Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Lun Ago 22, 2016 6:13 am

Cuenta un relato popular de Hoshido que en las orillas de un río, vivía un lagarto muy generoso.
Cuando llegaba la época de las lluvias ayudaba a todos los animales que se encontraban en problemas ante la crecida del rio.

Cruzaba sobre su espalda a los ratones, e incluso a alguna nutritiva mosca a la que se le mojaban las alas impidiéndole volar. Pues su generosidad y nobleza no le permitían aprovecharse de ellas en circunstancias tan desiguales.

También vivía por allí un escorpión, que cierto día le suplicó al lagarto: "Deseo atravesar el río, pero no estoy preparado para nadar. Por favor, hermano reptil, llévame a la otra orilla sobre tu espalda".

El lagarto, que había aprendido mucho durante su larga vida llena de privaciones y desencantos, respondió enseguida: "¿Que te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si estoy cerca de tí, me inyectarás un veneno letal y moriré!"

El escorpión le replicó: "No digas estupideces. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en las aguas y yo, que no sé nadar, perecería ahogado."

El lagarto se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndolo... y finalmente aceptó. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y comenzaron la travesía del río.

Todo iba bien. El lagarto nadaba con soltura a pesar de sostener sobre su espalda al escorpión. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel animal que llevaba sobre su espalda.
Llegaron a mitad del río. Atrás había quedado una orilla. Frente a ellos se divisaba la orilla a la que debían llegar. El lagarto, hábilmente sorteó un remolino...

Fue aquí, y de repente, cuando el escorpión picó al lagarto. El sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:
"¡Lo sabía!. Pero... ¿Por qué lo has hecho?"

El escorpión respondió: "No puedo evitarlo. Es mi naturaleza".
Y juntos desaparecieron en medio del remolino mientras se ahogaban en las profundas aguas del río.

Fragmento del cuento: "El lagarto y el escorpion"

Habían sido unos días muy largos y pesados en Nohr, las campañas, el rescate del joven George y en general los combates lo tenían moral y físicamente agotado. Merecía un descanso, necesitaba un descanso y que mejor lugar para reposar que su tierra natal en Hoshido, regresar a aquel bosque cubierto por el vibrante rosado de los pétalos de cerezo. Aun así, le faltaban varios días más de viaje para poder regresar a su templo perdido en lo alto de la montaña, quizá seria más rápido ir en su forma de dragón pero lo que menos deseaba era provocar pánico innecesario.

Fue por eso que al final opto por detenerse en un pequeño pueblecillo de paso, cubriendo su extremidad escamosa con vendas pues ya estaba más que fastidiado de que le negaran la entrada a los establecimientos gracias a esa mano "deforme".... su viaje le había enseñado muchas cosas y ser discreto era una de ellas aun que le molestara hasta cierto punto tener que esconder su naturaleza hibrida solo para vivir de forma un poco más digna. Estaba planeando ir y reservar alguna habitación de la posada más cercana pero el mercado local estaba abierto ese día así que, pensando que quizá podría encontrar algo interesante para llevarles de regalo a sus amigos de Goldoa, se quedó mirando los puestos con una amplia sonrisa.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Ago 23, 2016 5:37 am

Gaius se masajeaba el cuello cansado, llevaba días sin dormir correctamente en una cama como Naga dictaba, venia corriendo con los preparativos y las negociaciones en Plegia habían tomado más tiempo de lo que le hubiera gustado estar en el negro país y le había retrasado todo su organigrama. Debido a eso, había tenido que hacer el camino hacia el lejano reino de Hoshido lo más rápido posible, pagando caros carruajes que lo transportaban día y noche a los saltos por el empedrado camino.
Ahora  estaba paranoico con el cartel de se busca con su rostro, y estando tan cerca de Norh el reino que lo emitiera, no permitiría que nadie lo viera al rostro al cien por cien, por lo que llevaba un negro pañuelo ceñido sobre la cabeza, cubriendo sus colorados cabellos sabiendo que eso no le daría un aspecto tan sospechoso como andar completamente cubierto. Sumado a que en el cartel no portaba parche, se sentía con la apariencia lo suficientemente cambiada como para levantar la cabeza por la calle principal de aquella poblada ciudad.

Ahora, en pleno mediodía, se encontraba ojeroso saliendo de la versión local a una posada del exótico lugar el ladrón  caminaba entre los locales, abriéndose paso entre la multitud. La información que le habían dado era inexacta, pero precisa en el único punto que le importaba realmente: el cambia formas de blancos cabellos y deforme mano estaba efectivamente en esa ciudad en ese momento, y eso era todo lo que necesitaba el ladrón para poner manos a la obra.
Encontró a un colega en un callejos y pregunto exactamente lo que estaba buscando, teniendo que pagar una pesada bolsa de monedas para que el ensombrecido bribón local le dijera solo unas pocas palabras. “Se lo vio por el mercado” .
Apretó el paso y marcó hacia el mercado apretando el paso lo más que podía pero cuidando de no pecharse con los locales, ya que su idea era caminar deprisa pero sin generar escándalo. Tras unas cuantas zancadas finalmente llegó, peor no logro visualizar a su objetivo tampoco.
Apretó los labios, ese no era el mayor problema tampoco. Todavía no había solucionado como enfrentaría o que le diría no bien lo viera. Que decirle? Como llevarlo hasta el puerto? Como meterlo dentro de la caja?  Gruño por lo bajo mientras seguía buscando entre la multitud al albino que tanto despreciaba y tantos problemas le causaba. Era una plaza grande, con abundantes puestos de comida y tiendas exóticas. El manakete podría estar dentro de cualquiera de ellas, y no tenía tiempo de entrar en una por una, debía pensar en otra cosa, pero no conocía a los locales tanto como para usar a los niños nuevamente, no debía ser algo diferente… Eso era! Debía hacer que él viniera hacia él de alguna forma. Posicionarse o en un comercio que sabía que el peliblanco  visitaría.
Con la idea clara ahora en la mente, caminó con paso firme hasta una puesto al que, por lo poco que conocía al laguz, sabía no podría evitar parar a mirar: un puesto de antigüedades.
Vasijas viejas, algunos cofres con coquetos e intrincados diseños y algunas joyas con claras señales del paso del tiempo, era perfecto. El muchacho era un dragón, y por lo que sabía, un estudioso. Cuando lo habían ingresado en la muerta organización, había sopesado mucho en el interés que tenía en acceder a viejas bibliotecas. E incluso su viejo tutor casi le había presentado la suya personal.
Acordarse de eso hiso  que se le generara un bloque de hielo en el estómago, eran recuerdos lejanos, peor que todavía pesaban en la mente del  bandido.

Sacudió la cabeza para sacar viejos resquemores de su cabeza y se encaminó hacia el puesto. No levantó la vista de la mercancía y no trató de tocar nada para no llamar la atención de su dueño. Él solo se paró allí y esperó, tratando de ver a todo quien se acercaba por el rabillo del ojo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Mar Ago 23, 2016 12:38 pm

- Voy a llevar esta…. Esta y esta. Oh, quizá esta también aun que…. Quizá esta otra….

El joven manakete parecía tener problemas en decidir que tipo de infusión para te debería llevar consigo pues aunque sabia perfectamente cuales eran sus favoritas no estaba seguro de que tipo de te podría gustarle a su amigo alado. Al final opto por una infusión de petalos de cerezo, y otras tantas de sabores mas suaves y dulces. Se detuvo nuevamente en otro puesto, esta vez una pequeña librería donde no parecían tener libros demasiado intelectuales si no que mas bien algunos libros de cuentos y temas un poco mas cotidianos.

- Mhhh… “Recetas de cocina tradicionales para principiantes”?.... Si, este es el indicado, me lo llevo

Expreso alegre  mientras compraba ese libro barato y lo ponía en su bolso de viaje. Penso que un regalo como aquel podría llegar a encantar a su joven amigo, un dragón terrenal de color negro con notorios deseos de ver el mundo mas alla de las montañas que delimitaban Goldoa pues con el podría no solo aprender mas de Hoshido si no que, de así desearlo podría incluso intentar preparar alguno que otro platillo de comida humana marcado en aquellas gastadas paginas. Habiendo comprado aquellas cosas Kija por fin se decidio a tomar un pequeño respiro en una de las famosas casas de te que solo había en ese reino, pequeños puestos de comidas que ofrecían un pequeño descanso a los viajeros con sus dulces de arroz y tazas de te verde para acompañar. El trato de las personas era amable pues dejando de lado su disimulada extremidad fuera de lo común el albino traía puesto su ya acostumbrado traje de sacerdote del culto de Naga y, tomando en cuenta que el mestizo es de buen ver un paseo agradable no parecía ser una meta muy difícil de lograr.

Paso buena parte de la tarde visitando de tienda en tienda, comprando una que otra chuchería mas y pensando seriamente en buscar alguna posada modesta para darse un buen baño y descansar para seguir su camino…. Sin embargo sus planes se vieron notoriamente afectados al pasar por una tienda de antigüedades. Era imposible no detenerse con solo ver ese jarrón antiguo pintado a mano con el antiguo arte de las pinturas hechas a base de piedras, esas tazas de te hechas de arcilla cocida en horno al método antiguo. Como era que lo sabia?, detalles, se sabia de memoria cada una de las características que marcaban las diferencias entre unas antigüedades reales e imitaciones y estas, ohhhh, estas eran mas que legitimas.

Sin perder tiempo Kija empezó a negociar con el tendero acerca de los precios para hacer una compra lo mas justa para ambas partes, sorprendiendo al hombre por su amplio conocimiento pues no era común que un joven con la edad que aparentaba el manakete supiera tanto acerca de antigüedades. Ellos incluso se entuciasmaron comenzando a hablar sobre lo asombrosa que era la alfarería de tal o cual persona y sobre como esos métodos tradicionales estaban siendo dejados de lado… parecían un par de viejos charlando y, por lo menos el tendero si que lo era. El manakete estaba tan inmerso en la conversación que no se molestaba en mirar quien mas estaba alrededor pues al final un día así de perfecto no tenia forma de acabar mal.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Lun Ago 29, 2016 11:09 pm

“El pez mordió el anzuelo” se dijo para sus adentros el ladrón mientras veía a su objetivo pararse a su lado completamente indiferente a él. Distraída y dócil su presa le daba la espalda haciendo que tuviera que contener sus impulsos de saltar sobre su espalda en un traicionero ataque por detrás, peor no, debía contenerse ya que lo necesitaba vivo y coleando. Apretando los labios soltó la empuñadura de su daga y llamó por el hombro de su ex compañero de batallas.

-Valla, valla, valla…. Pero que tenemos aquí?...-

Su rostro no mostraba amabilidad sino todo lo contrario. Fruncía el ceño con una expresión de asco reprimida mientras sus ojos corrían de pies a cabeza al delgado y pálido muchacho, incluso hizo ademan de alejarse unos pocos centímetros de él por desprecio.

-Acaso me estas siguiendo lagartija? Quieren venir por mi segundo ojo?!
Pst! Sabía que los de tu clase no eran muy inteligentes, pero nunca había escuchado que fueran tan especialmente sádicos-


Su papel era interpretado a la perfección ya que el desprecio que sentía hacia el laguz era cien por cien real, pero tenía que controlarse o generaría repudio en su víctima y no era lo que necesitaba en este momento.
Aferrándose a su capa, rebulléndose en ella, miró en todas direcciones antes de seguir, en especial se fijó que el dueño del puesto estuviera ocupado contando su oro como para prestarles atención, entonces continuó su charada.

-Mira… por tus fachas y por lo cargado que vas… supongo que no me estabas buscando, así que no voy a ponerme paranoico con eso. Pero voy a agradecer a Naga que nos hayamos reencontrado ya que por primera vez puedo cobrar por lo que me debes. –


Colocó una mano firmé sobre el hombro del manakete, y extendió la otra enfrente a su rostro.

-Seis mil piezas de oro. Vamos, es un precio razonable por haberme dejado tuerto, no crees?-


Ahora que estaba tranquilo de que nadie les estaba prestando especial atención, se animó a mostrar su clásica media sonrisa al tiempo que acercaba un poco su rostro al del peliblanco. Estaba calmado, estaban en medio de un abarrotado mercado de “buena gente”. Sabía que el corazón blando del muchacho no iba a permitirle cambiar de forma en un lugar así.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Mar Ago 30, 2016 1:44 am

Había comprado un par de chicherías, unas taza de té y una tetera con la cual pretendía sorprender a su querido amigo alado en su reencuentro, el diseño era de aves y plumas pintadas de forma artesanal así que considero que serían de buen gusto para él. Le pego al buen hombre en efectivo pues a estas alturas el realmente no necesitaba mucho dinero pues su estilo de vida era por así decirlo humilde. En lo que estaba contemplando su nuevo juego de té y guardándolo con mucho cuidado en su alforraja de viaje alguien toco su hombro para llamarlo por lo que el hibrido se giró un momento para ver de quien se trataba.

- Ahhh…. eres tu….
Spoiler:

Comento con cierto fastidio sin poder disimular igualmente una mueca de desagrado para con el pelirrojo… siquiera se tomaba la molestia de intentar tratarlo con respeto pues desde su perspectiva alguien que le había causado tantas molestias no lo merecía. Aun así escucho las palabras contrarias con un ligero gesto de desagrado por toda la desfachatez que el otro mostraba… eso quizá habría funcionado en otros tiempos donde estaba confundido y asustado pero después de hablar y convivir con muchas otras personas llego a la conclusión de que ese pelirrojo era el verdadero problema.

- Así que estos son los famosos chantajes de los cuales había oído hablar?, no sé porque no me sorprende uno de ti. Aun así, he escuchado todo lo que tenías que decir y me gustaría dejar las cosas claras  –
Spoiler:

Comento de forma tranquila apartando la mano contraria con un movimiento ligeramente brusco, se notaba serio  pero no hostil pues mantenía su actitud serena en todo momento. No valía la pena disgustarse más de la cuenta, no le debía nada a ese hombre ni tampoco necesitaba cargar con los problemas que acarreaba.

- En primer lugar y después de haber reflexionado un poco llegue a la conclusión de que si yo hubiese sido responsable de tus heridas habrías perdido mucho más que un ojo… la persona que te acompañaba ese día cuando aparentemente perdí el control tenía una cicatriz que abarcaba desde el hombro hasta su media espalda y hablamos que fue un rasguño involuntario. Si lo hubiera atacado intencionalmente con suerte habrías perdido solo la mitad del rostro, claro, hablando de que hubiese fallado mi ataque y solo tuvieras un rasguño.
Spoiler:

Comento mostrando su mano derecha, desenvolviéndola un poco para mostrarle el largo de sus garras aun en esa forma incompleta, una zarpa con el potencial de hacer prácticamente trisas a cualquier desdichado que se atravesara en su camino al estar transformado, después, discretamente volvió a cubrir su brazo con las vendas para no asustar a nadie que estuviese paso.

- Lo que sea que te haya hecho eso debió ser más pequeño que un manakete, tomando en cuenta que en teoría somos los dragones más pequeños en tamaño y también más débiles si hablamos de fuerza bruta en comparación a las otras especies. Ahora, por el mal trago que te hice pasar esa vez creo que quedamos a mano cuando ese emergido te lastimo el brazo y yo cuide de ti hasta que la pelea acabo… si, esa parte la recuerdo bien.


Finalizo esperando con eso desarmar el argumento contrario con el cual pretendía despojarlo de tan absurda cantidad de dinero… aun así no podía evitar sentir algo de pena por el pues a como lo conocía era un humano relativamente débil… además le faltaba un ojo y vivía prácticamente en las calles.

- Dudo que alguien tenga encima tan ridícula cantidad de oro y menos aun cuando acaba de hacer compras… pero si lo que necesita es oro para su sustento puedo darle las 100 piezas de oro que me quedan. Le servirán para un hospedaje decente y comida caliente por un par de días.

Pese a que no le agradaba el hibrido no podía evitar ser amable e intentar ayudar a ese pobre humano tan maltrecho y desesperado que incluso había intentado recurrir a alguien a quien evidentemente odia solo para conseguir dinero… no tenía corazón para dejarlo a su suerte pero tampoco deseaba verse arrastrado por el a más problemas y preocupaciones. Tomo su saquito con las restantes 100 monedas de oro que tenía y se lo extendió con la mano izquierda pues sabia de sobra el repudio que debía tenerle a la derecha.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Ago 30, 2016 5:39 am

Gaius tuvo que forzar a su rostro para mantener fijar la sonrisa en sus labios mientras el manakete le desmantelaba frente a sus ojos su tan bien elaborada e intrincada treta. Así que el  muchacho tenía la cabeza para algo más que criar pelo? Eso si era un novedad para el bribón, quien simuló estornudar para poder voltear el rostro y dibujar la frustración en su rostro. Por Nata como haría ahora? Tan currado que tenía su brillante plan, su treta de antaño, se le caía en pedazos delante de su nariz sin que pudiera hacer nada para evitarlo. Y no es que pudiera retirarse para cranear un nuevo plan. El barco ya estaba pronto, zarparía esa noche, al igual que su cliente quien lo esperaba con el producto en Begnion. No, debía engatuzar de alguna nueva forma al lagarto y pronto, no habría segundas oportunidades.
Volvió la mirada al manakete con su casual y cómplice sonrisa

-Bueno, no puedes culparme por intentarlo. Además… Aunque no fueras tu quien me arrebatara el ojo…. Quien perdió el control y atacó a nuestra dulce hechicera? Mmm?-

Hablaba con el mentón elevado y los brazos extendidos sobre el pecho, tratando de mostrarse lo más soberbio posible, haciendo clara la diferencia de alturas que los separaba en su forma humana.

-Y si… No estaré enojado por mi ojo… Pero ella era mía cuando tu clavaste tus garras en su piel… Como crees que pueda alguien curar una herida así? La cicatriz en mi rostro esd visible, pero la que tu le hiciste a mi alma ese día…. Es mucho más profunda y dolorosa,-


Dejó unos segundos de silencio para que sus palabras atravesaran por completo a su adversario y también para calmar a su propia fiera interior, quien ahora quería volver a propinarle un buen golpe en la nariz al peliblanco. En lugar de eso coló su brazo entre los hombros de la lagartija y lo atrajo hacia si en un gesto cómplice.

-Pero bueno! Eso está e el pasado, no? Esa mujer nos abandonó a ambos y ahora recorre otros caminos con otra compañía …. Pero igualmente creo que merezco una compensación por tal traición, no lo crees? No lo consideras justo? Yo solo llevé la peor parte… Ustedes prácticamente se burlaron de mi-

Mientras hablaba, la mano que sujetaba firmemente al joven por los hombros también lo zarandeada de a momentos. Y la mano libre gesdticulaba enfrente a ambos, hasta que por fin pudo dar con su verdadero objetivo el cual apresó rápidamente de un manotazo.

-Oh! Pero que tenemos aquí… -

Dijo levantando hasta su cabeza la preciada dragonstone que el manakete solía llevar colgando del cuello.

-Una verdadera rareza, en efecto… Jum, yo creo que con esta preciosidad podría pagar perfectamente el daño generado…-

Dijo mientras mantenía la gema bien agarrada, todavía con la cadena tirante del cuello del muchacho.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Mar Ago 30, 2016 6:15 am

- Herida profunda en tu alma?.... habla quien la dejo por otro hombre.... -

Refuto el joven alvino ligeramente más irritado por los comentarios contrarios, más que nada porque algo de razón tenían consigo. Sin embargo hacía rato descubrió que si la había lastimado fue porque la daga del bandido le lastimo la zarpa y ello provoco el reflejo involuntario de cerrarla.... aun así se sentía culpable por haberla atrapado en primer lugar. Por otra parte el recordar que lo había abandonado le cayó como un balde de agua fría, dejándole una sensación extraña en el pecho. Entonces sucedió lo impensable, el bandido tuvo la osadía de poner sus manos sobre la preciada dragonstone que traía siempre al cuello. El cabello de su nuca se le erizo ante las palabras contrarias y una indignación que nunca en su vida había sentido se apodero rápidamente de su ser. Sin saber cómo siquiera Kija soltó un gruñido a modo de advertencia mientras le arrebataba con su mano derecha la piedra aprovechando que aun colgaba de su propio cuello.

- Esto es un ultraje!, no hay manera en la que pueda dejar la reliquia de mi padre en manos tan sucias como las tuyas, como te atreves?!!. Para empezar esta piedra no tiene valor comercial para los humanos así que no te servirá de nada y segunda, por ningún motivo me desprendería de ella, menos enfrente de una alimaña como tú!!. -
Spoiler:

No recordaba cuando fue que había estado tan molesto, se sentía insultado y más aun, por alguna razón que no comprendía sintió miedo en el momento en que pensó por un segundo en que aquel pillo lo despojase de su preciada piedra, no sabía explicarlo, quizá su instinto le advertía del peligro.

- Te quiero fuera de mi vista, no te debo nada ni deseo volver a verte. La única ayuda que podría ofrecerte era mis 100 monedas de oro pero ya veo que lo tuyo va mas allá de mera necesidad. -

El escándalo que hiso el manakete llamo la atención del tendero y de varios clientes lo cual coloreo de rojo las mejillas del albino por haber perdido la compostura en público de aquella manera. Sin decir nada más se dio media vuelta dispuesto a marcharse.

- Que tengas una buena vida Gaius, una vez que regrese a mi hogar en la montaña no tendré que volver a verte la cara en un par de décadas... o siglos, no me importa. -

Ciertamente un humano como el no podría llegar a su templo en la montaña, perdido entre el mar de cerezos. El manakete se dispuso a darse la vuelta para marcharse, sin embargo debía resistir las ganas de transformarse en público para no asustar a la gente... seria mas rápido marcharse volando pero almenas hasta que saliera del pueblo tendría que ir a pie.... y tampoco era muy rápido que digamos.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Ago 30, 2016 7:27 pm

El bandido soltó rápidamente la joya ante el tirón del manakete. Escuchaba los gritos del muchacho pero los recibía con una sonrisa de oreja a oreja. “Así que esa es la piedra que usas para transformarte” Se jactó internamente mientras le muchacho de togas blancas seguía con sus repliques, mas el ladrón lo escuchaba hablar sin escucharlo realmente.
Tras su experiencia trabajando juntos en aquel puesto de avanzada en Norh, el bandido había aprendido que el laguz si o si necesitaba de una extraña piedra para tomar su forma bestial, y ahora que la había identificado, podía fácilmente echarle guante y atrapar en esa forma pequeñita y adorable a su presa. Y tenía que admitirlo, cuando estaba con el ceño fruncido era ligeramente más lindo. Sacudió la cabeza descartando ideas que no deseaba tener con el manakete, aunque después de meditarlo dos segundos, y que el muchacho le diera la espalda, una nueva y brillante idea le surgió.

Saltó sobre su espalda, abrazando con sus brazos al muchacho imposibilitándole levantarlos, pero siempre aparentando con su sonrisa y su bailoteó que no se trataba más que una jugarreta entre amigos.

-Oh! Vamos! No seas así! Como puedes darle la espalda a un viejo compañero!-


Dijo en tono lo suficientemente alto como para que todo a su alrededor los escucharan y prestaran atención. El mercado estaba considerablemente poblado. No lo suficiente como para que el ladrón pudiera darse un festín de bolsillos, pero si como para que el lagartijo amigo tuviera complicaciones para tomar su forma sin lastimar a algún inocente ciudadano.  
Ahora, con el revuelo que estaban causando, Gaius notó con satisfacción como unos cuantos pares de ojos se posaban en ellos y como algunas señoras desde los puestos los miraban y murmuraban entre ellas. “Perfecto! “ pensaba mientras bajaba la cabeza hasta poder murmurar en el oído del manakete.

-Enserio quieres hacerlo difícil, eh? Mira a tu alrededor y mírate a ti… Yo llevo un parche es cierto, pero tus blancas togas y tu color de pelo te hacen todavía más vistoso, no crees? Una descripción muy fácil de que corra en los rumores… Y tu sabes de rumores, tu y yo trabajamos para la misma organización, no es asi?
Ahora.. yo sé muy bien quien es tu nuevo jefe…-


Levantó la mirada para ver si su comportamiento estaba siendo visto como peligroso, pero para su buena fortuna los guardias de la ciudad, si bien los miraban con expresiones de repudio, no hacían ademan en que fueran a interrumpir su escena.
Gaius mantenía su agarré firme sobre el tronco y brazos del joven, haciendo fuerza por empujar con su propio peso sobre él, apretando en cada forcejeo de este, pero manteniendo su infalible llave.

-Crees que si tomas tu forma aquí y ahora no llegará a sus oídos? Eh? Además solo tomar tu forma aquí implicaría lastimara a por lo menos diez personas…. Y mira por ahí! Esos no son niños?
Como crees que reaccione el afamado príncipe Alteano al saber que su fiel  y leal … tu … ataco niños inocentes en las calles de Hosido.
Corrígeme si me equivoco, pero acaso no es la princesa de este país con la que va a contraer matrimonio? Mh?-


Cambio su agarré para mantenerlo apresado y poder empezar a recorrer el pecho del peliblanco con la otra, acariciándole el torso lentamente.

-Estas en deuda conmigo, y yo siempre cobro mis deudas.-


Volvió a susurrar pero esta vez susurrando deprecante detrás de la oreja, comenzando a oler el limpio y perfumado cabello del  muchacho.  Su mano libre seguía bailoteando por todo lo largo de su pecho, haciendo especiales  paradas en los puntos sensibles, si bien se mantenía sobre la ropa, sabia que la fina toga le permitía sentir igual.

-Se me acaba de ocurrir una forma muy interesante de cobrármela… que dices?-

Bajó suavemente hasta su cuello donde le dejó una suave mordida. No una para lastimar, una para que entendiera de que clase de cobranza estaba hablando.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Miér Ago 31, 2016 8:37 am

Quería marcharse de allí lo más rápido posible, dejar al pelirrojo atrás junto con todos los problemas que traía consigo pero parece que no eran las intenciones del otro. Sin esperarlo ni poder evitarlo Gaius le sujeto por la espalda inmovilizándole ambos brazos… una persona normal habría podido zafarse de ese aprisionamiento aparentemente inocente pero Kija no era una persona normal. Los manaketes, a diferencia de los dragones terrenales tenían la peculiaridad de ser mucho más débiles que un humano cuando no estaban transformados y por tanto eran muy vulnerables así que sus débiles forcejeos nada podían hacer para liberarlo. Aquello había sido el colmo, llegando al punto en que no le importaba ya darle un susto a los pueblerinos locales si con ello podía sacarse al bandido de encima… pero aquellas palabras susurradas a su oído le hicieron ver la cruda realidad. Sintió su cuerpo temblar de rabia por primera vez en su vida, rabia e impotencia al saberse en peligro pero no poder defenderse. Poco y nada podrían importarle los rumores, tenía la confianza de poder explicarle la situación al joven exaltado pero lo que no podía permitirse era el lastimar a personas inocentes, y menos aun habiendo niños entre ellos.

La cosa fue a peor cuando sintió esa mano intrusa acariciando su torso provocándole una sensación incomoda pero conocida… no era la primera vez que le hacían algo como eso pero esta vez no tenía la ayuda de su instinto ni flores afrodisiacas para hacérselo placentero. Se sentía frustrado, molesto, vulnerable, deseaba fervientemente transformarse para acabar con todo ese problema pero no… ahora más que nunca necesitaba guardar la compostura y aferrarse a su lado humano.

- Estas usando a personas inocentes y niños como rehenes solo para descargar tu enfermiza ira conmigo?.... Entre tú y yo queda claro quién es el verdadero monstruo.

Hablo el hibrido suspirando pesadamente, recuperando la calma pues en esa situación de nada serbia alterarse. Eso era lo que pretendía el otro, alterarlo, obligarlo a cometer otra barbaridad como la de que fatídico día.

- Has lo que quieras entonces.... no eres el primero que hace este tipo de cosas conmigo de todas maneras, puedo soportarlo. No pienso lastimar a estas personas y seguro tu tampoco disfrutaras tocando un cuerpo que resulta repugnante para ti. -

Comento ahogando un quejido en cuanto la mano contraria toco un punto sensible en su torso, le resultaba desagradable pero intentaba mantener en su rostro un gesto lo más neutral posible, si ese hombre quería desquitarse con el de aquella manera no pensaba darle el gusto.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Miér Sep 07, 2016 5:16 am

A Gaius hasta le dolía sonreír de aquella manera, con la sonrisa firmé de oreja a oreja mientras oía como su mosca dejaba de pelear y se dejaba atrapar por la intrincada telaraña que había tendido a su alrededor. Liberó un poco su agarre mientras su mano seguía danzando sobre su pecho, ahora que el manakete ya se había trabado el anzuelo y aflojado un poco los músculos, podía  dejar los juegos e ir por el elemento primordial de toda aquella treta, así que con un rápido ademan atrapó la dragonstone que le pendía del cuello.

-Me sorprendes al decirme que no es tu primera vez, ya que dudo que alguien en su sano juicio quisiera hacerlo con una sucia lagartija-

Susurró al oído del peliblanco justo antes de tirar del collar y liberarlo de su cuello, empujando de una patada en la espalda, echándoselo arriba a una vieja mujer que transportaba un pesado costal de harina. La casi ciega mujer pego n ligero grito cuando le fue aventado un muchachito encima, mas no sufrió daño relevante alguno.
Cerrando el puño sobre la gema recién adquirida, Gaius reía de dientes apretados.

-Te felicito mi querido estudioso, Hasta ahora nadie había logrado…-

Se mofó mientras guardaba la preciada gema dentro de la seguridad de su peto, en uno de sus miles de bolsillos seguros que allí tenía.

-… que me quiera lavar las manos.-

Giró sobre sus talones y echó a correr por el mercado, tratando de poner la mayor distancia posible entre el manakete y él.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Sáb Sep 10, 2016 3:49 am

Las verdaderas intenciones del bandido se revelaron en cuanto el collar en su cuello fue arrebatado, mas antes siquiera de poder reaccionar fue arrojado con brusquedad hacia una pobre anciana que pasaba por allí. Casi al instante Kija se dispuso a ayudar a la dama a levantarse y hasta se tomó el tiempo para disculparse con ella pues ciertamente el joven mestizo les tenía un respeto muy reverencial a los ancianos que le recordaban a su madre en sus últimos años, hecho eso decidió por fin intentar perseguir al ladrón que portaba su dragonstone. No es que fuese a sacar algo con eso pues el pelirrojo lo superaba con creces en cualquier tipo de actividad física pero se sentía tan frustrado en ese momento que poco le importaba correr como una tortuga atrapada en brea con tal de no dejar que ese pillo se saliera con la suya…. Aun así, era increíble cómo, pese a todo no tenía dificultades para seguirlo.

- A menos que… -
Spoiler:

Racionalizo un poco las cosas mientras se paraba en seco frente al callejón solitario y poco iluminado que iba hacia algún sector de dudosa reputación, sintiendo una extraña sensación de deja vu. Recordó como el traficante de esclavos que prácticamente destrozo con sus colmillos intento llevarlo por un lugar muy similar y, aunque no tenía idea de por qué parecían querer guiarlo a ese lugar sabia para sus adentros que aquella era una pésima idea y más cuando ya no contaba con la protección de su dragontina.

- No caigas en su trampa Kija…. Es solo una dragonstone, puedes comprar otra después. Cualquier cosa que ese chiflado este planeando hacerte en ese lugar no puede ser bueno.
Spoiler:

Se dijo a si mismo recuperando la calma para pensar mas claramente. Lo importante era no empeorar las cosas dejándose llevar por la ira así que el joven hibrido opto por ser prudente y alejarse del lugar a paso cuidadoso, siempre pendiente de que algo no le saliera por la espalda. Le daría esa victoria al humano, Kija no era tan inmaduro como para no aceptar que Gaius se había salido con la suya. De esta manera lanzando un suspiro se dirigió hacia el área publica…. Seguro que no intentaría llevárselo o atacarlo en público pues se había tomado demasiadas molestias para guiarlo a un lugar más solitario, su desventaja anterior ahora se convertiría en su escudo. Fue así que Kija decidió olvidar el asunto e ir a una modesta posada para descansar y reponerse , ya se daría a la tarea de buscar una nueva dragontina el día siguiente, pero de momento estaba agotado. Se dio un agradable baño caliente, ceno en la parte de abajo y finalmente se dispuso a dormir poniéndose aquella bata blanca que usaba de pijama.

- Mañana será otro día….

Murmuro para sí mismo el joven albino mientras se metía en la cama, suspirando para relajarse y comenzar a dormir…. No le costó trabajo, después de todo los manaketes son famosos por tener el sueño pesado, aun así, casi como si su instinto aun estuviese alerta comenzó a despertarse poco a poco por un pequeño ruido que, al estar aún medio dormido no logro identificar de momento.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Vie Sep 16, 2016 11:11 pm

Gaius corrió un par de cuadras siempre mirando sobre su hombro para ver si el peliblanco le seguía los talones, pero después de un rato constató que el muchacho no era tan tonto como su cara decía, pues cuando por fin iba a adentrarse en los callejones ocursos este le dejó de seguir. Charqueó la lengua enojado mientras volvía sobre sus pasos para no perder el rastro de su presa.

Desde un rincón de la plaza vio al muchacho caminar entre la multitud en le momento justo que entraba a una posada, agradeció a la blanca dama que el chico vistiera siempre de forma tan colorida, ya que lo evidenciaba rápidamente en cualquier multitud, haciéndolo un blanco extremadamente fácil, incluso para un bandido tuerto. Mas en su rezo también le imploraba que el medio humano no tuviera en su cuarto algún repuesto de la piedra que tanto le había costado arrebatar.
Apretó los labios y corrió entre la multitud hasta dar con la puerta de la posada y examinar un poco su fachada.
La tarde estaba cayendo sobre ellos, por lo que pronto sería de noche. Si el muchacho era lo suficientemente tonto como para dar su piedra por perdida y echarse a dormir plácidamente, solo tendría que hacerle una visita en un par de horas, por lo que  se coló hasta el callejón al costado de la taberna y acurrucado entre las sombras clavó su ojo muy fijamente a la entrada, asegurándose de que su presa no saliera de paseo nocturno antes de tiempo.

Las horas pasaron y el con frio pero todavía motivado ladrón se frotaba los brazos para darse calor a sí mismo. La noche ya había caído y el lagarto no daba señales de salir de su cuarto, así que qué mejor momento para intentar colarse?
Entró a la posada por la puerta principal y negoció con el cantinero que le alquilara una habitación. Iba a pasar la noche? Por supuesto que no! Solo quería una excusa para que el tabernero le permitiera acceder a la escalera superior sin levantar sospechas.
Era un establecimiento pequeño, con pocos cuartos a disposición de los clientes, por lo que escuchar a través de las paredes o mirar por los ojos de las cerraduras era tarea fácil, aunque no fue hasta la última habitación que Gaius no dio con el peliblanco pacíficamente dormido en su cama.
-Eres mío- murmuró para sí y se apresuraba a sacar sus herramientas y destrababa la precaria cerradura. Aunque su ego y apuro le habían jugado en su contra, ya que en el momento que el ladrón rodó dentro de la habitación, el manakete se removió intranquilo entre sus sabanas, clara señal de que estaba despertando.
Volvió a chasquear la lengua enojado por segunda vez en el día, ya no tenía sentido ser sutil en el tema así que se incorporó y cerró y trancó nuevamente la puerta tras de él.

-Quería hacer esto de la forma fácil….- Dijo mientras se tronaba los nudillos y enfilaba hacia la cama donde estaba todavía tendido su presa.
-Pero parece que tendré que sacarte de la cuidad a patadas. O bueno, no es como si no tuviera ganas de hacerlo tampoco- La sonrisa le dibujaba de oreja a oreja mientras se preparaba para echarse encima del muchacho.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Miér Oct 05, 2016 8:42 am

Kija se comenzó a reincorporar en su cama hasta quedar sentado en esta mirando al intruso con los ojos adormilados y una expresión de sueño en el rostro. Contra todo pronóstico había logrado advertir que alguien entro en su habitación mas desgraciadamente Kija estaba más dormido que despierto en ese momento, quedando en silencio unos segundos sin reaccionar en lo absoluto.
Spoiler:

- Secar...la cualidad... de las patatas?.... um... si... patatas, creo que tengo algunas.... -

Comento con un tono de voz adormilado mientras que se levantaba de forma lenta de su cama y caminaba ligeramente tambaleante hacia su maleta de viaje, sacando algunas patatas de este y regresando con el pelirrojo, extendiéndoselas para que pudiese tomarlas.

- Aquí están *Bostezo* las patatas.... hum.... espero pueda secarlas apropiadamente.... -

Y dicho eso ladeo la cabeza mirando fijamente al hombre tuerto sin siquiera poder reconocerlo pues mal que le pesara su sueño era tan profundo que aun teniendo los ojos abiertos no podía entender lo que estaba pasando a su alrededor. Su pijama estaba un poco floja por lo que era apreciable parte de su hombro y pecho en ese momento, aun que igualmente no parecía siquiera percatarse de ello.

- Ohhh.... pero.... las patatas no se secan solas.... hay que usar.... un mondadientes.... y.... quizá algo de té. Hum, hum.... el te sabe bien con leche. -

Y así fue como el pobre mestizo comenzó a caminar sin rumbo en la habitación casi como si estuviese en transe buscando a saber dios que cosa e ignorando a ratos al ladrón que entro en su habitación. Caminaba unos pasos, se detenía mirando un punto en el vacio unos momentos y luego volvía a moverse hacia otro lado de la habitación, estaba despierto pero a la vez dormido por lo que interpretaba las cosas que sucedían de una forma un tanto mas distorsionada, totalmente ajeno al peligro que corría.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Jue Oct 06, 2016 1:22 am

Gaius, quien ya estaba predispuesto a saltarle encima al muchacho para abofetearlo hasta volver a dormirlo quedo con el espasmo dibujado en el rostro cuando este comenzó a hablar dormido. Levantó la mirada al cielo agradeciendo a la blanca dama  mientras desenganchaba la cuerda que había traído para esta ocasión para el muchacho. Esto iba a ser fácil… demasiado…. Era tan fácil que el bandido se aventuró a ir un paso más allá en su castigo al manakete.

El peliblanco iba y venía por la habitación sin reconocer lo que acontecía a su alrededor y regalándole al tuerto tubérculos, los cuales por supuesto que guardó rápidamente entre sus pertenencias, sabía lo que era pasar hambre, así que nunca desperdiciaba comida.
Se rascó la barbilla pensativo unos instantes, para finalmente decidir qué hacer.
Tomó suavemente por los hombros al manakete y lo guió muy despacio, muy lentamente de nuevo hacia la cama al mismo tiempo que le susurraba en tono calmo

-Señor… no está vestido correctamente para cultivar patatas, arruinará sus prendas… Debe cambiarse de ropas… por aquí, venga conmigo, le pondremos algo adecuado…-

Musitaba mientras comenzaba a desanudar el frente de ese extraño y largo camisón que el medio hombre usaba para dormir. “Tener ropa de viaje y ropa de dormir? Acaso es noble este sub humano?” se preguntaba mientras escurría la suave y blanca tela, dejándolo a piel desnuda y guiándolo para que se acostara nuevamente.

-Eso, mi señor… ahora debe acostarse….-

Con la curda en la mano  la colocó suavemente sobre las piernas del muchacho antes de empezar a subir con ella. No haría fuerza hasta el último minuto, solo lo enroscaría como una serpiente a su víctima, para en el momento clave dar el abrazo final que cortase con la libertad del muchacho. Se relamió los labios, realmente estaba disfrutando esto, quizá demasiado, se desconocía a sí mismo, pero no por ello dejó de hacer danzar la piola por las piernas ajenas.
El próximo objetivo era inmovilizar sus brazos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Lun Oct 10, 2016 7:58 am

Lo que pasaba en ese momento por la cabeza del manakete era un verdadero misterio, incluso para el propio Kija que entre el sueño y la vigilia no tenía idea de que era lo que sucedía, casi como si estuviese en una especie de transe.

- Nhhhh?, la ropa?.... ohhh, si.... claro..... la ropa -

El albino por supuesto no detectaba peligro alguno pues aquel que le hablaba lo hacía de forma tranquila y al no sentir dolor o nada que le alertase los sentidos se mantenía en un estado soñoliento para volver a dormirse en cuanto se le presentase la oportunidad. Por eso mismo el chico de ojos azules no se resistió en lo absoluto a que le desvistieran y se recostó en la cama tranquilamente cerrando los ojos para descansar una vez más.... aun que claro, sin darse cuenta que no tenía ya prenda alguna encima.

- Nghhh.... -

se quejo ligeramente por la incomoda sensación de algo reptando por sus piernas por lo que, frunciendo un poco el sueño dio una fuerte patada para intentar quitarse lo que sea que lo estuviese incomodando, acto seguido volvió a sentarse en la cama mirando a todos lados, ligeramente más alerta que antes.

- Pero... que ha sido eso?.... -

Murmuro frotándose los ojos con su mano izquierda pues al haber golpeado "algo" con el pie desnudo un poco de dolor se hiso presente provocando que el mestizo comenzara a despertarse, ademas por supuesto que aquella sensación de lo que sea que se hubo estado deslizando por sus piernas lo había puesto en sobre aviso de que algo no marchaba bien. Fue por todo eso que Kija comenzó a prestar un poco mas de atención, su mirada ligeramente borrosa se iba volviendo poco a poco mas nítida hasta encontrarse de nuevo con aquella cabellera de un inconfundible color anaranjado.

- Gaius.... Gaius?!!, q-que haces en mi habitación?!!, porque estoy desnudo?..... M-mi túnica, donde esta?? -

El rostro de Kija se torno totalmente colorado mientras intentaba levantarse para poder ponerse prendas encima sin ver que con dicho movimiento solo logro terminar de enredarse las cuerdas en las piernas. El albino no estaba seguro que debía hacer primero, si gritar por ayuda o salir corriendo con la sabana en busca de las autoridades correspondientes, nunca se había enfrentado a una situación como esa y en ningún libro ponía como actuar frente a tales casos.

- A.... AYU....!!!!! -

Mas su grito de auxilio se vio frustrado cuando intento moverse y cayo de cara sobre su almohada pues las cuerdas en sus piernas no le permitieron desplazarse correctamente. El chico forcejeo un poco mas levantando la cabeza y llenando sus pulmones de aire casi como si pretendiera soltar un halito en su forma dragón.... claro, en esta ocasión mas bien tenía planeado gritar por auxilio, mas aun cayendo en cuenta que no podía transformarse.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Oct 11, 2016 12:31 am

No esperaba que el sonámbulo manakete fuera a tener una reacción tan violenta súbitamente, por eso cuando este pegó una coz casi involuntaria, encontró al ladrón mal posicionado sobre la cama sentado muy cerca del borde, por lo que el  impacto lo derribó y lo debó boca arriba en el suelo aturdido por la caída.
Frotándose la nuca se empezó a incorporar, cuando los verdes y perfectamente despabilados ojos del peliblanco se clavaron en él.

-Por Grima, despertó- Dijo con tono cansado mientras escupía al suelo para terminar su maldición. Era su suerte, todo le venía saliendo demasiado bien, algo mal iba a pasar eventualmente.
-bastante duró mi suerte….-


Se incorporó justo en el momento en que  el muchacho intentaba incorporarse solo para caer de fauces contra la cama nuevamente.
Saltó sobre él aplastándolo con todo el peso de su cuerpo y antes que este terminara de llenar sus pulmones con aire, le jaó de la nuca para atrás con una mano al tiempo que le metía la propia sabana de la cama en la boca, llenándosela con la prenda lo más que podía y manteniéndola ahí de un manotazo.

-Nonononono…. Vamos a estar bien calladitos hoy….
Gs! Debiste seguir durmiendo muchacho… hubiera sido todo tan mucho más fácil si simplemente te hubieras quedado dormido…. Pero bueno, trabajemos así de ahora en más.-


Sentía el forcejeo del chico debajo de él y le costaba mantenerlo en su sitio, su prioridad era mantenerle la boca tapada, por lo que ahora empleaba ambas manos en ello.

-Vamos cálmate un poco… Si te duermes de nuevo ahora te prometo que todo será más fácil… hasta quizá te deje una manta para el largo viaje en barco! Veras… tu nuevo amo no vive en este continente siquiera… peor pagó bien dinero para que te lleve hasta él y tengo una imagen que respetar.
Así que qué dices si dejas estas tontas ideas sobre libertad de lado y te rindes de una vez?-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Mar Oct 11, 2016 8:50 am

Antes de que pudiese intentar pedir ayuda nuevamente el otro se apresuro a echársele encima, amordazándolo con sus propias sabanas y ahogando el grito que el joven mestizo pretendía lanzar. Aun así, no pudo evitar quedarse helado en cuanto escucho las palabras del pelirrojo mientras sentía como una gota de sudor frio resbalaba por su cien y sus grandes ojos azules se abrían completamente. Había escuchado bien?, planeaba venderlo como esclavo?.... eso parecía y por mas pacifico que fuese por naturaleza había una línea que no pretendía dejarle pasar; aun tenía muchos sitios a los que viajar, debía regresar a la alianza laguz para entregarles obsequios al joven príncipe de Goldoa y a su amigo garza, le habría prometido a Jaffar llevarle unas cuantas galletas también.

Sin pensárselo mucho Kija comenzó a forcejear todo lo que sus escasas fuerzas se lo permitían mientras sus gritos desesperados eran ahogados por la sabana en su boca.... ahora entendía bien porque el otro le había despojado de su dragonstone; estaba indefenso y vulnerable ante ese humano mas se negaba a darse por vencido, no renunciaría a su libertad sin dar por lo menos pelea. Fue por eso que, en contra de todos sus principios Kija se volteo hacia el borde de la cama, aprovechando al mismo tiempo para clavar su zarpa blanca en un costado del ladrón y después retirarla de un tirón con intenciones de dejarle un arañazo con el cual pretendía hacerle ver a ese truhán que no estaba del todo indefenso.... quizá sus garras no eran tan grandes ni largas para lastimar mortalmente a alguien pero sí que podía dejar arañazos profundos y dolorosos pues sus garras estaban igualmente afiladas.

De esta manera ambos cayeron al suelo gracias al giro que dio el manakete para tirarse al ladrón de encima, escupiendo las sabanas que tenía en la boca momentos antes sin poder evitar toser y respirar agitado por la falta de aire que eso le había provocado. Aun así, sin pretender perder tiempo Kija forcejeo un poco más para intentar salarse las piernas, pateando una pequeña mesilla para tirarle al ladrón el jarrón con agua que había en ella y de paso hacer el mayor escándalo posible para llamar la atención del posadero.

- Si te marchas ahora mismo no iré a denunciarte con las autoridades. Aun no es tarde Gaius, puedes dar marcha atrás a esta locura!!!... Por favor, no me obligues a lastimarte mas. -

Aun en esa situación Kija no podía evitar recurrir al dialogo para persuadir a su enemigo de que desistiera, ya lo había lastimado suficiente según su criterio y lo que menos deseaba era alimentar en su interior aquella conducta violenta que lo hacía perder el control al transformarse..... muy dentro de sí, igualmente deseaba pensar que Gaius no era tan malo como parecía, que entraría en razón y se marcharía o que simplemente todo aquello era una broma de muy mal gusto, ingenuo el que aun cuando era más que evidente que el otro le odiaba irracionalmente tenía esperanzas en que pudieran arreglar las cosas.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Miér Nov 02, 2016 3:05 am

-Veo que quieres peleaaaa….-
Gaius no llegó a terminar la frase, ya que en ese momento un zarpazo le zanjaba su preciado costado, obligándolo a caer de costado aferrándose con fuerzas.

-AH! Maldito sub humano! Me las pagarás!-
Dijo mientras comenzaba a levantarse, todavía agarrándose su costado sangrante y enfilando hacia el muchacho.
-Ja! Retroceder? Crees que se puede retroceder cuando se hace un negocio así? Enserio crees que hay forma en que salgas de esta habitación sin cuerdas alrededor de tu cuerpo? –

Estaba tentado a reír abiertamente pero el dolor que sentía en el costado se lo hacía terriblemente difícil.

-Además… que vas a hacer? Llamar al posadero? Es media noche querido muchacho, a esta hora debe estar trabajando a tres manos  en la barra de la posada. Tiene suerte si escucha los pedidos de sus clientes.-

Ya incorporado siguió avanzando hacia el peliblanco el cual forcejeaba con sus ataduras en las piernas para liberarse.
-Y cuál es tu otro gran plan? Perder los estribos y convertirte en esa horrorosa bestia tuya?  Anda! Quiero verte intentarlo!-

Saltó encima del manakete y forcejeó desde el suelo con él, sin ejercer mucha fuerza, ya que no quería dañarlo de forma visible, solo buscando llegar a hacerle una llave que le permitiera inmovilizarle esa peligrosa guarra suya.

-Quiero ver cómo te transformas sin tu preciada piedrita, anda!
Si es que puedes transformarte y no matar a todos en este pueblo! Vamos! Quiero verte! Muéstrales a todos tu forma de monstruo y deja de aparentar ser un ser amable  y servicial!
Solo con tomar esa forma de lagartija solamente ya estarías matando a todos los que están cenando abajo, así que vamos!!! Hagamos un genocidio en pleno Hoshido!-


Respirando agitado seguía dando su discurso fatalista, buscando que el manakete se distrajera o bajara la guardia, forcejeando constantemente contra la garra deforme de este, y apretándose el costado para evitar que la herida siguiera dejando correr su esencia.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Kija el Miér Nov 02, 2016 11:37 am

De un momento a otro ya estaba siendo sometido nuevamente por el pelirrojo, esta vez inmovilizando su zarpa para evitar volver a ser atacado. No iba a negarlo, estaba aterrado y el intentar forcejear con todas sus fuerzas sin lograr liberarse solo lo llenaba de un sentimiento de frustración e impotencia que nunca había experimentado antes.

- No tienes por qué hacerlo!!!, no te he hecho nada!!!!, que es lo que se supone que te debo?, que falta podría haber cometido para que me hagas esto? -

No lo entendía, deseaba entenderlo... necesitaba entenderlo. No recordaba haber cometido falta tan grave que ameritase el ser vendido como esclavo, de hecho, nada lo ameritaba. El dinero podría ser una razón quizá pero no lo hacía menos aceptable o soportable.... hablaba de su forma manakete como si fuese algo horrendo y quizá aquello lo lastimaba más que el firme agarre con el que el pelirrojo lo mantenía sometido.

- Yo.... nunca quise.... lastimar a nadie.... -

Cerro sus ojos con fuerza y se mordió el labio inferior pues sentía como las lagrimas comenzaban a escaparse de sus ojos para recorrer sus pálidas mejillas. Estaba desesperado, exhausto y asustado.... no había nadie allí que pudiera socorrerlo. Por un momento incluso llego a cuestionarse si había valido la pena abandonar Goldoa, por que había salvado la vida del pelirrojo de aquel emergido esa vez. Se sentía desconsolado pero no había nada más que pudiera hacer pues su zarpa era la única arma con la que contaba y estaba actualmente inmovilizada y aun que no deseaba darle gusto al ladrón sus lagrimas no paraban de caer en forma de gotas cristalinas. Su resistencia ya no daba para más así que finalmente dejo de forcejear, respirando agitadamente tanto por el llanto como por todo el esfuerzo que había hecho en el forcejeo. Su cuerpo era delgado y sus músculos estaban muy tenuemente marcados resaltando en su espalda una vieja cicatriz que le recorría la espalda de lado a lado cuya forma recordaba a un zarpazo de una criatura muy grande.

- Si haces esto no habrá marcha atrás Gaius.... por favor.... libérame ahora que aun soy capaz de perdonarte. -

Relajo su cuerpo soltando un suspiro, no iba a pelear mas, no podía pelear mas. Era más que un hecho que no lograría hacer entrar en razón a ese humano en particular, podría incluso afirmar que carecía de la cordura suficiente como para poder empalizar con la situación. Gaius le odiaba, era un hecho más resultaba frustrante el no saber exactamente por qué ni la razón por la cual había decidido descargar todo su odio en el.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5454


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Gaius el Vie Nov 04, 2016 11:30 pm

“Si! Cierra la boca y ríndete de una vez lagartija!” Pensaba para sus adentros el bribón mientras sentía como el muchacho cedía debajo de él y comenzaba a tomar una actitud más sumisa.

-Bien! Bien! Esa es la actitud correcta que debes tomar en tu nueva vida como esclavo.
Recuerda siempre bajar la cabeza y hacer lo que se te ordena. Ves? Hasta te sale natural! Naciste para esto chico.-


Aprovechando que su presa ya no forcejeaba tanto  terminó de ajustar las cuerdas en sus pies y comenzó a atar sus brazos, como una buena cocinera prepara un matambre relleno para entrar al horno en las fiestas.
Mientras lo ataba vio como las cristalinas lagrimas empezaban a correr por las mejillas del peliblanco, y apenas pudo contenerse de reírse a carcajadas. Lo había logrado, había derrotado a la temible y fiera lagartija! Le había ganado! Sentía como el pecho se le inflaba de orgullo, quería bajar a la posada y mostrarle esas lagrimas a todo el mundo, y que todos supieran que él solito había sido capaz de hacer llorar a un dragón!
Pero no, tenía que dejar su ego aparte en este punto, si bien quería que fueran otros los rumores que corrieran sobre él y no ese terrible rumor sobre que había perdido a su amigo, ser conocido como el hombre que esclavizó a uno de los aliados de Altea solo le iba a ganar tener un nuevo cartel con su cara en él.
Respiró hondo y controlo sus propias emociones mientras terminaba de anudar las cuerdas en la espalda del peliblanco y con unos retazos de sabana improvisó una mordaza t venda. Era un viaje corto hasta el puerto, pero viajaría más tranquilo si su presa no veía exactamente qué tan alta estaba la cornisa por la que iban a caminar.

-Si-si tu solo eres una víctima. Bla bla bla. Mira la cosa es muy simple. A mí me agrada el oro, pero tu no. Listo! Misterio revelado!-

Tapó la nariz del muchacho para que abriera la boca y rápidamente le colocó una improvisada mordaza, que solo consistía en un montón de tela arrugada dentro de la boca del muchacho, la cual afirmó atando una tira más fina alrededor de su cabeza.
Para acto seguido hacer lo mismo con sus ojos.

-Shhh…. Shhhh…. Calma, calma va a ser un viaje corto hasta el puerto, peor todo va a estar bien. No vas a morir, nadie te va a lastimar. Si eres obediente y bien portado como hasta ahora no debería ser muy diferente, no? Piensa que solo has cambiado de jefe! Un lagarto tan viejo como tú de seguro ha tenido varios jefes en su vida, no? . –

Una vez que el paquete estuvo pronto para ser transportado recorrió la habitación guardando en sus propios fardos todas las pertenencias del sub humano. Libros, plumas, incluso la ropa del muchacho. Conservaría todo y se lo quedaría para sí, estaba seguro que le darían un buen precio por toda esa basura en algún mercado de pulgas.

-Bueno ahora voy a subirte a mi hombro y juntos nos iremos por la puerta. Sentirás algunos saltos y tropezones, pero no te preocupes, es solo para evitar llamar innecesariamente la atención. Tu quédate quitecito ya que si pataleas mucho solo conseguirás caer al piso y lastimarte tú mismo… y no hay necesidad de estropear la mercadería, verdad?
Bueno, pongámonos en marcha!-


Se colgó al muchacho sobre el hombro y con todo dispuesto abrió la ventana. Si, le había mentido al muchacho, pero era solo para que no pataleara al saber que estarían correteando por los techos. Agradeció a Naga por hacer a los dragones tan livianos en su forma humana, y comenzó camino hacia los muelles.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lagarto y el escorpion [Entrenamiento][Priv. Gaius]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.