Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 28, 2016 1:06 pm

No le importaba mucho donde le deparase el futuro, mientras tuviera algún que otro trabajo o misión que cumplir que le diese las monedas suficientes como para tener un plato caliente de comida y un lugar resguardado para cobijarse. A Shizuo no le gustaba la vida como mercenario errante, pero no tenía un lugar donde ir ni nadie que le esperase a que volviera o pensase en él, así que era de las pocas opciones que le habían quedado para sobrevivir. Tenía que aprovechar que tenía una fuerza inhumana por desgracia de que su sangre estuviera mezclada con la sangre de un subhumano halcón, aunque haber aprendido el arte de la espada era algo que le beneficiaba también… aunque solía acabar usando los puños cuando el mal humor se apoderaba de él y acababa siendo la bestia que quería reprimir dentro de sí.

La cuestión es que iba viajando de país en país, siguiendo los rumores sobre que contrataban mercenarios y soldados para diversas tareas, aunque desde que habían aparecido aquellos ejércitos de tipos llamados “emergidos” era fácil conseguir trabajos en cualquier parte que necesitaran defender algún punto en concreto. Y por una vez el rubio agradecía que la suerte estuviera de su lado, quizás no podía tener aquella vida tranquila que tanto ansiaba pero al menos no pasaría hambre siempre y cuando tuviera un trabajo que cumplir, y por el momento no se podía quejar de aquello último. Pero no podía estar del todo contento por volver a Ylisse, era su patria pero no tenía ni aquel sentimiento de sentirse unido a un pedazo de tierra concreto con sus leyes, ni tampoco tenía buenos recuerdos del tiempo que había pasado allí. ¿Pero quién tendría buenos recuerdos en el caso de haber sido pateado de una familia a la cual tampoco se unía por sangre y despreciaban lo que realmente era?

Pero aquello había ocurrido hace más de 20 años, así que con suerte no habría nadie que le recordase y de todas formas había cambiado mucho desde que era un mocoso… y debería aparentar más edad de la que lucía, pero no podía hacerle nada, iba a parecer mucho más joven de lo que sus años representaban así como si no moría estúpidamente, su vida sería más larga que la de un humano común. Además él se había criado en la capital, con suerte nadie le reconocería en las afueras, en los pueblos ganaderos… Porque aquella era la tarea que le habían asignado, controlar por las afueras que los emergidos no llegasen y les destrozasen los cultivos que tanto le había costado aquella gente hacer crecer, aunque parecía un trabajo tranquilo y de vigilancia, si realmente aparecían emergidos quizás era un trabajo que a él solo le quedaría grande. Desconocía si habría más mercenarios trabajando o no, pero el rumor y las habladurías daban a entender que habría más gente vigilando la zona.

Empezaba a bajar el sol, aunque no había demasiado problema con ello, le habían dejado una especie de… ¿farolillo? Para poder iluminar el camino y así también aprovecharía la llama del fuego para encender su pipa si había periodos de tranquilidad. – Joven, espere. No son más que unas migajas pero puede llevárselas para comer más tarde si le apetece. – Una campesina se acercó a él antes de que se fuera a pasear mientras controlaba los caminos que accedían a la aldea ganadera y le entregó un fardillo con lo que parecía tener un trozo de pan y algo más que no podía decir nada más. Shizuo asintió con la cabeza en señal de gratitud. – Gracias. – Aunque le hijo gracia, “joven” le dijo. Estaba cerca de sus 30, en realidad no se llevaban tantos años pero no era un detalle que tuviera que arreglar. Bostezó y se dirigió a andar en círculos, no tenía que prestar demasiada atención porque tenía los sentidos muy finos y detectaría en seguida algún sonido fuera de lo normal… porque estaba muy tranquila aquella tarde y no daba la impresión que fuera a suceder nada en especial. Pero era solamente eso, una impresión.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 28, 2016 4:27 pm

El destino había llevado a Marius hasta Ylisse, tras varios trabajos por Regna Ferox. Los Emergidos, que así se llamaba a aquellas criaturas autómatas aparentemente humanas, estaban siendo un dolor de cabeza para todos los reinos del continente y, según parecía, de todo el mundo. Además, aquellos reinos que estaban en guerra en un objetivo más sencillo para aquellas marionetas oscuras, y era algo que molestaba de manera impensable al joven estratega. Pensar que, por la avaricia y el orgullo, miles podían morir de la manera más estúpida posible le hacía hervir la sangre.

Por desgracia para sus nervios, poco podía hacer el en estos casos, así que aprovecharía para ayudar en todo lo que pudiese en Ylisse. La misión que le habían encargado era, como de costumbre, montar guardia. Había que proteger las zonas agrícolas de la capital, así que puso rumbo a esta. Le habían dado el trabajo en una ciudad pequeña a varios días de camino de la gran capital de Ylisse, y para cuando llegó a la zona que le habían encargado, cercana a un pueblecito, casi aldea la verdad, habían pasado cuatro días, y estaba anocheciendo.

La mortecina luz de los últimos rayos de la tarde iluminaban el terreno y, cada vez más rápido, los ojos empezaban a tener problemas para adaptarse a la oscuridad. Marius no pensaba hacer noche allí, sabiendo que estaba tan cerca de su objetivo, así que con un gruñido de cansancio se levantó de la roca en la que se había parado a descansar y siguió caminando pesadamente. Con la lanza apoyada al hombro y vestido de negro por completo, era cada vez más difícil distinguir al estratega, lo que podía ser bueno para pasar desapercibido de cualquier emergido que pudiera aparecer, pero al mismo tiempo, algo muy malo si algún arquero nervioso le veía de refilón.

Así pues, en cuanto pudo ver una luz en la oscuridad, la cual se movía, puso rumbo directo a esta. Debía de ser una patrulla de guardia de la zona. Los pasos de Marius se escuchaban sin problema alguno, cosa que hacía el estratega a posta, para que no le abrieran más agujeros que un colador. Eh, soy amigo. Ando buscando una… aldea Marius no pudo alzar una ceja al ver que la patrulla que el pensaba, estaba formada solo por un chico. Miró alrededor, buscando a los demás, pero no. No había nadie más

Soy Marius Scipiio, ando buscando el punto de guardia y protección de por aqui
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 02, 2016 5:58 am

La verdad es que lo único que quería esperar es que fuera una noche tranquila vigilando los campos y que nada en particular ocurriese, no por pereza o no verse a la altura de hacerle frente a los emergidos, sino porque a diferencia de lo que la gente pudiera imaginar, odiaba la violencia y pelear. Pero no tenía muchas más opciones que aceptar que lo único que se le daba bien era pelear debido a su fuerza desmesurada y de igual forma, aceptar que si no trabajaba de algo se moriría de hambre. Uniendo puntos era lógico el porqué de que Shizuo se dedicase a ser un mercenario errante, tampoco estaba particularmente unido a nadie así que debería labrarse su propio camino para tratar de sobrevivir sin ayudas ajenas.

Quería dejarse llevar por las apariencias y pensar que aquella sería una tranquila noche, ya que el sol empezaba a bajar pero los caminos parecían poco transitados, a veces habían pasado alguna que otra carreta llena de hortalizas o fruta de la gente de la aldea, como algunas mujeres que parecían volver a casa con cubos de agua que emplear en la cocina. Pero nada de caras de aquellos guerreros que no parecían tener alma ni consciencia, tampoco por el momento había podido distinguir algún que otro maleante o ladrón con intenciones de apropiarse con lo que no era suyo. No le costaba acostumbrarse a la oscuridad, tenía la suerte de que tenía un farolillo con él y el fuego siempre era bienvenido, pero independientemente de eso, el mercenario tenía una vista y un oído mucho más agudos que la mayoría de personas y no le costaba adaptarse a los cambios de ambiente, aunque en lo personal la verdad es que le ponía de malhumor pero cuando uno no tenía un hogar fijo no podía acostumbrarse a demasiadas cosas.

Le costó un poco reconocer a un perfil que se movía entre la oscuridad debido a que era una persona de pelos oscuros y armadura de la misma tonalidad, que se camuflaba entre la oscuridad correspondiente a aquellas horas del día. Le echó un ojo encima aunque era alguien que destacase porque en aquella zona no solían pasar muchos guerreros, alguien con aquella armadura seguramente sería un miembro del ejército o algún mercenario así que en particular no tenía por qué ser peligroso. Shizuo se sorprendió un poco cuando se acercó a preguntar pero aquella expresión no fue reflejada en su rostro. – Shizuo Heiwajima. – Bajó un poco la cabeza presentándose al ver que el otro le había dado su nombre.

Se volteó un poco para señalar la dirección en la que él mismo había venido y por ende, en la que se encontraba la aldea por la que probablemente, Marius preguntaba. – Hay varias aldeas por aquí, aunque la más importante y grande sobre las demás es aquella. Ah… ¿Guardia y protección? Si vienes por el trabajo puedes preguntar a los mismos campesinos de la aldea, son ellos quien lo llevan. Yo mismo llevo haciendo ronda hace un rato, pero no me extrañaría que hubieran más mercenarios por aquí… - El tipo no le lucía particularmente como si fuera un enemigo, aunque siempre podía haber esa opción y que estuviera tratando de obtener información de él. Ah… El mundo era tan complicado y ni siquiera él era bueno dándole tantas vueltas a la misma cosa una y otra vez, era mejor actuando según impulsos. Si la cosa se ponía mal ya entraría en acción, suponía.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 03, 2016 6:03 pm

Muy bien. Muchas gracias. Supongo que entonces te veré en poco tiempo

Sabiendo que estaba al lado del lugar en el que debía de dar parte para poder cobrar por su trabajo, una oleada de alivio recorrió a Marius. Había llegado a un lugar seguro sin toparse con emergidos por la noche... o eso pensaba el. El patrullero, Shizuo, parecía ser un muchacho joven. Tal vez no era lo suficientemente experimentado en el arte de la guerra, aunque Marius sabia que las apariencias podían engañar. Tendría que ver al guardia en acción para juzgarlo mejor. Miró en la dirección en que Shizuo había señalado y, con un leve movimiento de cabeza a modo de agradecimiento, dio un par de pasos, encaminándose en dirección al pueblo, hasta que un ruido hizo que se parara de golpe.

Unas ramas crujieron a cierta distancia, y el graznido de unos cuervos que alzaron el vuelo pusieron a Marius en alerta completa. Preparó la lanza, con las piernas afianzadas en el suelo para reaccionar lo más rápido posible. Por culpa de la oscuridad le empezaba a costar ver lo que le rodeaba, aunque parecía que aquella vez los nervios habían traicionado al estratega. Volvió a ponerse en una posición normal, sin dejar de mirar con el ceño fruncido hacia donde había escuchado los ruidos

Malditos pájaros…

En cuanto pronunció esas palabras, de nuevo pudo escuchar el sonido de las ramas crujiendo. Aquella vez no había podido ser un animal, así que se ajustó la bolsa que llevaba a la espalda y se acercó a la sombra que empezaba a ser Shizuo. Estaban en problemas, y los ojos rojos de varios emergidos demostraron que los malos presentimientos de Marius estaban en lo cierto. Poco a poco, Marius empezó a retroceder, manteniendo la lanza en ristre, y hombro con hombro con Shizuo, para mantener un frente mas compacto.

Tenemos que retroceder hasta la aldea para avisarles.

Los emergidos empezaban a acercarse, a un ritmo lento pero constante. ¿Cuántos podría haber en total? ¿decenas? ¿Cientos? ¿miles? Lo que estaba claro es que como trajeran refuerzos Marius y Shizuo lo iban a pasar mal. Recordaba una situación parecida en la que un guerrero orgulloso se negó a retroceder y murió acuchillado mientras los demás retrocedían ordenadamente. El esratega empezó a rezar a todos los dioses por que Shizuo fuera mas sensato y comprendiera el estado actual de la situación.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2016 3:47 pm

Asintió con la cabeza e hizo una leve reverencia en cuanto Marius le dijo que se verían pronto. Aquello realmente significaba que sería un guerrero o mercenario y que realmente también parecía estar involucrado en los múltiples encargos que los aldeanos abrían para los guerreros para proteger sus tierras. Observó cómo partía hacia la aldea durante unos segundos, Shizuo nunca había llevado una armadura y se preguntaba si en realidad sería tan incómodo como parecía… Nunca había tenido mucho interés por armaduras, no tenía mucho dinero y lo destinaba a sobrevivir, de la misma manera que tenía una gran tolerancia al dolor así que mientras no le hundieran una hacha en medio de la espalda y la retorciesen en aquella zona, el mercenario supondría que de alguna manera u otra se las apañaría para sobrevivir en sus viajes.

La brisa del aire y el farolillo haciendo que se iluminase poco el camino durante unos pocos segundos, sacaron al mercenario de su mundo de pensamientos. Era verdad, tenía que centrarse en observar que nada fuera de lo común sucediera allí a fuera, para eso le iban a pagar. Confiaba en sus sentidos levemente más sensibles que lo de los humanos, podría oír o ver cosas con menos dificultad a pesar de la oscuridad que teñía el cielo pero tampoco era una excusa para estar totalmente distraído o estar holgazaneando. Pero pronto no tuvo tiempo como para ir pensando en otras cosas porque en los árboles que se encontraban encima de su cabeza empezaron a menearse las ramas de una manera mucho más agitada que si fuera simplemente la brisa del viento, tampoco parecía ser producido por animalejos como ardillas o algo así, era algo más pesado que aquello.

Como posición defensiva, mantuvo el brazo con el farolillo extendido por encima de su cabeza mientras se agachaba un poco e iba retrocediendo y con su mano libre tenía en todo momento controlada su espada cuya funda estaba enganchada en el cinto de su yukata. ¿Enemigos? Tenían que serlo y aquella primera idea en su mente fue afirmada cuando pudo ver el rostro sin expresión de aquellos enemigos el cual el mundo conocía como emergidos. Miró hacia atrás buscando a Marius, que se estaba acercando a él probablemente por el mismo motivo que él ahora también estaba buscando su apoyo al acercarse también. – No, no. No podemos retroceder… La mayoría de aldeanos no pueden pelear y los emergidos van a aprovechar para seguirnos hacía allí, tenemos que contenerlos aquí para que no entren a la aldea y lo destruyan todo.

Eran buena gente, no le habían preguntado por su pasado ni le habían juzgado de ninguna forma y Shizuo estaba cómodo con aquel trato, así que independientemente de que era su trabajo, su instinto también decía que tenía que ayudarles. Posó el farolillo en el suelo y desenfundó su espada, estando a la defensiva y esperando a que alguien empezase el primer ataque, pero él no sería el primero en asestar un golpe. – Si quieres irte tú a avisarles, haz lo que quieras. Me da igual. Pero yo no iré, pelearé aquí, no pienso destrozar una aldea. – Siempre causaba destrozos por todas partes, ya fuera porque no era capaz de controlar su poder o porque no podía contener su rabia pero eso no sería algo que diría a un completo desconocido. Dada la situación, lo mejor para el mercenario era que pelease a campo abierto, no en un lugar cerrado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2016 8:23 am

En cuanto escuchó la negativa de Shizuo a retroceder, el estratega no pudo evitar soltar unos cuantos tacos, maldiciendo su suerte. La razón le decía que, si su nuevo compañero quería morir allí, que muriese, mientras el ponía a salvo a la gente del pueblo, pero por otro lado abandonar a alguien asi como asi no era algo que Marius aceptase. Con un gruñido y una nueva ristra de tacos, afianzó los pies en el suelo

Nos van a matar si nos quedamos aquí. El terreno nos desfavorece tremendamente. Debemos encontrar un lugar en el que los enemigos no puedan rodearnos, o si no tendremos una muerte gloriosa y, no se tu, pero preferiría seguir vivo ¿sabes?

Scipio echó un vistazo a su alrededor, buscando indicios de cualquier cosa que pudiera servir. Un barranco, un rio, un terraplén, una colina. Lo que fuera. Cualquier formación del terreno que les diera un mínimo de oportunidades de desviar a los emergidos del pueblo y, de paso, hacerles sobrevivir al ataque. La mente de Marius trabajaba a destajo, pero no tenía información del terreno. Necesitaba hacer entrar en razón a Shizuo

Vale, nada de aldeas. No les llevaremos allí, pero aquí nos van a matar. No eres rival para cien de esos bichos. Da igual que seas muy fuerte, al final hasta la mierda rodea. ¿Hay algún rio o algún barranco por aquí?

Los emergidos empezaban a acercarse, lentamente, completamente desorganizados. Al menos en eso podían ganar los dos mercenarios, en organización. Además, estaba mas que claro que eran mas listos e inteligentes. Iban a tener que pensar si querían salir vivos de aquel embrollo. Son embargo, de pronto, el primer grupo de emergidos, cargó contra Shizuo y Marius, y el estratega se puso de rodillas, clavo su lanza al suelo y ensartó al que iba de cara contra el. El combate acababa de empezar y no aguantarían mucho en el claro. Si al menos tuviese un cuerno con el que pedir ayuda a la guarnición del pueblo…

Además empezó a decir Marius mientras sacaba la lanza del cuerpo del emergido ¿No has oído hablar de la escaramuza del Bosque de Valle Nevado? Cincuenta campesinos se cargaron a quinientos soldados, y todo gracias al terreno. Así que ¡Mueve tu culo hacia algún lado o acabaremos criando malvas!

El tono de Marius había dejado de ser el cortés y amable que había usado al principio, para transformarse en tono firme de un oficial del ejército y, aunque le acababa de ordenar que se moviera, el estratega no había retrocedido ni un paso. Esperaba a que Shizuo empezara a moverse para el seguirle el ritmo
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 20, 2016 3:15 pm

No solamente era conocido por tener un mal genio que acaba siendo de lo más violento, incluso llegando a arrasar todo lo que estaba a su alrededor. Sino que su carácter también estaba fuertemente marcado por ser muy terco, era aquella clase de persona que cuando adaptaba una decisión era casi imposible hacerle cambiar de parecer, el hecho de que no confiase en nadie por lo que no lo hacía especialmente cercano a otra persona, lo agravaba haciendo que probablemente no hubiera nadie que pudiera ponerle hacer fin. Y si una cosa tenía clara en aquella batalla era que no iba a involucrar a los civiles del pueblo, no por la parte más importante: que era que había sido contratado con aquel fin e iba a recibir dinero si todo acababa bien, sino porque no lo sabía, era solo una corazonada pero aquellos campesinos le recordaban a la parte buena de su infancia así que la parte sentimental le movía.

Con espada en mano y por lo tanto, fuera de su funda, ya estaba totalmente decidido que se iba a involucrar de alguna forma en la batalla y que iba a pararles los pies a los emergidos. Pero como pudiera haberse imaginado si Shizuo hubiera pensado antes de actuar, el otro guerrero no estaba de acuerdo con pelear en aquel terreno porque como explicó; no era el adecuado. Chasqueó los dientes y movió un poco la cabeza, se sentía como un niño pequeño al cual estaban regañando porque no había pensado en las consecuencias de sus actos y no tenía la paciencia necesaria como para que su inconformidad porque le hablasen de aquella forma no se reflejara en su rostro. Si algo tenía,era ser totalmente transparente con sus pensamientos; consecuencia de su parte más bestial y menos humana, no tenía un filtro que le dijese que algo estaba bien o no para mostrarlo a los demás.

- No me importa, no le temo a la muerte. Si hay que pelear, se pelea. - De todas formas, siguió escuchándole porque a pesar de que estaba preparado para entrar en pelea de un momento a otro, el rubio mercenario era consciente de que él solo no podría frenar a todo un ejercito de emergidos por muy poco humano que pudiera llegar a ser cuando perdía el control. Ser branded no le otorgaba súper poderes, quizás si era como una maldición pero nada de poderes que pudiera aniquilar todo a su paso. - Vale, vale, cállate cerebrito, no soy nada para un ejercito, me ha quedado claro. Y sí, hay un rio cerca de aquí. - Su voz notaba áspera y sus palabras podían interpretarse como en parte, como un ataque al otro mercenario. Si no se le había tirado a la yugular todavía era porque a pesar de las palabras que Marius estaba empleando, tenía la voluntad de ayudar para que su pelea contra los emergidos fuera más eficaz pero de todas formas no podía solamente asentir y colaborar.

Guardó su espada en la funda porque entendió que si tenían que movilizarse hacía allí podía ser más bien un estorbo y a continuación, Shizuó señaló el rio que había mencionado instantes atrás. - Es bastante fondo... Lo suficiente como para que no puedan atravesarlo si no es por el puente, supongo que eso es lo que te refieres como a terreno que nos beneficie, ¿no? Pues andando. - No solía aplicar la mente en sus peleas, Shizuo era un tipo impulsivo, aquellas bestias que se abalanzaban contra el enemigo y que podían acabar muy mal parados de las batallas, pero bueno, ahí estaba en pie para ver otro día: y así hasta que muriese. - No, no conozco tales historias y la verdad es que ni me importa. Pero vuelve a darme órdenes como si me tratases de tu perro y decidiré que no estamos peleando por lo mismo, no tengo mucha paciencia con estas cosas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 12:54 am

Tema cerrado. 30G a Shizuo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2952


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras llegan, pero no puntualmente [Priv.] [Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.