Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Vie Jun 24, 2016 6:03 pm

—Me sorprende que vuelen de forma tan organizada— comentó Trombe mientras ponía la mano en el tronco de un árbol que aún no había sido conmocionado por el fuego, elevando su cabeza entre las hojas a horcajadas en una rama que por su peso se inclinaba ligeramente hacia adelante. Desde que él y Felds habían sellado su amistad con ese apretón de manos, habían sugerido que lo más sensato era investigar el daño que había sufrido el bosque a manos de la mano impúdica del fuego. En ese entonces Trombe había sugerido que escalaran un árbol para ver el alcance de las llamas en el derredor, y habían elegido el más enorme de estos para la maniobra. Luego de unos cuantos temblores, resbalando y tratando de aferrarse de rama en rama, el lupino por fin se había colocado en un altillo que le podría permitir susodicha contemplación, y lo que entonces captó su atención para generar ese comentario, era una bandada de aves que flotaban en círculos por encima de las cimas rojas de las copas que ardían en el esplendor endurecido de esa llama incauta. ¿Cómo sería para esas avecillas ver sus nidales consumidos por el fuego?

Con la mirada trató de seguir las huellas descoloridas que las llamas dejaban a su paso, observando con atención las zonas que aún seguían verdes entre círculos fueros.  Hizo una pequeña pausa y luego su mirada se enfocó en una humareda en particular. Por la posición suponía que tendría que ser el campo de batalla que habían protagonizado con anterioridad. Entonces recordó la herida que tenía en la espalda, misma que para entonces había trazado un gorda línea sangrienta hasta la prenda que le había regalado Felds. Seguramente hablar con el chico había obnubilado su impresión sobre la herida, y no fue hasta que pensó en el lugar de la desgracia, que la misma comenzó a escocer con más ahínco. —Me imagino que aquí no tendrás medicina, ¿o si?— Mencionó con una sonrisa, girando su cuerpo en la rama para mostrarle a Feldsphar su espalda. Momentos después continuó. Al parecer la zona libre de las llamas se ensanchaba más al norte. Por allí se encuentra uno de los ríos que dijiste, ¿no? ¿Qué tal si lo visitamos? Quiero ver si puedo limpiar mi herida antes de que tome una coloración verde o morada— Explicó para luego mirar expectante a la respuesta del rubio.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Dom Jun 26, 2016 3:44 pm

Feldsphar miró hacía arriba cuando el hombre lobo comentó sorprendido como volaban los pájaros en el lugar, al bárbaro no le impresionaba en absoluto, debido que era lo más normal del mundo para él y también porque veía a los animales como a unos seres bastante inteligentes. No podía comparar a los animales con los humanos porque para él eran distintos pero no pensaba que fueran menos inteligentes por no hablar u otras cosas, porque Feldsphar se sentía más similar a las bestias a pesar de ser humano. Tenía que admitir, que al principio del todo no estaba muy seguro de si un tipo como el podría tener un “compañero” como Trombe aunque pareciese que fuera una medida provisional. Nunca había convivido con nadie que no fuera 100% animal y las personas le ponían sumamente nervioso pero el hombre lobo había sido amable con él y se había visto involucrado en aquella batalla terrible que quemó el bosque pero se había quedado allí para averiguar cuales habían sido los efectos del fuego en su totalidad.

Al joven bárbaro le gustaba trepar por los árboles porque le parecía la medida más cómoda para manejarse por el bosque y la más directa también, pero de los pocos humanos que conocía, nunca había visto que estos treparan por ellos como si fuera algo normal para ellos. Por eso se sorprendió de estar allí arriba, en la copa de un árbol con el lobo. Mientras el otro parecía estar más concentrado en las aves y el cielo, Feldsphar que estaba sentado en una de las ramas de aquel árbol, movía los pies y observaba los movimientos del mismo. - Animales ser listos y agruparse. Ser más eficaces así. - No le prestaba mucha atención a Trombe, sí era cierto que iba escuchando lo que iba diciendo pero el bárbaro era tímido como para dirigir su mirada al otro, por lo que parecía que el rubio iba más a su aire.

- ¿Eh? ¿Medicina? - Giró su rostro para mirarle unos segundos pero después negó con la cabeza y dirigió su mirada a otro punto aleatorio. - Gente de aldea usar medicinas, yo no tener de eso. Pero si poder llevar hasta riachuelo, seguir.- Feldsphar se puso en pie en la rama, manteniendo el equilibrio y de golpe se dejó caer, agarrándose a la rama y balanceándose para poder continuar saltando de árbol en árbol. Feldsphar no miró demasiadas veces hacía atrás, convencido de que el otro le podría seguir el ritmo, hasta que finalmente entre los árboles se podía ver el sitio favorito de Feldsphar por donde cruzaba el río y partía parte del bosque. Los ojos se le iluminaron al comprobar que al menos, aquella parte estaba bien. Juntó las manos, lo cual provocó un sonido. - Ser aquí. - Y Feldsphar volvió a dejar caer su peso, esta vez cayendo de pie sobre el suelo firme.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Sáb Jul 02, 2016 7:25 am

Los datos que Feldsphar daba respecto a su vida en el bosque no cesaban de asombrarlo. Se había imaginado que el chico no tendría ningún tipo de medicina antes de preguntarle, la limitación estrictamente necesaria de su vestimenta ya lo sugería, mas sin embargo la idea de que estuviera consciente de lo que significaba la palabra, y pudiera asociarla con la gente en el pueblo, era clara alusión de que tenía ciertas nociones no del todo mamíferas. Tal vez el chico ya había tenido otros visitantes en el bosque, aunque considerando su actitud contra los invasores de su hogar no podría asegurar que fuera un encuentro de coloquios amenos; y por otra parte también cabía en la mente del castaño la posibilidad de que el rubio hubiera visitado el susodicho pueblo con anterioridad, y por ende, tal vez había salido del bosque. En un momento pensó en preguntarle, pero el chico, que aún parecía algo tímido probablemente por su presencia, decidió empezar a correr para guiarle hasta el río que habían coordinado como punto más próximo del destino. 

El chico no escatimó la agilidad de su delgada complexión al momento de galopar entre los árboles y sus embrollos, y Trombe, instintivamente obedeciendo a un sentimiento enrollado en su vientre, se vio desprendiéndose de su humanidad para acentuar sus propios movimientos y así no quedarse atrás. El lupino notó que la velocidad acariciaba su cuerpo desabrido, insuflándolo de algo de esa savia descomunal que otrora experimentaba cuando recataba la caza con ansiosa eficacia en esos tiempos en los que vivía como un caballo suelto en la llanura, acompañado de su jauría, atacando antes de que las presas pudieran defenderse, y moviendo estudiadamente el cuerpo para evitar los ataques enemigos. El pensamiento se desplegó en su mente y fue tan olímpica su nostalgia, que no refirió su atención al presente hasta que escuchó la voz de Feldsphar explicándole que habían llegado. 

El fluir del agua con la huella sonrosada de los dardos solares, le daba un aspecto especialmente tranquilo al río que se estremecía dulcemente rodeado del fieltro verde de la vegetación. Viendo esta particular escena, era ciertamente sorprendente precisar la destrucción que se había alimentado de los pastos, árboles, y hasta las raíces del bosque. Le daba un mayor sentido a la frase de ver, no sólo los árboles, sino todo el bosque. Trombe se acercó lentamente a las aguas, y hundió su hocico en la límpida corriente, prístina en su contenido imperturbablemente sereno. Pronto lo bordeó hasta hallar un pequeño riachuelo en el que comenzó a revolcarse, desrizándose el pelo del lomo, y así mismo penetrando con el agua templada la herida que atenía en su espalda. La sensación lo escoció paulatinamente, por lo que gruñó unas cuantas veces, pero al mismo tiempo sentía una minúscula porción de mejoría. Su cuerpo cambió al de un híbrido nuevamente y se quedó acostado en la misma mirando el cielo. 

—¿Te has preguntado cómo se ve el cielo desde otro lugar Feldsphar?— Preguntó de pronto. Mientras hablaba, no quitaba los ojos del añil del cielo. —Yo he viajado en caravanas por muchas regiones, he dormido a la intemperie la mayor parte de esos días, y cuando miro el cielo siento que todo y todos estamos más cerca de lo que podemos llegar a creer— Guardó silencio por unos segundos al recordar que conversaba con un chico tenaz y huraño, al que estas palabras podrían llegar a desconcertar, por lo que continuó chispeando una risa. —¿Tú no has pensado en viajar Felds? Elevarte por encima de ese horizonte, y ver qué se realza más allá…— Ciertamente Trombe se había dedicado a una vida de peregrinaje porque sentía que estaba buscando algo y que solo podría encontrarlo en un lugar que todavía no había visitado. ¿Tendría Feldsphar esa misma necesidad? Aún más importante, ¿estaba consciente de tenerla?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Sáb Jul 02, 2016 11:01 pm

Cuando llegaron a la zona cercana al riachuelo, Feldsphar se quedó mirando al agua cristalina durante unos instantes pero sin moverse del lugar ni haciendo nada en concreto. Todavía pensaba en todo lo que habían vivido en aquella batalla que parecía lejana pero que no lo era en realidad y en la que tanto había sufrido su bosque: al menos, su corazón estaba un poco más relajado al poder comprobar de que su zona favorita se encontraba bien y a salvo, al ver como los animales trataban de habituarse de la misma forma a las zonas reducidas que habían quedado pero con fuertes árboles que no habían llegado a ser quemados. El bárbaro se alegró de poder saltar de árbol en árbol y que estos no pareciesen debilitados y que no se notase al aguantar el leve peso que él sobreponía en las ramas.

Cuando Trombe se estiró cerca del riachuelo después de recuperar un poco de energías bebiendo de la cristalina agua que se hallaba en el lugar, Feldsphar se sentó en la orilla y mojó los pies poco a poco en el rio. Al acostumbrarse al cambio de temperatura que el clima tropical de la isla ofrecía a la fría agua, empezó a chapotear con los pies levemente para no salpicar y molestar al otro, así como tampoco espantar mucho a los peces que nadaban tranquilamente río abajo. - ¿Otro lugar? – Mientras el hombre lobo le explicaba la sensación que transmitía el haber viajado, el bárbaro no podía evitar pensar que no podía evitar tener una percepción totalmente contraria a la suya. No podía decir que había viajado muy lejos, porque sería mentira: Feldsphar solo había dejado el bosque en una ocasión y probablemente, si no lo hubiera hecho en ese momento, a día de hoy estaría muerto. En aquella ocasión estaba muy enfermo, y necesitaba el reposo que en el bosque no podía tener y medicinas que solo se encontraban en la aldea. Se había opuesto mucho al inicio sobre ir, pero no le habían quedado más opciones.

Negó con la cabeza al escuchar la segunda pregunta. – No, solo viajar una vez en mi vida. Viajar a la aldea, estar enfermo… ser recuerdo horrible. Solo querer volver aquí, a casa. – Se abrazó a sí mismo cuando le explicaba por encima su vivencia fuera del bosque a Trombe, no era un buen recuerdo aun sí para otra persona no debería haber sido una experiencia tan traumática. – No gustar gente… No gustar calles llenas de gente… Aquí sentir seguro porque no muchas personas acercar aquí. ¿Estar seguro? Mundo ser un lugar demasiado grande fuera y tener cosas demasiado desconocidas… No querer imaginar que ocurrir si yo salir de aquí. – Porque además adaptarse a todo lo que no había conocido durante su vida era un gran shock para él y tenía que admitir que Feldsphar no lo hacía nada fácil, por lo que era necesario un carácter fuerte como para poder controlarle cuando habían cosas fuera de su entorno que no le gustaban en absoluto por ser lejanas a “su realidad”.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Vie Jul 15, 2016 8:16 pm

El rostro de Trombe se mantuvo espaciado por un compás de espera, mientras la luz del sol reverberaba en el agua, convirtiéndose en miles de reflejos lumínicos que le daban un aspecto mágico a la corriente cristalina. El lugar parecía tener la entonación característica de un paraíso, y la curiosidad al vislumbrar la forma en que Felds interactuaba con estas raciones de tranquilidad, como un niño subyugado por la sensación gregaria de estar en su hogar, fue rápidamente comprendida por el lobo que se veía reflejado en ese cántaro de agua recordando los años que él había durado viviendo en el bosque con su jauría. Así como Felds, él mismo había vivido sin pretender los brillos poéticos de las tierras lejanas, ya que consideraba que las grandes laderas de las montañas eran todo lo que sus ojos tenían que ver. Obviamente, las cosas en la actualidad eran un poco distintas, sin embargo, Trombe asintió con los ojos a la altura de los suyos. —Enfermaste, ¿eh? Me sorprende que hubieras podido entender qué necesitabas de medicina. Debiste de haber conocido a alguien, ¿no?— Supuso pormenorizando los detalles.

Le interesaba saber cuál era el objetivo de Feldsphar en la vida. Trombe podía durar décadas y décadas recluido en la soledad de la naturaleza, ya que cuando decidiese interactuar con el mundo, solo tendría que adaptarse a las costumbres de la época y el lugar donde se encontrara. Pero esto no era conveniente para los seres humanos, que tenían una extensión de vida menos privilegiada que la de los Laguz, y si vivían a expensas de sus propias existencias se verían olvidados por el tiempo y luego aplastados por las circunstancias. Probablemente alguien como Feldsphar crecería sin preocuparse con asuntos como guerras y disputas políticas, y sólo cuando esos eventos se vieran royendo la tranquilidad de su bosque actuaría de la única forma que había conocido de su intrínseca belicosidad. Llegado a ese punto estaba seguro de que Feldsphar moriría, y la conclusión de su vida sería un simple peso en la tierra, sin que nadie lo supiera, sin que a nadie le importara. Trombe sintió una poderosa aversión a imaginarse un fin semejante para su amigo, así que él tendría que hacer algo al respecto.

Se puso de pie y se estiró de manera equilibrada. Ya había atendido los primeros auxilios de su herida. —Bueno, eso es de esperar. Tú no conocerías las maravillas de la medicina moderna— Condeció llevándose una mano al mentón y asintiendo repetidamente. Luego, con gran aspaviento, se acercó a Feldsphar trotando sobre su incredulidad antes de que el chico entendiese lo que estaba ocurriendo. —Ya que tanto tú como yo somos lobos huraños, creo que compartiré mi conocimiento contigo para mostrarte mi buena fe. A través de los años, los seres humanos han expandido su conocimiento en el campo de la medicina. Seguramente cuando enfermaste, esa persona que te llevó al pueblo lo primero que hizo fue determinar tu situación en la botica más cercana para saber cómo curarte.— Se alejó y volvió a pensar unos momentos, tratando de pensar en una forma rápida y concisa mediante la cual pudiera explicar el fenómeno.

—Claro, ya que no quieres visitar un boticario cada vez que enfermes, yo te enseñaré cómo cuidarte a ti mismo en esa situaión. A ver, se dice que el cuerpo humano, tú cuerpo y el mío, tiene cuatro humores y cuatro naturalezas básicas. Los humores son la sangre, la bilis, la bilis negra y la flema. Las llamadas "enfermedades" ocurren cuando hay un desequilibrio en esos cuatro humores, causadas ya sea por la fatiga, la respiración de aire impuro, una herida, e incluso el movimientos de las estrellas. Ahora bien, las cuatro naturalezas, que influyen en estos humores, son la fría, la caliente, la húmeda y la seca. Esas cuatro naturalezas pueden ser equilibradas por el consumo de alimentos que son a su vez clasificados como frío, caliente, seco y húmedo. Así, por ejemplo, para la fiebre lo que se puede considerar "caliente", es necesario el uso de alimentos "fríos" como manzanas.— De pronto Trombe se dejó caer dramáticamente sobre la hierba, fingiendo un gran dolor. —Feldsphar, me siento seco, ¿qué se supone tengo que hacer ahora?— Lo miró de reojo con una sonrisa dandole a entender que tenía que ser el doctor que atiende al paciente. 
Off:
Perdón por la tardanza :c
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Vie Jul 22, 2016 8:30 pm

No sabía determinar si le importaba hablar de sí mismo o si no le gustaba, porque nunca podía haber considerado tener algo parecido a un amigo y compartir experiencias, pero en aquel punto tampoco le importaba demasiado contarle cosas a Trombe. Feldsphar solía ser alguien que se preocupaba por cualquier cosa y que se sentía incómodo por pequeños detalles pero sentía que el hombre lobo era algo parecido a sí o que podía empatizar con él así que se sentía menos distante. – Hay cosas que yo saber de la ciudad, hay otras cosas que yo no entender… Yo conocer a alguien aquí hace tiempo. Darse casualidad que él volver cuando yo estar enfermo y presionar hasta que yo acceder a ir a aldea. No poder decir que ser mi amigo porque eh… ¿Amigos quererse? Nosotros odiarnos y pelear y golpearnos, pero ayudar en ese momento.

Cuando el hombre lobo se levantó del suelo, él simplemente sacó los pies de la charca y los movió un poco hacía arriba para secarlos, después se sentó encima de ellos. No le apetecía levantarse a no ser que el otro quisiera ir a otro punto del bosque, pero para el bárbaro estar allí estaba bien. – Craig querer llamar a un curandero pero yo no querer así que el traer “medicina” que tú nombrar. – Tuvieron una gran discusión por ello, también detalles como que no podía ir medio desnudo por la aldea y tonterías así. La sociedad humana era muy complicada, estaba seguro que un bárbaro como él que se había criado en el bosque no sería capaz de poder aprender todas aquellas cosas delicadas y tradicionales que necesitaba para vivir rodeado de gente. Además, la gente le ponía nervioso y eso ayudaba todavía menos. Estaba bien tal y como estaba, aunque tuviera sus propios defectos.

Escuchó la explicación que le dio sobre la medicina moderna y… tenía que admitir que no lo había acabado de entender del todo, era más complejo de lo que él podía procesar. – Sonar difícil. No creer que Craig ser tan listo. – Aunque después cuando le ofreció explicarle cómo sobrevivir por su cuenta y explicar algo de medicina para poder aplicarla por su cuenta, llamó la atención del bárbaro quien intentó seguir la explicación de una forma mucho más fluida que cuando habló de los boticarios. Una vez terminada la explicación, le siguió la corriente tratando de pensar el diagnostico de cómo podía solucionar su mal. – Seco… Seco… ¿Comer o beber algo con líquidos?

off:
No hay problema, yo estuve fuera unas semanas, perdón por tardar también.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Lun Jul 25, 2016 11:20 pm

Analizando la mirada inocente y curiosa de ese pequeño misántropo a través de la disposición conversacional, Trombe atendió con prontitud su mención con una sonrisa. —Bueno, las amistades que tengo siempre han estado determinadas por necesidad, interés, benevolencia y amor. No creo que conozca una amistad que halla originado del odio. Pero déjame hacerte una pregunta: ¿Le tienes miedo? Si no, pues es tu amigo. El día que le temas, dejará de serlo— Sentenció con un gesto neutro que rápidamente remplazó con su usual sonrisa —Al menos eso es lo que me han dicho. No lo he comprobado de frente—Desestimó aquello con un corto ademán, tratando de enfocar la atención del chico en lo próximo que diría. 

Ya para después de que Trombe expusiera sus conocimientos acerca la medicina moderna, el mismo esperó hasta que las ideas del chico se ordenaran en una respuesta concisa y aceptable. En concordancia el castaño sonríe y asiente, repitiendo la melodía de una risa como si estuviera verdaderamente sorprendido. —Exactamente Felds! Se contrasta lo seco con lo mojado y lo caliente con lo frío. Ya después te darás cuenta de que hay alimentos que pueden ser fríos y secos, o calientes y húmedos. Bueno, te aconsejo que de ahora en adelante, cuando encuentres algo para comer, te preguntes a qué naturaleza pertenece eso que estás por ingerir— Le explicó de forma didáctica para luego acercársele y darle una palmada en la espalda. —Hablando de comida. ¿Tú usualmente qué comes?—Sintió un temblor en el estómago al exclamar la interrogación. —No podemos descuidar tu atlética musculatura— Explicó tocándole el vientre con su dedo índice. Con poca insensatez podría asegurar que preferiría carne sobre cualquier dieta vegetariana que el chico empleara, por lo que esperó hasta escuchar la respuesta del rubio antes de hacer su hambrienta sugerencia.

Mientras estudiaba melindrosamente la humanidad estudiantil del muchacho, Trombe pensaba en paralelo lo que podría estar sucediendo ahora mismo con Fran. Para el hombre el paradero de su compañero era indefinido, y el pastor así lo quería, al menos por unos días más o lo que le tomara organizar sus ideas. Había viajado con el mercader por más de un año, y había sido influido de forma cabal por sus enseñanzas. Sin duda alguna el huraño lobo de otrora no hubiera podido entender conceptos y comportamientos que eran necesarios en la vida cotidiana, y tal vez compartiendo esa sensación de generosidad, es que el lobo consideraba la posibilidad de hacer lo mismo por Feldsphar. Poniendo su dignidad semi-humanística aparte, Trombe realmente quería apoyar al muchacho. Para él era la única forma de a estas alturas ayudarse a sí mismo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Vie Jul 29, 2016 11:33 pm

Escuchó atentamente las palabras de Trombe, después de todo, Feldsphar no había hecho un amigo en su vida y no tenía ni la más remota idea de cómo las relaciones sociales entre personas funcionaban. Encasillar a Craig en alguna de aquellas se le hacía difícil, en menor medida también le habría costado determinar que significaba Trombe en su vida si el hombre lobo no le hubiera preguntado si iban a ser camaradas. No era algo que le quitase el sueño por las noches, ya que el bárbaro había ya aceptado que él no era como las demás personas e incluso a veces no se sentía humano, aunque lo era totalmente, solo que no había sido criado con las tradiciones y costumbres que las personas en las aldeas tenían.

El niño negó con la cabeza antes de ponerse a hablar. – No tener miedo a Craig. Craig ser persona que creer ser poderosa y no ser. ¿Por qué Feldsphar poder tener miedo? Yo sentir enfado cuando estar normalmente con él, no miedo.  – Aunque si tenía en cuenta aquellas cualidades que el otro le había nombrado en las que una amistad pudiera estar fundamentada, quizás la que más cuadraba era la necesidad o interés, pero era demasiado miedica como para aceptar que necesitaba ayuda de alguien cuando este podría desaparecer de su vida en un cerrar y abrir de ojos. Pero a continuación lo único que pudo hacer fue asentir mientras sonreía porque la respuesta que le había dado al supuesto había sido correcta. ¡Entonces era que lo había entendido! – Intentar pensar a que pertenecer cuando comer algo. ¡Entender!

Juntó sus manos provocando un sonido similar al de un aplauso cuando le preguntó sobre su dieta. – Pescado y carne, no gustar plantas, algunas ser venenosas y morir. No saber cuáles matan. Entre cazar y pescar, preferir pescar: ser más fácil y sobrar menos comida que no poder comer. – Recordaba como de pequeño pensaba que comer hierbajos era lo más fácil pero después de un horrible dolor de estómago nunca se había atrevido a volver a repetir aquello; no vivía en manadas así que no tenía nadie que pudiera advertirle que plantas debía comer y cuáles no, ante la duda prefería no tocar nada. Cazar estaba bien, pero lo animales pequeñitos eran muy escurridizos y los animales grandes era imposible que Feldsphar se los pudiera comer enteros, en cambio la pesca… Era más cómoda y podía agarrar a los peces con las manos y asarlos, no sobraba comida y era todo más rutinario. – Oh. Hacer fuego, no gustar sabor crudo. – No pudo evitar reír un poco por las cosquillas producidas cuando le tocó el vientre desnudo por no llevar ninguna camisa.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Lun Ago 08, 2016 10:42 pm

Trombe echó una corta carcajada al ver reflejado en el gesto del pequeño mozo una genuina alegría por haber acertado en su deducción lógica. Al parecer, incluso tomando en cuenta su inconclusa crianza, el muchacho era inteligente y captaba los conceptos con rapidez. Esa habilidad adaptativa sería vital si el muchacho quería ir aprendiendo cómo funciona todo a su alrededor. La idea de Trombe era simple. Si le enseñaba a este chico toda la realidad del bosque, inevitablemente, como humano que era, tendría curiosidad por saber más. El castaño cifraba su esperanza en que el chico demostrase interés en el mundo exterior. Si empezaba a involucrarse con las demás personas, era posible devolverlo a la sociedad. Tal vez era demasiado arrogante decir que él, un infrahumano, le enseñaría las costumbres de los humanos, pero algo dentro de su corazón lo impulsaba a la bienhechanza que tenía planeada con el mozalbete.

Escuchó con atención eso que había dicho, asintiendo y aflorando una sonrisa cuando escuchó que el muchacho viciaba el pescado y la carne, las respectivas partes de la pirámide alimenticia que el lobo disfrutaba con más regusto. Ciertamente había tenido la preocupación de que el muchacho fuera uno de esos personajes cuya dieta estaba enteramente basada en los vegetales y que rechazaban rotundamente la idea de consumir otros animales. Sus orejas, asimismo, se espolearon cuando escuchó su mención acerca de las plantas, tanto que rápidamente surgió para responder ante su evidente carencia. —Es bueno tener una dieta balanceada Felds. La carne y el pescado son alimentos vitales, pero las frutas y las plantas también son necesarias. Yo te puedo enseñar cuáles de estas plantas son venenosas y cuales no solo con olerlas— Explicó frotándose la nariz con un tono orgulloso. —Cocinaremos pescado con vegetales hoy en el fuego.— Comentó de pronto mientras se agachaba a recoger algunas ramas y piedras para prender la fogata. Mientras le sacaba chispas a las rocas, no podía evitar recordar el fuego que alguna parte del bosque aún desataba su furia rampante.

Desestimó los pensamientos y se concentró en la tarea que lo entretenía. Luego de preparar el fuego, buscó piedras más grandes junto al río y fue construyendo un improvisado horno. Cuando eso estuvo listo, dejándole la tarea al chico de conseguir el pescado, partió en busca de los vegetales que usarían para acompañar el platillo principal. Olfateó el aire, encontró algunas plantas comestibles, y luego otras que exhalaban con suavidad esa fragancia venenosa. Las tomó también para utilizarlas como ejemplo facto para demostrarle la lección al muchacho. Al volver, colocó todos sus adquisiciones en el suelo, y fue separando las plantas en venenosas y comestibles frente a Felds. Luego de explicarle la razón y posibles consecuencias de consumir una venenosa, Trombe esperó unos cuantos minutos, mientras el rubio cocinara el pescado, para decirle que cocine también esta planta, misma que era, deliberadamente, una venenosa. Si el chico lograba recordar que esta planta era una de las venenosas -tenía características peculiares- habría comprendido la lección. 


Trombe tendría que admitirlo: se estaba divirtiendo con esto.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Jue Ago 25, 2016 12:22 pm

Nunca nadie se había preocupado de enseñarle nada y por ese motivo Feldsphar no podía evitar mostrar interés por todo lo que Trombe podría compartir con él que le fuera útil. No sentía además, que fuera como las demás personas, que le miraban por encima del hombro porque a pesar de que el niño era humano no era como se esperaba que uno fuera; pero no era su culpa, él ni siquiera recuerda como aprendió a hablar ni como acabó solo en aquel bosque. Él simplemente se vio envuelto en aquel bosque, solo y tuvo que aprender de los otros animales para sobrevivir; claro que le hubiera gustado tener algún amigo humano o aprender a no tener miedo a los de su propia especie, pero el destino no había querido que así fuera.

Por eso apreciaba la compañía de su nuevo amigo aunque fuera un hombre lobo, era agradable hablar con alguien que no le miraba mal o se reía de su extraña forma de hablar. Sonrió cuando Trombe echó una carcajada aunque fuera corta, no estaba acostumbrado a aquel ambiente pero le ponía de muy buen humor sin duda. – Frutas gustar porque fácil de reconocer pero plantas no gustar. Verde ugh. Pensar que si comer mismas plantas que otros animales yo estar bien pero veneno afectar mucho más, no querer pasar eso más. – Tenía que admitir para sus adentros que hacía años que no comía nada de vegetales, piezas de fruta de los altos de los arboles sí, pero nada de plantas que pudiera agarrar del suelo. Una vez imitó a otros animales y comió de esas pero se puso muy mal, desde entonces que no tiene el valor como para comer algo que no está seguro si va a matarle. – No, no. No fiar de mis sentidos suficiente como para creer que algo no venenoso. ¿No poder comer solo carne?

No dudaba de las capacidades de Trombe, hablaba muy bien y aunque no estaba seguro de que sus conocimientos fueran correctos porque Feldsphar no sabía nada que pudiera considerarse como “intelectual” todo parecía tener bastante sentido. El bárbaro sentía que era una persona bastante similar pero que al mismo tiempo, era mucho más avanzado que él, como si la vida le hubiera podido enseñar muchas cosas que el niño no había tenido al alcance. Pero cuando el otro se fue, el hizo lo mismo. Debería encontrar pescado, ¿verdad? Se arremangó los pantalones y fue en busca del riachuelo más cercano donde los pescados atravesaban para ir hacía el mar. Les veía salpicar en el agua y no podía evitar sonreír. ¡No se escaparían de él!

Con las manos desnudas no le costó demasiado agarrar unos cuantos pescados suficientes para saciar el hambre de ambos, así que volvió al mismo sitio donde habían estado hablando antes, donde encontró a Trombe colocando plantas en el suelo. Feldsphar dejó el pescado en una pila apartada y se sentó en el suelo. - ¿Porqué tu apartar plantas en montones diferentes?

off:
¡Lamento la demora! Estuve unos días fuera de vacaciones.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Dom Ago 28, 2016 9:33 pm

La posición más efectiva para mantener el presente curso de la relación era hablar con Feldsphar sin hacerse ver como un intruso. Sin duda ya había achispado su curiosidad y franqueado algo de su confianza, y todo había sido a base de dicharachera y buena voluntad. En cierto sentido Feldsphar se parecía a una oveja; no una en el sentido inofensivo del animal que era el blanco más prometedor para un lobo como él, sino bajo el encabezado de la profesión del lobo susodicho. Feldsphar era como una oveja cimarrona que creció fuera de su rebaño, y se había visto obligada a defenderse con sus pezuñas y a sobrevivir en situaciones precarias. Claro, a pesar de que la oveja le sacara filo a sus pezuñas y endureciera el pelaje de su cuerpo, seguía siendo una oveja debajo de todas esas capas. Como bien podría entenderse de su metáfora, Trombe tendría que guiar a esta oveja de vuelta al lugar donde pertenecía. Ciertamente la tarea se sentía poética, se sentía justa, virtuosa. Tal vez era sólo un deseo, un capricho. Trombe había caminado hasta un lago, y en el reflejo del agua había visto a Feldsphar. Era solo justo que metiera las manos en la corriente para rescatar ese propio reflejo de su alma.

Observando la sonrisa cándida de Feldsphar, Trombe sólo reforzó sus propias maquinaciones reafirmando lo justificado de su decisión. Una persona que sonreía de esa forma no pertenecía a una vida agreste como esa. —Se a lo que te refieres. Yo mismo recuerdo una vez que encontré unas plantas rojos con forma de colmillos y las confundí con manzanas. Me arrepentí de ello en gran medida. Descubrí entonces que la fruta era picante a más no poder y tuve que hundir mi cabeza en un río hasta que el ardor de mi lengua subsidiera— Trombe disfrutó de la memoria con una sonrisa para luego mirar al rubio. —Desde entonces yo también quise evitar todo contacto con  vegetales que desconocía. Sin embargo, hoy, si encuentro esos ajíes, sería una suerte inmensa. Después de todo, el precio del mercado por ellos es muy alto. Algunos alimentos son más beneficiosos si se venden que si se consumen— Cuando se dio cuenta de que había revertido a su jerga de mercader, aclaró su garganta. —A lo que me refiero es que a veces sólo hay que cambiar de perspectiva. Si confirmas que un vegetal es venenoso, ya puedes descartarlo de tus opciones, dándole chance a otros.

Cuando ambos volvieron con sus respectivos botines, Feldsphar, como buen estudiante que era, discernió que había algo más detrás de la maniobra del castaño. Trombe, que estaba agachado frente a la pilas de vegetales, le hizo un ademán al muchacho para que se acercara. —Las dividí de esta forma para que veas el grupo de las que son venenosas y las que no. Por ejemplo, estas son cebollas y otras hortalizas de raíz. Todas son perfectamente comestibles— Luego su mano orbitó sobre el grupo adyacente. —Estos, al contrario, son vegetales venenosos. Algunos causan terribles alucinaciones, otros parálisis, otros agonía. Si se consume uno de estos es imperativo ir a un boticario, así que tal vez por eso estás indispuesto a apostar a la suerte. Exactamente por esa razón memorizarás ambos grupos, y sólo consumirás los vegetales que puedas justificar solo con mirarlos.— Luego le dio unos minutos para que memorizara cada uno, para después, repentinamente, revolotear ambos grupos, mezclándolos bruscamente hasta que se volvieran una sola confluencia. —Y bien, ¿qué cocinaremos hoy Felds?— Era otro examen de improvisto. Cada segundo que pasaba el binomio de Felds y Trombe se parecía más y más a Trombe y Fran cuando el comerciante le enseñó las costumbres de los humanos al lobo huraño. 
Off:
No hay problema ;3
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Miér Sep 07, 2016 1:46 pm

Feldsphar escuchaba con atención a Trombe porque le gustaba escuchar por alguna vez que no era al único que le ocurrían aquellas cosas y se sentía más acogido. Seguramente si contaba a uno de esos magos que una vez le había sentado tan mal comer una planta que no conocía en absoluto, se hubieran reído a carcajadas de él. No se sentía como uno más de las personas de la sociedad; porque nunca había tenido una familia, nunca había tenido educación alguna y tampoco es que se sintiera totalmente mal por no haber experimentado aquellas cosas. No tenía ni la menor idea de como era todo eso y él había tenido otro tipo de vida, que aunque fuera solitaria, tampoco le había dado muchos problemas y él era feliz en su bosque, al fin y al cabo.

Así que se sentó en el suelo cerca de donde se encontraban los montones de las hierbas que Trombe había recogido y escuchaba con la atención que podía, también se agarró los pies con las manos de forma inconsciente que había juntado planta con planta del pie. – Hmm… No saber que es mercado tampoco saber como funcionar “vender”. Solo salir de aquí una vez y a la fuerza. Feldsphar consigue lo que necesita en el bosque. – La única vez que había salido del bosque era porque había estado enfermo y no podía recordar muchas cosas de aquello por la alta fiebre que había tenido por lo que no estaba seguro de como funcionaban las cosas allí, después de todo Craig lo había arreglado todo, desde el sitio donde se había recuperado hasta la medicina. – Todos vegetales parecer iguales, ¿tú como recordar cual ser cual? – Para él todo eran matojos verdes y le costaba recordar detalles como hojas o colores que hicieran diferenciarlos entre sí.

Miró un grupo de vegetales y después otro; al principio había pensado que si recordaba los que eran aptos para el consumo estaría bien y que si no recordaba alguno de aquellos es que no eran comestibles y pudiendo acabar enfermo. Después pensó que quizás no era buena idea del todo y que quizás si tenía que recordar ambos montones para saberlos diferenciar entre ellos pero acabó suspirando: era mucha información que recordar en pocos minutos. – Creer que no poder recordar todo… - Se levantó cuando Trombe mezcló las hierbas y empezó sacando las que recordaba que eran buenas y las apartó a la izquierda. Luego los que le daban mala espina los puso a la derecha… pero hubo unos pocos que no sabía acabar de determinar y los señaló. – No saber si son buenos o malos. Colores y forma muy parecidos…
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Jue Sep 08, 2016 6:13 pm

Trombe reconocía el atisbo de duda en la mirada del mancebo. Era el mismo destello que alude a la incomprensión, a la dificultad; sentimientos con los cuales Trombe, tras tratar de integrarse a la sociedad, se había golpeado como una dura realidad. Claro, las posiciones eran diferentes esta vez. Él no era el lobo que recién había abandonado su bosque para conocer el mundo después de vivir en él por varias décadas; se trataba de un lobo que quería adoptar a un pequeño cachorro para encaminarlo en el redil que consideraba idóneo para su desarrollo. Ver todo desde la perspectiva de un maestro le daba un extraño sentido de pertenencia que lo llenaba de una mezcla de orgullo y ternura. Cuando vio que la duda que era evidente en su rostro se tradujo a sus palabras, Trombe sonrió haciendo un ademán con sus manos:

—Bueno, en el mundo actual la única forma de ganar dinero es trabajando, y el mercado es un lugar donde puedes intercambiar bienes o comida por dinero. El dinero, por su parte, es algo que puede intercambiarse por todo en este mundo— Explicó frotando sus dedos de forma sugerente. —Las grandes ciudades tienen muchas más preocupaciones de las que tú podrías tener, Felds, ya que no viven solos, viven junto a los demás. Por eso ganar dinero es tan importante; porque el dinero te sirve para conseguir ropa, conseguir comida, conseguir asilo. ¿Te podrías imaginar a toda la gente que viste en la ciudad viviendo de la misma forma que tú en este bosque?— Preguntó inclinándose hacia delante. Sonrió brillando una insinuación mientras lo miraba con interés. 

Cuando el chico hubo expresado su dificultad con la tarea que Trombe le había encomendado, el mismo lo observó con la comprensión que solo por unas dos personas había mostrado con anterioridad; en pensar en la una, sintió un candor en su corazón, y al pensar en el otro, pensó en dónde lo estaría ahora mismo buscando. —Hmm, tienes razón. Pedirte que los recuerdes de un sopetón tal vez sea un poco cruel— Explicó de pronto agachándose a recoger una cebolla. —Yo también pensé que me sería imposible recordarlas.— Se puso de pie  —¿Sabes? En los pueblos, cuando quieres que un niño recuerde algo, tienes que decírselo, y luego darle un susto tal cual para que nunca lo olvide.— Explicó con una sonrisa pícara y algo amenazante mientras su rostro parecía estar a punto de transformarse en el de un lobo, sin embargo luego hecho una ligera carcajada y volvió a la normalidad. Se acercó al pequeño horno de piedra, y tomó el pescado que había levantado, para colocarlo allí. —No lo he visto en práctica, pero sería bien confirmarlo. ¿Tú qué crees?— Le preguntó mientras pelaba la cebolla con sus dedos, y soltaba los trozos en la piedra que ya había absorbido mucho del calor de la fogata. 

En unos 20 minutos pudieron tostar los pescados sazonados con trozos de cebolla y vegetales húmedos. Trombe se encargo de que el chico tuviera una cargada ración de los vegetales, y luego de que hubo preparado un plato con hojas largas, procuró sentarse frente a él cruzando las piernas. Lo vería comer por unos momentos antes de tomar el pescado por el palo que habían insertado a lo largo, y morderlo con cuidado de no ensartarse las espinas. —Bueno, planeo quedarme aquí por un tiempo, así que tendré la oportunidad de enseñarte muchas cosas— Explicó torneando una sonrisa para luego darle otra mordida al pescado. —Cuento contigo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Sáb Oct 08, 2016 10:51 am

No era tan estúpido como para no saber que había algo llamado “dinero” que los humanos usaban como medio para conseguir cosas que querían, en lugar de intercambiar cosas entre sí, conocía que usaban ese dinero para conseguirlo pero eso no era más que una idea en su mente que había conocido por medio de los magos guardianes y sus superiores, que a veces le habían expresado que aquello existía y en su momento, Feldsphar debió ser totalmente transparente con su rostro como para transmitir que no tenía ni la más remota idea de lo que el otro estaba hablando al respecto. La cuestión era, que él tampoco había usado el dichoso dinero para nada... No había salido a penas del bosque y no era como si le fueran a poner un mercado entre charcas, así que de hecho, no tenía una idea de como lucía el “dinero”, era una mera idea en su mente.

- No necesitar dinero, porque no mercado en bosque y Feldsphar no mover aquí. No querer grande ciudades no querer gente, gente ser molesta y Feldsphar vivir solo. Yo conseguir mi comida y sitio para dormir.... Ropa ser tontería. - Solo vestía consigo unos pantalones desgastados por el paso del tiempo y tenía que admitir que se los habían dado, era lógico que un bárbaro no era capaz de conseguir hacer algo como aquello sin los utensilios necesarios en un bosque: de todas maneras, tampoco era como si supiese coser. Si fuera por él, no usaría prenda alguna, ¿A caso los animales iban vestido por el bosque? Él no era más que uno más de la manada del bosque, aun sí estaba completamente solo. La única razón por la que vestía solamente pantalones es porque había entendido que era incomodo para los demás humanos que fuera totalmente desnudo así que con las insistencias ajenas habían conseguido que al menos usara pantalones.

Aunque tenía que admitir que no entendía toda esa charla sobre lugares ajenos, entendía que la charla sobre comida y todo eso era interesante pero ya no podía decir lo mismo del dinero. Aunque no le gustó la nueva comparación con la situación del niño y lo expresó claramente sin ningún miramiento. - ¡Feldsphar no ser niño! Y no gustar esa táctica. Trombe ser compañero, tener que cuidar de Feldsphar. Feldsphar también cuidar de Trombe, claro. - No sabía si las relaciones humanas funcionaban de aquella forma, para ser sinceros, pero era su propia manera de ver el mundo y le gustaría que pudiese aplicarlo de aquella forma.

El bárbaro se sentó en el suelo y observaba como el otro pelaba las cebollas y otros vegetales, mientras hablaban un poco para pasar el tiempo, aunque su concentración se perdía por la buena pinta que estaba adquiriendo aquellos pescados asados, agarró uno de los palos y lo movió hipnoticamente para sí para esperar a que no ardiera, para no quemarse. - ¿No tener que volver a algún lugar? Eh... Gustar que tu estés aquí. Decir eh... ¿Feldsphar solo? Magos ir y venir, Craig no quedarse mucho, un amigo aquí estar bien. No querer que esperarte en otro lugar y tu aquí. ¿Familia no esperar por Trombe? - Que el no tuviera familia no significaba que nadie en el mundo tuviera, por eso preguntaba.... Los lobos también tendrían familias, ¿no? Mordió el pescado con ansias después de preguntarle y en cuestión de dos o tres bocados ya había reducido a nada aquel pescado.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Dom Oct 09, 2016 8:41 pm

Su primera impresión fue que, en efecto, Feldsphar se sintió ofendido por su comentario, algo que sorprendió a Trombe como algo inherentemente humano. Nadie quería que lo subestimaran, y tal vez la vida en el bosque, los continuos encontronazos con enemigos de su hogar, el rubio se sentía obligado a ser alguien competente, que podía cuidarse por sí sólo, y que Trombe debería considerar como un camarada, un igual. Trombe lo miró por unos instantes, dubitativo. Ciertamente Feldsphar tenía razón. Había probado muchas veces que no era un muchacho, ciertamente no había vivido como uno, y tal vez por eso el chico tenía una carencia que a Trombe le preocupaba: Nunca había sido un niño. Fue como si hubiera omitido esa etapa de desarrollo. Como si las circunstancias lo hubieran obligado a crecer sin detenerse a pensar en las cosas que, irremediablemente estaba abandonando. Ese sentimiento parental volvió a envolver al castaño, que esgrimiendo una pequeña sonrisa, levantó ambas manos en son de rendición: —Entiendo, entiendo, no usaré esa táctica.— Movió ambas manos queriendo espantar la irritación del muchacho. —Desde ahora no serás un niño, serás mi hijo. Mucho mejor, ¿no? Lo dijo como un juego, pero con irreductible seriedad. Después de todo, sólo mi hijo tiene el derecho de comer el pescado que estoy cocinando— Comentó en broma mientras se entretenía con la preparación de los alimentos.

Mientras más larga es la vida de una persona, más circunstancias experimenta. A los ojos de Trombe, el muchacho rubio, que hablaba con una voz pubescente, no era más que un niño. Él había vivido por varias décadas, tantas que gran parte de su vida se perdóa en la estática memoria de un bosque como este. Permaneciendo en el mismo lugar, sin cambiar, sin evolucionar. Lo pensaba constantemente, ciertamente era un dilema ya inevitable, mas sin embargo, sentado frente al muchacho, reconocía lo mucho que había cambiado; y viéndolo a él, admitía que quería seguir cambiando, seguir alcanzando nuevas metas, sin estancarse nunca en la inacción. Aunque sabía que Feldsphar ya no era un muchacho, y entendía las razones por las cuales él sentía semejante aversión al comentario, no podía evitar querer protegerlo, enseñarle cosas y mantenerlo a su lado. Había una inocencia en ese muchacho que aún el tiempo no había corrompido. Desear que su bosque se quemara por completo… ¿qué tipo de persona, de padre, tendría que ser Trombe para pensarlo? Inmediatamente desorbitó esos pensamientos y regresó a su usual persona.

El lobo intentó calmarse al ver de cerca el color tostado que adquiría el pescado, quizá en plan de inspirarle algo de prudencia y comedimiento al afanado muchacho, pero sin saberlo, adquiriendo una notoria inquietud en su mandíbula, tomó el palo en que venía clavado el pescado y preñó sus dientes en la carne tersa de su superficie. El sabor se articuló por su cuerpo, y no pudo evitar sonreír al hacerlo. A sus ojos ese muchacho era su perfecto reflejo, escarbando en el pescado como si buscara encontrar un tesoro enterrado en la profundidad de su cálida composición. En un instante de distracción, Trombe aprovechó para escurrir un bocado de los vegetales en la boca del rubio. Mientras lo hacía él también mordía el mismo vegetal, recordándole eso que minutos antes le había enseñado. Este almuerzo con Feldsphar se le antojaba como un episodio reminiscente a lo que quería ver por siempre en su futuro. ¿Acaso fue coincidencia que mientras pensaba en ello el chico aludió sus sentimientos con una pregunta que encerraba la respuesta sencilla y penetrante que el castaño se esforzaba todas las noches en responder? 

El primer rostro en aparecer en su mente al imaginarlo fue Fran. Ya llevaba casi dos años viajando con él, y era lo más parecido a un padre que actualmente tenía. El comerciante era una persona amena y compasiva, aunque algo codiciosa, pero que mucho le había enseñado. ¿Ese hombre esperaba por él? Trombe negó con la cabeza. No, Fran era apenas su empleador. En algún punto ambos se separarían, tal vez no se volverían a ver, y así terminaría su relación. No es que el lobo pudiera bajo alguna circunstancia olvidarlo, pero se imaginaba que la amistad entre ambos no era suficiente para mantenerlos unidos por siempre. Acto seguido su pensamiento se legó a aquella aldeana que conoció en las planicies de Sacae. Últimamente Itsuki se había vuelto una persona que aparecía en sus sueños, o alguien que aparecía para quitarlos, manteniéndolo despierto, hilvanando fantasías, posibilidades. Recordó una frase que Fran acostumbraba a decir: —Un mercader ambulante siempre está diciendo adiós, así que la única familia que verdaderamente tiene es esa que cabe en su carreta— Lo dijo en voz alta, y al hacerlo, inmediatamente se imaginó quiénes eran las dos personas que querría siempre traer consigo.

—La familia es esa que llevas aquí— Y entonces tocó con el índice el pecho de Feldsphar. —Tu corazón. Aunque viajes y te alejes, siempre llevas dentro esa promesa de verlos de nuevo. Mientras sigas pensando en ellos, siempre puedes visitarlos, puedes escribir cartas, y si realmente te importan, puedes viajar con ellos, permanecer con ellos— Hizo una pausa para darle otro mordisco al pescado, terminándolo. —Así que en el mejor de los casos, cuando me vaya, no solo estarás aquí— Dijo tocándose con el pecho el pulgar. —Sino que también estarás caminando junto a mi.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Lun Oct 10, 2016 10:46 am

Se quedó estupefacto cuando escuchó al lobo decir todo aquello de que admitía que ya no era un niño sino que sería su hijo. Nunca había tenido una familia y solo era desconocimiento el hecho de pensar como era tener una, creía que alguna vez tuvo unos padres porque no tenía ninguna clase de lógica que supiera hablar aunque fuera mal si había estado toda su vida rodeado de animales, pero si no lo recordaba, prácticamente le servía de nada. Solo una persona se había preocupado por él en toda su vida y esa persona era Craig, que había permanecido a su lado cuando se había enfermado, pero como siempre; él desapareció, y tampoco tenía muy seguro que clase de relación tenían ellos. Por lo que pensar en que pudiera tener una familia le causaba algo de pánico porque era algo que nunca se hubiera esperado que le hubiera sucedido de la noche a la mañana... Y no sería un buen hijo, porque básicamente había vivido solo toda su vida como para pensar que aunque fuera temporal, tendría alguien a su lado.

- Nunca haber tenido familia. Feldpshar no seguro de si estar cómodo siendo llamado hijo. - Porque aun sí Trombe se reía un poco como si se tratase de una broma, el bárbaro había sentido que esas palabras tenían algo de seriedad y eso le asustaba. Estando sentado, juntó la planta del pie con la otra y nerviosamente movía los dedos pequeños de los pies. Podría decirse que tenía pánico social, porque no estaba acostumbrado a las personas y normalmente solía rehuir de ellas, con Trombe hasta aquel momento no le había pasado pero desde que la conversación se había vuelto un poco extraña para el niño, ahora quería escapar: pero no tenía sentido alguno, porque ya se encontraba en su casa, en su bosque.

De alguna forma inconsciente, trató de evitar pensar en todo aquello y su vista se centró en los pescados que iban tostándose en frente de él, jugando también con el palo que antes llevaba insertado uno de los compañeros pescados pero que ya se había comido. Aunque fue sacado de su propio mundo en cuando Trombe le dejó unos cuantos vegetales para que no se alimentara solo de carne, al principio hubo rechazo por parte de Feldsphar, porque no era muy fan de comer plantas: ya lo había expresado anteriormente. Pero como tampoco quería hacer ningún feo, acabó también probando aquellos vegetales, aun con una mueca de que no le habían gustado después de masticarlos y engullir.

Y cuando dijo aquellas palabras de mercader ambulante, el bárbaro no sabía si podía estar orgulloso o triste porque nadie se le viniera a la cabeza cuando pensaba en amigos. Sí en conocidos, pero solo había una persona en su cabeza que tuviera miedo de no volverla ver nunca más, aunque no tenía un motivo presente de porqué se sentía de aquella forma. No estaba seguro si el podría simplemente viajar, dejando su gente atrás: porque sonaba algo realmente doloroso. - Sonar algo bonito pero sonar doloroso también. No saber si Feldsphar poder dejar todo atrás, Feldsphar no poder escribir cartas por lo que no poder comunicarse. Hay una persona que lamentar si no poder volver a ver, no suficiente con que estar en mi corazón.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Mar Oct 11, 2016 5:39 am

Después de los interminables ratos entre viajes, yendo de arriba abajo, saltando entre los caminos, desdoblando las estaciones; cuando se hace imposible diferenciar las nubes, las montañas, el cielo o el horizonte; cuando uno se vuelve desertor itinerante de su tierra natal para convertirse en un peón más del libre comercio, buscando el dinero que afluye de no se sabe qué bolsa, compartir con personas en un ambiente cercano como este afloja la lengua e inspira a decir cosas con la lozana primavera de un ideal. Ciertamente Trombe se avergonzaba de su directa insinuación, admitía que había desenvuelto la frase con tropiezos, sin decirle con completa seriedad o completa broma. Simplemente era la verdad, algo que creía a voluntad, sin importar lo extraño que parezca. Desde que conoció a Itsuki notó que su alma propendía a decir la verdad, a ser honesto en lo que a sus propios sentimientos refiriese. Tal vez aquella y popular frase que decía que la gente de Sacae no mentía estaba empezando a afectarlo. 

Rebobinó sus palabras y las consideró con detenimiento. Quizás decírselo sin escrúpulos al rubio, esperando que pueda darle una respuesta sin pasar antes por una crisis de identidad, era algo injusto, mas aún así, bien dentro, Trombe no se arrepentía de haberlo hecho. Sólo echó una carcajada e incitó a Feldsphar a seguir comiendo, pero mientras él mordía lo último que quedaba del pescado, admitía que no se entretenía con el sabor, sino que pensaba en qué tenía que hacer para convencerlo.

Trombe no era muy bueno expresándose como Fran, ni tampoco era tan simpático como Itsuki. Recordó la forma en que esos dos habían entablado conversación rápidamente sin que ningún sonrojo de desdicho viniera a interrumpir el curso ameno de la charla. Ciertamente los había envidiado entonces, con la capucha sobre su cabeza y las manos en una dura lonja de pan. Le hubiera gustado intervenir, comentar alguna ocurrencia graciosa, hacerla reír; prescindiría de todo solo para hacerla reír, soportaría todo para ser ese quien estuviera a su lado para escucharla, y al pensarlo, por segunda vez, fue Feldsphar el rostro que se imaginó de pronto, esta vez, con una sonrisa inocente, tierna, encantadora; lo vio como una ilusión, rodeado de avecillas multicolor, correctamente vestido, y con sus ojos vivaces inclinados hacia abajo. La imagen adormecía placenteramente sus sentidos, tanto que pensó que simplemente iría a dormir tras ver ese rostro angelical, mas sin embargo las palabras de un algo apenado Feldsphar lo sacaron de la añorada realidad.

Algo de lo que le costaba desprenderse, algo que no podría simplemente llevar prendado en el corazón, eso era...amor. Lo pensó mas no lo dijo. Así que después de todo el chico conocía a alguien además de él. Ahora que lo pensaba, sin mucho esfuerzo recordaba haber escuchado al chico mencionar que alguien lo había cuidado cuando se hubo enfermado y fue menester llevarlo al pueblo. Ese alguien, sin duda, era quien estaba implícito en su declaración, pensó. Al parecer, a pesar de su edad, Felds tenía sus propios asuntos sentimentales que coartar de objetividad, lo que ciertamente le pareció algo vergonzoso a Trombe, que apenas había llegado a la fase en que se admitía para sus adentros los sentimientos que poseía por cierta persona, y le más que triplicaba la edad. Al pensar en que ese niño podía estar teniendo los mismos pensamientos pasionales que Trombe, sin embargo, casi le provocó a atragantarse con una espina que pudo sacar antes de que hiciera un daño más letal.

—Supongo que me he adelantado un poco— se rió levemente. —Mejor dejemos que todo siga su curso, ¿eh? Ambos tenemos tiempo, mucho tiempo para crecer, para hacer lo que el corazón mande. No tienes que abandonar nada realmente. En más,— se puso de pie dejando las espinas del pescado alineadas en una hoja. —un buen comerciante se queda con todo!— Las palabras lo llenaban de emoción. Él tampoco podría alegar que llevar a Itsuki en su corazón sería suficiente. Ciertamente, a pesar de toda su labia poética, eran las palabras de Feldsphar las que reverberaban con más fuerza en esa conversación. —Si algún día quieres que escriba y envíe una carta por ti, sólo tienes que pedirlo— Le comentó de pronto pinchándole la mejilla de forma insinuante. A los ojos de cualquiera parecería como un ofrecimiento generoso y sin segundas intenciones, aunque el ingenioso lobo ciertamente buscaba saber la identidad de quien era objeto de las atenciones del rubio.  
Off:
Está cutiepie el nuevo ava :3
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Mar Oct 11, 2016 2:36 pm

Continuó comiendo pescado y también algo de verdura, pero este último en menos cantidad, hasta que ya no tuvo mucha más hambre y se entretuvo con los palos. No estaba acostumbrado a pasar tiempo con más personas más que en casos muy puntuales, por lo que realmente no sabía como comportarse en casos como aquellos y realmente lo único que acababa era centrando su mente en oras cosas; escarbando en el suelo en el que estaba sentando y creando un hueco entre la tierra con el palo que sostenía entre las manos.

Cuando había estado enfermo había pensado que no quería morir solo, porque lo que más temía en el mundo era que él simplemente desapareciese y nadie se percatase de ello. No por el hecho de morir en sí, no le importaba morir, ya que tenía bastante asumido que era algo que con el tiempo les llegaría a todos y Feldsphar no iba a ser menos. Pero le daban escalofríos el pensar que si desaparecía de la faz de la tierra y que nadie lloraría por su muerte o que su muerte no sería relevante para nadie. Tampoco estaba seguro que pudiera vivir junto a nadie porque pensaba en Craig y seguro que al tercer día se habrían matado a puñetazos por sus diferencias, nadie le había enseñado a vivir en convivencia con otras personas y personalmente, no sabía si tendría paciencia suficiente como para compartir su destino.

-Hm... - Aunque Trombe estaba riendo sobre el hecho de que dejarían que las cosas siguieran su rumbo, ahora Feldsphar le estaba dando vueltas a ello y estaba pensativo como para no seguirle las bromas. - Feldsphar no ser mercader. Feldsphar cazador y guardián del bosque. Mal guardián... - Pero él no podía lidiar contra el fuego, no era mago ni tenía cualidades sobre-humanas por lo que aunque se sintiese culpable de no haber podido proteger a su bosque como se lo merecía, incluso días después de que hubiera sucedido no tenía ni la más remota idea de que pudiera haber hecho entonces para evitarlo. Suponía que no había nada a su alcance. - No haber nada que tener que escribir en una carta. - Hinchó las mejillas como si estuviera enfadado pero en realidad era más confusión porque no entendía que era lo que quería el lobo.

-Nosotros no hablar de cosas que pasar, nosotros no hablar mucho en realidad... Y haber cosas que no atrever a decir en una carta. Feldsphar confundido, nunca pensar en alguien escribir una carta por él, idea rara. - Craig y él habitualmente solo peleaban, a veces eran más íntimos pero no solían compartir preocupaciones de la vida si no era porque habían sucedido en el momento en el que habían estado juntos. No sabía si al tener la opción de contarle algo, realmente lo haría, porque en su mente solo estaba la opción de esperar a que volviese al bosque y verle.

off:
Gracias <333 Me aburría en clase y salió ese avatar ahahaha
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Trombe el Jue Oct 13, 2016 7:14 pm

El castaño rodó sus manos, metiéndolas en el agua, tratando de interrumpir el rítmico devenir de su cauce, o quizás sólo buscando limpiarlas de la tentación, de ese aire de animal, que se escondía impaciente e infatigable debajo de sus uñas, aguantando un agua que anda tan de prisa que confunde las intemperancias de su íntimo orgullo, elegía de su juventud que garantizaba la irritación de su cortesía. Poco a poco, vio cómo la monótona andadura del agua persistía a pesar de que él trataba de detenerla, y su mano, planchada en su superficie buscando una piedra lisa, un guijarro, pronto era reducida al espacio entre sus dedos que permitía que el agua impune se filtrara por disimiles de senderos diminutos. Arrastrando las lágrimas y las palabras a través del encajonado espacio de sus entrañas, logró agarrar un guijarro y buscó la forma de retorcerle el cuello a la piedra como si viera algo invisible en ella. Parpadeó rompiendo la jaula de la ilusión, y vio su reflejo en la superficie cristalina. Se desengañó pintando una sonrisa y después soltó la piedra que volvió al fondo del río.

Empozó el agua en sus dos manos, y se la llevó a los labios, sintiendo cómo algunas gotas se deslizaban cómodamente por su mentón. Tragó el agua sintiéndola como un analgésico que atenuaba la inflamación de su garganta, y luego se salpicó con ella el rostro, sin tardar en cambiarlo por segunda vez en una débil sonrisa. Al parecer Feldsphar aún mantenía ese perfil familiar con la desgracia. Trombe había pensado que su presencia podría servirle de distracción, pero al parecer el mozalbete aún insistía en que él era un inexpugnable guardián del bosque, y que Trombe y todo lo que él representaba era algo ajeno, extranjero, que él no conocía y tenía miedo de conocer. Sus palabras invocan un extraño sentimiento dentro de Trombe. Ni dulce ni cruel; apenas un punto muerto, clavado en la naturaleza de una perseverante obstinación por la actitud de ese guijarro.

Porque Feldsphar era un guijarro. Era una piedra erosionada por el tiempo, por la primavera,  la canícula y el invierno. Sobrellevada su vida por la rutina, buscando siempre lo mismo, pensando y decepcionando su propio intelecto sin atreverse a matarse el hambre, a matarse el gusto. Sin otro remedio Trombe apretó los dientes, y se juró bien dentro que abriría a trancazos ese guijarro, que lo sacaría del río que siempre corre, interminable, inexorable, y lo pondría en el rumbo que este bien dentro anhelaba. Lo revertiría a su estado primigenio, a la juventud real, y para ello tendría que romper sus lazos con el bosque, o al menos debilitarlos lo suficiente para que el chico por propia cuenta decidiera abandonarlo. Después de todo, Trombe era un espíritu guardián, una deidad protectora, él protegía las planicies de Sacae, y también podría proteger este bosque sin que Feldsphar tuviera que cargar con el peso de hacerlo.

Pensó entonces en la ocurrencia flamígera, y envió su mirada hacia donde el foco del presunto incendio se encontraba. —No eres un mal guardián Felds. Sólo es que aún no has encontrado la verdadera cosa que tienes que proteger— Comentó Trombe pasándole la mano por la cabeza. —Una carta no tiene que ser una narración, puede ser también un sentimiento, o quizás sólo una forma de decirle a la otra persona que estás pensando en ella.— Trombe pausó para tocarle la frente con su dedo índice. —Puede ser que la verdadera cosa que tengas que proteger sea el destinatario de esa carta. Después de todo, en mi opinión, este bosque es el que te ha protegido a ti todo este tiempo. Como unos padres que protegen a su hijo hasta que se hace mayor, y el niño tiene que abandonar el nido para encontrar su verdadero destino, su verdadero lugar de pertenencia, la cosa verdadera que tiene que proteger. Este bosque ya no puedo cuidarte más.— Alejó el dedo índice de su frente y luego puso su mano en su hombro, pasándole de lado. Caminó unos cuantos metros hasta detenerse y volverse hacia Feldsphar. —¿Qué esperas? Volveremos allá dentro, al infierno de llamas, a donde estaban los emergidos, los muertos, los heridos. Volveremos allá y buscaremos el verdadero guardián del bosque— De pronto su cuerpo se transmutó en un lobo, y empezó a correr de vuelta al lugar desde donde en un principio habían escapado. 
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Wolf

Cargo :
Pastor

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Itsuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1829


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Feldsphar el Sáb Oct 15, 2016 10:52 am

Seguía con su mente en sus cosas porque pensar en Craig le despistaba y realmente creía que era una persona extraña porque nunca podía entender que era lo que el otro pensaba, no dejaba de ser algo que no se le daba bien al bárbaro... Entender a otras personas era algo difícil para él porque no estaba acostumbrado a convivir con ellas y aunque tampoco sabía que era lo que sucedía en la mente de Trombe, quizás si podía afirmar que el lobo tenía buenas intenciones y quizás quería ayudarle. Cuando pensaba en Craig... No pensaba que pudiera confiar en él pero cuando no había tenido más elección que hacerlo, las circunstancias le habían mostrado que confiar en él no había sido una mala decisión tampoco.

Y mientras Trombe se lavaba las manos y bebía un poco de agua, Feldsphar continuaba distrayéndose con el agujero que él mismo había creado con el palo del pescado y ahora hundía sus manos entre la tierra; como si intentase buscar algo, pero no era el lugar indicado como para buscar raices de las cuales tirar a ver que salía. Suponía que si una tercera persona le viese, no entendería porque el chico hacía eso pero a él le parecía divertido y nunca había tenido demasiadas preocupaciones por mancharse o llenarse de tierra o lodo, ser higiénico no era ni incluso una opción de vida para él. Si se ensuciaba mucho, se tiraría de cabeza al rio y ya está.

- ¡Bosque ser vida de Feldsphar, tener que ser protegida por Feldsphar! - No entendía porque alguna otra cosa tendría que ser protegida por él cuando había sido aquel bosque quien le había acogido toda su vida, Feldsphar dirigió una mirada acusadora a Trombe por decir aquel comentario. Estaba más indignado que confundido esta vez por lo que le había dicho. Resopló cuando volvió al tema de la carta. - ¡Yo no pensar en Craig! Y Stripe proteger a Craig, Feldsphar no necesario. Craig ser fuerte también, no tanto como Feldsphar pero ser fuerte. - Después pensó en que Craig dijo que estuvo en el ejército y que quizás el bárbaro pensaba que era más fuerte que él porque se había enfrentado a él cuando estaba desarmado y sin montura, mientras que él le importaba poco pelear con o sin armas, aunque pelear con hacha siempre era muchísimo más eficaz, claro.

-Pero... Pero... Feldsphar querer cuidar bosque. - Porque no era solo el hecho que si tuviera que hablar de sentimientos, él se sentía como ciudadano del bosque sino que salir de aquel lugar solo le provocaba que ansiedad. No quería estar alrededor de gente, no quería aprender sus costumbres ni tener que estar en habitaciones cerradas, él se había acostumbrado a un tipo de vida que no tenía nada que ver con la que los otros humanos llevaban y después de tantos años, no quería cambiar. - ¡Esperar! - Todavía estaba pensando en aquellos segundos en los que la forma de Trombe cambió a lobo y al chico le costó reaccionar, corriendo detrás de él a la parte del bosque que se había quemado.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Fighter

Cargo :
Guardián del bosque

Inventario :
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1805


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ratones corriendo por el bosque(Priv. Feldsphar, Trombe)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.