Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Mensaje por Elise Nohr el Miér Jun 22, 2016 4:36 pm

OFF: Este social transcurre tras el llamamiento de Nohr para lograr su liberación, pero antes de que comience ninguna de las campañas asignadas para ello. De ahí que cuente como “Flashback”.

Castillo Krakenburg. Estaba anocheciendo, más todavía el Sol no se había escondido del todo. Sin embargo, con el castillo hundido en la tierra, éste ya se encontraba al resguardo de los rayos del Sol, haciendo parecer desde su interior que ya era noche profunda. Sin embargo, pese a la fría oscuridad reinante, una figura se movía inquieta y entusiasmada en una de las habitaciones.

-Ropa. Chek. Bastón curativo. Check. Chuches. Check ¡Yuuupi! Ya está todo listo ¡Mañana será un día super genial!-gritaba alegremente Elise, princesa del oscuro reino de Nohr, mientras terminaba de preparar una gran mochila para lo que parecía ser un largo viaje.

La mochila pesaba lo suyo. Lo comprobó al intentar levantarla con sus frágiles manitas. La había llenado demasiado. Pobre Azúcar Moreno, si iba que tener que cargarla a ella y a la mochila, lo iba a pasar un poco mal. Pero mucho temía la princesa que su joven potrillo debería aceptar la situación ¡Pues por nada del mundo iba a perderse el viaje de mañana! Elise intentó arrastrar la mochila por la habitación, pero enseguida entendió que no podría hacerlo sola. Así que salió un momento de su habitación para hacer llamar a un criado.

-¿Puedo ayudaros en algo, princesa?-preguntó el primer criado genérico que la princesa encontró, con la típica profesionalidad y elegancia que un criado genérico podía ofrecer.
-Por supuesto que puedes. Ya tengo preparada la mochila para el viaje de mañana, pero pesa mucho y no puedo cargarla yo solita ¿Me harías el favorcito de ayudarme a llevarla hasta las cuadras? Así mañana sólo tendremos que subirla hasta la grupa de mi querido Azuquito. Pobre Azuquito, espero que no le vaya a sentar mal a la espalda…
-¿El viaje de mañana, señorita Elise?-preguntó el criado un tanto perplejo, interrumpiendo a la princesa.
-¡Pues claro! ¡El super viaje de mañana! ¡Donde mis hermanos y yo lucharemos contra “Emergildos” malos, salvaremos Nohr y seremos héroes! Y si sobra tiempo, les intentaré convencer para que hagamos un pic-nic de regreso ¡Será tan divertido!-los ojos de Elise brillaban con gran intensidad, mientras imaginaba a la vez que hablaba sobre la aventura que iba a vivir junto a sus hermanos.
-Ya… esto, pensaba que ya estaba informada… Vaya…-el criado estaba visiblemente incómodo, pasándose un dedo por la solapa de su cuello, mientras empezaba a sudar. Elise empezó a sentirse inquieta ante aquella extraña reacción del criado genérico.-Tiene razón. Sus hermanos partirán mañana en una larga campaña promovida y dirigida por su hermano Leon, con el fin de expulsar de una vez los Emergidos de nuestro reino…
-Cierto, cierto. Lo he oído decírselo a montones de soldados y otros criados, que se preparan para la ocasión ¡Ha sido de muy mal gusto por pate de Leon de no avisarme directamente! ¡Así como quiere que me prepare a tiempo parael viaje! ¡No es justo! ¡Nada justo! ¡Injustísimo! Seguro que lo ha hecho para reírse de mí mañana y llamarme tardona ¡Pero me he adelantado! ¡Lo he preparado todo antes de que me avise! ¡Verás la cara que pone cuando me vea mañana lista! ¡Ja, seguro que no se lo espera!
-Y tanto que no se lo va a esperar…-respondió un poco por lo bajo el criado, para luego carraspear y tragar saliva, reuniendo coraje para hablar con la princesa.-Veréis, señorita Elise… El príncipe ha dado órdenes de marchar con sus hermanos… salvo vos. Vos debéis permanecer en el castillo, siguiendo con vuestros estudios y cumpliendo con vuestros deberes de princesa.
-¿Cómo? ¿Estás mintiendo, verdad? ¿Verdad?-su rostro se mostraba sorprendido por el shock, pero enseguida infló sus mejillas y puso sus brazo en jarras, en gesto de clarísimo enfado con aquel criado.-¡Cómo te atreves, mentir a una dama tan linda e inocente como yo! ¡Eres malo! ¡Muy malo! ¡Malísimo! ¡Me chivaré ahora al príncipe Leon, y seguro que te hará castigar por esto! ¡Despídete del postre esta noche! ¡O quizás de toda la cena! ¡Hmmm! ¡Malo!-y empezó a avanzar con los manos en puño y un gesto de altivo desagrado hacia aquel criado que tanto había estaba jugando con sus sueños, a impresión de la propia Elise.
-Mi princesa… podéis consultarlo con el propio príncipe, veréis que tengo razón. Me temo que mañana no vais a ninguna parte.-dijo el criado a la espalda de la princesa, ya que esta no hizo ningún ademán de darse la vuelta o parar su marcha.

Elise no quería creer en aquel criado. No quería creerlo, pero la duda estaba allí ¿Sería capaz Leon de hacerle algo así? ¿De abandonarla en aquel frío y oscuro castillo mientras él se iba a correr divertidas aventuras con sus hermanos? ¡No, no podía ser! ¡Tenía que ser mentira! Elise aceleró el paso mientras se acercaba a las habitaciones privadas de Leon, y al final hasta llegó corriendo a las mismas. Cuando se encontró delante de la puerta, ni se molestó en llamar, las abrió de un golpe y entró directa y sin pensar.

Leon no estaba solo, parecía que estaba con alguien discutiendo de algo. Fuera quien fuera, a Elise no le importaba lo más mínimo. Su atención estaba centrada en el príncipe Leon Nohr, su hermano. Y a él fue quien le dirigió las siguientes palabras, con tanta efusividad que parecía que fuera a llorar en cualquier instante.

-¡Hermanito! ¡Un criado malo ha dicho que no puedo ir con vosotros a luchar “Emergildos” mañana! ¡¿Te lo puedes creer?! ¡Tratar de hacerme creer que seríais capaces de dejarme solita aquí dentro! ¡Eso está mal! ¡Muy mal! ¡Quiero que castigues a ese criado! ¡Y que le digas que yo me voy con vosotros, y que decir mentiras está muy muy feo! ¡Vamos hermanito! ¡El honor de tu pobre hermanita está en juego!

Era más que evidente las verdaderas emociones que había tras las palabras de Elise. La princesa estaba asustada, no quería quedarse sola, no quería quedarse con sus hermanos, las únicas personas dentro de aquel castillo que le habían mostrado afecto a lo largo de su aun no muy larga vida. Necesitaba que su hermano le dijese que podría ir con ellos, que le disipase las dudas que ese criado le había generado en su conciencia ¡Y lo necesitaba ahora![/color]


Última edición por Elise Nohr el Dom Ago 21, 2016 5:00 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1022


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 26, 2016 1:50 pm

Los preparativos para iniciar una campaña contra los emergidos iban a buen ritmo. Para ser sincero, hubo ciertos asuntos que me llamaron mucho la atención, siendo el más especial e interesante de ellos que oriundos de Grannvale vinieran a nuestra ayuda. Esperaba una ayuda de algún tipo de Altea, mas no de ese otro país con el cual no había tenido ninguna relación previa. Otro asunto era el hecho de que, si bien esto no lo estaba llevando solo yo, había quienes creían que así lo era. Ese pequeño suceso, sin embargo, me preocupaba un poco más. Espero que eso no dé problemas en el futuro.

El mayor de los problemas, sin embargo, será mantener a Elise lejos del combate. Conociéndola, ella se preparará para el combate al que me niego a dejarla ir. Por suerte, me encargué de que hubiese quienes le dijesen que ella no iba a participar en la batalla bajo ningún concepto. Ya, una vez, participé en una batalla junto a alguien que no tenía experiencia y mi rol consistió en principalmente defenderla porque no hacerlo provocaría tensiones innecesarias entre nuestros países. No creo poder proteger a Elise mientras tengo que combatir a los emergidos. Estaría demasiado preocupado como para intentar hacer algo por el estilo.

¿Lo peor? Que en cualquier momento es capaz de venir ella a pedirme explicaciones porque soy el único que en estos momentos está físicamente disponible, incluso si apenas dispongo de tiempo. Supongo que he de irme preparando para una batalla mucho más difícil que enfrentarse a miles de emergidos con un ejército: explicar la situación a Elise y que no haga pucheros.

Y, como si hubiese predicho su aparición de forma instantánea, escuché la voz de Elise, reclamando ese derecho que parecía creer tener. Verla aparecer, la verdad, me alivió bastante. Últimamente no había podido dejar de pensar en lo que debía hacer y no simplemente en actuar con normalidad. Incluso si el desenlace de esta reunión provocaría que ella se sintiese sola, debía protegerla.

Hola a ti también, Elise ―ignoré durante un momento sus comentarios mientras pensaba en cómo argumentar que ella no debía participar en combate. Ahora que la veía, me parecía hasta más complicado―. Aquel criado dijo la verdad. Elise. Para empezar, ¿qué clase de conocimientos tienes de los emergidos? ―hice especial énfasis en la última palabra―. Segundo, no tienes experiencia en el campo de batalla. Enviarte contra los emergidos en tu primera batalla, cuyos movimientos no conocemos todavía a fondo, es demasiado arriesgado. Si algo pasase, ¿cómo responderías?

Eran todos argumentos lógicos. Sin embargo, estaba bastante convencido de que esos no servirían para hacer que Elise desistiese en su idea. Debía buscar algo que ella pudiera hacer. La cuestión era encontrar ese algo antes de que explotase.

Creo más o menos entender por qué quieres ir, Elise. Pero necesito que lo entiendas. Camilla, Marx y yo mismo tenemos experiencia de combate de sobra contra ellos. Si algo sucediese, nosotros tres tenemos muchas más posibilidades de poder reaccionar. Y, además, no hay ninguna garantía de que acabases en el mismo grupo que alguno de nosotros. Como si eso no fuese suficiente… Elise, ¿cómo llevas tus estudios en el uso del bastón? Si aún no lo has mejorado, no creo que puedas ser muy buena opción en esta batalla que se avecina ―me quedé un rato pensando―. Lo máximo que podría hacer sería enviarte al equipo médico, lejos del campo de batalla. Y… ¿qué garantía tengo de que no decidas sumarte a la batalla por tu impaciencia?

¿Estaba siendo duro? Espero que no. Ella es muy dulce, pero no es necesario ser un genio para saber que mi hermana es una persona muy impulsiva y que se deja llevar por sus emociones para tomar sus decisiones. Y ese es justo el método en el que la gente muere en el campo de batalla. Necesita aprenderlo, aunque no puedo negar que me encantaría que no llegase ese momento nunca.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Mensaje por Elise Nohr el Dom Ago 21, 2016 4:57 pm

Durante unos segundos, a Elise le había parecido escuchar mal. Al fin y al cabo, lo que había escuchado le parecía imposible. No podía ser verdad. En absoluto podía ser verdad. Tenía que ser imposible ¡Completamente imposible!

Y sin embargo, así era. El rubio príncipe de Nohr, con calmada seriedad, había dado la razón al criado, corroborando cada una de sus palabras. Elise Nohr debía quedarse en el castillo Krakenburg, haciendo deberes aburrida y sola mientras el resto de sus hermanos se lo pasaban de maravilla jugando a matar monstruos. A Elise se le empezaban a salir las lágrimas.

El hombre reunido con el príncipe cuando Elise irrumpió en aquella habitación hizo un amago de disculpa rápido y se retiró con celeridad. Bien se daba cuenta que no debía estar presente en aquel sonado encuentro entre los dos hermanos. La princesa nohria ni se dio cuenta de su huida, ya que su mirada estaba completamente centrada en los ojos de Leon y sus oídos en las excusas que pronunciaba para dejarla fuera.

-Estoy preparada para la misión ¡Preparadísima! ¡Más que preparadísima!-exclamó Elise con fuerza, casi quedándose sin aire en los pulmones.-¿Qué qué clase de conocimientos tengo sobre los gumersindos? ¡Como si hiciese falta! ¡Son bichos feos y muy malos que hacen pupita a gente inocente! ¡¿Qué mas hay que saber de ellos?!-Era obvio que no estaba respondiendo con mucha racionalidad, pues ni se había dado cuenta la joven princesa de lo muy mal que había pronunciado la palabra “Emergido” esta vez.-Y… y… ¡¿cómo voy a tener experiencia en combate si no salgo nunca de aquí?! ¡Eh, eh!

Un par de lágrimas empezaban a descender lentamente por las mejillas de Elise. La idea de no ir con sus hermanos la estaba matando por dentro ¿Cómo podía su hermano decirle que no de una manera tan fría? ¡¿Es que no tiene sentimientos?! Para la princesa, todas las palabras que le dirigía Leon no eran más que burdas excusas y mentiras.

-¡Pero si somos los príncipes! ¡Si ordenas que vayamos juntos, podemos ir juntos! ¡Se supone que te tienen que obedecer!-La pobre Elise todavía era demasiado joven para comprender que gobernar no se trata simplemente de dar órdenes. Al fin y al cabo, de su padre sólo había escuchado dar órdenes y castigar a cualquiera que se atrevía a desobedecerlas.-¡Y para que lo sepas, me he preparado mucho mucho mucho mucho muchísimo para esto! ¡No sólo he mejorado mis artes curativas con mi bastón! ¡También he aprendido autodefensa! ¡Mira!-Elise levantó la pierna derecha ligeramente y dio un salto con la izquierda, para luego intentar dar una patada giratodia en el aire con la derecha.-¡IMOOOUTO KIIICK!-y entonces cuando intentó volver a pisar el suelo con la pierna izquierda tropezó y cayó de bruces sobre el suelo.

¡Ay, duele! Se había dado un buen porrazo en la frente, y las lágrimas empezaron a salir ya directamente a borbotones. Pero no lloraba por el dolor. No, lloraba porque ahora, después de aquel estropicio que acababa de hacer, sólo un milagro podría ocurrir que permitiese a Leon convencerle de que le dejase ir con ellos a la batalla. Y aun así, no se rindió.

-Por favor, Leon… Porfi, déjame ir con vosotros ¡No quiero estar sola! ¡No aquí! ¡No sin Camilla, Marx! ¡O incluso tú me vales! ¡Por favor, te lo suplico! ¡Buaaaaaa!-lloraba implorante de rodillas, el único recurso que le quedaba a la pobre Elise, quedando de forma más que evidente que no lograría ningún resultado por ningún otro medio posible.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1022


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 2:32 am

Tema cerrado. 10G a Elise.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2931


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ni se te ocurra dejar sola a tu hermanita! [Privado Leon Nohr] [Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.