Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Lun Sep 12, 2016 5:06 pm

Viajar hasta el continente de Akaneia no era uno de sus planes al inicio, lo único que quería era huir de Bern pero no tenía ningún problema con viajar a los países colindantes de su país natal. No era más que un chaval que había huido de casa con tal de no seguir los pasos de sus padres, porque entrar en el ejército de Bern y que le pautaran toda su vida no era lo que él quería. Realizar trabajos puntuales para conseguir dinero y robar puntualmente no era mucho mejor, pero podía hacer lo que le viniera en real gana sin tener a sus padres o cualquier otra persona encima diciéndole que era lo que tenía que hacer y cuando.

Sin pensarlo demasiado, acabó en Plegia, el cual le había parecido un país horrendo. A lo mejor no tanto como la horrible idea que tenía de Bern en su cabeza, que no era más que una gran distorsión de la realidad. Pero no todo era tan terrible en Plegia, porque allí tuvo la noticia de que en Nohr reclutaban mercenarios para combatir a los emergidos. Craig no era un mercenario en sí, pero había sido entrenado muchos años a pesar de ser joven y lo más importante es que tenía orgullo de ser buen guerrero: que la experiencia le demostrase todo lo contrario no era suficiente para parar al jinete wyvern.

Una vez en Nohr, le recordó exactamente al mismo paraje desolador que Plegia, pero estaba allí por el oro así que no le importaba. No había escuchado demasiadas cosas sobre aquel país y en realidad, tampoco necesitaba información porque estaría con un pie fuera una vez terminase el trabajo. Hacía donde iría era una cuestión que no tenía respuesta en su mente pero improvisar era su especialidad. Pensaba que pondrían alguna especie de filtro para colaborar a eliminar a los emergidos a cambio de una remuneración económica, o quizás al verle con una gran bestia como Stripe a su lado era la comprobación necesaria: le jodía bastante que puntualizasen sobre su joven edad a cada momento. Parecía que tendría que dirigirse a un tal “bosque Forlorn” acompañado de algún que otro mercenario porque era un punto clave donde se encontraban los emergidos.

No iba a pedir ayuda para guiarlo porque pedir ayuda no estaba dentro de la lista de cosas que solía hacer Craig pero quizás por sus ropajes extranjeros o su cara de alelado, los soldados le arreglaron un mapa para dirigirse al dichoso bosque. Lo que no había pensado era como cojones sabría quiénes eran los mercenarios con los que tendría que pelear, pero preocuparse no servía de nada así que pasó completamente. Ya se lo encontraría. El terreno cambió un poco y aparecía algún que otro árbol sin hojas algunas y un clima más desolador. Miró a su compañero wyvern. – Está claro que si avanzamos más seguro que es el sitio donde acampan los emergidos. ¿Debemos buscar a mercenarios que estén como nosotros para no ir solos? ¿Qué me dices chico? – El wyvern continuó avanzando hasta quedar delante del jinete y rugió. No quería exponerse solo a un ejército de emergidos, Craig le entendió.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Lun Sep 12, 2016 6:26 pm

Shizuo sentía las miradas de la gente de Nohr sobre sí y aunque había pensado al inicio que quizás era solo su imaginación, luego se percató de que los yukatas eran una prenda propiamente de Hoshido. Si realmente aquel era el motivo por el que le miraban mal; menuda estupidez. Y tenía que admitir que esperaba que no hicieran ninguna referencia, porque el mercenario había pasado algún tiempo en Hoshido durante su viaje para aprender el arte de la espada y admitía que era un país que le agradaba. Incluso era uno de los países que más frecuentaba cuando no sabía que rumbo poner, tomaba trabajos allí y algunos de los mercenarios tenían rostros familiares por haber trabajado alguna que otra vez con ellos. Había gente con suerte que solo tenía que ser mercenario durante una etapa de su vida hasta que consiguiera un trabajo menos peligroso; pero la realidad era muy diferente para la mayoría de ellos.

La máxima ilusión del rubio es que por fin llegase el día en el que pudiera retirarse de pelear para poder vivir una vida tranquila; sin violencia y peleas constantes. Que soliese destruir todo a su alrededor por tener poca cordura no significase que le gustase ser así y por eso quería apartarse de todo aquel mundillo. Pero a él todavía no le había llegado aquel maravilloso momento. Y la información sobre trabajos no era algo extraño de escuchar en las conversaciones entre mercenarios, Shizuo no era un tipo más bien sociable pero al menos era capaz de charlar con otros que se encontraban en situaciones que podrían parecerse algo, y agradecía poder enterarse de donde dirigirse para poder continuar sobreviviendo. No estaría cómodo en un grupo de mercenarios porque no quería socializar, ni estar mucho tiempo para que descubrieran que el tiempo para él transcurría más lento de lo normal, por lo que tenía que espabilarse por su cuenta. De momento no podía decir que la vida lo tratase del todo mal, no había acabado en la total miseria, después de todo.

Aquella era la razón por la que se encontraba en Nohr, igual razón para todos los sitios a los que se dirigía, en realidad. No podía decir que fuera del todo desconocido para él, ya que había andado muchísimo por aquel continente de niño, el mismo continente en el que había sido abandonado… Pero muchos años habían pasado de eso; era el tiempo de madurar e intentar usar aquellas cosas a su favor. La aparición de los emergidos había traído mucha desgracia a su paso, pero para él era trabajo en muchas partes del mundo y estaba mal agradecer algo por lo que sufrían otras personas, pero uno tenía que mirar para su lado también.

Preguntando a otros soldados, se le informó que el lugar donde estaban mandando a los mercenarios errantes para pelear contra los emergidos era un bosque, el cual se llamaba “Bosque Forlorn”. Le sonaba ese nombre del pasado, pero no era capaz de recordar su paso por el mismo, pero los pasos le llevaron hasta el lugar donde podría verlo en persona y tratar de disipar sus dudas. Y por motivos como los que estaban ante sus ojos, recordaba porque había pasado más tiempo en el pasado entrenando en Hoshido, pero serían palabras que se quedarían para sí mismo por temor a que viniera algún patriota a crujirle la cara.

No estaban en completo silencio pero los ruidos de pasos que se escuchaban eran como para mantenerse alerta, estaba lejos de estar dentro del bosque pero si una cosa estaba clara es que si los emergidos habían tomado aquel lugar, no sería difícil encontrar algún que otro soldado emergido rastreando el lugar. Pero en realidad lo que vio fue a un chico hablándole a un wyvern… Los wyverns eran criaturas algo comunes en Nohr, no era difícil encontrar a un soldado con un gran animal como aquel. ¿Estaría de su lado? Estaba solo y hablando con el animal y nunca había escuchado hablar a un emergido, por lo que pensó que probablemente sería alguien peleando al lado de ese país, decidió acercarse a hablar con el. – Oye, tú, el del wyvern. – Pero cuando se acercó no tenía previsto encontrarse con alguien con un rostro tan juvenil como aquel tipo. - ¿Eres… soldado de Nohr? ¿No eres muy joven para estar enlistado en el ejército ya? Soy un mercenario errante contratado para eh… eso. – Señaló hacía la lejanía donde tenían que estar asentados los emergidos y con la sorpresa de encontrarse a un chico tan joven peleando, Shizuo incluso se olvidó de dar su propio nombre.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Lun Sep 12, 2016 7:47 pm

Cuando el wyvern vio al extraño, bostezó y se sentó en dirección opuesta a los dos hombres. Muchas monturas se parecían a sus jinetes con el tiempo y aunque ellos no tenían una relación demasiado brillante, a ninguno de los dos les gustaba tener que aguantar a otras personas. Eran pocos los escasos humanos que Stripe, el wyvern, escuchaba con detenimiento como si le interesase. Craig había estado contento durante un rato porque los soldados no hubieran hecho referencia alguna a su edad, pero su gozo en un pozo cuando llegó el estúpido rubiales mercenario. – No, joder. ¿Tengo pinta de ser de este país acaso? No soy soldado de Nohr. – Y le parecía irónico contestar de aquella forma, no tenía que sentirse unido a su patria más por lo que tampoco tenía que defender con garras y colmillos que en un pasado iba a ser soldado de Bern.

Me alegro mucho por usted, señor mercenario. – Dijo con una voz socarrona que solo buscaba reírse del otro con una voz altanera, con la típica mirada de Craig por encima del hombro aunque por su edad era mucho más bajo que aquel tipo. – No sé cuantos años me pones pero escúchame: no soy un crío. ¿Joven para enlistarme en el ejército? Ahora debería estar peleando en las filas de mi país, pero no he venido aquí a contarte mi vida. – Hablaba demasiado para ser él, pero el jinete estaba simplemente cabreado aunque no tenía por qué darle explicaciones de su vida a completo desconocido. Silbó a Stripe para que dejara de estar de espaldas a ellos y como al wyvern no le gustaban aquellos sonidos tan agudos, se puso en pie nuevamente, mirando mal a su jinete, quien le dedicó unas cuantas palabras malsonantes por su comportamiento. – Aunque no te presentes, haré un mínimo esfuerzo y yo si lo haré. Soy Craig y esta bestia horrenda es Stripe, también hemos venido a apoyar a Nohr contra los emergidos hoy.

El wyvern se sentó en el suelo para que su jinete tuviera más facilidad para subir, Craig entendió porque Stripe se sentaba y así hizo. También aprovechó para arreglarse las protecciones de las piernas porque eran muy viejas y ya no se quedaban en su sitio con tanta facilidad como en sus inicios. – Viejo, hazme un favor y ni te mueras, ni me causes problemas. ¿Entiendes? Haré mi trabajo y me importa lo más mínimo si mueres como si continuas con vida. – Le dio una patada al wyvern, pocas veces Craig usaba las riendas porque ellos sabían comunicarse por un lenguaje a base de diferentes golpecitos con los pies. – Vamos Stripe, directos a la boca del lobo. – El wyvern no se puso a volar, simplemente avanzaba por el camino dando largos pasos con sus patas.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Lun Sep 12, 2016 9:42 pm

No esperaba ningún tipo de reacción por parte del chico al cual había llamado crío sin percatarse, porque Shizuo era de aquellas personas que la cabeza más bien no la usaban para nada. Quizás para dar algún cabezazo y dejar alguien inconsciente, pero se refería a que no la empleaba para un uso intelectual, precisamente. Era algo evidente de que el chico, que había dicho que se llamaba Craig, fuera a molestarse por el comentario del mercenario, porque probablemente en su lugar, también se hubiera cabreado como una mona pero él tenía la cosa de que nadie podría acertar de lleno sobre su edad con verle el rostro; era una de las cosas que odiaba de ser branded y que tampoco podía expresar porque era su mayor secreto, ocultar el hecho de que era un monstruo lo más que pudiese. – Hey, hey, yo que sé. No soy de Nohr no sé bien como luce la gente aquí, pero ahora que ve fijo pareces sacado de un sitio en el que hiciera mucho frío y no es el caso. – O quizás a los jinetes wyvern se le congelaba la nuca cuando sobrevolaban los cielos; no tenía ni idea el porqué de que el niño fuera tan abrigado.

Lo que si sabía es que su comentario le había dolido porque ahora le estaba hablando de una manera como si quisiera lanzar cuchillos afilados con sus palabras; Shizuo tenía que admitir que le importaba lo más mínimo lo que dijera pero si era cierto que aunque no le afectasen las palabras en sí, tenía muy poca paciencia en cuanto a tratar con personas. Y las chiquilladas de Craig estaban sobrepasando la nula paciencia que el mercenario tenía, así que o se ponían rápidamente en marcha para destrozar a los emergidos o Shizuo acabaría lanzándose encima del niño con tal de cerrarle la boca. – Yo tampoco voy a contarte mi vida, así que cierra el pico que me estás acabando la paciencia y no se supone que tengamos que pelear entre nosotros, niño. – Si el otro se tomaba la libertad de llamarle viejo, entonces ahora estaban en las mismas condiciones y Shizuo podía llamarle niño, ¿verdad? Y si no era así, pues que no se hubiera atrevido a hablarle de aquella forma, ni que fuera su padre y tuviera que decirle lo que estaba mal y lo que no.

Por su parte, no tenía que prepararse de ninguna forma para ir a pelear aunque admitía que debería ser muy cómodo viajar a lomos de una gran lagartija pero aunque fuera un animal, era compañía que al fin y al cabo; Shizuo no quería. – Pues aplícate lo mismo, si quieres sobrevivir, preocúpate tu mismo de conseguirlo. – La única persona por la que Shizuo daría su vida era su hermano, aunque probablemente eso no sería necesario porque no le había visto en muchos años y probablemente Kasuka ya no sería un niño que necesitaba su ayuda: estaría mejor sin él y sus problemas, más bien. No quería quedarse atrás, así que siguió al extraño par adentrarse hasta el bosque aunque el paisaje no parecía cambiar mucho del lugar donde se habían encontrado; habían más árboles juntos pero se podía ver claramente alrededor debido a que no tenían hojas ni crecían plantas y nadie podía ocultar su presencia allí. Pero no estaban solos, porque a medida de que iban avanzando se podía ver más a la lejanía lo que probablemente sería un pequeño asentamiento y de la misma forma, se podía escuchar como pasos ajenos habían empezado a reaccionar porque habían escuchado los pesados pasos del wyvern avanzando por el terreno. Shizuo se quedó parado y desenfundó su espada que se había encontrado descansando en el obi de su yukata: serían atacados inminentemente, se lo decía su intuición.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Lun Sep 12, 2016 10:36 pm

A Craig le gustaba que cuando hablaba de aquella forma y usaba sarcasmo ocasionalmente, que también le contestasen con ironías. Lo peor de todo aquello es que había conseguido cabrear al que probablemente sería su compañero de lucha por la liberación de emergidos allí en Nohr y ni siquiera le había dado su nombre. No se veía como alguien que fuera a hablar mucho de él mismo tampoco, pero la escasez de información por parte del rubio ya era casi excesiva. - ¡Oye! ¿De que vas? Me da igual que te cabrees, pero al menos dime como te llamas. Sino tendré que entender que prefieres que te llame viejo, lo cual haré igualmente.

Pero no era el momento indicado para ponerse a pelear, porque aunque ellos podían ver con facilidad debido al terreno en el que se encontraban sin escondite alguno. Todo lo bueno que era para ellos saber donde estaban, era igual de malo porque sus enemigos podrían situarlos rápidamente, además de que tenían que conocer bien el terreno que habían decidido casi “conquerir”. Craig no vio nada fuera de lugar cuando observó al mercenario detrás de él pararse y sacar su arma, pero no pensaba que fuera un viejo loco. Si era mercenario, por mucho que odiase admitirlo, tenía que tener más experiencia ahí fuera que el propio Craig así que con un par de golpes con el talón ordenó a Stripe que dejase de avanzar por el bosque pero no tenían un código tan avanzado como para decir cosas. – Stripe, estate alerta. Viejo, ¿has visto algo fuera de lugar?

Se sintió como un completo imbécil por preguntar aquello porque segundos después una flecha pasó por delante de la cabeza del wyvern. Quería pensar que los emergidos eran lo suficientemente estúpidos como para fallar un tiro: pero aquello lucía como una advertencia. – ¡Arqueros! – Pero siempre que aparecían enemigos atacando a distancia, con el tiempo también llegaban enemigos en la vanguardia, de lo contrario caerían muy fácilmente. Stripe rugió; no quería sobrevolar el cielo con flechas de por medio. – Viejo, te cubrimos las espaldas si avanzas para acabar con los arqueros. Llegaran más enemigos, pero no podemos pelear en el cielo así y en tierra somos muy lentos. – Si no quería actuar de aquella forma, lo entendería, antes Craig había dejado claro aun si no lo había dicho con aquellas palabras, que cada uno actuaría por su cuenta. Sin embargo ahora le pedía ayuda para poder pelear después.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Mar Sep 13, 2016 1:03 pm

Ni se le había pasado por la cabeza que en ningún momento se había presentado como era necesario, aunque como el chico había contestado de malas maneras y ya le había puesto el apodo de viejo, tampoco lo veía plenamente necesario. Bueno, había que ser cortés aunque ambos podrían coincidir en opinar que no eran la mejor combinación de personalidades en el campo de batalla. – Mi nombre es Shizuo. Aunque no vas desencaminado llamándome viejo, así que haz lo que quieras. – Al mercenario le apenaba contar el tiempo y percatarse de que en dentro de nada se acercaría a los 30 sin haber cumplido ninguno de sus planes en la vida. No es que quisiera seguir el mismo hilo social y casarse, tener hijos y esas chorradas; le daba dolor de cabeza solo en pensar en esas cosas. Pero le gustaría dejar de tener que viajar por el mundo teniendo que buscarse el pan y sin tener un sitio que llamar hogar, a pesar de que era una idea que le veía constantemente a la cabeza; no era momento de pensar en ello.

Tampoco es que necesitase su cabeza para pelear, porque el mercenario reaccionaba a base de actos reflejos y movimientos impulsos, pero de todas formas era mejor no volver a la melancolía, sino que centrarse en la realidad que estaba frente a sus ojos. Su cuerpo se tensó cuando escuchó a Craig gritar que había arqueros. ¿Tan rápido se habían organizado los emergidos para ir a atacar a los intrusos? Aunque era consciente de que no tenía que infravalorarlos porque a pesar de no tener ni idea de donde salían esos enemigos mundiales, tenían una buena munición. Tendría experiencia en el campo de batalla y más resistencia física por su condición de branded, pero aquello no le hacía inmortal y ante todo, él no llevaba armadura alguna que le salvase de acabar ensartado en una flecha.

Y cabía admitir que se sorprendió cuando el bicharraco y el niño no se movieron del sitio… ¡Ellos eran más rápidos que él! Y sobretodo, no supo como reaccionar ante conocer que no sobrevolarían un cielo con flechas; que tipos más inútiles, le estaban volcando la paciencia. Para tener de compañeros de pelea a una rata voladora egoísta y un niño que se daba aires de grandeza pero luego no se atrevía hacer nada: prefería ir solo. - ¿Podéis ser más inútiles? ¡Está bien, me encargo de los arqueros pero más vale que mováis el culo después de que me encargue de ellos! – Su voz no era como antes, que intentaba ocultar el enfado por el choque de personalidades entre ambos, ahora ya no se reprimía en absoluto por ello, porque ni siquiera estaba centrado en el jinete, sino en los emergidos.

Algo bueno que tenía el territorio, es que la posición de los arqueros era fácil de encontrar porque aunque se ocultasen detrás de los árboles o incluso en la copa de los mismos, no tenían hojas que les sirviesen para actuar sigilosamente así que se podía ver perfectamente la silueta de las personas. Cada vez que oía y comprobaba que un arco se estaba tensando; Shizuo corría a ocultarse detrás de un árbol o a agacharse en ellos. Le retrasaba bastante pero ya que él podía ver perfectamente a los emergidos, la misma desventaja se aplicaba a él mismo. Pero hubo algo que le despistó unos segundos… - ¡Craig, se escuchan pasos enemigos en la otra dirección! – Sus sentidos eran más finos por la sangre de halcón que corría por sus venas y sabía que dar tantas referencias a que no era humano no era bueno, pero seguramente no volvería a ver a aquel niño más. Y a lo mejor, tampoco era tan listo como para atar cabos.  Una vez volvió a lo que le acontecía a él mismo, decidió centrar sus ataques a los emergidos que se encontraban en suelo firme; ya habría bajar a los que se encontraban en lo alto de los árboles después. Cuando un arquero estaba haciendo del gran wyvern su blanco, Shizuo aprovechó para hundir su espada por detrás del bajo de su espalda; lo cual alertó a otro emergido que acudió en ayuda de su compañero caído; pero acabó en el mismo estado porque el mercenario no tardó en realizarle un corte directamente al cuello. Dos enemigos menos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Mar Sep 13, 2016 8:01 pm

Aquel hombre aceptaba que le llamase viejo, en viejo se quedaría su nombre aunque la adrenalina del combate haría que le llamase por su nombre porque su mente en aquellos casos no estaba como para pensar en ingeniosos y sarcásticos comentarios. Craig se tragó los insultos que tenía para Shizuo cuando le llamó inútil pero con Stripe terco por no querer volar en aquella situación y siendo lentos porque el suelo no era donde solían pelear, además de que haber elegido el hacha como arma en lugar de la lanza tampoco le favorecía en un terreno así. Pero con 10 años que tenía cuando le regalaron a Stripe y empezó a entrenarse, nunca se le había ocurrido que elegir un arma u otra le complicaría tanto la vida.

Ante la advertencia del mercenario se quedó algo cortado, porque no había escuchado nada y no sabía como reaccionar pero para su suerte, su compañero escamoso había reaccionado más rápido que el propio jinete, girándose a sus espaldas esperando ver algún enemigo allí. Era gracioso como segundos antes se había lamentado elegir hacha en lugar de lanza como arma de jinete, y una vez que se había girado ante la advertencia de Shizuo había cambiado de opinión. Esperaba espadachines o magos porque eran los emergidos que había visto en más cuantía de esas clases, pero eran soldados. Sería lento sobre tierra, pero al menos las hachas eran mucho más poderosas que las lanzas. Después de todo, su elección no había sido tanto inafortunada. - ¡Paciencia Stripe! No te abalances sobre ellos, deja que se acerquen y aprovecharemos ese tiempo.

Podía haber pateado al wyvern como señal para que estuviera alerta pero no tenían señales tan concretas en su propio lenguaje, solo algunas órdenes sencillas como volar, parar y atacar. Muchos pensarían que hablar a un wyvern era estúpido porque la verdad es que era estúpido hablarle a un animal pero a veces Stripe no actuaba como un total imbécil como el jinete. Esperó a que los emergidos se acercaran, sosteniendo su hacha con ambas manos para tener más fuerza y velocidad. - ¡Agáchate! – El wyvern hizo según lo indicado y Craig aprovechó para acertar a un emergido que estaba corriendo con fuerza con el intento de trepar por el wyvern, pero no lo consiguió porque él fue más rápido y acabó desangrándose. – ¡Salta! – Y así esquivaron una lanza que peligrosamente se dirigía hacía ellos. No podían acabar heridos tan pronto, sino era señal de que no iban a sobrellevar bien el combate.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Mar Sep 13, 2016 10:24 pm

Echó una mirada hacía atrás unos segundos después de haber avisado al crío de que se probablemente se acercarían más refuerzos enemigos por el lado en el que él se encontraba, y no pudo evitarle parecerle gracioso cuando Craig se puso a hablar con su wyvern: menudo idiota. Podría ser normal para un jinete hablar a su montura pero Shizuo no era un tipo acostumbrado a trabajar junto aquella clase y no podía evitar que le pareciese de lo más variopinto ver una situación así. ¿Pero como iba a verlo de una forma diferente? Había estado casi una década viajando de un país a otro, estando solo la gran mayoría del tiempo. Si que habían compañeros que puntualmente hacían el mismo viaje e incluso realizaban trabajos como mercenarios juntos, pero no eran más que pocos meses; y al fin y al cabo, habían personas que nunca se llegaría a conocer como eran realmente.

Si cada uno podía retener a los emergidos por su frente, podía ser que acabaran más o menos bien. No podía ver con claridad a que clase pertenecían los enemigos a los que Craig se enfrentaban pero por aquella manera de esperar a que fueran a atacarle, Shizuo no había estado muy equivocado cuando había pensado que después de aparecer enemigos especializados en atacar desde la retaguardia, aparecerían enemigos que atacaban más bien en la vanguardia. Al menos, ya que no habían tenido una gran primera impresión el uno del otro, si cada uno se encargaba de no acabar rodeado de emergidos, el bloqueo por un lado y por otro podía ser una buena idea para no tener que trabajar juntos pero al mismo tiempo, apoyarse mutuamente. Porque para ser sinceros, las típicas leyendas y rumores de compañeros luchando codo con codo no era más que fruto de años de confianza, nada que se pudiera conseguir del día a la mañana pagando a unos cuantos mercenarios aleatorios para despejar una zona muy concreta: así que deberían tratar de hacer lo mejor posible con los recursos que tenían a su alcance.

Después de haber derrotado a aquel par de arqueros, el mercenario pensaba que lo tendría más complicado porque aunque no quedaban gran numero de arqueros en aquella zona; se encontraban a lo alto de los árboles. Él tenía fuerza bruta a doquier, pero no tenía para nada de maña como para poder lograr trepar un árbol y estaría loco, pero no lo suficiente como para tratar de trepar árboles por primera vez cuando se encontraba en una batalla real: no le importaba sangrar mucho, pero morir ya era otro asunto. Pero los arqueros que se encontraban sentados en ramas de los árboles, al lado del tronco del árbol empezaban a moverse más hacía el extremo, aun sosteniendo el arco que apuntaban al mercenario. Y Shizuo no se lo pensó dos veces; quizás no era la táctica más inteligente, pero no tenía tiempo como para ponerse a pensar como actuar sin parecer un descerebrado, así que se puso a menear el tronco del árbol con fuerza para hacer caer al arquero, inestable en aquella ligera rama: y lo logró.

No pensó en su alrededor y agarrando su espada nuevamente, que había dejado descansando en su funda atada en el obi de su yukata, se dirigió al arquero que había caído al suelo; atontado por el golpe que no había podido prever. Pero en el mismo tiempo que Shizuo se decidió a ensartar al enemigo caído con su espada; le tomaron desprevenido y un arquero que se encontraba oculto algunos árboles más allá le disparó en el hombro, haciendo que el rubio gritase producto del dolor y por el sobresalto de no haber visto a venir ese ataque. Aún con dolor, remató al arquero a sus pies y se giró en posición defensiva hacia el enemigo, sin arrancarse la flecha que había en su hombro porque sabía que sería doloroso y primero tenía que terminar con aquel último arquero que se había atrevido a tomarle con la guardia baja.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Miér Sep 14, 2016 1:17 pm

Stripe no era un wyvern acostumbrado a manejarse de forma rápida estando en suelo firme, porque aquellos eran los típicos imprevistos que uno se encontraba en la vida real pero no eran las maniobras que a un soldado en entrenamiento le enseñaban para prepararse para entrar en el ejercito. Craig no podía lidiar con los deseos caprichosos de Stripe la mayor parte del tiempo porque aunque le podía hacer caso en algunas cuestiones, cuando el wyvern se ponía tozudo sobre algún asunto muy concreto como en aquel caso no era sobrevolar el cielo con arqueros, no había mucho que el jinete pudiese hacer. Se quedaba algo más tranquilo al saber que el wyvern al menos quería pelear sin volar, porque Craig sin su montura era un completo inútil.

Tenían que actuar más rápido o acabarían rodeado por soldados emergidos y si Stripe no quería volar, las lanzas eran peligrosas porque aunque él estaba en una posición más elevada y quizás no alcanzaban a herirle, Stripe difícilmente podría esquivarlas con un paso. Pero en el momento en el que Craig iba a golpear a Stripe con su bota para darle una orden de combate, el animal hizo un movimiento extraño por el grito que provenía de Shizuo. Craig miró hacía aquella dirección pero en pocos segundos no había tenido tiempo suficiente de determinar la situación y él no podía despegar mirada de lo mal que podía ponerse a su alrededor. Diría palabras poco agradables pero el jinete en el fondo esperaba que el mercenario pudiese sobrevivir a unos cuantos emergidos por su cuenta, porque si él no lo hacía, le tocaría sacar más basura a Craig y no es lo que quería. – ¡No tenemos tiempo para distraernos aquí!

Stripe rugió por aquellas palabras y empezó a abanicar sus alas con fuerza, por lo visto, el grito de Shizuo le había hecho cambiar de parecer y ahora quería esforzarse más en aquel trabajo. Bien, ahora tanto jinete como montura podrían destacar más en el combate que estaban acostumbrados a llevar. Una vez en los aires, ya no temía de poder ser rodeados por los emergidos y Craig podía controlar su posición con más facilidad. – ¿Hacemos como siempre? – Con un aleteó Stripe respondió y Craig sonrió por ello. Descendió el vuelo y el jinete se preparó para acertar un golpe al soldado más próximo a su lado derecho, este retrocedió por el daño causado pero Stripe se movió un poco para que Craig pudiera dar el golpe de gracia. Los otros soldados no se quedaron impasibles y atacaron a las patas y alas del gran wyvern, quien rugió enfurecido por ello y no tardó en alzar otra vez el vuelo para evitar más ataques.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Miér Sep 14, 2016 4:03 pm

El hombro le estaba doliendo una barbaridad, porque de todos los puntos donde le podían haber disparado, tenía que admitir por experiencia que el hombro era uno de los más dolorosos aunque no fuera un punto letal. Quizás el dolor en otra persona le haría parar sus ataques, retirarse para intentar sacar aquella flecha incrustada en su piel y curarse; pero Shizuo no pensaba de una forma lineal y lógica, sino que se dejaba llevar por sus instintos primarios más bien. Y había estado enfadado por un largo tiempo, tratando de ocultarlo pero que un ataque le diese de lleno había sido la gota que colmaba aquel vaso tan fácil de llenar y lo único que el mercenario necesitaba hacer en aquel momento es descargar su ira matando al último arquero que quedaba en pie; el único que había sido capaz de darle.

Partió la flecha que se encontraba en su hombro para que no sobresaliese tanto y después guardó la espada en su funda; debido a la flecha, el brazo en general también le dolía así que no quería tener que sostener su arma porque desgraciadamente, cuando se descontrolaba era más hábil golpeando con puños que blandiendo una espada. Después de eso, aun teniendo un arco tensado apuntando hacía él, Shizuo sin pensarlo dos veces… porque no estaba pensando nada en lo que sucedía a su alrededor, tampoco sentía el dolor del brazo; era como si algo en su mente bloquease todas las sensaciones para que su cuerpo reaccionara sin limite alguno y sin que las acciones pasasen algún tipo de filtro en su mente para pensar si era una buena idea o no. Así que corrió en la dirección donde se encontraba aquel emergido y en cuanto estuvo en su rango personal, lo golpeó con rabia y lo noqueó dejándole aturdido en el suelo.

Pero con dejarle aturdido o inconsciente no era suficiente. ¡Le había clavado una flecha en el hombro como si se tratase de un animal de caza! Así que se agachó encima de aquel emergido y con los puños le golpeó en el rostro; no le importaba que sus puños también sangrasen por los golpes y la fricción porque después de todo, no era tan terrible como el hinchazón que le estaba produciendo al emergido y posteriormente, a las heridas que hacía que se desangrase poco a poco. Se levantó y no lo remató: prefería que sufriera de dolor y ya que se había tenido que ensuciar el yukata, no quería más molestias. Además, había conseguido bajar un poco aquella ira desenfrenada así que podía volver a usar su cerebro como una persona otra vez.

Miró hacía el cielo cuando vio algo que hacía que se viera como una gran mancha oscura en el cielo y se percató de que era el niño con su wyvern; bueno, por fin habían empezado a mover el culo en la parte de la batalla que le tocaba, podría relajarse unos instantes y preocuparse mínimamente de que tenía un trozo de flecha en el hombro, haciendo que Shizuo se desangrase. Se arrancó la flecha acompañando aquel gesto de un gemido producido por el dolor y luego buscó rápidamente un trozo de tela desgastado que tenía en su bolsillo para hacer presión y no desangrarse. Comprobó de que no había ningún emergido por su zona y entonces decidió esperar unos minutos a que se le pasase la tontería del dolor antes de ir a ayudar al niño. Con el brazo un poco más tonto de lo normal, intentó tapar la herida alrededor y presionó el nudo, poniendo después la mano encima para ejercer presión.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Vie Sep 16, 2016 8:35 pm

Stripe se quejaba por la molestia que suponía los soldados con aquellas lanzas tratando de rasgar sus escamas. Las escamas de un wyvern eran duras y difíciles de rasgar pero las lanzas eran afiladas y los emergidos no parecían simples aldeanos con armas, sino que eran guerreros entrenados, por lo que sabían como dañar a su rebelde pero fiel compañero alado. Seguirían con la simple estrategia de bajar a atacar y volver a los cielos a resguardarse porque no había nada mejor que pudieran hacer en aquel momento, por suerte no se veía a Shizuo cerca de los soldados pero tampoco se veían flechas volar por los cielos, por lo que Craig intuía que el mercenario había cumplido con su parte del combate. Ahora le tocaba a él, pero tardaría un poco más de tiempo que lo que el mercenario había empleado, pero lo importante era el resultado, así que tratarían de salir bien parados de ello.

Agarró el hacha con una mano para con la otra, acariciar a Stripe. – Venga chico, no te pongas nerviosos nosotros podemos contra…. Uno… dos… tres soldados. No son tantos y no hay flechas en el cielo. Uno a uno, ¿De acuerdo? – Se sentía como un completo estúpido al hablarle a un saco de escamas con alas y garras pero Craig sabía que Stripe era muy tozudo y ahora se estaba enfadando con los emergidos al pincharle, por lo que tenía que bajarle la ira a su wyvern o de un momento a otro acabaría no haciéndole caso de sus ordenes. Habían transcurrido muchos años juntos, además de entrenamientos y recientemente de aventuras juntos pero estrechar el vínculo para luchar codo con codo todavía era algo que les faltaba y Craig empezaba a pensar que todavía tendría que esperar muchos años para que el animal le viera como un superior.

Con aquel empujón en el ánimo del wyvern, descendieron el vuelo y Craig realizó un ataque con el hacha larga para que el soldado no pudiera atacar primero que ellos, pero solo le realizó un corte en la espalda y perdió sangre, con lo que al emergido todavía tenía fuerzas para contratacar y cortó una de las manos de Craig, quien cerró el puño y con la mano libre le dio el golpe final. Después apresurado, le dio la señal al wyvern con su pie para que volviera a volar fuera del rango de ataque de los emergidos. Se quitó el guante y vio que no era una herida profunda pero si que seguiría abriéndose si hacía fuerza, tendría que tener cuidado con el par de emergidos que quedaban con vida.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 17, 2016 6:53 pm

La experiencia le había demostrado a Shizuo que no importaba si no se hubiera quitado el pedazo de flecha que continuaba insertado en su hombro, porque a pesar de la perdida de sangre y el dolor sería capaz de continuar peleando pero ya que el niño y su mascota parecía que lo estaban llevando bien (al menos no estaban muertos), decidió perder un poco el tiempo que se había ganado después de destruir la vida a aquellos arqueros. No tendría por qué cabrearle de aquella manera haber sido herido en combate, porque después de tantos años viajando por el mundo y dedicándose a ello, el mercenario tenía que admitir que ser herido era la probabilidad más alta en una batalla y más cuando los emergidos contaban con un alto numero en sus filas y que contasen con refuerzos que acudirían en su ayuda, pero una vez más; a Shizuo Heiwajima no se le podían aplicar las normas de la lógica porque era como una bestia que reaccionaba sin que sus acciones pasaran un filtro por su cerebro.

En realidad, él ya había terminado con su parte así que Craig tendría que “cubrirle las espaldas” pero Shizuo no era capaz de estar ahí de pie mientras una batalla acontecía cerca de él. Para una persona como él, la paciencia era algo que podía colmársele con una simple palabra y temía que la paciencia en aquel día la había perdido muchos minutos atrás, una persona en su estado probablemente esperaría a que la batalla llegase a su final y se despediría de la persona que había hecho posible reducir el grupo de emergidos. Pero él no era una persona común, no iba a quedarse allí sin hacer nada solo porque fuera aconsejable que descansara un poco más por la herida abierta de su hombro; si se hacía un poco más grande, soportaría el dolor que eso conllevaba y no pasaba nada de todas formas, había peleado mucho y un poco de sangre derramándose no iba a pararle.

Aun así, Shizuo no desenfundó la espada cuando decidió correr en dirección a donde había observado al wyvern del chico descender el vuelo para que su jinete atacase, no estaba acostumbrado a luchar junto a jinetes que tuvieran monturas tales fueran caballos, wyverns o pegasos y le gustaba seguir con la mirada los movimientos de su compañero temporal, aun si no le parecía que fuera demasiado avispado con todos los movimientos que podía hacer porque le daba la impresión que le estaba costando más moverse de lo que sería necesario. Pero Shizuo no entendía mucho del uso de armas que no fuera la espada así que no iría juzgando al otro chico por eso, por otras cosas probablemente sí, pero no por como usaba o dejaba de usar su hacha larga.

La situación allí era mejor de la que había esperado encontrar, quizás no había tenido mucha fe en aquel joven guerrero y no tendría que haberle infravalorado tanto porque solamente quedaban dos soldados en pie y podía observar como habían los cuerpos caídos de sus compañeros. No le gustaban las lanzas, fácilmente evitaban sus ataques pero no era suficiente como para que Shizuo quisiera retirarse; una vez empezaba a pelear, ver caer uno a uno a los enemigos le calmaba, pero no podía parar hasta oír la calma en el ambiente. Así que no dudo en desenfundar su espada y apuntar a un enemigo despistado que aunque había detectado su posición, estaba más concentrado en perseguir la posición de Craig en el aire, por lo que aprovechó que su atención no se centraba en él para acertarle un ataque letal en la espalda, clavando su espada entre los músculos pero no fue lo suficiente rápido para desenterrar su espada de entre la carne para bloquear el ataque de otro emergido, por lo que puso su brazo como escudo; se rasgó la tela de su manga y su piel empezó a sangrar, esperaba que al menos Craig aprovechase que le habían tomado desprevenido para acabar con el último enemigo. ¿No se trataba de eso, el hacer dúos?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Craig el Sáb Sep 17, 2016 10:20 pm

Craig volvió a ocultar la herida de su mano con el guante, no era una herida profunda así que mientras tuviera cuidado y Stripe pusiera de su parte para que todo fuese bien, no tendría que ir las cosas mal. Pero estaba cansado y no le gustaba el terreno que Nohr podía ofrecerle para combatir, no era un guerrero con demasiada experiencia así que no confiaba plenamente en su técnica, sino también en las irregularidades que el terreno le ofreciese como ventaja. Pero no había árboles frondosos que les ocultaran una vez en el cielo, lo cual siempre había sido de gran ayuda para que les perdieran un poco la vista de encima pero ahora podía sentir los ojos de los emergidos clavados en los movimientos que realizaban.

También podía ver la posición de los emergidos desde el cielo, pero no era algo del que pudiera aprovecharse en aquella situación porque Craig no disponía de armas arrojadizas y no pensaba tirar una hacha larga, con lo que pesaba, sabiendo que la probabilidad de que acertase a algo era 0 ya que acertar de cuerpo a cuerpo ya costaba por el tipo de arma que era. Pero algo que pudo ver desde su posición fue como Shizuo apareció de donde se supusiera que estaba y le apoyó con los enemigos a los que se estaba enfrontando. Cuando Craig notó que el rubio se disponía a atacar a los soldados, dio la orden a Stripe para que bajara el vuelo y fueran a ayudarle. Agarró el hacha con ambas manos, aun si su rostro podía demostrar que la que tenía dañada era por más que un simple arañazo pero no quería quedar como alguien que necesitaba ser defendido. Si había decidido salir de Bern también tenía que ser capaz de vivir por su cuenta.

Shizuo había conseguido disminuir el numero de enemigos a uno, pero desgraciadamente ese uno era el que había aprovechado su guardia baja para golpearle. Al mismo tiempo, Craig también había aprovechado el ataque del emergido y que estaba de espaldas centrado en su ataque para directamente poder tomarle con la guardia baja, atacando en la espalda y que se desplomara por el golpe propiciado. Stripe al ver que el enemigo no se movía, dejó de volar para sentarse en el suelo y Craig se bajó de su montura. – ¿Estás bien, viejo? Ese imbécil era el último así que ahora puedes descansar si eso pinta mal. – Dijo señalando a la herida del brazo. – Gracias por encargarte de esos arqueros, supongo que molas bastante a pesar de ser un viejo. Como viejo, ¿Puedo preguntarte algo? ¿Hay alguien esperándote a que vuelvas? Me refiero, si hubiera un lugar en el que pensases que pudieras volver pero no estás seguro, ¿Acudirías? Sé que mis viejos no me quieren ver ni en pintura pero hay otro lugar, al que, quizás podría ir pero no sé hasta que punto soy bienvenido.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Desertor

Inventario :
Hacha larga de bronce [2]
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.

Support :
Feldsphar

Especialización :


Experiencia :

Gold :
1569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 17, 2016 10:54 pm

Aunque Craig no hubiera acudido en su ayuda para sacarle de encima el soldado que había rasgado la manga de su yukata y que le había pillado con la guardia baja atacando a su compañero emergido, Shizuo estaba seguro de que hubiera podido con aquellos dos enemigos él solo; aun sí en el fondo prefería que le hubieran ayudado. La manera en la que habían combatido ambos era bastante mediocre más que nada porque habían usado una táctica lamentable, pero ni eran tácticos ni en su conjunto parecían los guerreros que más usaban su cabeza a la vez de empuñar una arma. ¿Pero a quién diantres le importaba? Tendrían que mirar alrededor de ambos mercenarios, podían lucir como un completo desastre andante pero los emergidos habían caído derrotados al suelo y ellos seguían vivos. Lo cual para Shizuo, ya le parecía suficiente, en pensar sobre la recompensa económica que Nohr les aportaría por aquel estúpido combate solo lo hacía mejor que mejor. Uno no vive del aire, después de todo.

Una vez el wyvern se sentó en el suelo y el otro bajó de su montura, Shizuo lo tomó como el momento de paz y tranquilidad que ansiaba después del mosqueo que había tenido por los emergidos no solo intentando atacarle, sino conseguir acertarle. Suspiró profundamente y luego se dejó caer a los pies de un gran tronco en el que apoyar su espalda, el mercenario rasgó la manga que había quedado destrozada por el ataque y aprovechó para usarla para parar la herida. No le gustaban los brebajes, sería un pensamiento de niño pequeño pero sabían mal y el dolor para él no era algo tan intenso como para tomar algo que sabía tan desagradable solo para aliviar un poco la sensación. – Se necesita algo peor para matarme, estoy bien, niño. Nada que no se solucione durmiendo un poco, no aquí, claro.

¿Por qué le venía con una pregunta tan estúpida ahora de repente? Quizás el combate le había roto alguna tripa y ahora el niño quería regresar a casa. – No hay nadie que me espere y no soy precisamente alguien demasiado sociable, soy un viejo pero no soy un sabio, niño. No sé que decirte, si crees que tienes una posibilidad y quieres ir, pues deberías hacerlo pero no soy yo quien está en tu lugar para valorar que es lo que tienes que hacer. – Si Shizuo tuviera la oportunidad de rencontrarse con su hermano, dios, no se lo pensaría un instante en mover tierra y aire por conseguirlo, pero era el único supuesto similar que podía encontrar a la situación que el jinete le había expuesto. Era un mercenario errante, viajaba y viajaba por todo el mundo, no había nada llamado hogar y por supuesto, no había nadie que le estuviera esperando al volver de sus aventuras. – Yo no tendría miedo de intentarlo, ya lo he perdido todo. En fin, es hora de volver.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 5:41 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Craig ha gastado un uso de su hacha larga de bronce.
Shizuo ha gastado un uso de su espada de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
Espada de bronce [2]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fighting for the same cause || Priv. | Campaña

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.