Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Mar Sep 06, 2016 8:54 pm

Hace poco tiempo se había unido al grupo de mercenarios, todavía no había tomado trabajos que le dieran gusto, si bien con los que hizo ayudaban a mejorar sus habilidades en combate no es lo que realmente le apeteciera. Un día lluvioso, la tormenta era muy fuerte, el cielo estaba constantemente iluminado por los truenos, todos los que estaban en el cuartel estaban jugando cartas y bebiendo, aprovechando el día "libre", Erk estaba en una mesa apartada leyendo un libro. La lluvia se hacía cada vez más fuerte, justo cuando parecía que la tormenta no podría ser peor entró un hombre alto, de pelo castaño y lacio, con un peinado hacia atrás y unos anteojos no muy grandes, a Erk le pareció haberlo visto en algún momento, quizás en alguna biblioteca. El hombre estaba completa mente mojado -Buenos días.- Dijo luego de un estornudo -Tengo un encargo ¿Con quién debería hablar? Uno de los mercenarios señaló al jefe, el hombre se le acercó compartieron unas palabras y el jefe señaló a Erk, el hombre de pelo castaño se le acercó y dijo: -¿Disculpe muchacho le molesta si tomo asiento?- El joven mago negó con la cabeza, el hombre se sentó -Bien, veo que te gusta la lectura y de la buena, "La leyenda de los ocho héroes" buen libro.- A Erk no le gustaba dar muchas vueltas, y este hombre parecía que estaría hablando un buen rato, entonces con su mano derecha le hizo un gesto para que parara -Buenos días por cierto, le pido disculpas por interrumpirlo, si lo mandaron conmigo debe ser un trabajo interesante ¿Qué necesita?- El hombre se detuvo, apoyo los codos en la mesa, junto las manos y escondió su boca detrás de ellas -Veo que no das vueltas, si estas leyendo es libro supongo que conoces la leyenda de la ciudad escondida en el desierto de Nabata, donde viven dragones y humanos, necesito que lleves un mensaje.- Erk al terminar de escuchar las palabras de aquel hombre, cerró fuerte el libro que tenía en las manos, lo apoyó en la mesa y dijo: -Acepto ¿alguna pista de dónde encontrarlo?- El hombre sonrió -A decir verdad... no, pero escuche que un niño hijo de una dragón puede saber dónde queda el lugar, el niño no es muy alto, tiene el cabello verde y su contextura física es pequeña, te puedo dar un mapa también pero no asegura nada, y... antes de que preguntes... no, no estuve allí, sin embargo uno de mis superiores me pidió que busque a alguien capaz de entregar el siguiente mensaje, escucha atentamente "Los emergidos harán un ataque a gran escala dentro de poco." No te preocupes, tienes el suficiente tiempo para llegar, o eso espero.- El hombre sacó el mapa y se lo entregó al joven mago, quien estaba fascinado por la oportunidad que se le había presentado, se paró junto a la puerta esperando que termine de llover y una hora después la lluvia finalmente paró, Erk no tardó en dirigirse hacia el sur-este de Etruria, sin darle importancia al barro que había se puso en marcha.

Luego de unos días de viaje casi sin parar, porque la emoción que tenía lo impulsaba a seguir adelante y descansar poco, sin mencionar que solía descuidar su alimento y sus horas de sueño por su estudio, encontrar aquella ciudad sería algo que lo haría mejorar podría aprender muchas cosas allí, estaba seguro de que encontraría magos con poderes similares a los de su maestro, pero el hambre y el sueño, tomó unas frutas comestibles, juntó unas ramas e hizo una fogata, estaba por descansar un tiempo allí, las piernas lo mataban por la cantidad que había caminado todos los días, estaba realmente exhausto, cuando se estaba por dormir escuchó a unos hombres buscar algo, gritaban -VAMOS NIÑO SAL DE AHÍ, NO PODRAS ESCONDERTE SIEMPRE JA JA JA.- Bandidos, con los días tranquilos que había estado, "¿Cómo no me di cuenta antes de que me están siguiendo?" Pensó Erk hasta que uno de los bandidos dijo: -Te prometemos que no tocaremos ni uno de tus verdes cabellos.- Al escuchar eso suspiró por no se él a quien buscaban, pero de todos modos debía estar alerta si lo encontraran a él probablemente no lo dejarían ir sin darle problemas.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Jue Sep 08, 2016 7:01 pm

Fue por mucho la peor idea que había tenido en mucho tiempo, el intentar ir de visita a lo que actualmente se conocía como "la comarca oculta". Había muchos rumores sobre ella pero nada realmente en concreto y, si el chiquillo sabia llegar al lugar era porque su sangre mitad dragón le decía por instinto donde se encontraba ese lugar que emanaba un aura tan mística y antigua. Sin embargo y para su desgracia, la sangre que corría por sus venas jugaba en su contra al mismo tiempo pues era un desafortunado descendiente de los dragones de hielo los cuales debían mantener su cuerpo a bajas temperaturas para sobrevivir. Los días eran inclementes, tan insoportables que el chiquillo difícilmente podía avanzar un par de metros por lo que opto por buscar refugio en el día y moverse durante las noches pues las ardientes arenas del lugar se tornaban infernalmente frías cuando caía la noche y, gracias a eso el joven bardo lograba recuperar las fuerzas.

Una noche, después de quien sabe cuantos días de viaje fue que un ruido despertó al joven de verde cabellos antes de lo previsto pues en el refugio imprevisado que encontró en una caravana medio enterrada en el desierto alguien parecía acercarse… muchos pasos, estaba rodeado. Quizá los ilusos pensaban que a esas horas el niño apenas se estaría preparando para dormir pero para fortuna del jovencito y desgracia de los bandidos era todo lo contrario. Asegurandose de que estuviesen lo bastante cerca, rodeándole Nils saco su flauta para entonar una pieza que difícilmente se podría llamar melodía como tal si no que era mas bien en toda ley una aberración mucsical intencionalmente interpretada. El poder del bardo normalmente se utilizaba para alegrar a la gente, para ayudarlos a dar lo mejor en si en el campo de batalla o en cualquier otra actividad… pero el chiquillo había logrado descubrir un uso mas malicioso para dicho poder y ese era desgarrarle los tímpanos al enemigo para provocar exactamente el efecto contrario en ellos.

Gracias a eso fue que el joven de ojos rojos logro escapar campante mas era muy pronto para cantar victoria pues el terreno arenoso le dificultaba mucho el poderse mover con libertad, cosa que no pasaba con esos bandidos quienes estaban acostumbrados al terreno…. El colmillo si que había sido inteligente seleccionando a sus matones esta vez. Fue por eso que, milagrosamente no muy lejos de allí encontró un refugio abandonado donde podría ocultarse con mucha mas facilidad y, porque no?, con algo de suerte enfrentar a sus perseguidores con un poco menos de desventaja, sin embargo mas tarde que temprano reparo en que dicho lugar había una fogata casi extinta… serian acaso compañeros de esos bandidos?, en caso de ser solo un viajero era todavía peor pues estaría involucrando a un inocente… esperaba que no fuera el caso. Fue así que el chiquillo logro esconderse en aquellas ruinas de esa fortaleza abandonada mientras que los bandidos derribaban la puerta con sus grandes hachas. En su escondite el joven bardo no pudo evitar poner una cara de fastidio ante los gritos del aparente líder quien aseguraba que no le harían daño.

- Ve tu a que te lo crea tu madre….

Murmuro para si mismo el chiquillo sin intenciones de salir de su refugio aparentemente seguro… sin embargo algo le alerto los sentidos, un “te encontré” por parte del bandido. Nils no pudo evitar sentirse sudar frio ante el hecho de que ciertamente no lo habían descubierto todavía, lo cual solo podría indicar que fuera a quien fuese que había sido descubierto era el pobre desdichado dueño de la fogata medio apagada que vio antes. No podía permitir que un inocente saliera herido por su culpa, no de nuevo.

- Ehhhhhhh!!!!, a donde están mirando so burros?!!!, yo estoy por aca!!!

Grito fuerte y claro saltando a la vista para desviar la atención de quien sea que hubiesen encontrado para darle una oportunidad de escapar.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Sáb Sep 10, 2016 1:39 am

Uno de los bandidos apareció a su izquierda, no parecía muy amigable, Erk tomó su tomo y se puso en guardia, estaba esperando que el bandido lo ataque sin pensarlo dos veces. Sin embargo, este no era un bandido cualquiera, probablemente en ese estado de cansancio en el que estaba el joven mago y lo particular que era el hombre estaba fuera de su alcance, duraría poco en batalla, menos estando a corta distancia, esa hubiera sido la sentencia de muerte para Erk, afortunadamente se escuchó una voz gritando, los bandidos aparentemente la reconocieron, "Debe ser a quien buscan, de cabello verde" pensó el joven mago, pero si tenía el cabello verde y no fuera un secreto que el niño que podría saber dónde estaba la comarca oculta era hijo de una dragón, teniendo en cuenta que a ciertas personas les molesta que otros vivan en paz y tranquilidad, existía la posibilidad de que sea a quién Erk buscaba, luego de que el bandido le de la espalda el joven mago avanzó un poco no lograba ver nada con nitidez, -vamos solo un poco más- se dijo en voz baja para seguir adelante, las piernas casi no podían mantenerse en pie, los ojos se le cerraban y estaba un poco mareado, pero si ese niño llegaba a saber la ubicación exacta de aquel lugar escondido en el desierto, no podía dejar que caiga en manos equivocadas, Erk bufó de disgusto y  hizo todo su esfuerzo para correr hacia donde estaba el niño, no podría haber elegido peor lugar para ser perseguido que el desierto, cada paso que daba hacían que el mago quisiera caerse y dormirse en la nieve, sus piernas estaban tan cansadas que al levantar su pie del arena para da otro paso sentía como si alguien lo estuviera agarrando del tobillo y tirando para abajo.

Erk no entendía como aquellos bandidos se podían mover tan libremente por el arena, el viento tampoco facilitaba el movimiento o la visión, por fin logró avistar al objetivo de los bandidos, estaba huyendo, lo estaban por acorralar, para evitarlo Erk sacó su tomo de fuego, levantó la mano con todos los dedos juntos hacia el cielo, arriba de su mano se formó una bola de fuego que el mago apuntó a la intersección entre los dos bandidos que estaban más cerca del niño de cabellos verdes, y bajando la mano la lanzó, solo necesitaba llamar la atención para que pudiera escapar, sin embargo luego del impacto los bandidos se dieron vuelta, para mirarlo pero sin prestarle demasiada atención, el que estaba más atrás miro a Erk y él solo se acercó hacia el, o por lo menos lo estaba haciendo hasta al parar un poco el viento, una gran cantidad de emergidos se acercaban hacia ellos, el joven mago corrió en dirección al joven de cabello verde, el bandido que lo seguía dejó de darle importancia al ver la gran cantidad de emergidos que se le acercaban, cuando se acercó lo suficiente al niño (aunque aún estaba lejos), tiró una bola de fuego a un emergido que le estaba por acertar un hachazo a su derecha -¡CORRE!- Gritó el mago, esperando que pudiera escapar de los emergidos en primer lugar y luego que los bandidos se ocupen del resto o mueran en el intento, sería lo más inteligente, sobre todo para él que viendo la situación actual probablemente sería de vida o muerte para él y para muchos, tenía que avisar lo antes posible a la comarca oculta, venían más estaba seguro, muchos más.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Lun Sep 12, 2016 1:06 am

La buena noticia era que el otro había logrado zafarse de los bandidos, la mala que ahora esos matones volvían a perseguirlo. Era un fastidio ciertamente pero por lo menos no estaría involucrando a otro inocente en sus asuntos desafortunados. Sin embargo con lo que no contaba era que los bandidos estaban mucho más acostumbrados al desierto, conocían el lugar y sabían moverse con mucha más soltura por lo que no tardaron en acorralarlo.

- Yo y mi bocota… -

Murmuro para sí mismo sintiendo una gota de sudor frio recorrer su cien pues si bien sabia que la organización criminal que lo perseguía lo necesitaba vivito y coleando eso no necesariamente aplicaba con los matones que contrataban a veces y dado que los había insultado hasta hace no mucho junto al mal rato que les hiso pasar con su disonancia dudaba que lo dejaran vivo o por lo menos entero. Sin embargo, una bola de fuego impacto cerca de dos bandidos haciendo que Nils se encogiera sobre sí mismo de forma instintiva pues la sangre que corría por sus venas lo volvía muy resistente a las bajas temperaturas pero el fuego o el calor por el contrario lo afectaban más que a las personas normales.

- Pero q... -

No tuvo tiempo para procesar las cosas pues en un momento estaba uno de sus perseguidores dirigiéndose a otro chico que aparentaba más o menos la edad física del propio bardo y al otro ya se estaba echando a correr junto al hechicero pues una oleada de emergidos salió prácticamente de la nada.

- En que rayos estabas pensando?!!!, pudieron haberte matado, lo sabes?!!! -

No era el momento para ponerse a discutir pero la situación de peligro en la que se había puesto el chiquillo humano lo molestaba de sobremanera. No quería cargar más muertes sobre sus hombros pero humanos como aquel hacían de aquello una tarea imposible.

- Aun que.... francamente ya te vez medio muerto, que se le va a hacer?, te echare una mano -

El agotamiento del mago era notorio, tanto en su forma de moverse como en su respiración, todo su cuerpo daba señales de estarse sobre exigiendo y en una situación tan crítica como aquella eso no podía augurar nada bueno. Y así, sacando su confiable flauta de su estuche fue que comenzó a tocar una alegre melodía, enfocando al peli morado como su objetivo. La música mágica del bardo le llenaría de energías y haría su cuerpo mucho mas liviano, eliminando su fatiga y su cansancio por lo menos hasta que durase la música.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Lun Sep 12, 2016 4:02 pm

Uno de los bandidos se estaba acercando hacia Erk, al darse cuenta de ello, el joven mago quiso volver al bosque, pero al dar un paso cayo de rodillas, el joven peli-verde le había dicho algo al mago, sin embargo no logró distinguir sus palabras, estaba demasiado cansado como para prestar atención a su alrededor, sin mencionar que el uso de la magia solo empeoró su cansancio, parecía ser su fin, vio al bandido sacar un hacha con la que golpearía al joven mago, solo le faltaban unos pasos más para estar a rango para el golpe, Erk agacho la cabeza y murmuró -Lo lamento lord p...-

De repente fue interrumpido por una bella melodía que era tocada por el niño, el joven mago empezó a revitalizarse, sus piernas ya no le pesaban, su cansancio se había desvanecido, se sentía mejor que nunca, la música lo llenó de confianza, Erk tomo su tomo con fuerza y en el momento justo cuando el bandido estaba por pegar el hachazo, se tiró al piso y rodó en dirección al flautista para esquivar el ataque, se paró y dijo: -Creo que es a ti a quien busco, pero hablemos de ello luego.-

Nuevamente se acercaba el hombre hacia él, Erk abrió su libro, lo arrojó hacia arriba, sobre el libro se empezó a crear una bola de fuego que parecía más poderosa que la que tirada anteriormente, levantó su mano -Es tu fin.- Dijo antes de bajarla y atrapar su libro que caía, la bola de fuego calcinó completamente al bandido, el joven mago suspiró y dijo: -Corramos al bosque.- Había usado demasiada magia en ese último ataque, su cuerpo se sentía mal nuevamente.

Antes de correr hacia el bosque, miró a su alrededor, los bandidos aún querían perseguir pero los emergidos no los dejaban, se acercaban hacia ellos dos emergidos portando espadas, y a lo lejos se podía uno montado en un caballo con un tomo en su mano derecha que miraba fijamente al niño. Erk les hizo frente y repitió dos ataques como el que había efectuado contra el bandido y los eliminó, pero esto provoco que prácticamente pierda la conciencia, empezó a caminar hacia el bosque pero luego de unos pasos cayó, sin duda lo había hecho de nuevo, desperdiciar magia. Todavía no aprendía a administrar bien sus recursos, recordaba a su maestro reprendiéndolo antes de quedar inconsciente.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Dom Sep 18, 2016 2:10 am

El joven mago había logrado esquivar por los pelos al bandido atacante gracias a su música, aun así el chico parecía agotado y en el momento en que dejara de tocar estaba seguro que desfallecería así que no se podía darse el lujo de parar pues ese misterioso jovencito era posiblemente su única oportunidad de salir entero de aquella peripecia. Nils no pudo evitar abrir sus ojos con sorpresa en cuanto escucho las palabras contrarias pues hasta ahora todos aquellos que le “buscaban” no se trian nada bueno entre manos usualmente. Aun así, no era momento ni el lugar para pensar en esas cosas, lo importante ahora era salir vivos.

El joven de cabello violáceo era un poderoso peleador aun que admitía para sus adentros que lo ponía nervioso el que el elemento de su magia fuera el fuego, aun así no le quedaba mas que confiar en la fuerza destructiva de su compañero en ese momento. Fue de esa manera en la que ambos emprendieron carrera hacia el límite que dividía al bosque del desierto, será fácil ocultarse allí y podrían descansar un poco. Sin embargo fueron atacados una última vez antes de poder escapar exitosamente…. Incluso con la fuerza de su música el pobre chico desfalleció momentos después por el agotamiento. Sin pensárselo mucho el chiquillo dejo de tocar su flauta para acercarse al otro muchacho y a como le fue posible arrastrarlo hacia el bosque antes de que volvieran a por ellos. Por primera vez en su vida el crio agradecía la oportuna intervención de los emergidos. Ocultarse en la espesura del follaje no fue muy difícil ocultarse tanto de los emergidos como de los bandidos y, una vez que las cosas se tranquilizaron un poco el chiquillo se dio el lujo de comenzar a atender a su desmayado compañero. Las manos de Nils, anormalmente frías en comparación a una persona normal se posaron en la frente del chico de cabello violáceo descartando la fiebre, enrollando su capa para poder ponérsela de almohada y que descansara un poco pues adivinaba que habría gastado todas sus fuerzas en esos ataques.

- Shhhh, no te levantes todavía y guarda silencio…. Aun nos están buscando

Dijo finalmente el niño de ojos rojos en cuento noto que el otro por fin comenzaba a despertar pues la situación peligrosa aún estaba lejos de acabar.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Dom Sep 18, 2016 11:10 am

Afortunadamente luego de no mucho tiempo volvía a estar consciente, esto no significaba que su cuerpo estaba en buenas condiciones, el cansancio que sentía en ese momento Erk era indescriptible, entre la falta de fuerzas por el comer poco durante los últimos días y dormir poco también, hacía que su cuerpo se sintiera pesado y que mover cada músculo significara un esfuerzo muy grande, por otro lado también tenía el cansancio por haber usado magia, que con su cuerpo en desarrollo tan cansado ese había sido probablemente el factor más importante en su desmayo.

Ni bien pudo abrir los ojos intentó levantarse, sin embargo el de cabellos verdes le dijo que se quedara quieto aún los estaban buscando, no logró entender bien quien los buscaba, si los emergidos habían logrado avanzar o eran los bandidos, prestó un poco de atención a su entorno, afortunadamente aún tenía su tomo con él, su capa estaba debajo de su cabeza, no parecía faltarle nada. Giró la cabeza para quedar mirando hacia el niño -Lamento haber causado problemas, intenté ayudarte, pero al final fuiste el que me salvó... necesito entregar un mensaje a la Comarca Oculta y me dijeron que un niño que según describieron es parecido a ti era hijo de una dragón y podría saber cómo llegar.- El mago luego de decir esto hizo una pequeña pausa, ya que no le gustaba dar información a alguien que no conoce, mucho menos con la posibilidad de equivocarse, por otro lado no parecía haberles hecho algo a los bandidos, simplemente lo buscaban por interés, y como no tener interés en alguien que quizás puede llegar hasta tal lugar, esas eran las cosas que pensaba Erk en ese momento, entonces, decidió arriesgarse y decir: -Oh, lamento mis modales, soy Erk tengo un mapa de donde podría ser el lugar aproximadamente, sin embargo no es nada seguro y el encontrarnos con los emergidos recientemente me dice que no nos queda demasiado tiempo para llegar.- El mago decidió arriesgarse en confiar en el muchacho porque ya no tenía otra salida, su cuerpo necesitaba ser atendido, por lo menos esa noche y la única persona que no lo había atacado era ese joven, que no se explicaba cómo logró ponerlo a salvo, el mago no era muy pesado, sin embargo el peli-verde no parecía tener mucha fuerza tampoco.

Erk cerró los ojos nuevamente esperando tener unos minutos de tranquilidad y que el ambiente se calmara un rato, además si permanecía acostado y pasaba algo no sería una carga para el que lo salvó, al darse cuenta de esto el mago dijo en voz baja: -El mensaje que debo entregar es el siguiente... los emergidos harán un ataque a gran escala dentro de poco, si me pasa algo por favor termina con mi tarea.- No era algo que le siente bien, pero no tenía el derecho de poner su vida antes que la de todos los que vivían en ese lugar, el mundo perdería menos si él caía antes que perder a la gran civilización que según las leyendas dicen vivía allí.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Vie Sep 23, 2016 3:04 am

- Pero que estás diciendo?, de no ser por ti quien sabe que me habrían hecho esos brutos... aun que admito que si fue un tontería de tu parte ponerte a pelear en ese estado. Mi nombre es Nils, un placer conocerte. -

Comento el jovencito asomándose un poco para ver si el peligro ya había pasado. Sin embargo, algo que dijo el chico de pelo violeta le provoco un tremendo escalofrió pues hasta donde sabia, su verdadera identidad, el que era posiblemente el ultimo dragón de hielo existente era un secreto que guardaba celosamente y los únicos que sabían dicha información eran ciertos miembros del colmillo.

- Acertaste en que se llegar a la comarca oculta pero... por favor, enserio crees en eso de los dragones?. No se ha visto uno en miles de años y de hecho francamente dudo que hayan existido alguna vez. Lamento desilusionarte pero soy un chico de tu edad corriente y moliente. -

Tenía que recalcar eso independientemente de quien fuera, negaría la existencia de los dragones y su directa relación con ellos pues nada bueno resultaba cuando los humanos se percataban de la herencia en su sangre.... le había salvado y estaba agradecido pero negaría aquello rotunda y enteramente.

- Otra cosa que debes saber es.... que en la comarca oculta no vive nadie. No diré que son ruinas por que están en un estado relativamente bueno, aun así puedo asegurarte que no encontraras allí a quien sea que te mandaron a buscar. -

Eso era completamente cierto, aquel lugar donde humanos y dragones convivían en armonía era un cuento, un mito.... quizá ese lugar existió en algún momento pero ahora la comarca oculta no era sino mas bien el testigo mudo de una civilización que desapareció así de la nada, sin un solo sonido.

- Oye, oye, hablas como si fueras a morirte de un momento a otro. No sé que pretendía el que te mando aquí pero no voy a abandonarte así que si quieres entregar el dichoso mensaje sobrevive y entrégalo tu mismo, te llevare arrastrando si es necesario. -

No iba a permitir que alguien más muriera enfrente suyo si podía evitarlo, menos aun tratándose de alguien tan joven. El pobre humano estaba por demás pálido y se notaba bastante débil por lo que lo único que se ocurrió fue sacar su cantimplora que aun guardaba ración de agua para una persona y unos trozos de pan, carne seca y fruta.

- Toma, ya no escucho que nos estén siguiendo así que recupera tus fuerzas mientras tanto.... sé que no es mucho pero es todo lo que tengo así que no acepto queja alguna, tampoco voy a permitir que lo rechaces por lo que pienso asegurarme que lo comas todo. -

Nils estaba atento por si había señales de que los bandidos o los emergidos regresaran, no tenían mucho tiempo si deseaban ponerse a salvo pero de momento lo primero era que el pobre muchacho llamado Erk recuperase sus fuerzas.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Dom Sep 25, 2016 8:00 pm

El joven que tenía en frente suyo estaba en lo correcto, había sido una tontería pelear en ese estado, pero no tuvo otra opción lo necesitaba vivo para cumplir su propósito, debía terminar su trabajo a toda costa, sin embargo escuchó decir algo que le inquietó, fueron dos cosas de hecho, primero el que sepa llegar a la comarca oculta, y segundo que los dragones fueran un mito, Erk no sabía si creerle o no, lo cierto es que no quería creerlo en absoluto, deseaba conocer dragones y magos poderosos y sabios, de quienes pudiera aprender. No logró decir una sola palabra para oponerse a lo que acababa de escuchar, algo le decía al mago que si el niño estuvo en la comarca oculta significaba que sabía lo que decía, por otro lado "un chico común y corriente" no pudo creerlo, en eso seguro estaba mintiendo, si bien era posible que no sea hijo de una dragon de corriente no tenía nada, algún tipo de magia poseía ya que cuando luchaba sintió fuerzas de repente, recién se ponía a reflexionar sobre ello, erá la única persona que no intento matarlo, es más, ayudó a Erk, entonces era la única persona que podría haberle ayudado en el campo de batalla, puede que el hijo de una dragon no, pero algo extraño tenía.

El joven que estaba junto a Erk seguía diciendo cosas inquietantes, como por ejemplo, "no vive nadie" o que encontraría a la persona que esta buscando después de haber dicho que no vive nadie, no dudaba de la posibilidad de que sean ruinas o que así se vieran para la gente normal, después de todo la magia no tiene limitaciones si su usuario es poderoso, por ello no comprendía exactamente lo que decía el chico, algo no le cerraba exactamente, pero no se lo diría a alguien que recién conoce, debería esperar por ahora su objetivo era llegar a la comarca oculta luego habría tiempo para preguntas.

Nils estaba siendo muy atento con el joven mago, cosa que le extrañaba ya que la gente no suele ser atenta o gentil con él, generalmente se le aleja y lo desprecia por supuesto Erk tampoco hace algo para evitarlo. -Gracias.- Dijo en voz baja, observó al chico sacar una cantimplora y lo que parecía ser raciones de comida, escuchó lo que le dijo, Erk asintió -Gracias.- Dijo nuevamente y empezó a comer.

Al terminar de comer se encontraba un poco mejor y por más que quisiera no podía caminar en el arena todavía -Disculpa las molestias, si sabes como llegar te pediré que me acompañes, necesitaré dormir ¿Salimos al amanecer?- Dijo el mago esperando que Nils acepte ir con él -No comprendo muy bien lo que dices, no le encuentro el sentido, lo que quiero decir es que... creo en las leyendas y quiero encontrarme con que son verdad, por razones personales, se que es un pensamiento inmaduro, lo superaré algún día o quizas cuando lo vea.- Agregó, luego se acostó nuevamente apoyando la cabeza sobre su capa y durmió. Al despertarse al día siguiente se puso su capa, juntó sus cosas y se preparó para partir hacia la comarca oculta, se sentía mucho mejor que el día anterior, ya que hace semanas que no dormía más de cuatro horas.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Sáb Oct 08, 2016 5:07 am

Nils soltó un suspiro ante las palabras contrarias... no entendía como los humanos perseguían ese tipo de cosas con tanta insistencia.... mitos, poder, sabiduría, no lograba comprender por qué la fascinación por ello. De hecho si se ponía a pensarlo un poco era precisamente los humanos como Erk quienes lo mantenían enfrascado en una situación tan precaria, aquellos que intentaban atraparlo para quien sabe que cosas horribles; por que tenía en su interior la sangre de los extintos dragones de hielo, porque era diferente a los seres humanos.

- De acuerdo.... descansa. -

Se limito a decir el joven bardo mientras admiraba como el chico de pelo violeta se acomodaba para descansar.... se notaba que lo necesitaba así que no se lo impediría, aun que el chiquillo de ojos rojos sabia que, de día, el implacable calor típico del desierto seria casi insoportable para él.

- Nada bueno puede resultar de una búsqueda así.... lo mejor para este mundo es que los mitos sigan siendo mitos y lo oculto se mantenga escondido. -

Murmuro para sí mismo abrazando sus rodillas y manteniéndose alerta, los dragones viven en una línea temporal distinta a las de los seres humanos por lo que no le supondría ningún problema estar despierto unas cuantas horas más. Por su bien y por el del mago que y hacia dormido a su lado debía montar guardia y permanecer atento.

- Seguro que ya te encuentras bien?, no es ningún pecado descansar cuando estas agotado y la comarca oculta no se irá a ningún lado -

Declaro el joven bardo mientras que comenzaba a acomodar sus cosas y alistarse para el viaje.... de momento no había rastros de bandidos o emergidos así que caminar de momento debería ser relativamente seguro.

- A partir de aquí la comarca no estará muy lejos, si no hay contratiempos deberíamos llegar al lugar pasado el medio día. Que yo recuerde nadie vive en ese lugar desde hace mucho tiempo pero no descarto que quizá, solo quizá ese a quien buscas se haya instalado allí... no hay que descartar posibilidades. -

Al decir aquello Nils tomo su alforraja de viaje, acomodándola para que no llegara a estorbarle en el viaje que estaba por emprender ahora junto a ese mago humano.

- Solo te llevare a la comarca oculta pero a partir de allí estarás por tu cuenta. En ese lugar hay árboles frutales y agua limpia así que recomiendo que te abastezcas apropiadamente cuando planees cruzar nuevamente el desierto. -

No deseaba estar más de la cuenta con ese chico pues no consideraba saludable para ninguno de los dos el que un medio dragón y un hechicero que busca cosas así estuviesen juntos mucho tiempo.... por otra parte tampoco deseaba dejarlo solo pues pese a que notaba mejor que la noche anterior aun no podría decirse que estuviese del todo bien.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Jue Oct 13, 2016 9:40 pm

Erk se volteó para mirar al joven de cabello verde -Estoy bien, es más de lo que descanso normalmente.- Dijo con tranquilidad, hizo una señal para empezar a caminar hacia delante y empezó a caminar sin alejarse demasiado del joven bardo -Cada segundo cuenta, agradecería que indiques él camino… Entiendo tu punto, supongo que debe ser más fácil para ti moverte solo a… donde sea que vayas. - Lentamente avanzaban por el desierto, el arena dificultaba la caminata y después de un par de horas de viaje cada paso que daba se le hacía cada vez más difícil al mago, además el calor también era un factor importante en ese momento, en ese momento del día el sol si bien no estaba en su altura máxima, en el desierto sin nada con que cubrirse tenía un efecto mayor, Erk caminaba completamente cubierto con su capa, sentía mucho calor, jamás había pisado un desierto en su vida, por lo que esto le serviría como experiencia para el futuro.
-Oye ¿Cuánto falta? Esto es realmente agotador, espero llegar a tiempo, por otro lado, dices que no hay nadie en la comarca oculta, sin embargo también dices que la persona a la que busco estará allí, no te comprendo muy bien como sabes esto…- Al terminar de decir esto hizo una pequeña pausa, estático quedo mirando el suelo unos segundos, pensando qué podría pasar si no entregaba el mensaje a tiempo, pues los emergidos solo seguirían adelante, no era sabido exactamente si conocían el lugar, pero por algo le habían pedido que entregara el mensaje, el joven mago se volteó para mirar al joven de cabello verde –¿Qué pasará si no entrego el mensaje a tiempo, en el mejor de los casos si lo que dices es correcto, la persona que está allí se dará cuenta en algún momento del ataque y asumo que podrá escapar, el lugar quedaría en… Ruinas, si es que ya no lo está.- Esto le molestaba a Erk, el decir en el mejor de los casos era frustrante para él, permitir que unos engendros nacidos de la nada y comandados solo por alguien maligno, dejar que destruyan y tomen el lugar –Pero… en el peor de los casos… si te equivocas, ya no será uno el que esté en problemas, serán muchos y no puedo abandonarlos, tengo la tarea de advertirles para que tomen alguna medida.- Agregó el mago.
Al terminar de hablar, se percató del tiempo que había perdido, por lo que continuó caminando, sin embargo la carga que llevaba en sus hombros era muy pesada, quizás debería haber dejado que alguien capaz tome el trabajo, en lugar de haber sido egoísta y no haber medido las consecuencias por las que tendría que pasar
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Jue Oct 20, 2016 3:17 am

Nils odiaba viajar en el desierto... por lo menos en medio del día cuando el calor debilitaba sus fuerzas con mayor rapidez de la que lo haría con un humano normal. Su bufanda amarilla de tela serbia como capucha y sus ropas ligeras de bardo le brindaban un poco de alivio mas sudaba a cantaros casi como si su cuerpo se estuviese derritiendo como un trozo de hielo al sol.

- Te he dicho que no hay nadie en la comarca oculta, si, nunca hay nadie cuando llegan viajeros al lugar y puedo garantizarlo. Pero cabe la posibilidad de que, quien sea que estés buscando, haya llegado a la comarca a saber dios como y este instalado allí.... cosa que no debería ser ya la comarca oculta es un lugar sagrado y es una falta de respeto profanarla de esa manera. En resumen; si buscas nativos no habrá ninguno pero puede ser que un viajero, o varios, se estén quedando allí.... a eso me refiero. -

Explico el joven de ojos rojos con cierta dificultad por lo debilitado que se sentía esperando darse a entender esta vez. En momentos como ese sí que deseaba poder adquirir su otra forma y congelar una buena porción de tierra con su halito helado para refrescarse un poco pero estaba confinado a ese pequeño e indefenso cuerpo humano y no había nada que pudiese hacer al respecto.

- Llegaremos a mas tardar en un par de horas pasando el medio día.... si seguimos vivos para ese momento claro está. Hubiese preferido viajar de noche pero francamente a mi me molesta que la comarca resulte dañada por esos malditos emergidos así que se podría decir que tenemos.... metas parecidas? -

El joven hablaba para mantener su mente ocupada y evitar desmayarse ante el inclemente calor aun que sus delgadas piernas temblaban con cada paso que daban. Aun así, se las ingenio para resistir el tiempo suficiente hasta que divisaron a los legos el verdor de un bosque inusual para las tierras áridas que los rodeaban.

- Mira, vez eso???, es el bosque que rodea el osases en la comarca oculta!!!!, apura el paso, vamos!!!, ya casi llegamos.... -

Era demasiado para él quien debía mantener su cuerpo a bajas temperaturas para sobrevivir por lo que sin así desearlo colapso por el hecho de que su cuerpo ya no era capaz de mantenerse frio gracias al agotamiento. Aun no quedaba del todo inconsciente pero de momento era incapaz de moverse... por lo menos hasta que se refrescara un poco.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Lun Oct 24, 2016 8:55 pm

Al escuchar las palabras del bardo, Erk no pudo evitar desanimarse, había pensado que lo necesitaban en la comarca oculta, cuando no era así, también sintió enojo, como esas personas se atrevían a profanar dicha ciudad, por alguna extraña razón confiaba en el joven junto a él, había algo que le inspiraba confianza.

El trayecto se seguía haciendo cada vez más pesado, Erk estaba sediento, generalmente no le daba importancia a este tipo de cosas durante su viaje, podía aguantar hasta encontrar un rio o arrollo, sin embargo en el desierto era una cosa diferente, se estaba deshidratando demasiado, no quería provocarle problemas nuevamente a quien lo acompañaba por desmayarse nuevamente -¿Un par de horas? Bueno, ya no queda tanto, lamento hacerte viajar de día.- Dijo, cada minuto en el desierto era una constante lucha, por lo que un par de horas aún significaban mucho viaje, pero en la voz del joven bardo se sentía cansada también, por lo que probablemente esta vez sea Erk el que debería ser fuerte, de otra manera no llegarían a su destino.

Pasó el tiempo, ambos estaban relativamente bien, es decir, aún no habían caído -Genial, descansaremos un momento al llegar ¡Vamos!- Dijo el mago con mucho entusiasmo, aceleró el paso, sin embargo tres pasos después no pudo evitar notar que, no se escuchaban pisadas en la arena, no otras que no sean las de él, se giró hacia atrás y vio al pequeño tendido en el suelo.

-Oye despierta, ya falta poco.- Al ver que no podía moverse lo tomó de los brazos y como pudo lo llevó arrastrando hasta el bosque -Lo lamento, no tengo mucha fuerza y ahora tengo menos, pero ya estamos a salvo... supongo... Será mejor que descansemos un rato, la única razón por la que continúo es... Que no quiero dejar que el lugar caiga en manos de los emergidos, pero no me siento cómodo sabiendo quien puede estar allí.- Luego de decir esto ayudó al bardo a apoyarse sobre un árbol -Volveré en un rato con comida y agua en lo posible.- Dijo Erk, no quiso alejarse mucho por si algo le pasaba al peli-verde, no tardó en encontrar comida, el agua la sacó de un pequeño charco que había cerca de donde encontró comida, antes había sido un arroyo, pero estaba casi completamente seco ahora.

Volvió a donde estaba el joven bardo -Toma bebe y come.- Dijo mientras le daba unas frutas comestibles que había encontrado y el poco agua que juntó.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Vie Nov 04, 2016 5:55 am

Era en situaciones como esas en las que se sentía totalmente inútil y, de hecho, molesto consigo mismo por tener una debilidad tan ridícula y marcada como lo era el calor. Era verdad que en ambientes fríos se desenvolvía con soltura e incluso podía ir por allí con ropas ligeras en climas donde un humano normal podría morir congelado aun portando abrigos gruesos, mas como una contraparte nada practica e deshidrataba con facilidad y aun que su cuerpo normalmente lograba mantenerse en una temperatura relativamente baja nada podía hacer contra el inclemente calor del desierto. En verdad que eran esos los momentos donde odiaba ese frágil cuerpo humano.

- Lamento causar molestias.... -

Se disculpo débilmente el joven de cabello verde en cuanto el mago lo recargo junto a un árbol, dejándole descansar por fin bajo una sombra agradable. La cabeza le daba vueltas y le costaba respirar pero el refugio que le daba aquella sombra poco a poco le ayudaba a su cuerpo a recuperarse, bajando su temperatura una vez más aun que a un ritmo más lento por la deshidratación y la falta de fuerzas.

No supo cuanto tiempo exactamente se quedo dormido pero la voz contraria lo trajo de regreso a la realidad nuevamente; no se lo pensó demasiado para beber el agua que le ofrecían pues esta le ayudaría a recobrar su baja temperatura habitual con mayor facilidad y la comida le daría fuerzas para volver a levantarse. No tuvo tiempo para agradecerle a su compañero de viaje pues se había llenado la boca con cuanta comida le fue posible pero una gran e infantil sonrisa se dibujo en su rostro mientras le miraba, tosiendo un poco atragantado momentos después pero contento.

- Gracias.... de verdad que lo necesitaba. En lo personal hubiese preferido moverme por la noche pero lo tuyo es una tarea importante que no puede esperar. -

Soltó un pequeño suspiro mientras bebía un poco mas de agua, mirando a sus alrededores con cierta curiosidad pues apenas ahora caía en cuenta de que habían llegado al bosque que rodeaba la comarca oculta.

- Yo conozco este lugar, la comarca debe estar un poco más adelante si la memoria no me falla. llegaremos en un periquete si nos movilizamos ahora... ven sígueme. -

Nils se puso de pie aun que las piernas aun le temblaban un poco, si era verdad que había alguien allí debían avisarles de los emergidos lo más pronto posible.... ya podría darse el lujo de poder desmayarse una vez que todo acabara. Y así, esperando nuevamente a que el joven de cabello violeta lo siguiera se adelanto un poco guiando el camino, divisándose una fortaleza más o menos grande a lo lejos y que estaba a las afueras de la comarca... lugar donde con altas probabilidades los humanos que Erk buscaba se habían instalado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Lun Nov 07, 2016 4:31 pm

Observó comer al bardo quién parecía tener realmente mucha hambre -Lo lamento mucho supongo que el calor no te sienta bien, yo debería pedirte disculpas naciste en lugares fríos ¿verdad? He leído que la gente que nace en lugares fríos tiene problemas cuando el calor se hace muy pesado ¿vienes de Ilia? Allí hace mucho frio, lo sé porque he ido a su biblioteca.- Sentía culpa por haber traído al joven de cabello verde con él porque había puesto su vida en peligro, él no tenía por qué hacer todo lo que estaba haciendo, podría haberse marchado luego de haber ayudado a Erk por la noche o podría haberse ido sin siquiera ayudarlo, como pago hasta que termine todo el joven mago debía protegerlo y evitar que pase por más problemas.

Nils se pero con dificultad y siguió adelante, Erk no tardó en seguirlo pronto llegarían a su destino, el corazón del joven mago se empezaba a acelerar con cada paso que daban vería un lugar increíble aunque solo fueran sus ruinas y no solo eso sino que también debería luchar contra los emergidos para protegerlo. Se empezó a ver el final del bosque y al pasarlo se vería la comarca oculta antes de salir del allí Erk paró a Nils tomándolo del brazo y dijo: -Escucha haz hecho mucho por mí y te lo agradezco, como forma de pago déjame protegerte en el campo de batalla y una cosa más te pediré... Mantente al margen, no dejes que te atrapen.-

Finalmente cruzaron el último árbol y lo que vieron no fue nada agradable, efectivamente, habían llegado tarde lo primero que vio el joven mago era un grupo de personas luchando contra emergidos, la mayoría eran magos pero también había mercenarios con hacha y espadas. Los Emergidos los superaban en diez a uno por lo que Erk al ver el panorama corrió hacia el frente y no dudo en conjurar una bola de fuego que golpeo a un emergido, luego lanzó otras dos más para atraer la atención de otros cuatro, no los golpeaba directamente sino que era más un ataque dirigido a los pies para llamar la atención y sacarle algunos de encima a esas personas.

-Necesitaré que hagas lo que hiciste la última vez si puedes, así puedo lanzar hechizos poderosos y no cansarme tanto en el acto.- Dijo mientras estiraba su mano hacia adelante y de ella se generaba una gran bola de fuego que al ser lanzada chocó contra el primer emergido de los cinco que se acercaban a él, el ataque al impactar empujó al emergido hacia atrás prendido fuego dejándolo fuera de combate, aún quedaban otros cuatro por lo que se preparó para seguir atacando.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Miér Nov 16, 2016 6:14 am

- Illia.... si, podríamos decir que vengo de allí -

Respondió el chiquillo de ojos carmesí para evitar que hiciera más preguntas. El clima de aquel lugar cubierto de nieve siempre le fue sumamente agradable mas desgraciadamente tanto el cómo su familia nunca pudieron quedarse en aquel lugar mucho tiempo pues el hecho de que llevasen escasas ropas ante tremendo frio saltaba todas las alarmas de la gente y siendo dragones de hielo tampoco tenía mucho sentido que se pusieran abrigos para cubarse.... después de todo lo que menos querían era que sus cuerpos se calentaran.

- Ha ha, de verdad crees que soy alguien que se deja atrapar fácilmente?. Agradezco tu oferta pero aprecio mas a un compañero que a un protector, tomare como pago por mis servicios la comida y el agua que me has dado hace un momento. Con eso estamos a mano... punto y aparte yo venía para este lugar de todas formas así que traerte conmigo al final no era ningún inconveniente -

El joven bardo tenía su orgullo después de todo, estaba cansado de ser protegido y que los demás se sacrificaran pensando que con ello hacían algo bueno. No, el también podía sostenerse con sus propias piernas; caminaría al lado de sus aliados y jamás detrás de ellos como un niño asustado. Aun así, el escenario que se presento frente a ellos no fue el que esperaban.... habían llegado tarde.

- Entiendo, déjamelo a mí. No soy un guerrero pero sí que soy un bardo y siempre es útil tener a uno cerca -

Y dicho esto saco su instrumento sin tardanza comenzando a tocar una melodía enérgica que llenaría a su aliado de pelo violeta de vitalidad que le permitiría moverse mucho mas rápido y atacar de forma continua y más implacable. Por supuesto, el tampoco se quedaba quieto pues aun que no fuese bueno empuñando un arma era más escurridizo y evasivo que una lagartija mas sin perder la gracia y elegancia que un bardo poseía al mostrar su arte. Eso aunado a que un ingenioso cambio de notas en el tiempo correcto creó una extraña disonancia en el sonido que aturdió a los enemigos que estaban cerca de ellos, dándole a Erk la oportunidad de atacarlos sin contenerse pues no tendría que preocuparse de que lo atacaran de vuelta.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Jue Nov 17, 2016 9:18 pm

Era un alivio para Erk no estar en deuda aunque él no la consideraba pagada podría vivir con ello por el momento y el hecho de que Nils se vea como un compañero antes que una carga era quizás un ejemplo que el joven mago debía tomar.

Erk sonrió al escuchar al bardo, definitivamente era útil tener uno cerca ya que podía soltar un poco más de poder mágico sin sentir tanto cansancio, pronto sintió como la energía corría libre por su cuerpo transformándose en magia entre otras cosas además estaba presente el agradable sonido de la flauta, el estar luchando con un bardo cerca no solo le daba energías para seguir adelante sino que también ayudaba a concentrarse y hacía que se sienta confiado.

Sin ninguna dificultad diferenciaba a los emergidos y usaba la cantidad de magia exacta para eliminarlos con solo dos bolas de fuego, la calma lo había invadido no sentía miedo alguno sabía que tendrían la victoria había una gran brecha entre ellos y los mercenarios todavía pero los emergidos caían uno tras otro al acercarse al mago y su compañero, solo quedaban unos pocos emergidos cerca de ellos Erk por fin había logrado la concentración máxima la bella música que hacía el bardo se había apoderado de él, los últimos enemigos que todavía no caían se paralizaron por un momento en el que Erk respiró hondo y con una bola de fuego a cada uno los elimino, era una bola de fuego con tanta magia que había consumido también sus armaduras pero gracias a la fuerza que Nils le daba eran solo un ataque más para Erk.

Finalmente pudieron acercarse hasta los mercenarios Erk no pensaba en disculparse como era de costumbre estaba todavía pensando en la música que el de cabellos verdes tocaba, al acercarse a los demás vio que había algunos heridos -Solo un poco más Nils, su líder debe estar cerca.- Dijo esperando que lo que decía sea correcto, le preocupaba un poco no haber visto todavía al Emergido montado en el caballo que había visto el día anterior tenía la corazonada de que ese era el lider.

Erk seguía combatiendo a los enemigos aún más calmado que anteriormente ya no prestaba atención al ruido que hacían al caminar o al chocar sus espadas, como tampoco prestaba atención a los mercenarios quienes estaban bastante heridos, el joven mago se estaba concentrando solo en la música hasta el punto que era lo único que sus oídos escuchaban estaba estático en un lugar en el que giraba solo su pierna derecha para moverse para atacar en los noventa grados que se ocupaba de defender, con su brazo estirado hacia adelante y un chasquido de sus dedos bastaba para que una bola de fuego impactara contra el emergido, en este momento estaba ocurriendo un fenómeno extraño porque había algunos a los que eliminaba con solo un ataque cuando a los demás lo hacía con dos, Erk no podía diferenciar si se estaba haciendo más fuerte o simplemente había unos más débiles que otros.

Las oleadas de emergidos terminaron y hubo calma por casi un minuto pero el joven de cabellos violetas podía sentir algo extraño en el aire -Está aquí, vendrá una oleada más y será la definitiva tengan cuidado con el que anda a caballo y en cuanto puedan elimínenlo.- Dijo serio con una voz impotente como si estuviera ordenando algo, era el mismo tono que usaba su maestro para comandar al ejercito Etruriano quizás nunca volvería a hacer una cosa como tal ya que era solo un principiante y tenía mucho que aprender, pero mientras el bardo esté cerca de él no tendría ningún miedo de ir con gusto hacia la boca del lobo.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Jue Dic 08, 2016 5:31 am

La pelea era intensa, el sonido de las armas chocando resonaba en el campo de batalla mientras que ambos grupos se atacaban ferozmente para eliminarse.... aquello le trajo viejos recuerdos al bardo, memorias de un pasado ya muy distante y sombrío.... una época de guerras, una época de conflictos. Pese a eso, en aquel lugar el sonido de la flauta contrastaba con el de la pelea, una tonada que tranquilizaba los corazones y les daba fuerzas para seguir adelante aun en esas situaciones adversas.... esa era la energía que el peli verde deseaba trasmitirle a su compañero, prestándole su fuerza, por poca que fuera, para que ambos pudiesen salir en una pieza de aquella batalla.

El joven bardo danzaba al compas de su melodía esquivando ataques enemigos sin problema alguno gracias a la agilidad grácil que su oficio le brindaba, contra atacando ocasionalmente con alguna que otra patada para hacer retroceder un poco a los enemigos cuando estos estuviesen ya muy cerca. Admitía para sus adentros que, aun cuando el fuego no era algo que le agradase mucho por razones más que obvias aquel joven mago era ciertamente hábil; lo atacaban por todos los flancos pero motivado por la magia de su melodía el chico de cabello violeta reaccionaba rápidamente eliminándolos uno a uno con un estilo increíble.... Nils entonces no pudo evitar sentir cierta admiración por él mientras que en su contra parte se detestaba por no poseer un poder como aquel siendo su música su única herramienta para ser útil en una batalla.

La oleada fue eliminada, muchos enemigos se habían visto atraídos hacia ellos tanto por la música del bardo como aquel impresionante despliegue de habilidad por parte del joven mago.... por fin pudieron darse un pequeño respiro el cual Nils no dudo en aprovechar; después de todo era agotador usar sus habilidades de bardo tal como ocurría con cualquier tipo de magia más aun no terminaba la batalla por lo que no podía darse el lujo de bajar la guardia.

- Puedo paralizar a los enemigos lo suficiente para que logren acercarse a su líder sin que puedan atacarlos de vuelta. Sin embargo será por un tiempo relativamente corto así que dame una señal cuando estés listo y yo me encargo del resto. -

Tenía la esperanza de que la fuerza de ataque de los emergidos se viera afectada sin un líder que les dictase las ordenes y seria más sencillo acabar con ellos, aun así esperaba a que el chico estuviese de acuerdo pues de todas maneras era un movimiento arriesgado
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Erk el Sáb Dic 10, 2016 6:59 pm

Finalmente la oleada final había llegado, Erk en ningún momento había bajado su nivel de combate seguía combatiendo ferozmente al igual que cuando inicio la batalla, esto era posible gracias a la música del joven flautista que le daba más poder Erk tenía el deseo de darle algunas instrucciones a los otros guerreros pero no tenía tiempo de hacerlo, si se desconcentraba por un segundo algún emergido le acertaría un golpe lo cual dejaría fuera de batalla al joven mago, eso en caso de que no lo matase claro está.

Lo que acababa de decir Nils sería la clave de su victoria por lo que debería ser muy cuidadoso para saber cuándo daría la señal, debería esperar un poco porque todavía los emergidos eran muy numerosos entonces no tendrían tiempo de llegar hasta el líder rápido.

El número de emergidos empezaba a bajar rápidamente pero algunos de los guerreros que estaban luchando para proteger la comarca oculta también habían caído, treinta contó Erk pero la batalla continuaba todavía había que eliminar más. Otro aliado caía ante la abrumadora fuerza de los emergidos -veinte.- Murmuró, cada vez estaba más cerca por el ritmo de la batalla quizás serían quince o vente segundos hasta que diera la señal pero no tendría la fuerza para derrotar al lider, el joven de cabello violeta empezaba a notar el cansancio.

-Quince.- Ya solo faltaba que caigan tres más y podrían dar su golpe definitivo. "Doce" Ese sería el momento, el mago dio un paso adelante y con tres bolas de fuego acabó con tres enemigos que estaban junto a uno de los guerreros que tenía hacha, era el que se veía menos cansado además, era el más grande quizás podría acabar con el enemigo de un solo golpe -¡AHORA NILS!- Gritó mientras con su mano izquierda empujaba al gran hombre, con la sola intención de que avanzara para acabar con los emergidos -Te abriré el paso, tu solo acaba con el líder.-

Erk se encargó de que su aliado no tenga que frenar en ningún momento acabando con cuatro emergidos que estaban delante del que tenía caballo, al que bastó con un hachazo del hombre para acabar, ahora solo quedaban cuatro emergidos que cayeron rápidamente luego de que su líder sea acabado.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Sage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Elfire [4]
Tomo de tornado [2]
Báculo de Heal [2]
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [1]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
514


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Mar Dic 27, 2016 2:52 am

La intensidad de la batalla era una a la que Nils ya no estaba acostumbrado. Hacía ya varios cientos de años en la época de la batida vio muchas batallas similares mientras escapaba con su hermana a lo que conocían como "la puerta del dragón", lugar donde se les tenia dicho que lograrían escapar de aquella pesadilla llamada guerra. El joven bardo se vio obligado a dejar todos es recuerdos de lado junto con el intenso dolor en su pecho que aquellos recuerdos traían consigo.... muchas veces se había repetido a si mismo que no tenía nada en contra de las generaciones humanas actuales mas sin embargo sí que odiaba a aquellos que Vivian en aquellas épocas, los pseudo héroes que se engrandecían con la sangre de su gente. Eran heridas aun abiertas y dolorosas pero que en ese momento no tenían lugar. Debía concentrarse en seguir tocando aquella melodía que era, probablemente, lo único que mantenía a su compañero humano luchando tan fieramente como lo hacía en ese momento. Más aun, debía estar atento para cuando le diera la señal y así aturdir a los enemigos para que pudieran darles muerte.... solo tenían una oportunidad y se estaba jugando el cuello con eso pero de alguna manera confiaba en que todo saldría bien.

La señal llego por lo que el chiquillo de ojos carmesí se adelanto unos pasos en la pelea, sorteando con gracia un par de espadas que pretendían rebanarle la cabeza de un tajo y creando un sonido fuerte y disonante con su flauta, una tonada que anulo todos los sentidos de los atacantes cercanos y que incluso logro hacer que les brotaran pequeños hilos de sangre en los oídos.... esa nota en particular era especialmente dañina si era proyectada por la magia de un bardo aturdiendo a todos aquellos que tuviesen la desgracia de escucharla de cerca. Un hombre robusto que hasta hace no mucho había estado peleando a su lado se abalanzo contra el líder de los emergidos dándole muerte después de varios golpes a los que el inmundo adversario no pudo reaccionar y, sin la presencia del líder que los dirigía los emergidos restantes comenzaron a dispersarse por lo que fue sencillo darles muerte.

- Ya.... ya termino? -

Pregunto el joven de verdes cabellos respirando agitado, notoriamente exhausto por utilizar sus poderes de forma tan prolongada sin estar muy acostumbrado a ello, rematando por el hecho de que su disonancia ya le consumía bastante energía. Sus piernas lo dejaron caer al piso ya sin fuerzas para seguir manteniendo su propio peso por lo que el joven bardo quedo sentado en el piso, aguado, sudando a cantaros pero con una amplia sonrisa en su rostro.

- Quien diría que eras tan bueno?.... no sé cómo pero nos las arreglamos para salir del aprieto. No dría que llegamos a tiempo para entregar el mensaje pero si en el momento oportuno, espero que quien sea que te diese ese encargo no se moleste mucho contigo. -

Estaba contento no solo porque se las habían arreglado para salir vivos de aquel dilema si no porque habían logrado proteger ese lugar que para su raza podría considerarse sagrado.... no es que le agradara mucho que tantos humanos estuviesen allí pero dadas las circunstancias pensaba que quizá.... solo por esta vez podría pasarlo por alto.

- Voy a quedarme un tiempo en este lugar, hay aun algunas cosas que tengo que hacer aquí así que si esos hombres te ofrecen regresar con ellos acepta su oferta. Al final es más seguro que viajen todos ustedes untos. -

Le comento animadamente, excluyéndose inmediatamente del grupo... no le agradaba viajar con humanos, no con muchos ni por un tiempo prolongado pues se mantenía firme en su pensamiento de no involucrarse demasiado con esa especie... al final siempre perdía mucho y ganaba poco.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [1]
Vulnerary [3]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]

Support :
Eliwood

Especialización :

Experiencia :

Gold :
782


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paraíso en el desierto [Campaña - Priv. Nils]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.