Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Marth el Vie Jun 24, 2016 6:26 am

Los movimientos militares habían terminado, el grueso más grande de su ejército había emprendido viaje hacia Lycia hacía ya más de tres semanas y el príncipe había enviado la misiva alegre al marqués para comunicar que Altea había terminado de exterminar la plaga de emergidos. De haber podido habría brindado con él, pero la lucha estaba lejos de terminar y aún quedaba un largo camino en el otro continente, el marqués debía atender sus propias tierras y el príncipe le había enviado tropas y provisiones para asistirle, él tenía mucho que hacer aún en su país. El pueblo alteano disfrutaba de la paz y las zonas que habían sido área de guerra ahora se veían las construcciones alzarse nuevamente, hogares y plantíos recontruyendose, se sentía la alegría general e incluso quienes habían perdido seres queridos durante los tiempos oscuros ahora intentaban ver un futuro más alegre y se dejaban contagiar por la alegría de re construir sus vidas.

Marth estaba feliz con esto, el ejército había recorrido cada metro cuadrado del territorio alteano eliminando cada amenaza, emergida o de bandidos, incluso eliminando piratas que intentaban tomar ventaja de la situación menos afortunada de las islas del norte. Había enviado los pagos de los mercenarios que habían ayudado bajo el estandarte de Altea y que no servirían en Elibe y extendía los contratos de quienes seguían trabajando allí. La paz volvía al país y ahora las presiones sociales y políticas comenzaban a hacer peso en sus hombros, sin el regreso de su padre tenía que anunciar prontamente su compromiso. Se había encontrado escribiendo una carta bastante extensa al marqués de Pherae para pedir consejo cuando le había llegado la noticia. Un barco había encallado en una costa sin puerto y un grupo de emergidos habían comenzado a atacar el pueblo costero, el ejército en su gran mayoría había viajado a Elibe y otro tanto se encontraba en la isla principal, necesitaban refuerzos. Sin dudarlo dejó la carta en el escritorio y tomando el cinturón con la funda de su espada salió del estudio, llamó al grupo de caballeros montados que estaban trabajando en ese momento cuidando el modesto castillo que tenía en aquella isla del norte, lejos de la isla capital, y con su espada en la cadera salió al galope con su caballo blanco, regalo del Lord Eliwood, al camino encabezando una pequeña caballería.

Fueron recibidos con alegría y gritos de ayuda, se veía el fuego que se alzaba de los fardos de paja que iban a ser los techos de las nuevas casas, paredes derrumbadas donde el adobe aún no había secado y los enemigos, soldados de mirada perdida empuñando espadas y hachas, destruían todo a su paso. El príncipe observó la situación la cual ya había repetido ya decenas de veces - Ustedes tres ayuden a evacuar, ustedes dos vayan por el noreste y cierren el avance, y tu, ven conmigo iremos directo a detener su avance por la escollera. - señalando a este último caballero, el rubio de melenita recogida que debía rondar la edad del príncipe.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 5:57 pm

El despertar para mí es como el suplicio más grande de mi vida, porque primero me cuesta horrores y como si no fuera suficiente alguien debe intentar mínimamente unas cinco veces para que pueda abrir mis ojos finalmente ¿Este es uno de esos días? ¡Todos lo son! Al quinto golpe sobre mi puerta, amenazando con derribarla. Doy el típico sobresalto mañanero que un día terminará en un ataque al corazón y en una inminente muerte silenciosa.

Un par de bostezos son suficiente como para que me levante, alistándome inmediatamente para cumplir mi labor. No puedo evitar mirarme al espejo antes de salir, como si intentara ver algo más allá de mi rostro ¿Me pareceré a mi padre? ¡Tantas preguntas que no tendrán respuestas! Sin perder mucho más tiempo me dirijo en donde mis compañeros parecen mirarme soltando risitas, después de todo siempre soy el último en llegar ¿Se sabrán de memoria el show que hacen para levantarme? Simplemente sonrío con suavidad buscando mi puesto al pasar junto a mis compañeros.

La tranquilidad de Altea es de cierta forma reconfortante, analizando los hechos ocurridos se podría decir que nuestro reino ha logrado detener los avances enemigos o eso queremos creer los habitantes ¿Estaremos pecando de inocentes? El tiempo para bromear es bastante corto, después de todo el comenzar nuestra labor es lo primordial. No puedo evitar mirar el cielo unos segundos preguntándome cuánto durará esta paz, aunque quizás no debí hacerlo en ningún momento… Las noticias nunca se demoran en aparecer, una instrucción clara que nos indica qué hacer. El tardar no es parte de nuestras costumbres, por lo tanto de forma diligente buscamos los instrumentos para la guerra, aun así algo ronda en mi mente ¿No será muy peligroso que el heredero a la corona nos acompañe? Sé que ha estado involucrado activamente en batallas, sin embargo no me termina de agradar ¡No es que odie al príncipe! Tengo un gran respeto hacia su persona, tanto que me parece inadecuado que se exponga de tal manera ¡Ay! ¿Qué haremos si algo le ocurre?

Salir con un montón de jinetes me da cierta tranquilidad a pesar de la situación, entre varios podremos mantener a raya a los visitantes inesperados, sin embargo el panorama no hace más que gritarle a mi mente que soy un estúpido desdichado. Los gritos me aturden unos instantes, el fuego provoca ese aroma desagradable que quema la garganta y cosquillea en los ojos. Me pregunto si todos estaban listos para esto, o seré yo el único que aún posee una inocencia inútil, que me paraliza en los momentos más importantes.

Palabras llegan a mis oídos despertándome del trance, haciendo realidad una de mis peores pesadillas, seré el encargado de acompañar al príncipe a la pelea ¡¿Por qué yo?! Ay, maldito destino, te detesto por darme tal castigo. — Mierda — es lo único claro que exclama mi mente entre el río de pensamientos, porque mis labios jamás podrán llegar a pronunciarlo.

Avanzo junto a mi acompañante, apurando el paso de mi caballo, un ligero movimiento de mis pies es suficiente como para posicionarme a su lado ¿Tendrá miedo? Su cara no lo refleja, pero entre nos ¿No es el deber de un líder el mantenerse siempre firme? Preferiría ayudar a la gente, no el estar en esta situación, aun así no puedo reclamar ¿Y si pudiera hablar cambiaría algo? Ciertamente seguiría siendo igual.

Pasos, escucho el galope de ambos animales al moverse por la tierra ¿Qué buscamos exactamente? ¿Cuántos? ¡¿Dónde?! Mis ojos examinan cada rincón sin encontrar nada y eso es lo que más me preocupa, porque si no los podemos oír ni ver ¿Qué haremos entonces? Solo prepararnos para lo peor. Desearía decirle al príncipe que no se asuste, que estaré junto a él en todo momento, pero eso no pasará ¡No porque no lo vaya a cumplir! Sino porque no me parece necesario ¿No es ese el deber de un caballero?

AHHHH:
PERDONAMEEE MARTH NUNCA HE ESCRITO EN PRIMERA Y ESTOY EXPERIMENTANDO GOMENNN
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Marth el Mar Jul 05, 2016 7:45 am

El deber de mantener Altea limpia se hacía más fuerte ahora que había saboreado la victoria, meses de lucha, no solo en el campo de batalla si no detrás de su escritorio, mantener una economía estable y próspera era tan importante como las batallas, la población debía de tener trabajo, el oro tenía que seguir circulando entre los mercaderes y entre los trabajadores, la mercadería debía ser abundante por lo que el comercio debía fluir abiertamente, no solo el alimento y la materia prima si no también el armamento, mantener a su ejército bien alimentado, vestido y por sobretodo armado. Las alianzas habían sido una clave vital, no solo con Pherae si no con Ylisse, la presencia de su tío había sido refrescante y los inicios de su compromiso con la princesa de Hoshido habían dado un futuro muy brillante a Altea pese a los tiempos duros que habían pasado. La presencia nuevamente de enemigos en las costas eran una amenaza a tan brillante futuro y como toda amenaza debían ser retirados tan rápido como fuese posible.

Tras dadas las ordenes todos se pusieron manos a la obra, el sonido de los cascos de los caballos volvieron a azotar las calles mientras se separaban a sus respectivas tareas, quedando solo el rubio de mirada un poco consternada y el príncipe. Este notó como el caballero se mostró un poco contrariado pero asumió que sería la indignación por el ataque a su querida tierra, como el príncipe lo veía, así que no le dio ninguna vuelta, el silencio con el que fue obedecida la orden solo dejó cómodo al regente mientras avanzaba a la par de su compañero. No necesitaba pensar demasiado si era un caballero capaz o nuevo, todo caballero que pertenecía a su guardia real eran personas capacitadas y dignas de confianza y el peliazul aplicaba esto al pie de la letra, quizás confiando demasiado pero era una realidad que confiaba su seguridad a sus caballeros. La presencia enemiga era evidente, el paisaje de destrucción frente a sus ojos se extendía por la costa, pero para suerte no era demasiado, se veían que acababan de llegar y aún no se habían cobrado demasiadas perdidas, por el momento no habían visto muertos y los heridos habían podido escapar para ser asistidos. Habían salido solo la caballería, sin ayuda de clérigos, estos segur llegarían después con los refuerzos, no podían perder tiempo esperando cuando cada segundo contaba.

No se hizo esperar el primer ataque, desde el lateral de una de las cabañas pesqueras salió el primer enemigo, armado con una espada y un escudo arremetió contra el caballo del príncipe. El animal se paró sobre sus dos patas intentando evadir el ataque, relinchando y retrocediendo por la tensión de sus riendas logró evitar la primera estocada del enemigo. Marth se apegó contra el cuello del animal cuando este se levantó, aferrándose de las riendas con una mano y de la montura con la otra para no caer y mantener el control de su montura, el caballo entrenado en Pherae reaccionaba bien al campo de batalla, sin miedo y siempre manteniendo el control, cosa que agradecía ya que si bien había sido entrenado en equitación, el príncipe no era tan buen jinete como lo eran sus caballeros, su fuerte estaba en el combate a pie. Sin embargo no renunciaría a esa ventaja y ni bien su caballo había posado sus cuatro patas en el piso el príncipe desenvainó su espada alzando esta contra el enemigo azuzando a su caballo para que regresase a la amenaza embistiendo con su espada al pecho del emergido. Detrás de este se veían dos más que se acercaban empuñando ya sus armas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 15, 2016 6:41 pm

La tensión lo estaba matando y para suerte de él –o quizás no- a quien querían matar era al príncipe de Altea ¡¿Se suponía que eso era bueno?! Para nada, por lo tanto sin demora desenvainó su espada sintiendo como ésta chillaba con fuerza, como si le indicara al mundo que comenzaría la batalla. No necesitaban palabras en la guerra y tal vez por eso era tan bueno para ello, una mirada sería suficiente, aun así… deseó clamar el nombre de su rey, porque la preocupación por su bienestar era más que el propio ¿No los habían entrenado para eso?

Cuando el príncipe logró tirar a su primer rival suspiró hasta su alma, pero se tranquilizó. Otros más aparecieron alertándolo ¡Pidió un descanso! Aunque la guerra recién había comenzado. Sin necesidad de una orden apretó ligeramente los costados del animal indicándole que debían avanzar. No deseó lucirse frente a su futuro rey, no necesitaba halagos innecesarios, porque las palabras carecían de valor para su persona ¡Pero sí tenía que cumplir su deber! Cuando la yegua estuvo lo suficientemente cerca del primer rival la obligó a levantarse y posar sus fuertes patas sobre el primero ¿Un truco sucio? Más bien una estrategia bien pensada o eso se repetía constantemente.

El segundo no tardó en atacar, el tronar de las armas indicó que por ahora su compañera de batallas estaba a salvo. Un empujón lo lanzó hacia atrás, pero le pareció arriesgado el desestabilizarse  para buscar el cuerpo ajeno, la paciencia era una virtud que poseía y lo agradecía. Un segundo azote que esperó con ansias llegó, no chocó su arma, sino más bien la deslizó haciéndola gritar ¡Un espantoso gruñido agudo! Detestaba tales cosas, pero eran necesarias para la guerra.

¡Muere ya! — bramó en su mente logrando insertar el arma en el cuerpo ajeno, pensó que también saldría herido, pero su suerte aun no lo permitiría, demasiado pronto como para perecer, su valor lo protegía… pero también lo exponía

Volteó la mirada hacia aquel que los comandaba buscando los ojos ajenos, una orden… ¿Qué hacer ahora? Ni siquiera conocían la cantidad enemiga, si eran demasiados el juntarse sería buena opción ¿O no lo sería? Se encontraba demasiado confuso como para siquiera pensar en un plan. Un bufido salió de sus labios acomodándose el flequillo, no tenía tiempo que perder ¡Más cuando otros enemigos aparecieron! Gruñidos varios llenaron el ambiente.

Un movimiento al lazo que guiaba al animal lo posicionó junto al rey, aun así decidió no mirar hacia el mismo lado, cuidaría las espaldas de su acompañante. Cuando notó la cantidad de enemigos que aparecía se mordió el labio, ¿cómo darle la indicación al Rey? No podía, por lo tanto haría lo que estaba en sus capacidades. Jugueteó con su espada haciéndola girar, como si aquello calmara sus ansias ¿Un precalentamento quizás? No pensó, simplemente esperó que el destino hablara por él.

Spoiler:
AHHHHHH lo siento lo tarde y el cambio y lo soso, eso ):
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Marth el Lun Sep 12, 2016 4:28 am

Pese a la carencia de razonamiento que mostraban los enemigos, salvajes en su ataque y nunca mostrando ni siquiera señales de comunicarse ni entre ellos ni con los humanos sabían a quien atacar del grupo siempre buscando el más fuerte o el cabecilla del ejército para bajarlo primero y así desarmar rápidamente la cadena de comando. Era bastante obvio que no eran simplemente cuerpos vacíos que atacaban lo que tenían enfrente, tenían estrategia y se organizaban entre ellos. El príncipe se vio acorralado por los dos enemigos sin saber cómo atacar a uno sin quedar expuesto al otro, retrocediendo un poco con su caballo planteándose el esperar que ellos atacasen primero, siempre era más sencillo y seguro defender que atacar, sobretodo cuando eran superados en número y no quería recaer en su caballero para que lo protegiera, él peleaba a la par de los suyos y no se escondería detrás de ninguna pared, eran sus tierras y su gente la que estaba defendiendo, su patria.

Si bien había estado en muchos campos de batalla y varias veces siendo los propios pueblos de su gente, ninguno era igual al otro, todas las situaciones eran diferentes y todas las veces se sentía como la primera vez,, uno nunca llegaba a acostumbrarse realmente a ello, ni siquiera en situaciones virtualmente similares. El miedo le hacía sudar frío y el agarre de su espada se tornó un poco más lánguido al ver que detrás de esos dos enemigos habían tres soldados más acercándose, y él solo con un caballero, ya no veía a sus otros hombres, seguramente ocupados limpiando alguna otra parte del pueblo o atendiendo a los civiles heridos. No tuvo mucho tiempo de reacción que vio como el caballero se lanzó hacia adelante para atacar a uno de los enemigos, sin miedo ni dudas el príncipe azuzó a su caballo para que hiciera lo mismo, no podía dejar ir al frente solo al caballero, no cuando el peligro era tan evidente. Su espada se alzó hacia el otro enemigo y lo apartó de atacar al caballero pues la intención de los emergidos perecía ser uo recibir al caballero mientras el otro atacaba para aprovechar que estuviese ocupado con el primero. Separando a ambos no fue difícil darles muerte. El grito del enemigo erizó la nuca del príncipe y evitó mirar demasiado en aquella dirección, centrándose en los tres que se aproximaban - Debemos de retroceder. - dijo pero al girar su caballo y ver a su alrededor pudo notar que les estaban rodeando.

Tomó aire y pensó lo más rápido que podía, necesitaban abrirse paso para salir de aquella posición desventajosa. En uno de los flancos había solo un soldado con una lanza, entre los dos no sería difícil abrirse paso - Tendremos que hacer una retirada, nos superan en número y estamos en una posición desventajosa. - jaló de las riendas de su caballo y este giró para poder ver mejor a los enemigos, parecían formarse y acomodarse para reforzar los caminos que les llevarían a reunirse con los otros soldados de Altea, sin palabras parecían tener muy clara la estrategia, quizás el separarse no había sido buena idea, ¿acaso el enemigo estaba aprendiendo de sus estrategias y estaban utilizándolas en su contra? como fuera aquel soldado era la mejor opción aunque se separasen más del grupo, rodeados tendrían menos posibilidades que si se apartaban y los enfrentaban por un solo frente - Trabaré su lanza, tu dale muerte y continúa, nos reuniremos en la puerta del pueblo. - dijo con rapidez y apresuró a su caballo para embestir contra el soldado que alzando su lanza estuvo a punto de atacar al caballo pero este se detuvo a tiempo arrastrando sus cascos sobre la tierra y ladeándose para justo interceptar su espada con la lanza y levantarla para hacer que los brazos del emergido se alzaran también y abriese su defensa.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Eliwood el Miér Oct 26, 2016 9:54 pm

Tema cerrado. 30G a Marth.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablo en silencio y pienso a gritos [Campaña - Privado Link]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.