Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Aran el Lun Jul 11, 2016 5:05 pm

El reporte indicaba que, hace tres días con sus noches, un grupo de malhechores había logrado infiltrarse en la residencia de un respetable senador, con el fin de sustraer sus más preciadas pertenencias. Entre ellas, una espada cuyo filo era de puro rubí, y cuyo metal era oro puro. Ni siquiera en lo más recóndito del mercado negro se atreverían a desarmar una obra de arte de ese calibre, o al menos eso creyó la guardia al seguir el rastro de los asaltantes. Testigos indicaban que dos individuos vestidos de negro habían traspasado los bordes de Sienne con una misteriosa carga entre manos. Todo apuntaba a una sola respuesta: habían optado por ocultar el botín lo más lejos posible de la capital.

Solo quedaba seguirles el rastro. El senador parecía convencido de que impartir justicia no sería necesario con tal de que encontraran sus pertenencias. Rápidamente eliminó los rumores mundanos sobre el lugar al cual había ido a parar la espada, e hizo creer a todo mundo que los ladrones ya habían sido capturados (utilizando actores para este fin) , y el botín, recuperado. Los únicos que entonces sabían sobre el informe eran el mismo senador y la guardia de la ciudad. Sin quererlo, Aran se vio involucrado en lo que sería la búsqueda del esquivo tesoro.

El rastro que dejaron los ladrones había hecho parar a su pequeño grupo en los alrededores de un edificio solitario, sin residente conocido. Los ruidos del bosque cercano, mas que poner en alerta a los soldados, les causaba una tranquilidad somnolienta. Era pleno día y la luz del sol les llegaba desde lo alto. El único problema que se les podía ocurrir era volver a la ciudad sin traer la carga esperada, pues no se podía posponer más su búsqueda ante el riesgo de que se llevaran la espada y el resto de los tesoros aún más lejos. Ninguno de los soldados sabía por donde empezar pues, de nuevo, se trataba de simples novatos que recién habían salido del entrenamiento (el cual nunca les enseñó a buscar tesoros). ¿Por dónde empezar? ¿Qué hacer? ¿Alguna idea?

-Yo digo que empecemos por ver si es que alguien ha cavado algo en la tierra -propuso Aran.- ...y si no hay nada, entramos a la mansión

-...pensarán que estoy loco -dijo uno de los soldados, dirigiéndose tan solo al peliverde, pues los demás se habían puesto a revisar el suelo como les habían sugerido.-...pero tengo la sensación de que no estamos solos

-¿Por qué crees eso? -cuestionó Aran

-Pues, para empezar, no creo que la noticia la hayan borrado tan facilmente. Créeme, el cuento de la espada de rubíes debió de haberse quedado dentro de más de una posada. Además, es demasiado raro que un grupo de soldados salga a primera hora de la mañana fuera de la ciudad, y eso es tan solo el principio...

-Cómo desearía que estuvieras equivocado. Pero es cierto. -Por algo llevaban las lanzas. No le sorprendería ver sombras entre la espesura de los árboles, dudosas de salir al aire libre, pero convencidas de hacerlo una vez vieran oro.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Dagas de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
990


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 16, 2016 1:02 am

Serena caminaba por un enorme pasillo, precedida de un mayordomo, sin poder evitar un gesto de desdén al ir atravesando una tras otra un gran número de lujosísimas estancias, todo el lugar alrededor derrochaba lujo, hasta que llegaron a una inmensa habitación, el mayordomo la hizo pasar y cerró la puerta, frente a Serena estaba parado un hombre muy delgado, de aspecto frágil, enfermizo y arrogante, este volteo a ver a Serena y eso hizo que la joven se molestara un poco, al menos cuando su padre vivía disimulaban un poco el comérsela con la mirada pero ahora… Serena conocía bien a ese hombre, era un poco mayor que ella y se conocían desde niños, su padre era un senador de la región y debido a que su padre había sido general en la misma zona sus tratos eran frecuentes, pero su padre y abuelo siempre habían visto con desdén a esas arrogantes y elitistas familias, ahora Serena lo hacia también pero ya comprendía por qué.
Todo el salón era dorado, había adornos de oro por doquier, armas enjoyadas que no servirían para nada en batalla etc. Todo una simple colección de lujos innecesarios y ridículos que solo pregonaban el mal gusto de la gente que vivía en ese lugar, así como esperaban que no les robaran? Serena se acercó al hombre
 
-Me has llamado?
-Cuando te dirijas a mi háblame de usted, ya no eres la hija de un gene…
-Me has llamado?
 
Repitió tranquilamente, el hombre la miro enfadado pero Serena solo sonrió mirándolo a los ojos, tranquilamente, lo conocía desde niños y sabía que cedería, como ocurrió casi de inmediato
 
-Sí, quería contratar tus servicios
-Por el robo de la espada?
-Si como…
-Conozco a tu familia, si hubieran capturado a los ladrones los hubieran exhibido y ejecutado en público, no sería la primera vez
-Bueno… como ya sabes eso también te habrás imaginado que no hemos recuperado la espada, mi padre ha enviado soldados a buscarla pero no quiero fiarme de ellos, tu trabajo será buscarla, serás bien recompensada
-Alguna idea de donde pueda estar?
-Recuerdas el bosque con una mansión abandonada que existe al norte? Los soldados informaron que se dirigirían hacia ese lugar
-Bien
 
Serena se inclinó un poco y salió sin hacer ningún otro ademan, tan pronto salió subió a su Wyvern y se dirigió hacia el bosque, al llegar alcanzo a ver como los soldados entraban en él y sonrió elevándose más y mas
 
-Ya está bien con esto amigo… vamos a seguirlos desde aquí de acuerdo? Veamos si encuentran algo interesante
 
Serena no tenía ninguna intención de ayudar o interferir con el trabajo de esos hombres, después de todo, no era una soldado pero tampoco estaba haciendo nada ilegal, si resultaba que no encontraban nada ella buscaría por otro lugar, si se metían en problemas podía ayudarlos y si encontraban el arma, ella los acompañaría a entregarla diciendo la verdad que era una mercenaria contratada para asegurar su devolución e igual cobraría por el trabajo, pero por lo pronto se relajaría en el aire y dejaría que ellos batallaran con el calor, la maleza, los animales y todo lo que hubiera en el bosque
Se recostó perezosamente en la silla mirando hacia el bosque, este era un poco espeso y estaba arriba pero para un jinete Wyvern seguir a su presa en esas circunstancias era lo básico, decidió avanzar un poco hacia la mansión y vio movimiento ahí, sonrió un poco, había algunos hombres moviéndose en ese lugar… quizás los soldados si necesitarían ayuda en un rato… esperaría a que llegaran y tomaría su decisión.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Aran el Lun Jul 18, 2016 3:50 pm

Los soldados empezaron a tantear el suelo, que en ese sector estaba poblado de hierba, buscando un punto blando en donde podrían haber cavado un agujero. No tenían otra cosa para picar la tierra más que sus lanzas, pero pronto se dieron cuenta de que no había nada fuera de lo normal. Eso sí, uno de ellos (el cual alegaba ser el mejor cazador de liebres del grupo) logró diferenciar unas pisadas recientes, cosa que confirmaba que alguien había pasado por allí hace poco. Las huellas se dirigían hacia dentro de la mansión, que era la segunda opción de búsqueda de los novatos.

Alrededor de cinco de ellos decidieron entrar; el resto seguiría afuera por si es que encontraban otra pista. Entre quienes habían entrado se encontraba Aran, el cual se puso de inmediato en la tarea de buscar anomalías en las paredes. La mansión, además de estar abandonada, estaba a punto de caerse sobre sí misma. Habían muebles rotos, telarañas y polvo por doquier (tanto polvo que no hubo quien no tosiera al entrar). La imagen era la misma en los tres pisos en los que consistía el edificio, unidos por una larga escalera en espiral. Habían seis habitaciones en cada uno, pero la mayoría eran inaccesibles, pues se había derrumbado gran parte del techo sobre ellas. Por suerte no había un sótano. De haberlo habido, hubiera sido mucho peor...

No había nada que llamara la atención en la planta baja. Aran decidió subir la escalera antes que los demás, y les sugirió que no las subieran todos a la vez, pues se sentía demasiado frágil. La madera crujía como huesos podridos; estaba húmeda y repleta de hongos. Quizás había cometido un error al subir con todo su equipamiento encima, pensó el peliverde. Decidió ir de inmediato al tercer piso, y, a medida que fuera revisando las habitaciones, bajaría de vuelta.

Aran estaba llevando a cabo su plan, hasta que se dio cuenta de algo interesante. Donde terminaba la escalera de espiral había otra escalera, una que habían puesto recientemente, y esa escalera atravesaba un hueco que había en el techo, el cuál iluminaba en un rayo del luz el interior. La curiosidad que le causó al soldado aquella situación lo hizo desprenderse muy pronto de su lanza, para así subir hacia el techo. El agujero por suerte era muy grande, lo suficientemente grande para que él pasara con toda la armadura. Así fue como llegó arriba.

El tejado estaba demasiado empinado para estar de pie, por lo que Aran puso ambas manos en el mismo para sostenerse. El sol lo cegó un momento, pero al acostumbrar sus ojos pudo ver algo en la punta del techo; era un trozo de tela atado de lado a lado, y estaba cubriendo algo. Aran se acercó con sumo cuidado y arrancó las ataduras. Lo que encontró allí lo alegró inmensamente, ¡era la espada! Junto a ella también habían unas cuantas bolsas cuyo contenido no pudo averiguar, pero supuso que se trataba de oro. Pero no le importaba realmente, su búsqueda había terminado.

Aun así, hubo otra cosa que llamó su atención, algo que desde el suelo no había podido ver, pero que ahora divisaba con claridad. Era algo que volaba, ¿un ave? ¿un... pegaso?

-Es un wyvern... -susurró para sí mismo. Parecía que venía en su dirección.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Dagas de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
990


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2016 3:00 pm

Serena seguía viendo a los hombres de la mansión cuando de repente estos entraron quedando totalmente fuera de su vista, se preguntó por qué cuando vio llegar a los soldados y entrar en la mansión, Serena no estaba loca para entrar con su Wyvern a ese lugar ya que sería prácticamente una sentencia de muerte intentarlo en medio de una batalla por lo que espero haciendo círculos sobre el lugar a que alguien saliera y esperando oír los clásicos gritos y golpes que surgen en una pelea pero… nada paso,  no se escuchaba nada y Serena por un momento pensó que quizás habían escapado pero no entendía, quizás la mansión tuviera un escondite para esos casos, bueno si eran listos los soldados lo encontrarían.
En eso estaba cuando vio que un hombre salía del tejado y por su armadura Serena supo que era uno de los soldados enviados a recuperar el arma, lo miro atentamente cuando vio que sacaba algo que resplandecía y solo podía ser una cosa, la espada, Serena sonrió y de repente una enorme preocupación se vio en su semblante mientras bajaba en picada hacia el hombre, pero antes de llegar a él su Wyvern freno y aterrizo en los restos de una chimenea de piedra que podían aguantar su peso, Serena bajo mostrando sus manos sin armas aunque tenía su enorme hacha en la espalda
 
-Tranquilo, soy mercenaria, mi nombre es Serena Haigred y fui contratada por el hijo del dueño de esa arma para asegurar su devolución, no quiero pelea basta con acompañarlos cuando entreguen la espada para cumplir mi contrato, pero debes tener cuidado, había hombres escondidos en este lugar y no los he visto salir, si había algún espía vigilando este sitio y te vio encontrando la espada los ata…
 
En ese momento desde debajo de la mansión empezaron a oírse gritos mientras uno de los soldados gritaba:
 
-NOS ATACAN!!!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Aran el Jue Jul 21, 2016 9:04 pm

Aun siendo los wyverns bestias con la capacidad de ser domadas, no cabía duda de que eran criaturas de temer. Aran por poco cayó de espaldas al ver que el reptil se le aproximaba en vuelo; se le atragantó el corazón en la garganta y quizo huir, impulso que reprimió con toda su voluntad. Se aproximó a la espada lo más rápido que pudo, con el objetivo de llevársela antes de que el jinete y su bestia llegaran a él, pero su intento fue en vano. El wyvern había ya arribado donde él estaba. La bestia era enorme, y también lo era su sombra, que cubría por completo al peliverde. Este último se paralizó por completo, con sus ojos estáticos en las fauces del reptil, y todo el cuerpo echado sobre las tejas de la casa. Su mente había quedado en blanco ante la imagen del animal, que casi se le hacía majestuosa.

La jinete del wyvern descendió poco después del aterrizaje de su montura. Aran la miró de reojo, observó sus manos y se dio cuenta de que no cargaba armas, aunque pudo notar el hacha en su espalda, cosa que mantuvo la tensión. No tenía la apariencia de un bandido, o al menos no se parecía al estereotipo conocido. Aran no pudo negar que era bien parecida, pero en aquel entonces estaba más preocupado por sus intenciones que por su figura. Se pasó la mano enguantada por la frente para recogerse el sudor, y escuchó lo que la mujer tenía que decir.

Aran nunca había tratado con un mercenario antes, pero tenía bien sabidas sus políticas. Libertad y oro era un lema perfecto para lo que ellos hacían. Al menos el soldado podía relajarse, ¿quién iba a pagar para que acabaran con su vida? Además, la misión de la mercenaria no lo confrontaba en absoluto, supuso que entonces la tarea se les haría más fácil.

-Se-serena, y-ya veo... -no pudo evitar tartamudear. El wyvern lo estaba mirando como un lobo a un conejo. El soldado sintió un escalofrío e intentó ponerse de pie.

Quiso decir algo más, pero no tuvo la oportunidad de hacerlo, pues el grito que vino desde el piso inferior lo acalló inmediatamente. Aran, guiado por el instinto, se dirigió inmediatamente hacia el agujero a recoger su lanza. Bajó la escalera, sostuvo la lanza en sus manos, e intentó ver qué era lo que sucedía con sus compañeros. Fue entonces testigo de una cosa terrible; vio con claridad cómo una horda de individuos atacaba al reducido grupo de soldados, rodeándolos por completo. Uno de los rufianes alcanzó a ver al peliverde, y junto con otros, decidieron subir la escalera a por su cabeza. Aran supo que si lo alcanzaban estaría acorralado, por lo cuál solo pudo volver a subir. Lo hizo tan rápido como pudo, y una vez arriba, fue alertado una vez más por los gritos de su compañeros. La mayoría había logrado salir, y estaban emprendiendo la retirada, ¡lo estaban dejando atrás!

Ahora tan solo podía escuchar a los bandidos. Un terrible estruendo, acompañado de un temblor, hizo tambalear al peliverde. Seguramente la escalera en espiral se había derrumbado por culpa de los bandidos, o tal vez la habían derrumbado a propósito. Tardó en darse cuenta de que, efectivamente, se trataba de esto último, pero ¿por qué? Esa pregunta fue respondida cuando olió el humo. Humo que venía desde adentro, que si no era detenido, rápidamente se transformaría en monstruosas llamas. Planeaban volver la mansión a cenizas, y a él con ella.

Aran miró a la mercenaria, pero no dijo nada.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Dagas de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
990


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 01, 2016 6:33 pm

Serena no pudo evitar sonreír al ver el pánico que de repente se apodero del soldado al momento de que ella bajara encima de él y se felicitó así misma, aunque interiormente, por haber usado ese método para acercarse ya que si se hubiera acercado directamente una vez que todo hubiera acabado o que todos los soldados estuvieran juntos seguramente por el pánico la hubieran recibido a flechazos, algo que le había pasado un par de vez, se acercó hablando suavemente, con tono calmado, queriendo que el chico se tranquilizara, si intentaba atacarle ella estaba desarmada… pero con un movimiento de cabeza de su mascota el chico se quedaría sin cabeza al primer movimiento sospechoso así que era mejor que no le diera motivos para tacarla o para tener aún más miedo, los animales lo huelen y su mascota no era la excepción, rio un poco al ver como el chico tartamudeaba, una reacción que no había visto desde que  salía a volar a escondidas e iba al pueblo ya que en su casa todos conocían a los Wyvern de la familia, el chico apenas empezaba a levantarse cuando se escucharon los gritos de la pelea, estruendos y Serena vio sin sorprenderse a un montón de personas que escapaban del castillo usando armaduras Y CON ESOS SOLDADOS SE PREGUNTABAN POR QUE ROBABAN A LA GENTE!!! Ahora el suelo tembló por completo y empezó a salir humo de la mansión pero eso no le importaba lo mas mínimo a ella, los bandidos no la habían visto y aunque la hubieran visto, si estaban quemando la mansión no subirían a donde estaban, le sonrió al chico tendiéndole la mano
 
-no te preocupes, probablemente aquí estemos mucho más seguros que haya abajo, vamos acércate
 
No se atrevía a acercarse mucho al chico ya que no sabía que tan sólido era el techo en el que estaban parados y mejor que se arriesgara él y no ella
 
-Bueno creo que mejor nos vamos volando, no crees? Te llevo, solamente di si quieres bajar al bosque a ayudar a tus compañeros o ir directo a la ciudad
 
Si por ella fuera se iría y los dejaría a su suerte, sin dudas, el montón de cobardes lo habían dejado ahí para morir así que no les debía nada pero era cosa del soldado igual su trabajo era llevarse la espada
 
-Vamos solo acércate, mi mascota no te hará daño…
 
Intentaba sonar lo más calmada y animada posible para que el chico dejara de lado el miedo de una vez o acabaría matándose solo.


Spoiler:
Me disculpo por la tardanza, una combinacion entre problemas de coneccion y vacaciones
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Aran el Miér Ago 03, 2016 2:15 pm

Aquella sonrisa llegaba a inquietarlo, por el simple hecho de aquella mujer se mantuviera tan tranquila en la situación en la que se encontraban. No parecía querer huir con tanta prisa, y eso que Aran, por un momento, la había visto capaz de tomar la espada y abandonarlo a su suerte. Al parecer aquella mercenaria quería laborarse una buena reputación, cosa extraña, pero justificable. Por esto, cuando ella le pidió que se acercara, él lo hizo con cuidado, tanteando el suelo con su lanza para prevenir cualquier caída. Una vez en el mismo sitio en que se habían encontrado, el soldado tomó el saco de tesoros y se lo llevó a la espalda, dejando que la jinete se llevara el arma, ya que él no podía cargar con más cosas en ese momento.

Había visto venir lo que le propuso ella, pero no estaba preparado. Nunca antes había volado un wyvern, ¡apenas sabía andar a caballo! Miraba a la bestia en silencio, prudente de no hacer algún movimiento que la molestara.

-D-de acuerdo, tan solo toma la espada. -dijo, con los ojos moviéndosele de un lugar a otro sin descanso. A pesar del temor, había logrado recordar a sus compañeros.- S-se supone que ante un ataque, n-nos reuniríamos en el lago que está en el sur. Hay que ir ... allá.

Las llamas habían escalado ya hasta el techo, y escupían su calor a través de los agujeros que este último tenía. No había lugar para la duda, o sería demasiado tarde; Aran, viendo sus opciones reducidas, cerró los ojos y se acercó a la montura de la jinete. Agarró el cuerpo escamoso de la criatura, para así escalar donde estaba la silla. Se sentó en el extremo de atrás, pues por supuesto él no iba a conducir un wyvern ajeno. Al menos la criatura no parecía ser hostil por tener a un extraño en su lomo, lo que calmó los nervios del soldado lo suficiente como para volver a abrir los párpados. Esperó a que la mercenaria también subiera para entonces sujetarse bien a la silla, y prepararse mentalmente para elevarse por los cielos.

El animal batió las alas, y él se agachó para así ahogar el vértigo que de repente sentía. Aran se había vuelto pálido como la porcelana, pero aun así no pensaba retroceder. El suelo se desplomaría sin demora, y una vez la mansión se volviera cenizas, los bandidos buscarían su cadáver y a la espada tesoro. Por supuesto, el soldado no dejaría que eso sucediera.


Spoiler:
No hay problema ;)
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Dagas de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
990


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 14, 2016 7:54 pm

Serena simplemente esperaba a que el hombre se acechara a ella y tomara su mano, esperaba que se decidiera hacerlo antes de que el humo o el calor la obligara a irse o antes de que el techo se derrumbara y el chico cayera al fuego por culpa de su indecisión pero al menos logro pasarle la espada y ella la sujeto con fuerza, para después esperar a que el chico finalmente la sujetara, Serena no estaba preocupada por su seguridad ya que la parte donde estaba posado su Wyvern era de piedra y no creía que pudieran dispararle flechas desde afuera de la casa a esa distancia pero si seguía tardándose, tendría que abandonar al chico e irse por su cuenta antes de que estuviera en peligro, las llamas ya subían hasta el techo y estaba a punto de abandonarlo cuando por fin el chico se sujetó al cuerpo de su mascota, tan pronto lo hizo las alas de esta se abrieron de golpe y se elevó en vertical como un cohete rápidamente, Serena pensaba que probablemente eso sería más por ganas de molestar a su pasajero que por querer salir rápidamente de ahí, finalmente Serena logro controlarlo cuando ya estaban a unos 10 metros por encima del nivel de los árboles, miro a su alrededor y sonrió al ver un enorme claro.

-Así que un lago he?... Hey no te vayas a hacer encima de mi Wyvern o te tirare

Le amenazo pero con un tono de voz que notaba que se estaba divirtiendo, era divertido ver a un soldado tan atemorizado por algo como eso aunque bueno, ella quizás estaría tan asustada como el si fuera su primera vez volando

-Bueno ahora hacia donde está el lago? Vamos a buscar a ese montón de cobardes

El Wyvern dibujaba círculos en el aire pero no alcanzaba a ver ningún lago
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Aran el Miér Ago 24, 2016 7:45 pm

Era increíble, en el sentido de que de verdad no se lo podía creer. Estaba volando, y la altura era inmensa, lo más alto del suelo que había estado en su vida. Debajo de su armadura sudaba frío, cosa extraña, pues hace nada estaba a punto de morir calcinado por las llamas. La velocidad con que iba el reptil bloqueó sus pensamientos y le impidió razonar con coherencia, tan solo podía sentir ese extraño miedo, ese vértigo que lo hacía temblar, pero que no era suficiente como para llevarlo a la locura. No le alcanzaba el valor para responder a lo que la jinete decía, pero intentó localizar la masa de agua entre los árboles de abajo, sin mucho éxito.  Eso sí, creyó reconocer algo parecido en la distancia, aunque la verdad le importaba poco dónde aterrizaran, porque lo único que quería era volver a tener los pies sobre la tierra.

Le era imposible comunicarse en esas condiciones, pero se obligó a decir, en un murmullo:

-Bajemos allí... -Y señaló a la mercenaria un lugar unos metros más allá.

En ese sitio, efectivamente, se encontraban los soldados que habían escapado de los bandidos. Respiraban agitados, y miraban en todas direcciones, seguros de que por huir los emboscarían tarde o temprano. No se atrevían ni a volver ni a continuar, aunque tarde o temprano se pondrían en movimiento, porque sería muy peligroso volver a la capital de noche. No tenían ni idea que allá, encima de un wyvern, se encontraba la espada que les habían mandado a buscar . Mucho menos se imaginaban que el soldado que se había subido al techo estaba sobre esa montura. Por el momento contemplaban el agua del lago, que era muy poca, pero suficiente para aliviar la sed.

Eso hasta que vieron la figura alada en las alturas, rondándolos como un depredador. El primero en divisar su sombra fue un lancero, el que inmediatamente comunicó a los demás de su avistamiento, lo que los alteró en gran manera, el mismo sentimiendo que si los hubieran alcanzado. Temiéndose atacados por aire, los soldados de Begnion tomaron sus arcos, y tensaron las flechas. No titubearon a la hora de disparar una vez vieron por su cuenta a la bestia, que tanto podía pertenecer a su mismo bando como podía estar buscándolos para matarlos. Los proyectiles volador directo hacia la el reptil. No la iban a dejar bajar tan fácilmente.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Dagas de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
990


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 2:14 am

Tema cerrado. 30G a Aran.

(Ya que el tema es cerrado por abandono y no fue completado exitosamente, no se otorgan bonos.)
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3455


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo un rastro brillante [Priv. Serena]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.