Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 25, 2016 5:26 pm

La semana había pasado de forma aburrida. Luka se había dedicado a dormir, no había podido hallarlo despierto en ningún momento. Los primeros días se dispuso a observarlo de momentos. Inicialmente para verificar que dormía y no era una pantomima (posterior a revisar sus pertenencias y a ella misma, por si acaso); luego por matar el tiempo y después como placebo mientras meditaba. Debía reconocer que, durmiendo, parecía una chico común y corriente, hasta inofensivo. Luego de acostumbrar a su compañía inerte y sus divagaciones apenas se detenía a verlo a menos que tuviese que acomodar la cobertor desordenado para taparlo mejor y dejar el nuevo plato de comida para reemplazar el anterior junto a la botella llena y de agua renovada.

Eso se había vuelto su rutina con él: despertar, hallar el plato de la comida de la noche vacío y reemplazarlo por el nuevo. Al parecer el chico comía en la madrugada, cuando su estómago suplicaba por alimento asumió ella, por lo que jamás pudo verlo comer.

Entre sus tareas auto impuestas para evitar el aburrimiento se encontraba recorrer el barco, preguntar e informarse por los comercios de Begnion y Durban, y hablar con los marineros para aprender sobre el mar y diferentes nudos. Ése día en particular ya había vuelto de la ronda de nudos y ahora peinaba su cabello después de nutrirlo con aceites de avellanda; tal cual había repetido todas las noches antes de taparlo con la redecilla que cubría su color natural y evitaba que los aceites ensuciaran las ropas de cama.

Era cerca del mediodía y el sol entraba de lleno por la ventana. Con Luka dormido tenía la libertad de hacer lo que quisiera en el camarote tal cuál como si él estuviese ausente. La vista la despejaba un poco del dolor que hacía días se había instalado en su vientre y hoy se ampliaba hasta las rodillas. Había pasado la primer parte de la mañana compresas de seda y algodón para tener una buena reserva en su pequeño equipaje, a parte de una en uso. El arribo se había anunciado para las dos de la tarde, por lo que contaba con poco más de una hora y media antes de despertar a su compañero; eso la dejaba con una hora cómoda para poder teñirse el pelo de negro color que había utilizado cuando conoció a Nowell y que debía mantener si tenía pensado buscarlo al llegar a las islas. Por suerte ese tinte era mucho más fácil de aplicar, mantener y poseía mayor docilidad para la cabeza. Se puso manos a la obra y en tres cuartos de hora tenía el color perfecto.

Anunciaron el almuerzo cuando terminaba de empacar. Tras dejar las cosas listas bajo la cama partió al comedor, alrmozó y preparó la porción de Luka. Al volver al camarote dejó el plato en la mesa de noche junto a la cantimplora con agua nueva y un retaso de tela limpia por si prefería prepararlo para llevar antes que comer ahí mismo. Se acomodó en cuclillas junto a la cama y estiró la mano para mecerlo del hombro suavemente.

- Luka... -Llamó con la voz calma.- Llegaremos en media hora. -Lo meció dos veces más antes de cruzar los brazos frente al rostro y reposar el mentón sobre ellos. Se quedó mirándolo fijamente.- Tienes el almuerzo en la mesa, puedes comerlo aquí o prepararlo para llevar. -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 25, 2016 10:35 pm

Luka sintió que alguien lo llamaba y lo quitaba del reino de los sueños. Abrió los ojos sin muchas ganas y elevó sus irises violáceos hasta que se encontraron con los ajenos.

—¿Ahora el negro está de moda? Si es así me viene de maravillas—le dijo refiriéndose al cabello de Zalanna a la vez que se daba la vuelta para quedar boca arriba y bostezaba sin cubrirse la boca.

Dio un largo suspiro y se sentó con algo de parsimonia. Observó el camarote un poco perdido y se rascó la cabeza antes de estirar sus brazos hacia adelante. Había perdido la noción del tiempo y no estaba del todo seguro cuántos días habían pasado. Por suerte había podido recuperar el sueño en una cama decente, después de todo no tenía idea de cuándo iba a poder volver a darse el lujo de descansar sin interrupciones ni temer por su vida. Al menos algo bueno había salido de aquel viaje endemoniado.
Eso, y que Lady Luck todavía no lo había abandonado, lo cual le resultaba algo extraño pero igualmente esperable. Con algo de suerte llegarían al puerto de Durban y allí los caminos se separarían. Los dos tenían diferentes cosas que buscar y diferentes motivos por los cuales estar allí. Luka no podía esperar para poner los pies nuevamente en la tierra.

—Buenos días —agregó soltando otro bosteza y quitando las sabanas de encima. Puso ambos pies descalzos en el suelo de madera y apoyó sus codos en las piernas, inclinado levemente hacia adelante. Pestaneó un par de veces, soltó un suspiro y volvió su mirada a la muchacha—. ¿Tienes un cepillo para prestarme? —su cabello, después de tantos días de dormir como un oso, debería ser un desastre.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 27, 2016 7:58 pm

Se rió ante el comentario.

- Bueno es innegable que el color te queda genial, digamos que quería copiar tu genial estilo. -Se puso de pie.- Buenos días. -Correspondió su saludo mientras rebuscaba entre sus cosas. Nada más bajar del barco debía buscar a Nowell, no tenía ningún asunto puntual con él, pero le urgía saber cómo se encontraba después de su partida. Suspiró cuando encontró lo que necesitaba y con una sonrisa volvió hasta su compañero.

- Con permiso. -Dijo antes de subir en la cama con los pies descalzos y sentarse detrás de él, con las piernas cruzadas.- Yo te cepillaré el cabello, tu come. -Tomó el mango del cepillo entre los labios para ponerse a desenredar con los dedos, mechón a mechón, el cabello enredado de él. Ciertamente demasiados días de cama hacían desastres en tema de nudos y hasta habían algunas rastas a medio formar en la parte de la nuca. Para evitar tirones de más, y con las partes más difíciles, sostenía el comienzo del cabello con fuerza mientras los dedos de la mano libre se disponían a deshacer el enredo, con eso los tirones no llegaban al cuero cabelludo y dificultaban que la raíz se desprendiera del bulbo.

Cuando consideró un estado decente, sacó el cepillo de su boca (ya comenzaba a entumecerse) y empezó a cepillar con paciencia de izquierda a derecha. Mantenía el método de separar por mechones y, para los mas rebeldes, sostenes con la izquierda su comienzo.

- Lleva demasiado tiempo sin cuidados... -Comentó mientras lo veía deslucido.- Tienes un muy buen pelo, sería una pena que este daño lo afectara... -Llevaba ya un tercio de cepillado.- Si quieres tengo algunos aceites que podrías usar después de un buen baño, le dará más fuerza. -Se rió, parecía la charla que tendría con una chica.- Para las niñas el cabello siempre es importante. -Bromeó sin dejar su tarea
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 28, 2016 6:11 pm

El muchacho la observó sin comprender cuando ella le pidio permiso para subirse a la cama. Estaba tan dormido que no dijo palabra pero sí la miró extrañado hasta que ella le dijo sus intenciones. Con un gruñido el joven se agachó y tomó el plato del suelo y observó el contenido, una pasta de leche, harina de maiz y habas, y comenzó a comerlo con parcimonia mientras la muchacha le desenredaba el cabello.
Aquello fue otra cosa que le hizo recordar fuertemente su pasado. Siempre había tenido el cabello largo y su madre estaba orgullosa de eso. Cuando niño su padre le decía que parecía una niñpa con el cabello por los hombros pero su madre lo halaga y lo cuidaba todas las noches. Esas caricias que sentía con la mano y el cepillo eran las mismas que su madre le daba cuando lo hacía sentarse en una silla o en la cama y le acomodaba el cabello. O cuando salía de darse un baño tras jugar en el barro con los otros niños.
Por supuesto que todo eso acabó tas el asesinato de ambos progenitores y desde entonces el muchacho no había tenido ni el conocimiento ni los recursos suficientes como para mantener el pelo del todo arreglado y brillante. En un intento de olvidar su pasado una vez llegó a cortarlo por la nuca con un cuchillo oxidado que había encontrado, pero eso solo lo hizo verse más miserable y, de todas maneras, en tres meses había vuelto a tenerlo por la mitad de la espalda.
Incluso así estaba de más decir que le agradaba mucho su cabello y era algo que portaba con orgullo. Por supuesto que como bandido que vivio toda su vida en el desierto nunca tuvo demasiado acceso a los baños revitalizadores, cremas caras o plantas aromáticas (y la realidad es que poco le importaban) pero por suerte su pelo no demandaba demasiado y era sano sólo con peinarlo todas las mañana.
Si lo pensaba fríamente podría decir que Zalanna tenía razón y pensaba en su cabello como si fuera una mujer.

—No le des tanta importancia. No puedo mantenerlo de todas formas —le dijo tras un bocado— Y creo que el estado en el que está es porque soy hombre ¿verdad? aunque yo sé que a las mujeres les encanta como queda.

Nuevamente ocultaba en un chiste algo de lo que no quería hablar porque de lo contrario implicaría decirle a la muchacha todo lo que había pensado y, otra vez, su orgullo se metía en el medio. No quería darle pena ni parecer que negaba o se arrepentía de lo que había vivido. Por supuesto tampoco quería que pensara que pateaba para el otro lado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 05, 2016 10:07 pm

- No puedo evitar pensar en lo mejor para un cabello de tal calidad. -Bromeó imitando la voz de un hombre de alta cuna, siempre se le había hecho gracioso el sonido nasal en la voz de las personas; casualmente solía darse en quienes tenían una buena posición económica desde su nacimiento. Dió unas últimas cepilladas y miró el cabello satisfecha. A pesar de los días de abandono tenía muy buena condición, con un baño parecería lustrado.- ¡Bien! Listo. -

Se bajó de la cama y caminó hasta sus cosas para guardar el cepillo, asegurando su bolsa una vez más.

- Y si, a muchas mujeres nos gusta el cabello largo, sobre todo en un bandido buen mozo. -Aludió a las primeras palabras que recordaba haberlo oído usar, bromeando todavía.- Ya sabes, toda esa ilusión de purificar el corazón del chico malo. -Hizo un ademán con la mano y rodó los ojos mientras reía. Tocaron la puerta y calló de forma instantánea girando el rostro en su dirección. El camarote se abrió a mano de uno de los tripulantes.

- En quince minutos arribamos. -Anunció para marchar tan pronto como había llegado, sin esperar siquiera una respuesta. Zalanna suspiró y se giró hacia Luka, con una sonrisa.

- Bueno, entonces nos despedimos, ¿cierto? -Se acercó y le tendió la mano.- Un gusto compartir el viaje contigo. -No sabía los planes de él y no quería jugar a adivinar, estaba convencida -por otros lado- que de preguntar el jamás le respondería la verdad, así que ¿para qué perder el tiempo?. Tenía sus propios planes en los que pensar y en la vorágine del desembarco cada uno apuntaría en una dirección. Lo mejor era despedirse con anticipación.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 05, 2016 11:59 pm

Luka rió ante la cómica imitación nasal de un hombre de alta alcurnia que Zalanna produjo en el momento perfecto. Le agradaba saber que luego de todos aquellos días sin casi cruzar palabra con ella pareciera haber olvidado lo ocurrido cuando abordaron y lo estuviera tratando con tanta familiaridad. Si quería ser sincero su compañía en esos momento lo relajaba.
Lo que no se esperó fue sus siguientes frases, repitiendo sus palabras y agregando algunas nuevas que hicieron que el muchacho diera su último bocado y dejara el plato sobre la mesa de noche cercana. Una sonrisa adornaba sus labios.

—Veo que empiezas a darte cuenta de mis cualidades pero no creo que puedas ablandarme, linda. Las mujeres tienen preferencia por los chicos malos.

Se puso de pie, con su cabello en perfecto estado y puso ambas manos en sus caderas sacando pecho para acentuar su punto de vista. Habiendo soltado un par de carcajadas procedió a acomodarse la ropa y colocarse las botas así como guardar todo en la única bolsa de cuero que había llevado. Por las dudas limpió el plato con un trapo y lo guardó junto a la cuchara.
Fue cuando estaba atando el lazo cuando alguien vino a anunciar que llegarían en quince minutos. ¡Al fin! no podía estar más feliz de volver a tierra y poner sus dos pies en un suelo decente. El viaje había sido tranquilo y la noticia nunca mejor dada.

—Frena los caballos, Lucky, yo también estoy ansioso por volver a mis asuntos pero faltan quince minutos y lamentablemente tendremos que hacer fila para salir de esta asquerosa balsa de madera.

Volvió a ponerse de pie, elevó la bolsa y la dejó colgando en su espalda, sosteniendo la soga que la ataba con una mano por encima de su hombro. Sí, mejor le diría Lucky ya que Lady Luck era demasiado largo para ser un apodo y casi que era lo mismo. Aparte le quedaba, como que Lady Luck daba esa sensación de que era una persona traída de las sombras para atormentar a los seres vivientes que el mundo abandonó y Lucky sonaba a una estúpida con mucha suerte.
Podía rotar dependiendo de si le parecía aterradora o adorable. Simplemente perfecto.

—Eso y que me debes mi segunda daga. En cuanto cumplas con tu parte del trato podremos decir adiós y aquí nada paso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 12, 2016 7:48 pm

Se le quedó viendo, con la sonrisa pintada. Bueno, sí. Quince minutos podían pasar lentos como rápidos. Bueno, sí. Tendrían que hacer fila. Y claro, por supuesto, la daga. Esperen, ¿la qué?

...

¿La daga...? Oh...

¡La daga!

¡Lo había olvidado! ¿Dónde la había dejado? Se rió, buscaba romper el espacio de silencio que para ella ya había sido demasiado, quería disfrazar de gracia los nervios mientras se devanaba los cesos para recordar dónde diantres había guardado la maldita daga.

- Por supuesto, técnicamente son quince minutos más de viaje. Te la regresaré abajo. -O cuando recuerde dónde la puse... Usó el tono de voz más convincente que pudo junto a una mirada felina, buscaba verse segura sobre lo que afirmaba. Creía recordar cómo era. No, estaba segura de recordarla. La primer semana hasta había dormido con el arma bajo la almohada, luego comenzó a sentirse relajada y el bulto le molestaba al dormir, así que la pasó debajo del colchón. Al otro día supuso que la olvidaría si no la movía de sitio y la ubicó en un lugar donde seguro no la olvidaría... ¿Pero dónde? ¿Dónde...? ¿¡DÓNDE!?

Bajó el brazo que aún se suspendía en el aire y nuevamente golpearon el camarote, pidiéndoles que comenzaran a formar afuera, así comenzaban a ordenarse y daban tiempo a la tripulación a revisar y cerrar camarotes antes de anclar. Apurada en ser obediente, Zalanna se apiñó contra la puerta nada más el tripulante marchó, seguía pensando mientras caminaba con paso medido entre lo veloz y lo relajado.

Pronto se detuvieron detrás de una fila ya formada, recorría lo que restaba del pasillo y salía hasta afuera. No podía definirse cuánto más. La Manakete suponía que serían apenas unos metros, después de todo se necesitaba la cubierta libre para comenzar a desembarcar. Una pareja de marineros avanzaba por los laterales de la fila, dando instrucciones para bajar. Al parecer nada más tocar el suelo se dividirán en cinco filas a formar para ser revisados por la autoridad de Durban antes de ingresar al pueblo. Se masajeó las sienes... ¿Dónde estaba esa daga...?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 13, 2016 1:55 am

Alguien llamó a la puerta y Luka accedió gustoso a las indicaciones que el marinero les dio. La pareja salió de la habitación y subieron las escaleras para llegar a cubierta, allí descubrió con asombro que la cantidad de gente era enorme. Si el barco se hundía bien podría haber cientos de muertes en solo ese navío, le parecía increíble no sólo que continuara a flote, sino también que hubieran podido llegar a salvo. Adelante se veía el puerto de Durban y el hecho de saberse cerca de la costa lo relajó un poco.

Se formaron con Zalanna en una fila que serpenteaba y esperó hasta que el barco pudo atracar. En todo el proceso el joven observó a las familias asustadas, los que contaban las monedas, los que revisaban los papeles y los que preguntaban a compañeros si no se olvidaban nada. Había alivio y suspiros de alegría por ver la costa y saberse a salvo, Lukardia no era una excepción aunque su compañera no parecía estar en la misma sintonía, a decir verdad se encontraba pensante como si hubiera olvidado algo importante. Por un segundo se le cruzó por la cabeza preguntarle si algo ocurría pero se detuvo al decirse que no debía importarle la vida ni los problemas de los demás, eso siempre llevaba a complicaciones innecesarias y, muy seguramente, ella estaba intentando pensar dónde empezar a buscar a esa persona que quería encontrar, Durban no era un sitio pequeño después de todo.

Allí ella. Él tenía su propia cuota de cosas sin resolver.

El barco se detuvo, los marineros dieron las instrucciones necesarias y poco a poco comenzaron a descender al muelle. Ellos estaban un tanto por detrás de la mitad de la fila, por lo que pasaron varios minutos hasta que pudieron descender por el tablón de madera hacia las tablas del muelle y de allí caminar hasta la zona costera, donde las piedras bien acomodadas los recibieron.

Luka quería con toda su alma darle un beso a unas de ellas y declarar que se encontraba en tierra firme pero los llamaron pronto para unirse a una de las cinco filas y no le quedó otra que guiar a Zalanna y formar nuevamente. Por suerte en el barco no había realizado ningún disturbio. Sus pertenencias eran pocas, como la mayoría de las personas presentes, y no tenían como demostrar que gran parte de ellas habían sido robadas por lo que se encontraba seguro y a salvo. A menos que Lucky abriera la boca y lo delatara no tendría problema en pasar el control y acceder a la ciudad y, si lo hacía, había maneras muy tontas de dejarla como una loca que no sabía lo que decía y luego tirarla al mar por su traición.

Aunque, tenía que admitir, esa muchacha no parecía de las que traicionaran, confiaba en... ¡no! ¡no tenía que confiar en nadie! Su guardia volvió a alzarse ante su estupidez.

Tras quince minutos en la fila Luka soltó un bostezo, como si no hubiera estado durmiendo todo el viaje. Se estaba pegando el aburrimiento de su vida allí parado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 29, 2016 9:51 pm

¿Dónde? ¿Dónde? ¿Dónde? Llegó su turno intentando recordar en qué sitio había guardado la daga. Con la mirada perdida extendió los brazos a los lados como le solicitaban los guardias antes de comenzar a palpar sus laterales del cuerpo. Un segundo guardia preguntaba cosas básicas sobre los objetos que portaba mientras comparaba revisando su bolsa. Corroborada la información y lista su revisión le permitieron ir del otro lado, donde se quedó esperando porque quedaba Luka y aún no podía recordar... Aún no...

Frunció el ceño mientras veía cómo lo palpaban. ¡Eso era! Lo había recordado, de golpe, con fuerza, con la sensación de que la obviedad había estado frente a sus narices todo el tiempo. Con la emoción llevada por el impulso bajó la mano al talón. Se había tomado el tiempo de diseñar un bolsillo a lo largo del talón de la bota donde la daga entraba de manera vertical. El ingreso estaba desde arriba y cubierto por la oscuridad de unos centímetros de ventaja quedaba como una apertura de desgaste por el uso y su dureza, al tacto, tranquilamente podía pasar como un refuerzo.

- ¡Luka! -Gritó con la voz llena de emoción sin pensar que ahora se veía como una loca con un arma blanca desenfundada y apuntando a un civil. El cuadro a su alrededor pareció congelarse. El silencio se presentó al instante en un ambiente que segundos antes estaba lleno de murmurllos y charlas bajas pero animadas. Un grito rasgó con fuerza el aire y desató la desesperación entre los civiles. De pronto recordaba la razón de aquel sitio: Sabía cómo eran aquellas revisiones y una daga podía dar problemas. ¿Quién indagaría a fondo en una bota de cuero?

- ¡QUIERE MATARLO! -La voz de una mujer la hizo girar en su dirección.

- ¡N-No! -Una sonrisa nerviosa se pintó en sus labios mientras intentaba defenderse, pero el grito del guardia que anteriormente la había palpado le volvió los ojos al frente cortando su oración y posible coartada.

- ¡SILENCIO! Quédate quieta. -

No, esto es un error. No lo dijo, por mera obediencia. Tuvo la intención de soltar la daga en el suelo para poder retomar la palabra, pero antes de siquiera enviar la orden a su brazo ya tenía a un guardia sobre ella desarmándola con brusquedad e inmovilizándola en el suelo. Su bolsa cayó a un lado y el tirón de su brazo sujetado contra su espalda le robó un quejido. SIntió las piedras raspar el costado de su rostro y un fuerte escozor en la mejilla, mínimo tendría un raspón. Tosió el polvo que se coló a su garganta y parpadeó un par de veces ante las molestias en los ojos.

Guió la mirada hacia Luka, pero un guardia estaba en su lugar apuntándola con el filo de una lanza. En el escándalo oía cómo le preguntaban al bandido si estaba bien, si la conocía y le pedían acompañarlos como testigo del hecho.

- ¡E-Es un e--! -L apunta de un botín se acomodó rápidamente en su boca. Podía sentir el sabor del cuero gastado con tierra y quién supiera que mierda más. Corrió la cara aplastando la nariz contra el sueño, prefería eso a seguir con el sabor asqueroso en la boca. No la habían pateado para callarla pero de alguna manera sentía que aquello era más denigrante y violento que el golpe. Esa calma estúpida con la cual marcar estatus y obligarla a cerrar la boca. No había podido ver el gesto ni la cara del maldito, así que en su imaginación era un cerdo humanoide con ojos cargados en superioridad.

Con un cortante anuncio de que tenía derecho a guardar silencio y que sería llevada ante las fuerzas de Durban para emitir juicio fue alzada desde los brazos para ponerla de pie. Comenzaron a alejarse la multitud. Al menos dos guardias la llevaban mientras otros dos la escoltaban, uno delante y otro detrás. Asumió que lo mismo aplicaba a Luka, mientras el resto del cuerpo militar buscaba volver a instalar el orden y la calma en los refugiados.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 30, 2016 2:40 am

Luka reafirmaría su idea de que juntarse con aquella muchacha había sido una pésima idea cuando, teniendo los brazos extendidos mientras era revisado, ella se acercó corriendo con lo que reconoció que era una de sus dagas en su mano. Abrió los ojos como platos y lo primero que se le vino a la mente fue gritarle un "¿¡pero eres idiota?!" cuando ya se habían lanzado contra ella y el caos se había desatado entre todos los civiles.

Ante su sorpresa y su estupefacción por lo sucedido le preguntaron si estaba bien y él les respondió afirmativamente. Mientras reducían a Zalanna le preguntaron si era conocida suya y soltó una simple segunda vocal alargada como onomatopeya  de indecisión. ¡Aquella era su oportunidad! podía decir que no la conocía, que en realidad esa daga había sido robada en el barco. Podía dejar que se la llevaran en custodia por un intento de asesinato y eso le aseguraría que no la volvería a ver. Saldría ganando de todas maneras y podía recuperar su daga, teniendo como venganza el hecho de haber sido sedado, secuestrado y amarrado. Tenía ganas de saludarla con una ronrisa socarrona mientras se la llevaban

Pero aquellos guardias decidieron darle una patada.

—¡Oye! ¿¡Quién mierda te crees que eres?!

Aquel grito le salió del alma. Por muy idiota e inútil que Zalanna fuera ella nunca lastimó a nadie y no se merecía ese golpe que la dejó en el suelo. Adolorida como estaba se vio por un segundo reflejado en ella, todos esos años en las calles siendo un marginado, teniendo que soportar la muerte de sus padres, el hecho de ser un marcado y un muerto de hambre.

Una segunda patada en su rostro alertó al bandido sabiendo no solo que un golpe así dolía, sino que podía llegar a matar a la muchacha. Corrió hacia ellos y embistió al agresor con todo su cuerpo.
Una maldición y una pregunta salieron de la boca de ese mal nacido y Luka se posicionó entre la muchacha y aquel guardia.

—Ella no hirió a nadie y aún así la atacan de esa manera ¿Y dicen que son soldados? Me he cruzado con perros que tienen mil veces su peso en nobleza ¡Ustedes no son más que ratas con armadura!

Escupió al suelo de manera desafiante mientras transformaba sus manos en puños. La confrontación que había tenido con aquel soldado que apodó Fido había sido mucho más satisfactoria y honorable que aquellos hombres que merecían que se el mar se los tragara.
El enemigo se puso de pie, las personas continuaban en caos sin poder calmarse. Luka dejó su bolsa en el suelo a un lado de Zalanna. Le ordenaron callarse y mantenerse quieto pero él no era de los que respetaban a las autoridades.

—¡Pegarle a una mujer! Bravo muchachos, es por mierdas como ustedes que este mundo es una basura.

Por supuesto aquello superó la diplomacia convirtiéndose en ofensa. El guardia se puso de pie y se lanzó contra Luka pero por supuesto el hijo del zorro era mucho más rápido y logró esquivar su torpe intento de embestida, poniendo su pie como una traba que lo hizo caer. Se dio la vuelta, encarándolo una segunda vez, pero en su ira se olvidó de aquella segunda persona que lo había estado inspeccionando. Lo vio venir por el rabillo del ojo pero reaccionó tarde: una espada enfundada fue usada como un bate y dio de lleno a su cabeza, haciendo que cayera al suelo boca arriba, atontado. Por el golpe la camisa se deslizó por uno de sus hombros.

—¡Es un marcado! ¡Un bastardo!

Alcanzó a oír de uno de los dos guardias. Demonios, la marcha en su pecho había quedado al descubierto. se puso de costado y usó su brazo para impulsarse pero apenas pudo elevarse un poco. Con la respiración agitada, la mente atontada y la vista que parecía no estar funcionando del todo bien notó que un líquido carmesí se deslizaba desde su frente hasta su pera y caía en forma de pequeñas gotas.

En su aturdimiento se preguntó si esa sangre era suya y antes de que pudiera corroborarlo lo redujeron, llevaron sus manos hacia atrás y las esposaron en su espalda. Había sido un idiota, eso le pasaba por meterse en los asuntos de los demás. Esperaba que Zalanna al menos hubiera tenido una pizca de lucidez para usar esa distracción para huir pero lo cierto es que no tenía demasiadas esperanzas.
¿Cuantas veces había reafirmado que nada bueno podía venir de relacionarse con la gente? Y sin embargo seguía cayendo en la misma tentación una y otra vez. En serio no podía culpar a la muchacha de pelo negro, él también era un estúpido.


Última edición por Lukardia el Vie Sep 30, 2016 1:26 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 30, 2016 11:32 am

Oyó el grito de marcado y giró de forma impulsiva.

- ¡Cállate, imbécil! -No supo quién fue, así que sacó el grito a todo pulmón mientras buscaba con la mirada al culpable. Luka... Luka... pensó antes de hallarlo siendo la sangre escurriendo por su rostro. Lo habían golpeado...- ¡Bestias! -Bramó en cólera.- ¡Es inocente, yo le robé! ¡Suéltenlo inme--! -Un golpe en seco la calló al momento. Sintió el sabor a sangre en la boca, tenía herida la mejilla en la cara interna.

Se giró, cegada por el enojo, y escupió al guardia que la había golpeado en la cara. Una cachetada le cruzó la vista hacia el otro lado. Ese escozor sería lo último que recordaría antes de ser envuelta en negro.

Para cuando volvió a abrir los ojos la cabeza en mareo, el oído zumbante y el fuerte dolor en la sien le dieron la pauta de que había sido noqueada. Miró a su alrededor y cayó en la cuenta de que ya no estaba en la calle, ni libre. El olor a humedad, el ambiente viciado, la oscuridad redundante y las cadenas en sus muñecas le dispararon un viejo pánico: estaba en una celda.

- ESCENA EN PUERTOS CONCLUÍDA -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Eliwood el Miér Oct 26, 2016 4:12 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ya que no cumple el mínimo de posts por tema, con 11 posts en lugar de 12, sólo el personaje que realizó sus 6 posts (Zalanna) recibe un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anything you say can and will be held against you [Privado Lukardia]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.