Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Invitado el Mar Dic 08, 2015 3:10 pm

La pregunta de la jinete estaba plagada de sincera inocencia, y la verdad no esperaba que fuese una interrogante importante. Asumía que la muchacha le diría que irían a su casita en las praderas cuando terminase la cena, o que armarían una tienda ahí mismo, por lo que realmente no se preocupó por ello. De hecho se estaba levantando para ayudar a la joven con la cena, que era lo menos que podía hacer luego de la cantidad de calvarios y problemas por los que la había hecho pasar en tooooodo el día… hasta que se dio cuenta de la forma extraña en la que la miraba, como si estuviese hablando a alguien escapado del manicomio.

—Lentamente, bajó la mirada hasta el frío pasto que la nómada apuntaba como el lugar en el que dormirían. Su cabeza baja por ver el piso, la pequeña sólo alzó sus ojos para mirar a su interlocutora, parpadeando lentamente, mirándole casi con la misma confusión con la que ella le miraba. Uh…— … ¿Sí? —Fue todo lo que la pequeña pudo decir, todavía procesando la información. Igual estaba siendo muy ilusa, pensando que irían a alguna tierna casita de alguna tribu nómada… ¿pero sería también muy rebuscado de su parte pensar que tendrían al menos una tienda de campaña donde descansar?

¿De verdad la pobre espadachina dormía siempre a la intemperie, a tal punto que echar la siesta en el suelo le parecía algo tan normal? De repente se sintió culpable por haberle preguntado. Oh Elimine, ¿y si se había sentido ofendida por aquello? ¿Qué tal si EN SERIO no tenía un lugar donde dormir, y la había hecho sentir mal recordándoselo? ¿Y si pensaba que era una niña malcriada que era incapaz de descansar para un nuevo día sin estar rodeada de lujos y comodidades en una mullida cama con almohadas rellenas de las plumas que dejaban los pegasos al volar?... Momento. Palmeó su frente. ¡Ah, qué tonta!

Acabo de recordar que tengo una tienda de campaña, jeje —le dijo a la peliverde, una gotita de sudor rodando por su sien. Quizás era su primer viaje en solitario, pero ser una viajera novicia no había evitado que al menos saliese de Ilia con un equipaje básico para la supervivencia y relativa comodidad en tierras desconocidas. Y si podía proveerle a su compañera un sitio donde descansar que fuese más cómodo y protector que el duro suelo recubierto de pasto, pues mejor que mejor.

Se levantó del suelo, y en un periquete traía a regañadientes a su pegaso hacia el campamento improvisado, jalándole de sus riendas para que avanzase, pues había interrumpido su tranquilo sueño equino. Y una vez estuvo cerca, se dispuso a descolgar la enrollada tienda de campaña que había amarrado a los costados de corcel… y su mano se quedó alargada, cerrando sus deditos como si tratase de agarrar algo, el costado de Huey totalmente vacío.

… ¿Huey? —le llamó, dudosa, sin necesidad de decir nada más porque el pegaso comprendía la pregunta. Éste sólo le devolvió la mirada, con sus pequeños ojos oscuros. Y eso fue suficiente para la pequeña guerrera— ¡Ay, noooo! —exclamó, agarrando con sus manos su propia cabeza. ¡Esa tienda ni siquiera era de ella, era custodia compartida con sus hermanas! De seguro los bandidos se la habían mangado al corcel antes de decidir que era preferible llevarse al pegaso que simplemente quitarle los objetos que llevaba encima y dejarlo ir. Cuando volviera a Ilia se metería en serios problemas…

Volteó a ver a Lyn. Una sonrisa de dientes perlados, probablemente una de las más incómodas que había esbozado en toda su vida, se asomó en su rostro, mientras varias gotitas rodaban por su frente. Qué vergüenza…

Yo… creo que me robaron la tienda, jeje… —admitió, rascándose la mejilla. Claro, con el estrés de la batalla no se iba a poner a comprobar si el alado corcel tenía todas sus pertenencias encima… seguía siendo un descuido, sin embargo. Soltó otra risilla nerviosa, antes de aclararse la garganta— Eh… d-déjame ayudarte con la cena, por favor —pidió, acercándose a la fogata para ayudar a la joven con la comida. Luego de falsearla con lo de la tienda, era lo único que podía hacer para que la muchacha no pensase tanto que Florina estaba perdida en el limbo
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Lyndis el Dom Ene 03, 2016 5:43 pm

Un silencio incomodo recorrió a ambas mientras la confirmación de la nómada terminaba de asentarse en la jinete de pegaso, comenzando a dudar la espadachina si la valentia de Florina era simple necedad... ¿Sabía en lo que se metía al unirse a los jinetes pegaso? No... posiblemente solo seguía el concepto que el ser uno era para ella y recién comenzaba a captar la magnitud de la situación en la que se encontraba...

Y eso no hacía más que aumentar el instinto protector de Lyn para con ella ¿Como es que había llegado hasta allí en una sola pieza?

Le tranquilizó el escuchar que contaba con equipo para acampar cuanto menos, soltando un suspiro de alivio... Que pronto se transformó en una pequeña risa al ver que su equipo había desaparecido. Era de esperarse... Demasiado bueno para ser cierto.

-La cena esta bien, no te preocupes- respondió, sin poder contener su sonrisa divertida, alzando su mano para que se quedase tranquila. Era un simple estofado con lo que había en las alforjas, un poco de todo caliente para mejorar los ánimos.

Aun así, le hizo señas a su amiga para que se sentara a su lado, mientras con su otra mano continuaba revolviendo metódicamente la comida al fuego. -No me sobran pieles dado que las he vendido recientemente, pero podemos compartir la manta de montar de Madelyn si es que no te molesta- le explicó, señalando la silla de la yegua -Esta acostumbrada a que me recueste contra ella, así que no te preocupes en pasar frio con ella cerca.-

Poco a poco la comida comenzó a soltar un aroma apetecible, dando el preámbulo a la cena -Alcánzame unos cuencos de madera en las alforjas- le ordenó sin pensarlo, tras saborear lo preparado y notar que estaba al punto justo. Con cuidado de no quemarse, alejo la comida del fuego y procedió a servirla.

No era una comida de un noble, pero tenia sabor suficiente para hacerla tolerable. Años comiendo por cuenta propia, quiera o no ciertas cosas Lyn había terminado aprendiendo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 09, 2016 3:51 am

Avergonzada hasta la médula, no hizo más que sentarse al lado de la nómada, sus mejillas sonrojadas y su poco orgullo por los suelos. Era asombrosa la cantidad de vergüenza que podía pasar en un solo día… Aunque se sentía mal por no poder ayudar a la espadachina, petición de esta misma, en cierto modo le alivió: luego de todo lo que había pasado hasta ese momento, la joven veía muy viable que acabase arruinando el estofado de la muchacha, tumbase el caldero en un arranque de estupidez, o incluso que Huey metiese el hocico y se bebiese todo el contenido de golpe. Sí, quizás era preferible mantenerse lejos de la comida, Lyn parecía estar perfectamente bien cocinando sola…

Le seguía sentando un tanto mal que su salvadora oficial estuviese tan acostumbrada a dormir a la intemperie, tanto que usar a su yegua de almohada era algo aparentemente usual y el sólo usar su manta de montar sonaba como protección suficiente del frío para ella. Proveniente de un país frío, poco o nada le afectaba realmente el no tener protección para dormir, pero... ¿de verdad podía ella descansar en esas condiciones?

Bien pensado, pese a estar sinceramente consternada y preocupada por el estilo de vida de la nómada, le estaba subestimando. No en vano era ella quien le había salvado el pellejo a lo largo del día con técnicas que probablemente había aprendido en su vida a la intemperie. Seguramente dormiría mucho más cómoda de lo que ella lo haría…

No tengo problema… si quieres puedes usarla tú, de hecho. Estoy… bueno, acostumbrada al frío —respondió amable. En otras circunstancias también le habría dicho que no hacía falta compartir a su montura, pues ella tenía la suya propia y podía dormir en ésta (aunque Huey estuviese poco acostumbrado a que su jinete invadiese su hora de dormir); pero consideró que quizás la peliverde lo tomaría como rechazo a su persona, y no quería que pensase eso en lo absoluto.

Con presteza tomó los cuencos de la alforja cuando la joven se lo pidió, ayudándole como podía para servir su cena. Sonriente se sentó a su lado, agradeciendo por la comida y deseándole buen provecho, disfrutando el aroma de aquel estofado. Una buena parte de la comida de Ilia, dada la casi nula posibilidad de ganadería y agricultura, provenía de Sacae, por lo que sentía una inusual familiaridad con los olores que la sopa despedía. Tomó líquido con su cuchara y, con cuidado de no quemarse, tomó un sorbo. Sonrió como una imbécil.

Está buena —no dudó en elogiar, tomando inmediatamente otro sorbo. Quizás no era la cena más fina, pero no era como si Florina hubiese degustado mucha comida fina en su vida. Para ella, aquello bastaba y sobraba, quién sabe si por el hambre o porque, de verdad, aquel consomé estaba muy bueno—. ¿Qué lleva? —inquirió curiosa, mientras seguía degustando el alimento. Distinguía ciertas verduras y hierbas, pero sentía muchísimos más sabores entremezclados.

Terminó la cena, dio su ración de vegetales y frutas a Huey, y supo que venía el momento de la verdad: Aquel sería su primera noche a la intemperie. Sin un techo en el qué resguardarse, sin mullidas mantas para mantenerse caliente, sin comodidad alguna; sólo ella, el pasto, la brisa de las llanuras al anochecer, Huey… y Lyn y Madelyn.

Tímida espero a que la nómada armase el tarantín improvisado con su yegua y la manta sobreviviente, de pie a su lado, y no se atrevió a moverse ni a hacer nada hasta que se le avisó que podía acercarse. Un tanto apenada por ocupar espacio en la almohada improvisada de la peliverde, intentó tomar la menor cantidad de extensión en el lomo de Madelyn. Así pues, con sus brazos bien pegados a su pecho y sus piernas muy juntas, Florina se mantenía quieta cual estatua y recta cual lanza, incapaz de hacer algún movimiento por temor a incomodar a la guerrera de Sacae.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Lyndis el Dom Ene 10, 2016 7:21 pm

Sonrió, negando con la cabeza ante la negación de la jinete a su ofrecimiento. No le dejaría dormir a la intemperie así sin más. Reconocía la calidad y abrigo de las telas del ropaje de la extranjera, era ropa de viaje de muy buena calidad, pero eso no sería suficiente para evitar que se enfermara en la noche.

Acostumbrada al frio o no, de alguna forma u otra le terminaría convenciendo. Aun si implicaba que ella misma debería dormir sin cobertura. No sería la primera vez ni la ultima que lo hacía.

-Me alegra escucharlo- respondió al cumplido con una sonrisa, dejándose también llevar con gusto por el sabor de la comida. El calor y el gusto eran fuertes a pesar de ser algo improvisado sin mucho ton ni son. La carne tenía 3 días, el resto de los aditamentos poco más de una semana. Un prospecto más que positivo en comparación a sus comidas habituales.

La pregunta, aunque simple e inocente le hicieron sudar frío y casi atragantarse, requiriendo un sorbo de agua con ojos rojos antes de poder continuar. -Un poco de esto y aquello...- explicó, un poco avergonzada de explicar su experiencia culinaria.

Lo que cocinaba era a base de experimentación. Comprar de todo un poco en el bazar, meter todo en su estomago ya sea tras fuego o no, y rogar que su cuerpo no decayera al día siguiente. Mismo con las hierbas que recolectaba.

Sabía de las medicinales, pero... Las comestibles fueron a base de experimentación pura. El decirle que desconocía el nombre de más de la mitad de los ingredientes, de los cuales un par eran plantas de la vera del camino o el bosque no era algo muy fácil de admitir. No es que mentiría pero...

Soltó una risa nerviosa, engullendo lo que quedaba de su cena de un tirón y levantándose en pos de terminar de armar todo para pasar la noche. No mucho que preparar tampoco...

Madelyn le agradeció golpeándole con el morro cuando se deshizo de su silla, dando un par de trotes alrededor del campamento antes de echarse arbitrariamente en un punto cercano a la fogata. Lyn contuvo una risa, era siempre la yegua quien decidía exacto donde dormían, ella se resignaba a los designios de su tan especial montura.

Sus movimientos se dejaron llevar por la rutina. Desató su pelo,  soltó un poco su túnica para no tenerla tan ajustada y se estiró. Dejó que el viento de Sacae le abrazase con sus ojos cerrados, sintiendo aquella noche la suave caricia e intentando agudizar sus oídos a los susurros de Hanon que decían impregnaban el viento de su arco.

Igual que todas las noches, obtuvo silencio en respuesta. Nada claro pero no por eso se rendiría.

Inspeccionando el horizonte en pos de identificar posibles amenazas fue que se topó nuevamente con la figura de Florina, recordando nuevamente su presencia. Tras un día con tantas emociones, su cerebro se había por demás relajado al encontrar la monotonía habitual de su ritual nocturno. El que la muchacha pareciese intentar hacerse pequeña y desaparecer no ayudaba.

La jinete había pasado tantas emociones sino es que más que la nómada aquella jornada... Lejos de casa y sin la experiencia bélica de Lyn que le ayudara...

Con una sonrisa amable, plasmada de un cariño inmensurable, Lyn abrió los brazos en dirección a la chica y le hizo con la cabeza señas que se le acercara. Verla en ese estado le conmovía de una manera que no dejaba de sorprenderle a ella misma.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Invitado el Lun Ene 11, 2016 10:39 am

Parada incómodamente al lado de la nómada, plantada cual árbol, pudo ver la tranquilidad con la que ésta realizaba lo que, asumía la pelivioleta, era su rutina típica a la hora de dormir. La pequeña, que estaba acostumbrada a un proceso un tanto más largo a la hora de su siesta, con ropas ligeras para el sueño, cortos libros para leer hasta llegar a la somnolencia, y la practicidad de… pues, estar en su propia casa, no pudo si no mostrar cierta compunción al ver como apenas y relajaba sus ropas y soltaba su cabellera, dejando todo lo demás prácticamente igual. Por supuesto, era poco práctico y probablemente una muy mala idea ponerse más cómoda, especialmente acampando a campo abierto, pero…

Tímida, se negó a aproximarse a la peliverde y su yegua (que ahora fungía de almohada y soporte improvisado) hasta que ésta le hizo señas para acercarse. Una sonrisa leve pero agradecida se formó en sus labios. Que pese a todo lo que le había hecho pasar a lo largo del día, la muchacha aún quisiese compartir lo poco que tenía con ella… los dioses la habían bendecido con poder toparse con alguien como ella en su camino.

Copiando el modus operandi de la ojiverde, sólo se despojó de las cosas más incómodas por necesidad: Con paciencia retiro su poca armadura, aquella que usaba en su pecho y hombros, al igual que su alforja, colocando ambas cosas a costados de su pegaso, el cual se había mudado un poco más cerca de las féminas para descansar. Un tanto cohibida, y acercándose a leeentos y cortos pasos, intentando darle un amplio lapso de tiempo a la espadachina para arrepentirse de la decisión de compartir “cama” con ella, acabó por recostarse a su lado.

Hecha bolita, intentando no ocupar el espacio personal de Lyn en la medida de lo posible, pues ya mucho hacía quitándole lugar en su yegua, se quedó tan quieta como pudo. Sin embargo, siempre había sufrido de inquietud a la hora de dormir, y ahora sin lectura que la arrullase, se encontraba en un dilema que definitivamente no se planteó al salir de su hogar: la cruda realidad de dormir a la intemperie. Era fácil pensar en armar una tienda y simplemente entrar y dormirse, pero no se había detenido a considerar lo mañosa que realmente era a la hora de la verdad.

Intentando no privar de descanso a su amable compañera, rodó muuuy lentamente sobre sí, volteándose hacia un lado. Pocos minutos después, rodó muuuy lentamente sobre sí de nueva cuenta, volteándose hacia el otro lado. Un ligero giro la devolvió a su punto de partida, mirando al cielo. ¿Podría ser que justo en ese momento le había entrado el insomnio? Mirando de refilón a Huey no pudo si no envidiarle, pues el pegaso se dormía con una facilidad tal que casi parecía ser narcoléptico.

… Uhmm… ¿L-Lyn? —llamó, un tanto retraída. Luego de unos cuantos minutos se había resignado a que, si no podía dormir de buenas a primeras, tendría que autoinducirse el sueño; y, a falta de libros, se vería forzada a conversar con la nómada. Era eso o estar rodando toda la noche y, entre mantenerla despierta por su movimiento y mantenerla despierta por una conversación relativamente amena, la última opción le parecía la más factible— Tú… ¿Tú qué quieres hacer… en el futuro? ¿Planeas viajar… o te quedarás aquí? —inquirió, curiosa. Durante gran parte del día había hablado sobre sí misma y su viaje en pos de experiencias, entrenamiento y conocimiento, y poco sabía acerca de la peliverde— Eres de aquí, ¿no?... ¿Perteneces a una tribu? ¿A cuál? ¿Hay muchas?

Tenía muchas preguntas para hacerle, y a cada segundo que pasaba más se amontonaban en su lista. No quería abrumarla y preguntarle absolutamente todas sus dudas de golpe (aunque ya lo había hecho con las primeras), e ir inquiriendo uuuna por uuuna sus cuestiones, aún a respuestas escuetas, tomaría su tiempo…

Sería una noche muy larga.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Lyndis el Miér Feb 03, 2016 10:07 pm

Sonrió al ver a la jinete recostarse a su lado tras imitarla en despojarse de las cosas incomodas, poniendo su palma sobre su cabeza en forma cariñosa unos instantes. Sin aceptar refutes, Lyn extendió la manta de montar sobre ambas, quedando desgraciadamente corta y dejando sus piernas al aire. Deberían conformarse con ello aquella noche.

Con un saludo de buenas noches, la nómada cerró sus ojos sin más y dejo lentamente su conciencia a merced del ambiente. El suave silbido del viento del viento, su murmullo sobre la hierba, el constante respirar de su yegua y el extraño ruido de Florina removiendose a su lado no tardaron en hacerle un irresistible arrullo, condimentado por el cansancio y emociones de aquel largo día.

Avispas y bandidos no era algo que soliera cruzarse en la misma jornada. Menos aun con una extrañamente adorable y valiente jinete pegaso.

Una voz a su lado le hizo volver a la realidad, salir a la superficie antes de terminar de zambullirse en el tan preciado y merecido sueño. Mantuvo la vista clavada en las estrellas mientras aclaraba su mente y descifraba la torrente de palabras, de preguntas de su compañera de "alcoba".

Tras comprender las preguntas, encontrar una respuesta era algo por demás complicado... Miedo se sumió un instante en ella, miedo de que sus palabras afectaran más de la cuenta a la inocente chica.. Pero mentir no estaba en su diccionario, aun cuando aquel extraño instinto de protección hacia la extranjera se lo pedía a gritos.

-Hay muchas tribus aquí en Sacae, incontables- comenzó, midiendo sus palabras y dejando que sus ojos se perdieran intentando seguir los caminos que los cuentacuentos y hechiceros solían dibujar en el cielo cuando era pequeña. Mojando sus labios, continuó -Yo perteneszo a la tribu Lorca... Siendo su única miembro- soltó, sin más, tratando rápidamente de pasar a las otras preguntas y desviar la atención del asunto.

-El futuro... ¿no? Suelo siempre pensar en el presente, en que haré ahora o a donde iré después... Trato de no dejar que aquello más allá del filo de mi espada me preocupe. Tarde o temprano todo llega, y con ello el momento de decidir... ¿no crees?- contestó, forzando un tono más jovial y apartando la vista del cielo para mirar y sonreir a Florina -Aunque de algo estoy segura, no planeo dejar Sacae. Es mi hogar, mi casa- dio unos golpesitos con su palma en la preciada hierba de su país natal e inconscientemente intensificó su sonrisa.

-¿Y tu? Con el cielo abierto tus caminos, ¿que origen y destino deparan a la valerosa Florina?- preguntó, apartandose aquel sueño que nublaba su mente y mostrando una curiosidad y excitación más acordes a una joven de su edad. Era eso, una joven al fin y al cabo... A veces hasta ella misma lo olvidaba.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Eliwood el Dom Abr 17, 2016 12:12 am

Tema cerrado.
70G a cada participante.

Lyndis obtiene un incremento de +1 EXP. Gracias a ello, obtiene un nuevo skill de la rama Lord:

Nihilismo - Cancela el uso de un skill, sea de un aliado, un enemigo u otro. El  lord puede seleccionar libremente el skill ajeno a cancelar, haciendo imposible el uso del mismo durante todo el tema; puede hacer esto apenas la otra persona utilice su skill para anular sus efectos, o antes de ello, mas no después de que ha sido utilizado y efectuado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2856


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobreviviendo en tierras extranjeras. {Privado; Lyn}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.