Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Ficha de Sissi | Duquesa de Sindhu |

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Sissi | Duquesa de Sindhu |

Mensaje por Sissi el Dom Sep 04, 2016 4:33 pm

Sissi
Manakete
The Dragonborn Comes

Datos
Nombre: Sissi. Conocida también como: Duquesa de Sindhu, La Princesa Durmiente, Hija de Dragones, La Aniquiladora.

Edad: Poco más de 800 años, pero aparenta unos 20.

Clase: Manakete.

Especialización: Dragonstone.

Afiliación: Hatari. Ducado de Sindhu.

Ocupación: Duquesa de Sindhu.

Personalidad
Sissi es una persona que se caracteriza por su amabilidad y simpatía. Le gusta el movimiento y encontrarse entre la gente, el dinamismo de la vida. Las relaciones sociales son muy importantes para ella. Considera a su ducado, sus amigos y su familia como lo mas preciado en el mundo. Es cordial con todos por igual, y a no ser que le hayan dado razones para lo contrario, será amable y educada.

Es muy receptiva gracias a ser una manakete, lo que conlleva a que sea comúnmente una de las confesoras de la sociedad, siempre dispuesta a escuchar a los demás. Reconoce las necesidades ajenas y actúa en consecuencia. Siempre busca ayudar a otro, en especial los que no puedan protegerse por ellos mismos o la gente perdida en su vida. Sin embargo, es a su vez una persona que atrae a los demás. Su educación, inteligencia y dulzura hacen que la gente la aprecie y tomen en consideración lo que dice. Es una líder que nace gracias a que invita a los demás a caminar junto a ella, no a seguirla por miedo.

Le gusta aprender cosas nuevas y siente enorme curiosidad por el resto del mundo del que tantos años ha pasado aislada. A veces le juega malas pasadas esa curiosidad porque los resultados no son los mismos que ella hubiera deseado. Se encariña con facilidad y tiene una gran capacidad de amar, aunque ha aprendido a aceptar la muerte que conlleva vivir tantos años y que el resto del mundo no lo haga. Confiable por naturaleza, se trata de un alma cándida que a menudo le hace caer de frente en el duro cemento de la realidad. No obstante, al ser muy intuitiva, sabe tomar las decisiones adecuadas en los momentos cruciales. Confía en la bondad de las personas, a pesar de que pueda ser traicionada tarde o temprano. Es la que cree en los demás, aun cuando ellos no crean en sí mismos.

A primera impresión parece un ser tierno, dulce y muy fácil de engañar, pero Sissi no es así, posee una personalidad mucho más compleja que le hacen ser dulce y dura al mismo tiempo, amable pero con un gran sentido de los valores y la justicia. Hará todo lo posible por luchar por ellos y llevarlos a cabo. Su lucha se centra en la desaparición de la esclavitud.

Si de algo de caracteriza Sissi, es por su honestidad y su tendencia a ser muy directa, pero siempre amable. No le gustan las cosas redundantes y el honor será una cosa muy importante para ella. Es algo salvaje en cuanto a los estándares sureños, pues no se guía por las mismas nociones sociales que ellos. No tiene vergüenza ante el desnudo de las personas. Lo considera lo más normal del mundo. Siente un gran aprecio por lo natural y lo sencillo, como ella se comporta con todo el mundo.

Tras su fachada de chica joven, se esconde una mente muy madura y avanzada para su tiempo y edad, incluso para la de una manakete. Es inteligente y goza de una gran capacidad para entender y ver emociones. A veces esto le juega malas pasadas porque sentir cosas negativas puede enfermarla o hacerle sentir que ha violado la intimidad de otras personas. Siente un gran desprecio por los esclavistas. Le repugnan los prejuicios y la gente que se deja llevar por las apariencias. Siente pena por los ignorantes y tratara de ayudarles en su ignorancia en la medida de lo posible. Sissi sentirá especial inclinación hacia la gente diferente del resto y los apartados por la sociedad. Sabe ver lo bueno en todas las personas.

Historia del personaje
La historia de Sissi comienza hace miles de años, mucho antes de que ella fuera concebida, y mucho antes de que llegara a ser Duquesa de Sindhu. Hace miles de años, las tribus de los dragones de Akaneia vivían su momento de mayor esplendor su época dorada. Pero estaba llegando a su fin. A través de miles de años, las tribus de dragones que poblaban el continente crearon civilizaciones prósperas con grandes templos y ciudades, y cultivaron los estudios de todo tipo de magias. Vivían en paz y sin relacionarse con los humanos, contentos con sus sociedades y sin perturbar sus largas vidas. Sin embargo, como con todo gran imperio, el de los dragones de Akaneia llegó a su fin. Hubo un cambio en el mundo y la presencia de magia se hizo menor. Los dragones, criaturas muy ligadas con los poderes mágicos y la naturaleza, comenzaron a enloquecer y sus cuerpos a degenerarse. La única solución era adoptar un cuerpo humano y guardar el alma dragón en Dragonstone, pues así ni su cuerpo ni su mente enfermarían.

Sin embargo, entre las numerosas tribus de dragones, solo los Dragones Divinos que eran liderados por la Reina Naga, accedieron a este cambio. Los padres de Sissi pertenecían a esta tribu y, siguiendo los pasos de su reina, guardaron sus almas dracónicas en piedras y se transformaron en una nueva raza: Manaketes. Sin embargo, los demás dragones no lo aceptaron, y esto llevo a los Manaketes a luchar contra los dragones que habían enloquecido y que aniquilaban a las tribus de humanos del continente. Tras siglos de lucha, los Manaketes salieron vencedores, pero su sociedad fue destruida y los que quedaban se dispersaron por el mundo. La época de los dragones había llegado a su fin, y los humanos tomaron su lugar. Comenzaron a descubrir el continente y todos sus secretos, a crear sus ciudades y avanzar en la magia y en las ciencias. Los Manaketes se aislaron o se mezclaron entre los humanos.

Los padres de Sissi empezaron la búsqueda de un nuevo hogar, pero con el paso de los siglos los humanos iban cambiando. Antes tenían respeto por los dragones, pero después comenzaron a verles como criaturas inferiores, como objetos de valor. La historia se estaba perdiendo mientras se creaba una nueva, una en la que los manaketes eran perseguidos y esclavizados. No todos fueron así, hubo humanos que aceptaron la presencia de los padres de Sissi y compartieron sus valores, heredados de las enseñanzas de la Reina Naga. Sin embargo, Akaneia ya no era segura. Acompañados de humanos que también sufrían las guerras de los nuevos países del continente, los padres de Sissi huyeron hacia otras tierras en busca de un hogar. Guiaron a muchas personas a través de los años de viajes, y a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

Cada lugar que visitaron, a pesar de su cultura tan distinta y lo lejos que estaba de su punto de partida, estaba también plagado de persecuciones: A veces era por no ser humano, o ser humano, a veces era por religión, otras por dinero, por envidia, por odio. No lograban encontrar la paz que habían gozado en su vida en Akaneia. La gente que se iba encontrando con el grupo, iba a su vez sumándose a ellos. Poco a poco, formaron un considerable flujo migratorio que solo buscaba huir del odio hacia lo diferente y que concebían una sociedad justa y respetuosa con todos sus individuos por igual. Se les unieron personas de toda clase: marcados, pobres, sabios, niños, ancianos, humanos, laguz, desplazados por la guerra, refugiados intelectuales, soñadores. Se hicieron fuertes en sus individualidades, en su forma diferente de pensar que, empleada para la colectividad, les hizo ser fuertes y poder viajar hacia el norte, hacia Tellius.

Pero a pesar de que lograron recorrer continentes enteros, asentándose brevemente en pequeños poblados antes de volver a ponerse en marcha, en Tellius encontraron una realidad muy diferente. Mientras parte del grupo, junto a la madre de Sissi, esperaba en un lugar entre la frontera de Daein y Begnion, el padre encabezó un viaje a los diferentes países de la Alianza Laguz en busca de apoyo. En su transcurso, los que se habían quedado atrás (en su mayoría humanos, ancianos y granjeros) fueron atacados por tropas tanto de Begnion como de Daein. La comitiva había abierto especulaciones de una posible invasión por parte de los laguz. La madre de Sissi, que se hallaba en sus últimos meses de embarazo, hizo lo posible por defender a su pueblo, pero ellos eran pocos y débiles contra los ejércitos que les apresaron.

Por mucho que defendieron su causa y argumentaron que no deseaban más que encontrar un hogar y preservar la paz, nadie les creyó. El grupo que había sobrevivido al enfrentamiento fue separado y vendido a diferentes postores y traficantes de esclavos. Un traficante en particular se hizo con un gran número de ellos, entre los que se hallaba la madre de Sissi. Así nació la pequeña Manakete, a la que su madre llamó Sissi “promesa de Dios”, en completa esclavitud y rodeada de personas encadenadas que sufrían su suerte. El esclavista estaba entusiasmado con su nueva adquisición, una rara criatura de la que nunca antes había oído hablar. Sissi y su madre fueron de sus pertenencias más preciadas y más salvajes, pues su madre no dejaba que nadie se acercara a ella y a su bebé sin sufrir alguna pérdida corporal en el proceso. Rezaba a Naga todos los días para que la situación terminase, pero pasaron los meses y su marido no volvía a por ellas.

Pero finalmente lo hizo, y al mando de un ejército que había ido liberando a todos los grupos de esclavos de la zona y que se habían unido a sus filas. La Alianza Laguz había respaldado sus súplicas, y algunos ciudadanos, curiosos y jóvenes, habían decidido ir con él. Había muchos marcados que no eran completamente aceptados por sus raíces beorcs. Otros, simplemente porque querían ayudar. Fue el caso de un antiguo ciudadano de Goldoa, un dragón que viajaba por el mundo con su familia y que vivía alejado de las costumbres de su país. Al escuchar la historia del Manakete, decidió luchar por el y ayudarle a recuperar a su mujer y futuro hijo. El pequeño y heterogéneo ejército acabó con los esclavistas y liberó a los prisioneros. La felicidad que sintieron al ver que la líder manakete y su pequeña bebé estaban bien no pudo ser contenida y el júbilo corrió entre el grupo que volvía a estar reunido. En los meses transcurridos no solo habían logrado un nuevo ejército que podría defenderles hasta encontrar un hogar, sino que habían hallado el lugar perfecto para ello. Unos enviados, en su camino a Hatari, se extraviaron de la ruta en las montañas y hallaron por error un vergel escondido del resto del mundo. Un gran oasis al borde de un río y escondido tras montañas que posibilitaban un clima mucho más benigno que el del desierto, con campos fértiles y agua.

El territorio les fue concedido por las tribus de lobos de Hatari. Nómadas, los lobos no tenían interés en establecerse en ningún lugar, por muy fértil que fuera. Tampoco parecía importarles que fueran a crear una ciudad de personas de todas las razas, mientras no interfieran con ellos y se les respetase. Así, se hizo un pacto entre ellos y los lobos, y el grupo fue hacia Hatari. Era como encontrar una tierra prometida, un paraíso al que poder llamar hogar. Los más sabios comenzaron con los planos de la futura ciudad, mientras los militares creaban sus barracas al borde del río y vigilaban que nada interfiera con la construcción de la ciudad. Todos pusieron de su parte, cada uno con sus habilidades. Poco a poco, la ciudad fue tomando la forma que deseaban, y así se fundó la Ciudad Redonda, núcleo de lo que se llamó el Ducado de Sindhu.

Los padres de Sissi fueron aclamados como los legítimos duques, porque no solo les habían salvado en el momento de mayor necesidad, sino que les habían guiado hacia la libertad. Al mando del ejército, se quedó el dragón viajero Orión, que había probado su honor, liderazgo y valor en batalla. Sindhu se asentó sobre los valores de libertad, tolerancia y fraternidad, y un interés del poder intelectual sobre el militar. Su ejército se especializó en la defensa. La Ciudad Redonda levantó grandes muros para mantener a los intrusos fuera, pero abrió ocho puertas alrededor para dar la bienvenida a cualquier refugiado que compartiera sus ideales. Creó la primera universidad, centro de conocimiento para cualquiera, y se dedicó a crear su propia cultura aislados del mundo exterior.

Sissi creció con la ciudad, disfrutó de sus extensiones, cómo los cultivos crecían y se sesgaban todos los años, como la sociedad se moldeaba en armonía. Aunque nació como una esclava, no podía existir nadie más libre que ella. Amada por sus padres, se desarrolló en un ambiente de calidez y amor. También muy intelectual, pues aprendió toda clase de cosas, desde aritmética, a política, a astronomía, a física, a las diferentes artes. Jugaba con niños laguz, humanos y marcados, y pronto se dio cuenta de que debía aceptar que todos fueran a vivir menos que ella. Sin embargo, el único que siempre estaba allí era Rhett, hijo del general Orión y un dragón, por lo que envejecía casi al mismo tiempo que ella. Desde siempre fue su gran amigo y su gran confidente.

Sin embargo, no todo fue un camino de rosas: la construcción de la ciudad fue dura, y encontrar un buen sistema social se complicó porque todos eran muy diferentes. Sissi, por su parte, siempre tuvo un enorme problema con su transformación. Al principio pensaron que era porque se trataba de una manakete joven y que no podía controlarse, pero con el paso de los años cada vez quedaba más claro que el alma dragón de Sissi era bastante rebelde y destructiva. Con el paso del tiempo, Sissi era cada vez más reacia a usar su dragonstone, y prefería entrenar su cuerpo humano para defenderse. Aprendió a usar diversas armas, pero prefería el combate cuerpo a cuerpo y usar su velocidad y agilidad para neutralizar a un enemigo.

Cuando Sissi tenía unos 700 años, no obstante, sucedió algo que le cambió la vida: el mundo comenzó a cambiar, los continentes abrirse unos con otros. Comenzó la gran época de los descubrimientos humanos. Si bien fomentó un intercambio cultural brutal, es cierto que eso también alzó los intereses nacionales de las naciones, que temían perder parte de su identidad. Sindhu, tras muchos quebraderos de cabeza y discusiones, decidieron abrir el ducado al mundo, pues en 700 años podría haber cambiado para bien. Pero no fue así, hubo quienes, al escuchar de la existencia de un lugar así, se encolerizaron. Una cosa era que laguz y humanos se vieran obligados a mantener relaciones diplomáticas, y otra muy diferente que fueran iguales y vivieran en paz.

Con ese pensamiento, un grupo de laguz halcón y cuervo, atacaron al Duque y a Sissi, que tenía un aspecto ya de joven adolescente. Aprovecharon que ambos estaban solos en las grandes planicies del desierto y lejos de la ciudad para atacar. Lo que empezó siendo un día de entrenamiento de transformación, terminó con la muerte del Duque, un dragón muy grande pero que fue atacado a traición y por sorpresa, además de tener que proteger a su hija. Sissi quedó malherida, con el vientre perforado por tres grandes incisiones y la espalda por otra hecha por el agarre de un halcón. Los enemigos, al ver acercarse a las tropas de la ciudad, huyeron y dejaron a Sissi tirada en las dunas, a punto de perecer. Cuando llegó el ejército, corrieron con ella al palacio, donde le esperaban los mejores doctores y magos. Pero las heridas no podían solucionarse solo con magia.

La Duquesa Madre decidió entonces sumir a Sissi en un letargo para que pudiera sanar poco a poco y no sufriera. La pérdida de su marido y la situación de hibernación de su hija hicieron que la Duquesa Madre cambiara mucho. Cerró el ducado a cualquier misiva, a cualquier clase de interacción con el exterior. Mandó una partida de caza para castigar a los asesinos, que fueron ejecutados de forma pública en Sindhu, y se volvió mucho más recluida, menos amable, más protectora. Pocas personas podían acercarse a la princesa, solo quienes cuidaban de su cuerpo y Rhett. Sissi, no obstante, aunque estuviera en un estado de sueño, era consciente del mundo a su alrededor. Notaba sensaciones y escuchaba voces, pero no podía despertarse. Sabía que el tiempo pasaba, y no se podía despertar o hablar. Su único consuelo era que casi siempre había alguien con ella que le mantenía compañía y no dejaba que se sumiera en la sensación de ser enterrada viva.

Sissi durmió durante los 100 años de la época de los descubrimientos, hasta que la Caída de los Reinos la obligó a despertar. No recuerda nada, pero cuando los Emergidos atacaron Sindhu, Sissi recobró la consciencia con su forma dragón gracias a la Dragonstone que siempre estaba apoyada en sus manos. El ejército estaba perdiendo ante la gran horda de Emergidos que se agolpaban a sus puertas. Su madre, cansada y con su último aliento, se lanzó contra miles de ellos, pero no sirvió de nada. En el ducado reinaba el caos y la ciudad estaba a punto de ser tomada. La gente moría masacrada, el ejército trataba de contenerles pero no eran suficientes. El alma dracónica de Sissi despertó con ella y, con una fuerza destructiva y feroz, se lanzó sin miedo contra ellos. Joven, vigorosa y con sus 5 metros de envergadura, Sissi aniquiló a gran parte del ejército Emergido. Se los comía, los abrasaba, los lanzaba desde el aire o los aplastaba contra el suelo. Sus escamas doradas se tiñeron de sangre negra y roja, y sus fauces devoraron hasta el último Emergido que había tenido la osadía de tocar su Ducado. Las fuerzas emergidas remitieron y huyeron hacia el desierto.

Pero Sissi parecía no tener suficiente, y estuvo a punto de atacar su propia ciudad de no ser porque Rhett consiguió que remitiera a su forma humana. Cuando regresó su conciencia, al principio tuvo miedo de que la gente no confiara en ella para liderarles como habían hecho sus padres, pero para su sorpresa, desde hacía tiempo ya la consideraban su Duquesa y, como acababa de demostrar, era capaz de defenderles incluso del peor adversario. Agradecida, pero sumida en un mar de dudas, no tuvo tiempo de llorar a sus padres, ni las enormes pérdidas. Debían reconstruir la ciudad y averiguar qué es lo que estaba sucediendo en el mundo. Ha estado dos años tratando de aprender todo lo que se ha perdido en los 100 que estuvo durmiendo, y cómo puede hacer funcionar el Ducado sin sus padres. Tiene ayuda de un pequeño consejo que siempre están dispuestos a ofrecer ayuda y opiniones.  Aunque han podido defenderse de los Emergidos en dos años, la situación se les ha hecho difícil. Sissi ha decidido abrir el Ducado al mundo de nuevo, con la esperanza de hacer alianzas internacionales y encontrar países afines que le ayuden contra la nueva amenaza.

Extras
Ducado de Sindhu:
Ducado pacífico en Hatari formado por refugiados de todos los países del mundo. Se creó hace unos 700 años, con la huida masiva de personas por la esclavitud y demás situaciones, y en busca de un lugar mejor. Allí viven en paz laguz, humanos y branded/híbridos. Hay tolerancia religiosa aunque le religión oficial sea el culto a Naga. Se ha mantenido bastante aislado del mundo hasta que la llegada de los emergidos les ha obligado a buscar ayuda exterior. Posee una cultura muy fuerte y diferente del resto, con la primera universidad del mundo y un gran avance en todas las ciencias. Se asienta sobre los valores de libertad, tolerancia y fraternidad. Su ejército es pequeño y centrado en la defensa más que en el ataque.

Gobernante: Duquesa Manakete Sissi.

Sistema de Gobierno: Monarquía. Aunque Sindhu sea un ducado perteneciente a la nación de Hatari, actúa dentro de sus premisas con la mayor libertad sin molestar a los lobos que viven en el desierto. Se considera un organismo independiente y goza de sus propias leyes, una propia población, su propio gobierno, y un territorio que los lobos decidieron concederles cuando llegaron. La duquesa se apoya para sus decisiones en un consejo formado por la Canciller de la Universidad, el General del Ejército, el Primer Ministro de la Duquesa y diferentes embajadores.

DESCRIPCIÓN FÍSICA DE SINDHU:



Sindhu es un ducado construido a la orilla de uno de los pocos ríos de Hatari.  La presencia de agua y de montañas no muy lejanas ha propiciado zonas fértiles en las que no suelen haber tormentas de arena y el calor no es tan abrasivo. Es uno de los pocos vergeles desconocidos para el mundo exterior por su situación resguardada y escondida.  

El ducado se compone principalmente por una ciudad conocida como “La Ciudad Redonda” por su forma esférica perfecta, campos de cultivos que se extienden a lo largo del litoral, un puerto dedicado a la pesca y un puente que une las dos orillas del río. En la orilla, fuera de la ciudad, está la academia militar y los campos de entrenamiento. No muy lejos hay un cementerio de elefantes, animales venerados en Sindhu y empleados para la guerra, las festividades, y como método de transporte.

Gracias a diferentes técnicas de riego, se ha aprovechado el río para llevar agua a todos los rincones de la ciudad y a los campos de cultivo, así como desplazar riadas e inundaciones de vuelta al caudal. Lo que se suele cultivar es trigo, judías, cebada, árboles frutales que sobrevivan al clima, olivos, viñas y lino. La industria ganadera se centra en la cría de ovejas y cabras por encima de las vacas, que no abundan. La carne más popular es el cordero, pero la mayoría de la población prefiere comer pescado a carne y aprovechar los animales para tener lana, leche, pieles y crear herramientas con los huesos. Cualquier producto se puede vender en el bazar.

La Ciudad Redonda es la principal construcción que constituye el Ducado de Sindhu. La ciudad está muy bien protegida, rodeada por varias murallas, y solo se puede acceder a ella por sus ocho puentes. Cuatro puentes son de piedra que dan a cuatro puertas orientadas según los puntos cardinales, los demás puentes son más pequeños y hechos de madera. Las puertas tienen un camino que llega hasta el centro de la ciudad. Los puentes pasan por encima de un foso de agua y dan a una segunda muralla. La primera muralla no es muy alta, pero sí lo suficiente para oponer resistencia a un asedio aunque su labor principal es evitar que la ciudad se inunde en caso de que el río se desborde.

Entre la segunda muralla y la tercera hay un espacio libre de arena que se emplea para llevar mercancías de un lugar a otro sin tener que atravesar la ciudad, para hacer carreras y diferentes juegos deportivos, y como segunda línea de defensa en caso de inundación. La segunda muralla es mucho más alta y gruesa que la primera y su labor es mantener a los intrusos fuera y proteger a la gente. Tiene muchas torres de vigilancia que dan a la zona arenosa.

Más allá de la segunda muralla, se encuentra el interior de la ciudad que puede ser dividido en cinco zonas cilíndricas perfectas pero que disminuyen en tamaño según se acercan al centro. Estas zonas, tres son de tierra, y dos son canales que rodean la ciudad y le proporcionan agua. En el primer círculo de tierra se sitúa la zona residencial de la mayoría de la gente y todos los pequeños comercios, así como las fábricas artesanas que después pueden vender sus productos en el bazar. El segundo círculo círculo se divide entre la residencia de los estudiantes, donde también está la zona de fiestas con burdeles y bares, las viviendas de los profesores de la universidad y los grandes pensadores que suelen ayudar a la duquesa, los altos cargos del ejército, y el gran mercado o bazar que suele llenarse de vida diurna y nocturna.  

La parte más importante de la ciudad está en el medio, rodeada por una bella muralla de la que cuelgan flores, árboles y todo tipo de vegetación. Al atravesarla se llega a una zona verde y preciosa en la que hay cuatro edificios frente a cada una de las puertas y en el centro está el palacio de la duquesa. La Puerta Norte da a los cuarteles de guerra, la Puerta Este a un templo de Naga, adorada no solo como diosa, sino como la Reina de Dragones. La Puerta Sur lleva hacia la Universidad y la Puerta Oeste a la zona de festivales, donde se realizan las fiestas más importantes y donde se reúnen todos a celebrar.

En el centro de todo está el palacio real, donde reside la duquesa y donde se suelen tomar las decisiones más importantes. Está siempre abierto al que lo necesite y es el lugar de cobijo para los viajeros de paso. Es la edificación más hermosa de toda la Ciudad Redonda y todos los arquitectos de la universidad trabajaron en su construcción.

DESCRIPCIÓN SOCIAL Y LEYES:

La sociedad de Sindhu busca la armonía entre los ciudadanos. Cada uno debe saber en lo que es bueno, y dedicarlo para el servicio de los demás. Se intenta que todos los ciudadanos reciban una educación básica, para el que quiera seguir estudiando está la universidad. Los sabios y pensadores son altamente apreciados en Sindhu, así como los científicos y los profesores. Hay un gran ambiente de igualdad y respeto entre las razas, y las divisiones sociales se hacen en calidad del oficio de la persona, más que en algo monetario o títulos nobiliarios. No existe la nobleza en Sindhu, ni luchas por el poder de dirigir el ducado (aunque sí que hay grandes rivalidades entre profesores).

La familia de Sissi dirige el ducado desde hace siglos. Fueron los que lideraron a los primeros ciudadanos a través de los continentes hasta Hatari. Ninguna persona de Sindhu puede imaginar a alguien liderando al ducado mejor que ellos, que han demostrado una perfecta combinación de fortaleza, sabiduría y bondad. Ahora han decido seguir a Sissi, que aunque es joven para estándares manaketes, es para todos ellos una auténtica líder.

Su ejército está centrado en la defensa del ducado. No son una gran fuerza militar porque no son demasiadas personas, pero es efectivo y está muy bien entrenado. Se ha creado un ejército que potencia las cualidades de cada raza perteneciente a sus filas. Para la guerra se emplean además animales fuertes como elefantes o dromedarios, perfectos para soportar el duro calor de Hatari. En la universidad han creado además diversas armas de guerra, que emplean en su lucha contra los Emergidos.

Se valora mucho la paz. La gente de Sindhu está feliz aislada del mundo y no les interesan los demás. Son una cultura muy colectiva entre ellos, y a la vez muy individualista para el resto de naciones. Valoran los avances en su sociedad y en las ciencias, pero no que su sociedad se vea afectada por el ritmo del mundo exterior (que, en cierta manera, creen que está mucho más atrasado que ellos).

La presencia de los Emergidos les ha trastocado bastante y les ha hecho pensar que quizás necesitan ayuda del exterior para hacerles frente. Aunque acepten que la duquesa abra el ducado, no por ello les hace gracia que los demás países sepan de ellos porque les puede hacer objeto de invasión o destrucción. Aún así confían en ella y en el ejército para defenderles.

A pesar de su recelo, la gente de Sindhu es muy generosa y amable y aceptará a cualquier refugiado que pida asilo. Son intolerantes con la intolerancia y buscan concienciar al mundo con su ejemplo, que todos pueden convivir en paz. Aunque no hay demasiados crímenes de odio, si que hay bastantes suicidios, en especial cuando muere un humano que estaba con un laguz o un mestizo, y su pareja no puede superar la pérdida. Sí que hay mucha competencia en la universidad, y es un terreno no preparado para todos.

Religión: Sindhu tiene como religión oficial el culto a Naga, pero en la práctica el pueblo es libre de orar a la deidad en la que crean. Se pueden construir por pedido de los fieles diferentes lugares sagrados que son protegidos por igual. La tolerancia religiosa es muy importante para el Reino de Sindhu y se condena aquellos que atenten contra su libertad o un edificio sagrado. A pesar de que no se prohíbe, nadie rinde culto a Grima. Hay varios lugares donde se da lugar al discurso religioso, como la Universidad.

Leyes: Las leyes en Sindhu son como una balanza. Tratan de buscar una equivalencia entre una transgresión y lo necesario para el restablecimiento del equilibrio roto en el seno de la comunidad. No se trata nunca de castigar sino de restablecer un equilibrio, de devolver las cosas a su lugar. No hay cárcel en Sindhu. El método penal más común son diferentes castigos correccionales por el bien de la comunidad, seguido por el exilio, y después la muerte.  Hay muy pocos casos de pena de muerte, solo aplicado a crímenes muy severos como traición al ducado o múltiples asesinatos. Sindhu es un lugar muy pacífico en el que no hay muchos delitos salvo hurtos menores o algún crimen de pasión.

Las dos penas más severas no se aplicarán a los enfermos mentales, las personas que no hayan alcanzado la mayoría de edad (16 años) y los que no sean conscientes ya sea por ignorancia de la ley, o por un agente externo como alcohol, un hechizo o coerción).

Entre las leyes de mayor importancia están:

- La esclavitud está prohibida, así como cualquier tipo de coerción. Los trabajos de servicio deben estar remunerados.
- Se permite el divorcio, pero no está demasiado bien visto.
- Las mujeres pueden heredar.
- Se permite el matrimonio entre cualquier género y entre cualquier raza.
- No se le negará la entrada a ninguna persona que necesite asilo y busque una vida nueva, dejando su pasado atrás.
- Hay libertad de expresión.
- Todos tienen derecho a entrar en la universidad, pero si no estudia se le expulsará.

HABILIDADES:

- Transformación: empleando una dragonstone, Sissi es capaz de transformarse en un dragón de unos 5 metros de envergadura y de un color dorado, parecido al de sus ojos. Al ser una manakete, sus escamas están compuestas de piedras preciosas y tornasoladas, que relucen al sol. Sus alas parecen tener plumas pero en realidad están hechas de pétalos de loto de un amarillo pálido. Su aliento es energía pura con un enorme poder destructivo. En esta forma, Sissi no es consciente de quién es y la dragona, “La Aniquiladora”, es la que toma su lugar. Por esa falta de control, la duquesa lleva años sin transformarse y teme volver a hacerlo. El único que parece saber como hacerla volver a su ser es Rhett.

- Perspicacia: Su esencia de Manakete le permite tener una percepción mayor sobre los sentimientos ajenos que otras personas. Esa perspicacia se ha visto aumentada gracias a sus 100 años de medio-sopor, donde recibía la mayoría de la información de su alrededor por medio de sensaciones, más que por palabras. No siente todos los sentimientos de la gente, pero sí las emociones más fuertes, incluso aunque estén enterradas. Esa clase de percepción aumenta si Sissi está en contacto piel-piel con la persona en cuestión.

- Educación: Sissi ha tenido unos 700 años de educación como duquesa, si se descuentan los 100 que estuvo durmiendo. Está versada en el don de la palabra, la diplomacia  y política. Ha sido estudiante en la universidad donde aprendió nociones de aritmética, astronomía, economía, filosofía y las diferentes artes. Ahora está de nuevo repasando sus estudios al mismo tiempo que aprende todas las cosas nuevas que han pasado en el siglo de su ausencia.

- Artes marciales: Honrando a la tradición de su pueblo de aprender defensa personal, Sissi sabe lo básico de artes marciales de defensa. Está diseñado para que aquellos que no quieran recurrir a sus otros poderes, puedan escapar de un ataque, especialmente de contrabandistas de esclavos. No es un arte marcial violento, sino que se centra en la agilidad, la rapidez y en encontrar las debilidades del adversario para atacar y escapar.

GUSTOS:

- Su país, su ducado, su ciudad. Ama con todo su corazón a Sindhu, Hatari y a todas las personas que viven allí. Les protegería hasta la muerte.
- El conocimiento, saber lo más posible sobre todo. Piensa que es bueno para el alma y cuanto más aprende, más feliz es.
- Viajar, ver con sus propios ojos las maravillas del mundo de las que se hablan en los libros.
- La paz, los acuerdos entre naciones para hacerse prosperar mutuamente.
- Los animales que caminan a cuatro patas, como los caballos, los dromedarios y los elefantes.
- La comida picante y el té.
- La libertad para elegir a quién amar, o a quién orar.
- El sol, la luz, y los espacios abiertos y con naturaleza.
- Las fiestas, los festivales y el vino.
- La moda, los vestidos y las cosas femeninas.

DISGUSTOS:

- La esclavitud y los traficantes de esclavos.
- La lucha entre razas, el odio de unos países contra otros.
- Están encerrada, los lugares oscuros y fríos.
- Detesta dormir y lo hará el menor número de horas posibles al día.
- Transformarse. Tiene un miedo terrible a no controlar al lado bestial que emerge de ella cada vez que se transforma en un dragón.
- Aunque puede soportarlas, le tiene cierto pánico a las aves, en especial a las de gran tamaño o de alimentación carnívora. Los laguz cuervo o halcón le dan bastante respeto, en especial los halcones a los que tiene pavor.
- No le gusta que la llamen “flacucha” a pesar de que muchos lo hacen.
- La comida amarga.

EXTRAS:

- Tiene una voz suave para cantar, heredada de su madre, pero su talento con los instrumentos es nulo.
- No posee unos pechos grandes y eso la acompleja.
- Argumenta que son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.
- Es inútil cocinando pero tiene un don para preparar té.
- Su temor hacia los pájaros es por un trauma de la infancia.
- No come carne de vaca y prefiere limitar el consumo de otra clase de carnes.
- Es una alcahueta. Le gusta emparejar a gente cuando piensa que pueden ser felices juntos.

Procedencia
Personaje original “Sissi” creado por su propio usuario. Todas las imágenes son fanarts creados por sus respectivos autores para el personaje de Sissi.
Sissi de pequeña:


Autor: Mik .

Sissi Actual:

Autor: User de Gaius.
Sissi en forma dragón:


Última edición por Sissi el Mar Sep 06, 2016 12:12 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
Dragonstone [5]
Vulnerary [3]
DragonStone Plus [5]
.
.

Support :
Kija
Sera
Yrumir

Especialización :

Experiencia :

Gold :
139


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Sissi | Duquesa de Sindhu |

Mensaje por Eliwood el Mar Sep 06, 2016 1:01 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenida!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.