Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Lun Sep 05, 2016 9:21 pm

Había estado preguntandoselo durante mucho tiempo,¿Sería buena idea viajar a otro continente,a un lugar tan distinto al suyo? las dudas abordaban a la joven como los piratas del aire de Kilvas abordaban los barcos que pasaban por sus peligrosas costas...desde luego que era un viaje muy peligroso,tendría que reunir muchas fuerzas para realmente ser tan valiente para hacerlo,no sabía defenderse y además iba a un lugar en el que estaría en constante peligro si algún enemigo de Elibe la encontraba.
Se encontraba en un bonito puerto,le habían ofrecido un pasaje gratis a Tellius en un camarote que inesperadamente se les había quedado vacío y necesitaban llenar con alguien,el pobre marinero parecía estar perdiendo la paciencia con aquella pensativa chica,justo cuando empezó a abrir la boca el grandullón marinero,la chica sonrió ampliamente. -Me lo he pensado bien y creo que acepto ese pasaje! agradezco mucho vuestra humildad,simpatía y paciencia conmigo El marinero no pudo mas que suspirar y dejar pasar a la joven,que risueña,entró sin dudar en el barco. No tardó mucho en instalarse,llevaba muy poco equipaje,por no decir un par de cosas,además de que aquel camarote era uno de los mas pequeños,aun así Mulitia parecía estar contenta a la par de algo nerviosa...debía ser muy cauta en aquella zona,no llamar la atención,si quería que su plan siguiera adelante necesitaba utilizar toda la cautela posible y además debía intentarlo con aun mas ahínco que cualquier otra vez,el resultado probablemente sería muy favorable o eso esperaba la joven cleriga.

Los días y las noches se hacían eternas en aquel barco,por suerte no habían tenido problemas aun en las costas de la Alianza Laguz y ya se estaban acercando a Begnion,aquello solo provocó aun mas nervios en la joven,cada vez que escuchaba que se acercaban mas y mas volvían las dudas a su cabeza y volvía a replantearse si aquello de verdad había sido una buena idea. Notó como el barco empezaba a parar,ya estaban en uno de los puertos de Begnion,escuchaba a la gente del puerto hablar desde su propio camarote,ya no había vuelta atrás,debía salir y demostrarse a si misma que si que podía hacerlo,se levanto del pequeño camastro que le habían colocado en su camarote,las piernas le empezaron a temblar un poco,suspiró y se relajo saliendo del camarote. Una vez fuera,se maravilló con el lugar,era todo tan distinto,tan nuevo para ella,intentó no demostrar su asombro...y salió del barco tranquilamente observando un poco el lugar,se había dado cuenta que para entrar en la ciudad propiamente dicha había un extraño paso,parecido a una frontera por donde las personas cruzaban para salir y entrar del centro de la ciudad,allí habían apostados guardias y eso no es que le diera mucha confianza así que prefirió empezar por buscar por el puerto,dejando un poco atrás,en la lejanía,la frontera que separaba el puerto del centro de la ciudad.

Después de caminar un buen tiempo por el puerto y de pasear por algunas callejuelas donde se vendía el pescado y demás productos,se quedo parada sentándose en un pequeño banco con vistas al mar suspiró y susurro para si misma
-Y ahora que? nose si habrá alguien dispuesto a ayudarme en el puerto y no estoy segura de si entrar en el centro de la ciudad...¿Que es lo que debo hacer? Se quedó allí observando el mar,con un gesto dubitativo y preocupado,sintiendo como la brisa del mar mecía su cabello. ¿Debía arriesgarse a pasar aquella frontera y entrar en el centro de la ciudad?
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Mar Sep 06, 2016 9:51 pm

Había pasado una cantidad considerable de tiempo desde la última vez en que Aran se había acercado al mar. En ese entonces no había tenido la posibilidad de apreciar la vida del puerto, esto debido al mal clima que los había sorprendido al llegar. Sin embargo, ahora que podía echar el ojo en cuanto quisiese sin tener que preocuparse de la lluvia y la tormenta, no podía sino admitir que la vida ajetreada de aquellas personas, preocupadas por viajeros que van y vienen, por una constante actividad,  le levantaba los ánimos. Era el cambio de ambiente que necesitaba experimentar tras tantas noches encerrado dentro de los cuarteles de Sienne, con la cabeza puesta tan solo en el entrenamiento que venía al día siguiente. Por todo esto, se sentía más que privilegiado de pertenecer al escuadrón con órdenes de vigilar la frontera.

En ese entonces habían establecido cuatro grupos de cuatro integrandes cada uno. Dos de estos grupos planeaban quedarse en un lugar estático, mientras los otros dos patrullaban las calles hasta el atardecer. En la noche cambiarían turnos, y así por varias jornadas, hasta al menos completar una semana en el puerto. Aran pertenecía a uno de los grupos que se movilizaría por la ciudad, por lo que estaba enormemente agradecido (no lo dijo a nadie, pero sonreía tontamente, lo que lo hacía evidente).

El grupo de Aran decidió ir directamente hacia el puerto en cuestión, para poder analizar con cuidado a quienes habían llegado por vía marítima. Eran bastante precavidos, tenían la mira puesta en cualquiera que tuviera cara de pirata, o de maleante en general. No hubo a quien no investigaran o preguntaran sus motivos de viaje. Así llegaron a la cuenta de que, después de hablar con todos los presentes, habían pasado por alto a una joven sentada de cara a las aguas. Aran fue quien se percató de que faltaba ella, llamando la atención de sus compañeros. Sin embargo, nadie se aproximo hacia ella, al menos no de inmediato.

-...¿Qué estás esperando? -dijo uno de los soldados. Aran tardó en darse cuenta de que lo estaban mirando a él.- Si es la última, ve tú. Nosotros vamos a patrullar al centro de la ciudad. -lo que se traducía en "vamos a aprovechar el tiempo libre". Se despidieron de él con rapidez, para desvanecerse sin dejar rastro. El peliverde los miró un tanto en blanco, sin poder creerse que lo hubieran dejado atrás. Respiró hondo, y se decidió a ir de todas maneras. Más que pensar que se trataba de alguien sospechosa, tenía la intención de averiguar qué hacía alguien como ella de cara al mar. Si estaba esperando a alguien, no la molestaría con su presencia, y volvería a unirse tan pronto pudiera con su grupo.

Se acercó, esperando que no le clavara la mirada desde lejos. Al menos el yelmo que Aran llevaba ofrecía cierta protección a las miradas ajenas. Una vez a una distancia prudente de ella, decidió hablarle.

-...Discúlpame.-su voz apenas se oyó en un susurro. El soldado se llevó inmediatamente una de sus manos al cuello.- ¿Acabas de llegar? Es el procedimiento, requiero tu nombre, y ... saber qué estás haciendo aquí exactamente... .- No sabía realmente qué preguntarle. Quizás estaba hablando con una simple habitante de la ciudad, tal vez ni siquiera había llegado desde un barco.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Miér Sep 07, 2016 10:47 am

La chica estuvo un buen tiempo absorta en sus propios pensamientos hasta que escucho la voz de alguien,alguien que le estaba hablando a ella,giró su mirada y al encontrarse a un soldado se levantó con bastante rapidez,nerviosa y tragando saliva se puso recta y firme,debía aparentar tranquilidad y no es que lo estuviera consiguiendo,suspiró y se tranquilizó un poco,un soldado no era difícil de esquivar,lo peor era cuando eran bastantes,entonces era cuando debía tener mas cuidado,pudo ver que no iba acompañado por nadie,ya que nadie con armadura parecía estar por el puerto a aquella hora y por eso se calmó -Menudo sobresalto,no os esperaba...no esperaba que nadie me fuera a hablar la verdad Rió de forma dulce rascándose la nuca mientras lo observaba fijamente,no parecía mal chico,seguramente solo estaba haciendo su trabajo,no le gustaba mentir,ni los mentirosos así que tenía pensado contarle toda la verdad,lo cierto era que no iba a hacer nada malo,no tenía ninguna intención maliciosa,se agarró las manos y se quedó mirando fijamente al otro joven
-Acabo de llegar hace nada a estas costas,mi nombre es Mulitia y he venido desde muy lejos para encontrar a alguien que realmente quiera ayudarme...tengo una misión que cumplir en mi tierra,los señores que la lideran están maltratando a su gente,están abusando de las buenas gentes,y yo quiero derrocarlos,pero no puedo conseguirlo yo sola,necesito personas que me ayuden en ese cometido y es por eso que estoy aquí...como veis no vengo a causar ningún problema,ni si quiera creo que pueda,soy cleriga no una guerrera
Al parecer quedarse allí tampoco es que le hubiera salvado de mucho,desconocía que los soldados del pueblo también estaban vigilando el puerto,ya no tenía vuelta atrás debía quedarse allí,solo esperaba que el joven soldado fuera una buena persona y la dejara ir en paz o que la ayudara en algo.
-Estaba pensando en ir al centro de la ciudad...pero no me atrevería ir yo sola...¿Os gustaría acompañarme? Lo cierto es que no conozco nada de este pueblo,ni de Begnion,es la primera vez que viajo tan lejos y no quiero perderme,seguro que vos conocéis bien este lugar
Quizás se estaba precipitando,pero era la única forma de entrar dentro del pueblo segura y no se le ocurría nada mejor que hacer para entrar,había omitido un poco el lugar de donde provenía,aun no se sentía con confianzas aun con el para decirle todo aquello,sabía de las relaciones de Elibe con Tellius,y no eran buenas,ni si quiera tenían unas relaciones neutrales,por ahora era mejor mantener un poco la desconfianza,así estaría mas segura en aquellos momentos.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Vie Sep 09, 2016 12:54 am

Casi salió disparado hacia atrás por la súbita reacción de la joven a sus palabras. Parecía tan nerviosa que daba la ilusión de que de un momento a otro saldría corriendo, aunque Aran agradeció que no lo hiciera, porque no se sentía con ánimos de perseguir a nadie. Esperó pacientemente a que se calmara para obtener la respuesta que quería. De nuevo, el soldado pensó que no debería estar interrogándola a ella, porque no tenía la apariencia de estar haciendo nada ilegal o sospechoso. La mirada fija que le estaba dando a los ojos a través del yelmo hizo que, finalmente, Aran se quitara este último para no parecer descortés. La brisa marina chocó de lleno contra su rostro acalorado, dándole un respiro de tener que usar el uniforme a todas horas.

Quien tenía en frente habló alto y claro sobre cómo había llegado al puerto, una viajera, como en un principio lo había supuesto el peliverde. Lo que definitivamente no se esperaba eran tantos detalles sobre sus objetivos en Begnion, los cuales al escucharlos Aran, no supo cómo responder. El hecho de que viniera de una tierra lejana sin acompañantes, con la misión de llevarse a alguien que estuviera de acuerdo con su causa, le sonaba a historia increíble. Lo único que dotaba de veracidad a las palabras de la joven era la sinceridad con la que las decía, la cual era otra razón para impresionarse. ¿Qué clase de extranjera era ella?

El soldado se quedó pensando en qué harían los demás en su lugar. Seguramente la interrogarían respecto a qué nación pertenecía exactamente, sus verdaderos motivos, no las mentiras, y continuarían hostigándola con preguntas innecesarias. Aran suspiró, una vez más incapaz de imitar el comportamiento de sus compañeros de armas. Por supuesto que no le preguntaría tantas cosas, al menos no en ese momento. Continuó escuchando. Fue entonces que quedó un tanto en blanco por la propuesta de la joven, quien se hacía llamar Mulitia. En especial porque nunca había visto ni oído hablar de que alguien pidiera a un guardia que lo acompañara en toda su vida.

-¿Acompañarte? -no sabía qué expresión darle, más que su rostro confuso. Se debatió un momento consigo mismo, llegando a la conclusión de que no tenía ninguna razon para negarse.- ...de acuerto. Supongo que puedes seguirme, mientras busco reagruparme con mi escuadrón. -Aran miró a su alrededor, asegurándose de que no sucediera nada extraño antes de marcharse.- Sígueme.

El soldado comenzó a caminar sin prisa. No se imaginaba que Mulitia tuviera apuro en ir hacia el centro del pueblo, y Aran de todas maneras agradecía poder caminar con algo de libertad por las calles. Ninguno de los otros guardias que los vieron pasar se preguntaron qué era lo que sucedía, porque estaban distraídos en sus propios asuntos. Tras andar un rato guiándola, y viendo que no había nadie cerca que pudiera escucharlos con claridad, decidió continuar con la charla que estaban teniendo.

-Yo tampoco pertenezco a esta ciudad. Tan solo conozco el camino principal, pero no es tan fácil perderse. El Puerto sin nombre es mucho más grande y más peligroso que este de aquí. -no esperaba ninguna respuesta inmediata. Caminaba un poco más adelante que ella y la miraba con el rabillo del ojo. Después de un corto silencio, quiso profundizar en lo que verdaderamente le llamaba la atención.- ...¿Realmente has venido aquí para reclutar gente? Es lo más extraño que he oído de los viajeros que llegan a Begnion. No es algo que se oiga de las personas comunes, a menos que lo que estés buscando sean mercenarios... -al pensar en ellos, no pudo evitar que su rostro se mostrara serio, puesto que todavía le desagradaba la idea de personas capaces de hacer cualquier cosa por monedas de oro. Hizo una pausa, y para sorpresa de él mismo, cambió radicalmente de tema.- Entonces... eres una clériga. ¿Rindes culto a Ashera?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Vie Sep 09, 2016 9:29 am

El joven pareció acceder a su petición,eso decía mucho de el ya que seguramente cualquier otro se hubiera negado o incluso la habría detenido por su extraña historia,que aunque cierta,si que sonaba muy rara. Al ver que se quitó el casco sonrió,prefería hablar con alguien a quien pudiera verle la cara bien y con aquel casco lo cierto es que podía ver muy poco de su rostro-Me sentiría mas segura si alguien como un guardia me acompañara,no he estado nunca en este continente,para mi es algo nuevo...por eso pensé que un guardia como vos debe saber bien como moverse por aquí

Mulitia decidió entonces seguirlo,observaba todo el lugar con curiosidad,la vida en el centro del pueblo parecía aun mas movida,los mercados y puestos se agolpaban a los lados de las calles,había muchas personas paseando por allí y todos parecían ser felices,o al menos ninguno mostraba lo contrario,tampoco fue tan difícil pasar por la frontera y entrar en el centro,seguramente se hubiera comido demasiado la cabeza con ello,aquel chico parecía saber bien por donde ir y solo tenía que seguirlo,no parecía una mala persona -Disculpad,no me habéis dicho vuestro nombre para agradeceros vuestra ayuda y comprensión
Se quedó escuchando durante un rato lo que el joven peliverde le estaba comentando y preguntando,ahora era cuando debía ponerse algo nerviosa...¿Si le decía que era de Elibe cambiaría de parecer? Debía contar la verdad aunque aquello supusiera un problema,perderse entre la gente tampoco debía ser difícil y salir del pueblo ya era mas viable si algo salía mal,no tenía muchas opciones,pero las que tenía parecían ser bastante seguras y es por eso que se mantuvo tranquila,al menos,durante ese tiempo.
¿No sois de aquí? Bueno seguro que echareis un poco de menos vuestro lugar de origen,yo también echo de menos mi hogar pero no puedo volver hasta que encuentre a personas que crean en mi causa y me ayuden a liberarlo...no he venido a reclutar a gente,no soy general,ni nada de eso,lo que busco es a alguien que crea en mi y en mi causa,que piense que realmente merece la pena luchar por ello. ¿Si tu hogar fuera maltratado,si hubiera personas a las que has visto sufrir por culpa de tus familiares,no intentarías ayudarlos? le sorprendió con aquella ultima pregunta,aquello si que era inesperado,había escuchado sobre el culto a Ashera,diosa del Orden en Tellius,no conocía mucho mas sobre ella pues eran otros dioses distintos a los suyos propios. Si le decía a quien rendía culto ella seguro que reconocería de donde era,¿Era el momento de decirle su procedencia? ¿De que tierra le había estado hablando? No había nadie que pudiera escucharles,la verdad es que agradecía eso,pues no todos podrían reaccionar del mismo modo,aun ni si quiera sabía como reaccionaría aquel joven si quiera...suspiró pesadamente y volvió a mirarle directamente,agarrándose las dos manos juntas sobre el pecho un poco nerviosa pero sus palabras eran firmes y sinceras. No voy a mentiros,pues odio las mentiras,provengo de Etruria y sirvo a Santa Elimine,no busco mercenarios,no tengo dinero para pagarles ni creo que este bien que use a mercenarios para ayudar a mi pueblo,necesito a personas buenas,guiadas por una noble causa,no por el dinero...
Después de aquello se quedo callada durante un tiempo,manteniendo su mirada en el chico durante un tiempo,aunque después se dio cuenta de que podía estar incomodandole y agacho un poco la mirada  observando al suelo,estaba algo triste,asustada y nerviosa,estaba sola en un lugar tan lejano como aquel,¿Se debería haber pensado mejor las cosas antes de embarcarse en aquel peligroso viaje?.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Sáb Sep 10, 2016 10:59 pm

Aran estaba siendo tan precavido como podía, o como se lo requería su trabajo. Esta era la razón de por qué todavía no le había dado su nombre a la viajera, aunque sabía que tarde o temprano acabaría diciéndoselo, tanto por una cuestión de principios como por la insistencia con la que ella reiteraba que no tenía ninguna intención hostil al llegar a Begnion. Escuchó detenidamente sus respuestas, evocando a Daein cuando mencionó "su lugar de origen", aunque sin ir más allá de imaginarse su pueblo como creía que se encontraba en ese entonces, y tras tantos años. La convicción que esa joven tenía por proteger su tierra, la que todavía no sabía cuál era, lo estaba contagiando por dentro. Empezó a desear tanto como ella que encontrara a esa persona que fuera a ayudarla, porque efectivamente conocía el sentimiento de querer proteger un hogar. Justamente esos eran los pensamientos que le impedían dormir por las noches.

-Por supuesto que sí... -murmuró casi sin pronunciar las palabras, haciendo imposible que la joven lo oyera.

Fue después que la clériga contestó a su última pregunta, respondiendo algo que no había visto venir, y con un tono muy serio y comprometido que lo tomó por sorpresa. Él sabía que había gente que rendía culto a otras deidades, pero no se había imaginado que Mulitia fuera una de ellas. Tan solo le había preguntado sobre Ashera por la conexión que tenía una persona conocida con esta última, y le interesaba saber más sobre las personas que dedicaban sus vidas a ella. Sin embargo, se encontró con la revelación de que ella provenía de una tal "Etruria" y servía a una tal "Santa Elimine". Estaba de más decir que él no tenía ni idea ni de lo uno ni de lo otro, por lo que de nuevo no supó que decir al respecto. Correspondió su mirada con la inocencia de quien vive aislado en su propio mundo, ignorante de guerras y conflictos lejanos. Suspiró, intentando eliminar la tensión que se había formado en el ambiente.

-No sé dónde está Etruria. -admitió.-  Pero no veo por qué te preocupa. No veo por qué eso afectaría quién eres o lo que estás haciendo aquí. No hay duda de que tu causa es noble, no importando de dónde vienes. - Aran había simpatizado todavía más con ella al saber que no eran mercenarios lo que buscaba. Eso, desde otro punto de vista, significaba que no sería tan fácil que ella volviera a sus tierras acompañada de gente aliada.

El soldado miró a su alrededor, pues hacía un rato que habían dejado de caminar, y él no se había detenido a ver exactamente en qué parte de la calle estaban. Luego volvió a fijarse en Mulitia, quien seguía pareciendo muy tensa. Por supuesto, porque había venido aquí sola, y según ella misma, no tenía ninguna riqueza.

-No creo que pueda hacer mucho por ti, la verdad. -dijó sinceramente.- Al menos no ahora, porque al anochecer debo hacer mi guardia. Pero... hay algo en lo que puedo ayudarte. Sería mejor discutirlo dentro de una tienda, eso sí. -el soldado había localizado una taberna de dos pisos, y la señaló con el dedo. Parecía un tanto fuera de lugar invitar a quien parecía una dama a un lugar así, pero estaba seguro de que si seguían caminando, tarde o temprano volverían a encontrarse con su grupo, y entonces les lloverían una decena o más de preguntas indeseadas. Antes de dirigirse allí, volvió a mirar a la joven, y titubeó un poco, pero se lo dijo.- ...mi nombre es Aran.

Dentro de la taberna no había mucha gente  y se respiraba un ambiente de silencio, mecido por algunas risas ocasionales de los presentes. Igual como la primera vez que había entrado en una, el soldado fue por inercia al rincón más alejado, donde justamente había una mesa vacía. En el camino a sentarse, habló:

-Entonces... ¿Puedes decirme dónde está Etruria?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Dom Sep 11, 2016 11:32 am

La joven siguió al soldado hacía la taberna mientras lo observaba,parecía un poco mas tranquila ahora que el hombre accedió a acompañarla al menos hasta a una taberna cercana,allí podría estar mas relajada y podrían hablar un poco mas hasta que tuviera que volver a dejarla sola por la noche,pues tenía que montar guardia como buen soldado que era. -Aran,que bonito nombre,nunca antes lo había escuchado. No sabía muy bien como la iba a ayudar,pero al parecer no iba a ser al momento,aunque eso no le molestaba lo mas mínimo,por su reacción a sus palabras al parecer si que tenía un hogar al que quería proteger. Eso le hizo ilusionarse un poco,sabían lo que los dos sentían por sus hogares,aquello le hizo simpatizar mas con el soldado,que parecía realmente diferente a todos los demás.
Al entrar dentro de la taberna se dio cuenta de que no es que hubiera muchas personas,además de que la mayoría estaban en silencio,salvo algunas risas de algún que otra persona ebria,que estaban en su mayoría sentados en la barra de la taberna bebiendo sus bebidas alcohólicas. La joven se sentó entonces junto al soldado y se quedo observándolo,no le había respondido a muchas preguntas mas de las que el joven parecía bastante curioso,no porque estuviera interrogándola,sino porque realmente parecía muy intrigado y sentía curiosidad por su historia,su tierra y sus creencias. Le gustaba conocer las distintas partes del mundo,sus costumbres y su historia y es por eso que ella también le preguntaría algunas cosas de aquel maravilloso y extenso lugar en cuanto tuvieran tiempo para ello.
-Etruria esta en Elibe,es una monarquía de ese continente,yo soy hija de una familia de la nobleza menor de Etruria,pero mis padres son esos nobles de los que te he hablado antes,los que están maltratando a mi pueblo y quiero liberarlos y ayudarlos. Santa Elimine fue una de las 8 Leyendas,y la fundadora de Etruria y tenía el arma Divina llamado Aureola,el tomo de magia de luz divino,ella junto a los otros siete lucharon y derrotaron a los salvajes dragones que asolaban nuestras tierras antaño,los dragones tuvieron que retroceder y volver por donde habían venido. Se quedó callada durante un momento para ver como asimilaba la información el joven soldado para después preguntar ella algo,algo sobre el propio soldado,ya que el parecía conocer mucho mas de ella,que ella sobre el.
Perdonad mi atrevimiento,pero vos de que parte sois? He oído hablar de vuestra diosa,pero no conozco mucho de ella,se que es una diosa del orden o algo así pero poco mas...
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Lun Sep 12, 2016 1:16 pm

Una hija de nobles, por supuesto. Eso explicaba su manera de hablar, sus expresiones, todo en realidad, por lo que no fue una gran sorpresa que lo admitiera. Aparte de eso, la joven había aclarado que Etruria estaba en Elibe, un nombre que le sonaba más conocido, pero que no dejaba de parecerle distante, porque al imaginar esa tierra tan solo veía a otro Begnion en su mente. Intentó recordar dónde es que había escuchado ese nombre antes, y a sus recuerdos vino uno de sus días de recluta, cuando todavía ni siquiera cumplía los veinte años. "Estos son los demás continentes del mundo, banda de ignorantes". La voz del instructor le sonaba tan clara como el mismo día en que les había dado su discurso, aunque el contenido de este se había desvanecido en el tiempo como una humareda.

A continuación, Mulitia empezó a contarle sobre quien rendía culto. Eso sí que le costó absorberlo, pero decidió interpretar la historia como una leyenda de héroes. Cuando la clériga terminó de contarle quién era Santa Elimine, Aran suspiró, dejó el yelmo (que había cargado todo este tiempo bajo su brazo) sobre la mesa, y dirigió su mirada a su cinturón, lugar donde cargaba con la mayoría de las cosas que no podía llevar con sus manos. En una bolsa de las que tenía, estaban sus ahorros, porque Aran siempre los traía consigo incluso cuando no tenía pensado gastarlos. Lo más racional del mundo era no admitir que llevaba oro consigo, pero sabía que la joven lo necesitaba. La culpa, eso sí, le impedía sacar algunas de sus monedas todavía. Prefirió esperar, y fue entonces que ella le hizo una pregunta.

-Yo... bueno, es una larga historia. Todos los otros soldados saben que provengo de Daein, pero no supone ninguna diferencia, porque he  vivido suficiente tiempo en Begnion para pasar como cualquier otro. -se detuvo a pensar un segundo su otra respuesta.-...debo admitir que no sé demasiado, más que lo que todos conocen de ella. Quien más contacto tiene con Ashera es, por supuesto, la emperatriz. Ella es la única persona de todo el continente que es capaz de comunicarse directamente con ella. Debes saber desde ya que es la persona que más debes respetar junto al senado.

Era ahora o nunca. Aran metió la mano en su bolsa y sacó de ella exactamente veinte monedas de oro lustradas y brillantes. Era sin duda parte de su más grande tesoro.

-Tómalo. Hospédate aquí. El viaje hacia cualquier otra ciudad tomará más de un día, y necesitarás descansar por hoy. -su tono era serio, y sus ojos la miraban decididos.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Lun Sep 12, 2016 2:00 pm

Una emperatriz que hablaba con la diosa...eso sonaba tan increíble y tan sumamente curioso,realmente aquella dama debía ser casi como una diosa en la tierra,y seguramente debían de tratarla de igual forma,debía ser la figura mas respetada de todo Begnion y probablemente de la mayoría de Tellius. Veía como se llevaba las manos a su cinturón,aquello le extraña un poco,no sabía que era lo que estaba haciendo con el y lo cierto era que le intrigaba,se sorprendió al ver todas aquellas monedas que el joven le había dejado sobre la mesa,no sabía si aceptarlas,probablemente el joven tampoco es que tuviera mucho dinero,puesto que parecía un simple soldado,tendría un sueldo no muy alto.
-No...No se yo si debería aceptarlo,vos tendréis vuestros gastos también no? No quería ser tampoco maleducada por eso cogió las monedas con sus manos observándolas,se sentía un poco mal por el chico,le había tenido que dar de sus propias monedas y seguramente le había costado mucho tiempo conseguirlo. -Te juro que...te lo devolveré en cuanto pueda,¿Vale? No me gusta deber dinero a nadie
Daein,había oído hablar de aquel territorio,estaba en el norte de Tellius,y habían tenido varias disputas y batallas con otros países de Tellius en el pasado,se quedo mirándolo tranquila y aunque este le hablaba y le miraba serio ella sonrió y agarró su mano con delicadeza mientras le observaba a los ojos.
-Aran,sois una gran persona,que nadie os diga lo contrario,sois amable,gentil y se que queréis proteger vuestro hogar en Daein,estoy segura de que elijáis lo que elijáis hacer,estaréis bien,desde luego me alegro de haber encontrado a alguien tan bueno en un lugar tan grande como este.
Apartó entonces su mano por si le incomodaba y asintió,no podía ir a muchos mas lugares que ese,así que sería lo mejor descansar en aquella pequeña taberna. No era un mal lugar,había descansado en peores lugares,como aquel pequeño camarote en el que había llegado a Begnion.
-Me quedaré aquí a descansar...Daein,esta al norte de aquí verdad? No te gustaría volver algún día? O salir de Begnion y de Tellius? A mi me a ayudado mucho a conocer mucho mundo...cuando era mas joven no podía salir si quiera de mi mansión,desconocía todo el exterior y ahora veo que es tan grande,tan bonito,hay tanto por descubrir aun...pero aun así también quiero volver y liberar a mi pueblo
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Mar Sep 13, 2016 1:12 pm

La voluntad de Aran era inquebrantable, no volvería a guardar el dinero, tenía que aceptarlo. Se llenó de alivio cuando Mulitia se llevó las monedas de oro, pensando en lo que le diría entonces, "no es nada, no tienes que sentirte obligada a devolvérmelo". Esto porque existía la posibilidad de que nunca más se volvieran a ver, dado lo errático que podía ser el ejército con sus órdenes. Sin embargo, calló al sentir que la clériga tomaba su mano, desviando la mirada hacia ese lugar inmediatamente. Esto porque sintió que la sangre lo recorría de pies a cabeza, lo que le provocó tanto dicha como vergüenza, pues, por supuesto, era un gesto un tanto incómodo, pero por otra parte no podía explicar la calidez que se había adueñado de él. Se sintió, tras mucho tiempo bajo el rigor del ejército, como si estuviera en casa, y no podía negar en su silencio que realmente apreciaba el haberse encontrado con ella.

-Gracias... realmente te agradezco que pienses así.-fue lo único que dijo al respecto. Eso sí, algo que ella había dicho le parecía curioso. ¿Proteger a Daein? ¿A su hogar? Esa nación era la mejor resguardada del continente contra el enemigo que los azotaba, además, hace mucho que no se consideraba una de sus gentes. Quienes él quería proteger no eran los habitantes del norte, sino a su familia, que vivía en las fronteras del territorio, y que era un blanco fácil para los emergidos. Quizás ella no conocía los rumores, o tal vez nunca había visto a una de esas criaturas cara a cara, marchando por la tierra sin razón.

Después la joven hizo una pregunta que lo intrigó. Era una pregunta que su padre adoptivo también le había presentado la última vez que lo había visto. "¿No te gustaría irte?". Aran le dio a Mulitia exactamente la misma respuesta que a él.

-Me gustaría visitar Daein, pero si lo hiciera, creo que lo haría solamente por nostalgia. También me gustaría ver otros lugares, pero... pero Begnion me necesita. Y Tellius, la verdad no me imagino dejándolo. Quizás crees que no sabes del mundo exterior, pero yo no creo estar en más ventaja. -le sonrió. Definitivamente era una posibilidad que un día viajara a otro continente. Aran tan solo deseaba no tener que hacerlo como soldado.- Aún así, creo que en todo el mundo es igual. Seguramente sabes de esos ejércitos, que han salido de la nada. ¿También están en Etruria? ¿No te preocupan más ellos que tus padres? -de repente, el peliverde había recobrado la misma seriedad que había adoptado al entregarle el dinero. Tenía ambos brazos en la mesa, y el torso inclinado hacia delante, como para mantener el secreto de los ojos curiosos que ya los habían visto en el rincón de la taberna.- Todavía no logro imaginarme qué tanto mal han hecho para convencerte de derrocarlos. No cuestiono lo que dices, sino no hubieras viajado tan lejos por tu causa, pero todavía no me lo imagino. ¿Qué es lo que piensan ellos?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Mar Sep 13, 2016 5:47 pm

La chica negó con la cabeza riendo levemente con dulzura mientras le observaba -No es lo que yo crea,Aran,es lo que tu creas,tienes que hacer lo que creas que quieres hacer,lo que mas te guste,eres libre de elegir todo lo que quieras hacer,tienes una vida,vívela de la forma que mas te guste. La chica se extraño al escuchar aquella pregunta...la verdad es que aquello le hizo preguntarse algo ¿Podrían tener algo que ver los emergidos con que sus padres hubieran empeorado la desgracia de su pueblo? ¿Los Emergidos habían ayudado en aquella desgracia? La joven se quedo un tiempo absorta en sus pensamientos,observando al joven fijamente,aunque realmente estaba pensando en aquello. Era muy probable que los emergidos también hubieran intervenido y atacado sus tierras,como casi todas las tierras de Elibe,Etruria también había sufrido ataques de aquellos seres. Salió de aquel estado girando varias veces su cabeza mirando al joven,ahora si,a los ojos seria y tranquila,atenta. -Es un detalle que realmente había omitido...tienes razón,lo mas seguro es que los emergidos también hayan atacado a los pueblos de mis tierras,pero...¿Debería llevar a la justicia a mis padres por todo el daño que han causado? o...¿Debería antes encargarme de los emergidos de la zona? Es una cuestión que me da mucho que pensar...
Vio como el joven se colocaba como si fuera a contar un secreto,aquello le hizo parpadear un poco incrédula pero hizo lo mismo para escucharlo bien y estar ambos en la misma posición,al parecer no quería que nadie se enterara o sentía que alguien los estaba mirando en aquella silenciosa taberna de pueblo. Al terminar lo que dijo la chica suspiro un poco y observó ahora la mesa,un poco cabizbaja,se mostraba un poco melancólica.-Mi familia empezó a pedir mas y mas dinero a sus súbditos,dejándolos en la ruina,solo para que yo tuviera clases de baile,protocolo...yo desconocía todo lo que pasaba en el exterior,era aun muy joven y...no me dejaban salir de la mansión,pero un día salí,y siempre recordaré aquel día,la gente moría,habían ejecuciones por robar simples trozos de pan para llevarse en la boca,pronto me descubrieron y al saber quien era me empezaron a insultar,humillar,apedrear...estuvieron a punto de matarme,pero un curandero me levanto y me sacó de allí,aquel día comprendí que mi familia había hecho mucho daño y que incluso yo,en mi ignorancia,había provocado una gran desgracia en el pueblo llano. No les haría daño a mis padres,solo quiero...solo quiero que reconozcan sus acciones,que paguen por ellas y que se arrepientan,todo el mundo tiene una segunda oportunidad... Volvió a soltar otro pesado suspiro volviendo a mirar al joven rascándose la nuca con una suave risa nerviosa,intentando disimular un poco la tristeza al recordar todo aquello. -Vaya,siento mucho haberte soltado todo eso...debo de haberte aburrido.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Miér Sep 14, 2016 1:36 am

Así que los emergidos también se encontraban en su tierra, Elibe. Nunca lo había confirmado con nadie, pero sin duda era útil tener la certeza de que allá, en otras partes del mundo, estaban luchando la misma guerra que ellos en Tellius. Parecía haber puesto en duda a la joven, quien al parecer no había considerado a las criaturas en sus planes.

-"No sabría decirte qué opción es mejor..." -Aran definitivamente no era un buen estratega, o cualquiera fuera la habilidad indicada para elegir qué cosa combatir primero. Lo único que pensaba con certeza era que la amenaza física tenía más prioridad, ya que la gente al final del día no puede disfrutar la libertad si esta se le ve turbada por ataques constantes de un ejército sin nombre. Se guardó esta reflexión para sí mismo, suponiendo que en un futuro habría una persona que le daría mejores indicaciones a la clériga, unas con fundamento, y no basadas en la mera intuición de un soldado cualquiera.

Mulitia habló entonces sobre sus padres. Aran, al escuchar sobre ellos, encontró muchas similitudes con las quejas que los ciudadanos tenían respecto a la alta aristocracia de Begnion, de la que se oían muchos comentarios recientemente, más que en el pasado. Nunca se hubiera imaginado que cualquiera de sus hijos pudiera pasar por malas situaciones, mucho menos algo como lo que había sufrido la clériga, ya que ellos rara vez parecían acomplejado por problemas, o por los problemas de los demás. Aran se quedó con algo en particular, y ese algo era que ella no buscaba venganza contra su familia, incluso con tanto dolor que decía le habían causado sus acciones. Reflexionó respecto a ese detalle, unos padres ambiciosos, una hija aislada del mundo exterior, personas que trabajaban por ellos, sin que nadie las auxiliara. Sin duda alguna, detenerlos por la fuerza parecía ser la única manera de resolver el conflicto, y el pensamiento del soldado no iba más allá de eso, porque no se le ocurrían otras dimensiones desde las cuales tratar el asunto.

-No, ...me era importante saberlo. -Aran desvió la mirada hacia los otros presentes. Eran todos porteños, que no tenían las mejores condiciones económicas del mundo, o estabilidad, que era lo que se le prometía a los soldados como él al ponerse al servicio de Begnion.-Lo que sucede en tu tierra, en realidad sucede en todas partes, solo que mucha gente prefiere creer que en realidad no es así. Por eso me costó creerte en un principio, porque nadie jamás me ha hablado al respecto. En el ejército, lo que hagan las personas con su dinero y con sus vidas no debería importarnos, porque nuestra misión es defender al país, y eso incluye a todos, incluso a quienes no parecen necesitar nuestra ayuda. Si yo fuera parte del ejército de tu tierra, no tendríamos que tomar bandos. Tendríamos que establecer la paz sobre todas las cosas. Pero... pero siempre termina siendo lo mismo.

Aran miró hacia la puerta. Sabía que no podía quedarse demasiado tiempo allí, mientras el resto de su grupo deambulaba por las calles cumpliendo la guardia. No quería dejar a la joven sola todavía, porque en cierta manera, era su responsabilidad el haberla traído a aquel sitio.

-Hacer justicia es lo correcto. He visto a muchas personas que sufren por no poder pagar lo que les piden, cuando ellos lo único que quieren es vivir. Espero que logres ayudar a esa gente. Yo, bueno, debería reunirme con los otros. Pienso que, cualquier problema que tengas, puedes ...buscarme por la ciudad. Y si necesitas viajar a la capital, podrías seguir el camino que mi escuadrón tomará en unos días para regresar a Sienne.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Mulitia el Miér Sep 14, 2016 2:29 pm

La joven asintió ante las palabras que el soldado pronunciaba,realmente era algo difícil de elegir,cualquier opción conllevaba ventajas y desventajas y era por eso que Mulitia decidió no pensar aun en eso,por ahora,seguramente cuando estuviera en la cama,tranquila y a solas,estaría dándole a la cabeza con aquello hasta que terminara por dormirse,se encogió de hombros entonces y suspiro. -Cualquier opción que elija tendrá alguna consecuencia,todas las opciones tienen una consecuencia. Al ver al joven observar a las personas que estaban en aquella taberna dio un vistazo rápido también para después volver la vista hacia el joven peliverde escuchándolo. En todo el mundo,sucesos como aquellos se repetían una y otra vez,en cada lugar había algo parecido a lo que ella le podía estar ocurriendo u lo que le podía estar ocurriendo al soldado,el mundo era tan grande...y había tantos problemas,pero debía ir en orden,primero debía acabar con sus propios problemas y de los problemas de sus súbditos en Etruria,ya después tendría tiempo de resolver otros conflictos y ayudar en todo lo posible a los demás. Se percató de que debía marcharse,no quería estar entreteniendolo mas de lo suficiente,tampoco quería que por su culpa,el chico perdiera su propio trabajo,era algo que si pasaba no se perdonaría y por eso volvió a asentir conforme y sonriente -A sido un verdadero placer encontrarme con vos,Aran,no quiero molestaros mas de lo suficiente,si debéis marcharos podéis hacerlo,estaré bien,me habéis ayudado ya muchísimo y estaré siempre agradecida por toda la ayuda que me habeis prestado,estaréis en mi memoria siempre. Seguiré a vuestro escuadrón,pero estaré un poco separada de vosotros,no quiero llamaros la atención y que tengáis que interrogarme y todo eso,sería un problema
Rió suavemente y se levantó caminando hacia la puerta para acompañarlo n sin antes pagar la habitación para descansar en la taberna con las monedas que el peliverde le había ofrecido,quería que viera por el mismo que sus monedas iban a tener aquel uso,tal y como el le había dicho.
No sabía muy bien si ir a Sienne era la mejor opción,aunque por ahora era la única opción fiable que tenía,al menos si iba allí,tendría a alguien a quien conocía y que parecía de bastante confianza,aquello le daba mas seguridad en si misma y en el futuro camino que escogería.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
concoction [6]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [2]
Sello Maestro

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
290


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Jue Sep 15, 2016 12:58 pm

-Lo mismo digo -Aran sonrió de vuelta. Se levantó junto con ella, la vio pagar su estadía, y se acompañaron hasta la puerta en silencio. El soldado volvió a colocarse el yelmo en el exterior, y buscó con la vista a su grupo, por si es que estaban pasando por el mismo sitio. Para suerte suya no estaban allí, sino en otra calle a la derecha, olvidados de que les faltaba un integrante. ¿Por qué habría un guardia de preocuparse por otro guardia? Siendo que la paz se mantenía sola, no era problema para nadie.

El peliverde se dirigió una última vez a Mulitia. Quién sabía si volvería a saber de ella o de su causa, siendo que siempre tenía una tarea u orden que cumplir en los cuarteles, ocupando el cien por ciento de su tiempo. Quizás lo único que lo motivaba entonces era la curiosidad, pero no se podía negar que era del todo interesante encontrarse a un noble con las características de esa joven, cuando todos rehuían de la realidad, y nunca jamás se les cruzaría por la cabeza iniciar lo que parecía una revolución en contra de ellos mismos.

-Bien... no quiero que falles en lo que planeas hacer. -le costaba dar una pista de lo que estaba pensando .- Sería bueno que me informaras algún día. Ya sabes, en una carta, si es que has tenido éxito. Me gustaría mucho saberlo. Tienes mi nombre, y en el cuartel general de Begnion sí recibimos mensajes para los soldados.

No. No podía admitir, al menos no a ella, que tenía gran dificultad para leer. Ya pediría ayuda después, si es que Mulitia le escribía a fin de cuentas, para ser capaz de responderle. No podía perder la oportunidad de saber sobre el futuro de aquella empresa, quería tan solo saborear un poco de optimismo, saber que en otra parte del mundo existía mucha más paz que en Tellius.

El peliverde, con un rostro pensativo, hizo un último gesto de despedida a la clériga antes de marcharse caminado, yendo por el mismo camino que los había llevado hasta la taberna. No se detuvo a ver hacia atrás, porque entonces ya había dicho todo lo que tenía que decir. Sería muy obvio cuando su escuadrón se marchara del pueblo, ya que a ellos no se les conocía exactamente por la calidad de su sigilo. Así, después de una larga caminata solitaria, Aran terminó reencontrándose con los otros, quienes no lo recibieron con la indiferencia que él pensaba. Por supuesto que no... estaban preparados para preguntar por qué y cómo había tardado tanto hablando con la desconocida. Aran, a pesar de la insistencia con la que le hablaron durante todo el día restante, no les dijo nada. Sentía que aquello que le habían dicho era la más secreta confidencia, y así continuaría hasta el día que partieran de vuelta a Sienne.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 1:27 am

Tema cerrado. 50G a cada participante, +25G a Aran por servicio militar.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
594


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fronteras en la lejanía [Social - Priv. Aran]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.