En ese momento, fue obvio el movimiento de las orejas azabache de Seimei hacia el príncipe heredero al oírle agradecer su ayuda, una señal de que todo marchaba de la forma deseada. Le daba otra de esas sonrisas que le quitaban años del rostro. Animó al felino un tanto, que sonrió con una pequeña pizca de orgullo, pues era de mal gusto tener demasiado ego frente a quien servía. Aún así, de prestarse suma atención a su voz, podía detectarse en esta el leve eco de un corto ronroneo que se quedaba en su garganta. Como enfatizando un punto, dejó al hombre a su té y rodeó el escritorio para posicionarse a su lado, comenzando sin pregunta ni orden a acomodar los implementos que utilizaba. Separó apropiadamente el papel ya escrito para que la tinta se secara sin temor a que terminase rozándose contra algo, ordenó el resto, llevó a una esquina la cera para derretir en su pocillo y por el momento la dejó, ya después prepararía la cera para él cuando viera que terminaba. En ningún momento sus manos cruzaron las ajenas ni lo que movía fue puesto en su camino. Con su amo, estaba acostumbrado a peinar y vestir o desvestir a un hombre mientras estaba caminaba desde o hacia una batalla, un poco de orden no era un desafío imposible.

-
¿Sus mayordomos reales no hacían exactamente esto por usted, príncipe Xander? Sólo intento cumplir lo que pacté. - Dijo. No pensaba que otros fuesen tan buenos como él en lo que hacía, de hecho ansiaba que la respuesta fuese esa. Con el mismo semblante relajado y con una pequeña sonrisa para decorar sus suaves facciones, respondió en un rechazo dicho con suma simpatía. - Preferiría sólo servirle a usted, con quien hice mi acuerdo. Pero no es un problema. Cocinaré en mayor cantidad de lo planeado, simplemente. -

Era receloso respecto a esas cosas. Y era sólo con Xander con quien necesitaba comportarse y servir. Ya le haría acostumbrar y entenderlo... para lo cual, era hora de que su salvador le prestase mayor atención a él. Seimei era un hombre paciente cuando hacía falta, pero no iba a perder tiempo mientras su caravana se alejaba más y más. Prefería conquistar la bondad y gratitud del rubio en unos días, que tardar unas semanas haciéndolo. El primer día era el más crucial. Habiendo oído el crujido de su espalda y pretendiendo demostrarse como el perfecto servidor que era, pasó junto al respaldo de la silla, estirándose un poco para apoyar las manos en ambos de sus hombros con el mismo nivel de presión, y darles un suave empuje con los pulgares para hacerlos crujir el triple. Soltó una corta risa, ahorrándose comentarios.







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Sáb Sep 17, 2016 1:04 am

Los mayordomos y mucamas que rondaban por el castillo atendian a toda la familia real, a los principes, al rey y sus concubinas por igual, nadie tenia un mayordomo propio y tampoco tan dedicado, si no era la hora del te o no era solicitado explicitamente una merienda, no se esperaba que mientras alguien estuviese trabajando un mayordomo interrumpiera para traer bocadillos o bebidas, ahora Xander apreciaba el gesto y notaba lo agradable que era ser atendido tan personalizado - Los mayordomos reales atienden el castillo y las tareas domésticas primero. - la forma que lo dijo le sonó un tanto brusca, incluso pudiendo mal interpretarse como un reproche asi que se apresuro a agregar - Normalmente no se nos atiende de esta manera si no lo solicitamos. - mantenia la sonrisa complacida. Sus manos fueron a sujetar los papeles que el gato tocaba temiendo que fuese a mancharlos pero se detuvo a mitad de camino al ver que los maniobraba con cuidado y soltura acomodandolos de manera de que su tinta se secase, despejaba el espacio de trabajo y lo reacomodaba un poco, apenas moviendo unos pocs objetos pero suficiente como para facilitar la tarea del principe sin tantos obstaculos en el medio. No esperaba que un animal que podia tomar forma humana como era un laguz fuese a ser tan hábil en esto de servir.

El trago de te primero sacio su sed fue recien el segundo que pudo saborear, delicioso en su preparacion, no estaba aguado ni estaba demasiado fuerte su sabor, un poco extrañado de sentir aquel matiz melancolico en la bebia caliente al recordar como era hecho ese mismo te cuando era pequeño. Al crecer habia dejado de tomar te rojo cambiandolo por el negro, un sabor mas marcado y menos dulce, no recordaba que fuese tan agradable - Tiene muy buena mano preparando te, esta realmente delicioso. Y le agradezco que se encargue de la cena, puede disponer de todo lo que encuentre en la cocina y por favor hable con la pareja de ancianos si le falta algo, ellos sabrán como proveerle. - teniendo gallinas y cabras tenian huevos y leche frescos reduciendo así la necesidad de ir al pueblo no tan cercano por provisiones.

Sus hombros se tensaron mas cuando sintió las manos tocarle, no estaba para nada acostumbrado al contacto con otros que no fuesen su familia, no era un hombre demasiado fisico, su cabeza se levantó un poco y bajó la taza a la mesa, no llego a replicar que el tronar de su espalda y el liberar de la tension en esta arranco un gemido ronco y profundo. No habia notado que cargaba con tanta tension en sus articulaciones hasta que la habian liberado, sus hombros bajaron un poco y su cabeza se dejo descansar un poco hacia adelante dejando su nuca apenas cubiertas por los rulitos que se formaban en la parte baja de su cabello que extrañamente caía lacio hasta medio camino.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Sáb Sep 17, 2016 2:24 am

De la forma correcta en que las cosas funcionaban, un esclavo no era exactamente otro ser vivo, sino sólo... pues, un esclavo. Un intermedio entre herramienta y ser. Su presencia no significaba compañía, sus oídos escuchaban pero sus labios no repetirían a traición, estaba obligado a olvidar lo que no le concerniera, o al menos pretender que lo hacía. Podía estar justo allí, sobre los documentos de la persona que servía (temporalmente, claro), pero no se suponía que se tentara a leerlos. Sin embargo, la verdad era que Seimei tenía una memoria muy aguda y precisa, y que no perdía oportunidad de husmear de sobra. Porque Xander era su objeto de interés en esos momentos, y estar enterado de todo era necesario. De su caligrafía infirió que era más cuidadoso de lo que su contextura física daría a creer. De su redacción y los dibujos que la acompañaban, se hizo una idea sobre la dedicación que ponía a su trabajo. Y así, de esa forma, continuó observando crítica y atentamente. Con sus palabras no fue distinto, consideraba con cuidado cada una, como también el tono en que las expresara.

-
Ya veo. Hum... es diferente a lo que acostumbra, pero ¿lo es de una buena o mala forma? - Preguntó, parando en lo que hacía y parpadeando un poco, con inocencia. - No se trata de una molestia para usted, ¿o sí? -

Su sonrisa insinuaba que no, pero Seimei rara vez suponía. Necesitaba estar seguro. Observó al rubio al fin hacer una pausa, para darle su merecido momento al té. Hasta el momento, parecía estar complaciéndolo suficientemente bien. Con la bebida Seimei tampoco había adivinado de la nada, bien habían dudado en responderle los ancianos si el príncipe Xander bebería negro o rojo, y en la discusión de ellos al respecto, el laguz se había enterado de lo que necesitaba. Eligió lo melancólico, lo primero, antes que el usual de hoy por hoy. Sería más personal. Creía que le ayudaría a congraciarse. ¿Tomaría el sentimiento de deuda hacia Seimei que el gato deseaba que tomara? Todavía faltaba para saberlo. Pero, paso a paso, creía que se acercaba. Con las manos en los hombros del varón, aún a través de la ropa, el ronco sonido que le había provocado indicaba que sí, iba perfectamente bien. Orgulloso de su desempeño y simplemente interesado en ese cambio de voz, Seimei disfrutó bastante oírlo. Era una buen gemido para sacarle a un hombre tan correcto. Tras él, se permitió afilar la mirada, satisfecho.

-
Soy un fanático, de cierto modo, y le asumí como un hombre para té rojo. - Se inclinó para presionar más con sus manos, volviendo a reír. Los crujidos se oían, no podía pretender que no. Pero lo más interesante era la voz. - Ah. ¿Disfruta? - Le respondió en un susurro. Y con eso, el pensamiento mezquino. "Porque puedo hacer que siga. Bastante más. ¿Hasta donde me conviene?"

Como el hombre le daba espacio, lo utilizó. Su rechazo al contacto físico era severo y casi sin excepción, pero rara vez salía a relucir, pues era muy bueno esquivando con discreción y, como en ese momento, tocando a través de ropa para no arriesgar su piel. Xander parecía un hombre limpio y no era nada desagradable, pero las cosas simplemente eran así. Cuando el rubio se inclinó hacia adelante, Seimei se hizo de algo más de espacio, medio sentándose en el posabrazos de la silla para hacerse de un buen ángulo, a modo de poder presionar ambos hombros a la vez con la misma fuerza. Masajeando la zona intentó deshacer aquella tensión, y mientras las bases de sus manos bajaban a presionarle el centro de la columna, comenzó a ronronear por lo bajo. Como quien tararea al trabajar. Ronronear, tal como el sonrojo o la risa, era algo que debía salir espontáneo, sin forzarse. Pero se había acostumbrado a hacerlo, en algún punto. Enfocarse en la relajación y causar que surgiera, cuando parecer feliz le ayudaría a hacer feliz a su acompañante, o cuando mejoraría el ambiente. Si pensaba en lo cálido que estaba y lo bien que se sentía tener ropa nueva, podía. Mentalmente desafió al caballero a intentar seguir trabajando en esas condiciones, mientras volvía a sus hombros duros. Y tornándose un poco competitivo al respecto, él contra el trabajo, comentó. -
Todavía le queda algo de trabajo antes de poder descansar, ¿no es así? -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Sáb Sep 17, 2016 2:50 am

No eran presisamente secretos lo que ponia en aquel papel pero tampoco le hubiese gustado que salieran a la luz, tampoco creia que un gato supiese leer asi que era mas el miedo de que los manchase mas de que los leyera. Encontraba bastante comodo que le sirviera asi, sus manos nunca se cruzaban con las suyas asi que podia acostumbrarse a ese ritmo, era enserio cuando decia que habia servido ante y tal parecia ser excelente en su trabajo - No no, no es una molestia para nada, en lo mas minimo. Creo que es bastante util su compañía de hecho. - no queria ofenderlo, estaba feliz con el desempeño aunque fuese  el poco que habia mostrado hasta el momento.

Con su cabeza gacha cerro sus ojos un poco intentando aflojar conscientemente los hombros, los dedos del gato subian por sus musculos y bajo su espalda y ni siquiera notaba que hacia un esfuerzo consciente por no tocar su piel directamente. No era un hombre sucio, todo lo contrario siempre disfrutaba de un buen baño cuando tenia la oportunidad aunque habiendo recien llegado no habia tenido tiempo aun, urgido por el trabajo y enviar el informe a su padre. Solto su aliento gruñendo un poco cuando su columna trono y suspiro con alivio cuando los musculos de sus hombros fueron masajeados, no conocia siquiera el concepto de masaje y era un mundo nuevo para el, mas de tres decadas de estres en su cuerpo siendo liberado por manos expertas. Movio su cabeza afirmativamente sin querer decir palabra aun queria disfrutar un poco mas pero sintiendo un silencio un poco incomodo hablo bajo - Tienes buena mano para esto ¿se lo hacias a su antiguo contratante? - sono un tanto ronco con la garganta relajada, creia que al estarle habando buscaba justamente una charla ligera pero el comentario sobre su trabajo le regreso aquella urgencia. Sus hombros se volvieron a tensar y miro la pluma en el tintero y el papel en blanco frente suyo - Es verdad, aun tengo trabajo, debo de atender. Una carta a mi padre y una a mi hermano... aun debo terminar este informe... - si bien estiro el brazo para tomar la pluma se quedo en blanco unos instantes pensativo - ¿Seria mucho inconveniente si pudiese preparame una tina de agua caliente antes de que se ponga a preparar la cena? Se lo agradeceria mucho - intento apoyar la pluma sobre el papel pero noto que se le hacia dificil volver a concentrarse, el masaje aflojaba sus hombros y sus adoloridos musculos siendo apretados le empujaba a dejar la mente en blanco. La punta raspó el papel llegando a escribir una palabra pero su elegante caligrafia se habia visto afectada.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Sáb Sep 17, 2016 3:27 am

Tenía a un príncipe complacido. Ese era precisamente el objetivo, hacerse útil, ganarse su simpatía y su favor, hacer que le consiguiera un seguro regreso a su verdadero amo... y si lograba que le agradase tanto tener un sirviente personal, ofrecerle al hombre uno de sus mejor entrenados esclavos. Uno educado personalmente por Seimei. Era sorprendente que el primer príncipe de un reino no tuviera ya esclavos sirviéndolo, al menos desde el punto de vista de quien era uno, pero podía volverse un cliente y esa sería una victoria en todo sentido. El gato negro pensó en ello mientras trabajaba, sin poder evitar esas maquinaciones. Siempre lo hacía, pensar adelante, planear el provecho que sacaría. Sonriendo mientras continuaba, en una espalda que ya no crujía al acomodarse pero que seguía bastante endurecida por la tensión. Sus dedos cuidadosos, la justa medida entre fuerte y delicado, se movieron contra la notoria musculatura. La repetida caricia acaloraba el área primero, la fuerza aplicada de a poco terminaba de aflojar cada músculo. Y él, de paso, se entretenía memorizando los pormenores de su físico, nada sorprendido de que un guerrero fuese de ese modo, mas sí que resultara ser alguien de tan correcto carácter. Gracioso contraste. La pregunta que le realizó fue un poco sorpresiva, sin permitirle adivinar el motivo detrás.

-
Ni antiguo, ni exactamente contratante, príncipe Xander. No me sentiría muy a gusto hablando de una persona que he servido ante otro, pero... esto es usual, al menos. - No aclaró mucho, no deseaba hacerlo. Pero convenía destacar, si tanto disfrutaba, que tener a un mayordomo personal equivalía a tener más de eso. - Sería mucho mejor si estuviese recostado, pero así tampoco es imposible. Aunque puedo asegurar que nunca vi a un hombre tan tenso, haha. ¿Será que ha estado preocupado? -

¿Por los últimos 5 años? ¿De corrido? Porque la cantidad de nudos en sus hombros rallaba en ridículo. Y tomaría tiempo corregir tanto. Seimei suspiró, tomándoselo con calma y continuando a su ritmo. Le gustaba el cambio en su voz, saber que estaba yendo bien. Pero no tanto como para evitar que intentara seguir trabajando, al parecer. Desafiado, casualmente eligió ese momento para presionar a cuenta nueva con las bases de las palmas entre los hombros, el lugar donde le había hecho ser más vocal. Meciéndose de forma lenta a su lado, su cola rozó el costado del hombre a la vez, abultada y cálida. Pese a todo, el oír nombrada a la familia real llamó la atención del gato, que irguió las orejas y dirigió la vista discretamente a las hojas escritas. Era la clase de cosa que podía resultar conveniente saber. No podría imaginar para qué exactamente, no en ese momento, pero recolectar por si las dudas jamás haría daño. Puso una sonrisa en su rostro y un tono animado en su voz.

-
Puedo. ¡Un baño caliente será! Pero relájese, o no podré hacer nada de esto, ¿sabe? - Dijo, tomándose cierta confianza al hablar tan relajadamente. Su vista no se quedó demasiado en la escritura, ya que lo más importante podía salir de los labios del mismo caballeroso príncipe. - ¿Por qué no me cuenta un poco al respecto? Seguramente le hará bien. Un simple laguz no entenderá mucho de lo que esté usted escribiéndole al rey de Nohr, pero soy bueno escuchando, si desea soltar lo que le aqueja... ¿es la guerra un negocio tan miserable como he oído? -

Un simple laguz que no entendería nada. Qué linda broma.







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Lun Sep 19, 2016 4:18 am

Sus hombros se relajaban de años de tension, tan flojos como no habian estado en mucho tiempo se le hacia bastante dificil el poder continuar escribiendo sin sentir la flaqueza de sus dedos y su brazo solo queriendo recostarse sobre la mesa y dejarse hacer. Nunca habia conocido algo asi y no sabia como habia pasado su vida sin eso, no se dejaba tocar por nadie que no sean sus hermanos o por alguna razon muy particular como sanar una herida o asi, que alguien le estuviese masajeando los musculos se sentia simplemente bien. Respiro pesado y movio un poco su cuello para acomodarlo - Hace un excelente trabajo, se nota que tiene mano para esto. - no pregunto mas al respecto.

Enderezo un poco su espalda y trato de concentrarse en escribir aunque fuese un borrador de las cartas, ya de por si con esa primera palabra temblorosa no usaria ese papel, cuidaba mucho su caligrafia y menos si era para su hermano y su padre. Sospecho un poco del repentino intereses del gato tensando un poco sus hombros y siguiendo con la escritura, confiado aun mas ahora que no sabría leer si necesitaba preguntar y no leer sobre su hombro como podría hacer. Tardo un poco en hablar, ya teniendo casi un parrafo completo con pocos tachones prolijos - Comunicar los movimientos de las tropas enemigas, avisar que he llegado a la fortaleza. Mi padre es un hombre muy escueto, un breve informe será suficiente, en cambio mi hermano es un estudioso que busca todo detalle sobre los emergidos, recolecta toda clase de información al respecto y si bien me sirve a mi tener un registro para mis movimientos en el campo de batalla, también es útil para sus estudios más detallados. - Leon siempre había sido un buscador de información y confiaba que si alguien podia resolver el misterio de esas tropas zombies seria el.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Lun Sep 19, 2016 5:18 am

- Para más cosas de las que imaginaría, señor príncipe. - Como por ejemplo, sacar información de provecho de señores complacidos mientras les agasajaba con su compañía, alimento de su preparación o un masaje en los hombros. Para eso tenía mano, sí. Justo así. Sin saber para qué quería esa información, se molestaba en irla obteniendo. Quizás el sólo hecho de acostumbrar al príncipe Xander a trabajar con un confidente fuera útil. Le sintió sucumbir un tanto bajo sus manos, ceder esa presión suya, a la vez que comenzaba a hablar de sus asuntos de combate. Sin necesitar ya de espiar el escrito en sí, Seimei mantuvo la vista fuera del mismo, fingiendo un correcto desinterés en lo ajeno.

-
Ya veo. Entonces el ejército de Nohr está teniendo éxito estos días, ¿no? Por un momento creí que sería distinto. Cuando el príncipe de un reino se ve en las filas de adelante, como un soldado más... normalmente, pensaría que es una mala señal. Pero no es que yo entienda mucho de guerra. - Lo dijo con humor. Cierto, no era un experto, pero tampoco tan ignorante. - Hoy le vi ganar. Así que deben ser buenas noticias las que escribe. Relájese, de una vez. -

Apretó los hombros del caballero, ya que a cada recordatorio sobre el trabajo parecía que volvía a tensarlos, lanzando el esfuerzo del felino a empezar desde cero. Lo cual no le molestaba del todo, era una cómoda posición desde la cual cazar informaciones. Y le hacía sentir victorioso, al lograr que dejara de escribir y volviera su atención más hacia su persona. Decir con tanta seguridad que todo iba bien era una invitación de parte de Seimei a que le diera la razón, o replicara con la verdad de la situación de Nohr, algo siempre conveniente. Podía no saber mucho de una u otra temática, pero sabía hacer a las personas conversar, revelarle un poco de todo. Dejándose llevar por su interés en el asunto, y considerando que no podía hacer mucho más por un hombre que no sólo no se relajaba más sino que no parecía saber calmarse, dio una última y larga presión que recorrió ambos hombros para finalmente detenerse, apartándolas. Aún así, no tenía mucha intención de moverse de su asiento en el posabrazos, pues todavía no terminaba de hacer hablar al rubio. Había más que podía sacar de él y una de esas cosas, era una que a Seimei podía servirle en el futuro cercano. Algo que quizás un miembro de un ejército grande sí supiera aclarar.

-
¡Eso será suficiente! No puedo hacer más que esto si no se tranquiliza usted. Me siento derrotado. El agua caliente tendrá que terminar por mi. - Reprochó y regresó sus manos a su regazo. Al continuar bajó la voz, pensativo y con un toque melancólico, bajando las orejas a su vez. - Esos enemigos suyos parecían muy decididos a atacar mi caravana. ¿Me pregunto por qué? -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Lun Sep 19, 2016 2:57 pm

No tenia costumbre de tener confidentes mas alla de sus hermanos, no hablaba de estrategias ni siquiera de sus tareas con los sirvientes o sus soldados, como mucho llegaba a compartir algo asi como una amistad muy desvalanceada con sus guardaespaldas, una amistad de confianza pero no de compartir informacion personal. Le resultaba extraño hablar de esas cosas aunque no veia lo malo nada de lo que decia comprometeria a su pais a el o a su hermano. Mantuvo unos momentos los ojos cerrados mientras se centraba en su masaje - Hay victorias y derrotas pero considero que estamos por buen camino, no tenemos tantas perdidas como se podria esperar contando el fuerte enemigo que enfrentamos pero creo que estamos lejos de ver nuestras tierras libres de este mal en un futuro cercano. - las palabras le devolvieron la urgencia de su trabajo retomando su escritura un poco mas apurado - Buenas noticias es relativo, esta es una de muchas pequeñas batallas que hemos tenido desde que deje el castillo y perdimos varios hombres en el camino, es bueno decir que el enemigo perdio mas y al menos sabemos a donde se dirije. - dejo sus palabras en el aire un poco mientras escribia ya que le costaba un poco escribir y hablar al mismo tiempo.

Tiro para atras su cabeza estirando sus hombros con la ultima caricia del masaje volviendo a vocalizar su relajacion un poco ronca. Libre de las manos del gato apoyo su espalda en el respaldo de la silla - Perdon si no puedo aflojar mis hombros, nunca me lo habian pedido y es un poco complicado centrarme en eso pero le agradezco profundamente el gesto, me ha agradado y me ha ayudado. - la pluna rayo la hoja con algunas palabras y se detuvo escuchando el pesad de la voz gatuna, entrando en conciencia de la situacion de quien le acompañaba - Lamento lo de tu amigo y tu caravana. Estos enemigos atacan todo lo que se cruce en su camino, lamento decir que probablemente sea solo mala suerte y nada mas, si no portaban banderas dudo que fuese por algo consciente realmente. - si la culpabilidad era el arma de Seimei estaba funcionando, comenzaba a sentir la responsabilidad de hacer algo al repecto.

Mantuvo silencio mientras pensaba con la pluma apoyada distraidamente en el papel dejando una mancha de tinta - Por el momento me veo incapaz de ayudarlo, si sabe a que ciudad se dirigia su caravana puedo enviarle con el ejercito, tengo tropas marchando por todo Nohr protegiendo ciudades y pueblos, seguro podra coincidir con alguna marca y podra viajar seguro. -
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Mar Sep 20, 2016 2:23 am

- Lejos de ver sus tierras libres... qué lástima. Pero suena a que lo tiene bajo control, tanto como se puede. Por eso, yo le felicito. Además, piense... ¿no ha hecho a Nohr un lugar más seguro ya? Yo mismo estuve en peligro en sus tierras, y fui auxiliado sin mayor incidente. -

Con la voz suave y tranquila, Seimei hacía en ese momento un esfuerzo adrede por darle alivio al caballero. ¿Por qué? Por un lado, era la verdad, una verdad que al tenso hombre le debería hacer bien oír. Pero no era propio de él hacer comentarios gentiles sin un motivo. Xander le agradaba, le interesaba, pero su bienestar emocional no era exactamente una preocupación del gato negro. Su motivación era simplemente ser un buen confidente, no indagar demasiado en detalles pero sí darle una opinión digna de abrir la boca. No opinar demasiado pero tampoco hablar en vano era necesario en un esclavo experimentado, pretendiendo una relación natural y cómoda con la persona que por esos días estaría sirviendo. Sonrió un poco, transmitiendo aquella tranquilidad en el tono de su voz. En gran parte, también se hallaba entre agradecido y satisfecho de que el príncipe heredero no se resistiera a hablar con él. Era interesante y agradable. ¿Desde cuando le parecía tan interesante oír sobre combate? Le sorprendió, aunque si lo pensaba, simplemente jamás había tenido quien le comentase al respecto. Sus amos anteriores sólo eran esclavistas, inclusive su superior era un mago, pero no un soldado ni un activo guerrero. Se quedó en el posabrazos, atento e interesado, con las piernas un poco recogidas. Había hecho buen equilibrio ya allí. Además, en una silla así de grande, el espacio sobraba. No tuvo más que escuchar sobre batallas, pero sí sobre el estrés del príncipe Xander, sorprendiéndose un poco. Parecía haberle dado el primer masaje de toda su estresante vida.

-
¿Nunca había hecho esto? ¿Nunca? - Preguntó, divertido. - Oh, vamos a hacerlo un poco más habitual. Eso explica por qué no funcionó tan bien. Ya verá, a la próxima noche, funcionará como se debe y será aún mejor. -

Estiró la mano hacia el rubio, dándole una leve palmada en la espalda, más bien un leve toque para indicarle que estaba allí. Sonaba como si no hubiese sido completamente en vano, su voz le indicaba que había llegado bastante lejos, pero pretendía ser cada vez mejor. Eran tareas a las que estaba acostumbrado y difícilmente le pesaban, atentaría contra su orgullo como esclavo perfecto no ser capaz... inclusive si Xander se lo agradecía de por sí, continuaba siendo un tema serio al cual dedicarse después. Observó al hombre parar de escribir, irguiendo curioso sus orejas y enderezando un poco su espalda. ¿Qué pasaba? Estaba manchando el papel, tendría que transcribir todo si seguía así. Automáticamente el felino se puso en pie, retirando la pluma con suavidad de la mano ajena, sin llegar a rozar al hacerlo. La limpió sin decir una palabra, dejándola a un lado de modo que no goteara y se dispuso a cambiar el papel. Finalmente escuchó las palabras del hombre, ofreciéndole sus condolencias, así como protección para partir. No era lo que quería, no era del todo seguro y él sólo jugaba con cartas seguras. Pero resultaba inesperado que estuviera ofreciendo ya eso. Seimei esperaba tener que ganárselo bastante más, no anticipaba que la gentileza viniera así como así. Xander actuaba tan caballeroso como había parecido al principio.

"¡Eso no es suficiente! Pero... realmente es..."

-
Nohr fue sólo un desvío. De por sí, nos salimos mucho de ruta. Ahora mismo, no puedo predecir donde habrán terminado. - Bajó la vista. Honestamente, en verdad, se sentía descolocado ahora. - A menos que alguna de sus fuerzas los vea por allí, o... quizás si me enseña un poco sobre las ciudades de Nohr, si me permite dar un vistazo a sus mapas, pueda pensar en qué lugar sea lógico que terminen. De todos modos, príncipe Xander, soy un gato paciente. Estaré trabajando hasta que todo se resuelva y el tiempo se me hará más corto así. -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Mar Sep 20, 2016 2:52 am

¿Se sentia avergonzado? Si, era eso. Se sentía avergonzado de no haber recibido nunca un masaje, algo que aquel gato parecia tomarlo como tan natural y tan liberador de estres para sus anteriores contratantes, el nunca lo habia recibido y ni siquiera conocia esa practica. El estress en Nohr se trataba como cualquier otra dolencia no fisica, aguantandolo. Si no sangraba o no dolía, no necesitaba ser curado y si bien a veces le dolia la espalda o los hombros solo era seguir, no era diferente a un golpe leve o un mal movimiento que pasaba con el rato de estar en movimiento - N no... Nunca me habian hecho esto. Como le dije, los mayordomos en el castillo se limitan a hacer las tareas de este y atender necesidades basicas pero no tan.. personal. - esa era la palabra realmente, no le tocaban siquiera si no era estrictamente necesario, el en particular no aceptaba ayuda para vestirse, apenas con su escudero para que le ayudase con su armadura pero era mas una cuestion de velocidad, de tener tiempo preferia hacer las cosas el mismo. En cambio el gato se movia con tanta naturalidad alrededor suyo y sus manos se movian con tanta confianza que no sentia aquella incomodidad donde quien intentaba ayudar en realidad estorbaba, si no que realmente sentia la ayuda que el gato daba.

Se sentia bien esa presencia y su opinion le aliviaba tanto como sus masajes, muchas veces le habian agradecido por haber intervenido pero tambien el habia visto el precio de gente muerta y familias rotas, ahora con el gato un aimigo muerto y deborado frente a sus ojos, eran tiempos muy crudos, pero cada emergido menos era un Nohr mas seguro y en eso tenia razon cualquien esfuerzo era bueno y no era en vano. Reacciono cuando le quitaron la pluma, de todas maneras aquello era un borrador pero ni siquiera habia notado que habia hecho una mancha en el papel, ya era una verguenza incluso como borrador, estaba haciendo un desastre alli, normalmente no necesitaba hacer borradores y escribia directo sin errores y con una caligrafia apta para poner en las paginas de un libro no ese mamarracho que tenia frente a si. Arrugó el papel y lo dejo a un lado - Creo que no podre escribir ahora. - se dijo a si mismo en voz baja aun atento a los movimientos del felino - No se que espera realmente, esta guerra puede tardar semanas como años por lo que sé... si desea mapas de Nohr, puedo dárselos, en la biblioteca debe haber algunos que pueda utilizar. Aunque si estan desviados han caído en muy mal lugar, nuestras rutas no son seguras como habrá visto y no solo por los emergidos si no por los bandidos que se aprovechan de la situacion. Cercana la frontera de Hoshido siempre hay tropas hostiles de ambos reinos, viejas tensiones territoriales que no encuentran tregua ni siquiera en estos momentos... Creo que si sera mejor que se quede aqui por un tiempo, al menos hasta que la situacion belica este mas estable. - tomo una hoja nueva y la coloco frente a si tomando la pluma. No hacia preguntas invasivas al gato, estaba acostumbrado a tener gente misteriosa alrededor y eso no era un impedimento para contruir una relacion de confianza mismo su guardaespaldas era un gran misterio, un hombre sin pasado pero su confianza en él era ciega.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Sáb Sep 24, 2016 4:09 pm

Algunas personas, como Xander, simplemente no estaban acostumbradas al lujo y tenían problemas adaptándose a ciertas atenciones, eso Seimei lo comprendía sólo hasta cierto punto, dado el ambiente en que había estado desde su mismo nacimiento. Era un poco simpático a su modo. Al menos a él le causaba algo de gracia, especialmente de un hombre ya adulto y un príncipe. Pero ya cambiaría eso. Tendría que acostumbrarlo. Para él, no tenía nada de extraño ni de vergonzoso, ni siquiera era un asunto muy personal. Sólo trabajo. Partes de su vida, cosas que había aprendido a hacer, interacciones normales. Quizás Xander llegara a verlo así también, si le daba tiempo. El gato sonrió para sí mientras continuaba ordenando, bastante callado, pues todavía intentaba procesar la gentileza del caballero en términos que él comprendiera, como beneficio y ventaja... hasta que sus oídos captaron algo todavía más difícil de procesar. Sobre la guerra y los conflictos con que Nohr lidiaba, y el tiempo que podía pasar antes de que se libraran de todo. Xander estaba siendo amable otra vez, pero no eran palabras que le agradaba oír. Su cola se meció más rápido tras él, de un lado al otro, señal de su descontento.

-
¿Años? Haha... esperemos que no sea así. Y que no sea tan mal panorama para mis compañeros. Son gente de gran ingenio y muchos recursos, han sobrevivido hasta ahora. No sin mi, pero en fin. Seguramente, esto no tardará tanto como años en resolverse... - Claro que la seguridad de su amo también empezaba a preocuparle, pero por sobre todo se trataba del tiempo. Le sonrió lo mejor que pudo. - Agradezco su gentileza, realmente la agradezco, príncipe Xander. Pero aguardar aquí años a que la guerra pase es una promesa que simplemente no haría. No se moleste conmigo, ¿sí? -

Aunque intentara tomarlo con calma y buen humor, no podía evitar ser un poco duro en establecer su límite. Estaba un poco afectado, después de todo. Se dio cuenta en ese momento de que, en algún punto, había parado en lo que hacía, y sus manos descansaban ahora quietas sobre el escritorio, sin tomar nada en particular. ¿Por qué se sentía de ese modo? Los demás esclavos sólo eran dinero, si morían se trataba de dinero perdido. Quizás sólo era eso, que no le agradaba un malgasto tan gratuito, o las cosas que sucedían fuera de plan. Rápidamente se puso manos a la obra otra vez, juntando las palmas con un chasquidito breve y enderezándose. Otra vez su sonrisa en su rostro y su atención en el rubio frente al escritorio.

-
Oh, pero no niegue usted sus deberes. Como mayordomo temporal, debo insistir en que termine el reporte mientras todo esté fresco en la memoria, Señor. El rey y el príncipe deben estar esperando su carta. - Se aclaró la garganta y movió el dedo índice en el aire al hablar. - Recapitulo: perseguía a un escuadrón enemigo, se halló con los aéreos que hostigaban a los míos, combatió y venció. ¿Y la persecución? No omita terminar el informe de eso. Yo no le entorpeceré, tengo agua caliente que conseguir o se nos hará tarde. -

Huía un poco de ese asunto de esperar años. ¿Una oferta de trabajo tan generosa así como así? Era una criatura mentirosa, pero comprometerse a eso sólo por seguir el juego le sonaba mal. Todo se le hacía muy raro, y desconocía cómo interpretarlo. No se quedó quieto más tiempo del necesario. Pasó frente a Xander sin dirigirle la mirada ni levantar mucho la cabeza, mostrándose metido de regreso en su trabajo, caminando con la espalada recta y las manos tras la misma. Apenas asomó la cabeza fuera del estudio, mandó al primer hombre que vio a subir suficiente agua caliente para llenar la bañera y de sobra. Volvió a cerrar la puerta y allí se quedó, del lado interior, en caso de que el caballero tuviese más peticiones.







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Sáb Sep 24, 2016 5:29 pm

Su primera prioridad siempre era la seguridad de sus tierras y su gente cayendo en segundo puesto de forma automatica la urgencia que mostraba el felino por regresar a su hogar, el principe no detendria sus planes por que el gato estuviese alli consideraba que su deber terminaba hasta donde el gato estuviese con vida del ataque de emergidos en sus tierras mas alla de eso era simplemente buena voluntad. Que el gato se pusiera en esa posicion hizo que el principe de rubia cabellera frunciera sus cejas y alzara la vista aunque no su rostro observando de manera severa al mayordomo que apoyaba sus manos en su escritorio y sin dudarlo hablo de manera un tanto mas firme - No te lo he dicho para que hagas una promesa al respecto. Te ofresco las posibilidades que soy capas de darte pero siempre puedes irte por las tuyas cuando gustes. - la actitud del gato le estaba complicando y pese a que decia que estaba agredecido sus problemas parecian ser presentados como para que el rubio los solucionase y mas encima no aceptaba ninguna de las soluciones presentadas. No era un hombre felxible por mas que era amable y que se le fueran rechazadas sus buenas intenciones era empujar un poco mas alla de lo que podia aceptar. Igualmente aun tenia presente la situacion del otro aunque era perfectamente consiente que no podia preocuparse por cada ser que tuviese un problema relacionado con la guerra, muchos perdian familiares amigos o hasta sus hogares y el principe no podia hacerse responsable por cada uno. Intento ser comprensivo y se masajeo el punte de la nariz suspirando profundamente - Lamento si he subido el tono... estoy un poco estresado y aun tengo trabajo por hacer. - bajo considerablemente su tono y volvio a tomar la pluma.

Obedeciendo lo que decia su provisorio mayordomo comenzo una carta nueva esta vez con la caligrafia delicada y elaborada que le caracterizaba en el castillo y escribio a su padre en primera instancia. Por algunos minutos solo se escucharon los pasos del gato y el rascar de la punta de la pluma contra el papel algo rugoso hasta que firmo y dejo esa carta a parte a secar empezando de inmediato la de su hermano bastante mas extensa pero mucho mas rapida de escribir al ser un poco mas informal y teniendo ya mas freco todos los datos, nuevamente firma y a un lado. Doblo la primera carta dejando caer cera en la union y presiono con el sello de Nohr en una esquina escribio el nombre del Rey y haciendo lo mismo en la otra carta escribio el nombre de su hermano. Tanto silencio en la habitacion se habia creido solo hasta que levanto la mirada y vio la figura del gato de pie junto a la puerta aparentemente esperando sintiendo algo de culpabilidad por la diligencia del otro sintio la necesidad de darle algo que hacer asi que tomo ambas cartas y las extendio al frente - ¿Podria entregar estas cartas a mi guardaespaldas? Digale que las lleve al destinatario lo antes posible. -
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Sáb Sep 24, 2016 7:57 pm

Desde el momento en que la caravana del esclavista había sido atacada y Seimei había sido alejado de los suyos, había perdido el control de la situación a su alrededor. Odiaba verse en esa clase de percance, pero era lo que sucedía. Convencer a Xander de llevárselo y buscar ejercer cierta influencia a su lado, eran los intentos del laguz de tomar ese control, aquello sin lo cual no sabía ni podía vivir. Pero estaba dependiendo del príncipe, al fin y al cabo. Esa realidad se hizo muy presente con sus palabras y las limitaciones que marcaban. No le quedó más remedio que aceptarlas, aunque fuese un trago amargo para él. Cerró los ojos unos momentos y exhaló lento.

"No eres tan fácil de engañar. Lo vuelves un poco más complicado..." Pensó con resignación.

Por supuesto, las palabras que salieron de su boca no fueron las mismas. Esbozó una ppequeña sonrisa, negando un poco con la cabeza. -
No se preocupe. La verdad es que mis desiciones ya han sido tomadas, por lo cual estoy aquí y asistiéndole en este momento. Supongo que no me expresé al respecto, pero no se disculpe por ofrecerme más. - Inclinó la cabeza en humildad. "Siéntase libre de seguir ofreciendo, obviamente. Si surge algo nuevo."

Pero hasta que no se las arreglase él de algún modo para encontrar su caravana, o no surgiera para Xander un reporte al respecto, no había nada más que hacer. Seguir trabajando para el príncipe, eso era todo. Hacer un excelente trabajo, digno de su aprobación, su consideración y quizás futuros negocios, pero nada más concreto. Dejando las cosas a ese impredecible destino, que bastante perturbaba su necesidad de control, Seimei optó por sólo quedarse en su puesto. Nada que dijese a esas alturas se haría de provecho, así que era hora de trabajar en silencio, hasta la siguiente oportunidad. Cuando el rubio alzó la vista a él y le extendió sus cartas, su improvisado mayordomo le sonrió con suma placidez, realizando nuevamente una inclinación al aceptar cada tarea.

-
A sus órdenes. -

Tomó ambos documentos y se retiró aprisa de la habitación. Apenas salió, observó de reojo el sello de cera con que estaban cerrados, y supo que eran cartas que no estaría espiando. No era problema, ya sabía más o menos el contenido de las misas y nada nuevo ganaría con leerlas, pero valía la pena tomar nota de esa clase de cosas. Se dedicó a buscar al guardaespaldas del príncipe, familiarizándose uno a uno con los rostros, nombres y cargos de los presentes en el fuerte, y le remitió en exactitud la orden. Llevar a cada destinatario lo antes posible. Al regresar se detuvo fuera del cuarto de baño, revisando el progreso de la otra tarea que había encargado (al menos, siempre le haría sentir bien tener la capacidad de ordenar y supervisar) y procedió una última vez a aparecer ante Xander. Silencioso, oculto en el sombrío ambiente por su pelaje y su ropa oscura, como antes. Si nada más lo hacía, su voz revelaría su presencia.

-
El baño está preparado. Asumo que no está acostumbrado a la compañía allí tampoco. - Dijo en un leve tono de broma. ¿Lo era? En realidad no, pero sería mejor que el príncipe lo interpretara como le fuera cómodo. - Así que su ropa queda a mano, su cena estará en proceso y su cama le aguardará temprano. ¿Hay algo más que requiera el día de hoy? -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Xander el Mar Sep 27, 2016 12:07 am

No esperaba que el tener un mayordomo tan personal fuese tan comodo la simple idea le habia parecido impractica en un principio siendo un hombre que preferia hacer las cosas por mano propia para asegurarse de que quedasen bien echas y consideraba que un par de manos extras metiendose en sus asuntos seria sumamente impractico pero era de gran sorpresa notarse rapidamente adaptado a ello. El gato se movia como una sombra a su alrededor y siempre atento a su palabra ni siquiera le mantenia demasiado tiempo con la mano levantada con las cartas en el aire antes de que las tomase y aun creyendo que el gato no sabia leer no se preocupo de entregarle esa clase de documentos a parte que un sello real roto seria acarreador de cientos de problemas y vendria rapidamente a el su guardaespaldas si se le entregaba algo violado. Gasto su tiempo a solas terminando de redactar en su libro y despues guardando todo lo que tenia en la mesa volviendo a dejar el libro cerrado sobre el escritorio para completarlo despues.

No era su intencion detener sus propias tareas para ayudar a los demas el propio camino que tomaba era el de liberar a su pais y las consecuencias de ese camino debian ser suficientes para ayudar a su pueblo y a los que visitaban sus tierras como lo habia hecho el gato. No sospechaba tampoco que este quisera controlarlo si no que todo lo contrario con lo servicial que se mostraba recordandole a un perro de la calle agradecido a quien le dio una caricia y un hueso. No sopechaba y se encontraba comodo con eso asi considerandose demasiado inteligente como para caer en esa clase de cosas dandole un poco de ingenuidad a sus acciones y su confianza. De pie frente a la biblioteca extraia un ibro un poco polvoriento que pensaba leer cuando estuviese en la cama quitaba el polvo con su mano cuando la voz le sobresalto haciendo que el libro cayera al piso en una pequeña nuve polvorienta, quienes cuidaban el fuerte no le prestaban demasiada atencion a los libros pasando el plumero solo por el frente sin quitarlo uno a uno a limpiarlo como se deberia - ¿Todos los gatos son asi de sigilosos o solo tu? Gracias por entregar las cartas yo... - se inclino a tomar el libro pero quedo sin palabras sin saber como tomar la broma temrinando por reir de manera un poco incomoda - No desde que era un niño y esta bien asi, se bañarme solo. No creo necesitar mas nada asi que puede ir a hacer la cena. Tome. Lleve esto a mi habitacion y asegurese de dejarme un par de velas en la mesita junto a la cama. Ire a bañarme y le vere en la cena. - le entrego el libro que leeria "Grandes reyes de Akaneia" historia de los gobernantes de aquel continente. Queria un tiempo a solas en el baño y descansar de un largo dia.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Concotion [7]
.
.
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
714


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Seimei el Miér Sep 28, 2016 1:08 am

Aparentemente el príncipe ya encontraba en qué más ocuparse. Parecía ser cierta la suposición del felino en que no sabía relajarse, ni tampoco cesar de trabajar. No era del todo malo, le daba espacio a tener mucho en qué asistirle, por lo que a fin de cuentas le sería conveniente. Seimei bajó la vista al libro que dejaba caer, sin atreverse a reír por ello, demasiado atado al código de modales que prohibiría fuertemente que riese de una torpeza de quien servía en ese momento. Tan sólo miró, esperó a que lo levantase, tomó nota mental de limpiar esa estantería después y sonrió amablemente cuando se dirigió de forma directa a él.

-
Me parece que sólo yo. - Respondió, meciendo la cola en orgullo. - Es una habilidad adquirida. Me temo que ahora ya no puedo evitarlo, así que espero que pueda acostumbrarse. -

Se guardó para sí mismo, a su vez, la risa que podría haber soltado por conseguir dejar sin palabras a un hombre adulto. Otra vez, claro estaba. Sólo hizo una pequeña inclinación a modo de disculpa, antes de acercarse al caballero y recibir de él el libro que estaría necesitando luego. Sus últimas instrucciones por el momento. Seimei asintió y retrocedió de regreso hacia la puerta. Según entendía, entonces, tendría libre acceso a la recámara del heredero de Nohr, probablemente también a su estudio... cuando fuese el momento de asear en cada respectivo lugar se aseguraría de revisarlo de pies a cabeza. Dudaba que algo de verdadero provecho saliera de eso, pero nada perdería con probar.

-
Entendido, príncipe Xander. Que tenga un buen descanso. -

Se retiró tan sigilosamente como había aparecido, dando una mirada pasajera al tomo elegido por el humano en su camino. ¿Estudios de un príncipe? Qué responsable de su parte. El gato negro rió por lo bajo, para sí mismo, y siguió su camino. Tenía que visitar más concienzudamente la cocina. No imaginaba precisamente con anticipación la clase de ingredientes con que podría trabajar en Nohr, cocinar podía tomar un nivel totalmente nuevo de dificultad, como también seguir con el ejército cuando este se movilizara. Y quién sabía con qué más tendría que aprender a lidiar, descontando que no veía cómo estaría cuidándose a sí mismo en un ambiente tan lúgubre, seco y desagradable. Serían días complicados. Tenía trabajo que hacer y la necesidad de hacerlo impecablemente, por su propia futura conveniencia.

"A labrar el regreso a casa. Me pregunto cuanto tardará esto, exactamente..."







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
890


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 4:24 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the day... that lies become truth. [Privado. Seimei] [Social]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.