Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El perfecto servidor {Seimei ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El perfecto servidor {Seimei ID}

Mensaje por Seimei el Lun Ago 22, 2016 8:28 pm

Seimei
Laguz - Cat
Look at me for too long, and you might just lose your eyes

Datos
Nombre: Seimei. Es su nombre favorito, recibido de uno de sus primeros amos.

Edad: 44 años. Aparenta alrededor de la mitad, no es un gato que vaya a durar tanto.

Clase: Laguz, Cat.

Especialización: -

Afiliación: Jehanna.

Ocupación: Esclavo, mascota exótica, asistente personal o como gusten llamarle. No se ve al nivel de lo que normalmente se llama "esclavos" y odia ser comparado con ellos, aunque no hay otra palabra para lo que es él.

Personalidad
Pese a su posición social, Seimei es una persona altamente controladora, que se ve a sí mismo como superior respecto a la mayoría de los demás. Es inteligente, es ingenioso, es carismático y lo sabe muy bien. Si bien luce y es un gato de carácter tranquilo, mayoritariamente silencioso, delicado y elegante, establece una distancia entre su lugar junto a quienes él ha elegido, y todo el resto del mundo, sin ver a los demás como más que elementos del entorno. Seimei sonríe, es atento y habla con suavidad, pero jamás tomará en cuenta a otra persona, y definitivamente jamás dejará que se entrometan en sus pensamientos e intenciones.

Para él, sus superiores y él son las más superiores criaturas en el mundo y nadie más es digno. Todo otro ser se le hace burdo, pues tiene una infinidad de motivos para despreciarlos, desde que no tengan suficiente gracia a que no sean suficientemente interesantes para él. Así, su trato hacia los demás seres es tenso, a lo sumo cortés pero soliendo notarse fácilmente la parte despectiva. Sus sonrisas destilan veneno de la forma más descarada cuando así lo desea, al igual que sus palabras pueden ser más tajantes y dañinas que sus garras. No tiene necesidad de poner buena cara ni ser agradable con nadie que no se lo merezca y muy pocos se ven merecedores a sus ojo crítico.

Es minucioso, atento, organizado, un detallista y perfeccionista. Desde que se encuentra en su actual posición en el mundillo de la trata de esclavos, Seimei se ha ido percatando lentamente, a través de los años, de sus propias cualidades y capacidades antes ignoradas, como su habilidad con lo organizativo, su memoria o la rapidez con que aprende en general. Ha pasado a saberse hermoso, a ser vanidoso respecto a su pelaje, a descubrir que es más inteligente que muchas otras criaturas y a comenzar a jactarse de ello desde su lado. No obstante, nada de eso quita que sepa muy bien que debe servir a sus amos y que trabaje muy duro, siendo muy despierto con los números, muy hábil con las manos y capaz de arreglárselas en una infinidad de tareas, como la costura y la cocina, a la vez que entendido en una infinidad de temas, como la calidad textil y la evaluación de materiales. Se tiene un alto nivel de confianza, que es el que él considera apropiado y justo. Esto sumado a su desdeño por los demás le vuelve muy propenso a jugar o burlarse de ellos, tanto como probarlos o intentar servirse de ellos a gusto.

Lamentablemente, algunas nociones de separación y superioridad se han desarrollado con demasiada fuerza en él, quizás con algo de ayuda del estrés de previos dueños, generando en Seimei algunas neurosis graves que ya no puede ni desea corregir. Es en exceso paranoico respecto a todo, viendo complot y traición donde no hay absolutamente nada. Bien dicen que una persona tramposa, piensa que todos los demás le harán trampa también. Sus resentimiento así como sus celos se salen de toda proporción lógica, una vez elegidas las personas que le interesan, deseará controlarlos, conocerlos dentro y fuera y se tornará bastante difícil de manejar. Sus actos no muy agradables y sus dificultades para conectar con los sentimientos de otras personas pueden hacerle peligroso, no hay límite a lo que es capaz de hacer, si lo considera necesidad. Seimei es también quisquilloso respecto a la comida, a veces exigente en su vanidad y muy delicado respecto a su espacio. El contacto físico con los demás le genera repulsión, inclusive tocar lo que otros han tocado le desagrada un poco, regla a la que son excepciones muy pocos, en particular sus hermanos menores en la camada, por compartir su sangre. Le molesta muchísimo comer o dormir frente a los demás, es incapaz de bajar la guardia y le desagradan las imperfecciones físicas, por lo que evita mostrarse en estados "indignos" como esos. Es muy posible que limpie obsesivamente las cosas o a sí mismo.

Historia del personaje
Nació entre una camada de gatos criados en cautiverio, una estirpe depurada para que naciesen precisamente hermosos gatos de angora, con colas frondosas de pelaje largo y sedoso, para ser vendidos o utilizados como esclavos. Él resultó ser de los más destacados de entre su grupo, por su buen físico y su hermoso pelaje, por lo que desde el principio recibió atención extra. Claro, en aquellas épocas no parecía atención positiva ser revisado minuciosamente y con demasiada frecuencia en ambas de sus formas, de hecho repudiaba la rutina de ser tocado y revisado cada dos días, raíz de su futuro problema con el contacto físico. Pero ser llamado "el mejor" sí le gustaba, aunque no estuviese seguro de por qué o para qué lo era. Criado siendo llamado "superior" y "ejemplar perfecto" se metió bajo su piel, comenzó a servirle como una medalla de honor, una seguridad en sí mismo que le hizo altanero. Su nivel de esfuerzo en sus lecciones era altísimo porque le obsesionaba desempeñarse de forma perfecta, para así mantenerse como el mejor. Jamás le había gustado mucho ser mantenido entre tantos otros como él, compartiendo salón común, baño y dormitorio con sus hermanos de camada así como de la camada anterior y la siguiente, mas a medida que pasaba el tiempo y él comenzaba a sentirse merecedor de derechos especiales, más le molestaba vivir de ese modo. El perfecto era él, el más importante era él, quería bastante a sus congéneres pero no estaban a su altura, ser contado entre todos ellos le irritaba.

Pero nada le irritaba más que ser siquiera cuestionado en su puesto de "el mejor". Sin duda que nuevos especímenes nacían cada temporada, algunos de raza pura muy similar a la suya, u otros de camadas anteriores comenzaban a destacar por algún talento o comportamiento. En esos casos, a Seimei le obsesionaba aplastar la competencia en cualquier modo posible. El tiempo que no empleaba aprendiendo los oficios y tareas, educándose y refinando su comportamiento, lo empleaba dándole vueltas a sus enemigos en su cabeza, observándolos, buscándoles fallas y planeando el modo en que todos pudieran verlas. Estaba dispuesto a cualquier cosa, era inteligente y lo sabía, confiaba en que podía salirse con la suya. Nada estaba por encima de él. No faltaron las ocasiones en que se las arreglara para dar el pequeño roce que empujara a un par a accidentarse, o dejase los implementos en mal estado para arruinar el trabajo del siguiente, si ese siguiente era competencia, o se asegurase de que pasaran demasiado tiempo afuera en la época fría y que sus enfermedades fuesen tratadas lo más descuidadamente posible. Su camino a la cima estuvo regado de malas acciones, pero escalar sobre otros le hizo llegar y funcionó para él.

Seimei fue finalmente entregado al amo superior del mercado de esclavos, como era su destino desde que había nacido. Sería la mascota personal del Señor y siempre debería servirle, entrenado para prácticamente cualquier cosa que el amo requiriese de él. Su condición física estaba en el mejor estado en que podía estar, era culto en toda clase de temáticas, sus habilidades eran muchas y su carácter estaba afinado a la gracia y la obediencia silenciosa, por lo que nada sería demasiado. Estando allí, en el lugar que había querido, inclusive aprendió una variedad de oficios nuevos, ya que su amo le permitía ver bastante de cerca su trabajo en administrar las riquezas que poseía y en mover silenciosamente el comercio de esclavos. Le enseñaba cosas de su interés y le permitía hacer bastante cosas que sus anteriores cuidadores no. A través del tiempo, se le permitió conocer sobre asuntos económicos internos, administración, entrenamiento de laguz para distintas finalidades, cacería de especímenes, cómo juzgar el físico, cómo tratarlos, mantenerlos sanos, etc. Cayó naturalmente en el rol de supervisar las tareas de los demás esclavos que ya había por allí, por ser el más cercano a la cima y el más capacitado, y eso le complacía mucho, pero era aún mejor para él la sensación de control sobre los demás que capturaban, y aquellos de los que se despedían al venderlos.

Claramente era su parte favorita del trabajo y ansiaba participar más activamente de ella. Con tiempo fue incluido más cercanamente en el proceso, pues a los laguz capturados les daba un poco más de calma hablar con otro laguz que ser puestos bajo humanos enseguida, además de que la captura era más fácil en primer lugar si era el gato quien hacía el primer acercamiento y los llevaba. Su carácter carismático, fraternal y gentil lo facilitaba. Se volvió el principal deber de Seimei. Un deber que le alejó por largos tiempos del lado del hombre que se suponía que sirviera, pero no importaba, la mentalidad del felino hacía imposible que siquiera cruzara su mente la idea de huir, su lealtad estaba acomodada donde su sentido de superioridad quedaba complacido y él simplemente no sabría vivir de forma independiente aunque lo intentara. Además, gracias a ser fiel a la industria era que podía vivir cómodamente, y no iba a querer perder eso jamás. Inclusive si debía ir lejos, a otros reinos, y actuar como una criatura libre o inclusive como el servidor de alguien más para seguir con su trabajo de buscar buenas capturas, entrenar otros laguz y supervisar ventas, en el fondo seguía siendo todo por aquella dinastía esclavista de Jehanna, y aún más en el fondo, porque a él mismo le agradaba así.

Actualmente, eso es lo que Seimei está haciendo, Viaja todavía con la caravana de esclavos en entrenamiento y otros listos para sus respectivas entregas, supervisándolo todo, a veces separándose para cazar contactos, especímenes o casos particulares por su cuenta. Ya que los caminos son peligrosos y ha aprendido la conveniencia de tener quien lo defienda, ha comenzado a asumir contratos con empleadores ocasionales, amos temporales para él a quienes sirve como si fuera un mayordomo, un contador o una variedad de otras cosas según sirva, mientras sigue desempeñando su labor y manteniendo contacto con Jehanna.

Extras
1. Cuando se transforma, luce como un enorme gato de angora negro de cola especialmente sedosa. La cuida mucho, ya que siempre ha recibido cumplidos al respecto.

2. No tiene empatía hacia los demás seres vivos. Realmente le cuesta abrirse a imaginar los sentimientos de los demás, y con el poco interés que tiene en hacerlo, al final nunca lo hace.

3. No sabe luchar. Se le ha criado para que se comporte como una mascota, no un animal salvaje. Tiene muy buen estado físico, pero simplemente no sabe pelear. Si tiene que hacerlo, lo hará como un cobarde: querrá ser el primero en atacar e irá directo a por la garganta. Puede ser muy rápido y preciso con sus garras, aunque claro, detestará ensuciarlas.

4. Le agrada lo estético, en particular las flores. Nunca dudará en cortar las que quiere.

5. Es un pésimo perdedor, muy resentido inclusive respecto a desacuerdos diminutos.

6. Aunque odia que las demás personas lo toquen, es muy bueno desenvolviéndose en su día a día evitándolo, tanto que pasa desapercibido el hecho de que en todo el día no ha estrechado manos con nadie ni ha estado muy cerca de otra persona. La formalidad lo disimula.

7. Su voz es profunda pero suave, muy agradable y fácil de escuchar por períodos prolongados.

8. Tiene mucho morbo, respecto a demasiadas cosas. Las emociones ajenas a veces se lo causan, como también las situaciones horrendas, el infortunio o el sufrimiento.

9. Le cuesta cambiar de entorno, de horarios o de hábitos. Vestirse muy similar a diario le da un subconsciente sentido de calma, así como cualquier otra cosa que pueda mantener constante y fija.

11. Los demás esclavos le definen como un estereotipo de "hermano mayor", tranquilo, confiable y admirable. Esa es la forma en que le gusta que lo vean, aunque también exigirá respeto.

Procedencia
Nombre original del personaje: Seimei Aoyagi.
Procedencia: Loveless.
Spoiler:


Última edición por Seimei el Lun Oct 10, 2016 1:26 am, editado 1 vez
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [3]
.
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
429


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perfecto servidor {Seimei ID}

Mensaje por Eliwood el Lun Oct 10, 2016 4:26 pm

La ficha y sus actuales modificaciones están aprobadas~
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2937


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.