Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Ago 08, 2016 1:53 pm

Caminaba por los pasillos del castillo.Sus pasos algo mas apresurados de lo habitual mas sin llegar a tener prisa.No tenia prisa realmente,pero estaba inquieto,nervioso,y no era capaz de ir mas despacio. Como si de aquella manera los nervios desaparecieran,como si apretando el báculo en su mano derecha se calmase. En parte ayudaba,pero sus manos seguían sudando mas de lo debido.

Se sentía tan tonto,el ser atacado por los nervios a esas alturas, sin motivo aparente.Mas si que tenia un motivo. Iba a ver a Sorey,a buscarle al menos. Por primera vez desde que se habían vuelto a encontrar era el quien acudía al otro,no con temor ante su presencia si no con nerviosismo ante el encuentro. Porque había pasado todo tan rápido... y una parte de el aun dudaba de si lo acontecido el día anterior había sido real o solo un juego de su mente. El castaño... lo recordaba... se había acordado de el... Y aun no se lo creía,no cuando días antes no sabia siquiera cual era su nombre. Parecía todo irreal,un sueño demasiado bonito. Pero sabia que era cierto. Las caricias y besos repartidos ,la calidez de los mismos,era lo que le hacia sentir que todo era real.

Entonces porque estaba tan nervioso? Por ser la primera vez que lo veía después de que lo recordase? Por los acontecimientos del día anterior donde el había estado apunto de morir si el pastor no le hubiera salvado mientras que el mismo había resultado herido? No entendía el porque... solo sabia que nervioso o no deseaba verle.

Se detuvo unos instante al llegar al patio interior.Se dio un vistazo rápido para ver si era necesario que se acomodase las ropas,mas no lo era. Habia tenido que volver a cambiarse de prendas pues las que le habían prestado habían quedado cubiertas de sangre una vez mas,por suerte su señora se había asegurado de pedir un par de conjuntos para el... todos femeninos por desgracia. Pero si lo pensaba bien,si reflexionaba sobre su situación ,ahora mismo esas vestimentas eran las mas convenientes. Porque si el día anterior aquellos dos soldados les hubiesen descubierto besándose sabiendo que ambos eran hombres... no quería pensar en ello a pesar de que debía hacerlo,de que era importante. Pero en esos instantes solo quería darle las gracias a Lyndis,pues sin pretenderlo le había ayudado.

Comenzó a atravesar el patio,rumbo a la zona donde estaban los cuarteles,alzando la mirada a las alamedas para ver si Mikleo entraba en su campo de visión. Al clérigo no le habían dejado ayudar con las pocas tareas con las que había estado ayudando los días anteriores,le habían dado el día libre para que descansase .Por ello no podía evitar pensar si el castaño también tendría el día libre,dudando mucho de ello pues era su labor y dada la situación actual no seria tan fácil para un soldado el descansar. Y aun así,aun sabiéndolo,no podía evitar sentir cierta esperanza,de que el otro fuese perdonado por un día y poder estar a su lado aunque fuese solo por unas horas... era en parte un deseo,en parte una necesidad

Termino de atravesar el patio,recorrer el camino a hacia el cuartel que sabia servia como punto de reunión para los soldados del castillo. Lo mas fácil no sabiendo exactamente donde buscarlo era comenzar por dicho lugar,preguntar por el.

El sonido,la mezcla de voces animadas,serias y roncas que contrastaban la una con la otra era audible aun antes de llegar a la entrada del lugar.Demostrando la vida que había en el interior del mismo. La puerta estaba abierta,se asomo por ella en busca de la cabellera castaña pero no la vio entre los cascos y los cuerpos uniformados. Mientras buscaba con la mirada se sintió observado,no era su lugar y a pesar de que no había echo ruido y cada quien estaba a sus propios asuntos aun así si presencia destacaba y varios pares de ojos se habían clavado en el con gesto interrogante. Sonrió con suavidad,el nerviosismo siendo parte de el mismo desde la mañana. Aun así la voz salio suave y calmada

-Sabéis donde puedo encontrar a Sorey?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de luz [2]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 09, 2016 11:44 am

Sorey había tenido, desde el momento en el que volvió al castillo el día anterior, mucho trabajo. No solo tuvo que escoltar después partidas de civiles hacia otros sitios más seguros que su villa destrozada, sino que también tuvo que realizar reportes a sus superiores de qué era lo que había pasado, lo que había visto y lo que había hecho. También tuvo que ocuparse de Mikleo, pues segura alterado después del inminente ataque del arquero que casi daña gravemente a su amigo, y tras eso, también tuvo que ver a los sanadores del ejército para que le confirmasen que su hombro estaba bien aparentemente, y que lo estaría del todo si no lo forzaba demasiado en las semanas siguientes. Tal como había dicho Luz.

Y ahora que pensaba en él, le había prometido que los buscaría en el castillo, pero con tantas cosas le había sido imposible. Y el castaño no era de esos que abandonaba sus responsabilidades por algo personal, aunque tuviese muchas ganas de buscar al albino… Había prometido compensarle todo aquello, pero todavía no había encontrado el momento justo. ¿Estaría Luz ocupado? ¿Seguiría asistiendo a la mujer de Sacae, invitada de su señor? No sabía que tipo de trato se llevaba con ella, pero aunque no pensaba que fuese nada raro si que sentía curiosidad. Recordaba algo del clérigo mencionando que se iba a ir con ella… ¿Esa era la nueva misión que había comentado que ahora tenía? Sorey no estaba realmente preocupado, en realidad, pero si que pensaba que quería hablarlo con el otro y escuchar sus pensamientos de ello directamente suyos. Y esta vez, aunque aún seguía pareciendo complicado lo de mantenerse juntos, Sorey no estaba dispuesto a darse por vencido tan fácilmente.

Había madurado y había visto mundo, no todo se reducía a la distancia o al tiempo, porque aunque costase, ahora sabía cono luchar por las cosas que quería.

Con las decisiones tomadas de los superiores sobre como proceder a partir de ese momento, sin tener nuevas noticias de otros asaltos, decidieron que se tomasen unas horas libres antes de volver a sus entrenamientos y recados, pues los soldados escaseaban en Pherae y nunca estaba demás estar listo para defender su tierra y hogar.
El jinete quería haber buscado al otro, pero los compañeros que el día anterior habían peleado con él lo habían pillado desprevenido y lo habían acabado arrastrando hacia el cuartel, donde gran parte de los hombres que estaban reclutados allí se reunían para tomar descansos y conversar con sus compañeros. La camaradería y el compañerismo eran claves importantes en un ejército sobre el campo de batalla, pues todos ahí alguna que otra vez iban a cubrirle las espaldas a uno.

Por eso, Sorey no había podido decir que no (Sorey casi nunca sabía decir que no, da igual lo que fuese en realidad), y había aceptado en quedarse hablando con ellos. Pero al parecer, la charla se había convertido en preguntas, y a las preguntas se habían unidos un par de personas más… y de algún modo, que no sabía cómo exactamente, había acabado hablando de “cómo había conseguido ganarse el afecto de la bonita clériga invitada de Lord Eliwood”

¿Por dónde empezaba a decir que en realidad era un chico y era su mejor amigo de hacía muchos años atrás…? Por no mencionar que no era algo que había ocurrido espontáneamente, ellos ya habían tenido una relación estable antes.

Ya habías hablado otras veces con ella, ¿Verdad? ¿Cómo se llama? —Una de los allí presentes parecía bastante interesada en el tema; la chica parecía del tipo romántico así que Sorey pensaba que quizá aquello le sonaba a la típica historia de amor de la chica sanadora y el soldado que la protege, cuando en realidad Luz no era ninguna chica delicada y el que normalmente le había protegido siempre había sido el albino. Porque Sorey era un patoso.

Bueno, habíamos hablado antes y… se llama Luz. —No encontró el modo de decir que en realidad su sexo era el mismo que el que el jinete tenía. No solo por lo que Luz le había dicho ya varios años atrás y que Sorey todavía recordaba, sino porque uno de los que el día anterior les había ayudado con los arqueros parecía bastante afectado por el hecho de que Sorey hubiese conseguido a la “chica” tan fácilmente. ¿Le gustaba Luz? En ese caso quizá no era buena idea que conociese su verdadero género…

¡¿Cómo lo hiciste?! Si incluso te habían herido, caíste y estabas medio ido… ¿Es eso lo que les gusta a las chicas de ahora? —Preguntó bastante confuso respecto al tema, a lo que Sorey no supo que contestar y simplemente se llevó una mano tras la nuca, con gesto de disculpas.— En fin, has ganado limpiamente pero no has dejado oportunidad para nadie. Ya te vale. ¡Tienes que decirnos tu secreto! Y como compensación tienes que invitarme a algo en la próxima taberna.

La chica de al lado y otro más cerca se rieron porque sabían el flechazo que aquel chico había tenido que la femenina sanadora albina, a lo que Sorey solo pudo reír también. No lo culpaba, ni estaba celoso, tampoco negaba que hubiese algo entre él y Luz, claro. Solo pensaba que era normal, después de todo Luzrov era excepcionalmente hermoso, mucho más que cualquier ser humano que él hubiese conocido, y lo raro sería que los demás no se fijasen en él e incluso lo admirasen o se sintiesen atraídos. Sorey tenía una gran confianza en lo que eran sus sentimientos y en los ajenos. Simplemente pensaba que algo les había unido y que debía de ser así. No existía otra cosa que no fuese el estar juntos.

Te invitaré a lo que quieras. —El joven Pastor le respondió a su compañero con simpatía y entendimiento, dándole un par de palmaditas en su hombro al estar al lado suyo.

Sin embargo, no siguió diciendo nada más porque de repente hubo un pequeño silencio parcial allí (había muchos que seguían hablando, pero los cercanos a la entrada habían girado su mirada para mirarle a él, con cierto gesto que Sorey no acaba de descifrar aún). Aquello le llamó la atención y, al ver lo que había producido que lo llamasen de esa peculiar forma, el castaño amplió su sonrisa de forma natural y feliz.

¡Luz! —El chico se levantó, para recibir al otro, olvidándose entonces de su alrededor y de la conversación que escasos segundos había estado manteniendo. Cuando veía al albino era como si su mundo se iluminase.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Ago 09, 2016 6:45 pm

No obtuvo respuesta a su pregunta,no una verbal al menos,si no que varias miradas se desviaron silenciosas hacia un punto en concreto de la sala.El clérigo no sabia si su voz no se había escuchado entre los sonidos ajenos,si le habían ignorado al estar el en un ambiente que no le correspondía,o simplemente no tenían respuesta a su pregunta y pedía con la mirada que alguien respondiese por ellos. Al final resulto que estaba llamando al castaño de forma silenciosa,discreta, puede que incluso confundida. Pero no importaba. Los ojos violetas del clérigo brillaron y su sonrisa se ensancho,demostrando en todos los gestos de su rostro la felicidad que sentía al ver al otro. Importándole poco que el día anterior habían prometido encontrarse en el castillo,reunirse tras la batalla.Quedando atrás la preocupación instalada en su corazón que no había conseguido desvanecer hasta que clavo su propia mirada en la verde.

Espero a que fuese Sorey quien se acercase a el,no entrando en ningún momento al cuartel. Cuando le tuvo cerca le sonrió aun mas si era posible.Su mano libre viajo por reflejo hacia la ajena,entrelazando sus dedos con los del pastor sin siquiera pensarlo. Abrió la boca mas sus palabras se ahogaron ante la incomoda y cada vez mas intensa sensación de sentirse observado. Una sensación extraña,inusual,que le hizo dejar de prestar atención a la figura del pastor por primera vez desde que lo había localizado en el lugar.Para llevar su mirada mas allá del hombro ajeno ,a su espalda, y comprobar el porque de su incomodidad reciente. El sonido del cuartel no se había desvanecido del todo mas si que se había apagado en parte, y la gran mayoría de las miradas ahora se concentraban en la puerta. En ellos

Apretó por necesidad el agarre sobre la mano ajena. No le gustaba ser el centro de atención,atraer miradas,pues en su caso eso nunca significaba nada bueno. Era en el momento en el que se fijaban en el ,de forma no muy positiva,cuando comenzaban a despreciarlo.Y aunque las miradas dedicadas a su persona eran de curiosidad y expectación ,no de rechazo y desagrado como solía estar acostumbrado,aun así le inquietaba,le ponía nervioso. Y en parte no sabia porque le llenaba de vergüenza .No pudiendo evitar el agachar la mirada y que su rostro se colorease levemente.

No podía quedarse así. Quieto y parado eternamente. Habia ido a buscar al otro.Por necesidad,por deseo. Porque necesitaba hablar con el,porque deseaba verlo y disfrutar de su compañía. Si tenia una oportunidad ,la mas mínima que fuera,de pasar con el aunque fuese unos instantes no debería desaprovecharlos de esa manera. Haciendo... nada.

-Te estaba buscando. Tienes algo de tiempo libre para estar conmigo? No importa cuando ni cuanto, hoy me han obligado a tomarme un descanso y puedo esperar. Pero... aunque solo sea un minuto... necesito estar contigo...lo necesito y lo quiero...

La voz no era mas que un susurro,esperando que solo alcanzase los oídos del interesado. Tímida y con cierto temor a una respuesta negativa,no porque el otro no quisiera si no porque sus deberes se lo impidiesen.Pues si ese era el caso no quería obligarlo a dejarlos por el,a presionarle para que lo hiciera. Aun así sabia que la respuesta era necesaria. Por eso termino por alzar la vista de nuevo,hacia los ojos ajenos. Con el rostro un poco mas coloreado,la sonrisa sin abandonarlo a pesar de todo. Porque solo con estar junto al otro,ser recordado por el... como no iba a tener motivos para no sonreír hasta que sus labios doliesen?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de luz [2]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 10, 2016 11:57 am

En cuanto se acercó a él y le tomó de la mano, Sorey puso una expresión feliz y tierna, porque para él aquello era tan natural como el respirar, y no se sentía raro hacerlo con Luz, delante de alguien, de todo el mundo o estando solos. Le salía completamente solo y aunque de pequeño se reprimía un poco más, estando frente a otras personas, ahora no tenían por qué hacerlo, ¿verdad? Habían crecido y además… aunque no había sido él quien lo había dicho, lo cierto es que los otros pensaban que el albino se trataba de una chica, lo que tristemente facilitaba las cosas. Bueno, estaba bien para él. En realidad no le importaba si Luz era un hombre o una mujer, aquello… no le interesaba. Sorey había descubierto que el sentimiento no cambiaba de ninguna de las dos formas.

Aún así, era consciente de que los compañeros con los que habían estado hablando los habían seguido con la mirada, e incluso se habían levantado levemente para ver como ambos interactuaban, aunque no pudieran escuchar nada de su propia conversación, pues el clérigo había llevado al chico hacia la entrada y estaban fuera. El joven Pastor le devolvió un poco el apretón que había recibido, para darle fuerza y le miró con un gesto de disculpa porque sabía que lo que había detrás de él le incomodaba, pero también quería hacerle entender que no había nada de lo que avergonzarse, porque al menos por su parte no iba a separarse de él, ni iba a fingir que no sentía nada por su persona. Él solo pensaba en ser sincero. Así que… esperaba que Luz entendiese su actitud y su forma de ver las cosas.

Pero lo que le pillo por sorpresa no fue el hecho de que ahora atrajesen miradas ajenas de dentro del cuartel, sino lo que el albino le dijo. Y no es que fuera nada del otro mundo, pero la forma en la que lo dijo hizo que su cuerpo reaccionase en seguida y temblase ligeramente. Sus mejillas se volvieron rojas y entreabrió un poco más los ojos. A sus espaldas, la chica del grupo con los que había estado hablando preguntó por lo bajo que era lo que la chica sanadora le había dicho a Sorey, emocionada, pero otro le dijo que no hiciera ruido, que iban a ser muy descarados.

En realidad, ya lo estaban siendo.

…Te llevaré donde tú quieras, durante todo el tiempo que tú quieras. —Murmuró a medias, con una sonrisa emocionada. No es que tuviera libre, pero le tocaba un descanso merecido por haber terminado todas las tareas asignadas que le tocaban hacer, así que, ¿qué mejor manera de pasar aquel tiempo con la persona que más quería? Además, necesitaban hablar, estar a solas…recuperar un poco de aquellas memorias que el castaño quería ir recordando poco a poco, con su ayuda.— ¡Vamos! ¡No podemos esperar más!

Porque todo segundo era valioso.

El jinete se despidió de los demás (que sabía que estaban mirandole) con una sonrisa y un movimiento de su mano, y en seguida se llevó a Luzrov consigo, con un pequeño estirón. Alejándose con pasos apresurados de la entrada del cuarte y estando en el patio interior, Sorey se llevó un par de dos a los labios y silbó claro, alto y fuerte. Para no desperdiciar tiempo necesitaban un transporte rápido, listo para acudir a cualquier lugar que el clérigo le pidiera, ¿y qué mejor que un wyvern para ello?

Mikleo descendió raudo y veloz, aleteando sus alas blanquecinas y azules, pero aterrizando de una forma tan fluida como el agua. Pareció bostezar cuando tomó tierra, lo que hizo que su jinete se riera un poco cuando llegó a acariciarle el morro con un gesto cariñoso, agradecido.

Siento haberte despertado de la siesta. ¿Puedes hacernos un favor? —Le preguntó, mirándolo directamente a los ojos.— Quiero estar a solas con Luz, en algún lugar alejado… ¿Puedes llevarnos, Mik?

El animal no pareció ni contestar como solía hacer. No era algo que los wyverns hiciesen de per sé, pero Mikleo estaba tan acostumbrado al comportamiento humano que podría decirse que había empezado a imitarlo desde que no era más que una cría, y por eso hacía pequeños ruidos graciosos o bufaba cuando el castaño le hablaba o lep preguntaba cosas. Esta vez, el wyvern simplemente se acostó en el suelo para dejarlos subir encima suya, y el chico miró al albino en respuesta, para ayudarle él primero a subir.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Ago 10, 2016 7:45 pm

Le gustaba estar en contacto físico con Sorey. Aunque solo fuese un simple roce de sus dedos contra la tela de las ropas ajenas,apenas un contacto efímero era suficiente. Le hacia sentir cómodo,seguro,era una sensación calidad que le hacia sentir en casa.Lo cual era extraño pues nunca había tenido un hogar como tal,no desde la muerte de sus progenitores, y si bien recordaba lo feliz que era con ellos y lo mucho que los quería apenas podía recordar la sensación que el estar con ellos despertaba. Pero estaba seguro,algo en su interior se lo decía,que estar con Sorey era eso,estar en casa. Y no importaba si el gesto,el contacto era correspondido o no pues aquel sentir no cambiaba.Mas cuando el otro correspondía,cuando apretaba su mano tal y como el apretaba la suya,cuando entrelazaban sus dedos... Ese simple y tan pequeño gesto era suficiente para alegrarle el día,para iluminarlo tanto como la sonrisa ajena,tanto como la propia.

Hacia tiempo,mas del que quisiera y pudiese recordar,que no era tan feliz como en esos momentos con la compañía ajena. La separación le había dolido y marcado durante mucho tiempo,y aunque intento tragarse su dolor y desempeñar su labores como siempre las cosas resultaron como siempre. No duraba mucho en el mismo lugar,y si bien había sido lo usual durante años tras haber sido aceptado en Elysia durante tanto tiempo aquel rechazo se hizo aun mas duro de soportar de lo que solía ser. Y a medida que pasaba el tiempo las cosas solo habían empeorado.Cada vez duraba menos en los lugares,en parte por los acosos que comenzaba a sufrir, y veía su objetivo mas lejano,la posibilidad de su persona siendo expulsada y abandonada cada vez mas cercana... No. Seguramente no había sido feliz desde que se fue de Elisya,aunque no todos los días habían sido infelices. Tuvo sus momentos.

Pero ya nada de eso importaba. Habia quedado sin pretenderlo en segundo plano,recuerdos insignificantes siendo rechazados por su subconsciente. Porque ni las experiencias pasadas,ni el recuerdo y dolor recientes de lo acontecido en la capilla y el viaje importaban en esos momentos. Nada podía aplacar el sentimiento de felicidad que le embargaba.

Las palabras sinceras de Sorey,su entusiasmo al despedirse y el dejarse llevar por el... no pudo evitar soltar una ligera risa,ahogada entre sus propios labios. Se sentía algo tonto,aunque en el buen sentido. Porque en esos momentos sentía que tenia 16 años de nuevo y si bien tenia responsabilidades se escapaba a cada cual que podía con el otro,dejándolo todo atrás. Tal y como en esos momentos... pero ya no eran unos críos ,lo sabia,y había temas importantes que tratar. Pero en esos momentos solo quería... disfrutar del momento.

No necesito sugerirle al otro que llamase al wyvern,pues lo hizo por iniciativa propia. Luz miro con ternura la escena frente a el,tan cotidiana antaño... la había echado de menos. No necesito decirle a Sorey su verdadero deseo,el que Mikleo los llevase a algún lugar algo apartado en el que contasen con la intimidad que no tendrían en el castillo,pues el propio castaño se le adelanto compartiendo su pensamiento.

Acepto la ayuda del pastor para subir,acariciando con las manos enguantadas las escamas bajo sus piernas mientras Sorey montaba frente a el. Antes de agarrarse con su báculo como usualmente lo hacia.

-Muchas gracias Mikleo... por todo... Por traer ayer a salvo a Sorey.Y por cuidar de el todos estos años,creo que aun no te había dicho lo agradecido que estoy por ello... Gracias ,de verdad... y... lo siento...

Creía oportuno,porque no había querido enfrentarse al wyvern estando Sorey sin recuerdos,y el tan mal anímica y mentalmente . No le había agradecido apropiadamente ni lo necesario,a pesar de que el otro le había ayudado hacia apenas unos días. Ni le había pedido perdón,porque ... el si lo recordaba.El había tendió que ver como abandono a Sorey y eso... mejor no rememorar eso,no cuando estaba tan feliz.

Apoyo su cabeza en la espalda ajena ,acercándose y abrazándose mas a el cuando Sorey se termino de acomodar sobre el wyvern,acomodándose el contra el cuerpo ajeno.

-Quiero estar contigo. Solos. Tumbados en la hierba,como cuando eramos unos críos...

Cerro los ojos con calma,antes de alzar el vuelo y de que su voz pudiera perderse.

-Te echaba tanto de menos... A ti,a Mik... todo esto...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de luz [2]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 11, 2016 12:23 pm

Tan solo alejándose un poco del castillo estaría bien, quizá un sitio tranquilo en el bosque, cerca de una explanada, o sobre un saliente para ver el sol de la tarde entre las montañas. A Sorey no le importaba, siempre y cuando Luz estuviese a su lado y él se sintiese feliz y cómodo. Porque si conseguía hacer que el albino sonriese, él sentía que ya estaba recompensándole, aunque fuera una mínima parte, lo que le había hecho pasar todo ese tiempo. Sorey no lo decía, pero pensaba en ello mucho, desde el día anterior, y de alguna forma quería subsanar aquello, aunque sabía que llevaría esfuerzo y tiempo. Pero no era algo que pensase que no pudiera hacer, o que fuese mucho trabajo. Le daba igual, porque él quería hacer feliz a Luzrov, fuese como fuese. Él… definitivamente se merecía ser feliz.

Sorey escuchó como Mikleo alzaba ligeramente la cabeza cuando Luz empezó a agradecerle y disculparle, y este la giró sobre su propio cuerpo para darle un toquecito al cuerpo del albino, como respondiéndole a lo que había dicho. El castaño, ya sobre su compañero y siendo agarrado por el báculo de Luz, como siempre hacía, se rió y también acarició un poco al animal.

Eso es un “No pasa nada” —Mencionó él girando la cabeza sobre su hombro para ver al chico que estaba sentado detrás suya.— Estoy seguro de que a él no le importa. ¡Pero yo también he cuidado de él! —El animal bufó en respuesta y Sorey se llevó una mano tras la nuca, con actitud de disculpa graciosa.— Al menos un poco… ¿No? Vamos, concédeme al menos eso… —Pero no siguió diciendo gran cosa, porque entonces el cuerpo de Luzrov se pegó totalmente a su espalda, sus brazos lo abrazaron fuerte y su voz melosa y dulce acabó bailando en sus oídos de una forma tan sugerente que sabía que no había sido nada a propósito… pero le había hecho sentir así. Su cuerpo se estremeció y sus mejillas se colorearon.— Eso… podemos hacerlo. —Murmuró también antes de alzar el vuelo, de forma igualmente grácil y sutil, sin casi hacer ningún ruido porque así era Mikleo.— Los dos solos…

Ni siquiera se le ocurrió que decir en realidad a eso, porque pensaba que no necesitaba palabras para transmitir y hacer entender que él quería lo mismo que el otro, sino que los gestos lo demostrarían mejor. Y entonces, por eso, le dieron unas terribles ganas de abrazarlo en esos momentos, pero tendría que esperar… Lo que hizo fue acariciar con una de las suyas ambas manos del chico, y entonces comenzaron a sobrevolar el castillo, dirigiéndose hacia cualquier dirección, no importaba.

Solo necesitaban estar alejados un raro, solo eso.

Al final el viaje no duro mucho, y Mikleo acabó aterrizando en un claro del bosque cercano, en una parte más elevada despoblada de árboles, provocando que se viera el territorio más plano cercano, parte del castillo y sus tierras de alrededor. Sorey pensó que aquella parte, al ser más alta, le había gustado a su compañero, así que una vez se bajaron de él con cuidado, le dejaría que campase un poco a sus anchas, el rato que decidiesen estar allí. El castaño no estaba acostumbrado a controlarlo tanto, después de todo.

Te llamaré cuando vayamos a irnos. —Le acarició uno de los costados con cariño y luego le dejó un par de palmaditas. Siempre le había dedicado esa clase de gestos a su compañero, pero ahora lo único diferente en ellos es que ambos se veían más grandes y mayores, de alguna forma… más maduros.— Y si sientes algo raro, avísame también, ¿de acuerdo?

Con eso dicho, esa vez Mikleo no profirió ninguna clase de ruido y al batir sus alas irse solo levanto una muy fina capa de tierra y algunas briznas de hierba. El joven Pastor lo miró partir con ambas manos en las caderas, sabiendo que no se alejaría demasiado. Y habiendo hecho eso, acabó girándose hacia el albino a su lado, y le sonrió con el gesto más dulce y enamorado del mundo. Él no ocultaba lo mucho que lo quería, pero a Sorey no le hacían falta ni palabras para expresarlo, solo hacía falta ver como lo miraba cuando posaba sus ojos en su figura.

…Ven aquí. —Susurró con suavidad, en medio de la quietud del bosque de la tarde, con el sol y el cielo anaranjado sobre ellos. Extendió los brazos hacia él, aunque no estaban muy lejos el uno del otro y lo invitó a quedarse entre ellos todo el tiempo que quisiese.— Yo también te he echado mucho de menos...
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Ago 14, 2016 6:28 pm

No puedo evitar dejar escapar una suave risa,intentando ahogarla sin éxito entre sus labios.Puede que a ojos ajenos la interacción que tenia el castaño con su wyvern se viese extraña,la manera en la que hablaba como si realmente pudiese entender sus gruñidos y bufidos a pesar de no conocer el lenguaje de la criatura se veía raro. Pero para el albino era normal,natural.Sabia que la razón por la que Sorey entendía a Mikleo era por estar juntos desde temprana edad,por el lenguaje corporal que la cercanía y el tiempo habían echo que fuese natural el entender. Era natural para ellos, incluso para el mismo con el tiempo había sido natural el formar parte de aquellas escenas. Y ahora,después de tanto tiempo el formar parte de todo aquello que tanto había extrañado y que pensaba que nunca volvería a tener... no podía evitar que sus labios se curvasen hacia arriba y la suave risa escapase de sus labios al ver como Mikleo respondía a su agradecimiento,el como Sorey traducía para el. Por ello no pudo decir nada,introducirse en la conversación,estaba demasiado ocupado disfrutando del momento intentando mantener sus labios cerrados sin éxito. Así que se limito a acariciar una vez mas las escamas de la criatura y a volver a pegarse al cuerpo ajeno.

No era la primera vez que montaba en Mikleo desde que se había reencontrado con ambos,pero se sentía como tal.La primera vez había estado herido,mas preocupado de mantenerse despierto que del viaje,la segunda vez con su alma destrozada fue Mikleo quien lo alejo sin pedírselo de aquello que le causaba dolor. Pero ahora era distinto,y podía disfrutar nuevamente del paisaje que la altura les ofrecía,les viento que les rodeaba y les acariciaba,de la persona que impedía que cayese al vació y quien lo guiaba por el aire.Se sentía tan... natural,tan feliz,como si aquello comenzase a sanar todas las heridas que habían destrozado su corazón con el tiempo. Podía permitirse de golpe tanta felicidad? Se la merecía? Mejor no pensar en ello...

Disfruto el viaje aunque fuese corto,prefiriéndolo de aquella manera pues significaba que no estaban muy alejados del castillo. Le gusto el lugar elegido,apartado de todos y todo ,realmente... iban a estar los dos solos... y por una vez desde que todo eso comenzó días atrás la idea no le aterraba. Aunque se sorprendió que se despidiese del wyvern,pues no esperaba que el también se alejase de ellos. La presencia de Mikleo a su lado nunca le había molestado,es mas la mayor parte del tiempo que habían estado a solas al aire libre la criatura los acompañaba.Y aun así Sorey se despedía de el y no pudo evitar pensar si lo hacia por el,por cumplir su deseo egoísta. Y aquella idea por egoísta que fuera le hizo sonreír

Y amplio aun mas su sonrisa cuando el otro le pidió en un susurro que fuese a el,abriendo los brazos para recibirle. Deposito el báculo con cuidado sobre el suelo y dio aquellos dos pasos que lo separaban del castaño. Rodeando con sus brazos el cuello ajeno y pegando su cuerpo al contrario en un abrazo. Con la sonrisa ,amplia y radiante,adornando su rostro y sus ojos cerrados con calma. Quedándose así no supo cuanto tiempo ,sabiendo que necesitaba hablar de algo.Que por mucho que quisiera estar a solar con el otro tenia otra razón para haberle pedido aquello.Una de sus manos se movió ,retirándose de la espalda ajena hasta viajar al hombro herido el día anterior acariciándolo con suavidad

-Como están tus heridas? No te hiciste nada mas cuando nos separamos verdad?

Pregunto con cierta preocupación,aquello que realmente debía de haber preguntando antes de salir ambos del castillo. Pero no,no era eso de lo que quería hablar. Soltó un suspiro y enterró su rostro en la curvatura del cuello ajeno. Una parte de el quería hablar sobre lo que ocurriría a partir de ese momento. Otra tenia miedo de hacerlo y por esos le costaba mover sus labios. Porque precisamente había sido una discusión sobre el futuro ,el presente inmediato,lo que había echo  su separación tan dolorosa y que el otro le olvidase . Y precisamente de eso debía hablar.. y tenia miedo,de volver a arruinarlo todo como años atrás. Pero... no tenia porque ser como antaño. Habían crecido,cambiado,el mundo lo había echo,y aun así se habían vuelto a reunir con sus sentimientos por el otro igual de intensos. Ahora... estarían bien... verdad?

-Hay algo que te tengo que contar... yo... voy a irme a Caelin con Lady Lyndis...

Le contó en un susurro,algo temeroso ,al tiempo que abrazaba aun mas al otro y rozaba con sus labios la piel expuesta del cuello ajeno,dejando en la misma un suave beso. No quería que malinterpretara,que creyera que realmente deseaba separarse de el. Que tomase a mal sus palabras y otra discusión fuese iniciada.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de luz [2]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 16, 2016 11:59 am

En realidad pensaba que no pasaba nada si se quedaban un rato solos, puesto que Mikleo no dudaría en acudir si sentía peligro o si Sorey lo llamaba. Ya era bastante para su compañero estar alejado tanto tiempo de lo que había sido su hábitat natural toda su vida, no quería que se convirtiese en un simple objeto a su lado. Además, ahora que estaba con el albino ya no se sentía solo, y eso era lo más importante que Mikleo hacía con Sorey; darle compañía.

Sin embargo, se olvidó un poco de todo eso cuando Luz acabó por acortar la distancia y acabó abrazado a él de forma tan estrecha, pegando su cuerpo al suyo. Era tan cálido u le resultaba tan familiar que era como si Elysia siguiese ahí, o mejor dicho, él en Elysia. Y si lo pensaba, quizá podía verse un poco extraño, ya que el originario de allí era él y no Luzrov. Pero para él, la presenciad el otro significaba eso, estar en casa, como si el otro siempre hubiera estado allí con él. Era aún más raro pensarlo de forma diferente, porque para Sorey siempre iba a significar eso. Se permitió cerrar los ojos ligeramente y quedarse así unos momentos, acariciándole los costados y la espalda, de forma suave, hasta que la figura del otro se removió ligeramente e hizo que el joven Pastor también se moviese, hasta que puso las manos sobre su cintura.

Todavía no lo muevo mucho, pero estoy bastante bien. —Le aseguró, con una sonrisa y un ligero asentimiento de su cabeza. — No he probado a estirarlo demasiado, pero si que tira un poco. Pero eso es totalmente normal, así que no pasa nada. Si no fuera por tu sanación, creo que ahora mismo no podría siquiera moverme apenas… Gracias.

Por todo, en realidad. Por ser así con él, por su paciencia y sus palabras, y… Aah, ¿eso era la respiración de Luzrov en su cuello? El castaño se quedó parpadeando un par de veces hasta que procesó del todo la posición en la que el albino se había sumido, y casi inconscientemente se quedó muy quieto porque sabía que si se movía apenas un milímetro más, entonces podría sentir la piel del otro contra él y eso para sus mejillas ya sonrojadas no tenía que ser muy bueno. No era la primera vez que se ponían así, y casi siempre había sentido un cosquilleo agradable, ¿por qué esa vez le daba por sentirse así de nervioso…?

Pero aún así sentía que la actitud del contrario había cambiado, así que puso un gesto preocupado aún así y lo estrechó un poco más contra sus brazos, con todo el cariño que podía transmitirle en esos instantes.

¿Uh…? —Intentó hacerle saber que le escuchaba y estaba interesado en lo que tenía que decirle, porque sabía que no se trataba de ninguna tontería o trivialidad. Por su tono sabía que iba a ser una conversación importante, de lo que se dio cuenta cuando las palabras del clérigo abandonaron sus labios y llegaron hasta sus oídos.

Sin embargo no fue todo como pensó, porque en realidad se le fue el hilo del pensamiento a saber donde cuando sintió que los labios contrarios empezaban ahora sí a rozarse contra la piel de su cuello, haciendo que se erizase entero. Estaba seguro que incluso estaba temblando ligeramente. Que mal… aquella sensación era sublime, pero estaba seguro de que Luz no se daba cuenta de que era lo que le estaba haciendo sentir al castaño en esos momentos. Ni el mismo se lo creía.

Sorey se tomó algo de tiempo para procurar que aquello se le pasase, dejar que sus mejillas dejasen de estar tan rojas y pensar en lo que le había dicho, contemplar como era la situación de ambos y decir lo que pensaba de la forma más clara posible, pues no quería engañar a Luz de ninguna forma. Era diferente a como antaño habían manejado esa clase de cosas, pero quizá era porque ahora no eran críos de dieciséis años. — Bueno… creo que ya mencionaste algo así cuando intenté hablar contigo y todavía no sabía bien quien eras. —Se rió un poco, para tratar de restarle importancia al asunto. — Ahora mismo yo soy un soldado de Pherae y… lo cierto es que me gusta ayudar a Lord Eliwood. Él me ha enseñado varias cosas y me ha ayudado a darme cuenta de algunas otras bastante importantes. —Acarició con cariño la espalda contraria, mientras su vista se perdía en algún punto en el horizonte del paisaje. — Así que quiero ayudarle en su causa, también. Quiero que el mundo este bien, para que otros  chicos, como nosotros fuimos, no tengan que separarse y abandonar sus hogares por la guerra… o que sus seres queridos se pierdan. —Con eso pensó en su abuelo y en toda la  gente importante con la que había crecido y a la que quería allá en su aldea, algo lejos de allí. — Por eso… yo entiendo que es lo que quieres hacer, imagino. Como tú me entiendes a mí, ¿cierto? —Se separó ligeramente, con una sonrisa suave, para poder mirarlo y darle fuerzas de ese modo. — …Pero eso no quiere decir que quiera quedarme aquí por siempre. —Le tomó ahora de las manos al buscarlas y las rodeó de las suyas propias, llevándoselas a su propio pecho, con seguridad. — Quiero volver algún día a Elysia contigo. Tu y yo. Los dos. Cuando todo termine, y estar juntos… ¿Qué me dices a eso?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Ago 16, 2016 7:30 pm

Le consoló saber que el estado de la herida ajena era tal cual imaginaba. No había podido hacer mas,teniendo en cuenta sus habilidades que el hombro tirase era lo mínimo que esperaba.Bastante afortunado se consideraba de poder cerrar la herida y sanar los golpes del castaño,le quitaba un peso de encima el saber que todo había salido bien. Aunque no podía evitar preguntarse si el estado de su cuerpo afectaría a los nuevos deberes de Sorey como soldado o no. Pero sabia que los mismos implicaban ciertas tareas físicas,la posibilidad de entrar en combate,y la idea de que ante ello la herida surgida el día anterior fuese un obstáculo,una debilidad... solo podía rezar a la santa para que aquel caso no se diera y para que el hombro sanase lo antes posible.

Lo cierto es que no dio muchas explicaciones,no dijo sus motivos porque no quería. Sentía que sonarían como una excusa para separarse del otro,como si intentase convencerse a si mismo de algo que el ya había decidido y estaba dispuesto a hacer. Aunque en el fondo quería... quería que Sorey le entendiese,le comprendiese ,pero tenia cierto temor a hablar. Por muchos años que hubiesen pasado la pelea que tuvieron la ultima vez a causa de una posible separación estaba demasiado viva en sus recuerdos y el mismo hacia difícil el explicarse.Hacia que los nervios y el temor recorrieran su cuerpo a la espera de una respuesta del pastor,aunque por otra parte el abrazo con Sorey,el sentir las manos ajenas sobre su cuerpo,le proporcionaban una seguridad y tranquilidad que entraban en conflicto con sus propios sentimientos.Al punto de que no sabia como se sentía realmente.

Pero... sentía que estando así,en la intimidad del bosque abrazado a Sorey todo estaría bien.Aunque su recuerdo mas doloroso también fuese en un bosque...

La respuesta tardo mas de lo que al albino le hubiese llegado,mas llego y ante la misma el albino no pudo evitar soltar un suspiro contra el cuello ajeno. Dejar escapar el aire que no sabia que había retenido y sonreír contra la piel ajena. Cerro los ojos para contener las posibles lagrimas de emoción que sentía que estaba apunto de alcanzar sus ojos,últimamente lloraba demasiado,sus lagrimas llegaban a el con facilidad y eso no le gustaba. Pero no podía evitarlo porque se sentía... tan feliz... Porque el sabia la decisión que Sorey había tomado,y a pesar de saber que la había tomado antes de recordarlo lo conocía lo suficiente para saber que no se retractaría de la misma,porque sabia el porque de la misma. Y por ello,porque entendía,en ningún momento paso por su mente el pedirle que abandonase aquella resolución,ni el puesto y la responsabilidad tomadas. Y en aquel momento,comparado a cuando eran unos críos, sentía que el otro también lo entendía. Siempre se había sentido comprendido por Sorey aunque hubiese cosas que no pudiese llegar a compartir con el mismo por sus distintas experiencias.Pero sus sentimientos el uno por el otro,el deseo de no separarse nunca,habían sido demasiado fuertes y en el pasado no pudieron llegar a manejarlo bien.Por eso todo salio de aquella manera. Pero... ahora era distinto...

No sabia si aquello era posible ,pero se abrazo aun mas al cuerpo ajeno

-Te entiendo... gracias por entenderme tu a mi...

Dejo ,ahora si de forma consciente,un par de besos en el cuello ajeno siendo ese trozo de piel el mas cercano a sus labios.

-Me esforzare. Para ayudar a Lyndis,a Caelin. Para cumplir bien con mi deber y... y poder venir a verte. Pherae y Caelin... no están tan lejos y ahora... sabrás donde encontrarme,y podremos viajar para vernos o incluso escribirnos...

Murmuro cerca del oído ajeno aprovechando la cercanía ,como un consuelo para Sorey,para si mismo.Como algo para darse fuerzas cuando no estuviesen juntos.

Dejo que se separasen de el,que le tomasen las manos,no quería separarse del pastor pero confiaba en sus movimientos,por ello le dejo hacer. Clavo sus ojos en el rostro ajeno y le sonrió con ternura al ver como llevaba sus propias manos contra el pecho del castaño,haciendo que descansasen allí. Mas su sonrisa se borro en parte ante la propuesta ajena,la garganta se le seco y sus labios temblaron levemente. Le costo responder a ello.

-Sorey yo... quiero estar contigo. Siempre. Lo único que he querido para mi mismo,mi único deseo egoísta siempre a sido el estar contigo. Pero... crees que seria buena idea? Por mas que lo desee yo... ya no soy bienvenido en Elysia...

Sonrió con cierta tristeza.Recordaba las miradas de desprecio y reproche que le dedicaban en sus últimos momentos en el lugar,las discusiones con el párroco. Era doloroso pensar en ello,en el dio que le dirigían a el y en la pena que le dirigían a Sorey. Y suponía que si volvía seria peor,nadie lo recibiría,porque después de todo... le había provocado mucho daño a Sorey,quien era amado, y con razón, por todos. A esas alturas dudaba hasta que el abuelo,siempre amable y cariñoso con el,lo recibiera en la aldea.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de luz [2]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Eliwood el Jue Ene 05, 2017 2:01 am

Tema cerrado. 30G a Luzrov, sin bonos debido al tipo de cerrado (por abandono).
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso merecido cruelmente interrumpido [Campaña Luz-Sorey-Zeno]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.