Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El viaje de luto [Fladhback [Priv. Joshua Jehanna]]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El viaje de luto [Fladhback [Priv. Joshua Jehanna]]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 20, 2016 5:03 pm

Ya pasaron unos meses desde la muerte del padre de Eucliff, y aunque el dolor de la perdida aun se siente entre ambos familiares restantes, se mantiene firmes y estables. Sin embargo, Euclif sabe que su madre no le queda mucho tiempo, come poco, la depresión la arrasa y no se ve tan bien como se veía antes. Por lo que trata de mantenerla animada, pero tal parece que son los mismos viajes lo que la ponen en ese estado, pues estuvo toda su vida viajando desde que conoció a Baltross, su esposo y padre de Eucliff. Ademas de que en su hijo ve el vivo rostro de marido muerto cuando era mas joven.

Pero tal vez sea el amor de madre que la lleva a acompañar a su hijo, por mas dolor que le provoque el estar cerca de el incluso. También ha de ser por eso que no dice nada sobre querer dejar los viajes, pues ella sabe que a Eucliff le gusta viajar, pues tiene el mismo espíritu que su padre, aun por mas peligroso que se haya puesto. Pero por mas que ella trate de disimularlo, su hijo se da cuenta, no fue entrenado en el arte de analizar personas para que su madre pueda engañarlo. Sin embargo el tampoco dice nada de eso, no le dice que sabe lo que siente y piensa que el no sabe, los dos callan la verdadera situación, tratando de no pensar en la muerte de Baltross.

Sin embargo, cuando están a tan solo un par de semanas mas del puerto al que se dirigen, y cerca de un pueblo, se ven rodeados. Un grupo de bandidos los tienen ya acorralados, Eucliff agarra un palo del suelo y se pone frente a su madre, son solo 4 bandidos, pero para Eucliff son como 8 mas o menos, tal vez mas. El sabe que no puede hacer nada, es mas, reza a cuanto dios se le cruza por la mente para pedir ayuda, pide mentalmente que alguien los salve. Mientras se hace el duro con un palo en sus manos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de luto [Fladhback [Priv. Joshua Jehanna]]

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 24, 2016 12:40 am

Joshua aún era solo un mercenario despreocupado, pocas veces se le pasaba por la mente su antigua vida como príncipe y muchas menos pensaba como le estaría yendo a su madre, sabía lo responsable, amable y cálida que era con las personas. Se preguntaba a veces que era lo que había sacado de ella... quizá todavía no era hora de mostrar ese lado "tierno" que tenía dentro, no en este mundo y este tiempo, donde lo menos que debías mostrar era debilidad ante los demás, aún si ese momento no llegara jamás.

Despertó por la mañana cubierto con una especie de manta, con un horrible olor y algo húmeda << No me volveré a embriagar... no sé ni siquiera dónde estoy ahora y parece que la cabeza me va a explotar... >> pensaba. Pocas veces, como esta, el alcohol le ganaba, la noche anterior bebió en una cantina cerca de un puerto, en Magvel, hasta que sin querer derramó su tarro de cerveza sobre un hombre, el cual tenía dos amigos por lo menos el doble de grandes que él y pues... no recordaba lo que pasó después, pero sentían un gran dolor en el estómago y en la espalda. Había llegado a una extraña región, sin saberlo, estaba en una especie de puerto, en Akaneia. Bajó y dejó la manta como la encontró, el día se sentía maravilloso << Será por >> pensó, pocas veces había visitado pueblos costeros donde el clima era agradable, acostumbrado a unas pocos pastizales y a desiertos con calor a veces insoportable para los viajeros que no sabía en que se metían. Pasear por la costa era como un juego, un clima estable, ni frío ni demasiado caluroso.

Lo que si le disgustaba era la comida, en los puertos pocos restaurantes vendían comida "normal" para la región que estaba acostumbrado, además del hecho que pocas veces consumía comida proveniente del mar, por obvias razones. Pasó por lo menos una hora paseándose por la costa, la brisa del mar era agradable, pero su estómago ya le estaba advirtiendo que necesitaba de algún alimento. Luego de ponerse las botas, se dirigió a una carroza ubicada a la salida del pueblo, aún le quedaba algo de dinero del día anterior, aunque no estaba seguro si los precios variarían a los de su región. Unos viajeros accedieron a dejarlo en el siguiente pueblo, eran algo graciosos y amables, así que de alguna forma, le aligeraron el viaje (de alrededor de dos días con algunas paradas).

Así estuvo vagando el Espadachín por el continente inexplorado algunas semanas, pese a que la falta de dinero se hizo presente, fácilmente consiguió algunos trabajos alardeando mientras viajaba o en las cantinas a las que visitaba, tarde o temprano se le acercaban personas, que aunque no ofrecían lo que normalmente cobraría, le daban lo suficiente para subsistir. Como había vivido solo desde hacía varios años no se preocupó de conseguir algún cuarto en un motel, como los viajes entre pueblo y pueblo eran muy largos, se quedaba dormido en la carroza en la cual viajaba, pagando solo un poco más por el viaje, cuando no podía hacer esto usaba lo que había aprendido en estos años, se adentraba en alguna casa que pareciera deshabitada o dormía en los anexos con los que contaban algunas, por ejemplo un granero o un establo, aunque en algunos lugares las cerraduras impedían el paso, habían otras que no contaban con una, ya eso lo decidía su suerte.

Habían pasado algunas semanas desde que había llegado a aquella región, si bien no le disgustaba el lugar, sentía algo de nostalgia, ya tenía en mente volver a casa, quizá empezaría a volver por donde vino en algunos días, la diversión ya había acabado. Bajó del transporte, luego de despedirse de unos viajeros a los cuales había acompañado por algunos días y hacer que aceptaran su dinero, o al menos la mitad de lo que les ofrecía << Demasiado amables >> se dedicó a caminar por el pueblo al que había llegado. No tenía muchas expectativas de lo que podría encontrar allí, ni un buen restaurante o un gran motel para pasar la noche, los pocos días que llevaba conociendo este continente (sí, no había escuchado de nadie el nombre del continente, lo cual realmente no le importaba) le habían servido para darse cuenta que mientras más pequeño pareciera el pueblo, menos lugares importantes encontraría allí. Regresó a la entrada del pueblo y se sentó bajo la sombra de una casa, pensó en el porqué se había quedado allí... fácilmente podía haberse ido en el mismo barco en el cual lo trajo, pero al parecer la culpa lo detuvo, los pensamientos sobre su madre, los cuales había decidido enterrar, de alguna forma volvieron ese día, en su primer viaje en barco... ¿los nuevos aires quizá le habían afectado?, no tenía idea, pero lo hacía sentirse muy mal. Un golpe en el brazo lo "despertó", aunque duró pocos segundos para levantar la cabeza. Unos cuatro se veían a lo lejos, a paso agitado, cuatro hombres, uno se le hacía familiar... pero no supo que era hasta que empezó a buscar su sombrero, el cual no estaba a su alrededor, volteó la vista nuevamente a aquellos hombres y aunque ya no se les alcanzaba a ver muy bien, pudo distinguir que uno llevaba puesto su tan preciado sombrero. Se levantó muy molesto, aunque sintió un mareo momentáneo decidió ignorarlo y correr hacia ellos.

Sentado en aquél lugar, aquellos hombres parecían estar un poco más cerca, pero ya cuando empezó a perseguirlos se pudo dar cuenta de lo equivocado que estaba. No alcanzó su paso hasta después de diez minutos, debía admitir que le faltaba algo de condición... además había estado bebiendo casi todos los días desde que había llegado allí, así que sentía un malestar en su cabeza y estómago. En medio del camino el hombre que tenía su sombrero y el tipo a su lado, se escabulleron unos cuantos metros adelante, mientras que los otros dos se escondían en el árbol más cercano que encontraron. A Joshua aún le faltaba para alcanzarlos así que apretó el paso, en pocos segundos serían suyos... estaba apretando fuertemente el mango de su espada, no podía contener su rabia, pero entonces sucedió algo que no hubiera imaginado nunca que pasaría en ese momento. Dos personas que el Espadachín apenas lograba ver, se acercaron al camino, los dos sujetos que se habían escondido más adelante, se encontraban ya atrás de ellos, caminando muy sigilosamente, y los otros dos ya habían salido para evitar que escaparan, estaban rodeados.

...:
Siento haber tardado tanto, espero que no vuelva a pasar, pero tu decides al final que hacer. Por otra parte siento si no aporté demasiado a la historia, por ahora solo quería encontrar una razón por la cual Joshua entraría en combate (y está enojado, huye (?))

P.D. Creo que ya, de cualquier forma si te sigue molestando algo lo cambio ^^
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.