Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

|•| Sera ID |•|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

|•| Sera ID |•|

Mensaje por Seraphiel el Jue Sep 15, 2016 10:03 am

Seraphiel
Laguz Heron
“Si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol”

Datos
Nombre: Seraphiel. Llegaron a llamarle Sera simplemente para abreviar o Philly, apodo cariñoso que le dio la Duquesa Sissi.

Edad: 83, a pesar de aparentar unos 20 años.

Clase: Laguz - Heron.

Especialización: Se ve incapacitado de cargar con un arma, pero, su habilidad para percibir las emociones en ocasiones puede ser sorprendentes y de temer.

Afiliación: Hatari.

Ocupación: Fue nombrado embajador por la Duquesa Sissi hace 1 año.

Personalidad
¿Como podría definirse? Sera es un ser peculiar, quizás lo primero que llegaría a la mente de cualquiera al darse cuenta de sus alas y su raza sería la de un ser bondadoso, frágil, quizás inocente e ingenuo, todas cosas verdaderas, pues su raza le induce a serlo, a sentirse débil con cualquier oscuridad que manche su alrededor, con cualquier derrame de sangre y odio, violencia, todas cosas a las que jamás estuvo acostumbrado y siquiera pretende hacerlo.

Amante de la paz ante todo, pues al conocerla, vivir en ella y descubrir sucesivamente la oscuridad que había detrás de su pequeño círculo protector le hizo desear con aún más fuerza y amarla igual de mucho aquella efímera situación llamada paz. Amante de la naturaleza, de los animales y de las personas que merecen su amor, de aquellos débiles pero amables, de la esperanza de un mundo mejor. Siempre estará ahí para un consejo, un amigo espléndido y siempre dispuesto a sobrepasar sus propios límites para intentar proteger lo que con verdad desea, aunque eso signifique meter su propia vida en peligro.

Lo más destacable en su mismísima existencia es su cambio, desde la inocencia que mostró en el bosque, hasta el casi odio palpitante que sintió hacia los seres humanos y todos aquellos que no pertenecieran a su raza, más que nada porque todo aquello iba en contra de lo que había aprendido de su tutor y aquél que para él fue como un padre: ¿Ayudarse? Los humanos los habían atacado sin motivo, los habían matado a todos ellos y no habían sentido ni un poco de pena por las vidas arrebatadas. Idealista como fue, terminó golpeado por la cruda realidad y aquello logró manejarlo solo con la lectura y el conocimiento, cosa por la que adoptó casi como una obsesión.

Un ávido lector que mantuvo su propio odio encadenado y al final salvado por la Duquesa de Sindhu, persona a la que, además de gran agradecimiento, también decidió ayudarla, quedarse de su lado, tanto que se propuso intentar seguir su ideal, siendo ella una de las únicas personas que fue capaz de, al menos vagamente, apagar su odio. Pues ciertamente es que Sera aún posee un odio latente por los seres humanos, a pesar de haber llegado a la conclusión y por experiencia, que no todos son realmente malvados, aún cuando el recelo por aquella raza sigue vigente y, en ciertas ocasiones también visible.

Por otro lado, mientras con los desconocidos se mostrará amable y compuesto, con un comportamiento casi idílico, también hay que ver su otra mitad, su forma delante de las personas en que más confía. Sera se mostrará alguien simpático, siempre cortés y agraciado, casi se podría decir hablador, risueño, un tipo con el que raramente te puedes aburrir por la cantidad de curiosidades que pueden escapar de sus labios. De la misma forma también mostró un lado más jocoso, casi bromista, aunque en ningún momento hecho con maldad, pues incluso sus bromas resultan ser inocentes. Siempre estará intentando sacarles una sonrisa a sus seres queridos o reír en su compañía.

De esa forma, Sera resulta ser un ser de diferentes facetas, si bien amable y elegante por naturaleza, desprendiendo esa luz que recorre por sus mismas venas, también es capaz de mancharse de odio, de desear aniquilar a los seres que le hicieron daño a él y a su gente, pero, de igual forma tiene un lado más tolerante, pues aprendió que no todos son iguales y que, tachar a todos de traidores y asesinos era un error, aún cuando es incapaz de confiar plenamente en la raza humana. No es perfecto, ni mucho menos. Aún así demostró altos conocimientos estratégicos y de locución, a pesar de que prefiera mantenerse al margen de todo ello y solo hacer lo que más le antoje al momento, ya sea eso pasar una calmada tarde, leer un libro o bromear con algún 'amigo'. Un ser a veces misterioso, pues considera que las cosas se aprecian más descubiertas por cuenta propia, motivo también por el cual sus palabras tienen un trasfondo, sin decir siempre totalmente la verdad, a menos que sea necesaria, solo dando pistas de ella.


Historia del personaje
Nacido en el Bosque de Serenes, hijo de Aledis y Elián, Aledis fue una mujer bondadosa, amable, amorosa... Era, en aquél entonces para Sera, la personificación del sol, siempre había podido correr a sus brazos y dejarse envolver por ellos. Su padre, Elián, si bien a primera vista parecía ser un hombre de temer, imponente, también era cierto que su sonrisa era paragonáble a la de Aledis. De hecho Sera nunca supo a ciencia cierta en que se ocupaban sus padres, siempre le habían mantenido alejado de todo aquello que consideraban inadecuado para su hijo, solo supo que su padre era un alto mando que trabajaba directamente con la nobleza de las Garzas, su madre en cambio, solo que pasaba más tiempo en casa que en cualquier otro lado del bosque.

Su vida, al menos al principio fue pacífica, una pequeña utopía y, a pesar de que supo por cuentos de sus padres que seguramente a las afueras de aquél reino suyo, otros vivían, quizás con menos armonía que ellos, pero sí que vivían, nunca pensó que aquellos ajenos a ellos algún día fueran a destruir su bosque. Vivió entre los animales, aprendiendo en compañía de ellos, pensando que su pacífica vida duraría para siempre hasta que algo sucedió, algo que marcó la historia, que marcó su propia existencia por el resto de su vida. Lo vio, como de un momento a otro llegaron humanos con antorchas, como sin motivo alguno prendieron fuego a su bosque, a sus vidas enteras, a sus semejantes y aquellos con los que solo días atrás había conversado pacíficamente. Los gritos de dolor y desesperación llenaron los rojos cielos y, con horror se percató de como, a pesar de que muchos intentaron huir, se vieron demasiado débiles para hacerlo, encerrados por su propia debilidad no pudieron hacer más que morir entre llamas.

Su madre lo abrazó, ambos acabaron sentados contra la ventana en medio de gritos y súplicas, ambos debilitados no pudieron siquiera dar un paso más, Sera tembló de terror mientras Aledis intentó consolarlo con una de sus tiernas canciones en susurro pronunciadas, así hasta que Elián abrió de golpe la puerta de par en par y, a pesar de que también debilitado, corrió hacia su familia "¡Cariño! ¿Qué sucedió?" Inquirió la mujer asustada. El hombre se arrodilló delante de ellos y apoyó una mano en el hombro de ambos, llamando su atención "Esos malditos humanos... Atacaron el bosque... ¡Debemos irnos! ¡Ahora mismo!" Tiró de ambos para que se levantaran y es lo que hicieron... Con sus últimas fuerzas empezaron a correr hacia el bosque sin mirar atrás aún cuando su corazón lloraba de pena.

Pero, su fuga no duró mucho más. En cuanto se empezaron a ver las fogatas de los humanos el padre los mandó avanzar, asegurando que intentaría ganar algo de tiempo y los seguiría. Si bien Sera no quiso dejarlo atrás, Aledis tiró de él con una fuerza que no supo de donde sacó y le obligó a seguir corriendo por el bosque. Aquella fue la última vez que vieron vivo a Elián. Pero si alguna vez tuvieron la esperanza de que eso bastaría, estaban terriblemente engañados. Más adelante, una flecha atravesó el cuerpo de la mujer al intentar proteger a Sera, ella lo abrazó con su cuerpo y lo escondió de cualquier peligro que se estuviera acercando a ellos. Después de unos minutos lo soltó y le ordenó alejarse, le dijo que escapara, tan lejos como fuese capaz y que no mirara atrás, le prometió que ellos iban a estar bien, que volvería a buscar a Elián y lo seguirían, lo dijo aún cuando sus blancos vestidos estuvieran manchados de sangre.

Sera no quiso, en ningún momento se propuso abandonarlos, pero la seriedad de su madre le dio a entender que no aceptaría una negación, la vio levantarse con dificultad y esconderse entre los enormes árboles que aún se mantenían en pie, le observó y callada le ordenó que se fuera. Solo entonces volvió a correr y, con un nudo en la garganta se alejó de lo que había significado su vida. Tras varias horas de avanzar, el cansancio le ganó, se había estado sintiendo enfermo desde lo sucedido y no había forma de que aquél sentimiento fuera mitigándose. Solo supo que en cierto momento dejó de ver con claridad y su cuerpo cayó al suelo, inerte. Cuando volvió a abrir sus ojos, esta vez por un repentino frío que inundó su cuerpo, se percató con horror que estaba amarrado en una celda y que, unos humanos habían tirado lo que parecía ser agua encima suya, sonriendo con maldad mientras de sus labios no escapaban nada más que burlas, fue entonces que se enteró de lo que planeaban: venderlo.

Viajó como un esclavo por el resto del continente de Begnion y Daein, hasta que llegados a Hatari una tormenta de arena pareció jugar a su favor, acabó perdiendo de vista a todos y en el último momento, cuando pensó que moriría por culpa de la arena que se estaba adentrando en su celda un Laguz la abrió y le permitió salir, siquiera se hablaron, pues después de eso volvió intentando ayudar a los demás, dejando solo y desorientado a Sera, quién solo en cuanto la tormenta de arena amainó se permitió moverse por aquél extenso desierto... En aquél momento realmente pensó que moriría pero lentamente la suerte pareció empezar a sonreirle, empezando con encontrar un río en cuanto se alejó lo suficiente del desierto. Pero, mientras se agachaba para beber un poco de agua, un malestar general le hizo flaquear hasta perder nuevamente el conocimiento y caer en el río que lo llevó corriente abajo.

En algún momento el río lo dejó en tierra, lugar donde fue encontrado por unas guardias y rápidamente atendido por uno de los médicos del castillo, pues ahí mismo había llegado, cerca a las murallas que daban al castillo de Sindhu. Debido a su mal estado pasó varias semanas en cama, recuperándose en aquél lugar que por algún motivo le daba la seguridad de la que hasta el momento había echado de menos. Gracias a la calma y al buen cuidado, no tardó mucho antes de que pudiera volver a abrir sus ojos y solo tras aquello descubrió lo que había estado sucediendo con él. La Duquesa le ofreció quedarse en su Ducado, que ahí estaría en calma cuanto necesitara, propuesta que aceptó agradecido. Pero aún sintiendo el odio por lo sucedido, se retiró en la Universidad, como un misterioso y callado estudiante que solo se dedicaba a leer libros, encerrado y agachado en algún lugar de la enorme biblioteca, recibiendo de ellos todos sus conocimientos y de la misma forma, suavizar un poco su dolor mientras esperaba a sus padres que jamás volvieron como prometido.

Pasó las siguientes décadas recluido, encerrado en si mismo, hasta que de golpe la guerra apreció empezar en Sindhu también. Horrorizado no pudo hacer más que observar como un dragón gigante protegía la ciudad, destruyendo a sus enemigos. Finalmente perdió el conocimiento después de que la oscuridad, el miedo y el rechazo se apoderara de los cielos, dejándolo totalmente incapaz de descubrir lo que sucedió a su alrededor, pero, milagrosamente quedó a salvo. Solo cuando volvió a despertar, una vez la guerra cesó, fue informado de que la Duquesa Madre murió y que, en su lugar sería su hija, Sissi, a conducir aquél Ducado, Sissi... La salvadora de todos...  Pero Sera no lo creyó ¿Salvadora cuando había destruido y arrasado con miles de vidas? ¿Esa era la justicia? No creyó en ella hasta que la conoció y comenzaron a pasar tiempo juntos, al principio, a pesar de reacio a entablar una conversación con alguien, al final terminó por empezar a cambiar un poco su perspectiva y aceptar aquella tierna muchacha como una sabia Duquesa.

No fue más que un año después que Sissi lo nombró embajador de Sindhu, al principio dudó de ello, pero, lentamente se dejó convencer y aceptó su nuevo trabajo, pues, consciente de que no podía seguir así, decidió intentar hacer algo para cambiarlo todo, para cambiarse a si mismo y esta vez, proteger a sus seres queridos, aun con su propia vida.

Extras
GUSTOS:
— La paz y la tranquilidad. Su raza le impide sentirse a gusto en otros lugares que no posean suficientes árboles o vegetación.
— Las bibliotecas, curiosamente no tiene problemas estando encerrado en una, a pesar de que de vez en cuando abría una ventana. De la misma forma ama los libros y el conocimiento en general.
— Los animales, les tiene un enorme amor a cualquier tipo de animal. De hecho, para él los animales tienen escusa por lo que hacen, los humanos y las demás razas no.
— El té, le encanta sentir nuevos sabores, así que siempre estará dispuesto a probar algo nuevo.
— Las frutas, a pesar de que su raza no tenga necesidad de comer mucho, sí gusta de tomar de vez en cuando alguna fruta, de cualquier sabor, desde las más dulces a las más amargas, a pesar de que estas últimas no le emocionan demasiado.
— Las sonrisas en los labios de aquellos seres amados.
— La música, sobretodo en su idioma natal.

DISGUSTOS:
— Las guerras, la traición, el odio. Todo sentimiento negativo que pueda desequilibrar la mente de alguien.
— El fuego, debido a lo que sucedió en el Bosque de Serenes llegó a sentir cierto miedo y odio hacia dicho elemento.
— Se podría decir que los seres humanos, aún cuando intenta aceptarlos a todos. Eso, intenta.
— Las personas violentas, sobretodo si dicha violencia carece de fundamento.
— Le desagradan los sabores demasiado dulces o demasiado amargos, a pesar de que el amargo lo aborrece más que el dulce, eso sí, tiene que ser muy dulce.
— Los esclavos y aquellos que se dediquen a venderlos, todos deberían ser libres.
— La sangre, detesta ver muertos, enfermos, a pesar de que se auto-convenció de que debe ser fuerte y superar sus terrores, aunque estos sean a veces aún mayores de lo propia voluntad.
— Ser tocado sin pre aviso por extraños, sobretodo si estos son humanos.

EXTRAS:
— Posee una dulce tonalidad de voz, se entretiene susurrando canciones, pues a menos que lo retenga necesario no cantará.
— Se puede considerar alguien bastante bromista, pues no es raro que ande bromeando con alguien que aprecie.
— Sus alas son de un ligero color amarillo, demostrando así que no pertenece a la realeza.
— Además de poseer una hermosa voz, también es bueno tocando el arpa, siendo uno de sus instrumentos favoritos.
— A pesar de no ser usual en él, es capaz de mostrar arrogancia y enfado, solo en numeradas ocasiones y aquellas que realmente hagan que deje de lado su normal gentileza.
— Posee un collar que le regaló su madre y al cual tiene mucho aprecio. Según ella y los cuentos que le contaba, aquél collar había pertenecido a un mago que en alguna ocasión la salvó de un grave problema. Nunca supo si era verdad o no, pero, eso no cambia que le siga teniendo cariño.
Spoiler:

Procedencia
Nombre original del personaje: Algen
Procedencia: Clepsydra ~Hikari to Kage no Jujika~


Spoiler:
Spoiler:
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [3]
.
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
725


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: |•| Sera ID |•|

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 15, 2016 12:21 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2952


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.