Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Dragón — Rhett Orión [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dragón — Rhett Orión [ID]

Mensaje por Rhett Orión el Dom Sep 11, 2016 7:01 pm

Rhett Orión
Dragón
An idyllic dream for the lost dragons.

Datos
Nombre: Rhett Orión. Seudónimo: Dragón de ojos áureos.

Edad: Entre los 900 y 800 años. De aparentes 24 años.

Clase: Dragón. [Red Dragon]

Especialización: ~

Afiliación: Hatari. Ducado de Sindhu.

Ocupación: Militar de Sindu, aportando al ejército centralizado en la defensa del ducado. Acompañante de la Duquesa Sissi.

Personalidad

Rhett, distinguido principalmente por su talante sereno e impertérrito, de alineamientos bonancibles, y accionar moderado. Calificado la mayor parte del tiempo como un ser amable y sencillo, cuyas actitudes son cordiales y exageradamente atentas a lo que concierne su entorno y demás personas. Sabe medir situaciones difíciles y analizar con detenimiento, domina varios conocimientos y su comprensibilidad para los temas complejos lo han vuelto un perito en la historia y ramas de las artes biológicas, además de naturales. Sin embargo, ciertos atributos le han suscitado una personalidad más discreta y taciturna, por lo que tiende a ser más reservado y silencioso, más de un hablar lacónico, cuyo entendimiento puede ser tácito conforme a sus gestos y expresiones. Pero aquel es solo un punto que concierne a las personas con las cuales no haya tenido un grado de aceptación o conocimiento, ya que suele ser diferente con quienes ha compartido o relacionado varios factores amenos. Así, notándose de su parte una identidad más drástica y abierta al momento de desenvolverse, que acoge a un actuar protector y agradable, de gestos suaves e inigualablemente honestos que le brindan cierta expresión etérea a sus sonrisas las cuales son más eventuales y que no le hacen perder su esencialidad afable y esclarecida.

Es muy buen oyente y excelente aconsejador de adversidades, siempre ha procurado ver por el bienestar de todos (especialmente por el de la Duquesa Sissi) dejándolos perpetuamente por encima del suyo, siendo la única razón por la que se desliga de sus principios de parsimonia para salvaguardar, defender y/o ayudar a quienes pareciesen necesitarlo. Cierto factor puede ser su más grande debilidad y perdición, debido a que en el transcurso de su longeva vida ha sido engañado por tal motivo, además de haber llegado a resultar bastante herido. Motivo que se adhiere a su disgusto por los engaños y actos de traición, aunque realmente no parezca ni sea alguien muy simple de manipular, no obstante ante ciertas circunstancias no suele pensar por sí mismo, dejando su prevista idiosincrasia abstrusa y actuando compulsivo, solo difiriendo la situación cuando finalmente se haya proporcionado un cambio simultáneo. Pero a pesar de todo, siempre ha sido exageradamente maduro, incluso desde los inicios de su vida, base por la cual lo han considerado un ser muy apático, mesurado y aburrido, ya que suele encerrarse días enteros e incluso semanas en sus estancias para leer de libros y estudiar cualquier disciplina. A simple vista es considerado un individuo muy serio y malhumorado, debido a la forma con la que mira a los demás, cuyos ojos fríos pueden causar un sentimiento amenazante.  

De lo cual no se equivocan.
Pese a su esencialidad amable y cachet, ciertamente es un ser que puede llegar a infringir demasiado temor, y no es que contenga otra personalidad que esté reprimiendo en sus adentros, sino es que posee una cualidad de dirigente que resulta en su mayor parte del tiempo siniestra e intimidadora que emerge en varias circunstancias con relación a los intentos de otros para mentirle, burlarse, o fastidiarlo, también cuando se es necesario de un dominio y seriedad total con afinidad a los enfrentamientos en donde hace uso de sus fuerzas y habilidades. Es un distintivo que posee una índole imponente, de palabras persuasivas y actos desafiantes que bien, podrían someter a cualquiera a sus más grandes deseos. Es una contraparte con la que uno jamás debería jugar ni aventurarse, debido a que el retador nunca sería el benefactor de dicha colisión, ya que en ese estado no existe nadie más que un ser perverso y vengativo que podría hacer lo primero que se le venga a la mente para humillar y/o lastimar sin distinción alguna al que decidió primero escarnecerlo o enfrentarlo. Sin embargo, una vez entrando en cabales puede llegar a sentirse avergonzado por tales actos, procediendo a las disculpas y arrepentimientos, porque no es un ser que pueda llegar a sentirse victorioso tras haber infringido de forma lastimera y cruel en contra de un prójimo.

En coyuntura a otros aspectos, siempre ha demostrado su aprecio y estima con actos sencillos que sin gran relevancia pueden llegar a ser bastante significativos. A pesar del tiempo, no es capaz de olvidar a los que fueron un ilustre en sus enseñanzas, siendo capaz de apaciguar el turbamiento fiero e incontrolado de otros mediante sus propios recursos, tal pareciera poder suavizar de ajenos más no siendo de manera inherente, intentando descubrir algún modo de refrenar su temperamento infame con los conocimientos de los libros antiguos y propias vivencias. Aspectos que él mismo va agregando en discusión a lo que es incapaz de realizar, adjuntándolo con tales temas que conciernen al amor, que sin más fue un aspecto que tuvo que ser obligado a borrar de su vida por órdenes de reprimenda por parte de su progenitor, no obstante es un sentimiento que cree ya haber conocido desde muy joven, y que a pesar de lo contradictorio que parezca al negarlo, internamente reza que cierta sensación permanezca viva y continúe iluminándolo, debido a que es un sentimiento que únicamente emerge cuando está con cierta Manakete quien a pesar de los años y siglos, sigue encontrándose a su lado.

Historia del personaje

Alas de pliegues terciarios y monocromáticos, de escamas hermosas de un lustre fulgente, criaturas de ardentía que emanan sus fauces. ¿Nobles o dañinos? Libres. Guiados por el céfiro,
y surcando lo célico. Libres. Ensoñando lo utópico e idílico. Hallándose fieles y eternos.
Libres y feroces, esperanzadores y amenazadores. Bestias celestiales.
Sueños espirituales de un mundo abrasador.
Drákon–

Nació en el reino de Goldoa, Tellius, sin embargo nunca se mantuvo el tiempo suficiente ahí como para forjar recuerdos ni relaciones, después de todo se decidió el abandonar del reino días después de su nacimiento. Su padre Velorux Orión, un Red Dragon respetable, lamentablemente perdió su honor al ser el objetivo principal del resentimiento de otros dragones de su misma especie, la razón nunca se esclareció, puesto que no se hallaron a los cómplices de tal agraviante situación en la que Velorux fue encontrado un día antes del nacimiento de su hijo. Su padre sabía que el resentimiento conllevaba al trato preferencial que tenía y que había ganado con el paso de los años, inclusive si no era un Black Dragon, ni pertenecía a la nobleza, era notable la diferencia de trato ante los otros dragones de menor standing social. Razón por la cual cayó en un incontable número de trampas que lo dejaron en una posición nada favorecedora, misma que podría mandarlo a prisión o ser expulsado del reino de Goldoa. Un problema del cual juraría no volver a hablar, y que lo dejaría marcado con su intangible odio y repudio hacia la traición y a confiar en otros seres. Para ese entonces su esposa Hatysa, también una Red Dragon, dio a luz a su primer y único hijo, Rhett Orión, para después abandonar el reino de Goldoa. Pese a que su padre era el único implicado de cierta inmunda situación, su esposa nunca perdió la fe en él, razón por la cual tomara la decisión de acompañarlo incluso si eso ameritaba ser tomaba como una cómplice del crimen supuestamente cometido.

Abandonaron Goldoa y viajaron fuera de sus delimitaciones en todo el continente de Tellius, no transcurrieron siglos, ni un numeral de años estimados para ciertos seres longevos, sin embargo los azares parecían ser un gran beneficio para la familia dragón quienes fueron valiéndose de varias relaciones que iban fomentando a través de sus periplos y conociendo de innumerables especies. A medida de que iban ganando más vínculos finalmente Velorux fue perdiendo ese odio y rechazo a confiar en ajenos, más ahora parecía querer proteger de sus nuevas amistades junto a su querida Hatysa y pequeño Rhett. Pero, al cabo de los años hubo un gran cambio para la familia, el cual haría emerger un nuevo odio. Un día, mientras Velorux iba a por suministros en un pequeño pueblo cercano, Hatysa fue emboscada junto a Rhett por un grupo de esclavistas que habían estado vigilándoles, claramente su madre opuso resistencia ante todo momento e inclusive asesinó de unos cuantos, sin embargo no llegó a convertirse en un dragón puesto que nunca fue buena para las batallas, de esa manera fue vencida por los esclavistas y tomada por ellos, aunque a medida de que buscaban a su hijo, no le encontraron, después de todo Hatysa había visto más por el bien de su hijo que por el suyo, logrando esconderlo de ojos ajenos, y librarlo de tan penosa situación. Por lo que al paso de las horas Velorux regresaba exasperado al sentir a varios kilómetros como la presencia de su esposa y emociones de la misma se iban desvaneciendo. Claramente halló a Rhett, y aunque quiso hacer lo mismo para encontrar a Hatysa, incluso con la ayuda de sus relaciones y amistades, simplemente nadie dio con su paradero; parecía haberla perdido para siempre.

Jamás hubo descanso para Velorux, pese a que sus vínculos iban cada vez más en aumento, también lo hizo su odio y rencor hacia los esclavistas. Poca información fue la que recopilaron, pero aquello lo puso en el camino de un hombre cuya situación fue tan similar que le provocó un gran sentimiento de adhesión, provocando que hiciera uso de todas sus asociaciones y conexiones para ayudarlo en su situación, incluso si no encontraba a Hatysa por lo menos acabaría con los esclavistas de ese momento. Claro que Rhett nunca participó en la batalla, debido a que aún era demasiado joven y su vida podía contarse en años principiantes para un dragón. La felicidad por fin vendría a su padre cuando lograron rescatar a los esclavos, y con ello a la mujer de aquel hombre, y principalmente a su pequeña bebé. Claro, también se buscó entre todos los esclavos a su esposa, pero lamentablemente no fue encontrada, sin embargo se había contado que hubo una hermosa mujer de relucientes ojos dorados, quien tras ver el bienestar de los demás que el suyo propio intercambió su vida por la de un grupo de esclavos, culminando con su existencia a cambio de la beatitud y liberación de otras. Un precio justo, para un alma justa. Fue lo que llegó a contarse, cuál sería la peor noticia que pudo haber escuchado el padre de Rhett. Razón por la que llegó a cambiar radicalmente en un par de meses, decidiendo fenecer la búsqueda de su esposa, y en cambio unirse a cierto hombre, en búsqueda de un nuevo hogar.

Finalmente se halló un territorio en las inmediaciones de los escasos ríos de Hatari, mismo que fue otorgado por las tribus de lobos, en donde se levantaron las murallas y puertas de “La Ciudad Redonda” siendo así como al paso del tiempo se designaron a los legítimos duques de Sindhu. Dándole el cargo a Velorux Orión como el comandante del ejército, especializado en la defensa de la nueva ciudad. Pero pese a los grandes cambios, las pérdidas no se olvidaban, siendo Rhett quien padecería los estribos del pasado de su padre y fuera educado de una manera en particular por métodos mucho más severos e inflexibles.

Al cabo de los años, se le fue enseñando mediante varios métodos el manejo de la espada, a razonar y a controlar sus emociones, con el tal de no sufrir a futuro de traiciones y alevosías, siendo capaz de plasmar su odio y coraje en los combates, y castigar a quienes se atrevieran a enfadarlo o provocarlo a través de crueles procedimientos para humillar, afligir y deshonrar sin cuidado. Se le fue encajando a Rhett un lado brutal y despiadado, todo bajo la instrucción de su padre, con la intención de que no sufriera con el paso del tiempo, además de habérsele prohibido el enamorarse y querer a alguien de manera exorbitante. Sin embargo, son características que no serían relevadas hasta que ocurriesen ciertos acontecimientos; también aprendió a ser aplicado y diligente, a no sentir temor ni huir de los problemas, inclusos si estos eran trágicos. La sabiduría y madurez fue el fuerte de Rhett, pero también fue la exagerada amabilidad y protección que lo diferenció de los demás. Cada vez eran más las cualidades que lo acompasaban, influyendo a gran medida la presencia de Sissi, hija de los duques manaketes de Sindhu, de quien llegó a sentir un gran sentimiento de predilección, el cual se fue estrechando a través de los siglos.

Fue tan grande cierto sentimiento que con el tiempo Rhett comenzó a ensimismarse en los libros, dedicándole gran parte de su vida al estudio del manejo de emociones bravías y destructivas, con la intención de ayudar a Sissi con el control de su transformación a dragón. No obstante, seguía siendo muy inexperto en esos temas, incluso para controlar así mismo de su automatismo amenazador en la que su padre lo había sumergido. No logrando hallar manera de contrarrestarlo como hubiese querido tras el transcurso de 700 años cuando las situaciones en el Ducado Sindhu comenzaron a cambiar, más por la existencia de seres cuyos sentimientos de animosidad y envidia trabajaron en complicidad para atacar a traición al Duque de Sindhu mientras se encontraba con su hija Sissi en las dunas de Hatari practicando su transformación. Las noticias llegaron a Sindhu y alarmaron a todos, más a Rhett quién en esos momentos practicaba el manejo de la espada junto a su padre el comandante del ejército. Solo después se hicieron públicos los sucesos, el Duque de Sindhu había muerto, mientras su hija había quedado malherida, rozando el óbito que había destinado su padre. Rhett en esos momentos llegó a sentir la desesperación al no lograr hacer nada, asfixiándolo la idea de haber perdido al ser que más apreciaba, solo llegándose a sentir más aliviado cuando se decidió dormir a la princesa Sissi, con el tal de recuperarse de sus heridas. Solo después se resintió el cambio en el Ducado de Sindhu, cuando la nueva duquesa tomó el mando y cerró de sus puertas al exterior. Rhett también cambió en esos momentos, dejándose llevar por primera vez en tales propensiones que su padre le había adoctrinado desde joven para dar con el paradero de los asesinos y su consiguiente ejecución pública.

Decidió estudiar con vigorosidad, visitando constantemente a la durmiente Sissi al paso de los años, sin embargo no llegó a avanzar como esperada, y fue por ese hecho que decidió salir del Ducado de Sindhu bajo la aceptación de su padre para hallar a través de viejos escritos, de libros, o cualquier otro medio, el control de habilidades y fuerza, tanto ajenas y espirituales, para proteger a los demás; siendo su razón principal Sissi. Se dejó instruir por varios sabios en un número contado de décadas, y aprendió más en aquel corto tiempo que en lo que había asimilado en varios siglos. El exterior era inmenso, hermoso y lleno de sabiduría, no obstante nunca se alejó demasiado del Ducado de Sindhu, temiendo que algo desastroso fuese a ocurrir en su ausencia. Y no parecía equivocarse.

Volvía al ducado cuando escuchó los retumbantes sonidos de guerra, de gritos, y principalmente de una bestia celestial. Quedó impactando al descubrir al ejército de los Emergidos siendo aplastados por un lábil dragón dorado, cuyas escamas se bañaban de pigmentos escarlata y bermellón. Escena que lo dejaría marcado y lo orillaría a realizar lo que siempre había estudiado sin descanso, adormecer a un dragón aniquilador y atroz. La sabiduría lo acompañó y finalmente lo realizó, no existió un manual ni una serie de pasos a cumplir, simplemente su corazón llamó al dantesco y apaciguó su barbarie. Su alma se llenó de regocijo cuando vio a Sissi volver a su aspecto habitual. Desde ahí, todo cambió a la manera más deseable, los ciudadanos de Sindhu siempre confiaron en la hija de los anteriores líderes para elegirla como su próxima Duquesa, incluso desde su letargo hablaron de ella de una manera solemne y apreciable. La amaban y respetaban. Nuevamente se hizo un cambio en el ducado de Sindhu, y se abrieron las puertas al exterior, la Duquesa Sissi al parecer tenía nuevas esperanzas, incluso si aún continúanban enfrentándose a los emergidos, habían llegado a controlar la situación con el paso del tiempo. Rhett se determinó a sí mismo el proteger a la duquesa ante cualquier circunstancia, viendo siempre por ella y estar a su lado, a pesar de mantenerse distante así nunca lo sería, después de todo él siempre la apoyaría y apreciaría, volviéndose así su más grande aliado.

Extras

Habilidades:
—Tras leer de varios libros aprendió de uno que consistía en el arte de la autodefensa, en donde utiliza la fuerza de ataque de su oponente como un arma en contra de él. Sus técnicas básicas incluyen principalmente luxaciones articulares, y además golpes, patadas, rodillazos, esquivas, empujones, proyecciones, derribos, y estrangulamientos, que puede emplear con resolución y destreza en un adversario.
—Dragón:  
Es muy poco probable que Rhett llegue a transformarse en un dragón, al considerarlo solo necesario para problemas a gran escala en donde tenga que utilizar toda su fuerza. Solo así es cuando adquiere ciertas características: un dragón de 7 metros de alto, de un color oscuro atornasolado de variación escarlata y anaranjado, al igual que sus amplias y resistentes alas. Posee grandes ojos de tonalidades áureas y expresiones amenazantes, profundas y bélicas, capaces de intimidar a cualquiera. De colmillos largos propios de un dragón, de zarpas con pulsantes y afiladas garras. Sus escamas son resistentes y lizas que destellan ante los reflejos del sol. Es una bestia ágil y fuerte, de llamas que arden con demasía de una tonalidad roja intensa. Beneficiándose de toda habilidad (resistencia) que atribuya a un Red Dragon.

Gustos:
—Leer libros, aprender todos los días de nuevas culturas y artes, todo en completa soledad y calma.
—Dormir en cualquier parte, podría hacerlo incluso en el suelo si es que el sitio no está sucio y tenga un cálido clima con una refrescante sombra.  
—Estar cerca y cuidar a la Duquesa Sissi, verla todos los días, escuchar su dulce voz cantarina y saber que se encuentra bien.
—El silencio y los ambientes naturales que crean cierto sentimiento de calma.
—Refrescarse en ríos, y usar vestimentas aligeradas, incluso quitarse la camiseta cuando el calor es prominente.
—Sinceridad, que le hablen de manera directa, también personas que son alegres y sean fuertes, que sepan remediar sus propios problemas.
—Aves, animales pequeños como ratones y felinos.
—Los combates simples con contrincantes hábiles, solo para entretenerse, más no con la intención de verdad herirlos.
—Ayudar a los demás, incluso si eso le trae problemas.

Disgustos:
—Reglas, en especial con las que su padre lo ha estado martiriado desde siempre. De alguna manera lo hacen sentir esclavizado, a pesar de no ser necesariamente de esa manera, no obstante nunca ha hablado del problema que aconteció el pasado de su padre y de las normas que le ha impuesto para no sufrir lo mismo que él.  
—El odio, la traición, aquellos que hieren y envidian la felicidad de otros. Aspectos que hacen despertar lo que más odia de sí mismo.
—Herir sin razón alguna cuando no está en todos sus sentidos, ser perverso y humillar de los demás, después de todo siempre le ha costado el calmarse, considera que es un trauma que nunca llegará a superar si su padre sigue recordándoselo.
—El frio, lugares ruidosos y la obscuridad inminente, la sangre de otros, y lugares reducidos.
—Sus temores, temor a no poder controlar a Sissi, temor a perderla, y la desesperación que sentiría si algo le llegase a suceder.
—Comer, aunque no sea algo que le desagrade, sin embargo no lo considera muy necesario a pesar de ser un dragón que tenga que hacerlo para seguir teniendo su fuerza y resistencia, a veces prefiere solo tomar agua o alimentarse con frutos nutritivos. Un mal habito que le ha traído el leer de los libros sin descanso al confinarse en sus estancias por días y semanas enteras.
—Guerras y conflictos, siempre intentará evitarlos.

Objetos:
Tiene como posesión un collar de la que cuelga una reliquia dorada, que tiene como grabado el nombre de su madre por ambos lados. Una posesión que es muy importante para él, y que nunca ha dejado tirada.

Datos:
Ese claro sentimiento de poner la vida de los demás por encima de la suya es un aspecto que fue heredado por su madre, y que observó su padre desde sus primeros años, razón por la cual ha intentado suprimirlo a toda costa.

Tatuaje:
Es un grabado que se impregnó en su piel cuando finalmente culminó su primera transformación de dragón victoriosamente, cierta esencia se desvaneció y se quedó registrada en su piel. Es una marca que comienza desde su espalda, cuyo largo corre a través de su brazo izquierdo de manera serpenteante y culmina hasta su muñeca.

Marca:




Procedencia
Nombre original del personaje: Ookurikara.
Procedencia: Touken Ranbu

Físico One:


Físico Two -Military sexy eheem-:




Última edición por Rhett Orión el Dom Sep 11, 2016 8:11 pm, editado 2 veces
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Soldado (Ejército de Sindhu)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1088


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón — Rhett Orión [ID]

Mensaje por Eliwood el Dom Sep 11, 2016 8:22 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.