Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Mar Ago 02, 2016 1:22 pm

Ese día, como muchos otros, tocaba ir al mercado de Bulgar a vender los productos que quedaban. Concretamente aquellas calabazas que habíamos sembrado mi madre y yo en primavera, y que ayer las habíamos recolectado tras haber esperado a que los días fuesen más calurosos. Al fin y al cabo era la mejor época para ese fruto.

Mientras preparaba la carreta que cargaría las calabazas y recogía mis cosas para partir, el sol ya brillaba con intensidad esa mañana.
Eran tiempos tranquilos, hacía tiempo que no había visto emergidos por las llanuras, o al menos no a plena luz del día. Y desde aquél día que... Trombe y Fran nos habían visitado y salvado de muchas maneras de aquellos bandidos, no habíamos vuelto a recibir malas noticias. Parecía que habían aprendido la lección.

Estiré mis brazos con energía y salí por el portón del pueblo tras tener todo listo. Con suerte y me encontraría con Eucliff para darle mi respuesta.
Con carreta, el camino se me haría más largo, o más bien lento. Pero si seguía el mismo camino de siempre, por aquellas planicies en donde los únicos sonidos que se oían provenían del viento rozando la hierba y variadas aves que revoloteaban en busca de insectos para comer, todo iría bien.

O eso parecía hasta que empezaba a ser mediodía. Aún faltaba un poco para Bulgar, y aunque fuera lenta por andar cargando la carreta, estaba segura de que mi sentido de la orientación no estaba fallando. Quería ser positiva, pero algo me estaba oliendo mal... ¿Emergidos?
Me detuve un momento y miré hacia atrás. Nadie, mis calabazas estaban bien y los pájaros seguían cantando encima de algunos árboles. Mejor dejar de ser paranoica y ponerme en camino de nuevo o se me haría tarde para el mercado.

En cuanto miré hacia delante suspirando, dichos pájaros dejaron de cantar. De aquellos arbustos habían salido un grupo de tres bandidos. Di un paso hacia atrás, sabiendo que seguramente sólo me atracasen en busca de robarme la mercancía. Serían nuevos, era extraño que con aquellos rumores...

- Quieta, si no quieres que te hagamos daños, danos esas calabazas. ¡Seguro se venderán bien en Bulgar!-exclamó uno portando un hacha.

Sin decir ni una palabra, accedí alzando los brazos. Sería una pena desprenderme de lo único que nos sacaba adelante pero era mejor estar quieta y obedecer a esos bandidos. Estaba sola y correr no sería buena idea de todas formas. Otro de los hombres se acercó para coger la carreta, dándole un golpe de tal modo que rompiera un trozo de madera.

- Buena chica... -dijo con su voz raspada delante de mí.

Se paró a mirarme un rato más. Yo cerré los ojos esperando que se contentaran con eso y se fueran, más no fue así.

- Hey, actualmente... me gustas. ¿Qué tal si te vienes tú también a divertirte con nosotros?

- ¡¡Esa es una genial idea!! Dos por uno. -Exclamó el tercero de ellos, abrí los ojos con terror y tragando saliva.

¿Esto? ¿A pleno día? Espero que sea una broma...

Pero no lo fue, eran bandidos, y desde que pasaron unos escasos segundos, dos de ellos enseguida me agarraron de los brazos y me taparon la boca para que no gritara, y otro cargó con la carreta.

Tan pronto como lo hicieron, me cargaron a la espalda después de atarme con una soga el cuerpo y la boca y partieron corriendo hacia otra dirección.
Aún estaba consciente, pero no me molesté en forcejear. Sé que cualquier movimiento sería inútil contra ellos. Prefería evitar cualquier cosa con tal de que la situación no se agravara. Estaba asustada, sí, pero prefería ser paciente. En el peor de los casos sólo me violarían y tal vez me hicieran algo de daño. Aquellos bárbaros eran así. Pero mejor eso que morir y dejar a mi madre sola. Pero ojalá que aparecieran los lobos...

En un rato, después de pasar todo el camino teniendo que oler su peste, escuchar sus risas viles y demás, pude ver a dónde me habían llevado. Claramente era su guarida, en la que habían muchísimos más bandidos. Pero a los alrededores pude ver que aquél lugar era o había sido destinado al entrenamiento de soldados. Sólo que algo destrozado y lleno de tiendas y cuevas de bandidos. ¿Por qué habrían querido asentarse aquí?

El hombre que me cargaba me tiró al suelo, haciéndome daño en la espalda. Y tan pronto como lo hizo, otro grupo empezó a mirarme y se acercaron para empezar a rasgarme las ropas. Mientras el otro tanto empezaban a romper las calabazas con sus mazas y devorarlas.

Sólo podía desear que el tiempo pasase rápido y se cansaran para poder volver... Aunque sería difícil.


Última edición por Itsuki el Dom Oct 02, 2016 9:17 pm, editado 1 vez (Razón : corrección de hechos pasados, en la narración/pensamiento de itsuki. no afecta al resultado)
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 02, 2016 6:53 pm

Una mañana un tanto especial era la que a mí me esperaba hoy, sería la primera vez que viajaría a otro continente, saliendo de mi amada Akaneia por un contrato, está sería una aventura digna de contar a los pequeños niños de Nohr cuando vuelva... Ya que muchos de los niños se sorprenderán al oírme hablar sobre la historia que les tendría preparada de lo que será esta aventura fuera de nuestros horizontes. Marius también me acompañaría en este viaje hasta el otro continente, el contrato era mejor hacerlo entre él y yo pues no sabíamos lo peligroso que sería, teníamos que garantizar la seguridad de cierto carruaje de un mercader de camino a Bulgar. El viaje fue largo y cansado, pero la reputación que tanto Marius como yo nos habíamos ganado en Akaneia a base de trabajos hacía que mucha gente fuera de nuestro alcance escuchara hablar de nosotros y pidieran nuestros servicios ¡Marius el estratega y The Scarlet Blade estaban preparados para ello mientras hubiera dinero de por medio!


Realmente yo ya estaba mas que acostumbrada a esta clase de trabajos, pues en Nohr eran muy solicitados y de ahí es de donde mismo provengo yo. Llegué un tanto mareada del barco, montar en ellos para mí no era tarea fácil, eran muy extraños para mí los movimientos del barco y hacían que mi cabeza retumbara de un lado hacia el otro... pero era mucho mejor que montar en el wyvern de cierta chica que conozco, lo cual era verdad que realmente me gustaba pero me aterraba al mismo tiempo. Dejando mi estado a un lado, desembarcamos y allí tomamos los caballos que había dejado el mercader preparado para nosotros. Todo un detalle a decir verdad, debíamos ir por las planicies hasta Bulgar, la cuidad donde el mercader debía de llegar.


●❀●❀●❀●❀●♥●♥●♥●❀●❀●❀●❀●  


Era por el mediodía ya y aún nuestro mercader no había aparecido en el punto de encuentro, el principio de las planicies. Me preocupó bastante pues no sabía el índice de peligrosidad que Sacae llevaba consigo, así que le comenté a Marius lo que pensaba.


- ¿No es extraño que después de haber esperado tanto no haya venido aún o ya no esté aquí? ¿Qué opinas Marius? Quizás ya haya habido problemas en nuestra ausencia... ¿Esperamos mas o vamos en su búsqueda?


Hice que el caballo diera unos pasos hacia delante, mostrando mi decisión de hacer algo al respecto, el trabajo tenía que ser realizado con éxito y parecía estar en problemas. Es muy extraño que una persona tan aclamada como ese mercader no llegué aquí a tiempo incumpliendo su palabra, en mi opinión le habría pasado algo mientras nos esperaba. Yo como estaba mostrando al guiar al caballo un poco mas hacia delante, ya tenía una decisión en la cabeza... ¡Sin duda teníamos que ir y mirar! No sería perder tiempo, pues así también revisábamos el camino de los peligros que hubiera en caso de que nuestro mercader aún no hubiera llegado y eso fuera todo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 03, 2016 5:34 pm

Ultimamente Marius no se pensaba demasiado los trabajos. Andaba escaso de dinero y la comida no era gratis, así que en cuanto le propusieron hacer de escolta, se cercioró de que el cargamento no fueran esclavos, y tras saber que era una caravana agrícola, aceptó. No sabía que iba a tener una compañera de viaje, una espadachina llamada Ayase. Aunque, para ser sinceros, tampoco habló mucho con ella durante el viaje. El cliente estaba en las llanuras de Sacae, allende los mares, así que el largo viaje en barco podría haberse hecho interminable, sin embargo, la curiosidad de Marius hizo que se pasara todos y cada uno de los días preguntando y hablando con miembros de la tripulación del barco, aprendiendo a como llevar una nave como aquella. Es posible que esta información no le sirviera de nada en el futuro, pero como estratega que era debía saber un poco de todo, y manejar un barco era algo importantísimo si algún día se veía inmerso en un combate marino.

La llegada a puerto fue de lo mas ajetreada, también porque Marius estuvo preguntando como se realizaba la maniobra de atraque en un puerto, así como la entrada en una bahía. Una vez bajaron del barco tanto Marius como Ayase, y dejaron atrás a los marineros, se hicieron con unos caballos, pues recorrerse las llanuras a pie era casi una locura. Con ambos mercenarios en sus monturas pusieron rumbo al interior de Sacae.

En cuanto llegaron al lugar en el que se suponía que tenía que estar el cliente, Marius supo que algo no iba bien. No porque fuera mago ni mucho menos, sino porque se podían ver claramente unas huellas de carreta que se desviaban, así como una gran cantidad de pisadas de hombres que se arremolinaban entorno a las de la carreta. Algo había pasado y Marius se temía lo peor. No había abierto la boca desde que bajaron del barco, pero el record de silencio tendría que esperar

Las huellas nos desvían del camino. Creo que se la han llevado entre dos y cinco hombres. Empezó a decir señalando las huellas con la lanza Si seguimos el rastro llegaremos hasta ellos pero algo me dice que la fase de negociación va a ser infructuosa, así que en cuanto tengamos contacto visual, recomiendo pasar a la fase hostil…

Sin preguntar a su compañera que le parecía la idea, Marius se puso a cabalgar, casi al galope, siguiendo el rastro. Las huellas estaban bien marcadas, así que habían sido lentos e iban con peso encima. O bien habían saqueado mucho, o eran tipos muy grandes
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Miér Ago 03, 2016 5:59 pm

¿Cuando terminaría todo esto? Sólo pude cerrar los ojos y aguantar cualquier cosa con tal de que mi vida no corriese peligro. No era la primera vez que un hombre se propasaba conmigo, pero sí que lo era con varios de ellos a la vez.

Y además, yo ya...

Entre aquellos hombres, a mi alrededor o engullando las calabazas de mi cultivo, estaba segura de que se encontraban los que invadieron el pueblo meses atrás. No supe realmente reconocerlos, pues aquella vez pude esconderme en casa con mi madre. Pero eso explicaría a dónde se habían escondido.

Espero que mi madre no se preocupe mucho, ni Trombe... no quisiera mentirle al volver, no era la ley en Sacae.

+18:
No me quedaba otro remedio que seguir escuchando como la gabardina ligera que me había cosido ella, era rasgada por aquellos apestosos bandidos, junto con el resto de mis ropas, dejando todo mi pecho y mi zona íntima al descubierto. Habían vuelto a pasarme una cuerda con la que me tenían atada por la boca, pero ni ganas tenía de gritar.

De tan sólo ver cómo dos de ellos ya se estaban bajando los pantalones y separando mis piernas, el miedo volvió en mí irremediablemente.

Volví a cerrar los ojos con fuerza, lo que hizo que finalmente las lágrimas acumuladas en mis párpados cayeran por las mejillas. Con suerte ojalá me quedara inconsciente y así no tendría por qué estar pasando por esto.

¿Acaso era mucho pedir el milagro de que llegaran los lobos? ¿Que llegara Trombe? ... ¿Tan siquiera que algún que otro viajero pasase por ahí y me salvara? La posibilidad era nula ya que cualquiera desviaría su camino de tan solo ver bandidos de lejos.


Última edición por Itsuki el Dom Oct 02, 2016 9:20 pm, editado 1 vez (Razón : corrección de hechos pasados, en la narración/pensamiento de itsuki. no afecta al resultado)
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 03, 2016 11:07 pm

Cabalgando por las planicies en busca de nuestro mercader íbamos sin dudar, si fallábamos en nuestra misión mi orgullo como mercenaria y espadachina se verían realmente afectados porque... ¿De qué sirve contratar a alguien para que te proteja si este no lo hace? Es algo estúpido e ilógico. Por el camino encontramos varios fragmentos rotos de lo que parecía ser una carretilla y rastro de pisadas de varias personas.


- Aquí ha pasado algo, sigamos lo que hemos encontrado.


Hice que el caballo fuese mucho mas rápido para acortar mas camino en menos tiempo, seguí el rastro que habíamos encontrado con esperanzas de poder salvar al honrado mercader. Pasando un poco de tiempo, llegamos a lo que parecía ser antiguamente algo dedicado a el entrenamiento de una unidad o bien un ejercito, por lo menos esa era la apariencia que tenía pero al parecer eso solo fue antaño... Ahora era algo totalmente distinto, un nido de bandidos.


Un lugar bastante abandonado pero solo en cuanto a las tierras, pues habían bandido que parecían que se estaban divirtiendo con la carretilla llena de calabazas y sobre todo con la mujer, la cual iban a hacer algo que no debían. Debía de ser la persona la cual nos contrato y por ello, hoy estos bandidos no están en su día de suerte. Ella parecía sufrir en silencio, una mujer sabia y valiente por encima de todo... a veces, resistirse a lo imposible solo hacían que las cosas empeoraran. Tiré de las riendas de mi caballo para llegar rápido donde ellos se situaban.


- Vaya, mirad que tenemos por aquí, personas que no merecen vivir... ¡Tranquila, llegó la ayuda! - Grité alertando a los bandidos.


Eran simples bárbaros, gente estúpida que se aprovecha de los demás por no buscar algo mas decente que hacer. Mi trabajo y mi deseo es acabar con este tipo de escoria... ¿Una violación? ¿En serio pensaban hacerle eso a una mujer como ella? No lo perdonaría jamás, no es cuestión del contrato sino de orgullo como mujer.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 06, 2016 8:54 pm

Llegaron hasta el lugar en el que se reunian los bandidos. La pequeña base en la que se escondían tras cada acto vil. Marius iba a pedirle a Ayase un poco de calma, tiempo, para poder analizar la situación detalladamente: terreno, numero de enemigos, armamento, estado de embriaguez ,entrenamiento… todo lo que sirviera para asegurarles la victoria con una mínima exposición a la muerte o la mutilación. El perfeccionismo de Marius, sin embargo, se fue a paseo en cuanto vio a una mujer en serios problemas, con poca, por no decir ninguna, ropa puesta, y unos bandidos bajándose los pantalones.

Y una mierda. Formacion cerrada Ayase. ¡Adelante!

Al trote, Marius empezó a correr hacia el nutrido grupo de asaltantes , con la lanza firmemente agarrada y las plumas rojas de su casco hondeando al viento. Poco a poco empezó a acelerar el paso, como si de una carga de caballería se tratase, y, según aumentaba el ritmo de su carrera, un grito feroz de guerra salio de su garganta. No imploro la ayuda de ningún dios, ni le ofrecía la gloria de esta batalla a ningún reino. Simplemente, la ira que sentía por ver semejante injusticia salió de su garganta, tratando de asustar al mayor numero de enemigos porque, lo que es dar moral, el la tenía alta, y Ayase por lo que parecía estaba igual

¡Acabemos con ellos! ¡A degollarlos y a hacerles pedazos! ¡Sin piedad!

La primera estocada de la lanza atravesó a uno de los bandidos que se acababan de bajar los pantalones, y una sonrisa de satisfacción se iluminó en el rostro de Marius.

Cruel ironía, ir a clavar la lanza y que te la claven a ti ¿eh?

Con un movimiento circular hirió a otros tres enemigos, aunque las heridas eran leves, ya que lo que Marius quería era mantenerlos a distancia. En medio de la batalla, se fijó en que la mujer desnuda ahora no era el centro de atención. Si la chica era lista saldría corriendo de allí, lo que permitiría que tanto el como Ayase pudiesen combatir tranquilos, sin tener que hacer de niñera, aunque la otra opción…

¡Quedate donde estas, mujer! ¡Ayase, libera formación y cárgate a tantos como quieras!

Una vez dentro del grupo enemigo, era mejor dejar a un espadachín ir a su aire, sobre todo si eran del estilo de Ayase. Esos no sabían mantener una formación ni aunque su vida dependiera de ello
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Dom Ago 07, 2016 2:58 pm

Había escuchado algo, una voz a lo lejos. Dos voces concretamente, una de ellas parecía de una chica. ¿Eran mis alucinaciones...? Hacía rato que había decidido omitir todo lo que pasase a mi alrededor.
Pero también noté que habían algunos bandidos revolucionados y varias pisadas, así como un feroz grito que hizo que abriera los ojos para contemplar aquella situación ajetreada.

- ¡Acabemos con ellos! ¡A degollarlos y a hacerles pedazos! ¡Sin piedad! -nada más oír eso, mi primera vista al abrir los ojos fue a uno de los bandidos siendo atravesado por una lanza, justo delante de mí.

Con sangre que me había salpicado, mi primera reacción fue de nuevo cerrar los ojos de nuevo con miedo. Pero un momento, aquél asesino no había sido otro bandido, no tenía sentido. Por mucho que los bárbaros soliesen atacarse entre ellos para pelearse por una mujer, no llegaba a esto. Y menos con una lanza, una lanza y en bien estado. Junto con caballos. Algo no cuadraba, y esas voces nuevas tenían la respuesta.

Abrí los ojos de nuevo, ciertamente era un soldado, quien estaba hiriendo a los otros bandidos que habían estado a mi alrededor, junto a una chica espadachina, quien parecía su compañera. Aún no lo creía. ¿Mis ruegos habían sido escuchados? No es que fuera específicamente religiosa, como Fran, pero en ese momento dí miles de gracias a todos los dioses existentes por enviar a esos viajeros a un lugar tan recóndito como éste.

Aprovechando la situación, me hice a un lado, arrastrándome por el suelo tanto como pude. Agarré el trozo más grande que quedaba de mi gabardina con mis manos a la espalda ayudándome de los pies, para tapar lo que pudiese de mi cuerpo. El soldado del casco se dirigió a mí de nuevo para pedirme que me quedara donde estaba, aunque igualmente no podía hacer mucho estando atada de manos, de todas formas...

Me quedé sentada de rodillas en el sitio, con el trozo de tela encima de mi pecho y entrepierna, observando cómo luchaban aquellos viajeros.

Era un tanto espectacular ver a la chica, ¿Ayase, la había llamado? quien definitivamente era más joven que yo, luchar de esa manera con tanta elegancia. Una de sus espadas era de un color rojo precioso, bastante llamativo. A pesar de que me daban miedo las armas, tenía que reconocer que nunca había visto un arma tan bonita como aquella.
Mientras, el soldado del casco, quien vestía con una capa negra, luchaba por su cuenta, dando potentes impactos con su lanza. De los dos parecía el que más seguía unos determinados patrones, parecía más experimentado en la lucha junto a un ejército. O al menos era hasta donde llegaba mi sabiduría sobre esos temas.

Sea como fuese, ambos tenían tanto que admirar... y no solamente porque me habían salvado de aquella situación.

Sin embargo, y aunque anteriormente me había parecido dejar de ser el centro de atención, el momento tranquilo no duró mucho, pues uno de los bandidos que andaban escondidos vino por detrás, agarrándome de la cuerda que ataba mis brazos pegadas a mi espalda y levantándome. La tela cayó al suelo, de nuevo dejando que mi cara se enrojeciera levemente por la constante exposición de mi cuerpo desnudo.

- ¡Deténganse o rebano a la muchacha! -exclamó el hombre a mi espalda mientras me colocaba el cuchillo al cuello apretando un poco, debiéndose pensar que aquellos guerreros me conocían, usándome de rehén o algo parecido.

Aún así no hice ningún gesto ni ruido y mantuve mi cara serena. Viendo el panorama, aquellos extraños ya tenían todas las de ganar contra esos bárbaros, así que decidí quedarme quieta y confiar en mis salvadores.


Última edición por Itsuki el Dom Oct 02, 2016 9:23 pm, editado 1 vez (Razón : corrección de pequeño fallo cultural)
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2016 4:40 pm

Marius avanzó rápidamente entre los enemigos, dándome vía libre para luchar a mi estilo... Por un momento miré alrededor, fueron dos simples miradas pero para mí eran necesarias para ver realmente cuantos enemigos próximos a estos que humillaban a la valiente mujer habían. Avancé unos cuantos pasos mas con el caballo y me bajé de él, no sabía luchar montada pero eso no era algo que me hubiese preocupado pues nunca suelo tener un caballo a mi merced. Me dirigí a salvar a la chica por encima de todo, nuestro mercader era lo más prioritario en este momento así que mis esfuerzos serán dirigidos a únicamente defenderla por este momento.


- Vuélvete escarlata ¡Hizume! - Grité fuerte con odio en los ojos. Realmente aunque esta petición a mi espada sea la de cada día al desenvainarla, esta vez tenía puros deseos de que fuese así, no permitiría un día mas en el que gente normal fuese capturada y tratada de este modo por estos asaltantes sin honor.


Avancé rápida, dos de ellos se pusieron en mi camino presentando sus intenciones de morir frente a mí. Di un paso adelante mas mientras un tajo desde arriba se acercaba mas, dejé que mi espada se deslizara por el estómago de este aprovechando mi velocidad y cercanía con él, flexionando mis rodillas y avanzando con unos pocos pasos mas que junto en el movimiento del corte me situaron al lado del bandido el cual se desangraba y caía al suelo de rodillas para seguidamente perecer. Próximo a mí se encontraba el segundo quien ya parecía temerme, su lanza temblaba y al igual que la mayoría de su cuerpo.


- ¿Temes por tu vida? No te falta razón... Pero no hay nada como morir haciendo lo que amas. Por esa misma razón mi espada no tiembla, soy Ayase, la duelista de Nohr y estoy preparada para ser quien acabe con tu vida. - Dejé que mis palabras fluyeran en el aire, todos merecen saber el nombre de quien acabaría con ellos.


- ¡Callate! ¡Te mataremos junto a ella! - Me gritó con una voz asustada mientras avanzaba con su lanza.


¿Una lanza? Si por lo menos fuese de buena calidad podría haber tenido oportunidad de aunque sea hacerme un rasguño. Avanzó y dejo salir un golpe seco con intenciones de atravesar mi pecho. Me aparté hacía la derecha, su lentitud y poco desempeño con el arma dejaba salir de mí una cruel forma de pelear dándole un tajo justo en mitad de la lanza partiendola en dos para seguidamente con una patada frontal, recta hacia uno de sus costado lo hacía caer en el suelo. El esquive de la lanza me había dejado en buena posición como para darle una patada lo suficientemente fuerte como para hacerle caer desde un lado. Él pobre diablo suplicó diciendo que podía cambiar, dando excusas baratas y sin sentido mientras se alejaba arrastrándose de mí, no tenía tiempo así que avancé rápido y envié un tajo con la fuerza proporcionada por la inercia del movimiento a su cuello, el cual quedaba por la altura de mis muslos.


Di unos pasos más, ella estaba ahí cerca, debía de llegar y salvarla pero algo me sorprendió, algo lo cual no pude esquivar de forma instantánea pues apenas lo vi venir con mis propios ojos, lo que me alertó fue el sonido de la cuerda al enviar el proyectil que un arco hacía y con un paso hacía atrás pude contemplar muy de cerca una flecha delante de mis propios ojos, abriéndome una herida a un lado de mi cara. Un rasguño esta vez por suerte para mí. El "arquero" se encontraba a un lado, puesto sobre su rodilla para una mayor precisión con el arma, me desvíe de mi camino directo a la chica para acabar con su vida, esta vez echando a correr. Él tenía que sacar nuevamente una flecha, esto me daría tiempo para poder  acercarme un poco mas a él así que sin duda lo aproveche y corrí hacia mi nuevo objetivo. Lanzó una segunda flecha la cual si pude ver y muy difícilmente esquivar levantando el forro de mi espada para ello haciendo que esté al ser impactado se escapara de mis manos y diera unas o dos vueltas en el aire y caer al suelo. Esa había sido su última oportunidad de vivir y la había desperdiciado fallando, di tres pasos largos añadiendo al tercero un tajo en la mano del arco el cual ya estaba apunto de apuntarme nuevamente y otro rápido a su cuello.


- Por un momento pensé que esta no la contaba, los que llevan arco siempre son un gran problema para mí... - Susurraba.


Me giré nuevamente hacia la posición de la mercader pero por desgracia esta era agarrada por detrás con un cuchillo sobre su cuello.


- ¡Deténganse o rebano a la muchacha!


Vaya, ahora si que teníamos un problema... ¿Qué debíamos hacer? ¿Ceder ante la petición? ¿Debería de arriesgarme y avanzar? Paré un momento mi cuerpo, ya otra vez empapado en sangre. Debíamos ser muy cautelosos y no poner su vida en juego... Otros muchos dicen que quien no arriesga no gana pero en esta ocasión hablábamos de la vida de una persona y no se trataba de una persona cualquiera, además tenía que defenderla pasase lo que pasase, pues era alguien que había contratado mis servicios.


- Me temo que vas a tener que reconsiderar toda esta escena y devolvernos a la mujer. Te dejaremos ir si la dejas vivir. Si ella muere, todo lo que esté en dos kilómetros a la redonda también morirá y cuando digo todo... Es todo, no dejaré a nadie de tu grupo vivo ¡Destruiré este lugar contigo en él si no la sueltas ya! - Dije con voz fría y muy amenazadora.


Realmente hemos de admitir que yo era una chica que parecía de todo menos amenazadora... Pero cuando mi rostro se tornaba serio podía llegar a parecer un demonio de bonito cuerpo y linda sonrisa, lo señalé con mi espada, aún con sangre goteando de ella y le dije lo que sería mi ultima frase antes de que seguidamente actuara :


- Elige. Vivís los dos y los que quedáis de ustedes o morís los dos junto a todo lo que a mi vista esté.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Dom Sep 11, 2016 4:58 pm

OFF:
Hemos decidido saltarnos ambas, el turno de Marius Scipio; lo cual se transformará seguramente en un tema de dos personas, al no dar señales de vida en MUCHO tiempo. Si el user desea volver, que me contacte por MP.

Ayase había amenazado a mi captor de una manera que hasta a mí me había entrado miedo. Era una mujer fuerte y eso se notaba. Cuánto admiraba su valentía... Además, antes había mencionado que provenía de Nohr, el país vecino al lugar de origen de mi padre. Con eso ya había logrado captar mi curiosidad. Mientras su acompañante seguía luchando por separado, ella habló de nuevo. Mencionando algo que sí hizo que el sudor frío saliera desde mis entrañas. Si el bandido no me soltaba, yo moría también.

Mientras yo miraba sorprendida a  la muchacha, el hombre decidió bajar el arma, despegándolo de mi cuello, donde había casi logrado hacerme un pequeño rasguño artificial. Pero al contrario de lo que esperé, oí clicar su lengua contra los dientes antes de seguidamente empujarme hacia el piso con su pie. Mi mentón chocó contra la tierra causándome varios raspones ahí y en mi mejilla. Al soltar un pequeño grito de dolor el hombre volvió a golpearme con el pie en la espalda, causando que me provocara más dolor aún.

- ¡He decidido que voy a descuartizarte a tí antes que a ella! ¿Que acaso piensas que una mujer va a poder conmigo? -exclamó el bárbaro yendo a por Ayase con el cuchillo en alto, con toda la intención de atacarle.

Sin embargo, no creía que pudiese contra ella. Ni aunque viniesen más a por ella, levanté mi rostro de la tierra para mirar sonriente a la chica, ella era fuerte... Tenía que confiar en aquellos que habían salvado mi vida. Aún con las manos atadas, me aparté hacia donde me aseguraba de que no hubiese otro bandido avispado que pudiese usarme de nuevo, arrastrándome por el suelo como si fuera un gusano. Ya me daba igual, me daba igual que estuviese desnuda, que mi barbilla estuviese sangrando, que mi columna vertebral gritara por mí de dolor. No desperdiciaría la gran ayuda que estaba recibiendo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 12, 2016 2:43 pm

La situación era muy tensa, tan tensa como cada vez que trabajaba... No se como lo hacía ¡Pero no podía tener un solo día sin problemas! La misión que tenía ahora mismo era simple, solo tenía que proteger al mercader de bandidos durante el camino pero jamás hubiese imaginado que este mercader ya estuviera siendo víctima de un secuestro antes de yo llegar así que mis objetivos cambiaron. No era solo protegerla a ella... era recuperar también su orgullo como mujer derrotando a cada uno de sus asaltantes, no dejaría que esto quedara así aunque no hubiera contratado mis servicios, esto ya era personal.


- Haces bien en soltarla, semejante sabandija como tú no tiene ningún derecho a poner sus manos en una mujer como ella. - Le dije al bandido al ver que la soltaba de una forma un tanto bruta.


- ¿De verdad crees que tienes algo que hacer contra mí? Te voy a enseñar lo que es el respeto, después de esto si aún sigues vivo no volverás a usar a ninguna mujer mas como un objeto. La gente como tu, me da una razón mas por la que dominar el arte de la katana.


Corrió hacia mí con su cuchillo en alto, estúpido caballo sin jinete. Flexioné mis piernas y me impulse para empezar a correr hacia a él también, rápida e inesperada. Él al parecer no esperaba tanta decisión de mí pues vi en su mirada el miedo, de ver mi avance... No le quedaban opciones, en esta situación solo podía hacer dos cosas : Abatirme o morir.

Su tajo venía en vertical, así que decidí vencer su máximo con mi máximo. Me llevaría un buen tajo, lo sabía... Pero realmente no quería que tuviese oportunidad así que no dudé en hacer lo que hice. Cuando nuestras armas se iban a cruzar cambié mi cuerpo de dirección y bajé mi espada hacia su estómago mientras daba unos dos pasos con la máxima velocidad que me podía permitir, por suerte su tajo solo me cogería la parte de arriba del brazo.

La batalla acabó en ese mismo instante, el cayó al suelo dejando caer su cuerpo casi en peso, le había abierto la mayor parte del estómago. Yo también salí herida, mi brazo izquierdo sangraba desde casi el hombro. No era mortal si lo trataba ahora, si no lo hacía pronto me desangraría así que rápidamente arranqué la capa que este hombre llevaba y me dirigí hacia ella, la tapé con dicha capa y llamé al caballo que vino veloz hacia nuestra posición. Era hora de irse.


- Lamento haber tardado tanto en salvarla ¿Está bien? - Le pregunté mientras le hacía un gesto para que se subiese al caballo.


- Marius, nosotras avanzaremos. No te preocupes por nada, yo la llevaré personalmente hasta un lugar seguro. - Le dije a mi compañero quien aún se encargaba de algunos de ellos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Miér Sep 14, 2016 8:01 pm

Era espléndida, todo el rato que la veía luchar me hacía querer ser como ella. Pero seguía temiendo el uso de armas, era imposible, y tampoco era ya joven. Sabía que yo ya tenía un deber en este mundo. Y aunque mi camino estaba un poco borroso en aquellos momentos, sabía de sobra que yo misma era quien tenía que decidir ese destino, y no arrepentirme jamás de mis decisiones.

Le había conseguido herir en el brazo, de repente me exalté. Pero ella estaba bien, había conseguido derrotar al enemigo, aunque la escena fuera un tanto fuerte para mí. Cerré los ojos, pensando que en cierta parte, esos bandidos también tendrían su familia. Y era vida al fin y al cabo, pero aún así… me alegraba de haber sido salvada. Una vez más. En momentos como esos cualquiera podría no haber vivido para contarlo. Además, por fin había entendido el por qué se hallaban todos los bandidos en aquellos campos de entrenamiento. Se habían escondido de los lobos de Sacae. Recordé las hazañas de Trombe con las mejillas coloradas.

Ella me cubrió con la capa del hombre después de haberme desamarrado las manos. Por fin sentía el aire tocar la piel de mis brazos. Fui a recoger lo que había quedado de mis ropas, mi madre sabría arreglarlas.

- S-sí...  ¡muchas gracias! -respondí sonriéndole, y tapándome mejor con la capa- Me duelen un poco los golpes… Pero estoy bien, debería usted preocuparse por lo suyo. ¡Por los dioses! -señalé a su brazo que seguía sangrando.

- No tengo ningún ungüento ni nada encima, pero será mejor que se vende eso… -comenté preocupada mientras le hacía caso y me subía a su caballo, y después ella, llevándome de camino a la ciudad.

- De verdad… muchas gracias señorita Ayase, a usted y a su compañero. -mencioné, aunque él se había quedado atrás, igualmente. Eran mis salvadores.

- Mi nombre es Itsuki. ¿Ustedes no son de por aquí, verdad? ¿Qué les trae por Sacae, si puedo preguntar?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 20, 2016 2:16 pm

Mi brazo seguía sangrando, necesitaba como ella misma había dicho hacer algo por ello. Estábamos ya a caballo así que sería mejor avanzar hasta que estuviésemos a salvo y luego vendar mi brazo, por encima de todo estaba la seguridad de mi cliente... ¡No quería que se hablara mal sobre mis servicios! Sino no podría sobrevivir en este oficio en el que el buen hablar de los clientes sobre ti era mitad de tu trabajo ya que por ello tienes mas personas interesadas en ti o lo que haces.


- Mi brazo por ahora puede esperar, primero te mantendré a salvo.


- Encantada, Itsuki. Tanto yo como Marius somos vuestros guardaespaldas contratados para este glorioso día en el que viajaría para vender sus mercancías. Sentimos tanto él como yo haber llegado tan tarde estando tú en esa situación.


El caballo galopaba a una buena velocidad con lo cual pronto dejamos atrás el campo de tiro donde los bandidos habían estado. No esperaba que dicho mercader tan famoso fuera una mujer, había estado con mercaderes de alto prestigio antes pero nunca habían sido de mi mismo género así que he de decir que esto me impresionaba de ella, tenía que ser genial en lo suyo.


¿Y bien? ¿Donde quiere ir entonces Itsuki? Dudo que sin mercancía alguna siga hacia algún lugar que tuviese planeado.


Marius se había quedado atrás, en parte estaba algo preocupada porque lo conocía de no mucho y no sabía el límite de sus habilidades, aún así era mejor confiar en él y pensar que todo saldría bien y que además saldría ileso de la trifulca que habíamos montado. Pese a que se me notaba la preocupación por mi compañero, quise demostrarle a Itsuki que confiaba en él, obviando el tema y dejándolo ir incluso de mi mente. Si yo me preocupaba por ello, ella también lo haría además de que si le pasase algo seguro que se sentiría tan culpable como yo misma, parecía una chica de buen corazón y valiente alma. Aún perdía sangre, empezaba a notar mareo en el caballo y el malestar en mí ya era visible. Recosté mi cuerpo sobre dicho caballo dejando de hacer esfuerzos para que resistir un poquito mejor el dolor del tajo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Mar Sep 27, 2016 11:00 pm

Su brazo "podía esperar", decía... No estaba nada convencida de ello pero no quise insistirle más. Supuse que una guerrera como ella había aprendido a soportarlo y a cuándo hacer las cosas en su debido momento. En ese aspecto, era ella quien sabría más del tema. Aún así, no pude evitar preocuparme al ver su herida mientras íbamos en caballo por el camino.
Así que eran guardaespaldas contratados que pasaban por... Espera un momento. ¿Contratados? ¿Contratados por "mí"? ¿"Mis mercancías? Doblé la cabeza hacia un lado en señal de no haber entendido lo que había dicho. ¿A qué se refería con eso?

- Ummm.... No... verás... yo... -murmuré intentando decir algo que claramente no me salía, me había confundido con aquello- Es decir, gracias por salvarme, pero... -¿Qué debía de decir? No me gustaba engañar ni mucho menos a las personas, pero y si, ¿sólo habían salvado de aquella situación por haberse confundido de persona? No me gustaba aquello en absoluto.

Antes de poder decir cualquier cosa más, me preguntó hacia dónde quería que nos dirigiésemos. Alcé mi vista a los alrededores para ver que ya volvíamos a estar en las planicies, aquella vista ya me era familiar.

- Mejor... llévame a mi pueblo y allí aclaramos las cosas. -comenté, con intenciones de explicarle su confusión más tarde, primero teníamos que darnos prisa para que alguien pudiera atender su herida. - Tranquila, te guiaré hasta allí. -le dije. Y, nada más verla, se había recostado hacia delante, tenía bastante mala cara.

- ¿¡Señorita Ayase?! -exclamé, bastante preocupada, haciéndome hacia un lado para ver su brazo- Oh cielos... ¿Qué hago?... -murmuré por lo bajo para mi misma. Aquella herida no dejaba de sangrar y yo no sabía cómo actuar. No llevaba ninguna poción de emergencia encima. De hecho no llevaba nada, estaría desnuda si no fuese porque andaba tapada con la capa de uno de aquellos bandidos, llevando colgada mi gabardina rota a pedazos en un brazo. Volví a mirar esos trozos de tela y al brazo de la chica.

No, Itsuki. Aquello era mala idea, no sabía la manera correcta de vendar a alguien, no era ninguna curandera, sólo sabía untarme las savias naturales de algunas plantas curativas. Y ya está. Pero... tenía que intentarlo. Cogí uno de los trozos más largos de la gabardina y, aún encima del caballo, intenté agarrar con cuidado su brazo para ponérselo alrededor, tratando de no apretar ni hacerle más daño.

- Señorita Ayase, por favor, déjeme vendarle aunque sea. No tardamos en llegar a mi pueblo pero aún así... Esto tiene mala pinta. -le dije, mostrando mi preocupación.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 03, 2016 8:12 am

Bien, la llevaría hasta su pueblo. Según ella decía, tenía que estar cerca de estas planicies de basta extensión, así que me mantuve acostada sobre el caballo un poco mas. Itsuki, quiso ocuparse de vendarme el brazo pero cuando sentí que ya un trozo de tela empezaba a rodearme la herida, le di a entender quitando mi herido brazo de ahí que no quería que lo hiciera... ¿La razón? Pues es sencilla, para mí, una mercenaria la cual siempre ha estado siendo cuidada por todos tiempo atrás, me molestaba el hecho de que hasta mi propio cliente tuviera que hacerse cargo de mí... ¿Qué clase de mercenaria sería si aún dejara que todos velen por mí? Por mi orgullo como mercenaria, aparté mi dolor unos minutos y volví a reincorporarme para que Itsuki no sintiera temor por mi herida.


Pronto llegamos al pueblo, era uno bastante bonito aunque si lo comparamos con cualquier sitio de Nohr... ¡Todo lo que vea es bonito! Seguidamente me baje del corcel y me arrodillé, sacando de una pequeña bolsa que siempre cuelga de mi cintura, un pequeño vendaje. Allí, arrodillada traté de parar rápidamente la hemorragia para luego levantarme y mirar a la mercader mas de cerca. Cierto era que además era joven, parecía ser mas madura que yo pero sin duda era joven y de una belleza natural privilegiada, su tez mucho más morena que la mía me encantaba y su rostro era totalmente una delicia para los ojos de los demás.


- ¿Ves? Ya está tratada, soy mas fuerte de lo que parezco. - Dije absolutamente orgullosa de mí misma a pesar de que cualquiera que me hubiera visto como por ejemplo ella, sabían que aquel dolor casi me llegó a incapacitar.


- Aprovechando que estamos hablando... ¿Qué piensas hacer sobre el trabajo? Supongo que tanto Marius como yo podemos alargar el trabajo de protegerte de ser necesario. Al fin y al cabo no hemos tenido éxito en nuestro cometido. - Solté sonriendo.


Por lo menos yo, estaba dispuesta a pasar aquí el tiempo necesario hasta llevar a cabo la transportación de la que en el contrato se habló... Así que no parecía impaciente ni mucho menos, al final acabaría viéndose recompensado por el dinero y con sobre todo, mejor reputación. Creo que la mercader parecía un tanto nerviosa, quizás pensaba sobre su carreta llena de frutos que había perdido, aún así ladeé mi cabeza sonriendo para hacerle saber que tenía curiosidad por saber aquello que rondaba su mente, aunque obviamente no era necesario que me lo contase, de ahí que solo hubiera hecho un gesto y no una pregunta.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Jue Oct 13, 2016 2:31 pm

Ayase había rechazado mi petición, apartando el brazo. En silencio, acepté una vez más que no quisiera el vendaje, amarrándome el trozo de tela en mi muñeca. Me dediqué a seguir dándole señalizaciones de por donde ir, hasta que llegamos por fin. Aún en el caballo, antes de entrar tuve cuidado de taparme bien el cuerpo con la capa. No quería que los vecinos cuchichearan. Seguimos más o menos un poco más hasta llegar a la altura de mi hogar, como le había pedido, ya que no estaba mucho más lejos que unos cuantos pasos a caballo.
Al bajarnos, ella se puso de rodillas sacando el vendaje para su brazo. Quería que me quedase tranquila así que le sonreí, ligeramente.

- Eso no lo pongo en duda. -carcajeé en un momento de alivio, ante su comentario.

¿Que qué pensaba hacer sobre el trabajo? Los nervios me saltaron encima una vez más. ¿Qué le diría? No quería que se sintiese engañada, a pesar de que todo hubiera sido un malentendido. Al ver la mirada de la chica, bajé la cabeza mirando hacia un lado, dudando por unos segundos.

- Uhm... -musité- Sobre eso... -y me aclaré la garganta, devolviendo mi vista a sus ojos, decidida.

- Mira, estoy eternamente agradecida por vuestra ayuda hoy. Gracias por salvarme, de verdad, Ayase. Y agradezco también que me propongáis protección por más tiempo. -sonreí, sólo por unos momentos para luego volver a la seriedad- Pero... creo que os estáis confundiendo. -paré para hacer una pequeña pausa, suspirando.

- Escucha, por favor. Mi filosofía no es precisamente el mentir, por tanto... -me costaba mucho hablar, tragué saliva- No, no he contratado a nadie. De hecho, ni siquiera podría permitírmelo. No sé nada sobre el comerciante que lo ha hecho realmente... Soy una simple chica de pueblo que iba sola a vender mis calabazas, y nunca llegué a creer que alguien llegara a ayudarme. -cerré los ojos y bajé de nuevo la cabeza.

- Por favor, disculpadme... -incliné mi cuerpo hacia delante a modo de reverencia.

- Sin embargo, puedo intentar... Pretendo -corregí- compensaros por las molestias causadas. Al fin y al cabo, lo hecho, hecho está. -dije, sinceramente- Y quien quiera que fuera que os haya contratado, tiene que sentirse orgulloso. Toda esa pasión que le dedicáis al trabajo tú y tu compañero... -comenté con admiración.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 19, 2016 12:08 am

Un día lleno de acción y por lo tanto agotador, era la mejor descripción para hoy, no sabéis cuanto echo de menos unas largas vacaciones o simplemente permanecer en mi hogar disfrutando de los días que pasen. Pese a eso, la costumbre y la necesidad de seguir sobreviviendo no me lo permitirían jamás, así era la vida de alguien como yo. Itsuki se veía extraña, quizás un poco intranquila, algo le rondaba la cabeza y justamente cuando fui a hablar, ella misma dijo el que era.


¿Nos estamos confundiendo? ¿¡Nos estamos confundiendo?! E..E-so sin duda no era una buena noticia, es cierto que la habíamos salvado y que aunque no fuese por el trabajo, lo hubiéramos hecho de todos modos pero... ¿¡Entonces que pasa con nuestro mercader!? Creo que esto va a repercutir mucho en mi status como mercenaria por estos lares, suerte que tenga medio mundo más por donde prestar mis servicios. Me imagino como estará el famoso mercader ahora mismo, quizás la situación llegara a ser extremadamente cómica en mi cabeza, pero no podía parar de pensar en que quizás aún nos estaría esperando para partir y que quizás todo este "rescate a nuestro mercader" no había resultado ser lo que esperaba.


Sin querer, reí... Los nervios se apoderaron de mí en ese momento y lo único que pude hacer fue eso, reír. Miré hacia Itsuki y sin pensarlo mucho más, me senté en medio de todo, cruzando las piernas. Si, soy una chica a la que poco a poco se le va quitando su feminidad, aunque siempre tengo mi punto que me permite seguir sintiéndome mujer. Allí, de piernas cruzadas justo en frente de Itsuki pensé, Marius... ¿Estará viniendo para aquí? Ya verás la sorpresa que se lleva.


- Supongo que querrás que lo deje pasar ¿Verdad? - Dije aún sentada mirándola fijamente.


- No te preocupes, Itsuki. Muchas veces sentir que has hecho algo bien, es la mayor de las recompensas. No necesito que me des nada a cambio. Aunque... Me temo que algún día, tendrás que invitarme a beber té, no tengo mucho tiempo que perder, pues supongo que le debo un "Lo siento" a un enfadado mercader. - Aclaré sonriendo.


Era cierto, sabía que vivía de esto, pero no es mi objetivo principal en la vida. Ayudar a gente, ver sus sonrisas, observar su forma de vivir y hacer las cosas, hablar con ellos, divertirme... Todo formaba parte de mi objetivo, con todo ello, mi objetivo de ser la humana más mortal con la espada era mucho más ameno. Me levanté enérgica y abracé fuerte a Itsuki, quien aún estaba inclinada y con ello le dediqué al oído unas palabras.


- Si algún día estás en peligro de nuevo, toma... Esto te dará suerte. - Decía mientras sacaba una pequeña cadena de mi bolsa y se la daba.


- Al parecer la necesitarás más que yo al vivir en este extraño pero hermoso lugar. Ya sabes, no olvides que me debes una taza de té ¡Nos vemos a la próxima Itsuki!


Y montándome en mi caballo, cabalgué hasta donde vi por última vez a Marius, le explicaría todo más tarde y veríamos que podríamos hacer con el mercader que nos debía de estar esperando, pobrecillo... ¡Espero que aún siga ahí!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Itsuki1 el Jue Oct 27, 2016 7:02 pm

Por suerte o desgracia, tras unos segundos ella había echado a reír. Miré como se sentaba relajadamente allí mismo, en frente de mi puerta, en el suelo del patio. Me incliné agachando la cabeza para mirarla, dudosa.

-No, en absoluto. Si quieres, espera aquí mismo... ¡quiero entregarte un pequeño saco de manzanas! Como agradecimiento. -sonreí, pero en el momento que me iba a girar, ella habló de nuevo.

- Pero... -murmuré- Está bien. -sonreí de vuelta, algo triste. Ojalá pudiera cumplir su propuesta, era una pena que no me la volvería a encontrar en mucho tiempo, si la espadachina volvía por aquí. Reí ante su último comentario.

- Cierto, será mejor que partas. ¡Vuestro cliente debe de estar preocupado! -añadí.

Ella se levantó de un salto, con ánimos, y me abrazó. Abrí los ojos al quedarme sorprendida por unos segundos, de que aquella extraña joven mostrase otra faceta sobre ella, y más después de haberle confesado la verdad. Ella era fuerte, decidida, orgullosa, y sin embargo también era una persona relajada, sincera, cariñosa... No pude evitar sonreír y devolverle el abrazo.

- ¿Eh?... -la miré, parpadeando, después de escuchar lo que había dicho, observando como ella me ofrecía una cadenita que tenía guardada. ¿Y eso? - Pero yo no... No merezco esto. -exclamé, mas una vez más no servía de nada rechistarle. Agarré la cadena con suavidad y cerré el puño con firmeza.

- Gracias, de verdad... Siento no haber podido hacer nada por tí, al final. -pausé- ¡Pero hablaré mucho de vosotros por donde vaya! -dije con una sonrisa amplia - Hasta la próxima... Ayase. -me despedí de ella con una sonrisa, aunque por dentro estuviera un poco triste. Agitando mi mano desde que se montaba en su caballo y se iba de vuelta, hasta que había desaparecido de mi rango de vista.

Suspiré, bajando la mirada hacia mi puño, el cual abrí y toqué con cuidado la cadenita. Sonreí y me di la vuelta para entrar finalmente en mi casa. Al hacerlo, me aseguré con el oído de que mi madre no estuviera alrededor y me coloqué rápidamente otra gabardina que había colgada de la pared por encima, para taparme las fachas. Lo menos que quería era preocupar a mi madre. Además, en este abrigo era donde había estado la moneda del lobo todo el rato. Así que por suerte no la había perdido por el camino.
Subí a mi cuarto y me apresuré en escribirle una carta explicativa a Eucliff, antes de que se pasara la hora del mensajero. Después, me dí un baño y finalmente me puse a intentar coserme la ropa lo mejor que pude. Suerte que sabía algo porque me había enseñado mi madre, quien por suerte aún no llegaba. Seguramente estuviera en casa de una vecina amiga.
No quería darle un disgusto días antes de que me fuera de viaje con Trombe... Que eso también era otro tema; tendría que contarle a él sobre lo sucedido. Aunque era posible que no le iría a gustar lo que escuchara.


OFF:
pues doy por concluído el tema, muchas gracias <3
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Villager

Cargo :
Agricultora / Mercader

Autoridad :

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
Trombe

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Eliwood el Vie Nov 04, 2016 9:39 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Ayase ha gastado un uso de su espada de bronce.

Ambas obtienen un incremento de +2 EXP. Gracias a esto, Itsuki obtiene un nuevo skill de la rama Villager:

Inventario Eficiente - Concede al villager uso de sus propios medios para cargar más items de los que el inventario normalmente permitiría. Estos se guardan en 6 espacios de Convoy en los que solamente el Villager puede depositar y retirar libremente, permitiéndose inclusive prestar o cobrar sus espacios a otros personajes, pues son de su pertenencia. Siempre debe ser el Villager quien haga los movimientos del Convoy.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los salvadores de lejanas tierras. [Campaña - Priv. Ayase & Marius]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.