Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Mar Jul 05, 2016 10:56 pm

Según varios, Sienne no era tan solo una de las ciudades mejor defendidas de toda Tellius. Era también la capital más bella, la más imponente de todas. Era extraño que, siendo el corazón del reino, Aran casi nunca tuviera la oportunidad de poner pie en sus calles. Si lo hacía, era siempre en dirección a las puertas de salida, camino a alguna excursión o campamento. En lo que a libertades se refiere, los soldados no tenían muchas oportunidades de recreación. Y si Aran llegaba a hallar un hueco de tiempo libre en su trabajo, lo que era una rareza, siempre lo ocupaba para visitar el pueblo de su familia adoptiva, uno de los más cercanos a la capital. Sin embargo, esta vez no había conseguido tiempo para rentar un caballo o pagar para que lo llevara una carreta mercante. Estaba encerrado tras las paredes de Sienne.

Como no tenía muchas alternativas a la vista, había accedido a acompañar a algunos hombres de su escuadrón que deseaban conocer la capital. Cada uno tenía un año menos de experiencia que él, a excepción de uno de sus compañeros de entrenamiento, Aryn, un chico castaño proveniende de la periferia de Begnion, quien también había accedido al extraño recorrido (tal vez tan solo porque lo había hecho Aran primero). Ambos caminaban al final del grupo, y conversaban de las cosas menos imaginativas que se les podían ocurrir, tales como la hora o la agenda para el día de mañana. Al cabo de un rato, cuando hablar del clima era un tema rehusado, se dieron cuenta hacia dónde los habían guiado los novatos.

-Claro, una taberna... - ¿por qué no estaba sorprendido?- Aryn, será mejor que los detengas. No sería inteligente cargar con ellos en la espalda de vuelta al fuerte.

Por supuesto, era lo más lógico cortarles el hilo antes de que arruinaran el día. Sin embago, la respuesta que obtuvo no fue la ideal; los ojos del soldado a quien se había dirigido lo miraron fijamente, enarcando las cejas en un gesto irónico.

-Ah, vamos. Ya nos han arrastrado hasta aquí, ¿qué hay que perder? -se quejó su compañero con un bufido. Aran le apartó la vista, no valía la pena discutir- Si quieres quedarte afuera, hazlo. Mientras, puedes cuidar del armamento. Necesitan a alguien que vigile sus ahorros, ¿no crees?

Conociéndolo, no iba a hacerse cargo de los ahorros de nadie. A lo mejor los detenía antes de que vendieran sus armaduras por más bebida, pero eso no significaba que no fuera a ser parte de la fiesta. Aran sabía que iban a amonestarlos, ¿pero qué otra opción tenía? Si les robaban las armas, iba a ser mucho peor, pues no se trataba de un recurso ilimitado. Tuvo que aceptar lanza tras lanza en sus manos, tantas que al final del día parecía mercader ambulante. Se tuvo que resignar a la tarea que le habían impuesto.

-No prometo nada .-les dijo, pero nadie lo escuchó.

Aran no pasaba desapercibido por nadie, los ojos de los ciudadanos se le clavaban como estacas, como si se tratara de la curiosidad más grande. Aún así, deseaba de todo corazón que no apareciera alguien quien le gustaran las lanzas de bronce por montones. Si se las quitaban, pasaría por muchos más problemas que cargar con una tanda de borrachos, siendo quien se supone, debió de haberlos controlado. Suspiró con agobio, y se preparó para aguantar una nueva jornada de pie.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2016 12:47 am

Al final, una vez más estaba metido en una ciudad.
Aunque no se sentía cómodo en el interior de esas altas murallas y apretado entre los edificios, la gente, las carrozas, etc. No le gustaba, la naturaleza era mucho menos opresiva que esos lugares y se sentía mucho más libre, mientras el clima estuviese bien y no hubiese contaminación el manakete se sentía parte del mundo de afuera. Allí, allí dentro se sentía un bicho raro, un espécimen que viajaba con la marea, se perdía con facilidad y deseaba salir cuanto antes. Pero, a veces para un bien se necesita sufrir un mal.
En su caso, Zeno estaba allí pues tras tanto vagar se había quedado sin algunas medicinas que llevaba envueltas en un trozo de cuero y guardadas entre su ropa, y su bota de agua se había roto tras tanto tiempo de uso. ¿Tanto tiempo? ¿Cuánto tiempo había pasado? El rubio apenas podía calcular el paso de los días y no recordaba cuándo fue la última vez en ese trecho de tiempo en que había cambiado aquella cosa para transportar agua. Ahora que lo pensaba, estaba seguro de que le decían de otra forma en el común de la gente. ¿Cómo era? Ya lo recordaría.
Así que allí estaba, en medio de la ciudad, intentando encontrar un mercado barato donde poder intercambiar algunas cosas que traía de afuera por lo que necesitaba. No iba a gastar en comida ni bebida, mucho menos en un techo debajo del cual dormir, pero necesitaba encontrar una boticaria y alguna tienda de calle para reemplazar su equipamiento roto. El resto, sería cosa de ganancia que guardaría para luego. Las hierbas que había conseguido más una pieles de un animal moribundo que había decidido comer al no tener nada más a disposición para no caer en la inanición eran una buena mercancía.
Estaba pensando en todo eso cuando cruzó delante de un bar y algo le llamó la atención. Se trataba de un objeto que sostenía muchas lanzas. Volvió unos pasos atrás. No, no era un objeto, era una persona. ¿Verdad? ¿O acaso era un maniquí? Zeno se acercó con curiosidad, como si temiera algo, y lo observó a unos pasos de distancia. Sí, respiraba.

—Joven, ¿a qué juega? —le preguntó con inocencia, tratando a ese muchacho casi como si fuera un niño pues a los ojos del manakete se veía como uno; aunque él no tenía mucho para decir respecto a las apariencias con su rostro de diecisiete años y sus cabellos alborotados.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Miér Jul 06, 2016 2:13 pm

¿Cuánto tiempo sería necesario esperar allí afuera? Si llegaban a quedarse pasado el atardecer, tendría que arreglárselas para no quedar dormido de pie, pues quién sabe qué ocurriría entonces. El soldado, además, había considerado irse temprano y dejar abandonados a los novatos a su suerte, pero no podía dejar de sentirse responsable por la carga encomendada. Quizás lo más conveniente era ir a dejar las lanzas de vuelta al fuerte, y volver lo antes posible a la taberna, pero por supuesto le preguntarían que había pasado con sus acompañantes. Carcomido por la duda, el beorc mantuvo su posición quién sabe por cuanto tiempo, hasta que por fin el temor de que alguien se le acercara se hizo realidad. Sin embargo, no se trataba del tipo de persona que esperaba encontrarse.

Primero, el extraño casi pasó como cualquier otro transeúnte, pero se devolvió a observarlo poco después (lo que por supuesto era muy incómodo sin mediar palabra antes). Se trataba de un sujeto rubio, de rostro divertido, y de contextura ligera. Tal vez se iría pronto, pensó Aran, pero también se detuvo a hablarle. El soldado levantó ambas cejas en manera de sorpresa por lo que le había dicho.

-¿Jugar? -dijo, girando su rostro hacia aquella dirección.- No sé si a esto se le podría llamar un juego

Aran llevaba las lanzas repartidas entre ambas manos, y todavía llevaba el casco puesto. Hizo el esfuerzo de pasar todas las armas a su mano derecha, para con la mano izquierda quitarse el yelmo. Prefería hablar cara a cara con la gente de la calle, y, además, como siempre, el uniforme completo no había tardado en sofocarlo.

-Estoy haciendo guardia, supongo... -dijo, con tono resignado.-Todos mis compañeros están allí dentro, así que me toca hacer la guardia afuera.

El misterioso extraño no parecía un aldeano cualquiera como los demás. Al estar en el área comercial, no deberían sorprenderle los extranjeros, pero Aran presentía algo de excepcional en el misterioso muchacho. Como si ni siquiera fuera de Begnion, ni siquiera de Tellius.

-¿Tienes un nombre? Soy Aran, por si te interesa saberlo -dijo con súbito interés, y con una simpatía que encontró muy ligera de demostrar.-Ya que estás aquí, quizás quieras ayuda con las direcciones, suponiendo que vienes de otra parte. -una estupidez ofrecerle esa clase de ayuda, ya que el soldado seguramente conocía lo mismo o menos de la gran ciudad.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2016 4:02 pm

¡Ah! ¡Se movía! Entonces sí tenía una persona dentro, un muchacho por lo que podía entender por su estatura y voz, que le explicaba que aquello no era un juego. O más bien que no estaba seguro de si se le podía llamar juego. Para Zeno aquello parecía casi entretenido, al verlo desde afuera, pero seguro para él cargar tantas armas no era para nada interesante. Sin embargo, le hacía gracia al mundo. ¿Estaría buscando eso?
tras pasar sus armas a una mano sola el soldado se quitó el casco dejándole ver su rostro. Sí, era una persona joven, bastante joven para estar envestido en ese traje tan formal y parado con las armas de muchas personas. ¿Sería solo un disfraz o acaso realmente lo habían puesto allí a hacer guardia con tantas cosas? Le parecía peligroso, después de todo si un ladrón llegaba no podía defenderse con tanta carga encima.
Confirmó su última teoría cuando el joven habló, pero le hizo bastante gracia que la razón por la que estaba allí era pos sus compañeros. Al parecer le habían encargado todo el trabajo a él. Pobre joven hombre, no podía saber si él estaba de servicio o no pero si sus compañeros estaba dentro comiendo o bebiendo le parecía extraño que él se quedara allí. Era joven, debía disfrutar un poco más.
Zeno cruzó las manos tras su espalda y se acercó algunos pasos al encontrar en Aran un rastro de simpatía.

—Mi nombre es Zeno —se presentó con una gran sonrisa y el tono animado de siempre—, y tienes razón en decir que soy de otra parte, Aran. Pero soy de aquí y de allá, de todas partes y de ninguna —explicó con ánimos abriendo sus brazos a cada lado de su cuerpo—. ¡Y me pierdo fácilmente en las ciudades porque no pido indicaciones! —exclamó—. Pero no se lo cuentes a nadie, es un secreto.

¡Un secreto a voces! Pero como lo había dicho en forma de broma el joven guió uno de sus ojos y observó luego la carga del muchacho.

—Deberían construir un soporte de lanzas con candado —murmuró con curiosidad y llevándose una mano al mentón, imaginándose en su cabeza una especie de guardarropa con lanzas— , así no tendría usted que estar parado aquí fuera. ¿No le parece? ¡Hay que tenes cosas prácticas a mano!

¿Que clase de idea extraña era esa? Ni Zeno lo sabía, eran cosa tontas que se le pasaban por la cabeza de tanto en tanto y que parecían salirle con facilidad ante los extraños, como si intentara desviarlos de lo que él realmente era o acaso hacerlos reír.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Miér Jul 06, 2016 7:42 pm

Aran se dejó sonreír un poco. Zeno, como se había llamado a sí mismo el chico, no alcanzaba a decir nada que tuviera sentido. ¿Quién podría un soporte de lanzas en medio de la calle, y además con candado? Cualquiera con suficiente fuerza podría llevarselo todo sin tener que utilizar ninguna llave. Por la forma en que hablaba, le daba la sensación de estar tratando con un niño, ¿no era él un poco mayor para expeler tanta energía? De todas maneras, el soldado agradecía estar frente a una persona con tan buen ánimo; era un cambio de actitud que necesitaba tras los sucesos ocurridos.
Como no le dijo de dónde provenía, supuso que era un viajero errante, sin residencia. Prefirió no insistir en el tema,y en cambio, decidió aclarar un poco más su situación:

-Tal vez no sea demasiado tarde para sacar al resto de la taberna -dijo a Zeno.- pero no me veo capaz de convencerlos. No tengo autoridad sobre ellos, y han estado tanto tiempo encerrados tras los muros del cuartel que me sería difícil negarles la ocasión. Lo único que temo es que nos reduzcan los dían libres después de esto. -admitió, mirando al suelo. Con eso ya había dicho suficiente.

Pues sí, se sentía increíblemente decepcionado ante lo que iba a suceder, a más tardar, esa misma noche. Ya podía imaginarse a él y a sus compañeros puestos en línea horizontal en medio del campo de entrenamiento; una sola antorcha encendida detrás de ellos; el capitán enfrente suyo. Los que habían entrado al bar se tambaleaban y luchaban por no caer de cara al suelo en frente de su superior, mientras tanto, Aryn lo miraba como pidiendo que lo salvara. Pero no había manera, todos serían amonestados por igual. No volverían a ver las calles de Sienne en todo un año, hasta que demostraran que habían mejorado su conducta. "Justos por pecadores".

-...ven, acompañame a ver qué está sucediendo allí dentro. -le pidió de repente al chico. En la voz de Aran había firmeza, pues claro, él no debía estar parado allí afuera, sosteniendo ninguna otra lanza que no fuera la suya. Hizo una seña con la cabeza para que caminara con él, y, encontrando la manera de abrazar las armas con su brazo derecho, se decidió a abrir las puertas de la taberna.

Debía agradecer que no era la peor de las tabernas de la ciudad. No era maloliente, estaba bien decorada, y quizás hasta tenía un poco de prestigio en el rubro. Allí estaban los soldados de su escuadrón, repartidos entre diferentes mesas, cada uno con una jarra en la mano. De vez en cuando, una risa estruendosa salía de sus bocas, sin duda alguna lo estaban pasando bien. Demasiado bien.

-¿Tienes una idea de cómo sacarlos, Zeno? -Preguntó. Aquella era, tal vez, su única esperanza.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 07, 2016 2:25 am

Al parecer ese joven llamado Aran era un muchacho de buenos modales y amable con sus compañeros, pues a pesar de que estaba allí de guardia se preocupaba por sus compañeros sin molestarse porque ellos lo habían dejado fuera. Eso le sacó una renovada sonrisa y lo hizo sentirse más cómodo al saber que no trataba con un hombre duro o que se tomaba todo a la ligera, parecía un soldado honesto.
Zeno soltó una pequeña carcajada ante el aviso de que podían castigarlos y por un instante los imaginó a él y a su grupo de amigos (que en su mente eran como Aran pero sin rostro), en un rincón mientras eran regañados por algún superior. Era normal, las personas solían cometer errores, hacer enojar a los demás y romper algunas reglas, era lo que debía pasar, pero suponía que un jefe no estaría demasiado feliz si sus soldados se comportaban de mala manera estando de servicio o con el uniforme. Él no entendía mucho de esas cosas, de la jerarquía y demás, pero le parecía interesante cómo algunas cosas se mantenían en el tiempo.
Y, a pesar de que no debía, cuando Aran le pidió que lo acompañase como si fueran conocidos o algo él lo hizo sin dudar. El joven rubio dio dos saltitos hacia la puerta y entró al lugar después del joven que cargaba pesadamente las armas en un brazo. El aroma del lugar era agradable, más que la mayoría, los colores a la vista eran cálidos y parecía ordenada y acomodada. Había algo de bullicio, por supuesto, pero nada que le lastimara los oídos ni ningún aroma que lo hiciera sentir la necesidad de huir. Aún así, Zeno se puso en alerta. No le gustaban mucho los lugares cerrados.
Ubicar a los soldados no fue difícil, lo difícil fue entender bien que el joven se había dirigido a él casi pidiendo auxilio. Zeno ladeó la cabeza y se cruzó de brazos observando la situación.

—Los jóvenes con alcohol en las venas no escuchan muchas razones —respondió con tranquilidad, frunciendo los labios y adelantándose unos pasos—. No creo que decirle lo mal que hace el alcohol a su sangre o cuerpo sea algo que los detenga, ¿verdad? Pero, de todas formas... —El joven se volteó para ver al muchacho y sonrió con tranquilidad—. Ellos no están haciendo nada malo, si les dan algo de comer y bastante agua se pondrán bien. No hay nadie ebrio. Creo.

Por si acaso, Zeno volvió a observar a los soldados que podía ver y esperó que su predicción estuviera bien. Además, no había nada de malo en tomarse un rato libre, beber y descansar con amigos. Claro, eso era algo que él no había hecho jamás, aunque ya algunas veces se había pasado con el alcohol solo una vez estuvo ebrio en un bar y al estar solo casi le robaron todas sus pertenencias. Lo bueno era que, al verse más joven, la dueña del lugar lo ayudó en ese momento extraño.

—Deberías tu también relajarte un poco, parece que tienes un trabajo pesado por delante —agregó al final observando a Aran con curiosidad. La verdad era que los soldados eran uno de los primeros sacrificios en batalla, así que un joven como él debía disfrutar la vida pues estaba más en riesgo que un civil cualquiera.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Jue Jul 07, 2016 4:34 pm

Asintió a su razonamiento. Sería muy difícil, sino imposible, convencerlos con excusas morales, y por esa misma razón, obligarlos (sin hacer mucho escándalo) era la única forma de sacarlos de la taberna. Aran esperaba un plan, pero para mala suerte suya no terminó encontrando uno. Lo que sí halló en Zeno fue algo que no se había imaginado, que estuviera de acuerdo con lo que hacían. El soldado suspiró, pues no sabía qué responder ante esa lógica. ¿Estaba acaso tomándoselo muy en serio y exagerando la situación? ¿De verdad no pasaba nada con dejarlos allí dentro? Aran debía admitir que, al no conocer muy bien a los nuevos, no tenía  manera de comprobar hasta qué límites podían llegar. El encuentro con el chico rubio estaba lentamente convenciéndolo del pensamiento contrario. No sabía si se trataba de algo bueno o malo, pero no había duda de que él también necesitaba un descanso, y mucho más habiendo estado tanto tiempo de pie.

-Será que nunca he entrado a un bar. -le dijo a su todavía misterioso acompañante.- Nunca me ha sobrado el oro, y lo que tengo ahorrado no lo he traído.

Viendo que podía, aprovechó de dejar el montón de lanzas en un rincón del establecimiento, donde no las perdiera de vista. Nadie todavía se había acercado a atenderlo, lo cuál agradecía (ya que no tenía excusa para quedarse), y tampoco se habían dado cuenta los demás de que había abandonado su puesto en la calle. Aprovechó también de dejar el yelmo encima de la punta de una lanza, para que estuviera mejor sujeto. Después de deshacerse de su pesada carga, encontró una silla cercana a la salida, y se dejó caer sobre ella como si su cuerpo pesara una tonelada. Por una vez en mucho tiempo había conseguido relajarse.

-Si no tienes nada más que hacer en la ciudad, agradecería tu compañía. Preferiría no dejarme llevar por lo que sea que estén haciendo los otros.  -dijo a Zeno. Le había dado la opción de sentarse y conversar con él un rato. Pero si debía irse, no le molestaría. A lo mejor, siendo un viajero, no tenía planeado siquiera pasar la noche en Sienne.-  ¿Tienes una razón en específico para estar en la ciudad, o solo vienes de paso? Últimamente, muchas personas han venido aquí por protección. Los muros de la capital de Begnion son los mejor protegidos de todo el continente, o al menos eso creo. Ningún emergido ha logrado traspasarlos por ahora, y no creo que lo hagan por mucho tiempo que pase -comentó.

Lo que sí le preocupaba eran los pueblos de la periferia de la nación. Aran no tenía certeza de qué tan bien defendidos estaban en ese entonces. Su familia no le había dado razones de preocuparse, pero Aran sabía que intentaban desviarlo de la cruda realidad, que en verdad los ejércitos sin nombre se encontraban por doquier, y que nadie había hecho nada para detener sus avances. Esos pensamientos lo habían acosado sin pausa desde su primer día de recluta.

-¿Tienes noticias del exterior? -le preguntó de repente.- No hay muchas oportunidades en las que pueda informarme. Si te digo la verdad, no he luchado con un emergido, no todavía. Solo los he divisado con mi escuadrón desde la distancia. Desearía nunca encontrármelos de frente -admitió.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Dom Jul 10, 2016 7:50 pm

¿Un joven que no había entrado a un bar en su vida? ¡Eso era nuevo! Zeno tenía unos... Uno, dos, tres, cien, muchos años y nunca había conocido un joven que no hubiese pisado una cantina en su vida. ¿Acaso había estado enfermo, metido en una jaula o simplemente enterrado de trabajo? ¿Qué cosas había echo en su juventud como para no haber pisado ni por obligación un lugar así para beber? ¡Vaya persona extraña! Y lo decía él, que tenía todas las pintas de ser un completo raro.
Le sonrió al muchacho con tranquilidad al escuchar aquello y sopesó si las pocas monedas que le quedaban escondidas entre su ropa alcanzarían para pagarle un trajo al soldado que parecía estar cediendo para dejar atrás sus nervios y quedarse más relajado. Era bueno que se tomara la vida con más tranquilidad, lo necesitaría, más que nada porque sino terminaría siendo un viejo aburrido y amargado al final del día.
El soldado dejó las cosas en una esquina, junto con su casco, y se sentó sobre una silla cercana a la salida con una mesa al lado. Zeno lo siguió con curiosidad, pero no se sentó sino que cruzó por detrás de la espalda ambas manos y ladeó la cabeza. Con un ritmo marcado y casi autómata comenzó a pasar su peso de una pierna a la otra, haciendo que el sobretodo que llevaba y la punta de su larga bufanda se menearan al compás.
La mención de los emergidos le hizo dar un vuelco en el estómago y lo detuvo en seco. Detestaba a aquellas cosas, los había visto a lo lejos, avanzando sin descansar, rompiendo todo a su paso y dejando manchas de sangre en el lugar que pisaban. Zeno nunca los había enfrentado porque o quería problemas, porque no le interesaba meterse en esas cosas y su instinto de manakete le gritaba que eran seres que no debían pertenecer a la naturaleza, que era mejor alejarse a enfrentarlos tontamente. Sin embargo, la capital de Begnion parecía momentáneamente a salvo. Zeno se preguntaba si era porque el rumor de que allí se generaban los emergidos era cierto o si acaso esas palabras que circulaban no eran más que una mentira con patas cortas.

—Por desgracia, debo admitir, no hay mucho que pueda contar del mundo fuera de estos muros. No suelo quedarme en las ciudades y prefiero pasar por la naturaleza, aunque sí es cierto que se huele en el aire el mal presagio que los emergidos dejan con cada aparición.

La voz del joven rubio sonó seria, ya no había una sonrisa en su rostro y mucho menos en él la jovialidad de antes. Bajó sus ojos azules de los de Aran al suelo y entrecerró la mirada.

—Si fuera ingenuo te diría que es bueno que no te hayas enfrentado a esos seres, pero es necesario que los soldados los enfrenten para poder disminuir las penurias que le causan a las demás perdonas. Es por eso que las personas como tú están aquí, es por eso que deben disfrutar la vida que tienen por delante —agregó en un murmullo esperando que su voz no se perdiera en la distancia. Volvió a ver al joven a los ojos le sonrió de nuevo—. ¡O eso es lo que Zeno piensa! —exclamó intentando apartar la negatividad que tenía encima.

Tras esas palabras el muchacho caminó animado hasta la silla contigua y se sentó allí, clavando los codos en la mesa y dejando el rostro entre sus manos para ver al soldado.

—¿Hace mucho que está en la milicia, joven? —preguntó curioso—. ¿Ha nacido aquí o en otro sitio? —agregó más preguntas para no centrarse en sus anteriores palabras; un tonto intento por desviar el asunto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Lun Jul 11, 2016 12:27 am

Sintió alivio al saber que, por el momento, no tendría que lidiar con la taberna a solas. Tenía desde hace mucho tiempo la necesidad de comunicar lo que sentía respecto al conflicto que aquejaba la nación, no solo de saber más, pues no había tenido la ocasión de contárselo a nadie. Lamentaba tener que romper el relajo que había alcanzado con el tono de sus palabras, pero no había otra manera. Al menos Zeno pareció comprender la gravedad de la situación, por lo que el soldado escuchó atentamente su respuesta, habiendo una frase que llamó su atención en particular:  "...deben disfrutar la vida que tienen por delante".

Por supuesto, Aran sabía que su vida no terminaría entre lujos ni comodidades, al igual que todos quienes se habían integrado al ejército sin apellido ni buena estirpe. Conocía bien su trabajo, conocía la verdad que Zeno le mencionaba. En tiempos como aquel, no sería sorpresa que un día los hicieran encarar al enemigo muerto, insensible y voraz que eran los emergidos, tan solo como una distracción para disminuir sus fuerzas, para así dar paso al siguiente escuadrón, y al siguiente, y al que viniera después de ese último. ¿Qué otro papel podían desempeñar? Ese, sin duda, era su destino y Aran no sabía hasta cuando tendría que esperar a que sucediera.

Suspiró, apoyó el codo izquierdo en la mesa y sostuvo su cabeza con la mano. El muchacho rubio le había dado una opinión muy cierta.

-Lo que piensas tiene mucha verdad. -le dijo.- aún así, sé que si tuviera a uno de esos monstruos en frente, no dudaría en atravesar su cabeza con una lanza. Valdría para vengar lo que han hecho.

Zeno se decidió a sentarse, y una vez hecho esto cambió el rumbo de la conversación con bastante ligereza. Las preguntas que hizo a Aran lo sorprendieron un poco, pues nunca se había imaginado a alguien que tuviera interés en aquellos pequeños detalles de su vida. Lo pensó un poco, ¿cuánto tiempo había pasado exactamente?

-...Cuatro años. -respondió.- pero tan solo uno desde que dejé de ser recluta. Por ahora no he participado de nada que ponga mi vida en riesgo.

Mientras hablaba, se percató de algo que había pasado por alto desde el momento en que Zeno le había hablado por vez primera, y era que él no dejaba de llamarlo "joven". Al principio lo ignoró pensando que se trataba de una broma, pero no podía sino llamarle la atención que repitiera la misma forma  de referirse a él. Aran reposó ambos antebrazos en la mesa, con la duda en mente, y continuó.

-He nacido en Daein, pero ha pasado ya mucho. No me considero parte de esa nación, y mucho menos sabiendo como actúa su rey. A nadie le gusta en todo el fuerte. -dijo. Le apartó la vista un momento, tan solo para darse cuenta de que una mesera por fin planeaba acercársele. Sintió algo de incomodidad.- ...¿Sabes? conozco a unas personas a las que confundirlas por ser más jovenes les sentaría como un halago, pero a mí me parece un poco extraño que lo hagas conmigo.

Fue entonces cuando la mujer que había visto, de cabello rojizo oscuro y enorme sonrisa, les habló.

-¿Desean pedir algo? -Miró a Zeno un tanto extrañada, pero no hizo comentarios.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 11, 2016 3:17 am

Y allí estaba la valentía de un soldado. Era como muchos le habían dicho: un hombre preparado para enfrentar a la muerte no duda al momento de alzar su arma y atacar lo que lo amenaza. Aran parecía tener la resolución necesaria para hacer algo como eso y la valentía que se esperaba de un uniformado para con su pueblo o deberes. Era admirable.
Saber que de esos cuatro años que había estado entrenando sólo hacía uno desde que había dejado de ser recluta era sorprendente, tenía aires de ser una persona más experimentada o con más años entre las filas oficialmente y no como un aprendiz. Zeno se mostró gratamente sorprendido ante eso y no pudo evitar formar un círculo con sus labios abiertos que demostraban lo que sentía. Pese a todo, aquel poco tiempo oficialmente en la fuerza armada explicaba por qué él no había tenido el placer -hablando irónicamente- de cruzarse con un emergido.
Aún así, él había nacido en Daein pero se sentía aferrado a ese lugar lo suficiente como para cuidarlo con su vida. Zeno no entendía demasiado qué tenía de malo el rey o su fuerte, no era algo a lo que él prestara atención aunque creía haber pasado por ese sitio una vez, tal vez antes de que el rey actual estuviera en el trono. Con su edad, eso no era imposible. Trescientos años era poco para un manakete, pero para un humano era mucho tiempo, prácticamente tres vida. Ojalá él hubiese podido darle esas "tres vidas humanas" a su familia en vez de tenerlas él.
Hizo un gran esfuerzo por contener un suspiro y desvió un poco la mirada cuando Aran lo hizo para notar que la camarera se acercaba. Eso le dio la pauta de que debía revisar si cargaba algo de dinero, lo último que querían era que los echaran y se armara un revuelo por ocupar lugar sin pagar. Metió una de sus manos por dentro de uno de las capas de ropa que llevaba y buscó allí su monedero de tela, sabía que no tenía demasiadas monedas pero no creía que fuera muy caro tomar algo simple.
Por suerte hacer ese movimiento le permitió bajar la cabeza un poco y Aran no pudo notar que por un instante sus palabras lo dejaron quieto. La voz de la muchacha de cabello rojizo al estar cerca lo sacó de su estado estupefacto y lo hizo volver a la realidad. Sonrió para la joven con un ánimo sorprendente.

—¡Zeno quiere un vaso con agua! —dijo en alto, sacando su mano de entre su ropa y dejando en paz su monedero. Acababa de recordar que en los bares no se pagaba por adelantado—. Y creo que mi joven amigo podría probar algo de lo que están tomando los demás —sugirió señalando a los otros soldados que reían y la joven al verlos soltó una pequeña carcajada pero observó a Aran esperando que corroborara ese pedido o sugerencia como su orden.

Una vez el pedido estuvo hecho, él volvió sus ojos azules al joven y mantuvo la sonrisa, intentando que pareciera lo más natural posible pero estaba algo nervioso. Sabía que andar diciendo por el mundo qué raza era él podía ser algo que lo pusiera en peligro por lo que no iba a soltarlo, menos estando en Begnion. Así mismo, era consciente de que al tener una edad mucho mayor no podía evitar que los humanos le parecieran unos niños jóvenes, es decir: ¡Aran no tenía ni una décima parte de la edad que él poseía! Pero era eso mismo lo que hacía que Zeno se dejara en evidencia. Él olvidaba que su aspecto era prácticamente el de un crío y que, en ese momento, ese crío acababa de invitarle algo a un soldado.
Rió con tranquilidad e intentó decir algo que pasase como normal.

—Es una formalidad a la que Zeno está acostumbrado —respondió elevando apenas los hombros—. Madre decía que debíamos respetar mucho a las personas, pero creí que señor podía ser más extraño aún —añadió ampliando su sonrisa hasta el punto en que mostró parte de sus dientes—. Lo lamento, joven Aran, ¿acaso prefiere que Zeno lo llame de una manera en especial? Zeno no quiso ofenderlo o hacerlo sentir incómodo.

Eso último era cierto, el resto una pequeña mentira mezclada con un recuerdo. Hellen le había enseñado a tratar con respeto a los demás, pero por lo general el rubio no usaba esas formalidades sino que hablaba sin tapujos y sin muchos miramientos pues los órdenes jerárquicos en esa época eran para él una tontería. En la época actual tal vez fueran lo que lo hacían sentir preso, oprimido e inferior.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Jue Jul 14, 2016 1:14 am

A Aran no se le había ocurrido ninguna excusa para permanecer dentro de la taberna, por lo que ya se veía recogiendo el montón de lanzas y saliendo al exterior. Se había decidido en volver por su cuenta al fuerte cuando fuera la hora establecida de regreso, y si era necesario, respondería por los otros si es que estaban ausentes. Zeno, sin embargo, parecía conocer como funcionaban aquellos locales; con pedir una orden bastaba para poder quedarse un tiempo más. Eso sí, le sorprendió que pidiera algo para él, y que ese algo fuera lo que tomaba el resto. Abrió bastante los ojos, e intercambió miradas nerviosas con ambos presentes. Dudaba, y no porque se tratara de alcohol (ya lo había probado en más de una celebración), sino porque el no tenía dinero, y sentía un tanto erróneo que le invitaran algo gratis. El peliverde asintió de manera muy sutil y ante este gesto, la camarera se devolvió a la barra a buscar lo requerido. Aran no estaba seguro si sería capaz siquiera de sorbar lo que iban a traerle, pero no supo negarse. Cuando la mujer volvió con las bebidas, el soldado las recibió en silencio.

Se detuvo a contemplar al otro delante suyo. Era, por supuesto, incapaz de leer lo que pensaba, pero percibía en él y derás de su sonrisa cierta incomodidad tras la última cosa que dijo, como si hubiese sido algo realmente importante. Zeno se detuvo a explicar la razón de por qué confundía en cierta manera su edad, argumentando que se trataba de algo que había aprendido. No dejaba de ser extraño, pero no había manera de criticarle esa costumbre, si es que era cierta.

-No, umh, no hay problema. Está bien. -le respondió.- ...aunque claro, preferiría que me llamaras tan solo por mi nombre.

Levantó la jarra, repleta de licor, con su mano derecha, y se llevó el borde a la boca. Saboreó la espuma y un poco del líquido, el cual era amargo y espeso, ta lcomo se lo había imaginado. No había duda de que era de calidad, tal vez demasiado buena. Tan solo con saberlo, se sentía un tanto más culpable por no poder cooperar en lo absoluto. Muchos otros en su lugar no estarían tan confiados de la buena voluntad de un extraño; todo regalo derivaba a un favor, y todo favor terminaba siendo un disgusto. Sin embargo, Aran no sentía la necesidad de desconfiar, la atmósfera y los ánimos se lo prohibían.

-Supongo que tú pagaras ...no hallo cómo agradecértelo. -Murmuró, con la vista clavada en las ondulaciones de la bebida.- Umh... no sé que edad tienes exactamente, o si es que ya has bebido antes, pero quizás quieres compartir un poco de esto. No soy el mejor bebedor del mundo, como ya te habrás dado cuenta.

Le dio un último y largo sorbido a la jarra antes de dejarla en medio de la mesa. Fue entonces cuando tuvo la sensación de que alguien lo miraba. Buscó por todas partes la razón de esto, y la encontró en los ojos de un soldado que lo había visto desde su mesa. Aran se dio cuenta de que ya lo habían reconocido, pero ninguno de los pertenecientes al escuadrón se movió. Seguro no les importaba, o estaban demasiado adormilados como para que les fuera importante. Ya no bebían, al parecer se les habían vaciado los bolsillos totalmente. La única razón por la que todavía no se marchaban era porque sabían que, una vez fuera, no tendrían otra opción más que retornar al cuartel.

-Parece que ya se les ha acabado el tiempo aquí -dijo Aran, sonriente. No podía evitar sentir un gran alivio.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 15, 2016 1:07 pm

El joven rubio asintió una vez ante el pedido del joven tras que las bebidas llegaban. Intentaría recordar no tratarlo como un crío y a partir de ese momento llamarlo por su nombre, como por lo general se hacía. No era algo que a él le molestase ni mucho menos, solo algo a lo que no estaba acostumbrado. Graciosamente, a la única personas que llamaba por su nombre era a si mismo; una mala maña que la soledad del camino le había dejado.
Zeno tomó su vaso de agua y prácticamente bebió la mitad de un par de trasgo mientras que el soldado saboreaba el contenido de su jarra. Parecía gradado con el sabor y era cierto que olía bien, no es que a él le gustase particularmente beber, pero sabía diferenciar un poco el aroma de un licor bueno y de uno barato. ¡Era fácil! uno le hacía picar la nariz, el otro no.
Le sonrió a Aran cuando él le agradeció y asintió una vez.

—Está bien, Aran —le dijo bajando su jarra con agua—, bebe tranquilo y disfruta el rato.

No había necesidad de él para compartir su bebida ni mucho menos, Zeno lo había invitado porque le parecía un buen chico y aunque sabía que en Begnion muchos podrían tener prejuicios para con los de su raza, creía que ese joven eran mucho más abierto de corazón. Un soldado con actitud tan amena se merecía un pequeño momento de paz cada tanto, Zeno se alegraba de poder darle un instante así.
Al ver que Aran buscaba por la cantina, notó al mismo tiempo que él que un soldado lo veía. Al parecer el animado grupo se había quedado sin dinero en los bolsillos y estaban resignados a no beber más pero se encontraban cómodo, adormilados o sin ganas de moverse. Zeno soltó una pequeña risa.

—Es bueno que no tengan las lanzas a mano, las hubieran vendido por más —bromeó él volviendo a fijarse en Aran que se veía repentinamente más aliviado—. Ahora deber velar porque puedan ponerse de pie, espero que no debas cargar con ninguno porque entre ellos y las lanzas sí que será un espectáculo verte por la calle —le dijo soltando una risita entretenida después, intentando no se demasiado ruidoso—. ¿Quieres que Zeno te ayude? —se ofreció ladeando la cabeza.

No estaba seguro de si alguien de su estatura podría ser de mucha ayuda, pero no estaba de más ofrecerse, después de todo él tendría que salir a comprar lo que necesitaba en ese ciudad antes de que fuera muy tarde y no lo dejaran salir. Sabía que allí dentro estaba más seguro, pero no podría dormir con los ruidos de aquel lugar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Aran el Vie Jul 15, 2016 10:05 pm

Una sonrisa se dibujó en el rostro del soldado al ver la manera en que el chico delante suyo rechazaba compartir la bebida. Era una demostración tanto de alegría como de nerviosismo, pues sin su ayuda no se le ocurría cómo es que iba a terminar el trago. Pero sí, sentía más felicidad que otra cosa. Nunca se hubiera imaginado la situación por la que estaba pasando. En Sienne era una maravilla encontrarse con alguien capaz de dar sin recibir nada a cambio. Tan solo en el pueblo de su familia adoptiva se encontraba gente así de desprendida, lo que confirmaba que el chico era un viajero y no otra cosa.

-¡No me hubiera sorprendido que lo hicieran! -rió Aran ante la broma, aunque no demasiado alto ni de manera muy expresiva.-Los he visto apostando hasta las migajas de pan en los entrenamientos. Es increíble.- Zeno, además, le ofreció su ayuda si es que se le hacía difícil cargar con sus compañeros de vuelta al fuerte. Ojalá no tuviera que hacerlo. Aran los miró un rato, sopesando detenidamente en qué estado se encontraban.- No creo que debas molestarte. Al fin y al cabo, no son tan irresponsables como te he hecho creer.

¿Qué hacer entonces con la jarra, que todavía se veía llena? Aran la volvió a sostener, y le dijo a Zeno que lo esperara un momento. Llegó a una mesa donde compartían tres soldados, que ya apenas susurraban algunas palabras entre ellos , y le dejó la bebida al que parecía más despierto. Este, al ver aquella sorpresa en sus manos, se dio la vuelta y saludó a Aran como si fueran amigos de toda la vida. Sin embargo, tan solo con verlo de pie, como si tuviera en frente al mismo instructor de armas, supo que esa sería su última bebida del día. Se lo tragó todo con rapidez, y se levantó de la mesa. Vio las lanzas en la esquina del local, recogió cualquiera de ellas y salió al exterior, sin ni siquiera cerrar la puerta. La luz les devolvió a todos la lucidez y, como si se tratara de una reacción en cadena, el resto del escuadrón imitó sus movimientos entre quejidos, maldiciones y lamentos. Uno a uno se fueron retirando. Al final, tan solo Aran y Zeno permanecieron allí.

-Bueno, no puedo quedarme atrás-miró a Zeno, y acto seguido, fue a recoger su propia lanza.- ...Ha sido un gusto conocerte. Quién sabe, quizás te vuelva a ver un día por Begnion, o por cualquier otra parte del continente.

Se detuvo un momento antes de salir, tan solo para apreciar la vista. La luz era cálida y agradable, la gente iba y venía sin descanso, como de costumbre. Ninguno parecía similar al joven que se había encontrado. Vivían de una manera distinta, vivían como ciudadanos, como mercaderes, como quienes intentan sobrevivir. Zeno realmente se trataba de una persona extraña.

-Y si nos volvemos a encontrar, ...espero que no sea conmigo cargando lanzas otra vez.-dijo, llevándose una mano al cuello. Le dedicó un gesto de despedida, se puso su yelmo, y así sin más, atravesó la puerta.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
623


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Eliwood el Jue Ago 04, 2016 4:47 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esto es a lo que se puede llamar "un día libre" [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.