Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Yrumir {Ficha}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yrumir {Ficha}

Mensaje por Yrumir el Dom Sep 11, 2016 1:48 pm

Yrumir
White Dragon
La noche y sus estrellas forjan las más bellas historias o nuestras peores pesadillas.

Datos
Nombre: Yrumir

Edad: 185 años reales / 13 años aparentes.

Clase: Laguz - White Dragon

Especialización: -

Afiliación: Hatari. Ducado de Sindhu.

Ocupación: Bibliotecario Jefe de la Universidad de Sindhu.

Personalidad
Este laguz de apariencia infantil suele mostrar una expresión seria, incluso enfadada. A veces se podría pensar que todavía le durase su última rabieta. Es muy callado  y cuando habla suelen ser en frases cortas y de tono cortante y desconfiado, en especial con desconocidos. Por mucho que se muestren amables o con buenas intenciones, cuesta mucho ganarse la confianza de este joven laguz. Incluso con las personas más cercanas a él es distante y no se ha abierto totalmente. Se aísla del resto de forma intencionada y consciente, guardándose sus opiniones para sí mismo, es raro que exprese lo que piensa en voz alta. Su comportamiento habitual es quedarse callado y observar lo que ocurre a su alrededor.

Se puede deducir pues que es un gran observador, lo que une con una gran capacidad de análisis aunque en ocasiones sea sesgada por su particular forma de ver las cosas. Tiene muchos prejuicios sobre los beorc o cualquier humano pues los considera irrespetuosos con la naturaleza y que sólo saben explotar a sus criaturas. Tampoco cree que pueda venir nada bueno de gente adulta, sea cual sea su raza.

Es muy curioso. Le gusta investigar y husmear lo que llame su atención, por ello puede pasarse días sin salir de la biblioteca enlazando la lectura de distintos libros. También tiene buena capacidad memorística, algo que le ha permitido acumular conocimiento a lo largo de su vida. Otros aspectos de su personalidad que pasan más desapercibidos o los mantiene escondidos tras su semblante serio es una gran confianza en sí mismo. Muy testarudo, cuando tiene una idea u opinión en la cabeza es muy difícil que dé su brazo a torcer.

Aunque tenga ya cumplidos muchas décadas, su pensamiento se le define como el de un infante. Su forma de pensar es inocente bastante simple y sin cuestionarse complicaciones que achaca al mal hacer de las personas adultas. De la misma forma tiene un buen corazón, ingenuo y bondadoso. Puede llegar a ser tierno (algo que sólo hasta ahora se ve cuando está rodeado de animales o en privado con poquísimas personas).

Ama la naturaleza, y en particular la los animales. Se siente más cercanos a ellos que a cualquier otro ser antropomorfo (incluidos laguz). Ver a alguien tratar mal a un animal es de las pocas cosas que le hacen enfurecerse de verdad, tal es que su habitual personalidad calmada se transforma y se deja guiar por sus primeros impulsos. De forma inversa, la mejor forma de acercarse a él es a través de los animales.


Historia del personaje
Esta historia comenzó cuando se conocieron su padre, Daehnor, tercer y último hijo de un alto funcionario del reino, y su madre, otra dragona blanca llamada Alysanne. Él era alguien vago, que se pasaba el día de juerga en juerga con sus mejores amigos sino solo. La bebida era su mejor acompañante. Fue precisamente en la taberna en la que Alysanne trabajaba donde conoció a la joven dragona ingenua y soñadora. La dragona, para la edad de los dragones aún joven, también se fijó en él y entre ellos surgió la llamada chispa del amor. Daehnor arrastró con magnetismo a la muchacha dragón a su vida de fiesta y escasa de preocupaciones.

Este amorío no gustó nada al padre de Daehnor quien quería para su hijo un futuro con otra mujer dragón que consideraba mejor pareja para su futuro. Daehnor era de un claro espíritu rebelde y como ya llevaba haciendo durante muchos años obvió la severidad de su padre e hizo lo que le quiso, rechazando incontables veces conocer a las candidatas  de su padre. Pasaron los años, lo que igual para los beorcs eran unas largas décadas pero para los dragones el tiempo no corría tan rápido. Todo cambió cuando Daehnor una fuerte discusión con su padre decidió renunciar a sus lujos y huir de casa. Su amada le acogió en la suya. Así ambos iniciaron una vida juntos. Sin embargo, Daehnor acostumbrado a no hacer nada más que vivir ociosamente la necesidad de trabajar al igual que Alysanne y cambiar su modo de vida no le sentó bien a su carácter.

Los embarazos en la raza de los dragones no son algo frecuente, pero Alysanne al final quedó en cinta. Sin embargo, la desolación la azotó. El mismo día que quiso contárselo a su amado no lo encontró. Y él no apareció. Preguntando y buscando, Alysanne descubrió que Daehnor había vuelto junto con su familia, abandonándola sin saber que esperaba un hijo suyo. La mujer dragón quiso llegar hasta él pero el padre de Daehnor hizo todo lo posible para impedir que su hijo volviese a ver a su amante. Quedó Alysanne sola y embarazada. Dio a luz con la única compañía y ayuda de una compasiva vecina. Al niño que nació lo llamó Yrumir.

Fue criado únicamente por su madre con la ayuda de la vecina, una dragona roja ya entrada en años a quien Yrumir llamaba Baba. Vivían en una de las zonas más pobres de Ciudad de Goldoa y vivían con lo justo aunque Yrumir siempre tenía comida que llevarse a la boca aunque su madre no lo hiciese. El pequeño niño dragón creció bastante aislado del mundo, su madre apenas le dejaba salir de casa. Quería proteger a su inocente hijo de los peligros que entrañaba la sociedad. No conoció a ningún otro dragón de su edad, sus únicos amigos eran los gatos callejeros que se paseaban de vez en cuando por el tejado de su casa. Baba se encargaba de vigilarle pero también le contaba historias del mundo exterior que avivan la imaginación del chico y sus ganas de querer salir. Un día consiguió escaparse de casa y salir corriendo a partes inexploradas de la ciudad. Quería descubrir los sitios fantásticos que relataba la vieja Baba. Sin embargo, la realidad no tuvo nada de fantástica. El infante se perdió por las calles de la ciudad y fue asaltado por una panda de abusones que pensaban en robar al niño desprotegido. Le dieron una paliza pero no se llevaron nada pues nada tenía el pequeño. Con moratones en varias partes del cuerpo Yrumir se perdió en la ciudad. Alysanne le encontró hambriento dos días después. Yrumir entendió las preocupaciones de su madre en cuanto a alejarse de casa y no volvió a hacerlo. Si antes era tímido, ahora comenzó a desconfiar del resto.

Cuando rondaba ya la edad de 30 años, madre e hijo se marcharon de Goldoa. La noche anterior a su partida, un hombre apareció llamando a su casa y discutió acaloradamente con su madre sin llegar a cruzar el umbral de la puerta. Yrumir los espió  escondido entendiendo a medias fragmentos de la discusión. El hombre se fue. A la mañana siguiente Alysanne ya tenía las escasas pertenencias preparadas en dos macutos y anunció a su hijo que se iban de la ciudad, a buscar un lugar mejor donde vivir. Sin embargo, la verdadera razón era bien distinta: el hombre que había aparecido la noche anterior era ni más ni menos que Daehnor, quien se había enterado de que Alysanne había dado luz a un hijo de ambos. Había estado buscando a Alysanne y a su hijo para llevarse al niño con él pues consideraba que como padre biológico le pertenecía. Pero Alysanne no estaba dispuesta a entregar a su hijo al ser que la había abandonado.

Escaparon de la ciudad capital y también se marcharon del país de los dragones. Alysanne sabía que si permanecían allí Daehnor y su familia les encontrarían y eso no los podía permitir. Así comenzó el periplo de madre e hijo. Estuvieron viajando de incógnito durante muchos algo más una década humana. Viajaban de incógnito por todo Tellius. En las zonas habitadas ocultaban sus rasgos característicos de la raza dragón. Apenas se quedaban ahí. Viajaban por los caminos menos transitados y solían quedarse temporadas viviendo en bosques, escondidos. Yrumir encontró así en la naturaleza un refugio y en los animales salvajes amigos con los que parecía entenderse. Pero también vio con horror lo que los beorcs hacían a los recursos naturales como los bosques. Como los talaban y no respetaban a los animales como él lo hacía. Veía como los hacinaban y los hacían sufrir. Aquello le enfadaba mucho.

Un día se encontraron con unos esclavistas. Iban por un camino que recorría la frontera entre Hatari y Begnion. Al cruzarse con ellos ignoraron la presencia de la madre y el hijo tomándoles por meros vagabundos viajantes beorcs. Sin embargo, a Yrumir sí que le llamó la atención la caravana. Los esclavistas tenían encarcelados a unos pocos laguz lobo y a varios animales tales como elefantes y un oso que sangraba al que no paraba de darles latigazos y burlarse de él de forma cruel. Ver la escena desató la furia del pequeño dragón que se transformó para sorpresa de todos, incluida de su madre. Comenzó a arrojar su aliento sobre los humanos y a atacarles intentando liberar de las ataduras a los animales. Alysanne se transformó también para defender a su hijo de los esclavistas que se habían dado cuenta que eran en realidad. Los esclavistas sorprendidos intentaron hacer frente al ataque sorpresa pero huyeron al verse superados. Tras la lucha consiguieron liberar a los animales.

Pero todo tiene un precio. En esta ocasión fueron las múltiples heridas que recibió Alysanne al defender a su hijo. Yrumir al verla así no podía parar de llorar sin saber qué hacer. Los lobos laguz a quienes acaban de liberar le dijeron que conocían un lugar donde quizá podrían salvar a su madre. Cargando con ella, Yrumir en su forma dragón voló lo más rápido a través del desierto según las indicaciones de los lobos. Voló lo más rápido que pudo. Pero no era suficiente. Exhausto cayó en la arena del desierto inconsciente.

Se despertó en un sitio que no conocía. Le contaron que se encontraba en el Ducado de Sindhu y que había sido hallado en el desierto cerca de allí. Yrumir pensó aliviado que ese era el sitio que le habían dicho los lobos del desierto. Preguntó por su madre esperanzado. Sin embargo, como ya dijimos todo tiene un precio. Por una alegría que da la vida, también da una tristeza. Los médicos que anunciaron con mucho pesar que no habían conseguido salvar a su madre. Yrumir estuvo llorando casi sin descanso durante una semana.

El dragón blanco ahora huérfano llamó la atención del mismísimo Duque de Sindhu. El manakete de tan buen corazón arregló la vida a Yrumir dentro del ducado. Le dejó vivir bajo su mismo techo y de su familia. Así conoció a Sissi, la hija de los duques, con quien formó estrechos lazos de amistad. También comenzó a formarse académicamente. Le enseñaron a leer y a escribir y educación básica. Cuando supo lo suficiente, accedió a la Universidad de Sindhu. Allí se inició su pasión por los libros. En la gran biblioteca había mucho más de lo que la vieja Baba le contaba o podía siquiera imaginar. Pasaron unos años y se convirtió en bibliotecario para cuidar de aquel lugar que tan maravilloso le parecía. La lectura le hacía olvidar la pena por la ausencia de su madre.

Todo parecía ir por fin bien pero la tragedia le volvió a sacudir décadas después. El Duque que hacía poco había abierto el ducado al mundo fue atacado a traición junto a su hija. El Duque a quien Yrumir respetaba y tenía mucho cariño murió y su amiga Sissi fue puesta en letargo para curarse de las profundas heridas. La Duquesa Madre volvió a cerrar el Ducado al mundo exterior. Aún con su cercanía a la familia ducal Yrumir sólo podía entrar a la cámara donde Sissi dormía en contadas ocasiones. Pero el infante se las ingeniaba para burlar la seguridad y colarse todos los días para ver a la manakete, todo el tiempo que pusiese. Como no era bueno para decir cosas más si no le iban a contestar y el silencio le incomodaba, le leía cuentos e historias fantásticas mientras dormía. La Duquesa Madre se terminó enterando y permitió que el chico hiciese compañía a su hija.

Luego de 100 años Sissi despertó. Él se encontraba junto a ella cuando esto se produjo. La Duquesa Madre le encargó que protegerla mientras el ducado estaba siendo invadido por las  fuerzas de los emergidos. La manekete despertó de su letargo transformándose en su forma draconiana, gracias a la piedra que estaba colocada entre sus manos, yendo contra los invasores. Yrumir por su parte también salió a defender Sindhu, en especial lo que él consideraba su segundo hogar, la biblioteca. Desde allí vio como Rhett, consiguió que la enloquecida manakete volviese en sí.

Proclamaron Duquesa a Sissi tras la muerte de su madre. Mientras ella se encargaba de dirigir la recuperación del ducado, el seguía encargándose de la biblioteca de la Universidad como a esta la fecha. También formó parte del pequeño círculo de consejeros de la Duquesa y la apoyó en el desempeño de sus funciones tanto como le fue posible. Han pasado ya dos años desde aquel fatídico ataque. Sissi ha decidido abrir el ducado al mundo de nuevo. Yrumir es de la opinión contraria pero a pesar del distinto punto de vista sigue apoyando a la duquesa sean cual sean las dificultades.


Extras
Gustos:
• Sólo en dos ambientes se siente realmente cómodo: en espacios lo más salvajes y donde menos ha llegado la mano del humano; o en su biblioteca que para él es un bosque en donde en vez de troncos hay estanterías y cambio las hojas de los árboles por páginas de libros. Sitios tranquilos en los que pueda estar en soledad son sus predilectos.
• Le encanta leer historias, especialmente de aventuras. También le gusta inventarlas y relatárselas a sus amigos animales. Sumando en este apartado asociado con los libros, le gusta descubrir lo que sea husmeando en cualquier libro de la biblioteca. Su único motivo para viajar a otras partes del mundo sería ver otras bibliotecas.

• Ama exageradamente los dulces y tiene una debilidad por las moras y frutos silvestres parecidos.
• Prefiere pasar desapercibido.

Disgustos:
• No soporta los sitios abarrotados de personas. Las ciudades y sitios muy urbanizados los rehuye generalmente (si puede prefiere salir volando de la Ciudad Redonda para no tener que atravesar las calles llenas de personas). Tampoco es amigo de reuniones sociales.
• Para él el respeto a la naturaleza es algo fundamental. No respetarla maltratando a cualquiera de sus criaturas es motivo suficiente para que ganarse su odio y hacerle enfadar mucho.
• La avaricia y ambición de los mercaderes, ricos y gente pudiente.

Extras:
• El timbre de su voz aún es agudo. Tiene un acento cerrado y en ocasiones, si habla rápido es un poco difícil entenderle.
• En el aspecto de habilidades físicas Yrumir es un chico joven bastante atlético pero que carece de fuerza o músculo desarrollado. Tiene una gran habilidad para escalar árboles.
• En su forma dragón es un poco más pequeño respecto a la media de los dragones blancos de su edad. Pese a esto, o igual gracias a lo mismo, es un dragón que destaca por su velocidad volando.
• Esta acomplejado por su baja estatura.
• Cuando no sabe qué hacer o reaccionar se muerde inconscientemente el labio.
• Es propenso a perderse en ciudades o sitios grandes, pero no así en bosques.
• Pese a su apariencia de infante, tiene ya obra escrita: varios relatos y cuentos fantásticos, y algunas tesis que ha escrito para la Universidad. Posee muchos conocimientos, gracias sobretodo a todo el tiempo que ha pasado en la biblioteca, leyendo y aprendiendo por su cuenta.
• El flequillo le tapa la frente su marca que le identifica como un miembro de la raza laguz de los dragones.
Marca:

Procedencia
Nombre original del personaje: Hans Christian Andersen/Caster.
Procedencia: Saga Fate.
Spoiler:


Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Bibliotecario (Universidad de Sindhu)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
.
.
.
.
.

Support :
Sissi
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yrumir {Ficha}

Mensaje por Eliwood el Dom Sep 11, 2016 1:55 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.