Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Izaya Orihara | The Informant |

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Izaya Orihara | The Informant |

Mensaje por Izaya Orihara el Lun Jun 13, 2016 10:55 pm

Izaya Orihara
Tactician
You must constantly evolve.

Datos
Nombre: Izaya Orihara. Utiliza los pseudónimos de Kanra, Chrome y Nakura.

Edad: 23 años.

Clase: Tactician.

Especialización: Dagas, cuchillas y cualquier tipo de arma blanca ligera.

Afiliación: Ilia. No tiene verdadera afiliación a ningún reino, pero tiene tres casas en Ilia, Begnion y Plegia.

Ocupación: Informante y estratega a comisión.

Personalidad
Izaya es una persona de muchas facetas; tantas que parece imposible de entenderle. Su mente es como un laberinto de espejos, donde nadie se puede meter sin salir herido por lo que vea en su interior. Su intelecto, tachado de genio, ha hecho que Izaya desarrolle una personalidad que valora el conocimiento y la información por encima de todo. Desde temprana edad aprendió que todo aquello que sabía era poder, y el poder era lo que movía el mundo. Su inteligencia le hace ser arrogante y estar seguro de todo lo que hace. Unido a su arrogancia, nace el orgullo y la soberbia. Se cree mejor que todos aquellos que le rodean, a los que tacha de aburridos o divertidos. Narcisista, uno de sus rasgos más fácilmente distinguibles es su eterna sonrisa, la mayoría del tiempo burlona y socarrona, que suele ir acompañada de comentarios irónicos y ademanes teatrales.

A primera vista es un joven encantador, con ganas de ayudar los demás ofreciéndoles todo aquello que desean. Carismático, agradable e inteligente, sabe atraer a cualquier persona a caerle bien.  Esa faceta amable la emplea para engatusar a aquellos que no le conocen. Encuentra un tremendo placer en manipular a la gente y ver cual va a ser su reacción. Le fascina la raza humana, a tal punto de declarar que la ama por encima de todo. Sin embargo, esto no hace referencia a seres humanos particulares, sino a la humanidad en su conjunto. Le gusta observar patones de comportamiento y ver las diferentes emociones que puede tener la gente en las distintas situaciones. Los laguz le interesan hasta cierto punto y en comparativa con los seres humanos. Detesta a los laguz que no saben dialogar y que actúan como bestias, y a los híbridos que prefieren ser más humanos que laguz, por intentar ser como su adorada humanidad, pero sin lograrlo.  Odia a los emergidos, porque están destruyendo a sus preciados humanos y porque han perdido su humanidad.

Con él, nunca puedes estar seguro. Por muchos años que pasen sigue sorprendiendo a las personas, en general a peor. Muchos consideran que Izaya es una persona poco equilibrada por su excentricidad. Parece estar loco y disfrutar de ello. Ha desarrollando una personalidad que logra ser cruel con los demás porque, aunque es capaz de entenderles, no simpatiza con ellos. Disfruta más cuando la gente no actúa como él espera. Astuto, deductivo y artimañoso, siempre encuentra una vía para resolver su curiosidad. Disfruta de las batallas intelectuales y físicas, aunque a menudo prefiere mantenerse alejado y observar los acontecimientos desde una perspectiva alejada. No le importa que salgan heridas personas inocentes mientras él pueda conseguir lo que quiere, lo que denota su carácter altamente maquiavélico. Tiene una filosofía cínica, nihilista y utilitarista.

Siempre encuentra hilarantes hasta las situaciones más serias. Tiene mucha paciencia, es muy complicado que se muestre enfadado. La sonrisa de su rostro es muy difícil que desaparezca. Además, le importa muy poco ( o nada) lo que opinen los demás de él. Es consciente de sus cualidades, y sus defectos, y ama ambas partes por igual. Es un tornado que arrasa con todo gracias a su egocentrismo, personalidad descarada y confiada.

No suele buscar peleas físicas que le involucren, sino que suele tender a escalas mucho más globales. Le gusta llevar la contraria y nadar contracorriente. Es una persona bastante independiente. Hará siempre lo que quiera y como lo quiera. Aunque le guste la humanidad, prefiere observarla desde lejos donde poder tener una periferia objetiva. Es un ser solitario por naturaleza, de ahí que nunca haya gustado de relaciones muy personales con otras personas. En el fondo, nunca ha tenido relaciones personales profundas y no sabe actuar en una. No cree en la amistad porque piensa que todos los seres humanos buscan algo de los demás, y que no van a estar con él por ser él mismo. El sexo le interesa como una forma de liberar frustración y someter a las personas. Se ha dado cuenta de que puede usar el sexo como un arma para manipular y someter a su voluntad a los demás. Tendrá sexo con gente por que es conveniente o porque viene bien para sus planes. No distingue entre hombre y mujeres, pero señala que las mujeres son más molestas porque se pueden quedar embarazadas.

No le interesa los sentimientos de otros se dañen al escuchar la cruda realidad. Su carácter le hace ser directo y espontáneo. No se rendirá hasta conseguir expresar su opinión. No se callará nada de lo que piensa. Si algo o alguien le molesta se lo dirá. No le gusta que se crean más que él. Sin embargo, esas opiniones que diga, en muchas ocasiones, no serán las que piense en el fondo. En materias sensibles, mentirá incluso si debe morir por ello.  Ha llegado un momento que él mismo se cree las mentiras que se cuenta. Lleva puestas tantas máscaras que ya no se sabe quién es el verdadero Izaya. Es un verdadero cobarde. Huirá de una situación en la que sepa que no puede ganar. También es bastante envidioso.

Ante los ojos de los demás, él no tiene debilidades y nadie puede dañarlo. Pero en el fondo Izaya se ha separado de la humanidad para no ser herido por ella. Carece de relaciones personales porque la atracción genera debilidad. Así que ha decidido amar a la raza humana en su globalidad, y piensa que ellos deberían amarle también, pero se contenta con su odio. No hay que juzgar por las apariencias. Izaya tiene mucho más dentro de sí de lo que deja ver.

Historia del personaje
Esta no es una historia que deba saberse. Ocúltate, que no te vea leer estas palabras, que no se presienta siquiera que tienes el más mínimo conocimiento de su pasado. ¿Te has escondido? Bien, pues lo que viene a continuación puede costarte la vida, si su protagonista llegara a enterarse que posees estos preciados recuerdos.  ¿Quién, preguntas? Un hombre al que deberías temer. La sombra detrás de muchas grandes guerras y conflictos que asolan el mundo. Una persona que presume de ser humano, pero se siente superior a ellos. Un monstruo que odia a los monstruos, quizás porque le recuerdan la dualidad de su existencia: un cuerpo de hombre donde no hay corazón, una existencia bestial con alma humana. ¿Quién es, insistes? Orihara. Izaya Orihara. ¿No sabes de quién te hablo? Bueno, saber cosas no es tu oficio, él suyo sí que lo es. Oh, esa pregunta es buena. “¿Cómo puede un hombre que sabe cosas, ser tan peligroso?” Porque el conocimiento es poder, e Izaya supo eso desde que era muy joven, y ha vivido con esa idea hasta ahora. Pero para comprenderle no podemos comenzar así. Apaga las velas, hasta la luz puede traicionarnos al crear sombras. Una persona que valora su privacidad por encima de todo puede ser especialmente cruel si sabe que estoy hablando contigo. No temas, y ten paciencia, esta historia puede ser algo larga si quieres entender porqué Izaya es Izaya. Algo así no puede empezar por el final, así que volveré al principio.

Los padres de Izaya, Shirou Orihara y Kyouko Orihara, eran comerciantes: personas respetables que ganaban generosas cantidades de dinero y que amaban su trabajo por encima de todo. Vendían toda clase de productos acorde a la demanda de la región que visitaban, y siempre se adelantaban a las exigencias de los consumidores. Se podría decir que habían nacido para eso. Daba igual el país, los Oriharas eran bienvenidos con sus grandes caravanas y asequibles productos para todas las escalas sociales. Sus vidas dieron un vuelco cuando Kyokou se quedó embarazada. A pesar de ello, continuaron sus viajes por el mundo, motivados por los nuevos continentes descubiertos en los últimos años. Sin embargo, tuvieron que hacer una parada en Ilia y detener sus viajes para que el bebé pudiera nacer. Izaya nació pequeño y delicado, al abrigo de un tenue fuego que era la única protección contra la terrible ventisca que asolaba el poblado. Los pulmones del bebé se llenaron de aire helado y lo expulsaron en forma de llanto. Así llegó Izaya al mundo, en medio del caos.

Al principio, sus padres se quedaron en la villa. Abrieron un pequeño negocio donde vendían sus productos a mercenarios, estudiantes de magia, y a los estudiosos que asistían a la Gran Biblioteca, el mayor lugar de conocimiento del mundo. El negocio prosperó y pronto pudieron ampliar la casa y el almacén. Generaron trabajo en el pueblo al contratar sirvientes y mercenarios que guardasen que nadie osara atacarles. Shirou era el encargado de viajar para conseguir los productos que luego venderían, mientras Kyokou se quedaba cuidando del bebé y de la tienda. Izaya se crió en relativa soledad durante sus primeros años. Su madre estaba siempre ocupada, así que se encontraba siempre en compañía de los sirvientes o los clientes de la tienda, en especial los estudiantes. De ellos aprendió el vocabulario y a contar hasta 10 a los dos años. Ampliaba su vocabulario haciendo preguntas sobre palabras que no entendía y prestaba atención a las conversaciones a su alrededor.

No obstante, llegó un momento que la tienda no necesitaba a su madre para funcionar. Se marchó de nuevo con su padre y dejó al servicio a cargo de la tienda y la casa. Izaya no entendía porqué no le llevaban con ellos. Odiaba el frío y la soledad de la villa. La marcha de sus padres hizo que Izaya se volviera más retraído, menos social. Solo se interesaba por hacer preguntas a los estudiantes de magia y por saber más cosas sobre la Gran Biblioteca. No tenía amigos, y prefería observar a la gente desde lejos. La gente hablaba de él, del niño con ojos rojos que era raro y diferente, que no le interesaba la vida de los mercenarios. En la villa la mayoría de la gente no sabía leer, y mucho menos escribir. Izaya sabía hacer ambas a la edad de tres años. Muchos creyeron que era alguna especie de reencarnación maligna. Ese rechazo por parte de sus padres y de la sociedad fueron los grandes pilares que fundaron la personalidad de Izaya, que decidió separarse de la humanidad y no sentir aprecio por nadie. Lo mejor era amar a la humanidad en su conjunto, pues así nunca saldría herido.

A los cuatro años, Izaya hizo su primera incursión en la Gran Biblioteca. Fue también su primera transacción, tener acceso al imponente edificio a cambio de un producto que un estudiante no se podía permitir. Se quedó maravillado con lo que vio en su interior. Era como si todo el conocimiento del mundo estuviera concentrado en un solo edificio, al que ahora Izaya tenía acceso. Aunque se le sugirió el estudiar magia, Izaya rehusó porque la magia nunca le había interesado y de cualquier manera no podía imaginarse cargando un libro consigo continuamente. Lo que le atraía era saber cómo era el resto del mundo y las razas que poblaban la Tierra. La biblioteca, sin embargo, no solo era frecuentada por magos, sino por otras profesiones también, como políticos, eruditos, filósofos, clérigos y hombres de ciencia por igual. Izaya se alimentó de las enseñanzas particulares de cada una de estas personas. Aprendió de los políticos a hablar, a mentir y a manipular a las masas. Aprendió de los eruditos la importancia de saber más que nadie en un mundo donde la mayoría de la gente permanecía ignorante. Aprendió de los filósofos a cuestionar todos los aspectos de la vida, a reflexionar sobre las causas, las consecuencias, los orígenes. Aprendió de los clérigos las diferentes creencias a lo largo de los continentes, y que una de las mayores formas de control era a través de la religión. Aprendió de la ciencia a no creer en nada que no pudiera demostrarse, a perseguir los nuevos avances considerados por muchos como herejías. La ciencia le enseñó que para vivir, uno debía estar constantemente evolucionando.

Sus padres volvían a la villa en los cumpleaños de Izaya, hasta que dejaron de hacerlo. Durante años solo recibía esporádicas cartas que no contenían apenas nada. El resentimiento que sentía por ellos fue creciendo a modo de indiferencia. Cuando Izaya tenía 7 años le informaron de que sus padres habían sido asaltados y que habían perdido todo. Se habían asentado temporalmente en una aldea en Jehanna, una villa desértica y allí habían vuelto a ser atacados, esta vez de gravedad, pues ambos perdieron sus vidas. En la carta no se añadió que habían tenido un segundo hijo que había sido tomado por los bandidos para ser vendido como un esclavo, de modo que Izaya nunca supo que tenía un hermano. Cuando supo que sus padres habían muerto, asumió el cargo de Señor de la casa y todo cambió. Utilizó el dinero que aún tenía para modificar la tienda y transformarla en una dependencia donde Izaya hacía tratos con mercenarios. Gracias a sus estudios e investigaciones en la Gran Biblioteca, sabía de trabajos que debían hacerse por maneras poco legales, de modo que proveía de misiones a los mercenarios de las villas dispersas de Ilia a cambio de dinero.

A lo largo de los años esas transacciones fueron cambiando. No solo vendía trabajos, sino información útil que los compradores requerían. Al principio no confiaban en su edad. Pero pronto empezaron los rumores. Orihara había hecho que dos poblados se enfrentaran. Orihara metía ideas extrañas en las niñas para que se suicidaran. Orihara había sido instruido en las artes oscuras. Orihara había mandado asesinar a tal persona. Orihara era temido por los profesores de magia de la Gran Biblioteca. Orihara sabía secretos de todos. Izaya Orihara no era humano. Y así Izaya se labró una reputación temible con solo trece años. Desde que empezara su extraño negocio, recogía a niños y niñas pobres de la calle, que crecían con sus ideas y eran sus ojos y oídos en las dispersas aldeas de Ilia. Llegó a formar grupos de jóvenes que le adoraban como si se tratase de un Dios. Nada sucedía sin que él no lo supiera.

A los 14 años empezó a viajar fuera del continente de Elibe. Hasta el momento, Izaya había visitado los países contingentes a Ilia, pero nunca se había aventurado fuera. Empezó por hacer su nombre sonar entre el hampa de la sociedad, los mercenarios, entre todos aquellos que actuaban de espaldas a las leyes nacionales. Sus primeros viajes fueron de reconocimiento. No tenía prisa por nada. Poseía los recursos necesarios para que sus travesías parecieran de placer y no de observación. Se dedicó a reclutar a más niños abandonados, perdidos y fáciles de manipular. Les daba una razón de ser, dinero, comida y les sacaba de las penurias de la calle. Después les utilizaba según creyera conveniente. Izaya llamaba la atención allá donde fuera: su atractivo físico, su vestimenta de abrigos con pieles, sus ojos rojos. No tenía títulos, ni vastas tierras, ni un ejército a su mando. Y aun así, no era como el resto de personas. Quizás porque él no lo consideraba así. Amaba a la humanidad, pero de la manera en la que lo haría un Dios, sin preocuparse por su sufrimiento.

En sus viajes por el mundo aprendió aquello que una biblioteca o un profesor no podía enseñarle: el modo de vida de la calle, los ritmos de un mundo en perpetua evolución. En Ilia ya había aprendido a utilizar dagas y cuchillas como método de defensa. Lo bueno de un país controlado por mercenarios era que cualquiera estaba dispuesto a enseñarte a pelear gratis. En el resto del mundo aprendió a huir de conflictos utilizando sus alrededores. No siempre las transacciones salían bien o sus clientes quedaban satisfechos. No porque les vendiera mala información, sino porque podía haberle dado una mejor al enemigo. Esta habilidad para huir del peligro se le hizo muy útil en una ocasión que visitó un país controlado por Laguzs del que tuvo que salir corriendo si quería conservar la vida. Al parecer no se podía dialogar con bestias.

Con el dinero que sacaba de su trabajo como estratega e informante compró dos nuevas propiedades. Una en Plegia y otra en Begnion. La razón fue estratégica. Ambas tenían regímenes diferentes y eran muy importantes en sus continentes: perfectas para recabar información. Las personas que iba reclutando empezaron a vivir entre sus tres casas, y durante sus viajes, Izaya se carteaba constantemente con ellas, a la espera de nuevas noticias y los últimos rumores que circulaban por los continentes.  Al mismo tiempo, recibía cartas de diferentes personas: ricas, pobres, nobles, plebeyas, buenas, malas. Pero todas con una necesidad: información. Izaya se lo podía dar, a cambio de un precio. A veces era dinero, otras veces cosas más preciadas. Y así Izaya se labró una reputación que corría en labios de la gente, en las sombras, en la noche.

Cuando tenía 21 años, empezaron los rumores sobre una fuerza maligna que se cernía sobre todos los continentes. Había augurios de que algo terrible iba a suceder. Meses después, aparecieron los Emergidos. Antaño humanos, ahora despojado de su inteligencia y usados para destruir casi todo a su paso. Si bien Izaya no sentía más que repulsión hacia esos seres, estaba emocionado. ¿Cómo actuaría la humanidad?, ¿Qué harían? Y entonces ¡Guerra! ¡Países contra países! Algunas cosas previstas, otras sorprendentes. Y su trabajo se triplicó. En vez de concentrarse contra un enemigo común, los países se enfocaron en encontrar enemigos entre ellos. Tan estúpidos. Ni siquiera podían ver la solución aunque estuviera bastante clara. Dos años después, y el mundo seguía en las mismas. Habían aprendido a convivir con los Emergidos, pero no sabían hacerles frente de manera efectiva. No evolucionaban. Se habían vuelto aburridos.

En su último viaje, no obstante, Izaya tuvo un encuentro muy especial en Plegia. Conoció al interés romántico del Príncipe Pelleas de Daein, un muchacho joven de nombre Judal. De primeras le llamó su atención por su aspecto y su personalidad, tan parecidos a los suyos. Demasiado parecidos. Si bien no dijo nada en el momento, lo primero que hizo al despedirse fue hacer una visita a los padres de Judal, información fácil de conseguir teniendo en cuenta lo mucho que fardaban de su hijo. Cuando le vieron, le confundieron por su hijo al principio, pero después se dieron cuenta de su error y palidecieron. Izaya exigió saber la verdad. Ni siquiera pretendió sobornarles con dinero o información. Le pidieron que no le dijera nada, que era un buen niño, que siempre había sido su hijo, que no se merecía saber que sus padres biológicos habían sido asesinados. Izaya sonrió y replicó que, al contrario, Judal merecía saber que había sido mentido durante toda su vida y que sus verdaderos padres eran muy diferentes a ellos, además de que tenía un hermano mayor. Regresó a Plegia para encontrar que Judal no estaba ya allí porque se había ido en la búsqueda de un exnovio. Molesto ha empezado a mandar correspondencia para encontrarle. Al fin y al cabo, no todos los días aparece un vestigio del pasado.

Ahora ya sabes su historia, o parte de ella. Lamento no poder informar de nada más o no haber profundizado en algunos aspectos. Se me acaba el tiempo. Se hace de día, las sombras retornan a sus escondites. Debo irme con ellas, pero antes recuerda no decir nada a nadie. De hacerlo, no solo peligraría mi vida, sino la tuya también. Izaya Orihara es muy celoso de su vida, y no querrá que nadie la sepa. Ahora corre, y finge que esta noche nunca ha ocurrido.


Extras

HABILIDADES:

• Inteligencia: Su cualidad principal. Izaya utiliza los conocimientos como armas y como algo de lo que puede sacar provecho en sus transacciones. Intenta saber lo más posible sobre todo aquello que le interesa o que es importante para sus planes. No solo tiene una memoria envidiable, sino que es capaz de unir conceptos y de encadenar hilos de pensamiento a gran velocidad.

• Estrategia: Izaya es un maestro estratega. Puede ver cualquier movimiento dentro y fuera del tablero. Toma en consideración cualquier resultado por extraño o imposible que pueda ser. Se ayuda de sus amplios conocimientos, capacidad de manipulación y la compresión psicológica del otro.

• Parkour: Izaya es capaz de desplazarse por cualquier tipo de entorno de una manera ágil, rápida y eficiente. Toma especial atención a la estética y forma atlética de sus movimientos. Gracias a esta habilidad puede sortear muchos ataques o realizar él la ofensiva. Es prácticamente imposible de atraparle.

• Manipulación: Su personalidad carismática, su atractivo físico y la información que tiene en su poder le permite engatusar a cualquier persona. Salvo a aquellos que ya le conozcan de tiempo, o hayan estado en el medio de sus estratagemas, cualquiera caería en sus enredos. Es un gran actor y su máscara es irrompible. Sabe cómo es la gente, y él les da lo que piden, por lo que resultan fáciles de manipular.

• Dagas/Cuchillas: único tipo de arma física que suele emplear. Tiene pequeñas dagas guardadas en sus ropas. Utilizadas con sus habilidades de parkour, Izaya puede llegar a ser un temible contrincante que puede luchar a la par que un usuario de espada fina como un florín. Su puntería es muy buena, de modo que sus dagas pueden dar en el blanco incluso a una gran distancia.

GUSTOS:

• La humanidad.  
• El conocimiento y el poder que este otorga.
• Los juegos de estrategia, como el ajedrez.
• La ciencia y el progreso.
• Abrigos de piel.
• Comida de calidad y cara.
• El atún toro.
• Prefiere los sabores amargos y ácidos.
• La psicología.
• Hablar. El sonido de su voz.
• Color negro.

DISGUSTOS:

• Perros.
• Los ojos de los peces muertos.
• La religión.
• Las temperaturas extremas, en especial el frío.
• La comida dulce.
• Olor de tabaco.
• Detesta los argumentos y actitudes primitivas de los seres sin intelecto.

EXTRAS:

• Tiene una amplia colección de cuchillas, navajas, dagas y demás armas blancas ligeras.
• No cree en Dios. Dice que es ateo, aunque su punto de vista sería más bien agnóstico. Tiene miedo a la muerte, aunque lo negará.
• Se ha inventado muchos juegos de mesa que mezclan el ajedrez, el shogi y el go, entre otros. Juega para sí mismo y no le suele interesar jugar partidas con otros contrincantes porque no cree que vayan a ser oponentes dignos.
• Entre lecturas pesadas, suele leer enciclopedias, diccionarios y recopilaciones de refranes y frases hechas.
• Le gusta cuidar su aspecto, bañarse y saber cuanto pesa.
• Tiene una temperatura corporal muy baja, por lo que suele llevar abrigos incluso cuando el tiempo es cálido.
• Tiene el sueño ligero.
• No celebra su cumpleaños desde que tiene 21 años, edad que insiste que siempre va a tener.
• Emplea diferentes pseudónimos en sus negocios. Chrome y Nakura son de hombre, mientras que Kanra es de mujer. Cuando asume estos alias se viste y actúa completamente diferente a como es en realidad. Cada uno tiene una personalidad.
• Tiene tres casas entre las que va rotando en sus viajes. En ellas viven las personas que ha ido recogiendo de la calle y que sirven como fuente de conocimiento.
• Sabe lenguas antiguas y olvidadas.
• A menudo habla para sí mismo en alto, sin importarle quién esté escuchando. Otras veces, tendrá conversaciones que serán más bien monólogos.
• Viste siempre en tonalidades oscuras: negro, gris oscuro y rojo. Entre sus accesorios imprescindibles hay dos anillos de planta, amplios y sin ornamentación, que lleva en ambos dedos índice.  

Procedencia
Izaya Orihara (DRRR!!/Durarara!! de Ryohgo Narita).

Spoiler:
Spoiler:
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
Kunais de acero [4]

Gota de Veneno [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
578


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Izaya Orihara | The Informant |

Mensaje por Eliwood el Miér Jun 15, 2016 3:41 am

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2856


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.