Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Invitado el Jue Jun 16, 2016 2:01 pm


Altea, el único país que la mujer de Pherae había conocido en el pasado, de un modo bastante superficial. Comenzado su viaje, todo camino a recorrer, había sido completamente nuevo para su ser. Esperaba alcanzar Hoshido cruzando por Altea, que le era lo único que capaz podría recordar con claridad; mas había de resultar difícil allí acabar. Se encontró con un país de voluptuosos guerreros que consideraban ser de los más fuertes del mundo. ¡Claramente a ella no la conocían! ¿Qué serían cien contra su lanza?, un simple hoja llevada por el viento buscando ser aniquilada por el filo ya casi oxidado de la basura que ocupaba en lo alto de su asta. ¡Qué mejor que alzar su nombre en tierras de bárbaros que se habían de llamar guerreros! ¿Y por qué no?, tomar algunas venganzas también... La gran lancera de Elibe, simplemente era demasiado bondadosa como para extender no sólo su nombre, sino el de alguien más. ¿Acaso sería realmente la reencarnación de la diosa como una vez una pelirroja le había mencionado? Comprendiase ser la mejor, pero que alguien lo viera, era difícil hasta para ella de creer. Debía ser verdad, no sería simplemente grandiosa, sino toda una diosa.

Una helada noche que la increíble mujer había tenido que soportar a pie; pues a causa de un pulgoso sarnoso, había perdido el caballo que la cargaba. Abrigada sobre sus armaduras con la misma manta que usada para mantener sujetas sus pertenencias, buscó algo que le pudiera dar el calor que, como la grandiosa e inigualable mujer que era, merecía tener. Entró en una taberna del primer lugar al que pudo llegar usando sus propios pies como medio de transporte desde las costas. Ella necesitaría un caballo, pues un tercio de viaje un le faltaba recorrer; ¿podría ser dos meses así?, ¿cuánto sería a pie?

Se ubicó en un taburete junto a la barra donde un sucio y oloroso cantinero limpiaba un clisado vaso con un paño engrasado. Alzó sus manos sobre el rostro para calentarla usando su propio aliento, por lo que una pequeña neblina blanca recubrió sus manos por simples segundos de sensación de calor. Aquel gesto, hizo que el cantinero supiera que seguramente pediría algo que calentara su garganta, un fuerte vino quizá. Sin petición alguna, preparó un trago y se lo alcanzó. Cantinero:―Te calentará, mujer― Dijo conciso y cortante, depositando el vaso de un golpe frente a ella, derramando parte del tinto contenido sobre la arruinada barra de madera malograda. ¡Por supuesto que se lo iba a cobrar!

Dio un primer sorbo que le hizo sentir el fuerte alcohol quemar su garganta, pero también algo más. ―¡Esto sabe a orina de rata!― Exclamó ofensiva la mujer dentro de un ambiente en el cual no sería lo mejor que hacer. Para su suerte, el cantinero no se ofendió, porque en algo tenía razón aquella. Cantinero:―Tiene orina de rata. ¡Ja, ja, ja!― Respondió y rió mostrando sus asquerosos dientes... y pues era verdad, las ratas en ocasiones orinaban dentro de los barriles donde guardaban sus tragos. Derrotada, pero no resignada, la mujer calló; no iba a quedar así, nadie vence a la gran mujer de Pherae, jamás.

Entre sorbos cortos, el fuerte alcohol no demoró en sentirse; su falta de tolerancia le hacía evitar tomar de más, pero de no hacer, se iba a congelar. Mantuvo su vista en el reflejo entintado que su vaso irradiaba. ¿Por qué había tenido que terminar en una pocilga como aquella? ¡Ella, la mejor mujer entre las mujeres! Y fue allí donde recordó; personas que habían amargado sus días por aunque fuera unos minutos. ¿Era por ellos? Debía de ser, de no habérselos cruzado, seguramente estaría en lo alto. ¡¿Y por qué no?! Tomar venganza de aquellos desdichados ingratos que la habían desafiado. Tan sólo pensar en ellos le hacía rabiar, y con ello su sangre calentar. ¡Era hora de sus vidas arruinar! ―Vaya, vaya~― Voceó, pensando en quien sería el primero en ser difamado por la gran diosa Nagahide; no eran más que una pequeña piedra en sus botas, ¿qué daño podría hacer? ―¿Han oído de él?― Parló sonriente como acostumbraba. ―"El mejor espadachín de Elibe"― Añadió dando un sorbo, esperando ver quien picaba en su carnada. Oídos atentos por doquier; ¿Quién sería él?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Gaius el Jue Jun 23, 2016 1:04 am

Ragna Ferox! La gran muralla! EL reino impenetrable! La ciudad prohibida… y un millar de títulos parecidos que elogiaban a un pequeño muro que al ladrón no le había costado más de una hora cruzar. Debía admitirlo, cruzar hasta allí pensó que sería un reto mucho mayor, pero resulto ser solo otra fortaleza. Una quizá menos cuidada que las que había estado con anterioridad. Decepcionado por lo fácil que le había resultado todo, el bandido arrastraba los pies por la ciudadela, cargando a cuestas un montón de equipaje para acampar y para escalar que habían resultado innecesarios al final de cuentas. Chasqueo la lengua, o la fama de este reino estaba sobrevalorada, o él se había vuelto tan hábil que ya no había retos para sí, hinchó el pecho , optó por la segunda  y continuó avanzando por la ciudad, tratando de no mantener mucho la vista en los guardias, no fuera que les entrara curiosidad por el pelirrojo emparchado.
Hacia frio esa noche, pero por suerte le bandido nunca había sido de los que viajan ligeros en capas. Además su reciente y extenuante caminata lo habían dejado suficiente calor corporal como para que la helada brisa que se filtraba por los pliegues no le resultara insoportable. Eso sí, ya estaba necesitando una buena remojada, al punto que hasta el propio ladrón se daba cuenta de ello. Solo esperaba que los locales no se sintieran muy horrorizados por su olor corporal, ya que no le pintaba dormir mojado esa noche. Solo deseaba una buena comida, una cama y dejar sus problemas para el día siguiente.

Encontró rápidamente una posada “la dama de  hierro”, no tenía un nombre muy acogedor, pero cansado y hambriento como estaba. No podía ponerse exigencias, así que entró sin más preámbulos y fue directo  a la barra. No tenia ni tiempo ni ganas de esperar a que alguna torpe muchachita le tomara el pedido para ir y volver de la cocina por él. La barra siempre era un trato más directo y veloz, que era justo lo que necesitaba ahora.
Se acomodo en uno de los altos taburetes justo en el momento que el cantinero soltaba una risotada, aparentemente riéndose de algún comentario que había hecho su compañera de la izquierda. Eh? Había visto bien? Una mujer tomando sola en la barra de una cantina? El bandido dejo caer su ojo arriba y debajo de esa dama, fijándose en cada detalle de esta. Ni siquiera intentó disimular tal acoso, sabia que no sería mal visto por los demás integrantes del establecimiento, mas dudaba que en, en lugar de revisar sus dotes, este prestara únicamente atención a los detalles de su vestimenta, calzado y lo que se pudiera apreciar como un arma.
“Una señorita en armadura viajando sola?” fue la primera conclusión que sacó, pero no descartó que la mujer solo se encontrara sola en ese momento y que el resto de su… que sería? Pelotón? Cuadrilla? Esa armadura era claramente militar, esa mujer no era una mercenaria a sueldo. Una figura muy extraña, pero no desechó que fuera solo impresiones suyas, a fin de cuentas.. Estaba en un país nuevo que no había pisado antes. Todo era posible,

Pidió su típica jarra de hidromiel la cual comprobó era ligeramente mas dulce de las que había probado hasta ahora, relamiéndose por el grato descubrimiento se pasó un rato con su nueva amante, consumiéndola beso a beso, disfrutando su bebida a un punto pasional. Pasión que fue rápidamente interrumpida por los comentarios en voz alta de su vecina de barra. “Oh! Por Naga! No! Una borracha parlanchina!” puso los ojos en blanco mientras bajaba a su amante -jarra. Codeando a la muchacha le comentó por lo bajo

-Ey! Clama chica, a nadie le gustan las borrachas parlanchinas. Si te dejó ru novio, nadie tiene porque saberlo, guárdate tus historias para ti, los demás queremos beber en paz-

Fue tosco y secante, probablemente se ganara un baño en cerveza o una suave cachetada. A los hechos, la doncella se iría después de tan humillante comentario y le dejaría continuar sus asuntos con su nuevo amor.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
104


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Invitado el Lun Jun 27, 2016 11:00 pm


La demasía que alguien logra soportar, en ocasiones puede deberse a un objetivo a alcanzar; como en este caso la gran lancera de Lycia debía soportar. Podía ignorar el ambiente asqueroso y los hombres inútiles que la rodeaban, pues lo que buscaba estaba entre sus manos. También podía tolerar que la persona junto a esta le mirara completamente con gran descaro, y del mismo modo, que el tabernero no le haya quitado los ojos encima a sus propios pechos; pero ella sabía que sólo eran un par de imbéciles influenciables que fácilmente podían incitarse ante su figura tan femenina y perfecta. ¡Estamos hablando de Nagahide Niwa! Estilo, gracia, y un vasto nivel de elegancia. Toda la mierda que le rodeaba poco le iba a importar; ella era claramente mejor que todos los allí presentes, y únicamente estaba allí para cumplir con un exclusivo propósito. Mas no por ello iba a soportar tan excedido descaro del tuerto a su lado.

Tras sentir el codeo ajeno, esta sin dudar lo consideró como una interrupción; sumado a ellos las palabras absurdas e incoherentes que acompañaban su patética reacción. ¿Ella borracha?, sólo había dado un par de sorbos a la asquerosa y repugnante bebida con sabor a orina de rata. ¿Qué un novio la dejara? ¡Por favor! Miles de hombres morirían por tan solamente poder escucharla hablar. Aquel sujeto debía estar bastante ciego, o ser él el borracho. Y así era, realmente era medio ciego, ya que su parche delataba la ausencia de uno de sus ojos. Aún así, no era razón para decir insolencias a alguien de tal porte e importancia como lo era ella. No podía simplemente quedarse allí callada escuchando la sarta de idioteces que este no paraba de musitar.

Acompañada de una gentil sonrisa, lanzó con violencia y sin clemencia su propio trago contra el ojo que aún parecía estar sano. Si el vaso se rompía, lo hería y el alcohol le quemaba, no le incumbía, pues el tabernero sólo reía; además, él se lo había buscado. ―Vaya, vaya~ Se me resbaló― Excusó de inmediato, para así continuar ignorando al instante a quien habría agredido. Sin más atención que darle, continuó hablando para completar su objetivo, lo único que realmente le podía importar en ese momento. ¡No tenía tiempo para perder con ratas!

―Como estaba diciendo― Continuó con suma calma y naturalidad; logrando quizá, que las personas que le hubieran visto, creyeran que al parchado había rechazado. ―"El mejor espadachín de Elibe" O debería decir... ¡Ese maldito presumido!― Prosiguió con tesón el relato intentando que otro interesado pudiera picar la carnada. Cauta, calmada y expectante; tomó su simbólico abanico abriéndolo delante de sus labios que no iba a callar hasta que alguien picara en su relato. Inventaría cualquier basura poco creíble si fuera necesario, pero de esta no se libraría aquel mercenario.

Podía notarse el deseo de ser escuchada; mas cuando sus palabras y miradas por ello no cesaban. Si la ignoraban, a la larga más molesta se pondría, y quien sabe a quién acabaría molestando para desquitar la injusticia de los malagradecidos que no la quería escuchar. La gran lancera tenía tanto para decir; difamaría de pies a cabeza al presumido que no soportaba; por más que si se hablaba de presumir, ella no se quedaba atrás. Por otro lado, también deseaba mencionar su nombre a lo más alto, alabarse a sí misma para que no sólo ella supiera lo magnifica que realmente resultaba ser. ―¿Nadie?― Continuó insistente, acompañando su interrogación con un par de señas para el tabernero; sus tragos serían horribles, pero aunque fuera agua, ella algo quería beber también.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Gaius el Vie Jul 15, 2016 12:28 am

Hubiera esperado una cachetada, un comentario acido, o incluso, si la dama se sentía tan humillada en su honor, una buena patada en su entrepierna. Pero no, nunca en sus predicciones más locas se le ocurrió que la dama le fuera a aventar un trago a la cara, desperdiciando tan caro y preciado licor. Claramente era una mujer con muchos ingresos como para darse esos lujos.
Todos estos pensamientos pasaron por la mente del bandido en la micra de segundo en que el rostro le era empapado y golpeado posteriormente por la bebida de la dama.

Llevándose ambas manos a la cara el bandido gritó de dolor y se acuclilló en el lugar cuando la ardiente bebida le entró en su único ojo sano dejándolo momentáneamente ciego. Para peor la pesada barrica le había golpeado también en la nariz haciendo que esta empezara a sangrad y dejando al bandido hecho un bollito de dolor en el piso. Gritó a todo pulmón, no era que no le importara lo que pensaran sus masculinos compañeros de taberna, pero no podía evitarlo. Ardía como si le hubieran echado limón en una herida reciente, haciendo que la sensación le erizara absolutamente todos los bellos del cuerpo.
Para su fortuna, el llorar tanto hizo que el ardor disminuyera gradualmente y al poco rato ya podía volver a levantar la cabeza del suelo. Todavía con la vista nublada, el ladrón se incorporó apoyándose como en una muleta sobre el que hacia segundos era su banco, y ahora el único elemento que lo mantenía erguido.

-Mujer histérica! Quien te crees que eres?! Sucia perra en celo! Si tanto quieres macho ve a los puertos!-

Gritó enfadado a todo pulmón al punto en el que recordaba que había estado antes la señorita.

-No te doy la paliza que te mereces porque soy un verdadero caballero! Pero como no te calmes te pondré en tu lugar!-

Amenazó al aire todavía sin poder ver bien donde estaba su contrincante, pero dando muchos manotazos y ademanes con las manos para afirmar sus palabras.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
104


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Invitado el Mar Oct 04, 2016 11:53 am


No había palabras que parecieran funcionar. Sin importar lo que esta grandiosa mujer dijera, nada parecía captar la atención que ella requería. Los gritos del increpado gusano, opacaban a todo momento el intento del relato de la lancera; mas no era eso realmente lo que le impedía conseguir su ruin objetivo. En aquella pocilga no parecían creer en las mentiras que la mujer de mujeres parlaba. No les tocaba el orgullo, el interés o la necesidad. Era tan evidente que nada resultaría allí, al solo ver al cantinero con un dedo en su nariz, preocupado completamente en intentar conseguir una pepita de oro o algo de valor allí.

Nagahide Niwa, la mejor, ignoró del mismo como que la ignoraban, a los intentos rastreros de insultos que la rata o gusano asqueroso de un sólo ojo le había dedicado al incorporarse nuevamente luego de llorar como una niña con un raspón en las rodillas. ―¡Ohohoho!― Desternilló con su habitual tono de adinerada señorita, interrumpiendo la advertencia del intento de hombre que creía estar a su nivel. ¿Cómo no se había dado cuenta antes? Se encontraba en una pocilga rodeado de basuras que intentaban ser hombres, y no hombres que parecían basuras. ―Dinero...― Dijo en voz tenue y sonriendo. Debía funcionar, pues ante tal débil palabra, el cantinero parecía reaccionar.

―¡Tú!― Clamó señalando a la rata que intentaba sentirse especial al estar sentado bebiendo porquerías junto a ella. ―Gusano de un ojo― Continuó, apuntándole a su único ojo con su abanico cerrado. ―Apuesto a que serías capaz de conseguirías el "dinero"― Concluyó acentuando deliberadamente la última palabra; una palabra cuyo peso de valor podía hacer caer hasta al más temerario de los villanos por mero interés, necesidad y codicia. Alguien había hablado de dinero en una porquería de lugar, ese alguien había sido pura y exclusivamente la gran lancera de todo Elibe. Las miradas y oídos de los asquerosos bebedores parecía haber captado bien el mensaje sin necesidad de reaccionar, pues un segundo de silencio apareció para poder fisgonear. Por otro lado, el cantinero parecía una estatua picándose la nariz al entrometerse en el falso y mentiroso relato.

La rata, gusano, cucaracha, excremento con patas, o lo que fuera con un único ojo, se convertiría en su boleto al éxito para su plan; pues con tal apariencia sería evidente que rogaría y lloraría por una simple pieza de cobre. Pero claro, para que fuera más deseable, no sería cobre lo mencionado, sino el tan codiciado oro. ―No... no creo que te interese semejante cosa, señor "caballero"― Se retractó burlándose de él, sólo para molestarlo y ver si realmente tenía las agallas que en realidad ni necesitaría sabiendo de quien se trataría la víctima de su falsa historia.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Eliwood el Vie Nov 04, 2016 10:01 pm

Tema cerrado. 20G a cada participante.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Lo tienes merecido! {Social/Rumor} // Gaius

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.