Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 01, 2016 8:59 pm

Tellius, un buen lugar, relativamente hay mucha gente así que siempre esta acompañado de un grupo de personas que utiliza para movilizarse. Es por esto que no ha tenido grandes problemas, no muy ha diferencia de Akaneia, lugar en el que estuvo hace un buen tiempo. Pero tiene lo suyo, y ahora esta por verlo en un pueblo de Begnion, lugar donde mientras ve quien puede estar interesado en algún arma, sus ojos captan algo interesante y fácilmente represivo.

Un hombre de estatura alta y con músculos algo vistosos esta tirando del brazo de una mujer, ella, dentro de lo que puede, se resiste a ser llevada por el. Pero es tan pequeña la reacción de ella, conoce tan bien el hecho de que no puede hacer nada que trata de hacerlo por las buenas. Pero eso no funciona, entonces a Eucliff le sale el caballero de barata armadura y se acerca a el. -Disculpa, pero esta mas que claro que ella no quiere ir contigo- El hombre lo ve fulminante, de estar irritado por el rechazo de la mujer ahora hay alguien que trata de ponerlo en su lugar.

Pero al ver a Eucliff suelta una risa, se le ríe de forma notable, y no dice palabra alguna, pues bueno, eso no es necesario cuando ya sabes que harás. Después de soltar a la mujer el puño del hombre se detiene en su cara, haciendo caer a Eucliff que, de no haber girado a tiempo, puso haberse clavado la punta de algo en la espalda. Se agarra la nariz por el golpe mientras trata de ponerse de pie en la idiotez que le dejo el golpe, apenas y vio algo acercarse a su cara. Pero se ve claramente, que si alguien no interrumpe, el mercader acabara con algo mas que una nariz descolocada.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Mar Ago 02, 2016 3:00 pm

Con nada más que una camisa y un par de pantalones, Aran tenía la apariencia de cualquier aldeano de origen humilde. No tenía nada de raro, siendo  que él había vivido gran parte de su vida allí, y consideraba aquel sitio su hogar. Por lo mismo, caminar por sus calles caído el atardecer era algo habitual en su rutina, siendo que entonces tenía un descanso de su ajetreada vida en Sienne.

También era común encontrarse con visitantes, la mayoría del tiempo, indeseados. Nondrik, a pesar de ser un pueblo mucho más desarrollado que otros, era constantemente invadido por gente deplorable. No era difícil chocar con una escena tan pintoresca como la que encontró Aran en su camino.

Llegó al lugar cuando ya se había dado el primer golpe. Un hombre había caído al suelo, y su atacante lo miraba lanzando una sonora risotada. Aran pensó que se trataba de un simple pleito de borrachos, pero eso no lo detuvo  para interponerse tan pronto llegó a la escena. La joven rescatada, una mujer que él conocía, lo miró y rogó con los ojos que hiciera algo al respecto. Señaló el cinturón de quien estaba de pie, lugar donde Aran identificó un cuchillo, cosa que lo alertó de inmediato. El peliverde se cruzó en el camino de ambos desconocidos, agarrando además una escoba que estaba contra la pared de una casa. El hombretón gruñó ante la interrupción, pero no pudo evitar verse sorprendido pues, a pesar de tener ambos constituciones muy distintas, el joven le pasaba en altura.

-Gente como tú me enferma -dijo Aran, estático, pero con una mirada severa.

-Todos dicen lo mismo, niño -respondió él, sin dejar de reír.-¿Qué piensas hacerme con esa cosa? ¡Ya verás!

Con un movimiento fugaz se llevó la mano derecha a la daga, pero antes de poder sacarla, un golpe horizontal con la escoba le hizo crujir los dedos. Nublado por el dolor, el hombre intentó abalanzarse contra Aran, pero no logró tirarlo al suelo cuando lo empujó. Intentó entonces golpearle el estómago con la mano buena, pero no lo alcanzó, pues fue Aran quien lo golpeó primero en el rostro, dejándolo incapaz de continuar. Todavía de pie, el sujeto musculoso dio un último vistazo, y echó a correr hacia la salida del pueblo. Aran, viendo esto, lanzó la escoba de golpe al suelo, resignándose a no perseguirlo.

-No lo vale. -dijo la mujer que antes había sido agredida. Dio un paso adelante, y se acercó donde estaba el joven que se había llevado el puñetazo. Quizo ayudarlo a reponerse, y Aran hizo lo mismo, sosteniendo uno de sus brazos sobre su hombro.

- ¿Puedes caminar por tu cuenta? -preguntó el peliverde mientras observaba su rostro. No parecía haberse podido defender ni siquiera un poco, pues sangraba demasiado.

-Mejor llevémoslo dentro de mi casa. Le prepararé un ungüento. -dijo la mujer, dirigiéndose a su cabaña, que estaba en realidad muy cerca de ese sitio.

Una vez dentro, el soldado llevó al viajero hacia una silla, para dejarle que se sentara. Aran, por su parte, apoyó una mano en la mesa, con la vista dirigida a nada en concreto.

-¿Por qué interveniste? -preguntó en un murmullo.-¿Quién eres?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 02, 2016 5:33 pm

Cuando recupero la lucidez pudo ver a alguien entre el y el musculoso, pero poco pudo pensar, fue el daño en su nariz lo distraía, simplemente agarro una de las puntas de su bufanda y se la llevo a la nariz. Con eso podría evitar que la sangre manchara mucho el suelo, en especial por que una bufanda mas, una menos, esas las consigue por monedas de cobre. Pero con la lucidez que mantenía y recuperaba de a poco vio la pelea, y el como salio corriendo aquel hombre. Se sintió avergonzado de su propia insuficiencia, tan fácil y con una escoba, debería de aprender a reaccionar mas rápido.

Acepto la ayuda tanto de la mujer como del peliverde, manteniendo su nariz aun tapada. -Si... Solo me lastimo la nariz- Tratando de hacerse el duro, es obvio que mas que lastimar se asemeja a romper, quizás fue por poco que no perdió la consciencia con el golpe. Pero parte del deber de un hombre es no preocupar a la gente a su alrededor mientras pueda hacerlo, enseñanza que le dejo su madre al final de su vida, pero que se lo decía de vez en cuando.

Con la mochila colgando de un costado camino hacia la casa de la mujer, se sienta y saca su mochila, dejándola en el suelo, el sonido de las espadas, dagas y algunas lanzas no se hace esperar. Una sonrisa se dibuja en su rostro mientras sigue jugando con su nariz, pero deja de reírse y suelta un leve quejido cuando re-acomoda el hueso de su nariz en su lugar. -Me llamo Eucliff, soy un mercader de armas- Se quita su bufanda y enrolla la punta ensangrentada, limpia la sangre que queda en su cara con el resto de la misma mientras sigue hablando. -Digamos que mi forma de ser no me dejo ignorar aquello, no suelo quedarme sin hace nada al ver que alguien se aprovecha de otra persona, sea quien sea, aunque eso ultimo ya quedo claro- Suelta otra leve risa con sus ultimas palabras, pues es cierto, ¿Que persona en su sano juicio se pondría frente a una persona como el musculoso de antes teniendo el cuerpo de Eucliff?

-¿Y tu? ¿Como te llamas, y que te llevo a intervenir entre mi y el hombre de antes?- Pregunta ya con su cara limpia de sangre, mirando al peliverde al rostro con una leve sonrisa en su rostro, dándole una apariencia amable. -Por cierto, ¿Eres soldado?- Agrego antes de dejarlo responder, para alguien que fue enseñado en el arte del análisis, y no solo de las armas, le es fácil llegar a esa conclusión. Pues los mercenarios no solían ir por allí con esas pintas, y en sus conocimientos no entraba la idea de que tuviera otras ocupaciones. Ya que, de cierta forma, cada persona no-pueblerina tiene una forma ¨especial¨ de vestir, por lo tanto, a menos que el haya fallado, el otro hombre seria un soldado en su tiempo libre.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Jue Ago 04, 2016 2:55 pm

Por la carga que llevaba aquel hombre, era obvio que se trataba de un mercader ambulante, lo que llamó bastante la atención del soldado, ya que al principio ni siquiera se había dado cuenta si es que cargaba algo con él. Pocos en el pueblo eran capaces de costearse una en el pueblo exceptuando, por supuesto, a los mercenarios errantes. Todo porque, en realidad, eran pocos los que sabían manejar un arma verdadera, con filo de acero. Tenían herreros en el pueblo, pero nunca se daban la tarea de forjar esa clase de instrumentos, era toda una novedad.

Aran se volvió y miró el rostro del visitante cuando este dijo su nombre y confirmó su trabajo. Tenía un aspecto terrible, pero nada que no hubiera visto antes. Eso sí, no sabía hasta qué punto era bueno arreglarse la nariz con los dedos y sin ver.

-Eso es admirable, supongo. Pero ten en cuenta que ese matón puede seguirte al salir del pueblo. Quizás deberías quedarte hasta el amanecer... -empezó a decir Aran, dando el típico sermón de guardia a quienes se hacen de valientes, hasta que fue interrumpido por las preguntas de Eucliff.

-Pues... mi nombre es Aran. Y, ...eh, sí, soy soldado de Begnion, aunque se supone que estoy fuera de servicio por tres días. -¿Tan fácil había adivinado su profesión tan solo con verlo pelear? Detrás de aquella sonrisa se encontraba una persona de mente ágil, o al menos esa era la impresión que le había dado. No había que ahondar en sus razones para intervenir en la pelea de antes, ya que su tarea era evitar conflictos entre ciudadanos.- Creo que serlo justifica lo que hice. Además conozco a Eleonora, así que estaba obligado a ayudarla.

Por pura coincidencia, al momento de nombrar a la mujer, esta apareció por la puerta cargando con sus aparatos medicinales. Ahora se podía ver bien su rostro; parecía bastante joven, y tenía el cabello negro recogido en una coleta. Vestía con simplicidad, y era bastante más pequeña que la mayoría de las personas de aquel lugar.

-Tienes suerte de que sepa tratar esta clase de heridas. -sonrió Eleonora de oreja a oreja. Se acercó a ellos, y estudió el rostro del herido.- No es más que lo que se ve, una fractura. Con un emplasto de hojas bastará para aliviarte el dolor. -Dijo, devolviéndose a prepararlo. El peliverde esperó a que ella se marchara para continuar con la conversación (simplemente no era capaz de mantener una charla entre tres, le incomodaba).

-¿Por qué vendría un mercader de armas aquí? -preguntó de repente.- No hay mucha gente a la que puedas vender tu mercancía. O tal vez solo estás pasando por todo Tellius. -concluyó para sí mismo.- Me pregunto de dónde provienes.

Aran pocas veces tenía la posibilidad de hablar con extranjeros, pues la nación solía ser muy aislada. No al punto de parecerse a Daein y a sus políticas conservadoras, pero aun así las noticias del exterior no llegaban a villas ubicadas en la periferia, o a oídos de los comunes.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 04, 2016 4:24 pm

El ya conoce bien los sermones, no es necesario que se lo repitan una vez mas, conoce bien la naturaleza vengativa de esa clase de hombres.

Estaba por decirle algo, el decir que estaba obligado a ayudar a alguien por conocerla era inconcebible para Eucliff. Pero la llegada de la chica evito que lo dijera, simplemente se quedo callado mirándola, manteniendo una leve sonrisa en su rostro. Y tal como el soldado, Eucliff se mantuvo callado también, aprovecha ese momento de silencio para repasar su ruta.

-Nací en mitad del mar durante uno de los viajes de mis padres- Responde cuando el acaba de hablar, pero no le dice a donde esta afiliado, no sabe bien como es el. Por la forma de ser callada de ese hombre se le hace un poco complicado saber como es el ante los demás, en especial al ser soldado. -Y no todas las armas que llevo están en buen estado, es por eso que vengo a estos pueblos, los herreros de los centros son muy avaros- Agrega después de sus primeras palabras, y al acabar de decir lo ultimo se cruza de brazos y asiente un par de veces.

-Mi padre me enseño eso y me lo mostró varias veces, agarraba las espadas rotas que estaban en un estado casi perfecto e iba a los herreros, los del centro llegaban a proponerle incluso monedas de cobre, y lo hacían con una sonrisa de falsedad en sus rostros que hacían ver a los bandidos como gente buena, pero los herreros de los pueblos alejados, como este, son mas honestos- En ningún momento aparta la vista del rostro del hombre, algunas veces movía su mirada pero eso solo le daba mas énfasis a sus palabras. Como al mencionar las sonrisas falsas de los herreros o mirar por la ventana de la casa al mencionar a la clase de pueblo en la que esta ahora.

-Ademas, es en estos pueblos de donde saco mis anécdotas mas interesantes, pero ya he hablado mucho yo, dime ¿Como es la vida de un soldado últimamente en Tellius?- No había dejado de hablar, solo con pausas de un segundo apenas en todas sus palabras.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Vie Ago 05, 2016 2:16 pm

Aran se llevó la mano derecha a la nuca mientras el viajero hablaba, sin mirarlo. Una sensación infundada le recorría la espina, posiblemente por la actitud con la que había llevado hasta ahora la conversación. Todavía poseía un mal sabor de boca al haber tenido que detener al rufián, siempre le sucedía lo mismo cuando debía hacer uso de la fuerza. Solía convencerse de que tan solo los extraños eran los que armaban pleito en las calles de su ciudad (lo que, por supuesto, no era cierto), y por lo mismo no podía evitar dar su cara más fría entonces.

Eso sí, el ambiente dio un giro cuando Eucliff comenzó a dar los detalles de su trabajo, y la razón por la que había llegado a parar en las calles del pueblo. El peliverde comprendía la diferencia entre estar en una gran ciudadela y un pueblo cualquiera, por lo que ya no tenía dudas de que se trataba de un comerciante respetable. Aran dio un suspiro cuando el otro terminó de hablar, y pensó detenidamente cuál sería su respuesta, mirando en todo momento hacia una esquina de la mesa.

-No pueblo hablar por los soldados de otros países -empezó a decir, con un tono calmado.- pero desde que aparecieron los emergidos, no nos han hablado de otra cosa. Siempre nos repiten lo mismo, "algún día tendrán que luchar contra no uno, sino un ejército". Ni siquiera los he llegado a ver todavía, pero todos dicen que poseen rostros humanos, y que en cierta manera, se comportan como nosotros.

No podía hablar enteramente sobre los emergidos, así que Aran intentó pensar otra cosa en la cual enfocarse.

-Es una vida difícil, no te voy a mentir. -esta vez no pudo evitar sonreír un poco.- Siempre debo estar estacionado en Begnion, por ejemplo, en el cuartel que me asignaron en Sienne. Todos los días es entrenamiento, aunque en realidad es una de las mejores partes de mi jornada. Lo peor es tener que hacer guardia. A veces nos turnamos para hacer guardias completas de noche, y junto con las del día, es realmente agotador.

Hizo una pausa. Puso ambos brazos sobre la mesa, y observo que fuera el cielo cada vez se hacía más oscuro. Dentro, la casa se llenó de sombras, y junto con el silencio, logró que se formara un aura somnolienta y tranquila.

-Suena bastante aburrido, lo sé. Supongo que es muy distinto a lo que alguien sueña. -concluyó, entrelazando los dedos.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2016 4:11 pm

Si, los emergidos eran molestos, y lo único bueno de ellos eran que caminaban recto, por lo tanto simplemente tiene que tomar otro camino para no toparse con los emergidos. Y ademas eran bastante molestos, desde que aparecieron parece que la mayor parte de la gente solo puede decir emergido sin explotar. Por lo tanto lo dejo cambiar de tema, sin mencionar nada mas de los emergidos, escuchando el como se resume su día a día.

El también observa hacia afuera, ese ambiente de tranquilidad, es algo que solo se puede encontrar en esos pueblos, esa paz y calma a la noche. Hasta que alguien empiece a reproducirse cerca, si es que lo llegaran a hacer, el recordar algunas veces que esto paso le hace sonreír un poco mas. Esos momentos de tranquilidad estando cerca de dormir que se convirtieron en una noche de vigilia por culpa de los vecinos.

-Es cierto, pero es parte del trabajo, supongo que eso a de pasar con todos los trabajos, sus partes buenas y las aburridas, como por ejemplo el ser mercader, con mi experiencia y los cuentos de mis padres puedo decirte solo tres cosas buenas- Levanta su mano derecha enseñando los tres dedos del centro. -Uno, el viajar, visitar un montón de lugares y conocer aun mas gente y sus culturas, dos, el dinero, es fácil conseguirlo y si eres lo suficientemente inteligente llegas a acerté rico, y tres, lo mas importante, las mujeres- Le guiña un ojo, en el lenguaje de los hombres que su padre le inculco y el, por su inocencia, aprendió, significa, en estos momentos, ¨Sabes a lo que me refiero¨.

-Pero también esta lo aburrido, y peligroso, si me permites decirlo, un mercader tiene mas probabilidades de morir que cualquier guerrero o incluso pescador- Solo puede escuchar las voces de ambos y el aire soplando fuera, un momento de tanta calma que se incluso se le hace calma. Mira hacia donde se había ido aquella mujer de antes, pensando que tal vez ya se fue a dormir o algo así, ya que Aran había dicho que se conocían.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Dom Ago 07, 2016 4:25 pm

Miró de reojo al mercader mientras éste volvía a tomar la palabra. ¿Por qué sería que, cada vez que se sentía obligado a hablar con alguien, comentaba aspectos que nunca contaba ni siquiera a su familia? Se trataba de una necesidad humana. Quien tenía en frente también parecía bastante dispuesto a contarle su vida y muchas otras cosas, por lo que no se trataba de algo fuera de lo común. Al ponerse a reflexionar al respecto, Aran no pudo sino prestar mucha atención.

-"Básicamente, todo lo contrario a mi trabajo" -pensó para sí mismo. No reaccionó al guiño de ninguna forma, aunque supiera su significado, pues todos los reclutas hacían el mismo gesto entre ellos cuando hablaban del tema.- Creo que tienes razón. Yo puedo defenderme, pero nunca he tenido nada de valor que alguien quiera quitarme, lo que es tu caso. -Infirió el soldado, sonriendo. Lo que había pasado esa misma tarde era prueba del peligro del cual ese hombre hablaba, aunque en aquella situación no hubo nada relacionado con el robo.

Aran se percató de que el hombre miraba hacia la habitación del fondo, lugar donde estaba la dueña de casa. Estaba tardando bastante en llegar, lo que por supuesto era un tanto incómodo, pues ambos se encontraban en su hogar como si ella estuviera ausente. Si se prestaba suficiente atención, se podía escuchar un "tack tack tack" constante, lo que debía ser la medicina siendo desmenuzada en un mortero. Parecía ya haber terminado, pues sus pasos venían en la dirección en que estaban ellos.

-No es la primera vez que he estado aquí, pero no se trata de que yo tenga una relación especial con ella. -dijo el peliverde , rascándose el cuero cabelludo, y volviéndose a mirar hacia la misma puerta.- Ella suele hacer de médica para el pueblo, así que técnicamente no hay nadie a quien le preguntes que no la conozca. -Entonces la puerta rechinó, dando paso a la joven de la cual estaban hablando.

-Está listo, perdón por la tardanza -se escuchó decir. Eleonora volvió a aparecer frente a ellos, trayendo unos vendajes en sus manos.- ¡Oye, me sorprende lo bien que soportas el dolor! Pero esto te ayudará bastante. -dijo al mercader. Le pidió que se quedara quieto, para aplicarle la venda en la nariz.  Una vez hecho esto, miró a ambos.- De nuevo, gracias por ayudarme. Es lo menos que puedo hacer. -así sin más, volvió a desaparecer, tan solo para tarer de vuelta una vela que iluminara la casa, pues ya hacía falta. Pronto la oscuridad que se había reunido allí dentro desapareció como poca cosa.

-¿Entonces te quedarás una noche por aquí? -preguntó Aran.- Puedo llevarte a la posada más cercana. Si quieres traspasar los muros, puedo acompañarte hasta la salida. -le ofreció aquellas opciones a Eucliff.- La verdad es que no me he dado cuenta si es que has venido solo o acompañado, pero puedo servirte de guía. Incluso puedo contarte más sobre Begnion, si así lo quieres.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2016 5:30 pm

Su cabeza se movió rápido hacia Aran, sus repentinas palabras habían asustado por un momento a Eucliff, quien se había quedado pensando en diversas cosas. Pero tal parece que el no pudo haberse dado cuenta de ese momento vergonzoso para un hombre, ¿Saltar del susto solo por que la persona que estaba a tu lado desde hace unos minutos hablo de nuevo? Oh Naga... Hasta su madre lo habría regañado por ello, ademas es un hombre adulto, no debería sobresaltarse por cosas como esas.

Estaba por decir algo sobre el comentario de la mujer de que el soporta el dolor, pero solo pudo hacer una sonrisa antes de que un quejido leve se escapara de sus labios. Esa calma y el ya no sentir dolor en su nariz, es algo que solo se puede disfrutar con la medicina, ademas se siente fresco el ungüento. Por mas que suene masoquista, es por era clase de cosas que a Eucliff no le llega a molestar del todo el ser herido. -Gracias a ti también- Le dice al final, el ya había pasado por cosas parecidas, solo que no todas las personas que ayudo habían hecho lo que ella.

-He venido solo, y lo mejor seria quedarme en una posada esta noche- ¨O con esta linda señorita¨ Si, la mejor decisión del día, no decir esa ultima frase, ya todo bien estaba tengo hasta ahora como para arruinarlo con un chiste de esos. -Y me gustaría escuchar sobre Begion- Se pone de pie y levanta su mochila, pasándola por sobre su cabeza y suelta un suspiro al dejar el peso de la mochila sobre su cuerpo una vez mas. -Entonces, ¿Vamos?-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Lun Ago 08, 2016 2:18 pm

-De acuerdo -se levantó junto con él, e hizo un gesto de despedida hacia la médica. Esta tan solo les sonrió de vuelta, y les indicó que si ocurría otro accidente, ya sabrían dónde encontrarla. Aran fue quien abrió la puerta, afuera siendo ya de noche. La persona encargada de encender las antorchas recién prendía la más cercana a ellos, salvándolos de no ver nada. Esa noche no había luna.

-La posada se encuentra cerca de mi casa, allá por la derecha. -la calle principal se bifurcaba en dos caminos, cada uno repleto de viviendas de lado a lado. El soldado caminó delante de él, sin apurarse. Habían unas personas que los miraban curiosos, preguntándose quién sería aquel extraño que acompañaba al hijo adoptivo del mercader.- La atiende un hombre anciano que no cobra mucho. La reconocerás de inmediato.

Cuando llegaron, pudieron apreciar el tamaño del edificio. No era la gran cosa, pero era verdad que destacaba bastante en la calle. Aran entró primero, haciendo tintinear una campana colgada de la puerta. Dentro había un mesón donde se atendía a la gente, y al lado de él, una escalera alfombrada. Había potes con flores por todos lados, y varias puertas cerradas que seguramente no eran para arrendar. Había luz, pero todavía no había llegado nadie a la recepción.

-Supongo que no pensaban tener clientes. -murmuró Aran.- En fin, habrá que esperar. -Hubo una pausa, en la que el soldado se paseo por la habitación, sin estar muy seguro de qué hacer.- La verdad es que de Begnion sé lo básico. Te puedo localizar cualquier pueblo en el mapa, por ejemplo. Pero fuera de eso, no te puedo contar mucho, no es que tenga mucho saber popular. -dijo.- En el ejército no te enseñan más que tus líderes, y a seguir órdenes de ellos. Además, como no he vivido toda mi vida aquí, no he logrado acostumbrarme del todo.

Tan solo por hablar sobre aquel tema, a Aran le nació la duda de preguntar sobre algo que hasta el momento no le había interesado, pues su nueva vida le había impedido preocuparse al respecto.

-¿Has estado en Daein alguna vez? -Una cruda realidad de Begnion era su aislamiento. Poco o nada sabían los habitantes de la nación sobre las tierras vecinas, ya que simplemente no les era de importancia. Aran parecía bastante preocupado por la respuesta que podría recibir.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2016 8:11 pm

Camina detrás de Aran, notando las miradas de aquellas personas. ¨No cobra mucho¨ El brillo en los ojos de Eucliff bastarían para alumbrar el camino. [¿Esto es un milagro? ¿O es mi buen karma a cambio de salvar a aquella mujer?] De las cosas que mas le gustan, el gastar poco dinero en un servicio completamente necesario es de las primeras, y si Aran se da la vuelta, podrá ver esa sonrisa avara en el rostro de Eucliff.

El simplemente se sentó en la silla de una de las mesas, dejando su mochila en el suelo una vez mas, mirando a su acompañante mientras pasea por el lugar. -Si, estuve en Daein, pero fue hace tiempo, casi un año y algunos meses, no suelo acordarme de eso, yo viajo por todos los continentes así que no se mucho mas allá de lo que me suelen contar en el camino- Se rasca la parte de atrás de su cabeza un poco. -Pero si tu intención es saber como se encuentra Daein actualmente, puedo decirte que sigue bien, se mantiene fuerte y estable, no soy quien para decirlo pero no creo que pueda mantenerse de esa forma durante mucho tiempo- Responde con sinceridad. -Pero como dije, no se mucho-


Y de lo poco que sabe vienen de rumores que cuenta la gente o cosas que mencionan algunos soldados en los desvarios del alcohol. Aunque también, no es como si el se esmerara en saber de todos los lugares, tiene mucho conocimiento que saca de los libros, como historia, matemáticas, teología y demases, pero para viajar solo se informa de la actualidad y mas especifico de los lugares por los que pasara. No es de preocuparse por lo que pasa al otro lado del mundo, ademas de que tampoco tiene planeado pasar por Daein. Es como un sexto sentido que los mercaderes como el tienen, un sexto sentido que le dice ¨Por aquí no¨.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Miér Ago 10, 2016 12:29 pm

Aran asintió. Supuso que no sucedía nada grave entonces, pues confiaba en las palabras del viajero. Alguien que viaja siempre debe tener en cuenta los detalles sobre su destino, para no entrometerse en líos que no le incumben. Eso, por supuesto, lo había aprendido de su padre adoptivo, que también se dedicaba a la compra y venta de objetos. Aun así, el soldado no podía decir que estuviera satisfecho con su respuesta; definitivamente hubiera querido oír más.

-Perdona lo improvisto. Es que tengo asuntos pendientes por allá y no me es tan fácil obtener información por mi cuenta. -se excusó, apoyándose contra la pared.- Pero... ¿Por qué ya no podría mantenerse bien? Lo único que sé es que su rey es un tanto controversial, pero apenas y sé su nombre.

Pasaron unos minutos hasta que, por fin, apareció el hospedador. Venía desde la puerta trasera; era un hombre bajo, anciano y barbudo, aunque lo más interesante es que venía cargando un pollo sin cabeza en una mano, y en la otra, un manojo de plumas. Puso el ave sobre el mesón, y se pasó las manos ensangrentadas por el mantel que llevaba puesto.

-¿Aran? -parecía bastante extrañado.- ¿quieres hospedarte aquí? ¿Pasó algo en tu casa? No me digas que otra vez no hay espacio y te ha tocado dormir en el suelo.

-No, no, no es nada. Estoy acompañándolo a él. -miró al vendedor de armas.

-Oh, ya veo. Cobro veinte monedas una noche, incluyendo la cena ¿te parece bien el precio? -Le habló a Eucliff, sonriéndole un poco. Mientras tanto, el peliverde se alejaba hacia la puerta. El hospedador se fijó en él, y le deseo las buenas noches.

-Ah, antes de que me vaya -empezó a decir Aran.- Mañana te estaré esperando aquí fuera. Si no te molesta, pienso acompañarte hasta la salida del pueblo. Me gustaría ayudar por si alguien vuelve tras lo que sucedió hoy. Vivo dos casas más allá, por la derecha, es fácil de reconocer por que tenemos una carreta, por si ocurre un emergencia y necesitas ayuda también...-Así se despidió haciendo un gesto con la mano, y desapareció.  Al día siguiente (si es que no suedía nada de por medio) se encontraría en la entrada, y muy temprano, pues acostumbraba a despertarse cuando los gallos cantaban.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 10, 2016 9:05 pm

-Es una especie de corazonada, pero tal vez sea mas por mi padre, tal vez su frase ¨Los fuertes superiores son los primeros en caer después de los lugares mas débiles¨-  Imita una voz mas gruesa, dando énfasis a esa frase. -Pero tal vez este mas equivocado que Manakete canibal- Una frase bastante usada por su padre para señalar cuando no estaba seguro de algo, frase que, para bien o para mal, Eucliff también utiliza. -Ya que no tengo bases para eso, solo un pensamiento que tengo al hablar de Daein, no se que asuntos tengas, pero si es algo en lo que pueda ayudarte dímelo-  Le ofrece con una sonrisa en su rostro, sonrisa que quizás el no mire, pero que sigue estando allí, adornando su rostro. El no planeaba pasar por Daein, pero quizás le haga falta una vuelta por allí, total ya esta en Tellius, pero no lo hará si no tiene una razón. Quizás el ofrecerse sea mas como la búsqueda de una excusa para ir a Daein que por buena fe o para agradecerle el que lo haya salvado antes.

-Ese precio me parece bien- Ocultando ese rostro infantil como si fuera un niño que recibió un nuevo juguete da esa respuesta, tratando de mantener una cara seria, pero el brillo en los ojos no se lo saca ni emergido sobre dragón. -Esta bien, buenas noches Aran- Se despide con una leve sonrisa en su rostro y agitando un poco su mano, comió de la cena, no iba a desperdiciar esas monedas extra. La verdad el tiene un montón de monedas dentro de su ropa, y unas pocas mas en su mochila, aparte de las de cobre, estas ultimas para hacer de finta, pero una persona avara es una persona avara.

Se despierta, se prepara, revisa su mochila, hace sus ejercicios matinales, levanta su mochila y sale fuera, despidiéndose del posadero. Una vez sale fuera ve a Aran, Eucliff también suele levantarse junto a los gallos, pero tarda mucho por los ejercicios y la demás preparación que hace antes de salir. -Buenos días- No le quedan negocios, no quedo con nadie, en fin, solo queda el ir hacia la salida e irse, pero antes. -Antes de irnos, dijiste que estabas fuera de servicio ¿No? ¿Te parece si te invito alguna cerveza o algo?- Esta invitación es para agradecerle el llevarlo a esa posada, pocas veces le mostraban posadas tan baratas y en en un estado decente.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Vie Ago 12, 2016 12:10 pm

Pasó la noche sin contratiempos, sumido en el silencio que había caído sobre el pueblo y su hogar. Había contado a su familia lo que había ocurrido esa tarde, y del pleito del que había participado, pero no les mencionó nada de la charla que tuvo con el visitante una vez lo llevó a la médica. No es que hubieran compartido cosas de gran importancia o secretos, pero prefería no ahondar en detalles a la hora de relatar su día. Así sin más, descansó en la cama que tanto había añorado (mucho mejor que las que les cedían en los cuarteles), y despertó al amanecer, sin olvidar su asunto pendiente. Nadie lo vio irse hacia la posada, y llegó cuando todavía la calle estaba desierta, excepto por algunos madrugadores que habían ido a atender sus huertos.

Aran vestía de la misma manera, porque no había necesidad de cambiarse; era como si la charla de ayer nunca se hubiera interrumpido. El mercader salió mucho más pronto de lo que había esperado, seguramente para aprovechar las horas de luz durante su viaje. El soldado le sonrió de vuelta, parecía no haber tenido problemas.

-Buenos días.- le respondió de la misma manera, y empezó a caminar junto a él por pura inercia. Las sombras de los árboles  y los edificios los cubrían por completo, haciéndoles sentir el frío de la madrugada sobre la piel. Aran estaba un poco distraído, pero no pudo sino alterarse por la invitación del vendedor. Lo miró y le quitó la vista en tal solo un instante; no se sentía bien por lo que estaba a punto de admitir.- B-bueno, el caso es que ...no me gusta beber. Pero no importa, aun así puedo acompañarte, ya desayunaré en casa.

Esperando que lo entendiera, el soldado siguió caminando. Sin embargo, tuvo que detenerse. Vio allá lejos a un grupo de gente que les daban la espalda, y no se movían de su sitio. No podía ser... ¿Se habían atrevido a entrar en el pueblo en vez de esperarlos en la salida? A estas horas la única torre vigía del lugar tenía al guardia ausente (durmiendo), por lo cual no era una mala idea emboscarlos allí después de todo. Aran no quería mirar hacia atrás, no quería saberse acorralado. Todavía no ocurría nada, lo que era su única ventaja.

-... debes irte antes que se den cuenta de que hemos salido. -le susurró, sin quitarle la vista al grupo. No estaban armados, seguramente para no levantar sospechas.-Entra en la posada. Posiblemente no nos buscarán dentro de los edificios

Le decía aquello, pero él no se ocultaría, pues pensaba en alguna manera de enfrentarlos. Iría al puesto de guardia (en el que apenas habían cinco personas trabajando), y les alertaría. Al menos eso planeaba hacer, pues no tenía una mejor idea.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 12, 2016 9:16 pm

-No, esta bien, era una forma de agradecerte la amabilidad- Le menciona con tranquilidad. Se detiene cuando Aran lo hace, solo que Eucliff no se limita a conocer su frente, hace su cabeza hacia atrás, notando que no hay nadie. -El que tiene menos ropa debe ser rápido pero no muy fuerte, los otros son al revés, no hay nadie detras, suerte- Y vuelve sobre sus pasos directo a la posada. El tenia la suficiente visión como para darse cuentas de algunas cosas, la buena vista es algo heredado de su padre y entrenado a lo largo de los años. Pues un verdadero mercader no puede tener ojos únicamente para lo que le ponen enfrente, eso se les deja a los viejos únicamente.

No se habían alejado mucho de la posada por lo que Eucliff no tardo en llegar a la posada de nuevo, apenas unos metros de viaje de vuelta. Al entrar vio al posadero. -¿Se te ha olvidado algo?- -No, solo unos tipos que tienen unos problemas conmigo- Se aleja de la puerta y camina a sentarse en una de las sillas de vuelta, esperando a la vuelta de Aran o que algún tipo armado para darle una paliza de las buenas. El se sentiría mal, sino hubiera estado en esa posición antes, seguramente podría ir afuera para ver que pasa, y ayudar a Aran agitando una espada o una lanza frente a todos. Pero es muy peligroso, el sabe que mas que ayuda sera un problema, lo sabe y a pasado por eso antes, por lo que no hay mejor opción que quedarse a esperar.

Deja su mochila en el suelo, mirándola por un rato, pensando en todas las armas que tiene allí adentro, y en la cantidad de ellas que puede usar sin que le preocupe. Pero Aran es un soldado, y el le dio un consejo antes de irse, considerando a Aran una persona inteligente se tranquiliza con la idea de que podrá salir ileso de esto. En todo caso, le pagara el doctor o lo que necesite, pero mayormente espera que salga ileso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Dom Ago 14, 2016 6:21 pm

Y así, el soldado estaba solo. No podía involucrar a los aldeanos en aquel problema, por lo que debía acabar los las intenciones de aquellos maleantes lo más pronto posible. El puesto de guardia se encontraba lejos, pero al menos la calle de atrás estaba despejada, por lo cual podía usarla de atajo. Aran empezó a retroceder, y trotó hacia donde se encontraban sus compañeros lo más rápido que pudo, pero sin llamar la atención. Llegó a ellos con un rostro alterado que delataba de antemano que algo no muy bueno sucedía. Tuvo que darse la tarea de despertarlos, ninguno de ellos se esperaba una situación así.

El peliverde tenía la esperanza de que, al ver guardias, los malhechores se retractarían de su empresa. Junto a él eran seis; Aran tomó prestado un yelmo para que no lo identificaran por el color de su cabello, aunque no tomó ningún arma. El grupo avanzó hacia donde se encontraban los desconocidos, que todavía no se habían movido de su sitio, con la esperanza de intimidarlos. Los extraños los miraron con curiosidad, pero no reaccionaron de ninguna otra forma. Eso trajo la duda a los soldados, ¿funcionaría lo que planeaban hacer?

-¡Ustedes, identifíquense! -gritó uno de los compañeros de Aran.

-¿Identificarnos? -ahora que el soldado lo tenía en frente, se había dado cuenta de que era el mismo hombre de ayer quien le hablaba. Se había atrevido a volver personalmente tan solo para vengarse.-Creo que ustedes son quienes quieren presentarse a nosotros

Los guardias estaban confundidos. Uno de ellos se aproximó, pero los acompañantes del matón se acercaron también. Y no eran ellos los únicos. De entre los callejones, desde la misma calle de entrada, y desde la única taberna de la ciudad comenzaron a salir más hombres, tantos que pronto el grupo de Aran se vio en desventaja numérica.  Empezaron a rodearlos, pero Aran y los demás lograron cerrar la calle para no estar vulnerables por la retaguardia.

-Hagamos un trato. Si me dicen dónde está el tipo alto con cabello verde, y el vendedor de armas que vino aquí anoche, no les haremos daño. Sabemos que no han salido del pueblo, así que no se atrevan a mentir. -Dijo el líder, al parecer frustrado, pues no había sido capaz de encontrar a sus víctimas antes.

La única ventaja que tenían los guardias era que llevaban las lanzas, con las cuales podían mantener la distancia por el momento. Sin embargo, no tenían un plan, no tenían nada.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 14, 2016 11:53 pm

El posadero y Eucliff se quedaron hablando un poco mas, hasta que bajo una mujer, diciendo que desde la ventana de su habitación, vio a los 6 guardia, casi rodeados de un montón de hombres. -Aran- Pronunciaron el nombre del guardia al mismo tiempo, Eucliff presiona sus dos labios, tiene un montón de armas junto a el pero no puede hacer nada con ellas. Apenas y sabe lo mas básico, se agarra su cabeza unos segundos hasta que abre sus ojos, una idea se le vino a la cabeza, una descabellada idea. -Señor, te pediré que cuides de mis cosas-

Y tal así, le entrega su mochila al posadero, luego sale por una ventana del primer piso y camina por detrás de las casas con velocidad sin hacer ruido. Hasta que esta por detrás de ellos, nadie mas que Aran y los guardias pueden percatarse de el, levanta su mano derecha elevando su dedo pulgar, como una seña de que todo va bien. -¡Por aquí ineptos!- Grita en provocación y todos se giran a verlo. Traga saliva y empieza a correr, el líder grita que lo persigan y eso ocurre, ¿Quien dice que en los pueblos alejados no ocurre nada interesante? Ahora mismo ese pueblo esta sintiendo en tierra propia una persecución a gran escala, relativamente hablando.

Eucliff va a la delantera por mucho, y eso no solo es por su misma constitución física entrenada a lo largo de los años y mantenida llevando esa mochila sobre sus hombros gran parte del día. Sino que esa velocidad que sus piernas alcanzan es también por la absurda cantidad de hombres que lo están persiguiendo. Algunos ya se han caído, y ellos se han llevado a otros, pero nada evita que se pongan de pie de nuevo, pero también están quienes permanecen cerca de Eucliff.

El mercader mira atrás, notando el como están cerca algunos varios de el, pero el sigue corriendo, dobla varias veces por varias casas y al final pasa de nuevo por donde ellos habían acorralado a los guardias. Uno trata de agarrarle la cola de caballo, pero en ese momento da otro giro, pasando de vuelta por detrás de las casas. Varios se quedan únicamente en el camino principal, algunos están un poco cansados ya, el ver como todos han salido corriendo y ahora están cansada la gran mayoría te hace ver que son un poco tontos. Ademas, eso los deja a merced de quien no este cansado, volviéndolos presa fácil.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Mar Ago 16, 2016 8:11 pm

Aran notó a una persona más allá de aquella multitud, y esa persona no era otra más que Eucliff, el mismo a quien buscaban aquellos hombres con tal sed de sangre. El soldado quedó boquiabierto, y no dijo nada, pues no sabía qué esperar, y temía que lo atraparan en el acto si es que hacía el menor movimiento equivocado. Tampoco pudo hacer mucho; el mercader se delató ante los malhechores, y estos, al darse cuenta de quién era, empezaron a perseguirlo como un granjero a una gallina fugitiva. Los guardias, estupefactos, vieron que se trataba de una gran oportunidad, y uno por uno fueron atrapando a los rezagados de la persecución. Sin la fuerza que tenían agrupados, fue fácil amenazarlos con la lanza, algunos incluso salieron huyendo.

Sin embargo, tener aquella ventaja no aseguraba la victoria de los guardias. Los contrarios seguían siendo más, y el líder seguía en pie, por lo que todavía había resistencia. Aquella pesadilla no terminaría hasta que lo redujeran a él, por lo que Aran se puso en la tarea de atraparlo. El vendedor volvió a pasar por el mismo sitio una vez más, y el peliverde vio que el hombre de antes era el que mejor se mantenía corriendo. Decidió perseguirlo; ahora eran los soldados quienes se habían separado, cada uno enfocado en un hombre. Aran estaba al final, intentando no fallar en su respiración. Si Eucliff estuviera escapando de él, nunca hubiera sido capaz de ponerle las manos encima, de eso estaba seguro.

Sentía que no podría mantener el ritmo a menos que hiciera algo para detener al maleante. Decidió, en una fracción de segundo, quitarse el yelmo, y teniéndolo en la mano, lo lanzó como una piedra hacia los pies de quien estaba en frente suyo. Se le enredador las piernas y cayó al suelo. El soldado, viendo que no hacía sfuerzos para incorporarse, creyó que ya había ganado, y fue hacia él en medio de aquel caos. Sin embargo, el hombre no fue igual de estúpido que la noche pasada, y cuando Aran estuvo cerca de él, aprovechó de hacerle una zancadilla, lo que tiró al joven recluta a la tierra. El extraño identificó su color de cabello y sonrió, regulando su respiración lentamente.

-¡Veamos de qué te sirve toda esa altura en el suelo! -gritó, lanzándose sobre él. Agarró el cuello del peliverde con la mano izquierda, y le asestó un golpe con la derecha. El joven apenas reaccionó, su rostro sangraba de igual manera que lo hizo el del mercader el día anterior, pero cuando volvió en sí, le devolvió el golpe con la rodilla, y aprovechó el momento para quitárselo de encima.

Fue entonces cuando, en medio del alboroto, se escucharon decenas de cerrojos abriéndose.  No había manera de que los ciudadanos no se dieran cuenta de que algo sucedía, y cuando lo vieron, se impactaron con temor. No hubo quien no tomara una de sus herramientas para labrar la tierra y fuera por su cuenta a ahuyentar a los invasores, los cuales, todavía separados, no encontraron la fuerza para resistirse.

Todos huyeron, menos uno. Aran se había puesto de pie, al igual que su contrincante. Estaban bastante lejos de los pueblerinos.

-Lamentarás haberme humillado otra vez -el hombre dijo esto, y sacó la misma navaja de aquella tarde, solo que ahora no había cómo impedir que la usara.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 20, 2016 12:37 am

El siguió corriendo, miro hacia atrás al hombre caído y hacia Aran. [No te acerques, es una trampa] El se había dado cuenta, un músculos como ese tipo no seria reducido solo por una caída, el esperaba al algo mas. Pero Eucliff mantuvo su paso al correr, para dar una vuelta, quedando así, al ver a ellos dos de nuevo, detrás del líder. Habia sido su sexto sentido, pero esta vez no le dijo a quien le tenia que empujar mas por un precio mas bajo o alto, si no detrás de quien le convenía estar. -¡Esto es por mi nariz!- La voz de Eucliff fue rápida, casi tan rápidas como su patada, patada que impacto en los bajos del músculos. haciéndolo caer. -Esto es por intentar hacerle algo a Eleonora- Otra patada, esta vez a sus costillas, en descendente. -Esto por provocar la ruina del sueño de algunos del pueblo- Al centro de su espalda, esta vez sintió dolor, pues pateo de punta, y la espalda del tipo era dura. -Y esto es por Aran- Otra patada a sus costillas, esta vez a la faltante, el músculos trataba de erguirse con su cabeza mirando al suelo, lo que le permitió darle un golpe mas profundo. -No creas que soy tan débil-

Retrocede unos pasos, no vaya a ser que llegara a sacar fuerzas de la furia y le llegara a hacer mas daño. Entonces, una vez seguro, mira hacia Aran y levanta su dedo pulgar hacia el soldado, habían logrado sacar a todos esos tipos del pueblo. Los pueblerinos deberían estar orgullosos por defender sus tierras, pero el mercader ahora solo tiene en mente dos posibles caminos: O lo echan en ese mismo momento, o le agradecen por ayudar a los guardias. El sospecha que el agradecimiento es mas probable, pero no suele dar por sentadas las cosas, por lo que no deja de contemplar la posibilidad que lo echen.

Pero tanto tiempo no tiene para pensar, pues cae casi desplomado al suelo, harto de cansancio por la corrida y con las pierdas un poco adormecidas. Mucho esfuerzo de una sola vez, los largos caminos y la resistencia le permitieron aguantar todo el tiempo corriendo, y las patadas también. Pero cuando lo peor acaba, cuando uno ya se siente tranquilo, todo lo que ha usado le pasa factura de una u otra forma, lamentablemente no me refiero a la comida.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Lun Ago 22, 2016 1:10 pm

Aran observó perplejo el cómo Eucliff volvía sobre sus pasos y sorprendía al matón con sus golpes, pero no pudo evitar hacer un gesto de alivio cuando vio a lo que había quedado reducido aquel hombre, incapaz de hacer más daño. Se pasó la mano por el cabello, y dio un suspiro, dejándose caer sobre sus rodillas. Iba a decir algo, pero se dio cuenta de que el vendedor no estaba en mejor estado que él. El soldado se puso de pie y fue a observarlo, para ver que tan solo se trataba de una fatiga. Le ofreció su brazo, igual que la primera vez que se habían encontrado, y lo ayudó a levantarse.

El peliverde tampoco tenía muy buen aspecto (boca sangrante, una mancha que parecía un moretón), sin embargo, a diferencia del día anterior, esta vez no podía negar una sonrisa de triunfo. El resto de los soldados llegaron a ellos poco después, y se lanzaron casi de inmediato encima del líder de los maleantes, el cual intentaba recuperarse, para dirigirlo directo a los calabozos. Los guardias dijeron a Aran y al mercader que los aldeanos ya se habían calmado, y que no quedaba ningún integrante de la banda de ese sujeto suelto por las calles, por lo que podrían descansar tranquilos. La gente del pueblo estaría muy alerta por si los intrusos se reagrupaban, pero la probabilidad era muy baja tras el susto que les habías dado. El peliverde asintió a lo que ellos dijeron, y continuó hacia la posada.

El dueño del hospedaje recibió a ambos, y los dejó descansar en la habitación principal. A Aran le prestó un paño húmedo para que se lavara el rostro, para que su familia no se escandalizara al verlo, y al vendedor de dejó agua para beber. Repitió muchas veces lo mismo, "lo de hoy fue escalofriante", pero se alegraba por cómo se había desenvuelto la situación.

-Pudo haber resultado peor -respondió el soldado, todavía incapaz de sentir el dolor del golpe.- Supongo que ahora es la oportunidad perfecta para abandonar el pueblo sin ser perseguido. -se dirigió al mercader.-No creo que debas preocuparte por nadie. Tampoco deberías pensar que fue tu culpa.

Mencionó esto último con el mismo rostro inexpresivo de siempre, pero había considerado largamente la posibilidad de que él pensara eso. El pedazo de tela que tenía en su mano estaba rojo de sangre al pasárselo tantas veces por la cara, sin embargo parecía que tampoco le importaba. No lo dominaba la misma rabia con la que había repelido al extraño la tarde anterior, ni por asomo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1367


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El caballero de la nariz rota [Flashback] [Priv. Aran]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.